You are on page 1of 19

LA LUDOPATÍA Y SU INFLUENCIA EN EL ÁMBITO

FAMILIAR PERUANO, ACTUALMENTE

¿Cuáles son las consecuencias de la ludopatía en el ámbito familiar

actualmente?

Vivian Ordenique Paz (UTP)

RESUMEN

Este trabajo se realiza con el motivo de responder a la interrogante planteada, acerca

de las consecuencias de la ludopatía en el ámbito familiar actualmente. De este modo, se ha

identificado graves problemas de ansiedad en la persona ludópata y también problemas

conductuales en los hijos. Por ello, esta investigación pretende aclarar algunas consecuencias

de la ludopatía o juegos patológicos dentro de la familia, como el escapar de la realidad y

buscar sustancias o situaciones que mejoren su humor, ayudándoles a sentir experiencias

estimulantes y escapando emocionalmente de la situación en la que se ven inmersos; también,

plantea conocer cómo esto perjudica en el núcleo de la sociedad; además de, en qué sentido

la cultura ha dado paso a que este “entretenimiento” pasase a ser una adicción colectiva.

Palabras claves: Ludopatía, juego patológico, ansiedad, familia.


ABSTRACT

This work is carried out with the purpose of answering the question posed, about the

consequences of gambling in the family today. In this way, serious problems of anxiety have

been identified in the gambler and also behavioral problems in the children. Therefore, this

research aims to clarify some consequences of gambling or pathological games within the

family, such as escaping reality and find substances or situations that improve their mood,

helping them to feel stimulating experiences and emotionally escaping from the situation in

which they are immersed; also, it raises to know how this harms in the nucleus of the society;

besides, in what sense culture has given way to this "entertainment" becoming a collective

addiction.

Keywords: Pathological gambling, anxiety, family.


I. INTRODUCCIÓN

En los últimos años el juego patológico o ludopatía se ha transformado en un problema de

relevancia social. La inclinación a la ludopatía y sus efectos encuentran y generan,

continuamente, gran preocupación entre los grupos de padres y educadores, y uno de los

aspectos más controvertidos y que mayor alarma social crea, es la posible repercusión

negativa sobre el rendimiento académico.

La aparición creciente e imprevista de las nuevas tecnologías actualmente ofrece la

facilidad de realizar actividades que anteriormente parecían difíciles, como el conocimiento

inmediato de noticias del mundo, la comunicación e interacción con otras personas a

distancias lejanas. Los video-juegos por internet son el ejemplo claro de ello, son un

fenómeno mundial que ha revolucionado y transformado la forma de utilizar el internet y que

además de ello está teniendo una influencia significativa en las personas especialmente en

los adolescentes, ya que son ellos quienes han nacido con estas nuevas tecnologías.

Otro punto de la ludopatía es el apego por el juego de azar siempre ha estado presente en

nuestra cultura, revistiendo en muchos casos precisos de verdadera patología que ha

conllevado distintos trastornos sociales. Aunque las autoridades públicas históricamente han

regulado restrictivamente los juegos de azar, en los tiempos más recientes de hecho han

comenzado una mayor ampliación y extensión de sus propuestas, propagando el juego

patológico a sectores cada vez más amplios.

Las repercusiones del aumento de la patología, en distintas edades, no sólo se hacen sentir

en el entorno personal y social de la persona afectada directamente, sino también en el

desenvolvimiento y el desarrollo en la familia.


II. CONCEPTOS

La Ludopatía etimológicamente proviene del latín LUDUS que significa Juego y del

griego Patheia, afección o padecimiento.

Rios Flórez & Escudero Corrales (2016) en su trabajo Neurobiologia del Juego patologico

menciona que la predisposición a la ludopatía es un impulso irreprimible de jugar a pesar de

ser consciente de sus consecuencias y del deseo de detenerse. Se considera como un trastorno

del control de los impulsos.

Según la Sociedad de Psiquiatría de Estados Unidos, el juego patológico es un trastorno

del control de los impulsos, tratándose de una enfermedad mental crónica y progresiva. De

acuerdo con el IV edición del Manual Estadístico-Diagnostico (DSM-IV), el juego

patológico se define actualmente de manera separada a la de un episodio maniaco. Sólo

cuando el juego se da de forma independiente de otros trastornos impulsivos, del pensamiento

o del estado de ánimo se considera como una patología aparte.

