You are on page 1of 15

INTRODUCCION

LA REPUBLICA ROMANA
Roma fue, durante mucho tiempo, una pequeña ciudad de la península Itálica gobernada por
una monarquía. Pero en el siglo VI a.C. sus habitantes expulsaron a los reyes y se
constituyeron en República. Después de numerosas guerras, Roma se adueñó de las tierras
que rodeaban el Mediterráneo desde la Península Ibérica hasta Oriente, convirtiendo este mar
en el Mare Nostrum. Finalizado el período de conquistas, Roma se transformó en un Imperio

➊Tras la expulsión/huida de Tarquino a la vecina Etruria, se inicia un período
de más de cuatro siglos en los que la organización política romana intenta de
muchas maneras huir del poder omnímodo de la monarquía, estableciendo
un complejo entramado de instituciones públicas (res publica en un sentido
amplio). Dichas instituciones, no siempre “estancas” por completo entre sí,
desarrollan un modelo de poder que busca un equilibrio entre los diferentes grupos
sociales. No podemos entrar en el detalle2, pero en esencia lo que sucede es que
el peso del auténtico poder desequilibra la balanza entre plebeyos y patricios a
favor de los segundos, y la República romana se convierte, de manera más o
menos velada, de manera más o menos controlada, en una clara oligarquía3.
Esa oligarquía, que podemos ver bien representada en el Senado, tiende, por su
propia naturaleza, a ser conservadora en lo político y en lo social, y por tanto
busca siempre la manera de autoafirmarse, de hacer valer sus méritos pasados,
iniciando así un proceso de “idealización” de la República que no hará más que
crecer (incluso durante el Imperio la República es recordada y añorada...) y que
llegará hasta nuestros días.

de la República son difíciles en muchos sentidos, además del puramente
político, teniendo en cuenta que se está gestando un régimen sobre el que no hay
referencias previas. Bien al comienzo se produce un intento de Tarquino, junto con
Porsenna (rey etrusco de Chiusi) por recuperar Roma, y en esa guerra ya
aparecen algunos de los personajes que representarán el valor y las virtudes
romanas: Horacio Cocles defendiendo el puente Sublicio, Mucio Escévola
haciendo un alarde de valor ante el rey Porsenna, Clelia escapando de
Porsenna5...

La expansión romana hacia el norte tropezó con Etruria en el sitio de Veyes
(los diez años que duró empezaron a forjar las principales características
posteriores del ejército romano, hábil en los desplazamientos, pero también en los
asedios...); hacia el interior, Roma peleó con los volscos, los ecuos, los sabinos...
En esas guerras de vecindad destaca la figura de Lucius Quintius Cincinnatus6,
otro ejemplo de personaje abnegado a quien no le importa sacrificar su vida
privada para acudir en defensa de la República.

Hubo un momento, en torno al año 390 a.C. en el que Roma estuvo a punto de
desaparecer, tomada por los galos al mando de Breno (que en realidad parece
ser que iban contra la ciudad de Caere...) Tras la resistencia en el Capitolio y la
ayuda del ejército organizado en Veyes y Ardea por Marcus Furius Camillus7,
Roma reconstruye su poder en lo que se considera -al menos por los propios
romanos tardorrepublicanos- como una auténtica refundación de Roma.

Las guerras de expansión de Roma hacia sus vecinos ya no tan próximos
continúan, y en una de ellas, la llamada Segunda Guerra Latina, el cónsul Publius
Decius Mus8 se sacrifica, a los pies del Vesubio, peleando sin esperanza para
permitir la posterior victoria del resto de su ejército. Tenemos pues otro personaje
más9 que pasa a engrosar la lista de los “buenos republicanos” en el imaginario de
la República, y por extensión temporal, en el nuestro. Tras las guerras Samnitas, y
una vez conquistado Tarento, resumiendo mucho podemos afirmar que hacia el
año 270 a.C. Roma poseía ya toda la Península Itálica por el sur.

