You are on page 1of 30

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.

net/publication/277248572

Elucidacion de la nocion de proyecto (Ce que représente le projet- Traduction)

Chapter · January 1991

CITATIONS READS
0 16

1 author:

Jean-Marie Barbier
Conservatoire National des Arts et Métiers
551 PUBLICATIONS   663 CITATIONS   

SEE PROFILE

Some of the authors of this publication are also working on these related projects:

Centre de recherche sur la Formation View project

Analyse des activités View project

All content following this page was uploaded by Jean-Marie Barbier on 26 May 2015.

The user has requested enhancement of the downloaded file.


Tomado   de  :   J-­‐M   Barbier:   Élaboration   de   projets   d’action   et   planification.   Paris,   PUF,   1991,   35-­‐
84  
 
 
Traducción  :  Ana  Zavala    CLAEH  (Montevideo,  Uruguay)  
 
 
Capítulo  1  
Lo  que  ‘representa’  el  proyecto  
Elucidación  de  la  noción  de  proyecto  
 
 
 
 
Introducción  
Objeto,   sujeto,   trayecto,   proyecto…   un   buen   número   de   términos   que   utiliza   la   lengua  
francesa  en  su  abordaje  de  la  acción  humana  ofrece  la  interesante  particularidad  de  conocer  
una   versión   ‘activa’,   así   como   una   versión   ‘pasiva’,   de   situarse   tanto   sobre   el   registro   de   la  
interioridad  como  el  de  la  exterioridad.1  
J-­‐P  Boutinet  lo  nota  acerca  del  término  sujeto  comprobando  que  a  partir  de  una  misma  raíz  
(subjicere)  designa  tanto  lo  que  ‘somete’  (o  también  el  sujeto  de  la  acción),  tanto  lo  que  está  
sometido   (lo   que   entonces   es   casi   el   equivalente   del   objeto).   Pero   se   comprueba   igualmente   a  
propósito  del  término  objeto  empleado  tanto  para  nombrar  el  objetivo  de  transformación  de  
lo   real   como   la   realidad   precisa   sobre   la   cual   o   a   partir   de   la   cual   se   efectúa   esta   acción   de  
transformación.  Esto  va  también  junto  a  la  noción  de  trayecto  utilizada  para  nombrar  tanto  el  
camino  a  recorrer  como  el  camino  recorrido.    
La  existencia  de  tales  ambigüedades  por  cierto  no  es  ajena  a  la  dificultad  teórica  de  pensar  
la  articulación  entre  los  diferentes  tipos  de  procesos  que  acontecen  con  motivo  de  una  acción  
(operaciones,   representaciones,   afectos,)   y   el   lugar   real   ni   totalmente   determinado,   ni  
totalmente   libre   de   determinación,   que   pueden   asumir   los   actores   implicados   en   la   acción.  
Pero   su   permanencia   desempeña   probablemente   también   una   función   social:   se   puede   en  
efecto  pensar  que  poder  pasar  al  nivel  del  discurso  de  un  registro  de  significaciones  al  otro,  de  
un  polo  de  poder  a  otro,  es  por  naturaleza  para  ser  utilizado  en  las  estrategias  de  control  social  
de  esta  acción  y  de  ocultación  de  las  relaciones  reales  que  están  en  juego.    
Piénsese   simplemente   para   convencerse   en   el   papel   funcional   que   pueden   jugar   en   las  
empresas   o   en   las   instituciones   educativas   los   deslizamientos   entre   abordaje   descriptivo   y  
abordaje   prescriptivo   para   encarar   el   trabajo,   o   también   el   recurso   usual   de   las   dicotomías  
bipolarizadas   (sobrecargadas   por   la   oposición   activo-­‐pasivo,   sujeto-­‐objeto)   funcionando   de  
hecho   como   valorizaciones-­‐desvalorizaciones   para   abordar   las   conductas.   Por   significativas  
que  sean  estas  ambigüedades  su  perduración  no  es  compatible  con  un  objetivo  de  designación  
precisa   de   nuestro   objeto   de   estudio.   Como   cada   uno   sabe,   en   efecto,   una   construcción  
conceptual  no  puede  ser  experimentada  y  utilizada  si  no  es  en  la  medida  en  que  reconoce  de  
manera  clara  los  hechos,  las  realidades  de  las  que  trata  de  dar  cuenta.  Como  esta  obra  tiene  

1
 Hemos  tenido  ocasión  de  hacer  una  observación  análoga  a  propósito  de  la  noción  de  necesidades.  Cf.  L’analyse  
des  besoins  en  formation,  op.  cit.  supra.  p.  17  

1  
por  fin  dar  cuenta  de  las  prácticas  de  elaboración  de  los  proyectos  o  de  la  planificación  nos  es  
por  tanto  necesario  situar  de  manera  precisa  estas  prácticas  en  el  espacio  de  las  otras  prácticas  
observables  en  formación  o  en  otros  dominios  de  la  actividad  humana.    
Plantearemos   la   hipótesis   de   que   el   medio   más   directo   de   este   trabajo   de   designación  
consiste   de   hecho   en   la   explicación   del   resultado   específico   al   cual   quieren   llegar   y   que   las  
distingue   así   de   otras   prácticas.   Nos   reservamos   para   más   adelante   estudiar   especialmente  
cómo   ellos   llegan   a   ese   resultado,   en   qué   condiciones   y   a   propósito   de   qué   objetos   y   qué  
funciones  ponen  en  funcionamiento.    
En   este   espíritu   vamos   a   proceder   a   una   serie   de   afirmaciones   sucesivas   que   tienen   por  
finalidad  por  una  parte  designar  de  manera  cada  vez  más  precisa  el  resultado  específico  al  que  
llegan  las  prácticas  de  elaboración  de  proyecto  y  de  planificación,  y  por  otra  parte  situarlas  en  
relación  a  otras  prácticas  con  las  cuales  a  menudo  se  confunden.    
 
1.  Elaborar  un  proyecto  de  acción  es  producir  una  representación  
Esta   primera   precisión   puede   parecer   banal,   pero   importa   sin   embargo   expresarla   habida  
cuenta  de  las  ambigüedades  que  se  manifiestan  ya  en  este  nivel.  Las  prácticas  de  elaboración  
de  proyecto  y  de  planificación  son  experiencias  que  se  sitúan  en  el  campo  de  los  fenómenos  
mentales,   intelectuales,   y   que   tienen   por   soporte   los   estados   de   conciencia.   Tienen   por  
producto   representaciones,   es   decir,   realidades   que   tienen   por   característica   dominante   el  
vincularse  por  sí  mismas  a  otros  objetos  que  están  dotados  de  una  existencia  independiente  de  
estos  últimos  y  pueden  entonces  ocurrir  y  desarrollarse  en  su  ausencia  (de  donde  el  prefijo  ‘re’  
presentación).2  
 
A)  Confusiones  entre  planificación  y  realización  de  una  acción  
Es   así   por   ejemplo   que   la   expresión   ‘plan   de   formación’   es   muy   frecuentemente   utilizada  
para   designar   la   suma   de   acciones   de   formación   que   se   desarrollan   bajo   la   responsabilidad  
directa   de   la   empresa   (por   oposición,   especialmente,  la   licencia   concedida   para   la   formación   o  
acciones  externas  de  formación…..)  que  para  designar  fenómenos  relativos  a  la  concepción  de  
este  conjunto  de  acciones.    
Siempre   dentro   del   terreno   de   la   formación   de   adultos   se   observa   el   uso   corriente   de   la  
noción  ‘jefe  de  proyecto’  en  un  sentido  a  ‘responsable  de  acción’,  responsable  de  dispositivo  o  
jefe  de  taller.  Incluso  si  el  jefe  de  proyecto  participa  a  menudo  en  la  planificación  propiamente  
dicha  de  esta  acción,  cuando  tiene  lugar  son  sus  responsabilidades  en  el  desarrollo  mismo  de  
la  acción  las  que  se  señalan  de  forma  especial.    
Fenómenos   análogos   se   producen   en   formación   inicial.   El   término   proyecto   de   acción  
educativa   (PAE)   por   ejemplo,   es   tanto   empleado   para   describir   actividades   educativas  
organizadas  en  el  marco  de  las  disposiciones  ministeriales  a  las  que  atañe,  como  para  hablar  
de   su   elaboración.   Ocurre   frecuentemente   que   diversos   actores   de   la   educación   (equipos,  
movimientos   pedagógicos),   recurren   a   la   noción   de   proyecto   simplemente   para   designar  
ciertas   acciones   que   aplican   en   el   medio   educativo.   El   término   curriculum   es   utilizado   tanto  
para   designar   el   proyecto   que   guía   la   acción   educativa   como   su   realización   en   los   hechos.   A  
nivel   de   los   sistemas   educativos   en   su   conjunto,   s   observa   la   misma   utilización   del   término  
planificación   en   un   sentido   cercano   al   de   administración   o   de   gestión,   especialmente   en   el  
periodo  de  expansión  de  estos  sistemas  (por  ejemplo  en  los  años  60).  

2
  Para   J.   Nuttin   la   representación   cognitiva   es   la   función   que   nos   pone   ‘en   presencia’   de   los   acontecimientos,  
independientemente  de  su  presencia  actual  y  real.  Motivations  et  perspectives  d’avenir,  Presses  Universitaires  de  
Louvain,  1980,  cap.  2.  

2  
Estos  fenómenos  no  se  limitan  a  la  formación  porque  se  observa  en  diversos  planos  de  la  
vida   social   (urbanismo,   desarrollo,   acción   social,   investigación)   el   recurso   cada   vez   más  
frecuente   al   término   programa   en   el   sentido   norteamericano   del   término,   es   decir   para  
designar   una   acción   de   cierta   amplitud   que   tiene   lugar   con   el   compromiso   de   medios  
específicos.  
 
B)  Interpretaciones  de  estas  confusiones  
En   efecto   no   importa   a   propósito   de   qué   actividades   se   manifiestan   esos   deslizamientos   de  
sentido.   Ocurren   habitualmente   en   contextos   susceptibles   de   dar   lugar   a   la   actividad   de  
planificación  propiamente  dicha.  Acciones  nuevas,  experimentales,  no  reproducibles,  que  son  
objeto   de   financiación   y   de   conducción   autónomas,   que   implican   una   negociación   entre  
actores,   etc.   La   designación   de   estas   acciones   con   la   terminología   de   la   planificación   puede  
entonces   inscribirse   en   una   estrategia   de   valorización   de   estas   acciones,   en   relación   con   la  
valorización  social  que  está  muy  generalmente  vinculada  a  la  marcha  del  proyecto.    
Además,  en  el  plano  temporal,  es  cierto  que  la  actividad  de  ejecución  o  de  realización  sigue  
normalmente   a   la   actividad   de   planificación   (incluso   si   hay   iteración):   es   entonces   grande   la  
tentación   de   presentar   –siguiendo   esta   lógica   temporal-­‐   la   actividad   de   ejecución   como   la  
prolongación  ‘natural’  de  la  actividad  de  planificación  sin  preocuparse  por  la  cuestión  de  saber  
si   tienen   o   no   el   mismo   status.   Esto   es   lo   que   hacen   muchos   manuales   destinados   a   la  
conducción   de   proyectos   que   después   de   haber   tratado   la   fase   de   elaboración   tratan   en   el  
mismo   movimiento   la   fase   de   puesta   en   práctica.   Esto   produce,   además,   heterogeneidad   de  
discurso  y  fenómenos  aparentes  de  repetición.  La  terminología  de  la  planificación   termina  por  
ser  utilizada  para  designar  el  conjunto  de  los  fenómenos  relativos  tanto  a  la  conducción  como  
al  desarrollo  de  las  acciones,  lo  que  evidentemente  no  contribuye  a  su  aclaración.    
Finalmente,   en   un   plano   teórico,   se   observa   a   la   inversa   que   el   compromiso   en   la   acción  
precede   a   menudo   a   la   capacidad   de   elaborar   proyectos,   que   estos   se   apoyan   en   la  
consideración  constante  de  las  condiciones  concretas  de  ejecución,  y  que  no  tienen  sentido  si  
no  es  en  relación  a  esta  ejecución,  lo  que  de  otra  manera  vuelve  igualmente  difícil  mantener  
una  actitud  analítica  autonomizante  relativa  a  la  actividad  de  plantificación.    
 
C)  Importancia  de  la  distinción.  
Una  actividad  de  elaboración  de  proyecto  se  sitúa,  en  efecto,  como  lo  hemos  indicado  en  el  
campo   de   los   procesos   mentales,   intelectuales.   Es   cierto   que   estos   procesos   se   vinculan   a  
realidades   no   mentales3   y   a   sus   transformaciones,   pero   este   real   representado   es   un   real  
construido   o   reconstruido   por   la   actividad   mental:   la   representación   es,   en   relación   a   las  
realidades   a   las   que   se   vincula,   una   ‘entidad   psicológica   nueva’4   dotada   de   una   existencia  
propia  e  independiente.  
Es  entonces  esta  distancia  relativa  la  que  hace  posible  los  fenómenos  de  memorización  o  de  
evocación   de   sucesos   o   de   realidades   pasadas,   o   también   los   fenómenos   de   anticipación   de  
sucesos  susceptibles  de  tener  lugar  de  los  que  se  sabe  precisamente  que  ejercen  tanto  unos  
como  otros,  gran  influencia  sobre  el  desarrollo  de  las  acciones  en  sí  mismas.  Es  esta  distancia  
la  que  hace  posible  igualmente  el  desarrollo  de  fenómenos  como  el  imaginario  o  el  fantasma,  
categorías  de  representaciones  que  tienen  funciones  distintas  de  los  proyectos  pero  que  como  
ellos  no  son  otra  cosa  que  el  real  reconstruido.    

