You are on page 1of 8

Que es la dureza del agua, Clasificación,PH optimo

QUÉ ES?
Se denomina dureza del agua a la concentración de compuestos minerales que hay en una
determinada cantidad de agua, en particular sales de magnesio y calcio. El agua denominada
comúnmente como “dura” tiene una elevada concentración de dichas sales y el agua “blanda”
las contiene en muy poca cantidad.
La unidad de medida de la dureza que se utiliza más habitualmente son los grados
hidrométricos franceses (º H F), y el cálculo de este parámetro responde a la siguiente
fórmula:
(mg/l Ca x 2.5 + mg/l Mg x 4.2) /10
¿CÓMO SE GENERA LA DUREZA DEL AGUA?
La presencia de sales de magnesio y calcio en el agua depende fundamentalmente de las
formaciones geológicas atravesadas por el agua de forma previa a su captación. Las aguas
subterráneas que atraviesan acuíferos carbonatados (calizas) son las que presentan mayor
dureza y dichos acuíferos están formados por carbonatos de calcio y magnesio.
Las aguas subterráneas procedentes de acuíferos con composición eminentemente silicatada
(p.e. granitos) dan lugar a un agua blanda, es decir, con cantidades muy bajas de sales de
calcio y magnesio.
¿EN QUÉ INFLUYE LA DUREZA DEL AGUA EN NUESTRO DÍA A DÍA?
Un efecto muy visible en aguas de distinta dureza (un agua “dura y un agua “blanda”) es su
diferente comportamiento ante la adición de jabón. En presencia de la misma cantidad de
jabón, la aparición de espuma es mucho menor si se trata del agua “dura”, ya que el calcio y el
magnesio reaccionan con los compuestos que forman el jabón y dejan de ser efectivos, con la
consiguiente necesidad de añadir más cantidad de jabón si nos encontramos en este extremo.

El efecto más conocido en lugares en los que el agua de abastecimiento presenta una elevada
dureza es la formación de incrustaciones calcáreas (comúnmente denominadas como cal).
Es importante conocer la dureza del agua de abastecimiento de nuestra localidad, ya que ese
dato nos permite ajustar el funcionamiento de determinados electrodomésticos que ofrecen
dicha posibilidad (sobre todo lavadoras y lavavajillas). Esta regulación previa del aparato
permitirá que se operen cambios en el funcionamiento del mismo en función del valor
seleccionado y de este modo se compensen los efectos negativos que un agua de elevada
dureza puede provocar, con el consiguiente mejor funcionamiento y mayor duración del
electrodoméstico.
Clasificación de la dureza del agua (º H F):
- <7:agua muy blanda
- 7-14:agua blanda
- 14-32:agua de dureza intermedia
-32-54:agua dura
- > 54: agua muy dura

CALIDAD DEL AGUA EN TRATAMIENTOS AGROQUÍMICOS

El agua cubre el 71% de la superficie de la corteza terrestre, localizándose principalmente en


los océanos donde se concentra el 96,5% del agua total, y el 3,5 % restante se distribuye
entre los glaciares y casquetes polares, los depósitos subterráneos (acuíferos), los permafrost
y los glaciares continentales; y el resto, que es tan sólo un 0,04%, se reparte en orden
decreciente entre lagos, humedad del suelo, atmósfera, embalses, ríos y seres vivos.

Aunque el agua oceánica sea la mayoritaria, esta no puede aprovecharse por el hombre debido
a la alta salinidad que presenta y debe hacerse uso del agua dulce existente. Se estima que
aproximadamente el 70% del agua dulce es usada para agricultura y el 30% restante se
reparte entre el uso industrial (20%) y el uso doméstico (10% restante).

El agua es esencial para la mayoría de las formas de vida conocidas, incluida la humana. El
acceso al agua potable se ha incrementado durante las últimas décadas en la superficie
terrestre.