Demasiado al sur, quizás... el enfrentamiento con Cartago, inicialmente por
el granero de Sicilia y posteriormente ya por una cuestión de hegemonía territorial
(una primera señal del imperialismo romano, quizás...) condujo a las Guerras
Púnicas, que podemos considerarlas como el detonante del interés militar de
Roma en el mar, como hasta ahora lo había sido en tierra. En la primera de las
guerras con Cartago, el cónsul Marcus Atilius Regulus10 se incorpora a nuestra
galería de “republicanos de honor” cuando, apresado por Cartago y enviado a
Roma a negociar, cumple su palabra dada y vuelve a Cartago, donde es
martirizado y muerto. Roma tiene serias dificultades para imponerse a los
cartagineses, y la invasión de Italia por Aníbal es uno de los momentos más
delicados de la República.

Una vez establecida firmemente la hegemonía de Roma en el Mare
Nostrum (que ya lo era casi en sentido estricto...), la República se lanza a
una dudosa y cambiante aventura oriental (Grecia, Siria, Pérgamo...) en una
línea que puede calificarse fácilmente como imperialista 11. Y a la vez, en el orden
político interior republicano, se empezaban a ver las primeras muestras de
evolución hacia otro tipo de régimen, con el salvador recurso al general victorioso
(p.ej., Escipión “el Africano”) que “providencialmente” aparecería siempre que
fuera necesario para poner las cosas en su sitio correcto. Catón
“el Viejo”12 advierte a sus conciudadanos del peligro evidente de los
personalismos, y sostiene que las victorias romanas se deben sistemáticamente a
las “virtudes republicanas” y no a las genialidades de ningún general. Pero la
semilla está sembrada...

➌Y al llegar al Siglo I a.C. encontramos un “siglo de crisis” sistémica en la
República romana -crisis económica, política y social- que cristaliza en la aparición
de diferentes personajes que con su actuación pública van cavando poco a poco
la fosa donde se enterrará la República. (Ir a Julio César)
En efecto, una de las consecuencias de las Guerras Púnicas fueron
las serias dificultades económicas que dejaron atrás, agravadas por la
desmovilización de buena parte del ejército, y los que más las sufrieron fueron,
inevitablemente, los plebeyos. Ello hace, a la larga, que los hermanos Tiberio y
Cayo Graco13 capitaneasen una serie de acciones dirigidas a mejorar la situación
de la clase más desfavorecida, pero todo quedó en nada, con el asesinato de
Tiberio y el ¿suicidio? de Cayo. A excepción, claro está, de la profundísima
separación que quedó entre la gente del pueblo y sus dirigentes, un foso en el que
no tardarían en haber cadáveres.

De entre esos plebeyos surge la figura de Mario -dos veces cónsul-, en el que
se ven representados y por el que se ven apoyados. Pero las aventuras en Oriente
hacen aparecer también la figura del cónsul Cornelio Sila, que,
empujado/nombrado por el Senado por diferentes motivos económicos
(esencialmente, problemas derivados de las derrotas en Oriente ante Mitrídates)
participa en una auténtica guerra civil entre sus partidarios aristocráticos y sus
adversarios plebeyos (dirigidos por Mario -que muere de viejo en el 86 a.C.- y
Cinna, que muere asesinado en el 84 a.C.). La victoria en el 82 a.C. sobre las
tropas del partido popular, mandadas por Gneo Papirio Carbón, es para Sila, quien
se convierte en dictador de Roma. Realiza una gran purga entre los derrotados,
lleva a cabo un buen número de reformas que ayudaron a la reorganización de la
maltrecha Roma, y, un tanto sorprendentemente, renuncia a la vida pública y se
retira a sus propiedades en Cumas.

La obra de Sila, que podemos calificar de “inconclusa”, desapareció
rápidamente, o eso parecía. Pero en realidad había quedado firmemente
establecido entre los romanos que un líder militar que consiguiese el apoyo firme
(aunque interesado...) de su ejército podía hacer casi cualquier cosa para
convertirse en el dueño y señor, “de facto” al menos, de Roma. El momento
histórico que se está viviendo (y Cicerón da fe de ello) es bien peligroso, ya que
Roma se desangra en luchas en su periferia (España con Sertorio, en Oriente
Mitrídates... aunque es bien cierto que sin esas preocupaciones exteriores, en el
interior de Roma las cosas podían haber ido mucho peor.