III. CAUSAS

Las causas para que un aficionado a los juegos de azar se convierta en un jugador problema

son diferentes, entre ellas las de carácter personal, social y cultural. Para Henao Restrepo &

Ramirez Moreno (2014) la facilidad para acceder a los servicios y equipos que suministren

el juego de azar puede acarrear a quien ya tiene un problema personal y social, a escapar de

él jugando. El problema radica en que es una huida de la que no se sale indultada. Los

jugadores patológicos tienden a tener una serie de problemas en distintas áreas de su vida a

causa del juego. Estas consecuencias son las siguientes:


a) Psicopatológicas: En el ámbito personal la persona presenta tristeza, ansiedad,

depresión, irritabilidad.

b) Familiares: En el entorno familiar y de pareja empieza a existir una desatención

familiar, falta de comunicación, alteraciones en la sexualidad, etc.

c) Laborales/ Académicas: En la situación laboral u académica disminuye su

rendimiento en el trabajo, desmotivación, faltas injustificadas, lo que puede

propiciar el abandono del trabajo u estudios, despidos, etc.

d) Sociales: En el entorno social hay desatención de las amistades, disminución de

las actividades de ocio, pérdida de relaciones significativas, etc.

e) consumo de sustancias: En algunos casos uso y abuso de tabaco, alcohol, cocaína

entre otras sustancias psicoactivas.

f) Legales: En las relaciones con la justicia, frecuentemente problemas a por

motivos de estafas, robos y otras actividades delictivas.

g) Económicas: En el plano económico hay deudas y problemas de dinero

relacionadas al juego.

En síntesis lo que convierte a un ciudadano común en un ludópata es la necesidad de huir

de una situación problemática. La evasión de la realidad aparece recurrentemente como

necesidad, en los relatos de los entrevistados, independientemente de la historia de los

comienzos. Se comienza a jugar por gusto, afirmará el jugador social, por facilidad de acceso

al entretenimiento y a las máquinas tragamonedas de los bares, expresarán los jóvenes, por

oportunidad de encontrarse con un bingo en el camino dirán las amas de casa.


IV. SÍNTOMAS

La necesidad de jugar hace que la persona jugadora viva la ansiedad, sienta ese malestar

que, a veces, ahoga. La conducta de juego se convierte en una obsesión, a la que hay que dar

respuesta “más pronto que tarde”. La vida de esa persona gira en torno al juego y

constantemente el/la ludópata piensa en jugar y en cómo conseguirlo. “No puedo parar de

jugar”. “No dejo de pensar en el juego”. La Diputación Foral de Álava (2013) en su revista

Kanpo mencionan que:

El ocultamiento de su comportamiento de juego y del problema va a llevar a la

mentira, la cual le va a permitir mantener oculto el problema que, en algunos casos,

puede alargarse muchos años. Toda la tensión acumulada por esta situación y su no

exteriorización van a acarrear en el futuro la presencia de síntomas de ansiedad como

el nerviosismo, tensión, estar muy acelerado, etc. (Pp.4-5)

Cuando pienso en cómo los trastornos de ansiedad repercuten en las personas con

problemas de juego, me viene a la cabeza Xabier, el cual para calmar la ansiedad que tenía

por jugar era capaz de beberse una botella de whisky de un trago. En mi opinión los trastornos

de ansiedad pueden presentarse antes del desarrollo de la ludopatía en algunos casos y en

otros, vienen dados por el trastorno de la ludopatía como tal.

A diferencia de la mayoría de los apostadores ocasionales que se detienen cuando

pierden o que establecen un límite para perder, las personas con ludopatía no pueden evitar

seguir jugando para recuperar su dinero, un patrón que se vuelve cada vez más destructivo

con el tiempo. Acosta Navas & Montoya Lotero, (2013) menciona que algunas personas

con ludopatía pueden tener períodos de remisión en los que no apuestan o apuestan menos
durante un tiempo. Sin embargo, sin tratamiento, la remisión generalmente no es

permanente.

