You are on page 1of 13

Tiene mas consecuencias negativas el uso

de internet

4 Maneras en que la tecnología está


cambiando el aprendizaje y la formación
Hoy, más que nunca, la tecnología juega un papel importante en la sociedad. Todos los
aspectos de nuestra forma de vivir están siendo impactados por la tecnología. Desde la
forma en que nos comunicamos y hacemos negocios, hasta cómo aprendemos y
enseñamos, e inclusive la forma en que nuestro cerebro funciona.

La introducción de las nuevas tecnologías plantea un paradigma educativo totalmente


diferente. Tiempo atrás, las personas solían sólo aprender en un aula. Pero hoy en día,
sólo necesitan una computadora y conexión WIFI. Aprenden en cualquier momento y
lugar, ya sea en casa o en una cafetería. De igual forma, a medida que las habilidades,
conocimientos y necesidades del estudiante cambian, también lo hace el papel del
instructor.

Para proporcionar la mejor experiencia de aprendizaje posible, nosotros como


profesionales de la educación y la formación tenemos que adaptarnos y encontrar
nuevas formas de satisfacer las necesidades cambiantes de nuestros alumnos. Debemos
entender y abrazar el significado y las implicaciones de estos cambios en el proceso de
aprendizaje.

1) De aprendizaje individual a aprendizaje


colaborativo
Usualmente aprendíamos a través de cursos y actividades individuales. Teníamos
compañeros de estudio, sí, pero a éstos no se les daba la importancia suficiente. Sin
embargo, con la introducción de las nuevas tecnologías, el aprendizaje se ha desplazado
de un esfuerzo individual a una actividad colaborativa.

Por aprendizaje colaborativo nos referimos a cualquier método de enseñanza en el que


los estudiantes se agrupan hacia una meta común de aprendizaje. La realidad es que
una gran cantidad de herramientas facilitan o incluso fomentan la cooperación- desde
las redes sociales hasta las aplicaciones de mensajería instantánea-.

Más allá de los diversos software de comunicación, las herramientas de colaboración


están tomando fuerza. La colaboración no es nada más un buen complemento, se ha
convertido en una característica necesaria. Vea el caso de Google Drive, Dropbox ,
Evernote y los software de gestión de tareas populares como Astrid y Todoist. Estas
aplicaciones están destinadas para facilitar la colaboración.

Esta es una consecuencia inevitable provocada por Internet. Ahora nos podemos
comunicar, en tiempo real o no, con la gente cuando y donde queramos. En las sesiones
Web o clases virtuales con conexión a Internet, los estudiantes de todo el mundo
recurren unos a otros en busca de ayuda. Ellos encuentran en este mundo virtual a otras
personas que comparten sus intereses y colaboran con ellos mientras progresan en el
curso.

De esta manera, se puede decir que las tecnologías Web 2.0 no sólo apoyan los procesos
cognitivos, sino también los procesos socio- emocionales al fomentar la participación de
los estudiantes en "llegar a conocer unos a otros, envolviéndose en las relaciones
sociales, el desarrollo de la confianza y la pertenencia, y construir un sentido de
comunidad en línea. "

Los procesos modernos de colaboración están llenando la falta de "toque humano " que
ha sido durante mucho tiempo criticado en el eLearning. La tecnología ya no es un
obstáculo para una verdadera y auténtica interacción. Es, en cambio, un elemento que
ofrece a los estudiantes un enfoque humanizado, una experiencia de aprendizaje en
línea.

2) De un aprendizaje pasivo a uno activo, basado


en el cerebro humano
Este cambio de un aprendizaje pasivo a uno activo o de un enfoque centrado en el
profesor a un enfoque centrado en el estudiante, es probablemente la consecuencia
más positiva de la tecnología.

Los estudiantes ya no son simplemente receptores de contenidos que toman notas o


escuchan al instructor hablar durante horas. Hoy, los estudiantes tienen un conjunto
diferente de expectativas cuando se trata de aprender. Ellos realmente quieren
participar o tener algo que decir y mantener un sentido de control sobre sus
capacitaciones.

