You are on page 1of 107

5ª ÉPOCA ‐ AÑO I

CREACIÓN Y ANÁLISIS

Literatura y Globalización
“GRUPO LITERARIO ISLA BLANCA” CUMPLE 36 AÑOS AL SERVICIO DE LA CULTURA
alborada
Nº29, agosto de 2013 5ta Época-Año I

ÍNDICE
DESDE LA ISLA (Editorial) ESPECIAL: Literatura y globalización Presentación MAREA
ALTA (artículos) La literatura en tiempo de globalización por Emil Azaña El reto de
la Literatura en la Globalización por Mariia Eugenia Betancourt Algunas notas sobre
globalización y literatura, arte, cultura, etc.por José Carlos Rovira Soler MAR
ABIERTO (ensayos) Arguedas: Ciencia y Literatura, ardiendo en el corazón por
Gonzalo Pantigoso Layza Existencialismo en el cuento "Silvio en el Rosedal" y en
Julio Ramón Ribeyro por Carlos Valencia CONVERSANDO EN LA ISLA (entrevista) A
Fernando Cueto Chavarría por Javier Cribillero CREACIÓN LITERARIA POESÍA Augusto
Rubio Acosta Puerto Eten Rocktubre Gonzalo Pantigoso Layza Horizonte Gaviota Gloria
Díaz Azalde Silencio Esclava Júbilo Javier Pérez Aguilar Oasis de deseos Pétalo
enamorado Doriany Montoya La alquimista Gaviota negra Elí Urbina La creación y el
holocausto Ravi Shankar [1920-2012] 4 5 6 7 10 13

Director Fundador
Óscar Colchado Lucio

Director
Carlos Valencia Obeso

Responsables de Edición
Gonzalo Pantigoso Layza Gloria Díaz Azalde Elvis Vereau Amaya

18 23 28

Diseño y diagramación
Emil Azaña Vásquez

Imagen de portada
Sixtilio Rojas Gamboa

Contáctanos
e-mail: islablanca1977@hotmail.com página de facebook:

33 34

35 37 38

grupoliterarioislablanca

38

GRUPO LITERARIO ISLA BLANCA

39

40

Luis Geldres Momentos Romance sin fin

41

2
ÍNDICE
NARRATIVA El rapto de Pablo Torres La caída de Marlon Vega El reencuentro de Javier
Pérez Aguilar La pérdida de Carlos Valencia LITERATURA REGIONAL Estructura y
desdoblamiento en la novela "Los Chuchan Boys" (2012) de Fernando Cueto por Italo
Morales 43 44 45 46

GRUPO LITERARIO ISLA BLANCA

48

Discurso-Premio Cope Oro 2011: "Ser peruano es un compromiso muy serio, gravísimo"
de Fernando Cueto. 50 Leyendo "Ese camino existe" de Luis Fernando Cueto por Néstor
Tenorio Requejo La afectividad en "Cordillera Negra" de Óscar Colchado Lucio por
Elvis Vereau Amaya HOMENAJE A FÉLIX RUIZ SUÁREZ Hoja de vida Obras Galería de
poemas Comentarios sobre su obra A propósito de "El hierofante inmortal" por
Gonzalo Pantigoso Layza La puerta de las versos de Félix Ruiz Suárez por Gloria
Díaz Azalde Galería fotográfica Galería de poemas RECORRIENDO LA ISLA (Comentarios)
Una novela amotinada por la memoria. "Vacas rebeldes" (2012) de Alejandro Freddy
Loarte por Ítalo Morales La búsqueda de la paz en la poética de Pablo Moreno
Valverde. "La última morada del silencio" (2011) de Pablo Moreno por Gloria Díaz
Cultura literaria en el distrito ecológico. "Arenas del Sur" Imagen del cuento
neochimbotano (2012) por Carlos Valencia Multiplicidad temática: una característica
de la globalización en "Un zombi ilustrado y otras anomalías" (2012) de Freddy
Arteaga Canessa por Bertha De la Cruz Mateo Durand le da voz al pantano. "El eco de
un pantano" (2011) de Mateo Durand Huachuronto por Pablo Torres CHALANEROS
(colaboradores) 69 52 57

60

61 63 65 66

70 72

2013

73 76 79

3 3
Desde la Isla
necesario- el Grupo Literario Isla Blanca contribuye al acervo literario con la
publicación de su revista Alborada N° 29 que en esta oportunidad desarrolla el tema
Literatura y Globalización. Este número de la revista, que por primera vez es
difundida (además del impreso) en formato virtual, constituye una nueva etapa en su
historia. Esta, ahora, denominada 5° Época no solo implica un aporte en el formato
como una forma de responder a los avances tecnológicos y al acceso de información-;
sino, una contribución a los contenidos que en ediciones anteriores se realizó.
Todo ello con el firme propósito de enriquecer el trabajo del grupo y la calidad de
la publicación. Es por ello que, bajo nuestra dirección, hemos reorganizado las
secciones de la revista, tratando siempre de mantener la identidad de ella y
hacerla más inteligible a través de un índice que oriente al lector de acuerdo a
sus intereses. En ese sentido, algunas secciones de la revista cuyas denominaciones
literarias han perdurado a través de los años y que constituyen su personalidad
vienen acompañadas de un título convencional y académico de acuerdo a la naturaleza
de las publicaciones que las constituyen (editorial, artículo, ensayos, entrevista,
comentarios). Consideramos que este aporte es pertinente sobre todo para aquellos
lectores que aún no están familiarizados con la revista y que esperan encontrar
contenidos de su interés. Por otro lado, en esta nueva época en la cual es lícito
los aportes, hemos considerado implementar la sección Conversando en la isla"que en
esta oportunidad tiene como entrevistado al preclaro escritor chimbotano " Fernando
Cueto Chavarría. Y, continuando con la tradición de las últimas ediciones, el grupo
le rinde un merecido homenaje a uno de sus integrantes más empeñosos, el poeta
Félix Ruíz Suarez. De igual modo, se continúa con la orientación a la crítica
literaria (ensayos y comentarios de textos diversos) que en las últimas ediciones
ha caracterizado a la revista. Asimismo, creemos pertinente resaltar que en este
número participan no solo integrantes del grupo, sino aquellos que tienen afición
por la cultura literaria y que enriquecen esta revista con sus escritos tanto en
creación como en análisis literario. Además, como es tradición, en esta publicación
se conjuga la voz de escritores que ya tienen un sitial ganado junto a aquellos que
inician la práctica de su vocación literaria y que encuentran una vitrina para
exponer sus producciones . Finalmente, esta Alborada N° 29 no solo constituye el
umbral de una nueva etapa (el formato virtual); sino, un trabajo colectivo producto
del empeño y bajo la responsabilidad de nuevos integrantes quienes llevamos la
tarea de continuar esta loable tradición cultural en el medio.

n esta época de la posmodernidad, del culto a lo " micro" , de la economía del


lenguaje y de lo digital, la

lectura se ve influenciada por los avances tecnológicos que, en muchos casos, lejos
de acrecentarla,

la merman en detrimento de la cultura. Es en este contexto que -luego de un


silencio prolongado, pero

El Director
4
ESPECIAL

LITERATURA Y GLOBALIZACIÓN

n la actual época de las telecomunicaciones, las fronteras de tiempo y espacio son


prácticamente inexistentes. La información se suscita a cada instante y está al
alcance de todos, lo cual nos convierte en "ciudadanos del mundo". A este fenómeno
de intercomunicación e integración mundial, entre otros aspectos, se le ha
denominado globalización. Y la literatura como arte inmerso en un contexto y
reflejo de la realidad no escapa a este proceso dinámico. Pero, ¿cómo se relaciona
la literatura con la globalización?, ¿la globalización beneficia o perjudica la
literatura?, ¿qué rol cumplen los escritores en un mundo globalizado?, ¿qué
caracteriza a las publicaciones en un mundo globalizado? Son algunas de las
interrogantes que se pueden generar. Cuando estos dos conceptos entran en
simbiosis, se trae a colación otros conceptos como el de identidad, arte, cultura,
internet, entre otros. Esto debido a que ambos conceptos son totalizadores, pues la
literatura se relaciona con otras manifestaciones artísticas e inclusive con las
ciencias; mientras que la globalización implica información inmediata, tecnología,
economía y sociedad. Por ello, en este número 29 de la Revista Alborada del Grupo
Literario Isla Blanca se aborda el tema Literatura y globalización como una forma
de respuesta a los diversos fenómenos que se suscitan en el ámbito literario, tales
como la aparición de los bestsellers, autores fabricados, publicaciones virtuales,
ediciones con fines comerciales o la búsqueda de la internacionalización por parte
de los escritores. Asimismo, el tema Literatura y globalización puede ser abordado
desde diversos puntos de vista, tal como se aprecia en los artículos que
presentamos en esta edición y que pretenden dar respuesta a las interrogantes antes
formuladas. Con lo mostrado en este número, no se pretende sesgar la opinión del
lector; sino que este, a partir de una lectura crítica, pueda generar su propio
punto de vista con respecto al tema que gustosos estaremos en compartir. La
relación Literatura y globalización es ahora misma una realidad tangible que
amerita el interés de todos para su discusión y análisis, especialmente de aquellos
que se encuentran comprometidos con el quehacer literario e intelectual en general.
5

E
MAREA ALTA (artículos)
La Literatura en tiempo de globalización por Emil Azaña Vasquez El reto de la
literatura en la globalización por María Eugenia Betancourt Algunas notas sobre
globalización y literatura, arte, cultura, etc. por José Carlos Rovira Soler
6
LA LITERATURA EN TIEMPO DE GLOBALIZACIÓN
1. LA GLOBALIZACIÓN LITERARIA
Por Emil Azaña Vásquez La literatura es por excelsitud el arte de la palabra de
todos los tiempos. En este tiempo de globalización adquiere otra forma de
expresión, difusión y producción. Esta se innova y cambia gracias al avance de la
tecnología. Adapta el lenguaje, la temática y la forma de exponerlos pero sigue
siendo la misma; sólo que sufre algunas variaciones en la posición de los géneros:
La poesía y el teatro que antes ocupaban puestos prominentes, ahora ha sido
desplazado por la narrativa y el ensayo. La literatura en la actualidad está
sufriendo cambios producto de la globalización con el fin de adaptarse; los cuales
detallaremos a continuación: El surgimiento nuevos emporios editoriales que
aprovechan bien la internacionalización y el bienestar económico, convirtiendo a la
literatura como a una empresa y al libro como a una mercancía favoreciendo la
difusión de la literatura y sus actores de la misma, pero también desprestigiando
con fines comerciales, haciéndola perder su sentido artístico y convirtiéndose en
un objeto que exige más de lo mismo en un tiempo demasiado corto: una novela por
año, un cuento por mes, tal como sucede en el negocio de la subliteratura.

La producción literaria y la aparición de nuevos mercados del libro:

Los estudios literarios se alejan así de la pretensión de cientificidad que la


animó hace unas cuantas décadas. Lejos de buscar en la realidad las distintas
series textuales, correspondientes a las distintas esferas al inicio mencionadas, y
de proponer con rigurosidad, la delimitación de conjuntos de textos, de acuerdo con
sus proximidades estéticas y otras, sin ceder a las exclusiones y olvidos
voluntarios e involuntarios, la crítica parece simplemente avalar y refrendar la
obra que le señalan las empresas y la publicidad literaria. La aparición de
escritores noveles, con una difusión espectacular, hace que los críticos cedan al
espejismo y se ocupen casi exclusivamente de ellos. Queda en el olvido un amplio
espectro de escritores, entre los que abundan los que corresponden a minorías
étnicas, mujeres, grupos que reivindican opciones eróticas diversas, sectores
alternativos y otros. De este modo, la crítica es también víctima y cómplice de las
estrategias de publicidad literaria.

El papel de la Crítica y el espectáculo literario:

La temática en el campo de la literatura se adapta de acuerdo al gusto pasteurizado


del lector. El mercado internacional del libro requiere ciertos temas de interés y
repele otros poco fructuosos. En concreto, le interesa la generalidad, a lo sumo,
los universales humanos o las grandes reivindicaciones, y no así la especificidad
cultural y la literatura de problematización. El individuo, visto de manera aislada
y simple, también ofrece asuntos que caben en este marco, de ahí la búsqueda de
autobiografías, biografías y memorias.

Los cambios en la temática y en la realidad

7
En la actualidad, empiezan a aparecer librerías virtuales y cada vez más escritores
instalan su página web, con el propósito de vencer la invisibilidad. El uso de las
vías virtuales le permite al escritor aspirar a una circulación sin libro impreso a
escala internacional. Sin embargo, en regiones con escaso desarrollo de la
tecnología, se presagia a esos escritores una recepción limitada entre los suyos,
si solo usa esta vía, y una todavía poco predecible difusión en otras latitudes, en
que su nombre es desconocido. Los hechos hasta aquí señalados llevan a los
escritores a la aspiración de ocupar un lugar en la literatura mundial, lo que
parece indicar que los campos literarios internos han dejado de ser un marco de
referencia deseable para ellos.

Literatura y cibernética:

2. EL ESCRITOR Y LA GLOBALIZACIÓN
El escritor y las oportunidades de Misión del escritor en un mundo globalizado
reconocimientos:
El escritor se convierte en un sujeto muy dócil y condicionado que acepta las
reglas del mercado para hacerse famoso y ocupar su puesto de escritor que pocos
saben reconocerlo como tal. Como nunca antes, las editoriales son condición de
producción, reconocimiento y consagración de los escritores(as). Ellas concentran
todo un amplio proceso que antes tenían en sus manos diversos sujetos sociales: los
talleres literarios y la academia, los cenáculos, las editoriales locales y
regionales y los críticos. Siguiendo este procedimiento, la empresa editorial
recurre a periodistas, presentadores de televisión y otros personajes de los medios
y los apoyan de diversas maneras, con el propósito de convertirlos en escritores
famosos. Los consorcios editoriales "identifican entre periodistas, presentadores
de televisión, artistas de farándula y otras afines, aquellas personas que pueden
tener un perfil atractivo para el gran consumo, por una vida escandalosa, por su
opción sexual minoritaria por su belleza física, por sus habilidades como
comunicador(a), por su liderazgo cultural y los anima a escribir (novelas, sobre
todo) con la promesa de editarlos. Estos autores potenciales, según se dice cuentan
con el apoyo de un equipo de redacción de la editorial, al servicio de los
requerimientos como principiante en el oficio. Las novelas, editadas lujosamente,
tienen un lanzamiento ruidoso con repercusiones en varias capitales del circuito
cultural que determina la lengua de su escritura. Estos textos tienen asegurada su
difusión en la librerías y, quizás, en supermercados de todo el mundo" (1). De este
modo, el escritor nace famoso, no requiere trayectoria, ni formación, ni
consagración entre pares. La empresa editorial los cimienta famosos por su sello.
Las nuevas tecnologías no han afectado ni afectarán a la literatura, Saramago
aseveraba que "hemos pasado de las placas de arcilla al papel, y ahora tenemos una
cosa que se llama ordenador. ¿En qué ha cambiado el hecho de que hayas trabajado
con una azada y ahora lo hagas con un tractor? Solo en que facilita el trabajo,
ahorra fuerzas y energías. La forma de escribir de los escritores no ha variado.
Además, el uso del ordenador lo facilitara tal como fue la máquina de escribir en
su tiempo. Es una gran invención, y facilita muchísimo el trabajo. A veces la
pantalla del ordenador es como un campo de batalla, perdona cualquier imagen, donde
los cuerpos de los muertos y de los heridos están siendo retirados. Si algo no te
gusta, lo borras y desaparece: y nos parece estupendo" (2). A pesar del avance
tecnológico, la función del escritor no ha cambiado, es la misma: describir la
realidad y hacerla sentir en cada corazón de cada lector, forjando identidad,
patriotismo, sentimiento, imaginación, denunciando un hecho negativo y sobre todo
creando un mundo de imaginación y pensamiento positivo en cada uno de los que leen
y escriben. Con la globalización, los escritores pueden sacar muchos beneficios
personales, especialmente para su reconocimiento. Ahora bien, es necesario apuntar
que la misión esencial del escritor, respecto a esta etapa importante de la
literatura, no debería ser simplemente la de mostrar sus talentos o sus aptitudes
como artista. Su maestría y su vocación debe combinarse con su misión: cultivar el
arte y el desarrollo sostenido de los pueblos a través de la cultura.
8
3. LA NARRATIVA Y LA GLOBALIZACIÓN
La narrativa ha sido uno de los géneros más favorecidos por el creciente fenómeno
de la globalización, en especial la novela. Después de los primeros signos del
Boom, a mediados del año 1970, comenzaron a suceder muchos postboomes con
diferentes caracterizaciones como la cultura de masas, el humor, la ironía, el
melodrama. Y en la sociedad occidente nacía un "boomerán" escondido bajo las
premisas de la literatura global. En la narrativa americana, el Boom tuvo una buena
presentación con lo cual se rompieron las fronteras literarias y se integró al
mercado occidental, con "una producción literaria que se convertía en una mercancía
cultural, al estilo bestseller norteamericano" (3). Los autores más conocidos
fueron Carlos Fuentes, Cabrera Infante, Vargas Llosa, García Márquez, Octavio Paz,
etc.

El cuento alejado de la mercancía:


La producción literaria del cuento en esta época de globalización no ha sido muy
rentable, al igual que la poesía, el interés del público lector ha sido escaso. El
escritor Mario Benedetti hace referencia al respecto: "En mercados como Italia,
Francia o España, el cuento es un género (para decirlo en términos mercantiles)
poco rentable. Es sabida la resistencia que oponen los editores europeos a publicar
un libro de cuentos, no sólo de autores de ultramar, sino también de autores
europeos. En América Latina, en cambio, el cuento ha sido siempre un género de
excelentes cultores y, como consecuencia, con arraigo popular. Por lo menos en
países como México, Chile, Cuba Argentina, Brasil y Uruguay, el cuento tiene un
público interesado y adicto. Pues bien, es evidente, que, en los últimos años, la
difundida noción de que los libros de cuentos no son bien acogidos en Europa, ha
tenido la desagradable consecuencia de aminorar, en ciertas zonas, la producción
cuentística latinoamericana" (5). En consecuencia, el cuento como especie narrativa
actual, no ha tenido mucha acogida en el mercado literario. En Europa no le han
mostrado tanto interés ni escritores ni editores, lo cual ha repercutido en América
aminorando su producción en algunas zonas de este continente.

Situación de La novela en la actualidad:


En occidente, una nueva narrativa se hacía presente con un género tan popular y
comercial: novela popular. Esta "se objetivó en la encrucijada de la revolución
industrial, la democracia burguesa y la sociedad urbana. Como herencia de sus
pasado medieval, consagró la búsqueda de lo absoluto al mismo tiempo que descubrió
en la realidad una ficción" (4). Pasada estas situaciones, nada cambió la
literatura, pues con el fenómeno de la globalización, la novela siempre fue la más
preferida por el público lector y en mediadas cantidades.

NOTAS
(1) Zavala, Magda. "La literatura centroamericana en el reciente

2000:Pág. 9-10

fin de siglo.1999-

(2) http://www.elmundo.es/elmundolibro/2000/01/03/anticuario/979157158.html (3)


BEVERLY. Del lazarillo al sandinismo: estudios sobre la función ideológica de la

literatura española e hispanoamericana. (Pág. 117-118).

(4) CORTÉS, Carlos. Narrativa y globalización. Pagina consultada el día 01 de


diciembre

del 2011 en el http://www.dpi.gob.sv./revista/revista86/comentarios.html

(5) BENEDETTI, Mario. El escritor Latinoamericano y la Revolución posible. (Pág. 53


9
EL RETO DE LA LITERATURA EN LA GLOBALIZACIÓN
María Eugenia Betancourt
Ya nos los demostró Edward Said: la literatura puede ser un instrumento de
emancipación como lo ha sido de dominación. A propósito de ello, me parece
significativo que se estén tocando ciertos temas cruciales para nuestros países a
partir del debate que se ha venido dando desde las teorías poscoloniales y de la
subalternidad, así llamadas, y que pueden ser abordadas a partir de la literatura
en el ámbito latinoamericano, como parte importante de la cultura universal.
Estamos inmersos dentro de un meollo económico desproporcionado y todo se ha
convertido en una cruzada por el poder y el bienestar material. Pero las coyunturas
ofrecen ciertas oportunidades que pudieran ser provechosas para vislumbrar el
rumbo, y justo en los intersticios que dejan los problemas de la globalización,
creo imprescindible analizar el papel que cumple la literatura dentro de este
vendaval, tomando en cuenta su poder inmanente. Mucho se ha dicho del papel que
juega la literatura acerca de su supuesta condición ideologizante, no obstante, la
literatura no es para hacer milagros que propicien cambios, pero sí hay cierto
compromiso ético, no solo estético, en cuanto al tema de la condición humana. Por
ello la literatura debe permanecer comprometida con el quehacer humano, no solo
como denuncia sino con nuevas propuestas que permitan su independencia, por ser
parte de la cultura y reflejo propio de la manifestación de los pueblos. Sin
embargo, nuestra literatura ha estado sometida bajo la dominación de los centros de
poder, y eso implica que antes debería independizarse ella misma. Se trata
entonces, de ver en qué medida nuestra literatura se enmarca dentro de las grandes
influencias ejercidas por los centros de poder (eurocentrismo) tan arraigado en
nuestra cultura literaria, y la posibilidad de emancipación en la indagación de sus
propias realidades. En otras palabras, qué tan libres somos para tomar nuestros
propios rumbos en la literatura, si consideramos que la cultura alimenta nuestra
visión de mundo, individual y colectiva, en temas tales como el ser latinoamericano
y el modo de hacer literatura, principalmente. Y esto viene por la confrontación
entre cierto fundamentalismo latinoamericanista frente al "imperialismo" arraigado
en las corrientes literarias universales, fomentado por la globalización, y que ha
creado nuevas formas de ver al otro latinoamericano en su interrelación con el
mundo. García Canclini refiere que en América Latina, la transnacionalización, por
ejemplo, tiene vigencia por la tensión existente entre los nacionalismos y
latinoamericanismos de tipo fundamentalista, y la tendencia al cosmopolitismo y la
globalización. En ese sentido, la actual producción literaria de los escritores
latinoamericanos, quienes tratan personajes y temáticas que se encuentran en una
posición marginal, pudiera interpretarse como una forma de liberación de esas
presiones metropolitanas, y que en cierto sentido dice de una resistencia, y a la
vez padecimiento, de las corrientes arrolladoras del proceso globalizador, del
capitalismo sin arraigo territorial y nacional, que trasciende las fronteras
nacionales, y crea las condiciones para la emergencia de lo local, donde el sujeto
local, el de los márgenes, comienza a contar sus propias historias, a construir una
memoria que había sido, o bien ignorada, o bien contada desde la razón
occidental/imperial. Esa apreciación, aunada al tema de la identidad, están ligadas
a la propuesta que plantea Alberto Moreiras acerca del tercer espacio, que es una
invitación para abordar de manera diferente la complejidad de la identidad
latinoamericana y la forma de hacer literatura en nuestra América, en el período
llamado "poscolonial". Precisamente, los principales planteamientos
problematizados, desde siempre, y que refiere el tercer espacio, han sido ¿qué es
el ser latinoamericano? y ¿cómo hacer literatura?, principalmente, convirtiéndose
en una constante de preocupación para los propios intelectuales del continente, y
aun fuera de él.

Por ejemplo, los estudios culturales sobre la región dejan fuera de análisis más
profundos las causas verdaderas de las migraciones -tópico recurrente dentro de la
propuesta poscolonialprincipalmente hacia los EEUU, y que son el referente más
emblemático del subalterno, con una fuerte incidencia en la alteración de las
identidades nacionales y regionales de América Latina. Las migraciones se
profundizan en la segunda mitad del siglo XX, y se producen principalmente como
consecuencia de la globalización, generando una profunda fractura en la identidad
latinoamericana y que, a la vez, devela una realidad en la que coexisten diversas
formulaciones de identidad dentro y fuera de sus lugares de origen.

10
En suma, las migraciones, y los problemas de las minorías en general, son solo
ejemplos de cómo los problemas políticos, económicos y sociales no pueden
permanecer desligados del quehacer intelectual, y por extensión, de la literatura.
Esto hace que los criterios de la "élite" sean poco eficaces al momento de
aplicarlos a la nueva realidad latinoamericana; además, no todos los teóricos
aceptan el término "poscolonial" para los estudios culturales en América Latina o
se inscriben dentro de esa categorización. Todos estos aspectos representarían
puntos de quiebre en el momento de realizar los estudios culturales sobre
Latinoamérica desde los centros. A pesar de lo complicado del asunto de la
independencia, sin embargo, ha habido intentos bien importantes. Por ejemplo, en un
sentido vanguardista, muchos escritores del llamado boom latinoamericano, que hizo
volcar las miradas de los mismos centros hacia nuestro continente, tratan de
producir un desplazamiento y provocar un movimiento contra-hegemónico, que
desterritorializa los límites y promueve la ruptura con los cánones literarios
tradicionales establecidos por los centros metropolitanos, con una idea más
auténtica de lo latinoamericano. Ya antes, Jorge Luis Borges, por ejemplo, a quien
se le ha considerado un escritor europeísta, al igual que Roberto Arlt, Macedonio
Fernández y más reciente Ricardo Piglia, entre otros, había previsto la
problematización de estos temas, como se puede apreciar en Arte de injuriar y en El
escritor argentino y la tradición, por mencionar algunos ejemplos, y en general,
toda su obra parece plantear cierta resistencia en contra de lo europeo, sea como
parodia o ironía, pero que en el fondo se percibe como una inversión de la
propuesta ideológica dominante en los relatos del siglo XIX, donde se consideraba a
lo americano como lo bárbaro, lo degradado, marcado por la violencia, y que debía
ser reformado o exterminado por el "espíritu civilizador" proveniente de Europa.

Desde adentro, también los escritores latinoamericanos deben enfrentar sus propios
conflictos. En la búsqueda de la verdad -lugar común de los escritores-, se
encuentra siempre presente esa tensión entre el intelectual y las masas, entre
civilización y barbarie, que se manifiesta como un "destino" de un peligro latente,
una amenaza de enfrentamiento y terror. Así, permanece vigente la situación en la
que la literatura latinoamericana se debate en una tensión entre el letrado y el
otro, en la indagación de su realidad. Aunque siempre está latente el problema de
que la literatura latinoamericana, y en general, el trabajo intelectual, está
influida por la cultura europea, sin embargo considero que es una forma de hacer
resistencia ante la nueva realidad y el intento de crear nuestros propios
paradigmas. En ese intento, el escritor está obligado a reconocer los cambios
políticos, sociales o de cualquier índole, y llevarlos al discurso como una
alternativa contra el discurso dominante. Como dice el escritor Ricardo Piglia,
"del mismo modo que existe una máquina de narrar estatal, que construye un discurso
dominante, el discurso de poder, es posible identificar una serie de discursos
sociales circulantes, que representan un contrarelato, un discurso del orden de la
disidencia, y el escritor es aquel que sabe escucharlos y transcribirlos, o bien
inventarlos y plasmarlos bajo la forma de literatura" (conferencia Tres propuestas
para el próximo milenio [y cinco dificultades], Habana: 2000), y que ya no solo
obedece a razones estéticas, sino a los procesos sociales en los que se ve envuelto
el escritor.
De igual manera, el llamado post-boom refleja la continuidad de la problemática. A
través de una narrativa revolucionaria y el discurso testimonial, se trata de
producir una crítica que no sólo refleje la nueva

11
El eco de Briceño Guerrero repercute en lo que dice Dussel, por un lado, en cuanto
a que es peligroso considerar que la emancipación cultural latinoamericana debe
seguir caminos de desarrollo a los modos europeos de modernidad; y por otro,
también se aprecia en Domingo Miliani, en la necesidad de romper con la concepción
del universalismo metropolitano europeo, y ahondar en las variantes diferenciadoras
de la producción latinoamericana para conquistar el espacio en la historia de la
cultura de América Latina. Por su parte, Fernández Retamar habla de que no hay
literatura hispanoamericana, sino literatura de españoles en América, por lo que es
necesaria la independencia de Hispanoamérica como condición sine qua non para la
existencia de nuestra literatura y de nuestra cultura. Para concluir, no cabe duda
de que en la complejidad de Latinoamérica han ocurrido adelantos como también
obstáculos para avanzar hacia nuevas formas y paradigmas independientes y
emancipadores de nuestra propia cultura. No podemos ignorar la memoria
latinoamericana, ni considerar a América Latina como un conjunto homogéneo,
derivado de un pasado histórico supuestamente común en lo esencial con las
excolonias. Tampoco se puede obviar el hecho cierto de que la cuestión está
planteada en términos de "imperio y cultura" o "imperio o cultura", entre identidad
y diferencia, o autenticidad e imitación.

El dilema a afrontar, entonces, serían las categorías totalizantes y


homogeneizantes, de un lado y del otro, en las que se dan pretensiones absolutas de
orden cognitivo, ético o estético, o en las artes, privilegiando a unas por encima
de otras. El reto para la literatura en esta etapa globalizante, si es que la
literatura misma representa críticamente el marco bajo el cual la historia debe ser
interpretada, sería establecer su identidad consigo misma, o los "puntos de vista
descolonizados" de Fernández Retamar -pese al desarrollo capitalista y los aspectos
negativos de la globalización- en relación con el universalismo eurocéntrico,
dentro del sistema general de la cultura.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Y ELECTRÓNICAS


Briceño Guerrero, J. M. (1997). El laberinto de los tres minotauros. 2ª edición,
Caracas: Monte Ávila Editores. García Canclini, N. (1989). Culturas híbridas.
Estrategias para entrar y salir de la modernidad. México: Grijalbo. -. (2004).
Diferentes, desiguales, desconectados. Mapas de la intelectualidad. México: Gedisa.
Moreiras, A. (1999). Tercer espacio: literatura y duelo en América Latina. Chile:
Editorial Universidad Arcis. Obras completas de Jorge Luis Borges (1974). Buenos
Aires: Emecé Editores. Piglia, R. (2001). Tres propuestas para el próximo milenio
(y cinco dificultades). Argentina: Fondo de Cultura Económica. Rama, Á. (1984). La
ciudad letrada. Hanover. USA: Ediciones del Norte. Ramos, J. (1989). Desencuentros
de la modernidad en América Latina. Literatura y política en el siglo XIX. México:
Fondo de Cultura Económica. Said, E. (1996). Cultura e Imperialismo. Barcelona,
España: Anagrama. Fernández Nadal, E. "América Latina: los estudios poscoloniales y
la agenda de la filosofía latinoamericana actual". En: revista Herramienta, Debate
y Crítica Marxista (1-7-2006). Pacheco, C. (1997). "Reinventar el pasado, la
ficción como historia alternativa de Hispanoamérica". En: Ciudad Seva (28-6-2006).