3
  Pueden   también   vincularse   o   relacionarse   con   realidades   de   carácter   mental   como   en   el   caso   cada   vez   más  
frecuente  de  la  planificación  de  una  actividad  intelectual.  
4
 La  expresión  es  de  M.  Denis  

3  
La  actividad  de  planificación,  si  bien  está  ligada  por  su  contenido  a  la  transformación  de  lo  
real  a  la  que  se  vincula,  no  implica  automáticamente  que  vaya  a  tener  lugar.  Se  sabe  además  
que  es  la  suerte  de  muchos  proyectos  o  de  escenarios  de  proyectos  permanecer  en  el  estado  
de   proyectos   sin   ser   jamás   ejecutados   (se   habla   entonces   a   veces   de   ‘cementerios   de  
proyectos’,  pero  son  cementerios  a  los  que  se  mantiene…5).  
Con  la  realización  de  la  acción  propiamente  dicha  entramos  en  otro  tipo  de  proceso,  donde  
la   característica   no   es   situarse   al   nivel   de   las   representaciones   sino   al   nivel   de   las   mismas  
realidades  representadas  y  de  sus  transformaciones.  Si,  como  lo  veremos,  un  proyecto  puede  
ser  descrito  como  una  transformación  posible  de  lo  real,  entonces  la  realización  de  la  acción  
puede  ser  definida  como  el  proceso  de  transformación  misma  de  lo  real.    
El  pasaje  (la  separación)  entre  los  dos  procesos  está  asegurado  de  hecho  por  la  intervención  
de   un   elemento   decisivo   que   es   el   compromiso   de   medios.   Estos   medios   pueden   ser   de  
carácter  financiero,  material,  institucional  o  humano.  Pueden  revestir  formas  variadas,  según  
la   naturaleza,   la   amplitud   y   el   contexto   de   la   acción.   En   todos   los   casos,   sin   embargo,  
representan   una   movilización   de   recursos   que   de   hecho   no   podrán   ser   puestos   en   práctica   al  
mismo  tiempo  en  otras  acciones.    
En  el  caso  de  una  acción  de  formación  de  adultos  de  amplitud  modesta  este  compromiso  
de   medios   podrá   consistir   por   ejemplo   en   operaciones   de   reclutamiento   de   formadores,   de  
selección-­‐recepción  de  formados,  de  establecimiento  de  convenciones,  de  reserva  de  locales,  
etc.  En  el  caso  de  una  acción  llevada  a  cabo  en   el   marco   del   sistema   educativo   propiamente  
dicho   podrá   consistir   en   la   movilización   de   un   financiamiento   público,   en   la   puesta   en  
disposición  de  un  horario  de  los  alumnos,  de  los  enseñantes,  etc.  
Es   a   partir   del   momento   en   que   los   agentes   implicados   proceden   a   este   compromiso   de  
medios  que  se  sitúan  en  tanto  que  operadores  propiamente  dichos  y  no  solamente  en  tanto  
que   los   que   conciben   el   proyecto.   A   partir   de   este   momento   nace   una   terminología   nueva   que  
es   la   de   las   decisiones,   de   las   elecciones.   Las   decisiones,   las   elecciones   son   de   hecho  
decisiones,  las  opciones  de  puesta  en  práctica,  estas  son  las  que  fundan  lo  que  llamamos  las  
políticas  que  no  existen  sino  sobre  la  base  de  esta  puesta  en  práctica  y  que  son  analizables  a  
partir   de   ellas:   como   lo   explica   por   ejemplo   Delplancke,6   “hay   política   desde   el   momento   en  
que   se   toman   las   decisiones,   incluido   el   hecho   de   volcar   al   tesoro   público   el   dinero   para   la  
formación”.  
El   compromiso   financiero   da   por   otra   parte   nacimiento   a   una   serie   de   documentos  
contables   de   la   misma   manera   que   el   compromiso   de   medios   humanos   da   nacimiento   a  
nuevas   relaciones   de   actores,   diferentes   de   las   relaciones   entre   partes   involucradas  
observadas  en  ocasión  de  la  planificación.    
Los  dos  procesos  tienen,  le  hemos  visto,  un  estatuto  muy  diferente.  El  inglés  recurre  a  dos  
términos  diferentes  para  diferenciarlos:  la  palabra  planning,  por  ejemplo,  designa  más  bien  el  
proceso  intelectual  de  definición  de  los  trabajadores  y  de  su  implicación  temporal,  en  tanto  el  
término  scheduling  designa  más  bien  el  calendario  de  ordenamiento  de  los  trabajadores.  
Esta  distinción  entre  los  dos  procesos  implica  unas  ciertas  consecuencias  concretas:    
a)  Permite  particularmente  aclarar  un  cierto  número  de  roles  y  de  funciones  relativos  a  los  
diferentes  aspectos  de  una  acción.    
Hace  ya  un  cierto  tiempo  que  se  desarrolla,  a  propósito  de  las  acciones  de  educación  o  de  
formación   el   uso   de   una   terminología   tomada   de   las   relaciones   existentes   entre   los   que  
comparten   una   operación   industrial.   Se   habla   en   particular   de   ingeniería,   de   dominio   (maîtrise  

5
 Especialmente  en  razón  del  eco  afectivo  de  tales  representaciones.  
6
 La  formation  permanente.  Les  encyclopédies  du  savoir  moderne,  Paris,  CEPL,  1975,  p.431  

4  
d’œuvre   ou   maîtrise   d’ouvrage)   sin   que   el   estatuto   respectivo   de   estas   diferentes   nociones  
esté  claramente  definido.  
A  partir  de  la  distinción  precedente,  diremos  que  la  ingeniería  se  sitúa  exclusivamente  en  el  
nivel   de   las   representaciones   relativas   a   una   transformación   posible   de   lo   real,   y   no   en   el   nivel  
de  esta  transformación  de  lo  real  en  sí  mismo,  que  no  hace  más  que  iniciar  o  acompañar.  Es,  
por   otra   parte,   este   estatuto   el   que   le   da   G.   Le   Boterf7   cuando   la   define   como   “un   conjunto  
coordinado   de   actividades   que   permiten   dominar   (maîtriser)   o   sintetizar   las   múltiples  
informaciones   necesarias   en   la   concepción,   el   estudio   y   la   realización   de   una   obra   en   vistas   de  
optimizar   aquello   en   lo   que   se   ha   invertido   y   asegurar   las   condiciones   de   su   viabilidad”.   La  
ingeniería  se  coloca,  desde  este  punto  de  vista,  sobre  el  mismo  registro  que  el  auditor  (l’audit)  
que   no   hace   sino   acompañar   la   realización   de   la   acción,   y   que   se   opone   a   la   gestión   y   a   la  
administración   que   se   sitúan   en   el  nivel   de   la   puesta   en   práctica   de   las   medios   que   tienen   que  
ver   con   el   proceso   de   la   transformación   de   lo   real.   La   palabra   gestión   se   utiliza   más   bien  
cuando   se   trata   de   designar   los   medios   esencialmente   financieros,   y   el   termino   administración  
se  utiliza  más  bien  cuando  se  trata  igualmente  de  designar  un  conjunto  de  medios  físicos,  o  de  
recursos  materiales,  institucionales  o  humanos.8  
El  desarrollo  de  la  utilización  de  estas  nociones  en  formación  está  ligado  evidentemente  al  
hecho   de   que   se   multiplican   las   situaciones   en   las   cuales   estas   diferentes   funciones   están  
aseguradas   por   diferentes   actores.   Pero,   lo   más   importante   puede   ser   señalar   lo   que   nos  
enseñan  acerca  de  las  relaciones  de  poder  entre  los  actores,  significativas  en  el  contexto  del  
estatuto   recíproco   de   los   procesos   así   distinguidos.   Si   quien   concibe,   quien   detenta   las  
herramientas  intelectuales  juega  en  efecto  un  rol  dominante  en  el  proceso  de  la  ingeniería  o  
de   la   concepción   (maîtrise   d’œuvre),   lo   en   el   marco   de   una   relación   de   subordinación   a   los  
actores  que  tienen  el  poder  de  poner  en  práctica  los  medios.  
 
b)   Esta   distinción   puede   permitir   igualmente   dar   cuenta   de   la   especificidad   de   las   tareas  
intelectuales   susceptibles   de   ser   puestas   en   práctica   para   entender   el   proceso   de   planificación  
de  una  acción.    
Existe,   en   efecto,   una   gran   variedad   de   tareas   intelectuales   susceptibles   de   ser   aplicadas  
para   conocer   una   misma   acción   humana.   Estas   tareas   no   ponen   en   práctica   ni   las   mismas  
metodologías   ni   las   mismas   categorías   de   recogida   de   información.   Unas   se   fundan   por  
ejemplo   sobre   la   adopción   de   una   posición   exterior,   objetivante,   en   tanto   que   otras   por   el  
contrario   se   fundan   en   la   introspección,   la   exploración   de   la   subjetividad   o   sobre   el  
establecimiento   de   una   relación   con   el   actor   o   los   actores   implicados.   Unas   privilegian   las  
informaciones  relativas  al  funcionamiento  de  esta  acción  en  tanto  que  las  otras  privilegian  las  
informaciones   relativas   a   las   significaciones   que   les   acuerdan   el   o   los   actores   implicados,   en  
tanto   que   otras   aún   privilegian   las   informaciones   relativas   a   los   compromisos   afectivos   que   las  
acompañan.    
Tendremos   ocasión   de   ver   más   adelante   que   estas   diferentes   tareas   no   son   de   hecho   ni  
totalmente   relativas   al   objeto   en   sí   mismo,   ni   relativas   a   objetos   totalmente   diferentes.  
Permiten  probablemente,  acceder  a  los  diferentes  tipos  de  procesos,  ligados  entre  sí,  que  se  
manifiestas   en   ocasión   de   una   misma   acción:   procesos   operatorios,   procesos   de   conducción,  
procesos  afectivos.    
Al   tratarse   más   precisamente   de   la   planificación,   en   tanto   se   sitúa   en   el   nivel   de   las  
representaciones   relativas   a   una   acción,   ésta   supondrá   por   lo   tanto   un   cierto   número   de  
especificidades  en  las  tareas  intelectuales  puestas  en  práctica,  como  por  ejemplo:  

7
 Éducation  Permanente,  Nº  91,  1985.    
8
 No  se  traduce  al  español  el  siguiente  párrafo  que  solo  tiene  sentido  para  el  público  francoparlante.  NT  

5  
-­‐en  el  nivel  de  las  herramientas  de  producción  de  informaciones,  la  puesta  en  práctica  de  
situaciones  de  explicitación9,  de  exploración  de  de  exteriorización  de  estas  representaciones,  
cosa   que   se   hará   a   menudo   por   la   producción   de   un   discurso   por   parte   del   actor   o   de   los  
actores  implicados  en  la  acción.  
-­‐en   el   nivel   de   los   indicadores,   un   interés   por   las   categorías   de   segundo   nivel:  
representaciones  sobre…  Imágenes  de…,  juicios  acerca  de…,  ideas,  objetivos,  proyectos…,  etc.  
que  aluden  siempre  a  otra  realidad.    
 
c)   Esta   distinción   permite,   en   fin,   hacer   posible   la   existencia   de   otras   prácticas   de  
conducción   de   la   acción   distintas   de   la   planificación,   y   particularmente,   la   evaluación.   Esta  
última   se   presenta   en   efecto,   como   lo   que   pone   en   relación   representaciones   relativas   a   la  
acción   a   ejecutar   con   las   representaciones   relativas   a   lo   que   ha   sido   hecho.   Esta   puesta   en  
relación   no   puede   evidentemente   tener   sentido   más   que   sobre   la   base   de   una   distinción  
precisa  entre  ambos  procesos.    
A   fin   de   cuentas,   y   para   resumir,   podemos   por   lo   tanto   hacer   ya   una   primera   serie   de  
distinciones   elementales   que   dan   cuenta   todas   de   esta   distinción   entre   planificación   de   una  
acción  y  realización  de  esta  acción  y  que  podemos  presentar  de  la  siguiente  manera:    
 
 
Cuadro  1  
Planificación  de  una  acción  y  realización  de  esta  acción  
 
Realidades  que  se  sitúan  en  el  nivel  de  la   Realidades  que  se  sitúan  en  el  nivel  de  la  
planificación   realización  
Plan   Compromiso  de  medios  
Proyecto   Movilización  de  recursos  
Programa   Decisiones  
Ingeniería   Políticas  
Conducción  (Maîtrise  d’œuvre)   Organización    
Auditoría   Ejecución  (Maîtrise  d’ouvrage)  
Gestión  
Administración  
 
D.  Los  proyectos  presentan  por  tanto  todas  las  características  de  las  representaciones  
Distinguir  de  esta  manera  planificación  y  acción  en  razón  de  que  a  menudo  son  el  objeto  de  
confusiones   no   es   por   cierto   suficiente   para   situarnos   en   el   estatuto   de   los   proyectos   en   tanto  
representaciones,  y  menos  agotar  las  cuestiones  que  surgen  de  este  estatuto.  
Para   completar   esta   primera   aproximación,   y   sin   tener   una   ambición   exhaustiva,  
aportaremos  por  lo  tanto  tres  tipos  de  precisiones,  fuentes  de  otros  tantos  cuestionamientos  
acerca  de  las  tareas  concretas  del  proyecto.    
 

9
 Es  la  razón  por  la  cual  en  lo  que  tiene  que  ver  con  el  pasaje  por  el  ‘terreno’  privilegiamos  en  esta  investigación,  
como  en  las  precedentes  (Análisis  de  necesidades  y  evaluación)  el  criterio  de  explicitación  de  las  prácticas  más  que  
el  criterio  de  representatividad.    

6  
1.  Como  las  otras  categorías  de  representaciones,  los  proyectos  se  producen  a  partir  de  otras  
representaciones.    
Existe,  en  efecto,  una  lógica  interna  en  el  campo  de  los  fenómenos  mentales:  al  sobrevenir  
representaciones  de  contenido  figurativo,  relativas  a  un  objeto  en  su  ausencia,  esto  supone  la  
verosimilitud   de   experiencias   perceptivas   anteriores.   Por   su   parte,   las   representaciones  
figurativas   constituyen   probablemente   un   material   para   otras   experiencias   de  
representaciones:  representaciones  de  contenido  conceptual,  evocaciones  anticipativas  de  un  
objeto,   de   un   acontecimiento,   de   una   acción,   de   una   transformación,   etc.   La   producción   de  
una  representación  nueva  es  por  lo  tanto  y  de  hecho  un  proceso  activo  de  transformación  o  de  
reconstrucción  de  representaciones  anteriores.  Esta  representación  es  por  otra  parte  más  rica  
que  lo  que  lo  eran  las  representaciones  anteriores.    
Para  comprender  una  representación  elaborada  como  un  proyecto,  conviene  por  lo  tanto,  
en   un   plano   estrictamente   mental,   preguntarse   sobre   el   contenido   de   esta   representación   y  
sobre  lo  que  es  antes  que  nada  directo  de  este  contenido  y  que  ha  contribuido  al  desarrollo  de  
su   construcción,   lo   cual   remite,   obviamente,   a   una   historia   de   estas   representaciones  
anteriores,  y  que  integran  de  seguro  los  fenómenos  de  una  cultura.    
Podemos   entonces   preguntarnos   primeramente   en   torno   al   contenido   y   del   proceso   de  
elaboración   del   contenido   de   las   representaciones,   eventualmente   llamado   ‘función  
elaborativa’.10   Este   proceso   es   evidentemente   tanto   más   desarrollado   cuanto   las  
representaciones  son  objeto  de  una  construcción  explícita,  como  es  el  caso  de  los  proyectos.  
Se  efectúa,  una  vez  más,  en  el  marco  de  una  autonomía  relativa  en  relación  al  campo  de  los  
fenómenos  mentales.  Para  designarlos,  se  habla  a  veces  de  ‘cadena  representacional’.11  
 
2.   Como   las   otras   categorías   de   representaciones,   los   proyectos   mantienen   una   relación  
específica  con  lo  real  o  con  los  objetos  representados  
Esta  categoría  ha  sido  sugerida  anteriormente.  Estas  representaciones  no  se  confunden  con  
los  objetos  que  representan.  No  es  un  modo  directo  de  acceso  a  lo  real  o  a  los  objetos,  sino  
una   reconstrucción.   Funcionan   en   efecto   por   medio   de   la   simbolización,   de   la  
esquematización,  de  la  abstracción.    
Representar  es  al  menos  establecer  un  lazo  entre  la  realidad  representada  y  la  realidad  que  
la  representa,  como  se  ve  en  los  otros  sentidos  de  la  palabra,  que  significa  siempre  reemplaza,  
actúa  en  nombre  de,  estar  presente  en  el  lugar  de.  La  representación  mental  es  de  hecho  un  
modo  de  presencia,  en  el  campo  de  los  fenómenos  mentales,  de  las  realidades  que  pertenecen  
muy  a  menudo  a  otros  campos.    
Cada   representación   sobreviene   de   hecho   en   un   contexto   preciso   en   relación   a   los  
fenómenos   que   afectan   al   objeto   representado,   lo   que   implica   una   relación   específica   entre  
esta   representación   y   este   objeto.   Es   así   por   ejemplo   que   D.   Ochanine12   ha   observado,   a  
propósito  de  las  imágenes  de  la  realidad  que  produce  un  operador  en  ocasión  de  su  acción  y  
que  él  llama  imágenes  ‘aferentes’,  que  estas  imágenes  son  de  hecho  finalizadas  en  relación  a  
esta  operación  y  que  allí  se  manifiestan  fenómenos  de  selección  y  de  deformación  funcional.    
Para   captar   una   representación   elaborada   como   un   proyecto,   conviene,   por   lo   tanto  
nuevamente   preguntarse   sobre   la   relación   que   ella   mantiene   con   lo   real   o   con   el   objeto  

10
 Ver  especialmente  M  Denis:  Les  images  mentales.  Paris  PUF,  ‘Le  Psychologue’  1979  
11
  R.   Kaës,   Le   travail   de   la   représentation   et   les   fonctions   de   l’intermédiaire.   Étude   psychanalytique,   en  :   Les   savoirs  
dans  la  vie  quotidienne.  Recherche  sur  les  représentations.  Bajo  la  dirección  de  Cl.  Belisle  y  B.  Schiele,  Lyon,  CNRS,  
1984,  p.  373  
12
  L’image   opérative.   (obra   colectiva),   Actas   de   un   seminario   (1-­‐5   de   junio,   1981),   Université   de   Paris   I   –   Centre  
d’éducation  permanente.    

