You are on page 1of 90

UNA GUERRA CONTRA

EL DESARROLLO
EXPONIENDO LA CAMPAÑA DE
DESINFORMACIÓN DEL COPINH EN TORNO AL
CASO DE BERTA CÁCERES
Índice
Introducción � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � 3

I. La deformación del debido proceso � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � 9

A. Violaciones al Debido Proceso � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � 10
B. Supresión de la prueba exculpatoria � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � 12
C. Negación de la presunción de inocencia � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � 19
D. Un proceso penal basado en una investigación incompleta � � � � � � � � � � � � � � � � � 21
E. Falsificación de testimonios � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � 22
F. Acceso irregular e incompleto a teléfonos móviles, otros aparatos, y datos elec-
trónicos � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � 23

II. La falsa mitología del Informe de GAIPE � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � 27

A. No se siguieron las Directrices Lund-Londres � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � 29
B. Alegaciones infundadas � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � 30

III. La verdadera cara del COPINH� � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � 32

A. Historia temprana y cambio de imagen � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � 32
B. Los medios y la retórica radical de COPINH � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � 35
C. Las víctimas del COPINH � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � 39

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 1
IV. LAS ONGs: Incitando al enfrentamiento/conflicto en Honduras � � � � � � � 47

A. Las ONG y su postura anti-desarrollo � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � 48

V. Honduras Necesita Energía renovable � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � 53

A. Contexto político � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � 53
B. Contexto Económico � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � 55
C. Pobreza y Desigualdad Generalizada � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � 55
D. Generación de energía eléctrica en Honduras. � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � 58

VI. La Historia del proyecto de agua zarca � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � 67

A. Ubicación y propiedad de los terrenos � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � 67
B. Financimiento y empresas constructoras � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � 68
C. Autorizaciones legales � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � 69
D. Consultas iniciales con la comunidad y los beneficios del proyecto � � � � � � � � � � � 70
E. Oposición inicial y la violencia del COPINH � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � 73
F. Una Concesión Adicional: la Reubicación del Proyecto al otro lado del Río Gual-
carque � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � 75
G. La Oposición Violenta y Continuada del COPINH � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � 77
H. El COPINH ha difundido información falsa respecto al Convenio 169 de la OIT y
los procesos de consulta a la comunidad afectada � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � 80

Conclusión � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � � 85

2 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
IntroduccIón
Además, se han brindado testimonios en el procedimiento penal que indican que las
primeras personas en llegar a la escena después del asesinato no fueron oficiales de
policía o autoridades policiales: eran miembros del COPINH. A decir verdad, los
investigadores observaron que los miembros del COPINH habían alterado la escena
del crimen antes de que pudiera tomarse cualquier tipo de fotografía o evidencia. La
presencia de otros en la escena del crimen después del asesinato, pero antes de que
se tomaran medidas para asegurar la escena, plantea cuestiones serias con respecto
a la integridad de la escena del crimen. En los casos en los que no existen motivos
para cuestionar la integridad de la escena del crimen, existen motivos para dudar
respecto de la confiabilidad de la evidencia reunida de la escena del crimen.
– B RIAN GREENSPAN Y MICHELLE B IDDULPH 1

En la noche del 2 de marzo de 2016, tuvo lugar un espantoso asesinato en La
Esperanza, Honduras. Por lo menos dos individuos forzaron la entrada a una casa
privada, y dispararon tanto a la dueña de la vivienda como a su huésped. La dueña de
la vivienda moriría a causa de varios disparos recibidos en la parte superior del pecho
antes de que pudiera llegar la ayuda, mientras que su huésped pudo sobrevivir con
heridas de bala en la oreja y el brazo.

1 Brian H. Greenspan y Michelle M. Biddulph, DESA – La investigación y el proceso penal de Honduras,
(2 de julio de 2018) [en adelante Informe de Greenspan], pág. 6 disponible en http://casocaceres.com/
el-informe-greenspan/.

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 3
Este hecho pasaría desapercibido, en un país con elevadas tasas de violencia – sólo
en 2016, hubo 5,154 asesinatos.2 Pero en este caso la víctima fue Berta Cáceres, una
activista conocida internacionalmente y líder del Consejo Cívico de Organizaciones
Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), una de las organizaciones políticas
más poderosas del país.

Partiendo del trasfondo de las crecientes tasas de crimen, impunidad y los precedentes
de amenazas y violencia contra activistas ambientales y de derechos humanos, el asesinato
de Cáceres generó una reacción estridente por parte de las organizaciones no gubernamen-
tales (ONG), locales e internacionales. Esta reacción estuvo determinada por el COPINH
quien había condenado y enjuiciado directamente a Desarrollos Energéticos Sociedad
Anónima (DESA) – la sociedad mercantil hondureña creada para construir el proyecto
hidroeléctrico Agua Zarca al cual Cáceres se había opuesto previa y rotundamente – como
el culpable de lo ocurrido antes de que hubiera empezado siquiera una investigación.

Esta presunción original – de que Cáceres fue asesinada por haberse opuesto al proyecto
Agua Zarca – se convirtió en el eje central de la narrativa y retórica internacional. El
formidable legado de su recuerdo, que crece cada día, es ahora inseparable de esta noción
infundada, raras veces cuestionada y contraria a toda lógica. Esta narrativa contra DESA
se volvió una característica doctrinal de la campaña de presión pública del COPINH que
ha destruido vertiginosamente una inversión multimillonaria y puesto a nueve personas,
primero en detención preventiva y ahora en el banquillo de los acusados (la última persona
detenida fue arrestada justo el día en que se cumplían dos años del terrible asesinato).

Basándose en cientos de páginas de prueba y transcripciones de mensajes de texto
obtenidos por expertos independientes, este Libro Blanco detallará como el COPINH
ha cometido un fraude al desinformar al público y tergiversar los hechos para
acomodarlos a su historia. En vez de apoyar la defamatoria teoría del COPINH sobre
la autoría del crimen, una imagen completamente distinta emerge, que muestra una
organización que manipuló los medios extranjeros y ONGs, una lideresa que colaboró
y se relacionó de forma positiva con nuestro cliente, y más aún, indicios de que hay
potenciales terceros que parecn no haber sido considerados como sospechosos.

Este Libro Blanco muestra además como las acciones el COPINH y otros activ-
istas anti-desarrollo han hecho daño a los más pobres en Honduras, destruyendo
2 Parker Asmann, Problemas de seguridad persisten en Honduras, a pesar de disminución en los homicidios
InSight Crime (20 de abril de 2017) disponible en https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/
problemas-seguridad-persisten-honduras-pesar-disminucion-homicidios/.

4 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
trabajos y oportunidades e incrementando más aun las presiones migratorias. En los
dos años posteriores al asesinato de Cáceres, la inversión en energías renovables y
otros proyectos de infraestructura significativos se han paralizado, y con esto, el desar-
rollo económico se ha estancado no sólo en Intibucá sino también en el resto del país.
El proyecto Agua Zarca habría traído consigo a la zona en cuestión oportunidades
muy necesarias, razón por la cual tuvo, de forma abrumadora, el apoyo popular. El
proyecto incluía alrededor de 250-300 empleos directos y 1,200 empleos indirectos,
además de otras infraestructuras cruciales para el desarrollo de la zona. Ahora, con el
proyecto casi destruido, estos grupos activistas también han detenido al menos otros
cinco proyectos hídricos paralizando aproximadamente 260 millones de dólares en
inversiones y más de 30,000 empleos directos e indirectos.3

Mucho antes del 2 de marzo de 2016, el COPINH había empezado a difundir infor-
mación falsa sobre DESA, lo cual incluía vagos reclamos sobre supuestas violaciones
de derechos de la comunidad indígena en sus procesos de consulta, que el proyecto
amenazaba “formas tradicionales de vida”, y varios reclamos sin especificar sobre
daños al medioambiente. En muchos casos, las razonables exigencias de responsabil-
idad a partir del asesinato han mutado, convirtiéndose en un mensaje radical anti-de-
sarrollo, que ha sido aceptado pasivamente por las ONGs a nivel mundial y la comu-
nidad internacional a pesar de una falta manifiesta de verificación independiente.

En un contexto tan frágil para el estado de derecho, con un caso políticamente
sensible y controvertido, y acompañado además de una presión internacional sin prec-
edentes, se ha generado una tensión fatal que ha afectado y deformado el debido
proceso. Cuando el bufete de abogados Amsterdam & Partners LLP fue contratado a
principios de este año para representar a DESA, nuestra primera acción fue nombrar
a un experto independiente para que verificara cuidadosamente todos los hechos,
evaluara el proceso seguido por el estado, y examinara las conclusiones de un informe
realizado por el Grupo Asesor Internacional de Personas Expertas (GAIPE), un grupo
que había sido designado por el COPINH y la familia de la víctima.

Brian Greenspan, uno de los expertos en derecho penal más respetados de Canadá,
visitó Honduras a principios de este año para realizar una investigación. Sus hallazgos
– presentados en su totalidad más adelante en este libro blanco – muestran profundas
inquietudes en lo relativo a la falta de rigor a la hora de seguir y aplicar los estándares
3 Véase por ejemplo Cohep asegura que pérdidas por proyectos renovables son multimillonarios, Confiden-
cialHN, (19 de septiembre de 2018), disponible en (https://confidencialhn.com/cohep-asegura-que-perdidas
-por-proyectos-renovables-son-multimillonarios/

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 5
legales y administrativos en el proceso, además de la osada parcialidad exhibida por
GAIPE. El Informe de Greenspan detalla cómo los hallazgos claves de las ONGs en este
caso carecen de fuentes, se basan en suposiciones y conclusiones especulativas, pruebas
incompletas, errónea caracterización de la prueba, y una falta general de objetividad.

Impulsados por el apoyo de las ONGs a nivel mundial, esta falta de objetividad
ha distorsionado otros debates más amplios en el país, creando una nociva e innece-
saria separación entre cómo se perciben los derechos de los indígenas (según definidos
por un grupo extremista) y los derechos de otros hondureños a lograr el desarrollo
económico.

Si estos entes internacionales se hubieran ocupado de llevar a cabo su propia inves-
tigación de los hechos, y hubieran visitado a las comunidades en los Departamentos
de Intibucá y Santa Bárbara, podrían haberse sorprendido al encontrar una situación
mucho más compleja de la que ha sido retratada, en la cual una clara mayoría de los
residentes locales habían apoyado al proyecto, y en la que el COPINH no era consid-
erado, ni tan siquiera remotamente, representante de sus intereses.

El proyecto Agua Zarca, el cual se planificó como un proyecto hidroeléctrico del
tipo filo de agua de moderada capacidad en el Río Gualcarque, fue uno entre las
varias docenas de proyectos hidroeléctricos que se aprobaron a través de legislación
nacional en el año 2010. DESA obtuvo todos los permisos legislativos y regulatorios
necesarios de manera legal, y se involucró con las comunidades locales dentro del área
de influencia el proyecto. El proyecto se sometió a un riguroso proceso de diligencias
necesarias, tanto a nivel interno como con expertos externos nombrados por las insti-
tuciones financieras internacionales que apoyaban el proyecto. DESA se comprometió
sólidamente con sus políticas de responsabilidad social, con empleos locales, planes
para nuevos caminos, acceso a electricidad, agua limpia, educación y ayudas al desar-
rollo agrícola.

Inicialmente todas las comunidades de las zonas circundantes, incluyendo a todas las
comunidades indígenas, apoyaron el proyecto. Pero, según el proyecto fue avanzando,
los activistas del COPINH comenzaron a difundir información falsa con el objetivo
de sembrar la discordia para lograr oposición al proyecto. El COPINH declaró, entre
otras cosas, que DESA privatizaría el agua del Río Gualcarque y que además ésta
no había consultado con las comunidades conforme se prevé en el Convenio 169 de
la OIT sobre pueblos indígenas y tribales en países independientes (Convenio 169

6 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
de la OIT) —estas alegaciones son problemáticas en terminos legales y fácticos. Sin
embargo, para el año 2013, estos esfuerzos ya habían dado frutos ya que algunos resi-
dentes de la Tejera, una de las comunidades lencas afectadas, empezaron a oponerse al
proyecto (no obstante, todas las demás comunidades se mantuvieron a favor).

El COPINH, a lo sumo, no es lo que parece ser. Esta organización ha logrado
renombre a través de métodos de confrontación, con frecuencia violentos y una retórica
antiestadounidense. Este Libro Blanco incluye testimonios de una gran cantidad de
víctimas que han sufrido las consecuencias de los actos deplorables llevado a cabo
por los miembros de COPINH. La oposición del COPINH a Agua Zarca, en partic-
ular, parece estar motivada por su selectiva agenda contra el desarrollo y contra la
generación de energía hidroeléctrica, y no en los méritos del proyecto o los verdaderos
deseos y necesidades de las comunidades locales. Los reclamos sobre sostenibilidad
ambiental son infundados y carecen de base, mientras que la difusión regular de infor-
mación falsa sobre el proyecto ha menoscabado con frecuencia el diálogo.4

Asimismo, las confrontaciones se intensificaron y en el año 2013 el COPINH
llevó a cabo una serie de bloqueos de carreteras que conducían al lugar del proyecto,
destrozó vehículos y equipos de DESA, cortó postes de líneas eléctricas, y destruyó un
puente construido sobre el Río Gualcarque. Las tensiones aumentaron cuando el 15
de julio de 2013 partidarios de COPINH entraron empuñando machetes al recinto
de construcción. Ese día personal militar mató a un simpatizante de COPINH, y otro
simpatizante de COPINH disparó y mató a un miembro de la comunidad, un niño de
catorce años.

En un esfuerzo para reducir las tensiones, DESA nuevamente consultó con las
comunidades locales y decidió mover el proyecto, pese a la pérdida de la inversión.
Con este objetivo escogió un lugar situado fuera de la comunidad de la Tejera. Esto no
fue suficiente para el COPINH y sus miembros empezaron a hostigar y amenazar a las
comunidades cercanas que apoyaban el proyecto. De hecho, en 2016 este grupo llegó
a organizarse para que trajeran a activistas de otros departamentos y regiones del país
ya que incluso La Tejera había empezado a distanciarse de la oposición militante y
violenta del grupo. Sin embargo, la reubicación del proyecto tuvo éxito a los ojos de la

4 Véase la discusión en la sección IV-A, infra, sobre las ONGs y su postura anti-desarrollo y las observaciones
sobre la falta de pruebas de sacralidad del Río Gualcarque y la percepción de beneficios económicos que trajo
el proyecto por parte de la mayoría de los pobladores del área, hechas en Julian Burger et al., Proyecto hidro-
eléctrico Agua Zarca: Misión de investigación independiente 16-17; 21 (2016), disponible en https://www.
fmo.nl/l/en/library/download/urn:uuid:f4c32f37-a12f-42d7-b16d-333c54236a9b/aqua+zarca+report+es.pdf.

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 7
compañía y de sus socios internacionales y por lo tanto el trabajo prosiguió de forma
pacífica positivamente, e ininterrumpidamente por quince meses, con el apoyo además
de las comunidades locales.

La trágica muerte de Cáceres no habría podido ser un peor resultado para el
proyecto, pues llevó a su suspensión indefinida, la detención preventiva de dos ejecu-
tivos, y a las calumnias de una opinión pública indignada.

Ninguno de los hechos arriba descritos disminuye la gravedad del crimen cometido
en el día 2 de marzo de 2016 o la necesidad de una investigación exhaustiva y verdader-
amente independiente destinada a buscar y lograr justicia y la rendición de cuentas.
Sin embargo, muchas de las apasionadas valoraciones vertidas por terceros activistas –
quienes con frecuencia están mal informados y parcializados – contribuyen a crear un
ambiente de tensión y presión política que tiene consecuencias nefastas para el debido
proceso.

A través de las siguientes páginas y de la información que vamos a exponer, invi-
tamos al lector a realizar un examen riguroso de las pruebas y hechos que aquí presen-
tamos. En este sentido, damos la bienvenida a un debate sobre los derechos de quienes
son apoyados y los derechos de quienes son ignorados por la conducta a ciegas de las
ONGs mundiales que trabajan Honduras. En base a lo que hemos descubierto hasta
ahora, tanto el proyecto de Agua Zarca en sí, como el asesinato de Berta Cáceres requi-
eren de un sobrio segundo examen basado en los hechos. Esto es necesario, no solo
para mantener y fortalecer las garantías legales y el estado de derecho en Honduras,
sino también para fomentar y promover el entendimiento internacional de las condi-
ciones y circunstancias que presenta esta zona del país y que precedieron a la disputa.

8 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
I. La deformacIón deL debIdo proceso
“[E]ntiendo su dolor de familia y su clamor de justicia, pero no puede haber justicia
basado en una injusticia cuando se me está involucrando injustamente”.
–SERGIO RODRÍGUEZ, DECLARACIÓN ANTE EL JUEZ.5

T ras el asesinato de Berta Cáceres Flores y la tentativa de asesinato de Gustavo
Castro, entre el 2 de mayo de 2016 y el 3 de marzo de 2018, el Ministerio Público
arrestó y acusó a nueve personas de estar involucradas en el crimen. Entre los acusados
hay dos ejecutivos de DESA: Sergio Ramón Rodríguez Orellana, quien ostentó la
gerencia social, medioambiental y de comunicaciones de la empresa, y Roberto David
Castillo Mejía, presidente de la compañía, quien fue arrestado sospechosamente dos
años después de haberse cometido el asesinato. Ambos fueron acusados de ser los
autores intelectuales del crimen.

Estas dos personas son muy respetados profesionales que respetan la ley y que ejer-
cieron sus funciones en DESA con integridad y transparencia. Ni Rodríguez, biólogo de
profesión, ni Castillo, quien se graduó en la prestigiosa academia West Point en Estados
Unidos, habían sido acusados previamente de haber cometido un crimen. De hecho,
ninguno de los dos tiene antecedentes o presenta un historial de violencia de ningún tipo.
5 Petición a la CIDH, Declaración de Sergio Ramón Rodríguez Orellana, Comm. Inter.-Am. DD.HH., Petición
Núm. 0000037371, pág. 4; citando la Declaración e interrogatorio de Sergio Ramón Rodríguez Orellana,
Apéndice 2, folio 735 de la Audiencia Inicial.

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 9
Tras llevarse a cabo los arrestos, DESA emitió comunicados rechazando determi-
nantemente cualquier vínculo o afirmación de participación en el atroz crimen. El 2
de mayo de 2016, la compañía emitió un comunicado para declarar su conmoción
después del arresto de Rodríguez, enfatizando su disposición a cooperar con las auto-
ridades para llevar ante la justicia a los verdaderos responsables del crimen.6 Después
del arresto de Castillo, el 3 de marzo de 2018, DESA emitió otro comunicado denun-
ciando que el arresto se había producido como el resultado “de las presiones interna-
cionales y campañas de desprestigio de diversas ONG hacia la empresa.”7

“Para DESA, este acontecimiento representa un motivo más para seguir
luchando para terminar con la injusticia en el país”, decía el comunicado.
“Hoy, una vez más, en Honduras se está pasando por alto la verdad, por
lo que DESA trabajará incansablemente para que se haga justicia y se
llegue a los verdaderos responsables, evitando así culpabilizar a personas
inocentes y honestas como lo es el Sr. [Roberto] David Castillo.”8

En un ambiente tan abrumadoramente nocivo, sería difícil tener un juicio justo en
cualquier jurisdicción. Pero en Honduras, donde la dependencia de la ayuda externa de
los Estados Unidos tiene una sombra formidable sobre los procedimientos, esta presión
sin precedentes del COPINH y ONGs internacionales ha degenerado en sospechosas
irregularidades y en una serie de violaciones a la garantía del proceso debido que en
este caso vienen produciéndose desde el día en que se arrestó a los acusados.

a. VIoLacIones aL debIdo proceso

Desde que comenzaron estos casos, la fiscalía ha exhibido un tratamiento irregular y
discriminatorio de los acusados, a la vez que inhibía las habilidades del equipo legal de
la defensa despojándolo del derecho a la igualdad de armas procesales en el proceso a
preparar una defensa adecuada. Por lo menos en dos ocasiones, la fiscalía se ha negado
repetidamente a compartir con la defensa el expediente investigativo. Ante esta situ-
ación, el equipo legal de la defensa presentó una solicitud de acceso al expediente el 23

6 Pronunciamiento, Hidroeléctrica Agua Zarca (2 mayo, 2016), disponible en https://hidroelectricaaguazarca.
hn/assets/documentos/Pronunciamiento%20PHAZ.pdf
7 DESA rechaza vínculos de su presidente ejecutivo en asesinato de Berta Cáceres, Proceso Digital (2 de marzo
de 2018), disponible en http://www.proceso.hn/actualidad/7-actualidad/desa-rechaza-vinculos-de-su-presi-
dente-ejecutivo-en-asesinato-de-berta-caceres.html
8 Id.

10 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
de noviembre de 2017.9 El 9 de enero de 2018, un tribunal expidió una orden, requi-
riendo a la fiscalía que cumpliera con lo solicitado. La decisión del tribunal estimaba
que la fiscalía había tenido tiempo suficiente para cumplir con lo mandado y que al no
compartir la información estaba poniendo a la defensa en una situación de desventaja,
violando así derechos protegidos por la ley interna hondureña y sus obligaciones bajo
tratados internacionales.10 Sin embargo, la fiscalía ignoró la orden del tribunal y no ha
compartido el expediente investigativo.

Una vez más, el 16 de marzo de 2018, los abogados de Sergio Rodríguez solici-
taron la entrega del archivo investigativo, con el objetivo de obtener más información
sobre si la policía se había o no tomado la molestia de indagar acerca de otras líneas
alternativas de investigación sobre el asesinato. También deseaban obtener cualquiera
información que indicase si el Sr. Rodríguez había alguna vez sido asociado con una
amenaza vertida contra Berta Cáceres11 – hecho controvertido que el COPINH había
difundido en los medios de comunicación sin evidencia alguna. Sin embargo, los
fiscales continuaron negándole acceso al expediente ignorando así los derechos de los
acusados.

El no haber dado acceso a la defensa al expediente investigativo durante este período
de tiempo previo al juicio de Sergio Rodríguez representa una clara violación del debido
proceso y del derecho del acusado a un juicio justo. Si la prueba que se esconde es incul-
patoria, entonces los abogados de la defensa necesitan acceder a ella para evaluar su
fortaleza y validez y poder así preparar una respuesta. Si en caso contrario, resultara ser
exculpatoria, se suscitarían importantes dudas en relación a la culpabilidad del acusado
y la fiscalía estaría obligada a entregar esta información a la defensa.

Como Brian Greenspan mencionó en su informe, “Todos estos documentos son esen-
ciales para defender a una persona acusada de asesinato, y sin ellos, la capacidad de
una persona de contestar y defender en forma plena resulta irreparablemente socavada.
¿Cómo puede una persona defenderse de un cargo de asesinato cuando cuenta con infor-
mación limitada respecto de por qué el estado cree que es culpable de haber cometido ese
asesinato? ¿Cómo puede una persona presentar pruebas de posibles terceros sospechosos

9 Véase Abogados de Defensa de Sergio Rodríguez, Solicitud de Acceso al Expediente Investigativo, Exp.
3-88-2017 (23 de noviembre de 2017).
10 Véase Poder Judicial de Honduras, Sala Primera, Resolución del Tribunal de Sentencia con Competencia
Territorial Nacional en Materia Penal, TS/JN3-88-2017 (9 de enero de 2018).
11 Véase Abogados de Defensa de Sergio Rodríguez, Solicitud de Acceso al Expediente Investigativo, Exp.
3-88-2017 (16 de marzo de 2018).

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 11
si no se da acceso a información clave sobre quiénes podrían ser esos sospechosos? ¿Y
cómo puede una persona impugnar las conclusiones de los peritos y expertos sin infor-
mación sobre los antecedentes de esa persona como perito?”12

b. supresIón de La prueba excuLpatorIa

Debido a la extraordinaria presión ejercida por el COPINH previa al juicio, exigién-
dole al gobierno que castigara no a los culpables del crimen sino concretamente a sus
enemigos u opositores por el asesinato de Cáceres, parece evidente que desde el inicio
del proceso los fiscales solo han tenido en mente un culpable: DESA. Partiendo de esta
teoría, el gobierno ha procedido a intentar moldear sus hallazgos con el propósito de
sustentar esa hipótesis predeterminada en lugar de explorar diferentes líneas de inves-
tigación para determinar quién podría haber sido el responsable del crimen.

No hay indicios de que la policía se molestara en examinar con detenimiento el estilo
de vida y las rutinas de Berta Cáceres para determinar quién la había amenazado anterior-
mente y que personas según ella representaban una amenaza. Había muchas otras empresas,
organizaciones e individuos que estaban sujetos a las protestas y actividades del COPINH
y que no guardan ni guardaban ninguna relación con DESA. Por otro lado, también existía
una larga lista de amargos agravios entre distintas comunidades en esta área del país.

De hecho, según el propio COPINH lo había informado, el 25 de febrero de 2016
un miembro de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC) le dijo a
Berta Cáceres que “ellos no respondían por ella si pasaba algo.”13

Dado que Sergio Rodríguez y Roberto David Castillo han sido falsamente acusados
de este crimen a pesar de la falta de pruebas, Amsterdam & Partners LLP, en un intento
de desvelar lo que la policía había pasado por alto nombró a un equipo de investi-
gadores privados. Para nuestra sorpresa los hallazgos resultaron ser sorprendentes
ya que los investigadores pudieron obtener varias grabaciones filtradas de llamadas
telefónicas y una entrevista llevada a cabo presuntamente por la policía en abril de
2016, en la que se identifica a un alcalde y como éste vertió amenazas de muerte direct-
amente contra Berta Cáceres, lo cual en circunstancias normales supondría que este
individuo sería sospechoso principal de la investigación.
12 Véase Informe de Greenspan, supra nota 1, pág. 13.
13 COPINH: Denuncia urgente del 06 marzo 2016 (7 de marzo de 2016), disponible en https://copinh.
org/2016/03/copinh-denuncia-urgente-del-06-marzo-2016/.

12 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
Sin embargo, este dato acerca de otra persona sin relación alguna con DESA y que
profirió amenazas concretas de muerte contra Cáceres fue silenciado por la policía,
ignorado por los fiscales, y ocultado del conocimiento del público a favor de la campaña
del COPINH de persecución selectiva contra personas inocentes. La fiscalía no ha
explicado que pasó con esta línea de investigación y tampoco por qué no entregó esta
prueba a la defensa, escondiéndoles a los acusados evidencia potencialmente excul-
patoria y vulnerando así sus derechos, la ley hondureña y las obligaciones internacio-
nales de derechos humanos de Honduras. También se ha procesado criminalmente a los
policías que parecen haber intentado investigar líneas alternativas de investigación, lo
cual podría constituir una supresión de la búsqueda de la verdad dentro de las oficinas
del Ministerio Público. Por otro lado, hemos recibido información que indica que la
fiscalía había redactado borradores de acusaciones contra otros individuos y disponía
de varias teorías alternativas y que, sin embargo, decidió seguirle la pista a la teoría de
autoría intelectual de Sergio Rodríguez Orellana y Roberto David Castillo. Parece ser
que esa era la alternativa más fácil. La fiscalía preparó una presentación de PowerPoint
que muestra que los culpables pueden haber sido un grupo de personas de Concepción
del Sur en el Departamento de Santa Bárbara que querían que Cáceres muriera. En
relación a este segundo plan la fiscalía tenía grabaciones detalladas y declaraciones de
testigos sobre quién habría hecho esto, dado las órdenes y por qué.

El 21 de agosto de 2018 la perito del Ministerio Público firmó un Informe Pericial
Final.14 Pero la fiscalía no se lo proporcionó a la defensa sino hasta septiembre. En ese
interín varios peritos de la defensa y que viajaron desde Estados Unidos fueron a las
oficinas del Ministerio Público el 30 de agosto de 2018 para llevar a cabo la extracción
de datos de los teléfonos móviles y otros dispositivos electrónicos. No se les dijo a
los expertos que ese documento existía. La fiscalía se guardó esta información hasta
después de que se habían ido los peritos de la defensa aun cuando el Ministerio Público
sabía que la información contenida en ese Informe Final era directamente relevante
para el trabajo que los peritos iban a realizar tanto para saber qué dispositivos tenía la
fiscalía como sobre cuáles utilizaría contra Rodríguez y cómo la fiscalía interpretaba
la información contenida en esos dispositivos.