Estos estudiantes activos por lo general recurren a aplicaciones móviles para aprender
cuando y donde pueden. A su vez, ellos recurren a la Web para acceder directamente a
la información para resolver un problema o duda. Ellos todavía recurren al instructor,
pero sólo para buscar orientación.

La tecnología, entonces, se convierte en una herramienta facilitadora para el


aprendizaje activo. A través de ella, los alumnos son capaces de investigar, comunicar y
resolver problemas. Cada vez que navegan por la Web, tienen acceso directo a una
enorme biblioteca de información.

La Web ofrece una gran cantidad de datos, no sólo texto. Además, la Web es hipermedia,
no es lineal. Pero lo más importante, la Web ofrece a los estudiantes libertad para
aprender de acuerdo con los caminos de su propia elección. Los estudiantes pueden ser
autores y solucionadores de problemas, no sólo audiencia. Gracias a esto, las actividades
pasivas ya se están convirtiendo en obsoletas.

Para realmente involucrar a los estudiantes activos, la educación tiene que ser mucho
más abierta, móvil, social y analítica. Y todo esto lo hace posible la tecnología.

3) El ascenso de la Instrucción Diferenciada


Un enfoque personalizado para el aprendizaje es la clave aquí. Es lógico que los
estudiantes en una misma "clase" estén propensos a tener múltiples necesidades que
cumplir y no todos ellos apuntan hacia el mismo objetivo de aprendizaje. Cada uno de
ellos tiene su propio conjunto de problemas, agendas, habilidades, experiencia previa,
valores y prioridades.
Es por esto que es extremadamente importante aplicar diferentes tipos de contenido
para los alumnos. Un enfoque de entrega de contenidos flexible y personalizado es un
requerimiento en la actualidad.

La tecnología, después de todo, no sólo facilita el aprendizaje colaborativo, también


permite a los instructores o capacitadores atender la variada gama de necesidades de
los alumnos. De hecho, un híbrido de auto-estudio, instrucción personalizada y el
estudio en grupo ha demostrado ser una efectiva forma de aprender. Carol Tomlinson,
una experta en la instrucción diferenciada, ya ha documentado el éxito de los
estudiantes a quienes se enseña en función de sus perfiles de aprendizaje y niveles de
preparación.

4. El fenómeno del “multi-tasking”


Imagínese a un estudiante cambiándose de una pestaña a otra, o de una pantalla de
escritorio a una pantalla del smartphone. Le tomó más de una hora para terminar la
lectura asignada de menos de 1000 palabras. Además, recordó menos de la mitad de la
información. El culpable, claro, es su falta de concentración. El realizó múltiples tareas
simultáneamente y, por lo tanto, fue incapaz de mantener la concentración en sus
estudios.

Con el aumento del fenómeno “multi-tasking”, los estudiantes fácilmente distraídos se


han convertido en un enorme desafío para los profesionales de eLearning. El “multi-
tasking” afecta negativamente la forma en que los estudiantes absorben y procesan la
información. Por ende, nuestra función como profesionales de eLearning es capturar la
atención y enganchar tanto al alumno que sea casi imposible que se distraiga. Además,
hay muchas otras técnicas que podemos tomar en cuenta para evitar estas
distracciones.

Cómo afecta la tecnología la forma en que nos comunicamos

La comunicación digital ha alejado a las personas más que acercado. Además


ha dañado el idioma.
Existen muchos debates acerca de si los nuevos medios electrónicos han empobrecido nuestro
lenguaje y la capacidad de comunicarnos y expresarnos, y puede que esta sea una pregunta que
habríamos de responder cada uno de manera individual, pero lo cierto es que, la forma en que nos
comunicamos actualmente ha sufrido una notable transformación. Si nos remontamos a analizar los
cambios que han sufrido las tecnologías de la escritura a lo largo de la historia de la humanidad nos
daremos cuenta que todos han tenido consecuencias en las prácticas sociales.