12
ALGUNAS NOTAS SOBRE GLOBALIZACIÓN Y LITERATURA, ARTE, CULTURA, etc.
José Carlos Rovira
Voy a prescindir de toda implicación económica y social del término globalización
en los extremos del significado de "capitalismo global" y sus consecuencias. Es
éste un debate que supera por tanto las pretensiones de este artículo centrado en
la "globalización del conocimiento" y, en esta dirección, de la literatura como
objeto esencial del conocimiento. Planteo por tanto inicialmente que me olvido de
cuestiones que, no desde la literatura, me preocupan como ciudadano, concernientes
a los lugares de decisión en un mundo globalizado, la ideología neoliberal de la
globalización, el incremento de la dependencia en el tercer mundo, etc. Quisiera
por tanto leer positivamente otras posibilidades de la globalización que nos
conciernen como la referente a las posibilidades de comunicación en un mundo
globalizado: globalizar el conocimiento es una forma de democratizarlo y la
democracia es lo único que puede atenuar los aspectos negativos que antes esbozaba.
2. El día que descubrí Internet Fue un rector de mi Universidad llamado Andrés
Pedreño el que se empeñó un buen día que nos comunicáramos por ese medio. Como de
eso hace más de nueve años no puedo transmitir sensaciones, más que contar lo que,
a partir de ahí, fue una experiencia sorprendida y hasta divertida, no solo por el
correo, sino por aquellas páginas que llegaban con información, con imágenes, con
la ingenuidad inicial de algo que se llamaba la Red y que muy pronto iba a servir
para otras muchas cosas, como cuando aquel rector nos convenció a algunos
incrédulos de la importancia que aquello podía tener para la literatura: tuve el
honor de participar en los orígenes de una experiencia que se llamó, y se llama,
Biblioteca Virtual Cervantes realizada por la Universidad de Alicante y el Banco de
Santander a partir de 1999. Una nota aparte es que en ese proyecto entendí que
hasta los bancos pueden ser útiles para la globalización de la cultura. Para
presentar lo que se buscaba, nadie mejor que un autor latinoamericano, como Jorge
Luis Borges, con un texto, La Biblioteca de Babel, que estaba pensado para otras
cosas: "Cuando se proclamó que la Biblioteca abarcaba todos los libros, la primera
impresión fue de extravagante felicidad. Todos los hombres se sintieron señores de
un tesoro intacto y secreto. No había problema personal o mundial cuya elocuente
solución no existiera: en algún hexágono. El universo estaba justificado, el
universo bruscamente usurpó las dimensiones ilimitadas de la esperanza...". La
Biblioteca universal era la posibilidad, pero no en los hexágonos físicos de un
edificio (esta idea de Borges está en el inicio de la Biblioteca de El nombre de la
rosa de Humberto Eco) sino en la Red. 1. ¿La segunda o tercera globalización? Se ha
planteado ya desde varias perspectivas que estamos ante una segunda o tercera
globalización (o mundialización): la primera se inició en ese momento de nuestra
historia que llamamos Renacimiento. Habría factores comunes que determinan la
posibilidad de comparar lo que ocurrió hace cinco siglos con lo de ahora: 1) el
mundo se conoció y se relacionó de una manera casi total y nueva -el descubrimiento
de América-; 2) las decisiones sobre el mundo se establecían en muy pocos centros
de poder político: el Imperio español, Inglaterra, Francia, Alemania...
determinaban, en contienda económica y militar tantas veces, la organización y
planificación del mundo y sus formas de vida; 3) la imprenta significa desde el
comienzo del siglo XVI una forma nueva de extender y globalizar el conocimiento.
Una comparación cuantitativa entre esa primera globalización y la actual es
imposible de todas formas. También lo es una comparación cualitativa. Por supuesto
que la revolución industrial y el desarrollo del capitalismo y el colonialismo
pueden ser consideradas otra globalización, intermeda a la que vivimos, pero voy a
limitar la perspectiva a la primera por el argumento que elijo.

13
3. La Biblioteca digital y la globalización de la literatura Afortunadamente, una
de las lenguas de España es hablada por más de cuatrocientos millones de personas.
La llamamos castellano, aunque en América Latina la llaman español (o, a veces
mexicano, peruano, chileno...). Tiene esa lengua una gran literatura,
universalizada desde el Renacimiento (iba a escribir desde la primera
globalización). Aquella frase del gramático Antonio de Nebrija en 1500: "Siempre la
lengua fue compañera de imperio..." (Nebrija se refería al latín y al Imperio
romano), fue la base de una presencia "imperial" del castellano que extendió una
cultura y permitió la creación de una literatura en los amplios territorios en los
que se hablaba. No estoy recordando el imperio de una manera absoluta, sino uno de
los aspectos que surgieron de él, como la presencia de una lengua en una geografía
amplia y diversa. Para que no haya confusiones en este aspecto, recuerdo siempre lo
que dijo el escritor mexicano Carlos Fuentes cuando recibía el Premio Cervantes de
Literatura en Alcalá de Henares, hablando de sí mismo: "Escribiré en mi pasaporte:
Profesión: escudero de don Quijote. Lengua: español. No la lengua del Imperio, sino
la de la imaginación". La gran Literatura de esta lengua de la imaginación (que
desde luego en el siglo pasado se ha escrito sobre todo en los países de América
Latina) puede estar en la Red de una manera masiva. A veces, con estas ideas, nos
hemos encontrado con la pregunta negativa de ¿para qué? ¿No está en las
Bibliotecas? La respuesta siempre ha tenido que hacerse planteando que ¿cuántos
tienen acceso a las Bibliotecas? ¿Cuántos millones de ejemplares de libros tendrían
que imprimirse para que llegasen masivamente a los que pueden leerlos? Una sencilla
multiplicación nos diría que un corpus mínimo de 30.000 libros -el canon literario
de nuestra literatura- para llegar a un uno por cien mil de los hablantes de la
lengua (los consideramos en términos bibliotecarios, por ejemplo, una biblioteca
por cada cien mil habitantes, lo cual es obviamente insuficiente), significaría la
cifra de 120 millones de ejemplares. Por supuesto que nunca he contrapuesto el
libro virtual al impreso. A todos nos gusta más el impreso, pero sabemos que allí
donde el libro no llega o no ha llegado hoy puede estar presente a través de la
Red. Que esta apuesta sirve para posibilitar y ampliar el conocimiento parece hoy
indudable. Y para América Latina, con las graves dificultades estructurales en la
cultura y en la sociedad que soportan los países, es una posibilidad real.

4. La nueva posibilidad de la imagen cultural Internet nos puso delante un mundo de


imágenes que hace quince años no podíamos prever, ni tan siquiera en sueños. Me
gustan los ejemplos y voy a desarrollar uno, porque no se trata de hablar de los
millones de imágenes que la red contiene de manera general, sino de orientar su
utilidad pedagógica. Su valor cultural.

4.1. La imagen en tiempos de la primera globalización Gutenberg fue la base de un


nuevo sistema cultural. El mundo fue más pequeño, menos distante de un lugar a
otro, desde que las imprentas empezaron a reproducir textos. Las imágenes que los
acompañaban a veces formaron el imaginario colectivo con belleza y rigor. Estoy
pensando en la Europa del siglo XV y elijo en ella un autor del siglo anterior que
fue universalizado (iba a decir globalizado) a lo largo de todo el siglo XVI. Estoy
pensando en Petrarca (inevitablemente, pues escribo estas notas desde Italia) cuya
poesía transformó culturas y literaturas (el petrarquismo es una referencia
abundante en la poesía del siglo XVI en España, Francia y otros países). La técnica
del grabado impulsó una presencia masiva de imágenes que eran aportes a los textos,
para su mayor conocimiento o para la belleza de los libros. Petrarca escribió una
obra llamada Los Triunfos (del amor, de la belleza, de la castidad, de la muerte,
del tiempo) que tuvo una gran difusión a través de la imprenta. Grabados como el
que sigue recorrieron Europa con amplitud aunque minoritariamente (una reflexión
sobre el libro, la lectura y las bibliotecas en los siglos XVI y XVII nos
explicaría por qué):

14
Estas imágenes se reproducían en tapices y grabados en Europa y llegaban a América
y se reproducían también. Por ejemplo, hay hasta tres testimonios de reproducciones
en paredes, como las de la casa de un Deán en Puebla de los Ángeles (México). En
las casas las veía el propietario y las personas que por allí pasasen, pero fueran
los pocos que fueran estaban en consonancia con lo que estaban viendo otros, muchos
más, en Europa. Desde que estas pinturas se expusieron, ya en el siglo XX, los
visitantes de esta ciudad y del pequeño museo "Casa del Deán" están en correlación
visual con lo que han visto en imágenes aproximadas y a lo largo de cinco siglos
otras personas en Europa. 5. Ejemplo de incomprensión ante la red. Lo explicaba
Otto Pächt, uno de los teóricos de la historia del arte, cuando hablaba de las
diferentes posiciones ante una obra de arte que pueden manifestarse según la
cultura del que observe. Ponía un ejemplo con La última cena de Leonardo da Vinci.
Este cuadro que está en El Cenáculo de Milán y que habremos visto mil veces: Y
decía Pächt que una persona culta o que conociese al menos de oídas el Nuevo
testamento sabría interpretar el significado esencial de la imagen, esto es, la
última cena de Jesús con los apóstoles. Se planteaba a continuación qué
interpretación darían un grupo de bosquimanos -pueblo salvaje del sudeste africano-
ante el cuadro: con dificultad interpretarían que un grupo de hombres, extrañamente
vestidos, están comiendo. 6. Bosquimanos ante la red Si no conseguimos el nivel de
competencia suficiente, los millones de contenidos culturales que hay en la red
pueden hacer que nos comportemos como bosquimanos ante la red, y me refiero también
a que esta nos puede atrapar e inmovilizar. Creo que la gran tarea para los
docentes, en cualquier disciplina, es organizar los contenidos y las imágenes de la
red de una manera suficiente. La experiencia de las bibliotecas virtuales es
suficientemente rica ya para defender que el rigor y la organización de contenidos
es lo que puede dotar de gran utilidad a este instrumento. Y la capacitación
crítica del que va a utilizarlo es un recurso imprescindible para su uso.

7. La nueva enciclopedia Nos podemos imaginar a D´Alambert, el creador principal de


la Enciclopedia en la Francia ilustrada del siglo XVIII, entrando en Google y
buscando alguno de sus contenidos o palabras-clave. La Enciclopedia fue en el siglo
XVIII una globalización rigurosa del conocimiento que ajustó poco más o menos lo
que debía saber una persona que quisiera tener cultura precisamente en esa época.
Su modelo hoy lo imitan las enciclopedias informáticas que, mediante el CD o
Internet, tienen la misma estructura que aquella originaria, pero están dotadas de
otros instrumentos muy poderosos (imágenes fijas, gráficos, videos, palabras,
músicas...). La red hoy tiene la ventaja de que el conjunto de contenidos
culturales presentes y al alcance de un click es mucho más amplio y no está
sometido a una selección previa por nadie. Quiero decir que podemos volcar en la
red todo lo que se nos ocurra y de hecho espontáneos e instituciones van llenando
millones de páginas cada día. El efecto caótico de esos millones de páginas puede
ser indudable para la globalización del conocimiento...de hecho estamos sufriendo
los efectos de un prestigio escolar de la red a la que se aproximan con frecuencia
escolares inexpertos que copian cualquier página que se les ponga delante y que
sirva, por ejemplo, para el tema escrito que deben desarrollar. Les digo con
frecuencia a los alumnos que lleven cuidado con eso, pues demostrarán una
simplicidad que solo la casilla "Busca" de cualquier programa de texto puede
desmontar tras la primera lectura de un trabajo escrito. La nueva enciclopedia,
caótica, puede ser un instrumento de gran utilidad si sabemos trabajar con ella, es
decir, si estamos preparados para hacerlo. Las nociones de orden, orientación,
información, aprendizaje y sistema que antes esbozamos parecen imprescindibles.

15
8. Las ideas de organización normalizada de la Red Se habló hace algún tiempo y me
imagino que se sigue hablando ahora de organizar la red y sistematizarla en líneas
generales. Ya he hablado sobre el gran papel que tienen por ejemplo las Bibliotecas
virtuales donde se vuelcan libros y contenidos de una manera sistemática y
rigurosa. Cada responsable de una iniciativa en la red la organiza con sus
decisiones, como puede ser la creación de un blog, una web institucional, una
página personal. Me estoy refiriendo ahora a otro problema: se habló de Internet II
como un canal de comunicación nuevo que se gestionaría de manera institucional
(eran algunas Universidades norteamericanas las protagonistas de la propuesta).
Creo que uno de los atractivos globales de la red es que nadie, absolutamente
nadie, limita los contenidos de conocimiento, que solo pueden ser controlados, y
censurados, cuando atentan contra la legalidad (las redes de pornografía infantil,
por ejemplo). Lo otro sería entrar en un problema que posiblemente depararía
resultados imprevistos (o muy previstos): una dirección de los contenidos
culturales presentes, orientada y por tanto normalizada en función de los intereses
de los que detentaran los poderes, partiendo de una vinculación extrema en la
actualidad entre los poderes económicos, políticos y el nuevo instrumento de
comunicación. La red actual, ilimitada en sus posibilidades, universal en su
desarrollo, global en su manifestación, es un instrumento ante el que, para
combatir sus tendencias al caos, solo podemos pretender la capacitación progresiva
de todos los que pueden acceder a él.

9. Otras alternativas sí son posibles En un mundo globalizado, es imprescindible


que nadie controle el uso de la red más que en las páginas de su propia
responsabilidad. Bastante control viene determinado por el poder económico y
político que, a escala global, organiza grandes espacios con grandes contenidos
ideológicos y culturales propios. La dependencia tecnológica, la debilidad
originaria, es un handicap para determinados grupos e incluso países que pugnan por
estar presentes. Una visión responsable, y hablo ahora como profesor preocupado por
las formas de globalización cultural, intentará actuar en la red con todos los
recursos personales, institucionales y sociales posibles, amparada por los
principios de libertad y de solidaridad que enarbolamos como exponentes de la
tradición europea. Dar la palabra y los instrumentos necesarios a los grupos,
países e individuos que carecen de ella parece ser una responsabilidad en un tiempo
en el que Internet puede servir también para determinar identidades y aprendizajes
multiculturales que no pueden estar reñidos entre sí. El debate sobre la
multiculturalidad es parte de la necesaria presencia masiva de contenidos que nos
vayan dotando de conocimiento para afrontarlo.

16
MAR ABIERTO
(ensayos)

Arguedas: Ciencia y Literatura, ardiendo en el corazón


por Gonzalo Pantigoso Layza

Existencialismo en el cuento "Silvio en el Rosedal" y en Julio Ramón Ribeyro


por Carlos Valencia
17
ARGUEDAS: CIENCIA Y LITERATURA ARDIENDO EN EL CORAZÓN
por GONZALO PANTIGOSO LAYSA
n este último año, la obra de José María Arguedas se ha convertido en el centro de
análisis y exposición como homenaje al escritor que encarna el pensamiento de
fusión, en una sociedad que tiene como signo social y cultural la diversidad.
Roland Forgues, en el epígrafe de su obra en torno a Arguedas, consigna las
siguientes palabras de Manuel Moreno Jimeno: "Fue José María Arguedas, por encima
de todas las excelsitudes de escritor, investigador científico, y educador, un ser
excepcional (…)"(1) En dichas palabras enmarcadas para resaltar la personalidad de
Arguedas, subrayamos las cualidades que nos interesa en nuestro discurso. Además,
Arguedas, en su carta de despedida, ante su suicidio, dirigida al Señor Rector de
la Universidad Agraria y a los jóvenes estudiantes, decía: "Creo haber cumplido mis
obligaciones con cierto sentido de responsabilidad, ya como empleado, como
funcionario, docente, y como escritor. Me retiro ahora porque siento, he
comprobado, que ya no tengo energía e iluminación para seguir trabajando, es decir,
para justificar la vida". Con estas palabras, Arguedas dejaba constancia de un
compromiso laboral, académico y literario asumido en vida con una ejemplar entrega.
Ese compromiso nos motiva a plantear la relación que existe entre ciencia y
literatura. Ambas actividades, desde nuestra óptica, con algunos elementos comunes
que determinan, en el caso del escritor, una actitud emparentada con lo científico
y un manejo de la realidad que finalmente es elevada al plano mítico, fantástico y
misterioso y que puede ser constatado en la vida y obra de José María Arguedas.

LA REALIDAD COMO FUENTE CIENTÍFICA Y LITERARIA Aunque no existe ninguna objeción en


determinar que la literatura es una manifestación artística que implica
interioridad subjetiva y que por lo tanto, su deslinde con la ciencia es una
concreción que no necesariamente hay que llevarlo al plano de la exposición;
existen algunas consideraciones que niegan esta afirmación, sino en su totalidad,
pero sí en gran medida, porque consideran que la literatura, a través de su proceso
en todas sus manifestaciones, es una actividad que implica capacidades y aptitudes
que lindan con la ciencia. La literatura en su plasmación requiere de poner en
manifiesto una capacidad creativa que tiene un material de trabajo ubicado en los
planos de la realidad y la imaginación. Desde la visión sociológica de la
literatura, el escritor no puede dejar de reflejar su momento histórico-social y
necesariamente tiene que ceñirse a un contexto con su determinada ideología
proyectando, desde allí, su aporte en la transformación o los cambios en la manera
de pensar. Esta condición, que transita por la dialéctica misma, nos ayuda a
demostrar que tanto la ciencia como la literatura tienen como punto de partida la
realidad. No hay ninguna obra literaria, por más fantástica o imaginaria que sea,
que no la tenga como fundamento. Ella es para ambos el centro de origen ya sea de
los problemas de investigación o del planteamiento temático de las obras
literarias. Dejando en claro que en la literatura no se exalta de manera
fundamental el reflejo de la realidad, sino la motivación en ella, porque la
calidad de las obras literarias no se mide nunca por su exactitud con lo real.

LA REALIDAD ARGUEDIANA En esa perspectiva, Arguedas, decide incursionar en la


literatura al constatar que sus antecesores literarios no reflejaban de manera real
el mundo andino y opta por asumir ese compromiso, teniendo en cuenta sus
experiencias y su alma andina: "Yo comencé a escribir cuando leí las primeras
narraciones sobre los indios, los describían de una forma tan falsa escritores a
quienes yo respeto, de quienes he recibido lecciones, como López Albújar, como
Ventura García Calderón. López Albújar conocía a los indios desde su despacho de
Juez en asuntos penales y el Sr. Ventura García Calderón no sé cómo había oído
hablar de ellos...En estos relatos estaba tan desfigurado el indio y tan meloso y
tonto el paisaje o tan extraño que dije: "No, yo lo tengo que escribir tal cual es,
porque yo lo he gozado, yo lo he sufrido y escribí esos primeros relatos que se
publicaron en el pequeño libro que se llama Agua" (2)
18
Y es así que el realismo alcanzado por Arguedas tiene sus propias características,
el cual "…no se articula únicamente sobre la relación del nombre, del significante
y de su referente sino también, y esencialmente, sobre las relaciones del
significado y del significante, o sea sobre el signo. Se trata de un realismo
integral que comprende a la vez la materia y el espíritu, el sujeto y el objeto, el
individuo y el mundo; un realismo en el que la razón y la magia forman parte del
orden objetivo del universo con el mismo título que el hombre y la naturaleza" (3)
LITERATURA Y CIENCIA Esta actitud de Arguedas, la de ser un revelador real con una
interpretación fiel del contexto que lo motiva, acompañado de su conciencia,
traumas y contradicciones tiene una explicación desde la óptica de Vargas Llosa,
quien lo explica al analizar la subjetividad y objetividad de la literatura en
América Latina: "La ficción reemplazó a la ciencia como instrumento de descripción
de la vida social y nuestros profesores de realidad fueron esos soñadores: los
literatos. De este modo fue arraigando la idea de que la función de la literatura
era documentar la verdadera vida…Sin temor a exagerar, podemos decir que la
descripción más acertada de los problemas de América Latina durante el siglo pasado
y buena parte de éste se halla en la literatura y que fue gracias a los versos de
sus poetas, los diálogos de sus dramaturgos o las anécdotas de sus narradores que
las iniquidades del continente quedaron documentadas" (4) Y aun Vargas Llosa resume
dicha actitud cuando afirma: "Esta participación decisiva del escritor
latinoamericano en el catastro físico y social de la realidad, el hecho de que en
tantos casos y de manera tan eficaz sustituyera en esta misión al científico, al
periodista y al agitador social, hizo que dicha concepción calara profundamente en
todos los sectores". (5) (El subrayado es nuestro). Para muchos, la ciencia y la
literatura son dos mundos opuestos, con territorios infranqueables porque una es
racional, concreta y real; la otra, subjetiva, falsa e ilusoria. Sin embargo, esta
contradicción es relativa. Tal como veíamos, en un determinado tiempo, en algunos
países, la literatura aparece antes de dichas ciencias y llena ese vacío de
información, tomándose a ésta como una fuente de conocimiento. Ribeyro nos dice:
"El novelista, primitivamente, tenía el monopolio del saber sobre el hombre, la
sociedad y la naturaleza, era su cantor titular, su intérprete y su vocero. Las
ciencias sociales y otras disciplinas, aún poco desarrolladas o inexistentes,
permitían que el novelista oficiara impunemente de historiador, de geógrafo, de
psicólogo, de sociólogo, de profeta. Fue la época fecunda de la novela histórica,
de la novela de aventuras y de viajes, de la novela sicológica... Para saber cómo
era el Japón había que leer a Pierre Loti, para saber cómo se vivía en la Edad
Media estaba Nuestra Señora de París de Víctor Hugo, para informarse sobre el
nacimiento de la sociedad industrial británica estaba Dickens, para el problema del
remordimiento bastaba leer Crimen y Castigo de Dostoiewsky. La novela era pues no
sólo entretenimiento sino también conocimiento, repertorio de datos e información.

Este `saber´ que trasmitía la novela sobre el hombre, la sociedad y el mundo fue
puesto en ridículo, rectificado e incluso desautorizado por el desarrollo de
ciencias, disciplinas, técnicas y métodos de conocimientos modernos. La enseñanza
de Dostoiewsky en materia de sicología resulta primaria al lado de un estudio de
Freud, Jung o Adler. Cualquier tratado de patología sexual nos ilustra más sobre
las llamadas pasiones anormales del hombre que las obras del Marqués de Sade. Los
relatos hechos por el cosmonauta Neil Armstrong sobre su desembarco en la luna
convierten a Julio Verne en una antigualla. Todas las novelas que tienen como
escenario la guerra del 40 son fragmentos, parcelas, al lado de la monumental
Historia de la Segunda Guerra Mundial de Scherer. Los estudios de un sociólogo como
Danilo Dolci sobre la sociedad siciliana hacen de Giovanni Verga un escritor
superficial.

En resumen, todos los aspectos de la realidad que los novelistas trataron como
precursores, intuitivamente, han sido revisados, completados, amplificados y
sistematizados por los científicos." (6) Según esto, podemos afirmar que literatura
y ciencia están entroncados hasta cierto tramo del camino del conocimiento. Lo más
saltante de lo expuesto por Ribeyro es que resalta que hay una diferencia de
profundidad en el tratamiento del hecho y es que, como él mismo lo aclara: "... la
función del novelista no es trasmitir un `saber´ sino una `vivencia´. La novela se
dirige más a la afectividad que a la inteligencia. Novelistas y científicos pueden
tratar los mismos temas, pero no con la misma intención ni con el mismo
procedimiento." (7) Y aquí habría que aclarar que si bien es cierto hay una
intención distinta, en

19
A pesar de que Guillermo de Torre (8) afirma que no existe una ciencia literaria
debido a que no puede hablarse con exactitud rigurosa de una metodología literaria,
que aspira a formular, mediante un lenguaje riguroso y apropiado, leyes por medio
de las cuales se rijan los fenómenos literarios, ser comprobables por medio de la
observación de los hechos y de la experimentación, ser capaces de predecir
acontecimientos futuros ; otro de los argumentos para relacionar la literatura con
la ciencia es el trabajo de investigación que el escritor realiza con la finalidad
de alcanzar un acopio de referencias integrado en un corpus teórico que le sirve de
sustento de su visión sobre el tema a tratar. Alguien podría plantear la condición
de la lírica, de manera más específica de la poesía, como una negación de lo
expuesto, en cuanto en ella prima un intimismo que la aleja de lo real y concreto.
Sin embargo, las obras líricas reconocidas tienen hondura y profundidad en la
medida que demuestran la condición humana, la cual ha partido de una capacidad de
observación y asimilación (capacidades requeridas en la ciencia) para hacer de la
vivencialidad un hecho único e intransferible, que le ha permitido extraer los
aspectos esenciales de una realidad, las constataciones de esta exposición son
numerosas pero nos pueden bastar el caso de Neruda con su "Canto General" y el de
César Vallejo con "España, aparta de mí este cáliz". EL MARCO TEÓRICO DE ARGUEDAS
José María Arguedas es un buen exponente de esa simbiosis de ciencia y literatura.
A él se le reconoce más su labor como escritor que como investigador social, debido
a la difusión y al poco conocimiento que posee el lector acerca del origen de sus
obras. Según Alberto Flores Galindo: "Arguedas fue un folklorista, fue un etnólogo.
Se dedicó también a estudiar con los instrumentos de la antropología, las
comunidades campesinas, las relaciones de parentescos, las estructuras de poder. En
esa línea trabajó, por ejemplo, sobre el pueblo de Puquio, el valle del Mantaro, la
Feria de Huancayo, etc. Su producción como antropólogo ocupa un número de páginas
de dimensión similar a las de Arguedas narrador y novelista. Las obras completas
hasta ahora publicadas son cinco volúmenes que van desde Agua hasta El zorro de
arriba y el zorro de abajo y se calcula que la publicación de sus textos
antropológicos comprenderán cinco volúmenes similares."(9) Si vemos el otro rostro
Arguediano, el del hombre de ciencia, comprobaremos que su vida está ligada a una
constante investigación. Viajó por diversos lugares del país siempre con la
predisposición de observar, comprender y explicar las expresiones sociales de
nuestros pueblos y dar a partir de allí las interpretaciones de nuestros
conflictos, de nuestras esperanzas. Como constancia de ese quehacer investigativo
señalaremos lo siguiente: En setiembre de 1938 aparece su trabajo Canto kechua,
traducciones de cantos indígenas y un ensayo sobre el arte indio y mestizo. La
Prensa de Buenos Aires, publica un artículo suyo sobre dos canciones populares
quechuas. En 1940 asiste al Congreso Indigenista de Patzcuaro y publica en México
el artículo "El wayno y el problema del idioma mestizo". En 1941 sigue publicando
artículos sobre folklore y costumbres indígenas en las páginas de la Prensa de
Buenos Aires. En 1946, viaja a Vicos, Ancash, con un equipo de la Universidad de
Comell y el Instituto Indigenista Peruano. En 1947 es nombrado Conservador General
del Folklore. Ese mismo año, con Francisco Izquierdo Ríos realiza una encuesta
nacional para recopilar cuentos y leyendas folklóricas. En 1948 es nombrado
Secretario del Comité Interamericano del Folklore. En 1950, cuando la Cantuta
todavía era Instituto Pedagógico, dicta el curso de Problemas fundamentales de la
cultura peruana y quechua. En 1951 estudia la fiesta del Inti Raymi del Cusco. En
1952 estudia la zona de Puquio y analiza los resultados del I Congreso de
Peruanistas, realizado el año anterior. En 1953 estudia el folklore en el valle del
Mantaro. Ocupa la jefatura del Instituto Etnológico del Museo de la Cultura.
Publica, además, Folcklore Americano, órgano de difusión del Comité Interamericano
del folklore. Viaja a Chile para participar en un congreso de folkloristas. Publica
estudios de antropología y una antología de poesía quechua. En 1954 estudia el
folklore de Ayacucho. En 1956 es nombrado, impositivamente por Odría, Director de
Cultura, Arqueología e Historia a cuyo cargo renuncia. Viaja a Puquio para realizar
otro estudio, publicando posteriormente su investigación sobre "El mito de Inkarri
y la evolución de las Comunidades Campesinas". En 1957 publica un estudio sobre la
feria y las comunidades de Huancayo. En 1958 llega a ser catedrático en la
Universidad de San Marcos, perteneciendo al Departamento de Etnología. Su tesis:
"La evolución de las comunidades indígenas" obtiene el Premio de Fomento de
Cultura. Viajó becado a Francia y España y continúa editando artículos de
antropología. En 1961 viaja a Guatemala para investigar el arte popular. En 1963
obtiene el Grado de Doctor en Letras con la tesis "Las Comunidades de España y el
Perú". Es nombrado Director de la Casa de la Cultura del Perú, desde donde dirige
la revista "Cultura y Pueblo". En 1964 renuncia a la Casa de la Cultura. Asume la
Dirección del Museo Nacional de Historia. Dicta en San Marcos: Culturas regionales
comparadas. En 1966 traduce "Dioses y Hombres de Huarochirí". En 1967 participa en
congresos en Guadalajara, Santiago de Chile y Austria. Dicta en San Marcos: Estudio
de la Cultura Peruana en la Literatura Oral y Escrita. En 1968 publica numerosos
artículos sobre antropología, folklore y literatura quechua. Hasta que llegó el
balazo fatal del 28 de noviembre.

