You are on page 1of 15

NOMBRE: Arriola Sandoval Adán.

MATRÍCULA: 06-002-0099.

TÍTULO DEL TRABAJO: Las causas políticas del abstencionismo en la Elección Federal
de México de 2015.

*Estudio de caso: La elección para diputados federales de 2015.

PROFESOR: Abel Villarreal Escobar.

MATERIA: Seminario de Investigación I.

FECHA: 19/05/2016.

1
1.
Tema: Abstencionismo electoral:1

2. Título: Las causas políticas del abstencionismo en la Elección Federal de México de


2015.

3. Estudio de caso: la elección para diputados federales de 2015.


Sujeto: La elección federal de México de 2015.
Objeto: El abstencionismo electoral.
Tiempo: 2015
Espacio: México

4. Resumen
El presente trabajo tiene como finalidad explicar las causas políticas que propiciaron el
abstencionismo electoral en la Elección Federal de 2015. El estudio del fenómeno del
abstencionismo es importante porque es un problema que afecta seriamente la estabilidad
democrática y la legitimidad del gobierno, por eso el interés en indagar en los factores que
imposibilitaron a los ciudadanos a no participar el 7 de junio de 2015, una de las elecciones más
complejas de la historia, por la cantidad de votantes nunca antes vista y el complicado contexto
en que se llevó a cabo. Aunado a estos referentes, la participación en esta elección, puso a
prueba el incumplimiento de promesas de los partidos políticos con la ciudadanía y el deterioro,
cada vez más evidente, de la confianza ciudadana en las instituciones del Estado. Estos últimos,
y algunos menos visibles, fueron factores para que más de la mitad de los ciudadanos inscritos
en el padrón electoral no fueran a las urnas a depositar su voto, por eso la evidente necesidad
de estructurar este trabajo en una línea de investigación que explique los factores políticos que
ponen en evidencia: la existencia de un descontento generalizado de la ciudadanía mexicana
hacia las instituciones del Estado Mexicano y una pérdida de interés social por los asuntos
políticos del país.

Palabras clave: abstencionismo, causas de abstencionismo, democracia, representación


política, Elecciones Federales de México, participación, comportamiento electoral, legitimidad,
desconfianza en las instituciones políticas.

1
En el Diccionario Electoral del Instituto Interamericano de Derechos Humanos (IIDH), Arnaldo Alcubilla
define al abstencionismo electoral como “la no participación en el acto de votar de quienes tienen derecho a ello, el
abstencionismo electoral, que se enmarca en el fenómeno más amplio de la apatía participativa, es un indicador de
la participación: muestra el porcentaje de los no votantes sobre el total de los que tienen derecho a voto” (Alcubilla,
2000: 1).

2
5. Planteamiento del problema.
Las Elecciones Federales de 2015 en México fueron de escándalo. El porcentaje de participación
estimado por el INE para esta elección fue de 47. 0003 % (Instituto Nacional Electoral [INE],
2015), con lo que se demuestra que cerca del 53 % de los ciudadanos no fueron a votar a la
urnas electorales para la elección de diputados federales al Congreso de la Unión. El gran
vencedor de la elección fue el PRI con más del 29.10 % del total de los votos, en una de las
elecciones con mayor abstencionismo en la historia reciente electoral de México.

En nuestro país el fenómeno del abstencionismo ha sido anómalo y va en ascenso. Esto significa
que existe una discontinuidad e incremento en la cifra de los electores que no participan en el
proceso electoral. Por un lado, de acuerdo a las últimas elecciones en México, no existe una
correlación clara entre las elecciones presidenciales e intermedias (para elección de diputados
federales), pues existe menos presencia de abstencionismo en las elecciones para presidente
que en las elecciones intermedias, como la de 2015. Mientras que por el otro, en los dos tipos de
elecciones la participación de la ciudadanía ha disminuido en las tres últimas elecciones
(2009,2012 y 2015).