Muchas veces la forma de comunicación es homogénea sólo para cierto tipo de personas,
dependiendo de su edad, el lugar en donde viven, el medio en el que conviven, la escolaridad e
incluso, el nivel socioeconómico al que pertenecen. Sin embargo, los medios electrónicos y,
sobretodo, las redes sociales han logrado traspasar esas barreras mediante la creación de nuevos
códigos de lenguaje que posibilitan la comunicación oral y escrita independientemente de las
características del individuo.

Si bien, muchas veces se promueve el uso de la tecnología en áreas como la educación, hay que
considerar plantear estrategias en donde se la utilice siempre como herramienta, para no quitar
importancia a otros procesos educativos más importantes como la comunicación escrita y la lectura.

Dificultad de comunicar ideas

Así se expresa Pedro Luis Barcia, director de la Academia Argentina de Letras, respecto de la
comunicación que establecen los jóvenes a través de los medios digitales. Una opinión algo dura pero
que da cuenta de un fenómeno que está atacando fuertemente a nuestra sociedad y que tiene mayor
incidencia en los jóvenes.

Como docente es fácil detectar la dificultad que presentan los alumnos a la hora de comunicar sus
ideas y la enorme cantidad de errores que presentan en sus textos escritos. ¿Será que la tecnología
sólo ha logrado discapacitarnos? No lo creo. Como en muchos aspectos de la vida, en este caso la
tecnología sólo puede influir (positiva o negativamente) más no determinar el comportamiento de
cierto individuo o cierto grupo de personas.

Lo que pasa, considero, es que estamos utilizando la tecnología de forma incorrecta. En lugar de
satanizar los medios digitales debiéramos verlos y utilizarlos como oportunidades para practicar
nuestra comunicación escrita (blogs, redes sociales, foros, etc.) y fomentar la lectura (libros digitales,
noticias, revistas, etc.).

Si bien el chat ha logrado agilizar la comunicación por medio de la abreviación de palabras y


expresiones (emoticones), nunca debemos considerar éste como un medio de comunicación formal
y, mucho menos, trasladar ese lenguaje a otros aspectos de nuestra vida.

Dificultad para relacionarnos

Tal parece que nuestra vida “virtual” ha cobrado más importancia que la real y esto está impactando
de manera significativa la manera en que nos relacionamos con otras personas. La comunicación es
el aspecto central en una relación entre dos personas, sin embargo los dispositivos móviles están
creando una barrera que los aleja cada vez más.

En este sentido, es importante que los padres pongan especial cuidado con los pequeños. Está bien
que utilicen la tablet, que desarrollen habilidades cognitivas de orden superior y habilidades
digitales, pero nunca deben de perder la capacidad de relacionarse con sus pares. El juego y la
socialización son factores determinantes en el desarrollo de un niño, por lo que es importante
controlar el tiempo que pasan frente al ordenador u otro dispositivo.

El ser humano es un ser sociable por naturaleza y convivir con otras personas brinda una calidez que
no se compara ni con el smartphone más caro del mundo. Procura hablar y convivir más seguido con
tus familiares y amigos para no perderte de los mejores momentos de tu vida.

Noticias Relacionadas:
1. La tecnología y las relaciones interpersonales: ¿Cómo nos afecta?
2. ¿Sustituyen las redes sociales a las relaciones interpersonales?

