You are on page 1of 10

ELIZABETH PICENO

Variaciones sobre el recuerdo.

Relámpago

Si confluyen los cielos

sobre el mar enriquecido

con la lluvia y el mal tiempo.

Penderá del cielo embravecido…

una sonora candileja que alegre

bailará un blues eléctrico.

Lluvia

Alimentas la selva grande,

revives el bosque fuerte,

inundas el musgo amable.

Brotas del cielo,

maduras los follajes,

colmas la sed

y el hambre de las plantas,

desciendes a sus raíces,

emerges de la sabia

revives los caudales.

Lluvia, eres madre:

vida inagotable.

1
Sirena

Aquella mujer con ojos de niebla

se enamoró del mar

y sus dunas mojadas.

Cantó dolor

al no poder besarlas.

Decidió navegar,

sin velas ni lámparas,

su vida regaló

a las caracolas doradas.

Última ave

No será el colibrí,

Sino la gaviota,

estela (ave) que adorna

las últimas olas del mar…

Nocturna marina

Nube de mar el marinero evoca.

Balada triste que el viento toca.

Faro

Acorta las distancias,


2
vigía del mar,

vela encendida,

escucha este verso que te canto…

Regrésame la piel del amante…

Esa voz que en las olas se ha extraviado.

Mapa corporal

Tus lunares taciturnos,

islas oscuras,

decoran el océano

de tu cuerpo.

Alfombras

El tiempo polvoso,

nutrido de memoria,

se guarda en las horas

bajo la alfombra del olvido.

Lápiz

Arma natural,

punta giratoria,

3
flor con alma de carbón.

Escritura

Escribe un verso,

una línea traviesa,

una palabra

atraviesa el muro azul,

quiebra esa página en blanco.

Espejos

Miro mi pintura,

fluyen gotas de reflejo,

fotografías de otro tiempo.

A mi lado,

el frío del pasado,

es pasado.

4
Recordatorio

Me enamoran nuestras ruinas,

el olor a humo

de sus risas y llanto.

Me quedo con pájaros sin vuelo.

Silencio

Una muralla de ausencia en la que se estrellan las palabras.

Tu nombre

Mar que se endulza con sal.

Recuerdo

Distancia inmóvil, cuadro en la pared.

El agua:

Aquel lugar donde se afilan las piedras.

Horas de sal.

Tinta a tinta,

en un papel,

5
las letras son gránulos sobre la mesa,

no hay palabras que nombren la sed de las horas.

Invenciones

No te guardo

No te pierdo

Por eso mejor te invento

Te escribo, te construyo…

con la dureza

de un libro de piedra.

Carrera

Corro,

cuido que no me atrape,

que no me alcance la duna de piedra,

que no me engulla los pies,

esa calle,

ese sueño

6
que no avanza

Un desierto donde estoy solo.

Sequía

No hay palabras tan bellas

que nombren el hastío.

Tan sólo el silencio…

Ausencia que lo dice todo,

Asoma ya tus brazos nulos,

Signos fatales de tu desamparo.

Soñar

Soñar con las manos atadas es no soñar,

No se sueñan los recuerdos o las fotografías,

No se despierta uno sonámbulo a medianoche,

Para encontrarse con las sogas del sueño o la melancolía.

Pasar

El pasado,

Flama que me llama,

si te estoy mirando.
7
Rojo es el pasado.

Separación

Hay un silencio que nos mira desde el otro lado.

Border-lines

En una orilla,

en otra orilla;

tú y yo miramos nuestras líneas:

islas de tiempo,

islas de anhelo,

archipiélagos de ánimas.

Bordear,

cruzar las llamas,

unir los cuerpos,

palpar la carne,

vibrar en besos…

En la línea,

En el borde,

Descalzos,

caminamos sobre hielo,


8
Tu /Yo

Líneas/ Bordes

Border-lines.

Sembrar semillas

Inventaré una patria

donde la mentira se quemé.

Inventaré una patria

Donde el amor no se derrumbe.

y no se amenace a mi gente.

Un territorio fuerte,

Un pueblo valiente.

Donde los justos no se rindan

y los brazos no se cierren.

9
Botella al mar

Un náufrago varado en arenas quemantes lanzó con sus últimas fuerzas una botella al mar;
le sopló aire suave con palabras sin destino, no como una petición para volver a tierra firme,
sino para que la marea conociera su pesar.

No hay fuerza natural en el mundo que pueda ayudarnos a borrar recuerdos,

De la misma en que no hay alguna maquina humana que pueda evitar que los perdamos.

10

Related Interests