You are on page 1of 15

UNIVERSIDAD NACIONAL

“SANTIAGO ANTÚNEZ DE MAYOLO”

Facultad De Economía y Contabilidad

ESCUELA ACADÉMICO PROFESIONAL DE ECONOMÍA

TEMA: RECURSO HIDRICO EN AFRICA

ASIGNATURA : Economía Ambiental

DOCENTE : Carlos Fernandez

ALUMNA: CABALLERO BARTOLOMÉ, Elida

Huaraz – Ancash – Perú

2018
INTRODUCCION

Los problemas derivados de la gestión del agua son particularmente agudos en


el continente africano. La carencia de agua potable es responsable de graves
problemas de salud en la población general y principal causa directa de la
elevada mortalidad infantil en la región. La falta de infraestructuras, la dispersión
de los recursos y el hecho de que la mayor parte de la población se asiente en
pequeños núcleos rurales sobre una gran extensión territorial, dificulta de forma
extrema la solución al problema de falta de agua potable.

La deficiente gestión de las aguas residuales, la utilización de aguas


subterráneas de baja calidad o la contaminación favorecida por el escaso control
administrativo, son dificultades añadidas y a veces importadas. Los conflictos
políticos son causa y consecuencia de todo lo anterior y contribuyen a enquistar
el problema y a perpetuar el subdesarrollo.
OBJETIVOS

Objetivo General

Dar a conocer los problemas del recurso hídrico en áfrica

Objetivos específicos

 porque hay problemas de agua


 en qué sectores productivos afecta el recurso hídrico
 como afecta el recurso hídrico en la agricultura
 como afecta el recurso hídrico en la salud
CAPITULO I: RECURSO HIDRICO EN AFRICA

1.1 EL AGUA UN BIEN COMUN

El agua es un bien común, pero también finito y escaso en algunas regiones del
mundo. Como ya hemos visto, la falta de agua puede crear tensiones, conflictos,
enfrentamientos y, desde luego, puede conducir a las más terribles de las
guerras si no se ponen los medios para evitarlo.

Los países africanos han evitado, por el momento, el conflicto directo por el agua,
aunque no podemos olvidar que muchas de esas disputas siguen abiertas hoy
en día y podrían evolucionar hacia situaciones mucho más graves. Si bien,
algunos de estos Estados han optado por la cooperación en lugar del
enfrentamiento, lo que a la larga puede ayudar a subsanar los males que produce
la falta de agua.

Sin embargo, los gobiernos se han olvidado, una vez más, de sus ciudadanos,
pasando por alto las guerras regionales por el agua y, en ocasiones, utilizándolas
para su beneficio. Sin olvidar a las grandes empresas que, haciendo uso del
“divide y vencerás” más inhumano, sacan partido de la confrontación de estos
pueblos.

Al final, la única solución posible pasa por la cooperación y la solidaridad entre


las diferentes comunidades. Todos somos conscientes de que el agua es un bien
común, pero corremos el riesgo de que, a la larga, se convierta en un bien de
pago por el que debamos entregar el más alto de los precios: la sangre.
1.2 RECURSO HIDRICO EN AFRICA
Unos 300 millones de africanos carecen de acceso a agua potable y al
menos catorce países del continente sufren un déficit permanente de agua.
De los cincuenta y cinco países cuyo consumo de agua potable por persona
y día está por debajo del mínimo de cincuenta litros establecido por la
Organización Mundial de la Salud, treinta y cinco de ellos están en
África. Según la OMS, en un momento cualquiera, dos de cada mil personas
– tres cuartas partes de ellas, menores de cinco años – sufren algún tipo de
enfermedad relacionada con el consumo de agua contaminada o de mala
calidad y la mitad de los africanos sufrirá en algún momento de su vida
problemas de salud por esta causa. La diarrea es la consecuencia habitual
del consumo de agua no potable y es una de las principales causas de
mortalidad infantil al provocar deshidratación y acentuar las consecuencias
de una mala nutrición crónica. Este escenario, sumado a la aparición de
infecciones oportunistas, está detrás de más de las escandalosas cifras de
mortalidad infantil registradas en muchos países en desarrollo. Para hacerse
una idea de la magnitud del problema basta indicar que en Etiopía la
mortalidad infantil (menores de cinco años) es del 16.4%.