Frases

1. Andrew Brown:" El Internet es tan grande, tan poderoso y sin sentido que para algunas
personas es un sustituto completo para toda la vida”
2. Manuel Castells: “Internet es mucho más que una tecnología. Es un medio de
comunicación, de interacción y de organización social”.
2. Un millón de razones por las que Internet es bueno para
ti
3. El Internet contribuye a la actividad mental y previene la depresión. Es
bueno para la salud de las personas mayores de 60 años.
4.
5. Seguramente todos los que hemos accedido a la red podemos pensar una razón
por la cual esta tecnología ha cambiado nuestras vidas para mejor, para ayudarte
con la idea, te damos algunas razones por las que Internet es bueno para todos.
6. Muchas personas somos casi completamente dependientes de Internet, todo lo
hacemos en linea, y podemos estar conectados las 24 horas del día desde
cualquier lugar gracias a los dispositivo móviles. Internet puede usarse para
aprender, para entretenernos, para trabajar, para conocer nuevas personas,
para intentar cambiar el mundo, y hasta para quejarnos de todo lo que nos
molesta.
7. Si eres una de las personas en el mundo que cuentan con el privilegio de tener
acceso a la red de redes, debes saber que cuentas con una herramienta que
puede significar una gran mejora en tu vida, y de hecho, existen estudios y
estadísticas que demuestran que el Internet es bueno para nosotros. Claro,
siempre que lo utilicemos con sentido común.
8. Internet es bueno para la salud
Las personas, especialmente los adolescentes, pueden conseguir mucha
información acerca de temas sobre los que les incomoda conversar. Aunque
existe mucha información errónea en Internet, también hay sitios serios que
ofrecen mucha ayuda de forma gratuita sobre salud, depresión, sexualidad, y
mucho más.
9. En un estudio se demostró que las personas mayores de 60 años que pasan más
tiempo en Internet, son más propensos a ser más activos mentalmente y a tener
menos depresión.
10. Según el mismo estudio de los dos puntos anteriores, las redes sociales pueden
lograr que las personas de cualquier edad tomen decisiones sobre su salud
después de recaudar suficiente información al respecto. En una encuesta el 42%
dijo que usaba las redes sociales para buscar reseñas de servicios de salud, el
40% dijo que la información que conseguían en redes sociales les ayudaría a lidiar
mejor con los efectos de una enfermedad crónica, y el 45% dijo que dependiendo
de lo que leían en sitios como Facebook y Twitter, podrían pensar en buscar una
segunda opinión con otros médicos.
11. Internet es bueno para aprender
12. El acceso al Internet puede aumentar la cantidad de graduandos en todas las
universidades. Se ha comprobado que los estudiantes con acceso a Internet de
banda ancha son un 8% más propensos a terminar sus estudios que aquellos que
no tienen Internet en su casa.
13. La gran cantidad de cursos disponibles en Internet, gratuitos y de pago, le dan
muchas posibilidades de estudios a todo tipo de individuos sin importar si sólo
pueden tomar clases a distancia, o si la carrera que quieren estudiar no existe en
el sitio donde viven.
14. En los últimos cinco años, la cantidad de estudiantes tomando cursos en línea ha
aumentado en un 96%.
15. Según una investigación hecha en Canadá, el “idioma de Internet” o “Internet
slang“, ese que abrevia palabras de maneras extrañas y destruye la ortografía de
formas terribles, realmente no hace daño a niños y adolescentes, sino que más
bien les hace concentrarse mejor y prestar más atención una vez que tienen que
traducirlo a su idioma original. LOL.
16. Internet es bueno para la economía
17. Internet contribuye en un 3.4% de producto interno bruto (PIB) en más de 13
países del mundo, incluyendo Estados Unidos, Reino Unido, Canadá y España. La
producción de dinero de Internet es tan alta que es lo mismo que produce
Canadá cada año y más de lo que produce Australia, y esto apenas en 13 países,
no estamos contando todo el mundo.
18. Internet crea trabajos y por cada uno creado en la industria de la tecnología, se
crean cinco más en otras ramas, necesarios para llevar una empresa entera.
19. Las plataformas de crowfunding hicieron más de 2700 millones de dolares en el
2013, dando suficiente dinero para más de un millón de campañas creadas por
personas comunes y corrientes que tenían grandes ideas.
20. Un 95% de las empresas en países pertenecientes a la Organización para la
Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), tienen presencia en Internet, lo
que aumenta las ventas para ellos y mejora la relación entre cliente y vendedor.
21. Internet ha hecho que muchas cosas cambien, y en la búsqueda de una formula
para disminuir la piratería. ha aparecido el llamado “Efecto Netflix”, algo tan
simple como que si la gente tiene un sitio legal donde pueda pagar por ver
películas, series y escuchar música de manera sencilla y cómoda la piratería
disminuirá. Según un estudio, el 40% de las personas descargan menos piratería
si pueden utilizar un servicio como Netflix, o similares.

