You are on page 1of 14

Objetivo general

Identificar y determinar las variables que intervienen en el fenómeno de la corrosión, así


como reconocer los métodos adecuados para su prevención mediante sistemas que
muestren diferentes tipos de corrosión.

Objetivos específicos
a) Reproducir diferentes tipos de corrosión
b) Establecer la relación que hay entre el potencial de corrosión y la capacidad de un sistema
para generar corrosión.
c) Identificar las variables que intervienen en el proceso de la corrosión.
d) Explicar el comportamiento de diversos materiales metálicos (pares galvánicos) en
diferentes medios corrosión.

Introducción

La Corrosión es un término que se utiliza para describir el proceso de deterioro de materiales


metálicos (incluyendo tanto metales puros, como aleaciones de estos), mediante reacciones
químicas y electroquímicas. Para el caso del deterioro relacionado con otros tipos de
materiales, como los polímeros y cerámicos, se utiliza el término degradación.
La mayoría de procesos de corrosión involucran reacciones de reducción-oxidación
(reacciones electroquímicas), donde para que se desarrollen estos procesos, es necesaria la
existencia de tres constituyentes: (1) electrodos (un ánodo y un cátodo), (2) un electrolito,
conductor, que en la mayoría de casos corresponde de una solución acuosa, y (3) una
conexión eléctrica entre los electrodos. La Figura 1 muestra de forma representativa un
esquema de estos elementos, formando lo que se conoce como una celda electroquímica.
Las ecuaciones de las reacciones que ocurren en los electrodos son las siguientes:
• En el ánodo: M0 → Mn + ne¯ (Oxidación)
• En el cátodo: Mn + ne¯ → M0 (Reducción)
Figura 1. Representación de una celda electroquímica
Como se observa en las ecuaciones, el ánodo cede electrones al sistema cuando reacciona,
aumentando su número de oxidación, cambiando de su estado metálico base a cationes que
se disuelven en el electrolito, siendo este el material que se sufre el fenómeno de corrosión.
El potencial electroquímico define la susceptibilidad o la resistencia de un material metálico
a la corrosión, cuyo valor varia en dependencia de la composición del electrolito. Cuanto más
positivo sea el valor de dicho potencial, más noble (resistente) es el material. Mientras que
en el caso contrario, cuanto más negativo sea este, más reactivo es el material a la corrosión.
Los productos que se forman a partir del proceso de corrosión, sobre la superficie del
material, pueden afectar de manera negativa o positiva, las propiedades del material,
dependiendo de su naturaleza y las condiciones que lo rodean.
Tipos de corrosión
Existen muchos tipos de procesos de corrosión diferentes que se caracterizan dependiendo
tanto de la naturaleza del material y de las condiciones del medioambiente, donde se
desarrollen. Una forma común de clasificar los tipos de corrosión, es mediante las siguientes
cuatro categorías: corrosión generalizada, corrosión localizada, corrosión combinada con un
fenómeno físico, y otros tipos.
Corrosión generalizada (uniforme)
La corrosión generalizada, también nombrada como corrosión uniforme, ocurre sobre toda
la superficie del material de forma homogénea, deteriorándolo completamente. Este tipo de
corrosión es el que mayor pérdida de material provoca, pero es relativamente fácil de
predecir y controlar, por lo que un accidente producido por este es de rara ocurrencia.
Corrosión localizada
La corrosión localizada, al contrario de la corrosión uniforme, representa un mayor riesgo
potencial, debido a su difícil detectabilidad ya que se manifiesta en zonas específicas en el
material, determinadas tanto por la naturaleza del material, la geometría de este, y las
condiciones del medio al que se somete. Los procesos de corrosión localizada de mayor
ocurrencia son galvánica, por fisura, por picaduras, por cavitación y microbiológica.
Corrosión galvánica
La corrosión galvánica ocurre cuando existe una unión, física o eléctrica, entre metales de
diferente naturaleza, lo cuales, en la presencia de un electrolito, forman una celda
electroquímica, donde el material de menor potencial electroquímico es el que se corroe. La
figura 2 muestra un ejemplo de este tipo de corrosión.