Para derrotar a Mitrídates, el Senado había recurrido a Pompeyo, un
ambicioso general que, además, se encontró con un ejército mayoritariamente
mercenario (tras la importante reforma militar de Mario) que miraba más al general
que le pagaba que a la patria a la que defendía. Y en paralelo a Pompeyo, inicia
su ascensión política y militar un sobrino de Mario (y descendiente de
Eneas...) , Gaius Julius Caesar, del que Sila había llegado a decir que
“encontraréis en él a muchos Marios”14.

Tras una compleja operación política y de desprestigio personal, los partidarios
de César logran el exilio de la voz discordante de Cicerón, y César parte a la
conquista de la Galia, una operación difícilmente comprensible desde un punto de
vista económico (público, ya que la situación económica del propio César se vería
beneficiada) y de límites territoriales. Pero a César la guerra de las Galias le
proporciona un ejército devoto y aguerrido, con el que avanza por Italia hacia
Roma, donde se encuentra Pompeyo. En enero del año 49 a.C. cruza el
Rubicón15, límite teórico de su mandato provincial, y avanza sobre Roma.
Pompeyo, en una decisión que parecía inevitable, rehuye el combate y se retira a
Epiro, al otro lado del Adríatico, seguido de un buen número de patricios.

Roma, dividida en dos, está a punto de dar un vuelco histórico. En efecto, la
desproporción de fuerzas favorece enormemente a César (España, la Galia, Italia)
y su moral y la de sus seguidores es la moral de unos vencedores, mientras que
Pompeyo no deja de estar “fuera” de los centros de decisión política y de poder
económico. Por ello, César da el paso decisivo, atacando a Pompeyo, al que
derrota en Farsalia16 el 9 de agosto del año 48 a.C. La República de Roma, tras
casi cinco siglos de existencia, ha pasado a mejor vida, si no de iure sí de facto, y
el poder se concentra de manera prácticamente absoluta en una sola persona.

Como en todos los cambios importantes, las resistencias y las inercias
anteriores intentan ponerse de manifiesto y hacer que los cambios queden sin
efecto, y así, muy poco años después, el 15 de marzo del año 44 a.C., César es
asesinado por un grupo de aristócratas. Se ha discutido mucho si Cicerón estuvo
o no en la organización de los conjurados17, pero lo que si sabemos es que se
alegró de lo sucedido y que se equivocó totalmente en sus valoraciones de las
consecuencias que tendría el asesinato. La figura de César había dejado más
claro aún lo que ya se venía gestando desde hacía años, y la historia no volvería
hacia atrás de ninguna manera. Un lugarteniente de César, el cónsul y
amigo personal Marco Antonio, y un jovencísimo sobrino-nieto de César,
Octavio, inician una guerra civil por la posesión del poder personal absoluto,N sin
ninguna intención de restituirlo a las instituciones republicanas anteriores. En
agosto del año 29 a.C., tras vencer a Marco Antonio en Accio y en Alejandría en el
año 31 a.C., Octavio celebra su triunfo en Roma. Está naciendo el Imperio
romano18.

Se denomina República al segundo periodo de la historia romana, el cual inicia desde
la expulsión de Tarquino el Soberbio, 509 a.C. hasta el año 29 a.C. en el que Octavio
se hizo emperador, con el nombre de Augusto.
En esta etapa de Roma se convierte en la primera potencia del Mundo Antiguo, con
numerosas colonias en Europa, Asia y África, gracias a su política expansionista y al
hecho de contar con un poderoso ejercito, disciplinado y muy bien organizado.
También corresponde a este periodo al fortalecimiento de sus instituciones políticas y
la difusión de la cultura helénica. Al lado de estos logros positivos, surgieron
problemas sociales profundos, como la lucha entre ricos y pobres (patricios y
plebeyos) y las rivalidades entre caudillos ambiciosos que se disputaban el poder.
1. ORGANIZACIÓN POLÍTICA
Durante este periodo se adoptaron algunas instituciones de la monarquía y se crearon
otras.