22. Internet es bueno para la comunicación


23. uEn los últimos 10 años, Skype ha conectado a más de 300 millones de personas
alrededor del mundo. Entre todos han hablado alrededor de 2.6 millones de años
con otros individuos, sin importar la distancia que los separa.
24. También es un buen sitio para conocer a tu próxima pareja, y de hecho, esto ha
aumentado tanto que entre el 2005 y el 2012, el 35% de las parejas que se
casaron en Estados Unidos se conocieron en línea. De la misma manera, los
divorcios o separaciones son más bajas para aquellos que conocieron a su esposo
o esposa en linea.
25. No son precisamente un millón, pero apuesto a que casi cualquier persona en el
mundo puede encontrar su propia razón de por qué Internet nos hace bien, y
esos son números muy altos.
26.
Noticias Relacionadas:
27. 1. La tecnología, buena mala ¿qué crees? Parte I
2. Impacto positivo de la tecnología en los jóvenes
28. Frases
29. 1. Andrew Brown:" El Internet es tan grande, tan poderoso y sin sentido que
para algunas personas es un sustituto completo para toda la vida”
2. Manuel Castells: “Internet es mucho más que una tecnología. Es un medio de
comunicación, de interacción y de organización social”.

¿La tecnología realmente puede afectar nuestro


comportamiento con el entorno? Para bien o para mal, la
tecnología podría estar provocando importantes estragos
en las relaciones personales.
0
COMPARTIDOS

La tecnología avanza y va introduciéndose cada vez más en nuestra vida diaria. Internet,
las redes sociales, la conectividad y los dispositivos móviles nos llevan a un mundo cada
vez más conectado, lo que ha generado un importante cambio en nuestra forma de
relacionarnos y de comunicarnos.

El uso de Internet y videojuegos desde la infancia ha hecho que las nuevas generaciones
se lleven cada vez mejor con la tecnología, que lleguen a usarla casi por instinto y que
manejen un amplio conocimiento tecnológico a temprana edad. Este fenómeno puede
ser tanto positivo como negativo; positivo en el sentido de que la tecnología se ha vuelto
un aporte en materia educativa, y negativo por el cambio que genera en la forma que
tienen los niños y adolescentes para establecer relaciones con sus pares, además de los
altos riesgos que se corren al exponer tanta información en la red.

Para ver las incidencias de la tecnología en las relaciones interpersonales, hablamos con
la psicóloga infanto-juvenil Francisca Rodríguez, quien considera que la tecnología
puede tener influencias buenas y malas en los niños y jóvenes en materia psicológica.
Según la profesional, "es muy positivo que los jóvenes sepan usar la tecnología, internet
y las redes sociales, porque son canales que les sirven para comunicarse, pero los
padres tienen la responsabilidad de enseñarle a sus hijos el buen uso de las
herramientas tecnológicas, para que sepan utilizarlas a su favor y no en contra".
Según la especialista, en algunos casos la tecnología puede afectar de manera muy
negativa a los niños y jóvenes, porque puede provocar aislamiento del mundo real,
debido a que pasan muchas horas navegando en internet, chateando o jugando
videojuegos, y pierden parte importante del tiempo que podrían utilizar haciendo otras
actividades con sus pares. Además, considera peligroso el alto nivel de exposición al que
se someten los jóvenes en internet.

"He tenido pacientes que llegan a la consulta debido a la preocupación de sus padres
porque no se relacionan con otros niños y jóvenes. Estos pacientes generalmente sólo
tienen 'amigos virtuales', y pueden llegar a tener más de 1.000 contactos en su
Facebook, pero no conocen a ninguno de ellos". Para Rodríguez este problema genera
que los jóvenes tengan distintos problemas de comportamiento social que, a largo plazo
pueden generar otros problemas personales como la incomunicación con el mundo real.