7  
representado.   Se   podrá   hablar   en   un   cierto   número   de   casos   de   ‘función   referencial’13   o   de  
lazo   de   referencia.   “Para   comprender   un   proceso   figurativo,   escribe   C.   Belisle,   es   necesario  
primero  dar  cuenta  de  cuales  relaciones  tienen  los  elementos  figurativos,  los  lazos  mnésicos  o  
motivos  perpectivistas  con  aquello  que  se  piensa  como  real.  Cada  práctica  social  privilegia  un  
tipo  de  relación  frente  a  otro  con  lo  que  se  considera  como  el  referente  común,  lo  real.”14  
 
 
3.   Como   las   otras   representaciones,   los   proyectos   se   acompañan   de   fenómenos   afectivos  
que  afectan  a  los  actores  que  se  representan.  
Insistir   sobre   el   estatuto   cognitivo   de   las   representaciones   y   sobre   la   relación   que   éstan  
mantienen  con  el  objeto  que  representan  no  significa  ignorar  los  fenómenos  afectivos  que  las  
preceden,  las  acompañan  o  las  suceden.    
La   movilización,   en   un   momento   dado,   de   una   representación,   su   activación   o   su  
reactivación   no   suceden   en   efecto   ex   nihilo.   Suponen   que   el   actor   que   se   representa   la  
existencia   de   un   afecto   que   le   es   anterior   y   que   según   los   casos   uno   podrá   designar   en  
términos  de  deseo,  de  pulsión,  de  interés,  etc.  Las  representaciones  son,  desde  este  punto  de  
vista,   indicadores   de   la   presencia   de   afectos   o   en   todo   caso   de   su   forma   de   expresión   en   el  
campo   de   la   conciencia.   Es   así   que   un   deseo   o   una   pulsión   pueden   transformarse   en   valor  
perseguido.  Como  lo  explica  C.  Belisle15  “una  pulsión  no  pude  jamás  convertirse  en  objeto  de  la  
conciencia,   solo   puede   hacerlo   la   representación   que   la   representa.   Pero   tampoco   en   el  
inconsciente   la   pulsión   puede   ser   representada   más   que   por   la   representación”.   A   la  
movilización   de   una   representación   corresponde   por   lo   tanto   una   actividad   psíquica   no  
cognitiva   que   le   es   anterior,   que   ella   expresa   y   que   es   por   lo   tanto   útil   dar   cuenta   de   su  
existencia.    
Lo   que   es   cierto   de   la   movilización   de   una   representación   es   igualmente   cierto   de   su  
transformación.  La  elaboración  o  el  advenimiento  de  una  representación  nueva  pueden  tener  
un   eco   o   un   impacto   afectivo   importante.   Ciertas   representaciones   pueden   restituir   con  
intensidad   una   emoción   antigua   (por   ejemplo,   una   escena   traumatizante)   o   suscitar   nuevas  
emociones.   El   valor   afectivo   de   las   representaciones   y   de   las   imágenes   puede   ser  
evidentemente   variable,   pero   jamás   inexistente.   Es,   por   lo   tanto   muy   importante   dar   cuenta  
de  lo  que  sucede  en  este  plano  una  vez  que  la  representación  está  acabada,  construida.    
Más   allá   de   los   aspectos   de   elaboración   de   una   representación   y   de   la   relación   que   tiene  
con   el   objeto   representado,   es   por   lo   tanto   útil   preguntarse   sobre   lo   que   llamaremos   sus  
aspectos  afectivos.    
A  fin  de  cuentas,  es  por  en  consecuencia  posible  interrogar  a  las  prácticas  de  elaboración  de  
proyectos  en  tanto  que  procesos  de  producción  de  representaciones  a  partir  de  tres  campos  
de  fenómenos,  que  veremos  en  el  cuadro  2.  
Lo   que   R.   Kaës   expresa   de   otra   manera   diciendo   que   una   representación   puede   ser  
“analizada  desde  el  triple  punto  de  vista  de  la  satisfacción  que  procura,  de  la  delegación  que  
hace  posible  y  de  la  significación  que  construye”.16  
 
Cuadro  2  
Campos  de  fenómenos  que  interesan  a  la  producción  de  representaciones  

13
 M.  Denis,  op.  cit.,  supra  
14
 Image  imaginaire  et  représentation  en  formation  d’adultes,  en  Les  savoirs  dans  la  vie  quotidienne,  op.  cit.  p.  336  
15
 Op.  cit.  supra,  p.  328  
16
 R.  Kaës,  op.  cit.  p.  373  

8  
Campo  de  los  fenómenos  afectivos  que  afectan  a  los  actores  que  se  representan  
Campo  de  las  representaciones  
Campo  de  los  realidades  u  objetos  representados  
 
2.  Una  representación  finalizante  de  una  acción  singular  
Decir  del  proyecto  que  es  una  representación  es  todavía  algo  impreciso.  El  terreno  de  las  
representaciones   de   la   vida   social   y   particularmente   en   formación   es   muy   vasto.   Una   buena  
parte   de   los   actos   de   formación   funcionan,   lo   sabemos,   como   actos   de   transformación   de  
representaciones  en  las  personas  formadas  y  la  investigación  puede  ser  ella  misma  analizada  
como   un   acto   de   producción   de   nuevas   representaciones.17   Si   todo   proyecto   es   una  
representación,   nos   hace   falta   mucho   más,   como   lo   anota   J.M.   Hoc18   en   lo   que   concierne  
igualmente  a  la  noción  de  plan,  para  considerar  que  toda  representación  sea  un  proyecto.  
Si   queremos   continuar   nuestro   trabajo   de   definición   progresiva   de   las   prácticas   con  
constituyen  nuestro  objeto  de  estudio,  podemos,  en  coherencia  con  el  análisis  que  acabamos  
de  hacer  de  los  diferentes  niveles  de  lectura  de  las  representaciones,  hacer  tres  precisiones.  
 
A)  El  proyecto  es  una  representación  aferente  a  una  acción  particular  
Tendremos   la   ocasión   de   volver   sobre   este   punto.   No   es,   en   efecto,   a   propósito   de   no  
importa  qué  realidad  que  aparece  un  proyecto.  Aparece  a  propósito  de  una  acción  específica,  
no  repetitiva,  de  carácter  eventualmente  experimental,  implicando  una  estructura  particular,  
inédita,  de  operaciones  que  permitan  llevarlo  a  cabo,  y  para  la  cual  los  actores  implicados  no  
disponen  por  lo  tanto  de  una  imagen  anterior  de  esta  estructura  de  operaciones.    
Estas   circunstancias   son   evidentemente   muy   frecuentes   en   formación.   Más   allá   de   las  
apariencias,   en   efecto,   las   situaciones   de   formación   y   las   características   de   los   públicos   a  
formar  se  muestran  eminentemente  variables,  lo  que  hace  que  las  acciones  pedagógicas  y  las  
acciones   de   formación   algo   siempre   singular.   La   educación   y   la   formación   son   desde   este  
punto  de  vista  ‘tierras  de  proyecto’,  como  se  ha  vista  a  través  de  la  variedad  de  las  formas  de  
planificación  en  las  que  están  enmarcadas.    
Producida  en  ocasión  de  una  acción  singular,  la  representación  que  constituye  el  proyecto  
revela  tener  ella  misma  un  contenido  singular,  no  directamente  transferible  o  otras  situaciones  
o  a  otros  objetos.  Por  el  contrario,  está  directamente  relacionada  a  lo  que  hace  de  esa  acción  
algo  específico.    
Bajo  esta  relación,  el  proyecto  se  distingue  de  manera  extremadamente  preciso  de  las  otras  
dos   categorías   de   representaciones,   muy   frecuentes   también   en   formación,   pero   que  
presentan   por   el   contrario   un   carácter   general   respecto   de   muchas   situaciones   o   de   muchos  
objetos:  
-­‐Las   representaciones-­‐proceso   o   saber-­‐método   que   podemos   definir   como   Landa   (1962)  
define  los  algoritmos,  es  decir  como  “sistemas  de  prescripciones  y  de  reglas  que  definen  lo  que  
hay   que   hacer   y   en   qué   orden   para   resolver   una   clase   concreta   de   problemas”.   Estas  
representaciones-­‐procedimiento   tienen   una   gran   importancia   tanto   en   situación   de   formación  
como   en   situación   de   trabajo,   aún   si   nunca   llegan   a   tener   el   carácter   formalizado   de   los  
programas   informáticos.   Se   presentan   particularmente   bajo   la   forma   de   reglas,   de  
prescripciones,   de   indicaciones   metodológicas,   o   aún   de   ‘auudas   para   el   trabajo’   que   Annie  

17
 Cf.  nuestro  artículo  :  Analyser  les  démarches  de  recherche,  Éducation  permanente,  nº  90,  1985,  p.  106-­‐7  
18
 J.M.  Hoc,  Psychologie  cognitive  de  la  planification,  PUG,  Grenoble,  1987,  p.  71  

9  
Weill-­‐Fassina19   describe   como   documentos   llenos   de   consignas   sobre   las   acciones   a   llevas   a  
cabo  y  el  momento  de  su  ejecución  en  la  secuencia  del  trabajo’.  
 
-­‐Las   representaciones   conceptuales   o   saberes   teóricos   que   uno   puede   definir   como  
representaciones   relativas   a   los   caracteres   comunes   de   diferentes   objetos   o   de   diferentes  
situaciones.    
Saberes-­‐métodos   y   saberes   teóricos   pueden   ser   puestos   en   práctica   en   ocasión   de   una  
tarea   de   proyecto   y   situarse   por   lo   tanto   en   el   marco   de   su   dinámica   de   elaboración.   No  
constituyen   categorías   de   representaciones   distintas   del   proyecto.   Pueden   ser   producidos  
independientemente  del  involucramiento  de  la  acción  singular  en  la  cual  son  puestos  en  acción  
(investis),  en  ocasión  de  actos  específicos,  que  son  actos  de  investigación  metodológica  o  de  
investigación  científica,  y  pueden  ser  igualmente  transmitidos  en  ocasión  de  actos  específicos,  
distintos  de  la  conducción  de  esa  acción  singular  que  son  los  actos  de  formación.  Pueden,  en  
fin,  ser  acumulados.    
Por   el   contrario,   la   tarea   de   elaboración   de   proyecto   está   obligatoriamente   ligada   al  
involucramiento  de  una  acción  particular  de  transformación  de  lo  real.  Cuando  da  lugar  a  una  
explicitación  precisa  y  constituye  por  lo  tanto  una  producción  intelectual  construida,  toma  la  
forma   de   una   investigación-­‐acción,20   de   una   investigación   ligada   a   la   acción   o   de   una  
investigación   finalizada   cuyo   producto   no   es   un   saber   acumulable   susceptible   de   ser  
transformado   en   contenido   de   formación   sino   una   representación   intelectual   relativa   a   la  
conducción  de  esta  acción.  La  misma  acción  singular  es  a  la  vez  acto  de  transformación  de  lo  
real,  ocasión  de  investigación  y  ocasión  de  formación.21  
 
B)   La   representación   le   confiere   sentido,   tiene   incidencia   sobre   su   desarrollo   y   se   inscribe   en  
el  proceso  de  conducción  de  esa  acción  
Esta  característica  está  descrita  de  manera  diferente  en  las  diferentes  definiciones  que  se  
dan  del  proyecto.  Según  los  casos,  se  habla  de  guía,  de  orientación,  de  dirección  de  la  acción,  o  
aún   de   contribución   a   la   formación   de   las   conductas.22   En   todos   los   casos,   sin   embargo,   se  
encuentran   tres   tipos   de   significaciones:   el   proyecto   es   relativo   a   la   acción   del   actor   que   se  
representa23,  le  confiere  un  sentido  y  tiene  una  incidencia  de  hecho  sobre  su  desarrollo.  
Para   designar   esta   triple   característica,   diremos   que   es   una   representación   finalizante   de   la  
acción.    
Desde  este  punto  de  vista,  la  tarea  de  elaboración  del  proyecto  de  acción  juega  el  mismo  
papel  que  otras  operaciones  que  tienen  lugar  en  ocasión  de  una  acción  singular,  produciendo  
representaciones   específicas   de   esa   acción   y   presentando   una   incidencia   directa   sobre   su  
desarrollo:   operaciones   de   análisis   de   las   necesidades,   operaciones   de   determinación   de  
objetivos,   y   en   particular   operaciones   de   evaluación.   Todas   estas   operaciones   tienen   de   hecho  
las  mismas  características:  
-­‐representan  el  estatus  de  proceso  de  producción  de  representaciones  
-­‐están  obligatoriamente  ligadas  a  una  acción  singular  a  la  cual  le  confieren  sentido  
-­‐tienen  una  incidencia  directa  sobre  su  desarrollo  y  su  eficacia  

19
 Guidage  et  planification  de  l’action  par  les  aides  du  travail.  Bouletin  de  Psychologie,  t.  XXXII,  nº  334,  p.  78  
20
 Cf.  nuestro  artículo  :  Analyser  les  démarches  de  recherche,  Éducation  permanente,  nº  90,  1985,  
21
 Cf.  infra,  p.  148  
22
 En  su  origen  la  expresión  está  tomada  de  S.  Moscovici.  
23
  Incluso   si   un   tercero   participa   en   la   elaboración   de   esta   representación   como   lo   hemos   visto   en   el   caso   de   la  
ingeniería.    

10  
Presentaremos   la   hipótesis,   ya   formulada   en   un   trabajo   anterior,   de   que   el   conjunto   de  
estas  representaciones  forma  una  cadena  representacional  que  presenta  una  cierta  unidad  y  
que   juega   un   papel   funcional   en   la   conducción   de   la   acción,   a   la   cual   llamaremos   por   esta  
razón  el  proceso  de  conducción  de  una  acción.  
El  proceso  de  conducción  de  una  acción  está  por  lo  tanto  formado  por  el  conjunto  de  las  
representaciones   que   la   preceden,   acompañan   o   siguen   a   esa   acción   en   el   espíritu   de   los  
actores   implicados,   que   le   confieren   un   sentido   y   que   influyen   en   su   desarrollo   y   sobre   su  
eficacia.   Sin   embargo,   se   distingue   de   ella   en   la   medida   en   que   ellas   no   forman   parte  
directamente  del  proceso  de  transformación  de  lo  real  que  implica  la  acción.    
El   proceso   de   conducción   está   articulado   en   torno   a   la   producción   de   representaciones  
finalizantes.   Se   opone,   por   supuesto,   y   toma   significación   en   relación   a   lo   que   podemos   llamar  
el   proceso   operatorio.   Este   designa   el   conjunto   de   realidades   que   entran   directamente   en   el  
proceso   de   transformación   de   lo   real   que   constituye   esta   acción   (situación   de   partida   de   la  
realidad   a   transformar,   medios   puestos   en   marcha,   papel   de   los   actores,   y   particularmente,  
situación  de  llegada).  
Los  componentes  del  proceso  de  conducción  de  una  acción  corresponden,  en  psicología  del  
trabajo,  a  las  imágenes  que  produce  un  operador  en  ocasión  de  su  acción.  Se  inscriben  en  la  
perspectiva   descrita   por   D.   Ochanine   de   “transformación   de   la   información   pertinente   sobre  
un  objeto  en  acción  pertinente  sobre  ese  objeto.”  
 
