You are on page 1of 1

Mito #1 “Es muy grasosa”: Durante el proceso de corte se retira 65% de la grasa que contiene la carne, y queda

con un 70% de grasa polinsaturada y 30% saturada. Al ser rica en ácido linoleico, neutraliza los efectos negativos
de las grasas saturadas y disminuye el colesterol.

Mito #2 “No aporta nutrientes”: La carne de cerdo es rica en vitaminas B1 y B3, esenciales para el
funcionamiento del corazón y el sistema nervioso, y también para mantener la piel en buen estado. Por su dosis
de fósforo, fortalece los huesos y genera energía en las células.

Mito #3 “Prohibida si tomas medicamentos”: Está comprobado científicamente por la comunidad médica que
esto no tiene fundamento y es falso que favorezca las infecciones.

Mito #4 “Transmite la cisticercosis”: Falso. El Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía, señala que la
cisticercosis no se presenta por comer carne de cerdo mal cocida, sino que es resultado de infecciones externas
o autoinfección.

(SAGARPA, 2016).

SAGARPA. (2016). ¡Es muy sabrosa, pero grasosa! Mitos sobre la carne de cerdo. México: Blog de SAGARPA.
Recuperado de: https://www.gob.mx/sagarpa/articulos/es-muy-sabrosa-pero-grasosa-mitos-sobre-la-carne-de-
cerdo.

Actualmente las unidades de producción porcina o los animales destinados para consumo humano dependen de
programas de control de calidad que garantizan que el consumo de la carne sea totalmente seguro. El sello de
certificación TIF (Tipo de Inspección Federal), que es un reconocimiento que la SAGARPA otorga a las plantas
procesadoras de carnes que cumplen con todas las normas y exigencias del gobierno mexicano (Tapia, 2014).

Tapia, F. (2014). Mitos y realidades de la carne de cerdo. México: Revista del Consumidor Radio Exprés #12.
Recuperado de: http://revistadelconsumidor.gob.mx/?p=40914.

Algunas verdades:

Aumenta la masa muscular: Al contener todos los aminoácidos esenciales, es considerada una de las fuentes
dietéticas más completas de proteína.

Es rico en colesterol: Al igual que todos los alimentos de origen animal, el cerdo contiene colesterol, sin
embargo, el colesterol que se consume a través de la dieta tiene poco o ningún efecto sobre los niveles de
colesterol en la sangre en personas sanas y no se considera un problema de salud.

En 2015 el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) emitió una alerta sobre la relación que
existe entre el consumo de carne procesada y cáncer, principalmente colorrectal, de páncreas y próstata. La
carne de cerdo magra y sin procesar, es decir aquella que no ha sido transformada a través de la salazón, el
curado, la fermentación, el ahumado, u otros procesos para mejorar su sabor o su conservación, no resulta
perjudicial a la salud. Una de las características de la dieta correcta es que debe de ser variada, por tanto, es
recomendable alternar las fuentes de proteína en la dieta diaria. Lo ideal es incluir de dos a tres veces por
semana pescado y no más de una vez carnes rojas (como cerdo, cordero, ternera o res). (Alvarado, 2018).

Alvarado, F. (14 de junio de 2018). Lo que no sabías sobre la carne de cerdo. El Universal. Recuperado de:
http://www.eluniversal.com.mx/menu/lo-que-no-sabias-sobre-la-carne-de-cerdo.