You are on page 1of 2

Her: El retrato de una sociedad en decadencia

Ariadna Chávez

Decir que la literatura y el cine han estado siempre ligados, relacionado uno con lo otro,
sería decir una obviedad. Esta relación no solo se debe a que ambos son considerados
manifestaciones de arte, sino que tanto cine como literatura, valiéndose de sus propias
técnicas, retratan la naturaleza del hombre e, incluso, a
criticarla.

Leyendo “La resistencia” de Ernesto Sábato, una película que
había visto hace ya tiempo llegó a mi mente y no pude evitar
pensar en que todo lo que Sábato criticaba, Spike Jonze lo
transformaba en un filme bien hecho, con bella fotografía y un
original guión.

“Trágicamente, el hombre está perdiendo el diálogo con los
demás y el reconocimiento del mundo que lo rodea, siendo que
es allí donde se dan el encuentro, la posibilidad del amor, los
gestos supremos de la vida”

Tanto Sábato como Jonze hablan en sus respectivas obras de la
soledad: Jonze la retrata de una melancólica manera y Sábato se
dedica a exponer sus consecuencias. El escritor argentino habla
de que la alienación y la soledad son tales que el ser humano
traspasa las fronteras de lo posible y lo humano, haciendo de un monitor un amante.

En “Her” el protagonista se enamora de su sistema operativo; vemos que incluso sale a una
cita y charla con ella. Pero no solamente es él quien lo hace: todos a su alrededor parecen
estar ensimismados en una relación con su sistema operativo. Esta imagen, de él caminando
en la calle llena de gente, hace que, para mí, parezca el vivo rostro de una soledad
encubierta, de una soledad de la que se trata de huir a toda costa, aunque ello implique
implantarles sentimientos pertenecientes a los humanos a un mero ordenador. En nuestro
afán de salir del torbellino de soledad que nos invade, somos capaces de enamorarnos de lo
que sea, inclusive de un monitor de pantalla.

“En la calle, en los negocios, en los infinitos trámites, uno sabe —abstractamente— que
está tratando con seres humanos pero en lo concreto tratamos a los demás como a otros
tantos servidores informáticos o funcionales. No vivimos esta relación de modo afectivo,
como si tuviésemos una capa de protección contra los acontecimientos humanos
“desviantes” de la atención. Los otros nos molestan, nos hacen perder el tiempo. Lo que
deja al hombre espantosamente solo, como si en medio de tantas personas, o por ello
mismo, cundiera el autismo.”

Platicando con un compañero de la facultad, me percaté que es relativamente igual a tener
un “ciber-amigo” y, honestamente, ¿Quién no ha tenido uno? ¿Quién no se ha sentido con
la confianza de platicar cosas personales a alguien de otro país, a través de una pantalla de

en la escena de la comida. una pequeña chispa de horror se quedó en mí. Incluso cuando terminé de ver la película. Parece algo espantoso que nos paremos a encariñarnos con un ordenador. más abandonado y a la deriva de un mundo que carece de sentido. La soledad no está solamente en adultos o ancianos. de una sociedad que. que carece de sentido esta parodia de la vida. dice que es incapaz de lidiar con sentimientos humanos…y esto es cierto. Ernesto Sabato trata de formular el porqué no nos parece ridículo cuidar de mascotas virtuales como si fuesen reales. La película entera desprende una atmósfera de orfandad.alta definición? Con esto en mente. de soledad. no encontrándolo. se siente cada vez más solo. ¿Cuál es la insistencia de amar a una pantalla? Spike Jonze parece decirnos que nos fue arrebatado algo y que. . por conseguir el amor y. la conclusión de que la soledad no es propia de ancianos cuya pareja se ha muerto ya. Her representa nuestro afán por ser amados. Spike Jonze hace un crudo relato de ilusiones y de un mundo en decadencia. no hallándolo en sus semejantes. con simple tecnología. es el feroz retrato de una sociedad en decadencia. cobra fuerza. Pensar que ese puede ser nuestro futuro me provoca pavor y querer gritar que es ridículo. hemos estado dormidos demasiado tiempo. ataca de igual manera a todos. la soledad es lo que rodea al film entero. pese a que una extraña sensación de tristeza quedó en mí. sino de adolescentes de 18 años y rodeados de vida. Vivimos en un mundo de ilusiones del que necesitamos desprendernos. Debemos despertar de este sueño. La ex pareja del protagonista. siendo que hay tantos animales en la inmundicia de la calle. Con crudeza. pese a estar rodeados de millones de seres humanos. Es más fácil enamorarnos de un sistema operativo que de una persona y todas las complicaciones que esto implica. no nos queda mas que conformarnos con amar un ordenador. sino en toda la sociedad. recurre a una triste ilusión.