V. CONSECUENCIAS EN EL ÁMBITO FAMILIAR

Cuando el juego, sea de azar, de suerte, de habilidades o una mezcla de ambas, se convierte

en vicio y conlleva dinero, se denomina ludopatía, que es una enfermedad de naturaleza

progresiva y contaminante, incluso si los resultados del juego de ganar o perder, no dependen

de la habilidad o destreza del jugador. Pasa de ser un ejercicio o juego recreativo sometido a

reglas, a convertirse en una adicción patológica, muy difícil de suprimir. Carmona Alba

(2015) en su trabajo Como afecta el juego en el entorno familiar, menciona que en época de

crisis económica y social, es cuando más abundan los jugadores desesperados o ludópatas,

que son convencidos que jugando, incluso solamente un poco de dinero, se van a hacer ricos

inmediatamente y sin ningún esfuerzo, y que los beneficios obtenidos son para mejorar las

escuelas, la asistencia social, etc. Esas propagandas engañosas, son para que los jugadores

sean vean mentalmente liberados, de un posible remordimientos de conciencia.

En la familia que entra el vicio del juego, comienza López Jiménez (2005) mencionando

una carrera sin fin, hasta que le llega la ruina económica y la degeneración moral y social. El

juego con dinero no tiene final, el que juega siempre pierde, a la larga o a la corta. Es un vicio

que atrapa, como si fuera el vicio de las drogas. Hace falta tener una enorme fuerza de

voluntad, para salirse de la ludopatía. Todos los ludópatas creen que ellos van a dominar a la

ruleta, a los naipes, a los dados, etc

La adicción al juego y las consecuencias que se derivan de la misma provocan un aumento

importante de la sintomatología asociada al jugador. Desde una perspectiva psicopatológica


destaca la presencia de trastornos del estado de ánimo (depresión e hipomanía,

fundamentalmente), de niveles elevados de ansiedad y otras conductas adictivas

principalmente, abuso o dependencia alcohólica.

Consecuencias en la Pareja

Las familias de los ludópatas sufren directamente las consecuencias de su problema, no

solo son económicas, sino que en muchos casos produce la ruina afectiva y personal. La crisis

permanente, el estrés de la incertidumbre, la frustración, la ira, la decepción, las discusiones

y la falta de entendimiento y comunicación, se hacen presentes al descubrirse que uno de los

miembros de la familia es ludópata.

Wexler (1981) describe tres etapas por las que pasa la mujer del jugador: negación, estrés y

agotamiento.

 En la primera etapa, fase de negación, la mujer se niega a reconocer el problema,

creyendo que no hay ningún peligro y que es la continuación de lo que ha sido

siempre. La ignorancia del problema puede mantenerse durante años siempre que

éste tenga escasos niveles de interferencia.

 En una etapa posterior, fase de estrés, acaba por darse cuenta de la gravedad del

problema; pero sigue aceptando las justificaciones del jugador, sintiéndose incluso

culpable por los actos efectuados por su esposo.

 Por último, en la tercera fase, fase de agotamiento, la pareja se vuelve exasperada,

sufre de insomnio, pérdida de apetito y consumo excesivo de medicamentos. En este

momento empieza a tener miedo de su cónyuge y de lo que pueda ocurrir. Esta

situación puede llevar a la mujer a refugiarse en un consumo excesivo de tabaco y/o

alcohol.
Estas tres fases constituyen una descripción clásica de la evolución que presenta la mujer

del jugador y han sido asumidas por distintos autores.

Consecuencias en la Familia

Estas consecuencias son tan importantes que, en algunos casos, la familia principalmente,

la pareja puede encontrarse incluso más afectada psicológica y físicamente que el propio

jugador (Heineman, 1994). Ello se relaciona directamente con un hecho habitual en el ámbito

clínico. Para muchos jugadores, la salida a la luz del problema supone una sensación de cierta

liberación, tras años de mentiras constantes sobre el juego, de ocultación a la familia de las

deudas y de los distintos problemas asociados.

Las repercusiones derivadas de tener un jugador en la familia varían según el tipo de

relación establecida con el mismo. En este sentido, el mayor impacto lo sufre la familia

más cercana: la pareja y los hijos del jugador (Custer y Milt, 1985).

