You are on page 1of 10

~o

Colección Ílor de arena

~
PSICODRAMA -
- -

a kJ 6W y nidia
y Los perf eetos

38
3A26
)

2 Ej.1
3CE
ENRIQUE MACÍN

Universidad Autónoma de Chihuahua

Ing. José Luis Franco Rodríguez


Rector

Lic. Luis Alfonso Rivera Soto


Secretario General

Ing. Manuel Reyes Cortés


Director de Extensión y Difusión Cultural

M.C. Alma Patricia Hemández Rodríguez


Psicodrama a las
Directora Académica seis y media
Ph. D. Guillermo VillalobosVillalobos
Director de Investigación y Posgrado
JI
Ing. Arturo Leal Bejarano
Director de Planeación Los perfectos
C.P. Mario Alfonso Sáenz Chaparro
Director Administrativo

Colección Flor de Arena


Universidad Autónoma de Chihuahua
Chihuahua, México, 2002
A Patricia
Edición: A mis amigos Heriberto Altés
Unidad Editorial de la Dirección Medina y Rafael Soto Baylón
de Extensión y Difusión Cultural
Director: Manuel Reyes Cortés
Jefe Editorial: Heriberto Ramírez Luján
Producción: Jesús Chávez Marín
Diseño editorial: Jorge Urueta
Portada: Del Valle Imagen y Diseño
y Doctor Loo
Ilustración: fotografia de Daltium
Gastelum. Modelo, Raquel Acosta
Medina. Máscara de cerámica,
JudyCorral García,.

ISBN: 968-6331-90-5

Derechos reservados
©Enrique Macín, 2002
© Universidad Autónoma de Chihuahua, 2002

Dirección de Extensión y Difusión Cultural


Campus Universitario antiguo
Chihuahua, Chih., México. CP 31178
Teléfono: (614)414-51-37

Editado y producido en Chih ua h ua, México,


, .
BibUote1:tH
~nivtrsiáad Jlu.tónoma rk Ciuiaá J¡ui,.rtS
La tragicomedia de Macin

Los trabajos narrativos y teatrales de Enrique Macín apuntan


siempre, en feliz simbiosis, hacia el tratamiento de interrogantes
perennes en un contexto geográfico e histórico particular: el del
México contemporáneo. Esta técnica se continúa en la presente
tragicomedia, en la que se aborda la problemática de la función
de la religión en una sociedad en crisis. La respuesta irónica se
proporciona en los parlamentos, gestos y actos de dos personajes
aparentemente antitéticos: el analítico y realista Íñigo y la
intuitiva e impredecible hermana Juana Dominga. Ambos seña-
lan que la función social de la religión, así como de la política,
consiste en ofrecer ilusiones a los creyentes (o gobernados), las
cuales permiten a éstos sobrevivir con cierta esperanza, por mí-
nima que ésta sea.
No es extraño que Macín, lector asiduo y enciclopédico,
haga que las ilusiones se ritualizen precisamente a través de la
representación teatral, si se toma en cuenta que en toda religión
es especificamente la representatividad ritual la encargada de
revivir en los creyentes la hierofanía fundadora original. De he-
cho, en la tragicomedia, Macín hace una invitación humorística-
mente sutil a los mexicanos de ahora, a que nos veamos a noso-
tros mismos en la representación que del contexto actual del país
hacen los actores de la obra.
Si se acepta la invitación, se esperaría -claro está- el que
asumieramos una conciencia más clara de la problematica hu-
mana en México y del papel que en ella juegan la religión y la
política. Como Henri Bergson, Macín confía en el caracter catár-
tico de la risa.

FERNANDOGARCÍA NÚÑEZ

9'
Psicodrama a las
seis y media
ACTO PRIMERO

ESCENA 1
En un teatro se lleva a cabo un psicodrama. Los actoresplatican
PERSONAJES entre ellos, mientras el doctor Morgan le explica a la madre.
Flora, en una silla, aparece cabizbaja.
(Por orden de aparición)
MoRGAN.- (Habla con acento extranjero) Su hija necesita
de una terapia adecuada para volverla a la normali-
Margan dad.
Madre MADRE.-Después que la intentaron violar, empezó a de-
Flora cir cosas extrañas. Está enloquecida. Afirma oír vo-
ces que la atormentan. Ademas, no entiende lo que
Íñigo dicen. Según ella son confusas. En veces cree adivi-
Máscaras nar cosas. A veces, escucha unos ángeles que le pi-
den fundar una nueva religión. Nosotras somos pro-
Isauro Venegas
testantes. ¿Para qué necesitamos otra creencia?
Claudia MoRGAN.-Al tratar de ultrajarla le causaron un trauma.
Irene En una nueva religión busca la justicia que los tribu-
nales le negaron. Ya que los delincuentes fueron ab-
Judicial
sueltos.
Periodista MADRE.-Con buenos abogados todo mundo puede bur-
Rosa larse de la justicia.
MoRGAN.-Y jueces complacientes. Pero lo que nos im-
~!'lana Dominga
},..?!
porta es que Flora se alivie.
MADRE.-(Tímida) ¿Está seguro que su método curativo
es mejor que el freudiano?
MoRGAN.- Sigmund Freud era un charlatán. El psicoa-
~-
13
nálisis no cura más que algunas dolencias de la men- ESCENA 2
te. (Se oye gritar a Flora)