El agua actúa como medio, o “carrier”, sobre el que se estabiliza y dispersa el producto
agroquímico, de manera que la idoneidad de este medio de dispersión será fundamental a la
hora de asegurar un óptimo tratamiento. Los productos fitosanitarios son disueltos en agua
para su empleo, y dependiendo de la calidad de las aguas actúan con mayor o menor eficacia.

LA CALIDAD DE UN AGUA VENDRÁ


DETERMINADA POR SU PUREZA, O LO
QUE ES LO MISMO, POR TODO LO QUE
LLEVE ASOCIADO O DISUELTO
DISTINTO A LA PROPIA AGUA, SALES
MINERALES, MATERIA ORGÁNICA,
LIMOS…
Existen diferentes factores que determinan la calidad de un agua, como son:
 El pH o potencial de Hidrógeno del medio
 La materia orgánica en suspensión y las partículas sólidas insolubles en suspensión
(arcillas)
 Las sales disueltas (dureza del agua)
Cada uno de estos factores va a actuar negativamente sobre el tratamiento, restando
efectividad a las aplicaciones.

1) Influencia de la presencia de sales disueltas: dureza del agua

Se denomina dureza del agua a la concentración de compuestos minerales que hay en una
determinada cantidad de agua, en particular sales de magnesio y calcio. La dureza total del
agua normalmente se expresa en mg/L de CaCO3 y se clasifica según se detalla en la figura 1.

Figura 1. Calidades de agua de tratamiento en función de la


dureza

Si se utiliza un agua con un alto contenido en sales disueltas (agua dura) la efectividad de los
tratamientos fitosanitarios puede verse mermada porque su emulsionabilidad y dispersabilidad
en el “carrier” quedan reducidas. Los iones disueltos (especialmente calcio y magnesio)
forman sales insolubles con las formulaciones de los fitosanitarios (o con los surfactantes con
los que van estabilizados), reduciendo la concentración de principio activo en el caldo de
tratamiento.

Además, estas sales de materias activas con los cationes mencionados, pueden reducir la
velocidad de adsorción de la materia activa a través de la cutícula de la hoja, y en casos de
productos fotosensibles, aumenta el tiempo de exposición a los rayos solares, reduciendo
notablemente la efectividad del tratamiento.

Figura 2: Rangos de pH óptimos para tratamientos en distintos cultivos


En el caso del glifosato, hay infinidad de estudios científicos realizados, ya que se trata de una
sustancia ampliamente utilizada en agricultura y a la que la dureza del agua le afecta
negativamente; incluso se ha llegado a establecer una fórmula que permite cuantificar el
proceso de inactivación (Villaseca, S.; 1988) que puede verse reseñada en la figura 3.

Figura 3. Fórmula de inactivación del glifosato

Ejemplo: usando un agua de dureza 400 ppm; con una dosis de 1 Kg/Ha y un volumen de
tratamiento de 200 L/Ha,el % de inactivación puede llegar a ser del 37%; quedando
fehacientemente demostrada la importancia de la dureza del agua en los tratamientos
fitosanitarios.

Como ejemplo, otros autores, Ing. Agr. Allieri, Luis 1; Ing. Agr. Papa, Juan C.2 I1 Técnico de
Dow Agrosciences Argentina, Crop Protection, 2 Técnico del Grupo de Trabajo Protección;
realizaron ensayos para evaluar el impacto del empleo de aguas duras en la efectividad de tres
tipos de sales de glifosato, para ello se utilizaron aguas de tres calidades diferentes:

-Desmineralizada
-1500 ppm de dureza Total
-3000 ppm de dureza Total

Y se evaluaron tres tipos de sales de glifosato diferentes:

-Sal de Isopropilamina
-Sal potásica
-Sal monamónica

La evaluación del impacto de la dureza del agua en el tratamiento se realizó mediante un


control visual, respecto a un testigo sin tratar a 7 y 14 días después de la aplicación. Los
resultados obtenidos pueden verse a modo de tabla resumen en la figura 4.