En ese momento, la familia se encuentra repentinamente con un problema que, en muchos

casos, no conocía o atribuía a otras causas: problemas en el trabajo, consumo de alcohol,

deudas importantes, etc. De hecho es habitual que en las primeras consultas la familia

muestre un mayor grado de preocupación y de nerviosismo por el problema que el presentado

por el propio jugador, más preocupado, en ese momento terapéutico inicial, por relativizar o

minimizar el alcance de su adicción al juego.

En cualquier caso, las repercusiones familiares no son ajenas a las diferentes áreas

alteradas que presentan los ludópatas (Gaudía, 1987):


a) Económica, con un descenso importante del poder adquisitivo y con numerosas

deudas a las que hacer frente

b) Social, con frecuentes sentimientos de vergüenza y de exclusión social por el

problema de juego y por las deudas contraídas con personas conocidas

c) Médica, con una fuente de estrés crónico que puede desencadenar distintos

problemas de salud

d) Legal, con la posibilidad de encarcelamiento por desfalcos o robos, así como la

existencia de juicios pendientes.

Consecuencias en Hijos

Las repercusiones de la ludopatía en los hijos de los jugadores han recibido aún menos

atención por parte de la comunidad científica que la descrita en el apartado anterior sobre la

pareja. Además, los escasos datos existentes se centran, fundamentalmente, en los hijos de

padres jugadores, sin que se conozca qué ocurre cuando es la madre la que está implicada en

un problema de juego.

Jacobs, Marston, & Widaman (1989) menciona que es evidente que los hijos de los

jugadores se ven afectados directamente por el problema de sus padres. Cuando se

comparan los hijos de los ludópatas con hijos de no jugadores, similares en edad, sexo

y lugar de residencia, los primeros tienen un mayor riesgo de tener un hogar roto, de

mostrar una alta incidencia en psicopatología infantil y de presentar una mayor

implicación en conductas perjudiciales para la salud, tales como mayores niveles de

consumo de alcohol, tabaco y drogas. (p.261)


A estos aspectos se les pueden añadir las dificultades económicas, el constituir

habitualmente el blanco de las frustraciones de los padres y, en algunos casos, el abuso

psicológico y físico. Muchos de estos niños desarrollan trastornos psicosomáticos tales como

alergias, asma, problemas digestivos crónicos o dolores de cabeza.

Ayudar a un familiar

La persona jugadora patológica tiene tendencia a negar su enfermedad. Y, por otra parte,

familiares y amistades no suelen darse cuenta del problema hasta que la enfermedad está muy

avanzada.

No es fácil detectar una ludopatía, ya que su sintomatología podría responder a diferentes

problemas. Reyes Fernández (2014) en su trabajo de Los juegos de suerte y azar, menciona

que es frecuente que esa persona aumente el consumo de alcohol y tabaco, que esté más

irritable, que tenga problemas de sueño, nerviosismo, dolores de cabeza, que esté socialmente

más aislada, que abandone actividades que le resultaban agradables, que tenga alteraciones

gástricas, mareos… síntomas que, por otra parte, podrían corresponder también a otro tipo

de problemas. No en vano se denomina a la ludopatía la enfermedad escondida.

De todos modos, antes o después, esa persona va a necesitar que alguien le ayude con

dinero para hacer frente a sus deudas. Es en esos momentos cuando se descubre, en muchas

ocasiones de forma totalmente inesperada, el problema de juego. Un error frecuente que

comete la familia, en su afán de ayudar a un ser querido, es pagar las deudas que éste ha

contraído con el fin de sacarle del apuro. Esto resulta perjudicial ya que, aunque prometa que

no volverá a jugar, le es imposible mantener la promesa puesto que no controla su adicción

al juego.
Colaborar con la persona que juega encubriendo su problema sólo agrava la situación, ya

que se verá cada vez más aislada para poder pedir ayuda. Su verdadero problema no es el

económico sino la falta de control en el juego. La persona ludópata es responsable de las

consecuencias del juego y tiene que hacerse responsable también de su recuperación. Una

ayuda que los familiares sí pueden prestar es presionar a la persona que juega para que acuda

