You are on page 1of 8

Túbulo Contorneado Distal

El túbulo distal es la continuación de la rama ascendente gruesa del asa de Henle y


sigue un trayecto tortuoso a través de la corteza, hasta desembocar en el túbulo colector.
(Universidad de Cantabria, 2017)

Estructura

 Sus paredes están compuestas por un epitelio cúbico simple (células cúbicas).
(Klein, 2014)
 Las células cúbicas tienen pocas microvellosidades denominadas borde en
cepillo. ( para la REABSORCION) (Medel, 2014)
 El núcleo celular es apical.
 Poseen menor cantidad de lisosomas. (Medel, 2014)
 Tiene una densa matriz mitocondrial, mitocondrias alargadas (Klein, 2014)
 Pliegues de la membrana basolateral.

Funciones

 Reabsorción de sodio, cloro, calcio, magnesio.


 Secreción de potasio, hidrogeno (UNNE)

Porción inicial del túbulo distal

La parte inicial del túbulo distal resorbe 5% del Na+ filtrado. A nivel celular, el
mecanismo es un cotransportador de Na+/Cl- en la membrana apical cuya energía se
deriva del gradiente de Na+. Hay resorción neta de Na+ y Cl- en la parte inicial del
túbulo distal. Ambos ingresan a la sangre, el Na+ por la Na+/K+ATPasa y el Cl-
difunde fuera de la célula a través de los canales de Cl- en la membrana basolateral. El
cotransportador de Na+/Cl- de la parte inicial del túbulo distal difiere del
cotransportador apical (Na+/K+/2Cl-) de la rama gruesa ascendente de la manera
siguiente: transporta dos iones, es electroneutro (no electrogénico) y es suprimido por
un tipo diferente de diurético, los diuréticos tiacídicos (p. ej., clorotiacida,
hidroclorotiacida, y metolazona). Las tiacidas son ácidos orgánicos que a pH fisiológico
son aniones. Dichos diuréticos se unen al sitio del Cl- de cotransportador Na+/Cl- e
inhiben la resorción de NaCl en la porción inicial del túbulo distal. Al segmento inicial
del túbulo distal se denomina segmento cortical diluyente, ya que es impermeable al
agua.

Porción terminal del túbulo distal

Hay dos tipos principales de células en estos segmentos: las células principales y las
células intercaladas.

Células intercalares regulan el equilibrio ácido-base. Estas células pueden secretar


protones (H+), cuando el medio interno se torna ácido, o bien bicarbonato (HCO3-),
cuando el medio interno se torna alcalino.

Células principales reabsorben sodio y secretan potasio. El sodio ingresa por la


superficie apical a través de unos canales especiales denominados “canales epiteliales
de Na” (ENaC). La bomba de Na+/K+ en la superficie basolateral genera el gradiente de
sodio y lo expulsa hacia el intersticio.
El potasio sale por los canales hacia la luz, siguiendo su gradiente de concentración y
atraído por las cargas negativas de la luz tubular.
Los ENaC son sensibles a la hormona aldosterona. Un aumento de la aldosterona (un
mineralocorticoide) incrementa la reabsorción de sodio y la secreción de potasio en el
TC.
La hormona aldosterona ayuda reabsorber mayor cantidad de cantidad de sodio y cloro
y a secretar potasio (Genomasur)

(Klein, 2014)

Bibliografía
Genomasur. (s.f.). www.genomasur.com. Obtenido de
http://www.genomasur.com/BCH/BCH_libro/capitulo_15.htm?fbclid=IwAR05sOEPB4D
ZsYt-rFU7L90RmaxUGCNMd7Hpcwy-cykdXfVnUIGVSHkQs7I

Klein, B. G. (2014). Fisiología Veterinaria. Barcelona: Elsevier.

Medel, V. (14 de marzo de 2014). fisiologiab.blogspot.com . Obtenido de


http://fisiologiab.blogspot.com/2014/06/asa-de-henle.html

Universidad de Cantabria. (12 de junio de 2017). ocw.unican.es. Obtenido de


https://ocw.unican.es/mod/page/view.php?id=560

UNNE. (s.f.). odn.unne.edu.ar. Obtenido de http://odn.unne.edu.ar/aurinario.pdf


Mecanismo de contracorriente
En las nefronas yuxtamedulares y en sus vasos rectos se localiza un sistema especial de
transporte que se denomina mecanismo de contracorriente. El riñón es capaz de formar
orina concentrada y orina disuelta.
El mecanismo de contracorriente es imprescindible para formar orina concentrada y
este proceso ocurre en las asas de Henle largas y en las nefronas medulares y, en sus
vasos rectos, se localiza un sistema especial de transporte que es el MDC.

Un mecanismo de contracorriente es un sistema en el cual el flujo circula paralelo a, en


contra de, y en íntima proximidad a otro flujo durante un cierto tiempo.
Las asas y los vasos rectos son estructuras contracorrientes que tienen como misión
mantener una concentración muy elevada de soluto a nivel de la médula renal. Esta alta
concentración depende de un gradiente de osmoralidad creciente a lo largo de las
pirámides medulares y este gradiente existe debido a la actuación de las asas de Henle
como multiplicadores de contracorriente y a la actuación de los túbulos rectos como
intercambiadores de contracorriente.
Las asas de Henle tienen dos ramas, con una permeabilidad y una capacidad de
transporte muy diferentes. En la rama descendente hay libre difusión de agua y de urea
hacia fuera y hacia adentro dependiendo del gradiente de concentración. Pero en la rama
ascendente no hay difusión y, sin embargo, hay transporte activo de Na y Cl hacia fuera,
hacia el espacio intersticial. Esta rama es impermeable al agua y, por lo tanto, en el
espacio intersticial en la médula renal quedan los solutos y quedan cada vez más. Por lo
tanto, la elevada concentración de solutos del líquido intersticial de la médula renal se
mantiene por el bombeo continuo de cloruro sódico (Na y Cl) de la rama ascendente.

