El día que la Internet, cambio “mi mundo”.

Hoy 14 de julio del 2008, y desde Medellín-Colombia, puedo afirmar que la comunicación del tercer milenio estará en las redes digitales, o lo que en el futuro será la transformación del internet y la www. ¿Y esto qué tanto afectará “mi vida” y “mi mundo”? Nuestra vida y rutinas de ciudadanos sujetos a unas coordenadas espacio-temporales analógicas se están transformando en un mundo y coordenadas digitales. Conectividad, interactividad, ciudadanía, redes digitales. ¿Qué está pasando en la comunicación? ¿Es usted un ciudadano capaz de asumir la interactividad que la red le propone? La Internet le está quitando el protagonismo a los medios, a los comunicadores-mediadores, para entregarla al ciudadano del mundo. Aún vacilamos para aceptar esta realidad. Pero, y como ciudadanos, ¿cuál será nuestro papel en estos nuevos medios de comunicación digitales y en las redes que surgen a través de las nuevas tecnologías? ¿Cuál es ahora nuestro territorio, nuestra cultura pierde sus fronteras, somos de un mundo global? En la red tenemos el potencial de estar en todos los lugares del mundo. Nuestra cultura dialoga y se conecta con otras: Por favor me da su e mail?, este nuevo ciudadano del correo electrónico es ahora un nuevo contacto digital. No importa si en alguna otra ocasión puedo compartir su presencia real, porque tengo sus coordenadas que lo convierten en un sujeto con potencial de virtualidad que puedo localizar en la red. Las ciudades y los pueblos crecen en las redes digitales, y los que antes se conocían en las coordenadas de espacio y tiempo real, hoy apenas se reconocen. Los ciudadanos del mundo tenemos ahora el reto de salir de nuestras ciudades a través de la red y conectarnos con el mundo. Las ciudades están perdiendo su límite de pueblos, ahora son ciudades virtuales,

ciudades globales. No importa el espacio-tiempo donde te encuentres o te comuniques: Cali, Medellín, Paris, Londres, Barcelona, Singapur, ya haces parte de la Red, otros podrán conectar contigo e incluso ver tu imagen a través de una cámara Web. La representación en la red es una nueva realidad socio- cultural, lo que no está en la Red, simplemente no existe. De pronto el mundo real se multiplica, el juego de las nuevas identidades personales e institucionales construye un nuevo mundo que vivimos sobre otras coordenadas de espacio y tiempo. ¿Quién no se emociona con su primer blog? Ahora nuestra representación no es sólo textual, es multimedia: texto, imagen, sonido, lenguaje audiovisual, hipertexto. La oportunidad de representación de la identidad en la Web no es sólo para los ciudadanos, es una nueva manera de existir para las organizaciones, empresas, grupos, instituciones privadas y públicas. Incluso las ciudades como conglomerados urbanos adquieren una nueva identidad a través de la red. Navegar, es una hermosa palabra para un nuevo imaginario de conectividad y comunicación en red. Ya conectados empezamos a descubrir lo cercano y lo lejano. Imágenes, rostros, sonidos, lenguajes, músicas, culturas que despiertan nuestra curiosidad. Un viaje a otras culturas nos proponen las redes digitales. Lo más fascinante, descubrir a ese otro lejano que de pronto se hace presente, ese otro diferente que nos era indiferente, que accede a nuestra intimidad, a nuestro territorio cultural y virtual, y que ahora está presente con nosotros en la red. Después de un tiempo de estar en la red estamos dispuestos a aceptar que todo es posible: este es el medio. Nuestro mundo ha cambiado, ahora podemos ser emisores y receptores de la comunicación e información. La interactividad, retroalimentación inmediata, al instante, estableciendo ese diálogo de culturas. Aquí los emisores somos nosotros, es usted, controlamos cuando salimos y entramos en la comunicación. ¿Qué más podemos pedirle a la red? Flor aurora sabogal.

14 julio del 2008 Medellín-Colombia.