20
Esto es lo que constituye la base científica de las obras de Arguedas, si no se
comprende esta sistematización del conocimiento del mundo andino como requisito
para plasmarlo literariamente, es inútil que se busque el porqué las obras de
Arguedas tienen una profundidad en la visión social de nuestro país, y además, no
se podría entender que para realizar literatura, el escritor tiene que asumir un
trabajo de investigación. Sus obras nos han permitido conocer al mundo indigenista
y ser conscientes que somos parte de una pluriculturalidad. A través de su visión
literaria, ha plasmado la fisura de la sociedad peruana en dos mundos culturales,
la andina de origen quechua y la urbana de raíces europeas. Esa revelación trágica
nos ha comprometido socialmente en una lucha por fijar nuestra identidad dentro de
una globalización cada vez más avasallante. Pero para llegar a esa revelación, en
la concretización de sus obras, Arguedas ha sabido conjugar vivencialidad y
conocimiento, sentimiento y razón, realidad e imaginación. El papel revelador de
sus obras literarias no nos permite ver la génesis de su creación, la cual está
basada en una actitud propia de la investigación, de manera específica, de la
investigación social, ligada a la etnografía, antropología, sociología y
lingüística. Arguedas cuando explica sobre cómo concibió Todas las sangres, dice:
"Concebir esta novela me costó muchos años de meditación, no habría alcanzado a
trazar su curso si no hubiera interpretado primero en Agua la vida de una aldea; la
de una capital de provincia ya en Yawar fiesta; la de un territorio humano y
geográfico más vasto y complejo en Los ríos profundos, y sin una experiencia larga
y tensa del Perú" (10) y explica "Yo he ido escribiendo sobre sectores más amplios
del país a medida que mis conocimientos teóricos me han dado la posibilidad de
abarcar estas grandes zonas del país con la misma autenticidad con que describí en
mi primer relato solamente la vida de una pequeña aldea" (11) (El subrayado es
nuestro)

Existe un gran desconocimiento de la labor de José María Arguedas en el campo de la


etnología y la antropología, de igual manera no se ha difundido sus trabajos de
revalorización del arte indígena, sobre todo los que están dedicados a la música y
la danza. Igual suerte tienen sus trabajos relacionados al idioma quechua. A través
de su quehacer literario no solo utilizó el lenguaje como medio de expresión
artístico, también fue consciente del enfrentamiento de esos dos mundos
lingüísticos representados por el quechua y el castellano. Su tránsito por el mundo
de los mistis y criollos le permitió visualizar con amplitud el papel del lenguaje
dentro de nuestra sociedad. Concebía al quechua como la expresión verdadera del
hombre de esta tierra y que a través de ella se hablaban cosas profundas y desde el
alma. Entiende que lingüísticamente el Quechua ha de ser desplazado, entonces se
prepara para entrar al mundo hispano y lograr, desde allí, trasmitir el sentimiento
andino. Su apego a la literatura oral es producto de esa batalla interna de ir
asumiendo en su alma quechua la escritura castellana. Dicha literatura fue también
su preocupación dentro del campo de estudio del folklore y según su propio
testimonio, fue el primero quien hiciera en 1960 una recopilación sistemática,
según los métodos del folklore científico. Para la buena comprensión de lo que
significa la literatura, y una valoración más íntegra de la obra de un autor, es
necesario señalar cuáles son los fundamentos cognoscitivos y las experiencias
vivenciales que han servido al escritor para la creación de su obra. En esa
perspectiva vamos a hallar que ciencia y literatura están ligadas por puntos
comunes en su cristalización. Ambas exigen a cada uno de sus gestores aptitudes
similares. Para escribir una novela el escritor, al igual que el científico, tiene
que investigar sobre el tema que va a tratar, no puede crearla al margen del
conocimiento de la realidad. La investigación es una actividad obligada del buen
escritor, quien debe entender que mínimamente necesita una base teórica conformada
por la teoría, historia y crítica literaria, la cual debe conjugar con su
vivencialidad, su visión y su creatividad. La creación literaria no es un acto
científico, pero tiene un método de trabajo que la acerca a ella y que es necesario
considerar para alejarla del "espontaneísmo" que muchos lo practican y exaltan. En
su desarrollo implícitamente se trata un tema basado en fundamentos coherentes pero
con una mezcla de realidad y fantasía, sentimientos y experiencias concretas. En
una obra los hechos, los indicios, las ideas corporizan la expresión de objetivos
planteados para su demostración. De igual manera, la capacidad creativa está
presente en lo científico y en lo literario. No puede haber desarrollo de la
ciencia sin creatividad; y en la literatura es infaltable. El camino común entre
literatura y ciencia se desune cuando la literatura opta, en base a lo concreto, lo
objetivo, lo real; ir por la fantasía, la imaginación, el sentimiento, el lenguaje
denotativo y connotativo (porque literatura no solo es lenguaje connotativo) para
dar corporidad a la creatividad; mientras que la ciencia opta por quedarse en lo
tangible, lo comprobable y el lenguaje denotativo. Bajo este enfoque, exaltamos la
responsabilidad literaria de Arguedas y nos inclinamos con respeto ante su obra, la
cual puede o no coincidir con nuestra visión social del país y nuestra visión
estética de la literatura. Arguedas no ha muerto, está y seguirá presente con su
testimonio referente a un tiempo concreto de nuestra historia al igual que otros
escritores que ha sabido conjugar ciencia y literatura.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
(1) Roland Forgues. José María Arguedas del pensamiento dialéctico al pensamiento
trágico, historia de una utopía. Editorial Horizonte, Lima 1989; pág. 55. (2) José
María Arguedas. Yo soy hechura de mi madrastra. Texto oral en la reunión de
escritores. Arequipa 1967.

21
(3) (4) (5) (6) (7) (8) (9)
(10)

Roland Forgues. Ob. Cit., Pág. 55. Mario Vargas Llosa. La utopía Arcaica, José
María Arguedas y las ficciones del indigenismo. Fondo de Cultura Económica, México,
1996; Pág. 20. Mario Vargas Llosa. Ob. Cit., Pág. 21. Julio Ramón Ribeyro. La caza
sutil. Editorial Milla Batres, Lima 1976, Pàg 79. Julio Ramón Ribeyro. Ob. Cit.
Pág. 80. Guillermo De Torre. Nuevas direcciones de la crítica literaria. Madrid,
Alianza Editorial, Madrid, 1970; Pág 189. Alberto Flores Galindo. Dos ensayos sobre
José María Arguedas. SUR Casa de Estudios del Socialismo, Lima, 1992; 57. Roland
Forgues. Ob. Cit., Pág.89. Roland Forgues. Ob. Cit. Pág. 91

(11)

22
EXISTENCIALISMO EN EL CUENTO "SILVIO EN EL ROSEDAL" Y EN JULIO RAMÓN RIBEYRO
Por Carlos Valencia
Julio Ramón Ribeyro Zúñiga nacido en Lima en 1929 y muerto en 1994- es, sin duda,
el mejor cuentista peruano y uno de los más importantes a nivel latinoamericano. En
sus cuentos, el autor de "La palabra del mudo", hizo de la simplicidad una tarea
difícilmente alcanzable y nos pintó la imagen "del mudo" a través de sus historias;
por ello, no es una tarea difícil poder identificar un cuento rebeyriano. Ribeyro
es un autor muy estudiado, pero sobre todo en lo que se refiere al fondo de sus
textos, pues la forma en la que los presenta ha sido denominada como clásica. Pero
dejemos que el mismo Ribeyro, en su diario ya citado, nos dedique algunas líneas
sobre las circunstancias en que vio la luz el cuento que ahora es materia de
atención: "feliz por haber concluido mi cuento `Silvio en el Rosedal´. Este último
hecho justifica mi mes de soledad y recluimiento, que hasta hace poco me parecía
condenado a la esterilidad y el fracaso. Pero en los últimos días hice un esfuerzo
y terminé este relato empezado tantas veces hace dos o tres meses. Y en las
condiciones más horribles (…) el relato es de una tristeza sin par. Tendré que
dárselo a un lector de plena confianza para que me diga si al fin he logrado
expresar, sin recurrir a la confidencia, lo que guardo en mí". En una primera
lectura, el texto puede parecer un cuento sencillo, clásico y de carácter realista;
pero desnudándole de su simplicidad nos encontramos ante un cuerpo filosófico muy
bien marcado, el mismo que ha sido catalogado por muchos de pesimista. Nos
referimos al Existencialismo, aquella corriente filosófica contemporánea que ha
calado alto en la literatura no solo universal, sino también hispanoamericana y
peruana. Por ello es que aseveramos que "Silvio en el Rosedal" es un cuento de
carácter existencialista; y si, como asevera Ribeyro: "es un cuento máximo que
salió de mis trasfondos", ¿debemos suponer que Ribeyro fue partidario del
existencialismo aunque de manera inconsciente? (esta interrogante la
desarrollaremos más adelante). Pues bien, para dilucidar la anterior afirmación
debemos despojar al texto de los "disfraces" que ocultan un marcado existencialismo
-como en las obras literarias americanas del romanticismo social (1860-1890) que se
valían de un disfraz amoroso para esconder una fuerte crítica de la sociedad ante
la opresión-. Pero, ¿cuál o cuáles son los disfraces de "Silvio en El Rosedal"? Lo
son, por ejemplo, el uso de una prosa sencilla que permite una rápida lectura
acostumbrados a leer una prosa retorcida, y por ende de difícil comprensión en las
obras literarias de carácter existencialista, por ejemplo las novelas del uruguayo
Juan Carlos Onetti-. Otro "antifaz" es la presencia de elementos cautivantes, como
son, en primer lugar, El Rosedal -"era un lugar encantado, donde todas las rosas de
la creación, desde un tiempo seguramente inmemorial, florecían en el curso del año.
Habían rosas rojas y blancas y amarillas y verdes y violetas, rosas salvajes y
civilizadas, rosas que parecían un astro, un molusco, una tiara, la boca de un
coqueta" -; también está la belleza y dulzura de Roxana -"esa tierra secreta, ese
reino decrépito y desgobernado, recibía al fin la visita de su princesa. Esa figura
no podía proceder más que de un orden celestial, donde toda copia y toda impostura
eran imposibles"- y por último, el enamoramiento de Silvio por su sobrina Roxana
-"de puro gozo ejecutó una noche para Roxana todo el concierto para violín de
Bethoven (…) se tiñó de negro la parte derecha de su pelambre y se aprendió de
memoria los poemas más largos de Rubén Darío"-. Estos elementos constituyen, hasta
cierto punto, una incongruencia con respecto a las obras existencialista a las que
estamos habituados; generalmente a lo largo de una obra de esta naturaleza se nos
presentan ambientes deprimentes, oscuros y solitarios -como en el caso de "El Muro"
de Jean Paúl Sastre-; pero esta característica es solo parcial en "Silvio en el
Rosedal". No obstante, detrás de tanta belleza existe un mundo incierto y vacío que
no llega a lograr la felicidad en Silvio, actante principal del cuento.

En ese sentido, en las siguientes líneas nos ocuparemos de uno de los cuentos
ribeyrianos más famosos titulado "Silvio en el rosedal"; para muchos especialistas
el mejor y como dijo textualmente Ribeyro: "ocupando mis horas libres del día en
releer de continuo o partes el tomo tres de La palabra del mudo (…) confirmo mi
preferencia por ciertos relatos, entre ellos `Silvio en el Rosedal`, el mejor que
he escrito". El cuento en mención fue publicado en 1977 en el volumen III de su
libro "La Palabra del Mudo" y culminado -según remite el mismo Ribeyro en su diario
personal "La tentación del Fracaso 1975-1978"- el 30 de agosto de 1976 a las 11:00
de la noche.

23
Entonces, al margen de los disfraces ya mencionados en el cuento, ¿qué es lo que le
hace un cuento de carácter existencialista? Cabe traer a colación que la
frustración, el vacío existencial, el carácter incierto y precario del hombre, la
vida sin sentido, la degradación del hombre, lo absurdo de la vida, la inconciencia
de la existencia del hombre en el mundo, la angustia, la soledad, el fracaso -entre
otros rasgos- constituyen las características más relevantes del existencialismo.
Esta corriente, además, postula que el hombre está arrojado a un mundo incierto y
de angustia y que es el mismo hombre quien tiene que decidir y elegir lo que quiere
ser, es decir, depende de cada hombre darle sentido a su vida. Y son exactamente
muchas de estas características las que se ostentan en el cuento, ya sea en los
ambientes, situaciones o en el actante principal Silvio como veremos a
continuación. El heredero de El Rosedal, Silvio, encarna al prototipo de hombre
existencialista que es víctima del vació existencial y a sus cuarenta años "él
seguía siendo un solterón caduco, que había enterrado temprano una vocación musical
y seguía preguntándose para qué demonios había venido al mundo". Sin familia y sin
un proyecto de vida es quien no le encuentra sentido a su existencia; está arrojado
a un mundo que desde muy joven solo lo angustia y que en su adultez tampoco será la
excepción. Pasaron diez años en El Rosedal y su vida seguía como en un inicio, es
decir, vacía. Ya tenía "cincuenta años, la edad en que tal vez debía morir. Pero
esta hipótesis no le pareció ni cierta ni falsa y la acogió con la mayor
indiferencia. Y al hacerlo se sintió sereno, soberano". Solo y sin nunca haberle
encontrado un rumbo a su vida llegó a una conclusión "él ya sabía que nada era él,
nada el rosedal, nada sus tierras, nada el mundo". Para Silvio la muerte no es una
etapa de la vida a la que evada o vea lejana; sin ningún motivo por el cual seguir
sobre la tierra poco a nada le importa morir; pero esto no siempre fue así, en
algún momento de su existencia tuvo un motivo por el cual vivir, y ese motivo
responde al nombre de una mujer: Roxana. Otro rasgo existencialista en las obras
literarias es la degradación del hombre, pero no solo una degradación física, sino
también una espiritual. Un ejemplo muy palpable de esta característica la
encontramos, por ejemplo, en "El Astillero" de Juan Carlos Onetti quien nos
presenta ambientes deprimentes, devastados y plagados de miseria. Y son justamente
estos rasgos los que en un momento determinado se nos presentan tanto en El Rosedal
como en Silvio en quienes existe una estrecha interrelación donde uno es el reflejo
del otro. Y esa degradación de Silvio la podemos apreciar en la siguiente cita:
"por entonces se le cayó un incisivo y al poco tiempo otro y por flojera, por
decidía, no se los hizo reponer. Una mañana se dio cuenta que la mitad derecha de
su cabeza estaba cubierta de canas". Pero el abandono de su persona no es más que
la exteriorización de su alma infeliz y angustiada que no encuentra razones para
sonreír. Sumado a esto Silvio es consecuencia de un desamor propio y de una desidia
existencial que se manifiesta en su apariencia física "por pura ociosidad se había
dejado crecer una barba rojiza y descuidada". Y al igual que la degradación de
Silvio, El Rosedal también sucumbe en la más profunda miseria "la mayor parte de
los vidrios de la galería estaban quebrados. En las arcadas descubrió durante un
paseo peroles con leche podrida. ¿Por qué, Dios mío, donde pusiera la mirada, veía
instaurarse la descomposición, el apolillamiento y la ruina?"; por lo tanto existe
una interrelación entre la degradación del personaje y su hogar, El Rosedal, que al
igual que Silvio pareciera tener un espíritu quebrantado con el pasar de los años.
Con estos dos elementos el autor logra crear en el cuento una atmósfera oscura,
deprimente, pesimista y angustiante. Y aunque en momentos Silvio y El Rosedal
resplandecieron por su cuidado y dedicación, esto no es más que una ráfaga de
ilusiones que se van desvaneciendo conforme avanza la narración. La soledad y
específicamente la solitariedad son rasgos muy marcados en la personalidad de
actantes existencialistas y Silvio no es la excepción. Él no solo es un hombre
huérfano de madre a temprana edad y esclavizado en el trabajo por su padre -hechos
que frustraron sus sueños-, sino también es un ser ensimismado; por más que trató
-ya de adulto y en El Rosedal- de integrarse a la sociedad no lo consiguió, puesto
que no era parte de él "y así poco a poco fue abandonando estas frecuentaciones
para recluirse estoicamente en su hacienda". Silvio -al margen de ser un hombre que
las circunstancias arrojaron a la soledad- es alguien que por voluntad propia se
aísla ya que practica la solitariedad puesto que es parte de su ser, de su
personalidad "sus andares por la hacienda se fueron limitando al claustro y el
rosedal y finalmente le ocurrió no salir durante días de la galería de los altos e
incluso de su dormitorio". Desde siempre Silvio estuvo destinado a la soledad, su
fiel amante que lo acompañó por toda la vida, hasta el día que "empezó a tocar para
nadie, en medio del estruendo. Para nadie. Y tuvo la certeza de que nunca lo había
hecho mejor". Según el existencialismo el hombre es un ser inconsciente de su
existencia, y solo toma conciencia de ella y descubre el sentido de su vida en
situaciones límite como, por ejemplo, el miedo, el sufrimiento, la enfermedad, la
muerte, etc. Y solo en estas circunstancias el mundo se le presenta íntimamente
próximo y real. En el caso de nuestro protagonista; él es consciente de su
existencia cuando "estaba envejeciendo en una casa baldía, solitario, sin haber
hecho realmente nada, aparte de durar. La vida no podía ser esa cosa que se nos
imponía y que uno asumía como un arriero, sin protestar (…). Y sin embargo debía
haber una contraseña, algo que permitiera quebrar la barrera de la rutina y la
indolencia y acceder al fin al conocimiento, a la verdadera realidad". Pero por más
intentos que Silvio hizo para encontrarle un sentido a su vida no pudo porque su
vida en sí misma era vacía y todas las situaciones en las que intentó ser feliz
tuvieron el mismo resultado: el fracaso.

24
Aunque Silvio se empeñe por momentos con mucho entusiasmo en querer asirse de ese
haz de luz que siempre le fue negado, la felicidad, nunca le fue posible. En ese
sentido se afirma que Silvio es un hombre que convive con el fracasado y es
justamente este un rasgo imprescindible en personajes de narraciones
existencialistas, como veremos a continuación. A través de toda la narración
existen tres situaciones que catapultan la historia y es por ello que la vida de
Silvio en El Rosedal es como las olas de mar que suben y bajan para finalmente
morir en las piedras, y del mismo modo él y sus ganas de ser feliz desaparecen tras
el fracaso de sus empresas, llegando a ser un hombre frustrado que "todo lo que él
había deseado de niño era tocar el violín como un virtuoso y pasearse por el Jirón
de la Unión con sombrero y chaleco (…). No pudo así hacer amigos, tener novia.
Cultivar sus gustos más secretos, ni integrarse a una ciudad para la cual no
existía". La primera vez que El Rosedal y Silvio lograron alcanzar la cima fue
luego que él halló el enigma, y después de fallidos intentos por interpretarlo
abandonó sus intenciones "y se esforzó por encontrarle si no una explicación por lo
menos una aplicación"; y la mejor aplicación que halló fue abocarse a la hacienda
"e impulsado por la naturaleza de su fundo y los consejos de los hacendados se
dedicó a incrementar su ganado, adquirió sementales caros y vacas finas y luego de
sapientes cruces mejoró notablemente el rendimiento de sus reses. La producción de
leche aumento en un ciento por ciento, tuvo necesidad de nuevas carretas para el
reparto y el renombre de su establo ganó toda la región. Al cabo de un tiempo, sin
embargo, la hacienda llegó a su rendimiento óptimo y se estancó". Luego la
frustración se instaló en los más hondo de su ser, se echó al abandono y nuevamente
a sus cavilaciones sobre el enigma: RES=COSA. El segundo hecho que catapulta la
narración es la llegada de Rosa y Roxana Settembrini, prima y sobrina
respectivamente. Y fue Rosa la encargada de rescatar El Rosedal y a Silvio de la
miseria y volverlos a hacer brillar "una de las primeras cosas que ordenó, puesto
que Silvio formaba parte de la hacienda, fue que reparará su dentadura, así como
hizo reponer todos los vidrios rotos de la galería. Silvio no volvió a ver más
camisas sucias tiradas por el suelo, porongos con leche podrida en la pasillos, ni
menos de duraznos comidos por los moscardones al pie de los frutales. El Rosedal
comenzó a fabricar quesos y mermeladas y, saliendo de su estacionamiento, entró en
una nueva era de prosperidad". Pero si El Rosedal brillaba por el esplendor de su
producción, no sucedía lo mismo con Silvio que intentaba, en vano, enamorar a
Roxana; muy por el contrario, lo único que logró despertar en ella fue el
aburrimiento. Una vez más Silvio había fracasado en su proyecto de conquistador,
mientras que la frustración y la desesperación se internaban poco a poco en la más
intimo de su ser. Finalmente, la tercera y última vez que Silvio vio nacer dentro
de sí sus ganas de vivir y ganas de buscar la felicidad fue cuando "todo coincidió
con la feria de Santa Ana y el aniversario de Roxana, que cumplía dieciséis años.
Decidió entonces reunir el aniversario de su sobrina y la feria en una gran fiesta,
en cuyo preparativo se abocó durante un mes como si fuese el hecho más importante
de su vida". Y aunque la fiesta se desarrolló con júbilo y colorido él comprendió
que no tenía cabida en el mundo, mundo que solo lo premiará con la muerte. Por
tercera y última vez Silvio vio truncadas sus ganas de vivir y todos sus esfuerzos
por encontrarse a sí mismo terminaron fallidos. Sin duda alguna la vida de Silvio
está marcada de fracasos que lo convierten en un personaje modelo de la frustración
existencial. Entonces, por todo lo expuesto podemos afirmar con claridad que el
cuento "Silvio en El Rosedal" de Julio Ramón Ribeyro presenta un carácter
existencialista y por lo tanto su protagonista, Silvio, encarna todas las
características de ese prototipo de hombre, como por ejemplo: la frustración, el
vacío existencial, tomar conciencia de su existencia en situaciones límite, la
degradación del hombre, la vida sin sentido, y la soledad (o menor dicho la
práctica de la solitariedad). Al respecto citamos a Miguel Gutiérrez -y compartimos
su apreciación- quien caracteriza a Silvio del siguiente modo: "Silvio se va
transformando en un hombre apático, sin ideales ni sueños ni vínculos profundos con
la realidad, de modo que a los cuarenta años -no ha conocido el amor, no tiene
mujer, no tiene hijos- es ya la perfecta imagen del fracaso y para él la vida
consiste en durar solitaria y miserablemente a la espera de la muerte, que por
desgracia intuye lejana e inaccesible". El otro aspecto que concierne a este
escrito está referido al tipo de pensamiento del cual fue partidario Ribeyro, es
decir, su filosofía; claro que, aunque él mismo no haya sido consciente de los
principios que regían su vida, sí podemos escudriñar, a partir de sus cuentos y
declaraciones, sus ideas en torno al hombre, a la vida, a la sociedad, en fin, su
concepción del mundo. Si tomamos como ejemplo el cuento antes analizado, "Silvio en
El Rosedal", en el cual hallamos un carácter existencialista y siendo este de gran
preponderancia para el mismo autor "es un cuento máximo que salió de mis
trasfondos" y porque de algún modo Silvio es la encarnación en la ficción del mismo
Ribeyro, entonces ¿debemos suponer que Ribeyro fue existencialista? Creemos que sí
lo era, aunque lo practicaba de manera inconsciente. Es ampliamente sabido que
Ribeyro era un hombre pesimista, y es justo este rasgo de su personalidad el que
caracteriza al existencialismo filosófico. Por otro lado, Ribeyro declaró que sus
cuentos no están escritos en conjunto; sin embargo, por la temática que desarrollan
sí se les podría agrupar en familias en base a diversos criterios. Asimismo,
declaró que a través de su obra ha desarrollado tres temas: el de la decadencia, el
de los combates perdidos (tema este, dijo, vinculado con el anterior) y el tema del
héroe trágico. Entonces, tomando como bases estos ejes temáticos que el mismo autor
postula demostraremos la afirmación anterior.

25
De lo anterior, podemos implicar otros conceptos a cada uno de estos elementos
temáticos antes mencionados: en la decadencia se implica la degradación (física y
moral); en los combates perdidos, el fracaso que conduce a la frustración; y en el
héroe trágico, la angustia. Y son precisamente estos rasgos -entre otros- los que
presenta la filosofía existencialista. En otros términos, a través de los tres
temas desarrollados en sus cuentos, Ribeyro, lejos de camuflarse en la ficción,
exterioriza su "yo". Trasunta su existencialismo de la realidad a la ficción. Por
su parte, Miguel Gutiérrez en su libro "Ribeyro en dos ensayos", postula que las
respuestas ribeyrianas a las tres interrogantes kantianas serían las siguientes:
¿Qué puedo saber? "la respuesta de Ribeyro se inscribiría en la tradición del
escepticismo filosófico" ¿Qué puedo hacer? "Corresponde a la esfera de la moral. En
la narrativa de Ribeyro existe la postulación implícita de una moral estrictamente
laica y secular, de filiación estoica” ¿Qué puedo esperar? "Sería consecuencia de
las dos anteriores: no existe trascendencia ni un más allá y por lo tanto en este
orden al hombre le espera la nada; pues la residencia del hombre es la tierra, la
sociedad y la historia, es decir, la realidad” Y concluye en materia de filosofía
ribeyriana lo siguiente: "Ribeyro, lo hemos dicho ya, opta por el escepticismo,
claro está de manera implícita (…) ha optado por un pesimismo terapéutico y por la
gravedad de la moral estoica, determinada acaso oscuramente por su refinada
sensibilidad aristocrática, pero solidaria con el dolor de los desamparados de la
tierra". La afirmación anterior es cuestionable en cuanto se refiere a la moral de
Ribeyro, pues el estoicismo no designaría los rasgos de la personalidad del
cuentista peruano. Según Gutiérrez "la moral estoica es una moral de gran nobleza
humana, pero también individualista y de filiación aristocrática"; creemos que esta
acepción de moral estoica adolece de un punto muy importante. La moral que
sostenían y practicaban los estoicos no era "de gran nobleza humana", muy por el
contrario eran fríos. No obstante, las dos siguientes ideas: la del individualismo
y la de filiación aristocrática sí son rasgos de una moral estoica. Para corroborar
lo anterior hurguemos a grandes rasgos en la moral estoica. Los estoicos afirmaban
la primacía del problema moral sobre los problemas teóricos; buscaban la felicidad
a través de la virtud, y la felicidad es apatía y la apatía consiste en eliminar
toda pasión (piedad, compasión, misericordia). La apatía es el estado del espíritu
consistente en la indiferencia emocional ante los avatares de nuestra existencia;
otorga libertad frente a las pasiones, afectos y apetitos, libertad ante la
coacción de otras personas, libertad ante las cosas y circunstancias que se oponen
a nuestros proyectos; es la ausencia de pasiones y emociones. En ese sentido, para
los estoicos las emociones no tienen significado ni función alguna. Su fundamento
es que la naturaleza ha proveído de modo perfecto a la conservación y al bien de
los seres vivos, dando a los animales el instinto y al hombre la razón. Las
emociones, en cambio, no son provocadas por ninguna fuerza natural, son opiniones o
juicios distados a la ligera y, por lo tanto, fenómenos de insensatez y de
ignorancia. No son más que juicios errados, opiniones vacías y privadas de sentido.
Contrario a esta postura, el ideal estoico de apatía parece inhumano e irrealizable
a San Agustin quien afirmaba que "No experimentar la más mínima turbación por el
hecho de hallarnos en este lugar de miseria, no puede ser sino una gran dureza de
alma, y un gran embotamiento del cuerpo". San Agustin subraya el carácter activo y
responsable de las emociones. Concluyendo lo expuesto, en lo que se refiere a la
moral de Ribeyro, no podemos afirmar que él haya sido, aunque de manera implícita,
un hombre que practicaba la moral estoica porque no era ni frío ni insensible, pues
en él hayamos una crítica social y una preocupación por las clases marginales: "los
mudos". Al contrario, como se ha demostrado a través de sus propias declaraciones,
era un hombre inclinado hacia el existencialismo filosófico y que se daba a
traslucir a través de sus narraciones. Por otro lado, en cuanto a la filiación
aristocrática de los estoicos, Ribeyro dista de esta característica pues él, pese a
la nombradía como escritor, tuvo una económica bastante austera y por ello lejos de
la suntuosidad, como él mismo lo da a conocer en su libro "La tentación del
fracaso". Título de su diario personal que alude directamente a su existencialismo;
rasgo que constituye su sello personal.
BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA
Abbagmano, I. (1986). Diccionario de Filosofía. Buenos Aires: Fundo de Cultura
Económico Cruz, M. (2002). Filosofía Contemporánea. Barcelona: Santillana Ediciones
Generales Gutiérrez, M. (1999). Ribeyro en Dos Ensayos. Lima: Editorial San Marcos
Mackay, K. (1978). Psicología Básica. México: Publicaciones Culturales Ribeyro, J.
R. (1980). La Palabra del Mudo. Lima: Editorial Milla Batres Ribeyro, J. R. (1995).
La tentación del fracaso 1975-1978. Lima: Jaime Campodonico Editor S. Di Carpio, N.
(1992). Teoría de la Personalidad. México: MC. GRAW-Hill Interamericana de México
S.A. Universidad Ricardo Palma. Introducción a la Filosofía. Lima - Perú 1994.

26
CONVERSANDO EN LA ISLA
(entrevista)

27
Entrevista

EL CAMINO DE LA ESPERANZA SIEMPRE VA A ESTAR AHÍ


por Javier Cribillero
Fernando Cueto Chavarria es uno de los literatos chimbotanos más importantes de los
últimos años. Dentro de su producción, la más importante se encuentra en su
novelística compuesta por piezas como "Lancha varada" (2004), "Llora corazón"
(2006) y "Días de fuego" (2008). En esta oportunidad, por motivo de haber obtenido
el Premio Copé Internacional en la III Bienal de novela con su obra "Ese camino
existe", el Grupo Literario Isla Blanca lo contactó para una entrevista a la cual
accedió cordialmente. La cita tuvo lugar en el local de reuniones del grupo (Urb.
Pacífico B2 Lt.8 - Nuevo Chimbote) y estuvo a cargo de Javier Cribillero, miembro
del Grupo Literario Isla Blanca. Fernando Cueto llegó puntualm ente a la cita y
desde el principio de mostró, más que cordial, amical y presto a responder cada
interrogante.

En esta ocasión con motivo de celebrar los 36 años de fundación del Grupo de
Literatura Isla Blanca tenemos como invitado especial al escritor y abogado
Fernando Cueto Chavarría a quien le agradecemos por su tiempo y esperamos que en
este diálogo podamos adentrarnos en sus universos narrativos y conocerlo de una
forma más cercana. ¡Muchas gracias! Gracias a ustedes por invitarme. Quisiéramos
iniciar esta conversación preguntando ¿cuál fue el momento iniciático para usted?
Y, ¿cómo se encontró con la literatura o la literatura lo atrapó a usted? Creo que
los dos fuimos al encuentro. Yo empecé a leer desde muy niño. Seguramente tendría
cinco o seis años y leía en un quiosco de revistas que quedaba en un mercado al
frente de la casa de mi abuela. (…) También había revistas por entregas quincenales
de novelas como las de Mark Twain y "Las aventuras de Tom Sawyer", de "Huckleberry
Finn" o Charles Dickens que llegaba en forma de revistas como "Oliver Twist".
También estaba allí la entrega de los "Miserables" de Víctor Hugo. Estas novelas se
serializaban y estaban al alcance de los jóvenes y allí se distraían porque en ese
tiempo no había televisión. Usted ha mencionado a su abuela y esto me trae a
colación lo que había escrito y pronunciado en su discurso cuando recibe el Premio
Copé. Justamente esta situación es particular porque su

abuela le recrea un mundo, un tipo de sociedad y un encuentro con la misma, me


gustaría que usted nos pueda… Mi abuela se llamaba Teodora Pereda Ocaña. Ella vino
de la sierra de Ancash, de Sihuas, con su esposo y siete hijos. Al poco tiempo en
que estuvieron acá en la costa, mi abuelo tuvo la infortuna de morirse y mi abuela
se quedó al mando de esta tropa de hijos y a todos los sacó adelante. (…) mi abuela
tenía el vicio de bautizar a la gente. Todo el mundo era su ahijado y todo el mundo
era su compadre. Una familia verbal Sí. A todas partes donde iba era conocida y era
madrina de muchas personas. (…) Los domingos ella me llevaba al Coliseo Chimbote el
cual era un lugar donde se reunían todos los serranos afincados acá en Chimbote.
Venían las estrellas, los artistas que a mí me parecían seres excepcionales,
fabulosos... Había un grupo, una pareja de hombre y mujer, que cantaban, bailaban y
acababan toreando. La mujer hacía volantines por encima del becerro y yo salía,
pues, maravillado de allí. Para mí se figuraban seres casi sobrenaturales y todo lo
que en esa época de la infancia yo iba descubriendo ella me lo iba explicando con
sus propios mitos, con sus propias leyendas y con su idioma que era una mezcla de
quechua y castellano y que ella había inventado para hacerse un espacio aquí en la
costa y con sus palabras, con toda la carga mítica que ella tenía me fue insertando
el descubrimiento de la naturaleza, del mar, de las islas, del cielo, de las
estrellas, de todo.