C)  La  representación  toma  significación  en  sí  misma  en  relación  a  la  existencia  de  un  deseo  
de  producción  de  cambio  
En   el   plano   de   los   afectos   que   lo   acompañan,   el   proyecto   supone   en   fin,   la   existencia   de   un  
deseo  de  producción  de  un  cambio  que  se  inscribe  más  generalmente  en  el  proceso  afectivo  
que  sobreviene  en  ocasión  de  una  acción.    
La   planificación   consiste,   en   efecto,   como   lo   ha   definido   R.   Ackoff   (1973)   “en   concebir   un  
futuro  deseado,  así  como  los  medios  para  llegar  a  él.”24  
No  existe,  de  hecho,  ninguna  tarea  de  proyecto  a  la  cual  no  se  corresponda  –en  el  actor  que  
se  representa-­‐  un  estado  motivacional  consciente  o  inconsciente  orientado  hacia  la  producción  
de   un   cambio.   Como   lo   explican   M.   Bru   y   L.   Not   25   “(…)   proyecto   no   significa   solamente  
previsión,   ni   anticipación,   ni   planificación.   Es   todo   esto,   y   más:   es   volición,   es   decir,  
compromiso   de   la   persona”·∙.   El   proyecto   es   por   otra   parte   a   menudo   presentado   como   una  
mentalización  de  un  deseo,  de  un  móvil,  que  permite  por  otra  parte  ser  reconocido.  Un  cierto  
número   de   tareas   de   proyecto   funcionar   por   esta   razón   como   tareas   de   identificación   o   de  
reconocimiento  de  deseos  de  producción  de  cambio  de  los  actores  implicados.  
Estos  deseos  no  aparecen  de  la  nada,  y  toda  la  cuestión  es  evidentemente,  saber  cómo  se  
originan.   Bien   a   menudo,   son   explicados   en   términos   de   falta   de,   de   sufrimiento  
experimentado   en   la   no   posesión   de   un   objeto.   Se   puede   pensar,   por   el   contrario   que   se  
enraízan   en   una   experiencia   anterior   respecto   de   un   primer   cambio.   Si   se   admite,   en   efecto,  
que   “desear   es   el   proyecto   de   reencontrar   un   placer   ya   experimentado”26,   es   posible   que   el  
deseo   de   cambio   tenga   sus   fuentes   en   el   placer   encontrado   en   la   experiencia   de   un   primer  
cambio,  como  lo  explica  L.  Nuttin  “el  niño  de  cinco  o  seis  años  siente  placer  en  producir  por  sí  
mismo   cambios   en   el   medio,   más   que   en   mirar   simplemente   los   cambios   que   se   producen  

24
 R.  Ackoff  :  Méthodes  de  planification  de  l’emprise,  Paris,  Editions  d’Organisation,  1973  
25
 M.  Bru  y  L.  Not  :  De  quelques  orientations  pour  la  pédagogie  du  projet  :  en  Où  va  la  pédagogie  du  projet  ?,  Edi-­‐
tions  Universitaires  du  Sud,  1987.  p.  249  
26
  D.   Rose  :   Le   projet   du   point   de   vue   psychanalytique,   en   Où   va   la   pédagogie   du   projet  ?,   Editions   Universitaires   du  
Sud,  1987.  p.  104  

11  
cuando   él   no   está.   Debemos   admitir   que   el   ser   humano,   en   general,   está   motivado   y   siente  
placer  en  ‘ser  la  causa’  de  alguna  cosa.”27  
Más  aún,  nos  podemos  preguntar  si  la  experiencia  de  un  primer  cambio  que  constituye  una  
acción  anterior  exitosa  de  transformación  de  lo  real  no  remite  a  la  experiencia  de  un  cambio  
de   sí   a   través   del   cambio   de   lo   real.   Esta   hipótesis   nos   parece   particularmente   fecunda.  
Significaría  que  el  deseo  de  cambio  correspondiente  a  un  proyecto  de  producción  podría  tener  
su   origen   en   el   deseo   de   cambio   que   corresponde   a   un   proyecto   de   sí   o   a   un   proyecto   de  
identidad.   Esto   explicaría   en   todo   caso   el   gran   número   de   filósofos   de   la   corriente  
existencialista  que  hacen  del  proyecto  un  ‘develamiento  del  ser’.28  
 
 
 
Cuadro  3  
Tipos  de  procesos  susceptibles  de  ser  tomados  en  cuenta  en  ocasión  de  una  acción  
particular  de  transformación  de  lo  real  
 
Campo  de   Tipos  de  procesos  susceptibles  de   Ejemplos  de  realidades  que  
fenómenos  que   ser  tenidos  en  cuenta   dan  cuenta  de  esos  procesos  
interesa  
Campo  de  los      Proceso  afectivo:  conjunto  de   Móvil  
fenómenos  afectivos   afectos   Motivación  
(placer,  deseo,  rechazo,  etc.)  que   Deseo  
acompañan  el  desarrollo  y  la  
conducción  de  una  acción   Satisfacción  

Campo  de  las   Proceso  de  conducción:  conjunto   Proyecto  


representaciones   de  representaciones  aferentes  a   Fin  (but)  
esta  acción,  que  tienen  que  ver  con  
los  actores  implicados,  que  le   Objetivo  
confieren  un  sentido,  que  tienen   Juicio  de  valor  
incidencia  en  su  desarrollo  y  su   Balance  
eficacia  
Campo  de  los  objetos   Proceso  operatorio:  conjunto  de   Objeto  o  situación  de  partida  
y  realidades   realidades  consideradas  como   Medios  puestos  en  práctica  
representadas   componentes  del  proceso  de  
transformación  de  lo  real  que   Papel  de  los  actores  
constituye  esta  acción   Producto-­‐situación  
 
Deseos,   móviles,   motivaciones,   explican   el   advenimiento   de   un   proyecto   que   remite  
directamente  a  la  acción  a  la  cual  corresponde  este  proyecto  y  no  se  distinguen  de  hecho  del  
conjunto   de   fenómenos   afectivos   que   acompañan   esta   acción.   Como   el   conjunto   de   las  
representaciones  que  hemos  reagrupado  bajo  el  término  de  proceso  de  conducción,  presentan  
una  cierta  unidad  y  una  cierta  lógica  que  denominaremos  con  el  término  de  proceso  afectivo  
correspondiente   a   esta   acción.   El   proceso   afectivo   reúne   el   conjunto   de   los   afectos   (placer,  
sufrimiento,  deseo,  rechazo,  etc.)  que  acompañan  a  la  vez  al  desarrollo  de  una  acción  singular  
y  a  las  representaciones  ligadas  a  esta  acción  singular.  

27
 Le  fonctionnement  de  la  motivation  humaine,  en  L’orientation  scolaire  et  professionnelle,  1985,  14,  nº2,  p.  101  
28
 Projet,  formation,  action,  en  Éducation  Permanente.  Nº  86,  1986  

12  
A   fin   de   cuentas,   y   ara   precisar   lo   que   ya   hemos   expresado   de   manera   más   general   en  
nuestro  Cuadro  2  relativo  a  los  diferentes  campos  de  fenómenos  que  interesan  a  la  producción  
de   representaciones   podemos   considerar   que   para   comprender   un   proyecto   conviene  
resituarlo   de   manera   explícita   en   relación   al   conjunto   de   los   procesos   que   se   manifiestan   en  
ocasión  de  una  acción  singular  y  que  hemos  esquematizado  en  el  Cuadro  3.  
 
3.  UNA  REPRESENTACIÓN  ANTICIPADORA  
Representación   ligada   a   una   acción   singular   de   transformación   de   lo   real,   el   proyecto   no  
posee  menos  un  estatuto  particular  en  relación  a  otras  representaciones  que  dan  cuenta  del  
proceso   de   conducción   de   una   acción   –particularmente   en   relación   a   la   evaluación–   en   la  
medida   en   que   el   proyecto   acontece   mucho   o   casi   inmediatamente   antes   de   llevar   a   cabo  
operaciones  de  las  cuales  constituye  una  imagen,  y  por  lo  tanto  en  la  medida  en  que  no  implica  
una  acción  realizada  sino  una  a  realizar.  
Dicho   de   otra   manera   no   tiene   por   contenido   una   transformación   efectiva   de   lo   real   sino  
una  transformación  posible,  lo  que  no  deja  de  tener  consecuencias  sobre  su  elaboración,  sobre  
su  eficacia,  y  sobre  los  fenómenos  afectivos  que  lo  acompañan.  
Para  expresar  esta  especificidad  haremos  nuevamente  tres  precisiones.  
 
A)  El  proyecto  es  una  anticipación29  
La   utilización   del   prefijo   pro,   que   significa   antes,   en   al   terminología   de   la   planificación   y  
particularmente  en  las  menciones  de  pro-­‐yecto  y  de  pro-­‐grama,  es  desde  este  punto  de  vista  
significativa.  El  contenido  de  un  proyecto  no  tiene  que  ver  con  acontecimientos  o  con  objetos  
pertenecientes   al   entorno   actual   o   pasado   del   autor   que   lo   elabora   sino   que   tiene   que   ver   con  
acontecimientos  o  con  objetos  que  no  han  acontecido  aún.  No  se  refiere  a  los  hechos  sino  a  los  
posibles.  Es  relativo  a  un  porvenir,  a  un  futuro  del  cual  constituye  una  anticipación,  una  visión  
previa.  
Esta  proyección  puede  ser  de  mayor  o  menor  alcance.  En  el  terreno  económico  la  tarea  de  
planificación   puede   implicar,   como   sabemos,   muchos   años.   En   todos   los   casos,   sin   embargo,  
supone   un   desligamiento   del   marco   temporal:   la   representación   no   se   refiere   a   una  
transformación   presente   o   pasada   de   lo   real,   sino   a   la   transformación   posible.   Encontramos  
aquí   la   distinción   hecha   por   Piaget   e   Inhelder   entre   “imágenes   reproductivas”,   referidas   a  
objetos   o   acontecimientos   ya   conocidos,   e   “imágenes   anticipadoras”   representando  
acontecimientos  no  percibidos  anteriormente.  
En   este   plano   las   tareas   de   elaboración   de   proyectos   se   distinguen   radicalmente   de   las  
tareas   de   evaluación   que   se   sitúan   al   final   de   la   puesta   en   práctica   de   las   operaciones  
constitutivas  de  una  acción.  A  la  inversa  de  las  tareas  de  elaboración  de  un  proyecto,  las  tareas  
de   evaluación   se   refieren   en   efecto   a   la   transformación   efectiva   de   lo   real   que   constituye   la  
realización   de   una   acción.   Funcionan   por   otra   parte   como   hemos   visto   en   otros   trabajos   a  
partir   de   la   producción   de   informaciones   sobre   el   funcionamiento   y   los   resultados   de   esa  
acción.  
Tareas  de  elaboración  de  proyectos  y  tareas  de  evaluación  están  por  cierto  estrechamente  
articuladas,   en   tanto   el   referente   de   una   tarea   de   evaluación   de   acción   está   constituido  
probablemente   por   el   proyecto   producido   para   esta   acción,   y   en   tanto   que   el   juicio   de   valor  
producido   a   su   término   tiene   una   incidencia   sobre   la   elaboración   de   nuevos   proyectos.   Sin  
embargo  ambos  momentos  mantienen  su  estatuto  totalmente  diferente.  

29
 Sobre  este  punto  ver  igualmente  :  J.M.  Hoc,  Psychologie  cognitive  de  la  planification,  PUG,  Grenoble,  1987,  p.  71  

13  
La  tarea  de  elaboración  de  proyecto  se  diferencia  igualmente  de  otras  operaciones  que  se  
sitúan  al  comienzo  de  la  misma  y  que  contribuyen  a  su  elaboración,  pero  con  la  cuales  no  se  
confunde,  como  por  ejemplo  las  operaciones  de  identificación  y  las  operaciones  de  análisis  de  
situación.  
La   representación   producida   al   final   de   una   tarea   de   identificación   aparece   en   efecto   como  
una  información  es  decir,  una  representación  relativa  a  los  hechos,  a  los  acontecimientos,  a  los  
objetos  físicos  o  sociales  presentes  o  pasados.  Las  tareas  de  elaboración  de  proyecto  implican  
frecuentemente   momentos   explícitos   de   identificación:   información   sobre   el   objeto   o   la  
realidad   implicada,   sobre   la   situación   de   partida,   información   sobre   las   condiciones   de  
efectuación,  sobre  la  evolución  de  la  situación,  etc.,  como  por  ejemplo  cuando  se  consulta  una  
tabla  o  una  información  meteorológica  antes  de  programar  un  itinerario  o  de  modificarlo.  Sin  
embargo   el   resultado   específico   al   que   se   llega   no   es   una   representación   de   este   tipo:   la  
programación   de   un   itinerario   no   se   confunde   con   la   consulta   a   un   mapa   aún   si   las   dos  
operaciones  están  una  detrás  de  la  otra.  
De   la   misma   manera   la   representación   producida   al   término   de   una   tarea   de   análisis  
aparece   como   la   relación   entre   muchas   informaciones   o   muchas   representaciones   previas  
relativas   a   hechos   presentes   o   pasados.   Supone,   lo   hemos   visto,   un   trabajo   explícito   de  
transformación   de   representaciones.   Las   tareas   de   elaboración   de   proyecto   implican  
igualmente   con   frecuencia   momentos   explícitos   de   análisis:   análisis   de   relación   entre  
elementos  de  la  situación  anterior,  análisis  de  las  relaciones  entre  recursos  disponibles,  etc.  
Como  lo  explica  A.  Weill-­‐Fassina30,  “parece  que  en  situación  de  trabajo  es  tan  importante  
saber   a   qué   atribuir   la   modificación   de   un   signo,   su   significación,   como   reconocer   la   existencia  
de   esa   modificación”.   El   resultado   específico   al   que   llegan   no   es   sin   embargo   una  
representación  de  este  tipo.    
Identificación   y   análisis   de   situación   no   tienen   que   ver   con   los   componentes   de   la   acción  
llevada   a   cabo   sino   con   los   componentes   susceptibles   de   tener   que   ver   con   la   puesta   en  
práctica   de   la   acción.   Desde   este   punto   de   vista   se   distinguen   de   las   operaciones   de  
seguimiento  y  control  o  de  las  operaciones  de  análisis  de  funcionamiento  que  hemos  abordado  
en   algunos   trabajos   precedentes31,   que   tienen   el   mismo   estatuto   epistemológico   y   funcional  
pero   que   tienen   que   ver   con   los   componentes   de   la   realización   de   la   acción   y   que   se   sitúan   en  
los  comienzos  de  las  tareas  de  evaluación.  
Ambos  se  sitúan  en  referencia  a  acontecimientos  presentes  o  pasados,  aún  si  estos  hechos  
son  el  objeto  de  una  elección  o  de  una  deformación  “funcional”32,  lo  que  se  puede  representar  
de  la  siguiente  manera:  
 
Cuadro  4  
Operaciones  que  se  sitúan  en  referencia  a  los  hechos  y  que  tienen  lugar  en  ocasión  del  
proceso  de  conducción  de  las  acciones  
 
Objeto  al    
 que  se  refieren     Realidades  susceptibles  de  se  
Realidades  que  
  consideradas  como  
componen  la  acción  
  componentes  de  la  acción  a  
acontecida  
Operaciones   llevar  a  cabo  

30
  Image   opérative   ou   représentation   fonctionnelle,   II  :   Intérêt   pour   la   conception   et   l’utilisation   d’intermédiaires  
graphiques.  En  :  L’image  opérative,  op.  cit.  p.  71  
31
 Cf.  L’évaluation  en  formation,  op.  cit.  p.  30-­‐31  
32
 Se  puede  hablar,  desde  este  punto  de  vista,  de  representación  ‘finalizada’.  Cf.  infra,  p.  202  

14  
Establecimiento  de  los  hechos   Identificación  de  la  situación   Seguimiento,  control  
Establecimiento  de  las   Análisis  de  
Análisis  de  situación  
relaciones  entre  los  hechos   funcionamiento  
Tareas  de  las  cuales  éstos   Tareas  de  determinación  de  
constituyen  su  punto  de   objetivos  y  de  elaboración  de   Tareas  de  evaluación  
partida   proyecto  
 
 
“El  hombre  se  revela  como  un  animal  con    
memoria  y  proyecto”,  A.  Lichnerowicz  
 
Presentaremos   la   hipótesis   de   que   existe   una   relación   genética   entre   representaciones  
relativas  a  los  hechos,  o  imágenes  que  se  sitúan  en  referencia  a  lo  real  pasado  o  presente,  y  las  
representaciones   relativas   a   los   posibles,   o   imágenes   anticipadoras.   La   existencia   de  
representaciones   anticipadoras   supone   en   efecto   la   existencia   de   representaciones   sobre  
experiencias   pasadas   o   presentes…   En   efecto,   gracias   a   la   memoria   podemos   reconstruir   la  
sucesión  de  los  cambios  vividos  y  anticipar  los  cambios  por  venir.  La  anticipación  implica  una  
opción  de  retroceso  con  respecto  al  pasado.  Piaget  e  Inhelder  sitúan  por  otra  parte  la  aparición  
de   imágenes   reproductivas   en   el   niño   desde   el   nivel   preoperatorio   y   aún   desde   la   aparición   de  
la   función   simbólica   (un   año   y   medio   –   dos   años)   en   tanto   las   imágenes   anticipadoras   no   se  
desarrollan  sino  a  partir  de  las  operaciones  concretas.  
La   existencia   de   esa   relación   genética   entre   representaciones   anticipadoras   y  
representaciones  relativas  a  los  hechos  es  evidentemente  una  hipótesis  en  extremo  preciosa  
para   dar   cuenta   de   los   componentes   involucrados   en   la   elaboración   de   proyecto   que  
estudiaremos   más   adelante   (Capítulo   3).   No   es   por   azar   en   efecto,   que   hemos   hablado  
anteriormente   de   representación   de   una   transformación   posible   de  lo   real   para   caracterizar   al  
proyecto.   Esto   significa   en   efecto   que   para   definir   una   representación   de   lo   posible  
probablemente   hay   que   partir   de   una   representación   de   lo   real   existente…   Queda   para   definir  
lo  que  es  necesario,  y  reunirlo.  
 