En el periodo 1994 a 2009 se han efectuado tres elecciones presidenciales, en las cuales la
inasistencia a las casillas pasó de 22.84 a 41.45%. En 2012 esta tendencia se revirtió al disminuir
el fenómeno a 36.92% (Instituto Federal Electoral [IFE], 2012). En ese mismo lapso de tiempo,
las elecciones presidenciales tuvieron un promedio de abstención de 33.44%, en tanto que el de
las intermedias fue de 47.91%, siendo la de 2003 la de mayor abstencionismo de la historia
reciente, con cerca del 58.1% de inasistencia (IFE, 2012). Estos resultados arrojan que a la
sociedad mexicana le interesa menos la elección de diputados que de Presidente de la República.

¿Qué está pasando entonces con los representantes políticos de México?, ¿no están cumpliendo
su papel de representar y hacer valer la voluntad del pueblo?, ¿son acaso los ciudadanos los que
no están lo bastante informados y concientizados sobre la importancia del voto? Cuestiones como
estas saltan a la vista al analizar un problema como lo es el referente a qué tanto participa la
ciudadanía electoral en México.

Un resultado inmediato de este fenómeno es que cada vez menos gente interviene en la decisión
de quién habrá de ocupar el gobierno, lo que provoca que una elección sea menos representativa
de la voluntad popular. Esto refleja que la sociedad mexicana en la actualidad tiende a dejar su
poder de decisión a alguien más, a los que sí votan, los cuales tienen la capacidad de elegir por

3
otros a los representantes políticos que más próximos están a satisfacer sus demandas y
exigencias.

El abstencionismo afecta también en la legitimidad de un gobierno, ¿cómo es posible que el


gobierno y los legisladores en turno mantengan su figura de autoridad, a través de mecanismos
como la obediencia y consenso de parte de los ciudadanos, si más de la mitad de los electores
no fueron a depositar su voto? Diether Nohlen (2004) señala que en el discurso politológico, uno
de los desafíos a los que se enfrenta la democracia moderna es el abstencionismo: “el supuesto
que subyace es que la democracia se legitima y, al mismo tiempo, se consolida por medio de la
participación masiva en los actos electorales, es decir por medio de una alta participación
electoral” (Nohlen, 2004: 37). En este sentido, la sola ejecución de elecciones no es suficiente,
tampoco la garantía del pluralismo político y la libertad del elector de escoger libremente entre
las ofertas electorales para cumplir con las expectativas que se esperan de un régimen
democrático: como lo es la procuración del bienestar colectivo y una alta concurrencia del pueblo,
el poder soberano, el día de la elección.

En la última Elección Federal para diputados federales en México, como mencionamos


anteriormente, la cifra de abstencionismo alcanzó el 53%, con lo que nos revela que continúa
este problema afectando la vida democrática de nuestro país. Se hace evidente entonces afrontar
este problema situándonos en una investigación que indague y explique los factores que llevaron
a los ciudadanos mexicanos a desatenderse del voto en la elección más compleja y concurrida
de la historia.

Dicho lo anterior es necesario efectuar la siguiente investigación tratando de responder a la


pregunta: ¿Cuáles fueron las causas políticas del abstencionismo en la Elección Federal de
México de 2015?

6. Pregunta principal:

¿Cuáles fueron las causas políticas del abstencionismo en la Elección Federal de México de
2015?

7. Preguntas secundarias:

¿Qué es el abstencionismo electoral?

4
¿Cuál ha sido el comportamiento del abstencionismo en las últimas elecciones federales en
México?

¿Cómo se tipifican las causas del abstencionismo?

¿Cuál fueron los principales sucesos ocurridos en el contexto previo de la Elección Federal de
México de 2015?

¿Cuáles fueron los factores que produjeron un alto índice de abstención electoral en la Elección
Federal de 2015?

8. Hipótesis.

A través de esta investigación se pretende demostrar que tres principales factores institucionales
intervinieron, consultando las investigaciones previas de Rodrigo Salazar y Benjamín Tempkin
(2007) sobre la elección federal de México de 2003, en el comportamiento electoral de los
ciudadanos que los motivo a no ir a las urnas el 7 de junio de 2015, entre los cuales están los
referentes a un malestar generalizado que tiene la ciudadanía mexicana entorno al sistema
político como lo son: el descontento ciudadano con las fuerzas políticas ante el incumplimiento
de promesas electorales, el desinterés por la política y, principalmente, la pérdida de la confianza
en las instituciones políticas del Estado (partidos políticos, legisladores y gobierno)

