You are on page 1of 6

En el deporte del culturismo prima todo lo que sea anabólico, puesto que eso significa crecimiento muscular.

Sólo cuando las acciones de anabolismo superan a las de catabolismo es posible observar ganancias en el tamaño muscular.
Por eso cualquier cosa que pueda influir en ese estado constructor constituye una absoluta prioridad. En un intento por
llevar el cuerpo a esa situación los culturistas crean rutinas, manipulan sus dietas, usan suplementos y hasta fármacos.

Muchos todavía ignoran que un elemento común, gratuito, sin calorías y al alcance de todos puede suponer una gran
diferencia para que los músculos crezcan.

¿Sabes de qué estoy hablando? ¡Del agua!

El compuesto en cuestión se llama H2o y está compuesto de oxígeno e hidrógeno, o sea, sencillamente agua. ¡Espera! No
dejes de leer para irte a ver otros artículos pensando que es una broma. ¡Hablo muy en serio! El agua puede tener efectos
sorprendentes sobre nuestros músculos, mucho más de lo que te puedes imaginar. Para todos aquellos que han luchado
como titanes por conseguir cada gramo de músculo, puede sonar irónico que ahora se venga a decir que el agua puede
hacernos más grandes y fuertes, pero lo cierto es que es así, siempre y cuando sepamos utilizar el líquido vital.

Está en la esencia humana menospreciar el valor de lo sencillo o lo cotidiano y hasta ahora el agua es un bien casi
inmaterial que sale a voluntad por el grifo de casa o que se adquiere embotellada por muy poco.

Nos lavamos, duchamos y utilizamos agua para cualquier cosa que hacemos, desde lavar los platos, la ropa, el coche o en
la industria pesada. Como hasta ahora era un bien abundante y barato no le hemos otorgado la verdadera importancia
que tiene. Tal vez no se nos haya ocurrido, pero si eliminásemos el agua, la vida desaparecería de la faz de la tierra.

El ser humano sólo puede vivir unos cuatro o cinco minutos sin oxígeno, es capaz de sobrevivir sin alimento durante unos
60 días, siempre y cuando beba, pero sin agua morirá probablemente en tan sólo cinco días.

Pero centrándonos en el culturista, el agua tiene una gran importancia en su rendimiento, aspecto y desarrollo.

Para empezar a comprender por qué puede tener tanta importancia, basta saber que el músculo contráctil se compone
en un 72% de agua. Si siguen las competiciones sabrán sin duda que su trascendencia estética es enorme, puesto que el
hecho de retener demasiado agua bajo la piel puede arruinar semanas y meses de dieta y entrenamiento a un
competidor, porque lo hará salir al escenario blando y fofo, así como esconder su definición. Algunos competidores, a
nivel profesional, tratan de evitar ese problema recurriendo a los diuréticos para eliminar la retención de agua debida al
uso de esteroides y hormonas. Eso complica la situación, puesto que con el agua se pierden valiosos electrolitos que
pueden ocasionar desagradables problemas, como desequilibrio electrolítico, que puede ocasionar calambres musculares
e incluso problemas mayores de índole cardiaco. Pero, además, puesto que el músculo como hemos mencionado es 72%
agua, al vaciarlo del preciado liquido tendrán una apariencia plana, más si cabe después de una dieta baja en hidratos de
carbono que ha eliminado el glucógeno muscular, ya que éste se almacena en el músculo junto con tres veces su peso en
agua. Sin glucógeno no hay forma de retener el agua intramuscular.