28
Entrevista
Estos fueron encuentros con la literatura de forma maravillosa contados por su
abuela. Sin embargo, conozco un dato no mencionado: tenía una biblioteca
importante. Lo que pasó es que en el terremoto nuestra casa se cayó y comenzamos a
vivir como gitanos por todos los barrios de Chimbote y mi abuela me recogió a mí.
Luego, mi padre mejoró su posición, pudo reunir dinero, reconstruyó la casa y
destinó todo el tercer piso a una biblioteca. Entonces recuerdo que todas las
paredes de la biblioteca estaban tachonadas de libros y yo imagino que mi padre
compraba los libros como para iniciarme en la literatura, porque encontraba los
libros apropiados para un joven de mi edad. Encontraba a Julio Verne, a Charles
Dickens, a Mark Twain, a Emilio Salgari. (…) yo recuerdo que habré tenido
seguramente diez años y leí la "República" de Platón y después comencé a leer los
"Diálogos de Platón" y seguramente a los once años habré leído "Apología y Muerte
de Sócrates" que fueron los libros que realmente me mantuvieron en un estado de
deslumbramiento. Y a esa edad, a esa temprana edad, ¿usted ya podía distinguir
entre la buena literatura de la mala literatura? o ¿era un espíritu voraz que leía
todo lo que se le presentaba? Creo que no hacía tanta distinción porque me gustaban
mucho los libros, por ejemplo, de Corín Tellado, esas novelas rosa. Me gustaban los
libros de literatura negra, los libros policiales de Ágata Cristi, de Hércules
Poirot, de Sherlock Holmes. Me gustaban ese tipo de libros y había un escritor
maravilloso, Dashiell Hammett, que escribió el Halcón Maltés, la Cosecha Roja. Eran
libros para mí espectaculares. Los de Erich Maria Remarque, el alemán, eran libros
de espías. Hay un libro fabuloso: "El Espía que surgió del hielo" ambientado en la
época de la Guerra Fría, en la cual se espiaban Estados Unidos con los Rusos. Mi
imaginación volaba. Todas las noches soñaba con esos dos espías que se buscaban, se
encontraban y se perseguían… Y en esas etapas tempranas de su vida, sentía que ya
tenía una predisposición a ser escritor, porque sabemos que usted es abogado.
Pienso que sí. Cuando yo estaba en primaria, el profesor me sacaba a la pizarra y
me hacía contar historias. Lo que pasa es que yo le llevaba recortes de periódicos
al profesor. Él no leía mucho. Y en ese tiempo me acuerdo que estaba en guerra
Israel con Egipto, había guerra en Vietnam y había guerra en Camboya, entonces, a
través de los periódicos y las revistas yo me enteraba de los desarrollos de esos
conflictos. Iba con eso a la escuela y contaba a mis compañeros y nadie me creía,
incluso conté una vez al profesor y no me creía, por eso tuve que llevar una vez
recortes de las revistas y los periódicos. Entonces, cuando le llevé la Guerra de
los Seis Días y les hablé del conflicto, me dijo: "A ver, sal a la pizarra y
cuenta", entonces salí a la pizarra y les conté a mis compañeros la guerra como si
yo la estuviera viendo; pero lógicamente que imaginaba nada más, porque no sabía
cómo iba la guerra. Esa capacidad fabuladora ya se presentaba en sus épocas
escolares. Sí, yo creo que sí. En colegio el profesor de literatura me encargaba
que escriba y que hable sobre los factores que yo quería. Lo que pasa es que yo en
la secundaria tuve casi un vuelco tremendo en mi manera de ver las cosas, porque
descubrí la filosofía. Había leído libros de filosofía, pero no me había hecho un
sistema en la mente. Entonces, yo conocí en el colegio al director que era Lucio
Tito Soria y él era doctor en filosofía, entonces, él me enseñó la filosofía desde el
inicio, desde la transformación del pensamiento mínimo, el pensamiento filosófico. Me
enseñó a los primeros filósofos presocráticos y a los filósofos socráticos, a las
corrientes filosóficas que aparecieron después de Sócrates, todo eso. A las
explicaciones de Platón, Aristóteles. Entonces, para mí el mundo cambió en ese
momento. Yo vivía como un perrito faldero detrás del profesor, iba a su casa a
molestarlo, a que me cuente, cómo era la filosofía… Siguiendo respecto a su vida
familiar, usted ha afirmado que su familia es una síntesis del Perú. Mis abuelos
vinieron a la costa atraídos por la ilusión del dinero, el progreso. Mi abuelo no
sabía que iba a venir y se iba a morir rápido. Seguro que no venía (ríe). Llegó mi
abuela con su tropa a fincarse a Chimbote atraído por la promesa de un futuro mejor.
Él venía de Trujillo y acá se conocieron. Acá se juntaron dos migrantes. Considero
que hemos pasado todos los avatares y todos los sinsabores que pasa una familia
media en este país. Entonces, por eso dije que somos una síntesis porque
correspondemos exactamente a lo que ha sido una familia sometida a todos estos
cambios sociales y políticos del país.

29
Entrevista
En estos términos de cambios sociales y convulsión en el Perú, estas ideas empiezan
a formularse ya en una narrativa para, posteriormente, dar como origen a su
novelística. Sí. Mi novela está muy marcada por estos cambios. Las novelas "Lancha
varada" y "Llora corazón", pues, te hablan de la migración de la sierra a la costa
y de las penurias, las atribulaciones que tienen que pasar las familias que
germinan acá. Mis novelas "Días de fuego" y "Ese camino existe" están muy marcadas
por la violencia política. Lo que pasa es que un libro es en parte lo que el
escritor es. (…) Yo llego a Lima en los primeros años de la década del 80.
Entonces, ya había toda esa conmoción y esas polémicas políticas en las
universidades. Yo ingreso a San Martín a estudiar derecho, pero ingreso a San
Marcos a estudiar filosofía y era la facultad creo que estaba más impregnada de
pensamiento y movimientos políticos. (…) luego fui incentivado por unos amigos y
postulé a la policía. (…) Yo tenía la idea de un país, se podría decir, idílico, de
lo que había vivido acá en Chimbote. Sabía de las penurias que había pasado mi
familia, de todo lo que habían sufrido mis abuelos, mis padres para sostenerse y
surgir en Chimbote. Pero no sabía de la gran multiplicidad que existe en el país,
de las grandes diferencias y los grandes abismos. No sabía de las grandes
diferencias raciales, lingüísticas, sociales que hay. Y cuando yo ingreso a la
policía y convivo con todas esas gentes que eran peruanos, pero eran distintos a
mí, me di cuenta que yo pertenecía a un país multiético, multirracial,
multicultural… Y lo enigmático de sus novelas es que tienen títulos, a mi criterio,
hasta paradójicos porque una de sus novelas se titula "Lancha varada" y justamente
esto puede interpretarse como un simbolismo: una lancha perdida, irrealizada. Esto
puede ser una forma de interpretar Chimbote… cierto Perú en un territorio más
reducido. Esa es prácticamente la idea. Siempre he buscado que los símbolos sean
una alegoría, una especie de metáfora. Los títulos que tienen los libros van
orientados hacía eso. En la novela "Lancha varada" hay una lancha que se va, que
sirve como escenario para que un grupo de jóvenes vayan descubriendo la vida, el
sexo, la muerte, el deseo… pero "Lancha varada" en el fondo es una generación de
jóvenes peruanos que se pierde, que caen y son diezmados por la violencia, por el
infortunio, por una ciudad que es hostil para ellos. (…) Entonces todos ellos son
como una embarcación que se va a pique, se pierde para siempre. Es, en otras
palabras, la manera cómo este país trata a sus hijos y los va diezmando, los va
debilitando hasta hacerlos desaparecer y se pierden totalmente. En el 2011, los
premios Petroperú lo nombran a usted ganador de la III Bienal del premio en novela
internacional, Premio Copé. Y el título de su novela tiene por nombre "Ese camino
existe", digamos que en comparación con su novela "Lancha varada" que son destinos
trágicos, inoportunos; se tuercen hacia el optimismo y "Ese camino existe" forja un
nuevo sendero, una bifurcación, como una orientación para el Perú. ¿Cómo se podría
entender esto? Lo que he querido en "Ese camino existe" es hablar, en el fondo, de
la esperanza. Mis libros ciertamente reflejaban la violencia política, la manera
cómo la maquinaria de la sociedad y del estado acababan con sus mejores hijos, con
sus generaciones. (…) Yo no escribo por hacer violencia, sino que es la violencia
la que me hace escribir así. Yo no invento la violencia; yo la recreo. Hay una
violencia detrás de mí que me hace escribir esas cosas. Pero yo no inventé la
guerra, no inventé los genocidios ni las generaciones perdidas. Son esas
generaciones, esas masacres que me han llevado a escribir así. Y yo pienso que la
violencia que ahí se recrea no es innecesaria, sino que de alguna manera es hasta
didáctica. Yo quise, como dices tú, torcer esto y darles un camino de la esperanza.
Hacer que por más que los jóvenes sean sometidos a este tipo de calvario, por más
que por sus ojos trascurran, pues, las caravanas de la violencia, de la muerte, de
la desolación, puedan ver detrás de eso, basto como un mar abierto, un camino para
un futuro, para una esperanza. (…) Este país se ha sobrepuesto a infinidades de
calamidades de la naturaleza, a infinidades de calamidades humanas como las guerras,
los genocidios y siempre ha salido adelante, siempre está ahí. Entonces pienso que
este país que tiene una cultura milenaria no puede dejarse vencer por la violencia.
Nosotros somos más fuertes que la violencia. El camino está ahí. El camino de la
esperanza siempre va a estar ahí. Es cuestión que nos decidamos a tomarlo y caminar
por esa senda.

30
Entrevista
Nos gustaría saber también cómo fue el inicio para la construcción de esta novela
porque si bien es cierto usted estudió derecho, fue policía. Digamos que esas
actividades ayudaron a su proceso como escritor a percibir la realidad de forma más
inmediata, sin embargo esta actividad como policía no solo lo acercaba a los
hechos, sino que lo sumergía en ellos. Y al haber estado sumergido en algunos
hechos ha sido una batalla muy fuerte para poder liberarme de ellos y tener una
mirada un tanto neutral porque yo he tratado en lo principal de no tomar partido,
de ser un escritor no involucrado en la novela y eso para mí ha sido muy difícil.
He batallado hoja por hoja para no verme involucrado o no verme arrastrado por eso.
Yo estuve dos veces en Ayacucho. La primera vez en la zona de Lucanas en Puquio y
la segunda vez, en la zona de Huanta. Y en esas oportunidades yo pues me llegué a
involucrar en muchos de estos casos y fui de alguna manera testigo involuntario de
ellos. Y pude también escuchar y oír historias terribles que para mí han tenido que
pasar muchísimos años para que pueda, de alguna manera, curarme de eso. Este libro
(se emociona) lo terminé de escribir 25 años después... porque yo tenía que curarme
de muchas cosas (con una narración entrecortada). Y esa catarsis para mí… ha sido
necesaria y yo pienso que este país necesita esa catarsis... Hay cosas que pueden
ser insuperables, pero gracias a Dios, a raíz de que yo he podido hacer este libro,
puedo mirar a la gente a los ojos, puedo escribir con más libertad. Ha sido muy
difícil, pero creo que lo he conseguido. No hubiera podido vivir como un ser humano
normal, sino me hubiera liberado de esos demonios y no hubiera escrito lo que era
imperioso para mí escribir. Lo logré. He luchado terriblemente para hacerlo y
pienso que lo he conseguido. Y es por eso que con gran orgullo y gran beneplácito
todo el pueblo chimbotano ha recibido ese premio y lo ha hecho suyo. Y creo que
usted ha mencionado que esa libertad es la finalidad de la estética, del artista,
del escritor. Por otro lado, usted ha catalogado en ese discurso a la literatura
como un gran compromiso… Es muy difícil ser escritor en este país. Ser un escritor
serio y comprometido. Muchas personas pueden escribir un libro o dos y dejan de
hacerlo. Dedicarse a escribir de por vida es una apuesta muy difícil. Es un
compromiso, pero pienso que el que ha nacido para escribir lo hace así tenga la
mayor dificultad, así este envuelto en el más difícil de los problemas, en las
circunstancias más terribles… lo va a tener que hacer. Yo pienso que un escritor va
quemando etapas, va alcanzado un estándar en la escritura. Si lo toma como un
compromiso serio va a hacer producciones cada vez mejores, con mayores recursos,
con mejores técnicas, porque es parte del compromiso mejorar, alcanzar nuevos
vuelcos, nuevos aires en la escritura. Me salta aquel pensamiento añejo de Marx
cuando dice que los artistas, los filósofos han tratado de interpretar el mundo,
pero en realidad el fin último es transformar. Y la pregunta sería: ¿cuál es el
papel o el rol fundamental que tiene el intelectual y el escritor en el siglo XXI
para transformar? Yo c r e o q u e l o s i n t e l e c t u a l e s n o h a c e n l
a s trasformaciones. Difícilmente un intelectual puede ser un buen político, un
buen presidente. Yo pienso que Mariátegui o Víctor Raúl no hubieran sido grandes
estadistas. Son tareas distintas. El intelectual sí sirve para interpretar el
mundo, pero se necesita de grandes estadistas para que lo transforme. No puede
pedirse que un intelectual, pues, asuma roles que no le corresponden, pero
considero que son necesarios los intelectuales. Una sociedad necesita de una clase
para que lo oriente, para que sirva como referente social, para que interprete la
realidad social. Cuánto extrañamos nosotros ahora a José Carlos Mariátegui. La
desgracia del Perú ha sido esa, que sus intelectuales han muerto jóvenes. No sé por
qué tenemos esa mala suerte. Pero pienso que hasta ahora no hay un intelectual de
la talla de Mariátegui que nos interprete y nos oriente y nos señale un derrotero.

31
Entrevista
Dejando de lado un poco la política, usted inicia su producción literaria con dos
libros de poesía. Me gustaría que hablemos de estos cambios. Yo siempre he escrito
poesía. Hasta hoy escribo poesía. Tengo mucha poesía que esta inédita lo que pasa
es que los editores no se arriesgan a publicar poesía porque piensan que pierden
plata. Pero nunca he dejado escribir y hasta cierto punto he hecho poesía en mi
novela (…) considero que cuando una persona ha nacido para escribir poesía no deja
de hacerlo nunca y yo siempre estoy escribiendo. El escritor mexicano Jorge Volpi
ha dicho que las fábricas que engendran literatura latinoamericana ya terminaron y
que a partir del crack, que sucedió en los noventa, tratan de diferenciar las malas
copias que se hacían del boom literario y digamos que desde allí para entonces la
literatura ya toma otro rumbo, ya se universaliza, ya se vuelve más cosmopolita. Yo
no creo que sea así. La literatura siempre va a ser universal por los temas que
trata. Una nación tiene que trasuntar su habla (…) no me parece para mi gusto de
que se haga una literatura por ejemplo de la época de la violencia al estilo de una
novela rosa o de una novela policial, porque me parece que eso es subestimar el
tema. Es parte de la libertad, pero si tratamos un tema tan importante, tan
trascendental, entonces hay que tratarlo como una obra de envergadura (…) entonces,
si tú quieres coger un tema hazlo con la debida envergadura, como los rusos, por
ejemplo. Yo no creo que Tolstoi podría haber tocado el tema de la invasión
napoleónica en Francia como un tema policial, por ejemplo. Entonces hay que darle
el vuelo que el tema merece. Digamos que los asuntos profundos de la historia
tienen que pertenecer, a lo hora de narrar, a un contexto determinado. Claro. Si tú
narras sobre un hecho histórico en el que lógicamente vas a emplear tu imaginación,
tienes que tener necesariamente una mirada épica de lo que ha pasado. Entonces la
mirada épica significa que a través de las historias particulares de los personajes
tú vas a contar la historia amplia de esa época, de lo que ha pasado en ese país,
en ese tiempo. Y eso es lo que hace Tolstoi en sus libros. Y ahora que estamos
hablando de autores y libros, hay muchos escritores que tienen un canon literario.
¿Cuál es el canon literario de Fernando Cueto? Yo no creo mucho en eso. Yo pienso
que un escritor moderno tiene que ser como un cantante de varios registros. En
primer lugar, no debe haber temas prohibidos (tabúes) para un escritor. En segundo
lugar, no debe haber una manera de escribir única. Entonces, un escritor moderno
debe dominar en lo posible la mayor cantidad de técnicas literarias. En tercer
lugar, un escritor debe dominar los puntos de vista, el manejo de los puntos de
vista. (…) hay que tener esa libertad. Lo otro es lo que te digo, si vas a abarcar
temas que abarquen un espacio censurable de la vida de una nación, tiene que tener
un aliento épico y darle la seriedad debida. Lo que se puede llamar casi como
estilo es el ritmo de un escritor. Un escritor con los años y con el oficio alcanza
lo que entre escritores se llama el dejo. El dejo propio de un escritor. De tal
manera que el que te lee dice: este es de Reynoso, este es de Vargas Llosa; porque
tienen su forma ellos de rematar sus párrafos. Entonces, yo intento también tener
un dejo que es una forma de rematar un párrafo y también darle la forma de ir
hilvanando los párrafos que es una especie de ritmo, de musicalidad que tienes que
tener. Ahora, este proceso creador bastante riguroso, ¿cómo se torna en su vida?
¿Cuántas horas? ¿Cuánto es el tiempo que usted le dedica a escribir? Yo escribo
regularme todos los días, aunque sea diez minutos, pero escribo todos los días.
Regularmente yo estoy escribiendo a las seis de la mañana hasta las nueve… diez de
la mañana; todos los días, incluso domingos y feriados, pero todos los días. Porque
no todo lo que se escribe se va a publicar. Hay que escribir mucho, depurar mucho,
corregir mucho para poder sacar un libro. Hay que tener un rigor. Y no es algo
sacrificado, no es una tribulación, porque es la misma historia la que te despierta
y te lleva a sentarte a la máquina. Si tú estás escribiendo una historia, tú debes
ser el primero en enamorarte de esa historia (…) tu mente sufre una alteración. De
hecho, un escritor es un paranoico. Es una persona que tiene muchos mundos y muchas
vidas paralelas dentro de su mente. Pero es una paranoia pasaje porque esos mundos,
esas vidas tienen que ir saliendo en lo que se dice en el libro. Pero ese mundo
paralelo, esa paranoia, te impulsa a que tú adoptes el pensamiento y hasta la forma
de hablar de los personajes. Si el personaje que habla en tu libro es una mujer, tú
tienes que haberte metido en el pellejo de esa mujer y ser como ella, comportarte
como ella y hablar como ella. Entonces, tú llevas esa paranoia dentro de ti que te
obliga a tener un mundo o varios mundos paralelos que tú los representas a tu
manera. Yo pienso que ese estado de alteración mental, dura lo que dura el proceso
de escribir esa novela. Y tú te liberas de ello cuando entregas el libro, cuando lo
acabas.

32
CREACIÓN LITERARIA

Poesía y Narrativa
33
Poesía
PUERTO ETEN
Hubo un tiempo en que mis palabras fueron vanos fragmentos y balbuceos a la hora de
registrar sonidos un tiempo en que el contemplar el ir y venir de la historia
poblada siempre de grandes y oscuros cielos fue una mayúscula catástrofe celeste
tan parecida al amor a la vida a la muerte a ese océano mudo donde se puede pescar
sin límite el insondable estornudo que a uno siempre lo acompaña hubo un tiempo de
luz pero también de sombra y madrugadas en que era imposible distinguir si estaba
atado al escritorio o a la silla caminando sin tropiezo entre la nada y la materia
atravesando el mar los accidentes geográficos las matemáticas los números todo
aquello que se ocupa de la música hubo un tiempo en que nada me decían mis palabras
y entonces recurría a la cajita de fósforos donde duermo para incendiar tanto
silencio a la almohada donde rasguñaba historias que hablaban de los fondos mutuos
de los valores de cuota y rentabilidad de la vida yo nunca supe de commodities de
tasas de interés ni indicadores bursátiles la misión que tuve siempre en la vida
fue defender nuestra luna el cielo las nubes las estrellas prostitutas la alegría
que a pesar del cemento y la mierda brota como reclamo de lo más profundo de la
tierra

Augusto Rubio Acosta


hubo un tiempo en que la hecatombe la distemper y la pena se apoderaron una vida de
mi patria de palabras pero de pronto descubrí que felizmente todavía me polinizo en
el viento y discuto a solas con mi propio diccionario descubrí que aún creo en la
alegría de mis muelas que muchas veces no se dan por aludidas que aún confío en mi
guitarra en las canciones que nunca termino ¿qué sería de mi si este mar no
existiese y no se pareciera a la muerte? ¿qué sería si este puerto no me recordase
que estoy vivo y hay que aprender a temblar?

yo nunca supe de bonos soberanos y corporativos lo mío fue despertar siempre a


medianoche con el pijama lleno de luces y el cigarro inexistente encendido los míos
fueron siempre versos pálidos e inútiles el rock & roll y un viejo tocadisco la
camisita que tengo puesta y mi catre de madera el color de la libertad tu sonrisa

34
Poesía

Augusto Rubio Acosta

ROCKTUBRE T
e escribo esta carta enciendo este momento sagrado porque tenemos derecho al
delirio porque en este mundo prostituto urge la capacidad de vivir cada día como si
fuese el de nuestro nacimiento urge continuar ejerciendo esa extraña voluntad de
belleza y de justicia permitirnos soñar para poder vivir cada noche como si fuese
la última [ la del estribo ] la de nuestra muerte

te escribo esta carta porque tus ojos [ como la utopía ] habitan siempre mi
horizonte uno que tal vez nunca alcance porque cuando escribo [ y me prolongo ]
cada vez más se aleja menos la encuentres para que se vaya alejando a medida que me
acerque para que cuando pasen los años yo solo sea el hombre salvaje y del
populorum que te ama el que aprendió a lavar su taza y a comer cachangas por
corrientes [ casi siempre ] exhausto de tanto andar te escribo porque después de
todo la utopía sirve para eso para caminar [ porque hacer otra cosa no sé ] excepto
incendiar nostalgias y abismos abrazarte en primavera cantar [ extrañarte ] vivir.

35
Poesía HORIZONTE
Línea perfecta que divide el hoy y los sueños Beso intacto del mar y el cielo
Origen de la presencia o ausencia Guardián del sol que anuncia la noche Espérame
cada día en el rumbo de mi destino y guarda mi nombre secretamente en el eco de tu
distancia. Línea del mañana donde se inclina el futuro distante y vital siempre
para el presente. Triunfos y derrotas hacen tu sendero Sueños y esperanzas
encienden tu fulgor. Sueño desgranado en puntos sucesivos morada que atrae y que
retrasa la muerte.

Gonzalo Pantigozo Layza

GAVIOTA
Alma de libertad frágil como un beso tu vuelo justifica el esplendor de la vida
Enséñame a volar que la cárcel aún está en mí De mis caminos se han borrado
secretamente sus señales y no existe bajo esta travesía de naves solemnes más
prisión que mi propio rumbo Vuela dejándome tu aliento para orientar mi senda con
alma de gaviota y corazón de hombre

36
Poesía SILENCIO
En el pálido recodo de mis riscos tu ausencia es onda marina sacudiendo la isla a
golpe de agua Y nubarrón violento Mis manos blandas tendidas a la brisa de
esperanza irrevocable alisan la túnica flotante de mi sentimiento blanco
manteniendo el vaivén azul entre mi sueño y tu recuerdo Bajo al fondo de mi pecho
cada tarde para encender la llama que alumbre la palabra oscura doblegada en mi
garganta y entregarme al mar mas no a la playa herida de silencio.

Gloria Díaz Azalde

ESCLAVA
Yo era un esbozo hecho a carbón de frágil figura y luna enrulada originaria de un
linaje azabachado Las gaitas y tambores marcaban su ritmo apagado y seco un apogeo
de fiesta era la plaza romana Tú en la silla de mimbre junto a la mesa de mármol Mi
corazón cabalgaba sobre flores celestes y el polvo de los caminos resplandecía en
mi negra piel El fasto día había llegado Pasaste revista con el fuego de tu sangre
turbadora La compro a ella dijiste y fuiste amo y señor de mis diecisiete años el
dueño de mis senos impolutos Y del escabel de mi risa Tuve miedo a la crucifixión
fálica al bordear tus tascas cataratas a los precios doblados que pagaste a tu
aspecto grave y serio en tu diversión mañanera Tuve miedo de tu cama agitada en
faena de muerte a la copa de absenta que me hacías beber gota a gota Y fui tu
esclava férula en el galope jadeante tu favorita de grupa ardiente y empalizada
violenta tu virgen negra que prefería morir si la subastabas a otro dueño.

37
Poesía
JÚBILO
Voy a crear un son audaz para los días de lluvia una aventura desnuda al umbral del
abismo con notas embriagadoras a doble tiempo Y tambores de volcán desesperado La
melodía saldrá desde, mi río subterráneo Incendiaré tu carne de deseos Derrumbaré
mi auditorio olvidado todos volverán los ojos en sobresaltos nadie impedirá el coro
de magos los clarines sonarán ebrios en concierto que las estrellas atrapen el
cansancio culminando en un estreno Mi orquesta de ángeles será un exáltate/ un
jubílate y un aleluya Al ondulamiento tonal de la flauta Y al ritmo de tu corazón
violento.

Gloria Díaz Azalde

OASIS DE DESEOS
Daría todo por entrar en tu mundo -dulce e indiferente oasis de deseospara tenerte
a pesar de tu misterio o perderme en el imperio majestuoso de tu mirada en la
tormenta encadenada de tu sonrisa o sumergirme en el océano ardiente de tu vientre
con un poco de luna arrodillarme frente a la catedral de tus senos con su crucifijo
en lo alto y quedarme, al fin, con la leyenda fabulosa de tu nombre.

PÉTALO ENAMORADO
La vida empieza contigo con la luz cautivante de tus ojos al sonreír con el pétalo
enamorado de tus labios esperando un beso con el mar glorioso de tu vientre,
aventura fantástica al naufragar con el desierto cálido de tu espalda con las dos
montañas esplendorosas de tu pecho con la eternidad compleja de tu nombre grabados
deliberadamente en mi piel.

38
Poesía
LA ALQUIMISTA
Yo soy la alquimista la que desnuda las palabras para fraguarlas en el fuego la que
viola sin pudor diccionarios por las noches y azota los verbos con deleite para que
flameen delirantes en cada esquina de su cuerpo. Mis pupilas son trasparentes
porque de mi núcleo vital nacieron los cuatro elementos agua, tierra aire, fuego
todo en mí está en proporción

Doriany Montoya

GAVIOTA NEGRA
a Joe Terrones por regalarme sus ojos en la tormenta Desde que llegaste las
gaviotas se afincaron en el puerto la brisa es un armonioso canto de fiesta no
quiero cerrar los ojos quiero sentir el ímpetu ciego de la tormenta la tempestad
arrastrándome hacia tus arrecifes desgarrándome con tu oleaje negro mis sentidos
devorándome cada lágrima de mi profundidad de mujer. Quiero aprender a volar
prendida de la cornea de tus ojos embriagarme de tu llanto conspirar contra tu
soledad de ave migratoria dejar este hastío sexual y amarte buscando el horizonte
en la arena fina de la ardiente caleta colorada

39
Poesía
RAVI SHANKAR [1920 - 2012]
Corriendo en las sendas de este bosque o de aquel bosque mi pastor alemán se fue
espejo adentro Oh Ravi Shankar Citarista de un sinnúmero de brazos hecho a partir
de malaquita Dónde duerme tu incienso serpenteante del tiempo más antiguo? Dónde tu
bisonte rosado con ojos de aurora boreal enorme aun a lado del Secuoya? Caigo de tu
boca como una crisálida del abismo Oh Ravi Shankar: ¡Resucita! Nadie camina junto a
mí sobre los ruinas del planeta Toco el exosqueleto del insecto y en seguida es de
ceniza Oh Ravi Shankar Dime: Tú y el árbol del Tule se reúnen en un abrazo? Tu
cuerpo en más de un poro cosecha opio en abundancia? Ha cesado el ansia de
oscuridad del alfiler o la lechuza y sin embargo no reina el sol y sin embargo no
suena tu cítara.

Elí Urbina

LA CREACIÓN Y EL HOLOCAUSTO
Cómo distinguir infierno de paraíso: Más infierno que cielo interminable Más cielo
que infierno interminable. Tus manos daban de beber a las sombras Tu gemido iba de
universo en universo en peldaños hasta la epilepsia. Vienen otros espejos y otros
pastores alemanes: Tan solo por ti miro atrás nostálgico Día tras día despierto
contigo amor sin yo evocarte Mi corazón en cada paso va a tu encuentro Tu aroma
desemboca por todo el cosmos caudaloso Y siempre estás allí nombrando todo con tu
nombre: Eres a un tiempo la creación y el holocausto.

40
Poesía
MOMENTOS
Cuando brotan vestigios de repente de mi profunda y natural melancolía con doliente
y soberbia altanería rindo culto de rodillas a mi suerte y me alegro de mis penas
pasajeras y me río de mis iras porque sí, y saludo con un gesto de victoria
cobijando mis anhelos de vivir Mas deseos dolorosos los desdeño así ardan en azufre
mis lamentos si no suelto de mi mundo mis pesares que me abrace con su fuego mis
momentos y el abrazo del momento que me llegue que no hiera mi grito lastimero si
mi mundo de por sí presta un suspiro mi suspiro no es más que mi deseo.