Una de las razones por las principales razones que impactan en la caída de la confianza
institucional de los ciudadanos, explica Susan Stokes (1998), se debe a que en las democracias
latinoamericanas, como es el caso de la nuestra, hay una inquietante tendencia, que demuestra
que la clase política dice una cosa en campaña y hace otra muy distinta una vez llegada al poder.
Cuando esto sucede, ésta se desatiende de las promesas populistas hechas antes de la elección,
para trabajar en una agenda pro-económica que sólo beneficiará a unos cuantos y no a toda la
ciudadanía. A este cambio en la política, Stokes lo denominó: policy switches. Esta es sin duda,
una de las principales razones de la pérdida de confianza de los ciudadanos en su clase política,
lo que se traduce en mayor índice de abstencionismo en las elecciones y más perdida de
legitimidad de las instituciones del Estado.

9. Objetivo general.

El objetivo general de esta investigación es explicar las causas que produjeron un alto índice de
abstencionismo en la Elección Federal de México de 2015.

10. objetivos secundarios.

5
1. Investigar qué es el abstencionismo electoral.

2. Indagar en las causas políticas que producen el abstencionismo electoral.

3. Describir los indicadores del abstencionismo en la Elección Federal de 2015.

2. Investigar las posibles soluciones al abstencionismo electoral en México.

11. Justificación.

La presente investigación surge por dos aspectos: primero, por el interés personal de conocer
más a detalle el fenómeno del abstencionismo en México y ,segundo, en la necesidad de aportar
una nueva herramienta de análisis para la ciencia política que sirva para identificar y dar
tratamiento a las causas, que más allá de estar relacionadas con factores socioeconómicos (nivel
educativo e ingreso), tiene más recientemente implicaciones de tipo político, y éstas representan
tres aspectos que deben ser tomadas en cuenta por la ciencia política actual: el riesgo que
representa el abstencionismo para una democracia, a la desaparición de los partidos políticos
de menor escala porque un elevado número de ciudadanos no van a votar a las urnas y a la falta
de responsabilidad política que tienen los legisladores y gobernantes en México, lo cual es motivo
de descontento e insatisfacción por parte de los ciudadanos, este último es un indicador
importante, de acuerdo con Salazar y Tempkin (2007), para abstenerse de votar el día de las
elecciones.

En primer lugar, la necesidad de identificar al abstencionismo como un factor de riesgo para el


sistema democrático de un país, en este caso el de México. Como es conocido, la principal
institución política de participación en un régimen democrático representativo es el voto, el cual
funge como un “mecanismo de renovación y legitimación de la conducción política del gobierno”
(Raventos, 2002: 20). Este se efectúa a través de elecciones periódicas para elegir a los
representantes políticos que darán voz a las demandas y necesidades del pueblo, del cual emana
la soberanía popular,

Por ello al hablar de abstencionismo, estamos hablando de uno de los desafíos modernos que
ponen en riesgo la estabilidad democrática dentro de un sistema político, por ello la evidente
necesidad de este análisis politológico que indague en las causas, para que a través de éstas
sea posible aplicar las soluciones pertinentes, en este caso al estudio de la Elección Federal de
México de 2015: las más compleja y concurrida en la historia, de acuerdo con una entrevista que
efectuó Lorenzo Córdoba Villanelo a un conocido diario de México en 2014.

6
En segundo término, este análisis pretende indagar en las causas políticas del abstencionismo
para ayudar a los analistas de este fenómeno y, principalmente, a los líderes de los partidos
políticos a identificar de qué manera el abstencionismo es un factor contraproducente para la
permanencia de un partido político en la competencia electoral.

De acuerdo con los especialistas en el tema, los partidos mayoritarios o más grandes, como el
PRI (Partido Revolucionario Institucional), con un nivel de participación bajo, ellos aseguran a
través de su voto duro2 marcar la diferencia. Mientras que para los partidos emergentes o más
pequeños, una baja participación puede hacerles perder el registro (Saldaña en Juárez, 2015).
Esto se vio reflejado en que El Partido Revolucionario Institucional (PRI) y sus aliados: el partido
Verde Ecologista y Nueva Alianza mantendrán su mayoría en la Cámara de Diputados para el
periodo legislativo 2015-2018 (Instituto Nacional Electoral, 2015).