Este documento, que consta de 471 páginas y que tiene fecha de 21 de agosto de
2018, no se le proporcionó a la defensa sino hasta el día 6 de septiembre de 2018,
dieciséis días después de haber sido emitido, y esto a pesar de que el juicio de Sergio

14 Dirección Nacional de Investigación e Inteligencia; División de Investigación; Departamento de Análisis e
Inteligencia Criminal, Informe Final Oficio: ANALISIS-VIVINV-DNII-No. 0004-2016 (21 de agosto de 2018).

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 13
Rodríguez estaba programado para comenzar de manera no oficial el 10 de septiembre
de 2018. La fiscalía esperó hasta el jueves, 6 de septiembre para entregar el informe a
la defensa sabiendo que se había citado extraoficialmente a las partes para juicio ese
lunes, 10 de septiembre, lo que le daba a la defensa un margen de tan solo tres días
para analizarlo. Sin embargo, el 10 de septiembre de 2018, el juicio se señaló oficial-
mente para el 17 de septiembre otorgando a la defensa tan sólo diez días para analizar
el Informe. No obstante, el 17 de septiembre, la acusación particular presentó una serie
de recursos que volverían a posponer el inicio del juicio.

Ese documento de la fiscalía demuestra que no hubo comunicaciones electrónicas
entre Rodríguez y Cáceres y que los únicos acusados con quien Rodríguez se comunicó
fueron Bustillo, un antiguo empleado de DESA (despedido a principios de 2015) y
Castillo, presidente de la empresa.

El informe final de 21 de agosto de 2018 subraya que Rodríguez se comunicó con
contactos cuyos nombres aparecían en los dispositivos de otros acusados. Por consigui-
ente, lo que la perito de la fiscalía está insinuando en su argumentación absurda es que
tener un conocido común con un tercero, o incluso tener a ese tercero como contacto
en la agenda de tu teléfono, es prueba suficiente para considerar que ambos pueden
haber conocido o conocían a ese tercero y por lo tanto ambos deben haberse comuni-
cado entre sí incluso si no hay evidencia de que esto ocurriera.

Los mensajes examinados por Amsterdam & Partners, que obtuvimos de los
peritos que extrajeron información de los dispositivos como parte de los procesos
penales abiertos contra Sergio Rodríguez and Roberto David Castillo, muestran que la
fiscalía omitió en su informe pericial final una parte de la conversación entre Cáceres
y Bustillo en la que se aprecia como Bustillo halaga a Berta, piropeándola, Bustillo le
dice además que sabe lo celoso que es su compañero sentimental.15

Cáceres se comunicaba y reunía en persona frecuentemente con Roberto David
Castillo y no le tenía miedo. Al contrario, su relación era amigable, cordial y ambos
repetidamente mostraban su respeto mutuo. Asimismo, según los mensajes repro-
ducidos en el apéndice, Cáceres admite como David la había ayudado económicamente
para comprar un vehículo y pagó gastos médicos de envergardura para la madre de
Cáceres.16

15 Véase Anexo 1, pág. 2, mensaje 16.
16 Véase Anexo II, mensaje 49 et seq.

14 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
Castillo le deseó un buen viaje a Cáceres cuando ella viajó a Italia y Cáceres contestó
que le traería una botella de grapa: un aguardiante italiano.17 Cáceres también de forma
insistente le pidió a Castillo que asistiera a un evento donde iban a estar presentes
personas importantes de la vida de Cáceres18, por otro lado, también le comentó a
Castillo que le habían dicho que él era una buena persona. Se felicitaron entre sí
en muchas ocasiones incluyendo felicitaciones navideñas.19 Cáceres también comentó
que le daba mucha información a Castillo, invitó a Castillo a tomar tequila20, coordinó
almuerzos con él21 y antes de un viaje a la Habana, Cuba, le dijo que le habría gustado
que él la hubiera acompañado a visitar el malecón22 e incluso una vez estaba en la
Habana le escribió un mensaje cuando encontró una conexión wifi23.

Cáceres también le ofreció a Castillo un lugar donde podría dormir bien24 y se
preocupó por su bienestar cuando Castillo tuvo dengue, diciéndole que habría querido
poder ayudarle y cuidar de él25, es más le recomendó determinados remedios caseros a
base de hierbas26. También se comunicó con Castillo para compartir su alegría cuando
dos mujeres cercanas a ella obtuvieron unas visas27 y con frecuencia le preguntaba
cuando podría verlo o hablar con él28. También, hay muchos mensajes en relación al
vehículo que Castillo ayudó a Cáceres a conseguir29. Cuando Castillo le pidió la infor-
mación de las placas del vehículo para ayudarla con un pago ella rápidamente le dió
los datos sin preguntarle por qué los quería30. Más tarde, Castillo le dijo que los docu-
mentos del vehículo estaban listos y donde podía recogerlos, a lo que ella contestó que
la disculpara por las molestias que le reembolsaría los gastos31.

También queda claro según los mensaes que Cáceres le escribió a Castillo desde
la ceremonia en la que le estaban otorgando el premio Goldman, justo antes de que

17 Id., mensaje 58 et seq.
18 Id., mensaje 95 et seq.
19 Id., mensajes 142-165; 1192-1200.
20 Id., mensaje 189.
21 Id., mensajes 197, 651.
22 Id., mensajes 243-244.
23 Id., mensajes 248-250.
24 Id., mensaje 304.
25 Id., mensajes 324-328.
26 Id., mensajes 340-341.
27 Id., mensaje 487.
28 Id., mensaje 493.
29 Id., mensajes 450-548; 569-1104.
30 Id., mensajes 1003-1014.
31 Id., mensajes 1129-1135.

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 15
empezara la ceremonia y que le dijo que ella quería que el estuviera allí.32 Le dio a
Castillo su número de teléfono móvil temporero en Estados Unidos33 y también le
pidió consejo sobre cómo alquilar un automóvil en Houston, Texas y le preguntó si
podría comunicarse con él a través de WhatsApp cuando él viajara34. Castillo también
le dijo a Cáceres que quería que la gente, probablemente refiriéndose a quienes viven
cerca del proyecto Agua Zarca, tuvieran un puente35 y sobre ello Cáceres le contestó
que por supuesto podrían hablar. Castillo también le recalcó a Cáceres que siempre
estaba abierto a hablar con ella36; y que además de considerarla una amiga a quien
apreciaba tenía la esperanza de que un día lograrían encontrar un punto medio en el
cual lograran una solución favorable para ambos37.

Es importante notar, que está claro que Castillo ayudó a Cáceres en un momento
de vulnerabilidad cuando la madre de Cáceres, requirió tratamiento para una condi-
ción de salud. Castillo le consiguió una cita con un especialista y podemos ver como
Cáceres le pedía los detalles de cuándo y dónde sería la cita y con qué médico y como
luego mantenía a Castillo informado sobre el desarrollo de la condición de salud de su
madre. Dado que Castillo estaba pagando los gastos del tratamiento Cáceres también le
consultó a Castillo sobre los detalles relativos a cómo pagar por el tratamiento puesto
que la secretaría de una oficina médica no aceptaba que se pagase por adelantado.38

Los mensajes entre Berta y ese otro compañero, que la fiscalía ha ignorado por
completo en sus informes, demuestran que tuvieron una relación sentimental llena de
altercados y polémicas en la que su compañero exhibió actitudes sexistas y controla-
doras para con Berta, insultándola constantemente y la calificándola de manera despec-
tiva, con lo cual Berta no estaba de acuerdo. Por otro lado, su compañero también
utilizaba a Berta como fuente de dinero que tomaba prestado sin devolverlo.39

Los mensajes son un ejemplo claro de una relación abusiva e indican que este indi-
viduo pudo haber tenido motivos para matar a Berta. Existen varios móviles que podrían
haberlo inducido a cometer el crimen. Por ejemplo, el dinero que éste debía a Berta
Cáceres o al COPINH y que ella le había reclamado en numerosas ocasiones y que él

32 Id., mensajes 586-587.
33 Id., mensajes 596-602.
34 Id., mensajes 625-629.
35 Id., mensaje 1025.
36 Id., mensaje 1026.
37 Id., mensaje 993.
38 Id., mensaje 1043-1104.
39 Véase apéndice III, mensajes 2034 y ss.

16 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
había mostrado no tener intención de devolver. También es plausible que Berta hubiera
finalmente decido abandonar su relación ya que él era un hombre abusivo y esto lo habría
enfurecido dada su profundamente errada concepción de la hombría. Asimismo, lo acusó
de estar con ella solo porque quería el dinero del Premio Goldman. También le acusó de
haberla golpeado y de abusar de ella, refiriéndose a por lo menos un ejemplo concreto.40

Él le pedía dinero a Berta constantemente. Como puede apreciarse en las conversa-
ciones que mantuvieron vía mensajería instantánea, él había recibido un préstamo de
200 mil lempiras. Poco antes de su muerte, Berta necesitaba ese dinero y le pidió que
le reembolsara 50 mil lempiras a lo que él respondió de manera evasiva e insultándola.
También existe un mensaje, de 26 de marzo de 2015, en el que Berta le dice que le
diga a una tercera persona que es necesario enviar a David a la cárcel, aunque no ha
quedado claro de quién se trata, podría tratarse de una referencia a Roberto David
Castillo. Además, el 25 de septiembre de 2015 Berta le recriminó por haber recibido un
terreno valorado en 400 mil lempiras de parte del COPINH como regalo.41 En varios
mensajes, también hace referencia a un arma y a la entrega de esta a una tercera persona
en lo que parece ser un plan para matar a un alcalde. Berta y él también hablaron a
través del servicio de mensajería Telegram42, donde el utilizó un alias, Jerónimo, donde
podemos encontrar más información sobre él y el dinero que le debía a Berta. 43

Entre sus conversaciones cabe destacar una conversación de WhatsApp de 16 de
octubre de 2015, en la que planean como van a traer en autobús a personas de difer-
entes áreas para que se reúnan con la Relatora de Pueblos Indígenas de las Naciones
Unidas, específicamente de los departamentos de Lempira y La Paz, con el propósito
de engañar a la Relatora haciéndole creer que esas personas eran manifestantes locales
que se oponían al proyecto de Agua Zarca.44

De manera similar, la fiscalía editó gran parte de la conversación que Cáceres tuvo
con un periodista suizo que ese identificó como Yanik. Esta conversación tuvo lugar el
2 de marzo de 2018, horas antes del asesinato de Cáceres. La parte de la conversación
omitida por la fiscalía muestra el interés del periodista en investigar un informe sobre
actividades mineras, que horas antes de morir Cáceres habló de las amenazas que se
habían originado debido a esas actividades mineras, y que Cáceres habló de áreas de

40 Véase apéndice III, mensajes 3646 y 3650, 1958-1959.
41 Véase apéndice III, mensajes 5873-5875.
42 Véase apéndice III, mensajes 3047-3698.
43 Véase apéndice III, mensajes 3647 y ss.
44 Véase apéndice III, mensajes 6624 y ss.; véase también https://youtu.be/NXgDEJgaxv0

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 17
Honduras, como Copán, lejos de Agua Zarca que tampoco es un proyecto minero. Sin
embargo, la fiscalía solamente incluyó en su informe 15 de los 42 mensajes que contine
la conversación. Poco después de la muerte de Cáceres, Yanik escribió un artículo en
francés en un periódico suizo sobre la conversación que mantuvo con Berta días antes
de su muerte.45 Ese artículo confirma la posibilidad de que Cáceres temiera por su vida
debido a amenazas que ella creía eran consecuencia de su activismo contra el sector
minero y no una reacción a su activismo contra Agua Zarca (un proyecto que era
hidroeléctrico y por lo tanto no minero), un hecho que ha sido omitido por la fiscalía
y la acusación particular durante los procesos penales contra Sergio Rodríguez and
Roberto David Castillo. Este dato también ha sido silenciado por COPINH ya que no
encaja con su versión pública de lo sucedido.46

También se puede apreciar en una conversación con fecha de 3 de noviembre de
2014 entre Berta Cáceres y quien según la información extraída se identifica como
una de las fiscales de la Fiscalía de Etnias, como el COPINH estaba ayudando a ese
organo del gobierno a conseguir financiamiento de la Unión Europea. 47 Esto pone en
evidencia como el COPINH y la Fiscalía de Etnias estaban coordinados en lo relativo
a su financiamiento mutuo.    También resultan interesantes los mensajes que Berta
Cáceres y Tomás Gómez Membreño intercambiaron el 12 de mayo de 2015, donde se
indica que la Fiscalía de Etnias estaba usando sus recursos para ayudar al COPINH
a trasladar manifestantes para que fueran a los lugares de protestas.48 Estos intercam-
bios muestran que el COPINH ayudaba a la Fiscalía de Etnias a conseguir dinero de
donantes de la Unión Europea mientras que la Fiscalía ayudaba al COPINH a trans-
portar manifestantes para sus protestas. 49 

Los mensajes entre Tomás Gómez y Berta Cáceres son ilustrativos de cómo el
COPINH planificó traer manifestantes de fuera del área de Agua Zarca al área del
proyecto para así mostrarle su fortaleza a Billy Kyte de Global Witness cuando llegara
a la zona.50

45 Yanik Sansonnens, [Resignation or death], La résignation ou la mort, (March 11, 2016) available at https://
drupal.lecourrier.ch/portail/16169 (last visited October 10, 2018).
46 Véase apéndice IV, conversación entre Yanik y Berta según la fiscalía y el Informe Pericial Final; apéndice V,
conversación completa entre Yanik y Berta según aparece en el dispositivo eletrónico.
47 Véase apéndice IV, mensajes 26 y ss.
48 Véase apéndice VI, mensajes 478-500.
49 Véase apéndice VI, conversación entre quien la información extraída identifica como uno de los fiscales de
la Fiscalía de Etnias y Berta Cáceres de 13 de mayo de 2015, mensajes 26-99.
50 Véase apéndice VII, Conversación entre Tomás y Berta Cáceres el día 17 de octubre de 2015, mensajes
2262-2304.

18 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
También es importante mencionar que Berta y Tomás intercambiaron mensajes en
los que hablaron con temor sobre unos conocido comunes. Berta se había enterado de
que un pago se estaba negociando para que esos conocidos no denunciaran a las auto-
ridades quiénes habían cometido un asesinato. La situación hizo que Berta, Tomás y
Aureliano se preocuparan por su propia seguridad. A través y al fin de la conversación
Berta varias veces le pidió a Tomás que eliminara todos los mensajes sobre este tema.51

Asimismo, según la información proprocionada por el propio Ministerio Público en
un informe que recopila mensajes enviados en un chat sobre la seguridad del proyecto, se
aprecia como Rodríguez informó a los miembros del grupo que debían tomar medidas
para que no le pasara nada a uno de los miembros de COPINH que tenía problemas
personales y para quien Berta quería solicitar medidas cautelares. Rodríguez sabía que si
le sucedía algo a esa persona el COPINH culparía directamente a la empresa.52

c. negacIón de La presuncIón de InocencIa

Cuando Rodríguez, y más adelante, Castillo fueron arrestados, la fiscalía difundió
ampliamente sus fotos en las redes sociales, acto que le permitió al COPINH inte-
grarlas inmediatamente en sus campañas mediáticas, presentando así a ambos ejecu-
tivos de DESA ante la opinión pública como los culpables del crimen antes siquiera de
haberse celebrado el juicio.

Rodríguez ha pasado ya casi dos años y medio en prisión preventiva sin derecho
a fianza, lo que constituye una violación de derechos humanos inherentes a todo
ciudadano por este motivo se ha interpuesto una petición ante la Comisión Interamer-
icana de Derechos Humanos (CIDH) con el objetivo de reparar esta situación. Rodrí-
guez está detenido en un barracón militar y en ocasiones ha estado recluido dentro
de un grupo penal mixta con personas que ya han sido condenadas y sentenciadas.
Además, sus condiciones carcelarias son significativamente peores y más peligrosas
comparadas con las condiciones estándar de quienes permanecen detenidos en prisión
preventiva a la espera de juicio. Sin explicación alguna, se le han negado muchos
derechos comunes, como acceso a lápiz y papel, tiempo adecuado para reunirse con
sus abogados, e incluso comida y objetos traídos por familiares.

51 Véase apéndice VII, conversación entre Tomás y Berta Cáceres el día 25 de agosto de 2015, mensajes
1872-1898.
52 Véase apéndice VIII, mensajes de chat, conversación grupal, incluidos en un archivo titulado “Coordinación
PHAZ” proporcionado por la fiscalía, mensajes 30,31 (en posesión de Amsterdam & Partners LLP).

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 19
Increiblemente aun pese al estado de indefensión en el que se encuentra Sergio
Rodríguez con motivo a las ocultaciones por parte del Ministerio Público que han
impedido la igualdad de armas procesales del derecho procesal penal hondureño, y
un ejercicio efectivo de su derecho a la defensa y a la presunción de inocencia el 5 de
noviembre de 2018 el Tribunal de Sentencia, en una interpretación acomodaticia del
cómputo del límite impuesto por el ordenamiento de dos años para la prisión preven-
tiva, extendió, su estadía en prisión preventiva. El Tribunal actuó así aun cuando el Sr.
Rodríguez habría estado sujeto al resultado del juicio y al fallo en el que culminase el
proceso aún desde fuera del penal.

Rodríguez ha sido clara y repetidamente tratado como culpable por el estado lo cual
viola sus derechos a la presunción de inocencia, especialmente si se tiene en cuenta la
debilidad de las evidencias probatorias presentadas por la fiscalía. En ningún país con
un sistema legal independiente podría una persona ser encarcelada y sometida a un
juicio por asesinato en base a una sola llamada telefónica, cuyo contenido se desconoce,
y un solo mensaje de texto, cuyo contenido no guarda relación alguna con el crimen.
Parece ser que los elementos probatorios que sustenta la detención de Castillo son aún
más débiles. Como escribió Greenspan en su informe, “El estado parece estar tratando
de incriminar a Sergio Rodríguez sin un fundamento probatorio que permita hacerlo.
Esto presume su culpabilidad y viola la presunción de inocencia”.53

Lo que es aún más curioso es el pernicioso tratamiento que se le está dando a Rodrí-
guez a pesar de su ejemplar colaboración con los investigadores. Una de las primeras
cuatro personas que fueron acusadas del asesinato de la Sra. Cáceres, Rodríguez fue
el único que se ofreció a hacer una declaración ante el Juez y a someterse al interrog-
atorio de los fiscales – decisión que tomó puesto que no tiene nada que esconder. La
declaración de Sergio categóricamente niega su participación, e indica además como
los fiscales lo utilizaron como utilería para trazar una conexión que no existe entre el
asesinato de Cáceres y la empresa:

“[Y]o no tengo ninguna vinculación en el asesinato de Bertha Cáceres,
nunca le proferí una amenaza directamente, ni por teléfono, ni por ningún
otro medio, ustedes tienen mi teléfono pueden ver que nunca tuve una
comunicación con ella, y yo entiendo el clamor de la familia, porque
yo sé que se siente esa situación, hace 23 años a mi papá lo asesinaron,
nunca supe quien lo mató y nunca supe si alguien está guardando prisión,

53 Véase Informe de Greenspan, supra nota 1.

20 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
entiendo su dolor de familia y su clamor de justicia, pero no puede haber
justicia basado en una injusticia cuando se me está involucrando injusta-
mente, porque a mí se me ha requerido por parte del Ministerio Público
y he comparecido y he dado toda colaboración y se me está vinculando
porque soy el ejecutivo que daba la cara de la empresa en los comuni-
cados sociales, y si por esa llamada que hice me están involucrando a
ese hecho, y creo que con actitud que yo he demostrado y si me hubiese
llamado a declarar yo hubiera llegado, no tengo ninguna responsabilidad,
es más el día que llegaron con la orden de captura yo hubiese huido, pero
me fui a presentar para desvirtuar y ponerme a la orden de las autori-
dades, creo que ha habido una exposición injusta de mi persona, incluso
hoy en la mañana me bajaron en la calle para exponerme ante todos los
medios de comunicación, a los otros compañeros los ingresaron pero a
mí me bajaron en la calle exponiéndome, para hacer de mi persona el
vínculo y decir que era la empresa…”54

d. un proceso penaL basado en una InVestIgacIón IncompLeta

En la mañana del día en que iba a iniciarse el juicio contra Sergio Rodríguez, el día 17
de septiembre de 2018, la fiscalía llevó a cabo una actuación extraordinaria y escan-
dalosa al juramentar dos nuevos testigos, lo cual constituye una admisión clara al
tribunal de que la investigación sigue aún en curso.

En una entrevista para La Voz de Honduras, Celeste Cerrato, abogada que repre-
senta a Rodríguez, explicó porque la defensa está profundamente preocupada e indig-
nada por esta aberración del debido proceso:

“Gracias Lucía, esta mañana hemos sido convocados para la cele-
bración de [la] audiencia de juicio oral y público, como usted ha podido
apreciar desde tempranas horas nos encontramos en esta sede ya que
también fuimos convocados para la juramentación de un perito y esta
es una situación que realmente nos preocupa porque entonces estamos
a puertas de un debate y sin embargo todavía se están realizando actos
de investigación, algo, bueno, sin precedentes porque nuestra normativa

54 Petición a la CIDH, Declaración de Sergio Ramón Rodríguez Orellana, supra nota 5, págs. 4-5; citando la
Declaración e interrogatorio de Sergio Ramón Rodríguez Orellana, supra nota 5, folio. 735.

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 21
procesal está diseñada para que una vez concluidas las investigaciones
pues el ministerio público pueda presentar el requerimiento fiscal y suste-
ntarlo con base a esas investigaciones. Sin embargo, éstas al no haber
sino concluidas y haberse negado en todo tiempo el involucramiento de
la defensa aun cuando la causa estaba judicializada pues nos ha llevado a
la necesidad de solicitar pericias y pues esta mañana es cuando se ha jura-
mentado a uno de nuestros peritos. Sin embargo, estamos convocados
para debate y eso indica, pues, que la prueba todavía no está concluida
y no debería en tal sentido pues iniciarse con esta audiencia tan impor-
tante que es cuando se determina ya, o se da un fallo de culpabilidad o
inocencia con respecto a las personas que están siendo procesadas.” 55

e. faLsIfIcacIón de testImonIos

La prueba sobre la que se sustenta la acusación contra Sergio Rodríguez también
se basa en declaraciones de testigos de miembros del COPINH que están llenas de
afirmaciones falsas de verificable falsedad. Durante la audiencia para determinar qué
había sucedido, Lilian Esperanza López Benítez, miembro de COPINH, afirmó bajo
juramento que Rodríguez vertió amenazas contra la Sra. Cáceres durante una mani-
festación en San Francisco de Ojuera en noviembre de 2015. Sin embargo, ésta es una
afirmación enteramente falsa, puesto que Rodríguez no estuvo presente en esa área
durante las horas en las que tuvo lugar la manifestación – hecho que se confirma en la
declaración testifical de Claudia Lorena Erazo y que ha sido corroborado por infor-
mación telefónica y de utilización de tarjeta de crédito que confirma que Rodríguez
estaba en Tegucigalpa.

López volvió a mentir cuando declaró que Sergio Rodríguez vertió una vez más
amenazas contra Cáceres el día 20 de febrero de 2016 – lo cual es absurdo ya que verter
amenazas cuando la policía estaba presente hubiera originado una reacción por parte
de éstos o el arresto de Rodríguez. Además, otra incongruencia es que ella no estaba
presente ese día en el momento en que Rodríguez habló con Cáceres. De hecho, buena
parte de esa manifestación se grabó en video, en el cual se pueden apreciar conductas
agresivas y violentas sólo de parte de los manifestantes del COPINH, mientras que los
representantes de DESA se mantienen en calma y son respetuosos en todo momento.
Según la petición de Rodríguez ante la CIDH, ese día el intercambio entre él y Cáceres

55 Celeste Cerrato, entrevista con La Voz de Honduras, 17 de septiembre de 2018.

22 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
fue completamente inocuo, pues “la saludó y felicitó por el premio Goldman ganado
por ella, a lo que ella le dijo que lo invitaba al COPINH para que mirara en que había
invertido el premio que le habían dado; nunca la amenazó en ningún sentido, además
de estar presentes en ese momento la Policía, personas del pueblo y del COPINH”.56
Además, la declaración testifical de José Manuel Penabad Pages contradice lo que
afirma López, al declarar que la conducta de Sergio fue amigable y que él no escuchó
en ningún momento a Sergio amenazar a la Sra. Cáceres.57

Adicionalmente López falsamente declara que Rodríguez amenazó a Cáceres por
teléfono y mensajes de texto. Esta acusación falsa fue rebatida en el informe original
sobre el análisis telefónico que el perito Brenda Barahona redactó para la oficina del
Ministerio Público, lo cual muestra la ausencia de llamadas y mensajes entre la Sra.
Cáceres y Sergio Rodríguez.58 Asimismo, cuando se le preguntó a Brenda Barahona si
basándose en su análisis de las comunicaciones existía conexión entre Sergio y la Sra.
Cáceres, ella contesto rotundamente que no había ni existían llamadas entre ellos y el
informe pericial confirmaba la inexistencia de llamadas o mensajes.

López afirma además que en aquél entonces, se habían denunciado ante las autori-
dades las supuestas amenazas de Rodríguez a Cáceres. Sin embargo, ni los fiscales ni la
acusación particular han presentado o proporcionado documentos que sustenten esta
afirmación, porque sencillamente no existen.

f. acceso IrreguLar e IncompLeto a teLéfonos móVILes,
otros aparatos, y datos eLectrónIcos

En la medida en que buena parte de las acusaciones del estado contra Rodríguez y
Castillo dependen de vagas teorías respecto a conexiones inventadas y confabula-
ciones sobre los asesinos de Berta Cáceres, la información proveniente de los teléfonos
móviles y el resto de aparatos electrónicos, e información recopilada de los provee-
dores celulares Tigo y Claro, representa la prueba más importante y potencialmente
exculpatoria a la hora de probar su inocencia – sin embargo, el acceso a los aparatos
56 Petición a la CIDH, Declaración de Sergio Ramón Rodríguez Orellana, supra nota 5,pág. 4; citando la
Declaración e interrogatorio de Sergio Ramón Rodríguez Orellana, supra nota 5, Apéndice 2, folio 733.
57 Declaración e interrogatorio de José Manuel Penabad Pages (testigo propuesto por la defensa privada de
Sergio Rodríguez), folio 787-790 de la Audiencia Inicial citado en Petición a la CIDH, Declaración de Sergio
Ramón Rodríguez Orellana, supra nota 5, pág. 5.
58 Brenda Barahona, Informe preliminar de Oficio: ANALISIS-VIVINV-DNII-No. 0004-2016 (de 9 de marzo
de 2018).

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 23
por parte de los peritos nombrados por la defensa ha sido repetidamente obstaculi-
zado, apresurado, y en algunos casos denegado.

El 29 de agosto de 2018, el tribunal decidió darle acceso a la acusación particular
(la familia de la víctima y un testigo protegido) a aparatos que habían sido incau-
tados en las oficinas de DESA, aun cuando la fiscalía declaró que no tenía interés
en utilizar dichos aparatos como elementos de prueba en contra de Rodríguez. La
falta de oposición de parte de la fiscalía ante el tribunal sobre este asunto supone
una gran desventaja para la defensa, puesto que se les dio a sus peritos un lapso de
tiempo demasiado corto para analizar una enorme cantidad de datos. En este sentido,
el tribunal también requirió que se presentara un informe el 17 de septiembre de 2018,
siendo consciente de que un análisis forense apropiado de estos datos tardaría en
hacerse aproximadamente en dos meses.

Más aún, se sospecha que, al entregar aparatos no pertinentes de DESA a la acusación
particular, el estado puede estar creando la oportunidad para que el COPINH malin-
terprete, tergiverse, y haga afirmaciones falsas sobre comunicaciones operacionales
de la compañía que eran perfectamente legales. Dado el patrón de comportamiento
de dicho grupo a la hora de difundir información falsa y desinformar acerca de la
empresa en sus campañas en los medios de comunicación, parece casi seguro que esta
flagrante brecha a la privacidad empeorará aún más la negativa percepción pública
que el COPINH ha creado sobre la compañía.

