You are on page 1of 12

EL MATRIMONIO PURITANO

Dr. Joel R. Beeke

Antes de cualquier otra vocación, el hombre fue llamado a ser un marido…


Primeramente, el hombre ha de escoger su amor; después, él ha de amar a su
escogida… el marido y la mujer son compañeros como dos remos en un
barco.1
HENRY SMITH

No puede haber mejor ejemplo del calvinismo en acción que la vida de los puritanos en
el hogar. Las opiniones de ellos sobre el matrimonio y la vida familiar eran bíblicas,
positivas y exuberantes. Sus escritos2 revelan esa perspectiva, y muchos eruditos lo han
confirmado en el recurrir de los años.3 Por tanto, para obtener mejor entendimiento de

1
Citado en John Blanchard, The Complete Gathered Gold (Drlington, England: Evangelical Press, 2006), p.
405.
2
Richard Adams, “What are the Duties of Parents and Children; and how are they to be Managed
According to Scripture?”, en Puritan Sermons 1659-1689. Vol. 2 (Wheaton, Ill: Richard Owen Roberts,
1981), p. 303-358; Isaac Ambrose, Works of Isaac Ambrose (London: Thomas Tegg and Son, 1872); Richard
Baxter, “The Poor Man’s Family Book”, en The Practical Works of Richard Baxter, vol. 4 (Morgan, Pa.: Soli
Deo Gloria, 1996), p. 168-289; Paul Bayne, An Entire Commentary upon de Whole Epistle of St. Paul to the
Ephesians (Edinburgh: James Nichol, 18866), p. 491-563; Robert Bolton, General Directions for a
Confprtable Walking with God (Morgan, Pa.: Soli Deo Gloria, 1995, p. 262- 281; Thomas Boston, “Duties
of Husband and Wife; Sermon XXIII”, en Samuel M’Millan (ed.), The Works of Thomas Boston, vol. 4
(Wheaton, Ill: Richard Owen Roberts, 1980), p. 209-218; John Bunyan, “Family Duty”, en Fre Grace
Broadcaster, 170 (1999), p. 15-28; John Cotton, A Meet Help: Or, a Wedding Sermon (Boston: B. Green &
J. Allen, 1699); John Dod y Robert Cleaver, A Godly Form of Household Government (London: Thomas
Man, 1598); Thomas Doolittle, “How May the Duty of Daily Family Prayer be Best Managed for the
Spiritual Benefit of Every One in the Family?”, en Puritan Sermons, 1659-1689, vol. 2, p. 194-272; Thomas
Gataker, “A Good Wife God’s Gift,” “A Wife in Deed” y “Marriage Duties”, en Certain Sermons (London:
John Haviland, 1637); Thomas Gataker, A Marriage Prayer (London: John Haviland, 1624), 134-208;
William Gouge, Of Domestical Duties (Pensacola: Puritan Reprints, 2006); Matthew Griffith, Bethel: or, a
Form for Families (London: Richard Badger, 1633); George Hamond, The Case for Family Worship
(Orlando: Soli Deo Gloria, 2005); Matthew Henry, “A Church in the House”, en Complete Works of