Figura 2. Corrosión galvánica sobre una placa de acero (ánodo)


Corrosión por fisuras
Este tipo de corrosión es similar a la corrosión galvánica, que se produce en zonas estrechas
donde la concentración de oxígeno es mucho menor que en el resto del sistema, y cuyo
efecto induce a que estas zonas de menor concentración de oxígeno actúen como un ánodo,
propiciando el proceso de corrosión, en las fisuras.
Corrosión por picaduras (pitting)
La corrosión por picadura, conocida también como pitting se presenta en materiales
pasivados, debido a las características geométricas del sistema, existe una acumulación de
agentes oxidantes y un incremento del pH del medio, lo que propicia el deterioro de la capa
pasivada, permitiendo que la corrosión se desarrolle en éstas zonas puntuales.

Pasivación: Es la formación de capas superficiales sobre un metal, el cual queda protegido de


los agentes químicos agresivos, por lo general, esta capa son óxidos del metal que está
protegiendo.

Corrosión por cavitación


La corrosión por cavitación ocurre en sistemas de transporte de líquidos, hechos de
materiales pasivados, donde por cambios de presión en el sistema, se producen flujos
turbulentos que forman burbujas de aire, las cuales implosionan contra el material del
sistema, deteriorando la capa de pasivación, facilitando el desarrollo del proceso de
corrosión, de forma similar a la corrosión por picaduras, cuya diferencia se observa, en que
el efecto de la cavitación es de mayor tamaño.
Corrosión microbiológica
La corrosión microbiológica, en realidad no es un tipo de corrosión en sí, sino que más bien
es un fenómeno que facilita el desarrollo de otros procesos de corrosión. Las bacterias son
los microorganismos más influyentes en este caso, por lo que también es conocida como
corrosión bacteriana y se produce en sistemas de transporte de líquido, facilitando la
corrosión por picaduras.
Oxidación
La oxidación es un tipo de corrosión que se desarrolla en procesos de alta temperatura, en
la presencia de algún gas oxidante, como el oxígeno, azufre y elementos halógenos. Las
reacciones relacionadas son meramente química al no existir un electrolito de por medio,
por lo que también se conoce como corrosión seca. Las moléculas del gas oxidante
reaccionan con el material involucrado, donde, por efecto de la temperatura, el compuesto
formado se difunde al interior del material, permitiendo que el proceso continúe,
fragilizando el material.
Factores que Influyen en la Corrosión
Factores, considerados como los de mayor efecto sobre el proceso corrosivo.
Acidez de la solución
El pH de una solución es una propiedad que define la cantidad de iones de hidrógeno libres
en dicha solución. Si el pH es menor a 7 (pH 7) [6], ya que permiten que la zona anódica
reaccione en mayor proporción, ya que se liberan electrones de tales reacciones.
Debido a la capacidad de aceptar electrones, las soluciones ácidas son más corrosivas que
las soluciones tanto neutrales (pH = 7) como alcalinas (pH > 7) [6], ya que permiten que la
zona anódica reaccione en mayor proporción, ya que se liberan electrones de tales
reacciones.
Sales disueltas
Las sales ácidas, al diluirse en la solución electrolítica, disminuyen su pH, acelerando el
proceso de corrosión por el efecto de acidez.
Capas protectoras
La tendencia a la corrosión de un material se puede reducir con la existencia de capas que
protejan su superficie. Estas capas pueden ser aplicadas artificialmente, en forma de
recubrimientos; o pueden aparecer a través del fenómeno de pasividad, formándose capas
de óxidos metálicos que impiden el avance del proceso corrosivo.
Concentración de oxígeno
La concentración de oxígeno en el medio electrolítico puede acelerar o retardar el proceso
de corrosión, dependiendo de la naturaleza del material. Para el caso de materiales ferrosos,
al aumentar la concentración de O2, aumenta la velocidad de corrosión pues el producto
corrosivo no protege al material.
Temperatura
La velocidad de corrosión tiende a aumentar al incrementar la temperatura, debido a que se
acelera la difusión del oxígeno del medio hacia el material afectado, inclusive a través de
capas de pasivación, fragilizando a este. Experimentalmente se ha demostrado que un
aumento en la temperatura de 2° C, incrementa al doble la tasa de corrosión,
aproximadamente. La temperatura, representa el factor más importante para el desarrollo
del proceso de corrosión por oxidación, como se mencionó con anterioridad. Velocidad de
flujo En sistemas de transporte de fluidos, al aumentar la velocidad de flujo del medio, por
lo general, aumenta la tasa de corrosión, debido a que: (1) permite a las sustancias corrosivas
alcanzar y atacar zonas aún no afectadas, y (2) evita en cierta medida la formación y/o
acumulación de capas resistentes a la corrosión que protejan al material por efecto erosivo
Según la temperatura incrementa, la tasa de todas las reacciones químicas incrementa
también. Esto incluye la corrosión. Una alta temperatura en presencia de humedad y oxígeno
en la atmósfera es la razón por la que la corrosión sucede más en verano.
Control de la corrosión
Muchas son las formas de evitar o por lo menos retardar los fenómenos de corrosión. El
procedimiento a elegir depende de las características, dimensiones y aplicaciones del objeto
a proteger.
Así puede comenzarse desde el punto de vista metalúrgico, por efectuar aleaciones con otros
metales, de tal manera de aumentar la resistencia a la corrosión, por ejemplo: los diversos
tipos de aceros inoxidables o recubrimientos con películas metálicas (hierro galvanizado).
La selección de un material resistente a la corrosión, siempre es el primer tipo de control que
se debe considerar. Esto en muchas ocasiones no es posible, ya que este es limitado por (1)
las condiciones del medio circundante; (2) las condiciones dimensionales y geométricas
necesarias en el material en función de la aplicación requerida; y (3) un costo económico
elevado. Lo cual hace que la selección de un material resistente no sea factible y/o posible,
por lo que se deben considerar otros tipos de métodos para esto.
Protección catódica
La protección catódica constituye el método más importante de todos los que se han
intentado para conseguir el control de la corrosión.
La técnica genera una corriente eléctrica exterior que reduce virtualmente la corrosión a
cero, pudiéndose mantener una superficie metálica en un medio corrosivo sin sufrir
deterioro durante un tiempo indefinido.
El mecanismo de protección se centra en la generación de la corriente externa suficiente
que, entrando por toda la superficie del elemento a proteger, elimina la tendencia de los
iones metálicos de éste a entrar en disolución.
En la práctica se puede aplicar la protección catódica para proteger metales como acero,
cobre, plomo, latón, aceros inoxidables y aluminio, contra la corrosión en todos los tipos de
suelos, y medios acuosos. No puede emplearse para evitar la corrosión en áreas de metal
que no están en contacto con el electrolito.