1.1 INSTITUCIONES Y MAGISTRATURAS

a. LOS CÓNSULES
Los cónsules eran autoridades que ejercían funciones de gobierno, funciones militares
y la administración de justicia. En este periodo el rey fue sustituido por dos cónsules,
que se controlaban mutuamente. Al termino de su gobierno tenían que dar cuenta
al Senado sobre sus funciones.
En caso de peligro nacional, los cónsules nombraban un dictador, con poderes
absolutos, cuya función no podía durar más de seis meses.

b. EL SENADO
Durante la Republica, el Senado era la misma institución que en la Monarquía (etapa
anterior). Sus funciones eran de consulta y asesoramiento a los cónsules. En ese
sentido, dirigía la administración interna y la política externa del gobierno romano.

c. LAS ASAMBLEAS
Las Asambleas llamadas también comicios, fueron de tres clases:
La Asamblea Curial, era la institución más antigua conformada por al reunión de los
patricios, convocada por el rey se reunían al pié del Capitolio. El voto de la mayoría
de las curias constituía el voto del pueblo.
La Asamblea Centurial, era una asamblea militar, que se reunía por grupos de 100
hombres. Al jefe de cada grupo se le llamaba centurión. Las asambleas eran
convocadas y dirigidas por los cónsules, en el Campo Marte. Con el voto mayoritario
aprobaban las leyes y elegían a los cónsules.
La Asamblea Tribal, era la asamblea de la plebe, agrupados por tribus, presidida por
el Tribuno. Sus acuerdos o plebiscitos tenían carácter de ley.
Los tribunos de la plebe eran elegidos en las Asambleas Tribales, en número de dos.
Representaban a los plebeyos y defendían los derechos del pueblo ante el Senado y
los cónsules (Aristócratas).
d. OTRAS MAGISTRATURAS
Los Censores, se encargaban de hacer el censo o empadronamiento de las personas y
de sus bienes. Además, cuidaban de la educación y buenas costumbres del pueblo.
Los Cuestores eran los contadores que recaudaban los impuestos y administraban el
tesoro público.
Los Pretores, estos funcionarios administraban justicia. Fueron los forzadores del
Derecho Romano.
Los Ediles conformaban la organización municipal. Sus funciones eran el de velar
por el aprovisionamiento y vigilancia de los mercados, la limpieza de las calles,
mantenimiento de los caminos y carreteras y la organización de los juegos olímpicos.
Mapa de la
Republica Romana

2. POLÍTICA DE EXPANSIÓN Y SUS
CONSECUENCIAS
El ejercito romano era la institución principal para la guerra y las conquistas. Lo
integraban los ciudadanos comprendidos entre los 17 y 46 años, ellos conformaban la
guardia nacional.
En un principio solamente ingresaba a sus filas los patricios. Posteriormente se
admitieron a los plebeyos y a los aliados.
El ejercito estaba organizado en legiones de 6200 hombres cada una y luchaba en
forma cerrada con mucha mayor eficacia que la falange griega. Con esta poderosa
maquinaria no sólo conquistó territorios sino también supo imponer la autoridad
romana.

2.1 LA CONQUISTA DE LA PENÍNSULA ITÁLICA
La expansión romana se inicio con al conquista de los pueblos que vivían en la
península Itálica. Entre estos pueblos figuraban:
Los Latinos, que habitaban las llanuras del Lacio, fueron convertidos en colonos y
como tales suministraban hombres para el ejercito romano.
Los samnitas que habitaban las comarcas montañosas del centro de Italia, habían
formado un estado poderoso, conquistado la Campania y otros territorios situados al
sur de la península. Esta invasión originó la guerra con los romanos, quienes se
impusieron al final ocupando la Campania, las montañas centrales y Apulia, la única
llanura fértil del lado oriental que les servía de aprovisionamiento.
Los Etruscos que vivían al norte de Roma. Estos acosados por los Galos del norte y
los romanos del sur, fueron anexados a la República.
La Magna Grecia era la parte sur de la península Itálica. Ante el avance arrollador
de los romanos. Tarento contrató un ejercito mercenario al mando de Pirro, rey de
Epiro. Este legendario personaje ademas de los 25000 soldados, traía una novedad;
los elefantes, los cuales aplastaban legiones romanas. Pirro después de sus victorias
iniciales fue vencido en Benevento y se retiró a su país.
Después de esta visoria, Roma dominaba toda la península Itálica. Los pueblos
vencidos se convirtieron en colonias aliadas con derechos cívicos, de participación en
el ejercito y de usufructo de las utilidades que les brindaban las conquistas.