Matthew Henry, vol. 1 (Grand Rapids: Baker, 1978), p. 248-267; William Perkins, “Christian Oeconomy”,
en Ian Breward (ed.), The Work of William Perkins (Appleford, England: Sutton Courtenay Press, 1970), p.
416-439; John Robinson, The Works of John Robinson, vol. 3 (Boston: Doctrinal Tract and Book Society,
1851); Daniel Rogers, Matrimonial Honour (London: Th. Harper, 1642); Henry Scudder, The Godly Man’s
Choice (London: Matthew Simmons for Henry Overton, 1644); Henry Smith, “A Preparative to Marriage”,
en The Works of Henry Smith, vol. 1 (Stoke-on-Trent, England: Tentmaker Publications, 2002), p. 5-40;
William Whately, A Bride-Bush or A Wedding Sermon (Norwood, N.J.: Walter J. Johnson, 1975); y William
Whately, A Care-Cloth or the Cumbers and Troubles of Marriage (Norwood, N.J.: Walter J. Johnson, 1975).
3
J. Philip Arthur, “The Puritan Family”, en The Answers of a Good Conscience, Westminster Conference,
1997 (London: n.p., 1998), p. 75-94; Lawrence J. Bilkes, “The Scriptural Puritan Marriage” (Monografía no
publicada para la disciplina de la teología puritana en el Puritan Reformed Theological Seminary, Grand
Rapids, Mich., 2002); E. Braund, “Daily Life Among the Puritans”, J. I. Packer (ed.), The Puritan Papers:
Volume One (Phillipsburg, N. J.: P&R, 2000), p. 155-166; Francis J. Bremer, The Puritan Experiment: New
la idea calvinista sobre la vida en el hogar, focalizare en este capítulo el punto de vista
puritano al matrimonio y, en el capítulo siguiente, en cuanto a la familia.
Los puritanos tenían una opinión admirablemente saludable al respecto del matrimonio.
He aquí la descripción de Richard Baxter sobre el matrimonio: “Es una misericordia tener
un amigo fiel que lo ama enteramente… a quien usted puede abrir su mente y comunicar
sus quehaceres… Es una misericordia tener tan cerca un amigo para ser un ayudador
a su alma y… suscitar en usted la gracia de Dios”.4 John Dod y Robert Cleaver dijeron:
“La esposa es designada para el hombre, como el monte Zoar, una ciudad de refugio
para la cual él puede huir en todos sus problemas; y no existe paz comparable a ella,
excepto la paz de conciencia”.5 John Downame dice que “Dios, aquel que instituyó el
matrimonio, dio la mujer al marido para que sea no su sierva, sino su auxiliadora,
consejera y consoladora”.6 Y John Cotton escribió: “Mujeres son personas sin las cuales
no hay vivir confortable para el hombre; sobre ellas es verdad lo que acostumbramos
decir sobre los gobiernos: los peores son mejores que ninguno”, aunque algunos las
llames de “mal necesario”, Cotton prosiguió, ellas son realmente “un bien necesario”.7

