You are on page 1of 1

Coro en el Barroco

El estilo barroco aparece en contraposición al renacentista: es monódico, apasionado. Sin embargo han llegado
hasta nosotros compositores que han compuesto obras en ambos estilos, como Monteverdi; la transición no fue
brutal sino progresiva.
Menos frecuentemente que en el Renacimiento, los compositores barrocos siguen componiendo para coros
distribuidos espacialmente en dos o más formaciones; a diferencia de sus antecesores, los compositores se vuelven
sensatos y reducen los coros a un número razonable; típicamente, dos. Un ejemplo claro podría ser el Dixit
Dominus de Vivaldi, una obra a doble coro a cuatro voces, cuyo último número es una fuga de una gran luminosidad.
En el Barroco, las formas musicales evolucionan pero no se pierde todo lo anterior. El Barroco aporta tres nuevas
formas musicales de interés para la música coral: la ópera, el oratorio, la fuga. Las dos primeras requieren coros;
mientras que la tercera, culminación del arte del contrapunto, es introducida sobre todo en números de oratorio,
como los números finales de El Mesías o bien Judas Maccabeus de Georg Friedrich Händel, quien es el máximo
exponente del género durante el periodo barroco.
La fuga coral alcanza su plenitud a mediados del siglo XVIII; sin embargo, compositores del clacisismo, como Mozart
en el Kyrie de su Requiem y del Romanticismo, como Brahms en el número seis del Deutsches Requiem, seguirán
cultivando el género.
A principios del barroco, las voces del coro y algunos instrumentos son intercambiables; en esa época, se tocaba
con lo que se tenía a mano. A fines del Barroco, en cambio, los compositores especifican precisamente qué partes
son para cada instrumento, y qué partes son para el coro.
Cabe citar al alemán Heinrich Schütz, quien ha escrito obras corales con una técnica sumamente interesante: las
obras están construidas como una sucesión de acordes, y al checo Jan Dismas Zelenka, quien logra una excelente
síntesis de la luminosidad de la escuela veneciana con el rigor de la escuela alemana.