You are on page 1of 6

ECOLOGIA Y MEDIO

AMBIENTE

INTEGRANTES:
ANTONIO VALENCIA
CARLOS ZUÑIGA
LUIS CONCHA
ANTONY MAMANI
ECOLOGIA Y MEDIO AMBIENTE

RAMAS

Dado su ámbito de estudio, la ecología puede estudiar a los organismos vivos, compararlos entre sí
o relacionarlos con los componentes de su hábitat. Uno de los mayores intereses de la ecología es
el del estudio de la variación, distribución y abundancia de ciertos organismos y sus relaciones de
colaboración o competencia entre ellos o entre los ecosistemas. De esta forma, la ecología es
importante para comprender la evolución y la vida de nuestro planeta, más que el medio
ambiente en sí. El desarrollo de la ecología también repercute en la conservación y bienestar del
ser humano como especie.

La ecología se puede estudiar en varios niveles, abarcando desde la base individual de cada
organismo, hasta el estudio de los ecosistemas o de la biosfera, pasando por los niveles de
población y comunidad. Así surgen las distintas ramas de la ecología.

Las ramas de la ecología y qué estudian

A continuación, comentamos cada una de las distintas ramas de la ecología y qué estudia cada una
de ellas:

Ecología jerárquica

La ecología jerárquica se encarga de estudiar la organización de los seres biológicos. La ecología


jerárquica analiza las distintas órdenes en las que se clasifican los seres vivos, desde átomos a
células, sus tejidos, órganos, organismos, poblaciones, ecosistemas y, finalmente, la biosfera.

Ecología individual

Estudia los organismos de forma individual y también los compara con otros seres vivos para
observar similitudes y diferencias entre ellos. Además, analiza los rasgos vitales de las especies,
sistemas reproductivos, procesos metabólicos y otros sistemas.

Este tipo de ecología se encarga, por ejemplo, de determinar cuánto vive una tortuga, cómo es su
forma de vida o cuándo es y cuánto dura su ciclo reproductivo.

Ecología poblacional

Esta rama se ocupa de estudiar la población de una especie, su ciclo vital, su conducta y sus
relaciones con otras especies. La ecología poblacional analiza el comportamiento de varias
especies que habitan en un mismo hábitat.

Este estudio se lleva a cabo teniendo en cuenta variables como los nacimientos, la emigración, la
inmigración y las defunciones. Por ejemplo, esta rama es la que se ocupa del estudio del
comportamiento de una especie de aves y de analizar sus viajes en las distintas épocas del año.

Ecología comunitaria

La ecología comunitaria estudia un conjunto de especies y sus interacciones dentro de un mismo


entorno. Por ejemplo, la ecología comunitaria es la rama encargada del estudio de las dinámicas
depredador-presa y las dinámicas de competición dentro de un ecosistema. En este campo entran,
por ejemplo, las redes alimentarias o relaciones tróficas.

Ecología del ecosistema

La ecología del ecosistema se encarga de estudiar las interacciones que hay entre las especies y el
ecosistema en el que habitan. Esta es la rama encargada de la medición de los flujos de elementos
existentes en la naturaleza como el fósforo, el magnesio o el hierro.

Por ejemplo, una planta productora de materia orgánica, necesita de un organismo


descomponedor, que puede ser un hongo o una bacteria.

Ecología conductual

Esta rama de la ecología estudia la conducta de los organismos dentro de su hábitat. Por ejemplo,
esta rama estudia las características conductuales como la caza, el camuflaje, el descanso, si una
especie trepa o si escapa de los depredadores.

Ecología cognitiva: Esta rama estudia la forma en la que una especie percibe su entorno y cómo el
medioambiente influye en su conducta.

Ecología social: Esta rama estudia a las especies de animales eusociales, es decir, aquellas especies
que forman complejas sociedades donde cada individuo desempeña un papel concreto por el bien
común, como es el caso de los humanos o las hormigas. Los factores que estudia de estas
sociedades son la convivencia, la selección de los vínculos, las interacciones para conseguir
beneficios mutuos o la supervivencia.