B)  Con  efecto  operatorio  
La  definición  del  proceso  de  planificación  dada  desde  comienzos  de  los  años  60  por  Dror33  
es   desde   este   punto   de   vista   particularmente   explícita   en   tanto   habla   de   un   “proceso   que  
consiste  en  preparar  u  conjunto  de  decisiones  en  vistas  de  actuar  ulteriormente  para  alcanzar  
unos  ciertos  objetivos.”  
El   proyecto   no   es   una   simple   representación   del   futuro,   del   porvenir,   de   lo   posible,   una  
“idea”,  es  un  futuro  “a  realizar”,  un  porvenir  a  concretar,  un  posible  a  transformar  en  real,  una  
idea  a  transformar  en  acto.  “Con  el  proyecto,  escribe  J.P.  Boutinet34,  no  estamos  hablando  de  
una   anticipación   cualquiera.   Es   una   anticipación   que   uno   desea   realizar   por   sí   mismo.   El  
proyecto   implica   un   actor   que   se   planta   como   actor   de   lo   que   trata   de   realizar”,   y   el   mismo  
autor   dice   más   adelante:   “Al   mismo   tiempo   que   habla,   el   proyecto   también   hace   algo.  
Constituye   una   imposición   frente   a   la   realidad   que   trata   de   modificar   (…),   el   proyecto  
compromete  al  porvenir.  Lo  hace  a  través  de  la  relación  nueva  que  entabla  entre  el  actor  y  su  
entorno,   una   relación   que   se   transforma   en   acción.   Hacerse   un   proyecto   es   desde   ya   tratar   de  
cumplirlo:  es  esto  lo  que  le  concede  su  carácter  pragmático.”  

33
 The  planning  process,  International  Review  of  administrative  sciences,  Bruselas,  vol  29,  p.  51  
34
 Le  concept  de  projet  et  ses  niveaux  d’appréhension,  Éducation  permanente,  1986,  n`  86,  p.  6,  después  p.  8  

15  
A  decir  verdad,  como  ya  lo  hemos  visto,  el  proyecto  no  se  trata  propiamente  de  hablar,  no  
está   siempre   operando,   dado   que   muchos   proyectos   se   quedan   en   eso,   en   ser   proyectos.  
‘Decir’   no   equivale   siempre   a   ‘hacer’,   sino   por   el   contrario,   ‘el   decir   prepara   el   hacer’.   El  
proyecto  constituye  ciertamente  un  modo  de  representación  más  cercano  de  la  realización  de  
una  acción,  en  tanto  provee  al  que  actúa  y  con  anticipación  una  imagen  de  su  resultado  y  de  la  
estructura   inédita   de   las   operaciones   susceptible   de   permitirle   obtener   ese   resultado.   En   el  
caso   de   una   acción   colectiva,   que   implique   la   intervención   de   múltiples   actores,35   es   el  
proyecto   el   que   suministra   una   representación   común   que   permite   la   realización   coordinada  
de  las  operaciones  de  ejecución.  De  todas  las  representaciones,  el  proyecto  es  ciertamente  la  
que  tiene  la  incidencia  más  inmediata  sobre  la  transformación  de  lo  real.    
Por   esta   razón,   y   para   manifestar   este   estatuto   particular,   diremos   que   esta   representación  
que  es  una  representación  con  efectos  operatorios.  Esta  noción  abarca  también  la  de  ‘imagen  
efectriz’36   utilizada   por   D.   Ochanine   para   designar   las   imágenes   directamente   preparatorias   de  
las   opciones   y   de   las   acciones   finalizadas.   Algunos   autores37   hablan   de   representaciones-­‐
conductas,   lo   que   puede   ser   una   designación   cómoda,   en   tanto   el   término   operativo   fue  
utilizado  por  D.  Ochanine  más  bien  para  designar  las  imágenes  orientadas  de  lo  real  previas  a  
estas  representaciones.38  
En  estas  relaciones,  la  tarea  de  planificación  se  distingue  aún  de  las  tareas  de  previsión,  de  
prospectiva  o  de  conjetura39  con  las  cuales  a  menudo  se  confunde.  Estas  tareas  dan  lugar  en  
efecto   a   representaciones   anticipadoras,   pero   que   no   son   en   realidad   relativas   a   un   futuro   a  
realizar.  Simplemente  tienen  que  ver  con  acontecimientos  susceptibles  de  tener  lugar,  lo  que  
por   otra   parte   implica   como   ya   lo   hemos   visto,   una   experiencia   del   pasado.   No   se   trata   de  
representaciones  finalizantes.    
Como  en  el  caso  de  la  identificación  y  del  análisis,  la  previsión  o  la  prospectiva  constituyen  a  
menudo   un   momento   explícito   de   la   tarea   de   elaboración   de   proyecto.   No   se   confunde   sin  
embargo  con  ella,  salvo  un  abuso  de  lenguaje,  como  en  el  caso  de  la  ‘planificación  indicativa’  
que   no   desemboca   como   sabemos   en   un   proyecto,   sino   en   una   previsión   relativa   a   las  
evoluciones   posibles   de   lo   real   susceptibles   de   ser   tomadas   en   cuenta   en   la   elaboración   de  
estrategias  de  los  actores,  pero  que  no  las  sustituyen.  
Aún   en   ese   caso   nos   podemos   preguntar   si   la   previsión,   aún   cuando   no   constituye   un  
momento  explícito  de  la  tarea  de  elaboración  de  proyecto,  no  constituye  al  menos  un  punto  
de  pasaje  obligado  en  su  génesis.  Tendremos  ocasión  de  volver  sobre  este  punto.    
 
C)  Con  efecto  movilizador  de  la  actividad  de  los  actores  implicados  
Se   trata   de   un   dato   bien   conocido   de   los   promotores   de   la   tarea   de   proyecto:   la  
explicitación   de   un   proyecto   presenta,   en   el   plano   afectivo,   efectos   dinamizantes   sobre   el  
desencadenamiento   de   secuencias   de   actividad   de   las   cuales   el   proyecto   constituye   una  
imagen.  
Estos   efectos,   y   su   diferencia   con   el   deseo-­‐origen   del   proyecto   son   particularmente  
destacados  por  A.L.Hotellier40  cuando  señala  que:  “Un  proyecto  ‘potente’  encuentra  su  origen  
en  la  motivación  de  su  persona.  Pero  ni  el  impulso  ni  el  deseo  realizan  un  proyecto.  El  proyecto  
supone  la  visión  de  la  relación  ‘finalidad-­‐objetivo-­‐fin  (but)’,  fundada  sobre  la  relación  ‘deseo-­‐

35
 Como  es  el  caso  de  la  mayor  parte  de  los  proyectos  industriales.  
36
 Ochanine-­‐Kozlov,  L’image  opérative  effectrice,  Questions  de  psychologie,  nº  3,   Moscou,  1971,  citado  en:  L’image  
opérative,  op.  cit,  supra.    
37
 R.  Martin,  Représentations  et  professions,  en  Les  savoirs  dans  les  pratiques  quotidiennes,  Recherche  sur  les  re-­‐
présentations,  (bajo  la  dirección  de  Cl.  Belisle  y  B.  Schiele),  op.  cit.    
38
 Que  llamamos,  en  lo  que  nos  concierne,  representaciones  finalizadas.  Cf.  infra.    
39
 Ver  particularmente,  M.  Godet,  Prospective  et  planification  stratégique,  Paris,  Económica,  1985  
40
 Le  travail  méthodique  de  projet.  Education  Permanente,  n`  86,  1986,  p.  69  

16  
necesidad-­‐valor’,   mediatizada   por   la   relación   ‘recursos-­‐imposiciones-­‐gestión’.”   Pero   si   esta  
motivación  es  trabajada  por  e  imaginario  (…)  sin  imágenes  fuertes,  estimulantes,  el  proyecto  
corre  el  riesgo  de  no  sostenerse  (…)  nuestras  imágenes  son  una  fuerza.  Ningún  cambio  sin  este  
trabajo  de  nuestras  representaciones.”  
La  conciencia  de  estos  efectos  afectivos  constituye  probablemente  uno  de  los  fundamentos  
más  seguros  de  la  ‘pedagogía  del  proyecto:  que  en  efecto  se  apoya  sobre  el  reconocimiento  de  
deseos   previos   en   el   aprendiz,   y   tiene   por   función   desencadenar   en   él   un   proceso   de  
dinamización  de  diferentes  formas  de  actividad.    
Esto  es  cierto  tanto  a  nivel  de  un  proyecto  que  implique  múltiples  actores  como  a  nivel  de  
un  proyecto  individual.  Así  pues  es  igualmente  uno  de  los  fundamentos  de  la  generalización  de  
la  tarea  de  proyecto  como  modo  de  organización  del  trabajo.  Como  lo  explica  A.  de  Peretti41:  
“El   proyecto   vehicula   una   noción   de   movilización   de   seres   y   de   cosas   (…)   en   el   corazón   del  
proyecto   está   la   noción   de   transformación   de   la   energía:   la   energía   se   manifiesta   en  
actualización  en  el  momento  en  que  potencializa  otra  energía,  y  recíprocamente.”  
Actividad   por   el   deseo,   activador   él   mismo   de   motivaciones,   el   proyecto   parece   pues  
funcionar   en   el   marco   de   un   proceso   iterativo   y   cíclico   que   parece   tener   la   naturaleza   de  
explicar  un  cierto  número  de  comprobaciones  sociológicas  que  se  pueden  hacer  acerca  de  las  
tareas  concretas  del  proyecto  (importancia  de  la  ‘dimensión’  histórica,  carácter  diferenciador  y  
eventualmente   promocional   de   tareas   de   proyecto,   particularmente   para   los   que   se  
comprometen  en  ellos).  
Sea   lo   que   sea,   al   final   de   esta   exploración   del   estatuto   del   proyecto   en   tanto   que  
anticipación,  podemos  presentar  en  el  seno  de  estas  tareas  de  conducción  de  una  acción  una  
distinción   entre   tareas   anticipadoras   centradas   sobre   la   acción   a   llevar   a   cabo   y   tareas  
retrospectivas   centradas   en   la   acción   llevada   a   cabo   que   se   podría   presentar   de   la   siguiente  
manera:  
 
Cuadro  5  
Realidades  tenidas  en  cuenta  y  efectos  presentados  respectivamente  por  las  tareas  
anticipadoras  y  las  tareas  retrospectivas  de  las  que  da  cuenta  el  proceso  de  conducción  de  
una  acción.  
  Tareas  anticipadoras  centradas   Tareas  retrospectivas  
sobre  la  acción  que  ha  de  tener   centradas  sobre  la  acción  
lugar   acontecida  
Ejemplos  de   Objetivos   Evaluaciones  
representaciones  que  dan   Fines  (buts)   Juicios  de  valor  
cuenta  del  proceso  de   Finalidades  
Balances  
conducción  de  una  acción   Necesidades  
Proyectos  
Planes  
Realidades  tenidas  en   Realidades  susceptibles  de   Realidades  que  figuran  como  
cuenta     figurar  como  componentes  de  la   componentes  de  la  acción  
(Ver  Cuadro  4  –  proceso   acción  a  acontecer   acontecida  
operatorio)  
Ejemplos  de  efectos   Efectos  de  dinamización,  de   Efectos  que  se  sitúan  en  el  
comprobados   movilización  de  la  actividad   registro  de  la  producción  de  
satisfacción42  
41
 Réflexion  sur  une  idée  de  projet,  Séminaire  de  Souillac  (dirección  de  colegios).  Documento  interno,  1982  
42
 Cf.  L’évaluation  en  formation,  op.  cit.  p.  273-­‐4  

17  
(proceso  afectivo  
 
4.  Esta  representación  supone  la  existencia  de  una  imagen  anticipadora  de  estado  
Hemos  llegado  pues  a  la  distinción  que  tiene  la  mayor  importancia  en  formación,  y  por  lo  
tanto,  mayor  incidencia  para  nuestro  propósito.  
 
A)  Diferencias  entre  proyecto  de  estado  (objetivo)  y  proyecto  de  acción  
Por  lo  común  se  utiliza,  en  efecto,  la  misma  noción  de  proyecto  (o  de  plan)  para  designar  
dos  tipos  de  anticipaciones.  
 
