You are on page 1of 9

República Argentina - Poder Ejecutivo Nacional

2018 - Año del Centenario de la Reforma Universitaria

Resolución firma conjunta

Número: RESFC-2018-383-APN-DIRECTORIO#ENARGAS

CIUDAD DE BUENOS AIRES
Miércoles 5 de Diciembre de 2018

Referencia: EX-2018-38247946- -APN-GRGC#ENARGAS

VISTO el Expediente ENARGAS Nº EX-2018-38247946-APN-GRGC#ENARGAS del Registro del
ENTE NACIONAL REGULADOR DEL GAS (ENARGAS); la Ley Nº 24.076; los Decretos Nº 1738/92 y
Nº 2255/92, y CONSIDERANDO:

Que los antecedentes que dieron origen al presente procedimiento sancionatorio se retrotraen al 20 de julio
de 2018, en donde por Nota NO-2018-34677385-APN-GRGC#ENARGAS, se solicitó a
DISTRIBUIDORA DE GAS CUYANA S.A. “informar a esta Autoridad Regulatoria, por localidad y para
cada uno de los turnos de facturación que posee; y para cada uno de los períodos de facturación emitidos
desde el 01/01/2018 a la fecha de la presente, a usuarios de facturación bimestral, la cantidad de facturas
emitidas en cada uno de ellos, con la apertura entre facturas emitidas con lectura “Real”, lectura
“Estimada”, y lectura “Ajustada”.

Que atento a que la Distribuidora no brindó la información descripta en el considerando precedente, el 2 de
agosto de 2018 se emitió la Nota NO-2018-37125377-APN-GRGC#ENARGAS, en la que se reiteró el
requerimiento oportunamente cursado, otorgándole un nuevo plazo de 2 (dos) días hábiles para remitir dicha
información.

Que la Licenciataria envió la información solicitada el día 3 de agosto de 2018 a través de la Actuación N°
IF-2018-37389569-APN-SD#ENARGAS.

Que, asimismo, tanto en la ciudad de San Juan, como en la de Mendoza, se llevaron a cabo relevamientos
in situ de medidores seleccionados en una muestra -en base a información sobre facturación suministrada
mensualmente por la prestadora vía el Sistema Automático de Remisión Informática (SARI)-, a efectos de
determinar la accesibilidad de los mismos y corroborar si es posible su lectura.

Que del relevamiento realizado en la ciudad de San Juan, registrado en el Acta de Constatación
ENRG/AUCR/CRSR Nº 01/18 del día 31 de julio al 2 de agosto de 2018, se verificó que, de una muestra
de 273 cuentas con emisión de facturas con lecturas estimadas, en 118 casos los medidores de consumo se
encontraban sobre la línea municipal, pudiendo tomar lectura de los mismos.

Que asimismo, de las 273 cuentas auditadas, si bien 151 medidores se encontraban dentro de la propiedad
del usuario, en 128 casos se pudo acceder para tomar lectura de los consumos registrados en los mismos.

Que en definitiva, del total de la muestra de 273 cuentas verificadas, únicamente 27 medidores tuvieron
algún grado de complejidad para la lectura del medidor.

Que por otro lado, en lo que respecta a la auditoría llevada a cabo en la ciudad de Mendoza, registrada en
el Acta de Constatación ENRG/AUCR/CRCU Nº 124 del 8 al 9 de agosto de 2018, se verificó que, de una
muestra de 257 cuentas con emisión de facturas con lecturas estimadas, en 20 casos los medidores de
consumo se encontraban sobre la línea municipal, pudiendo tomar lectura de los mismos.

Que asimismo se corroboró, que de la citada muestra de 257 cuentas, si bien 237 medidores se encontraban
dentro de la propiedad del usuario, en 197 casos se pudo acceder para tomar lectura de los consumos
registrados.

Que en definitiva, del total de la muestra de 257 cuentas verificadas en Mendoza, únicamente 40 medidores
tuvieron algún grado de complejidad para la lectura del medidor.

