You are on page 1of 11

Hoy en día, el sistema universitario permite al estudiante que culmine la carrera y

logre los créditos solicitados por su facultad optar por el grado de bachiller con tan
solo el pago del monto que la institución, ya sea pública o privada, establezca.

A esta manera de obtener el grado académico se le conoce como‘bachiller


automático ’, sin embargo, el proyecto de ley aprobado por la Comisión de
Educación plantea ponerle fin a esta modalidad y fijar una nueva que, según sus
impulsadores, será pieza fundamental en la tarea de mejorar la calidad.
De aprobarse el dictamen en el Pleno del Congreso de la República , el alumno
que termine sus ciclos de estudio deberá elaborar, presentar y sustentar una tesis
de investigación para obtener el grado de bachiller académico.
En esa línea, el estudiante deberá cumplir con la tesis obligatoria, una de las
modalidades que, en la actualidad, se emplean para que el bachiller obtenga la
titulación profesional o la licenciatura de su carrera.
“Grado de bachiller: requiere haber aprobado los estudios de una duración mínima
de diez (10) semestres o su equivalente a no menos de doscientos (200) créditos,
así como la aprobación de la correspondiente tesis para obtener el grado del
bachiller”

NUEVOS REQUISITOS PARA LA TITULACIÓN


El sistema universitario actual permite a los bachilleres obtener la titulación
profesional en la universidad en donde realizó sus cursos de pregrado o en
cualquiera otra que cuente con la carrera en cuestión.

El proyecto de la nueva ley es claro al indicar que “solo podrá otorgar el título
profesional aquella universidad donde el alumno haya cursado todos los cursos de
especialidad en sus estudios de pregrado”.

Asimismo, el estudiante podrá optar por la licenciatura mediante la sustentación


profesional, es decir rindiendo un examen, presentando una monografía o
aprobando el curso de actualización profesional, tal como se hace en la actualidad.
Sin embargo, si es que así lo desea, el alumno podrá presentar una segunda tesis
de investigación, teniendo en cuenta que, anteriormente, presentó la primera para
obtener el grado académico de bachiller.

Adicional a estas modalidades, el estudiante deberá sustentar que tiene


conocimiento de un idioma extranjero o una lengua nativa.

“Título profesional: requiere del grado de bachiller, la aprobación de una tesis


o trabajo de suficiencia profesional y el conocimiento de un idioma extranjero o
lengua nativa”, se lee en el proyecto.

TESIS OBLIGATORIA AFECTARÁ SOLO A CACHIMBOS


Si bien se elimina el bachiller automático y se instala la tesis obligatoria para obtener
este grado académico, estas disposiciones no afectarán a los estudiantes que,
actualmente, están matriculados.

Daniel Mora , presidente de la Comisión de Educación, señaló que, en las


disposiciones complementarias, se previó que estas medidas se aplicarán para los
estudiantes que ingresen a la universidad, luego de la eventual promulgación de la
ley.
Para el titular de este grupo de trabajo, ‘no se pueden cambiar las reglas de juego
en pleno partido’, por ello -según dijo- se creyó por conveniente que los alumnos
que hoy siguen una carrera universitaria puedan obtener el bachiller como se viene
realizando desde hace un buen tiempo.

Es decir, cuando entre en vigencia la ley, estas disposiciones solo se aplicarán a los
jóvenes que se matriculen en el primer ciclo, conocidos como ‘cachimbos’.
……………………………………………………………………………………………......

Tras años de un extenso debate y luego de la aprobación que se desarrollo en tres


sesiones del pleno, el Peru concreto la ley universitaria en medio de un ambiente
de gran polarización.

La cuestionada nueva ley universitaria N° 30220 fue aprobada con 55 votos a favor,
45 votos en contra y 3 abstenciones. El ex presidente Ollanta Humala Tasso, lo
promulgo en el plazo de ley y se publico en el diario Oficial El Peruano, el 9 de Julio
del 2014.

Cuales som los argumentos a favor y en contra de la ley universitaria?

A FAVOR

El ex presidente de la Comision de Educacion, Daniel Mmora, sostuvo que la nueva


ley universitaria “es el primer gran paso” para lograr un alto nivel de calidad en las
instituciones educativas publicas y privadas.

EN CONTRA

Orlando Velazquez, presidente de la ya extinta Asamblea Nacional de Rectores


(ANR), rechazo el dictamen aprobado, el cual lo calificio de inconstitucional, según
dijo por vulnerar a autonomía universitaria.