Mientras el abstencionismo del 2015, benefició al PRI, otros partidos más pequeños y emergentes
como fue el Partido Humanista, no alcanzaron el 3% de los votos mínimos para mantener el
registro de acuerdo a la Ley General de instituciones y Procedimientos Electorales, recientemente
reformada en febrero de 2014.

El anterior problema que origina el abstencionismo electoral es motivo de análisis para los
politólogos y dirigentes de los partidos, pues este fenómeno no es sólo es una cuestión que afecta
a la democracia sino a la permanencia política de un partido político, por esto el interés de
analizar sus causas que lo originan para que atendiendo a éstas y creando mecanismo
institucionales y técnicos como menciona Tattyana Oñate (2010) se consiga revertir esta
situación, a través de: la obligación de ir a votar so pena de sanción (moral, económica, electoral)
como se hace en países latinoamericanos como lo son: Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica y
Uruguay e instrumentando adecuadamente la emisión del voto diferentes al de apersonamiento
en la casilla como el voto por correspondencia, electrónico o por procuración (Oñate, 2010: 265).
Efectuando mecanismo como estos, es posible de acuerdo a las investigaciones de Oñate,
conseguir que los niveles de abstencionismo se mantengan en niveles aceptables y no tan
insuperables como en la elección federal de 2015, que fue de 53%.

Como señale con anterioridad, lo que nos interesa en este análisis es explicar los motivos que
impactaron al abstencionismo electoral, principalmente el visto en la Elección Federal de 2015 en
México. Uno de los principales motivos por los cuales la gente no va a las urnas a votar es por

2“El voto duro quiere decir que los partidos políticos cuentan con una clientela electoral estable derivada
de las condiciones de estructura de un partido” (Sirvent y Delgadillo, 1997:2).

7
motivos políticos, y como señalan Rodrigo Salazar y Benjamín Tempkin (2007), éste se debe por
el descontento de los ciudadanos con su clase política (representantes legítimos de sus
intereses) porque se desatienden una vez llegados al poder las promesas de campaña. De
acuerdo a la última ENCUP 2012(Encuesta de Cultura Política y Practicas Ciudadanas): en
nuestro país se tiene más confianza en los médicos, los maestros y la Iglesia que en los
representantes políticos: los diputados y los senadores; y 9 de cada diez ciudadanos están
convencidos de los gobernantes en México no cumplen las leyes (Encuesta de Cultura Política
y Practicas Ciudadanas, [ENCUP] 2012:37).

Por eso la exhortación, a través de esta investigación, a los líderes de facciones políticas y
gobernantes a tener más responsabilidad para que se retome la confianza en la clase política por
parte de los ciudadanos y se pierda el descontento de las masas hacia su sistema político, lo que
se traducirá en más participación electoral y más legitimidad en las instituciones del país.

12. Antecedentes.

El abstencionismo, como mencioné anteriormente, es un factor de riesgo para la estabilidad


política de un régimen democrático, pues representa un problema con dos vértices: perdida de
legitimidad en el gobierno y evidencia descontento ciudadano hacia el sistema político.

En México, a partir de 1990 el fenómeno del abstencionismo electoral mostró una tendencia
positiva, sin embargo dicho parámetro se redujo en las últimas elecciones federales de 2012,
para elevarse de manera súbita en 2015, en un 25%. (IFE, 2012).

El inicio de 1990, marcó un importante paso para la institucionalización de las elecciones en


México. En agosto de ese año se creó el IFE (Instituto Federal Electoral) a partir de las nuevas
disposiciones contenidas en el código federal de Instituciones y Procedimientos Electorales
(COFIPE). Fue entonces que se transformaron las reglas del juego político y se comenzó a
estudiar más a detalle el comportamiento electoral de los ciudadanos.

Desde entonces el fenómeno del abstencionismo ha cobrado impulso en la literatura académica


de nuestro país y se ha centrado en aquellas elecciones donde este fenómeno ha tenido enorme
relevancia para el análisis politológico, como la elección intermedia de 2003, donde la tendencia
del abstencionismo ha sido una de las más grandes de la historia. En parte de esa literatura se
ha llegado a analizar que el abstencionismo en México tiende al alza, sin embargo, dicha

8
tendencia que inició en la elección federal de 1991 se detuvo en la de 2009 y descendió en 2012,
para nuevamente aumentar en 2015 (IFE,2012).