Que en virtud de las constancias obrantes en el Expediente del VISTO, el 9 de agosto de 2018, a través de
la NOTA NO-2018-38518497-APN-SD#ENARGAS donde se acompañó el Informe N° IF-2018-
38510630-DIRECTORIO#ENARGAS, se imputó a DISTRIBUIDORA DE GAS CUYANA S.A., en los
términos del Punto 10.2.9 del Capítulo X “Régimen de Penalidades” de las Reglas Básicas de la Licencia
de Distribución (Decreto N° 2255/92), el incumplimiento del inciso (h) del punto 14 del Reglamento de
Servicio de Distribución, modificado por la Resolución ENARGAS N° I/4313/17, por los incumplimientos
verificados en la ciudad de San Juan.

Que el 20 de septiembre de 2018, a través de la NOTA NO-2018-46643488-APN-SD#ENARGAS en la
que se adjuntaba el Informe N° IF-2018-46566062-APN-DIRECTORIO#ENARGAS, se le amplió a la
citada Distribuidora, la imputación del incumplimiento del inciso (h) del punto 14 del Reglamento de
Servicio de Distribución, modificado por la Resolución ENARGAS N° I/4313/17, por las irregularidades
verificadas en los controles llevados a cabo en la ciudad de Mendoza.

Que el 12 de octubre de 2018, DISTRIBUIDORA DE GAS CUYANA S.A. presentó el descargo que hace
a su derecho por la imputación relacionada con las irregularidades verificadas en la ciudad de San Juan,
mientras que el 5 de noviembre de 2018, hizo lo propio con respecto a la imputación por los hechos
verificados en la ciudad de Mendoza.

Que en su descargo, la Distribuidora afirmó que las auditorías en base a las que se sustentan tanto el
Informe Técnico como del Dictamen Jurídico carecen de toda rigurosidad y representatividad técnica y
estadística, y que adolecen de errores e inconsistencias “…que los vuelven inapropiados desde lo técnico y
nulos de nulidad absoluta desde lo legal”.

Que para el caso de Mendoza, manifestó que de los “…257 medidores que integraron la muestra de la
auditoría realizada por el ENARGAS, hubo 46 casos (18%) que no tuvieron lecturas estimadas durante todo
el año 2018…”, por lo que entiende que cualquier análisis que se pretenda realizar, debe circunscribirse
únicamente a los 211 casos restantes.

Que siguiendo con dicho análisis, entendió la Licenciataria que “Partiendo de la base de los 211 medidores
incluidos en la muestra de la auditoría que han tenido estimación de consumo durante el año 2018, se
observa que el 92% (193 casos) corresponden a medidores instalados en gabinetes internos, es decir,
ubicados en diferentes lugares como una batería o entrada de pasillo, garaje, jardín, patio, etc., espacios
estos, de difícil acceso y distintos a la línea municipal, siendo que esto último tampoco garantiza que se
pueda tomar la lectura”.

Que asimismo, afirmó la Distribuidora que “…de estos 193 casos, en el 79% (152 casos) el ENARGAS
determinó en su Auditoría, según surge del Acta de Constatación, un alto grado de dificultad en el acceso
por carecer de portero o vía de ingreso directa (son los indicados en el acta de constatación como ‘sin
portería / sin encargado; se obtuvo acceso por vecino’ y los clasificados como ‘casa con el medidor interno’
y ‘comercio deshabitado’). Todo lo cual demuestra que no nos encontramos frente a: (i) equipos de
medición ubicados en lugares de fácil acceso, tal como expresa el Informe Firma Conjunta; o (ii) medidores
que se encontraban al alcance de quien hace la lectura del medidor, tal como surge del Dictamen Firma
Conjunta. Es decir, que la muestra base de la Auditoría tiene situaciones particulares de dificultad de
acceso que han justificado la necesidad de realizar una estimación de consumo”.

Que sostuvo la prestadora, que 128 casos corresponden a medidores internos ubicados en edificios sin
portero o encargado “…por lo que a los fines de acceder a la lectura debió requerirse el ingreso a un
vecino” y 23 casos corresponden a medidores internos ubicados en casas.

