You are on page 1of 3

Síntesis de análisis interpretativa

Los docentes que pertenecen a la institución se presentaron desde un primer momento muy
colaborativos con la administración de los inventarios, sin presentar impedimentos a la realización
de la misma. Se pudo denotar una lectura comprometida y detenida en cada enunciado,
presentándose mínimas dudas con respecto a esto. Sin embargo, pueden resaltarse algunos
comentarios al respecto del anonimato del mismo y si el investigador contaba con las
autorizaciones pertinentes para el ingreso y realización del procedimiento.

Luego del proceso de recolección, pudimos observar que ninguno de los inventarios se parecen,
ni cuentan con las mismas respuestas en toda su extensión. Ante esto, se puede inferir que el CO
en el instituto Pio XII conserva las características propias del concepto, en donde planteamos una
descripción de las percepciones que los trabajadores tienen con respecto a sus propias
experiencias dentro de la organización (Koys y Decottis, 1991). Clima son las descripciones
individuales del marco social o contextual del cual forma parte la persona (Rousseau, 1988), y
son percepciones compartidas de políticas, prácticas y procedimientos organizacionales, tanto
formales como informales (Reichers y Schneider, 1990). Es su base esta la acumulación de
experiencia en una organización, y las personas generan percepciones generales sobre ella
(Schneider, 1975). Estas percepciones sirven como mapa cognitivo del individuo sobre cómo
funciona la organización y, por tanto, ayudan a determinar cuál es el comportamiento adecuado
ante una situación dada. De esta manera, el clima es útil para adaptar el comportamiento del
individuo a las exigencias de la vida en la organización (Schneider y Reichers, 1983).

Los valores totales encontrados en el inventario de CO nos permiten caracterizarlo con valores
aceptables. Esto valores y el análisis de los inventarios nos permite inferir que en la institución
existen normas, las cuales son reconocidas y acatadas por todos los que componen la institución,
lo que da cuenta de un marco institucional adecuado para el mejor funcionamiento. A la vez, los
docentes del instituto se sienten contenidos con la figura de autoridad, al ver a este se encuentra
interesado en la realización de las tareas y reconoce el esfuerzo de cada miembro. Perciben el
apoyo de sus compañeros, lo cual les da seguridad al igual que la actitud de su superior.

Se resalta el respeto mutuo que existe con cada miembro, la importancia que tiene su trabajo
para con la institución, lo que les permite sentirse parte de los logros obtenidos, siendo este un
trabajo que produce disfrute en la mayoría de los encuestados.

De igual forma, se encontraron que los docentes perciben falencias en cuanto a los materiales
que son otorgados, a la vez de que la mayoría no encuentra espacios de capacitación que les
posibiliten el mejor desarrollo de las actividades. Resulta importante resaltar, que los docentes no
encuentran en los alumnos un reconocimiento y valoración de los esfuerzos que estos realizan
para lograr un buen desempeño.
A partir de lo planteado en los instrumentos, también podemos inferir que los docentes del
instituto no encuentran situaciones estimulantes y satisfactorias en su día a día, como así también
perciben dificultades para trabajar en equipo y ponerse de acuerdo con sus pares.

Esta divergencia entre los casos encontrados, nos permite considerar con mayor intensidad el
carácter subjetivo de la variable, a la vez de inferir que puede ser una de las razones del por qué
no se encontraron incidencias estadísticamente significativas con las variables
sociodemográficas.

Ante esto, recordamos a Segredo Perez (2011), quien plantea que las percepciones van a
depender de las actividades, interacciones y otra serie de experiencias que cada miembro tenga
con la institución. De ahí que el Clima Organizacional refleja la interacción entre las
características personales y organizacionales.

Este clima con valores aceptables es percibido también por el investigador, al sentirse a gusto
desde su entrada en la institución, percibiendo un ambiente familiar, ameno, en donde todos se
presentan con una sonrisa y reina la cordialidad. Se consideran que estas características son
importantes a la hora de plantear el análisis.

Algo parecido sucede con respecto a la SL, que si bien los instrumentos nos posibilitan obtener
un total de ambas variables, se resaltan el carácter subjetivo al considerar las diferencias entre
cada uno de los inventarios. Recordamos que la SL aquel estado emocional positivo o placentero
resultante de una percepción subjetiva de las experiencias laborales de la persona.

En este sentido, nos encontramos que las puntuaciones totales nos arrojan valores medios, los
cuales son sostenidos por en el análisis de cada factor. Al igual que en el instrumento que mide
CO, no se encontraron protocolos iguales o parecidos en su totalidad, lo que nos permite resaltar
al carácter subjetivo de esta, presente desde su concepto.

Puede considerarse que los valores medios se deben a su conformidad con respecto a la
preocupación del instituto y el sueldo remunerado que logra satisfacer sus necesidades básicas,
como así también los beneficios sociales con los que cuenta el puesto. A la vez que todos
encuentran puntuaciones altas con respecto a estar capacitados para trabajar en el instituto, lo
cual podría inferirse como una buena autoestima del cuerpo docente.

Resulta de gran importancia considerar que la mitad de los docentes se sienten afectados
emocionalmente por el trabajo realizado, este podría ser el indicador que más influye en esta
variable y resulta tan importante a la hora de considerar los factores de riesgo que se encuentran
presentes en el trabajo diario del docente.
Ante los datos recolectados y las inferencias realizadas, se debe considerar nuevamente la
propuesta de intervención planteada para elevar estos valores medios. Recordamos que para que
exista un entorno laboral saludable, se debe promover la participación de todos los actores para
controlar, mejorar y mantener la salud y el bienestar de los trabajadores y, así, propender a un
ambiente laboral saludable, donde se mejore la calidad de vida de toda la población, ya que este
es uno de los bienes más preciados por las personas, comunidades y países. Ante esto, generar
situaciones de comunicación y conocimiento de cada docente, podría ser una alternativa para
posibilitar el incremento de estos valores. En cuanto a la valoración por parte del alumnado,
existen estudios que aseguran que el nuevo posicionamiento del docente, tendrá un gran impacto
en su labor, íntimamente relacionado con sus alumnos. Menghi y Oros (2014) en su estudio, nos
dicen que mientras más alto sea el grado de satisfacción, tendremos un docente que se posiciona
y valora ciertas situaciones de su ámbito laboral sobre una base más positiva y menos
amenazante o estresante.

Esta se constituye entonces en un proceso político y social global que abarca no solamente las
acciones dirigidas a fortalecer las habilidades y capacidades de los individuos, sino también las
dirigidas a modificar las condiciones sociales, ambientales y económicas. Esta promoción en
salud debe ser extensible hacia los lugares de trabajo de las personas, quienes pasan la tercera
parte de sus vidas en esta actividad.