You are on page 1of 4

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios

Ambicionad dones más altos. Pero os voy a mostrar un camino, que es el


mejor. Aunque hable las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo
amor, no soy más que una campana que toca o unos platillos que resuenan.
Aunque tenga el don de profecía y conozca todos los misterios y toda la
ciencia, y aunque tenga tanta fe que traslade las montañas, si no tengo amor,
no soy nada. Aunque reparta todos mis bienes entre los pobres y entregue mi
cuerpo a las llamas, si no tengo amor, de nada me sirve.

El amor es paciente, es servicial; el amor no tiene envidia, no es presumido


ni orgulloso; no es grosero ni egoísta, no se irrita, no toma en cuenta el mal;
el amor no se alegra de la injusticia; se alegra de la verdad. Todo lo excusa,
todo lo cree, todo lo espera, todo lo tolera. El amor nunca falla.

Palabra de Dios.
Salmo responsorial

R. ¡Dichosos los que temen al Señor y siguen sus caminos!

Dichosos los que temen al Señor y siguen sus caminos. Comerás del trabajo
de tus manos, serás feliz y todo te irá bien. R.

Tu esposa será como parra fecunda en la intimidad de tu casa; tus hijos, como
brotes de olivo en torno a tu mesa. R.

Así es bendecido el hombre que teme al Señor. Que el Señor te bendiga desde
Sion para que veas la prosperidad de Jerusalén todos los días de tu vida y a
los hijos de tus hijos. ¡Paz a Israel! R.
Lectura del libro del Génesis

El Señor Dios dijo: "No es bueno que el hombre esté solo; le daré una ayuda
apropiada". El Señor Dios formó de la tierra todos los animales del campo y
todas las aves del cielo y los llevó ante el hombre para ver cómo los llamaba,
ya que el nombre que él les diera, ése sería su nombre. El hombre impuso
nombre a todos los ganados, a todas las aves del cielo y a todas las bestias
del campo; pero para sí mismo no encontró una ayuda apropiada. Entonces
el Señor Dios hizo caer sobre el hombre un sueño profundo, y mientras
dormía le quitó una de sus costillas, poniendo carne en su lugar. De la costilla
tomada del hombre, el Señor Dios formó a la mujer y se la presentó al
hombre, el cual exclamó: "Ésta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi
carne; ésta será llamada hembra porque ha sido tomada del hombre". Por eso
el hombre deja a su padre y a su madre y se une a su mujer, y son los dos una
sola carne.

Palabra de Dios.
Lectura del Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Mateo

Cuando los fariseos oyeron que había tapado la boca a los saduceos, se
reunieron, y uno de ellos, doctor en la ley, le preguntó para tentarlo:
“Maestro, ¿cuál es el mandamiento principal de la ley?". Él le dijo: "Amarás
al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente.
Éste es el principal y primer mandamiento. El segundo es semejante a éste:
Amarás a tu prójimo como a ti mismo. En estos dos mandamientos se resume
toda la ley y los profetas”.

Palabra del Señor.