You are on page 1of 4

CRISTIANO ARTIFICIAL VS CRISTIANO VEDADERO

Miren este objeto. En apariencia, es una planta: tiene tronco, tiene hojas,
tiene tierra, está sembrada en un lugar específico.

¿Eso la convierte en una planta? ¿Qué le hace falta?

Esta planta es una obra de hombres. Copió un diseño natural, y acá vemos el
resultado, pero por más esfuerzo que hizo el creador de esto porque fuera
una planta, NO LO LOGRÓ, porque no tiene vida

Muchas veces, hay personas que deciden tener un cambio en su manera de


vivir, y toman la decisión de moldear su vida para aparentar ser más
espirituales, para parecerse incluso a lo que debería ser un cristiano, pero por
más que lo intentan, siguen muertos. Les falta ese soplo de vida que solo
puede dar nuestro Dios

Les pasa como le escribió el Señor a la iglesia de Sardis en Apocalipsis 3:


tienes nombre de que vives, y estás muerto.

“Sé vigilante, y afirma las otras cosas que están para morir; porque no he
hallado tus obras perfectas delante de Dios” (Apocalipsis 3:2)

Quiero que te hagas esta pregunta: ¿El Señor ha hallado mis obras perfectas?

¿Sabes? El ser humano siempre tiene una constante necesidad de


crecimiento, y cuando hablamos de lo espiritual, ¿hay áreas en tu vida en las
que has querido crecer pero no sientes que avanzas? Es porque lo estás
haciendo como esta planta: en fuerzas de hombre y no de Dios

Ahora bien, surge la pregunta: ¿cómo es un árbol de verdad? ¿Cómo sé si soy


un verdadero cristiano?
Vamos al Salmo 1:

“Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en


camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado”

¿Quién es malo, quién es padre del pecado, quién es un escarnecedor por


excelencia? Satanás, el príncipe de este mundo. Acá el Señor nos está
diciendo: “Bienaventurado aquél que no prestó sus oídos a este sistema; que
no se conformó a este siglo”

Y acá viene el secreto para ser un árbol de verdad: “Sino que en la ley de
Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche”

Si quieres conocer más a nuestro Dios y parecerte más a él, búscale en su


Palabra. La Palabra da testimonio de uno solo: Cristo

Seguimos leyendo: “Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas,


que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace prosperará”

Si yo le pido fruto a esta planta, ¿ustedes creen que me la puede dar?

Cuando un árbol echa raíces, lo hace para conseguir esa fuente de agua que
le proporcione la vida para dar su fruto y prosperar, como dice esta Palabra.
Jesús nos hizo una promesa, y es que de nuestro interior correrían ríos de
agua viva, ¿amén?

Fíjense lo que dice Juan 4:14, en NVI: “El que beba del agua que yo le daré, no
volverá a tener sed jamás, sino que dentro de él esa agua se convertirá en un
manantial del que brotará vida eterna”

Si tú quieres dar tu fruto en tu tiempo, si quieres que tus hojas jamás caigan,
si quieres que todo lo que hagas prospere, si quieres dejar de tener áreas de
tu vida en apariencia vivas, pero en el fondo muertas, Dios te está diciendo
en esta hora: echa raíces en mí

Yo soy tu Tierra, yo soy tu agua, yo soy tu abono, yo soy tu sol. YO SOY.


Enamórate de su Palabra, porque al escudriñarla a ella, estás escudriñando
su mismo corazón y le estás conociendo más y más y más

El que medita en la Palabra no anda débil, pálido, seco. Siempre anda fuerte,
erguido, y eso NO tiene que ver con las pruebas, porque todos las tenemos,
pero el creyente ve en las pruebas como una oportunidad de crecimiento

Andar en consejo malos: una persona que anda en consejo de malos, que los
anda escuchando, se caracteriza por ser voluble, por ser una persona
inestable

Estar junto a corrientes de agua nos habla de que el árbol no vive por sí solo,
sino que constantemente absorbe la fuente de vida que requiere para su
crecimiento

“Plantado junto a corrientes”. Frescura y estabilidad. Esa frescura y


estabilidad, solo Dios nos la puede brindar
“Da su fruto a su tiempo”. Productividad. Todo fue creado por Él y para Él.
Dios nos bendice para que le seamos útiles, para que seamos productivos en
su reino

“Y su hoja no cae”. Hay árboles secos, árboles a los que se les caen las hojas
en otoño

Pero la Biblia nos habla de que este tipo de árboles jamás se les caen las
hojas. Viene el verano, viene la primavera, viene el otoño, viene el invierno,
vienen los problemas, viene el desabastecimiento, viene la poca liquidez,
vienen las devaluaciones, viene, viene, viene… nada le afecta

Diferencia entre fruto y hoja

¿Qué es el fruto? Gálatas 5. Para que un árbol de fruto, la sabia sube por el
interior del árbol y comienza a amontonarse en las ramas. Su
acumulamiento es lo que produce el fruto. El árbol está tan lleno de sí
mismo, que da fruto

Pero antes del fruto que es lo que ya está: la hoja. La hoja representa las
convicciones. Jesús como único camino, verdad y vida; Cristo viene por su
Iglesia; soy hijo… pase lo que pase, venga lo que venga, esas convicciones no
caen

Sin convicciones, nunca podremos dar fruto

Hebreos 6:11-12