Subrayo que no hubo un debate responsable de la norma e invoco en ese tiempo a


todos los sectores del país a pronunciarse en contra.

Sostuvo que “se esta creando un organismo político policiaco para qye controle (las
universidades) ya que el Peru cuenta con una experiencia pasada negativa en la
dictadura de Velasco Alvarado el cual hizo retroceder a la universidad”

Los principales cambios que propone esta ley

Elimina la Asamblea Nacional de Rectores (ANR) y la CONAFU, en su lugar se creo


la Superintendencia Nacional de Educacion (SUNEDU) con tres atribuciones, las
cuales fueron: otorgar licencia de funcionamiento a universidades, verificar la
calidad minima y fiscalizar sus inversiones.

Tambien elimina el bachillerato automatico, de modo que los egresados deben de


realizar un trabajo de investigación. Esto valido para los nuevos ingresantes del
presente año en el cual se promulgo la nueva ley.

Asi mismo incluye la elección de autoridades con voto universal tanto para el rector
y vicerrector. Tambien la exoneración de impuestos a las universidades privadas
con fines de lucro sujeto a certificación de calidad educativa.

De igual manera incluyo que para poder ingresar a la docencia universitaria los
profesionales deberán contar como minimo con el grado de maestria, y los que no
cuenten con ello, se les brindara un plazo de cinco años para asi adecuarse a esta
exigencia.

De esta manera también elimino el vicerrectorado administrativo y se reemplazaria


por el de Gerencia Administrativa Profesional, el cual incluye el Vvicerectorado de
Investigacion.

Asi mismo una reevaluación de todas las universidades existentes tanto publicas
como privadas.

……………………………………………………………………………………………......

La Nueva Ley Universitaria, un tema bastante delicado e importante siendo debatido


por casi dos años en la Comisión de Educación del Congreso, en la que es imposible
negar que se dio un gran paso en a educación ya que es fundamental para el
desarrollo del país, en mi opinión mencionare ocho principales cambios que propone
la Ley:

Primero, Para empezar la desactivación de la ANR, ya que la nueva Ley


Universitaria liquida a la Asociación Nacional de Rectoral (ANR) y lo reemplaza por
la Superintendencia Nacional de Educación Universitaria (SUNEDU), un nuevo
organismo adscrito al Ministerio de Educación, que también cumplirá la función del
actual Consejo Nacional para el Funcionamiento y Acreditación de Universidades
(CONAFU). Lo cual es bueno porque Dentro de sus funciones, la Suneu deberá
supervisar la calidad universitaria, fiscalizar el uso de recursos y autorizar la
apertura de nuevas universidades.

Segundo, La Nueva Ley dispone la eliminación del vicerrectorado administrativo


para reemplazar en su lugar con el vicerrectorado de investigación, esto para darle
mayor impulso a la investigación. La norma también determina la creación de la
“gerencia administrativa y profesional” para que cumpla las funciones del vicerrector
administrativo.

Tercero, El nombramiento de docentes con esta Nueva Ley Universitaria dejará de


ser eterno, pues será solo de 3 años para los profesores auxiliares, de 5 para los
asociados y de 7 para los principales. Al vencimiento de dicho periodo, los
profesores serán ratificados, promovidos o separados de la docencia, previa
evaluación. Para ser docente se debe tener mínimo grado de magister. Y de esa
forma ya no abusaran los docentes nombrados de los alumnos tan solo por su
condición, dejando solo a los alumnos en “clases” con módulos y trabajos por
montón, mientras ellos se duermen en sus laureles.

Cuarto, Con la aprobación de la Nueva Ley Universitaria, la acreditación pasó a ser


voluntaria tanto para las universidades públicas como privadas; sin embargo, para
algunas carreras la acreditación será obligatoria pero no para toda la universidad.
Como también Las universidades que no logren la certificación no podrán entregar
títulos a nombre de la nación. Las que no logren acreditar la calidad de sus
facultades o carreras luego de tres evaluaciones consecutivas, serán clausuradas y
disueltas, que sería bastante perjudicial tanto para los docentes como para los
alumnos de dicha universidad.