Un nuevo concepto: la hidratación celular


Desde hace un tiempo se está oyendo hablar de un nuevo concepto en el culturismo, se trata de la hidratación celular y
os conviene entenderlo, porque puede constituir uno de vuestros mejores aliados para desarrollar el físico que queréis.
Las investigaciones han arrojado luz acerca de unos efectos fascinantes del agua que pueden tener relación directa con la
salud, pero también con el crecimiento de los músculos. Un ejemplo es la teoría de la hidratación celular, que tiene que
ver con el contenido hídrico de la célula1.
Se ha comprobado que la hidratación de una célula muscular pone en marcha una cascada anabólica que resulta en una
mayor síntesis proteínica. Y también se ha constatado a la inversa. Cuando una célula se deshidrata (pierde agua), se
vuelve catabólica y proclive a la degradación. Los investigadores no buscan en ello el volumen muscular, sino comprobar
que las células deshidratadas son características de muchas enfermedades como el cáncer e incluyen un componente
catabólico: la pérdida de peso magro.

Algunos datos relevantes


El cuerpo humano en su conjunto es 60% agua, porcentaje que sube hasta el 70% en los bebés. Los hombres tienen más
agua en sus cuerpos que las mujeres principalmente porque disponen de una mayor masa muscular y que como hemos ya
visto el tejido muscular está compuesto en un 72% de agua. Al mismo tiempo la mujer tiene más grasa que el hombre y
en contraposición el tejido adiposo es sólo un 10% agua.

La estructura química de la proteína contiene agua, como el glucógeno, que es la forma de almacenar los carbohidratos
en el cuerpo. Además, cada gramo de glucógeno se almacena con otros tres de agua. Eso explica la gran pérdida de peso
inicial de alguna dietas, especialmente las bajas en hidratos de carbono, porque al reducirlos se pierde tres veces más en
agua. También explica esas ganancias extraordinarias de peso en los competidores unos días después de la competición,
porque pasan de una dieta de cero carbohidratos y casi sin agua a volver a beber y comer hidratos de carbono y de pronto
acumulan hidratos y agua en grandes cantidades y su peso acusa un increíble incremento. Al contrario, sin carbohidratos
en la dieta el glucógeno rápidamente se degrada eliminando el agua que contiene y se pierde mucho peso.

El músculo contiene más agua porque elementos como la proteína, el glucógeno, la creatina y los aminoácidos atraen
agua a su interior, algo que no sucede con la grasa porque en su composición no cuenta con esos componentes y por
tanto no hay osmosis, lo que convierte a sus células en mucho más secas.

El agua es principalmente el disolvente para muchos nutrientes, entre los que se encuentran vitaminas, minerales,
aminoácidos y glucosa. Además, también interviene en la digestión y absorción de los nutrientes, así como en su
transporte a través de la sangre a los tejidos y células. Por cierto, la sangre es fundamentalmente agua.

El agua es un excelente disolvente debido a que es una molécula polar, que no tiene carga eléctrica por sí misma, pero su
estructura molecular fomenta parcialmente las cargas negativas y positivas en los átomos de oxígeno y de hidrógeno.

Por consiguiente, el agua interactúa con otras moléculas de agua y sustancias parcialmente cargadas, como los
electrolitos, la glucosa y los aminoácidos.

Se sabe en términos generales que la pérdida de tan sólo un 1-2% de agua afecta negativamente al rendimiento deportivo
y en estudios con animales de laboratorio, la privación de agua durante 48 horas incrementó altamente los elementos
sólidos de la sangre, espesándose ésta y aumentando el riesgo de coágulos y trombos, algo estrechamente relacionado
con los ataques de corazón.
Existen estudios que ponen de manifiesto claramente cómo el hábito de beber al menos cinco vasos de agua al día reduce
de forma drástica el riesgo de enfermedades de corazón.

