You are on page 1of 8

ANLISIS DE SUELO, NUTRIENTES Y LA FERTILIDAD DEL SUELO

Y REACCION DEL SUELO O PH

I. INTRODUCCIÓN
II. OBJETIVOS
III. MARCO TEORICO
IV. MÉTODOS Y MATERIALES
V. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIÓNES
I. INTRODUCCION

El correcto muestreo y análisis de suelos, plantas y aguas son herramientas ideales


para lograr un uso eficiente de los fertilizantes y obtener su máxima rentabilidad
económica en un verdadero sistema de sustentabilidad productiva.

Ante esta situación, el reto es aumentar la productividad agrícola mejorando el


ambiente que rodea a nuestro cultivo y para esto se debe realizar un uso eficiente,
rentable y racional de los fertilizantes

En Laboratorio de Suelos se pone a disposición de todos los usuarios este boletín,


con la finalidad de facilitar la escogencia del sistema de muestreo que se adapte
mejor, de acuerdo con el manejo de la producción e inversión presupuestada y de
esta manera lograr resultados más precisos y exactos en los análisis realizados.

Todos los suelos son naturalmente variables: sus propiedades cambian,


horizontalmente, de manera transversal al paisaje y, verticalmente, más abajo del
perfil del suelo. El suelo deberá subdividirse en clases lo más homogéneas posible.
Para las subdivisiones horizontales se podrá utilizar unidades de mapeo de suelos
derivadas de cambios en la topografía, geología subyacente y tipo predominante de
vegetación. Los horizontes del suelo son excelentes subdivisiones del cambio
vertical.
Para la planificación de los sistemas de producción y establecer secuencias de
cultivos y estrategias de fertilización adecuadas, es básico
II. OBJETIVOS

 Mantener fertilidad del suelo


 Respuesta beneficiosa a la adición de fertilizantes
 Base científica para efectuar recomendaciones
 Estudio de conceptos de PH
 Determinación en el campo y laboratorio
 Efecto en las propiedades químicas de suelo y plantas
III. MARCO TEÓRICO

3.1. Que es un análisis de suelos

Es un método para estimar la cantidad de nutrientes en un suelo en un momento


dado.
El análisis de suelos es una herramienta fundamental para evaluar la fertilidad del
suelo, su capacidad productiva y es la base para definir la dosis de nutrientes a
aplicar. Para que el dato analítico reportado por el laboratorio sea útil, es
imprescindible realizar un adecuado muestreo de suelos, ya que en esta etapa es
donde se define la exactitud de los resultados del análisis de suelos. En este artículo
se presentan y discuten los principales beneficios del análisis de suelos y los pasos
para realizar un adecuado muestreo de suelos para diagnóstico de fertilidad.

 Las buenas prácticas de manejo como marco global para optimizar el


manejo de la fertilización

Para lograr altos rendimientos y sostenidos en el tiempo resulta imprescindible


integrar el manejo de la fertilización, con los demás aspectos del manejo de cultivos
y aplicar buenas prácticas de manejo agronómico (BPMA). Las principales BPMA
son la siembra directa con alta cobertura de rastrojos, rotación de cultivos con
gramíneas y la fertilización balanceada. La aplicación de las mismas permite
ingresar en un “círculo virtuoso”, con rendimientos elevados, más estables y al
mismo tiempo minimizar el deterioro del suelo. Hay evidencias claras que los suelos
bien rotados y fertilizados, mejoran su fertilidad física, química y biológica,
beneficiando a la sustentabilidad de los sistemas productivos.

El diagnóstico de las necesidades de fertilización, realizadas en base a los análisis


de suelos, representa el camino más eficiente para establecer la necesidad de
aplicación de fertilizantes. Una vez definida la dosis de nutrientes a aplicar
(diagnóstico) se definen los demás componentes de un plan nutricional, que incluye
el tipo de fertilizante, las formas y momentos de aplicación.