Que manifestó también la Licenciataria en ambos descargos, que no entiende cómo es posible que una
auditoría evalúe la posibilidad de leer el medidor por parte del lecturista, pero se haga a posteriori del paso
del mismo.

Que en tal sentido, afirmó la Distribuidora que “…la imposibilidad que dio motivo a la estimación no
necesariamente tiene que haber consistido en una imposibilidad permanente, duradera o sostenida en el
tiempo, sino que puede haberse tratado de un hecho o circunstancia puntual e insalvable que lisa y
llanamente imposibilitó tomar lectura”.

Que entendió la prestadora que para las situaciones de medidores internos ubicados en casas “…
perfectamente puede haber ocurrido que, al momento de pasar el lecturista no haya habido nadie en el
inmueble y, al momento de la auditoría, haya estado algún ocupante de la casa que habilitó el ingreso…”;
mientras que para los casos de medidores ubicados en edificios sin porteros “…a los fines de acceder a la
lectura debió requerirse el ingreso de un vecino; obvia decir que el ‘vecino’ no necesariamente está siempre
disponible para permitir y/o facilitar el ingreso del lecturista…”.

Que interpretó la Licenciataria que existe en el Punto imputado (art. 14 inc. h del Reglamento de Servicio
de Distribución) un presupuesto genérico “…consistente en no poder leer el medidor, en cuyo caso se
habilita la posibilidad de estimación…”, y dos supuestos especiales: fuerza mayor y aquellos casos donde
no hubiera libre acceso a la unidad de medición. Bajo este argumento, afirmó la prestadora que “Al
sostener la imputación que la Distribuidora ha incumplido con el punto 14 (h) del RdS dado que estimó los
consumos aún cuando los equipos de medición se encontraban ubicados en lugares de fácil acceso,
convierte a uno de los supuestos especiales (el A-2) en el presupuesto general de viabilidad de todo el
artículo 14 (h)”.

Que continuó con su descargo afirmando que “…de ninguna manera la falta de libre acceso al medidor
constituye el único supuesto que habilita la estimación”, y que la Distribuidora puede estimar la factura
cuando no pueda leer el medidor.

Que afirmó también la prestadora, que no corresponde haberle imputado el punto referenciado, “…por el
hecho de que determinados equipos de medición se encontrarían en lugares de fácil acceso. Obvia decir
que la accesibilidad a un medidor no implica que necesariamente se pueda tomar la lectura”.

Que entendió la Licenciataria, que lo que la imputación está haciendo es modificar el Reglamento de
Servicio “…o cuanto menos, hacer una interpretación arbitraria e infundada, al circunscribir la posibilidad
de estimación únicamente para los casos en los que no hubiere libre acceso al medidor. Algo que
claramente el RdS no dice”.

Que asimismo, manifestó la Distribuidora que el Reglamento de Servicio determina que la estimación del
consumo se puede dar cuando no se puede leer el medidor, por el motivo que fuere y que los motivos “…
que provocarían que no se pueda leer el medidor son variados, de índole operativo, o bien concretos y
particularizados a cada caso, sin que se deba en esta instancia abrirse una justificación individualizada, caso
por caso, de los motivos de la estimación. Simplemente porque la RdS no lo exige”.

Que manifestó también la prestadora, que la imputación efectuó un “reduccionismo arbitrario”, al acotar el
campo de las estimaciones permitidas al “…circunscribirlo únicamente a uno de los supuestos especiales
del RdS, desconociendo al resto de los presupuestos que expresamente enumera el artículo”.

Que afirmó que “Semejante interpretación del sentido y del alcance del Punto 14 inc. (h) del RdS viola los
dos límites que jamás deben ser traspasados en la interpretación de la norma. Por una parte, el límite que se
proyecta sobre su legalidad esto es, que se mueven en el plano de la validez, y el límite que hace,
referencia a la racionalidad, es decir, que se sitúan en el ámbito de la justificación”.