Agua y dieta
La grasa es un tejido que sirve de base para el almacenamiento de toxinas, además de calorías por supuesto, y
precisamente por eso cuando se degrada bien por medio de la dieta o por el ejercicio es necesario beber más agua para
ayudar al cuerpo a expulsarlas. El agua es también un diurético natural, que puede expulsar el exceso de sodio, un mineral
que puede acentuar la retención de líquido bajo la piel y proporcionar ese aspecto blando y fofo. Los culturistas que
reducen drásticamente el agua antes de una competición dan un mal paso, porque el cerebro al detectar la reducción de
líquido activa la glándula pituitaria para que secrete la hormona antidiurética (ADH), que como su nombre indica lucha
por retener a ultranza el agua, así que ni así se libran de la retención. Por el contrario, beber en abundancia anula la
actividad de la hormona y por el contrario como el líquido abunda en lugar de retenerlo lo expulsa, por lo que con sólo
detener la ingestión de agua unas horas antes es suficiente para verse secos durante un cierto tiempo.

Otro efecto recientemente descubierto es que parece tener una acción termogénica2. En efecto, en un estudio se
midieron los efectos sobre siete hombres y otras tantas mujeres después de beber 500 mililitros de agua fría. Se
comprobó que el ritmo metabólico en descanso se incrementó en un 30% a los 10 minutos de haber bebido y alcanzó su
máximo efecto entre los 30-40 minutos. Curiosamente el aumento metabólico fue alimentado por la grasa en los
hombres y por los carbohidratos en las mujeres, lo cual viene determinado por la liberación de las hormonas
catecolaminas, tales como la epinefrina. En principio las catecolaminas elevan la presión sanguínea, pero no cuando se
bebe agua, porque el agua aumenta la actividad del nervio vago, que actúa para contrarrestar la alta presión sanguínea
causada por las hormonas simpatéticas3.

¿Agua anabólica?
Pero vayamos al tema que nos interesa a todos, ¿puede el agua afectar positivamente el anabolismo? Y si es así, ¿qué hay
que hacer para conseguirlo?

En primer lugar, ha quedado demostrado que la pérdida de agua, por poca que sea, afecta negativamente al rendimiento
físico y el grado de afectación depende de factores como la temperatura ambiente y el tipo de ejercicio, además de que la
respuesta individual también cuenta, porque algunas personas toleran la deshidratación mejor que otras. Se ha
comprobado que con tan sólo un 1% de deshidratación ya se observa una caída en las prestaciones, mientras que otros
estudios muestran que en ciertos individuos hasta no alcanzar una pérdida del 7% los niveles de fuerza no se resienten.
Asimismo se ha podido comprobar que los músculos de la parte superior del tronco se ven afectados más que las piernas,
que soportan mejora la deshidratación.

La razón principal por la que la deshidratación afecta al rendimiento es porque el corazón ha de latir más rápido para
bombear la sangre que aporte el oxígeno y los nutrientes que necesitan los músculos. No ingerir suficiente fluidos fuerza
al corazón, porque la sangre se vuelve más viscosa y en esa situación cualquier cosa que hagáis parecerá más difícil. Por
otro lado, la falta de agua eleva la temperatura corporal, otro factor que conlleva al cansancio físico, porque en cuanto el
sistema nervioso central lo detecte reducirá la capacidad y deseo de actividad, puesto que si el calor se elevase, éste
podría dañar el cerebro.

Ahora bien, si como hemos visto el músculo es en un 72% agua, es de lógica pensar que su hidratación pueda afectar
positivamente a su fuerza y tamaño. Eso es así sin ningún género de dudas, ya que se ha podido comprobar
reiteradamente que cuando una célula se encuentra repleta de agua ésta aumenta su ritmo de síntesis de nuevas
proteínas, lo que es igual que acelerar el proceso anabólico.

Otra repercusión positiva de ese incremento del volumen celular gracias a la hidratación es un mayor grado de fuerza, ya
que esa voluminización celular se transfiere a la potencia de palanca a la hora de mover peso, pudiendo manejar cargas
mayores, lo que redunda a su vez en un estímulo superior para incentivar la hipertrofia.

Hay que subrayar que un músculo bien hidratado responde mejor al esfuerzo, se cansa menos y se recupera mejor.

Sin embargo, no basta con beber para asegurar que vaya a parar precisamente al interior de las células musculares, pero
eso puede conseguirse.