De acuerdo a los análisis del abstencionismo en México, las tendencias nos indican que el grado
de abstencionismo se incrementa en las elecciones intermedias. Entre 1991 y 2009, las
elecciones presidenciales tuvieron un promedio de abstención de 33.44%, en tanto que el de las
intermedias fue de 47.91% (IFE, 2012). Esto representa, que a los ciudadanos mexicanos les
interesa menos elegir legisladores que al Presidente de la República.

Bloque II.
Metodología.

13. Alcance de la investigación.

Mi investigación tiene un alcance explicativo, pues se limitará a explicar las causas políticas que
propiciaron el abstencionismo electoral de la Elección Federal de México de 2015. Este tipo de
investigación se enfocará en las causas- efectos de la abstención que existió en dicho periodo
electoral. Mi variable dependiente es el fenómeno del abstencionismo y mi variable independiente
las causas políticas que lo produjeron.

14. Sujeto-Objeto de la investigación.

a) Objeto: Abstencionismo electoral.

b) Sujeto: Elección Federal de México de 2015.

c) Tiempo: 2015.

d) Espacio: México.

14. Marco teórico-conceptual.

En el Diccionario Electoral del Instituto Interamericano de Derechos Humanos (IIDH), el


investigador, Arnaldo Alcubilla (1989), define al abstencionismo electoral como “la no
participación en el acto de votar de quienes tienen derecho a ello, el abstencionismo electoral,
que se enmarca en el fenómeno más amplio de la apatía participativa, es un indicador de la
participación: muestra el porcentaje de los no votantes sobre el total de los que tienen derecho a
voto” (Alcubilla, 1989:1).

Las clases de abstencionismo electoral.

9
No existe una clase particular de abstencionismo electoral, ni una explicación única para
comprender mejor este fenómeno. Las diferentes clases de abstención, permiten abordar de
mejor manera las causas que propician a este fenómeno, en el caso de esta investigación: el
abstencionismo electoral por causas políticas. Arnaldo Alcubilla (1989) identifica tres tipos de
clases de abstencionismo electoral:

1. La abstención técnica o estructural que es motivada por circunstancias ajenas al ciudadano con
derecho al voto: enfermedad, ausencia, defectos de !a inscripción censal, clima, alejamiento del colegio
electoral, etcétera.

2. la abstención política o consciente, actitud silente o pasiva en el acto electoral que es la expresión de
una determinada voluntad política de rechazo del sistema político o de la convocatoria electoral en
concreto (abstencionismo de rechazo) o bien de no identificación con ninguno de los lideres o los
programas políticos en competencia electoral, convirtiéndose la abstención que podríamos denominar
activa en un acto de desobediencia cívica.

3. el abstencionismo apático motivado por la pereza, la ley del mínimo esfuerzo unida a la falsa
convicción de la escasa importancia del voto individual y a la ignorancia de las fuertes consecuencias de
la abstención.

4. el abstencionismo cívico en el que el ciudadano participa en el acto electoral pero sin pronunciarse en
favor de ninguna de las opciones políticas en pugna, para lo que emite el voto en blanco (Alcubilla, 1989:
3).

Para el mejor entendimiento acerca de las causas que impactan positivamente al abstencionismo,
Arnaldo Alcubilla (1989), además, explica que éstas deben agruparse en:

1. Factores Sociodemográficos: la participación electoral se relaciona con factores sociológicos y


demográficos tales como el sexo, la edad, el nivel de educación, el nivel de ingresos, la religión, el núcleo
de población, etcétera.

2. Factores psicológicos: la apatía, indiferencia, la desideologización o desinterés por los asuntos


políticos, el convencimiento íntimo de la vacuidad y del escaso peso específico e inutilidad del acto
participativo (escepticismo), la relativización de la importancia de las elecciones dada su escasa
influencia en las decisiones políticas.

