You are on page 1of 1

IBETH NATALIA GONZÁLEZ CÁRDENAS

TALLER DE SIMULACIÓN PROCESOS DE MANUFACTURA


AGOSTO 28 DE 2018

Los modelos de simulación actúan como sustitutos a la experimentación sobre un sistema actual
que se desee evaluar, ya sea existente o propuesto. El uso de modelos se lleva a cabo debido a la
poca rentabilidad y la dificultad de una experimentación real.

Al construir un modelo de simulación es necesario tener en cuenta los términos de validez y


credibilidad, los cuales indicarán que tan útil es el modelo construido. Es necesario tener en cuenta
que para la construcción de un modelo se deben establecer objetivos claros, esto será pilar en el
buen diseño del mismo: “Un modelo que es válido para un objetivo puede no serlo para otro”

Un modelo de simulación es válido cuando es una representación precisa del sistema que desea
“imitar”, por otro lado, será creíble si el “tomador de decisiones” (decisión-maker) y el personal
clave involucrado en el proyecto correspondiente lo aceptan como correcto. Estas dos
características en un modelo son independientes, es decir, un modelo válido no necesariamente es
creíble, y viceversa.

No debe esperarse a realizar la validación del modelo una vez esté construido.

La validación del modelo se puede llevar a cabo mediante un estudio de simulación, el cual puede
llevarse a cabo mediante un enfoque de siete pasos: Formulación del problema, recolección de
datos y construcción de un documento de supuestos, evaluación de la validez del documento de
supuestos, programación del modelo, evaluación de la validez de la programación del modelo,
diseño, realización y análisis de experimentos, y finalmente la documentación y presentación de los
resultados.

Dentro de los pasos mencionados se incluyen actividades fundamentales dentro de la construcción


del modelo, desde establecer con claridad del problema a tratar, la definición de supuestos para el
modelo, el alcance y su nivel de detalle; hasta la evaluación de los resultados obtenidos mediante
comparación con los resultados esperados dentro del sistema actual. De igual forma se requiere de
la definición de medidas de desempeño para medir la eficacia de cada configuración del sistema y
el desarrollo de análisis de sensibilidad con el fin de determinar los factores que más impactan sobre
estas medidas.

El desarrollo de los siete pasos se refuerza mediante el uso de técnicas prácticas, como son la
formulación precisa del modelo, estableciendo una declaración clara y específica de los objetivos y
preguntas de interés; entrevistas a expertos en la materia, quienes brindarán información relevante
sobre el sistema que será modelado; interacción constante con el tomador de decisiones para
asegurar el enfoque en el problema correcto, y el completo entendimiento sobre el mismo; el uso
de técnicas cuantitativas para llevar a cabo la validación del modelo, con el uso de datos apropiados
y su correcta estructuración.

La comparación de resultados y salidas obtenidas del modelo con los resultados esperados del
sistema real es de gran importancia, la cual se puede llevar a cabo mediante el uso de estadísticos
como la media muestral, varianza y correlación, pruebas estadísticas, e incluso el Test Turing. El uso
de gráficos también puede ser de utilidad para el caso.