You are on page 1of 1

Godelier, Maurice 1989 Lo Ideal y Lo Material Ed.

Taurus Humanidades

LA PARTE IDEAL DE LO REAL

 Las ideas mueven el mundo, puesto que configuran, desde principio, las
realidades sociales y puestas que, en un cierto sentido, impulsan a las sociedades
y su historia durante milenios.

 Una sociedad no se reduce a las ideas que puedan hacerse sus miembros. Existe
fuera del pensamiento realidades que tienen más peso que él en la historia, en
primer lugar las realidades materiales y las relaciones sociales que las organizan.

 La distinción entre infraestructura y superestructuras no es una distinción de


niveles ni de instancias, ni una distinción entre instituciones, aunque se pueda
presentar de esa forma en determinados casos.

 Las fuerzas productivas y las relaciones de producción, bien que distintas, no


existen nunca por separado, sino siempre combinadas, articuladas unas con otras
de una manera específica.

 En el corazón de la parte más material de la infraestructura de las sociedades, en


el corazón de las fuerzas productivas de que disponen para actuar sobre la
naturaleza, descubrimos, pues, una parte ideal (conocimientos o presentaciones
abstractos de todas clases que se prolongan en las habilidades que son al mismo
tiempo saberes corporales). Esta parte ideal constituye una especie de armadura,
esquema organizador interno de su “puesta en práctica”.

 En el marco del modo de producción capitalista, el proceso de producción se


realiza en el interior de las “firmas”, unidades sociales distintas de la familia, de las
iglesias, de los partidos y de las comunidades raciales. No sucede lo mismo en el
seno de las sociedades pres capitalistas o no capitalistas.

 La importancia de las ideas no procede únicamente de los que son, sino de lo que
hacen, mejor dicho, de lo que hacen hacer en la sociedad sobre esta misma o
sobre el mundo exterior.

 La primera función de las representaciones es la de hacer presente al


pensamiento las realidades exteriores o interiores al hombre, luego el propio
pensamiento; estas realidades pueden ser materiales o intelectuales, visibles o
invisibles, concretas o imaginarias, etc.

 Interpretar es definir la naturaleza, el origen y el funcionamiento de una realidad


presente en el pensamiento. No puede existir ninguna representación que no sea
al mismo tiempo una interpretación y que no suponga la existencia de un sistema
de representaciones, es decir, de un conjunto de representaciones reguladas por
una lógica y una coherencia específica, sean las que sean.

 La tercera función de las representaciones -interpretaciones consiste en permitir al


pensamiento organizar las relaciones que mantienen los hombres entre sí y con la
naturaleza: el pensamiento les sirve de armazón interno y de finalidad abstracta.

 La cuarta función, las representaciones de la realidad son las interpretaciones que


legitiman o ilegitiman las relaciones de los hombres entre sí y con la naturaleza.