El transportador natural más eficaz que existe es la insulina, una hormona cuyo cometido principal es el de transportar la
glucosa de la sangre a las células musculares, el hígado o el tejido adiposo.
Esta hormona que produce el páncreas en respuesta a una subida de azúcar sanguíneo es también útil para incrementar
la retención hídrica.

Entre las sustancias capaces de retener agua en la célula está el glucógeno, o sea la glucosa, que como hemos visto se
almacena en los músculos con tres veces su propio peso en líquido, pero también existen varios aminoácidos como la
glutamina, la taurina, etcétera, que potencian la hidratación celular.

En la actualidad se conocen varios compuestos que favorecen ese proceso y, sin duda alguna, entre ellos el más popular
es la creatina, que se ha convertido en el suplemento más usado y eficaz para mejorar el rendimiento deportivo y
muscular.

Los deportistas que usan la creatina y experimentan buenos resultados están en realidad sacando provecho de la
hidratación muscular que ésta proporciona.

Algunos suplementos de creatina contienen otros elementos como carbohidratos para fomentar más la absorción de
creatina y agua y suelen proporcionar progresos aceptables a sus usuarios.

Es lógico, porque cuando los músculos están cargados de agua tienen más fuerza motriz y es posible mover pesos
mayores, lo cual incide favorablemente en la señal de hipertrofia muscular, que se verá acelerada a su vez por el mayor
ritmo en la síntesis de nuevas proteínas que genera la célula llena de agua. Si a eso sumamos el hecho de que la creatina
favorece la formación de ATP, necesario para las contracciones fuertes, nos encontraremos con que es posible hacer más
repeticiones con un peso determinado o incluso aumentarlo, factores que llevan asimismo al crecimiento del músculo.
Una vez entendido el principio de la hidratación celular y sus efectos en los músculos, voy a señalaros el mejor sistema
para llenar de agua los músculos.
En concreto el CRS 086, uno de esos preparados denominados ergocéuticos desarrollados por el equipo Future Concepts,
es el mejor potenciador directo de la hidratación celular.
De fórmula muy compleja, entre sus múltiples ingredientes destaca el monohidrato de creatina, una sustancia que, como
ya se ha puesto de manifiesto en numerosos estudios, resulta muy eficaz para llenar de agua las células musculares.

La creatina es un nutriente natural que se encuentra en abundancia relativa en las carnes y pescados y un ciudadano
medio puede consumir en su dieta alrededor de un gramo diario. Un kilo de ternera puede aportar unos dos gramos de
creatina.

Pero el cuerpo no sólo la obtiene con la alimentación o los suplementos, sino que en realidad todo animal la precisa para
su metabolismo muscular, especialmente para el corazón4, y por ello también se fabrica internamente en el hígado, los
riñones y el páncreas a partir de los aminoácidos metionina, arginina y glicina5.

Pero como esos aminoácidos esenciales para su producción lo son también para otros procesos, el grado de síntesis
endógena de creatina no es siempre el óptimo para que un deportista obtenga una mejora del rendimiento.

El monohidrato de creatina se almacena en el músculo en forma de fosfato de creatina, y aporta los fosfatos necesarios
para reciclar rápidamente el ADP, adenosín difosfato, cuya misión es la de regenerar el ATP, adenosín trifosfato, la unidad
principal de energía de todas las células del cuerpo, en especial de las fibras musculares de contracción rápida6.

Cuando un músculo emplea el ATP para contraerse con fuerza este pierde una molécula de fosfato y se convierte en ADP,
que por medio del fosfato de creatina recupera la molécula perdida y vuelve a convertirse rápidamente en ATP7.

De la velocidad con que el cuerpo sea capaz de regenerar el ATP depende la capacidad del músculo para seguir
efectuando contracciones fuertes en situaciones de máxima intensidad8.

