You are on page 1of 9

CENTRO DE ESTUDIOS SUPERIORES

DEL SURESTE
CAMPUS CAMPECHE

Lic. En Ciencias de la Educación.

ASIGNATURA: Bases Biológicas del Desarrollo


Humano I

DOCENTE: Lic. Javier E. Villanueva Mijangos.

TEMA:
¿Qué es comer, alimentarse y nutrirse?
ELABORADO POR:
• Rivas Puch Silvia Guadalupe.
• Collí Vera Brenda Patricia.
• Rivas García Karime Aydeth.
¿Qué es comer?
Comer: “tomar alimento por la boca, en especial un alimento sólido; masticándolo
y tragándolo para que pase al estómago”.

Diferencia entre comer y alimentarse


El acto de comer consiste en morder, masticar y tragar cualquier alimento, nutritivo
o no nutritivo. Es la respuesta al estímulo del hambre.
Alimentarse consiste en ingerir alimentos que, en adición a calmar la sensación de
hambre, provean sustancias que son beneficiosas para la salud, como fibra,
vitaminas, minerales y antioxidantes.
ALIMENTACIÓN CORRECTA

¿Qué es Alimento?

Todo aquel producto o sustancia que, ingerido, aporta materias asimilables que
cumplen una función nutritiva en el organismo.

Un alimento es cualquier sustancia que toma o recibe un ser vivo para su


nutrición; es el componente esencial de la vida desde el nacimiento hasta la
muerte, porque proporciona una mezcla compleja de sustancias químicas que
hace posible que el cuerpo construya y mantenga sus órganos y le suministra la
energía para desarrollar sus actividades.

¿A qué le llamamos alimentación?

Estrictamente, la acción de alimentar se refiere a comer ese algo que ofrece


nutrientes al cuerpo o componentes para ayudarlo a vivir. Para ser alimento, ese
algo que se come debe aportar energía, proteína, ciertas vitaminas, etc.

La alimentación es la acción y efecto de alimentar o alimentarse, es decir, es un


proceso mediante al cual los seres vivos consumen diferentes tipos de alimentos
para obtener de estos los nutrientes necesarios para sobrevivir y realizar todas las
actividades necesarias del día a día.

HABITOS ALIMENTICIOS

Muchas personas creen que para 'mantener la línea' o bajar de peso lo mejor es
dejar de comer en algunos de los momentos del día o evitar la cena o el
desayuno, lo cierto es que, con saltearse alguna de la comidas, no se logran los
resultados esperados.

Es muy frecuente que al saltarnos o evitar alguna comida, a la siguiente comamos


de más, y ese sobrante nuestro organismo lo almacene y se deposite como grasa.
Por lo tanto cuando necesitemos bajar de peso es mucho mejor disminuir la
cantidad de alimentos que se comen que saltear alguna comida.

Si distribuimos la energía a lo largo del día con las cuatro comidas nuestro
metabolismo se mantiene estable y no van a existir excesos de Kcal para
almacenar

El proceso de adquisición de los hábitos alimentarios comienza en la familia.

La Infancia es el momento óptimo para adquirir unos buenos hábitos alimentarios.


Estos se adquieren por repetición y de forma casi involuntaria, la familia tiene una
gran influencia y esta se va reduciendo a medida que los niños crecen.

En la adolescencia, los cambios psicológicos y emocionales pueden influir en


la dieta, dando excesiva importancia a la imagen corporal, tienen patrones de
consumo diferentes a los habituales: comidas rápidas, picoteos…

En cambio en los adultos y en las personas de edad avanzada los hábitos


alimentarios son muy difíciles de cambiar.

Pero comer bien NO es:

 Comer mucho
 Eliminar alimentos de la dieta
 Abusar del consumo de vegetales frente al consumo de alimentos de origen
animal

Comer bien es:

Alimentarse con una dieta saludable que requiere del sentido común y del
conocimiento de unas reglas, las cuales aportarán las bases para conseguir un
plan dietético nutritivo.
Las 7 reglas de oro de la alimentación saludable

1) Comer variedad de alimentos


2) Elegir alimentos bajos en grasa y colesterol
3) Aumentar en la dieta el consumo de hidratos de carbono y fibra
4) Reducir la sal en la dieta
5) Mantener el peso deseado (Equilibrio entre consumo y gasto)
6) Tomar de1 a2 litros de agua de bebida al día
7) Moderar el consumo de alcohol
PLATO DEL BUEN COMER.

El Plato del buen comer es un esquema en la alimentación para la promoción y


educación de la salud en materia alimentaria, la cual da los criterios para la
orientación nutricional. Debido a que las altas estadísticas de obesidad, sobrepeso
y desnutrición en México muestran una tendencia cada vez mayor al desarrollo de
estos problemas médicos en todas las etapas de la vida de muchas personas,
diferentes instituciones privadas y comités de salud, se reunieron en un comité
para discutir y proponer consensos en materia de orientación alimentaria a nivel
nacional.