2.2 CONQUISTAS DEL MEDITERRANEO OCCIDENTAL
La conquista del Mediterráneo Occidental empezó con la guerra de Cartago, llamada
también Guerras Púnicas, por la denominación de Puni o Phoeni, que se les daba a
los cartaginenses. Se llevo acabo entre los años 264 y 146 a.C.
Después de conquistar la península Itálica los romanos llevaron sus armas hasta la Isla
de Sicilia. Esto afectaba los intereses de los cartaginenses, ubicados en el norte de
África. Esta rivalidad originó las Guerras Púnicas las cuales fueron tres. Todas las
Guerras Púnicas tienen artículos completo o un resumen de cada guerra.
Primera Guerra Púnica, Segunda Guerra Púnica y la Tercera Guerra Púnica
Mapa Campaña Anibal Republica Romana

2.3 CONQUISTA DEL MEDITERRANEO ORIENTAL
Una vez conquistada la península Itálica y el Mediterráneo Occidental, los romanos
se lanzaron hacia el oriente. En Europa sojuzgaron a Macedonia, Epiro y Grecia; En
Asia sometieron a Pérgamo, Siria y Palestina. Como resultado final, el Mediterráneo
era ya un mar interior dentro del Imperio de Roma. Por este motivo decían Mare
Nostrum (nuestro mar).

3. CONSECUENCIAS DE LA EXPANSIÓN
ROMANA
Como consecuencia de las grandes conquistas, la vida en Roma y sus provincias
cambiaron totalmente, esto debido a la intercalación cultural de los pueblos que habían
sometido; por la riqueza acumulada en la élite de la sociedad romana y por el poder y
prestigio que había ganado el ejército romano.

3.1 CONSECUENCIAS POLÍTICAS
Roma se convirtió en la primera potencia del Mundo Antiguo, dueña de extensos
territorios con grandes riquezas.
Los territorios conquistados se transformaron en provincias romanas, con un gran
gobernador o procónsul en el gobierno de cada uno de ellas y un séquito de
funcionarios a su orden.
Las autoridades y funcionarios públicos llegaron a corromperse por falta de control
en un territorio tan basto.
Aparecieron caudillos con ansias de poder, lo que ocasionó en guerras civiles.

3.2 CONSECUENCIAS SOCIALES
Surgió una sociedad con grandes desigualdades donde la clase rica estaba
representada por los nobles patricios y la otra pobre, representada por los plebeyos.
La mayoría de la clase media murió en las batallas y los pocos que regresaron,
vendieron sus pequeñas propiedades a los ricos.
Lo pobres se levantaron contra los ricos y el senado, originando las luchas sociales.

3.3 CONSECUENCIAS ECONÓMICAS
Al lado de los patricios ricos, surgí o una nueva clase llamada los caballeros. Estos
fueron financieros, banqueros, mercaderes y armadores.
Consolidaron el latifundio es decir acumulando extensas tierras bajo un solo dueño,
generalmente en los países conquistados.
Aparecieron también las grandes sociedades financieras como los bancos, de
explotación minera y de recaudación de impuestos.
Intensificaron el mercado de esclavos por la existencia de numerosos prisioneros de
guerra y por los contactos con los puertos de Oriente, originando de este modo, el
abaratamiento de la mano de obra.
La agricultura decayó enormemente por la competencia del trigo importado, que se
vendía a un precio más bajo que el nacional y por la despreocupación de los
latifundista.

3.4 CONSECUENCIAS RELIGIOSAS
Las creencias religiosas evolucionaron, especialmente por la imitación que hicieron
de los dioses griegos.
Construyeron templos y estatuas para consagrar a los dioses que habían asimilado.
3.5 CONSECUENCIAS INTELECTUALES
Asimilaron la cultura de los pueblos vencidos, especialmente en el campo de la
literatura y las artes de los griegos.
Perfeccionaron la educación, gracias a la influencia de los pedagogos griegos.