England Society From Brandford to Edwards (New York: St. Martin’s Press, n.d.), p. 176-180; Katherine A.
Brekus, “Children of Wrath, Children of Grace: Jonathan Edwards and the Puritan Culture of Child
Rearing”, en Marcia J. Bunge (ed.), The Child in the Christian Thought (Grand Rapids: Eerdmans, 2001), p.
300-328; Ezra Hoyt Byington, The Puritan in England and New England (Boston: Roberts Brothers, 1897),
p. 221-277; J. T. Cliffe, The Puritan Gendry: The Great Puritan Families of Early Stuart England (London:
Routledge & Kegan Paul, 1984), p. 63-82; W. Gary Crampton, What the Puritans Taught (Morgan, Pa.: Soli
Deo Gloria, 2003), p. 62-72; Gaius Davies, “The Puritan Teaching on Marriage anf the Family”, en The
Evangelical Quarterly, 27, N. 1 (Jan. 1955), p. 19-30; John Demos, A Little Commonwealth: Family Life in
Plymouth Colony (Oxford: Oxford University Press, 1970), p. 82-106, 181-190; Daniel Doriani, “The Godly
Household in Puritan Theology, 1560-1640” (Disertación de Ph.D., WestminsterTheological Seminary,
1985); Christopher Durston, The Family in the English Revolution (New York: Basil Blackwell, 1989); Alice
Morse Earle, Customs and Fashions in Old New England (Detroit: Omnigraphics, 1990); “Form for the
Confirmation of Marriage Before the Church”, en Joel R. Beeke (ed.), Doctrinal Standards, Liturgy, and
Church Order (Grand Rapids: Reformation Heritage Books, 1999), p. 156-158; Philip J. Greven, “Family
Structure in Andover”, en George M. Waller (ed.), Puritanism in Early America (Lexington, Mass.: D. C.
Hearth and Co., 1973); William y Malleville Haller, “The Puritan Art of Love”, en Huntington Library
Quarterly, 5 (1942), p. 235-272; Charles E. Hambrick-Stowe, “Ordering Their Private World: What the
Puritans did to grow spiritually”, en Christian History, 13, no. 1 (1994), p. 16-19; Grahan Harrison,
“Marriage and Divorce in Puritan Thinking”, en The Fire Divine, Westminster Conference, 1996 (London:
n.p., 1997), p. 27-51; Erroll Hulse, Quem Foram os Puritanos? (Sao Paulo: PES, 2004), p. 169-173; James
Turner Johnson, A Society Ordained by God: English Puritan Marriage Doctrine in the First Half of the
Seventeenth Century (Nashville: Abington, 1970); M. M. Knappen, Tudor Puritanism: A Chapter in the
History of Idealism (Chicago: University of Chicago Press, 1965), p. 451-466; Edmund Morgan, The Puritan
Family: Religion and Domestic Relations in Seventeenth-Century New England (New York: Harper & Row,
1966); Steven Ozment, When Fathers Rules: Family Life in Reformation Europe (Cambridge, Mass.: Harvard
University Press, 1983); J. I. Packer, Entre os Gigantes de Deus: Uma Visao Puritana da Vida Crista (Sao
José dos Campos, Fiel, 1996), p. 278-279, 378-385; Neil Pronk, “Puritan Christianity: The Puritans at
Home”, en The Messenger (Sept. 1997), p. 3-6; Helen Ratner, “The Puritan Family”, en Child&Family, 9,
no. 1 (1970), p. 54.60; Darrett B. Rutman, Winthrop’s Boston: A Portrait of a Puritan Town, 1630-1649
(New York: W. W. Norton Co., 1972); Leland Ryken, Santos no Mundo: Os Puritanos como Realmente Eram
(Sao José dos Campos: Fiel, 1992), p. 53-68, 87-101; Levin Ludwig Schucking, The Puritan Family: A Social
Study from the Literary Sources (New York: Schocken Books, 1970); Lawrence Stone, The Family, Sex and
Marriage in England 1500-1800 (New York: Harper & Row, 1977); y Margo Todd, “Humanists, Puritans
and the Spiritualized Household”, en Chruch History, 49, no. 1 (1980), p. 18-34.
4
Citado en Leland Ryken, Santos no Mundo, p. 57.
5
John Dod and Robert Cleaver, A Godly Form of Household Government, p. 125.
6
John Downame, The Plea of the Poor (London: Edward Griffin, 1616), p. 119.
7
John Cotton, A Meet Help, p. 14.
Los puritanos desenvolvieron a partir de la enseñanza reformada su actitud positiva para
con el matrimonio. En sermones y tratados extensos, ellos mostraban los propósitos, los
procedimientos, los principios y las prácticas bíblicas que envuelven todos los aspectos
del matrimonio.

