You are on page 1of 2

COMPROMISO DE UNA SOCIEDAD FRENTE AL MALTRATO DE LA MUJER

GIANCARLO COLQUE FERNÁNDEZ GESTIÓN – PRIMER AÑO

Es conocido por todos que, en nuestra sociedad, y en muchas otras en las que se refleja
una igual o peor situación, las mujeres no tienen el valor que deberían tener, el maltrato
físico y mental es aún mucho, las personas aún no entienden que este es un grave
problema, un problema que va contra el desarrollo social conjunto, un problema que
ocasiona un numero inimaginable de muertes cada año, un problema que vemos reflejado
en los datos obtenidos por el diario correo: según la defensoría del pueblo al finalizar el
presente año (2018) se registrarían 130 mil casos de violencia de género; entonces nos
preguntamos, porque si ya han pasado muchos años aun no podemos entender todo esto,
aun no podemos comprender que una mujer se mide por el valor que tienen como persona,
y no por el que una sociedad machista le otorgue, es fundamental que para que empiece
el cambio, se empiece a educar a la gente, a las nuevas generaciones, sobre la importancia
de una mujer, y sobre el respeto que cada una merece por el hecho de ser una persona.

Día a Día podemos notar en la calle, en el transporte público, en la universidad, en muchos


grupos sociales, el reflejo indirecto de una sociedad machista, de una sociedad hipócrita,
que finge frente a un lado, las mujeres, estar creciendo, cambiando, mejorando, cuando
en realidad no lo hace, cuando en realidad aún se ven los estragos de la violencia física y
mental en grandes proporciones que se daban hasta hace poco, en la generación de
nuestros abuelos y bisabuelos. Aun puedo notar en cada comentario, en cada mirada, en
cada acción, la indiferencia de una sociedad de hombres que creen tener el poder de tener
una mujer, el poder de tratarla como más se le antoje; cuando por el contrario solo
demuestran brutalidad e ignorancia, que provocan el estancamiento del crecimiento social
conjunto. Cada palabra que exprese violencia es símbolo de alerta, así que, mujeres tomen
el poder de sus decisiones, decidan quererse a sí mismas, no caigan en falsas promesas de
amor que ocultan una vida de sufrimiento y dolor, por sobre todo lo demás su promesa
primordial es la de ustedes, la de su crecimiento la de su desarrollo, la de su vida.
Hombres, entiendan que una mujer no es un objeto, no es un adorno que tienen que llevar
de su lado para poder sentirse completos, entiendan que, si en verdad aman a una mujer,
si en verdad están listos para poder amar, encontraran a alguien que los complete, a
alguien que los motive, a alguien que los haga sentir la más absoluta de las felicidades, a
alguien que puedan amar de verdad, amar cada uno de sus defectos, cada uno de sus
momentos, a alguien en cuya mirada se pierdan y en cuya sonrisa se encuentren; entiendan
que su actitud define muchas cosas, que su actitud del lado de su palabras y de sus
acciones, pueden determinar desarrollarnos como una sociedad del tercer mundo en la
que no existe el respeto y abunda la hipocresía, o en una sociedad en búsqueda del
bienestar conjunto, donde puedan haber oportunidades iguales, donde el nivel de felicidad
de la gente se exprese en la expresión de su rostro, donde la característica más resaltante
sea la verdad y la gente no tenga que ocultarse bajo mascaras de aceptación. Es aquí donde
surge una nueva mentalidad, donde surge un compromiso de cambio total, un
compromiso de mejora verdadero, en el que tanto hombres como mujeres acepten trabajar
de forma conjunta para eliminar las brechas que hacen fortalecer el machismo, el
feminismo, la violencia; comprometámonos a fortalecer el respeto, el amor, y la
veracidad; comprometámonos también a educar a nuestros niños correctamente, a
empezar a formar una nueva generación de hombres verdaderos y mujeres empoderadas.

Es importante para mi poder expresar estas ideas, para así poder hacer entender a los
lectores que tenemos que crear y fomentar un compromiso, un compromiso de justicia y
amor, comprometernos a ir en contra del maltrato a la mujer, y valorarla como lo que es,
una persona, una persona que hace de nuestros días, los días más emocionantes, más
tiernos, más inmemorables, más motivantes; una persona que hace que en la sociedad
puedan existir sentimientos verdaderos.