Que en tal sentido, entendió la prestadora que la imputación está incurriendo en la vulneración del principio
de legalidad, al afirmar que de continuar con la misma quedaría en evidencia “…una modificación de facto
en el RdS, al establecerse que únicamente podrá estimarse en aquellos casos donde no hubiera libre acceso
a la unidad de medición”.

Que sin perjuicio del planteo de nulidad presentado por la Distribuidora, en forma subsidiaria destacó que
su obrar ha sido en un todo de acuerdo a las pautas establecidas por el Reglamento de Servicio de
Distribución, en orden a la estimación de los consumos.

Que afirmó en su descargo, que las estimaciones se basaron en el promedio histórico de consumo del
usuario para el mismo período de facturación de los últimos 2 años y que cuando se obtuvo la primera
lectura real con posterioridad a la factura emitida con consumo estimado, emitieron la factura de dicho
período en base a la lectura real, y en los casos donde surgieron diferencias en favor del usuario,
procedieron al reintegro correspondiente.

Que finalmente, manifestó la Licenciataria que han trabajado con estimaciones “…precisas, certeras y
cualificadas, conforme los parámetros fijados por el RdS”, destacando además que en ningún caso
procedieron al corte de suministro por falta de pago, por lo que concluyen que no ha existido
incumplimiento de su parte, ni se ha producido daño patrimonial alguno a los usuarios con facturas
estimadas”.

Que abocándonos en los argumentos de los descargos, conviene comenzar su análisis recordando que, como
primera apreciación, la Distribuidora afirmó que para el caso de la ciudad de Mendoza, de los 257
domicilios auditados, en 46 de ellos, la prestadora no estimó sus facturas.

Que si bien, en el Informe Técnico IF-2018-58139468-APN-GRGC#ENARGAS, se efectuó un detalle
riguroso refutando tal afirmación con elementos técnicos que, por una cuestión de economía procesal, no
viene al caso reiterarlos; lo cierto es que dicha apreciación no se corresponde con la información aportada
por la Licenciataria, en donde oportunamente informaron que a dichos usuarios se les estimó la factura.

Que continuando con los argumentos de los descargos presentados por la Distribuidora, esta afirmó que los
informes técnicos/jurídicos en los que se basó la imputación oportunamente cursada, se erigen sobre
argumentos endebles y con poca rigurosidad, volviendo la totalidad de dicho procedimiento nulo de nulidad
absoluta e insanable.

Que ahora bien, las auditorías que derivaron en la imputación referenciada se basaron en trabajos a través
de los cuales se constataron que de las 530 muestras auditadas a domicilios a los que la Distribuidora le
emitió facturas estimadas (en Mendoza y San Juan), en 458 casos se corroboró que el medidor se
encontraba al alcance de quien hace la lectura del medidor.

Que en este punto, objetó la Licenciataria que la auditoría se configuró en un extenso lapso temporal de
más de seis meses, por lo cual “…necesariamente la realidad con la cual se encontró la auditoría del
ENARGAS…no es equiparable, en modo alguno, a la realidad que existió al momento de realizarse el
proceso de toma de lectura que derivó en cada uno de los casos estimados”.

Que teniendo en cuenta el argumento de la Distribuidora, en cuanto al límite temporal que esboza, el cual
puede haber ocurrido en algún caso en particular, en la mayoría de ellos la distancia entre la lectura de la
factura estimada y la auditoría ha sido menor a los seis meses aludidos. Sin perjuicio de ello, tenemos que
tener en cuenta que la finalidad del control ejercido, fue constatar el lugar físico donde se encuentra el
medidor de gas, los cuales suelen estar empotrados en paredes o ubicados en lugares especialmente
diseñados para su ubicación y fácil acceso en los departamentos, razón por la cual, no es una práctica
habitual su cambio de lugar.

Que en este sentido, exceptuando algún caso muy esporádico, la realidad que existió al momento de
realizarse la toma de lectura del medidor es la misma que encontró el auditor del Organismo.

