You are on page 1of 2

IMPORTANCIA Y EL IMPACTO QUE GENERAN LOS CONFLICTOS EN LA VIDA DE

LAS PERSONAS

El conflicto hace parte de la vida de las personas inevitablemente, sin embargo lo importante es
buscar alternativas que nos permita encontrar soluciones efectivas a los problemas o situaciones
que se enfrentan a diario. El impacto que genera en la vida de las personas depende en la forma
como se manejan estas situaciones.

Los efectos de los conflictos pueden resultar sumamente nocivos para la salud y el bienestar de
las personas tanto en el plano psicológico como en el de la salud y las relaciones interpersonales.
Los conflictos mantenidos y no resueltos generan ansiedad, depresión, incertidumbre, crisis
existenciales en el plano de la subjetividad; pero también generan dificultades en las relaciones
interpersonales con daño en los vínculos afectivos con personas significativas; y también el
organismo “cobra” su propia cuenta con insomnio, problemas gástricos, cardiovasculares, etc.

Según Dudley Weeks: “Mientras que algunos conflictos son simplemente molestias menores que
aceptamos como un componente natural de nuestra existencia, otros evitan que nuestras
relaciones se realicen en todo su potencial y algunos llegan a ser tan severos que causan
irreparables daños a individuos, familias, medios laborales y comunidades enteras.”

Teniendo en cuenta lo anterior se puede pensar que el conflicto es algo dañino sin embargo las
diferencias entre las personas son importantes para el desarrollo y crecimiento humano, el
conflicto no tiene necesariamente porque ser destructivo, puede también ser constructivo y
reflexivo si lo tomamos en forma positiva, aceptando, siendo tolerantes y respetuosos con las
diferencias de los demás.

Es necesario tener en cuenta que lo que ocasiona el conflicto no es como tal el problema en sí,
sino en la forma de responder ante él y manejar la situación, aunque no hay una manera
universal de responder al conflicto se puede manejar positivamente de la siguiente manera:
1. Reconocer y aceptar la existencia del conflicto: Sobre todo porque cada una de las
partes tiene una percepción diferente de la situación de conflicto, de cómo esta les
afecta o perjudica, e incluso una percepción diferente de cómo puede el conflicto ser
resuelto.

2. Voluntad para solucionar el conflicto: Un conflicto sólo puede ser productivo si las
partes quieren solucionar la situación existente.

3. Buscar una solución efectiva: Al llegar a este punto, y si se quiere lograr una solución
constructiva, juegan entonces un importante papel las creencias y convicciones, muy
en particular la flexibilidad para creer y estar convencidos de que las personas
(incluido uno mismo) pueden cambiar, con lo que están preparadas para asumir una
posición colaborativa de búsqueda de conciliación de intereses comunes.