Además del manejo altamente irregular de esta información sensible, durante todo
el proceso de la extracción de datos, los fiscales han jugado un rol altamente interven-
cionista restringiendo los deberes de los peritos para examinar la prueba. Por ejemplo,
se le negó acceso a la defensa a uns computadora portátil que fue recuperada de la
escena del crimen, supuestamente porque los peritos sólo habían prestado juramento
para examinar una “pórtatil blanca”, y no uno “pórtatil negra”. Es decir, los acusa-
dores privados describieron algo que la defensa nunca había visto, no lo describieron
correctamente (o eso parece), no había indicación previa de que había un error, y, sin
embargo, se le exigió a la defensa que conociera de un atributo superficial que no ha
había sido indicado previamente (el color de la pórtatil) en lo relativo a un objeto cuyo
análisis fue autorizado por el tribunal.

Esta denegación de acceso a examinar datos es especialmente preocupante dado
que la perito de la fiscalía había prestado juramento para extraer información de esa

24 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
misma portátil, lo que significa que los acusadores tuvieron acceso a esa información,
pero el equipo de la defensa de Rodríguez no. Este es un caso obvio de obstrucción de
la justicia.

Sin embargo, esta no fue la única vez que se le negó acceso a los peritos de la
defensa. La policía recuperó cinco memorias USB de la casa de Cáceres – sin embargo,
cuando los expertos llegaron a efectuar la extracción, cuatro de las cinco memorias
USB habían “desaparecido”, mientras que la fiscalía afirmaba que la persona a cargo
de dicha prueba no estaba disponible, resultando en una denegación de acceso a los
datos. Se les negó a los peritos de la defensa el acceso a otro iPhone que había sido
analizado por los peritos de la fiscalía. Un peculiar incidente ocurrió cuando la defensa
siguiendo las indicaciones de uno de sus peritos manifestó preocupación puesto que
algunos de los archivos UFDR podían estar incompletos o corrompidos, y para veri-
ficarlos pidieron al perito del estado Brenda Barahona que compartiera con ellos una
copia. Pero este intento de verificar la precisión de la información fue bloqueado por
la fiscalía, denegando así al perito de la defensa la oportunidad de asegurarse de que
habían recibido los archivos completos.

También hay problemas relativos a la cadena de custodia de los teléfonos y aparatos
electrónicos. En el caso de Rodríguez la fiscalía simplemente le dio a la defensa infor-
mación en CDs u otros dispositivos electrónicos que a su vez tenían copias de lo que
podría haber sido extraído de los teléfonos u otras fuentes. Alguna de esta información
ya había sido procesada con el software Cellebrite, sin embargo, la información estaba
desorganizada y era incoherente, haciendo así imposible llevar a cabo interpretaciones
claras sobre información potencialmente muy importante. Nunca se le proporcionó
al perito de la defensa un inventario de la información de las extracciones hechas de
los teléfonos y de a quién pertenecía cada aparato. Además, no hay ninguna claridad
en torno a cómo estos datos acabaron en los soportes electrónicos entregados a la
defensa, a menudo sin que se documentara la cadena de custodia, como muestra la
documentación del tribunal. Lo cual además lo que compromete la verosimilitud de
la prueba. Por ejemplo, un documento oficial firmado por la secretaria del tribunal
con de 9 de febrero de 2018 en el que se registró qué se le dio a la defensa confirma la
ausencia de cadena de custodia para varios artículos, incluyendo dos teléfonos móviles
que pertenecían a Berta Cáceres:

5) un porta CD de cartón que se lee en su portada Maxell DVD+R,
data, video, música, donnes, video, musique, de 4.7 GB go, 120 min/up

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 25
to/max 16x, color morado y blanco de forma manuscritamente se lee
(caso Berta Cáceres extracción aparato teléfono Sony Xperia), parte 4, en
su interior un DVD con información digitalizada (folio 2300 según inciso
numeral a), proporcionado por la perito Brenda Barahona (sin cadena de
custodia).- 6)_ un porta CD de cartón que se lee en su portada Maxell
CD+R, data music, video 700 mb, 80 min/up to/max 48x, color azul y
blanco, de forma manuscritamente se lee (caso Berta Cáceres extracción
aparato de teléfono marca Blu, en su interior un CD-R con información
digitalizada (folio 2301 inciso numeral b), proporcionado por la perito
Brenda Barahona (sin cadena de custodia).- 7)_un porta CD de cartón
que se lee en su portada Maxell CD+R; data, music, video 700 mb, 80
min/up to/max 48x, color azul y blanco, de forma manuscritamente se
lee (referente al número 9827-0708) en su interior un CD-R con infor-
mación digitalizada, (folio 2301 inciso numeral c), proporcionado por
la perito Brenda Barahona (sin cadena de custodia); asimismo la infor-
mación en digital remitida por las compañías Tigo y Claro, para que
proceda a realizar la pericia a encomendada, en el expediente TS/JN-3-
88-2017, proceso instruido contra los señores . . . 3) SERGIO RAMON
RODRIGUEZ ORELLANA . . .”59

Este proceso de extracción de datos resulta ser altamente irregular, incompleto y
precipitado, además de compartir información no pertinente con la acusación partic-
ular, genera serias preocupaciones en lo relativo a la imparcialidad del juicio.

59 Tribunal de Sentencia con Competencia Territorial Nacional en Materia Penal, Sala Primera; Constancia (9
de febrero de 2018), TSJN-3-88-2017 (subrayado nuestro).

26 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
II. La faLsa mItoLogía
deL Informe de gaIpe

“El estado hondureño le ha fallado a Sergio Rodríguez y a [Roberto] David Castillo Mejía.
...
El debido proceso y la presunción de inocencia son más que meros
principios: son derechos humanos fundamentales.”
– B RIAN GREENSPAN Y MICHELLE B IDDULPH60

E n los meses posteriores al asesinato de Berta Cáceres, la familia de la víctima y el
COPINH se movilizaron para nombrar al Grupo Asesor Internacional de Personas
Expertas (GAIPE) para efectuar una investigación privada sobre el crimen. El grupo,
dirigido por Dan Saxon, Roxanna Altholz, Miguel Ángel Urbina, Jorge Molano y
Liliana Uribe-Tirado, visitó cuatro veces Honduras, entrevistó fuentes escogidas espe-
cíficamente por el COPINH, y recibió acceso parcial, y selectivo a las pruebas del
estado que formaban parte de la investigación criminal – concretamente una selección
poco halagadora de mensajes de texto.

60 Informe de Greenspan, supra nota 1, págs. 14-15.

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 27
Su informe, “Represa de Violencia, El plan que asesinó a Berta Cáceres”,61 se publicó
en noviembre 2017 e hizo fuertes pronunciamientos acusatorios en lo relativo a ejecu-
tivos de DESA y sus supuestos vínculos al crimen, pese a que abiertamente afirmaron no
haber tenido completo acceso a la prueba. Este documento se volvería luego una piedra
angular de la retórica mediática internacional sobre el caso, y siendo incluso incluida
como elemento probatorio contra los acusados en varios de los distintos procesos.

El Informe del GAIPE es sin embargo descaradamente no-objetivo, y ha servido de
instrumento fundamental de la propaganda para reclutar aliados de entre las ONGs que
han a su vez omitido realizar un análisis independiente de los hechos del caso. Cuando
DESA contrató a Amsterdam & Partners LLP en mayo de 2018, una de nuestras primeras
iniciativas fue contratar a Brian Greenspan, uno de los expertos en derecho penal más
respetados de Canadá, para revisar independientemente los reclamos contenidos en el
Informe de GAIPE. Sus hallazgos, publicados en julio de 2018, invalidan muchos de los
argumentos presentados por GAIPE, y levantan sospechas respecto a la falta de rigor del
informe a la hora de seguir y aplicar los estándares internacionales y las directrices para
informes internacionales de averiguación de hechos.

Son erroneas las afirmaciones del Informe GAIPE acusando a DESA de impropias
relaciones con las fuerzas de seguridad. Nos referimos por ejemplo a este párrafo de
dicho documento:

El informe del GAIPE permite evidenciar las diversas estrategias
emprendidas por socios, personal directivo, gerencial y operativo de
la empresa Desarrollos Energéticos, Sociedad Anónima (DESA); de
empresas de seguridad privada al servicio de DESA; de funcionarios
públicos y aparatos de seguridad del Estado para violentar el derecho
de la consulta, previa, libre e informada del pueblo indígena lenca. La
estrategia tenía por objeto controlar, neutralizar, y eliminar cualquier
oposición. Estas acciones incluyeron: la instrumentalización de las comu-
nidades para generar ruptura del tejido social; campañas de desprestigio,
infiltración, seguimiento, amenazas, sicariato y sabotaje del equipo de
comunicaciones del COPINH; cooptación de operadores de justicia y
fuerzas de seguridad; y fortalecimiento de estructuras paralelas a las
fuerzas de seguridad del Estado.62
61 GAIPE, Represa de Violencia, El plan que asesinó a Berta Cáceres (noviembre 2017), disponible en https://
www.gaipe.net/wp-content/uploads/2017/10/Represa-de-Violencia-ES-FINAL-.pdf .
62 Id., pág. 2.

28 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
Quien cooptó una subdivisión del estado fue el COPINH a través de su relación
con la Fiscalía de Etnias quien envuelta en un marco de ilegalidad apoyaba direct-
amente al COPINH en su campaña contra DESA, incluyendo el darle apoyo para
transportar personas que nada tenían que ver con el área de impacto del proyecto para
hacer parecerle a los actores internacionales que el COPINH sí contaba con el apoyo
de los moradores del área cerca del proyecto Agua Zarca. (Véase supra, sección I-B,
sobre los mensajes entre Berta Cáceres y la fiscal de la Fiscalía de Etnias y el texto de
los mensajes incluido en los Anexos).

Más adelante el Informe del GAIPE afirma:

La alianza de DESA con las fuerzas de seguridad se sustentó en el
relacionamiento de los directivos y socios con las más altas autoridades
de gobierno, lo cual les permitió, no solamente coordinar, sino subor-
dinar a los agentes de las fuerzas de seguridad en operativos de control
y represión en contra de personas de la comunidad e integrantes del
COPINH, incluida Berta Isabel Cáceres Flores.63

Pedimos al lector que observe con detenimiento la discusión que aparece en la sección
I de este documento sobre la Deformación del Debido Proceso acerca, entre otros, del
error cometido por Ministerio Público al no compartir información crucial con la defensa
en los causas criminales contra Sergio Rodríguez y Roberto David Castillo.

Las afirmaciones en el Informe del GAIPE sobre una supuesta conspiración entre DESA
y el estado para encubrir el crimen son sólo irresponsables e infundadas especulaciones.
El informe de GAIPE ha en efecto obrado en detrimento de la búsqueda de la verdad y
la justicia pues ha ejercido presiones indebidas sobre el Ministerio Público para que logre
fallos condenatorios a pesar de la ausencia clara de pruebas contra Rodríguez y Castillo.

a. no se sIguIeron Las dIrectrIces Lund-Londres

Según el Informe de Greenspan, el Informe del GAIPE muestra reiterados incum-
plimientos con las Directrices para misiones e informes internacionales de investi-
gación a cargo de organizaciones no gubernamentales en materia de derechos humanos
(conocidas como las Directrices de Lund-Londres) fueron establecidas por el Instituto

63 Id., pág. 16.

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 29
de Derechos Humanos de la Asociación Internacional de Abogados International Bar
Association y el instituto Raoul Wallenberg en 2009.

Las Directrices Lund-Londres establecen que, al momento de realizar una misión
investigativa, la delegación debería “aprovech[ar] todas las técnicas disponibles de
obtención de información [disponibles]”, y, en caso de que se base en información
recopilada por un tercero, “deberán adoptarse las medidas necesarias para verificar
la objetividad del proceso de obtención e investigación utilizado” antes de basar sus
conclusiones en ese tipo de pruebas. Cuando no sea posible la verificación, el informe
deberá, entre otros requisitos, señalarlo claramente.

El principal problema es que el GAIPE parece haber ignorado el hecho de que solo
dispuso de acceso incompleto a la información. Aunque los autores del informe recon-
ocen que solo tuvieron acceso a una “fracción” de la prueba digital recogida durante
la investigación,64 y a pesar de haber identificado irregularidades y defectos en la inves-
tigación concluyeron que habían establecido los elementos de una conducta criminal
y los “posibles” autores intelectuales del asesinato de Berta Cáceres – y a su vez esas
conclusiones derivaron en presión a los fiscales para que tomaran medidas que no se
basaban en pruebas fehacientes.

Greenspan escribe: “El Informe del GAIPE tiene abundantes defectos: hace asevera-
ciones de hechos sin citar una fuente de respaldo; las fuentes que cita a menudo no respaldan
las afirmaciones factuales que hace; hace inferencias especulativas de las pruebas y no
explora inferencias alternativas; toma conclusiones factuales con base en las pruebas que
admite como inadecuadas; y carece de objetividad en su análisis de los hechos”.65

b. aLegacIones Infundadas

El Informe de Greenspan identifica muchas áreas en las que los autores del informe del
GAIPE hacen alegaciones fácticas sin citar las fuentes, presentan conclusiones fácticas
basadas en suposiciones especulativas y conclusiones basadas en pruebas incompletas.

Greenspan señala que los alegatos más provocativos de GAIPE sobre los empleados
de DESA carecen de hechos que los sustenten. En términos de sus principales

64 Id. pág. 2.
65 Informe de Greenspan, supra nota 1, pág. 8.

30 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
alegaciones, los autores del informe de GAIPE no citan nada que “realmente funda-
ment[e] estos alegatos”, pero basan sus conclusiones “en mensajes de texto que no
guardan ninguna relación con los contenidos de estos alegatos”.66 Greenspan concluye
que el Informe del GAIPE “parece estar escrito para justificar los cargos contra los
ejecutivos de DESA, [y] no para determinar desapasionada y objetivamente la verdad.
Todo intento de retratarlo como un informe de determinación de hechos independi-
ente es, desafortunadamente, erróneo y trágicamente engañoso”.67

66 Informe de Greenspan, supra nota 1, pág. 9.
67 Informe de Greenspan, supra nota 1, pág. 12.

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 31
III. La Verdadera cara deL copInH
“Cuando el COPINH vino allí a ese sector de Río Blanco, Intibucá por mani-
festaciones de la represa, pues no vinieron ellos en manifestaciones de la
represa pasivamente, sino que fue que vinieron agrediendo -se puede decir-
las familias, verdad, de lo que es el Barrial, Río Blanco, Intibucá. . .”
– AQUILINO MADRID MUÑOZ, ALDEA EL B ARRIAL, RÍO B LANCO INTIB UCÁ68

E l COPINH ha tenido éxito a la hora de presentar ante la comunidad interna-
cional una determinada imagen positiva como una organización que lucha por
los derechos indígenas involucrada en la defensa del medio ambiente y los derechos
humanos. Sin embargo, esta representación excesivamente simplista pasa por alto una
verdad mucho más controvertida sobre sus tácticas y su conducta en las comunidades
locales en donde operan, donde durante muchos años sus violentas pugnas y enfrenta-
mientos por las tierras y recursos de la zona han sido muy controvertidas.

a. HIstorIa temprana y cambIo de Imagen

Desde el comienzo de la década de 1990, Honduras, mayormente durante el gobierno
de Carlos Roberto Reina (1994-1998), implementó una serie de reformas relativas

68 Entrevista a Aquilino Madrid Muñoz, Aldea El Barrial, Río Blanco, Intibucá.

32 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
a la población indígena del país. 69 Entre estas se incluyó el reconocimiento oficial
de Honduras como una nación multi-étnica, 70 la ratificación en 1995 del Convenio
Núm. 169 de la OIT sobre pueblos indígenas y tribales en países independientes de
198971 (OIT 169 o el Convenio 169 ), la titularidad colectiva de tierras y terrenos, y la
introducción de la educación bilingüe para grupos indígenas.72 Como se ha puesto de
manifestó, “la adopción a través de toda la región del OIT 169 puede entenderse como
parte de una cascada de normas a través de la cual [los] gobiernos electos democráti-
camente ratificaron instrumentos internacionales de derechos humanos como una
forma de apuntara[mejorar] sus credenciales democráticas globales, luego de extensos
períodos de gobiernos militares y autoritarios”.73

En Honduras en particular, sin embargo, las reformas aprobadas por el gobierno de
Reina fueron provocadas en gran medida por el surgimiento y apoderamiento de grupos
que representaban a los pueblos indígenas de Honduras. El Consejo Asesor hondureño
para el Desarrollo de las Etnias autóctonas (CADHEA) se fundó en 1987 y actuó como
un “puente entre las organizaciones étnicas y el gobierno.”74 En 1992, la entonces Coor-
dinadora Nacional de Pueblos Autóctonos (CONPAH)75 suplantó a CAHDEA como la
organización coordinadora dominante para las principales federaciones étnicas.76

Cáceres y su esposo por aquel entonces, Salvazor Zúniga, fundaron el Consejo
Cívico de Organizaciones Populares de Intibucá77 en 1993 como una organización
que coordinaría varias organizaciones “populares”, —no necesariamente indí-
genas— en el área de Intibucá. 78 Según la página web de COPINH, la fundación
69 Mark Anderson, When Afro Becomes (like) Indigenous: Garifuna and Afro-Indigenous Politics in Honduras,
J. Latin A. & Caribbean Anthropology 384, 395, June 28, 2008.
70 Id.; véase también Constitución de la República de Honduras, art. 173 (obligando al estado a preservar y
estimular culturas nativas su folklore, artes populares y artesanía).
71 Véase OIT, Ratificaciones de Honduras, disponible en https://www.ilo.org/dyn/normlex/es/f?p=NORML-
EXPUB:11200:0::NO::P11200_COUNTRY_ID:102675 (última visita 30 de mayo de 2018).
72 Secretaria Técnica Pedagógica Dirección General de Programas Especiales, Programa Nacional de Educación
Para las Etnias Autóctonas Afro-Antillanas de Honduras (1994), http://www.oas.org/udse/seminario_mx/
honduras.doc ; véase también Decreto 93-97, de 22 de junio de 1997.
73 Maria V. Cabrera Ormaza, The Requirement of Consultation with Indigenous Peoples in the ILO 73 (2018)
(traducción nuestra).
74 Organización Nacional Indígena Lenca de Honduras, Perfil de Los Pueblos Indígenas y Negros de Honduras 9
(2002), disponible en http://documents.worldbank.org/curated/pt/533071468035409632/pdf/656720WP-
00PUBL0y0negros0de0honduras.pdf.
75 El grupo se fundó como la Coordinadora Nacional de Pueblos Autóctonos, y en 1993 cambió su nombre a
la Confederación de Pueblos Autóctonos de Honduras.
76 Anderson, supra nota 69, pág. 394.
77 Para simplificar llamaremos al grupo COPINH, incluso cuando nos refiramos a antes de que adoptara el
nombre actual.
78 Marvin Barahona & Ramón Rivas, Rompiendo el Espejo: Visiones Sobre los Pueblos Indígenas y Negros en
Honduras 101 (1998).

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 33
surgió del “reflujo de las luchas revolucionarias en la región centroamericana,”
que incluyeron “la legalización de las fuerzas guerrilleras como partidos elector-
ales,” y también “la apertura de las economías locales a las inversiones de capital
transnacional en áreas estratégicas, aprovechando el impulso neoliberal privat-
izador de los recursos del Estado y de los bienes naturales.”79 En los inicios de
la historia del COPINH, el 1 de mayo de 1993 la organización dirigió lo que se
describe como “una marcha de trabajadores sin precedentes en la historia de la
ciudad de La Esperanza” para protestar por el elevado costede vida y “reclamando
la defensa del bosque y la cultura, y por el arreglo de las calles y alcantarillado de
la ciudad.”80 Al año siguiente COPINH lideró una serie de marchas desde varias
comunidades lencas hasta Tegicugalpa para presionar pora el reconocimiento y
la protección constitucional de los pueblos indígenas en el derecho hondureño.81
Unas 3,000 a 5,000 personas participaron en la marcha, que vino a conocerse
como la “Peregrinación por la vida, justicia y libertad” y que originó lo que se
conoce como la “lenca manía” en la capital.82

Ya entonces se “había vuelto aparente [para COPINH] que los reclamos hechos por
la comunidad lenca, tal y como eran, provocaban más entusiasmo entre los miembros
de las comunidades, las organizaciones miembros [del] COPIN/H, y las organi-
zaciones externas que formaban parte de las redes solidarias de COPIN/H, que los
reclamos puramente basados en [asuntos de] clases. En resumen, las políticas de iden-
tidad estaban ganando tracción ahí donde las consignas nacional-populares estaban
fallando”.83 Por consiguiente, en febrero de 1995, la organización se dedicó completa-
mente a la representación de los pueblos “indígenas”, y modificó su nombre a Consejo
Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras.84 Debe quedar claro,
que este cambio en nombre no necesariamente se debió a la composición étnica del
liderazgo del COPINH85 o a un cambio a la continuada y auto-proclamada lucha para
oponerse al “imperio norteamericano”86 representado, según ellos, por su “embajador

79 Roverto Barra, COPINH 25 Años De Lucha y Revolución (22 de marzo de 2018), COPINH, http://copin-
honduras.blogspot.com/2018/03/copinh-25-anos-de-lucha-y-revolucion.html.
80 Que es COPINH, https://copinh.org/2008/12/que-es-copinh/ (última visita 31 de mayo de 2018).
81 Id.
82 Daniel Graham, Ghosts and Warriors: Cultural-Political Dynamics of Indigenous Resource Struggles in
Western Honduras 74 (2009) (traducción nuestra).
83 Id. pág. 70 (traducción nuestra).
84 Véase id. págs. 70-84, 83 (énfasis nuestro).
85 Graham, supra nota 82, págs. 70-71 (“Salvador, quien ha continuado siendo una fuerza motriz para el
COPIN/H desde su fundación, me dijo en una entrevista que el veía su propia auto-determinación como
indígena como un proceso largo y continuo” [traducción nuestra]).
86 Roverto Barra, supra nota 79.

34 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
gringo”.87 Más bien, el cambio de nombre surgió de la búsqueda de COPINH por
ganar relevancia.88

Más allá de las motivaciones del COPINH, hay “al menos 14 organizaciones que
reclama[n] la representación del pueblo [lenca] y . . . COPINH, una ONG nacional,
no puede reclamar la representación exclusiva de estos”89 Aun cuando el COPINH está
presente en una comunidad a través de lo que la organización llama su propio consejo
indígena lenca, esto no debe confundirse con un cuerpo de gobierno político, al igual
que “no impide la presencia dentro del poblado de personas que decidan no participar
o que se opongan activamente a las [posiciones] políticas del COPINH”.90 Más aún, el
COPINH, según grupos indígenas, es una ONG pero no “un movimiento de base [con
afiliación] comunitaria que incluya representación comunitaria o que disponga del
apoyo amplio de la comunidad ”.91 Cuando el COPINH se unió al CONPAH en 1994,
el grupo original que representaba a los lencas, la Organización Nacional Indígena
Lenca de Honduras (ONILH), que se había fundado en 198092 abandonó el CONPAH
para “trabajar de forma independiente con el gobierno e instituciones multilaterales”,
como el Banco Mundial.93 Este desarrollo “expresó fisuras entre las organizaciones
[étn]icas que se volverían más aparente para el fin de [la década de 1990s]”.94

b. Los medIos y La retórIca radIcaL de copInH

En un aparente esfuerzo para distinguirse a sí mismo, el COPINH recurrió a actos cada
vez más radicales. El 12 de octubre de 1997, entre 100 y 200 activistas de COPINH
se reunieron en el Parque Colón, donde el alcalde de Tegucigalpa y las delegaciones de
87 COPINH, Ante la llegada de Barack Obama a Centroamérica, nos manifestamos para condenar el interven-
cionismo y el golpismo, https://copinh.org/?s=imperio+norteamericano (última visita 11 junio 2018).
88 Véase Graham, supra nota 82, págs. 70-71 (“Mientras que el viejo estilo, de política nacional-popular no
parecía agitar a la gente, los actos cívicos que enfatizaban la alteridad de los lencas, subrayaban su margin-
alización histórica, y se ocupaban de prioridades a nivel comunitario, estaban tocando la fibra de comuni-
dades indígenas y (siempre y cuando los reclamos se mantuvieran modestos) encontraron también el apoyo
de muchos ladinos de clase media” [traducción nuestra]).
89 Julian Burger et al., Misión de investigación independiente, supra nota 4, pág. 27.
90 Graham, supra nota 82, págs. 465-68 (traducción nuestra).
91 Véase Gerencia Ambiental Internacional, Follow-Up Social Due Diligence: Agua Zarca Hydroelectric Project
26 (4 feb. 2014) [en adelante Informe GAI 2014] (en archivos de Amsterdam & Partners LLP; traducción
nuestra).
92 Organización Nacional Indígena Lenca de Honduras, Perfil de Los Pueblos Indígenas y Negros de Honduras 8
(2002), disponible en http://documents.worldbank.org/curated/pt/533071468035409632/pdf/656720WP-
00PUBL0y0negros0de0honduras.pdf.
93 Anderson, supra nota 69, pág. 396 (traducción nuestra).
94 Id.

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 35
Italia y España se habían congregado junto a la estatua de Colón que Italia había donado
hacía ochenta años. 95 Los activistas de COPINH procedieron a pintar consignas antes
de “usar jeringas para sacarse pequeñas cantidades de su propia sangre, que [esparcieron
sobre] la base del monumento” antes de derribar la estatua96. El COPINH afirmó que la
estatua se cayó inesperadamente cuando uno de sus miembros se subió encima de ella
intentando salpicar de sangre la cara de Colón, sin embargo las fotos tomadas entonces
muestran a un hombre lenca atando una cuerda alrededor de la estatua.97 En una entrev-
ista años después Cáceres recordó como habían estado “probando” si resultaría fácil
derrumbar la estatua.98 Sea cuales sean las circunstancias particulares los activistas de
COPINH procedieron a “golpear la estatua decapitada como si fuera una piñata que
cayó” mientras que las cámaras de televisión los grababan.99

Debido a que las acciones del COPINH cosecharon muchas denuncias, los
“políticos y la prensa empezaron a cuestionar la autenticidad de la identidad lenca de
los miembros de COPINH/H”, especialmente la del cofundador Zúniga, quien junto a
los líderes de COPINH fue acusado de oportunismo.100 El Presidente Reina, un “firme
defensor de las causas indígenas”101, definió a los líderes del COPINH como “personas
enfermas que actuaban así para hacerse a sí mismos famosos”,102 y se negó a participar
en negociaciones directas con el COPINH, argumentando que sus reivindicaciones y
tácticas iban “más allá de lo que es racional”.103 El COPINH es por tanto “una orga-
nización que ha atraído más controversias de las que le correspondía—no solo dentro
de grupos sino también de una gama de concienzudos críticos sociales que han visto
con recelo el estilo particular de militancia del COPINH.” 104

Las acciones del COPINH han cosechado muchas críticas, la retórica de COPINH
alegando por ejemplo que “los embajadores de Estados Unidos en Honduras [repre-
sentaban] al imperio “105, y comparando el sufrimiento del COPINH con el martirio
95 Id. pág. 313.
96 Id., (traducción nuestra).
97 Id.
98 Id.
99 Id., pág. 314 (traducción nuestra).
100 Id., pág. 315 (traducción nuestra).
101 Thelma Mejia, Clay Leaders Matter More Than Our Problems, Inter Press Service (13 nov. 1997), disponible
en http://www.ipsnews.net/1997/11/honduras-indigenous-clay-leaders-matter-more-than-our-problems/
(traducción nuestra).
102 Graham, supra nota 82, pág. 317 (traducción nuestra).
103 Thelma Mejia, supra nota 101 (traducción nuestra).
104 Graham, supra nota 82, págs. 4-5.
105 COPINH, Ante la llegada de Barack Obama a Centroamérica, nos manifestamos para condenar el interven-
cionismo y el golpismo, https://copinh.org/?s=imperio+norteamericano (última visita 11 de junio de 2018).