Para fines prácticos y de una mejor comprensión para la población, el plato del
bien comer agrupa los alimentos en tres colores: verde (frutas y verduras), amarillo
(cereales) y rojo (leguminosas y productos de origen animal).
Se eligieron los colores del semáforo para que identifiquemos las porciones en las
que deben ingerirse. De esta manera tenemos la distribución de los alimentos:
Semáforo rojo
Aquí se encuentran los productos de origen animal y leguminoso. Existe un fondo
naranja para diferenciar las leguminosas, lo que significa que pueden comerse un
poco más que las carnes pero también bajo un consumo limitado. Veamos los
grupos que comprende este color.
Alimentos de origen animal
Los alimentos de origen animal proporcionan energía, calcio, hierro, fósforo,
vitaminas del complejo B, vitaminas B12, zinc y otros minerales, pero su principal
aportación son las proteínas. Las proteínas son indispensables para el crecimiento
y desarrollo de los músculos. Sin embargo, los nutriólogos recomiendan elegir
pocos alimentos de este grupo porque contienen mucha grasa y colesterol.
Algunos ejemplos de productos de origen animal son: aves, pescados, carnes
rojas y blancas, leche y derivados, embutidos, quesos y yogurt.
Leguminosas
Son semillas con una gran cantidad de proteínas. Casi en cada región del mundo
existen leguminosas de importancia básica en la dieta, por ejemplo, frijol, haba,
papas, lentejas, alubias, chícharos y garbanzo.
Semáforo amarillo
Con este color se ubican los cereales debido a que deben consumirse de forma
suficiente, pero con moderación.
Cereales
Pertenecen al grupo de las gramíneas. Contienen almidón, lípidos, hidratos de
carbono, sales minerales, y celulosa, esta última es componente fundamental de
la fibra dietética. Algunos cereales contienen gluten, que es una proteína
indispensable para que se forme el pan. Sin embargo, las proteínas en los
cereales son escasas en aminoácidos esenciales como la lisina. Algunos ejemplos
de cereales son: cebada, avena, maíz, arroz, centeno y trigo, por mencionar
algunos.
Entre las leguminosas y los cereales el plato del bien comer lleva la palabra
"combina", esto quiere decir que puedes consumirlos juntos para mejorar la
calidad de las proteínas vegetales. ¿Qué te parece un taquito de frijoles?
Semáforo verde
Aquí se incluyen sin restricción frutas y verduras. De acuerdo con la Organización
Mundial de la Salud (OMS), cada persona debe tratar de consumir, por lo
menos, cinco porciones de verduras y/o frutas diariamente. Las frutas y verduras
son indispensables para nuestra salud, poseen múltiples vitaminas, antioxidantes,
minerales, fibra y nos protegen de enfermedades.

NUTRICIÓN
La Nutrición humana es la obtención de nutrientes por los humanos para obtener
los insumos necesarios que dan soporte a la vida.
Los seres humanos somos omnívoros, capaces de consumir productos tanto
vegetales como animales. Han adoptado una serie de dietas que varían con las
fuentes de alimentos disponibles en las regiones en donde habitan e igualmente
con las normas culturales y religiosas, estas van de las
puramente vegetarianas hasta las principalmente carnívoras. En algunos casos,
las restricciones en la dieta de los seres humanos pueden conducir a un desorden
nutricional, sin embargo, los grupos humanos estables se han adaptado a muchos
dietéticos tanto a través de la especialización genética y convenciones culturales
de manera de utilizar fuentes de alimentación nutricionalmente equilibradas.2 La
dieta humana se refleja de forma destacada en la cultura humana, y ha llevado al
desarrollo de la tecnología de los alimentos.
En general, los seres humanos podemos sobrevivir de dos a ocho semanas sin
comida, dependiendo de la grasa corporal almacenada. La supervivencia sin agua
generalmente se limita a tres o cuatro días. La falta de alimentos sigue siendo un
problema grave; alrededor de 36 millones de seres humanos mueren de hambre
cada año.
La desnutrición infantil también es común, y contribuye a la carga mundial de
morbilidad. Sin embargo, la distribución mundial de alimentos no es uniforme, y
la obesidad entre algunas poblaciones humanas ha aumentado a casi las
proporciones de una epidemia, dando lugar a complicaciones de salud y al
aumento de la mortalidad en algunos de los países desarrollados, y
algunos países en desarrollo. En los Estados Unidos los Centros para el Control y
Prevención de Enfermedades (CDC) indican que el 32% de los adultos
estadounidenses mayores de 20 son obesos, mientras que el 66,5% tienen
sobrepeso. La obesidad es causada por el consumo de más calorías de las que se
gastan, con un aumento de peso excesivo muchos atribuyen a una combinación
de comer en exceso y la insuficiencia de ejercicio.
Bibliografía

https://conceptodefinicion.de/alimento/
https://www.significados.com/alimentacion/
http://www.fen.org.es/blog/habitos-alimentarios/
https://es.wikipedia.org/wiki/Plato_del_buen_comer