3. Factores políticos: el dominio de los partidos políticos, la desvinculación de éstos de los asuntos
concretos y de la vida comunitaria, la tecnificación del debate político cuando éste existe en condiciones
de publicidad y transparencia, la falta de credibilidad de las fuerzas políticas ante el incumplimiento de
las promesas electorales, el carácter cerrado de las listas electorales. En definitiva el alejamiento, la
progresiva hendidura abierta entre gobernantes y gobernados en lo que constituye una grave
contradicción del Estado social y democrático de Derecho y que es -a nuestro juicio- el gran tema que la
Teoría Política debe plantearse en los días venideros (Alcubilla, 1989: 4).

Cabe señalar que este último factor, es referido en la literatura especializada, como un
mecanismo de protesta ya sea hacia el proceso electoral como a las instituciones que rigen la
democracia de manera formal (legisladores, gobierno, partidos políticos, INE (Instituto Federal
Electoral). Tomando importancia, en este sentido, la confianza en las instituciones políticas como
un factor explicativo de la abstención en México (Morales, 2011:211). De acuerdo a la teoría de
Salazar y Tempkin (2007), cuanto mayor sea la desconfianza ciudadana mayor será el grado de
abstención en una elección.

10
Un importante politólogo estadounidense, W. Flanigan (1972), elaboró en la década de los setenta
un marco teórico para comprender de mejor manera cómo se relaciona el nivel de interés político
con el nivel de participación ciudadana: a) bajo interés- baja participación, abstencionismo por
satisfacción, el cual propicia un consenso tácito sobre las reglas del juego electoral y sobre el
sistema político, los cuales operan como factores de estabilidad; b) bajo interés-alta participación,
motiva al abstencionismo prohibido, sancionándose a los que no participan el día de la elección;
c) alto interés-baja participación, abstencionismo de rechazo o conflicto; d) alto interés-alta
participación, que sería el tipo ideal para una democracia de acuerdo al modelo Weberiano
(Flanigan en Alcubilla, 1989: 3).

Investigadores como Diether Nohlen (2004), Ciska Raventos (2003), Salazar y Tempkin, ponen
énfasis en que el abstencionismo es interpretado como una forma de expresar malestar con la
política en general y una de sus causas principales es de carácter político, el cual se debe
principalmente por la pérdida de la confianza institucional que los ciudadanos perciben por la
escasa eficacia del gobierno para resolver los problemas de la sociedad.

En México, el tema del abstencionismo electoral, se ha atribuido a dos tipos de determinantes.


Jorge Buendía (2002) señala que estos son:

1. Determinantes individuales.
a) A mayor escolaridad y conocimientos políticos corresponde una mayor asistencia
a las urnas.
b) Los grupos que menos votan son al mismo tiempo los más jóvenes y los de edad
más avanzada.
2. Determinantes de opinión.
Las opiniones que alientan una mayor participación son:
a) La percepción de “eficacia política”; es decir, que los ciudadanos perciban que
sus acciones impactan en las decisiones políticas.
b) La confianza en las instituciones políticas.
c) Interés en los asuntos públicos; y
d) La percepción de que los políticos se preocupan por los ciudadanos (Buendía,
2002: 147).

Estudios en este tema han revelado que en México antes de la década de los noventa, los
aspectos socioeconómicos tenían fuerte impacto en las causales de abstención, como el nivel
educativo y el ingreso económico. No obstante, esta situación se mantuvo en las elecciones de
1994, 1997 y, aún en la del 2000. Investigadores como Jorge Buendía (2003), observaron en la
década de los noventa, que el comportamiento que los electores tenían hacia el abstencionismo,

11
era por causas principalmente de tipo económico. Este investigador sostenía que la variable de
la situación económica de la sociedad era un factor importante para que los electores en México
se abstuvieran de ir a votar a las urnas el día de la elección. Las conclusiones de este analista
fueron que: a menor ingreso económico y educativo había un alza en el índice de abstención.
Posteriormente, los investigadores Rodrigo Salazar y Benjamín Tempkin (2007), sostuvieron que
los altos niveles educativos y de ingreso fueron vitales para explicar las causas del
abstencionismo en la década de los noventa, no obstante fue partir de la elección federal de 2003,
cuando la situación se revirtió (a mayor nivel de escolaridad mayor abstención). Lo anterior,
explicaron, se debió a la caída de los niveles de confianza institucional, por lo que es posible
identificar que en la sociedad mexicana, los determinantes individuales (socioeconómicos) ya no
son causas principales que impacten en la abstención, sino que se debe de poner énfasis en los
determinantes de opinión (que giran en torno a factores de tipo político) para explicar las causas
de la abstención en México en las últimas elecciones.