36 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
bíblico de Jesús, Daniel y Pedro (“Lo crucificaron al revés, al pobre bastardo ... “)106
parece ser no menos radical como explica un experto en la materia:

“Casi tan controvertido como su erizado modus operandi ha sido el
lenguaje mixto del populismo latinoamericano con la política de iden-
tidad indígena a través de la cual COPIN/H ha expresado sus exigencias.
La insistencia insolente de los miembros del COPIN/H, haciéndose eco
del eslogan utópico del Foro Social Mundial, “otro mundo es posible”, y
su aclamación pública de líderes izquierdistas como Fidel Castro en Cuba
y Hugo Chávez en Venezuela, han sido especialmente preocupantes para
quienes defienden desde hace mucho tiempo los derechos de los pueblos
indígenas en América Latina. En términos de su retórica y composición
mixta, COPIN/H muestra las características de lo que el antropólogo
Charles Hale ha denominado organizaciones “populares-indígenas”. Ya
sea difundiendo declaraciones programáticas que idolatran los avatares
no indígenas del liberalismo panamericano o invocando héroes de la
cultura indígena mítica, los líderes de COPINH han a veces minimizado
la pervivencia de las experiencias de dominación sufridas por los pueblos
indígenas bajo el dominio ibérico y, más tarde, bajo el colonialismo
interno impuesto a ellos por la élite ladina.” 107

Como era de esperar, “[e]n general, la percepción de la mayoría de los actores
(indígenas y no indígenas) parece ser que COPINH es una organización política
que promueve la violencia contra aquellos que no apoyan activamente sus fines”.108
Además, las “tácticas políticas de confrontación del COPINH y sus enérgicas
críticas al imperialismo del norte (refiriéndose especialmente a Estados Unidos)”
son bien conocidas en todo el país.109 Sin embargo, parece ser que esto no ha sido
un obstáculo para los reconocidos vínculos y colaboraciones que tiene COPINH
con destacadas ONG internacionales de derechos humanos y medioambientales —
como por ejemplo Cultural Survival, Amnistía Internacional y la Red Internacional
de Ríos.110 Tampoco ha puesto en peligro la resonancia de COPINH en Washington

106 Graham, supra nota 82, pág. 506.
107 Graham, supra nota 82, pág. 4-5.
108 Monkey Forest Social Performance Consulting, Quarterly Monitoring Report 25 (January 2015) [en
Adelante Informe Monkey Forest enero 2015] (en posesión de Amsterdam & Partners LLP [disponible
solamente en inglés]).
Véase Informe GAI 2014, supra nota 91, págs. 5, 9.
109 Graham, supra nota nota 82, págs. 4-5.
110 Véase Informe GAI 2014, supra nota 91, pág. 26.

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 37
D.C.,111 o a su asociación continua con el movimiento de la oposición en Honduras
(por ejemplo, el Frente Nacional Revolucionario Popular) y el partido político
socialdemócrata del país, Partido Libertad y Refundación (LIBRE) liderado por la
esposa de Zelaya.112

Sin embargo, mientras cultivaba las alianzas políticas y las relaciones con las ONG
internacionales, el COPINH estuvo menos vigilante a la hora de defender fielmente los
intereses de las comunidades en las que estaba activa. En particular, los organizadores
del COPINH “[en la] Esperanza, de la izquierda laboral y de la clase media que consti-
tuían el núcleo del liderazgo inicial de la organización quisieron impulsar una agenda
de medidas ambientales, ideas estas, provenientes de su propia sensibilidad conserva-
cionista y anticapitalista y que no formaban parte de las ideas, inquietudes y priori-
dades manifestadas por los miembros indígenas [de la organización]”.113 Las visitas
infrecuentes del COPINH a estas comunidades solamente agravaron el problema y,
según parece, dieron lugar a quejas frecuentes de miembros de estas comunidades.114

Esta dinámica sigue un patrón familiar en América Central, donde los grupos izqui-
erdistas han profesado durante décadas la solidaridad con los pueblos indígenas para
adaptar las necesidades e intereses de estos a una agenda política de izquierdas. 115 La falta
deliberada de gobernabilidad y transparencia financiera del COPINH solo genera más
preguntas sobre el activismo real de la organización en las comunidades indígenas. Por
ejemplo, un investigador estadounidense que escribió su tesis sobre el COPINH se vio
obligado a “mantenerse alejado del tema de las fuentes de financiamiento del COPINH”
como condición para poder interactuar con la organización.116 Del mismo modo, la

111 En noviembre de 2017, el senador Patrick Leahy durante su internvención en el senado describió a COPINH
como “una organización civil que lucha pacíficamente por el desarollo de la igualdad económica y el acceso
a la justicia” y sostuvo además que “la organización y la comunidad de Río Blanco estaban siendo atacadas
continuamente a consecuencia de las protestas pacíficas para proteger el río y su modo tradicional de vida
destinadas a evitar la construcción del proyecto hidroeléctrico Agua Zarca que DESA quería contruir”
163 Cong. Rec. 183, S7152 (edición diaria 9 de noviembre de 2017) (statement of Sen. Patrick Leahy)
(traducción nuestra); véase también Letter from Sixty Lawmakers to Treasury Secretary Jacob Lew and to
State Department Secretary John Kerry (16 de marzo de 2016), disponible en https://hankjohnson.house.
gov/media-center/press-releases/reps-johnson-ellison-call-independent-murder-investigation-human-rights
(disponible solamente en inglés).
112 Informe GAI 2014, supra nota 91, pág. 26.
113 Véase Graham, supra nota 82, pág. 122 (traducción nuestra).
114 Véase en general id. págs. 465-68.
115 Véase en general Charles R. Hale, Between Che Guevara and the Pachamama: Mestizos, Indians, and Identity
Politics in the Anti-Quincentenary Campaign, 14 Critique of Anthropology 9 (1994); véase también Kay
B. Warren, Indigenous Movements and Their Critics: Pan-Maya Activism in Guatemala (2001) (disponible
solamente en inglés).
116 Graham, supra nota 82, pág. 30-31.

38 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
página web de la organización no contiene información alguna sobre su financiación
o estructura de gobierno.117 Lo único que se sabe sobre la financiación de COPINH —
concretamente, que la organización recibió del gobierno millones de lempiras en subven-
ciones para la compra de tierras indígenas y otros fines, durante el mandato de Porfirio
Lobo118— sólo suscita dudas adicionales sobre la integridad de la organización.

c. Las VíctImas deL copInH

El COPINH ha utilizado tácticas de intimidación, vandalismo y violencia y tiene un
historial de abuso de la población rural, la misma población por la que dice abogar.
Esta conducta, que parece estar oculta detrás de una imagen mediática cuidadosa-
mente elaborada, resulta no sólo incoherente sino también contradictoria a todos las
pretensiones y exigencias del COPINH en pro de la protección y promoción de los
derechos de los pueblos indígenas del país.

Con el objetivo de esclarecer la verdad, Amsterdam & Partners LLP envió un
equipo de investigadores para entrevistar a los miembros de la comunidad que residen
en la zona circundante al proyecto. En las doce entrevistas realizadas, las cuales se
grabaron en video, un mismo patrón se repite: el COPINH dista mucho de representar
los derechos e intereses de las comunidades ya que entre los lugareños es conocido
como un grupo con intereses muy particulares, temido y bien financiado, que emplea
métodos violentos, inclusive el asesinato, para lograr sus fines.

La primera persona que entrevistamos nos desveló una serie de historias realmente
desgarradoras. Aquilino Muñoz, contó y describió varios relatos, unos personales y otro
no, sobre la extorsión, las amenazas y violencia sufrida a manos del COPINH. Aquilino,
un trabajador de mediana edad, trajo consigo una fotografía laminada de su hijo de
14 años el cuál perdió la vida en un altercado provocado por el COPINH durante
una protesta contra el proyecto Agua Zarca que tuvo lugar en abril de 2013. Durante
la entrevista Aquilino relató que ellos vinieron “principalmente ocasionando muertes,
hechos sangrientos porque si pueden ver, verdad, este niño que es hijo mío ellos lo

117 Véase en general COPINH, https://copinh.org/ (última visita 11 de junio de 2018).
118 Véase Informe GAI 2014, supra nota 91, pág 26; véase también Lobo Suscribe “Histórico” Acuerdo con el
COPINH, Proseco Digital (3 de agosto de 2011),
http://www.proceso.hn/component/k2/item/49136.html
(afirma que Lobo y COPINH firmaron un acuerdo de al menos 16 millones de lempiras —2 millones para la compra de terrenos pertenecientes a la comunidad
indígena; 4.2 millones para un bono para la deuda agraria; y 4.5 millones para pagar los salarios atrasados de los profesores que habían trabajado en
ese sector).

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 39
mataron, inocentemente. Él se encontraba trabajando en la propiedad, que mi papá lo
tenía allí ordeñando y entonces el individuo que lo mató pues entró allí que es propiedad
privada donde lo mataron al niño, que se llama Cristian Anael Madrid Muñoz...”119

En el transcurso de estas entrevistas, el asesinato del hijo de Aquilino a manos de
los miembros del COPINH resultó ser su patrón habitual de conducta.

Tras el asesinato del hijo de Aquilino, la familia de la víctima no esperaba compen-
sación alguna. Sin embargo, el COPINH “[recibió] algo de dinero” como compen-
sación por la muerte del hijo de Aquilino, dinero que el COPINH utilizo para comprar
armas, según Santiago Gómez García, otro residente de Río Blanco explica que las
ONGs internacionales y otras organizaciones escuchaban al COPINH mientras que
ignoraban la verdad expuesta por la comunidad lenca. Ninguneando así a las comu-
nidades indígenas a la par que fomentaban el poder del COPINH acallando las voces
de la comunidad indígena hondureña. Incluso en situaciones tan brutales como el
asesinato de un niño, no todas las partes recibieron la misma atención. Gómez García,
de La Tejera, también relata detalladamente cómo miembros armados del COPINH
utilizaban la intimidación y la violencia, e incluso la destrucción de propiedades, para
robar y ocupar tierras de quienes no apoyan las ideas de la organización. Su poder
intimidatorio era tal que las autoridades locales no se atrevían a arrestar o detener a
ningún miembro del COPINH por sus delitos, a pesar de haberse presentado quejas y
denuncias.

Al ser el COPINH consciente del control evidente que ejerce sobre el diálogo, la
organización tiene mayor libertad para operar como le plazca. La Sra. Vicenta Domín-
guez Vásquez, es la hermana sobreviviente de otro miembro de la comunidad de Río
Blanco asesinado por el COPINH como castigo por oponerse a sus iniciativas. Hasta
el día de hoy no se ha hecho justicia. Sin embargo, la madre, el padre, hermana y los
dos hermanos, lo cuales están en prisión, fueron falsamente acusados por el COPINH
por la muerte de esta persona. La indiferencia del COPINH por el sufrimiento de la
familia de víctima y por la situación ha llevado a Vicenta Domínguez Vásquez a la
siguiente conclusión, “Sí, son lencas, somos los mismos lencas, si entre, o sea si ellos,
si uno no los apoya tratan de hacerle la vida imposible a uno... [E]llos [el COPINH]
andan haciendo mal pues porque, porque según ellos andan haciendo el bien por la
comunidad y todo, [pero] no, ellos no andan haciendo el bien por la comunidad, ellos

119 Véase también Dos muertos y un herido en protesta, El Heraldo (7 de abril de 2014) disponible en https://
www.elheraldo.hn/pais/365075-214/dos-muertos-y-un-herido-en-protesta.

40 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
andan haciendo el daño porque lo que hicieron con mi hermano lo han asesinado
y no hay justicia para ellos. Entonces no andan haciendo el bien. Ellos no andan
haciendo el bien...” Las conclusiones de Vicenta fueron compartidas por su hermana,
María Enriquez Domínguez Vásquez, quien describió cómo el COPINH no respeta
los derechos de propiedad privada perpetuando patrones de violencia crónica en la
comunidad. Al igual que su hermana, María concluye “Ellos dicen que hacen lo que
ellos quieren hacer porque ellos dicen que pueden matar y [que] para ellos no hay
ley... que nos pueden matar a nosotros y para ellos no hay ley pueden hacer lo que
ellos quieren hacer y no hay ley para ellos, porque supuestamente la institución del
COPINH los apoya a ellos”. El relato de las hermanas revela las duras consecuencia
de las agresiones del COPINH las cuales van más allá de la muerte de su hermano.
Tras el asesinato del su hermano de las hermanas Vásquez, el COPINH se ha dedicado
a aislar, humillar e incriminar a la familia de la víctima, situación esta preocupante.

Benigno Domínguez, es otra víctima de la violencia y agresión del COPINH contra
los que ellos denominan residentes “desleales” de Río Blanco que no cumplían con la
“agenda pro-lenca” estipulada por la organización. Como antiguo empleado de DESA,
el Sr. Domínguez ya era un blanco de COPINH antes de que él se negara a participar
en un bloqueo de carretera que pretendía obstruir el transporte de alimentos, sumi-
nistros y trabajadores al lugar de las obras de Agua Zarca. Como resultado de su
oposición, Benigno se convirtió según el COPINH en un traidor y dos meses después
del bloqueo, se vio forzado a abandonar su hogar durante la noche para evitar así la
ira y represalias de los agentes locales del COPINH:

“como yo no los apoyé, entonces ellos allá a los dos meses de que ellos
hicieron una tapada, a los dos meses como yo ya no los seguía apoyando
llegaron a machetearme la casa y me sentenciaron a matar en la casa,
me hacían disparos con armas y entonces yo salí huyendo con toda mi
familia a las doce de la noche. De la casa salimos, a ver, sin ropa salimos
y entonces salimos de la casa y salimos a una aldea aquí a la aldeíta del
Barrial allí vine donde una familia de la mujer para que me diera posada
para amanecer... Pues ellos me sentenciaron ‘mire’ me dicen ‘te vamos
a matar porque andás apoyando la empresa de DESA y a nosotros no
nos apoyás y entonces por eso nosotros te vamos a matar.’ Entonces por
eso ya desde esa noche yo me salí huyendo. Salimos por un lado de la
ventana porque gracias a Dios, Dios es quien hace todo, mire que me
tenían rodeada la casa...”

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 41
Virgilio Pineda Madrid no solo había aceptado la llegada de DESA a Río Blanco,
sino que la celebró. Virgilio creía que esta empresa traería desarrollo, electricidad,
apoyo comunitario y empleo muy necesarios para los residentes de la zona, pero pronto
se percató de que el COPINH le negaría estos beneficios una vez que las protestas
y manifestaciones comenzaran en su comunidad. Virgilio decidió vender sus tierras
a DESA y esto inmediatamente le convirtió en objetivo del COPINH, al igual que
Benigno. El COPINH consideró la venta de su tierra a DESA como un acto de traición
contra la comunidad, un acto que creían justificaba la agresión. Virgilio describe cómo
el COPINH enfurecido “[se puso] en guerra [contra] nosotros” e “[invadieron] una
propiedad donde yo pasteo el ganado. Se han dado a la tarea de cortar los alambres,
sacarme el ganado y llevarlo a la comunidad de La Tejera”, también agredieron con
“machetes y pistolas” a los traidores. Virgilio explica cómo además el COPINH intento
engañarle para que saliera de su casa enviándole una carta, “me mandan la nota de
que vaya a negociar con ellos pero lo que quieren es, ellos quieren tener conflicto
conmigo pa[ra]... ver si yo... le hago daño a alguno de ellos para declararse mártires”.

La organización ha pasado años difundiendo y lanzando campañas “altruistas”
a favor de las poblaciones indígenas en Honduras, sin embargo, las opiniones de los
miembros de la comunidad de Río Blanco ponen en evidencia una conducta muy difer-
ente. Asimismo, Juan Gutiérrez, residente de Chorrera Áspera, Opalaca, nos explicó
cómo los residentes de su comunidad y del Valle de Ángeles quedaron aislados después
de que el COPINH quemara un puente que ellos utilizaban y como ahora no podían
salir a vender el café, los frijoles y maíz que habían cosechado ya que no podían cruzar
al otro lado del río y se habían visto obligados a mover esos cultivos a través del
río usando animales de carga. El COPINH quemó el puente como represalia contra
estas dos comunidades por no apoyarles en sus campañas contra DESA. DESA había
construido una carretera que beneficiaba a ambas comunidades, esta carretera conec-
taba con el puente, pero ahora el puente ya no existe. Para cruzar el río a pie, se ven
obligados a usar un puente colgante por el que es mucho más difícil pasar y por tanto
conseguir mano de obra que venga a trabajar el campo. Debido a esta situación gran
parte de los cultivos se han perdido y los agricultores han ganado como consecuencia
menos dinero. En resumen, para ellos COPINH representa una fuerza negativa que
daña a la comunidad y él no es el único que piensa de esta manera.

José Natividad Gutiérrez Díaz relata lo que él percibe como discriminación y
explotación de la población indígena hondureña: “lo que podemos ver [es] la discrim-
inación hacia los pueblos indígenas porque nosotros lo que venimos viendo es una

42 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
discriminación. Ellos han llevado una organización con una parte de la gente y donde
ellos [el COPINH] [nos] discriminan a nosotros que somos indígenas también,
vivimos en la misma zona”. Y añadió, “Ellos están tratando de llevar informaciones al
exterior a las comunidades internacionales para poder conseguir apoyo y a nombre de
estas familias [locales] pero nosotros no sabemos los apoyos las asignaciones que ellos
consiguen y no llegan a nuestras comunidades. Donde ellos dicen que ellos consiguen
ayudas para nuestras comunidades y ahí nosotros no podemos ver pues, y eso es la
injusticia que nosotros debemos estar en los medios de comunicación desmintiendo.
Donde ellos vienen desde el 2013 dando informaciones... diciendo que la zona de
nosotros es una zona militarizada. Diciendo que nosotros los indígenas estamos
esclavos por la ley de Honduras, que los militares a nosotros nos han despojado de
nuestras tierras y donde eso es una mentira”.

Pero la explotación de los grupos indígenas toma varias formas, ya sea que
haciendo fotografías de “los que están descalzos” y “chantajearlos” o simplemente
culpar a DESA de la violencia, la extorsión y demás lacras y problemas locales. José
nos contó cómo en 2013 COPINH, siguiendo las instrucciones de sus líderes, destruyó
un proyecto de agua potable en la comunidad de Valle de Ángeles, también cómo
amenazan a los habitantes de la zona para que les apoyaran y como dañaban las
tierras y los cultivos de quienes se negaban a hacerlo. Según José “Ellos [por] lo que se
hacen pasar es por indígenas lencas pero buscando una posición económicamente para
sobrevivir ellos, poner sus hijos a estudiar en buenas universidades y mientras nuestros
hijos estén debajo de aquella tormenta nuestros techos de las escuelas [con] goteras,
ellos están estudiando en las mejores universidades privadas.”

Y es por esto que, según José, “Esta comunidad no se ha sometido a ellos. Esta
comunidad de Valle de Ángeles ellos nunca han apoyado al COPINH. ¿Por qué? Porque
ellos, ellos si empiezan a apoyar esa organización yo creo que nosotros miraríamos la
pobreza y miraríamos más, nos fundiríamos más en la pobreza; ¿por qué?, porque
ellos lo que ellos miran es tener la gente humillada, tener líderes que luchen para ellos
tener sus premios, tener sus dineros en mano, y ellos poder vivir diferente.”

Otro residente de Opalaca, José Héctor García Mejía Mejía, corrobora la sistemática
discriminación y explotación de su vecino. José Héctor, explicó que COPINH llegó a Río
Blanco y comenzó a organizar y reclamar que, como organización, eran los verdaderos
propietarios de las tierras que en realidad pertenecían al municipio. También comen-
zaron a decir que aquellos que no se unieran a COPINH serían excluidos a la hora

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 43
de adjudicar la propiedad de la tierra como lo demuestran las escrituras existentes. Al
igual que otros hondureños residentes rurales de la zona de influencia de Agua Zarca,
José Héctor reconoció el increíble potencial de desarrollo y los beneficios incalculables
que se producirían como resultado de una colaboración entre su comunidad y DESA.
José Héctor explicó que “nosotros con DESA siempre tuvimos buena relación porque
nosotros somos de las personas que le apostamos al desarrollo y nosotros en DESA
a través del proyecto hidroeléctrico Agua Zarca, nosotros veíamos el desarrollo de
nuestras comunidades”. Pero, los miembros de COPINH, “casi siempre todos ellos
estaban o están armados”.

José recuerda cómo “por ver el desarrollo de nuestras comunidades es así que ellos
[del COPINH] nos apartaron, nos discriminaron y entonces en mi comunidad fue que,
por presión de ellos, que nosotros no les hicimos caso, nos destruyeron el proyecto de
agua [potable]” y se esforzaron por dirigir el discurso público sobre DESA y el Proyecto
Agua Zarca. Los líderes del COPINH con frecuencia retrasmitían a través de radios
locales propaganda y amenazas. También con respecto a las protestas del COPINH
en el área, la mayoría de los asistentes no son ni eran locales, ya que el COPINH les
paga a las personas para que asistan a sus manifestaciones y les proporciona alcohol
gratuitamente. José también habló de cómo varias personas han tenido que emigrar a
Estados Unidos y España debido a la situación preocupante y la violencia creciente en
su comunidad, incluyendo personas que viajan con menores. El COPINH solo había
traído a esta comunidad “destrucción, dolor y muerte”.

El Sr. Juan Bautista Madrid Muñoz intentó ofrecer una perspectiva integral de la
relación entre el COPINH y Río Blanco. Juan Bautista detalló como el COPINH se
introdujo en la comunidad de Río Blanco Blanco, explicando que “a nuestra comu-
nidad el COPINH llegó en el 2013, antes de eso nadie conocía al COPINH en el sector
de Río Blanco, Intibucá. Escuchábamos del COPINH en otros lugares, pero nunca en
Río Blanco”. Pero fue el trato violento y abusivo que el COPINH dio a los residentes de
la zona lo que marcó a Juan Bautista, y según él, al resto de la comunidad. El COPINH
le despojó de la propiedad de su tierra, pero eso no fue todo. Juan Bautista nos enseñó
seis cicatrices, resultado de una bala calibre 38 que le dispararon, en su propia casa,
miembros del COPINH. Además, Juan Bautista conoce personas y tiene familiares
que han emigrado debido a la inseguridad que el COPINH ha creado. Juan Bautista,
compara la situación en su comunidad con lo que ocurre en las zonas donde las maras
y las pandillas criminales están presentes en otras partes del país. También le preocu-
paba que las organizaciones internacionales no supervisaran cómo se usa el dinero que

44 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
donan al COPINH, ya que este no beneficia a las comunidades a las que se supone
debería beneficiar. De hecho, después de que la Sra. Cáceres ganara el premio Goldman,
el COPINH poseía más armas las cuales utilizaron para intimidar a los ciudadanos.

Pero la historia de Norma Lidia Díaz Estrada presenta uno de los relatos más reve-
ladores del COPINH bajo la dirección de Berta Cáceres. Trabajadora social, Norma
realizó muchos viajes a comunidades dentro de la zona de impacto del proyecto Agua
Zarca y, a su vez, interactuó con el COPINH en varias de estas ocasiones. Desafor-
tunadamente, la relación de Norma con la organización no fue tan cordial como su
posición le habría garantizado frente a cualquier otra organización de la sociedad
civil. En cambio, Norma habla de varios intercambios con Berta Cáceres, “cuando
asistíamos a reuniones en muchas ocasiones ella [Berta Cáceres] personalmente con
su micrófono me decía, ‘o dejás de hacer esa socialización o vas a aparecer muerta”,
como “hay gran cantidad de personas que vieron como fui atacada dentro de reuniones
y atacada con golpes ... y en algunos casos la persona que tenía de prensa ella [Berta
Cáceres] me decía: ‘váyase, porque aquí la pueden matar’”. Una vez fue atacada y
contó cómo “En una oportunidad subí a la comunidad de la Unión a hacer un trabajo.
Cuando ya vengo de regreso me están esperando con machetes, me atacaron. Me
hirieron aquí todavía tengo unas cicatrices. Acá tengo cicatrices, a machetazos”. En
otra ocasión, “[vinieron, nos] rodearon de machetes; [y] atacaron incluso al ejército.
Tenía que tener protección del ejército. Yo tenía que tener protección del ejército. Ya
[cuando el] ejército [llegaba], con carros, [estas personas] se subían a los cerros y con
hondas atacaban con piedras, llega[ban] a golpear a oficiales del ejército. Yo andaba
con un subteniente [y] en algún momento le pegaron una pedrada.”

Las palabras de Aquilino Madrid pretenden deconstruir las quejas de las personas
entrevistadas, y los problemas con el COPINH que desembocaron en asesinatos,
crímenes y destrucción de una comunidad pacífica. Aquilino afirma “Las instituciones
no son malas, lo malo yo creo que son los líderes que administran las organizaciones
estas organizaciones [como el COPINH] no son malas, lo que es malo son los líderes
que las administran”, porque según su experiencia, el COPINH llegó a las comu-
nidades “[oponiéndose] al proyecto que estaba dando beneficios a la comunidad”.
Aquilino señaló la importancia de las organizaciones de la sociedad civil, pero enfatizó
la integridad inexistente del COPINH.

Luego de que nuestro equipo se reuniera con estas personas su calvario ha contin-
uado. Juan Bautista Muñoz presentó un acta de declaración de testigo ante la Policía

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 45
Nacional de Honduras luego de que el 1 de noviembre de 2018 varios miembros del
COPINH emitieron amenazas de muerte contra él y varias personas cercanas a él.
Como consecuencia uno de ellos que padece del corazón se enfermó y tuvo que ser
llevado al hospital dado la tensión que le causaron las personas mencionadas en la
declaración. Dichos miembros del COPINH han repetidas veces entrado a las propie-
dades privadas de los vecinos del Barrial y les dicen a los dueños con escrituras de
propiedad, que ellos son los verdaderos dueños. Los miembros del COPINH alegan
que ellso tienen títulos de propiedad ancestrales. La declaración también describe como
dichos miembros del COPINH se jactan de no tenerle miedo a la policía puesto que
dicen que dicho cuerpo los protege y hasta les prestan su automóvil. La declaración
termina quejándose de múltiples denuncias interpuestas ante el Ministerio Público de
Intibucá desde el 2013 que no han recibido respuesta aún cuando han ocurrido ya
muchas muertes como consecuencia de esta situación.

46 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
IV. Las ongs: IncItando aL
enfrentamIento/confLIcto en Honduras

T ras la muerte de Berta Cáceres, lógicamente, numerosas organizaciones no guber-
namentales manifestaron su preocupación e inquietud por lo ocurrido. Se exigió
responsabilidad, la rendición de cuentas y justicia, mientras que otras organizaciones
subrayaron las deficiencias jurídicas galopantes presentes en el país, a la hora de
proteger a los activistas de la sociedad civil, inclusive aquellos que abogan por el
medio ambiente y los derechos humanos.

Sin embargo, de manera progresiva, la narrativa de muchas de estas organizaciones
ha mutado, y lo que venía siendo la defensa de derechos se ha convertido en animad-
versión. Haciendo suyas las consignas del COPINH, el MADJ y otras partes involu-
cradas, las ONGs con presencia mundial fueron más allá de la exigencia de rendición
de cuentas y dirigieron acusaciones directas contra los ejecutivos de DESA, y de este
modo aparentemente presionaron a las autoridades a intervenir independientemente
de la falta de pruebas para sustentar sus reclamos. Pronto se ha podido apreciar el
esperpento; organizaciones y grupos internacionales y misiones diplomáticas, celebran
el arresto injusto de personas inocentes mientras ignoran mencionar cuáles son los
requisitos legales que deben cumplirse para garantizar un juicio justo.

Del mismo modo, estas ONGs también condenaron ampliamente los proyectos hidro-
eléctricos en Honduras, concretamente y con especial indignación el proyecto de Agua Zarca.