Coevolución: esta rama estudia la interacción entre dos especies asociadas entre sí por un bien
recíproco. Como ejemplo, tenemos la asociación de hongos y plantas en las micorrizas, las
bacterias del sistema digestivo de humanos para mejorar los procesos digestivos o la asociación
entre algas fotosintéticas y hongos en los líquenes.

Ecología molecular

Esta rama de la ecología emplea los avances en los campos de la genética o de la biología
molecular para estudiar cómo se relaciona con el medioambiente.

Ecología biogeográfica

Esta rama de la ecología estudia la distribución geográfica de las especies y cómo cambian a lo
largo del tiempo, es decir, su evolución a lo largo de su existencia.

NIVELES DE ORGANIZACIÓN ECOLOGÍCA

1- Individuos u organismos

Los individuos u organismos constituyen la unidad básica de estudio en la ecología. En cada nivel,
la unidad biológica tiene una estructura y una función específica.

En este nivel se estudian la forma, la fisiología, el comportamiento, la distribución y las


adaptaciones en relación con las condiciones ambientales.
Los organismos o individuos similares tienen el potencial de cruzarse y producir descendencia
fértil (que luego se llaman especies). El organismo o individuo realiza todos sus procesos de vida
independientemente.

Un individuo u organismo está totalmente adaptado a su entorno. Tiene una vida definida que
incluye etapas como el nacimiento, la eclosión, el crecimiento, la madurez, la senescencia, el
envejecimiento y la muerte. La competencia, el mutualismo y la depredación son diversos tipos de
interacción entre organismos.

Los aspectos de la evolución se utilizan ampliamente en el estudio de este nivel. En este nivel, la
ecología se ocupa del desarrollo biológico, morfológico y fisiológico de organismos individuales en
respuesta a su entorno natural.

2- Población

Manada de lobos.

Una población ecológica está conformada por un grupo de individuos de una especie dada que
viven en un área geográfica específica en un momento dado y que funcionan como una unidad de
comunidad biótica.

Las poblaciones incluyen individuos de la misma especie, pero pueden tener diferentes
características genéticas como el color y tamaño del pelo, ojos y piel entre ellos y otras
poblaciones.

Por ejemplo, los individuos de elefantes o tigres en una zona constituyen una población.
Generalmente, las interacciones entre poblaciones son estudiadas. Estas interacciones pueden ser
las de un depredador y su presa, o un parásito con su huésped.

La competencia, el mutualismo, el comensalismo, el parasitismo y la depredación son diversos


tipos de interacciones.

3- Comunidad

Las comunidades incluyen a todas las poblaciones en un área específica en un momento dado. Una
comunidad incluye poblaciones de organismos de diferentes especies.

Por ejemplo, las poblaciones de peces, salmones, cangrejos y arenques coexisten en un lugar
definido conformando una comunidad ecológica.

La organización comunitaria biótica resulta de la interdependencia y de las interacciones entre


poblaciones de diferentes especies en un hábitat. Se trata de un conjunto de poblaciones de
plantas, animales, bacterias y hongos que viven en una zona e interactúan entre sí.

Una comunidad biótica tiene una composición y estructura de especies distintas como animales,
plantas y descomponedores (es decir, bacterias y hongos).
4- Ecosistema

Los ecosistemas como parte de la naturaleza, son el lugar donde los organismos vivos interactúan
entre sí y con su entorno físico.

Un ecosistema está compuesto de una comunidad biótica, integrada con su entorno físico a través
del intercambio de energía y reciclaje de los nutrientes.

Los ecosistemas pueden ser reconocidos como unidades autorreguladoras y autosuficientes del
bioma, pudiendo ponerse por ejemplo un estanque o un bosque.