PROPOSITOS DEL MATRIMONIO

Los puritanos concordaron con los reformadores en el hecho de que las Escrituras
sancionan tres propósitos para el matrimonio. Y todos ellos tienen como objetivo el bien
sublime de la gloria de Dios y la promoción del reino de Dios en la tierra. De acuerdo
con el Libro de Oración Común, los propósitos del matrimonio son: (1) la procreación de
hijos; (2) restricción y remedio para el pecado; (3) sociedad, ayuda y conforto mutuos.
Algunas de las primeras obras puritanas sobre el matrimonio mantenían esa orden, más
los puritanos movieron gradualmente el tercer propósito para el primer lugar, conforme
compilado en los años 1640 por los teólogos de Westminster en la Confesión de Fe
(24.2): “El matrimonio fue ordenado [1] para ayuda mutua entre marido y mujer [Gn.
2.18]; [2] para el aumento de la humanidad con una prole legitima y de la iglesia con una
descendencia santa [Ml. 2.15]; y [3] para la prevención de la impureza [1 Co. 7.2, 9]”.8
Posteriormente, los puritanos focalizaron más en el mandato del matrimonio, presentado
en Génesis 2.18 (“No es bueno que el hombre este solo, le haré una auxiliadora que le
sea idónea”) que en la orden de fructificar y multiplicar, expresa en Génesis 1.28.
El principal propósito del matrimonio es proveer compañerismo y ayuda mutua. Henry
Smith dice que ese es el camino de Dios “para evitar la inconveniencia de la soledad
significada en las palabras ‘No es bueno que el hombre este sólo’, como si él estuviese
diciendo: esta vida sería miserable, aburrida y desagradable para el hombre, si el Señor
no le hubiese dado una mujer para acompañarlo en sus problemas”.9 William Gouge,
cuya obra Of Domestical Duties [Sobre los deberes domésticos] se tornó un clásico entre
los puritanos, bien como un presente de matrimonio común, focalizaba más la ayuda
conyugal mutua que fluye del compañerismo. Eso incluye la tarea de generar y criar
hijos y el gobierno de la familia, tanto en tiempos de prosperidad como de adversidad,
en la salud y en la enfermedad.10 Por medio de ese compañerismo, dice William Perkins,
“los conyugues pueden cumplir los deberes de su vocación, de manera mejor y más
agradable (Pr. 31.11-13)”.11 Todo eso se refiere “al beneficio de la vida natural y
espiritual del hombre”, escribió John Robinson.12
El segundo propósito del matrimonio es la procreación y la edificación de la iglesia por
medio de la creación de hijos. Los puritanos creían que tener hijos no es apenas una

8
Westminster Confession of Faith (Glasgow: Free Prebyterian Publications, 1994), p. 103. La liturgia
reformada holandesa del final del siglo XVI ya había adoptado esa misma orden, aunque más
descriptivamente: “La primera razón es que cada uno asista al otro en todas las cosas que dicen respecto
a esta vida y a la vida mejor. En segundo, que ellos críen los hijos que el Señor les dará en el verdadero
conocimiento y temor de Dios, para su gloria y para la salvación de ellos. En tercero, que cada uno de ellos
evite toda impureza y pasiones malas y puedan vivir con una conciencia pura y tranquila”. (Doctrinal
Standards, Liturgy, and Church Order, p. 156). Cf. Leland Ryken, Santos no Mundo, p. 62.
9
Henry Smith, “A Preparative to Marriage”, en The Works of Henry Smith, vol. 1, p. 5.
10
William Gouge, “Of Domestical Duties”, p. 152.
11
William Perkins, “Christian Oeconomy”, en The Works of William Perkins, p. 420.
12
Citado de Works of John Robinson, en Charles H. y Katerine George, The Protestant Mind of the English
Reformation, 1570-1640 (Princeton: Princeton University Press, 1961), p. 268.
cuestión particular a ser decidida entre marido y mujer. Antes, en la perspectiva de ellos,
los hijos son un don de Dios por medio del cual los creyentes deben servir a la familia,
a la iglesia y al estado. Gouge comenta que los cristianos deberían tener hijos, para que
“el mundo fuese aumentado; y no simplemente aumentado, más tuviese prole legítima
y familias distintas, que son los seminarios de las ciudades y de las comunidades; y para
que en el mundo la iglesia sea preservada y propagada por medio de una descendencia
santa (Ml. 2.15)”.13
El tercer propósito del matrimonio, como dice Gouge, es que hombres y mujeres
“posean sus vasos en santidad y honra” y eviten la fornicación (1 Co. 7.2, 9). Gouge
prosiguió: “El matrimonio es como un abrigo para aquellos que están en peligro de su
salvación por la fuerza de las tentaciones a la lascivia”.14 El matrimonio es la mejor y la
más santificada solución para la tentación de la fornicación.
En su énfasis sobre los propósitos físicos del matrimonio, los puritanos no minimizaron
su importancia espiritual. Resaltaron que el amor conyugal debe permanecer
subordinado al amor de Dios. John Winthrop, en su carta escrita a su esposa luego
después del matrimonio, la llama de “el mayor de todos las comodidades en la
esperanza de la salvación”.15 Cotton advirtió contra “el error de no desear un propósito
tan sublime” como el matrimonio y encorajo a las personas a buscar su conyugue “no
para satisfacer sus propios objetivos, más para tornarse más bien preparados en el
servicio de Dios y traerlas para más cerca de Él”.16