Que ahora bien, en cuanto al argumento relacionado a que pudo haber existido un “…hecho o circunstancia
puntual e insalvable que lisa y llanamente imposibilitó tomar la lectura” por parte del lecturista de la
Distribuidora, cabe destacar que dicho argumento cae por sí mismo al comprobar que, como fuera detallado
precedentemente, de las 530 muestras auditadas, en 458 casos el auditor pudo tener acceso al medidor.

Que la circunstancia “puntual e insalvable” a la que alude la Licenciataria puede darse en algún caso
puntual, pero si estamos hablando que en la muestra auditada, en más del 86% de los casos los auditores
tuvieron acceso a la lectura del medidor, dicho argumento no tiene asidero fáctico.

Que, por otro lado, también hay que tener en cuenta que de las auditorías surge que en un 26 % de casos
auditados (138 casos), el medidor se encontraba sobre la línea municipal.

Que el hecho de que en más de la cuarta parte de los casos auditados el medidor se encontraba sobre la
línea municipal permite demostrar, sin la posibilidad de invocar ningún tipo de subjetividad respecto del
hecho objetivo, que la práctica incoada por la prestadora excede la aparición de algún “vecino” para
ingresar a algún predio a tomar lectura o a si el usuario se encontraba en su hogar para franquearle el
ingreso al lecturista.

Que ahora bien, en lo que respecta al planteo de nulidad, lo cierto es que la Distribuidora no acredita la
existencia del perjuicio que habría sufrido o el interés jurídico que vería afectado y pretendería subsanar, y
tampoco aporta prueba que acredite lo anterior. Nos encontramos aquí frente al presupuesto clásico de
peticionar “la nulidad por la nulidad misma”; presupuesto cuya admisibilidad no puede admitirse.

Que asimismo, se señala que la Distribuidora tampoco ha individualizado ni probado el interés jurídico que
pretende satisfacer con la invalidez que propugna. La falta de prueba en tal sentido deja sin sustento la
pretensión impugnatoria de la Licenciataria.

Que por todo ello, debe declararse la inadmisibilidad de la nulidad articulada por la prestadora,
confirmándose la validez de las medidas de contralor ejercidas por el ENARGAS.

Que la Distribuidora alega también falta de tipificación jurídica por entender que no se configura “…
incumplimiento alguno que amerite este proceso y mucho menos haga pasible a esta parte de una sanción”.

Que continúa la prestadora afirmando que “Lo que la imputación está haciendo, en definitiva, es modificar
el RdS o cuanto menos, hacer una interpretación arbitraria e infundada, al circunscribir la posibilidad de
estimación únicamente para los casos en los que no hubiere libre acceso al medidor. Algo que claramente el
RdS no dice”.

Que en este punto, entiende también la Licenciataria, que el ENARGAS vulneró el principio de legalidad
ya que estaría efectuando una modificación “…de facto en el RdS, al establecerse que únicamente podrá
estimarse en aquellos casos donde no hubiera libre acceso a la unidad de medición”, planteando por ello, la
nulidad de la imputación.

Que ahora bien, el mencionado Punto del Reglamento establece una regla general que menciona en forma
clara e irrefutable: la única posibilidad de estimar facturas, es cuando no se pueda leer el medidor.

Que a partir de la citada premisa, la norma, detalla las pautas que debe seguir la prestadora para los
distintos supuestos en que deba estimar una factura porque no pudo leer el medidor.

Que tal concepto, ha sido también debidamente receptado por la Distribuidora y coincide en el análisis al
afirmar en sus descargos que sólo se podrá estimar facturas “…cuando no se puede leer el medidor, por el
motivo que fuere”. Pero continúa su análisis afirmando que “Los motivos que provocarían que no se puede
leer son variados, de índole operativo, o bien concretos y particularizados a cada caso, sin que deba en esta
instancia abrirse una justificación individualizada, caso por caso, de los motivos de la estimación.
Simplemente porque el RdS no lo exige”.