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 47
a. Las ong y su postura antI-desarroLLo

Las ONG, así como organizaciones internacionales afirmaron que el proyecto Agua
Zarca “está construido sobre el Rio Gualcarque el cual se considera sagrado para la
comunidad lenca” y que “los residentes se opusieron rotundamente al proyecto” 120 y
que además “la mayoría de los miembros de las comunidades de Río Blanco expre-
saron su descontento y oposición al proyecto [en 2011]”121. También que las protestas
contra el proyecto habían tenido lugar de forma “pacífica” 122. Otro de los informes
reitera que “el proyecto pone en peligro el caudal del río y amenaza con desecar no
solo el rio […] sino además el terreno cultivable” 123 mientras que otros acusaron al
desarrollador del proyecto de “manipular a las comunidades y residentes socavando
la cohesión social.” 124 Pronto hubo un consenso aparente sobre el hecho de que las
comunidades indígenas de la zona “no habían sido consultadas”125 o por lo menos “la
compra de la energía y la concesión a DESA del territorio Lenca sin haber realizado
una consulta previa, libre e informada como prevé La Convención 169 de la OIT, la
cual se incorporó al derecho interno de Honduras en 1995.”126 Los medios interna-
cionales se hicieron eco del “hallazgo” regurgitándolo127 tal y como lo hicieron ciertos
funcionarios electos en Estados Unidos, los cuales, declararon, entre otras cosas, que
120 Nick Vacchio, Honduras’ War on Indigenous Communities, Prospect J. Int’l Aff. (15 de junio de 2017), https://
prospectjournal.org/2017/06/15/profiteering-from-death-honduras-war-on-indigenous-communities/.
121 U.N. Human Rights Council, Report of the Special Rapporteur on the Rights of Indigenous People on
Her Visit to Honduras, ¶ 9 Annex, U.N. Doc. A/HRC/33/42/Add.2; 33rd Sess. (21 de julio de 2016); véase
también The Goldman Environmental Prize, Berta Cáceres 2015 Goldman Prize Recipient South and
Central America, https://www.goldmanprize.org/recipient/berta-caceres/ (6 de julio de 2018) (alegando,
inexplicablemente, que “en 2006, los miembros de la comunidad de Río Blanco pidieron ayuda a COPINH
pidiendo”, y que “fueron testigos de una afluencia de maquinaria y equipos de construcción que llegaban a
la ciudad” a pesar de que las actividades del proyecto Agua Zarca comenzaron en 2009).
122 Nick Vacchio, Honduras’ War on Indigenous Communities, Prospect J. Int’l Aff. (15 de junio de 2017), https://
prospectjournal.org/2017/06/15/profiteering-from-death-honduras-war-on-indigenous-communities/; véase
también Report of the Special Rapporteur on the Rights of Indigenous People on Her Visit to Honduras, supra
nota 121, ¶ 7 Annex (sostienen que “los terrenos formaban parte del territorio ancestral lenca”).
123 Johan Frijns, Agua Zarca Hydro Project, BankTrack (18 May 2018), https://www.banktrack.org/project/
agua_zarca_dam/pdf (disponible solamente en inglés).
124 Grupo Asesor Internacional de Personas Expertas, Represa de violencia: el plan que asesinó a Bearta
cáceres (2017), disponible en https://www.gaipe.net/wp-content/uploads/2017/10/Represa-de-Violen-
cia-ES-FINAL-.pdf.
125 Report of the Special Rapporteur on the Rights of Indigenous People on Her Visit to Honduras, supra
nota 121, ¶¶ 46-47; véase además United Nations Human Rights Office of the High Commissioner, UN
Rights Expert Raises Alarm, http://www.ohchr.org/EN/NewsEvents/Pages/DisplayNews.aspx?News-
ID=16743&LangID=E (última visita 30 de mayo de 2018) (alegando que el proyecto había sido “aprobado
sin que se hubiera hecho una consulta previa con ellos”).
126 Represa de violencia: el plan que asesinó a Bearta cáceres, supra nota 124, pág. 13.
127 Véase, por ejemplo, Alexandra Endres, Wer ließ die Umweltschützerin Berta Cáceres töten?, Die Zeit (Dec.
7, 2016), https://www.zeit.de/wirtschaft/2016-11/honduras-berta-caceres-mord-voith-hydro-siemens-men-
schenrechte-verantwortung (disponible solamente en alemán).

48 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
el proyecto “claramente no puede coexistir con el pueblo indígena de Río Blanco, ya
que éstos lo consideran una amenaza para su seguridad y su estilo de vida”. 128

El informe también contiene asesoramiento para el gobierno de Honduras, las partes
involucradas en el proyecto, tanto domésticas como extranjeras y demás partes involu-
cradas. Por ejemplo, una ONG manifestó la siguiente opinión “los inversores interna-
cionales deberían desvincularse inmediatamente de este tipo de proyectos y el gobierno
hondureño debería cancelar el proyecto en sí y la concesión que otorgó dada […] la
falta de una consulta al pueblo indígena antes de aprobar el proyecto” 129 Y partir de
ese momento, la misma organización recomendó lo siguiente “todas las empresas e
inversores deberían abstenerse de hacer negocios en la…industria… hidroeléctrica hasta
que los derechos de las comunidades y los residentes de la roza sean protegidos.”130
Otra ONG alegó que hubo “negligencia voluntaria por parte de la instituciones finan-
cieras internacionales”131 además explicó que “la falta de diligencias debidas a la hora
de conceder créditos y otro tipo de financiamiento para las compañías han provocado
el uso de recursos económicos favoreciendo un incremento de los niveles de violencia,
provocando asimismo la destrucción del tejido social de la comunidad e intensificando
los ataques sistemáticos a los defensores de los derechos humanos.”132

Es importante señalar que una Misión de Investigación Independiente comisionada
por el FMO encontró que:

“Durante las reuniones de la Misión con las comunidades, los miembros
de La Tejera y COPINH usaron las palabras “sagrado” y “cosmología”
como parte de un discurso general sobre el apego del pueblo lenca y su
responsabilidad con el medio ambiente y la Madre Tierra. Cuando se
solicitó más información sobre el carácter sagrado del río, no se obtu-
vieron más respuestas. Esto no es para minimizar o negar el fuerte apego
de las personas con el río y la tierra en general, y es entendible que a nivel
cultural no sea apropiado discutir dichos temas en un foro abierto.

128 Véase 163 Cong. Rec. 183, S7152 (daily ed. Nov. 9, 2017) (declaración del Senador Patrick Leahy); véase
también Letter from Sixty Lawmakers to Treasury Secretary Jacob Lew and to State Department Secretary
John Kerry (16 de marzo de 2016) https://hankjohnson.house.gov/media-center/press-releases/reps-john-
son-ellison-call-independent-murder-investigation-human-rights (disponible solamente en inglés).
129 Global Witness, Honduras: El lugar más mortifero para defender el planeta (2017), disponible en https://
www.globalwitness.org/documents/18802/Spanish_single_v6.pdf.
130 Id. pág. 39 (énfasis añadido).
131 Represa de violencia: el plan que asesinó a Bearta cáceres, supra nota 124, pág. 2.
132 Id. pág. 8.

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 49
La Misión también preguntó en la reunión en Valle de Ángeles sobre
los valores culturales y espirituales del río. Estas comunidades también
se identifican con un ancestro lenca. La información brindada por varias
personas fue que no existían historias u otra información cultural que
hubiera sido transmitida a ellos por generaciones anteriores, que respal-
dara la afirmación de que el río era sagrado. Como con muchas comuni-
dades indígenas colonizadas, puede ser que más allá de la noción del agua
como un elemento esencial para la vida y el sustento, historias específicas,
ceremonias y recuerdos colectivos de la cultura lenca y los valores espe-
cíficos se han perdido.
En la reunión con DINAFROH, también salió a la luz la afirmación
de que el Río Gualcarque era sagrado. La observación que se hizo fue que
no había información suficiente para confirmarlo.
....
“[L]a percepción de los representantes de las demás comunidades en el
área de influencia del Proyecto es que el proceso de consulta fue adecuado,
llevado a cabo por los cuerpos a cargo de la toma de decisiones de sus
comunidades y formalizados en los registros formales de la comunidad
y la municipalidad. Hablaron sobre los beneficios del Proyecto, específi-
camente en términos de empleo, ingresos adicionales inyectados en la
economía local y los proyectos sociales varios para brindar agua potable,
electricidad, mejora en los caminos y actividades económicas menores”133

Desafortunadamente, la opinión que las ONGs tienen de la situación carece de
fundamento y presenta al menos dos errores claros. Primeramente, las ONG no
consiguen conciliar su oposición al proyecto hidroeléctrico con el ímpetu igualmente
feroz con el que condenan las alternativas energéticas.134 En segundo lugar, su opinión
también demuestra una falta absoluta de interés por las necesidades básicas de las
comunidades indígenas de Honduras: la necesidad de tener acceso a agua, luz, regadío,
construcción de carreteras que no llegaron a producirse, provocaron que ésta comuni-
dades se hayan vuelto en esencia apátridas. 135

133 Julian Burger et al., Misión de investigación independiente, supra nota 4, págs. 16-17; 21.
134 Véase, por ejemplo, Oxfam WWF Briefing Note, Time for a Fair Deal on Shipping Emissions (8 de septiembre
de 2011), https://www.oxfam.org/sites/www.oxfam.org/files/bn-out-of-the-bunker-050911-en.pdf (describe
la principal fuente de energía de Honduras como “barata y tan nociva y tan sucia que las partículas que
emite a la atmósfera puede causar 60,000 muertes al año” [tradución nuestra]).
135 Álvaro García Linera, El Oenegismo, Enfermedad Infantil del Derechismo 153 (2011) (como respuesta
a una declaración pública de un grupo de intelectuales y figuras políticas que critican los proyectos de
inversión pública y las políticas de desarrollo del gobierno de Evo Morales).

50 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
Tal y como expresó el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, en el contexto
de las dificultades en materia de desarrollo rural en su país, para los empleados de las
ONGs que “viajan en avión…tienen luz, agua potable, movilidad, Internet, y tele-
visión a la mano” el desarrollo económico puede ser más prescindible que para “el
campesino que produce alimentos, para el indígena que necesita comprar implementos
laborales, para el comerciante y transportista, para el poblador de a pie...” el cual ve
como la distancia de desplazamiento diario se ve reducida por una nueva carretera. 136
Por lo tanto, las ONG tienden “con frecuencia a tergiversar (con propósito o sin él)
los sentimientos y necesidades de los desfavorecidos.” 137 A pesar de que la relación de
las ONG con las comunidades “es en efecto una forma de democracia representativa”
ella carece del “grado de escrutinio aplicable a unas elecciones”. Si las ONGs son las
responsables de diseminar la información sobre el proyecto propuesto, su habilidad
para manipular se incrementa.” 138

Igualmente inquietantes y alejadas de la realidad socioeconómica en las zonas
rurales de Honduras, las recomendaciones de las ONGs parecen visualizar un enfoque
del desarrollo limitado en el que las comunidades indígenas solamente puedan bene-
ficiarse de la asistencia para el desarrollo, una vez que existan sistemas de gobernanza
casi perfectos que salvaguarden los derechos de la comunidad indígena de acuerdo
con las normas occidentales. Este alto estándar podría ser alcanzable en algunos
países desarrollados, pero es casi prácticamente inalcanzable, a ese nivel, en aquellos
países donde más se necesita asistencia para el desarrollo en materia de energía
hidroeléctrica, “países [que] aún no tienen acceso a electricidad, agua potable, protec-
ción básica contra inundaciones o sistemas fiables de regadío”, y donde “deben [por
consiguiente] construirse represas de almacenamiento y desviación”139. La posición
de la ONGs también ignora la posibilidad real de que los derechos e intereses de los
indígenas con respecto al proyecto Agua Zarca puedan estar en conflicto entre sí. 140
Como dijo Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial, acerca de Agua Zarca y el
desafío general del reasentamiento involuntario en el desarrollo de infraestructura

136 Id.
137 Nicholas A. Fromherz, From Consultation to Consent: Community Approval as a Prerequisite to Environ-
mentally Significant Projects, 116 W. Va. L. Rev. 109, 146 (2013) (disponible solmente en inglés).
138 Id.
139 Dipak Gyawali, Epilogue, in The Nepal-India Water Resources Relationship: Challenges, 295, 300 (Dwarika
N. Dhunkel & Santa B. Pun eds., 2009).
140 John Beverley, El Ultraizquierdismo: Enfermedad Infantil de la Academia, 1 Alter Nativas (2013),
disponible en https://alternativas.osu.edu/assets/files/essays%201/johnbeverley.pdf (exponiendo que “aún
si la autonomía de territorialidades indígenas se establece como derecho inviolable, aun contra las razones
de un “desarrollo” que llevaría a mejores condiciones de vida para todas las clases populares, podría haber
—de hecho hay— conflictos entre distintos grupos indígenas sobre esas territorialidades... ”).

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 51
en los países en desarrollo en general: “No se puede hacer el tipo de trabajo que
estamos tratando de hacer” y que no se produzcan algunos de estos incidentes. Solo
tenemos que ser honestos cuando sucedan, admitirlo y tratar de solucionarlo de la
mejor manera posible.” 141

141 Fact Sheet: Honduras y los pueblos indígenas, (11 de mayo de 2016), http://www.bancomundial.org/es/
topic/indigenouspeoples/brief/honduras-and-indigenous-people.

52 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
V. Honduras necesIta energía renoVabLe

a. contexto poLítIco

Clasificada como “parcialmente libre” según Freedom House en 2017, Honduras es
una democracia pluralista cuyo “poder se ha concentrado principalmente en manos
del Partido Liberal (PL) y el Partido Nacional (PN).142 El ejército del país también
ostenta gran parte del poder ya que el gobierno sigue confiando en las fuerza armadas
para combatir el crimen.143 La tasa de homicidios en Honduras, a pesar de haber
disminuido recientemente, sigue estando ente las más altas del mundo144 con 43.6
asesinatos por cada 100,000 habitantes en 2017.145 Los delitos raramente son denun-
ciados, e incluso cuando se denuncian, la mayoría nunca llegan a investigarse.146

En junio de 2009, el ejército derrocó al presidente Manuel Zelaya, miembro del PL,
en un golpe de estado después de que Zelaya convocara un referéndum no vinculante
para convocar una asamblea con poderes para re escribir la constitución de Honduras.147

142 Freedom House, Freedom in the World 2017: Honduras (2017), https://freedomhouse.org/report/free-
dom-world/2017/honduras (disponible solamente en inglés).
143 Id.
144 Id.
145 el banco mundial, Honduras, http://www.bancomundial.org/es/country/honduras/overview (última visita 8
de noviembre de 2018).
146 Freedom House, Freedom in the World 2017: Honduras (2017), supra nota 113.
147 Agua Zarca Hydroelectric Project: Independent Fact Finding Mission, supra note 147, pág 8; véase también
David Landau, Honduras: Term Limits Drama 2.0, Constitution Net (May 27, 2015) http://www.consti-
tutionnet.org/news/honduras-term-limits-drama-20-how-supreme-court-declared-constitution-unconstitu-
tional (disponible solamente en inglés).

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 53
Según algunas fuentes, el golpe de estado vino motivado por los vínculos de Zelaya con el
presidente de Venezuela, Hugo Chávez, así como por los temores de que Zelaya perma-
neciera en el cargo por tiempo indefinido una vez eliminado el límite de mandato presi-
dencial que contiene la Constitución vigente. 148 Tras el golpe militar, Ricardo Micheletti,
el presidente del Congreso Nacional y al igual que Zelaya, un miembro del PL, asumió la
presidencia con 124 de 128 votos.149 La Organización de los Estados Americanos llamó
a esta secuencia de eventos una “alteración inconstitucional del orden democrático”150,
la comunidad internacional condenó ampliamente la destitución de Zelaya151 y se convo-
caron elecciones para el año siguiente. 152 Cuatro años más tarde, en 2014, Juan Orlando
Hernández, miembro del PN, tomó posesión como presidente del gobierno. 153

Después de haberse producido un importante escándalo de corrupción en el que el
Instituto Hondureño de Seguridad Social estaba implicado, el gobierno de Hernández
llegó a un acuerdo con la Organización de los Estados Americanos (OEA) para crear
la Misión de Apoyo a la Lucha contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras
(MACCIH) 154 con el mandato de “Mejorar la calidad de los servicios presta el sistema
de justicia hondureño…a través de la cooperación activa, el asesoramiento técnico, la
inspección y la supervisión de las instituciones estatales “.155

La Corte Suprema de Honduras, en una decisión sumamente criticada156, eliminó
los límites al mandato presidencial en 2015157, y Hernández fue reelegido para un
segundo mandato en noviembre de 2017.158
148 Véase Richard Gott, Honduras: Back to the Bad Old Days?, The Guardian (June 29, 2009), https://www.
theguardian.com/commentisfree/2009/jun/29/honduras-coup-hugo-chavez (disponible solamente en inglés).
149 Id.
150 Véase Doug Cassel, Honduras: Coup d’Etat in Constitutional Clothing?, Am. Soc. Int’l L. (Oct. 15, 2009),
https://www.asil.org/insights/volume/13/issue/9/honduras-coup-d%E2%80%99etat-constitutional-cloth-
ing-revision#_edn1 (disponible solamente en inglés).
151 Id.
152 Véase Agua Zarca Hydroelectric Project: Independent Fact Finding Mission, supra nota 147, pág. 8.
153 Véase id.
154 Freedom House, Freedom in the World 2017: Honduras (2017), https://freedomhouse.org/report/free-
dom-world/2017/honduras (disponible solamente en inglés).
155 OAS hoja informativa: ¿Qué es la Macchih? (2016), http://www.oas.org/es/centro_noticias/comunicado_
prensa.asp?sCodigo=D-001/16.
156 David Landau, Honduras: Term Limits Drama 2.0, Constitution Net (May 27, 2015), http://www.constitu-
tionnet.org/news/honduras-term-limits-drama-20-how-supreme-court-declared-constitution-unconstitutional
(describe la decisión como “respresentativa de la continua manipulación de la elite de la constitución hondu-
reña con el finde favorecer intereses particulares y, por lo tanto, también del fracaso del constitucionalismo a la
hora de ejercer una restricción efectiva del poder político o generar un cambio positivo” [tradución nuestra]).
157 Id.
158 Honduras: President Juan Orlando Hernandez Declared Election Winner, Deutsche Welle (Dec. 18, 2017),
http://www.dw.com/en/honduras-president-juan-orlando-hernandez-declared-election-winner/a-41836671
(disponible solamente en inglés).

54 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
b. contexto económIco

Históricamente, la economía hondureña ha dependido de las exportaciones de bananas
y café, pero más recientemente el país ha diversificado y entre sus exportaciones ha
incluido prendas de vestir y piezas para automóviles.159 No obstante, la “economía de
Honduras sigue dependiendo en gran medida del comercio y las remesas de Estado
Unidos”.160 Estados Unidos es el principal socio comercial y económico de Honduras.
Sólo en 2014, las exportaciones de Estados Unidos a Honduras sumaron a 5.9 mil
millones de dólares.161 Asimismo, la inversión directa de Estados Unidos en Honduras
ascendió a 900 millones de dólares aproximadamente en ese mismo año. Por consigui-
ente, alrededor del 15% de la inversión extranjera directa en Honduras proviene
de los Estados Unidos, debido en parte al Acuerdo de libre comercio entre Estados
Unidos, Centroamérica y la República Dominicana, el cual entró en vigor en 2006 y
está ayudando a fomentar la inversión extranjera directa.162

Desde la crisis financiera mundial, Honduras ha experimentado una recuperación
moderada con un crecimiento económico del 4.1% en 2017163 y un crecimiento previsto
del 4.2% en 2018.164 A pesar de este crecimiento, en los últimos años, el país sigue
siendo vulnerable a las fuerzas externas, “su sector agrícola, por ejemplo”, perdió casi
un tercio de sus ingresos en las últimas dos décadas debido en parte a la caída de los
precios de los cultivos de exportación del país, principalmente la banana y el café”.165

c. pobreza y desIguaLdad generaLIzada

Honduras es el segundo país más pobre de América Central166, con un 60.9% de la
población que vive en la pobreza.167 Honduras tiene el nivel más alto de desigualdad
159 Véase Heritage Foundation 2018 Index of Economic Freedom, https://www.heritage.org/index/country/
honduras (disponible solamente en ingles).
160 Central Intelligence Agency, World Factbook: Honduras, https://www.cia.gov/Library/publications/
the-world-factbook/geos/ho.html (disponible solamente en inglés).
161 U.S. Department of State, Bureau of Economic and Business Affairs, 2015 Investment Climate Statement:
Honduras (2015), https://www.state.gov/e/eb/rls/othr/ics/2015/241587.htm (disponible solamente en inglés).
162 Central Intelligence Agency, supra nota 131.
163 El banco mundial, supra nota 116.
164 Reuters Staff, Honduras Sees Economic Growth of up to 4.2% in 2018, CNBC (Mar. 8, 2018), https://www.
cnbc.com/2018/03/08/reuters-america-honduras-sees-economic-growth-of-up-to-4-point-2-pct-in-2018.html.
165 The World Bank, Honduras, http://www.worldbank.org/en/country/honduras/overview (last visited May
29, 2018).
166 Central Intelligence Agency, supra nota 131
167 El banco mundial, supra nota 116.

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 55
económica en toda América Latina168 y el sexto más alto del mundo.169 En 2016, el PIB
per cápita ascendió a 2,361 dólares, mientras que el promedio del PIB per cápita en el
resto del continente fue de más de 8,342 dólares. 170

Si bien estas estadísticas ponen de manifiesto el hecho de que la estratificación de
la riqueza de Honduras es extrema incluso dentro de América Latina, la población
indígena del país (alrededor del nueve por ciento de la población general según un
censo de 2013) 171 experimenta condiciones aún peores según todos los indicadores.
Por ejemplo, en las comunidades indígenas los niños reciben menos de seis años de
escolaridad en comparación con un promedio nacional de siete años y medio.172 “En
muchas comunidades rurales, especialmente las indígenas, todavía no hay escuelas.
Donde hay escuelas, los únicos maestros son a menudo. . . miembros de la misma
comunidad cuya educación no pasa de sexto grado”.173 Según el Banco Mundial, el
ausentismo de los maestros rurales es extremadamente alto, lo cual provoca que se
cierren las escuelas casi treinta días por año escolar.174 El promedio del salario mensual
entre la comunidad indígena está casi dos tercios por debajo del promedio nacional,
igualmente el 88.7% de los niños indígenas viven en la pobreza.175

Además, un 38% de los niños indígenas, y el 55% del grupo indígena más grande
del país, los lencas, sufren desnutrición crónica comparado con el 30% a nivel nacio-
nal.176 Los niños indígenas también se ven afectados por las altas tasas de infecciones
respiratorias, diarrea, malaria, dengue y tuberculosis, entre otras.177 La mortalidad
entre los niños indígenas menores de doce meses es de 43.5 por 1,000 niños nacidos
vivos frente a un promedio nacional de 35.1. Asimismo, la mortalidad entre los niños
indígenas menores de cinco años es de 62.9 por cada 1,000 niños nacidos mientras

168 Id.
169 The Editors, Why Honduras Remain Latin America’s Most Unequal Country, World Pol. R. (Jan. 6, 2017),
https://www.worldpoliticsreview.com/trend-lines/20856/why-honduras-remains-latin-america-s-most-un-
equal-country (disponible solamente en inglés).
170 El Banco Mundial, PIB Per Capita (2016), https://datos.bancomundial.org/indicador/NY.GDP.PCAP.
CD?end=2016&locations=ZJ-HN-SV-NI-GT&start=2016&view=bar%20.
171 Véase Minority Rights International: Honduras, http://minorityrights.org/country/honduras/ (l6 de julio de
2018).
172 Véase Report of the Special Rapporteur on the Rights of Indigenous People on Her Visit to Honduras, supra
note 121, ¶ 66.
173 El Banco Mundial, supra nota 139.
174 Id.
175 Véase Report of the Special Rapporteur on the Rights of Indigenous People on Her Visit to Honduras, supra
note 121, ¶, pág. 61.
176 Id. ¶¶, págs. 72, 74.
177 Id.

56 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
que el promedio nacional es de 49.7.178 Los lencas tienen incluso que viajar hasta El
Salvador para poder tener acceso a atención médica.179 La esperanza de vida es muy
baja, 38 años para las mujeres indígenas y 43 entre los hombres mientras que a nivel
nacional la esperanza de vida es de 65 y 70 años respectivamente.180

Las minorías están también dramáticamente infrarrepresentadas en el congreso
de Honduras.181 Además de estos desafíos, las tierras indígenas han estado sujetas
durante mucho tiempo a la invasión y apropiación por parte de la población no indígena
de las áreas circundantes.182 Por ejemplo, como señala Freedom House, “la limpieza
de tierras para pistas de aterrizaje clandestinas utilizadas en el tráfico de drogas ha
aumentado la presión sobre los grupos indígenas en áreas remotas del país”.183 Con
respecto a la comunidad Lenca en particular, cabe señalar que la pérdida de su lengua
ancestral, la carencia de órganos políticos y decisorios independientes, además de un
alto grado de asimilación a la cultura no indígena ha elevado su lucha por el recono-
cimiento de sus tierras ancestrales.184

La división existente en Honduras, sin embargo, no está presente solamente entre
indígenas y no indígena, sino que trata también de una división o pugna entre los que
abogan por lo urbano y los que abogan por lo rural. Por ejemplo, en las áreas rurales,
aproximadamente el 20% de los hondureños vive en pobreza extrema, es decir, con
menos de 1.90 dólares estadounidenses por día.185 La brecha entre las áreas rurales y
urbanas se ha visto acentuada especialmente en términos de acceso a agua limpia186
y electricidad: “El acceso a servicios de infraestructura básica en las áreas rurales es
muy limitado. . . . [ya que] sólo el 38 por ciento de [la] población rural tiene acceso a
la electricidad, en comparación con el 95 por ciento en las áreas urbanas “.187 Según el
Banco Mundial, “esta situación limita el potencial de desarrollo económico y social y
agrava los problemas de aislamiento y pobreza de la población rural”. 188
178 Id.
179 Id.
180 Id.
181 Id.
182 Id. ¶, Annexo 7.
183 Freedom House, supra nota 125.
184 Véase Informe GAI 2014, supra nota 91; véase en general Graham, supra nota, págs. 139-40 (discutiendo el
significado de la naturaleza para la identidad y espiritualidad lenca).
185 El banco mundial, supra nota 116.
186 Véase Haley Rogers, What Is the Water Quality in Honduras Like?, The Borgen Project (12 de noviembre
de 2017), https://borgenproject.org/water-quality-in-honduras/ (disponible solamente en inglés).
187 The World Bank, Honduras - Rural Electrification Project 1 (2005), http://documents.worldbank.org/
curated/en/807361468033700930/Honduras-Rural-Electrification-Project (disponible solamente en inglés).
188 Id. 

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 57
d. generacIón de energía eLéctrIca en Honduras.

Honduras ha sufrido durante mucho tiempo la falta de desarrollo de infraestructura
y la persistente escasez de energía a pesar de tener un potencial hidroeléctrico que
podría abastecer a todo el país haciéndolo así independiente energéticamente.

En 1965, el país apenas disponía de 38 kilómetros de carretera asfaltada además
de presentar una “ausencia de infraestructura energética significativa”.189 Durante las
reformas que se llevaron a cabo en 1957 bajo la junta militar, el gobierno de Honduras
creó la empresa estatal Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) con el objetivo
de proporcionar energía a todo el país.190 En 1970, la cuota de mercado de energía
doméstica de la ENEE había crecido del 60% al 70% y a partir de ahí continuó
creciendo.191 Al mismo tiempo, Honduras reconoció su falta de reservas domésticas
de combustibles fósiles y el coste prohibitivo que supone importar energía desde el
exterior.192 Por este motivo, el país capitalizó el potencial de la hidroelectricidad con la
asistencia del Banco Mundial y de otras organizaciones financieras internacionales en
crecimiento que aportaron fondos a la ENEE.193

Durante este período, el Banco Mundial “construyó un proyecto hidroeléctrico tras
otro”194, y en 1970 la hidroelectricidad representaba más de la mitad de la capacidad
de producción de energía del país195, lo que culminó en el proyecto hidroeléctrico más
grande del país: la hidroeléctrica Francisco Morazán, comúnmente conocida como “El
Cajón”. La hidroeléctrica El Cajón se puso en marcha en 1985 con una capacidad de
300 MW196 y al día de hoy, sigue siendo la represa más importante del país y una de
las más altas del mundo197 con 234 metros de altura.198
189 Lester Hunt et al., The Policy of Power and the Power of Policy: Energy Policy in Honduras 6 (1998),
https://www.surrey.ac.uk/sites/default/files/SEED%2096.pdf (disponible solamente en ingles).
190 Historia de la ENEE, http://www.enee.hn/Portal_transparencia/2015/estructura%20organica/funciones%20
2015.pdf (última visita 30 de mayo de 2018).
191 Hunt, supra nota 189, pág. 6.
192 Id.
193 The World Bank, Energy Sector Management Assistance Program, Honduras: Power Sector Issues and
Options 116 (2010) http://documents.worldbank.org/curated/en/357601468031595888/pdf/722960WP-
0P10140l0Issues0and0Options.pdf (disponible solamente en inglés).
194 Id.
195 Hunt, supra nota 189, pág. 6.
196 Honduras: Power Sector Issues and Options, supra nota 193, pág. 116.
197 David Zapata, El Cajón, Una Represa y un Destino Turístico Que Maravilla a Los Hondu-
reños, La Prensa (4 de octubre de 2016), http://www.laprensa.hn/honduras/1000938-410/
el-cajon-una-represa-y-un-destino-tur%C3%ADstico-que-maravilla-a-los.
198 Robert Jansen, Advanced Dam Engineering for Design, Construction, and Rehabilitation 4 (2012)
(disponible solamente en inglés).