Quinto, En la actualidad, la Asamblea Universitaria es la encargada de elegir al


rector y a los dos vicerrectores, pero con la Nueva Ley Universitaria, especifica que
las autoridades universitarias de las universidades públicas se someterán a
elecciones universales, en cambio las privadas no, se regirán en sus propios
estatutos; es decir, la Ley es más flexible para las universidades privadas. En
universidades públicas, el rector y los dos vicerrectores, serán elegidos por votación
universal y deberán presentarse en lista única, debiendo obtener más del 50 % de
los votos ponderados de los estudiantes y docentes, además no debe haber sido
condenado por delito doloso con sentencia de autoridad de cosa juzgada. Tampoco
puede estar consignado en el registro nacional de sanciones de destitución y
despido. Y con esto se estaría contrarrestando la corrupción dentro de las
universidades, ya que anteriormente pagaban o sobornaban con artefactos de
últimos modelos, a los alumnos del tercio estudiantil como docentes para de alguna
forma comprar sus votos.

Sexto, Hoy en día, el estudiante, al culminar los ciclos de estudio obtiene el grado
de bachiller tan solo con un pago, pero ahora estaríamos diciendo también ¡Adiós
al Bachillerato!, porque otra regulación de la Nueva Ley Universitaria es que los
egresados de una universidad pública o privada deberán obtener su bachiller
presentando un trabajo de investigación que se llamaría (tesina) que deberán iniciar
a partir del último ciclo. Se eliminó la obtención de bachiller automático, ahora es
obligatoria la sustentación de la tesina; sin embargo, la Ley rige para los nuevos
ingresantes no para lo que están cursando estudios.

En tanto, para la obtención de la licenciatura o titulación, el bachiller podrá sustentar


una segunda tesis, presentar un trabajo de suficiencia profesional o llevar un curso
de actualización profesional. Asimismo deberá demostrar el conocimiento de un
idioma extranjero o una lengua nativa. Como también durante los últimos años,
varias universidades privadas, ofertaron carreras para formar a los estudiantes y
estos después de culminar su carga académica, se titulaban en otras. Este aspecto
terminará con la vigencia de la nueva Ley, considerando que ya no podrán titularse
en universidad distinta a la que se formaron.

Séptimo, Uno de los puntos más celebrados ha sido el noveno capítulo, cuyos
artículos pretenden ponerles fin a los llamados “estudiantes eternos”. El proyecto
plantea que los alumnos que desaprueben tres veces el mismo curso serán
separados, de manera automática, de la universidad.
Además, el alumno deberá matricularse en al menos doce créditos para mantener
la condición de estudiante regular, caso contrario, pasará a ser irregular y no podrá
gozar de ciertos beneficios. Si bien se garantiza la gratuidad de la enseñanza en la
universidad pública, solo será para la primera carrera.

Octavo, En el doceavo capitulo, se estableció que las instituciones privadas, sean


asociativas sin fines de lucro o societarias con fines de lucro, deberán garantizar la
calidad universitaria.

Las que tengan fines de lucro deberán reinvertir parte de sus ganancias en mejorar
la calidad universitaria. Sin embargo, los promotores deberán conseguir la
autorización de la Suneu.

Lo que esta ley establece es que toda universidad debe asegurar condiciones
básicas para proteger el derecho que tiene todo estudiante a una educación de
calidad. El mercado por sí solo, como algunos han planteado, rara vez asegura que
toda la oferta de un servicio como la educación superior tenga el estándar básico
que se requiere. Y si un joven se da cuenta, varios años después, al terminar su
carrera, que lo que invirtió en tiempo y dinero fue un desperdicio, tendrá poco que
hacer. El tiempo perdido no se lo devuelve nadie.

Lo que esta ley, nos da es la oportunidad de definir una política nacional para la
educación universitaria. Las condiciones necesarias para avanzar hacia una
universidad que prepare a los ciudadanos y profesionales peruanos para enfrentar
los retos y las oportunidades del siglo XXI no se logran con esta ley por sí sola. Esta
ley es solo una pieza, muy importante, que nos permite avanzar en esa dirección.

Lo que se plantea al país es avanzar en la definición de una política nacional sobre


educación superior. Política que debe incluir al menos tres ejes, además del
licenciamiento que se ha encargado a la superintendencia: sistemas de información,
políticas de fomento y un sistema de acreditación. Sistemas de información acerca
de las características de las universidades y los retornos de mercado de carreras
en distintas instituciones. Políticas de fomento como subsidios vía la demanda a
través del Pronabec, que ya invierte en becas para jóvenes peruanos en
universidades peruanas seleccionadas (menos de 30 universidades califican para
recibir becarios), y políticas de subsidios a la investigación y mejora de planes
pedagógicos, que están pendientes. Y además se requiere promover
agresivamente la acreditación homologada internacionalmente. Justamente, la ley
da el marco para una reformulación del Sistema Nacional de Acreditación de la
Calidad. Todos estos elementos nos deben permitir avanzar hacia una universidad
moderna.

