You are on page 1of 1

Los tipos de emociones negativas

¿No sientes algunas veces que cuando reniegas te empieza a doler la boca del estómago u otra parte de tu cuerpo? ¿te
gustaría saber cómo las emociones influyen en nuestra salud? Pues bien, las emociones negativas son una importante
amenaza para nuestra salud, puesto que son tan dañinas hasta el punto de compararlas con el hábito de fumar. A
continuación, se dará a conocer los tres tipos de emociones negativas: la ira, la ansiedad desproporcionada o estrés y
la depresión.

La ira tiene un poder significativo en la función cardiaca; por ende, tiene consecuencias que a su vez estas se pueden
regular. Según Goleman (1995) en la función cardiaca la ira hace que el bombeo del corazón descienda. Por este
motivo, las consecuencias son muy letales para las personas cardiacas, puesto que los mecanismos impulsados por la
ira afectan la eficacia del corazón. Según Goleman (1995) la regulación de la ira comienza cuando una persona es
capaz de reconocer o tener conciencia de esta emoción; asimismo, tener la habilidad para reemplazar los pensamientos
negativos por pensamientos positivos.

Luego, está la ansiedad desproporcionada o estrés que trae consecuencias graves para la salud, por ello se pueden
encontrar personas vulnerables frente a esta emoción. ‘’la ansiedad desproporcionada o estrés es la perturbación
provocada por las presiones de la vida’’ (Goleman, 1995, p. 142). Sus consecuencias son diversas. Por ejemplo, según
McEwen (1993) citato por Goleman (1995) menciona que la ansiedad pueden alterar la función inmunológica hasta el
punto de que llega acelerar la metástasis del cáncer; además, acelera la diabetes y provoca ulceraciones en el aparato
gastrointestinal. Según Goleman (1995) las personas más vulnerables a sufrir estrés o ansiedad son aquellas cuyos
trabajos contienen una tensión elevada, es decir, cuyas personas tienen gran presión en su desempeño.

Finalmente, la depresión que contiene diferentes síntomas; por este motivo, surgen diversas consecuencias, esta
emoción tiene diagnóstico. Los síntomas son variados, entre ellos está la falta de apetito, el letargo y la sensibilidad,
estos muchas veces son confundidos con los síntomas de otras enfermedades. Asimismo, según Goleman (1995) las
consecuencias de la depresión son muy graves, ya que las enfermedades cardiacas pueden exacerbarse gracias a esta
emoción. Además, contribuye a que una persona tienda a estar estresada dificultando así la recuperación de fracturas;
por otro lado, varia el ritmo cardiaco, aumentando el riesgo de arritmias. Según Goleman (1995) el diagnóstico de la
depresión muchas veces pasa desapercibido y por ese motivo no se puede tratar.

En resumen, las emociones negativas son tres: la ira, la ansiedad y la depresión. La ira tiene un poder significativo en
la función cardiaca; por ende, tiene consecuencias, pero esta emoción negativa se puede regular. Asimismo, la ansiedad
desproporcionada o estrés trae consecuencias graves para la salud, por ello se puede encontrar personas vulnerables a
esta emoción. Finalmente, está la depresión que tiene diferentes síntomas; por ese motivo, surgen diversas
consecuencias, esta emoción tiene diagnóstico. En efecto, las emociones tienen una gran influencia en nuestra salud
por eso es importante saber regularlas para no originar problemas más grandes.

Referencias

Goleman, D. (19995). Inteligencia emocional. Editorial: Kairos SA: Barcelona