58 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
El Cajón se construyó basándose en el crecimiento de la demanda de energía.199 Sin
embargo, en 1985, la capacidad total de energía de Honduras era de 550 MW mientras
que la demanda tan solo superaba los 200 MW.200 Las consecuencias financieras de
este desajuste entre la oferta y la demanda se vieron acrecentadas por los bajos cargos
de electricidad de la ENEE para los consumidores; el cargo promedio para todos los
clientes residenciales cubría solamente el 60% del coste real del suministro, mientras
que los cargos para los clientes residenciales que consumían menos de 300 kWh al
mes —84 por ciento de todos los clientes residenciales— cubría solo el 39% del coste
operativo.201 Esto generó un déficit que llevó a ENEE a incurrir en pérdidas, lo que, a
su vez, contribuyó a la falta de cumplimiento del país, que tuvo lugar en 1989, con los
compromisos adquiridos con instituciones multilaterales.202

Entre los años 1993 a 1994, las graves sequías, empeoraron la situación reduciendo la
producción de El Cajón.203 Junto con una capacidad de reserva de generación insuficiente y
una infraestructura en deterioro, Honduras experimentó una crisis energética204 con apagones
masivos que llevaron a problemas económicos.205 Estos apagones afectaron a la industria
en general, pero resultaron particularmente gravosos para las pequeñas empresas que no
disponían de generadores auxiliares/suplentes.206 Los supermercados, por ejemplo, se vieron
obligados a reducir sus inventarios para evitar el deterioro de los alimentos perecederos.207

La crisis energética de principios de la década de los 90, con la asistencia del Banco
Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID)208, dio lugar a reformas impor-
tantes. En noviembre de 1994, el Congreso aprobó la Ley Marco para el Subsector
Eléctrico209 con el objetivo de estimular la inversión en proyectos privados de produc-
ción de energía.210 Pero la legislación carecía de los incentivos adecuados y necesarios

199 Honduras: Power Sector Issues and Options, supra nota 193, pág. 116.
200 Id. pág. 25.
201 Id. pág. 34.
202 Id. pág. XVII.
203 Véase World Bank Public-Private Infrastructure Advisory Facility, Private Solutions for Infrastructure in
Honduras 102 (2003) (disponible solamente en inglés)
204 Honduras: Power Sector Issues and Options, supra nota 193, pág. XV.
205 Tim Squires, The Impact of Access to Electricity on Education: Evidence from Honduras 4 (2015),
https://economics.ucr.edu/seminars_colloquia/2014-15/applied_economics/Squires_JMP_Electricity.pdf
(disponible solamente en inglés).
206 Hunt, supra nota 189, pág. 18.
207 Id.
208 Id. pág. 16.
209 Véase Ley No. 158/94, 4 nov. 1994, Ley Marco del Sub-Sector Eléctrico de 4 de noviembre de 1994,
FAOLEX (Honduras).
210 The Institute of Electrical and Electronics Engineers, Inc., Marco Legal del Sub-Sector Eléctrico, Part III
(2014), http://www.andi.hn/wp-content/uploads/2014/11/1_marcolegal-3_sn.pdf.

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 59
para llevar esto a cabo, lo que llevó a proyectos de energía basados en combustibles
fósiles.211 Si bien estos proyectos podrían ponerse en línea en doce meses o menos, 212
resultaban muy costosos para el gobierno debido a los altos riesgos que presentaba
el mercado.213 Por otra parte, también requerían un alto gasto en importaciones de
combustibles que además contaminaban el medio ambiente.214

Específicamente, las centrales térmicas de Honduras, es decir, las plantas donde
el calor se transforma en electricidad se alimentan de Bunker C (también conocido
como fuel oil No. 6)215, combustible diesel (también conocido como fuel oil No. 2)
216
o carbón. 217 Si bien todos esto combustibles son fósiles son altamente contami-
nantes,218 el Bunker C es especialmente nocivo por su impacto ambiental adverso y
que, en comparación con otros combustibles, presenta muchas más impurezas (entre
ellas azufre y metales pesados) los cuales contribuyen a la formación de cenizas y
depósitos. así como las emisiones de la combustión.219 El periódico británico The
Guardian describe el combustible búnker como el “combustible diesel más sucio y
dañino del mundo: un lodo tóxico similar al alquitrán que generalmente contiene

211 Agencia intenacional de la energía renovable, Empresa Nacional de Energía Eléctrica (2017), https://www.
irena.org/-/media/Files/IRENA/Agency/Events/2017/Aug/Regional-workshop-Central-America/Honduras_
Miguel-Garcia.pdf?la=en&hash=CAC581CF445661C66EFE06FBF1F6591086F6E99C .
212 Honduras’ Big New Oil-Fired Plant, Power (Mar. 15, 2009), http://www.powermag.com/honduras-big-
new-oil-fired-plant/ (disponible solamente en inglés).
213 Honduras: Power Sector Issues and Options, supra nota 193, pág. XVII.
214 Id.
215 The American Petroleum Institute, Petroleum HPV Testing Group, Heavy Fuel Oils Category Analysis and
Hazard Characterization 9 (2012), disponible en http://www.petroleumhpv.org/~/media/PetroleumHPV/
Documents/2012_12_10_December_7_2012_Heavy%20Fuel%20Oil%20CAD_Final_std.pdf (disponible
solamente en inglés).
216 U.S. Energy Information Administration, https://www.eia.gov/dnav/pet/TblDefs/pet_cons_821use_tbldef2.
asp (última visita 11 de junio de 2018).
217 Karla Aguilar, Electricity Projects & Regulation in Honduras 2017, BLP (13 oct. 2017), http://www.blplegal.
com/electricity-2017-latin-lawyer/ (disponible solamente en inglés); véase también Energía, Perfil Sector
Energía en Honduras (2016), https://www.direcon.gob.cl/wp-content/uploads/2017/03/Honduras_06_
perfil_sectorial_energia.pdf (ofrece una síntesis del Decreto 70/07).
218 Véase, por ejemplo, Jay Apt, The Other Reason to Shift Away From Coal: Air Pollution That Kills Thousands
Every Year, Scientific American (June 7, 2017), https://www.scientificamerican.com/article/the-other-reason-
to-shift-away-from-coal-air-pollution-that-kills-thousands-every-year/ (disponible solamente en inglés); véase
también Union of Concerned Scientists, Diesel Engines and Public Health, https://www.ucsusa.org/clean-vehi-
cles/vehicles-air-pollution-and-human-health/diesel-engines#.Wx8GNzNKjOR (disponible solamente en inglés).
219 Véase Bell Performance, Power Generation and Bunker C Fuel, https://www.bellperformance.com/bell-per-
forms-blog/Power-Generation-and-Bunker-C-fuel-oil (última visita 11 de junio de 2018) (disponible sola-
mente en inglés).

60 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
3,500 veces más cantidad de azufre que el diesel utilizado para automóviles.”220 El
Bunker C viene a ser literalmente “el fondo del barril.”221

No obstante, este “aceite denso y viscoso producto de la mezcla de aceites resid-
uales pesados con un aceite más ligero”222 se utiliza frecuentemente como combustible
para grandes buques petroleros o cruceros, así como en pequeñas centrales eléctricas
industriales. Se prevé que el uso de este tipo de combustible causará/podría causar
alrededor de 570,000 muertes entre 2020 y 2025.223 Esta predicción, llevó a que reci-
entemente, la Organización Marítima Internacional de las Naciones Unidas redujera
el límite de contenido de azufre permitido en este tipo de productos del 3,5 a 0,5 por
ciento. 224 En la ciudad de Nueva York, sólo el uno por ciento de los edificios continua
quemando fuel oil # 4 y # 6, lo que representa el 86% del total de la contaminación
por hollín en el aire producido por todos los edificios de la ciudad.225 Por lo tanto no
resulta sorprendente que en Estados Unidos y en otros lugares, Bunker C haya dejado
de usarse para generar energía.226

Cuando Carlos Robert Flores asumió la presidencia en 1998, su gobierno en un
intento de mejorar la situación, declaró que el “desarrollo y generación de energía
limpia y fuentes renovables” eran fundamentales para el interés público.227 Esta nueva
legislación ofreció incentivos a los proyectos de energía renovable,228 permitiendo a la
220 Jeremy Plester, Dirty Diesel: Why Ships Are the Worst Offenders, The Guardian (18 mayo 2017), https://www.
theguardian.com/uk-news/2017/may/18/dirty-diesel-ships-worst-offenders-pollutionwatch (disponible
solamente en inglés).
221 Rick Shankman, The Environmental Horrors of Bunker Fuel: Climate Action MIT Style, MIT ClimateX
(August 2017), https://climatex.mit.edu/environmental-horrors-bunker-fuel-climate-action-mit-style
(disponible solamente en inglés).
222 NOAA Office of Response and Restoration, No. 6 Fuel Oil (Bunker C) Spills, https://response.restoration.
noaa.gov/oil-and-chemical-spills/oil-spills/resources/no-6-fuel-oil-spills.html (disponible solamente en inglés).
223 Josh Spero, Shipping Chief Says $50bn Cost of Green Fuel Rules Risk Bankruptcy, Fin. Times (June 10,
2018), https://www.ft.com/content/86201656-6994-11e8-8cf3-0c230fa67aec (cita IMO, Sulphur 2020 –
Cutting Sulphur Oxide Emissions (2016), http://www.imo.org/en/MediaCentre/HotTopics/Pages/Sulphur-
2020.aspx [disponible solamente en inglés]).
224 Id.
225 RickShankman,The Environmental HorrorsofBunkerFuel:ClimateActionMITStyle,MIT ClimateX (Aug.2017),
https://climatex.mit.edu/environmental-horrors-bunker-fuel-climate-action-mit-style (disponible solamente
en inglés).
226 Véase Bell Performance, Power Generation and Bunker C Fuel, https://www.bellperformance.com/bell-per-
forms-blog/Power-Generation-and-Bunker-C-fuel-oil (disponible solamente en inglés) (última visita 11 de
junio de 2018).
227 Ramón Espinasa et al., Dossier Energético: Honduras, banco interamericano de desarollo, enero de 2017,
pág. 40.
228 Véase Decreto No. 85/98, de 27 de abril de 1998, Decreto Desarrollo y Generación de Energía por Fuentes
Nuevas y Renovables, FAOLEX (Hond.); véase además Decreto No. 267-98, de 25 de noviembre de 1998,
Decreto Ejecución de Proyectos de Generación de Enegía Eléctrica, La Gaceta, 5 dic. 1998 (Honduras).

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 61
ENEE celebrar contratos de compra de energía a lo largo de varias décadas a precios
fijos con productores privados de energía y priorizar los proyectos de energía renov-
able en la concesión de aprobaciones de proyectos.229

Sin embargo, a pesar de las reformas mencionadas y del potencial de Honduras para
ser autosuficiente energéticamente usando energía hidroeléctrica230, en el año 2005
se seguían construyendo centrales eléctricas de combustibles fósiles pesados (como
el búnker C y diésel) en el país. Ese mismo año, Luz y Fuerza de San Lorenzo S.A.
(Lufussa), una de las principales empresas de energía de Honduras abrió la central
eléctrica de combustible pesado Pavana III con una capacidad de generación de energía
de 276 MW, la tercera planta operada por Lufussa231 y, a un precio de 190 millones
de dólares, la mayor inversión privada en la historia de Honduras.232Apenas dos años
después, en 2007, el Banco Mundial advirtió sobre otra “crisis energética emergente”
—proyectar un déficit de electricidad de 170 MW a 380 MW entre 2007 y 2010.233
Sin embargo, tal y como ocurrió en la década de los noventa, solo el arrendamiento de
productos de elevado coste operativo y generadores diésel perjudiciales para el medio
ambiente ofrecían un aplazamiento realista y viable a corto plazo.234

En octubre de 2007, durante el mandato del presidente Zelaya, el Congreso
aprobó la Ley para la Promoción de la Generación de Energía Eléctrica con Recursos
Renovables235, con el objetivo de facilitar la generación privada de energía renovable
mediante: (a) políticas de protección e incentivos como acuerdos de compra de energía
ENEE; y (b) la racionalización de la solicitud de permisos, la revisión ambiental y los
procesos de construcción.236 Esta ley se basó en la legislación de 1998 cuyo objetivo
era promover la energía renovable, provocó la proliferación de la generación privada
de energía renovable, especialmente de proyectos hidroeléctricos.237

229 Véase Espinasa, supra nota 227, pág. 41.
230 Wilfredo Flores et al., Sustainable Energy Policy in Honduras: Diagnosis and Challenges, 39 Energy Pol’y
551 (2011).
231 Lufussa, Nuestro Proyectos, http://lufussa.com/en/our-projects/ (última visita 11 de junio de 2018).
232 Id.; véase también Honduras’ Big New Oil-Fired Plant, Power (15 de marzo de 2009), http://www.
powermag.com/honduras-big-new-oil-fired-plant/ (disponible solamente en inglés).
233 Honduras: Power Sector Issues and Options, supra nota 193, pág. XXII.
234 Id.
235 Véase Decreto No. 70/07, de 29 de junio de 2007, Ley de Promoción a la Generación de Energía Eléctrica
con Recursos Renovables La Gaceta, 2 de octubre de 2007 (Honduras).
236 Karla Aguilar, Electricity Projects & Regulation in Honduras 2017, BLP (Oct. 13, 2017), http://www.
blplegal.com/electricity-2017-latin-lawyer/; see generally Energía, Perfil Sector Energía en Honduras (2016),
disponible en https://www.direcon.gob.cl/wp-content/uploads/2017/03/Honduras_06_perfil_sectorial_
energia.pdf (providing a full summary of Decreto 70/07).
237 Véase Espinasa, supra nota 227, pág. 41.

62 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
Sin embargo, a pesar de estas iniciativas legislativas que mostraron el apoyo de
Zelaya a la energía renovable y la independencia energética, en el año 2008 el 62%
de la energía generada en Honduras era energía procedente de combustibles fósiles.
En efecto, las importaciones totales de petróleo aumentaron de 1,303 mil millones de
dólares en 2007 a 1,945 mil millones de dólares durante el siguiente año.238 Lo que
resulta aún más alarmante es que en 2010, el 42.2% del sistema energético nacional y
el 86% del consumo de energía provenía de la leña.239 Durante este período, la ENEE
también tuvo unas pérdidas estimadas en 300 millones de dólares al año (tres por
ciento del PIB), mientras que gastaba 194 millones al año en el subsidio de gasolina y
diesel (otro dos por ciento del PIB).240

A raíz de la crisis energética, Zelaya se “alió con el gobierno venezolano del entonces
presidente Hugo Chávez”.241 El 28 de enero de 2008, Zelaya firmó un acuerdo con
Venezuela para unirse a PetroCaribe,242 el programa de asistencia energética de Vene-
zuela243, el cual fue criticado y descrito como “[Un] mecanismo establecido por Hugo
Chávez con el objetivo de despilfarrar subsidios al petróleo en países de América
Latina y el Caribe a cambio de fidelidad política”.244

Como parte del acuerdo, Venezuela ofreció condiciones favorables.245 Los trece
países que participaron en PetroCaribe “dependían profundamente del petróleo para
financiar el gasto social y la infraestructura, y recompensaron a Caracas brindando
apoyo diplomático en el escenario internacional”.246 Según la Embajada de los Estados
Unidos en Honduras, dicho apoyo diplomático incluía la presión personal de Hugo

238 Compare id., con Wikileaks U.S. Embassy Cable (28 January 2008), https://wikileaks.org/plusd/cables/08TE-
GUCIGALPA86_a.html (expone que bunker oil representaba la fuente del 70 de la generación de energía de
Honduras [disponible solamente en inglés]).
239 Id. pág. 551.
240 Véase Wikileaks U.S. Embassy Cable (28 January 2008), https://wikileaks.org/plusd/cables/08TEGUCI-
GALPA86_a.html (disponible solamente en inglés).
241 David Landau, supra nota 127.
242 Wikileaks U.S. Embassy Cable, supra nota 205.
243 Single Point of Failure Venezuela’s Financing Programme Leaves Many Caribbean Countries Vulnerable,
The Economist (4 October 2014), https://www.economist.com/the-americas/2014/10/04/single-point-of-
failure (disponible solamente en inglés).
244 Alvaro Vargas Llosa, Honduras’s Coup Is President Zelaya’s Fault, The Washington Post (1 July 2009),
http://www.washingtonpost.com/wp- dyn/content/article/2009/07/01/AR2009070103210.html?noredi-
rect=on. (disponible solamente en inglés, necesita subscripción)
245 Véase en general Otaviano Canuto, Oil Prices and the Future of Petrocaribe, The Huffington Post (28
September 2015), https://www.huffingtonpost.com/otaviano-canuto/oil-prices-and-the-future_b_8209010.
html (disponible solamente en inglés).
246 Ezequiel Minaya, An Ailing Venezuela Trims Oil Diplomacy, Wall St. J. (5 dic. 2014), https://www.wsj.com/
articles/an-ailing-venezuela-trims-oil-diplomacy-1417824828 (traducción propia).

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 63
Chávez sobre el gobierno de Zelaya “ para eliminó a las Fuerzas Armadas Revolucio-
narias de Colombia (FARC) de cualquier lista terrorista o aceptar públicamente que
no era una organización terrorista».247 Según los cables de la embajada de los Estados
Unidos, Honduras, a instancias de Venezuela, también se unió a la Alternativa Boli-
variana para las Américas Bolivariano (ALBA), una iniciativa ambiciosa dirigida por
Venezuela y Cuba a la ya extinta Área de Libre Comercio de las Américas.248

Venezuela vendió a Honduras 3.3 millones de barriles de petróleo por un precio
de 218.4 millones de dólares entre junio de 2008 y abril de 2009.249 Como resul-
tado, Honduras recibió alrededor de 94.2 millones de dólares en un financiamiento
a largo plazo con PetroCaribe.250 Presuntamente, Zelaya pretendía utilizar Petro-
Caribe y ALBA para sus propios fines políticos, y aplazar el cálculo de las políticas
energéticas insostenibles de Honduras. La Embajada observó la “falta de voluntad
de Zelaya de tomar los pasos necesarios para racionalizar el sector energético, o el
deseo de echarle la culpa políticamente a otros por esos pasos tomados”, todo esto
“un esfuerzo por obtener suficiente efectivo para sobrevivir los dos últimos años de
su Presidencia”.251

Tras el eventual derrocamiento de Zelaya, en 2009, el Congreso aprobó la Ley
General del Agua, que regulaba “el uso, explotación, desarrollo, aplicaciones y cuales-
quiera otras formas de aprovechamientos del recurso hídrico”252, y estableció las
condiciones en las que el Ministerio de Medio Ambiente (SERNA de 2000 a 2015),
ahora denominado MI AMBIENTE) puede otorgar los llamados “contratos de agua”
a plantas hidroeléctricas privadas. 253 “Para el 2014, el Congreso Nacional [a través
de la legislación] había aprobado más de ochenta contratos de este tipo entre ENEE y
productores privados para casi 2000 MW de nueva energía limpia. . . . 254 “Dos años
más tarde, Honduras una vez más produjo más de la mitad (51%) de su electricidad

247 Wikileaks U.S. Embassy Cable, supra nota 205.
248 Encyclopedia Britannica, Bolivarian Alliance for the Peoples of Our America, https://www.britannica.com/
topic/Bolivarian-Alliance-for-the-Peoples-of-Our-America (disponible solamente en inglés); véase también
Stratford Worldview, Honduras: Walking Away From ALBA (14 Januray 2010), https://worldview.stratfor.
com/article/honduras-walking-away-alba (expone que en enero de 2010, bajo el gobierno provisional de
Ricardo Micheletti, Honduras se retiró de ALBA).
249 Wikileaks U.S. Embassy Cable, supra nota 205.
250 Id.
251 Wikileaks U.S. Embassy Cable, supra nota 205.
252 Véase Decreto No. 181/09, de 30 de septiembre de 2009, Ley General de Aguas, La Gaceta, 14 de diciembre
de 2009 (Honduras).
253 2015 Investment Climate Statement: Honduras, supra nota 161.
254 2015 Investment Climate Statement: Honduras, supra nota 161.

64 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
a través de fuentes de energía renovables255, un aumento al compararse a un mero 6%
en 2007. 256 De este 51%, la energía hidroeléctrica representó el 47.6% de la produc-
ción de energía renovable, y de este porcentaje la producción de titularidad privada
representó el 32% del total de la producción de energía procedente de fuentes renov-
ables.257Carlos Pineda Fasquelle, subsecretario de MI AMBIENTE, comentó que “con
la generación de energía limpia, estamos logrando una soberanía energética que no se
puede medir con dinero”.258

No obstante, hasta el día de hoy, Honduras sigue enfrentándose a grandes desafíos
para garantizar el acceso a electricidad asequible y limpia. En 2016, el país seguía
dependiendo de los combustibles fósiles en 49% del total de la energía electricidad
producida 259. Además, “ENEE ha fallado [estrepitosamente en su intento de] admin-
istrar adecuadamente la escasez crónica de electricidad en Honduras, realizar inver-
siones oportunas en infraestructura, especialmente en la red eléctrica obsoleta, y
abordar las pérdidas técnicas y el robo que representan casi el 30 por ciento de la
generación eléctrica, dos veces el estándar de la industria eléctrica para un país en
desarrollo y que la convierte en la tasa más alta de América Central”. 260 Según se
informa, muchas empresas siguen optando por instalar generadores de energía en el
lugar para complementar o sustituir el suministro de electricidad de alto coste y baja
fiabilidad que proporciona/ofrece ENEE. 261 En 2016, el 35.6% de las áreas rurales y el
18.7% de las áreas urbanas en Honduras no disponían de acceso a las redes de distri-
bución de electricidad de ENEE.262 Entre éstas se encontraban muchas comunidades
sitas en los departamentos de Santa Bárbara e Intibucá, donde el proyecto Agua Zarca
debía ubicarse.

Nos llama la atención que el 24 de agosto de 2001 la madre de Berta Cáceres, como
alcaldesa Municipal de La Esperanza y el Gerente General de una sociedad mercantil
suscribieron un acuerdo para habilitar, en un terreno llamado La Posona en la ciudad
de la Esperanza, una represa y cimientos de una casa de máquinas abandonada para
construir un proyecto hidroeléctrico a través de un contrato de concesión con una
255 Véase El 51% de la Energía Usada en Honduras es de Fuentes Renovables, La Prensa (28 de febrero
de 2016), http://www.laprensa.hn/honduras/934416-410/el-51-de-la-energ%C3%ADa-usada-en-hondu-
ras-es-de-fuentes-renovable.
256 Id.
257 Id.
258 Id.
259 Id.
260 2015 Investment Climate Statement: Honduras, supra nota 161.
261 Id.
262 Agencia internacional de la energía renovable, supra nota 177.

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 65
duración de veinticinco años desde el inicio de la construcción. Es decir, hace diecisiete
años este contrato reconoció sucintamente los beneficios para La Esperanza y Honduras
en general de la energía hidroeléctrica. El documento se refiere a los beneficios que la
concesionaría garantizó a la ciudad de La Esperanza, Intibucá, a saber:

“a) Producción de empleos a corto y largo plazo; b) Producción de
empleos indirectos a la industria local; c) Educación y entrenamiento en
áreas técnicas, aumentando de esa manera la mano de obra calificada en la
ciudad y en las aldeas cercanas; d) adquisición en la ciudad de una infrae-
structura permanente al servicio directo de la energía eléctrica; e) Toda la
energía producida reduce directamente la importación de combustibles
necesarios actualmente para la producción de energía eléctrica, ayudando
con la economía nacional y local de la ciudad; f) Reforestación de la
cuenca del río de Intibucá y sus afluentes; g) Desarrollar en la zona del
Embalse “La Pozona” un lugar turístico; h) Extensión de las líneas de
transmisión de energía brindando así la oportunidad a varios pobladores
de poder recibir energía comercial de la ENEE; i) Reparación y manten-
imiento de vías de acceso existentes, así como la construcción de nuevos
caminos (los necesarios para la ejecución del proyecto) mejorando la
comunicación entre varias aldeas; j) Disminuir los razonamientos [sic] de
energía a los cuales se ve sometida la ciudad; h) Generación de impuestos
a la municipalidad.

66 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
VI. La HIstorIa deL proyecto
de agua zarca

a. ubIcacIón y propIedad de Los terrenos

Uno de los cuarenta proyectos hidroeléctricos aprobados por ley en 2010263 fue el
proyecto Agua Zarca, el cual consistiría en una presa de cinco metros por noventa y
tres metros, un embalse de 3.4 hectáreas de tamaño, un túnel de dos kilómetros y una
central eléctrica que albergaría tres turbinas. 264 Se había previsto ubicar el proyecto
en el río Gualcarque, a unos nueve kilómetros al sureste de San Francisco de Ojuera.
265
El área del proyecto resulta ser un área complicada a nivel jurisdiccional y requiere
por tanto de una breve introducción. El río Gualcarque cruza desde el departamento
de Intibucá hasta el departamento de Santa Bárbara antes de culminar en el río Ulúa.
Si bien todo el proyecto estaba ubicado físicamente en el territorio del Departamento
de Santa Bárbara, el sitio del proyecto, tal como se concibió originalmente en el lado
derecho del río, es en realidad parte del Departamento de Intibucá debido a la llamada
reclamación de tierras de Río Blanco que data del siglo XIX y cubre aproximadamente
4.5 kilómetros cuadrados, pero cuyos límites exactos permanecen indefinidos266, lo
263 Véase Report of the Special Rapporteur on the Rights of Indigenous People on Her Visit to Honduras, supra
nota 121, ¶, pág. 46.
264 Id, pág. 11.
265 FMO Frequently Asked Questions on the Agua Zarca Project, https://www.fmo.nl/l/library/download/
urn:uuid:3068ae40-c31a-40cc-8819-4a263254f60e/faq+agua+zarca+project+fmo.pdf (disponible sola-
mente en inglés).
266 Véase Informe GAI 2014, supra nota 91, pág. 4-5, 12.

