You are on page 1of 1

Metodología de un estudio de simulación.

-Procesos
Todos los modelos de simulación se llaman modelos de entrada-salida. Es
decir, producen la salida del sistema si se les da la entrada a sus
subsistemas interactuantes. Por tanto los modelos de simulación se “corren”
en vez de “resolverse”, a fin de obtener la información o los resultados
deseados. Son incapaces de generar una solución por si mismos en el
sentido de los modelos analíticos; solo pueden servir como herramienta para
el análisis del comportamiento de un sistema en condiciones especificadas
por el experimentador. Por tanto la simulación es una teoría, si no una
metodología de resolución de problemas.
Para evaluar la efectividad de un sistema, se debe identificar una medida o
medidas de comportamiento (o ejecución) para juzgarlo. Estas medidas se
seleccionan del conjunto de variables endógenas. La medida o medidas que
se pretenden optimizar se conocen como función objetivo.
Hay veces en las que existe una única función objetivo dominante y entonces
se intenta optimizar ésta sin tener en cuenta las otras variables, aunque
siempre considerando las restricciones. En otras ocasiones existe más de
una función dominante, en este caso, hay que estudiar las distintas funciones
objetivo e intentar encontrar valores para los cuales las funciones son
óptimas.
-Planes

 · Establecer compromisos implícitos entre las medidas. Esta


aproximación es muy subjetiva y no se va a considerar. Se dan los
resultados a quién tenga que tomar la decisión y él será quien
establezca la relación entre las variables conflictivas.
 · Establecer compromisos explícitos, realizando una combinación de
todas las medidas usando una dimensión común tal como el costo. A
estas técnicas se les suele conocer como análisis de toma de
decisiones multiatributo o multiobjetivo. Para realizar esta técnica se
tiene que decidir una dimensión común para todas las medidas,
factores pesos, y formar una función que las combine
 · Restricción y corte: seleccionar una medida como la que más
interesa optimizar y hacer que las otras estén dentro de un rango de
valores aceptable. Esto reduce la posibilidad de encontrar un óptimo, o
al menos las mejores soluciones.
El propósito último de la experimentación con el modelo es obtener
información acerca del comportamiento del sistema para que esto nos ayude
en la toma de decisiones. Cuando consideramos la ejecución de un sistema
se puede desear conocer cómo se comporta dicho sistema en sentido
absoluto, o comparativamente, para poder contrastar varias configuraciones
alternativas del sistema. O se podrían considerar dos medidas
simultáneamente.