FLORA.-¡Grisha! ¡Grisha! No te cortaron el pajarito. Corren dos mozalbetes detrás de una joven. Cuando la alcan-
MoRGAN.-(A la madre que desea intervenir) [Déjela gritar, zan uno la toma de los brazos, mientras que el otro intenta
no la interrumpa! forzarla. La actriz grita pidiendo ayuda, pero le tapa la boca
uno de los actores. La tiran al suelo para inmovilizarla. Flora
FLORA.-El maricón asesino tuvo que huir. Se fue a Fran-
observa la acción, y antes de que entre Íñigo a escena se lanza
cia. ¡Cuánta nieve cae! [Cuánta nieve!
contra uno de los actores que está de espaldas. Lo golpea y
MADRE.-¿La escucha usted, doctor? Nieve con el calor después le pica los ojos. El actor pide auxilio.
que hace.
MoRGAN.- (En voz alta a Flora) [Cuéntame de dónde
proceden tus voces! Acroa- ¡Me está picando los ojos! ¡Quítenme a la loca!
¡Ya me agarró de mis orejas, me las va a desgraciar!
FLORA.-(Sin tomar en cuenta al doctor) Te asesinaron unos (Los otros dos actores acuden en ayuda de su compañero,
traidores. Nunca aceptaron tus advertencias. ¡Cobar- pero la fuerza de Flora es notable y no la pueden someter.
des! Íñigo no entra en ayuda de los actores, porque el doctor le
MoRGAN.-Si yo fuera de la escuela de Freud, la tendría indica detenerse).
acostada en el diván el resto de su vida. Para ellos es MoRGAN.-(A la Madre) Esto es signo de curación, aun-
un negocio magnífico. En cambio, el psicodrama del que usted no lo crea.
doctor Moreno es algo genial. Su hija sanará de eso
MADRE.-¿No será bueno intervenir ...?
estoy cierto.
MoRGAN.-¡No!, ¡no! Me echaría todo a perder. (De súbi-
MADRE.-Dios quiera.
to, Flora se calma y vuelve a su asiento. El actor se soba las
MoRGAN.-Observe a los actores. Ellos van a repetir la orejas y le comenta a su amigo)
escena del intento de violación, hasta que llega este
Acros.- Qué fuerza tienen los lunáticos, si no me ayu-
joven de nombre Íñigo y la salva. Él aguarda escondi-
dan, me las arranca y quedo como un gallo.
do hasta que yo se lo indique. Sentémonos para ob-
servar la representación. (Toman asiento en las butacas MoRGAN.- (A Íñigo) Llévatela a los vestidores, yo des-
de enfrente. Flora permanece callada con la mirada perdi- pués conversaré con ella. (Salen Íñigo y Flora)
da. El doctor exclama.)
MoRGAN.-[Empiece la acción!

14 15
ESCENA 3 do ésta llegue, Flora se librará de todos sus fantas-
mas.

Mc11u1AN.- (A la Madre) Fue un éxito. ¡Qué manera de MADRE.-Seria el momento más feliz de mi vida.
rrurcionar tan notable! MoRGAN.- Dentro de unos días haremos otro
MA111rn.- (Escéptica) La veo cada vez peor. Ahora ataca a psicodrama. Presiento cercana la curación de Flora.
sus semejantes. Ya ni llevo la cuenta de los intentos (Se aproxima un actor)
de curarla. ACTOR.-(Dirigiéndose a Margan) Ya no cuente conmigo.
MoRGAN. - No, señora. Al defender a la actriz, es una toma Esta es la última vez que represento al violador. Flo-
de conciencia. Le aseguro que con el tiempo dejará ra se enloquece cada vez más, cuando observa la es-
de oír voces y cesarán sus falsas dotes de adivina. cena. Un mal día me acuchilla o me da un golpe en la
Observe como se dejó llevar por Íñigo sin decir nada. cabeza y quedo peor que ella.
Él fue quien la salvó del ataque, y ha tomado con- MoRGAN.-No seas medroso. Flora va en franca recupe-
ciencia de ello. ración. La próxima vez actuará su propia experien-
MADRE.-¿Podrá casarse algún día? cia, para que así llegue a la catarsis.