Que volvemos en el tema, a manifestaciones vertidas precedentemente. Puede existir algún caso en que el
lecturista, por los motivos expuestos por la prestadora, no haya podido tomar lectura de un medidor. Ahora
bien, esos argumentos resultan inválidos cuando de las auditorías se aprecia un accionar sistemático por
parte de la Distribuidora en estimar facturas a usuarios cuyo medidor se encuentra accesible para su lectura.

Que equivoca la Licenciataria su apreciación con relación a la interpretación que entiende que hizo esta
Autoridad Regulatoria de la norma imputada. El Punto imputado es claro, y no exige ningún tipo de análisis
o interpretación adicional a lo estrictamente escrito en la norma.

Que el Inciso (g) del Punto 14 del Reglamento de Servicio de Distribución modificado por la Resolución
ENARGAS N° I/4313/17, les impone a las prestadoras la obligación de leer mensualmente o
bimestralmente (dependiendo del tipo de usuario) los medidores de sus clientes.

Que el Inciso (h) del Punto 14 del mencionado Reglamento de Servicio de Distribución, detalla los pasos a
seguir cuando las prestadoras no puedan leer el medidor.

Que como podrá apreciarse, la regla es la lectura del medidor y la excepción es la estimación de factura,
únicamente cuando no pueda leerse.

Que la norma es clara y no permite apreciaciones o interpretaciones adicionales ni por parte del
ENARGAS, ni de ningún actor del sistema, sino que debe leerse e interpretarse taxativamente.

Que ahora bien, en lo que respecta específicamente a la “falta de tipicidad” invocada por la Distribuidora,
lo cierto es que la irregularidad imputada no se circunscribe “…únicamente a uno de los presupuestos
especiales previstos en el RdS…”, como lo afirma la prestadora, sino al incumplimiento del Punto 14 (h)
del Reglamento de Servicio de Distribución, supuesto general que prevé la norma en donde la única
posibilidad que tienen las prestadoras de estimar facturas, es cuando no se pueda leer el medidor.

Que si la Autoridad Regulatoria, en uso de sus facultades de contralor, efectúa auditorías donde se relevan
la ubicación del medidor de 530 usuarios cuya factura fue estimada y en 458 de esos casos el auditor pudo
efectuar la lectura del mismo, el incumplimiento del Punto referenciado es claro e ineludible.

Que el Principio de Legalidad se basa en la exigencia de que la actuación de la Administración se realice
de conformidad con el ordenamiento positivo.

Que conforme ello, y en virtud que las garantías legales han sido respetadas en todo el procedimiento
sancionatorio que se ha llevado a cabo contra la Distribuidora, es que no debe prosperar la denuncia de
vulneración del principio de legalidad alegado en el descargo.

Que finalmente, la Distribuidora, en forma subsidiaria, afirmó que su obrar ha sido en un todo de acuerdo a
lo establecido en el Reglamento de Servicio de Distribución en orden a la determinación de los consumos
estimados.

Que bajo dicha premisa, la Licenciataria detalló que las estimaciones efectuadas fueron “…precisas,
certeras y cualificadas, conforme los parámetros fijados por el RdS”. Asimismo, manifestó que las
estimaciones de “…ninguna manera han generado perjuicio a los Usuarios del servicio”, y que en ningún
caso la Distribuidora procedió al corte de suministro por falta de pago.

Que conviene recordar, que la única finalidad que tuvieron las auditorías del caso, fue la de cotejar si los
medidores de los usuarios a los que la Distribuidora estimó sus facturas, se encuentran al alcance de quien
debe tomar su lectura, para poder así determinar si se vulneró lo dispuesto en el Inc. (h) del Punto 14 del
Reglamento de Servicio de Distribución.

Que no fue materia de las auditorías de marras, el control del accionar de la prestadora con relación al
cumplimiento del proceso que el Reglamento de Servicio establece para aquellos casos excepcionales en los
que una prestadora tuvo que estimar una factura porque no pudo leer un medidor.

Que sin perjuicio de ello, y conforme se desprende de los actuados obrantes en el presente Expediente, la
Distribuidora efectuó, en forma sistemática, estimaciones de facturas en las que el medidor se encontraba al
alcance del lecturista.