Cuando los músculos poseen mayores niveles de creatina se promueve la regeneración casi instantánea del ATP, lo que
permite a un culturista emplear más peso del habitual o bien hacer más repeticiones con el mismo, ya que su umbral de
agotamiento será más alto9-10.

Tras años de experiencia, tanto práctica como experimental, se ha constatado que los músculos que poseen un mayor
depósito de creatina son siempre más fuertes y más voluminosos8.

Por consiguiente, está aceptado que la creatina es un buen hidratador muscular, ahora hace falta asegurarse que ésta
llegue a donde tiene que llegar, a las células musculares, para proporcionarles la fuerza y elementos hídricos que aceleren
la síntesis proteica.

Ciertos estudios han puesto de manifiesto que una subida de insulina resulta esencial para el almacenamiento óptimo de
la creatina7, y puesto que esta hormona responde directamente a la glucosa lo lógico es combinarla en suficiente cantidad
con la creatina para conseguir esa máxima absorción.

Todos los carbohidratos se miden por la glucosa para determinar cuál es su índice glucémico, es decir la secreción
hormonal que inducen tras su ingestión, puesto que el de ésta es el más alto: 100, de ahí que en el CRS 086 se emplee la
propia glucosa directamente y no ningún otro carbohidrato parecido.

Existen estudios muy prometedores acerca de otra nueva sustancia que impulsa las mejoras del rendimiento, se trata de
la ribosa.

Para comprender qué es y cómo actúa la ribosa debemos volver de nuevo al ATP y su ciclo de producción.

Éste resulta absolutamente indispensable para las contracciones musculares de gran intensidad y tras perder una
molécula de fosfato en esa acción se regenera gracias a la obtención de la molécula pérdida, proceso en el que interviene
la creatina. Sin embargo, en el organismo no es posible regenerar todo el ATP empleado de forma inmediata, sino que
existe una regeneración a corto plazo, donde interviene la creatina, y otra a más largo, de la que depende la recuperación
total y disposición para volver a entrenar con intensidad. Es aquí donde interviene la ribosa11.
Se trata de un azúcar simple que se encuentra en todas las células vivas y resulta absolutamente esencial para generar el
ATP. A pesar de que el cuerpo puede producir por sí mismo la ribosa, como la creatina, nunca lo hace al ritmo que
precisan los culturistas, en especial cuando se entrenan varios días seguidos.

Un entrenamiento intenso puede producir una bajada en los depósitos de ATP que puede requerir hasta 72 horas para
reponerlos por completo. Sin la presencia suficiente de ribosa no es posible esa reposición ni, volver a rendir a igual
intensidad mientras tanto, por lo que la próxima sesión carecería de esa intensidad necesaria para estimular el
crecimiento.
Future Concepts ha desarrollado el CRS 086 específicamente para producir un aumento de la hidratación celular e
incrementar así la capacidad de trabajo intenso, para ello un culturista que supere los 80 kilos, es aconsejable que emplee
dos sobres, o dos dosis, diluidos en aproximadamente 700 mililitros de agua. Esta dosis contiene 10 gramos de creatina
junto a 75 de glucosa, que proporcionan la suficiente liberación natural de insulina para propulsar la absorción celular, y
además dos gramos de ribosa. En principio, con estos tres ingredientes ya se incrementa de forma notable la hidratación y
fuerza musculares, así como la velocidad de recuperación del ejercicio intenso. Sin embargo, esa dosis de CRS 086
contiene muchas otras sustancias capaces de potenciar e incrementar el proceso de hidratación, como por ejemplo tres
gramos de los aminoácidos metionina, arginina y glicina que constituyen la materia prima del organismo para fabricar su
propia creatina7.