En la actualidad y de acuerdo a la literatura más reciente, es posible identificar dos tipos de


factores que impactan positivamente al abstencionismo en México: en un primer grupo se
encuentran los factores socioeconómicos y demográficos, compuestos por las siguientes
variables: edad, estado civil, ingreso, género, ocupación, zona geográfica, clase social y
escolaridad. Éstas variables pueden ser elaboradas a partir de datos agregados o individuales.
En el segundo grupo, el factor se denomina institucional y se compone de variables de tipo político
como lo son: evaluación del gobierno, confianza en las instituciones, edad mínima para votar,
obligatoriedad del voto, número de partidos y grado de modernización social (Altiano, 2012: 15).

15. Metodología.

Para efectuar esta investigación utilizaré el método explicativo3, el cual servirá para analizar las
causas del abstencionismo para la elección de diputados federales de 2015 en México, donde el
objetivo principal será explicar las causas, de tipo político, poniendo énfasis en la desconfianza
ciudadana como principal causa de la abstención, que motivó a que más del 53% de los electores
no fueran a votar a las urnas el día 7 de junio de 2015.

3
Método explicativo: “son aquellos trabajos donde muestra preocupación, se centra en determinar los orígenes o
las causas de un determinado conjunto de fenómenos, donde el objetivo es conocer por que suceden ciertos
hechos atrás ves de la delimitación de las relaciones causales existentes o, al menos, de las condiciones en que ellas
producen” (Gestiopolis, 2015).

12
16. Técnica.

La técnica que se utilizará en este trabajo será de tipo cuantitativa, la cual analizará dos tipos de
variables:

1. manejo datos agregados: 2006, 2009, 2012 y 2015: elecciones para diputados federales,
utilizando Bases de datos del INEGI de estos cuatro procesos electorales.

a) variables sociodemográficas: grado de escolaridad, ingreso promedio en miles de dólares,


población de 65 años o más, población en zonas rurales.

2. manejo de datos individuales: 2006, 2009, 2012 y 2015, utilizando las encuestas de
Latinobarómetro y para el caso de 2015, la base de datos de Complejidad de las Elecciones,
2015, de la casa encuestadora Gabinete de Comunicación Estratégica.

b) Analizar variables estadísticas sobre causas del abstencionismo en 2015, 2012, 2009 y 2006
(factores políticos): índice de confianza en las instituciones, proximidad con partidos, grado de
satisfacción con la democracia, idea de que las elecciones son fraudulentas, interés en la política,
participación con organizaciones.

16. Estrategia de investigación.

Siguiendo la estrategia de investigación propuesta por Salazar y Tempkin (2003) para explicar
las causas del abstencionismo en la elección federal de 2003, utilizaré pruebas en favor de la
hipótesis de correlación entre la confianza en las instituciones y la participación electoral. Siendo
el cambio una determinante importante en esta investigación, recurriré a la comparación de las
percepciones registradas en 2012, 2009 y 2006. El argumento, propone que se cumplan dos
condiciones: la primera es que en dichos periodos electorales exista una estrecha relación entre
confianza política y abstencionismo, de lo contrario se establecería que la confianza política no
tiene efectos significativos sobre el grado en que los ciudadanos participan en las elecciones; la
segunda, propone que los cambios en los niveles de confianza estén relacionados con los
cambios como se evalúa el desempeño de las instituciones.

17. Instrumento de investigación.

El instrumento de investigación que se utilizará para esta investigación, será analizar la base de
datos de Latinobarómetro ediciones: 2006, 2009, 2012 y 2015. Para el caso de 2015, además,
añadiré la encuesta de Complejidad de las Elecciones 2015 de la casa encuestadora: Gabinete

13
de Comunicación Estratégica, la cual servirá como instrumento fundamental para explicar las
causas políticas del abstencionismo en México en la elección federal de dicho año, y servirá para
destacar que los motivos principales, por los cuales, la gente no fue a votar a las urnas el 2 de
junio de 2015, fueron por tres variables principales: desinterés, decepción con la política y falta
de confianza en las instituciones políticas del Estado Mexicano.