Que ello implica, como fuera descripto en considerandos precedentes, que la Licenciataria debe activar los
mecanismos previstos en el Reglamento de Servicio, respecto de cómo actuar en los casos en los que haya
estimado facturas, más aún si el saldo de la estimación ha sido positiva a favor del usuario.

Que asimismo, las estimaciones de consumo deben basarse en el promedio histórico de consumo del
usuario para el mismo período de facturación de los últimos dos años o en el consumo correspondiente a
igual período del año anterior, si la historia de consumo del usuario fuera menor de dos años.

Que por otro lado, hay que tener en cuenta lo establecido por el Art. 31 de la Ley N° 24.240 y
modificatorias, que establece que en los casos que un usuario hubiera abonado un importe mayor al que
hubiere correspondido, el prestador deberá reintegrarle la diferencia correspondiente con más los mismos
intereses que el prestador cobra por mora, calculados desde la fecha de pago hasta la efectiva devolución, e
indemnizará al usuario con un crédito equivalente al veinticinco por ciento del importe cobrado o
reclamado indebidamente.

Que atento ello, y sin entrar en las consideraciones descriptas por la Distribuidora en cuanto al eventual
perjuicio o no que le han producido a la economía de sus usuarios con las estimaciones llevada a cabo (lo
cual será materia de otro control por parte de la Autoridad Regulatoria), lo cierto es que la prestadora al
haber estimado facturas, debe dar cumplimiento con la metodología establecida en el Inc. (h) del Punto 14
del Reglamento de Servicio de Distribución –T.O. por la Resolución ENARGAS N° I-4313/17- y en el Art.
31 de la Ley de Defensa del Consumidor.

Que finalmente, y conforme se desprende de los antecedentes obrantes en el presente Expediente, es
necesario resaltar algunas cuestiones que deben ser tenidas en cuenta en la prosecución del procedimiento
sancionatorio.

Que el número facturas estimadas por parte de la Distribuidora en el período auditado, en donde el medidor
se encuentra al alcance del lecturista, no se tratan de “casos puntuales”, como intenta minimizar la
prestadora, sino que denota un proceso sistemático de incumplimiento del mecanismo de toma de lectura.

Que el hecho que se haya comprobado que este accionar irregular es una práctica habitual por parte de la
Distribuidora (recordemos que se corroboró esta práctica tanto en Mendoza como en San Juan) torna aún
más gravosa la situación de la prestadora.

Que, asimismo, hay que tener en cuenta que la emisión de una gran cantidad de facturas estimadas en
forma irregular, ha derivado en una innumerable cantidad de reclamos en ambas provincias, y ha
movilizado sus fuerzas vivas en pos del esclarecimiento de esta situación, lo que denota la repercusión
pública del caso y la configuración del agravante previsto para la ponderación de la sanción aplicable.

Que, en este orden de ideas, hay que recordar que además de los múltiples tratamientos que le dio a la
cuestión de las facturas estimadas la prensa oral y escrita de las provincias cuyanas, la legislatura de San
Juan citó a las autoridades de este Organismo de Control para que brinde las explicaciones del caso.

Que en vistas a los antecedentes descriptos, corresponde sancionar a DISTRIBUIDORA DE GAS
CUYANA S.A. por el incumplimiento del inciso (h) del punto 14 del Reglamento de Servicio de
Distribución -modificado por la Resolución ENARGAS N° I/4313/17-, teniendo en cuenta el grado de
afectación del interés público que provocó su irregular accionar tanto en la ciudad de San Juan como en
Mendoza en los términos del Inc. c) del Punto (1) del Capítulo XII del Decreto N° 1738/92, reglamentario
de la Ley N° 24076.

Que en virtud de lo expuesto y constancias obrantes en el Expediente mencionado en el Visto, corresponde
la aplicación del Régimen de Penalidades, Punto X de las Reglas Básicas de la Licencia de Distribución,
aprobadas por Decreto Nº 2255/92.

Que tomó intervención el Servicio Jurídico Permanente del Organismo.