Luis Geldres

ROMANCE SIN FIN


El hidalgo caballero, en sus noches de desvelo busca errante a su doncella, que
perdida ahora está y la busca en desespero, agrietando los paisajes de los cielos y
los mares, por amor todo lo da Y al no verla, en sus historias, tan sedientas de
cariño el hidalgo caballero, siente un frío de terror, pues las sombras lo
persiguen, quieren verlo moribundo pero el noble se resiste, a las sendas del dolor
Sale siempre muy temprano, trepidando en los paisajes esperando que el destino, le
devuelva a su amor y se aferra a esta idea, con las vagas esperanzas pues son pocas
las que quedan, en su pobre corazón Cuando surca los caminos, intrincados y
sombríos va dejando un fiero rastro, tras las huellas de sus pies en cada rastro se
vislumbra, el amor que le profesa a la reina solitaria, que él adora, con pasión En
los pueblos y comarcas, donde llega el caballero solo escucha historias tenues, de
la reina que se fue mas no encuentra la busca, ni de lejos se aproxima a los
rastros de su amada, que el destino le arrancó

41
Poesía
La llevaron por la fuerza, pues deseaban su belleza y dejaron advertidos que jamás
la encontraran; desde entonces él la busca, sin descanso y sin temores apoyado por
deseos, por su fuerza y voluntad Ya cansado, cierto día, cuando el ánimo partía a
los mundos subterráneos, del olvido y la maldad divisó muy a lo lejos, a las
puertas de un castillo la silueta conocida, de la novia que él amo Sin demora y sin
aviso, se acercó tan sigiloso, el hidalgo caballero, a los brazos de su amor mas de
pronto es divisado, por los guardias del palacio y esquivando aquellas trampas a su
reina aquel llegó Eran años que buscaba, los silentes ojos claros desde aquel
nefasto día, que llevaron su merced, y la dama al contemplarlo, abrazase de su
pecho y un llanto interminable dijo toda su verdad El instante duró poco, pues los
guardias del alcázar le rodearon sin remedio, y sabía ya el final lo tomaron por los
brazos y sin juicio condenaron a aquel noble caballero, al cadalso, por amor En sus
últimos instantes, él miraba tan altivo a sus débiles verdugos, que preparaban el
altar para darle la cruel muerte, al estoico caballero y sin miedo aquel les dijo,
que en la muerte él la amará Cuando todo estaba listo, para dar el fiero golpe que
acabara con la vida, del inmenso y gran señor a galope de caballo, muchos hombres
se acercaban y en sus gritos se escuchaba "Este amor nos inspiró” Los verdugos
fueron presa, de la furia contenida por los hombres que llegaron, al varón a
rescatar mas el noble caballero, impidió tan cruel matanza y en palabras que
vislumbran la grandeza del señor Dijo a todos con firmeza, y con tierna convicción:
"Nuestro Dios que todo mira, ya dará su veredicto mas nosotros no debemos, a un
odio obedecer yo perdono sus acciones, y os pido que depongan de sus almas los
delitos, y reclamen el perdón” Con sus grandes ojos negros, él miraba fijamente a su
bella enamorada, y a sus brazos de acercó le juró el amor eterno, y reciproco fue
todo hay misterios gigantescos que nos da solo el amor.

Luis Geldres

42
Narrativa EL RAPTO

Pablo Torres Villavicencio

on las ocho de la noche y el automóvil regresa del campo a la ciudad. El camino


está iluminado por la luna y no hay otros vehículos en la carretera. Ha dejado
atrás el pueblo con sus casas de adobe. Ahora solo se ven cerros rocosos y
plantaciones solitarias. De pronto el auto se detiene. El conductor, único ocupante
del vehículo, se siente desconcertado. Él sabe bien que el tanque está lleno y el
automóvil es nuevo. Piensa bajar para revisar el motor, pero siente que no debe
hacerlo. Mira a todos lados. El lugar está desierto aparentemente. Sin embargo,
algo en su interior le dice que no es así. Es, entonces, cuando escucha muy cerca a
su oído: "¡Ya vienen por ti!" Y comprende que el momento ha llegado. Ve cómo vienen
del espacio e iluminan todo con sus potentes luces que casi lo dejan ciego. Escucha
nuevas voces hablarle. Siente hincones muy fuertes en la cabeza y quiere gritar.
Trata de huir, mas no puede. Se da cuenta de que la ropa aprisiona sus brazos
impidiéndole abrir la puerta para escapar. Intenta alcanzar la cerradura con el
codo, pero no lo consigue. Entonces, advierte que la puerta ha desaparecido y
también el carro. - ¡Han desvanecido el automóvil con el desintegrador atómico!
-dice en voz alta. Todos ellos visten ropas blancas y casi se lo llevan cargado. -
¡Por favor, no me hagan daño! ¡Tengo familia, esposa e hijos! ¡No pueden llevarme
para realizar sus experimentos como si yo fuese un conejillo de indias! ¡Cómo
alienígenas no pueden desconocer las leyes de la Constitución Intergaláctica que
impide dañar otra vida inteligente! - ¡Pobre! ¡Se encuentra atrapado en su mundo
imaginario! -dice uno de ellos. - Él era un buen escritor de historias fantásticas
-dice otro. A ellos no les interesa los reclamos del hombre a quien acaban de
encontrar sentado en la banca de un parque; solo les importa trasladarlo de regreso
al hospital de salud mental.

43
Narrativa
LA CAÍDA

Marlon Vega Moya


Cada día descendemos un paso hacia el Infierno, Sin horror, a través de tinieblas
que apestan. Charles Baudelaire.

Consciente de que -luego del encuentro con el conocido de Zaori- inevitablemente


caería en el insondable abismo, se dijo: "sí, quiero embriagarme, quiero morirme",
mientras apuraba a grandes tragos la tercera botella de licor. Pronto todo comenzó
a moverse, sentía náuseas, las piernas se le aflojaban. Su estómago, vacío desde la
noche anterior, parecía llenarse de algo caliente y repugnante. Y en tanto sacaba y
encendía un cigarrillo, como entre sueños, vio aparecer al hombre en aquel bar. Y
con una sensación de ridículo, pensó: "aquel maldito que echó abajo mi mundo". Se
percibía diminuto y sentía lástima. Y en la tenue iluminación de aquel lugar infame
vio al hombre acercarse a su mesa… besar afablemente la mano a Zaori… proponerles
compartir la velada. Y en tanto abría otra botella de licor vio retirarse a Zaori y
quedarse bebiendo su amigo y él. Un fuerte aroma acrecentó sus deseos de vomitar en
aquel suelo alfombrado de la suite mientras el hombre llenaba los vasos y decía:
"al principio rehúye los besos y solo cede al amor físico", añadiendo algo sobre la
mentira y comentado: "farsante, figúrate, creer en sus frenesíes de placer, en sus
palabras, en sus rostros de embriaguez, no", y mientras apagaba la colilla del
cigarrillo contra el cenicero le pareció oír algo de experiencia sexual,
"¿Experiencia sexual? ¿Quién tenía experiencia sexual? ¿Zaori?" se dijo, y como
tenía que saberlo, era bueno que lo supiera, ella sentía un gran placer en
acostarse por dinero…, mientras el hombre volvía a llenar los vasos, y él, Darek,
sin siquiera poder solicitarle que parara, tuvo que escuchar palabras y gemidos y
también gritos, en una espantosa y nauseabunda mezcla, hasta que una fuerza
sobrehumana le permitió incorporarse, trastabillante, y salir despavorido de aquel
lugar. Y cuando Zaori llegó a la suite del hotel, Darek seguía derribado en el
diván y tenía su cabeza agachada. No podía hablar. ¿Te sientes bien, amor? le
interrogó, inclinándose hacia él. Su mente estaba nublada y se sentía tan abatido.
Y aunque sintió que hablar con ella de aquel "asunto" era situarse al borde del
abismo, en pleno peligro, desde donde solo se cae; levantó su cabeza, la miró
inquisitivamente y se lo dijo. Quiero hablar sobre…pero se quedó sin saber cómo
continuar, contemplando la botellas vacías de licor. De pronto pensó que aquello
era inútil: ¿de qué podrían hablar? ¿De los lugares donde había ejercido ese
degradante oficio? ¿De las terribles circunstancias que la impulsaron, hace unos
años, a refugiarse en esa vida? ¿Del dinero que ganó con algo que despreciaba o
disfrutaba? Con el alcohol su mente se volvía cada vez más confusa. Pero ¿para qué,
además? Sí, ¿para qué ese querer saber, ese ilógico deseo de ir hasta el fin? Darek
no lo sabía y, aunque lo hubiese intuido oscuramente, tampoco habría podido
expresarlo en palabras. Pero algo lo empujaba insensatamente, lo dejaba oír su
propio grito de suicida. Tu pasado -dijo como si fuese otra persona-. Zaori lo miró
perpleja. ¿Qué? ¿Cómo?, le dijo, apartándose de él. Sí, todo se tornaba un caos.
También ella parecía diferente: la veía sin ninguna culpa, sentada en el borde de
la cama, dispuesta a rectificar algún detalle, pero básicamente a admitirlo todo.

Quiso reiterar la afirmación, contrastar todo lo que le había referido el conocido


de Zaori en aquel bar, pero se quedó callado, viendo el mar, a través de la
ventana. Con una sensación de tristeza, pensó: "nuestro mar". Y en la calidez de
aquel balneario norteño vio, en la silla de al lado, a una chica. Exactamente su
tipo: dieciocho años, rostro de flor, cabellos castaños, ojos azulados, labios como
pétalos de rosa y cuerpo de marfil diseñado generosamente por los dioses.
Evidentemente, él antes había conocido a muchas chicas. Sin embargo, Zaori fue más
que una simple aventura, hacia ella lo empujaba con incontrastable fuerza un
sentimiento desconocido para él. Tras una semana se convenció: o ésta o ninguna.
Zaori parecía corresponderlo. Le habló de sus padres, de su niñez en el oriente del
país, de su vida en la capital. Allí estudió idiomas, hasta que fue descubierta por
un fotógrafo como modelo. Le enseñó fotografías suyas aparecidas en innumerables
revistas que le impresionaron mucho. Luego fue todo muy de prisa. Antes de terminar
las vacaciones ya habían decidido casarse. Se fueron del balneario al oriente,
donde le presentó a sus padres. Antes de volver a la capital ya habían fijado fecha
para su boda. Se casaron y poco antes de nacer su primer hijo, les terminaron de
construir su residencia en una zona exclusiva de la ciudad. Celebraron muchas
fiestas y Zaori siempre era la figura central. No parecía extrañar su profesión de
modelo. Se alegró mucho cuando después de su primer hijo, tuvieron una hija. Su
Agencia Inmobiliaria le dejaba tiempo libre para viajar y así hicieron este
infausto viaje que acababa de destruir su felicidad.

44
Narrativa

Javier Pérez Aguilar


EL REENCUENTRO

No espero mucho para que la puerta se abra. Con una exquisita sonrisa me da la
bienvenida a su casa, a su hogar, a su vida. Entonces aquella sala ya no me parece
tan extraña. Ella se dirige a la cocina a continuar con sus quehaceres… o ¿un café
para dos tal vez? Me siento en una pequeña silla, con más confianza, y de repente
se iluminan en mis recuerdos tiempos confusos cuando pretendí unirme a aquella
mujer de mis sueños, para disfrutar juntos el despertar de la vida. Pero por cosas
del destino me fue imposible. Hasta que una amiga suya me contó que MELISA ya tenía
esposo y, éste, la golpeaba mucho. No pude creerlo. "Lo que es la vida", me dije.
Le pedí que le diera mis saludos; sonrió en señal de aceptación. Luego de aquella
desagradable noticia, me lamentaba no haber sido más audaz y decidido para con
ella. Grande fue mi alegría cuando hace un par de semanas, nos encontramos por
casualidad. ¿O será que se dejó ver? Estaba demacrada. La reconocí por esa
melodiosa risa que aún el tiempo y la vida han tenido la misericordia de conservar
intacta, pero hay cosas que el tiempo no perdona: su mirada no irradiaba esa
increíble magia que solo ella sabía brindarme. Después de un poco de insistencia,
me contó su trágica historia: había quedado sola porque al padre de su hija, que
llevaba en brazos, lo asesinaron. "Lo que es la muerte", pensé. Le hice saber que
de veras lo sentía, que contara conmigo para lo que sea; brotaron deliciosas
palabras desde las fibras de mi corazón, y se quebraron los cristales rubios de sus
ojos deshaciéndose en gotas de lluvia. Lloró por todo: Su frustrada carrera
universitaria, el divorcio de sus padres, la súbita muerte de su madre, la vida de
su padre en Argentina con nueva familia…fue por eso y mucho más, pues sentí el
enorme peso de su tristeza y amargura en mi hombro mientras la abrazaba. Le pedí
que fuéramos a beber algo para conversar cómodamente. Entramos a tomar un café. El
tiempo se detuvo solo para los dos. El universo entero no importaba nada. Solo
MELISA abarcaba mi pecho y mi mundo. Entonces su mirada de ensueño me pareció tan
mágica como en el recuerdo. ¿Sería por la dulce miel de su pupila? Evocamos
anécdotas del colegio. Reímos alegres, emotivos, transparentes, como siempre tuvo
que haber sido. Mi regocijo fue mucho más cuando, al despedirnos, me aceptó
visitarla a su casa. Y aquí estoy. Ella pone atenta unas cosas en la mesa del
comedor, mientras yo me acerco a un pequeño radio; lo enciendo. El gran Gian Marco
armoniza el día: Voy hacer una ronda por tu cumpleaños un poema mil veces por año
así me entiendas cuanto te amo. Silbaré como silba un jilguero en el día, borraré
todas tus pesadillas Se dirige al cuarto para ver a su hija -que duerme como todas
las tardes- por si algún ruido la ha despertado. Regresa tranquila con unas
galletas y me las da en la boca con cierta provocación y mucha sensualidad. Se
sienta a mi lado con esa sonrisa inolvidable que me ha acompañado en mis días de
soledad durante años y juega con la mía que renace después de mucho tiempo. Yo no
puedo estar tranquilo ante esa torrente magia. Correspondo con una mirada tan igual
como la suya, y son tan armoniosas que parecen especie de remedio para curar viejas
heridas de lo alto de nuestras almas, y borrar de alguna manera huellas equívocas
del ayer. MELISA, a dúo con mi dulce Shakira en la radio, me canta y quedo
encantado por aquellas palabras que parecen una petición... Contigo, mi vida,
quiero vivir la vida lo que me queda de vida quiero vivir contigo. Suerte que es
tener labios sinceros para besarte con más ganas, suerte que mis senos sean
pequeños y no lo confundas con montañas… Se unen nuestros labios cual imanes
inquietos. La llevo hacia la habitación. "¡No, ahí duerme Marianita!" Cogidos de la
mano entramos a otro dormitorio, mientras en la sala, continúa vibrante la música
de Shakira invadiéndolo todo. A unos momentos de la sublime batalla, con su rostro
recostado sobre mi pecho, le pregunto cómo dieron muerte al padre de su hija. Me
responde que de un balazo en la cabeza y más rabia le da saber que el asesino sigue
libre como si nada hubiera pasado. - ¡Ah! ¿¡Lo conoces!? - Sí, es un antiguo
enamorado… cuando no quise seguir con él me amenazó, no quiere verme con alguien… -
¡Así!, ¿Por qué? - ¡Porque me juró que lo mataría!
45
Narrativa
LA PÉRDIDA

Carlos Valencia

-¿A dónde vas? -interrogó angustiada. -¡Voy a buscarlo!... ¡A dónde más!...


-respondió él, nervioso y fuera de sí mismo. Linda se dejó caer sobre la cama y
comenzó a sollozar. El hombre que lucía desgarbado y sucio abrió bruscamente la
puerta y salió de manera rauda, dejando tras de sí la casa en la que un día fue
feliz. "Tengo que hacerlo". Pensaba ella. "Ya no soporto más esta situación…" Se
incorporó, cogió el teléfono y, entre lágrimas, marcó el número respectivo.
Lloraba. Los hombres estaban en camino. Él iba sin rumbo alguno por las calles
aledañas, cogiendo bruscamente a quien encontraba en su camino. "¿Ha visto a mi
hijo?". Preguntaba incesantemente. Su rostro no solo evidenciaba angustia, sino
terror y descontrol. Quienes lo veían en aquel estado lo evadían. Los rumores eran
ciertos. Fue hacia el parque y comenzó a llamar a su hijo con fortísimos gritos,
mas todo era en vano; aquellos que observaban al hombre descontrolado, se alejaban
de él. Luego, corrió y corrió desesperadamente hasta que tropezó y rodó por una
pequeña pendiente; pero se levantó deprisa. Al mirar a su alrededor, divisó a su
hijo quien estaba solo y tendido sobre el césped, envuelto en la ropita que él
mismo le había comprado antes que naciera. Entre un apagado sollozo, gritó su
nombre, fue hacia él, lo abrazó y llenó de tiernos besos, mientras le susurraba al
oído. Entonces se dejó caer de rodillas. Aquella escena era una mezcla de ternura y
horror; desconcertaba ver a ese hombre hablando y acariciando la nada. Los que
sabían la verdad murmuraban y los más sensibles lloraban viendo aquel suceso. Él
estaba solo. No pasó mucho tiempo, hasta que los hombres arribaron a la casa y
luego de preverlo todo y conversar con ella, salieron a buscarlo. En el trayecto,
la desdichada mujer recordó su pérdida y lloró. Él abrió los ojos y vio que ya no
lo tenía; su hijo no estaba con él. Tanteó a su alrededor y comenzó a llamarlo
nuevamente, pero todo fue infructífero. Al verse rodeado de algunas personas,
empezó a vociferar desesperadamente: "¡Devuélvanmelo…! ¡Devuélvanmelo…!". Todos se
alejaban; nadie se atrevía a acercársele. Estaba totalmente fuera de sí: volteaba a
todas partes, trastabillaba y volvía a ponerse de pie. El hombre gritaba y
sollozaba a la vez. Postrado sobre el césped, solo él observó que cuatro hombres de
negro -en verdad vestían de blanco- y con rostros maléficos se le acercaban.
Entonces lo entendió todo y se convenció de quiénes eran y lo que deseaban. Los
hombres lo tomaron de ambos brazos, lo pusieron de pie y se lo llevaron a la unidad
médica que invadía el silencio borrascoso con el sonido de su sirena. Él no opuso
resistencia. Pensaba que al dejarse llevar por los mismos hombres de negro que
tenían a su hijo recién nacido tendría la posibilidad de rescatarlo. La pareja lo
había intentado muchas veces y esperaban a su primer hijo con más que ilusión
porque la noticia del embarazo les llegó cuando ya estaban resignándose a la
soledad. Desde entonces, Henry solo vivía para el hijo que estaba por nacer, él era
la razón de su existir y de su total felicidad; pero nunca lo llegó a ver. Jamás
pudo superar la pérdida del hijo que nació sin vida. Ella, quien anhelaba ser madre
después de fallidos intentos, lloraba desconsolada entre la muchedumbre que
observaba atónita la triste escena. Ahora estaba más sola que nunca. Se cerraron
las puertas del automóvil, el ruido de la sirena se fue atenuando en el horizonte y
el día comenzó a oscurecer y a despedir una fina garúa.

46
LITERATURA REGIONAL
ESTRUCTURA Y DESDOBLAMIENTO EN LA NOVELA "LOS CHUCHAN BOYS" (2012) DE FERNANDO
CUETO POR ITALO MORALES
DISCURSO: "SER PERUANO ES UN COMPROMISO MUY SERIO, GRAVÍSIMO” POR FERNANDO CUETO

Leyendo "Ese camino existe" de Luis Fernando Cueto por Néstor Tenorio Requejo La
afectividad en "Cordillera Negra" de Óscar Colchado Lucio por Elvis Vereau Amaya

Homenaje a Felix Ruiz


47
comentarios
ESTRUCTURA Y DESDOBLAMIENTO EN LA NOVELA "LOS CHUCHAN BOYS" (2012) DE FERNANDO
CUETO
Por Italo Morales La narración de la novela se puede dividir en dos tiempos: a) el
tiempo de la historia y b) el tiempo del relato. Sobre el primero hay que decir que
se refiere a aquella cualidad temporal de toda narración que cuenta con un inicio
de las acciones, un desarrollo de las mismas y un desenlace que las concluye. Es
decir, hay una relación de causa-efecto entre el conjunto de las acciones y una
predominancia del tiempo lógico lineal sin alteraciones cronológicas en su
disposición. El tiempo del relato está íntimamente relacionado con el aspecto
estético de una narración. Apunta a la organización y disposición interna en que la
narración presenta las acciones de la historia. De ahí que pocas veces el tiempo de
la historia y el del relato coincidan, pues el texto organiza para sus propios
fines el tiempo de la historia, alterando su orden lineal y generando con ello una
temporalidad exclusiva del relato. La historia de una novela puede ser contada
desde un mueble o desde una cámara de gas: en ambos casos habrá algo de intriga por
la historia misma y porquien lo narra: el gran debate entre lo narrado y lo vivido.
¿Quién narra la historia? ¿Cuál es la diferencia entre el tiempo de la historia y
el tiempo del relato en esta novela de Fernando Cueto? Para contestar estas
preguntas primero referiremos que la novela Los Chuchan Boys ofrece una variedad de
estrategias en cuanto a la distribución de los elementos narrativos, básicamente en
el arreglo del tiempo y la revelación del desdoblamiento de los personajes. Este
último aspecto es una técnica a la que Cueto recurre para acelerar la intriga, tal
como Vargas Llosa lo ha usado en La Casa Verde y otras novelas. Para esto voy a
prescindir del mensaje lenguaje simbólico y los resquicios ideológicos (posturas
cuestionables como catalogar los referentes clásicos de la identidad chimbotana en
la novela) para situarme en el plano básicamente de la estructura. En el tiempo de
la historia la secuencia se centra al narrar la vida de la familia Moritake, ex
prisionero japonés, cuya familia (MaríaYuriko, Mama Tere, Rosa Mildori y Hiroshi)
recalan en Chimbote, después de la segunda Guerra Mundial. Ellos son el eje nuclear
sobre los que giran los demás personajes de los Chuchan Boys. Si podría reducir la
historia a una linealidad se podría configurar como la huida de Japón de la familia
Moritake -la aparición de los Chuchan Boys y la decadencia de estos. En el tiempo
del relato, que es una de las virtudes del novelista consiste la construcción del
orden atemporal (asincrónico) con el fin de otorgarle estética narrativa a la
historia que se va a contar. Por eso la historia inicia con la media in res: la
familia Moritake en Chimbote, en plena adolescencia de sus hijas, después de la
huida. Las secuencias de los capítulos avanzan y retroceden, en saltos cualitativos
para narrar las experiencias de los Chuchan Boys y su relación con las hijas de
Mirotake. La historia del relato avanza a un presente desde donde se cuenta la
vejez de los personajes, como Cholo Pedro o Pedro Wong. Desde este plano hay una
continua ruptura de la narración, en cuyos capítulos se encajan mudas temporales
breves. Este aparente desorden tiene por fin aumentar la tensión y el clímax. Pero
esta tensión también es precipitada por el uso del desdoblamiento del personaje, es
decir, el cambio del nombre: la ambigüedad de la identidad. Es un recurso muy usado
en la novela moderna. El clímax en base al ocultamiento de la identidad y el cambio
por otros nombres como Hiroshi- que también es Chincuenta,o Cholo Pedro- quien se
descubre que es Pedro WongPedro-Sarmiento, Juan Solo que resulta siendo Juan
Kitosono, Teresa Xing=Flor Dorada.

48
comentarios
De este modo las estrategias para el tiempo usadas en la novela son las siguientes:
1º PROPLEPSIS: La EXTREMA RES Y LA MEDIA RES son ejemplos de Prolepsis. Solo se
utiliza al principio de la historia. La Prolepsis se usa para enganchar al lector,
para que quiera saber cómo se ha llegado a ese punto. También se utiliza para
generar intriga. En el inicio de la novela esta intriga surge desde el mundo
narrativo de Hiroshi: está focalizado en él (Tiempo X). Estos planos de Hiroshi
(¿Hiroshima?) y su familia, terminará siempre en una fuga imaginativa del
personaje, al evocar conversaciones ficticias con su padre Moritake. Pero Hiroshi
no es solamente la voz interna de alguien que ve el mundo en forma muda, sino que
es a la vez la conciencia de la cual fluye el lado lúdico, el contraste ingenuo con
los demás personajes. 2ºANALEPSIS (flash back o raconto): Es cuando hay un regreso
a un punto superado cronológicamente en la historia. Se puede realizar por medio de
recuerdos. Está técnica está presente en casi toda la novela. Desde el capítulo
dos, en que se sitúa el tiempo real del relato, hay un salto atrás en la
adolescencia de Pedro Wong, ex Cholo Pedro, a quien el desprecio de Yuriko lo
marcaría, al igual que a Juan Solo. Hacia el final, en el capítulo XIII, cuando
regresa Moritake , uno se da cuenta que los sucesos de los Chuchan Boys han sido
fugaces escenas mermadas por el tiempo. Por eso la voz narrativa no es lírica en
estos capítulos de los Chuchan Boys, sino intensa, veloz, vida=viento. 3º SUMARIO:
Es una especie de resumen. Este recurso se utiliza para comprimir hechos y
acciones. No se especifican detalles, lo que hace es comprimir las acciones. Esta
técnica la observamos en el capítulo X, hacia adelante. Aquí se cuenta en breve
resumen los desenlaces de los personajes centrales: Juan Solo, Huamanchumo=Juan
Kitosonotermina preso en Japón, muerte de Pedro Wong, el Cachaco, que acaba maldito
por una descendencia incierta, El Gitano, o el mismo Wachuchay amante de Hilda,
quien termina vendiendo papel higiénico en un burdel de Lima. La metáfora de la
derrota es evidente 4º ELIPSIS: Esta ruptura temporal, se utiliza para eliminar
líneas argumentales y conseguir que la historia de saltos hacia adelante, cuando le
convenga al autor, dinamizándola, o bien, ocultando información que se irá
descubriendo a medida que transcurre la historia. La elipsis en esta novela de
Cueto se presenta de dos maneras: la primera es en función del corte de las líneas
argumentales del inicio. Se ocultan los datos de la intriga que solo se resuelven
en los capítulos siguientes. La elipsis también se genera en el desdoblamiento de
los personajes. ¿Por qué el juego de los nombres? Porque la sintaxis de la
narración lo requería para el fin que se proponía. 5º ACRONÍA (Silepsis o vasos
comunicantes): Este recurso consiste en que dos líneas temporales se van
entrelazando a lo largo del relato. No es tan nítido como en los capítulos de la
Fiesta del Chivo de Vargas Llosa, no obstante los bloques narrativos de la familia
de Hiroshi (actual y pasada), la vida actual y pasada de los Chuchan Boys (en el
tiempo de la historia) convergen en algunos puntos: la adolescencia y la adultez.
Estas estrategias se unen a una trama signada por el sufrimiento. El destino
trágico de los personajes sumerge a la novela en una atmósfera pesimista, donde los
protagonistas son macerados en el mundo post-arguediano. Las referencias a los
prostíbulos y el descenso interior hacia las miserias humanas reflejan una
cosmovisión de un Chimbote que se fue: es la agonía de un puerto representado en
personajes históricos y ficticios, que recrean la vitalidad de una ciudad sucia,
enferma, llena de corazones agujerados. Hay un canto del cisne que se oye a la
distancia. Es en este escenario de fatalidad la narración cuaja a su modo,
especulando con los personajes y uniendo una historia que tiende a la circularidad,
conforme se advierte en el uso del tiempo no lineal. Los Chuchan Boys de Fernando
Cueto acerca a los lectores al universo de Chimbote fracturado por el desprecio
social y personal de individuos excluidos de la danza macabra del sistema. Son
personajes tejidos con la emoción de alguien que ha sabido personalizar su
narrativa.

49
comentarios DISCURSO: "SER PERUANO ES UN COMPROMISO MUY SERIO, GRAVÍSIMO”
de Fernando Cueto A continuación reproducimos el discurso que pronunció el
novelista chimbotano Fernando Cueto Chavarría al recibir el Premio Copé
Internacional 2011 por su novela "Ese camino existe".
Hace 48 años, por el tiempo en que yo nací, José María Arguedas visitaba a su
hermano Arístides, viajaba a Chimbote a tomar apuntes para la nove la que pensaba
escribir. Grabadora en mano, Arguedas entrevistaba personas y recorría lugares de
ese puerto, personas y lugares que años más tarde, de la mano de mi abuela materna,
yo iría descubriendo, y que ella, con un idioma dulcísimo hecho de calor y ternura
(mitad quechua, mitad castellano) insertaría en mi imaginación para siempre. Veinte
años antes de que yo naciera, en el mismo mes de marzo, nació en Chimbote el poeta
Juan Ojeda. Nació en el barrio de Miramar, en el mismo lugar donde quedaba la casa
de mi abuela y en donde yo vine al mundo. Estudió en la misma escuelita fiscal
donde yo llegué a estudiar, y recorrió las mismas calles, los mismos mercados y
parques que yo después recorrería incansablemente. Ojeda, sobre todo, pasó
innumerables tardes sentado en el muelle de madera que quedaba frente al Hotel de
Turistas, contemplando el mar, las islas, el firmamento. En el mismo muelle donde,
de niño, yo solía esperar a que mi padre saliera de las reuniones del Sindicato de
Choferes, y donde pasaba incontables tardes, A principios del año 1982, vine a
vivir a Lima y me afinqué en el cuarto de un viejo edificio ubicado en la cuadra 19
de la avenida Arequipa. Entonces no lo sabía y todavía no me interesaban las
coincidencias que enrumbaban mi vida, pero cuando me enteré que en aquella esquina
de mi nuevo barrio, donde todas las mañanas tomaba el bus, había muerto Juan Ojeda
arrollado por un vehículo, sufrí una conmoción. ¿De qué estoy hecho?, pensé, ¿soy
hijo de las coincidencias o tengo una determinación, un designio más fuerte que el
azar?

“...ser peruano, señores, es un compromiso muy, serio, gravísimo...”

En los años 1984 y 1985, casi sin proponérmelo, fui a parar a Ayacucho, Puquio,
Lucanas, Huamanga, Huanta, La Mar y San Francisco, también estuve en Apurímac,
Abancay, Andahuaylas, y pude recorrer los mismos lugares que en su infancia y
juventud recorriera José María Arguedas. Y sin que yo pudiera darme cuenta, caí en
un remolino de historias vertiginosas, pude ver y oír infinidad de historias,
sentir en carne propia terribles relatos de gentes desconocidas. Entonces me
convencí de que dichas coincidencias no podían ser casualidad, que algún día debía
escribir esas historias, que estaba obligado a ser escritor en el Perú, que estaba
comprometido a pensar y a escribir en peruano.