En este ergocéutico se ha incluido asimismo el ácido alfa lipoico, un potente antioxidante, según los científicos el más
poderoso y versátil, ya que es capaz de reciclarse de nuevo tras anular un radical libre y hace lo propio con otros
antioxidantes como las vitaminas C y E, la coenzima Q 10 y el glutation12. Puesto que el ejercicio es uno de los
mecanismos por los cuales se generan más radicales libres, como consecuencia del mayor gasto de oxígeno, la inclusión
de un antioxidante constituye un paso decisivo para evitar que éstas moléculas inestables retrasen la recuperación y
pueden causar otros daños celulares.

Pero el ácido alfa lipoico, además, está implicado en la degradación del azúcar para producir energía e incluso parece
ejercer en el cuerpo acciones de tipo insulinicas, ya que aparte de incrementar la liberación de esta hormona actúa en el
organismo como un repartidor de los nutrientes, es decir que, en cierta medida, imita las acciones propias a la insulina13.
Su incorporación al CRS 086 refuerza la absorción por parte de las células musculares de la creatina, la ribosa, los
aminoácidos y de todas las sustancias presentes en ese momento en la circulación.

Otro agente capaz de potenciar la absorción de los nutrientes en las células musculares es el picolinato de cromo, por ello
no puede faltar en esta fórmula magistral, porque actúa de forma sinérgica al aumentar la sensibilización insulínica en las
células musculares, a la vez que la reduce en las grasas, lo que puede significar más energía y aumento del anabolismo14.

Conocedores de todos los mecanismos implicados en la hidratación celular, el equipo de Future Concepts ha incluido
otras sustancias en el CRS 086 que la potencian, así, por ejemplo, contiene dos gramos de glutamina, un aminoácido que
juega un papel esencial en los procesos anticatabólicos15, pero también en los de hidratación celular16.

Otro aminoácido con grandes propiedades para incrementar la absorción de agua intracelular es la taurina17, por eso
actuando junto a la glutamina hace que los músculos experimenten un aumento extraordinario de su volumen y densidad.

En el entorno hídrico corporal los electrolitos juegan un papel fundamental, de ahí que Future Concepts haya dotado al
CRS 086 de los más relevantes en la osmolalidad y los responsables de crear el entorno químico adecuado para forzar el
pase del flujo del agua al interior de la célula.
Otra ventaja de estos elementos es que evitan los calambres musculares cuando se realizan esfuerzos extremadamente
agotadores. Por eso el gluconato potásico, el fosfato cálcico dibásico y el óxido de magnesio, junto con el ácido ascórbico,
complementan esta eficaz fórmula energética.

Es cierto que el agua es un elemento de máxima importancia para el organismo y que su retención en las células nos
garantiza no sólo un buen estado de salud, sino que, como hemos visto, puede de modo muy significativo marcar la
diferencia entre el grado de fuerza y desarrollo muscular, por eso este ergocéutico contiene la combinación perfecta de
sustancias que proporcionan a los músculos todos los componentes esenciales para su recuperación, la reconstrucción de
los depósitos de glucógeno y del ATP y proporcionar un enorme flujo hídrico que los haga hipertrofiarse a un ritmo mucho
más rápido.

Con los efectos derivados del CRS 086 no sólo os será posible entrenar con más fuerza y mover más peso, sino que
podréis recuperaros perfectamente de las sesiones, y mediante el efecto de hidratación vuestros músculos adquirirán un
tamaño inusitado.
Si, al inicio ese nuevo volumen procederá mayormente de la retención celular de agua, pero no olvidéis que se trata del
componente mayoritario de los músculos y que precisamente la retención hídrica constituye el primer paso que
desencadena toda una serie de procesos fisiológicos que conducen al anabolismo y crecimiento musculares.

En el plano deportivo el CRS 086 tiene numerosas aplicaciones, cuando lo que se persigue es el aumento de la fuerza y
volumen se recomienda diluir el preparado en agua y tomarlo nada más acabar un entrenamiento para aprovechar el
aumento de absorción que se produce en ese preciso instante.
También se puede tomar otra dosis por la mañana en ayunas a modo de carga, durante una semana, o bien de forma
continua para acelerar el proceso de aumento del volumen.