Avanzar en una política nacional no es sencillo, como tampoco lo será implementar


la superintendencia que establece la ley. Por un lado, está el compromiso de
asegurar un escrupuloso concurso público que permita elegir académicos,
investigadores y profesionales de reconocida trayectoria que lideren esta
superintendencia. Por otro, está el reto de establecer un proceso de supervisión y
regulación razonable y eficaz; otorgando plazos adecuados para que aquella
universidad que no cumpla estándares básicos se adecúe a los mismos.

Pero la complejidad del reto no nos puede hacer claudicar, que es lo que el país
eligió hasta ahora. Un país que, desde el punto de vista económico es reconocido
por su estabilidad y por excelentes perspectivas, ya que no puede darse el lujo de
tener una educación superior de calidad muy heterogénea, y en promedio, baja.
Tenemos que ponernos al día y avanzar en dar a nuestros jóvenes la oportunidad
de la educación superior que se merecen.

Y lo necesitamos en realidad es que se incorporen aquellos elementos que faltan


para el desarrollo universitario. esta Nueva Ley Universitaria debe ser con mirar a
mejorar el futuro de la Universidad Peruana. debe ser una institución con criterios
de calidad, de pertinencia y sostenibilidad en el tiempo, buscando convertirse en un
ente rector universitario nacional.
Es indispensable en la Universidad Peruana promover la visibilidad de la producción
científica que permita crear y gestionar una serie de herramientas como revistas
científicas de calidad editorial y sus contenidos, incrementando la posibilidad de
indización y el ascenso de la Universidad en el ranking internacional.

La calidad universitaria se alcanzara con una docencia capacitada,


permanentemente actualizada con los últimos conocimientos universales adaptados
a la realidad, además de contar con una buena infraestructura, equipamiento
tecnológico y videotecas renovadas constantemente.
La misión fundamental de la universidad es el perfeccionamiento del ser humano.
Contribuir a que los estudiantes y luego cuando egresen tengan un buen
desempeño profesional, siendo una entidad que permite promover políticas de
equidad, de igualdad de oportunidades y de articulación al interior de los sistemas
universitarios heterogéneos y desiguales de la región.

La función reflexiva que asume la comunidad universitaria debe atender tanto al


entorno actual de acelerado cambio, a fin de garantizar el posicionamiento
permanente a ese entorno.
………………………………………………………………………………………………..

Ahora que la ley universitaria está en marcha todas las universidades de nuestro
país ya inician su proceso de adecuación, ya no más universidades que no cumplan
con los requisitos mínimos para brindar una educación superior de calidad, es un
avance para mejorar el alicaído sistema educativo de nuestro país donde se
aperturaron instituciones de educación superior universitario públicas y privadas de
forma descontrolada sin los requisitos mínimos para brindar la formación adecuada
que requiere cada carrera profesional, como la infraestructura, tecnología, docentes
capacitados, etc., es más las universidades crearon carreras profesionales sin un
adecuado estudio de las necesidades que existen en nuestro país respecto a las
empresas existentes, teniendo como resultado egresados sin la capacitación
suficiente para un puesto de trabajo, además de que salen de las universidades
demasiados egresados de los puestos de trabajo necesarios en las empresas.

Un buen aporte en esta ley es que las universidades públicas y privadas tendrán
que acreditar sus carreras profesionales para de esta manera puedan cumplir con
los estándares mínimos para su funcionamiento, de esta forma un egresado de una
carrera profesional acreditada podrá acceder a un puesto de trabajo para la que fue
formado.

Algo importante en esta nueva ley universitaria es que los estudiantes al finalizar
sus estudios de su carrera profesional tendrán que elaborar una tesis o
investigación, y dominar un idioma extranjero (de preferencia el inglés por ser un
idioma universal) para obtener su bachillerato Para obtener el título, presentarán y
sustentarán una tesis o trabajo de suficiencia profesional (ojo, las universidades
podrán establecer otras modalidades). La universidad en la que se obtiene el
bachillerato será la única donde se podrá tener el título. Por otro lado, si se opta por
llevar una educación a distancia, el estudiante deberá tener en cuenta que de esta
manera sólo estará permitido llevar como máximo el 50% de los créditos que le
corresponden. Esta exigencia hará que los estudiantes se capaciten más en
investigación, formando de esta manera profesionales competentes.