¿Qué pasa cuando se cae en la adicción a Internet?


Otro tema es la llamada "adicción a internet", problema que se presenta cuando las
personas se vuelven completamente dependientes de la conectividad a internet y que
incluso puede llevarlos a tener síntomas de angustia, ansiedad y violencia si no tienen
acceso a la red, además de generar alteraciones cerebrales similares a las que
genera la adicción al alcohol y drogas. Según los especialistas, esta adicción puede
llevar a las personas a sufrir depresión, nerviosismo, irritabilidad, pánico y poco interés
en convivir con otras personas.
Si bien en Latinoamérica este todavía no es un problema extremo, en países como
Estados Unidos, China e Inglaterra se concentra una gran cantidad de casos de adictos a
internet, lo que ha llevado incluso a la apertura de clínicas especializadas en el tema.

El primer caso de adicción a internet fue reconocido el año 2008 en China, y luego en
Estados Unidos, donde abrieron la primera clínica para esta patología en el año 2009.

En China es el Centro de Tratamiento de Beijing el encargado de tratar al gran número


de chinos que presenta este problema. Se estima que en el país hay cerca de 2,5 millones
de adictos a internet, según el doctor Tao Ran, fundador de este centro médico.

En su mayoría los pacientes son jóvenes entre 18 y 36 años, quienes son internados por
sus padres para curar este trastorno. Hasta ahora esta clínica cuenta con unos 1.500
pacientes y tiene un 70% de éxito en sus tratamientos, que consisten en jornadas de
entrenamiento físico y deporte, además de sesiones de relajación que son coordinadas
por psicólogos y psiquiatras.

Los ingleses también están tratando el problema mediante la creación de una clínica
para niños adictos a internet. Se trata de una clínica abierta en el hospital privado Capio
Nightingale, ubicado en el centro de Londres. En esta clínica se atiende a pacientes de
entre 12 y 15 años, teniendo terapias personalizadas para cada paciente.

El objetivo principal de este tratamiento es aumentar la autoconfianza de los


adolescentes en los encuentros reales por sobre lo virtual. Además, se ayuda a los
jóvenes a manejar la energía y excitación provocada por largas jornadas jugando en el
PC y con consolas.
Si hay algo que recordar es que la tecnología utilizada adecuadamente, puede tener un
montón de utilidades, tanto educativas como comunicativas, e incluso acercarnos a
nuestros amigos y/o familiares que se encuentran en otro lugar. Sin embargo, si la
tecnología no es bien utilizada, puede ocasionar aislamiento, falta de comunicación y
otros graves problemas.