1.  Las  representaciones  relativas  al  estado  final  del  objeto,  de  la  identidad,  de  la  situación  
que  uno  trata  de  transformar  o  de  modificar  
Es  de  esta  manera  que,  por  ejemplo,  Jean  Vial43  define  el  proyecto  como  ‘la  idea  que  uno  se  
hace  un  objeto  a  crear,  de  un  resultado  a  obtener’.  
El   término   de   proyecto   está   de   esta   manera   utilizado   como   sinónimo   de   objetivo   o   de   fin   a  
alcanzar.   Se   trata   ciertamente   de   una   anticipación,   pero   es   una   anticipación   relativa   a   un  
estado,  al  estado  de  la  realidad  transformada  a  partir  de  la  acción  de  transformación.  Es  por  lo  
tanto  una  anticipación  relativamente  estática.  J.M.  Hoc  habla  aún  de  planes  declarativos.44  
En   formación,   y   más   generalmente   en   todas   las   acciones   de   transformación   de   las  
indentidades   individuales   y   colectivas,   este   uso   es   particularmente   frecuente.   Se   observa   en  
particular  en  todas  las  situaciones  en  las  cuales  un  actor  social  está  implicado  en  la  definición  
de   sus   propios   objetivos   de   transformación,   situaciones   que   tienden   precisamente   a  
desarrollarse   con   la   generalización   de   la   tarea   de   proyecto   como   nuevo   modo   de   organización  
del   trabajo   y   su   extensión   a   la   formación   y   a   las   acciones   de   socialización,   como   lo   veremos   en  
el  próximo  capítulo.    
Este   es   particularmente   el   caso   de   un   buen   número   de   acciones   de   formación   destinadas   a  
los   jóvenes   ‘salidos   del   sistema   educativo   sin   calificación’   o   a   adultos   desocupados,   en   cuyo  
caso  se  plantean  unas  ciertas  acciones  en  vistas  a  favorecer  en  ellos  la  emergencia  de  objetivos  
de   evolución   personal   que   no   necesariamente   existen   al   comienzo   y   sin   los   cuales   se   estima  
que   no   se   los   podrá   comprometer   en   un   nuevo   proceso   de   formación.   Estas   acciones   se  
desarrollan,   en   especial   en   la   actualidad   bajo   la   forma   de   prácticas   de   balance,   de  
identificación   de   lo   adquirido   o   aún   de   historia   de   vida.   Se   fundan   generalmente   en   una  
reapropiación   de   su   propia   identidad   a   través   de   una   reapropiación   de   su   propia   historia,  
siendo  esta  reapropiación  de  si  juzgada  como  algo  previo  a  la  aparición  de  un  proyecto  de  sí.    
Es   lo   mismo   para   el   caso   de   situaciones   más   complejas   que   implican   actores   colectivos,  
como   una   empresa   o   un   establecimiento   educativo.   No   es   por   casualidad,   en   efecto,   que   en  
los   discursos   de   empresa   los   temas   del   proyecto   y   de   la   cultura   están   a   menudo   ligados,   y   que  
los   proyectos   de   empresa   están   a   menudo   fundados   sobre   una   búsqueda   de   identidad   o   de  
cultura   de   esa   empresa.   El   proyecto   de   empresa   define   ‘en   grandes   trazos   la   visión   que   la  
empresa  tiene  de  su  porvenir’45  y  de  hecho  funciona  antes  que  nada  más  como  un  proyecto  de  
identidad  futura  que  como  un  proyecto  relativo  a  una  acción  de  transformación  de  realidades  
que   esta   empresa   ha   de   conocer.   Es,   por   otra   parte   reconocido   por   sus   promotores   como   algo  
bien  diferente  por  ejemplo  de  un  proyecto  de  inversión,  un  proyecto  comercial,  in  proyecto  de  

43
 J.  Vial,  citado  en  Vocabulaire  de  l’éducation,  bajo  la  dirección  de  G.  Mialaret.  PUF,  1979,  p.  365  
44
  Le   rôle   organisateur   de   la   planification   dans   la   résolution   de   problèmes,   en   Journal   de   psychologie,   nº   4,   set,  
1982,  p.  412  
45
 Ch.  Beullac  y  B.  Malcor,  Politique  industrielle,  otoño  85,  p.  176  

18  
producción,  un  plan  de  empresa,  que  tienen  otro  tipo  de  funciones.  Lo  mismo  se  puede  decir  
de   muchos   establecimientos   educativos   que   funcionan   a   menudo   mucho   más   como   proyectos  
de  identidad  (y  por  lo  tanto  de  diferenciación)  de  esos  establecimientos  que  como  proyectos  
relativos   a   las   acciones   de   transformación   de   las   realidades   (particularmente   de   las  
poblaciones  escolares)  que  suponen  esos  establecimientos.    
Como  vemos  en  todas  estas  situaciones,  el  término  proyecto  está  utilizado  como  sinónimo  
de   objetivo   final   para   las   acciones   de   transformación   de   lo   real,   para   lo   cual   presentan,   es  
cierto,   un   carácter   poco   específico.   Es   más   que   nada   relativo   a   un   estado   final   visualizado   al  
final  de  un  proceso  de  transformación,  y  no  tanto  al  proceso  en  sí  mismo.    
Para   designar   por   lo   tanto   las   prácticas   consideradas   en   este   tipo   de   situaciones,  
convendremos  en  el  uso  de  la  siguiente  terminología:  
-­‐   Primeramente   hablaremos   generalmente   de   objetivos   finales46   cada   vez   que   nos  
encontremos  en  presencia  de  representaciones  anticipados  del  estado  final  de  una  realidad  al  
final  de  la  acción  de  transformación  que  implica,  cualquiera  sea  la  naturaleza  de  esa  realidad.    
-­‐Luego,   hablaremos   más   precisamente   de   objetivos   de   evolución,   cada   vez   que   estas  
representaciones   anticipadores   sean   relativas   a   un   nuevo   estado   de   la   personalidad   de   un  
individuo   o   de   un   grupo,   y   por   lo   tanto   cada   vez   que   esta   acción   de   transformación   sea   una  
acción  de  transformación  de  identidad,  lo  que  evidentemente  es  algo  frecuente  en  el  mundo  
de  la  formación.    
Desde   este   punto   de   vista   los   objetivos   de   evolución   se   oponen   a   los   objetivos   de  
producción,  relativos  a  un  nuevo  estado  de  realidades  externas  a  los  actores  sociales  y  sobre  
los   cuales   intentan   precisamente   actuar.   Acciones   de   evolución   y   acciones   de   producción  
interactúan  evidentemente  mucho,  pero  no  se  confunden.    
-­‐Hablaremos  de  proyectos  de  estado,  de  proyectos  de  identidad  o  aún  de  proyectos  de  sí  
cada   vez   que   los   actores   portadores   de   la   identidad   a   la   cual   apunta   una   acción   de  
transformación  juegan  un  rol  directo  en  la  definición  de  los  objetivos  finales  de  esta  acción,  y  
por  lo  tanto  los  objetivos  de  evolución  implicados.  Esta  situación  tiende  a  desarrollarse.    
 
2.  Las  representaciones  relativas  al  proceso  que  permite  llegar  a  ese  estado  final  
 
“Si,  en  el  siglo  XVII,  el  proyecto  es  simplemente  una  idea  de  acción,  
rápidamente  en  el  curso  del  siglo  XVIII,  la  palabra  toma  también  el  sentido  
de  plan  que  apunta  a  la  realización  de  esta  idea”.    
(A.  Lichnerowicz.  Seminario  en  el  Collège  de  France)  
 
El  proyecto  es  entonces  definido  como  la  combinación  de  los  medios  que  permiten  alcanzar  
el   objetivo   final   fijado.   Es   utilizado   como   sinónimo   de   procedimiento   a   utilizar,   de   proceso   a  
poner   en   práctica,   de   secuencia   de   actividades   a   realizar.   Se   habla   aún   de   programa   de   acción,  
de   planes   de   acción   o   de   planes   procedimentales.47   Se   trata   de   una   anticipación,   pero   esta  
presenta  un  carácter  dinámica  en  tanto  menos  relativa  a  un  estado  que  a  un  proceso.  
La  mayoría  de  las  definiciones  del  proceso  de  planificación  o  de  las  nociones  de  proyecto  o  
de   plan,   son   relativas   a   este   tipo   de   representaciones:   según   las   casos,   es   cuestión   de   una  
cadena  de  acciones  que  permiten  alcanzar  una  fin,  de  combinación  articulada  de  objetivos  y  de  
medios,  de  representación  de  la  manera  de  producir  un  objetivo,  etc.  En  todos  los  casos,  como  

46
 o  de  objetos-­‐fines  
47
 J.M.  Hoc.  op.  cit,  supra,  ibid.    

19  
lo   señala   L.   Not48   a   propósito   de   la   noción   de   proyecto,   ‘el   término   designa   no   solamente   lo  
que  uno  se  propone  hacer  –lo  que  corresponde  a  la  noción  de  fin–  sino  lo  que  uno  hará  para  
alcanzar  ese  fin.”  
En   formación   y   más   generalmente   en   las   acciones   de   socialización,   es   a   esta   segunda  
acepción   del   término   que   en   realidad   hace   referencia   cada   vez   que   la   terminología   de   la  
planificación  es  asociada  no  solamente  a  la  designación  de  un  actor,  como  anteriormente,  sino  
a   la   designación   de   un   campo   de   actividad.   Es   particularmente   el   caso   de   los   proyectos  
pedagógicos,   de   los   proyectos   de   acción   educativa,   de   los   proyectos   de   formación,   de   los  
planes   de   formación,   etc.   En   un   glosario49   establecido   por   L.   Not   y   M.   Bru   a   partir   de   textos  
oficiales,   los   proyectos   de   acción   educativa   (PAE)   son   por   ejemplo   definidos   como   ‘actividades  
a   realizar   en   una   clase   o   un   grupo   de   clases,   actividades   que   uno   desea   ajustar   a   las  
necesidades  escolares  y  extra  escolares  de  los  alumnos.’  
Hoy   en   día,   asistimos   a   un   movimiento   de   desarrollo   de   proyectos   entendidos   de   esta  
manera,   como   explicitación   del   conjunto   de   los   medios   susceptibles   de   permitir   alcanzar   un  
fin.   En   todas   estas   situaciones   en   las   cuales   nos   encontramos   en   presencia   de  
representaciones   que   no   son   solamente   relativas   al   estado   final   de   la   realidad   que   se   busca  
transformar,   sino   al   conjunto   de   procesos   susceptible   de   permitir   alcanzar   este   estado,  
hablaremos  de  un  proyecto  de  acción.  
Para  precisar  mejor  la  diferencia  entre  proyecto  de  acción  tal  como  acabamos  de  definirlo  y  
proyecto  de  estado  o  de  identidad,  como  lo  hicimos  anteriormente,  utilizaremos  el  siguiente  
cuadro  que  completa  y  precisa  los  cuadros  anteriores.    
 
Cuadro  6  
Diferenciación  de  las  representaciones  anticipadoras  en  el  seno  del  proceso  de  
conducción  de  las  acciones  
Representaciones  anticipadoras  centradas  en  la  acción  ‘a  llevar  a  cabo’  
 
Anticipaciones  del  estado  final  o  término  de  la   Anticipaciones  del  procesos  que  permite  
acción  de  transformación   llegar  a  este  estado  final  
Fines   Plan  
Finalidades   Programa  
Objetivos  finales   Planificación  
‘Fines  operativos’   Proyecto  de  acción  
Objetivos  de  evolución   Proyecto  de  actividad  
Proyecto  de  estado   Proyecto  relativo  a  una  acción  
Proyecto  de  identidad  
Proyecto  relativo  a  un  actor  
   
B)  Estrecha  relación  entre  estos  dos  tipos  de  anticipaciones  
Como   ya   lo   hemos   anotado,   la   definición   que   acabamos   de   dar   de   un   proyecto   de   acción  
engloba   de   hecho   una   imagen   del   resultado   al   cual   es   susceptible   de   llegar   mediante   el  
proceso   anticipado.   Dicho   de   otra   forma,   la   determinación   de   objetivos   finales,   si   no   es   en  

48
  Le   projet   éducatif:   fins,   buts   et   objectifs,   en  :   Une   science   spécifique   pour   l’éducation,   bajo   la   dirección   de   L.   Not,  
Université  de  Toulouse  Le  Mirail,  Service  de  publications,  1984,  p.  191  
49
 Où  va  la  pédagogie  du  projet,  op.  cit,  p.  283  

20  
todos  los  casos  un  requisito  previo  temporal,  constituye  de  hecho  un  punto  de  pasaje  obligado  
para  la  elaboración  de  proyectos  de  acción.    
En   todos   los   casos,   en   efecto,   y   son   muchos,   en   la   enseñanza   y   en   la   formación,   en   los  
cuales   se   comprueba   una   anticipación   de   un   conjunto   de   actividades   sin   anticipación   del  
resultado   al   cual   se   entiende   que   han   de   llegar,   no   hay   exactamente   plantificación  
propiamente   dicha   sino   programación.   Sabemos   que   esta   situación   es   la   más   frecuente.   E.  
Charlier,   por   ejemplo,   ha   podido   mostrar   que   los   enseñantes   anticipan   el   desarrollo   se   sus  
propias  actividades.50  
Inversamente,  en  todos  los  casos,  y  son  igualmente  numerosos,  en  los  que  se  comprueba  
una  anticipación  de  una  transformación  de  lo  real  sin  anticipación  del  proceso  que  permitirá  
alcanzar   esa   transformación,   no   hay   determinación   de   un   objetivo   de   acción   propiamente  
dicho,   sino   una   declaración   de   una   intención   que   corre   fuertemente   el   riesgo   de   no   ser  
concretada.    
Se  puede  pues  considerar  que  existe  una  relación  de  implicación  entre  los  dos  tiempos  de  
representaciones.  Esta  relación  da  una  anterioridad  teórica  a  la  determinación  de  los  objetivos  
finales   en   relación   a   la   planificación,   pero   esta   anterioridad   teórica   no   es   siempre   una  
anterioridad   temporal   Como   lo   nota   J.M.   Hoc51,   los   planes   revelan   tener   ‘orígenes   muy  
diversos’.   Mientras   que   los   planes   procedimentales   provienen   de   planes   declarativos  
(declaración   de   finalidad),   tanto   a   la   inversa   (transferencia   procedimental   que   estructura   los  
objetos  tratados).’    
 
C)  Condiciones  de  elaboración  diferentes  
Ya  tendremos  oportunidad  de  volver  sobre  esta  importante  cuestión  en  ocasión  del  estudio  
del   funcionamiento   del   proceso   de   planificación.   Entre   tanto,   vayamos   notando,  
sugestivamente:  
 
-­‐  en  cuanto  a  los  materiales  factuales  recogidos:52  
Las   prácticas   de   determinación   de   objetivos   privilegian   la   recogida   (y   eventualmente   el  
análisis)  de  información  relativa  al  estado  de  partida  del  objeto,  de  la  situación  o  de  la  realidad  
que  se  trata  de  transformar.  En  el  caso  de  la  formación,  este  estado  de  partida  es  un  perfil  de  
partida  tal  como  se  constituye  (y  que  puede  identificarse)  a  través  de  la  historia  anterior  del  
formado   potencial,   las   situaciones   que   conoció   o   que   conoce,   sus   actividades   y   experiencias  
pasadas  o  presentes.    
Las  prácticas  de  planificación  privilegian,  por  el  contrario,  la  recogida  (y  eventualmente  el  
análisis)  de  informaciones  que  digan  algo  sobre  el  tipo  de  medios,  de  recursos  susceptibles  de  
ser   puestos   en   práctica   en   una   acción.   En   el   caso   de   la   formación,   estos   medios   son,  
esencialmente,  actividades  potenciales  de  los  formadores  y  de  los  formados.    
 
-­‐en  cuanto  al  rol  de  los  actores:  
Las  prácticas  de  determinación  de  objetivos  tienden  a  dar  un  rol  privilegiado  a  los  actores  
directamente   implicados   por   la   realidad   de   partida   y   por   el   resultado   de   la   acción   de  
transformación.   Es   esto   lo   que   explica   particularmente   que   en   las   relaciones   entre   maître  
d’ouvrage  y  maître  d’oeuvre.  El  maître  d’ouvrage  tiene  un  lugar  fundamental  en  el  procesos  de  

50
 Étude  des  décisions  pedagogiques  prises  par  les  enseignants  lors  de  la  planification,  tesis  de  doctorado,  año  1986-­‐
87,  Université  de  Liège.  Facultés  Universitaires  de  Namur  
51
 Le  rôle  organisateur  de  la  planification  dans  la  résolution  de  problème,  en  :  Journal  de  Psychologie,  op.  cit,  p.  426  
52
 Cf.  supra.  p.  58-­‐59  [el  proyecto  es  una  anticipación]  

21  
determinación  de  los  objetivos  finales,  es  decir,  diferentes  tipos  de  poder  político,  económico  
y   organizacional   en   sus   relaciones   con   los   actores   y   las   estructuras   de   concepción   de   un  
proyecto.   Es   esto   lo   que   igualmente   explica   la   variedad   de   actores   que,   en   formación,   son  
susceptibles   de   participar   en   los   procesos   de   determinación   de   objetivos.   Como   lo   anota  
Michel   Dubois,53   ‘una   y   otra   (definición   del   programa)   plantean,   en   los   orígenes   de   la  
formación,   la   identificación   de   un   resultado   al   cual   se   desearía   llegar,   la   determinación   de  
objetivos  que  se  ha  elegido  alcanzar.  Bajo  esta  denominación  ‘se’  todos,  los  que  mandan  y  los  
que   demandan,   los   formadores   y   los   educandos,   los   institutores   y   los   instituidos   danzan   su  
ballet…’.   Más   allá   de   los   demandantes   institucionales,   los   mismos   formados   están   en   efecto  
directamente  interesados  por  el  uso  del  resultado  de  la  acción  de  formación  en  tanto  se  trata  
de   sus   propias   capacidades   y   que,   por   otra   parte,   son   probablemente   los   que   están   en   una  
mejor  posición  para  hacer  posible  una  recogida  de  información  sobre  su  perfil  de  partida.  
Las   prácticas   de   planificación   tienden   por   el   contrario   a   privilegiar   el   rol   de   los   actores  
directamente   implicados   por   el   conocimiento   de   los   medios   susceptibles   de   ser   puestos   en  
práctica.   Esto   explica,   por   el   contrario,   el   lugar   privilegiado   del   maître   d’oeuvre,   en   los  
procesos  de  planificación  y  de  una  manera  más  general  de  los  ‘profesionales’  en  relación  a  las  
‘políticas’.   No   hay   sin   embargo   que   descuidar   el   poder   implícito   de   estos   profesionales   en   la  
determinación   de   los   objetivos   finales,   precisamente   por   la   razón   que   anotáramos  
anteriormente.   La   determinación   de   los   objetivos   finales   no   es   siempre   temporalmente  
anterior,  puede  efectuarse  a  posteriori  a  través  de  previsión  de  medios.  Es  esto  lo  que  permite  
comprender   particularmente   que   muchas   opciones   políticas   puedan   ser   hechas   por  
profesionales  y  que  se  les  permita  presentar  sus  opciones  como  ‘obligadas’.    
 
