You are on page 1of 5

Pontificia Universidad Javeriana.

Introducción a la filosofía.
Profesor: Gustavo Chirolla.
Nombre: Miguel Ángel Vencé Duran.
30 de mayo de 2018

¿EN QUÉ MEDIDA LOS DISPOSITIVOS TECNOLÓGICOS Y LAS REDES


SOCIALES PUEDEN LLEGAR A INFLUENCIAR UN ESTADO EN

CUESTIONES DE NECROPOLÍTICA?

Introducción.

El presente texto pretende mostrar la relación entre los dispositivos tecnológicos y las
redes sociales, y como pueden ambas llegar a tener una influencia considerable en las
políticas de un estado, necropolíticas siendo más específicos. Se tratarán los siguientes
puntos. Primero: como los dispositivos tecnológicos permiten la industrialización de la
muerte y nuevas situaciones de guerra siguiendo la Necropolítica de Mbembe; hablar además
de la eugenesia dentro del ámbito ético-político actual, de acuerdo con lo visto en el curso.
Segundo: cómo las comunidades virtuales pueden llegar a afectar en asuntos políticos,
teniendo en cuenta el texto de Byung-Chul Han En el Enjambre. Y tercero, a manera de
conclusión: cómo podemos ver la influencia de los dispositivos tecnológicos y las
comunidades de la red en las situaciones políticas del estado. Y como estas situaciones se
ven relacionadas con la necropolítica.

Primero: Dispositivos tecnológicos: la industrialización de la muerte,


nuevas situaciones de guerra y eugenesia

Los dispositivos, acogiéndonos al resumen que Agamben hace de lo dicho por Foucault (Dits
et écrits, vol.III, pp. 299-300), son la red entre varios elementos, ya sean o no lingüísticos
(discursos, instituciones, edificios, leyes, medidas policiales, etc). Red que tiene una función
estratégica, se inscribe en relaciones de poder, y resulta del cruce de estas con las relaciones
de saber. Muchos dispositivos existen en el mundo, mas en este texto, nos enfocaremos en
los tecnológicos.

1
Dispositivos tecnológicos. Elementos que tienen como propósito ser de utilidad para la
humanidad en, actualmente, todos los aspectos de la vida. Pero que, a pesar de ello, el que
sean útiles no significa que sean buenos, o visto de otra manera, que sean bien utilizados.
Este, es uno de los temas que Mbembe trata en la Necropolítica. Los dispositivos
tecnológicos, desde la Revolución Francesa comenzaron a hacerse presentes en el ámbito de
la guerra – política (que va de mano con el terror), con la invención de la guillotina, la cual
tenía como propósito “civilizar” y optimizar las ejecuciones. Esta optimización o
industrialización de la muerte, de acuerdo con Enzo Traverzo, alcanzó su cúspide con los
Nazis y la utilización de los hornos y las cámaras de gas. Y pudiendo notar con este último
caso, que la soberanía; el hacer morir o dejar vivir, aunque no siempre, históricamente ha
estado estrechamente relacionada con el racismo.

Actualmente, la tecnología tiene una función diferente en la guerra, pues las circunstancias y
propósitos de esta, hoy en día son diferentes. Nuevos dispositivos han sido desarrollados para
hacer morir en esta época. Época en la que matar es una cuestión de alta precisión. Claro
ejemplo de esto es la situación en la franja de Gaza, donde el necropoder se ejerce por medio
de drones no tripulados, apaches y aviones “ojo de halcón”, para tomar acciones policiales
desde el aire, ya sea patrullar o matar; y bulldozers y tanques para bombardear casas y
establecimientos e intimidar en la tierra estableciendo así, una guerra de infraestructuras.
Guerra de alta tecnología es lo que vive el mundo contemporáneo, donde todos estos
dispositivos son la causa eficiente de la soberanía, ejerciendo la necropolítica.

Sin embargo, Mbembe se para ahí, y no va más adelante, pero hay más. La eugenesia es otra
situación con una problemática ética y racial bastante fuerte que Mbembe no trata. Gracias a
la tecnología, hoy en día es una cuestión latente, pues, el diseño genético en embriones
humanos es una realidad, y supone un gran problema racial debido a que, al no ser una
tecnología que esté al alcance de todos por su costo, hace que la posibilidad de una futura
raza superior, “perteneciente” a la elite sea bastante alta. Además, la eugenesia al estar
determinando cuales son las características humanas “optimas”, seleccionando el más apto,
“el blanco avanzado”, está ejerciendo así, una biopolítica racista que viene desde el
darwinismo social.