La gran dispersión de los recursos hídricos es una característica específica


y evidente del continente africano. Mientras algunos países cuentan con un
aporte hídrico relativamente estable, otros, como la zona desértica de
Namibia y la costa del Cuerno de África, son fuertemente deficitarios. La
mayoría de los países, sin embargo, se encuentran entre estos dos extremos
y su principal problema es la falta de recursos para el desarrollo de
infraestructuras con las que afrontar las sequías periódicas y distribuir agua
a todos los núcleos de una población esencialmente rural y muy dispersa.
Las cifras apoyan claramente este análisis y únicamente un 4% de los cuatro
billones de metros cúbicos disponibles anualmente se utilizan efectivamente
para consumo humano.
1.3 Desafíos relacionados con los recursos hídricos en África

África tiene alrededor del 9% de


los recursos hídricos mundiales de agua dulce y el 11% de la población
mundial (Banco Mundial, s.f.a.). La región del África subsahariana
enfrenta numerosos desafíos relacionados con el agua que limitan el
crecimiento económico y amenazan el sustento de su gente. La
agricultura africana es básicamente de secano, y menos del 10% de sus
tierras cultivables son de regadío (Banco Mundial, s.f.a.). Existe una
variabilidad significativa entre los climas y las características de los
recursos hídricos. Por lo tanto, el impacto del cambio climático y la
variabilidad son muy pronunciados. La fuente principal de electricidad es
la energía hidroeléctrica, la que contribuye de manera significativa a la
capacidad energética instalada en la actualidad. Las continuas
inversiones a lo largo de la última década han incrementado la cantidad
de energía generada.
Las soluciones a los desafíos del agua en lo referente a energía y
seguridad alimentaria se han visto obstaculizadas por la gran brecha que
existe en las infraestructuras hídricas y la limitada capacidad de gestión
y desarrollo del agua para suplir las demandas de una población que
crece rápidamente. Esto se ve agravado por el hecho de que África tiene
las tasas de urbanización más rápidas del mundo (Rafei y Tabari, 2014).
Lo más significativo es que el desarrollo y gestión del agua son mucho
más complejos debido a los múltiples recursos hídricos transfronterizos
(ríos, lagos y acuíferos). Alrededor del 75% del África subsahariana está
comprendida dentro de 53 cuencas hidrográficas que cruzan diversas
fronteras (Banco Mundial, s.f.a.). Esta limitación puede convertirse
también en una oportunidad si el potencial de cooperación transfronteriza
se aprovecha para el desarrollo de los recursos hídricos del área. Por
ejemplo, un análisis multisectorial del río Zambezi muestra que la
cooperación ribereña podría originar un 23% de incremento en la
producción de energía firme sin necesidad de inversiones adicionales
(Banco Mundial, s.f.a.). El gran reto que tiene África es el de desarrollar
una voluntad política, así como las capacidades financieras y los marcos
institucionales necesarios para emprender acciones de cooperación
multilateral ventajosas para todos y hallar soluciones ideales para todos
los ribereños.
 El agua, el empleo y la economía

En cuanto al desarrollo económico, la década de 20052015 ha sido la mejor


que África ha experimentado desde el período posterior a la independencia.
Sin embargo, este crecimiento no ha sido inclusivo ni equitativo. Según el
Banco Mundial, el PIB en el África subsahariana llegó en promedio al 4,5%
en 2014, en comparación con un 4,2% en 2013, gracias a las continuas
inversiones en infraestructuras, una mayor producción agrícola y pujantes
servicios.
La población de África sobrepasó la cota de mil millones en el año 2010 y se
calcula que se habrá duplicado para el año 2050 (BAfD/OCDE/PNUD, 2015).
En términos demográficos, se espera que sea la región con el más rápido
crecimiento del mundo, variando en función de cada subregión. Además,
este crecimiento está sesgado hacia los jóvenes, y se espera que este
componente de la población que necesitará tener un puesto de trabajo
aumente rápidamente y represente 910 millones de los dos mil millones de
personas previstas para el año 2050. El África subsahariana registrará el
mayor crecimiento (alrededor del 90%). Por lo tanto, la demanda de empleo
será el problema principal del continente, que ya experimenta un alto índice
de desempleo y subempleo; más aún, el subempleo está ocasionando una
migración, tanto dentro de la región como hacia Europa y otras regiones

El empleo en los sectores que dependen del agua En la actualidad, el sector


que más depende del agua en África es la agricultura, base de la mayoría de las
economías de los estados africanos. La agricultura, tanto de secano como de
regadío, es una fuente importante de empleo en todos los países africanos.

1 Agricultura

El rol de la agricultura como fuente principal de empleo está disminuyendo en


muchos países africanos, ya que el crecimiento sostenible en muchos países
está permitiendo mejores condiciones de vida, mejor educación y ha contribuido
a la rápida migración de muchos jóvenes profesionales del campo a la ciudad en
busca de empleo en oficinas. Sin embargo, en el futuro previsible, la agricultura
continuará siendo una fuente principal de empleo, especialmente en los países
africanos que no producen petróleo. Se da una paradoja en el sentido de que
aumenta el desempleo en las ciudades y pueblos de África que están siendo
rápidamente urbanizados, mientras que la escasez de trabajo en las áreas
rurales está originando una reducción significativa en la producción de alimentos
y dependencia creciente de muchos países africanos de la importación de
alimentos.