Ánodos de sacrificio
La técnica consiste en añadir un ánodo cuyo potencial de reducción sea mucho menor al del
elemento a proteger, y por un simple efecto de pila galvánica, se obtiene la protección de
dicho elemento, al destruirse el ánodo (que se sacrifica).
Los ejemplos más comunes son el uso de zinc en galvanizados, o en pinturas, o de magnesio
en calderas de agua dulce, para la protección del acero, o del acero revestido.
Los metales más usados como ánodos de sacrificio son el Zinc y el Aluminio para el agua de
mar, y el Magnesio o el Zinc para suelo o agua dulce.
Corrosión en la Industria en la Industria Petrolera
Los efectos de la corrosión sobre instalaciones y equipos industriales producen anualmente
pérdidas que llegan a cifras muy importantes; en los países industrializados se ha valorado
en el 3% del PBI. Este porcentaje puede tomarse sobre la valoración equivalente de la
industria petrolera y del gas para llegar a una cuantificación aproximada de sus efectos
económicos. La industria del petróleo es compleja, con técnicas de exploración y producción
exigentes, lo cual aunada al ambiente facilita que los materiales puedan fallar. Estadísticas
indican que de todas las fallas que ocurren en las operaciones de la industria la más
importante es la corrosión con el 33% de los casos, siendo la misma uno de los principales
problemas que afecta la vida útil de los equipos e instalaciones de la industria petrolera
ocasionando el deterioro de los material es metálicos en cada etapa asociada a la industria
petrolera como son exploración, perforación, producción y refinación.
La industria petrolera utiliza materiales metálicos para lograr extraer, transportar, procesar
y almacenar los diferentes productos desde los pozos hasta los terminales de embarque,
pasando por etapas de procesamiento y almacenamiento.
Debido a que es casi imposible evitar la corrosión, es cada vez más evidente que el control
de la misma puede ser la solución más económica. Una de las tecnologías más significativas
para el control de la corrosión es el uso de recubrimientos los que deben resistir las
especies corrosivas, así como las temperaturas, presiones de operación y deben ofrecer
una mejora en la resistencia al desgaste (erosión, abrasión y al impacto) que en una medida
u otra están involucrados en la utilización de tuberías y equipos.