50
comentarios
Años más tarde, cuando empezaba a escribir mi primera novela, nuevamente llegaron a
mí una serie de acontecimientos inesperados. Conocí a Jaime Guzmán -hombre
alucinado y temerario como el Quijote- quien fue el primero en creer que yo podía
ser un escritor y el que de hecho acabó publicando aquel primer libro. Conocí a
Oswaldo Reynoso -filósofo de la calle, poeta de la noche y maestro de juventudes-
de quien recibí como un legado imperecedero, a través de su voz cincelada, de su
poesía sutil, el fuego vivo de una nación milenaria. Y un día, de pronto, me
encontré rodeado, abrigado por mis mayores (Washington Delgado, Carlos Eduardo
Zavaleta, Alejandro Romualdo), de todos ellos, como de un manantial, fui bebiendo
el agua a veces prístina y mansa -a veces bronca y turbia- de la peruanidad. Hace
tres años, después de incubarla veinticinco años en mi mente, comencé a escribir la
novela "Ese camino existe". Me propuse escribir un libro donde no estuviera
solamente retratado mi puerto y sus personajes paralógicos, sino sobre todo donde
estuviera reflejado el Perú y todas las caras que componen su nacionalidad
variopinta. Queda decirles a los jóvenes de mi país, que en una nación -una
comunidad proyectada hacia el futuro- no puede haber lugar para el desaliento. Que
por más que delante de nuestros ojos desfilen las caravanas de la barbarie, de la
destrucción y la muerte, detrás de ellas siempre estará abierto el vasto camino de
la esperanza. Ahora, después de tanto tiempo transcurrido, con el paso y el peso de
los años, obviamente ya no pienso que soy hijo de la casualidad, más bien estoy
convencido de que todo lo que me ha ocurrido corresponde exactamente a mi condición
de ser peruano. Estoy seguro que tengo una herencia, un encargo que recae sobre mis
hombres por el solo hecho de haber nacido en esta tierra. Pero no me considero un
elegido, al contrario, estoy obligado a escribir como el más simple y común de los
peruanos, alejado de toda banalidad. Y con eso tengo bastante. Porque ser peruano,
señores, es un compromiso muy, serio, gravísimo, una condición humana alimentada
por una cultura forjada cinco mil años antes de Cristo, un mandato que nos llega
desde las primeras auroras de la civilización. Y con eso me basta para estar vivo,
para vivir dignamente, para seguir escribiendo hasta el fin de mis días. MUCHAS
GRACIAS. (este texto fue extraído del blog Mareacultural de Augusto Rubio Acosta; a
continuación el link: http://mareacultural.blogspot.com/2012/04/fernando-cueto-ser-
peruano-es-un.html)

51
comentarios
L E Y E N D O " E S E C A M I N O E X I S T E " D E LU I S por Néstor Tenorio
Requejo FERNANDO CUETO
I CONTEXTO Y PROSPECTIVA En los primeros días de abril de 2012, Petróleos del Perú,
Petroperú, daba a conocer los resultados de su prestigiado Concurso Nacional de
Narrativa. En esta oportunidad, se trataba de la III Bienal de Novela "Premio Copé
Internacional 2011", la misma que otorgaba el primer puesto a la obra "ESE CAMINO
EXISTE" del escritor Luis Fernando Cueto Chavarría. El acta de calificación del
Jurado consignaba que habían participado un total de 140 trabajos. Y por el
reconocido prestigio del concurso convocado y por la prestancia intelectual del
Jurado (Ricardo González Vigil, Edgardo Rivera Martínez, Enrique Planas, Alonso
Cueto y Américo Mudarra), el ganador, las dos menciones honrosas y los 5 finalistas,
pasaron a los podios del reconocimiento por su valiosa contribución al siempre
bullente quehacer narrativo nacional. Obviamente, esta premiación, por su
significación misma, venía a sumarse a un torrente cada vez más numeroso y sólido
que viene aportando al auge sostenido de nuestro quehacer literario. Otros
concursos, como el que auspicia la revista Caretas, "El cuento de las 1,000
palabras"; la Asociación Peruano Japonesa, el Banco Central de Reserva del Perú, el
Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán; nuevos sellos editoriales, impulsados por
talentosos creadores; núcleos de escritores jóvenes en importantes ciudades del
país, que organizan Encuentros; realización continua de Ferias de Libros, a escala
local y regional; Instituciones culturales que impulsan permanentes actividades
como la Casa de la Literatura Peruana, el Centro Cultural de España; Fondos
Editoriales y realización de Juegos Florales, a cargo de destacadas universidades;
publicación persistente de Revistas Literarias, edición de antologías, Talleres
Itinerantes de cuento. Todo este quehacer múltiple confluye en el fomento sostenido,
la ampliación positiva de la narrativa peruana, tal como lo han explicado voces
autorizadas que han resaltado su buen momento en las dos últimas décadas del siglo
XX. Opiniones versadas que vienen afirmado de manera reiterada que en verdad
estaríamos ante un fenómeno interesante, una verdadera eclosión, un estimulante
marco para generar todo un boom de la narrativa peruana posvargasllosiana que se
viene traduciendo en productos excelentes en cuento y en novela y que muestran una
tradición literaria bastante prospectiva. II UNA PLUMA PROVINCIANA Por eso, nada
más oportuno, en las circunstancias señaladas, que el Premio Copé de Oro-Novela
2011 otorgado al escritor chimbotano Luis Fernando Cueto Chavarría. Qué mejor
prueba y claro referente podemos mostrar de lo anteriormente dicho?. En verdad, el
Jurado nunca ha sido tan acertado como en esta ocasión. Ha sabido galardonar una
buena novela, venida de un espacio que ofrece figuras destacadas en la creación
literaria (Juan Ojeda, Julio Ortega, Oscar Colchado) y que llama la atención sobre
lo que se viene haciendo desde las canteras de la provincia, a cargo de escritores
que pacientemente y a pesar del silencio de la crítica, forjan su pluma en el
yunque de la tenacidad y la pasión. Ha sabido ganar en una lid muy competitiva y la
cual se caracteriza por una confluencia multigeneracional, donde se dan cita los
reconocidos y de mayor edad, los experimentados y maduros, y los más jóvenes y
osados. Luis Fernando Cueto es un escritor que no alcanza todavía los cincuenta
años, pero evidencia ser un conocedor diestro de todo lo que se requiere para ser
un auténtico hacedor de mundos verbales. Había escuchado referencias de él, a
través de comunes amigos escritores y no había tenido el placer de leerlo. Se dio
la feliz coincidencia de que estuviera por Chiclayo invitado para presentar su
novela ganadora, un 3 de noviembre 2012. Asistí para conocerlo, intercambiamos
libros y conversamos brevemente. Hasta que pude darme tiempo para entrar en su
mundo de ficción. Y debo confesar que el libro me atrapó rápidamente y lo leí en muy
poco tiempo. Se lee con facilidad, es tal la destreza del escritor, la limpieza del
lenguaje, que la lectura fluye sin problemas. Y la ficción que sabiamente va
construyendo el hechicero de la palabra se hace sumamente creíble y aparece ante
los ojos del lector como todo un mundo sólido y real. Y es que Luis Fernando Cueto
no es un creador novel. Más bien es un consumado transpirador en el oficio. Desde
muy joven le agarró gusto a la lectura, le encantaban los mundos imaginarios, tuvo
el don de saborear la manera de escribir de excelentes escritores y -según ha
confesado- los imitaba. Empezó escribiendo poesía, en virtud de lo cual publicó
"Labra palabra", 1997, y "Raro oficio", 1999. Se dejó seducir por la narrativa,
producto de lo cual, salen las novelas: "Lancha varada" (2004), "Llora corazón"
(2006), "Días de fuego"(2009). Y Luis Fernando sabe perfectamente que todo mortal
tocado por el fuego de la creación es un guerrero que no se da nunca reposo. Sabe
que el único derrotero que hay para un hombre de letras es seguir escribiendo y
escribiendo sin tregua, sin prisa pero sin pausa. Ese es el gran secreto de su
menester. Para su existir terrenal, nuestro escritor se hizo Abogado de profesión,
especialista en Derecho Penal, con Posgrado en Medicina Legal. Entre 1983 y 1990
fue miembro de la Policía de Investigaciones del Perú. Cumple su periplo vital en
su tierra natal, en donde ha establecido su trinchera para la ficción.

52
comentarios
III LA NARRATIVA DE LA GUERRA Y ciertamente que el lauro obtenido por Luis Fernando
Cueto lo ha puesto en la vitrina nacional. No solo ha fijado su nombre en un lugar
privilegiado de nuestra narrativa en general, sino que también lo inscribe, de
manera particular, en un sitial de honor dentro de la ficción ligada a la violencia
política del Perú vivida en los años ochenta y noventa. A este filón narrativo,
llamada por algunos como Libros de la Guerra ha llegado LFC para sumar, para
contribuir de manera consistente. Remarquemos, obviamente de manera esquemática,
que este tipo de ficción narrativa corre paralela a lo que se daba en la "realidad
real", en donde el gran choque interno polarizó la subversión armada del PCSL y el
MRTA contra el Estado burgués y oligárquico; la chispa se desata en 1980 y corre
hasta los años de los 90. Los científicos sociales han denominado a estas dos
décadas como el tiempo del dolor, el tiempo del miedo, tiempos en los cuales se
desarrolla la guerra interna, el conflicto armado que asoló el país, lo sacudió
tremendamente y puso en riesgo su existencia misma. Esta violencia política,
marcada por Hay libros esenciales, documentación reveladora (El Informe de la
Comisión de la Verdad y la Reconciliación) y organismos especializados
(Coordinadora Nacional de Derechos Humanos y otros) que han hecho acopio
testimonial de esta atroz historia de desencuentros. En el nivel literario hay
valiosas publicaciones y excelentes trabajos que compendian toda la realidad
ficticia de tales tiempos. Mark R. Cox es un estudioso norteamericano que es uno de
los primeros en el Perú en relacionar, en cuanto a publicaciones, concretamente, la
ficción narrativa con la violencia política de las citadas décadas. Ha registrado
que a partir de 1986 empiezan a aparecer las primeras obras publicadas sobre la
violencia política en el país. De manera exhaustiva con gran valor referencial- nos
ha precisado que hasta el 2008 teníamos 306 cuentos, 68 novelas y 165 escritores
inmersos en estos afanes (por supuesto, estas cantidades se han acrecentado a la
fecha). De manera tal, que no hay escritor de valía que no haya sido tocado por
esta vorágine política (y en general, no hay intelectual que escape a esta
problemática perturbadora). Y, por supuesto, en esta amplia y variada geografía de
ficción, que nutre cuantitativamente nuestra tradición literaria, solo quedarán como
libros emblemáticos los que realmente tengan consistencia estética y resistan el
paso del tiempo, quedando como trasuntos cualitativos de estos tiempos. Mencionemos
algunos nombres de relieve: desde Vargas Llosa, Oswaldo Reynoso, Carlos Eduardo
Zavaleta, Antonio Gálvez la subversión senderista y emerretista y la guerra sucia
desatada por el Estado para sofocarla, y que se venía extendiendo del campo a la
ciudad, incendiando la pradera, tuvo su testimonio, su trasunto, su repercusión en
la "realidad ficticia", a través de cuentos y novelas que empezaron a escribirse en
ese marco histórico-temporal traumático y que todavía nos alcanza sus desgarrados
efectos. Es decir, el desmadre sangriento de subversivos y militares también puso
su tinta roja en las plumas y marcó a fuego la imaginación de nuestros
escribidores. Nuestro imaginario nacional fue succionado por estos líos profundos.
La "guerra popular" y la "guerra sucia" se hermanaron para desatar en nuestros
escritores su imaginación más creadora y cada cual se aproxima -y continúan
aproximándose- a lo ocurrido y traza, desde su óptica y su ideología, su testimonio
para nada neutral. Así como hay generaciones de peruanos marcados por estos sucesos
de guerra interna, también hay generaciones de escritores signados a fuego por
estos acontecimientos de contienda. Y resulta justo añadir que de igual forma
también el cine, la pintura así como la Radio, la Televisión, el periodismo, -la
cultura, de manera global- tienen sus miradas y sus experiencias al respecto.
Ronceros, Rodolfo Hinostroza, Edgardo Rivera Martínez, Carlos Thorne, Miguel
Gutiérrez, Julio Ortega, Samuel Cardich, Andrés Cloud; pasando por Oscar Colchado,
Dante Castro, Julián Pérez, Pilar Dughi, Zein Zorrilla, Roberto Reyes, Félix
Huamán, Nilo Espinoza, Luis Nieto Degregori, Enrique Rosas Paravicino, Feliciano
Padilla, Jorge Espinoza, Cronwell Jara, Jaime Pantigoso, Alonso Cueto, Guillermo
Niño de Guzmán, Fernando Ampuero, Carlos Herrera, José de Piérola, Alfredo Pita,
Mario Guevara, Walter Ventosilla, Sócrates Zuzunaga, Ricardo Vírhuez; llegamos a
los últimos, como Iván Thays, Sergio Galarza, Sandro Bossio, Gabriel RuizOrtega,
Santiago Roncagliolo, Daniel Alarcón, Jorge Eduardo Benavides, Harol Gastelú y Luis
Fernando Cueto. Todos ellos nombres importantes dentro de un amplísimo retablo de
creaciones que asedian tan quemante y abierta herida, que todavía lacera nuestra
conciencia. No se puede olvidar tan fácilmente un total de víctimas de 69,280 entre
muertos y desaparecidos que arrojó tan absurda guerra, de las cuales el 75%
pertenecían a las poblaciones indígenas quechuas de los Andes y a las comunidades
ashánicas de la selva. Si bien es cierto el conflicto se ha detenido, tampoco
podemos ser ciegos: Mientras las raíces estructurales de la violencia sigan allí,
resulta difícil alegar que tal problemática se ha resuelto. Y como dice el saber
popular: Historia que no se conoce, corre el riesgo de repetirse.

53
comentarios
(Para un mejor conocimiento de este orbe decisivo tenemos, además de los libros de
Cox, "El cuento peruano en los años de violencia" (2000), "Pachaticray: Testimonios
y ensayos sobre la violencia política y la cultura peruana desde 1980" (2004),
"Sasachakuy Tiempo. Memoria y pervivencia. Ensayos sobre la literatura de la
violencia política en el Perú" (2010); otros libros gravitantes como "Toda la
sangre". Antología de cuentos peruanos sobre la violencia política (2006), de
Gustavo Faverón Patriau; y "Contra el sueño de los justos: la literatura peruana
ante la violencia política" (2009), de Juan Carlos Ubilluz, Alexandra Hibbett y
Víctor Vich ). IV DEL ESPACIO Y LOS PERSONAJES "Ese camino existe" es una novela
medianamente amplia, de 415 páginas. Estructuralmente está organizada externamente
en XII capítulos con un total de 96 secuencias (orden interno que registra el
lector cuando concluye la lectura). El panorama eje es la ciudad de Ayacucho. En
tal marco general, el autor traza dos escenarios, dos núcleos espaciales bien
definidos: 1) La instalación militar ( El Estadio de Huanta, también, en mucho menor
medida, la Base Los Cabitos, de Huamanga) y 2) Diversos ambientes, fuera de la
instalación militar ( principalmente, el pueblo de Chungui, el tunal donde está el
calvero, cerca a Mayoc, tierras de Huancavelica; y el campamento Nuevo Jerusalén,
el territorio móvil que desplazan los de SL; y numerosos poblados más de la
provincia La Mar: Llochegua, San Miguel, aldea de Churca, Quehuayllu, Sonccope,
Chupón, Chapi, Mollebamba, zona sureste de Chungui, conocida como "Oreja de perro",
Wiraqocha, Qotopuquio, San José de Socos, Totora, Tastabamba, Putucunay, Santa
Carmen, Alto San Francisco, Pallccas, poblado de Esmeralda, Yerbabuena, Ninabamba,
Chinete, Anco, Lechemayo, Puerto Naranjal, San Antonio, Anchihuay, Kimbiri, Sivia,
Callqui). En el núcleo 1, se dan 45 secuencias y en el núcleo 2, se concentran 51
secuencias. En estos escenarios, el autor teje su historia ficticia insuflando vida a
una cantidad amplia de personajes, que se deslizan en ambos V DEL ARGUMENTO "Ese
camino existe" es, en estricto sentido, un orbe novelístico consistente y bien
construido. Es un coherente entretejido de historias que trazan un conjunto
atractivo que cautiva de cabo a rabo al lector, haciendo de su lectura una
actividad placentera a pesar de la dureza del material que discurre por sus cauces.
Por ello mismo, estoy seguro, que el leyente sale profundamente conmovido e
impactado de esas páginas que le muestran tan quemante realidad; es decir, la
novela nos conmociona, nos saca de la núcleos espaciales. En el núcleo militar
tenemos los personajes: General Júpiter, Jefe político militar de la Zona de
Emergencia, Ayacucho; su ayudante, Teniente "Charrito". Reclutas EP, Infantes de
Marina: (Hiena, Josaca, Boñiga, Zancudo, Cubo, Otorongo, Correcaminos, Salomón,
Cuasimodo, Lince, Zombie, Ronsoco, Mapache, Fantasmagórico); Chazán (chofer del
portatropas) - Comandante Bulldozer, Jefe de Base, Huanta; Alipio Lloclla, joven
poblador, músico, detenido que se convierte en Ordenanza de Bulldozer - Mayor
Garganta de Lata - Capitán Shogún - Capitán Escorpión - Teniente Chacal - Infante
Cobra - Benigno Troncos, "Beni" - Látigo - cabo Cerebrito - Detenidos: Faustino
Almendras (joven universitario), Simón; Pablo Julca; el locutor-Periodista de Radio
Maravillas; el comandante Quebrantahuesos. En el núcleo no militar, aparecen los
personajes: en el pueblo de Chungui (el tojro Carmelo, opa del pueblo Celestino
Cori, comunero más viejo; Albertina Canchaya, su esposa; Perpetua, hija de ambos -
Amado Huiñac, el Gobernador; Clorinda Sulca, su esposa Pedro Ocrospoma, arriero;
Tarcila Bocanegra, su esposa; Santiago, hijo de ambos - Américo Parihuana, nieto de
Celestino Cori; hijo de Perpetua Cori y de Rufino Parihuana, ayudante en la venta de
reses - Margarita Vilca, vecina de los Cori; Belisario Ayaipoma, su esposo -
Demetrio Orejuela, Profesor que llega a la comunidad; cuadro de Sendero - Antu
Huayanay, músico errante, ebrio; curco, deforme, jorobado, diestro en la mandolina.
/ Filemón, jornalero, guía del grupo del capitán Shogún / David Sobrevilla, jefe
del cocal (Llochegua); Úrsula Martínez, su esposa / Leonidas Velarde, cabo de la GC
en San Miguel, ronda a Perpetua / Sargento Segundo Moquillaza, de la GC, Jefe del
contingente que envían de San Miguel a Chungui / 3 comerciantes, llegan a San
Miguel, informan a Perpetua sobre Chungui / Miembros de las huestes de SL,
camaradas: Rodrigo (Jefe), Martín, Carlos, Facundo, Pío, Alexis, Emiliano, Sofía,
Grecia, Benancio, Braulio, Eustaquio, Walter, Alfonso, Lincoln, Jacinto,
Esperanza / Nativa, de Charcas, linda jovencita de linda voz cuando canta, la
asimilan al Ejército Popular / Ignacio Chuquillanqui, comunero de Chungui - Don
Benjamín, el bodeguero de Quehuayllu, ahora Jefe comunal de Chupón. situación de
indiferentes. Ya no somos los mismos después de enfrentarnos con algo tan atroz. En
el plano del tramado de las historias, familiarmente conocido como argumento, ¿qué
nos cuenta la novela de LFC? Podemos resumir de la manera siguiente: El país tiene
un gran teatro de guerra, en la que el Partido Comunista Sendero Luminoso se ha
levantado en armas contra el Estado explotador y oligárquico. En la lid bélica
están las fuerzas de la subversión y las fuerzas antisubversivas.

54
comentarios
VI BREVES CALAS EN LA INTRAHISTORIA. Por supuesto que una novela no es solo su
argumento, el eficiente tejido de historias que mantienen en vilo nuestra atención;
una novela es también, y fundamentalmente, su intrahistoria. ¿Qué hay detrás de la
historia ficticia que presenta el autor? ¿todo ese caudal es producto de la
imaginación del escritor? ¿o es que acaso hay referentes directos de la realidad
real? ¿hay una estrecha relación de la historia con la ficción? ¿hay articulación
del cauce histórico con el cauce literario? ¿este "producto lingüístico" construye
una nueva realidad, que, acaso trasunta de manera estética la realidad humana
cotidiana? ¿el escribidor únicamente busca entretener al lector, trazando un mundo
que le produce cierto divertimiento? ¿o el creador quiere sacudirlo para que
reaccione y actúe de manera crítica y transformadora? ¿cuál es el poder que
encierra toda novela auténtica? Preguntas inquietantes que afloran en todo buen
lector de las mismas. Después de leer la novela de LFC es magnífica oportunidad para
recorrer estas inquietudes. "Ese camino existe" es una novela comprometida con su
tiempo histórico. Desde su temática misma. No es fácil entrar en un asunto tan
delicado. Pero Cueto asume el reto. La carátula es reveladora, el diseño es
acertado. Vemos un camino, un derrotero, en el cual se va produciendo una simbiosis
dinámica, se procesa una transformación esencial, desde abajo asoma una bala que
crece, tomando la dimensión de ¿un misil? Que, finalmente va tomando la forma de un
ser alado que arranca su vuelo tomando la forma clara de ¿una paloma? que en este
caso no adquiere la forma blanca, más bien un color dorado, el mismo del fondo del
camino o derrotero, que podría significar no la abundancia del oro, sino más bien la
riqueza de posibilidades que tenemos los hombres, las puertas y ventanas que
podemos abrir cuando somos transeúntes solidarios y sabemos compartir con nuestros
semejantes un pasado, un presente y un futuro que nos hace más humanos. Este
pórtico de entrada (símbolo de la lucha por la vida auténtica) quiere graficar el
contenido mismo de la novela, que LFC ha querido condensar en el título elegido y
en el epígrafe del poeta nuestro Alejandro Romualdo. Es evidente que el novelista
no quiere ser neutral, desea dejar su testimonio de parte, su opinión, su visión al
respecto. Y para eso teje historias y personajes. Y presenta y habla a través de
ellos. El verso sentencia "Aquí dejo esta piedra" porque se sabe que la piedra es
algo sólido y contundente y que, por ello mismo, puede molestar, inquietar; una
piedra, difícil que pase desapercibida o se pueda obviar. Las palabras se van o
dejan de escucharse o las podemos borrar; una piedra, imposible no verla u
olvidarla; está ahí, indestructible, puede estar el tiempo que quiera. LFC ha
deseado levantar un gran testimonio que tenga la consistencia de una piedra, que
esté venciendo el tiempo porque es más fuerte que el dolor y que la muerte. La
esperanza es el nombre de la vida, es la utopía que alimenta al hombre para que
sueñe por siempre. La esperanza es el camino que tiene el hombre para derrotar
permanentemente a la muerte. Y en el pensamiento de LFC ESE CAMINO EXISTE porque
sencillamente frente a la maquinaria de la muerte, contra todos los procedimientos
de locura colectiva, la vida resiste, se hace fuerte y termina imponiéndose, tal
como lo piensa ORDENANZA, el músico quechua, joven detenido en el toque de queda
tocando su flauta y que el comandante Bulldozer toma para su servicio, casi en
función de asistente personal y al cual mata porque ayuda a un universitario a
escapar de la tortura y muerte segura. Y el novelista pone la palabra al servicio
de esta causa. Y, por supuesto, el hilo de las múltiples historias que despliega
tratan de convencernos que la brutalidad, la violencia y el exterminio no son, no
pueden ser, instrumentos que construyan ningún tipo de camino o senda; por el
contrario, extravían al hombre de la vía segura, lo alejan de su esencia humana, lo
esclavizan y lo brutalizan, lo animalizan y lo reducen a escalas inferiores. En ese
norte, su poética, su ideología iluminan su propuesta: se dan casos en que el
camino recto a veces cómo que se pierde o ya no hay o se nos borronea, por
circunstancias de la vida, pero siendo encallecidos caminantes, sabemos que ese
camino está ahí, al alcance de la mano, cerca de nosotros, siempre y cuando obremos
con paciencia, con tolerancia, con amor al prójimo y a la vida misma, vista como
estancia desde la que el hombre crece y se desarrolla a raudales. Frente a los
caminos incomprensibles, absurdos y exterminadores, el autor apuesta por los
caminos que aseguran, consolidan y celebran la vida. Y ese camino existe porque el
hombre no se da tregua en la búsqueda de su destino, que lo aleje de la locura y la
muerte; se abre paso siempre, indaga por algún sitio que lo lleve al desarrollo
pleno, el hombre resiste, se hace fuerte y termina imponiéndose: encuentra siempre
su camino.

55
comentarios
las situaciones son ficticios y que cualquier parecido o similitud son mera
coincidencia. El General Júpiter ("ave achacosa, vejete enclenque y hastiado",
"seco y encorvado, parecía un pájaro enfermo") calza muy bien en la vida real con
¿el General EP Clemente Noel Moral?, que fue el Jefe del Comando Político Militar,
por esos años. Y cuando Bulldozer es relevado de la Base de Huanta, su reemplazo es
el comandante Quebrantahuesos, ¿sobrenombre del Mayor EP Pedro Baca Doig?, quien
ejerció también por esos años en la zona de emergencia. Hay, pues, clarísimos vasos
comunicantes entre Historia y ficción. (Chungui es el nombre de un distrito de la
provincia de La Mar; el 22 de enero de este año una noticia periodística resaltaba
que después de 20 años los restos óseos de 78 pobladores asesinados iban a ser
entregados a sus familiares). El genial GABO ha escrito al respecto: "Si los
historiadores han hecho ficción, me parece natural que los escritores de ficción
hagamos la historia". También hay conexiones sólidas entre realidad e ilusión. El
enorme José Carlos Mariátegui nos ha dicho: "Empieza por enseñar que la realidad es
una ilusión; pero concluye por reconocer que la ilusión es, a su vez, una
realidad". Las novelas y los cuentos que vienen configurando la narrativa de la
guerra en el Perú constituyen verdaderos testimonios de parte, crónicas vívidas,
que desde las canteras de la ficción y la historia, la realidad y la ilusión,
trazan, burilan los múltiples rostros que configuran nuestra necesaria Memoria
Nacional. La novela de Luis Fernando Cueto nos ha colocado en el centro mismo de
asunto tan decisivo para continuar descubriéndonos como colectividad humana. Hay
que seguir revelando toda una realidad dolorosa que la tenemos atravesada como un
carbón encendido. DESDE EL AIRE ESCRITO. Chiclayo, 25 de enero de 2013

56
comentarios

LA AFECTIVIDAD EN "CORDILLERA NEGRA" DE ÓSCAR COLCHADO LUCIO


por Elvis Vereau Amaya
Cuando yo era muchacho/ solía un dios salvarme/ del bullicio y castigo de los
hombres,….. (Hölderlín) INTRODUCCIÓN La narrativa ancashina, en la actualidad, se
ha convertido en una de las más vigorosas y abundantes. Sus elementos temáticos
encarnan la propia forma de ser de este pueblo que, día a día, va formándose una
tradición literaria. Los narradores han traspasado las fronteras regionales para
convertirse en representantes de la narrativa nacional. Entre los que destacan
tenemos a Carlos Eduardo Zavaleta y Oscar Colchado Lucio, quienes se caracterizan
por su variedad temática y por haber logrado un propio estilo. La literatura es un
arte que se vale del lenguaje para su plasmación. Pero un lenguaje especial
denominado lenguaje literario. Éste se caracteriza por poseer una serie de recursos
que lo convierten en polisémico. Los escritores valiéndose de esta potencialidad y
singularidad del lenguaje lo explotan con distintas finalidades. Algunos para
plasmar su mundo interior; otros para reflejar su mundo exterior. Algunos para
plantear su ideología; otros como simple acto de catarsis. Algunos para presentar
temas conscientemente; otros para presentar en forma inconsciente. Algunos para
reflejar sus rencores; otros para expresar su afectividad. En esta última vertiente
se encuentra Oscar Colchado Lucio. LA AFECTIVIDAD EN EL LENGUAJE El llamado
lenguaje afectivo -función expresiva en el modelo de Bühler- ha sido objeto de
muchas investigaciones en lingüística y semiótica. Este tipo de lenguaje se opone
el lenguaje representativo y tiene como finalidad expresar "los sentimientos de
simpatía, entusiasmo o repulsión que le producen las ideas enunciadas y para
despertar, en sus oyentes análogos sentimientos" (Hernán, pág.219). La utilización
del lenguaje no sirve solo para representar el mundo sino para expresar nuestra
propia sensibilidad, nuestro mundo interior. Estas dos funciones del lenguaje se
mezclan en la comunicación y la literatura es una forma de ella. La afectividad del
lenguaje es la capacidad que tiene la persona para traducir con toda intensidad,
las emociones, sentimientos, pasiones, deseos, actos de voluntad y fantasía. Oscar
Colchado Lucio no es ajeno a esta potencialidad del lenguaje y lo utiliza, en forma
premeditada, para recrear su mundo indígena poblado de dioses, creencias,
vivencias, anhelos y sueños. La afectividad le da un tinte especial porque le
permite presentarnos una historia en la que se conjugan historias paralelas,
técnicas novedosas, variaciones lingüísticas, religiones diversas, etc. Para
demostrar lo mencionado anteriormente nos remitiremos al propio cuento Cordillera
negra y a los indicadores de la afectividad del lenguaje: diminutivos,
aumentativos, peyorativos, onomatopeyas, hipocorísticos, apodos y apodos tópicos
como recursos La afectividad en el cuento Cordillera negra se presenta mediante el
uso de los diminutivos que utiliza el narrador para presentar un mundo marcado por
el enfrentamiento entre las fuerzas del gobierno y los pobladores del ande. En el
cuento se perciben un uso peculiar del lenguaje: el español quechuizado.