Ventajas e inconvenientes de las redes sociales


Ventajas
 Tal vez la primera ventaja atribuible a las redes sociales sea la ayuda que suponen para acabar
con el aislamiento al que se ven abocadas muchas personas y comunidades, bien por sufrir una
minusvalía que los mantiene inmovilizados en sus casas o bien por el aislamiento geográfico
propio del ámbito rural o de determinadas zonas de difícil acceso. Gracias a estas redes, millones
de individuos pueden hoy acceder a servicios y a hobbies así como pertenecer a comunidades
hasta hace bien poco impensables para ellos.
 Facilitar la comunicación y el establecimiento de lazos entre personas con intereses,
necesidades y preocupaciones comunes.
 Mantener un contacto próximo y frecuente con familiares y amigos sin que la distancia sea un
impedimento
 Importantes ventajas aplicables al ámbito académico y laboral como la posibilidad de acudir y
participar en eventos y conferencias (a veces en otros países) sin necesidad de desplazarse;
acceder a oportunidades laborales; realizar estudios a distancia, etc.
 Posibilidad de movilizaciones colectivas solidarias en casos de emergencias por desastres
naturales, conflictos bélicos, marginación de colectivos y tantas otras situaciones en las que las
redes sociales permiten comunicarse simultáneamente a miles (incluso millones) de personas en
muy poco tiempo.
Inconvenientes
 Peligro de desvirtualización de la calidad de las relaciones humanas al quedar sustituido el
contacto físico-real por la relación virtual que supone relacionarse a través de una pantalla. En
cualquier caso, este inconveniente podría contemplarse como una ventaja en forma de ajuste
creativo en determinadas circunstancias (como soledad, personas con carencias de habilidades
sociales para relacionarse) en las que en lugar de quedarse sólo y aislado el individuo, pueda
experimentar la sensación de que “siempre existo para alguien” aunque sea sólo a través de una
presencia virtual.
 Dificultad en la capacidad para administrar el tiempo (las horas suelen ser más cortas ante la
pantalla de un ordenador) y peligro de que el uso de las redes sociales se convierta en una
adicción.
 Riesgo de deterioro de las esencias definitorias de las relaciones humanas como consecuencia
del cambio cultural impuesto por los avances tecnológicos.
 Posibilidad de perder la privacidad al manejar inadecuadamente los datos que se introducen en
las redes sociales; se incluye en este apartado la eventualidad de ser engañado por alguien que
crea una falsa identidad o que suplanta la de otra persona o incluso la nuestra.
 Peligro de caer en manos de redes criminales que, a través de los datos facilitados a una red
social, incurran en delitos como por ejemplo la pornografía infantil.
¿Afectan las redes sociales a la salud mental y a las
relaciones humanas?
Es habitual encontrarse en las terrazas de las cafeterías con grupos de jóvenes sentados a una mesa,
sin mirarse entre si y pendientes de la pantalla del dispositivo móvil que cada cual sostiene en sus
manos, un comportamiento que desvirtúa lo que debería ser una interrelación humana saludable y
que ha puesto en guardia a sociólogos, psicólogos y psiquiatras por el peligro que entraña tanto para
la salud mental individual como colectiva.

Aunque, aparentemente, participar en redes como WhatsApp o Facebook ayude a comunicarse a


ciertas personas tímidas o con baja autoestima, no es menos cierto que también puede incentivarlas
a rehuir de los contactos reales para contentarse con el anonimato de la virtualidad, circunstancia
más fácil de soportar que el esfuerzo que supone afrontar una relación real.

La frecuencia con que muchos usuarios consultan las redes sociales (varias veces por minuto en
algunos casos) repercute negativamente en la concentración requerida para el trabajo o los estudios
propiciando un abandono de las responsabilidades.
La consecuencia negativa más frecuente debida a un mal uso de las redes sociales, es la conducta
obsesivo-compulsiva que puede generar en quienes viven permanentemente pendientes de los
avisos que suenan en sus teléfonos o tablets y sienten la necesidad de responder a los mismos
independientemente de que estén solos o acompañados, vayan andando o, lo que puede ser
mortalmente peligroso, conduciendo un automóvil.
El usuario compulsivo de las redes sociales presenta un “temor a estar desconectado” que le genera
la necesidad adictiva de estar permanentemente activo en las redes. A esta situación se le
denomina FOMO, acrónimo del inglés “fear of missing out” que traducido al español significa “miedo
a estar fuera” o “miedo a perderse algo” (reuniones, eventos, conciertos, cenas…) y que se
manifiesta como una ansiedad a que algo muy interesante pueda suceder mientras se está
desconectado.
Otra situación patológica, consecuencia del mal uso de las redes sociales, es la ansiedad que genera
la envidia que ciertos usuarios compulsivos experimentan al ver publicaciones de amigos (reales o
virtuales) que exhiben un bienestar al que ellos no tienen acceso (viajes, compra de un aparato
tecnológico de última generación, anuncio de eventos como tener pareja o ir a contraer
matrimonio…). Además de envidia, estas situaciones pueden ocasionar sentimientos de frustración,
tristeza y depresión por la tendencia a idealizar la vida de los otros (quienes tal vez la inventen o sólo
muestren una parte de ella) y mortificarse al darse cuenta de que se carece de posibilidades de ser
como ellos.
Un estudio realizado por Larry Rosen, profesor de psicología de la Universidad Estatal de California,
llega a la conclusión de que los adolescentes que frecuentan Facebook presentan más tendencias
narcisistas (en términos de la Terapia Gestalt hablaríamos de egotismo neurótico, es decir de una
fobia al contacto, al vínculo) que el resto de la población, así como también que los adultos jóvenes
adictos a esta red social son más propensos a manifestar ciertos problemas psicológicos como un
comportamiento antisocial.
También la frecuentación excesiva de Facebook puede distraer en los estudios y repercutir
negativamente en el rendimiento escolar y el aprendizaje.