18. Índice

Introducción
Capítulo 1. Marco teórico.
1.1. ¿Qué es el abstencionismo electoral?
1.2. Los factores que provocan el abstencionismo.
1.3. Principales variables que impactan positivamente en el abstencionismo.
1.4. La confianza en las instituciones como causa principal de abstencionismo en México.
Capítulo 2. Marco histórico.
2.1. El abstencionismo electoral en las elecciones federales de México entre 1994 y 2003.
2.2. El abstencionismo electoral en las elecciones federales de México después de 2003.
Capítulo 3. Marco empírico.
3.1. Análisis comparativo de datos agregados sobre las elecciones federales de México entre
2009 y 2015.
3.2. Análisis comparativo de datos individuales (encuestas) sobre las variables que impactaron
positivamente al abstencionismo electoral en las últimas tres elecciones federales en México
(2009, 2012 y 2015).

6. Conclusiones.

7. Bibliografía.

14
Referencias

Alcubilla, E. A. (1989). Abstencionismo electoral. En C. I. Electoral, Diccionario Electoral (págs. 1-7). Costa
Rica: Centro Interamericano de Asesoría y Promoción Electoral.

Altiano, J. (1998). Reducción delabstencionismo en la elección recurrente de 2012 en México: Efectos de


la movilización virtual. México: FLACSO.

Buendía, J. (2002). Determinantes de participación electoral. En Varios, Deconstruyendo la ciudadanía,


avances y retos de la cultura democrática en México (pág. 47). México: Secretaría de
Gobernación-Miguel Angel Porrúa.

Excelsior. (4 de Enero de 2015). Elecciones 2015 serán las más complejas en la historia: INE. Obtenido de
Elecciones 2015: http://www.excelsior.com.mx/nacional/2015/01/04/1000756

Gestiopolis. (19 de Mayo de 2015). Métodos y técnicas de investigación. Obtenido de Gestiopolis:


http://www.gestiopolis.com/metodos-y-tecnicas-de-investigacion/

Institituto Nacional Electoral. (8 de junio de 2015). Programa de Resultados Electorales Preliminares.


Obtenido de Instituto Nacional Electoral: http://prep2015.ine.mx/Nacional/VotosPorPartido/

Instituto Federal Electoral. (05 de Junio de 2012). Sistema de Consulta de Estadistica de las Elecciones
Federales 1991-2012. Obtenido de Atlas de Resultados Electorales Federales:
http://siceef.ife.org.mx/pef2012/SICEEF2012.html#

Juárez, J. (2 de Junio de 2015). Votar o no votar, ¿les preocupa a los partidos? Obtenido de Forbes:
http://www.forbes.com.mx/votar-o-no-votar-les-preocupa-a-los-partidos/

Morales, M., Millan, H., Ávila, M., & Fernández, L. (2011). Participación y abstencionismo electoral en
México. México: Conacyt, IFE, Universidad Autónoma de Querétaro.

Nohlen, D. (2004). La participación electoral como objeto de estudio. Revista Elecciones, 137-156.

Oñate, T. (2010). El abstencionismo en México, una visión institucional del tema. Alegatos, 257-266.

Raventos, C. (2003). Abstención: conceptos y alcances, problemas asociados y posibilidades de


superación. Perspectiva política. XVII Conferencia Protocolo de Tikal (págs. 19-27). San José:
Tribunal Supremo de Elecciones.

Salazar, R., & Temkin, B. (2007). Abstencionismo, escolaridad y confianza en las instituciones. Las
elecciones federales de 2003 en México. Política y gobierno.

Secretaría de Gobernación. (30 de Noviembre de 2015). Encuesta Nacional Sobre Cultura Política y
Practicas Ciudadanas. Obtenido de Principales resultados: http://www.encup.gob.mx

Sirvent, C., & Delgadillo, F. (10 de Abril de 1997). Realineamiento del voto y nuevo orden electoral 1997.
Apunte Electoral, El Nacional, pág. 2.

Stokes, S. (1998). ¿Son los partidos políticos el problema de la democracia en América Latina? Política y
Gobierno, 13-46.

15