En base a estadísticas de la FAO, la agricultura fue la fuente de empleo del 49%


de los africanos en el año 2010 y refleja un declive gradual desde 2002 a 2010,
lo que coincide con el período de crecimiento sostenible del PIB en la mayoría
de los países africanos (FAO, 2014e). A pesar de este declive, y en base a las
tendencias identificadas en el análisis del McKinsey Global Institute (2012), se
calcula que la agricultura creará, para el año 2020, ocho millones de empleos
estables. Se podrían crear hasta seis millones de empleos adicionales en todo
el continente para el año 2020 si este acelera su desarrollo agrícola a través de
la expansión de la agricultura comercial a gran escala en tierras no cultivadas y
reorienta la producción de cereales de bajo valor hacia cultivos hortícolas más
intensivos en mano de obra y con mayor valor agregado y biocombustibles
(Etiopía es un buen ejemplo) (McKinsey Global Institute, 2012). Sin embargo,
dichas estimaciones no consideran el potencial desplazamiento o desaparición
de los empleos existentes. Estos tendrían que ser evaluados cuidadosamente
en función de los impactos sociales, económicos y ambientales dentro de un
contexto general de inversión en agricultura responsable.

2 La actividad pesquera

La actividad pesquera y el sector de la acuicultura en África emplearon a 12,3


millones de personas en 2014

y contribuyeron con 24.000 millones de dólares (US$), el 1.26% del PIB de todos
los países africanos, que mejoraron el nivel de seguridad alimentaria y nutrición.
Alrededor de la mitad de los trabajadores del sector eran pescadores y el resto
procesadores (mayormente mujeres) o personas dedicadas a la acuicultura
(FAO, 2014g. Las Tablas 6.1 y 6.2 muestran la contribución de la actividad
pesquera y la acuicultura al PIB general de África y el empleo generado por
varios subsectores de la pesca

.3 Manufactura e industria

Muchas industrias manufactureras de África dependen del agua. La Figura 6.4


muestra, en base al análisis realizado por el McKinsey Global Institute (2012),
según INDSTAT4 de ONUDI para una muestra de países (ONUDI, s.f.), la
participación de varias industrias manufactureras en la creación de empleo en
África. La participación en el empleo es menor que la de la agricultura, a pesar
de que las industrias citadas son consideradas intensas en cuanto al uso de
agua.

.4 Expectativas de futuros desarrollos

Contar con infraestructuras básicas de agua, electricidad y transporte es


absolutamente indispensable para que África cumpla con los ODS y mantenga
las impresionantes tasas de crecimiento de los últimos 10 años. Sin esta base,
las economías africanas perderán el impulso de la última década, lo que
ocasionará no solo la pérdida de empleos directamente vinculados al agua, sino
también de empleos en todos los demás sectores que dependen del agua. Un
caso ilustrativo es el de Ghana, que se cita muy a menudo como uno de los
mejores ejemplos de recuperación económica en África

.5 El marco normativo de la política del agua en África y el impacto en el


empleo

El marco normativo de la política africana para el sector del agua comprende una
serie de declaraciones de alto nivel, resoluciones y programas de acción acerca
del desarrollo y uso de los recursos hídricos del continente para el desarrollo
socioeconómico, la integración regional y el medio ambiente. Estos incluyen la
Visión sobre el agua en África para 2025 y su Marco de acción (CEPA/UA/BAfD,
2000), la Unión Africana (UA), la Cumbre Extraordinaria sobre la Agricultura y el
Agua (Declaración de Sirte) (UA, 2004) la Declaración de la UA en Sharm-el-
Sheikh sobre el Agua y el Saneamiento (UA, 2008) y, más importante aún, la
Agenda 2063 – El África que queremos (UA, 2014).

Estos instrumentos de política están respaldados por estrategias y programas,


incluyendo el Programa Nueva Alianza para el Desarrollo de África (NEPAD), el
CONCLUSIONES

 África es un continente que no cuenta con suficiente recurso hídrico


 Afecta de manera muy grave a la agricultura la falta de agua, los cultivos
se secan por no contar con suficiente agua
 En la salud, los niños se enferman, están desnutridos por no consumir la
cantidad suficiente de agua y en muchas veces consumen agua
contaminada
RECOMENDACIONES

 Se debe dar prioridad a la salud, para que no afecte a los niños ni a las
personas mayores.
 Debe formularse un plan de trabajo integrado y coordinado cuyo enfoque
este dirigido al uso múltiple y al desarrollo y conservación del recurso
hídrico.
 Debe darse un uso óptimo del recurso hídrico para aprovecharlo mejor
BIBIOGRAFIA

 Unasdoc. Unesco
 WWAP | Stephen Maxwell Kwame Donkor Con aportes de Kalkidan
Shawel
 Roberto Rosal. Grupo de Ingeniería Química. Universidad de Alcalá]

PAGINA WEB

 www.un.org,waterforlifedecade,africa
 www.aguayriego.com, 2012/2,africa
 www.nuevatribuna.es articulo
 http://www.un.org/spanish/conferences/wssd).
ANEXOS