Diagrama del proceso

Practica 5 2.- Observar que


A) 1.- medir potencial
material se corroe mas
Corrosion de la celda
rapido

4.- Sumergir cada par


5.- Realizar paso 4 para 3.- Elegir el electrodo
de electrodos y
cada electrodo de referencia
registrar datos

6.- Lavar el electrodo


de referencia cada que
se introduzca con un
nuevo electrodo
1.- Construir celda 2.- Agregar puente
EXPERIMENTO 2
de concentracion salino

5.- Agregar sulfato


3.- Introducir 4.- Tomar lectura de
de cobre a solucion 1
electrodos de cobre potencial
y agua a solucion 2

6.- Homogenizar la 7.- Tomar lectura de


mezcla potencial

1.- Construir celda de 2.- Colocar solucion


Experimento 3
temperatura de cloruro de sodio

5.- Calentar y cada 5


4.- Colocar una
°C tomar lectura de 3.- Colocar puente
hemicelda en la
potencial hasta llegar salino
parrilla
a la ebullicion

6.- Ocupar
electrodos de Fe
Resultados experimentales.
Serie galvánica

Se midio el potencial de celda (E) generado debido a la posición de los electrodos en la


serie electromotriz y con respecto al medio electrolítico; se observa que algunos metales
pueden corroerse con mayor facilidad (anodo).

Tabla 1. Resultados de serie galvanica

Par galvanico Medida de Par galvanico Medida de Par galvanico Medida de ¿En que
potencial(V) potencial(V) potencial(V) medio se
corroe
mas
rápido?
Anodo Catodo pH= Acido Anodo Catodo pH= Neutro Anodo Catodo pH= Basico

HCl NaCl NaOH

Cobre Plomo 0.420 Cobre Plomo 0.365 Cobre Plomo 0.470 Basico
porque el
potencial
es mayor

Cobre Bronce 0.816 Cobre Bronce 0.035 Cobre Bronce 0.119 Acido
porque el
potencial
es mayor
Cobre Hierro 0.495 Cobre Hierro 0.250 Cobre Hierro 0.280 Acido
porque el
potencial
es mayor

Cobre Alumini 0.696 Cobre Aluminio 0.574 Cobre Aluminio 1.334 Basico
o porque el
potencial
es mayor

Celda de concentración

Se construyo la celda de concentración con 2 semiceldas de una solución de sulfato de


cobre con la misma concentración y ambas con electrodos de cobre, se coloco el puente
salino y el multímetro para medir el potencial. Una vez que todo está conectado
correctamente se mide el potencial de la celda. Posteriormente se agregan 20 ml de
solución de sulfato de cobre a la solución 1 y 20 ml de H2O a la solución 2 para diluirla y se
agita hasta homogenizarla, para medir nuevamente el potencial de la celda. Se repite otras
tres veces el procedimiento hasta tener los suficientes valores para construir una gráfica.
Las semiceldas se comportan como ánodo.
Tabla 2. Resultados de celda de concentracion

Celda de concentracion

Anodo Catodo Potencial medido Volumen


(mV) agregado(mL)