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 67
que resulta en confusión.267 La tierra relevante a la derecha del río Gualcarque, es
decir, el título de la tierra de Río Blanco, tiene una población considerable de personas
que se identifican como indígenas lencas. 268 Por otro lado, el lado izquierdo del río,
que no es parte de la reclamación de tierras del Río Blanco sino de la reclamación de
Chupuquira, no tiene una población indígena numerosa.269

Ya en el año 2011, DESA compró unas 36 hectáreas de terreno por separado a
través de veinte transacciones de propiedades diferentes a ambos lados del río Gual-
carque.270 Los vendedores privados habían adquirido esas tierras en el año 2000271, y
ninguna de ellas habían estado vinculadas a los alcaldes de Intibucá o San Francisco
de Ojuera, ubicados en el lado izquierdo del río.272 Asimismo, ninguna de las parcelas
había pertenecido previamente a ningún residente de la comunidad de La Tejera273,
y ninguna de las compras en la zona de Río Blanco parece haber involucrado tierras
comunales pertenecientes a la comunidad Lenca de acuerdo con una encuesta patroci-
nada por la UE llevada a cabo a finales de los años noventa.274

b. fInancImIento y empresas constructoras

DESA se incorporó en mayo de 2009 con un valor nominal de 25,000 lempiras de
capital inicial275 (aproximadamente 1,000 dólares) y con el propósito corporativo de
adquirir, desarrollar, y operar el proyecto Agua Zarca.276 El coste total aproximado
era de 64 millones de dólares277. Además, varias organizaciones de desarrollo extran-
jeras y transnacionales ya establecidas contribuyeron aportando capital. El Banco
Centroamericano de Integración Económica se comprometió a aportar 24.4 millones
de dólares al proyecto comenzando en noviembre de 2014. 278 El banco holandés de

267 Id., págs. 12, 20 (indica que el mapa oficial del gobierno ubica el área del proyecto original al norte de la
región de Río Blanco).
268 Véase id, pág. 4.
269 Id.
270 Véase id., pág. 13.
271 Véase id., págs.. 13-15.
272 Véase id., pág. 14.
273 Véase id. pág. 15.
274 Véase id. págs.. 15, 20.
275 OXFAM, Hechos y Circunstancias Alrededor del Asesinato de Berta Cáceres Flores 6 (2017),https://www.
oxfam.org/sites/www.oxfam.org/files/file_attachments/hechos_y_circunstancias_alrededor_del_asesinato_
de_berta_caceres_0.pdf.
276 Agua Zarca Hydroelectric Project: Independent Fact Finding Mission, supra nota 147, pág. 11.
277 Johan Frijns, supra nota 96.
278 Johan Frijns, supra nota 96.

68 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
desarrollo, FMO, actuó como el principal prestamista en el proyecto, en febrero de
2014 se comprometió a financiar 15 millones de dólares279. El banco de desarrollo de
finlandés, Finnfund, acordó actuar como prestamista secundario con un compromiso
máximo de capital de 5 millones de dólares.280

Antes de que DESA pudiera comenzar el desarrollo del proyecto, la ley hondureña
impuso una serie de requisitos regulatorios.

c. autorIzacIones LegaLes

El 7 de octubre de 2009, DESA solicitó a SERNA permiso para realizar un estudio de
viabilidad del proyecto281, cuyos resultados se presentaron a SERNA el 15 de diciembre
de 2009 como parte de la solicitud de un permiso para operar la central hidroeléc-
trica. 282 Posteriormente, SERNA otorgó el permiso de operaciones el 22 de enero de
2010283, lo que le permitió a DESA diseñar, construir, operar y mantener el proyecto
Agua Zarca por un período de cincuenta años.284 La capacidad de producción anual de
Agua Zarca se estableció en 14,4 MW, suficiente electricidad para abastecer a aprox-
imadamente 5,760 a 12,960 hogares.285 El 8 de agosto de 2011, el Congreso hondu-
reño aprobó el permiso mediante legislación.286 Más adelante, un segundo permiso,
fue aprobado por ley en agosto de 2011287 el cual otorgó a DESA el derecho de utilizar
el agua del río Gualcarque para generar energía por un período de treinta años, de
conformidad con la Ley General de Agua de Honduras de 2009.288 Asimismo, el 3 de

279 Finnfund Frequently Asked Questions on the Agua Zarca Project, https://www.finnfund.fi/ajankohtaista/
uutiset17/en_GB/aqua_zarca_finnfund/ (disponible solamente en inglés).
280 Finnfund Frequently Asked Questions on the Agua Zarca Project, https://www.finnfund.fi/ajankohtaista/
uutiset17/en_GB/aqua_zarca_finnfund/ (last visited May 30, 2018).
281 Véase Se Solicita Permiso Para Realizar Estudio de Factibilidad Para la Construcción de una Planta Hidro-
eléctrica Denominada Agua Zarca, 7 de octubre de 2009.
282 Véase Se Presenta Estudio de Factibilidad Para el Desarrollo del Proyecto Hidroelectrico Agua Zarca, 15 de
diciembre de 2009.
283 Informe Proyecto Hidroeléctrico Agua Zarca, supra nota 244.
284 Agua Zarca Hydroelectric Project: Independent Fact Finding Mission, supra nota 147, pág. 11 (disponible
solamente en inglés).
285 Véase Cf. What Is a Megawatt?, https://www.nrc.gov/docs/ML1209/ML120960701.pdf (disponible sola-
mente en inglés).
286 Véase Decreto No. 68/11, de 8 de agosto de 2011, Contrata de Aprovechamiento de Aguas Nacionales para
la Generación de Energía Eléctrica Mediante el Proyecto Hidroelétrico Agua Zarca, La Gaceta, 8 de agosto
de 2011 (Honduras).
287 Véase id.
288 Agua Zarca Hydroelectric Project: Independent Fact Finding Mission, supra nota 147, pág. 11 (disponible
solamente en inglés).

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 69
junio de 2010, DESA y ENEE celebraron un Acuerdo de Compra de Energía que esta-
bleciendo un precio fijo al cual DESA podría vender su electricidad a ENEE. 289 Los
municipios de San Francisco de Ojuera e Intibucá emitieron permisos de construcción
el 25 de octubre de 2011 y el 27 de diciembre de 2011, respectivamente. 290

Finalmente, DESA también obtuvo un permiso ambiental el 25 de marzo de
2011291, colocando a Agua Zarca en la Categoría 2292, que se aplica a proyectos
hidroeléctricos con un rango de capacidad de 3-15 MW.293 Tras la optimización del
diseño de la planta, DESA, el 17 de noviembre de 2011, solicitó que la capacidad
máxima del proyecto aumentara de 14.4 MW a 21.7 MW. Después de una revisión
realizada por SERNA y la Dirección de Evaluación y Control Ambiental (DECA),294
SERNA emitió el 24 de enero de 2013 una licencia revisada de Categoría 3295 apli-
cable a proyectos hidroeléctricos en el rango de 15-30 MW.296 Asimismo, tanto las
operaciones como los permisos de agua se modificaron para permitir una produc-
ción anual de 21.7 MW. 297

d. consuLtas InIcIaLes con La comunIdad y Los benefIcIos deL proyecto

Ya en 2009, DESA lllevaba a cabo esfuerzos de alcance comunitario para el proyecto
Agua Zarca.298 DESA definió las comunidades afectadas en términos generales, aunque,
como se planeó originalmente, solo tres comunidades se vieron afectadas directa-
mente en virtud de su proximidad a la infraestructura clave del proyecto: La Tejera
(población de 600), El Barreal (población de 462) y San Ramón (población de 105).
299
Las comunidades restantes (La Leona en el lado izquierdo del río, así como San
Bartolomé, Santa Ana, Plan de Encima, Valle de Ángeles, La Unión y Agua Caliente, en

289 Véase Agua Zarca Hydroelectric Project: Independent Fact Finding Mission, supra nota 147, pág. 12.
290 Véase Gerencia Ambiental Internacional, Environmental & Social Appraisal: Agua Zarca Hydroelectric
Project iii (28 de junio de 2012), pág 5 [Informe GAI 2012] (en posesión de Amsterdam & Partners LLP).
291 Véase Licencia Ambiental No. 139-2011, 25 de marzo 2011, SERNA.
292 Véase id.
293 Acuerdo No. 1714/10, Secretaria de Estado en los Despachos de Recursos Naturales y Ambiente, La Gaceta,
6 de octubre de 2015 (Honduras).
294 Véase Resolución No. 0100-2013, SERNA.
295 Véase Licencia Ambiental No. 015-2013, 25 de enero de 2013, SERNA.
296 Acuerdo No. 1714/10, supra nota 254.
297 Agua Zarca Hydroelectric Project: Independent Fact Finding Mission, supra nota 147, pág 11.
298 Véase Agua Zarca Hydroelectric Project: Independent Fact Finding Mission, supra nota 147, págs. 12-13;
véase también Informe GAI 2014, supra nota 91, pág. 23.
299 Véase Informe GAI 2014, supra nota 91, pág. 15; véase también FMO Frequently Asked Questions on the
Agua Zarca Project, supra nota 246.

70 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
el lado derecho del río), se incluyeron en los esfuerzos comunitarios de DESA.300 Con
un total estimado de unos 4,500 residentes lencas y no indígenas301, nueve de las diez
comunidades deberían haber sido ubicados en zonas más altas, lejos de las orillas del
río302, aproximadamente a cinco kilómetros del sitio donde se sitúa la presa original,
y a no menos de tres a cuatro kilómetros lejos de cualquier otra infraestructura del
proyecto, como el túnel o la central eléctrica.303 Solo San Ramón habría estado cerca a
una distancia estimada de un kilómetro río arriba de la presa. 304

Dada la falta de leyes o regulaciones nacionales específicas para implementar el
convenio de la OIT 169305, DESA quiso involucrar a las comunidades locales a través
de reuniones convocadas por las alcaldías, conocidos como cabildos abiertos. 306 Por
ejemplo, el 21 de julio de 2011, DESA celebró una reunión en Río Blanco307, más tarde,
en octubre de ese mismo año, tuvo lugar otra reunión en el mismo lugar a la que asist-
ieron los presidentes de los consejos comunitarios locales308 junto con al menos unos
ocho miembros de la comunidad de La Tejera.309 El 15 de septiembre de 2011, DESA
realizó una reunión en San Francisco de Ojuera, Santa Bárbara, en la que participaron
representantes de nueve comunidades afectadas. 310

Estas reuniones resultaron en la firma formal de un Acuerdo de Beneficios Comuni-
tarios el 25 de octubre de 2011. 311 DESA se comprometió a llevar a cabo un programa
de electrificación en las comunidades de Santa Ana, Plan de Encima, El Barreal, La
Tejera, San Ramón y La Leona; construir y reparar carreteras específicas que conectan
a las comunidades locales;312 construir siete aulas modulares en La Tejera, El Barreal y

300 Informe GAI 2014, supra nota 91, pág. 10.
301 Id. pág. 15 (indicando que, según los miembros de la comunidad, el desglose de la población por comunidad
es el siguiente: La Tejera (600), El Barreal (462), San Ramón (105), La Leona (155), Plan de Encima (300),
Santa Ana (600), Valle de Angeles (400), San Bartolomé (550), La Unión (125), and Agua Caliente (200);
véase también cf. FMO Frequently Asked Questions on the Agua Zarca Project, supra nota 246.
302 Véase Informe GAI 2012, supra nota 290, pág.17.
303 Id. pág 4, 16.
304 Véase Informe GAI 2012, supra nota 290, pág. 17.
305 Véase infra section VI.H. sobre el OIT 169.
306 Véase Informe GAI 2014, supra nota 91, pág. 28.
307 Véase Certificación, Corporación Municipal de Intibucá, de 13 de octubre de 2011; véase también Informe
GAI 2012, supra nota 290, pág. 11.
308 Véase Municipalidad de Intibucá Hoja de Inscripción de los Participantes, Cabildo Abierto Informativo, de
1 de octubre de 2011.
309 Id.
310 Véase Certificación, Municipalidad de San Francisco de Ojuera Santa Bárbara, de 25 de octubre de 2011;
véase también Informe GAI 2012, supra nota 290, pág. 14.
311 Véase id.
312 Véase Informe GAI 2012, supra nota 290, pág. 11.

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 71
Valle de Ángeles; y construir un puente colgante a través del río Gualcarque para Valle
de Angeles. 313 Al año siguiente, DESA también contrató a un gerente de compromiso
social y ambiental a tiempo completo314, cuyo equipo se ampliaría luego aún más.315

Coincidiendo con el inicio de la construcción inicial en enero de 2013, DESA trajo
la electricidad a Río Blanco extendiendo la línea de distribución desde Agua Caliente a
Plan de Encima, Santa Ana, El Barreal y La Tejera en el lado derecho del río, así como
a Comunidades de San Ramón y La Leona en el lado izquierdo del río. 316

Para reforzar los compromisos con la comunidad, DESA firmó en agosto de 2013
otro acuerdo comunitario, en este caso un Convenio.317 DESA se comprometió, entre
otras cosas, a impulsar los programas locales de empleo y desarrollo agrícola, contribuir
a las escuelas y las instalaciones médicas, becas, mantenimiento de rutas y caminos,
acceso a agua potable y la electrificación de los pueblos y aldeas de la zona.318 A partir
del vencimiento de la exención fiscal de 2025 que se le había concedido a DESA, ésta
también decidió reafirmar su compromiso y destinar el 10% de sus impuestos a la
renta específicamente para el gasto social de los gobiernos locales y municipales, bene-
ficiando igualmente a Intibucá y San Francisco de Ojuera.319 Los impuestos anuales y
únicos y las tarifas operativas se agregarían a las arcas municipales de San Francisco de
Ojuera.320 Como informaron los medios hondureños, la firma del Convenio se realizó
en la residencia oficial del presidente Porfirio Lobo con los líderes de las comunidades
Lencas de Río Blanco presentes.321 También fueron testigos de la firma los presidentes
de ONILH, la Federación Indígena Hondureña Lenca (FHONDIL) y el Movimiento
Indígena Lenca de Honduras (MILH).322 Otro grupo de Lenca, el Consejo Nacional de
Mujeres Indígenas de Lenca de Honduras (CONMILH), también apoyó el proyecto.323

313 Véase id.
314 Informe GAI 2012, supra nota 290, pág. 13.
315 Informe Monkey Forest, enero de 2015, supra nota 108, págs. 5-6.
316 Informe GAI 2014, supra note 91, pág. 33.
317 Véase Agua Zarca Hydroelectric Project: Independent Fact Finding Mission, supra nota 147, pág. 13
(disponible solamente en inglés).
318 Véase id.
319 Véase Informe GAI 2014, supra note 91, pág. 33.
320 Véase id.
321 Comunidades lencas de Intibucá apoyan construcción de represa hidroeléctrica Agua Zarca, Proceso Digital
(5 de septiembre de 2013), http://www.proceso.hn/component/k2/item/15480.html (incluyendo la pres-
encia y firma de representantes de las siguientes areas: la Tejera, el Barreal, Valle de Angeles, la Unión,
San Bartolomé, Santa Ana, Plan de Encima, San Ramón and La Leona; José Héctor García Mejía, Donato
Madrid, Victoriano del Cid, Casimiro Gonzales, Esmelin Méndez, y Natividad Díaz, entre otros).
322 Véase id.
323 Informe GAI 2014, supra nota 91, pág. 41.

72 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
e. oposIcIón InIcIaL y La VIoLencIa deL copInH

Aunque inicialmente la comunidad Lenca en la Tejera apoyaba a Agua Zarca, más
tarde se vería como una animadversión crecía en contra de DESA y el entonces contrat-
ista que iba a construir la represa.324 En 2013, el Barreal ya había sido completamente
electrificado, mientras que parte de La Tejera aún carecía de electricidad. 325 Ahora
bien, es importante destacar que “la electrificación es con frecuencia el beneficio final
que se brinda a las comunidades locales, mientras que, en el caso de Agua Zarca, esta
se ofreció [al menos en cierta medida] desde el principio”.326

Además de estos reclamos, la construcción de una carretera de La Tejera a San
Bartolomé quedó también sin terminar.327Al parecer, esto fomentó la percepción entre
los residentes de La Tejera de que DESA daba prioridad a la comunidad no indígena
del Barreal, que también se había beneficiado de manera desproporcionada a raíz
de las ventas de terrenos a DESA.328 Para empeorar aún más las cosas, el entonces
contratista, que había comenzado a trabajar en el proyecto en enero de 2013, había
dañado los cultivos de un residente de La Tejera y no había compensado a otro resi-
dente de La Tejera cuyas propiedad ubicada cerca de la entrada del túnel había sido
dañada.329 El entonces contratista también se había demorado en la contratación de
trabajadores locales y de la remuneración de los empleados locales, entre otras cues-
tiones similares.330 Los falsos rumores del COPINH de que DESA “privatizaría el agua
y no permitirían que la comunidad local [de Río Blanco] accediera al río solo podrían
haber aumentado las preocupaciones de La Tejera”.331 Además, “mientras que los
reclamos del COPINH no parecen ser ampliamente reconocido por las comunidades
locales (incluidas las comunidades de Lenca) o a nivel regional y nacional o estar justi-
ficados por la evidencia,. . . las reclamaciones de impactos significativos en los recursos
espirituales indígenas son particularmente difíciles de refutar de manera efectiva “.332

Ya para agosto de 2013, DESA dio de baja al entonces contratista por el incumplimiento
de sus obligaciones contractuales. Si bien el compromiso de ese contratista no duró más de
324 Id., pág. 6.
325 Véase id. págs. 5-6.
326 Id., pág. 35.
327 Id., págs. 5-6.
328 Id.
329 Véase Informe GAI 2014, supra nota 91, págs. 5-6.
330 Véase id.
331 Comisionado Nacional de Los Derechos Humanos: Socialización de Proyecto Hidroeléctrico (11 de julio de
2013).
332 Informe Monkey Forest, supra nota 108, pág. 9.

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 73
ocho meses, el COPINH —cuya presencia previa en el área del proyecto se había limitado
en gran medida a la participación en las consultas públicas de 2011 y 2012333, aumentó su
participación y pronto comenzó a emplear los mismos tipos de medios radicales334 que le
habían dado la reputación de ser una organización militante. 335 De este modo, el COPINH
recurrió a activistas transportados en autobús desde fuera del área de Agua Zarca. 336

Utilizando la decepción entre los residentes337 de La Tejera como plataforma
y explotando el clima político general de desconfianza en torno a los proyectos
energéticos338, el COPINH durante el año 2013 actuó contra Agua Zarca al establecer
múltiples bloqueos de carreteras; vandalizar camiones; prendiendo fuego a baños
portátiles, generadores, excavadoras y otros equipos; dañando compresores de aire,
así como ventanas de vehículos y neumáticos; cortando los postes de la línea eléctrica,
y destruyendo un puente de madera sobre el río Gualcarque. 339 El COPINH destrozó
los suministros de agua en Valle de Ángeles e invadió y cultivó tierras agrícolas en La
Tejera que pertenecían a individuos que no apoyaban al COPINH.340 El COPINH
también llevó a cabo conductas aún más violentas como fueron las amenazas a los
empleados del entonces contratista en numerosas ocasiones obligándoles a evacuar las
instalaciones del proyecto. Según informes, se disparó un arma de fuego en las inme-
diaciones del proyecto, y un miembro de la comunidad resultó herido por una piedra
lanzada contra un vehículo de DESA.341

Desafortunadamente, la presencia de personal policial y militar en el campo de la
construcción solo exacerbó las tensiones ya existentes, ya que tanto la policía como
el ejército carecían de capacitación para disipar con efectividad los actos de violencia
y agresión del COPINH.342 Cuando un grupo de miembros del COPINH armado con
machetes entró en la zona de las obras el 15 de julio de 2013, Tomás García, un
partidario de COPINH, fue asesinado y su hijo resultó herido a causa de los disparos
333 Véase Informe GAI 2014, supra nota 91, págs. 10-11.
334 Véase id., págs. 6-7.
335 Graham, supra nota 82, pág. 328.
336 Comisionado Nacional de Los Derechos Humanos: Socialización de Proyecto Hidroeléctrico (July 11,
2013).
337 Informe Monkey Forest, supra note 108, pág. 9 (se expone que “el descontento en La Tejera parece haber
comenzado fuera del grupo que dirige el Patronato”).
338 Véase Informe GAI 2014, supra nota 91, pág. 7.
339 Id., págs. 6-7; véase también Misión Permanente de Honduras ante la Oficina de las Naciones Unidas,
Informe sobre la Situacion actual de los Defensores de Derechos Humanos Indigenas (27 de octubre de
2014), pág. 6.
340 Véase Informe GAI 2014, supra nota 91, págs. 6-7, 21-22.
341 Inforem GAI 2014, supra nota 91, pág. 7.
342 Id., pág. 41.

74 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
de los militares. 343 Ese mismo día, un simpatizante del COPINH disparó y mató a
Cristian Madrid, un miembro de la comunidad. 344 En febrero de 2014, una auditoría
dirigida a evaluar cuestiones de debida diligencia ambiental y social solicitada por los
prestamistas del proyecto Agua Zarca concluyó que el “COPINH. . . [es] responsable
de incitar gran parte del conflicto, la agresión, la desinformación y, en última instancia,
la violencia que se produjo en relación con el proyecto “.345

f. una concesIón adIcIonaL: La reubIcacIón
deL proyecto aL otro Lado deL río guaLcarque

DESA intentó interactuar con COPINH directamente para encontrar una solución
al creciente conflicto. En conversaciones con los líderes del COPINH, surgió, sin
embargo, que la oposición del COPINH a Agua Zarca provenía de una oposición
general al gobierno de Honduras, y no a este proyecto en particular. De hecho, Zuñiga,
uno de los fundadores del COPINH, dijo: “Creo que podría ser este”, cuando se le
preguntó si el COPINH apoyaría algún proyecto hidroeléctrico. 346

DESA en 2014 volvió a consultar con las comunidades afectadas. El resultado fue
otro Acuerdo de Beneficios Comunitarios, firmado el 26 de diciembre de 2014 por los
miembros de las comunidades afectadas, pero tal y como ocurrió en 2013 ninguno
de ellos pertenecía a la comunidad de la Tejera.347 DESA y sus socios se comprome-
tieron a proporcionar un conducto de agua potable para las comunidades de Santa
Fe, La Estancia y San Francisco de Ojuera; equipamiento hospitalario; y un puente
para conectar Santa Ana y Plan de Encima.348 Asimismo, DESA se comprometió a dar
prioridad a los contratistas locales y compartir las ganancias con San Francisco de
Ojuera.349 El COPINH, por su parte, denunció el acuerdo y afirmó que fue firmado por
individuos “manipulados por las otras comunidades”.

343 Véase id. pág. 8; Véase también Letter from Sixty Lawmakers to the Treasury Secretary Jacob Lew and to
State Department Secretary John Kerry (16 March 2016), disponible en https://hankjohnson.house.gov/
media-center/press-releases/reps-johnson-ellison-call-independent-murder-investigation-human-rights (se
afirma que “Tomás García, un líder de la comunidad de COPINH Lenca [fue asesinado] mientras protes-
taba pacíficamente contra la presa hidroeléctrica de Agua Zarca”, pero se omite la violencia ejercida por el
COPINH [disponible solamente en inglés]).
344 Informe GAI 2014, supra nota 91, pág. 8.
345 Id., pág. 5.
346 Id., pág. 26.
347 Véase Agua Zarca Hydroelectric Project: Independent Fact Finding Mission, supra nota 147, pág. 14.
348 Id.
349 Id.

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 75
A partir de este momento, DESA quien seguía enfrentándose a la oposición intrat-
able del COPINH y la posibilidad de un activismo violento continuo, reconsideró el
diseño y la ubicación de Agua Zarca, para evitar cualquier la confrontación física
y el conflicto directo en La Tejera —la única comunidad, indígena o de otro tipo,
que se había opuesto, parcialmente, al proyecto. 350 Según un informe de enero de
2015, “la gente de las aldeas de la orilla derecha e izquierda del río y el alcalde de
Intibucá continúan expresando su preocupación por la posible violencia contra los
partidarios del proyecto [hidroeléctrico] por parte de miembros del grupo COPINH
de la Tejera”.351

A mediados de 2015, DESA reubicó el proyecto desde el lado derecho del río hacia
el lado izquierdo del río, y más abajo en el cauce del río respecto de la ubicación de la
presa original. 352 Ni el camino en la zona de La Tejera ni la cantera se utilizarían de
ahora en adelante. 353 Por otra parte, el diseño del proyecto se cambió de una presa en
el río que abarcaba noventa y tres metros a un proyecto para una central hidroeléctrica
a filo de agua con un dique de cinco metros. 354 “Las centrales a filo de agua general-
mente se consideran el mejor tipo de energía hidroeléctrica para el medio ambiente
porque no requieren de un depósito para el almacenamiento de agua. Estos proyectos
se tienen esta denominación porque desvían una porción del agua del río a una tubería
y haciéndola descender en la dirección en que el agua fluye de forma natural. Luego,
la gravedad hace el resto, empujando el agua hacia las turbinas para generar electrici-
dad”.355 Conservando los planes originales para tres turbinas356, el diseño también se
modificó para cambiar todas las áreas de construcción y los campos de trabajo al lado
izquierdo del río.357

Con el rediseño, solo cuatro comunidades, ninguna de ellas indígenas, quedaron
directamente afectadas (San Ramón, La Estancia, La Leona, y Valle de Ángeles), ya
que el proyecto se ubicaría en terrenos que habían vendido a DESA, y proporcionando

350 Finnfund Frequently Asked Questions on the Agua Zarca Project, supra nota 246; véase Johan Frijns, supra
nota 96; véase también Agua Zarca Hydroelectric Project: Independent Fact Finding Mission, supra note
147, pág.13.
351 Informe Monkey Forest, supra nota 108, pág. 9.
352 Agua Zarca Hydroelectric Project: Independent Fact Finding Mission, supra nota 147, pág 13.
353 Véase Informe GAI 2014, supra nota 91, pág. 3.
354 Id.
355 Cristina Maza, Hydropower’s Next Act: Becoming a Less-Controversial Renewable, The Christian
Science Monitor (13 May 2016), https://www.csmonitor.com/Environment/Energy/2016/0513/Hydropow-
er-s-next-act-becoming-a-less-controversial-renewable (disponible solamente en inglés).
356 Agua Zarca Hydroelectric Project: Independent Fact Finding Mission, supra nota 147, pág. 13.
357 Id., pág. 13.

76 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
acceso a la zona del proyecto en sí, o acordando restricciones de acceso temporal al río
durante la fase de construcción358. Otras cuatro comunidades (El Aguacatal, Chorrera
Aspera y Santa Fe) proporcionarían rutas de acceso a través de sus comunidades al
sitio del proyecto.359 Cuatro comunidades adicionales (El Barreal, Santa Ana, Plan de
Encima y La Tejera) seguirían beneficiándose de los compromisos sociales a los que
DESA se había comprometido junto con todas las demás comunidades, pero sería esa
la única forma en que se verían afectadas.360

Como parte de los compromisos de DESA con la comunidad, la empresa firmó en
diciembre de 2015, un acuerdo de cinco años con la Agencia de los Estados Unidos
para el Desarrollo Internacional (USAID) a través de su programa MERCADO para
apoyar a los productores agrícolas en San Francisco de Ojuera. Santa Bárbara, e Inti-
bucá.361 La asistencia incluyó la instalación de sistemas de riego por goteo, así como
la diversificación e intensificación de los rendimientos de los cultivos.362 Para entonces,
DESA también había contratado a unos 107 empleados de comunidades locales para
trabajar en el proyecto, es decir, más del 50% de la totalidad de 177 empleados de
DESA en la zona.363

g. La oposIcIón VIoLenta y contInuada deL copInH

Luego de la relocalización del proyecto, la oposicion del COPINH a Agua Zarca se
mantuvo inalterada—aun cuando todas las comunidades que serían aún afectadas ya
apoyaban al proyecto, incluyendo todas las comunidades indígenas afectadas.364

El 13 de septiembre de 2015, los miembros de COPINH cruzaron el río e inten-
taron acceder a las instalaciones de DESA. Entre los manifestantes había un ciudadano
español, que aparece en un video de DESA junto con dos residentes locales, un menor

358 FMO Frequently Asked Questions on the Agua Zarca Project, supra nota 246.
359 Véase Id.
360 Id.
361 Hidroeléctrica Agua Zarca y USAID Firman Convenio de Apoyo a Productores de Santa Bárbara e Intibucá
(2015),
http://hidroelectricaaguazarca.hn/assets/documentos/NOTA_DE_PRENSA_SOBRE_FIRMA_CONVENIO_CON_USAID_DICIEMBRE_2015.pdf.
362 Id.; véase también Hidroeléctrica Agua Zarca, Agua Zarca HP Environmental and Social Progress Report
12 (November 2015) (disponible solamente en inglés).
363 Véase Hidroeléctrica Agua Zarca, Agua Zarca HP Environmental and Social Progress Report 14 (January
2016); véase tamibén Hidroeléctrica Agua Zarca, Agua Zarca HP Environmental and Social Progress Report
12 (febrero 2016).
364 See Informe GAI 2014, supra nota 91, pág. 6.