57
comentarios
El narrador personaje utiliza los diminutivos para crear un ambiente de
familiaridad, de ternura y de amor. Si bien es cierto, a los diminutivos se le
atribuye una significación empequeñecedora o indicación de tamaño breve, en el
contexto donde se utilicen adquieren un a significación de afecto, emoción, ternura
y otros valores, no precisamente nocionales. Los diminutivos utilizados por el
narrador personaje, calladitos y agarraditos, en el primer párrafo, adquieren una
connotación especial. Crean un ambiente de temor, de confusión: "… Calladitos nos
quedamos todos, medio asustados viéndolo asina. Nuestro jefe del alzamiento
también, don Pedro Pablo Atusparia, agarradito su cerón se quedó mirándolo, frío,
al igual que los músicos, los huanquillas y las pallas. (pág. 5) La utilización de
los diminutivos en las palabras que se refieren a la tierra, a los animales, a los
objetos que les pertenecen reflejan el sentir y la cosmovisión del poblador andino:
la relación indesligable entre el hombre y la naturaleza: "De veras, ¡quién lo iba
a creer!, como esas venitas coloradas que se ven en el blanco del ojo, así
igualito, unas como ramitas de ese color, para acá y para allá parecían repartirse
entre la nieve" (pág.15) Otro de los recursos del cual se vale el autor para
expresar la afectividad, es el uso reiterado de los apodos. Estos tienen varias
connotaciones, expresan ironías, humor, burla, ingenio. Asimismo, el narrador
utiliza los apodos tópicos para expresar la afectividad ya sea con sentido jocoso,
burlesco, etc. El autor utiliza los apodos con connotación de desprecio, odio hacia
los representantes del gobierno y al mismo tiempo descubrimos una connotación de
carácter religiosa. "-¡Tú eres dios de los blancos!- le gritó al Cristo como si
fuera su igual-, ¡de los mishtis abusivos! ¡no merecen que te paseen en andas!
¡Debes morir!" (pág. 5) De la expresión del personaje se infiere la concepción
religiosa del poblador indígena y el desprecio hacia un Dios que no es el suyo, el
Dios cristiano. Su dios es un ser que cuida y protege a sus hijos y encarna la
figura de animales (puma, serpiente y cóndor), personas, objetos que lo socorren en
el momento de angustia. Recuérdese el pasaje cuando el personaje narrador es
acechado por tres días por los cachacos y su dios encarnado en puma lo libra de sus
enemigos: "Fue en pleno día, cuando los soldados cansados de esperarme, soltaban
desde el cerro hatos de paja encendidos, con la intención de hacerme asfixiar con
la humera. Ahí que sentí como un gruñido al fondo de la cueva primero, y después
que saltaba sobre mi cabeza cuando me volvía a mirar. Enorme, ágil, de negra piel
lustrosa, lo vi ahí afuerita antes de lanzarse sobre los soldados" (pág. 29) De
igual modo, los apodos son utilizados para reflejar la moral, solidaridad y
respeto, de los pueblos del ande, quienes, en sus inicios, se unen para luchar
contra los mishtis: "Ellos no eran como los huanchayanos, los llatinos o los
chacayanos, que sabían perdonar todavía a los caídos; ni como el taita Atusparia
que pedía respetación por las mujeres y niños del enemigo" (pág. 6) Colchado
también recurre a la onomatopeya para reflejar el mundo afectivo del poblador
indígena. Las onomatopeyas tienen siempre valor afectivo, se utilizan cuando los
fonemas de una palabra describen o sugieren acústicamente el objeto o la acción que
significan. En el cuento Cordillera negra las onomatopeyas expresan el estado de
ánimo de los personajes: "_¡Cayó el inca cautivo! ¡jiar, jiar, jiar!_se
huajayllaron los hombres del Uchcu, que bien montados en sus bestias, con sus
carabinas a su espalda, estaban ahí al lado aguardándolo" (pág. 6) Las
interjecciones utilizadas por el narrador crean un ambiente lleno de odio,
desprecio, anhelo de venganza dentro del texto. Reflejan la impresión de los
personajes por los abusos, atropellos, violaciones que cometían soldados en sus
poblaciones: "_¡Uchcu, carajo!,¡demonio!, ¡!qué vas hacer" (pág. 5) Las
interjecciones propiamente dichas son las que traducen, en forma rápida, los
estados de ánimo de las personas. Mientras que las interjecciones formadas a partir
de palabras conceptuales pierden automáticamente su valor semántico y solo traducen
una fuerte carga afectiva y emocional del hablante: "-¡Tatau!- dijo el Uchcu
escupiendo al suelo… (pág. 14) Asimismo, el vocativo es un recurso que traduce la
afectividad del mundo indígena. El vocativo es la enunciación en la que nombra al
oyente para llamarle o interpelarlo: "…Ni Atusparia ni tu dios, doctor, valen
nada." (pág. 14)
58
comentarios
El apócope es otro de los indicadores que nos permiten afirmar la presencia de la
afectividad en el cuento Cordillera negra. Su uso crea en mundo fictivizado cargado
de ternura, confianza y alegría: "- ¿YA ESTÁS mejor, cho? Ya casi, hom."(pág. 12)
Los diminutivos, los vocativos, los apodos, las onomatopeyas, etc. utilizados,
reiteradamente, en la presentación de un mundo donde se enfrentan la religión
cristiana y la religión indígena nos permite concluir que en el cuento Cordillera
Negra está vertebrado por la afectividad. BIBLIOGRAFÍA COLCHADO, Lucio. Cordillera
negra. Edit. San Marcos. Lima, S/A. HERNÁN, Luis. Estructura y funcionamiento del
lenguaje. Edit. M&B. Perú, 1997.

59
HOMENAJE

Félix Ruiz Suarez

FÉLIX RUIZ SUAREZ


SALUDO:
El dedo índice señalado hacia adentro indica la energía hacia el interior y la no
agresividad. Los cuatro dedos erguidos hacen mención a los elementos de la
naturaleza: el índice se refiere al agua; el medio, al viento; el anular, al fuego
y el meñique, a la tierra.

HOJA DE VIDA:
Nació en Trujillo, el 19 de febrero de 1925. Cursó estudios de primaria y
secundaria en El Callao. Tiene 5 hijos, 15 nietos y un bisnieto. Es vegetariano y
practica el yoga desde 1963 con el cual pudo fortalecer su espiritualidad. Asegura
que con el yoga pudo desarrollar la facultad de la serenidad. Es miembro de la
Magna Fraternitas Universalis "Dr. Serge Raynaud de la Ferriere". En 1972 viajó a
Venezuela para recibir una honorificación que le otorgó esta noble institución. Su
amor por la literatura aparece a las 13 o 14 años cuando aún estaba en el colegio.
A su llegada al puerto de Chimbote labora en Pesca Perú. En esta ciudad, en el año
1971, ingresa al Grupo Literario Isla Blanca y es ahí cuando conoce a Oscar
Colchado Lucio quien guiaría y apoyaría en sus futuros trabajos. En su literatura
desarrolla los siguientes temas: ser humano, valores, amor fraternal, la paz, el
esoterismo y también lo romántico. Además, ha participado en obras de teatro como
en el desaparecido local "La casa del niño" en Chimbote. La música es su otra
afición; en el 2003 ganó el concurso de la letra del Himno del distrito de Coishco
(Ancash). Actualmente, será antologado junto a otros poetas de diferentes países en
un libro internacional de la Fraternidad Universal.

60
HOMENAJE
OBRAS:

Félix Ruiz Suarez

"Sintonía del alba" (1980) "El hierofante inmortal" (1998) "El anciano y la
serpiente" (1985). Cuentos "Yami, el elefante malvado" (2006). Opúsculo "El verbo
enmascarado" (Revista Marea de Chimbote) Ha publicado en las revistas "Alborada"
(Chimbote) y "Manzana mordida" (Lima)

COMENTARIOS SOBRE SU OBRA:

A propósito de “El Hierofante inmortal”


por Gonzalo Pantigoso Layza
El presente artículo fue publicado en el diario La Industria el sábado 10 de
octubre de 1998 en la sección Cultural. En esta oportunidad queremos compartirlo
nuevamente con los lectores. Esta vez como un homenaje al escritor Félix Ruiz. En
uno de nuestros artículos sobre la poesía decíamos que ella existe y existirá a
pesar de estos momentos de crisis porque ella es fuente primigenia de la intención
estética del mundo y de la expresión interior de algunos estadios del espíritu del
hombre. En la medida en que el poeta expresa su propia interioridad, su propia
verdad intraicionable y logra una real comunicación con el receptor, no es más que
el acto mediante el cual la poesía se trasunta en un espejo vivencial, que refleja
la condición humana, y en un ojo avizor que le transfiere un papel vigilante del
pensamiento y del lenguaje humano; es un acto que posee una carga mágica de
transportarnos a la vivencialidad vibratoria, al estremecimiento espiritual como
cuando una flecha candente al rojo vivo nos da en el centro del corazón, pero no
para producirnos dolor, sino para darnos esa capacidad de apropiarnos del mundo. El
libro "El Hierofante Inmortal" de Félix Ruiz Suárez, quien después de dieciocho
años vuelve al encuentro del lector a través de un libro de poesía, justifica
nuestras palabras iniciales. Para poder entender su intencionalidad poética debemos
explicar que Hierofante, es el maestro de los conocimientos profundos. Es el
dirigía las ceremonias de iniciación en los misterios sagrados, en Eleusis, pueblo
de Atica en la antigua Grecia. A través de él se podía llegar hacia la luz, hacia
el auténtico, que es el espíritu divino, ejecutor del conocimiento. Félix Ruiz es
un miembro activo de la Fundación Fraternidad Universal, de donde se origina su
actitud ante la vida que se convierte en su poesía, lograda en base a aun constante
quehacer creativo y cuyo resultado es este libro, cuyo volumen no compensa a todo
lo escrito, pero que es producto de la selección en la búsqueda de alcanzar un
nuevo nivel estético, pues la poesía de Félix Ruiz no ha sufrido cambios temáticos;
su libro "Sintonía del alba", publicado en 1980, se inscribe en la misma línea
poética. "El Hierofante Inmortal" es un libro que está estructurado en cuatro
partes. En la primera sección contiene un conjunto de poemas de temática variada,
en la cual se percibe, sobre todo, un aliento místico, elegíaco e iniciático. Allí
consigna, por ejemplo, su sentimiento de nostalgia la muerte del amigo, elevándose
la amistad como un acto silencioso que se liga a lo inderrotable: "Brama tu
brillantez y las tinieblas tiemblan. / Los huesos neblinosos de la muerte/ crujen
al estrellarse en tu costado. / Allí donde despiertan las distancias / te estamos
esperando tus amigos/ las gaviotas/ y los pueblos." (14 de mayo). De igual manera
existe una conciencia de su propia capacidad amatoria y de la necesidad de
comunicación poética para alcanzar el equilibrio del ser: "Y a toda hora/ el tiempo
se desmadeja y se enreda/ con mis cuerdas vocales. / Por eso / zarpan de las
orillas de mis labios/ naves de seda llenas de poesía/ que van sobre las olas del
alma / y descuelgan sus anclas / en cada corazón." (Naves de seda).

61
HOMENAJE
La segunda parte titulada "Mujer" es una mezcla de poesía amorosa y amatoria.
Amorosa porque en ella se hace explicito el tratamiento de un amor intenso y
profundo, y amatoria porque en la trayectoria del ideal poético crea una inducción
a amar. Su lenguaje a veces se mezcla con un aire religioso que mengua el matiz
pecaminoso que puede despertar eros: "Parece narración o leyenda / tu carne
religiosa y tu candor evangélico /…/ Oh tu piel y su aroma de pecado / más fuerte
que el perfume del Edén. / Oh tu desobediencia deliciosa /…/ Un cáliz es tu boca y
las hostias son tus besos. / Fermenta tu pasión y tú te vuelves vino. / Yo te bebo
y mi ser resucita al instante. /Oh tu sensualidad." (Tus rayos de seda). Asimismo,
lo erótico, la exaltación de la belleza y el sometimiento de los encantos femeninos
conllevan al desenvolvimiento romántico de un lirismo sensual, en donde la mujer es
siempre un ser de ensueño: "Humo de hechicería me arroja tu embeleso / y voy como
sonámbulo por las calles. /Me sujetas con cuerdas de perfume / con gestos muy
graciosos me torturas / y agitas mis afanes / que confundidos bajan de su lecho.
/Oh tus chorros helados de candela. /Pobre mi compostura. /Se reduce a cenizas."
(Embeleso). En "Hacedor", título que lleva la tercera parte se concretiza con un
aliento místico, lleno de humildad y amor por Dios: "Incógnita bendita y
misericordiosa / ojo de sombra / verbo callado / luz de luz / aprendiendo estoy a
morir en tus cabellos / y a vivir tal vez / en tu cántaro de burbujas." (Luz de
luz). A veces enfrenta al destino como un designio inevitable, bajo un tono
vallejiano: "Hoy me suele intensamente / digerir tanto cuchillo /…/ Pienso que sin
nacer / en mis sombra cultivé / las torturas que hoy cosecho". (Bakthy sueños). La
búsqueda de un nivel de espiritualidad alcanza un gran lirismo cuando despoja a la
poesía de toda conceptualización y la torna sugestiva: "Por esto yo te ruego:
/Sumérgete en mi lodo / otórgame tu espejo / tu corta lejanía tu trinidad / tu
perfume de luna y tu bálsamo de sol. / Entonces yo seré como laguna azul / donde
navegarás a bordo / de tu navío blanco". (Hacedor). En la última parte, "El
hierofante inmortal", título que también lleva el libro, si bien es cierto hay toda
una expresividad de admiración por el maestro espiritual, también existe un deseo
de

Félix Ruiz Suarez


despojarse de la sensación terrenal, de navegar hacia la iluminación y desde ahí,
en una nueva dimensión, alzarse a lo divino. En ella se siente el aliento de una
poesía nutrida de sabiduría acompañada del deseo de perfeccionamiento mediante el
dominio de sí mismo: "Cuando me visitaste / un sonido dorado tenía tu pincel / por
eso comenzó a seguirse / la roca que colgaba de mi espina dorsal. / El camino
escogido doblado hacia el centro de la tierra. / Hoy debo enderezarlo/ con tu
pensamiento." (Globos de colores). Y el libro termina con un poema que encierra
preguntas que nos llevan a mirar la condición humana y a transferir cada uno la
respuesta que le nace de su propio corazón: "Por qué la oscuridad pretende
degollarnos? / ¿Por qué el mundo no quiere saborear / al resplandor de un nuevo
día? / ¿Por qué la humanidad / se vuelve sorda cuando el rayo / nos da sus
enseñanzas?" (Palabras de crístico sonido). En otros caminos está basada en el
deseo de despertar nuestra sabiduría íntima, pura y divina, de igual modo la
consideración de que la luz divina de paraíso interior es la llave de todos los
tesoros de la mente. Finalmente podemos concluir señalando que "El hierofante
inmortal" es un libro de reverencia, de reverencia a la amistad, a la mujer, a Dios
y al maestro. Y lo mismo que decía Julio Ramón Ribeyro de Leopoldo Charriarse,
podemos decir de Félix Ruiz: "Su poesía no cambiará a la humanidad, ni es su
propósito, pero enriquecerá nuestra imagen del hombre".

62
HOMENAJE

Félix Ruiz Suarez

LA PUERTA DE LOS VERSOS DE FÉLIX RUIZ SUÁREZ


por Gloria Díaz Azalde
El poeta del plácido reposo, Félix Ruiz, es una de las figuras más perseverantes y
antiguas dentro del quehacer literario del Grupo Literario Isla Blanca. Analizar su
poética nos lleva a evocar a otros autores de sentimientos y tendencias modernistas
como Amado Nervo o Gutiérrez Nájera y a diferencia de éstos, Félix Ruiz es un
autodidacta de la poesía que se ha desarrollado por su ejercicio literario,
sostenido en sus ideas filosóficas de tendencias místicas que lo han llevado a
recrear escenas valorativas y simbólicas dando sustento a su trabajo artístico.
Aún, cuando ha trabajado en la narrativa, sus mejores logros están en la poesía, es
ahí donde se puede reflejar su sensibilidad, sus tendencias formativas y su
lenguaje, a veces, directo y descriptivo y otras, de significación pictórica o
liberalidad figurativa. Es frecuente encontrar en sus poemas la interpolación del
autor en el texto, en él se funden sus experiencias individuales para describir
emplazamientos institucionales de los que obtiene un discurso poético y un punto de
aplicación en los versos, manteniendo la coherencia representativa y al mismo
tiempo totalizadora del poema. Su trajinar en el discurso poético, proveniente de
una generación activa, como lo ha sido el grupo literario, lo ha moldeado en la
ingenua confianza, en la activa esperanza del que hace poesía sin esperar nada a
cambio. Dentro de un determinado haz surge como posible esta o aquella
determinación que lo enrumba en una necesidad de realizarse. Esa es la fuerza vital
que forma el estilo y el arte del poeta. La temática de Félix Ruiz: Sus poemas
tienen como tema: el dolor frente a la muerte, el poder misterioso del que siente y
no explica, el latir enigmático de llantos y sonrisas, el duende del amor, el
señorío del alma que busca la trascendencia en la metafísica; sus poemas son como
una procesión de ascetas pregonando lo sagrado. El estilo: Basta examinar algunos
poemas para advertir la mecánica de su pensamiento, de lenguaje directo, familiar
y, a veces, de sentencias absolutas. Abundan los testimonios, conceptos vacíos que
no se podrían explicar con lógica porque van de salto en salto, pero su relativa
musicalidad le dan calidez al conjunto; dejan sentir patéticamente, el sentido
providencial o el elemento decisivo para orientar al lector. También muestra un
velo airoso de erotismo, como un vago tono entre lo denso y lo cándido, una
intimidad que se canta. Fragmentos poéticos: A la memoria de sus amigos y seres
queridos, surge su inspiración callada y doliente como una niebla impalpable. Por
ejemplo: "Los Sueños Amarillos", En memoria de Emilio Cornejo (su amigo). Yo te
pregunto Emilio:/ Antes que la anaconda de hielo/ se enrosque en tu garganta/¿por
qué no la mataste con un palo?/¿Y por qué sepultaron/a los restos mortales del
verano/en tu cuerpo excavado por la mala hora?/Se alejaron las aves de tu pecho/les
rogué que regresen/y hasta hoy se resisten a volver/… "Amarré tus sandalias con mis
sueños", En memoria del Venerable Maestro, Dr. David Ferriz: (su maestro
espiritual) Ausencia Ve n e r a b l e M a e s t r o , / c o n u n m a n t o d e
suspiros/amortajan tus despojos,/los conducen a su última morada/y sepultan tu
aliento/debajo de los sueños.//Se retuerce de dolor la geometría,/entristécense las
brújulas/y señalan sólo el norte de la pena/Cielo y tierra entrevéranse en mi
boca/al caer al abismo/que comienza en la orilla de tu ausencia/Por un hilo
imaginario/voy trepando hacia la aurora/donde encuentro solamente tus fragancias./…
"Naufragio” A Miguel Rodríguez Paz: (su amigo) Tenía electricidad cada página que
derramaba tu pluma/Y un fanal era cada página que escribías/Así colaborabas para
que no haya tanta oscuridad en Chimbote/Pero un día se fueron todas las gaviotas
que en tus ojos dormían/y entonces el placer y el dolor/fue un círculo vicioso que
te abrazaban/la pena embravecida golpeó las costas de mi corazón/cuando fui a
visitarte al Barrio Fiscal/y tirado en tu cama te vi/… "Graciela" (su esposa) Me
permitió San Pedro/ingresar al firmamento./Quería visitarte y sobre el hombro/Te
llevaba mi corazón/para que lo guardes en un cofre./Después de recorrer/millones de
asentamientos celestes,/en un barrio angelical encontré/tu maravillosa
morada./Estaba construida con estrellas,/luceros, caramelos y sueños de
colores,/igual que en los cuentitos infantiles./Después que toqué tu puerta,/salió
un ángel y me dijo/que habías viajado ayer/ al lejano palacio de Adonay,/donde
estabas invitada a saborear/los deliciosos frutos/del árbol de la vida.

63
HOMENAJE
OTROS MATICES:
Hosanna En el templo sagrado/números intranquilos como la hiedra/y objetos que se
callan/o hablan a media voz/Su sangre fácilmente volátil/en las venas todo lo que
existe./Por eso cielo y tierra se abrazan como hermanos./El fuego abre los ojos y
despierta a otros elementos./Mientras flota la voz de la campana. Alza el vuelo la
paz/llevando importaciones atadas a su cuerpo./Una esencia sublime satura al
oficiante,/Es la hora solemne en que el demiurgo/viene sobre una sílaba imantada/ y
todos les decimos en coro/Hosanna/Hosanna. Proverbio de Salomón Construye tu
palacio con paredes/de lámparas antorchas y fanales/coloca resistentes sueños en
sus cimientos/y almacena en tus cuartos sonámbulas acciones/reflexiones doradas,
blanquísimos anhelos/y enjoyadas plegarias. Vicharana Cuando la soledad y el
silencio/te cojan en sus brazos cariñosos/pon en una balanza/tus tropiezos/tus
vuelos/y todo tu fulgor/recuerda que llorando/ viniste por la puerta de la vida/¿a
dónde viajarás entristecido/mañana por la puerta de la muerte?/¿Piensas
comprometerte con la felicidad?.../riéndose de ti pasa por tu costado/huye de tus
bolsillos/se oculta en tu interior.//En tu piedra iletrada/esculpe sin cesar una
lámpara/si la frotas/descenderán rocosas carcajadas/y una luz poderosa/colgándose
de un sueño/subirá hasta tu frente. Crístico Sonido Desesperado el tiempo ruge bajo
la piel/mientras devora trozos putrefactos/de bóveda celeste./Luego enciende sus
luces la maldad/y apaga con un soplo/el amor/la paz/y la sabiduría universal./Si
cruzamos el hambre pantanoso/se hunden nuestros espíritus y se petrifican./Si
nuestras torpes manos golpetean la conciencia/cómo se despedaza nuestra
interioridad./Si recorremos nuestro ser/se enredan nuestros pasos/con el
Apocalipsis ponzoñoso,/Y si el rayo pronuncia sus frases verticales/cómo se vuelve
sorda la humanidad./Por eso con elásticas palabras/manifiesta el doctor de la
Ferriére/que el hombre se complace en revolcarse/en su propio/excremento. Tu
Pastizal de Música (Dedicado a Vallejo) C é s a r A b r a h a m Va l l e j o : P a
s t o r d e nebulosas/constructor de horizontes sembrador sideral./Qué verde y
vigoroso tu pastizal de música/donde rumiando imágenes jugosas/reposa una manada de
emociones./tu aliento desgranado/alimenta a los días desnutridos./Bandadas de tus
versos picotean la fruta/que cuelga de los árboles del cielo./Si

Félix Ruiz Suarez


el silencio cansado/bosteza reclinado en tu sombra/las melodías se niegan a dormir
sobre tu pecho./Hay en tu superficie subjetiva/diablos azules sobre navíos
blancos./Sufren persecución y abordaje/por multitudes adictas al delirio./Mastico
tu recuerdo si es que encuentro hambriento/y bebo tus sentimientos si es que
padezco sed/La historia se deleita al contemplarte/cayendo de sus sueños al
quedarse dormida/goterones de dicha sobre los paladares./Al final de la tarde cuando
el Padre Supremo/igual que los luceros se encuentra soñoliento/en tus mullidos
versos/El dobla la cerviz. Conclusión: Félix Ruiz Suárez, el poeta del sentimiento
natural y los esfumados versos, provoca simpatías colectivas en el Grupo Literario
Isla Blanca, por su constancia temática, su producción de sensibilidad delicada y
no obstante sus bien llevados ochentaiocho años, sigue vital y produciendo bajo la
sombra de la discreción y el lirismo. "El hierofante inmortal” por Marco Cueva
Benavides La poesía de Félix Ruiz es tierna, dulce, filosófica y canta al amor, a
Dios, a la mujer, a la hermosura, al Maestro y a los hombres elegidos que fueron
"luz de luz" y guían los pasos de sus seguidores para hacer realidad un universo,
donde la sabiduría conduzca a la paz en el planeta. Su obra, ahora más lograda, más
madura y mejor construida, expresa la unidad de la palabra y el acto de un hombre
que recorre las "ciudadelas" de Chimbote con mensajes que buscan el "vacío
prometido". "El anciano y la serpiente” por Oscar Colchado Lucio Hermosos cuentos.
Redacción impecable. Tienes gran talento para el relato infantil y juvenil, lo que
debe animarte a trabajar en más textos y con gran empeño. Felicitaciones. por
Saniel Lozano Alvarado Los cuentos son hermosos; el lenguaje, artístico y sencillo.
Fecunda imaginación… Sí, pueden ser didácticos, pero no desmerece la calidad de los
textos; al contrario, son relatos con mucho mensaje, como lo necesitamos ahora.
64
HOMENAJE

Félix Ruiz Suarez

GALERÍA FOTOGRÁFICA

65
HOMENAJE

Félix Ruiz Suarez

Galería de poemas
ERES LA RESURRECCIÓN DE LA LUZ
Al Dr. De la Ferreire Fue parto doloroso del destino. Semilla zodiacal: ¿qué puerta
sideral se abrió para que tú te arrojes a la tierra? hoy subes más arriba de mi
pecho más allá de los pueblos más allá de mis sueños. Piscinas del quijote tus
arterias enmarañados símbolos para envolver tu alma lienzo de luminaria para
envolver tu cuerpo sendero cultivado con ósculos azules cántaro con blancas
alabanzas ebullición de números sonidos y alfabetos arrullos florecientes lotos en
el pico de los cisnes pétalos de bendiciones fluídicos pañuelos dulzura constelada.
Oh heroico vencedor de aquellos que invadieron nuestro pecho el mundo iba rodando
hacia el averno y lo cargaste encima de la espalda. Tú querías girasoles humanos
que vallan tras tus pasos encendidos. Llamarada sublime: fariseos del siglo
fenecido te clavaron en una cruz de hielo y en bienaventuranza se convirtió la copa
de infierno que bebiste. Tres veces agitaste las conciencias descorriste las
cortinas del cielo derramaste tu esencia por nosotros y la tierra ahora es como un
árbol que retoña luz resucitada eres tú pedazos de astro rey parecen tus discípulos
y tu voz rueda como naranja encima de frente.

66
HOMENAJE
LA POTENCIA X
Al dr. David Ferriz Olivares Secreta ceremonia ante una santa piedra fantasmal.
Escapa de las almas un humo perfumado. Tres copas de destellos humedecen los sueños
tres golpes de silencio trituran las palabras tres mantrams en botón cabalgan sobre
el modo de un suspiro. La ausencia abre la puerta del recuerdo y apretando en su
pico tu retrato una paloma blanca sale del corazón Oh lámpara con alas siderales le
pisas los talones a las sombras que lívidas escapan asustadas. La humanidad
asciende detrás de tu delirio por una escalinata del algodón. "Eres tú mi maestro"
dicen los girasoles mientras rotas debajo del Demiurgo. Mi corazón da vueltas en el
cielo mis pisadas orbitan tu recuerdo Oh ronda da latidas y conciencias. Te abrazan
y sonríen los locos electrones se cuelgan los abismas de tu nombre las sendas se
desnudan y besan tus pisadas la gloria se deshoja encima de tu frente.

Félix Ruiz Suarez

RESURRECCIÓN
El día que yo muera me volveré poema para que me sepulten en un libro. Cuando
algunas miradas cariñosos sacudan mi cadencia adormecida resucitaré luego entre los
versos y me recitarán diariamente en el reino de los cielos.

LA PAZ La luna se desnuda


camina conque tenado por el cielo y se queda dormida en un lecho de nubes
perfumadas. Gotas de plata fluyen por sus poros un coro de luceros entona una
canción universal Y mientras los planetas la contemplan con ojos voluptuosos las
flores y las aves siembran granos de paz debajo de mi pecho.

67
RECORRIENDO LA ISLA

(COMENTARIOS)

68
UNA NOVELA AMOTINADA POR LA MEMORIA “VACAS REBELDES" (2012) DE ALEJANDRO FREDDY
LOARTE
por Ítalo Morales El lenguaje literario es un lenguaje que ha perdido la memoria
olectiva.
Francisco Umbral Enfrentar una obra literaria desde el prisma del recuerdo reviste
una gesta necesaria por el expulsar el sentimentalismo y dejar que fluya la memoria
ficcional, como ausencia y a la vez como presente. Es que la escritura del yo, y
dentro de ésta, la autobiografía y las memorias han sido géneros literarios
importantes en la narrativa latinoamericana, nos dice Miguel González Abellás.
Vacas Rebeldes se instaura en los bordes de la autobiografía como género. Este
rubro de lo autobiográfico está rodeado de cierta polémica, puesto que se mueve
entre los dos extremos: desde el hecho de que toda obra literaria es autobiografía
hasta el hecho de que la autobiografía como tal no existe. En el segundo grupo se
encuadran los que se fijan en el texto y notan que entre la ficción del yo y la
autobiografía es imposible, textualmente, encontrar una diferencia. Esto se
complica aún más cuando en una frase paratextual del título dice: "recuerdos
imaginados de un motín". Gérard Genette fue uno de los primeros críticos en
ocuparse del paratexto, su naturaleza y sus funciones y significaciones en la obra
literaria. Un paratexto es el título y todo lo que le rodea en la carátula y e
interiores, fura de la ficción. Alejandro Freddy Loarte al usar la frase recuerdos
imaginados -como juego lingüístico- sitúa la memoria por encima de la ficción y
emprende el vuelo narrativo desde la óptica del homenaje: hacia sus amigos, hacia
un colegio emblemático. En esta novela asistimos a un repentino surgimiento de los
vasos comunicantes entre pasado y presente, símbolos que se actualizan en la
memoria de jóvenes escolares, quienes dueños de una patria individual y colectiva,
intentan apropiarse de una jerarquía que no les pertenece, que los arrincona a la
norma, a la ley. Por eso no hay un personaje central, porque la intención es que
Fuenteovejuna sea el héroe colectivo, el que dinamice la trama. En la novela
moderna el héroe colectivo carece de una historia personal, dice Juan Luis Oneiva.
En Vacas Rebeldes las historias personales son de orden distinto: son voces que
entran y salen de un escenario mermado por la atmósfera militar. La trama basada en
el recuerdo de jóvenes que exploraron la rebeldía en el colegio militar Ramón
Castilla de Trujilllo llega a su clímax en el motín que inician contra las
autoridades del colegio. Lo central en este plano es que los micromundos donde
alternan personajes "reales" plasman en sus voces una visión auténtica de sus
vidas. La ensoñación de la patria llevada al extremo, el comprensible gesto
antichileno, la reivindicación de la historia, el homenaje a Basadre y las luchas
intestinas movilizan el argumento hacia un final simbólico. Vacas Rebeldes juega
con los planos temporales al actualizar el contrapunto narrativo y el narrador
omnisciente. La memoria es un constante facilitador de la trama y el homenaje a los
condiscípulos hace que fluyan indistintos personajes. La voz narrativa no permite
la intromisión de la nostalgia de forma explícita por el uso de un estilo
adiestrado en la frase cortada. No hay un lirismo ni retórica que suture el
ambiente con descripciones y monólogos absorbentes. Las reflexiones irrumpen a
veces para situar la historia peruana como problema y posibilidad. Un aspecto
recurrente y quizás sea uno de los pretextos del autor para vaciar sus "demonios
interiores" sea el uso de simbologías. Está en primer término la jerga militar de
los colegio cuando acuden a la animalidad para nombrarse: "En el colegio militar
delante de los perros, caminan los chivos, y por delante las vacas", se lee en un
pasaje. Es evidente que las vacas al tener mayor jerarquía dominan a los perros. El
pretexto para despojarse del nombre y sumir otra identidad convierte al sujeto en
objeto, en pieza, en una tuerca de un sistema del que no hay escapatoria. El nombre
del Inkarri para un perro, quien monologa sobre la búsqueda del equilibrio,
instaura desde inicio una pretensión política. Están, asimismo, las referencias
mítica al Chan chan, y el auxilio a las voces del pasado heroico para la
restauración del orden. El caos individual de los cadetes se hace colectivo, el
sueño parafernálico de lo sexual y lo cotidiano son ritos que se asumen como
propios y legítimos en un claustro dominado por el compañerismo. En suma, Vacas
Rebeldes actualiza la metáfora del recuerdo, agobiada con su búsqueda metafísica
del equilibrio y restaura el valor de los emblemas rotos: el honor, la solidaridad
y la amistad. Hace de la memoria una cosmovisión personal y auténtica.