2
Y, por último, no sobra mencionar como los dispositivos tecnológicos son participes de
nuevos escenarios de guerra. Guerras cibernéticas que no se pelean con tanques o
helicópteros, sino con gadgets. Computadores y bases de datos son los elementos de este
nuevo escenario de guerra, en el que lo que se disputa no son asuntos tangibles, al menos, en
primera instancia; sino información. Información que, claramente, tiene un gran valor
político. Y que puede tener que ver con la necropolítica como se vera a continuación.

Segundo: Las comunidades virtuales en la política

Las redes sociales y las comunidades de la red son parte del día a día de nuestra sociedad.
Para Byung-Chul Han, estas son como un enjambre, como lo dice en su texto del mismo
nombre. A diferencia de la masa, no tienen una unión, una noción de comunidad.; son
inestables y volátiles; sus miembros viven en el anonimato, pero a diferencia de la masa, sí
tienen identidad. Tal vez, lo más relevante que dice para este texto es que, los internautasal
vivir como Hikikomoris, aislados y encerrados, no tienen un lugar como sujeto político, pues
no hacen presencia en la plaza publica como lo hacen las masas.

Sin embargo, esto es bastante discutible, y supone un problema de comprensión de cómo las
redes sociales influencian la vida real de los individuos que navegan en ellas y como la vida
real de los individuos que navegan en ellas influencia la red al suministrarle información del
mundo real. Dos cosas que sin duda pueden llegar a tener repercusiones políticas, e incluso,
necropolíticas.

Puede que las redes sean una mascara de anonimato de la comunidad virtual. Sin embargo,
esto no implica que los temas tratados y las opiniones expuestas por parte de esta comunidad
sean irrelevantes. Tal vez el “hate” y las acusaciones de los enjambres, por medio del internet
no tengan repercusión alguna en realidad. Pero las opiniones expuestas y compartidas pueden
llegar a tener repercusión en el pensamiento colectivo, así como también, llamar la atención
del estado. Pues, la información que emerge de la gente de las redes, a pesar de ser anónima,
es real. Y es de gran valor, tanto para administrativos de estado que desean saber lo que
piensa el vulgo de, temas actuales, entre ellos, política; como para compañías que deseen
hacer publicidad de sus productos o servicios.

3
En cuanto a lo que a este texto concierne, a saber, la política, podemos notar lo siguiente.
Mandatarios y candidatos relacionados con la política, se fijan en las redes sociales para ver
la aceptación o rechazo del público respecto de sus acciones. Casos como Cambridge
Analytica ejemplifican a la perfección la importancia de lo que piensa el enjambre en el
ambiente político real. Pues la posesión de esta información por parte de una campaña
política implica poder bombardear a la gente con la información que desean meterles en la
cabeza, ya sabiendo por su perfil, que probablemente serán influenciadas por los anuncios
políticos que se les expongan.

Y con el caso de la campaña de Trump como ejemplo, podemos llegar a ver como personas
de la comunidad del internet por medio de su opinión pueden llegar, incluso, a sugerir
acciones necropolíticas por parte del estado. Pues la campaña de Trump logro mostrar, en
parte por redes sociales, el latente racismo de una buena parte de los Estados Unidos.
Racismo que como vimos con Mbembe, está relacionado estrechamente con la necropolítica,
y que, aunque en Estados Unidos no se vayan a asesinar negros a capa y espada, quedo
demostrado en las urnas con el acenso a la presidencia de Trump, que es un deseo intrínseco
y escondido de muchos estadounidenses, que algún día podría influenciar la política del país.

Tercero: influencia de los dispositivos tecnológicos y redes sociales en la


necropolítica de los estados

Para concluir, dicho todo lo anterior podemos ver cómo, tanto dispositivos como enjambres,
por medio de la opinión pública y/o de la industrialización de la muerte y las nuevas formas
de guerra, pueden influenciar a que un estado llegue a “hacer morir”, implementando así,
acciones relacionadas con la necropolítica. En ambos casos podemos ver como el factor
primordial que podría llevar a esta circunstancia es la discriminación racial. Logrando así
ver, que todas las situaciones políticas al tener relación con la tecnología, tanto con los
dispositivos como con las comunidades virtuales, de una manera u otra se ven relacionadas
con el racismo. Racismo que, si se dieran las circunstancias podría verse reflejado en un
estado necropolítico. Haciendo morir en la guerra ejerciendo su soberanía y teniendo el poder
de decidir sobre las vidas de las personas ejerciendo la biopolítica.

4
Referencias

A. Mbembe, (2011), Necropolítica, Traducción de E.F. Archambault, Editorial Melusina.


B. Han, (2014), En el Enjambre, Traducción de R. Gabás, Editorial Herder.
G. Agamben, (2014), ¿Qué es un dispositivo?, Traducción de M. Ruvitoso, Editorial Adriana Hidalgo.