Figura 4. Impacto de la dureza del agua en la reducción de la efectividad de sales


de glifosato
Como se observa en la tabla de resultados, a mayor dureza del agua se reduce la efectividad
de los tratamientos notablemente, alcanzándose valores de hasta el 40% en algunos
casos, lo cual refleja la importancia de la calidad del agua en la efectividad del tratamiento
fitosanitario

CONCLUSIONES

1. Existen diferentes factores que determinarán la calidad de un agua, como son:


a. El potencial de Hidrógeno
b. Materia orgánica y partículas sólidas insolubles en suspensión (arcillas, limos…)
c. Sales disueltas (dureza del agua)

2. El agua se usa como agente conductor o “carrier” de los tratamientos fitosanitarios,


pero debido a sus características solventes, ésta puede contener infinidad de sales disueltas
que alterarán la efectividad de los tratamientos, ya que pueden interferir en la estabilidad de
las sustancias usadas para tales fines, reduciendo notablemente su efectividad.
3. Para corregir estas interferencias (pH y dureza del agua) asociadas a los
diferentes tipos de aguas de riego, se pueden utilizar productos correctores que
minimicen o anulen el impacto negativo de estos parámetros en la efectividad de los
tratamientos fitosanitarios. ARVENSIS ha diseñado para tales fines ACISOL
COMPLEX, que combina ambos efectos en una formulación líquida de fácil manejo y
aplicación.
Propiedades de ACISOL COMPLEX

1. Agente tamponante regulador del pH


a. Mejora de tratamientos fitosanitarios

Es reseñable indicar que se trata de una solución tampon o “buffer” y no de un producto que
simplemente disminuye el pH del agua, como pudiera ser el efecto conseguido con la
aplicación de una sustancia ácida.

Se trata de un producto tamponado, cuya aplicación a la dosis recomendada bajará el pH del


agua de tratamiento hasta el valor óptimo deseado (entorno a 5) y lo mantendrá constante en
ese valor. La adición de un producto alcalino no ocasionará que el pH aumente provocando un
indeseado efecto sobre los principios activos que se estén utilizando.

En los laboratorios de ARVENSIS se ha realizado un ensayo para investigar la influencia del


pH en la actividad del glifosfato (herbicida ampliamente conocido) sobre Cynodon dactylon.
Los resultados se muestran en la figura 5.

Figura 5. Impacto del pH del agua en la reducción de la efectividad de la sal


monoatómica de glifosato
En la gráfica mostrada se observa claramente como ACISOL COMPLEX, además de favorecer
la disminución del pH desde el valor inicial de 8 a un valor final de 5, consigue favorecer el
efecto del principio activo, mejorando la acción del herbicida.

b. Mejora la asimilación de nutrientes

El producto se puede usar en combinación con productos nutricionales, regulando el pH de la


mezcla hasta niveles óptimos de asimilación por parte de la planta, como son pH desde 5
hasta 6,5.

En los laboratorios de ARVENSIS se realizó un estudio para verificar la influencia del pH en la


absorción de Nitrógeno durante un ciclo de crecimiento de tomate (Lycopersicum esculentum)
cultivado al aire libre. Los resultados se muestran en la figura 6.

El gráfico nos muestra claramente un efecto negativo en la asimilación del Nitrógeno por parte
de la planta cuando aumenta la alcalinidad en el medio. Tomando como 100 % el valor de
absorción máximo de Nitrógeno obtenido con ACISOL COMPLEX (que corresponde con 2,20
Kg de Nitrógeno por cada 1 Tn de tomate producido), se observa que los otros tratamientos
dan resultados muy por debajo de dicho valor (1,53 Kg de Nitrógeno/Tn de tomate en el caso
del producto de la competencia y tan sólo 0,65 Kg de Nitrógeno/Tn de tomate en el caso de no
aplicar ningún tratamiento corrector del pH)

Figura 6. Absorción de Nitrógeno durante un ciclo de crecimiento de tomate


cultivado al aire libre en función de la variación del pH del agua de tratamiento.