You are on page 1of 3

EL SANTUARIO DEL SEÑOR DE LOS MILAGROS

Su origen se remonta a 1776. En la hacienda "Los Pinos", , aparecieron –según la tradición-


dos mulas blancas cargadas con cajas, en las que se hallaron dos imágenes talladas en
madera, con la inscripción "Valle de Locumba", y otra que decía "Para el pueblo de Sama".

En el siglo XVIII en el soleado valle de Locumba aparece un 14 de Septiembre un mulo


blanco, según cuentan los antiguos del lugar, que llevaba sobre su lomo dos cajas – una
grande y otra pequeña – que contenía dos imágenes de Cristo crucificado en las cuales se
indicaba que la caja grande era para Sama y la pequeña para Locumba.Los moradores
buscaron al arriero y al dueño del mulo pero no los encontraron, el mulo había llegado con
paso ágil parándose bajo las sombras de una palmera y se acercaron a el. Los moradores
vieron las cajas, las abrieron, y al darse cuenta que era más grande que la otra decidieron
quedarse con esta.

Cargaron al mulo con la pequeña caja e intentaron arriarlo tratando de llevar esa caja a Sama,
pero el mulo caía en tierra como agobiado por el peso y por más intento que se hizo no
consiguieron mover al mulo. Finalmente el pueblo se decidió quedarse con la caja pequeña
que contenía el Cristo crucificado y enviar al grande a Sama. Se cambió de cajas al mulo y
este comenzó nuevamente a paso ágil su camino hacia Sama hasta que ya no se le vio.

Fue así como el Cristo pequeño quiso quedarse en Locumba, para ser venerado en el
Santuario donde el Señor quiere derramar sus gracias, y el Cristo grande se quedó en Sama
¿Por qué? – nos preguntamos – Así lo quiso el Señor, para que se haga su voluntad de
quedarse en Locumba y bendecir a toda persona que con fe sincera se acerca a Él a pedirle
algo.

Posteriormente, en el pequeño pueblo que de ahí existe, el Señor comenzó a derramar su


Gracia y así el pueblo lo consagró a Cristo crucificado como patrón, el 13 de mayo de 1784.

El templo donde esta el Señor se destruyó totalmente por las lluvias, pero a la imagen del
Señor no le pasó nada.

El primer Obispo de Tacna Mons. Carlos Masías, forma un comité para la construcción de un
nuevo templo y luego Mons. Alfonso Zaplana, el segundo Obispo de la Diócesis construye el
templo que hoy cobija al Señor de Locumba y que acoge a tantos peregrinos que van en
búsqueda de la Gracias del Señor. Esto hace que todos los años y especialmente en el mes
de Septiembre (para el día 14) la aglomeración de peregrinos se haya convertido en una
tradición religiosa que comprende: la práctica del sacramento de la reconciliación, la
celebración de la Eucaristía, el participar de la procesión, el llevar agua bendita y alguna
imagen del Señor de Locumba, el pedir una bendición para la familia.

El mismo ambiente del pueblo de Locumba favorece la oración e invita a un encuentro


personal con el Señor de la vida. Es una fiesta sin licor, sin bailes mundanos. Un grupo de
sacerdotes gastan su tiempo atendiendo pastoralmente a los peregrinos: administran el
sacramento del perdón, bendicen a las personas, celebran la Santa Misa... En Locumba todas
las personas tienen la oportunidad de expresar su fe, allí nadie es marginado. Mientras tanto
las compañías de danzarines religiosos ofrecen a Dios su danza como oración.
EL AVESTRUZ QUE (A VECES) NO DECIA NI CHUS NI MUS

Había una vez un avestruz al que no le interesaba nada de lo que sucedía a su


alrededor.[…]

Nada importante le interesaba, pero lo que si lo apasionaba era el chisme. Tan pronto
escuchaba del pico de alguna cacatúa o cotorra que alguien había metido la pata, que no
había hecho lo que tenía que hacer, que se había descubierto algún defecto o mentira, o
que estaba metido en algún problema serio, el avestruz sacaba la cabeza, alargaba su
cuello y no se perdía ni una sola palabra de lo que se decía […]

Una tarde, pasaron a su lado unos conejos muy asustados. - ¿Has escuchado que un
tigre anda por aquí? -No - dijo el avestruz, y metió en actitud de desprecio Ia cabeza bajo
Ia tierra.

Una hora más tarde, escuchó una voz que le decía:

- ¿Has oído algo de un tigre que anda merodeando por este lugar?

Con la cabeza todavía bajo la tierra, el avestruz dijo fastidiado:

- Mire, quien quiera que sea, a mí solo me interesan los chismes, los buenos chismes,
todo Io demás me tiene sin cuidado, así que déjeme en paz.

Pues tengo un chisme muy bueno- dijo la voz.

De inmediato, el avestruz sacó la cabeza del hueco y se encontró nada menos que con el
tigre, que estaba parado frente a él. […]

Mira- dijo, me han contado que en este lugar hay un animal tan tonto que no le interesa
nada lo que sucede a su alrededor. No le interesa si se quema el bosque o si se inunda, si
cortan los árboles o si hay una injusticia. A ese animal solo le interesan los chismes, nada
más que los chismes.

El avestruz alargó el cuello para escuchar mejor.

- Y por eso mismo- dijo el tigre-, por no preocuparse por su propia seguridad y la de los
otros animales, un día un tigre venido de otra región se Io comió.

- i Bien hecho, que animal tan tonto!

El tigre solo sonrió y, de un zarpazo, echó al avestruz al suelo.[…]

Piensa en esto: Si no te interesa lo que pasa en tu ciudad, en tu país y en el mundo, un


día descubrirás que no hiciste lo que tenías que hacer para mejorar tu vida y la de los
demás.[…]
Después de la lectura
1. ¿Para qué van a leer este texto?

2. ¿Dónde transcurrirá la historia?

3. ¿Cuál es la moraleja de la fábula?

4. ¿Qué le interesaba escuchar a la avestruz. Completa el organizador?

TEMAS DE INTERES
PARA LA
AVESSTRUZ

5. ¿Qué cualidades y defectos crees que tiene la avestruz?

CUALIDADES: DEFECTOS:

6. ¿Explica a qué se refiere la siguiente expresión? Alguien ha metido la


pata.

7. ¿Qué piensas acerca de los chismes?