Que el presente acto se dicta en virtud de lo normado por el Artículo 52, incisos a) y x) de la Ley N°
24.076 y su reglamentación.

Por ello,

EL DIRECTORIO DEL ENTE NACIONAL REGULADOR DEL GAS

RESUELVE:

ARTÍCULO 1°: Sancionar a DISTRIBUIDORA DE GAS CUYANA S.A con una MULTA de PESOS
CATORCE MILLONES ($ 14.000.000.-), de acuerdo a lo establecido en el Punto 10.5, Capítulo X de las
Reglas Básicas de la Licencia de Distribución, aprobadas por el Decreto N° 2255/92 y lo dispuesto por la
Resolución RESFC-2018-22-APN-DIRECTORIO#ENARGAS, por el incumplimiento de lo establecido en
el Inciso (h) del Punto 14 del Reglamento de Servicio de Distribución, T.O. por Resolución ENARGAS N°
I-4313/17.

ARTÍCULO 2°: Ordenar a DISTRIBUIDORA DE GAS CUYANA S.A., a que proceda a dar cumplimiento
con el procedimiento establecido en el Inc. (h) del Punto 14 del Reglamento de Servicio de Distribución,
T.O. por la Resolución ENARGAS N° I-4313/17 y con el Art. 31 de la Ley 24.240 y modificatorias, en
todos aquellos casos en los que haya estimado la factura.

ARTÍCULO 3º: Instruir a DISTRIBUIDORA DE GAS CUYANA S.A. a abonar el total de la multa
impuesta en el Artículo 1°, dentro del plazo establecido en el Punto 10.2.7, Capítulo X “Régimen de
Penalidades” del Sub-Anexo I, Anexo “B” del Decreto Nº 2255/92.

ARTÍCULO 4º: Informar a DISTRIBUIDORA DE GAS CUYANA S.A. que deberá efectivizar dicho pago
en la cuenta del Banco de la Nación Argentina, Sucursal 85 Plaza de Mayo, Cta. Cte. Nº 2930/92 Ente Nac.
Reg. del Gas 50/651 – Recaudadora Fondos de Terceros, CBU 01105995-20000002930923, CUIT 30-
65906554-8; dentro del plazo señalado en el Artículo 3º del presente acto.

ARTÍCULO 5º: DISTRIBUIDORA DE GAS CUYANA S.A deberá acreditar el pago de la multa impuesta,
presentando, dentro de los 3 (TRES) días de efectivizado el pago, una copia de la boleta de depósito
respectiva.

ARTÍCULO 6°: Notificar a DISTRIBUIDORA DE GAS CUYANA S.A., en los términos del Artículo 41
del Decreto N° 1759/72 (t.o. 2017). Registrar y Archivar.
Digitally signed by DANIEL ALBERTO Perrone Digitally signed by CASARES Carlos Alberto María
Date: 2018.12.04 15:56:40 ART Date: 2018.12.05 08:18:53 ART
Location: Ciudad Autónoma de Buenos Aires Location: Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Daniel Alberto Perrone Carlos Alberto María Casares
Vicepresidente Vocal Primero
Directorio Directorio
Ente Nacional Regulador del Gas Ente Nacional Regulador del Gas

Digitally signed by GUICHÓN Diego Fernando Digitally signed by ROITMAN Mauricio Ezequiel
Date: 2018.12.05 10:04:53 ART Date: 2018.12.05 10:48:24 ART
Location: Ciudad Autónoma de Buenos Aires Location: Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Diego Guichon Mauricio Ezequiel Roitman
Vocal Segundo Presidente
Directorio Directorio
Ente Nacional Regulador del Gas Ente Nacional Regulador del Gas

Digitally signed by GESTION DOCUMENTAL ELECTRONICA -
GDE
DN: cn=GESTION DOCUMENTAL ELECTRONICA - GDE, c=AR,
o=MINISTERIO DE MODERNIZACION, ou=SECRETARIA DE
MODERNIZACION ADMINISTRATIVA, serialNumber=CUIT
30715117564
Date: 2018.12.05 10:48:27 -03'00'