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 77
de edad y el otro empuñando un machete.365 Los dos lugareños parecen estar “total-
mente intoxicados y luchando por mantenerse en pie mientras gritan algo incomp-
rensible al personal de DESA que le estaba grabando”.366 Los empleados de DESA
afirmaron que COPINH “intoxicaba a los habitantes antes de llevarlos a una protesta,
para que fueran más agresivos y generan más caos «.367

Previo a una visita al país en noviembre de 2015 de la Relatora Especial de las
Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, Victoria Tauli-Corpuz368,
un grupo de manifestantes del COPINH, establecieron un campamento al otro lado del
río y, en una ocasión, llevaron a cabo otra incursión en el recinto llevando a cabo actos
vandálicos sobre letreros y la propiedad privada de DESA.369 Según DESA, el “COPINH
visiblemente [hizo] un gran [esfuerzo] para movilizar a sus partidarios y tenerlos listos
para la visita [prevista]” de la Relatora Especial de la ONU el mes siguiente.370

La Relatora Especial de la ONU solamente visitó la Tejera 371, por lo que su informe
final ni siquiera mencionó los puntos de vista de otras comunidades también afectadas
por el proyecto, y desafortunadamente también omite la oposición violenta que ejerce el
COPINH. 372 Sin embargo, los miembros de las comunidades vecinas —Valle de Ángeles,
Santa Ana y El Barreal, todos partidarios del proyecto y que además se oponen a la pres-
encia de COPINH en Río Blanco—, buscaron dar a conocer sus opiniones a la Relatora
Especial.373 Con la ayuda de agentes de policía y el equipo de desarrollo comunitario
de DESA, los miembros de estas comunidades pudieron hablar y presentar una carta a
la Relatora Especial de las Naciones Unidas en la que expresaron su dolor por el ases-
inato de un niño a manos del COPINH, y también como el COPINH había despojado
a ciertas personas de los terrenos que les pertenecían legítimamente.374

El 13 de noviembre de 2015, una semana después de la visita del Relator Especial
a Río Blanco, el COPINH continuó su activismo con una protesta en San Francisco
365 Véase id.
366 Id.
367 Id.
368 Véase Report of the Special Rapporteur on the Rights of Indigenous People on Her Visit to Honduras, supra
nota 121.
369 Hidroeléctrica Agua Zarca, Agua Zarca HP Environmental and Social Progress Report 13 (Oct. 2015).
370 Id.
371 Id. pág. 14.
372 Cf. Report of the Special Rapporteur on the Rights of Indigenous People on Her Visit to Honduras, supra
nota 121.
373 Hidroeléctrica Agua Zarca, Agua Zarca HP Environmental and Social Progress Report 14 (Nov. 2015).
374 Id. (Véase en el anexo las conversaciones entre Berta y Aureliano sobre movilizar personas que no eran de
áreas cercanas al proyecto.)

78 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
de Ojuera.375 Aparentemente, debido a que solo veinte residentes de La Tejera estaban
dispuestos a participar, COPINH transportó en autobuses a manifestantes trayéndolos
de otras áreas como Peña Blanca y San Buena Ventura en Cortés, ninguna de estas
áreas se encuentra cerca de la zona en la que se ubica el proyecto en cuestión. 376

Esta no fue la primera vez que el COPINH se había ocupado de la falta de oposición
local movilizando a los residentes de otras comunidades distantes que no se veían afect-
adas por el proyecto. En un informe de 2013 llevado a cabo por el CONADEH, el comi-
sionado de derechos humanos de Honduras, Ramón Custodio López, señaló lo siguiente:

Se entiende que el daño que se ha llevado a cabo en la propiedad de
la compañía [DESA] lo realizan personas de fuera de las comunidades
[afectadas], es decir, son personas que la Sra. Berta Cáceres trajo de algún
otro lugar, para causar destrucción y desorden, [ya que] que hay pocas
personas que comparten sus ideas [sobre la oposición al proyecto].377

En 2016, las protestas se volvieron cada vez más violentas, hasta el punto de que
muchos residentes de La Tejera intentaron distanciarse del asunto. Presuntamente,
esto fue lo que llevó al COPINH a traer a personas que no residen en la zona afectada
para que se manifestaran y así poder mostrar que existía “mayor capacidad de movi-
lización”378. En enero de 2016, un grupo de miembros del COPINH accedió nueva-
mente a la propiedad de DESA, destruyendo señales y dañando los tanques de agua y
los sanitarios de la compañía.379

Repitiendo este patrón una vez más, el 20 de febrero de 2016, el COPINH se movilizó
y trayendo aproximadamente 120 manifestantes.380 Rápidamente los manifestantes
entraron en los grandes tubos de hormigón que estaban en el recinto, quemaron un
contenedor de cemento y prendieron fuego a los geo-mantas, que se habían colocado
como un sistema de control para mitigar la erosión del suelo.381

Las partes están en desacuerdo respecto a los eventos de ese día. COPINH culpó a
la policía local y a los servicios de seguridad por la violencia, manifestando que Sergio
375 Id.
376 Hidroeléctrica Agua Zarca, Agua Zarca HP Environmental and Social Progress Report 14 (Nov. 2015).
377 Comisionado Nacional de Los Derechos Humanos: Socialización de Proyecto Hidroeléctrico (11 de julio de 2013).
378 Id., pág. 93.
379 Vease Id.
380 Véase id., pág. 94.
381 Véase id.

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 79
Rodríguez, el encargado comunitario de DESA y el alcalde y vice alcalde de San Fran-
cisco de Ojuera amenazaron a Cáceres, afirmando asimismo que existe evidencia de
tales amenazas ya que se grabaron en video.382 COPINH ha brindado informes contra-
dictorios sobre cuándo y dónde se produjeron estas supuestas amenazas383, y el video
en cuestión “nunca se ha mostrado a ninguna autoridad en Honduras, ni forma parte
del expediente judicial, tampoco ha sido emitido por ningún medio de comunicación
en el país u organización local o internacional”. 384 Solo el ciudadano español acusado
de incitar a la violencia en protestas anteriores, declaró que Rodríguez amenazó a
Cáceres cuando, bajo circunstancias sospechosas, testificó ante la agencia de investi-
gación criminal hondureña. Además, un miembro del COPINH residente de la Tejera,
afirmó que el COPINH no dañó en absoluto la propiedad de DESA, aunque tal daño
está bien documentado en fotografías y testimonios de los testigos presenciales.385 Por
otro lado, otros testigos presenciales han cuestionado la narrativa del COPINH. Un
empleado de la oficina del alcalde en San Francisco de Ojuera relató que COPINH
“atacó”, pintó grafitis y destrozó, y añadió que “[w] tuvimos que encerrarnos porque
ese grupo de vándalos que estaban con ella [Cáceres], causando violencia y querían
venir aquí para incendiar la oficina del alcalde. Ese día, nadie la atacó”. 386

Tras los acontecimientos de 20 de febrero de 2016, el 3 de marzo de 2016, Cáceres
fue brutalmente asesinada en su casa en La Esperanza, Intibucá. 387

H. eL copInH Ha dIfundIdo InformacIón faLsa respecto aL conVenIo
169 de La oIt y Los procesos de consuLta a La comunIdad afectada
Uno de los mitos más generalizados sostenidos por los opositores del proyecto Agua
Zarca es que DESA violó su obligación en virtud del Convenio Núm. 169 de la OIT388,
que establece, entre otras cosas, que “los gobiernos deberán asumir la responsabilidad
de desarrollar, con la participación de los pueblos interesados, una acción coordinada
y sistemática con miras a proteger los derechos de esos pueblos [indígenas] y garantizar
382 Véase id., págs. 14, 16.
383 Véase id., pág. 95.
384 Id., pág. 99.
385 Id., pág. 96.
386 Id., pág. 95.
387 Véase Elisabeth Malkin & Alberto Arce, Berta Cáceres, Indigenous Activist, Is Killed in Honduras, The N.Y.
Times (3 March 2016), https://www.nytimes.com/2016/03/04/world/americas/berta-caceres-indigenous-ac-
tivist-is-killed-in-honduras.html (disponible solamente en inglés).
388 Véase OIT, Ratificaciones de Honduras, https://www.ilo.org/dyn/normlex/
es/f?p=NORMLEXPUB:11200:0::NO::P11200_COUNTRY_ID:102675.

80 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
el respeto de su integridad”389, y que “los gobiernos deberán... consultar a los pueblos
interesados, mediante procedimientos apropiados y en particular a través de sus insti-
tuciones representativas, cada vez que se prevean medidas legislativas o administrativas
susceptibles de afectarles directamente”.390 La Convención establece además que:

“3. Los gobiernos deberán velar por que, siempre que haya lugar, se
efectúen estudios, en cooperación con los pueblos interesados, a fin de
evaluar la incidencia social, espiritual y cultural y sobre el medio ambiente
que las actividades de desarrollo previstas puedan tener sobre esos
pueblos. Los resultados de estos estudios deberán ser considerados como
criterios fundamentales para la ejecución de las actividades mencionadas.
4. Los gobiernos deberán tomar medidas, en cooperación con los
pueblos interesados, para proteger y preservar el medio ambiente de los
territorios que habitan.”391

La constitución hondureña prevé que los tratados internacionales deben ser incor-
porados al derecho interno y establece además que los tratados internacionales una
vez incorporados prevalecerán sobre el derecho interno en caso de conflicto. 392 Pero
este marco constitucional monista ha hecho poco para definir las obligaciones de
cumplimiento bajo la OIT 169 en Honduras.

En primer lugar, a partir del texto del propio Convenio, la OIT parece imponer
obligaciones a los estados que han firmado y ratificado el tratado. En cambio, no es
evidente que esta obligación se considere extensible a una entidad privada no guber-
namental, como DESA, y que ésta tenga obligaciones en virtud del convenio.393

En segundo lugar, Honduras hasta la fecha no ha incorporado el convenio Núm. 169
de la OIT a su legislación nacional,394 a pesar de tener el “deber general de adaptar su
legislación nacional a las normas internacionales vinculantes”, “sin perjuicio del sistema
de incorporación” susceptible este de ser aplicado en virtud de la ley constitucional
del estado en concreto y su ordenamiento jurídico.395 Apenas en 2015, el gobierno de

389 OIT 169, § 2(1).
390 OIT 169, § 6(1)(a).
391 Id. § 7(3)-(4); véase también § 15.
392 Constitución de la República de Honduras, art. 18.
393 Véase Agua Zarca Hydroelectric Project: Independent Fact Finding Mission, supra nota 147, págs. 20-21.
394 Véase Report of the Special Rapporteur on the Rights of Indigenous People on Her Visit to Honduras, supra
nota 121, ¶, pág. 9.
395 Ormaza, supra nota 73, págs. 70-71.

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 81
Honduras estaba en proceso de redactar la legislación necesaria para poder implementar
el Convenio Núm. 169 de la OIT a la legislación nacional. 396 Este proceso incluyó
talleres comunitarios indígenas realizados por la Confederación de Pueblos Indígenas de
Honduras (CONPAH).397 Desafortunadamente, mientras otras federaciones indígenas
como ONILH y FITH estuvieron presentes, COPINH —aparentemente siguiendo un
patrón específico398— no participó en estos talleres ni tampoco en la iniciativa legislativa
llevado a cabo aun cuando ésta todavía no ha dado sus frutos.399

La falta de implementación legislativa desencadenado en un estado permanente
de incertidumbre regulatoria. La Comisión de Expertos en Aplicación de Convenios
y Recomendaciones (CEACR, por sus siglas en inglés), un organismo de la OIT que
se encarga de evaluar la aplicación del Convenio400 por parte de los Estados signa-
tarios, ha tomado nota del enfoque “flexible” de Honduras, 401 que según este último
consiste en “(1) reuniones temáticas con participación indígena; (2) consulta interna
de la comunidad; (3) reuniones participativas de evaluación; (4) grupos de discusión
sobre gestión socioambiental; y (5) reuniones de verificación.402” Sin embargo, este
enfoque flexible deja muchas preguntas sin respuesta. Como consecuencia, según el
Consejo Nacional de Negocios de Honduras (COHEP), el Convenio No 169 de la
OIT ha sido “mal interpretado por los funcionarios estatales y por algunos líderes de
los pueblos indígenas, que tienden a considerar que la consulta es de carácter vincu-
lante e incluye un derecho de veto”403 En este sentido, la Organización Internacional
de Empleadores (OIE) añadió que “las dificultades para cumplir con la obligación de
realizar una consulta [a falta de legislación específica] pueden tener un impacto en los
proyectos que las empresas pueden desear llevar a cabo con miras a la creación de un
entorno propicio para el desarrollo económico y social, la creación de trabajo decente
y productivo y el desarrollo sostenible de la sociedad en general”.404 La OIE señaló

396 Véase CEACR Observation (2008), http://www.ilo.org/dyn/normlex/en/f?p=NORMLEXPUB:13100:0::NO
::P13100_COMMENT_ID:22965.
397 Id.
398 Socializan Proyectos Hidroeléctricos con Indígenas y Afrodescendientes, La Tribuna, 3 de julio de 2013, en
el 48, http://www.latribuna.hn/wp-content/uploads/2013/07/LA-TRIBUNA-PDF-WEB-03072013DEP.pdf.
399 Véase CEACR Observation, supra nota 372.
400 OIT, La comisión de expertos en aplicación de convenios y recomendaicones, https://www.ilo.org/global/
standards/applying-and-promoting-international-labour-standards/committee-of-experts-on-the-applica-
tion-of-conventions-and-recommendations/lang--es/index.htm.
401 Véase Véase CEACR Observation, supra nota 372.
402 Id.
403 CEACR Observation (2015), http://www.ilo.org/dyn/normlex/en/f?p=1000:13100:0::NO:13100:P13100
_COMMENT_ID:3255666.
404 CEACR Observation (2012), http://www.ilo.org/dyn/normlex/en/f?p=1000:13100:0::NO:13100:P13100
_COMMENT_ID:3080300.

82 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
además que la “aplicación e interpretación erróneas de los requisitos de consulta
previa pueden ser un obstáculo legal conducentes a dificultades comerciales, daños a
la reputación de las empresas generando así costes financieros.”405

Aparte de la falta de legislación de implementación en Honduras en particular,
no está del todo claro que el Convenio 169 de la OIT requiera el consentimiento
de la comunidad. Chile, Guatemala y Noruega “han negado categóricamente cual-
quier interpretación del derecho a la consulta que respalde la obligación de obtener el
consentimiento”.406 Por ejemplo, en países limítrofes como Guatemala, donde tampoco
se ha implementado el Convenio Núm. 169 de la OIT, el Tribunal Constitucional
describió el proceso de consulta como una “obligación de institucionalizar y aplicar
un procedimiento”, pero no un derecho que “los pueblos indígenas pueden invocar
para imponer su posición sobre los de otros actores con interés legítimo en el tema en
cuestión”.407 Además, el Tribunal Constitucional de Chile sostuvo que “el requisito de
consulta no es [siquiera] una negociación obligatoria, sino que constituye un medio a
través del cual los pueblos indígenas pueden expresar su opinión”.408 Incluso en países
donde la Convención se interpreta de manera que el consentimiento es obligatorio,
como Venezuela y Colombia, la aplicación de tal requisito se ha limitado a los casos
en que “las medidas en cuestión pueden dañar la existencia física o cultural de la
comunidad”. 409 En otras palabras, con o sin legislación nacional al respecto, no es en
absoluto un hecho que los pueblos indígenas tengan poder de veto sobre los proyectos
que afectan a sus comunidades.

Con respecto a Agua Zarca, ningún tribunal hondureño ha considerado que DESA
violara la ley hondureña cuando llevó a cabo las largas consultas de la compañía con
las comunidades locales. De hecho, en marzo de 2018, la Corte Suprema de Justicia
de Honduras revocó la sentencia de un tribunal inferior contra un ex funcionario de
SERNA, argumentando en parte que Agua Zarca ni siquiera activó el convenio Núm.
169 de la OIT 169, ya que el área del proyecto concernía solamente terrenos de propiedad
privada. 410 Asimismo, el tribunal señaló que incluso estando el proyecto Agua Zarca
405 Id.
406 Ormaza, supra nota 73, pág.105.
407 Id., pág. 84.
408 Id., pág. 92.
409 Id., pág.105 (énfasis nuestro).
410 Véase Corte Suprema de Justicia, 21 de marzo de 2018, Sistema de Indexacion Jurisprudencial (AP-777-16)
(Hond.); cf. Dejan en libertad al exviceministro de SERNA Darío Roberto Cardona, Radio America (15 de
mayo de 2018), http://radioamericahn.net/libertad-exviceministro-serna-dario-roberto-cardona/ (informan
de que otro ex funcionario de SERNA, que había sido llevado a juicio por su participación en el proyecto
Agua Zarca fue puesto en libertad bajo fianza tras la intervención de la Corte Suprema de Honduras).

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 83
sujeto al convenio Núm. 169 de la OIT, existían pruebas fehacientes de que el proyecto
había sido socializado de manera adecuada.411 De manera similar, en abril de 2018, el
tribunal local de Siguatepeque desestimó los cargos contra el ex alcalde de Intibucá,
quien había presidido la reunión pública abierta el 1 de octubre de 2011 con represen-
tantes de las comunidades locales. 412 Se había alegado que había apoyado a Agua Zarca
en contravención de la OIT 169.413 Sin embargo, reconociendo la falta de acción de
Honduras con respecto a la implementación de la legislación, el tribunal lo exculpó de
cualquier delito, dictaminando que “a raíz de la falta de un procedimiento establecido
para realizar la consulta previa (el Convenio 169 de la OIT), utilizó el procedimiento
más adecuado; dicho procedimiento es el del cabildo abierto.”414

411 Véase Corte Suprema de Justicia [Supreme Court] 21 de marzo de 2018, Sistema de Indexacion Jurispruden-
cial (AP-777-16) (Hond.).
412 Cf. Certificación Intibucá (13 OcT. 2011).
413 Auto de Formal Procesamiento en Contra de ex Alcalde de Intibucá en Caso Agua Zarca, Ministerio Público
República de Honduras (14 sept. 2016), https://www.mp.hn/index.php/author-login/40-septiembre/750-au-
to-de-formal-procesamiento-en-contra-de-ex-alcalde-de-intibuca-en-caso-agua-zarca.
414 Elvin Diaz, Caso Agua Zarca: Por falta de Procedimiento Dejan en Libertad a Exalcalde de Intibucá, El
Tiempo (26 de abril de 2018), https://tiempo.hn/caso-agua-zarca-por-falta-de-procedimiento-dejan-en-lib-
ertad-a-ex-alcalde-de-intibuca/.

84 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
concLusIón

C omo es evidente, la trágica historia de los defensores de los derechos humanos en
Honduras, junto con la impunidad otorgada a la violencia sufrida por los activ-
istas, despierta emociones profundas y un fuerte deseo de lograr una victoria significa-
tiva. Sin embargo, no importa cuán sinceras que puedan ser estas emociones, parecen
haber enturbiado el juicio de las ONG internacionales, entes y otras instituciones
respecto al proyecto de Agua Zarca.

El origen de esta confusión yace en varias de las teorías de COPINH y su narrativa
que al ser examinadas detenidamente revelan falta de rigor y fundamento. El principal
motivo por el que COPINH se opuso al proyecto era que este comprometía al medio
ambiente provocando un efecto adverso en la tierra de las comunidades indígenas; que
DESA no consultó a las comunidades de la zona; que estas comunidades se oponían
rotundamente al proyecto; y que COPINH era el representante legítimo de las comu-
nidades en su lucha y oposición pacífica. Como se detalló anteriormente, cada una de
estas afirmaciones ha resultado ser falsa o parcialmente verdadera. No obstante, las
ONGs internacionales, hasta el día de hoy, se adhieren a la narrativa del COPINH
apoyándola.

Las consecuencias de todo esto han sido devastadoras. Por un lado, el proyecto
Agua Zarca cerró indefinidamente después de que las instituciones internacionales
retiraran los fondos adicionales. Esto marca un paso hacia atrás en términos de la
dependencia dañina e insostenible de Honduras sobre los combustibles fósiles para

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 85
la generación de electricidad. Según se informa, la publicidad internacional en torno
a Agua Zarca, así como las amenazas de emprender acciones legales por parte de
COPINH contra los antiguos patrocinadores del proyecto,415 han tenido un efecto
disuasorio respecto a otros proyectos de desarrollo hidroeléctrico en Honduras. 416
En un país con gran capacidad para generar energía hidroeléctrica, esta situación es
inadmisible. Si el COPINH y sus voceros internacionales dentro de las ONG fueran
serios a la hora de representar los intereses locales y promover el desarrollo sostenible,
estarían “preocupados por detener los malos desarrollos, y promover los buenos”417 en
lugar de oponerse en términos generales a todo tipo de energía hidroeléctrica.418

En todo momento, los opositores de Agua Zarca han desatendido los derechos e
intereses legítimos de las comunidades indígenas y no indígenas en el área rural adya-
cente al proyecto de Agua Zarca. Claramente, el derecho al desarrollo económico,
la educación, la atención médica, el aire limpio, además de infraestructuras básicas,
como carreteras, agua potable y electricidad, constituyen derechos e intereses de la
población rural de Honduras. El COPINH y las ONG internacionales no han respetado
estos derechos, ignorándolos por completo. Lo que claramente no procede, es exigir
al sistema de justicia que castigue a personas inocentes basándose en, siendo gener-
osos, prueba circunstancial, mientras que al mismo tiempo se descarta enteramente el
hablar de justicia para las víctimas cuando el agresor es el COPINH en sí.

Durante los últimos dos años y medio, se ha puesto de manifiesto como el COPINH
no tiene interés alguno en la justicia. No les interesa depurar responsabilidades respecto
al asesinato, ni descubrir la verdad de lo que sucedió. Su objetivo es beneficiarse cruel-
mente de esta trágica muerte: incrementando el número de donantes y complaciendo a

415 Véase, por ejemplo, Liz Ford & Sam Jones, Bank Faces Lawsuit Over Honduras Dam Project as Spirit
of Berta Cáceres Lives on, The Guardian (18 May 2018), https://www.theguardian.com/global-develop-
ment/2018/may/18/bank-faces-lawsuit-over-honduras-dam-project-spirit-of-berta-caceres-fmo-agua-zarca
(disponible solamente en inglés).
416 Véase la entrevista con Elsia Paz, president de la Presidenta de la Asociación Hondureña de la Energía
Renovable, La Tribuna (26 de mayo de 2018), http://www.latribuna.hn/2018/05/26/elsia-paz-presidenta
-la-asociacion-hondurena-energia-renovable/.
417 Dipak Gyawali, Epilogue, in The Nepal-India Water Resources Relationship: Challenges 295, 300 (Dwarika
N. Dhunkel & Santa B. Pun eds., 2009) (traducción nuestra).
418 Véase, por ejemplo, Brigitte Gynther, Honduras Indigenous Communities Resist Dams in the Face of Threats
and Violence, Upside Down Word (9 de marzo de 2015), http://upsidedownworld.org/archives/honduras/
honduras-indigenous-communities-resist-dams-in-the-face-of-threats-and-violence/ (COPINH interpuso
denunicas en relación a unos 40 proyectos hidroeléctricos); véase también COPINH Who We Are, http://
copinhenglish.blogspot.com/p/who-we-are.html (afirmando que paralizaron otros proyectos que amenaz-
aban a la comunidad Lenca [disponible solamente en inglés]).

86 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres
los patrocinadores y a las ONG con las que colaboran, mientras que destruyen opor-
tunidades esenciales para lograr el desarrollo y la prosperidad del país.

El COPINH quiere continuar eternamente con su “búsqueda” de los autores
intelectuales ya que esto es una estrategia disuasiva que resulta útil y buena para los
negocios. Sospechamos además que puede incluso que sepan quién es el responsable
del crimen, pero que están comprometidos a asegurarse de que el resto del mundo no
lo descubra.

Los fiscales en el caso han ignorado varias órdenes judiciales para compartir el
expediente de investigación con la defensa, poniéndolos en una grave desventaja y
violando así los derechos y garantías legales de los acusados. Sorprendentemente, el
Sr. Rodríguez ha estado recluido en prisión preventiva durante más de dos años sobre
la base de pruebas extremadamente débiles. Pero, el acceso de los peritos de la defensa
se ha visto obstaculizado y obstruido de tal manera que se les ha dado un plazo irri-
sorio para evaluar adecuadamente los datos. Los fiscales han tenido acceso exclusivo
a los teléfonos móviles y dispositivos electrónicos mientras que a la defensa se le ha
negado el acceso a los mismos. Asimismo, el tribunal decidió que debían entregársele
a los acusadores privados datos de los aparatos que se le incautaron a DESA a pesar
de que la fiscalía ni siquiera los está usando, y que parece ser intentarán utilizar fuera
del juicio en sus campañas mediáticas conformadas por información falsa.

Solo se puede especular que los fiscales deben haber cedido ante la inmensa presión
pública ejercida por COPINH y las ONGs internacionales a las cuales el COPINH
ha utilizado como arma logrando que éstas reproducan y repitan sus consignas y
que incluso interfieran en el proceso judicial. Resulta profundamente decepcionante
ver cómo estas organizaciones desplegan sus marcas para hacer campaña contra la
presunción e inocencia y el derecho a un juicio justo al alinearse tras del COPINH. En
este caso las ONGs internacionales han contribuido a la creación de un conflicto por
la tierra en Honduras y a la paralización de la inversión extranjera anquilosando el
desarrollo y el crecimiento económico del país.

El resultado es una forma de “captura o apoderamiento del estado”, por el cual las
instituciones estatales se convierten en instrumentos al servicio de una agenda partic-
ular no sujeta a rendición de cuentas, utilizada para atacar a sus oponentes, recaudar
fondos a nivel internacional y promover así una transformación a partido político
formal que adquiere y expande su poder.

Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres 87
Las violaciones del debido proceso que han sufrido los acusados y DESA no son
insignificantes ni accidentales. Son consecuencia directa de una campaña de presión
llevada a cabo por el COPINH por lo cual es profundamente preocupante que
continúen presionando para expandir el caso contra nuevos objetivos.

A lo largo del proceso judicial, el COPINH no ha actuado como un intermediario
honesto. Con regularidad han hecho afirmaciones falsas y engañosas sobre el caso y
los hechos, la posición de DESA y el proyecto Agua Zarca. Han fusionado con éxito
su campaña de energía anti-renovable con su campaña por Berta, y lamentablemente,
muchas ONGs parecen incapaces de discernir que intentar construir un proyecto
hidroeléctrico no significa que una empresa estuvo involucrada en un asesinato. De
hecho, ¿Acaso pudo haber un peor evento para los intereses de DESA que la muerte
de Berta Cáceres?

Cualquiera que visite Río Blanco y hable con los residentes de la zona, puede
comprender rápidamente que esta no es una organización que represente los intereses
del pueblo. El dramático historial del COPINH respecto a violaciones de derechos
humanos, amenazas, intimidación, desalojos y la apropiación de tierras de forma
violenta contra otros miembros de la comunidad lo corrobora. La información presen-
tada en este Libro Blanco revela el lado siniestro de la organización, de su modus
operandi y de sus actividades en las comunidades rurales lencas. A la luz de estas
revelaciones, es sorprendente que ONGs internacionales se hayan asociado con el
COPINH y lo hayan apoyado sin haber verificado previamente y de forma independ-
iente sus métodos y tácticas.

El COPINH no solo han arrebatado a los ciudadanos de estas comunidades los
empleos y oportunidades de desarrollo, sino que además han provocado la paral-
ización de cientos de millones de dólares en inversiones en energía e infraestructura
en Honduras. Estas tendencias contribuyen a que la pobreza y la desigualdad en
Honduras se acentuén y agraven, provocando un aumento de la presión migratoria de
quienes buscan trabajo en el extranjero. Esto tiene que parar.

Es cierto que alguien es responsable de la muerte de Berta, y todos debemos
apoyar el que se haga justicia. Sin embargo, eso no le otorga a nadie el derecho a
acusar falsamente y encarcelar personas basandose en ninguna evidencia o simple-
mente porque estas trabajan en un proyecto al que uno se opone. No es así como
funciona la ley, y debemos de parar de fingir que funciona de ninguna otra forma.

88 Una Guerra Contra el Desarrollo: Exponiendo la Campaña de Desinformación del COPINH en Torno al Caso de Berta Cáceres