El análisis químico del suelo, mide los niveles nutricionales en el suelo. Es una
herramienta de diagnóstico y guía que debe considerarse junto con la información
disponible sobre caracterización del suelo, potencial de productividad, cultivo e
historial de manejo, además del factor humano. Sin embargo su uso está realmente
poco difundido en el sector agrícola y menos aún en las explotaciones pecuarias o
forestales. Mediante el uso regular del análisis de suelo se puede dar seguimiento
al estado nutricional y a los cambios nutricionales que ocurran en él, a fin de
mantener su productividad.
Los resultados de un análisis de suelo deben interpretarse teniendo en cuenta la
metodología empleada y calibrada con respecto al rendimiento del cultivo en
invernadero y campo, con datos de referencia para condiciones locales.

3.2. Origen de los nutrientes vegetales


Las plantas obtienen sus nutrientes sobre todo nitrógeno, fosforo y potasio, pero
también micronutrientes u oligoelementos de siete funciones.

 Las reservas naturales de los suelos, en cantidades que dependen de la


composición de los suelos de estación. Todos los años ñas plantas reciben
apenas una reducida porción de esos nutrientes.
 Los fertilizantes minerales, fabricados en forma líquida o sólida, tienen un
contenido de nutrientes vegetales más elevados y en menor volumen que
las fuentes orgánicas.
 Las fuentes orgánicas, inclusive la harina de huesos y la sangre, el estiércol,
los fertilizantes orgánicos, pueden mejorar la retención de agua de los suelos
y sus condiciones físicas.
3.3. Muestreo y análisis de suelo

Un aspecto de gran importancia, es la toma de la muestra ya que gran parte de la


confiabilidad de resultado de análisis dependerá como se obtuvo

A. Muestreo

La toma de muestras de suelo es sin duda una de las etapas críticas en el proceso
para obtener una recomendación de fertilización en base al análisis de suelo. Es
necesario tener presente que cuando se envía al laboratorio una muestra de suelo
para análisis , apenas unos pocos gramos del total serán sometidos a los análisis
químicos. Estos pocos gramos sin embargo, deben representar las condiciones
promedio de varias toneladas de suelo (1 ha de tierra a 20 cm de profundidad pesa
aproximadamente 2.500.000 kg). Por lo tanto si esa muestra no es realmente
representativa de la chacra, la decisión que se tome a partir de los datos de análisis
de suelo no servirá y el objetivo por el cual se hizo el análisis no se habrá cumplido.
A continuación se discute acerca de cuáles son los factores a tener en cuenta para
realizar un correcto muestreo de suelos, cómo efectuar la toma de muestras y qué
información complementaria se necesita sobre cada área muestreada.

 Consideraciones previas al muestreo de suelos

La fertilidad del suelo es variable en el espacio y en el tiempo, por lo que se requiere


realizar una serie de observaciones y reunir información necesaria acerca del sitio
de interés antes de muestrear, analizar y aplicar un programa de fertilización a un
terreno dado. Algunas consideraciones a tener en cuenta son:

a. reconocimiento del terreno que se va a muestrear para delimitar áreas


homogéneas (unidades de muestreo) con características físicas,
topográficas y de manejo similares. separar zonas que puedan interferir con
la productividad o con las técnicas de manejo a aplicar, tales como arroyos,
cercas, bordes, postes, caminos. Las zonas rocosas y manchas de suelos de
diferente color, si son poco representativas, también se deben excluir
.
b. elaborar un plano que identifique las áreas en que se pudo dividir el terreno,
con medidas y referencias precisas (si es posible, incluir las coordenadas
satelitales de las referencias).

c. decidir el método de muestreo a seguir, que debe facilitar el ordenamiento de


la información de la finca, pensando en el desarrollo de un programa de
fertilización y manejo continuado.

B. Obtención de la muestra
La forma de muestreo dependerá principalmente del objetivo de análisis
que pueda ser para