You are on page 1of 3

ALEGATO DE CLAUSURA DE LA FISCALÍA

POR : OTTO GONIER BREÑA FERNANDEZ

Señores miembros del Colegiado al comenzar este debate, se indicó que se demostraría de
manera clara y a la luz meridiana, respecto del secuestro cometido contra la Srta. Sofía
Alcántara Felipa, por parte de los tres secuestradores José Pino Rosales, Julio Arias Peña y
José Luis Chávez Guillen, que sin mediar consecuencias, privaron de su libertad a la srta.
Agraviada, causándole un daño irreparable.

Descripción de los hechos:

Que el día 19 de diciembre del año 2017, en el aeropuerto Jorge Chávez de la ciudad de
lima, cuando la agraviada Sofia Alcantara Felipa, arribaba a este País con engaños de un
supuesto trabajo, las personas de José Pino Rosales, Julio Arias Peña y José Luis Chávez
Guillen, identificadas y aquí presentes, con el propósito de tenerla como prenda humana
por una entrega de droga ilegal en el país de Venezuela, la secuestraron y la llevaron al
domicilio de los tres denunciados ubicado en el Jr. Bolívar 322 del distrito del Rímac,
donde no solo la mantuvieron en condición de prenda humana por el termino de 15 días,
sino que fue abusada sexualmente por los tres investigados, amenazada constantemente, y
condicionada a su regreso a su país, por cuanto en el Perú no tiene familiar alguno, y esto
fue aprovechado por los imputados para manipular a la agraviada y causarle todo el daño
atroz ya mencionado, y todo ello sucedió en el domicilio de los imputados, lugar donde fue
liberada por agentes de la policía el día 04 de enero del año 2018 mediante un allanamiento
realizado gracias a las cartillas enviadas por la agraviada por encima del muro de la casa
donde estaba secuestrada.

Análisis de las pruebas incorporadas durante el proceso

Lo mencionado señores miembros del Ilustre Colegiado, como pudimos escuchar en este
juicio ha sido corroborado con el certificado médico legal donde se concluye que la
agraviada Sofia Alcantara Felipa, presenta signos de estar embarazada a consecuencia de
las múltiples violaciones realizadas por sus secuestradores, los mismos que han tratado de
evadir su responsabilidad, aduciendo que la agraviada era pareja de uno de ellos, pero que
en las declaraciones de los investigados, no han indicado con quien supuestamente habría
mantenido una relación, desde cuando y como así se conocían, más aún estos argumentos
caen por los suelos señores miembros del Tribunal por cuanto, la agraviada ha sido
sometida a amenazas constantes respecto a que si decía algo, o comentaba algo con
cualquier persona, su vida correría peligro, y jamás volvería a ver a su única familia
quienes viven en el país vecino de Venezuela, y cuya amenaza se ha probado y demostrado,
no solo con el video de fecha 25 de diciembre de 2017, sino con las declaraciones de
Gabriel Torres y Henry Rosas, quienes si bien es cierto, el primero indica que vio en una
reunión en la casa de los secuestradores, bailando y que no estaba nerviosa e inclusive
salieron a comprar cerveza, así como del segundo testigo referente a su declaración que
indicaba : “fui a visitar al hijo de uno de los investigados, fue la presunta víctima quien me
abrió la puerta, se portó muy amable en su trato y no la volví a ver”, pues era lógico señores
magistrados su accionar y la actitud de la agraviada, por cuanto existía grave amenaza
sobre su vida, y sobre todo hay que entender que la agraviada se encontraba sola, no solo en
este distrito, en esta provincia o en esta región, sino se encontraba y se encuentra sola en
este país, su tarjeta de identidad había sido retenida por los secuestradores, y bajo amenazas
mantenía discrecionalidad sobre su accionar, más aún ella misma pensaba (conforme a su
declaración) que los que visitaban y venían a la casa de los tres secuestradores, eran
obviamente amigos de éstos y también pertenecían al mundo del hampa, y ante cualquier
acción, la reacción sería que los visitantes comuniquen a los secuestradores de alguna
denuncia que la agraviada quisiera hacer, es por ello señores miembros del honorable
Tribunal que no solo con la declaración de la agraviada, en el cual se corrobora los hechos
ya mencionados, y esto concatena con el peritaje psicológico donde se ha mencionado el
estado ansioso y desconsolada por los momentos vividos de parte de la agraviada, y aunado
a todo ello para ratificar el accionar delictivo de estos tres sujetos, y para demostrar
palmariamente y a la luz meridiana, la agraviada, solo tuvo una opción que era la de buscar
ayuda en terceras personas ajenas a los secuestradores, es así que optó por realizar cartillas,
solicitando ayuda, las mismas han sido faccionadas con su puño y letra conforme se ha
probado con el peritaje grafotecnico y el acta de constatación fiscal e n el cual se evidenció
que la agraviada redactó de puño y letra dichas cartillas, así como en el allanamiento se
encontraron más cartillas que habían sido realizadas por agraviada a fin de encontrar ayuda
y verse liberada.

Conclusiones

Señores miembros del Colegiado, luego de lo actuado en este juicio, no debe existir duda
alguna respecto a la responsabilidad del delito de secuestro por parte de estos tres
investigados José Pino Rosales, Julio Arias Peña y José Luis Chávez Guillen, es así que
luego de todo lo actuado, ha quedado demostrado el secuestro perpetrado en agravio de
Sofía Alcántara Felipa, al haberla privado de su libertad por 15 días y haberla tenido como
prenda humana, ha quedado demostrado el daño ocasionado psicológicamente, así como la
han violado manteniéndola siempre con amenaza y riesgo de vida, y que jamás regresaría a
su país si denunciaba o contaba algo a otras personas, conforme se ha probado con las
pericias psicológicas, certificados médico legal, y declaraciones de descargo, todo ello sirve
para demostrar la conducta típica , jurídica, y culpable por parte de los imputados José Pino
Rosales, Julio Arias Peña y José Luis Chávez Guillen, respecto al delito de secuestro, en tal
sentido señores miembros del tribunal la fiscalía solicita se le imponga la pena de 30 años
de pena privativa de libertad a los acusados José Pino Rosales, Julio Arias Peña y José
Luis Chávez Guillen, por haber actuado conforme se tipifica en los Inc. 11 y 13 del Art.
152 del Código Penal, y seguros de que el Colegiado con un criterio justo y probo actúe y
aplique conforme a derecho y justicia, sancionando a estas tres personas quienes no
tuvieron reparo alguno de someter y privar de la libertad a una persona que más allá de
abusarla y violarla, se encontraba en total desamparo, sin poder contar con familiar alguno
en este país, lo cual agrava de ya el accionar despreciable por parte de los investigados.
Gracias Señores Magistrados.