Conclusiones
Sin duda, nuestra vida es más fácil, y por que no decirlo, mejor, gracias a las nuevas tecnologías de
comunicación (NTC) y a los dispositivos que nos permiten acceder a Internet y a las redes sociales,
pero, consideremos que estos avances tienen también aspectos perjudiciales que han dado lugar a
la aparición de ciertas patologías psíquicas derivadas de un mal uso de estas tecnologías.
Es obvio que las NTC han modificado el patrón de las relaciones humanas convirtiéndolas en más
impersonales y, en cierto modo, más inadecuadas.

Reflexionemos sobre el hecho de que las relaciones interpersonales son un mecanismo de


socialización y de supervivencia que surge en el niño a través de sus primeras relaciones familiares,
infundiéndole tanto seguridad como inseguridad, aproximación, evitación o incluso ambivalencia.
Una muestra de ello es el vínculo de apego, una figura que evoluciona conforme el niño crece y su
personalidad se va configurando, y también un factor fundamental en cómo se establecerán las
primeras –y también las futuras– relaciones sociales, así como en el modo en que éstas se
conservarán y serán manejadas.
El apego es el modo que tiene el individuo de vincularse con el otro. El vínculo de apego proporciona
al individuo dos elementos fundamentales de su ser y de su humanidad: la identidad y la pertenencia,
es decir, “ser quien soy y no otro” y, al mismo tiempo, “formar parte de un grupo” o una familia, con
todos los sistemas en los que ésta también participa.
En las relaciones de apego, se adquiere –o no– un código de la intimidad. Este código es muy
diferente al código social formal y convencional ya que supone un uso distinto de la mirada, el tacto,
el espacio interpersonal, las caricias, los abrazos, los fonemas, las palabras, la expresión de las
emociones, etc. En las relaciones de apego se aprende a mirar y ser mirados; tocar y ser tocados;
abrazar y ser abrazados; comunicar y compartir emociones; etc.
Si bien las NTC influyen cada vez más en la vida humana, reparemos en que nunca se nos ocurriría
pensar que alguien pueda crear un vínculo de apego a una red social, ya que a éstas sólo se les
reconoce la posibilidad de propiciar una interacción rápida y amplia, aunque superficial en lo afectivo
entre las personas a las que pone en contacto. Así, la interacción virtual que se mantiene a través de
las redes informatizadas, nunca conllevará el esfuerzo de compromiso y responsabilidad que entraña
todo vínculo real en la vida real.
Esto explica que el abuso de las NTC pueda generar una dependencia a las mismas pero nunca un
vínculo de apego. Es por ello que cuando se interrumpe bruscamente el acceso a estas tecnologías,
se produce un “síndrome de abstinencia” que como tal debe ser tratado (igual que sucede en las
adicciones a sustancias), mientras que si lo que se interrumpe es un vínculo de apego, las
repercusiones no serán las propias de una adicción sino las de un trastorno afectivo que repercutirá
en el estado y la maduración emocional del individuo.
Podemos pues concluir que las nuevas tecnologías proporcionan facilidades de comunicación pero
al mismo tiempo alteran la naturaleza y la esencia de la misma, ya que una interrelación humana
basada únicamente en estas tecnologías ocasionaría déficits sociales, afectivos y emocionales. La
causa de ello es que la relaciones interpersonales que se originan a través de las NTC no son útiles
para que el individuo sienta seguridad, tampoco para su supervivencia ni para generar el vínculo de
apego que directamente se asocia a la necesidad inherente del ser humano a agruparse para sentir
bienestar.