Algunos emplean sólo la mitad de la dosis recomendada y la consumen a lo largo del entrenamiento, a fin de asegurar la
energía, o simplemente evitar la hipoglucemia durante el esfuerzo. En todos los casos los resultados son muy rápidos.

Agua, ese elemento esencial


Sí, el agua es un elemento absolutamente esencial para la vida, sin él no existiríamos y es el más abundante en nuestra
propia composición, pero además se ha demostrado lejos de toda duda que también favorece de forma notable el
rendimiento físico. De manera que si sabéis como manipular al alza vuestra retención hídrica en el interior de las células,
sencillamente seréis más grandes y fuertes, ya que una célula hidratada impide la degradación proteica, o sea el
catabolismo.

En otras palabras, el agua puede ser anabólica si sois capaces de hacerla llegar el interior de las células, algo que está
garantizado con el ergocéutico CRS 086.

Bibliografía
1. Ritz, P., et al. Effects of changes in water compartments on physiology and metabolism. Eur J Clin Nutr, 57: S2-S5, 2001.
2. Boshmamn, M., et al. Water-induced thermogenesis. J Clin Endocrinl Metab, 88: 6015-6019, 2003.
3. Brown, C.M., et al. Cardiovascular responses to water drinking-does osmolality play a role? Am J Physiol. In press, 2005.
4. Creatine May Benefit MD Patients. Nutritional Outlook, May 1999, 56
5. Toler, Steven M, “Creatine is an ergogen for anaerobic exercise” Nutrition Reviews 55(1): 21-24, Jan, 1997
6. Clarkson, Priscilla M, “Nutrition for improved sports performance: Current Issues on Ergogenic Aids” Sports Medicine 21(6):339-41, June 1996
7. Greenhaff, Paul L. “Creatine and its applications as an ergogenic aid” International Journal of Sports Nutrition, 5:S100-S110, 1995
8. Volek, Jeff S, et al, “Creatine supplementation enhances muscular performance during high.intensity resistance exercise”, journal of The American Dietetic Association 97:765-70,
1997
9. Bosco, C, et al. “Effect of oral creatine supplementation on jumping and running performance”. International Journal of Sports Medicine, 18: 369-72, 1997
10. Schneider, Donald A, et al. “Creatine supplementation and the total work performed during 15 seconds and 1 minute bouts of maximal cycling” Australian Journal of Science and
Medicine in Sports, 29(3): 65-68, 1997
11. Earl Mindell, R.PH., PH.D and Carol Colman. “Peak Performance” Simon&Schuster, New York, 137-138, 2001
12. Kagan, V.E,.E.A. Serbinova, T. Forte, G.Scita, and L., Packer. Recycling of vitamin E in human low density lipoproteins. journal of Lipid Reasearch,33:385-97, 1992.
13. Ziegler, D., and F. A. Gries. Alpha-lipoic acid in the treatment of diabetic peripheral and cardiac autonomic neuropathy. Diabetes 46 (Suppl.2): 62-66, 1997
14. Lefavi, R.G., Anderson, R.A., Keith, R.E., Wilson, G.D., McMillan, J.L.. and Stone, M.H. Efficacy of chromium supplementation in athletes: Emphasis on anabolism. International
Journal of Sport Nutrition, 2:111-112, 1992
15. Rennie MJ, Hundal HS, Babij P, et al. Characterstics of a glutamine carrier in skeletal muscle have important consequences for nitrogen loss in injury, infection, and chronic disease.
Lancet 1986; 2:1008-1012
16. Varnier M, Leese GP, Thompson J, Rennie MJ. Stimulatory effect of glutamine on glycogen accumulation in human skeletal muscle. Am J Physiol 1995; 269(2pt1); E309-15
17. Timbrell JA, Seabra V, Waterfield CJ, The in vivo and in vitro protective properties of taurine. GenPharmacol 1995; 26(3);453-62