Se ha creado la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria


(SUNEDU), en reemplazo de la ANR y el CONAFU. Se trata de una entidad pública
técnica adscrita al Ministerio de Educación. Aprobará o rechazará las solicitudes de
licenciamiento y funcionamiento de universidades, filiales, facultades, escuelas y
programas de educación, así como de verificar la calidad mínima para brindar el
servicio educativo (el cumplimiento de “requisitos mínimos”). Cada seis años las
universidades deberán renovar su licencia. Asimismo, fiscalizará si los recursos
públicos y los beneficios (tributarios) otorgados a las universidades se han destinado
a fines educativos y a mejorar la calidad de las universidades; y de ser el caso
aplicar las respectivas sanciones. Esto hará que ya no se creen universidades de
forma indiscriminada y sin estándares de calidad mínimos para formar profesionales
competentes que es lo que necesita nuestro país para su desarrollo. Las
universidades tendrán que crear carreras profesionales de acuerdo a la demanda
laboral existente en nuestro país, además de demostrar la disponibilidad de
recursos humanos y económicos para su inicio y sostenibilidad y debe contar con el
25% de docentes a tiempo completo para obtener su licencia de funcionamiento.

Algo importante es que las universidades gozaran de crédito tributario, beneficios e


incentivos siempre y cuando creen su instituto de investigación además esto les
permitirá lograr la acreditación. Esto hará que los docentes universitarios y
estudiantes logren estar al nivel de los docentes y estudiantes de las mejores
universidades de Latinoamérica.

Esto beneficiara a los padres de familia, ya que podrán seleccionar y decidir en qué
universidad estudiaran sus hijos y seguramente seleccionaran una universidad que
este acreditada en las carreras que oferta, ya que esto garantizara, que su hijo al
terminar su carrera profesional lograra acceder al puesto de trabajo para el que fue
formado.
Solo esperemos que el gobierno entrante a partir del 28 de Julio 2016, haga cumplir
esta ley para que nuestro país avance hacia el desarrollo sostenible que es lo que
queremos todos los peruanos.
………………………………………………………………………………………………..

La cuestionada nueva ley universitaria N° 30220 fue aprobada con 55 votos a favor, 45 en contra
y tres abstenciones. El presidente de la República, Ollanta Humala Tasso, lo promulgó en el
plazo de ley y se publicó en el diario Oficial El Peruano, el 9 de julio de 2014.

Mientras para unos constituye un avance en materia de legislación universitaria, con todos sus
aciertos, errores y omisiones, para otros significa un lamentable retroceso, es inconstitucional,
intervencionista, estatista, vulnera la autonomía universitaria, y que constituye un retroceso
histórico en materia legislativa y una vuelta a las épocas de la dictadura militar de Juan Velasco
Alvarado (1968). Algunos líderes políticos anunciaron su derogatoria en el próximo gobierno a
instalarse el 28 de julio de 2016.

Posibles citas

El ex presidente Alan García Pérez calificó a esta nueva ley como “un crimen contra la
universidad y el libre pensamiento”, “un crimen del chavismo humalista”

El presidente de la ANR, Orlando Velásquez, indicó: “Esta norma está haciendo que la
universidad viva de rodillas al Poder Ejecutivo, porque este, a través del Ministerio de Educación,
va a dar licencias, cerrar, cuestionar y supervisar. Esto significa que la capacidad crítica de todo
miembro de la comunidad universitaria se verá frustrada”.

Iván Rodríguez, rector de la U. Ricardo Palma, dijo: “El problema fundamental es el que
corresponde a la Superintendencia, órgano suprauniversitario que, por sus atribuciones, está
facultado en las decisiones de cada universidad. Tiene facultades coactivas no solo de
fiscalización, supervisión y de autorizar licencias, sino también atribuciones de cancelarlas”

Luis Solari , decano de la U. Católica Sedes Sapientiae: "Esta ley atenta contra la libertad y el
principio universal que tiene los padres de familia como derecho a elegir la educación de sus
hijos. Es ilegal por todos lados. La autonomía universitaria ha sido avasallada. Esta ley consagra
la apropiación política del sistema universitario. Algo así solo se vio durante el gobierno de
Velasco".

Por vez primera en la historia de la educación peruana el Ministerio de Educación asume la


misión de ser el ente rector de la política de aseguramiento de la calidad de la educación superior
universitaria. Y es el Ministerio de Educación quien establece los principios, fines y funciones
que rigen el modelo institucional de la universidad.