4. LAS LUCHAS SOCIALES: LOS HERMANOS
GRACO Y SUS OBRAS

Hermanos Graco – Mario y SilaDespués de
las conquistas romanas, cuyas consecuencias fueron favorables a los nobles o
patricios, se produjo un mayor distanciamiento entre los pobres y los ricos; vale decir
entre plebeyos y patricios, perturbando la tranquilidad pública. Estallaron
insurrecciones en Etruria, Apulia y Sicilia.
Aparecieron en estas circunstancias los hermanos Tiberio y Cayo Graco, grandes
oradores, educados por profesores griegos. Ellos propusieron hacer justicia y
democratizar al pueblo romano.
Tiberio Graco, elegido tribuno de la plebe (133 a.C.) hizo aprobar la ley agraría, que
limitaba en 125 hectáreas las parcelas individuales del Ager Publicus, los excedentes
serían entregados a los pobres.
Los nobles se opusieron, porque esta ley iba en contra de sus intereses económicos y
en consecuencia prepararon un motín contra Tiberio y lo asesinaron a golpes en el
Capitolio. La ley fue derogada pero sus efectos fueron limitados.
Cayo Graco, hermano de Tiberio fue elegido también tribuno (123 a.C.). Como tal
realizó obras importantes a favor de los plebeyos:
 Hizo aprobar la ley frumentaria consistente en la distribución del trigo a bajo
precio. Con tal fin, fundo colonias y mando a construir caminos para la importación
del trigo.
 Proyectó otorgar el derecho de ciudadanía a todos los itálicos.
Abandonado por la plebe, el Senado promovió una revuelta contra él y sus partidarios.
Derrotado se hizo matar por un esclavo en el monte Aventino.

5. LAS GUERRAS CIVILES
El siglo I a.C. se caracterizó por las violentas crisis sociales, políticas y económicas.
Después del fracaso de los hermanos Graco, surgieron los caudillos victoriosos de las
conquistas con ambiciones personales y de poder, que sacudieron durante 80 años la
tranquilidad de Roma. A estos movimientos se les conoce con el nombre de guerras
civiles.
Los enfrentamientos se polarizaron entre Mario y Sila, los protagonistas del primer y
segundo triunvirato.

5.1 LA RIVALIDAD ENTRE MARIO Y SILA
Cayo Mario era de origen campesino. Elegido siete veces Cónsul y caudillo
demócrata fue el primero en transformar el ejército en un arma de la dictadura. Le
dio carácter profesional con inclinación a favor del pueblo. Su insignia fue el águila
de plata. Era un defensor visible de los pobres y tuvo la concepción de dar la
ciudadanía a todos los itálicos.
Lucio Cornelio Sila era un caudillo de origen patricio y defensor de la oligarquía
romana. Nombrado Cónsul, realizó un gobierno de terror contra los demócratas.
Reformó la Constitución en un sentido aristocrático.
El Senado nombro jefe del ejercito a Sila, encargándole combatir a Mitridates, Rey de
Ponto, un peligroso enemigo de Roma, semejante a Aníbal. Esta designación disgusto
a Mario, quien pretendió anular el nombramiento. Sin embargo fue derrotado
logrando huir a África.
Cuando Sila combatía en Asia contra Mitridates, los demócratas de Roma volvieron
al poder, con el anciano Mario a la cabeza. Lamentablemente al asumir su sétimo
mandato murió sorpresivamente.
Sila regreso victorioso y venció a los demócratas en dos años de sangrientas luchas.
En medio de represalias y matanzas implanto las proscripciones: cinco mil
ciudadanos, partidarios de Mario, fueron arruinados o expulsados del territorio.
Por último se declaro dictador con un poder absoluto.