a tratamiento. Uno de los primeros pasos es hablar, de forma muy seria pero no castigadora,

del sufrimiento que el juego está provocando en ella y en sus seres queridos. Es

imprescindible apoyar a la persona, pero condicionando ese apoyo a su intento de abandonar

el juego.
VI. DISCUSION Y CONCLUSIÓN

Como discusión podemos mencionar que los estudios referidos a la terapia del juego

patológico prueban que este cuadro clínico responde bien a los tratamientos ofertados. Desde

una perspectiva general, se han obtenido unas tasas de éxito superiores al 50% de los casos

tratados. Además, esta tasa de éxito puede aumentar incluso hasta el 80% cuando se aplican

técnicas conductuales -control de estímulos y exposición en vivo con prevención de

respuesta, principalmente- seguidas de una intervención cognitivo-conductual en prevención

de recaídas.

Las terapias psicológicas deben ser adaptadas a las necesidades específicas de cada paciente

en función del tipo de juego, del sexo, de la presencia de trastornos comórbidos, etcétera. Los

jugadores patológicos no constituyen un grupo homogéneo y no pueden ser tratados, por

tanto, de una forma única. Todavía se ha avanzado poco en esta dirección.

Asi que podemos concluir que al igual que otras adicciones, el juego patológico tiene

repercusión en esferas relacionales más allá del paciente, es decir, en la familia, los amigos

y el ambiente laboral.

Es posible que el juego patológico represente un mecanismo mediante el cual la familia

mantiene la homeostasis disfuncional tóxica del sistema, y de este modo, oculta la causa real

de esta patología, como por ejemplo, disfunciones familiares ya sean: problemas de roles,

jerarquías o alguna otra variante dentro de la funcionalidad familiar que aliente a un miembro

vulnerable a generar otras dependencias o adicciones.


¿Qué características dinámicas son concurrentes en las familias que presentan este tipo de

conductas? Por lo general, las familias atrapadas en conductas adictivas muestran ciclos de

interacción y retroalimentación que mantienen al ludópata siempre en dicha conducta. No es

difícil darse cuenta que las personas ludópatas organizan su vida familiar en torno a este

problema, incluso, los familiares alientan consciente o inconscientemente su ludopatía,

cubriendo tareas que el ludópata deja de efectuar o delegando tareas a otros familiares.

Además, se ha identificado una relación entre el alcoholismo y los juegos de apuesta, el

autismo o la nula interacción social y los videojuegos. En la familia, dependiendo del tipo de

relación, puede haber mayor impacto en la pareja y los hijos que en el mismo jugador.
BIBLIOGRAFÍA

1. Acosta Navas, N., & Montoya Lotero, J. A. (2013). Dinámicas familiares asociadas

a la presencia del trastorno de la ludopatía en el padre de familia en cinco familias

de tipo nuclear. Medellin: Universidad de Antioquia.

2. Carmona Alba, Á. (2015). COMO AFECTA EL JUEGO EN EL ENTORNO

FAMILIAR. Santiago de Chile: Ajuter.

3. Custer, R., & Milt, H. (1985). Compulsive gambling and the family. New York:

Facts on File.

4. Diputación Foral de Álava. (2013). Ludopatía y Salud Mental: Trastornos de

Ansiedad N 22. Álava: Asociación Alavesa de Jugadores en Rehabilitación.

5. Gaudia, R. (1987). Efectos del juego compulsivo en la familia. Social Work, 254-

256.

6. Heinemann, M. (1994). Juego compulsivo: intervención familiar estructurada.

Revista de estudios de juego N 10, 67-76.

7. Henao Restrepo, A. M., & Ramirez Moreno, X. (2014). LUDOPATÍA, UNA

PROBLEMÁTICA VISTA DESDE LO PERSONAL, FAMILIAR Y SOCIAL.

Antioquia: Universidad de Antioquia.

8. Jacobs, M., Marston, A., & Widaman, K. (1989). Children of problem gamblers.

Journal of Gambling Behavior, 261-268.

9. López Jiménez, Á. (2005). LOS JUEGOS DE AZAR. JUEGO SOCIAL Y

LUDOPATÍA. Aragón: Univerisdad de Zaragoza.


