You are on page 1of 146
Rino Fisichella Jesus, profecia del Padre SAN PABLO © SAN PABLO 2001 (Protasio Gémer, 11-15. 28027 Madrid) Tel, 917 425 113 ~ Fax 917 425 723 (© Figlie di San Paolo, Milin 2000 Tilo original: Gest di Nazaret profezia del Padre ‘radueido por Juan Padilla Moreno Distribucidn: SAN PABLO. Division Comercial Resina, 1. 28021 Madrid. * Tel, 917 987 375 - Fax 915 052 050 E-mail: ventas@sanpabio-ssp.es, ISBN: 84-285-2374-6 Deposito legal: M. 42.166-2001 Impreso en Artes Grafieas Gar Vi. 28970 Humanes (Madrid) Printed in Spain. Lmpreso en Espana «No es el drbol de la ciencia el que mata, sino la desobediencia. No hay vida sin ciencia, ni ciencia segura sin vida verdadera, Quien cree saber algo sin la verdadera ciencia apoyada en el testimonio de la vida, no sabe» (Carta a Diogneto) Introduccion. Este libro habla de profecta, no de clarividencia. Quien quisiera encontrar en estas paginas satisfaccién al mal disimulado prurito, sobre todo en nuestro tiempo, por los acontecimientos apocalipticos, al cerrarse un mile- nio, no encontrara-lo que busca. Este texto tiene la pre~ tension de hablar de fe, para permitir reconocer en. la persona de Jestis de Nazaret el cumplimiento de la an- tigua promesa. Entre los objetivos que se propone, esta el de ofrecer la posibilidad a cuantos creen de crecer en la fe a través de Ia profundizacion tcolégica de una ca~ tegoria fundamental para entender sus contenidos. No se elaboran aqui teorias de ciencia ficcién, sino que se trata dé verificar pacientemente los datos de la historia con el fin de poder reconocer la fidelidad de Dios a la promesa y contemplar su cumplimiento. «Hablé por medio de los profetas», Ast es como la profesion de fe nicenoconstantinopolitana concluye la seccién sobre el-Espiritu Santo. Es-verdad, también el Espiritu «hablo». Como ha hablado el Padre en Ia his- toria a través de las maravillas de la creacién y en los avatares historicos del pueblo hebreo, como ha habla- do Jesiis en su existencia en medio de nosotros, ast tam- bién el Espiritu de Cristo nos ha dirigido su palabra. Por los profetas el Espiritu Santo ha permitido que el misterio oculto durante siglos y luego revelado en Cristo se transmitiera de modo vivo hasta nuestras dias.