-­‐en  cuanto  a  los  resultados:  
Las  prácticas  de  determinación  de  objetivos  se  caracterizan  por  una  distancia  relativa  de  las  
anticipaciones  producidas,  precisamente  llamadas  objetivos  finales,  por  esta  razón.    
Inversamente,   las   prácticas   de   pranificación,   en   la   medida   en   que   tienen   que   ver   con   el  
proceso   de   pasaje   de   un   estado   a   otro,   producen   por   el   contrario   anticipaciones  
inmediatamente   susceptibles   de   ser   puestas   en   práctica,   las   cuales   se   piensa   que   integras  
imposiciones  y  obstáculos.    
Podemos  sintetizar  esto  de  la  siguiente  manera:  
 
Cuadro  7  
Puntos  de  diferenciación  entre  tareas  de  determinación  de  objetivos  finales  y  tareas  de  
planificación  
 
  Tareas  de  determinación  de   Tareas  de  planificación  
los  objetivos  finales  
Informaciones  acerca  de  los  medios  
Informaciones  acerca  de  la  
Materiales  factuales   susceptibles  de  ser  puestos  en  
situación  de  partida  de  la  
privilegiados  en  la  tarea   práctica  en  la  acción  de  
realidad  a  transformar  
transformación  
Rol  privilegiado  de  los  actores  
Rol  privilegiado  de  los  actores  
interesados  por  el  conocimiento  de  
interesados  por  la  situación  
Rol  de  los  actores   los  medios  susceptibles  de  ser  puestos  
de  partida  y  el  resultado  de  la  
en  práctica  en  la  acción  de  
acción  de  transformación  
transformación  

53
 Les  programmes  de  formation  et  leurs  effets  non  prévus,  Pur,  nº  42,  1975,  p.  47  

22  
Distancia  relativa  de  las   Carácter  inmediatamente  aplicable  de  
Carácter  de  sus  resultados  
representaciones  producidas   las  representaciones  producidas.  
 
D)  Esta  investigación  se  refiere  específicamente  a  los  proyectos  de  acción  
Sin  desconocer  los  vínculos  que  acabamos  de  mencionar  entre  objetivos  finales  y  proyectos  
de  acción,  nos  dedicaremos  especialmente  al  estudio  de  estos  últimos.  
 
Esto,  por  cuatro  razones  principales:  
-­‐Es  a  la  elaboración  de  proyectos  de  acción  y  no  de  proyectos  de  estado  o  de  identidad  que  
corresponden  las  prácticas  de  planificación.  
-­‐Sostenemos  la  hipótesis  de  que  la  coyuntura  histórica  actual  es  particularmente  favorable  
a  la  explicitación  de  las  tareas  de  elaboración  de  proyectos  de  acción.  
-­‐Por  el  contrario,  la  investigación  en  formación  parece  mucho  más  desprovista  para  abordar  
las  prácticas  de  planificación  que  para  abordar  las  prácticas  de  determinación  de  objetivos  que  
han  sido  ya  objeto  de  numerosos  trabajos.  
-­‐Finalmente,   comprometidos   nosotros   mismos   en   un   programa   de   investigación   centrado  
en   el   conocimiento   del   proceso   de   conducción   de   la   formación,   ya   hemos   tenido   la  
oportunidad  de  abordar  las  prácticas  de  determinación  de  objetivos  finales  a  través  de  nuestro  
trabajo   sobre   el   análisis   de   las   necesidades   y   sobre   la   demanda   de   formación,   así   como   las  
prácticas  de  evaluación.  Nos  ha  parecido  más  pertinente  completar  estos  trabajos  por  medio  
de  un  mejor  conocimiento  de  las  prácticas  de  planificación  propiamente  dichas.    
 
5.  Esta  representación  aparece  como  la  imagen  anticipadora  del  proceso  que  conduce  ese  
estado  
En  efecto,  si  más  allá  de  la  variedad  de  formas  concretas  que  toman  los  proyectos  de  acción  
buscamos   destacar   aquello   que   pueda   aparecer   como   las   características   constantes   de   su  
contenido,   las   cuales   no   se   manifiestan   particularmente   en   el   caso   de   la   esquematización  
maximal  de  estos  proyectos  (en  especial  la  formalización  bajo  forma  de  gráficos),  nos  vemos  
obligados  a  destacar  en  particular  tres  constituyentes  obligadas  de  un  proyecto:  
 
A)  Una  definición  de  las  operaciones  que  componen  la  acción  
Se   trata   en   efecto   de   una   característica   de   la   acción   humana:   siempre   está   en   los   hechos  
compuesta   de   segmentos   de   actividades   de   amplitud   más   corta   que   son   en   sí   mismos  
descomponibles   en   secuencias   de   operaciones   de   amplitud   aún   más   corta,   es   decir,   las  
unidades   provenientes   de   las   descomposición   que   aparecen   como   medios   en   relación   a   las  
unidades   compuestas.   Una   función   profesional,   por   ejemplo,   se   puede   descomponer   en  
muchas  actividades,  una  actividad  en  muchas  tareas,  una  tarea  en  muchos  actos,  un  acto  en  
muchas  operaciones,  etc.  La  mayoría  de  las  actividades  humanas  tienen  de  hecho  el  estatuto  
de  medio  en  relación  a  otras  actividades.    
Lo  que  es  cierto  de  la  acción  humana  en  general  es  evidentemente  cierto  también  respecto  
del  proyecto  de  acción  o  de  las  representaciones  anticipadores  de  una  acción  a  llevar  a  cabo.  
Estas   representaciones   comportan   obligatoriamente   la   designación   y   eventualmente   la  
descripción   de   un   cierto   número   de   operaciones   que   se   considerarán   componentes   de   una  
acción  más  amplia  que  es  objeto  del  proyecto.  Es  así,  por  ejemplo,   que   para   un   proyecto   de  
secuencia   pedagógica   serán   anticipados   un   cierto   número   de   segmentos   de   actividad   del  
formador  y  del  formado  (a  veces  llamadas  ‘experiencias  educativas’)  dado  que  se  piensa  que  
juegan  el  papel  de  medios  en  la  producción  de  las  nuevas  capacidades  deseadas.    

23  
Según   el   caso,   se   hablará   de   determinación   de   “la   secuencia   de   acciones   que   uno   se  
propone   llevar   a   cabo   para   llegar   a   un   resultado”   (Diccionario   Robert),   de   “la   secuencia   de  
operaciones   de   la   acción   a   llevar   a   cabo   a   partir   de   las   propiedades   del   objeto   y   de   las  
condiciones  de  ejecución”  (A.  Savoyant54),  de  “la  cadena  de  acciones  que  permiten  alcanzar  un  
fin”  (J.M.Hoc),  o  aún  de  la  serie  de  actos  a  efectuar.  En  todos  los  casos,  estas  operaciones,  o  
estos   actos-­‐componentes   de   la   acción   proyectada   son   el   objeto   de   una   designación  
particularmente   a   través   de   su   resultado,   y   eventualmente   de   una   descripción   más   precisa  
(actores,  condiciones  de  ejecución,  etc.).  
Esta  anticipación  de  operaciones  elementales  tiene  obviamente,  en  el  caso  de  los  proyectos  
de   acción   humana   y   más   particularmente   en   los   de   formación,   una   función   muy   parecida   a   las  
anticipaciones  de  medios  materiales  en  el  caso  de  la  concepción  de  dispositivos  materiales.  El  
término   dispositivo   es   por   otra   parte   utilizado   en   formación   precisamente   para   designar   ‘un  
conjunto   estructurado   de   medios   de   todo   tipo   (material,   humano…)   que   permite   alcanzar   el  
objetivo  de  la  formación’.55  Pero,  se  puede  pensar  que  dado  que  estos  medios,  que  en  el  caso  
de  la  formación  consisten  la  mayor  parte  de  las  veces  en  la  puesta  en  práctica  de  actividades,  
sería   preferible   para   definir   el   proyecto   referirse   más   bien   a   una   ‘secuencia   organizada   de  
operaciones’   que   a   una   ‘combinación   de   medios’   en   vistas   a   alcanzar   un   fin,   aún   si   las   dos  
realidades  tienen  el  mismo  estatuto  funcional.  A  menudo  se  entienden  los  medios  como  algo  
material,   lo   que   evidentemente   es   muy   restrictivo,   en   tanto   que   a   la   inversa,   la   noción   de  
operación   permite   integrar   las   anticipaciones   relativas   a   los   recursos   materiales   puestos   en  
práctica  en  el  marco  de  estas  operaciones.  
La  utilización  de  la  noción  de  operaciones  en  lugar  de  la  noción  de  medios  en  el  caso  de  la  
formación  presenta  por  otra  parte  otras  ventajas,  que  menciona  M.  Dubois56  cuando  escribe:  
“hablar   de   acciones,   es   destacar   que   la   formación   se   inscribe   en   estrategias,   proyectos,  
perspectivas,  es  hacerla  salir  del  arsenal  de  medios,  del  refugio  del  objetivo  y  de  lo  abstracto,  
del  montaje  mecánico,  parapeto  técnico,  herramienta  (indispensable)  para  el  formador,  pero  
que,  al  mismo  tiempo,  oculta  precisamente  estrategias  y  deseos.”  
 
B)  Una  organización  estructural  de  estas  operaciones  
Las   operaciones   que   componen   un   proyecto   de   acción   no   son   solamente   designadas,  
descritas,   también   se   articulan   entre   ellas   según   una   lógica   de   conjunto.   Entre   las   operaciones  
posibles,  solamente  se  toman  aquellas  que  son  susceptibles  de  ligarse  entre  ellas  en  vistas  de  
permitir  alcanzar  el  resultado  final  deseado.  
Desde   este   punto   de   vista,   la   definición   que   G.   De   Landsheere   da   del   programa57   como  
‘conjunto  integrado  de  actividades  concebidas  para  alcanzar  un  fin  común’  vale  para  todas  las  
formas   de   resultado   de   las   prácticas   de   planificación.   Existe   lo   que   podríamos   llamar   una  
relación   teleonómica   entre   las   operaciones   previstas   y   el   resultado   esperado.   Este   tipo   de  
relación   no   existe   obviamente   más   que   en   las   representaciones   anticipadoras   de   la   acción,  
pero   está   fundada   en   las   representaciones   ‘reproductrices’   de   lo   real   sobre   la   comprobación  
de  relaciones  de  causalidad  o  de  implicación  entre  los  fenómenos  correspondientes.    
El   proyecto   o   el   plan   se   presenta   por   lo   tanto   como   un   proceso   jerarquizado   de  
operaciones:   tal   operación   produce   tal   resultado   que   él   mismo   es   utilizado   como   componente  
de  tal  otra  operación.  El  todo  resulta  ordenado  en  función  de  la  producción  del  resultado  final.  
Como  los  elementos  componen  un  dispositivo  o  un  sistema  estructurado,  cada  operación  no  

54
 Image  opérative  et  problèmes  de  coordination  interindividuelle  dans  l’activité  collective.  En  :  L’image  opérative,  
op.  cit,  p.84  (definición  de  la  imagen  efectriz)  
55
 Y.  Mimvielle,  CNAM,  Documento  interno.  S.D.  La  construction  de  dispositifs  de  formation.    
56
 POUR,  nº  42,  1975,  op.  cit,  p.  47  
57
 Dictionnaire  de  l’évaluation  et  de  la  recherche  en  éducation,  Paris,  PUF,  1979,  p.  217  

24  
tiene   interés   más   que   en   función   de   su   relación   con   otras   operaciones   y   en   función   de   su  
contribución  al  resultado  final.  Se  puede  aún  hablar  como  ya  lo  hemos  hecho  anteriormente,  
de  estructura  de  operaciones,  o,  como  lo  hace  J.M.Hoc,  de  jerarquía  de  la  puesta  en  práctica.58  
Esta   jerarquía   de   la   puesta   en   práctica   se   traduce   particularmente   en   los   métodos   de  
planificación,   por   la   puesta   al   día   o   por   el   trazado   de   caminos   para   alcanzar   los   objetivos.   Es  
significativo,   por   otra   parte,   desde   este   punto   de   vista   que   la   terminología   utilizada   esté  
siempre  inspirada  en  la  noción  de  itinerario,  de  ruta,  de  secuencia…    
Esta   jerarquía   de   puesta   en   práctica   se   traduce   igualmente   por   la   existencia   de   objetivos  
intermedios   que   funcionan   como   ‘jalones’   o   ‘etapas’   hacia   el   objetivo   final.   Estos   objetivos  
intermedios   pueden,   en   efecto,   ser   definidos   como   otras   anticipaciones   de   los   diferentes  
estados   por   los   cuales   es   susceptible   de   parar   la   realidad   a   transformar   antes   de   alcanzar   el  
estado  final  buscado.  
 
C)  Un  ordenamiento  temporal  
Imagen  de  un  proceso  jerarquizado  de  operaciones,  el  proyecto  supone,  para  ser  puesto  en  
práctica,   que   los   actores   que   lo   efectuarán   disponen   de   un   cierto   tiempo   social.   El   tiempo  
representa   en   efecto,   el   marco   social   común   de   realización   de   estas   diferentes   operaciones,  
cualquiera   sea   su   naturaleza,   y   es   a   menudo   el   recurso   más   importante   de   la   puesta   en  
práctica.   Un   cierto   modo   de   utilización   del   tiempo   constituye   una   elección   alternativa   en  
relación  a  otras  utilizaciones  del  mismo  tiempo.    
En   los   proyectos   de   acción   humana,   las   escalas   de   duración   tienen,   probablemente   un  
papel   bastante   parecido   a   las   escalas   de   cantidad   física   en   el   caso   de   la   concepción   de  
dispositivos   materiales.   Permiten   situar   unas   respecto   de   las   otras   a   las   operaciones  
constitutivas  del  proyecto  y  redituar  el  conjunto  con  relación  a  los  recursos  susceptibles  de  ser  
movilizados.    
De   esta   manera   comprobamos   que   las   anticipaciones   de   operaciones   que   constituyen   los  
proyectos  se  acompañan  habitualmente  de  indicaciones  acerca  del  ordenamiento  temporal  de  
estas  operaciones.  Estas  indicaciones  pueden  sin  embargo,  se  más  o  menos  precisas  según  sea  
el   grado   de   avance   del   proyecto.   Se   presentan   particularmente   bajo   la   forma   de   una  
demarcación  de  fases  o  en  etapas  que  dan  lugar  a  la  estimación  de  la  duración  (según  el  caso  
grilla  horaria  o  calendario).  
Se  observará  que  lo  que  es  cierto  para  las  indicaciones  de  tiempo  no  lo  es  necesariamente  
para   las   indicaciones   de   costo   financiero.   Pueden   existir   proyectos   de   acción   que   no   tengan  
estimación   de   costo   financiero   de   las   operaciones   que   lo   componen.   Es   también   el   caso   de  
cada   vez   que   la   acción   correspondiente   al   proyecto   no   es   objeto   de   una   presupuestación  
autónoma,  lo  cual  es  bastante  frecuente  en  el  caso  de  la  formación  inicial.  Los  indicadores  de  
recursos   movilizados   por   la   puesta   en   práctica   de   un   proyecto   pueden   no   ser   más   que  
indicadores   físicos,   sin   jamás   ser   traducidos   a   indicadores   financieros,   lo   que   sin   embargo   es  
raro  en  el  mundo  empresarial.    
 