10. Reyes Fernández, L. (2014). Los juegos de suerte y azar: una huella indeleble

desde el sentir de un grupo de familias de Medellín frente a la adección de la madre

pilar del hogar. Medellin: Universidad de Antioquia.

11. Rios Flórez, J., & Escudero Corrales, C. (2016). Neurobiología del Juego

patológico: Manifestaciones clínicas e implicaciones neuropsicológicas. Katharsis

N 22, 305-337.

12. Wexler, S. (1981). Un gráfico sobre los efectos del juego compulsivo en la esposa.

Atlantic City: Sexta Conferencia Nacional sobre Juegos de Azar y Asumir Riesgos.
TEXTO 1

Parafraseo

Autor Jorge Alexander Ríos-Flórez, Carolina Escudero-Corrales Año 2016

Titulo Neurobiología del Juego patológico: Manifestaciones clínicas e Volumen 2

implicaciones neuropsicológicas

Revista/ Katharsis Numero 22

Url http://revistas.iue.edu.co/index.php/katharsis/article/view/823/1142 Pagina 305-337

TEXTO 2

Parafraseo

Autor Ana María Henao Restrepo y Xiomara Ramírez Moreno Año 2014

Titulo Ludopatía, una problemática vista desde lo personal, familiar y social Volumen 1

Editorial Universidad de Antioquia Numero 1

Url http://200.24.17.74:8080/jspui/bitstream/fcsh/162/1/HenaoAna_ludopatia Pagina 12-13

problematicavistapersonalfamiliarsocial.pdf

TEXTO 3

Cita mas de 40 palabras

Autor Diputación Foral de Álava Año 2013

Titulo Ludopatía y Salud Mental: Trastornos de Ansiedad Volumen 6

Revista/ Kanpo Numero 22

Editorial Asociación Alavesa de Jugadores en Rehabilitación

Url http://www.onlinezurekin.net/archivos/revista/revista22_cas.pdf Pagina 1-10


TEXTO 4

Parafraseo

Autor Acosta Navas, N., & Montoya Lotero, J. A Año 2007

Titulo Dinámicas familiares asociadas a la presencia del trastorno de la Volumen 1

ludopatía en el padre de familia en cinco familias de tipo nuclear

Editorial Universidad de Antioquia Numero 1

Url http://bibliotecadigital.udea.edu.co Pagina 12-30

TEXTO 5
Parafraseo

Autor Àngela Carmona Alba Año 2015

Titulo Como afecta el juego en el entorno familiar Volumen 1

Editorial AJUTER Numero 1

Url http://ajuter.org/wp-content/uploads/2015/01/COMO-AFECTA-EL- Pagina 2-4

JUEGO-EN-LAS-RELACIONES-FAMILIARES-1.pdf

TEXTO 6

Parafraseo

Autor Ángela López Jiménez Año 2013

Titulo Los juegos de azar. Juego social y ludopatía Volumen 1

Editorial Universidad de Zaragoza Numero 1

Url https://es.scribd.com/document/16º2619187/Los-juegos-de-azar-Juego- Pagina 5-9

social-y-ludopatia
TEXTO 7

Citado mas de 40 palabras

Autor David Wexler Año 1981

Titulo Un gráfico sobre los efectos del juego compulsivo en la esposa Volumen 1

Conferencia Sexta Conferencia Nacional sobre Juegos de Azar y Asumir Riesgos Numero 1

Url http://ajuter.org/wp-content/uploads/2015/01/COMO-AFECTA-EL- Pagina -

JUEGO-EN-LAS-RELACIONES-FAMILIARES-1.pdf

TEXTO 8

Parafraseo

Autor Matthias Heinemann Año 1994

Titulo Manual de Intervención Juego compulsivo: intervención familiar Volumen 1

estructurada

Revista Revista de estudios de juego Numero 10

Url http://www.drogasextremadura.com/archivos/manual.pdf Pagina 67-76

TEXTO 9
Citado mas de 40 palabras

Autor Robert Custer y Harry Milt Año 1985

Titulo Compulsive gambling and the family Volumen 1

Editorial Facts on File Numero 10

Url https://www.cambridge.org/ Pagina 200