De ahí a que se le llame al asa multiplicador de contracorriente y es por esto por lo que
la médula renal tiene una concentración elevada y, en cambio, al final del asa de Henle,
a nivel de la corteza, el líquido intercelular (tubular) va a ser hipotónico. Podríamos
pensar que la sangre que sigue al asa por el vaso recto eliminaría el exceso de soluto
pero no es así porque tienen su propio mecanismo de contracorriente. El mecanismo de
contracorriente lo que hace es concentrar.

Formación de orina concentrada

La orina concentrada se va a formar cuando existe un déficit de agua y está aumentada


la osmolaridad del plasma. El riñón mediante la formación de orina mantiene la
homeostasia corporal. Cuando hay déficit de agua o un aumento de la osmolaridad del
plasma aumentan los niveles de ADH (hormona antidiurética), que es una hormona
segregada por la neurohipófisis. La neurohipófisis la secreta cuando se activan unas
células osmoreceptoras que tenemos en el hipotálamo y que se activan cuando la
osmolaridad del plasma es superior a lo normal. Es estos casos, cuando hay estas tres
situaciones, los riñones van a formar una orina concentrada manteniendo la excreción
de solutos y, por lo tanto, lo que ocurre es que se aumenta la reabsoción de agua y
disminuye el volumen urinario.
Requisitos para que se forme una orina concentrada en nuestros riñones:

 El primero es el aumento de la concentración de ADH en sangre. Esta ADH va a


permitir que en los túbulos distales y en los túbulos colectores se reabsorba
agua.

 El segundo requisito es que exista una osmolaridad elevada en el líquido


intersticial de la médula renal (el líquido tubular va a estar diluido y el líquido
intersticial va a estar concentrado).
Cuando se cumplen estos requisitos en el túbulo distal y en el túbulo colector se
reabsorbe agua hasta que la osmolaridad del líquido tubular se equilibre con la
osmolaridad de la médula renal y se forme de este modo una orina concentrada.
Como ya sabemos, lo que produce la osmolaridad elevada son las asas de Henle
actuando como mecanismos de contracorriente. Una vez esta osmolaridad es elevada, la
osmolaridad se va a mantener con entradas y salidas equivalentes de agua y de solutos
en la médula.
Hay unos factores que contribuyen a este aumento de la concentración de soluto en
médula. Estos factores son:
 En primer lugar, el transporte activo de sodio que arrastra potasio, cloro y otros
iones y que ocurre en la rama ascendente gruesa del asa de Henle, donde no
existe permeabilidad para el agua.
 El segundo factor que contribuye es el transporte activo de iones desde los
colectores al intersticio medular.
 El tercer factor que contribuye es la difusión de gran cantidad de urea desde los
colectores al intersticio; pero esta difusión de urea tiene su reciclamiento, se va a
secretar al interior del túbulo, a nivel del asa.
 El cuarto factor sería la difusión de pequeñas cantidades de agua desde los
colectores al intersticio. Esta difusión es siempre menor que la cantidad de
solutos que se reabsorben y, además, a ello contribuye la difusión nula de agua
en la porción ascendente del asa.

Para que se forme una orina concentrada también tienen que actuar los vasos rectos,
vasos rectos que actúan como intercambiadores de contracorriente manteniendo la
hiperosmolaridad en la médula renal. Los vasos rectos para actuar como
intercambiadores tienen que tener unas características especiales.
Estas características son:

 La primera es que tienen un flujo sanguíneo escaso, un flujo suficiente para


mantener las necesidades metabólicas de los tejidos pero evitando, por ser
escaso, la pérdida de solutos del intersticio medular.
 La segunda característica es que sirven de intercambiadores de contracorriente,
reduciendo al mínimo la eliminación de solutos. Esta función se debe a la forma
en U de estos capilares, de tal modo que a medida que la sangre desciende hacia
la médula se va concentrando pero luego asciende de nuevo hacia la corteza y a
medida que asciende se va diluyendo porque los solutos que ha ganado los
difunde de nuevo al intersticio. En cambio, el agua penetra en el vaso recto,
manteniendo la médula renal concentrada.

Mediante este sistema, al túbulo distal siempre va a llegar un líquido tubular hipotónico
que en este mismo túbulo distal por acción de la ADH pasa a isotónico (300). Llega
hipoosmolar y pasa a isoosmolar. Finalmente, en el túbulo colector pueden pasar
electrolitos desde el espacio intersticial a los túbulos y agua en el sentido contrario
también por la acción de la ADH. De este modo el líquido tubular logra un nuevo
equilibrio y de isotónico pasa a hipertónico o hiperosmolar y así se va a formar una
orina concentrada.
Formación de orina diluida
La orina diluida se forma cuando hay mucha agua y hay que conservar los solutos. No
interviene la ADH, por lo que el líquido que llega al túbulo distal hipotónico será el que
eliminemos por la orina.