MoRGAN.-Claro. Y tener hijos. ACTOR.-Ahora que sea mi compañero el que finja vio-
larla, mientras yo la sujeto por la espalda. Si le arran-
MADRE.-¿Y no saldrán con ninguna tara? ca las orejas le hace un favor a su rostro.
MoRGAN.-Flora es una muchacha de quince años que MoRGAN.-(Se ríe) Joven escéptico. Cuando la veas cura-
tuvo una terrible experiencia. Sin embargo, al princi- da te sentirás orgulloso tanto de tu profesión de ac-
pio del tratamiento casi no hablaba y era indócil. Len- tor, como de esta experiencia terapéutica. Aristóteles
tamente está volviendo a la realidad. descubrió la catarsis que causaba la tragedia para el
MADRE.-¿Cuándo se curará por completo? público. Moreno, genialmente la uso para el actor-
paciente. Flora, al actuar su propio rol hallará la
MoRGAN.-Lamente es un laberinto. No puedo darle una
sanación.
fecha precisa. Pero el momento de la catarsis se aproxi-
ma. MADRE.-Yo no entiendo nada.
MADRE.-¿Laqué ...? MoRGAN.-Tenga confianza, señora. Lentamente dismi-
nuirán las voces angelicales. Y la idea de fundar una
MoRGAN.-Lacatarsis que acompaña a la curación. Cuan-
religión, se cambiará en la de crear un negocio, que

16 17
padre, como si temiese que despertara. (Mirando a Índice
todos con los ojos vidriosos por el llanto) ¡Fue él! Le ha-
bía dado la consolación y temía que mi hija sanara.
Tío.- (Su rostro deberá denotar la tremenda impresión que le
han causado las palabras de Antonio) Pudo ser otra la La tragicomedia de Macín............... 9
causa de su muerte.
Psicodrama a las seis y media
ANTONIO.- (Mueve la cabeza negativamente) No. En la tarde Acto primero 13
de ayer me senté junto a ella y me trató como antes. Acto segundo 54
(Pausa) Comprendió mi dolor y mi tristeza y me miró
con amor.
MANFREDO.- ¿Pero vos no oísteis nada? ¿Algún ruido? Macín: Teatro de ideas, teatro
¿Alguna queja? de la Historia 1O1
ANTONIO.-Estaba tan cansado. Mas no dudo: ¡fueron
Los perfectos
ellos! (Después de decir esto último se recarga ligeramente
Actoprimero 103
sobre el tío).
Acto segundo 11O
Tío.- (Lo trata de consolar) Antonio, cálmate. Acto tercero 124
MANFREDO.- (Que habla para sí) No sé, algo está en contra Acto cuarto:
mía. (Pausa) Sus ojos... sus ojos, nunca más los veré. Cuadroprimero 136
(Pausa) Sola está ahora, como solo estoy yo. (Con des- Cuadro segundo 144
esperación) Pues la maldad destruyó todo, nada que-
da, tan sólo el recuerdo que me atormenta.

(El telón cae con rapidez).

FIN

152
Los trabajos narrativos y teatrales de Enrique Macín
apuntan siempre, en feliz simbiosis, hacia el tratamiento de
interrogantes perennes en un contexto geográfico e
histórico particular: el del México contemporáneo. Esta
técnica se continúa en Psicodrama a las seis y media, en la
que aborda la problemática de la función de la religión en
una sociedad en crisis. La respuesta irónica se proporciona
en los parlamentos, gestos y actos de dos personajes
aparentemente antitéticos: el analítico y realista Íñigo y la
intuitiva e impredecible hermana Juana Dominga. Ambos
señalan que la función social de la religión, así como de la
política, consiste en ofrecer ilusiones a los creyentes, o
gobernados, las cuales permiten a éstos sobrevivir con
cierta esperanza, por mínima que sea.
En este volumen se publica, también por primera vez, el
drama Los perfectos, la primera pieza teatral de este autor,
estrenada en 1970.

El dramaturgo y novelista Enrique Macín nació en


Chihuahua. Sus obras publicadas son: Los nuevos
bizantinos (1982), Adán se despide (1988) y Sueños sin
epílogo (1998). Las dos primeras son de teatro; la otra es
una novela. Fue director y actualmente es profesor de la
Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma
de Chihuahua.