You are on page 1of 2

La educación es educarse, la formación es

formarse y somos responsables de ello.
Han transcurrido 18 años y la aportación del escrito La educación es educarse por el Dr.
Gadamer continúa siendo vigente en esta sociedad que, en una interminable búsqueda por
mantener su estabilidad económica, trata de compaginar la vida familiar con la laboral sin
poder lograrlo. Es complicado poder combinar el arte de la crianza y educación con el trabajo
que día con día se torna más demandante y absorbente.
Uno de los cuestionamientos que se menciona del escritor Gadamer es ¿Qué ocurre con los
niños cuando ambos padres se van a trabajar?; ante esto surgen más preguntas tales como
¿Quién los educa?, ¿Quién los guía? Y de manera puntual ¿Quién los corrige?
Sí bien los roles de los padres han cambiado a lo que eran en la familia tradicional donde
el padre era el proveedor, mientras la madre se encargaba de la educación y formación.
Desde la década de los 90 se ha acentuado un cambio progresivo en México. Producto de
una fuerte devaluación y malas decisiones de la administración propiciaron la necesidad de
buscar más oportunidades laborales. Por tanto, muchos padres de familia comenzaron a
ausentarse por tiempos prolongados para dar respuesta a largas jornadas de trabajo a cambio
de una paga poco retribuida, dando pie a que la televisión y ahora la tecnología e internet con
el uso poco controlado de redes sociales sustituyeran horas de calidad en familia por
programación y contenidos inapropiados para sus jóvenes televidentes y usuarios; que
carentes de un guía necesario en su proceso de formación sean parte de una generación que
no tiene claros los lineamientos sociales que tienen como base el respeto a los demás.
El aprendizaje desde la edad temprana es por medio de imitación de un modelo a seguir,
de esta manera los niños copian comportamientos, actitudes y desarrollan habilidades que
comienzan con la producción de sonidos hasta llegar a los elementos más complejos de su
lengua materna. Es la práctica una de las piezas clave para perfeccionar las habilidades que
los niños van desarrollando.
Gadamer argumenta que la educación sólo se puede aprender a través de una conversación
y ese sería el objetivo del aprendizaje de una lengua extranjera; poder comunicarse sin que
exista una barrera lingüística con un código que lo impida. Si bien no lo menciona, pero deja
entrever que los fundamentos de la Escuela Hermenéutica siempre estuvieron presentes en
sus manifiestos que evocan a la comunicación a través de un diálogo, debate por medio de
una conversación que es la manera principal de relacionarse con otros seres humanos.
“La educación es un proceso natural…” (Gadamer,2000, p7) que no debe forzarse, al que
debemos estar pendientes. Con el paso de los años cada individuo es responsable por
continuar con su formación y preparación constante para emplear su conocimiento
proponiendo alternativas a las diversas áreas de oportunidad que descubra en su campo.
Bibliografía

Gadamer, H.G. (2000) La educación es educarse. Barcelona, España: Paidós