Un ecosistema tiene dos componentes básicos: abiótico (no vivo) y biótico (organismos vivos). Los
componentes abióticos comprenden materiales inorgánicos tales como carbono, nitrógeno,
oxígeno, CO2, agua, etc., mientras que los componentes bióticos incluyen productores,
consumidores y descomponedores.

5- Bioma

Un bioma, en términos simples, es un conjunto de ecosistemas que comparten características


similares con sus factores abióticos adaptados a su entorno.

Los biomas son unidades de tierra con un límite natural que tienen un mosaico de terrenos que
generalmente representan diferentes ecosistemas.

Se trata de una gran unidad regional caracterizada por un importante tipo de vegetación y la fauna
asociada que se encuentra en una zona climática específica.

El bioma incluye todas las comunidades en desarrollo y modificadas asociadas que ocurren dentro
de la misma región climática, por ejemplo, biomas forestales, biomas de praderas y sabanas,
bioma desértico, etc.

A escala global, todos los biomas terrestres y sistemas acuáticos de la Tierra constituyen la
biosfera.

6- Biosfera

Cuando consideramos todos los diferentes biomas, cada uno mezclado en el otro, con todos los
seres humanos que viven en muchas áreas geográficas diferentes, formamos una enorme
comunidad de seres humanos, animales, plantas y microorganismos en sus hábitats definidos.

Una biosfera es la suma de todos los ecosistemas establecidos en el planeta Tierra. Es el


componente vivo (y en descomposición) del sistema terrestre.

Toda la parte habitada de la tierra y su atmósfera, incluyendo los componentes vivos reciben el
nombre de biosfera. El entorno global consta de tres subdivisiones principales:

 la hidrosfera que incluye todos los componentes del agua


 la litosfera que comprende los componentes sólidos de la corteza terrestre
 la atmósfera formada por la capa de ozono de la tierra.
EQUILIBRIO AMBIENTAL

El equilibrio ambiental es el estado constante y dinámico de armonía que existe en un ecosistema.


Como tal, un ecosistema está constituido por las múltiples relaciones de interdependencia e
interacción que establecen entre sí los diferentes factores que lo conforman, sean bióticos (seres
vivos), abióticos (elementos físicos no vivos) o antrópicos (humanos), y que se encuentran
sometidos a procesos de continua regulación propios de la naturaleza.

En condiciones normales, los ecosistemas tienden al equilibrio. En este sentido, podemos hablar
de equilibrio ecológico cuando las condiciones ambientales son estables y permiten que se
produzca una armónica interacción entre las especies y su entorno, que aseguren su
supervivencia, así como la preservación de los recursos naturales.

Del mismo modo, podemos decir que hay equilibrio ambiental cuando el número de seres vivos de
cada especie es constante a lo largo del tiempo y cuando no se presentan factores externos que
rompan el estado de equilibrio, como la contaminación ambiental, la deforestación, la industria, la
exploración de recursos naturales, la caza y pesca indiscriminadas, etc.

Si lo desea, también puede consultar nuestro artículo sobre Ecología.

También le recomendamos leer nuestro artículo sobre Ecosistema.

Ciclos de la materia

Los seres vivos están formados fundamentalmente por oxígeno, hidrógeno, carbono y nitrógeno
que, en conjunto, componen más del 95% de su peso.

Estos elementos también se encuentran en la naturaleza no viva, como la atmósfera (O2, N2 y


CO2), suelo (H2O, nitratos, fosfatos y otras sales) y rocas (fosfatos, carbonatos, etc.).

Son captados por los vegetales (autótrofos) de la tierra y el aire y transformados en moléculas
orgánicas como carbohidratos, lípidos, aminoácidos, etc., base de la alimentación para herbívoros
(heterótrofos) de donde obtienen energía.

¿Cuál es la importancia de los ciclos de la materia en el ecosistema?

Los ciclos de la materia o también conocidos como ciclos biogeoquímicos, son activados directa o
indirectamente por la energía que proviene del Sol.