Conclusión:  definición  de  un  proyecto  de  acción  
Finalmente,   podemos   por   lo   tanto   definir   el   proyecto   de   acción   como   la   imagen  
anticipadora  y  finalizante  de  la  secuencia  ordenada  de  operaciones  susceptibles  de  conducir  a  
un  nuevo  estado  de  la  realidad-­‐objeto  de  la  acción.    
 
6.  Finalmente,  esta  representación  da  lugar  a  una  enunciación  social    

58
 Psychologie  de  la  planification,  op.  cit.    

25  
Una   representación,   tan   rica   como   pueda   serlo   –ya   lo   hemos   dicho-­‐   sigue   siendo   un  
fenómeno   mental.   En   tanto   tal,   no   es   directamente   accesible   o   comunicable   a   otros   actores  
distintos  del  o  los  actores  que  la  elaboran.  
Esta  situación  es,  sin  duda,  la  situación  de  un  gran  número  de  proyectos  individuales  que  no  
son   jamás   objeto   de   socialización   y   que   sin   embargo   tienen   incidencia   en   las   conductas  
concretas.   Desde   este   punto   de   vista   no   hay   diferencia   entre   lo   que   hemos   dicho   de   las  
evaluaciones   implícitas59   que   no   dan   lugar   a   la   socialización   del   juicio   de   valor   producido,  
teniendo  sin  embargo  efecto  sobre  la  vida  social,  y  lo  que  hemos  dicho  ahora  respecto  de  los  
‘proyectos  implícitos’.  Un  cierto  número  de  tareas  de  conducción  de  acción  colectiva  reposan,  
por  otra  parte  como  lo  hemos  visto,  sobre  un  trabajo  de  puesta  al  día,  de  reconocimiento,  de  
explicitación  de  estos  proyectos  implícitos  para  asentar  mejor  una  estrategia  colectiva.    
Cuando,   sin   embargo,   la   tarea   de   elaboración   de   proyecto   se   presenta   como   un   acto  
deliberado,   elegido,   socialmente   organizado,   se   comprueba   que   la   representación   en   la   cual  
desemboca  da  lugar,  también  ella  da  lugar  a  socialización.    
En   el   caso   de   los   proyectos   de   acción   colectiva,   esta   socialización   es   por   otra   parte,   a  
menudo   una   condición   de   su   elaboración   progresiva   y   de   su   eficacia.   La   representación  
producida   no   puede,   en   efecto,   ser   construida   y   compartida   entre   muchos   actores   más   que   es  
objeto   de   algún   tipo   de   comunicación.   Esto   es   cierto   también   en   buena   parte   de   los   proyectos  
individuales.  Su  calidad  y  su  eficacia  son  a  menudo  más  fuertes,  en  tanto  su  elaboración  y  su  
resultado  dan  lugar  a  una  explicitación  social.  Es  en  esto  en  que  se  funda  la  pedagogía  de  los  
‘contratos’   de   progresión   individual,   que   se   hacen   entre   aprendices   y   formadores,   y   que  
encontramos  sobre  todo  en  los  talleres  pedagógicos  personalizados.    
Obviamente,  en  el  marco  de  esta  investigación,  como  lo  hicimos  en  el  caso  de  la  evaluación  
y  sin  desconocer  por  ello  los  ‘proyectos  implícitos’,  nos  interesamos  de  forma  especial  en  los  
proyectos   de   acción   socializados,   explicitados.   Privilegiamos   de   manera   especial   las   tareas  
explícitas   de   elaboración   de   proyectos   que   no   socializan   solamente   su   resultado   sino  
igualmente  las  operaciones  que  conducen  a  la  producción  de  ese  resultado.  Solamente  estas  
tareas   explícitas   nos   permiten   en   efecto   avanzar   en   el   conocimiento   del   funcionamiento   del  
proceso  de  planificación.  
Cuando   nos   encontramos   en   presencia   de   esos   proyectos   socializados,   explicitados,  
comprobamos  que  esta  socialización,  esta  explicitación,  constituye  de  hecho,  en  relación  a  la  
producción  de  representación  propiamente  dicha,  un  proceso  social  suplementario.  Socializar  
un  proyecto  es  en  efecto  enunciarlo,  darle  una  existencia  social  distinta  del  o  los  actores  que  
detentan   la   representación   correspondiente.   A   una   misma   representación   pueden   por   otra  
parte  corresponder  muchos  enunciados.    
Dicho  de  otra  forma,  la  socialización  de  un  proyecto  presenta  todas  las  características  de  un  
acto  de  expresión  y  de  comunicación.  También  presenta  todos  sus  problemas.  
Muchos   factores   pueden   por   lo   tanto   entrar   en   juego   en   la   enunciación   de   un   proyecto.  
Señalemos  cuatro:  
 
A)  El  soporte  de  expresión  que  se  ha  elegido  
Un   mismo   proyecto   puede   en   efecto   dar   lugar   a   modos   de   expresión   y   de   comunicación  
muy  diferentes.    
1.  La  más  corriente  es  probablemente  la  comunicación  escrita.  Además  de  la  ventaja  de  la  
precisión,   la   comunicación   escrita   permite   en   efecto   compartir   una   representación   con   otras  
personas   que   no   están   físicamente   presentes,   lo   que   tiene   evidentemente   una   gran  
importancia  en  el  compromiso  con  la  acción.  
59
 L’évaluation  en  formation,  op.  cit.  p.  32-­‐35  

26  
Es  probablemente  esto  lo  que  explica  el  lugar  social  tomado  por  los  ‘documentos-­‐proyecto’  
o   por   los   programas   que   todos   sabemos   que   significan   ‘lo   que   fue   escrito   antes’.   Los  
programas  desempeñan  por  otra  parte  todas  las  funciones  de  los  proyectos  en  tanto  ‘prevén  
en   principio   las   acciones   a   efectuar,   los   objetos   a   los   que   se   refieren,   los   instrumentos   y  
materiales  a  utilizar  para  su  cumplimento,  y  el  orden  en  que  las  cosas  tendrán  lugar’  (L.  Not)60.  
En   un   cierto   número   de   casos   de   negociación   explícita   entre   los   diferentes   actores   con  
poder   de   decisión   sobre   una   acción,   el   documento-­‐proyecto   puede   aparecer   como   una  
obligación   de   hecho,   aunque   no   de   derecho.   Prepara,   en   efecto,   un   compromiso   recíproco,  
como  por  ejemplo  en  el  caso  del  establecimiento  de  convenciones.    
 
2.   Igualmente   a   menudo   los   proyectos   dan   lugar   a   comunicación   oral.   Esta   modalidad   de  
comunicación   supone   por   el   contrario   la   reunión   en   un   mismo   lugar   físico   de   las   personas  
interesadas,  y  se  utiliza  de  hecho  en  el  momento  del  arranque  de  la  acción  propiamente  dicha.  
Se   recurre   a   este   tipo   de   comunicación   particularmente   en   situación   de   formación,   con   los  
formados,  en  razón  de  los  efectos  movilizadotes  que  pueden  presentar  los  proyectos.    
 
3.   Los   proyectos   pueden   aún   dar   lugar   a   otros   modos   de   comunicación,   no   directamente  
verbales:  presentación  gráfica,  por  ejemplo,  que  puedan  expresar  la  dinámica  de  un  proceso,  
su   organización   estructural   y   su   ordenamiento   temporal,   y   que   interesan   particularmente   al  
proyecto.  Estas  presentaciones  son  menos  corrientes,  pero  se  emplean  particularmente  en  el  
marco  de  métodos  formalizados  de  planificación  (graphes..  método  Pert,  )  
Obviamente,   muchos   proyectos   utilizan   una   forma   combinada   de   estos   tres   modos   de  
comunicación.    
 
B)  Las  representaciones  previas  del  destinatario  de  la  comunicación  
Si   la   representación   con   que   constituye   un   proyecto   de   acción   es   en   efecto   una  
representación  específica,  no  es  sin  embargo  una  representación  totalmente  nueva.  Se  apoya  
sobre  representaciones  previas.  Un  cierto  número  de  las  operaciones  que  la  componen  y  que  
son   anticipadas,   son   de   hecho   bien   conocidas   tanto   por   el   emisor   como   por   el   receptor,  
quienes   detentan   representaciones   previas   de   ellas.   A   menudo   se   trata   de   rutinas   o   de  
‘pattern’  de  comportamiento.    
En  la  presentación  de  un  proyecto  de  acción,  lo  que  es  objeto  de  representaciones  previas  
no   es   en   realidad   más   que   evocado,   sugerido.   Solamente   es   explicitada   la   combinación   nueva,  
inédita,  de  estas  operaciones  que  constituye  el  proyecto.    
Esta   es   la   razón   por   la   cual   se   puede   decir   de   la   enunciación   de   u   proyecto   que   funciona  
como  una  esquematización.61  La  esquematización  permite  en  efecto  no  retomar  el  contenido  
de   las   representaciones   ya   existentes,   permite   también   alivianar   considerablemente   el  
enunciado.  Al  poner  en  valor  lo  que  es  específico  lo  que  es  específico  del  proyecto  se  asegura  
la  estructura  de  conjunto,  lo  que  permite  al  destinatario  de  la  comunicación  un  mejor  control  
intelectual  del  proceso  presentado.    
 
C)  El  uso  social  del  enunciado  producido  
Es   necesario   relacionar   esta   característica   con   lo   que   ya   hemos   dicho   acerca   del   efecto  
operatorio  del  proyecto.    

60
 Où  va  la  pédagogie  du  projet,  op.  cit,  p.  191  
61
 Cf.  J.M.  Hoc,  Psychologie  cognitive  de  la  planification,  op.  cit.  p.  34-­‐50  

27  
En  tanto  sirve  de  quía  para  la  actividad  de  diferentes  categorías  de  personas  involucradas  
en   la   realización   de   una   acción,   el   enunciado   de   un   proyecto   se   efectúa   en   referencia   a   la  
naturaliza   de   las   actividades   que   los   involucran   y   al   grado   de   precisión   de   las   representaciones  
implicadas  por  estas  actividades.  Se  efectúa,  pues,  indirectamente  en  referencia  a  los  niveles  y  
al   modo   de   organización   de   la   acción   proyectada,   y   a   la   distribución   de   tareas   y   de  
responsabilidades.   En   algunos   casos,   se   enuncian   solo   las   grandes   líneas   de   un   proyecto   en  
vistas   a   una   actividad   decisional   o   en   vistas   a   producir   efectos   de   dinamización   de   la   actividad,  
en  tanto  que  en  otros  casos,  por  el  contrario,  las  representaciones  son  objeto  de  un  enunciado  
suficientemente   detallado   para   permitir   la   ejecución   de   un   sub-­‐conjunto   de   tareas.   Los   modos  
de  organización  y  de  división  del  trabajo  adquieren  aquí  toda  su  importancia.    
Los  enunciados  de  los  proyectos  de  acción  dan  lugar  a  lo  que  J.M.Hoc62  llama  ‘una  jerarquía  
de  refinamiento’  de  su  presentación,  lo  que  depende  en  particular  de  la  posición  y  del  rol  del  
destinatario  del  enunciado  en  la  acción  proyectada.  
 
D)  El  grado  de  evolución  de  la  representación  que  este  enunciado  expresa  
Un   enunciado   constituye   en   efecto   una   actualización   de   la   representación   que   expresa.   Por  
lo   tanto   el   proceso   de   elaboración   y   de   puesta   en   práctica   de   un   proyecto   es   a   menudo   un  
proceso   largo   y   de   carácter   iterativo:   las   anticipaciones   de   estructuras   de   operaciones   a   las  
cuales   puede   dar   lugar   pueden   por   lo   tanto   revelarse   como   extremadamente   variables   y  
evolutivas.    
Se  observa  que  los  enunciados  que  corresponden  a  este  caso  reflejan  los  diferentes  estados  
de   estas   representaciones.   Estos   enunciados   sucesivos   sirven   aún   como   herramientas  
explícitas   de   gestión   de   la   evolución   de   estas   representaciones,   en   la   medida   en   que   permiten  
como  ya  lo  vimos,  una  intervención  de  actores  variados.    
Podemos  entonces  distinguir:  
-­‐  Enunciados  que  corresponden  a  las  primeras  etapas  de  la  elaboración  de  un  proyecto,  a  
menudo   antes   de   involucrarse   en   un   proceso   de   concertación.   Estos   enunciados   toman  
particularmente  la  forma  de  esquema,  de  esbozo,  de  notas  previas,  de  pre-­‐proyecto.  
-­‐  Enunciados  que  corresponden  a  etapas  de  desarrollo  y  de  puesta  en  forma.  Se  presentan  
como  proyectos,  como  programas  o  como  planes  propiamente  dichos.    
-­‐  Enunciados  que  corresponden,  finalmente,  a  las  modificaciones  que  tienen  lugar  después  
de   la   acción   o   en   el   curso   de   la   realización   del   mismo.   Tendemos,   entonces,   a   hablar   de  
ajustes,  de  correcciones,  de  enmiendas  a  un  proyecto,  o  de  una  nueva  planificación.    
Esta  movilidad  relativa  de  los  enunciados  como  representaciones  a  las  cuales  corresponden  
parece   ser   un   dato   básico   del   proceso   de   planificación,   sobre   el   cual   tendremos   ocasión   de  
volver.  Como  se  explica  a  veces  ‘en  teoría,  parece  que  hay  una  progresión  lógica  y  necesaria  
del  pensamiento  y  de  la  acción,  entre  el  nacimiento  de  la  idea  y  su  aplicación.  En  realidad,  cada  
una  de  las  etapas  intermedias  tiene  a  menudo  por  resultado  una  modificación  a  lo  que  había  
sido  planificado  anteriormente.”63  
 
Conclusión:  definición  de  la  tarea  de  elaboración  de  un  proyecto  de  acción  
Finalmente,   podemos   por   lo   tanto   convenir   en   definir   un   proyecto   de   acción   como   un  
enunciado  relativo  a  una  representación  anticipadora  y  finalizante  de  la  estructura  ordenada  
de   operaciones   susceptibles   de   conducir   al   estado   final   de   la   realidad-­‐objeto   del   proceso   de  

62
 Psychologie  cognitive  de  la  planification,  op.  cit.  
63
 Études  et  documents  d’éducation,  nº  28,  1978,  UNESCO

28  
transformación  que  constituye  una  acción  singular.  Es  la  imagen  anticipador  de  un  proceso  de  
transformación  de  lo  real.  Es  una  representación  de  operaciones.    
La   tarea   de   elaboración   de   proyectos   de   acción   en   sí   mismos   o   planificación   puede   ser  
definida   como   el   conjunto   de   operaciones   explícitas   y   socializadas   que   a   su   vez   permiten  
específicamente  producir  tal  representación  y  por  lo  tanto  un  tal  enunciado.  Jugando  con  las  
palabras,  podremos  decir  que  es  una  operación,  o  un  trabajo,  de  representaciones.  Es  un  acto  
explícito  y  socialmente  organizado  que  desemboca  en  la  producción  de  un  proyecto  de  acción.    
 

29  

View publication stats