5.2 EL PRIMER TRIUNVIRATU
Se llama Triunvirato a la forma de gobierno que implanto Roma, en los años 60 al
43 a.C. y estuvo integrado por tres personas. A la muerte de Sila se constituyó el
primer Triunvirato conformado por Pompeyo, Julio Cesary Craso con el fin de evitar
las guerras civiles. No lo consiguieron sino todo lo contrario agitándolas más.
a. POMPEYO
Pompeyo fue un general romano (106 al 48 a.C.), dirigió sus legiones hacia España,
aplastando a la rebelión española al mando de Sertorio, quiso formar un estado
español con modelo romano.
También tuvo que afrontar el motín de los esclavos, quienes se sublevaron al mando
de Espartaco. Posteriormente emprendió campaña contra Mitrídates, Rey del Ponto y
Tigranes de Armenia, derrotándolos. A su regreso de Asia se inclinó por los
demócratas y formo parte del primer triunvirato.

b. MARCO LICINI CRASO
Conformo el primer triunvirato romano con César y Pompeyo. Aliado con éste
vencieron a la rebelión de esclavos. Murió en la guerra contra los Parthos, en el cual
le derramaron oro derretido en la garganta.

c. JULIO CESAR
Julio Cesar RomaFue general y
dictador romano. Uno de los más grandes militares de la antigüedad(100 al 44 a.C.).
Formo el primer triunvirato con Pompeyo y Craso.
Las conquistas de Julio Cesar
Recibió el mando de las Galias y sometió a todo Francia. Luego conquisto Bélgica,
parte de Holanda, Alemania y Suiza.
No llego ir a Inglaterra, se vio obligado a regresar a Roma, por que Pompeyo estaba
armando un complot en el Senado. Ingreso a Roma sin resistencia. Pompeyo había
huido a Grecia acompañado de algunos senadores.
Luego partió a España y venció al ejercito de Pompeyo. Fue a Grecia para capturar a
Pompeyo, venciéndolo en la batalla de Farsalla (Tesalia). Pompeyo logro huir a
Egipto y fue asesinado en el puerto de Alejandría.
César siguiendo al enémigo, llego a Egipto. Allí destrono a Tolomeo y restauro el
trono a Cleopatra, joven egipcia (22 años) con quien tuvo un hijo.
De Egipto partió a Asia Menor, donde venció a Farneses, Rey de Ponto, que se había
sublevado.La victoria fue fácil en la que la resumió con una frase: vini, vidi,
vici (llegue, vi, vencí). Volvió victorioso a Roma donde fue proclamado por el Senado
como Dictador Vitalicio.
Sus enemigos tramaron su muerte en el Senado. En el año 44 a.C. fue apuñalado por
Marco Bruto, persona muy allegada a él.
Las obras de Julio Cesar
Conquisto las Galias, el Ponto y Numidia, pero su obra de estadista es la más
importante que la de guerrero e historiador. Entre sus obras están:
 El reparto de tierras entre sus soldados y los pobres

 Dispuso que la tercera parte de los trabajadores agrícolas fueran libres.
 Estabilizo la moneda basándose en el patron del oro.
Reformo el calendario de 355 días (año lunar), en 365 días (año solar) y denominó
con su nombre a uno de los meses (Julio).

Para más información hay un artículo completo del Gobierno de Julio Cesar

5.3 EL SEGUNDO TRIUNVIRATO
A la muerte de Julio Cesar, después de tres años de contiendas, formaron el segundo
Triunvirato: Antonio, Octavio y Lépido.
Estos se repartieron el gobierno de la siguiente manera:
 A Lépido le tocó África pero se retiró a la vida privada, y abusando del alcohol.
 A Marco Antonio le correspondió ser el gobernador de Oriente y Egipto, aquí
conoció a Cleopatra donde se casó con ella.
 A Octavio sobrino y heredero de Julio César tomo el mando de Occidente,
incluyendo España y el Norte de África.
Luego de pacificar Roma, Octavio quiso la dictadura de Roma, marchando a Egipto,
después de haber acusado de traidor a Marco Antonio, con el respaldo popular.
En el trayecto se enfrento con la flota de Marco Antonio y Cleopatra, en las costas
occidentales de Grecia, en el combate de Accio (31 a.C.).
Marco Antonio, después de la derrota fue abandonado por su ejército, quitándose la
vida en Alejandría. Cleopatra intento seducir a Octavio sin resultados. Cleopatra se
suicido, haciendes morder por una serpiente áspid.
Dominado Egipto, Roma paso a ser el Imperio de mayor extensión en el mundo.
Dada estas condiciones, Octavio asumió todos los poderes del Estado con el nombre
de Imperator. De este modo terminaba la República Romana y se establecía el
Imperio.

OBJETIVOS

CONCLUSIONES