69
"LA BÚSQUEDA DE LA PAZ EN LA POÉTICA DE PABLO MORENO VALVERDE”
"La última morada del silencio" (2012) de Pablo Moreno Valverde
por Gloria Diaz Azalde
La última morada del silencio, poemario de Pablo Moreno Valverde, está compuesto
por veintiocho poemas, cuyo texto literario es la realidad del hombre andino. Sus
percepciones, sentimientos, imágenes, valoraciones; están enmarcados en una
atmósfera social de crisis y evocaciones a la etapa más difícil que se vivió en el
Perú, el terrorismo. La ubicación geográfica, es la sierra de La Libertad,
Quiruvilca; el terruño del poeta, adonde nos transporta para recrearnos desde su
infancia en una reseña sencilla pero cargada de lirismo. Denuncia el abuso de
manera subjetiva en un entrenamiento de ejercicio estético. En el poemario, el tema
central es el vínculo entre el yo poético y la nostalgia de la tierra. La poética
de Pablo Moreno, muestra sentimientos intensos, reiterativos en una negación
constante y un En lo referente a la estructura externa: En la portada se observa
una pintura del artista plástico, Héctor Chinchayán, mostrando un ser descarnado
que se proyecta en la sombra, puede ser ante la muerte o el dolor que lo desgarra.
En la contraportada está el comentario de Johnny Barbieri y Antonio Sarmiento. Se
inicia el poemario con una introducción de Sócrates Zuzunaga y un epígrafe de
Arguedas. El primer poema se titula Oír, los demás, tienen como título referente el
alfabeto, de la A a la Z, intercalando con algunas pinturas de Chinchayán. En lo
referente a la estructura interna: Los poemas presentan una unidad temática casi
musical, ligada a la cultura andina, con una estructura creativa intensa y
subjetiva. Los poemas son cortos, de métrica libre, con predominio de ritmo
silábico. Todos los poemas abarcan una sola estrofa. Rasgos característicos en el
poemario de Pablo Moreno: En la mayoría de poemas, la direccionalidad es
impersonal, a todos en especial y a nadie en particular. Involucra a la sociedad y
al hombre. Cuando dice: "Oír la voz del silencio,/el eco hueco del fonema./Oír el
clamor efímero/del campanario santo./Oír!/Sentir!/." También cuando se refiere a la
naturaleza y dice: "La lluvia acaricia/la pajilla/que/abraza/ la choza/y/el polvo
se hace un manjar/y/dormita en los cómodos llanques/ para nacer,/para nacer/y/el
sol se hace tarde/y/la tarde se tiende/para soñar/para soñar/y/la noche cubre su
mirada con su manto/ para vivir,/para vivir."/ Se puede observar la denuncia
implícita, por ejemplo en el poema D: “Huyeron/llevándose/los arrastrados
llanques./Campesino poncho labrador,/gritó el viento/perdiéndose/en/el fango/y/el
plomo/abrió, abrió, abrió/su ajustada faja./Cholo serrano/pronunció en coro/el
ondulado eco." También en el poema K: "Se marchan con nuestro aliento,/todo nos han
quitado./Entraron a la fuerza en nuestras almas,/derrumbaron la pirca y la
puerta./Hasta nuestros cuerpos se llevan./…" La soledad es otro elemento que se
encuentra presente en el poemario, por ejemplo en el poema T: "Mi única amiga,/mi
honda,/con/ella/atravesaré el cálido silencio del viento/e/iniciaré la última
melodía al compás del horizonte/y/no habrá senda que me detenga/ni/fuego que arda
sobre mi cabeza./Atravesaré la historia marchita/e/iniciaré con la siembra de una
nueva cosecha./Atravesaré la morada húmeda de la lluvia/y/el cielo o que sangra más
allá de mis noches./Mi honda y yo./Mi honda y yo./Mi honda y yo./"

70
También podemos sentir el dolor que expresa el poeta en su máxima manifestación en
el poema Q, y que bien podríamos titular: A mi niña, no. El amor en una mezcla de
sentimiento puro y el dolor manifiesto ante el peligro inminente y al mismo tiempo
la impotencia, todo evidenciado en un poema tierno. En el manejo de las figuras
literarias de las que hace uso el autor, vale destacar las siguientes: la anáfora,
en el poema J: "no dispares/…no dispares/…No dispares/no dispares que mi alma se
aparta de mí…/se marcha a esconderse tras la quebrada." En el poema N: "Tobías,
Tobías, Tobías…". También encontramos otra figura que es la polisíndeton en la
conjunción y de manera reiterativa en distintos poemas para dar mayor fuerza
expresiva al trabajo poético. Además encontramos otra figura literaria de carácter
semántico con forma denotativa en la negación que se puede leer en algunos

poemas, por ejemplo, en los poemas: H, I, J, O, Q,V. Conclusión: El poemario, La


última morada del silencio, nos acerca al sentimiento sincero del poeta vinculado
con la tierra que lo vio nacer, el tiempo que le tocó vivir y que refresca la
memoria de las dificultades que se vivieron en épocas de terror y sangre en nuestro
país. Nos abre una puerta a la sensibilidad creativa en la palabra sencilla,
aproximándonos al trozo literario que debe ser interpretado por maestros y alumnos,
enunciando detalles y observaciones que nos lleven al juicio reflexivo,
especialmente cuando se trata de autores que conviven con nosotros y que van
haciendo la historia literaria de nuestra región.

71
CULTURA LITERARIA EN EL DISTRITO ECOLÓGICO
"Arenas del Sur" Imagen del cuento neochimbotano (2012)
Las autoridades no solo tienen la responsabilidad de responder a las vicisitudes
económicas de la población; sino también tienen el compromiso de difundir y generar
espacios para incrementar la cultura en todas sus facetas. Dentro de todas las
manifestaciones culturales, la literatura ocupa un sitio relevante, no solo por ser
un arte; sino porque refleja de algún modo la realidad en la cual se gesta y esto
debe ser rescatado y dado a conocer a las grandes masas; puesto que difundir la
producción literaria constituye parte de la identidad y acrecienta la cultura de la
En ese sentido, siendo conscientes de esta responsabilidad, la Municipalidad de
Nuevo Chimbote a través de su Fondo Editorial ha publicado el libro titulado
"Arenas del Sur". Esta antología de narraciones es recibida con beneplácito porque
es una muestra tangible de la preocupación de las autoridades por la cultura del
distrito. "Arenas del Sur" es un conjunto de diez narraciones en la cual
encontramos solo autores cuyo requisito para ser parte del libro es radicar o tener
origen es el distrito de Nuevo Chimbote. Por otro parte, aunque no es un factor
determinante, es preciso resaltar que los antologados son de diversas edades, con
temas divergentes y trayectorias literarias diferentes. El libro tiene como
subtítulo Imagen del cuento neochimbotano; sin embargo, desde un punto de vista
técnico, esta antología no está conformada únicamente por cuentos propiamente
dichos; sino también encontramos relatos los cuales asumimos como aquellos escritos
con una trama más simple y manejo sencillo de la historia. En ambos casos, las
narraciones que componen el libro reflejan la producción narrativa de algunos de los
autores neochimbotanos y son parte ya de la identidad local. En "Arenas del Sur" se
conjuga la experiencia de autores con una importante carrera literaria junto a
nóveles autores aún con una incipiente producción. Esta polaridad es apreciable en
la selección de temas, en el tratamiento del lenguaje, en el manejo de los recursos
narrativos y en la capacidad de contar la historia. Por ello, en esta muestra, el
lector encontrará cuentos muy bien logrados con personajes bien caracterizados y un
lenguaje bien trabajado; al lado de relatos que ameritan cierto cuidado en el
lenguaje y un mejor manejo de la historia para crear el conflicto.

por Carlos Valencia

En cuanto a los temas, se aprecian historias diversas y de un marcado carácter


realista entiéndase el término realista de acuerdo a la teoría literaria- que no
guardan unidad temática entre sí; sin embargo, muchas de estas narraciones son de
carácter reflexivo. Por ello, en esta selección, el lector no encontrará historias
fantásticas, sino narraciones que van desde la jocosidad hasta aquellas que
muestran la cruda realidad de la sociedad actual, así como, aquellas narraciones
ambientadas en la zona rural como urbana. Estas características no constituyen una
falencia del libro, lejos de ello, afirman una de las características de la
literatura local, es decir, el carácter real y localista de lo que se narra.
Cambiando el punto de vista, tomando en cuenta el propósito de esta publicación,
sería interesante que en una próxima edición -además del origen o lugar de
residencia como factor unificador de los autores seleccionados- las historias
retratasen al distrito de Nuevo Chimbote como tal. Esto implicaría, historias que a
modo de radiografía muestren los temas, personajes y locaciones, entre otros,
propios del distrito. Creemos que una muestra de esta naturaleza contribuiría aun
más a fortalecer la identidad neochimbotana, mostrando al distrito en muchas de sus
facetas. Claro está que en literatura no se imponen los temas; sin embargo, estamos
convenidos que un "requerimiento" de esta naturaleza sería asumido por los autores
no solo con responsabilidad, sino también con entusiasmo. Finalmente, consideramos
a esta publicación como un gran aporte a la cultura y una excelente oportunidad e
incentivo a los escritores de esta localidad. Por ello, saludamos la iniciativa y
esperamos que sea imitada también en otros contextos.

72
MULTIPLICIDAD TEMÁTICA: UNA CARACTERÍSTICA DE LA GLOBALIZACIÓN EN "UN ZOMBI
ILUSTRADO Y OTRAS ANOMALÍAS DE FREDDY ARTEAGA CANESSA.
por Bertha De La Cruz
Si para el siglo XX, la explosión de las guerras representaron una catástrofe
mundial y con ellas se incrementó la pobreza en los países en vías de desarrollo;
de la misma manera, la construcción de centrales nucleares en los países
desarrollados significaron una aparente paz, sin embargo todo lo mencionado trajo
consigo el aumento de la sicosis en la sociedad. Físicamente, los rascacielos y
numerosas estructuras arquitectónicas simbolizaron la modernidad y el progreso
tecnológico, en las últimas décadas. Ya en el siglo XXI, la preocupación del ser
humano es mucho más compleja: cómo vivir en un mundo globalizado. Justamente,
cuando hablamos de globalización, de inmediato nos lleva a pensar en economía,
comercio y tecnología; pero hay algo más que estas tres fuerzas juntas: la
globalización de los valores -¿o tal vez de antivalores?- y del pensamiento del
hombre plasmado a través de la literatura. En estas circunstancias encontramos a
Freddy Arteaga Canessa, estudiante universitario, que ya es todo un escritor. A
través de Un Zombi Ilustrado y otras anomalías, presenta una vasta colección de
relatos. Su temática está orientada a hacernos reflexionar sobre los modos de vida,
el trascurrir del tiempo y el uso excesivo de la tecnología que muchas veces nos
deja como "zombis". Plasma las consecuencias de la guerra; el conocer realidades
tan distantes y a la vez tan cercanas; la concepción de la sexualidad en el mundo
actual; la fascinación de la música en Las sandalias de Lulú y A jazz story. Luego
los excesos de la música metalera hasta caer en la influencia diabólica, las drogas,
el libertinaje y la violencia como es el caso de El blues del diablo. Asimismo,
narra con prudencia y delicadeza la primera menstruación, una conversación, una
epístola, una ilusión, etc., por un lado en el plano real; frente a la ficción como
es el de encontrarse un día con una novia que ya no es más ella, sino una zombi
hambrienta, no solo de sangre, sino de sexo libre; o un vampiro en cualquier lugar
de Europa, los sueños, las revelaciones, Dedos en mi lata de atún, el cual nos hace
reflexionar sobre el comercio en los supermercados, el control de calidad en las
fábricas procesadoras de conservas y los consumidores neoliberales; la serpiente
Leviatán de nuestros ancestros, que para los nórdicos tiene su propio nombre y los
chinos le llaman dragón, descrito en Navegando en aguas infernales. O cuando dice
en La hija del dragón "yo era solo un tímido estudiante de letras, uno de esos
ratones de biblioteca que rara vez pisa una disco; ella, tenía un tatuaje en el
hombro derecho, una graciosa caricatura de Drácula… Lástima que sea una vampiro,
lástima que yo sea un cazador". Lo valioso de su trabajo, en cuanto a técnica, es
la habilidad para atrapar al lector, con historias inusuales, pero creíbles. Nos
convencen. Así coge por ejemplo, como ya se mencionó, un tema que bien podría
haberse desarrollado en Estados Unidos, Inglaterra o cualquier país de Europa, para
destacar el carácter atestado, absorbente y a la vez atractivo de Nueva York y el
ambiente noctámbulo de Manhattan. Para desnudarse y decir a través de su personaje
que "todos tenemos manías, hábitos secretos que no podemos contar". Y de repente
hace uso del elemento sorpresa al decir, el vampiro que hace de anticuario, fría y
sencillamente: "Yo mato". Es que ahora es casi usual observar o escuchar sobre
asesinatos a personas -¿es que estamos viviendo en un mundo cada vez más
deshumanizado?-. La población se ha vuelto insensible. Muchas veces nos conmociona
la muerte de un animal, antes que la de un ser humano. Y entonces este asesino: el
anticuario, nos dirá "por lo demás soy un hombre honrado…pago mis impuestos y
aporto dinero para la caridad en un albergue de West Side". Esto evidencia que el
nivel de violencia y corrupción en la sociedad es extrema: se quiere tapar el sol
con un dedo. Además, el uso de la primera persona es frecuente en sus narraciones,
cuando inicia por ejemplo "Buen día, mi nombre es Patrick Coffin…Ya llevo como seis
meses muerto…"La mayoría de sus personajes, poseen nombres de ascendencia
extranjera, que encajan con la temática y el ambiente, sin embargo nos trasmiten
una atmósfera cercana, conocida, dada por el cine, las películas, videojuegos y
momento histórico ante el cual todos estamos imbuidos.

73
La trama de Un zombi ilustrado refiere no a un houngan o hechicero vudú que es
conocido; sino a personajes que generan horror, por su condición de estar muertos y
no muertos a la vez; es decir que han recibido una reanimación. Pero no vale la
pena asustarse, porque todo ocurre en la ficción. Pero sí es preocupante cuando
estos "zombis", andan por allí contagiando a sus congéneres, que sin tapujos vamos
a referirnos a las enfermedades de trasmisión sexual, cuando nos dice Patrick: "la
zombi ni siquiera dejó que me pusiera el condón", al referirse a la rubia enamorada
del narrador personaje. De las cuales hay que alertar constantemente a la población
a través de la educación. Asimismo, tener presente que las personas aun estando
infectadas, siguen siendo seres humanos, pues debemos evitar discriminarlas. El
zombi ilustrado y otras anomalías es una metáfora que representa a una persona que
ha caído en el uso excesivo e inadecuado de la tecnología: la internet o en la
ludopatía. Porque conversar u observar algún video, una película o jugar no es
nocivo si se hace una vez o dos, a la semana, a los quince días; pero si te
conviertes en esclavo del juego, entonces estás frente a una enfermedad que
evidentemente necesita una urgente atención. Lo de la necrofilia, ni qué decir.
Dudar de su existencia, es imposible. Por otro lado, sabemos también que pasamos
del siglo de las guerras declaradas, a las alianzas en busca de la paz, mientras
cada país vive su propia guerra fría y no tan fría. Entonces aquí encontramos A La
ruta del elefante de hierro, cuando Peters dice a sus compañeros en el Pachyderm SB
que ganaron la guerra. Ante lo cual Thompson contesta: Aquí ninguno ha ganado nada
(…) acá los únicos que han ganado son los petroleros que financiaron esta guerra del
demonio -con lo cual estamos de acuerdo- .Y agrega Mitchell: Los generales han
ganado …tú y yo solo hemos perdido muchos amigos, muchas esposas se han quedado sin
marido y niños sin padre…Para decir finalmente: ¡Maldita sea!...se detuvo el tanque.
Es que los tres soldados se quedaron sin agua, y con un calor sofocante en el
desierto; sin fósforos para las noches de frío y con los guerrilleros y con el
reglamento en mente de no abandonar el Pachyderm; pues de hacerlo serían
sancionados. Y entonces, en cualquier lugar del mundo, les llega la muerte como a
cualquier terrenal.

Y, ¿qué pasa con la iglesia o la literatura en la iglesia? Eugenio era un monje muy
asiduo a la oración, con sus hermanos del monasterio. En pleno siglo XXI y con
internet incluida en dicho lugar, solo para hacer los pedidos de libros -¡pero por
supuesto, el servicio permanecía bloqueado!, decía que tiene revelaciones y en una
de ellas le llegó la información clasificada: "se editan libros en el Cielo". Sí, se
editan a los clásicos y a los escritores contemporáneos, los ángeles tienen
imprentas, y las ediciones salen en papel con bordes de pan de oro -qué no darían
nuestros escritores porque sus creaciones salgan así, verdad?-, son ejemplares
preciosos, no tienen reparos en los autores. Editan para la gente que en vida les
gustó leer; televisión, no hay, parece que pasan solo basura por la caja boba. Así
que todas las tardes se refugiaba en su recámara, veía a Borges, a Shakespeare,
Rimbaud, Cervantes, Faulkner, Poe y muchos otros leer en sus cómodos sillones;
observaba las pláticas anacrónicas que sostenían Sócrates y Sartre y se divertía
con la agudeza de sus discursos. En Epístola de un cruzado -es el narrador
personaje, quien toma el papel de Josué-, nos deja una pregunta suelta de bondad
amorosa diría yo, así: "Si muero iré al cielo, pero qué cielo espera el mahometano
que murió peleando conmigo en el nombre de Alá"-o valdría hacerse una pregunta ¿a
dónde vamos a ir después de muertos?-. Gracias a su habilidad técnica, nos traslada
al año 1099 de la era cristiana, con facilidad. Tiempo después los ángeles
repararon esa fuga de información clasificada y Eugenio no supo nada más de sus
autores preferidos. Ya había reunido dos volúmenes con todo lo que había logrado
visionar. Era información valiosísima, material que muchos ensayistas, biógrafos y
críticos literarios habrían querido poseer. Los manuscritos no han salido nunca del
monasterio pero si lo que se dice es cierto, entonces por qué negar algo que es
evidente, somos seres humanos, no santos-. La última tarde de agosto Eugenio subió
a la torre más alta de este y se arrojó al vacío. Es que había visto en una
habitación del cielo muy parecida a un departamento londinense, a Sylvia Plath
leyendo una novela de Hemingway mientras este repasaba algunos versos de ella. Hay
lugar para los suicidas, pensó.

74
De suicidas y psicoanalistas especializados en entomología. El mensaje nos lleva a
meditar sobre los diversos suicidios que se dan en estos últimos años. Lo hacen
quienes se han quedado desencantados de la vida; y, otros, por ejemplo los que
practican deportes de aventuras, aficionados o adictos a la adrenalina o al placer
de caer, siempre y cuando su densidad no sobrepase la de una hormiga. Entonces los
expertos afirman que, solo uno de cada diez, que el método autodestructivo más
conveniente es el estereotipado por bohemios, histriónicos, alienados mediáticos y
poetas decimonónicos, como nos dice el autor: Ponerse de pie al borde de un balcón,
ventana o alero, levantar la vista…hasta encontrar léase vacío y dan fin a su
existencia, comparándola paradójicamente con una hormiga que en las mismas
circunstancias cae de lo más normal posible y continúa caminando, pues no
experimenta ninguna reacción nerviosa significativa. O a quién no le ha pasado Un
jueves por la calle, colisionar sin querer con personas desconocidas en una danza
de a dos y a pie. Los transeúntes de paso veloz, maletín en mano, cartera bajo el
brazo, como toreándose hacia destinos efectivamente tan urgentes como absurdos. Es
el sentimiento del hombre de nuestros días apresurado, siempre contra el tiempo.
Critica la prisa: somos como hormigas humanas. Vamos y venimos…Prisa al levantarse
asustados por el despertador, vestirse por las gradas, desayunar al paso, ni bien
instalados en el trabajo empiezan las llamadas, los celulares, los diálogos, la
computadora, el chat, queremos que sea hora de salida, fin de semana, fin de mes, se
termina el año. El mundo está cambiando de manera vertiginosa debido a la
globalización. Pasa el tiempo, vivimos de prisa. Se repiten las historias y muchas
veces no hemos compartido con agrado un almuerzo en familia; pues solo un amargo
café. En El diamante de los dioses, el autor plasma que existe una voluntad, la
cual va más allá de las divinidades mismas y que el cerebro es un recipiente que
puede realizar infinidad de tareas, pero la genialidad se encuentra en contados
individuos. Por ello, el genio es una sustancia escasa en la humanidad, quienes la
poseen viven en una constante neurosis, en una incandescente insatisfacción y en un
éxtasis creativo. En tal sentido cada uno posee un diamante en sí, que es la
voluntad. Esta voluntad que es como un diamante puede desquiciar a los seres
humanos. Para Freddy escribir es "un oficio de artesano, delicado y paciente” En
síntesis, el libro nos lleva a reflexionar en base a dos ideas: el uso exagerado de
la tecnología genera dependencia y mayor violencia; y la enfermedad sexual de estas
últimas décadas. Ambas situaciones se debe encargar al Estado y a la educación.
Ficción o realidad he ahí la creación. Del autor deducimos que de niño se sintió a
gusto con los libros, gozaba de la compañía de los personajes, siempre ha sido un
amante de la lectura de ficción, se siente cómodo con las zapatillas, le agrada usar
shakiras, es un romántico soñador, toca la armónica a la perfección y que escribir
es: su diamante.

75
MATEO DURAND LE DA VOZ AL PANTANO "EL ECO DEL PANTANO" (2011) DE MATEO DURAND
HUACHURONTO
por Pablo Alberto Torres Villavicencio "El eco de un pantano" es un relato largo
dividido en capítulos, una novela corta (la diferencia entre especies narrativas
como el cuento largo y la novela no es tan fácil de establecer, recordemos, por
ejemplo, a Alicia en el País de las Maravillas), o quizá una extensa fábula. Su
estilo es sencillo. Tiene una visión animista en la que el pantano, narrador
personaje, nos comparte su angustia debida a los atentados contra su existencia
como parte de los humedales de Villa María ubicados entre Chimbote y Nuevo
Chimbote. Aunque no se ahonda en el pasado de los personajes ni se desarrolla en
algunos de ellos una gran profundidad psicológica como suele suceder en la novela,
en el caso del pantano se manifiesta una admirable personalidad. La emoción que
trasmite el pantano pareciera antropomorfizarlo, es un gran maestro y un ser
sensible, capaz de llorar. Casi al final, en la página 72 se lee: "Lágrimas de gozo
y emoción se iban deslizando lentamente por mis mejillas sin poderlas contener". Si
bien se expone de modo didáctico el grave problema por el que atraviesan los
humedales, se nota la ausencia de un conflicto narrativo; esto, porque no se
presentan fuerzas antagónicas que se opongan al protagonista durante la trama.
Además se establecen conversaciones para analizar el problema, pero sin
discrepancia de opiniones, no hay quien haga por decirlo así de "abogado del
diablo". Aun así los diálogos que sostiene el pantano con los niños, los peces, las
aves y las plantas no dejan de ser interesantes. A través del texto, el pantano
explica, como lo haría un profesor a sus alumnos, que el inmenso humedal ha
reducido su tamaño debido a la acción del hombre, quien paulatinamente lo ha ido
rellenando con tierra para construir viviendas, así como establecimientos privados
o públicos, se le arroja basura y se quema la flora. Al conversar con los peces
estos se quejan porque son alimento de las aves o de peces de mayor tamaño.
Entonces, el pantano los anima a enfrentar con valor el ciclo de la vida que pasa
por etapas de nacimiento y muerte. Ni siquiera el mismo pantano que es inmenso a
los ojos de los peces puede escapar a la ley de la vida. La educación es la base
para la forja de auténticos valores dice el pantano al conversar con un pelícano.
Un niño le cuenta al pantano que una de las estrofas del himno de Nuevo Chimbote
dice: "Los pantanos de Villa María son reservas de la humanidad", además que en el
Escudo de Nuevo Chimbote se ven dos garzas y dos peces en un río o pantano. El niño
se pregunta cuál es el sentido de cantar algo que no se cumple en la realidad. De
esto se concluye que las autoridades y pobladores de Nuevo Chimbote deberían
respetar y amar esta reserva natural tal como indican sus símbolos. El texto tiene
una latente función didáctica y moralizadora y la realiza de un modo agradable. En
lo concerniente a lo primero, por ejemplo, términos como pantano y ecosistema se
explican de forma clara y sencilla. En lo que concierne a lo segundo, se puede
apreciar que entre el pantano y sus interlocutores se manifiestan valores como el
respeto, la solidaridad y la amistad. Esta es la primera obra publicada por el
profesor Mateo Alfredo Durand Huachuronto; un texto de corte social que tiene como
propósito primordial hacer tomar consciencia a los lectores.

76
CHALANEROS

Colaboradores

Augusto Rubio Acosta Nació en Chimbote (Perú), en 1973. Estudió Comunicación Social
en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Es poeta, narrador y periodista. Ha
obtenido algunos reconocimientos importantes como el Premio Nacional de Periodismo
2007 y CVR + 5. Entre algunas de sus obras tenemos: Poquita fe 2010, poesía),
Avenida indiferencia (2005, narrativa), Mundo cachina (2007, crónicas). Bertha de
la Cruz Castro Nació en 1967 en Santiago de Chuco, la Libertad. Estudió Lengua y
Literatura en el I.S.P.Ch. ; en la UNS; y Maestria en la UCV de Chimbote. Es
coautora de "Presencia de Chimbote en la Literatura Local", Ha publicado cuentos
"Ser solidario" (2010) y "Ser resiliente" (2012). Actualmente reside en Nuevo
Chimbote y es miembro del Grupo Literario Isla Blanca. Carlos Valencia Obeso Nació
en Chimbote. Es docente egresado de la Universidad Nacional del Santa en la
especialidad de Lengua y Literatura. Ha publicado sus narraciones en la antología
de cuentos "Atravesando la nada" de 2010. Actualmente es secretario del Grupo
Literario Isla Blanca. Doriany Montoya Nació en Chimbote. Su producción literaria
está enfocada en la poesía. Ha publicado sus poemas en la revista Marea N°21
(poesía erótica) en el 2009. Actualmente es miembro del grupo Literario Isla Blanca
Elí Urbina Estudiante de Educacion en la especialidad de Lengua y Literatura.Su
producción poética se encuentra en diversas revistas. Actualmente, es miembro del
grupo Literario "Isla Blanca" Elvis Vereau Amaya Es natural de Trujillo, pero
radica desde hace años en Chimbote. Es docente egresado de la Universidad Nacional
de Trujillo en la especialidad de Lengua y Literatura. Actualmente es catedrático
de la Universidad Nacional del Santa y miembro del Grupo Literario Isla Blanca.
Emil Azaña Vasquez Nació en Sihuas (Ancash). Docente egresado de la UNS. Bloguero,
escritor y docente en diversas instituciones educativas. Actualmente es miembro
activo del Grupo Literario “Isla Blanca”. Fernando Cueto Chavarría Nació en
Chimbote en 1964. Es abogado de profesión. Ha publicado libros como: "Lancha
varada"; "Días de fuego"; "Llora corazón" y el último, "Ese camino existe", novela
que lo llevó a ganar el Premio Copé Internacional de Literatura 2011. Gloria Díaz
Azalde Es natural de Lima, pero radica en Chimbote desde hace varios años. Es
licenciada en la especialidad de Lengua y Literatura. Sus poemas han sido
publicados en diversas revistas literarias de la localidad, como Marea, Bellamar,
Altamar, Alborada. En el año 2007 publicó su poemario "Canto bajo el agua" y
recientemente ha sido antologada en el libro de cuentos "Atravesando la nada".
Actualmente es coordinadora del Grupo Literario Isla Blanca. Gonzalo Pantigoso
Layza Nació en Chimbote. Es catedrático de la Universidad Nacional del Santa. Ha
publicado los libros de poesía "Confesiones de mantícora" y "Atahar" y el libro de
cuentos "Lindero prohibido". Es, además, autor de la antología de cuentos
chimbotanos "Cuentos del último navegante". Sus últimas publicaciones en narrativa
aparecieron en la antología de cuentos "Atravesando la nada" (2010).

77
CHALANEROS

Colaboradores

Italo Morales Viera Nació en Chimbote en 1974. Es egresado en Educación de la


Universidad Nacional del Santa en la especialidad de Lengua y Literatura. Ocupó el
1er Puesto de Narrativa Regional de Ancash (1998), finalista en los concursos de
cuentos Lundero (1999) y en II Feria del Libro de Trujillo (2005), segundo Puesto
en el Concurso Nacional de ensayo organizado por el Municipio de Nuevo Chimbote
(2012). Ha publicado Días de suerte (1999), Memorias de pagano (2001), El Aullar de
las Hormigas (2003), Camino a los extramuros (2005), El Destierro de Abel y otros
cuentos (2009), El Minotauro y el laberinto (2010) y el libro de microficciones El
cielo desleído (2006). Javier Cribillero Gálvez Nació en Chimbote. Cursa estudios
de Derecho en la localidad. Se desenvuélveme en el ámbito de la actualidad y
crítica literaria. Actualmente, es miembro del grupo Literario isla Blanca Javier
Pérez Aguilar Nació en Chimbote. Es abogado de profesión. Ha publicado poemas en la
revista Marea, así como sus trabajos narrativos en antologías. Es integrante del
Grupo Literario Isla Blanca. José Carlos Rovira Soler Catedrático de Literatura
Hispanoamericana, del Departamento de Filología española, Teoría de la Literatura y
Lingüística general de la Universidad de Alicante. Ha sido Director Académico de la
Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Es autor de "Pablo Neruda" (1991); "Entre
dos culturas" (1995); "Varia de persecuciones en el XVIII novohispano" (1999);
"Ciudad y Literatura en América Latina, Madrid, Síntesis" (2005), entre otros. Luis
Geldres Nació en Chimbote en 1981. Es psicólogo clínico, egresado de la Universidad
Cesar VallejoChimbote. Su contacto con la poesía lo encontró desde muy temprana
edad. Actualmente desempaña su labor profesional en el ámbito clínico y es
integrante del Grupo Literario Isla Blanca. María Eugenia Betancourt Investigadora
venezolana (Caracas). Licenciada en letras por la Universidad Central de Venezuela
Marlon Vega Moya Nació en Chimbote. Es docente egresado de la Universidad Nacional
del Santa en la especialidad de Lengua y Literatura. En el 2009 ganó los Juegos
Florales en la categoría Cuento Breve del VI Congreso Nacional Lingüístico
Literario Carlos Eduardo Zavaleta. Es coautor de la antología de cuentos
"Atravesando la nada", publicada en el 2010. Actualmente es integrante del Grupo
Literario Isla Blanca. Néstor Alipio Tenorio Requejo Nació en Chiclayo en 1947. Es
profesor principal de la Universidad Pedro Ruiz Gallo, crítico literario y director
de la revista literaria Umbral. Ha publicado las siguientes antologías y
compilación de textos críticos: César Vallejo: al pie del orbe (1992) Julio Ramón
Ribeyro: el rumor de la vida (1996) y Vargas Llosa: el fuego de la literatura.
Pablo Torres Villavicencio Nació en Chimbote. Es docente de Lengua y Literatura
egresado de la Universidad Nacional del Santa. Es coautor del libro de cuentos "De
Lobos y Sirenas" publicado en el 2007. En el 2010 participa en la antología de
cuentos "Atravesando la nada" del Grupo Literario Isla Blanca del cual es
integrante.

78
6 3
fe liz

an ive

rsa rio

GRUPO LITERARIO ISLA BLANCA

GRUPO LITERARIO “ISLA BLANCA” CUMPLE 36 AÑOS AL SERVICIO DE LA CULTURA


7979