Zinc Cobre 2.5 0

Zinc Cobre 2.4 10

Zinc Cobre 3.1 20

Zinc Cobre 3.8 30

Zinc Cobre 4.1 40

Zinc Cobre 4.6 50

Zinc Cobre 5.3 60

Zinc Cobre 6.3 70

Zinc Cobre 6.4 80

Celda de temperatura

Se construye la celda de temperatura de igual manera a como se construyó la celda de


concentración. La diferencia es que se coloca una solución de cloruro de sodio (3 al 10%) y
electrodos de Fe° en las 2 semiceldas, se coloca el puente salino, el multímetro y en una de
las semiceldas se pone una parrilla de calentamiento y con un aumento de 5°C de
temperatura se mide el potencial de hasta llegar a la ebullición.
Tabla 3.Resultados de celda de temperatura

Celda de temperatura

Temperatura (°C) Potencial (Volts)

28 60

33 18

38 87

43 102

48 113

53 122

62 120

68 131

Proteccion catódica por anodos de sacrificio

En un cristalizador que contiene ferroxilina se colocan separadamente un electrodo de Fe° y otro de


Zn°, después de un lapso de tiempo se observa el comportamiento de los materiales en este medio.
Observar que zonas se tiñen de azul (anódicas). Posteriormente en otro cristalizador con ferroxilina
se ponen en contacto otros electrodos limpios.
Conclusión
Se sabe que la corrosión es un proceso que aparece en todas las ramas de un proceso
productivo, pero se desarrollan nuevas tecnologías que contrarrestan este proceso, nosotros
como ingenieros nos sustenta para poder reducir la corrosión, ya sea en tanques de
almacenamiento, ductos, bombas, etc. Con base en los datos que ya se tienen sobre la
corrosión, tenemos en cuenta que es afectada por factores ambientales, la estructura del
metal, ya que unos presentan mayor resistencia que otros, si es una solución la
concentración que tiene el fluido corrosivo. Todos estos factores determinaran que tan
rápido será el proceso de corrosión. Experimentalmente se llevó a cabo esto con celdas
galvánicas, en tres diferentes medios, ácido, básico y neutro. Entre mayor sea el potencial
obtenido, mayor será la tendencia a la corrosión de ese par galvánico en ese medio. Otro
punto importante es que entre más se aumentara la concentración también se incrementaba
el potencial, es decir, la velocidad de la corrosión era mayor. En esta práctica también previo
que para reducir la corrosión se puede emplear el método de ánodos de sacrificio, los cuales
hacen una protección catódica disminuyendo considerablemente la velocidad de corrosión
en un medio muy agresivo pues sustituyen el desgaste por corrosión en la tubería o material
objetivo y se corroen como lo habíamos visto, esto nos permite estar sustituyéndolos una
vez que termina su uso, sin arriesgar la integridad de las estructuras importantes.

RETANA DIAZ RICARDO PAULINO


Referencias bibliográficas.

 Salazar, José Alberto, Introducción al fenómeno de corrosión: tipos, factores que


influyen y control para la protección de materiales (2015). [En línea] Sitio web:
http://www.scielo.sa.cr/pdf/tem/v28n3/0379-3982-tem-28-03-00127.pdf. (Fecha
de consulta 23/05/2018)

 Revie R. W. y Uhlig H. H.(2008). Corrosion and Corrosion Control – An Introduction to


Corrosion Science and Engineering. Wiley & Sons, Inc: USA.

 Pasivación. [En línea] Sitio web:


http://cdigital.dgb.uanl.mx/la/1020146885/1020146885_011.pdf (Fecha de
consulta 23/05/2018)

 Control de la Corrosión. Milacron Mexicana Sales, S.A. de C.V. | División CIMCOOL.


[En línea] Sitio web:
o http://www.cimcool.ca/uploads/downloads/ControldelaCorrosion_000.pdf
o (Fecha de consulta 23/05/2018)

 Anónimo. Ánodos de sacrificio. COMEX. [En línea] Sitio web:


http://www.pararrayos.com.gt/wp-content/uploads/2013/10/ANODOS-DE-
SACRIFICIO.pdf (Fecha de consulta 23/05/2018)