PROCEDIMIENTOS PARA CASARSE

El procedimiento puritano para contraer matrimonio consistía de seis pasos. Primero,


había el periodo de conocer, gustar y amar uno al otro. Eso podía ser iniciado por la
propia pareja, por los padres o por los amigos. Con todo, jóvenes prudentes buscarían
consejos tanto de los padres como de los amigos al respecto de posibles compañeros
conyugales. En cualquier caso, el amor era fundamental en la perspectiva puritana, pues
estimula la unión. Como Gouge dice: “El amor mutuo y la buena afección uno por el otro
son como un pegamento”. Ese pegamento sostendrá una pareja durante la vida
conyugal, pues “el amor no será fácilmente enflaquecido por cualquiera de las
provocaciones”.17
Segundo, había un contrato de cónyuges, que era un compromiso de casarse. Ese
contrato era más obligatorio que nuestra forma moderna de compromiso. Gouge lo
describe en estos términos: “Esto, siendo hecho correctamente, es un contrato, que es
el comienzo de un matrimonio”. Asegurando las manos uno del otro delante de testigos,
cada parte votaba: “Yo prometo fielmente casarme contigo en el tiempo apropiado y
conveniente”.18 El apoyo bíblico para ese contrato incluía el ejemplo de las hijas de Lot,

13
William Gouge, “Of Domestical Duties”, p. 152.
14
Ibid.
15
Robert C. Winthrop (ed.), Life and Letters of John Winthrop, vol. 1, 2da ed. (Boston: Little, Brown &
Co., 1869), p. 159.
16
John Cotton, A Meet Help, p. 12.
17
William Gouge, Of Domestical Duties, p. 143.
18
Ibid., p. 144.
que eran vírgenes y estaban contratadas (comprometidas) para casarse (Gn. 19.8, 14),
y María, que es descrita como “una virgen desposada” (Lc. 1.27).19
El contrato era anunciado formalmente a la iglesia en tres domingos sucesivos. Esos
anuncios tenían una oportunidad para que, si algún miembro de la iglesia tuviese
objeciones legítimas contra el matrimonio, las comunicase por medio de los canales
apropiados de la iglesia. Si no hubiese objeciones, se admitía que la iglesia diera una
“aprobación silenciosa” al matrimonio.
Cuarto, el matrimonio era solemnizado públicamente en una ceremonia religiosa, que
consistía de la ministración por un pastor de los votos conyugales y de un sermón corto,
seguido por una celebración civil. Gouge describió la celebración civil como “todas
aquellas costumbres legales que son usados para expresar la solemnidad exterior [del
matrimonio], con una reunión de amigos, que acompañaban al novio y la novia viniendo
y saliendo de la iglesia, vistiendo las mejores ropas, sentados, con otros símbolos de
alegría; para lo que tenemos garantía expresa de la Palabra de Dios”.20
Quinto, después del culto, había la fiesta en la casa del novio, donde “preguntas
divertidas y charadas (adivinanzas) dudosas pueden ser propuestas”.21 Las preguntas
y charadas que divertían eran saludables e intelectualmente estimulantes; nada
obsceno era tolerado, en contraste con los comentarios y actitudes sugestivos que
ocurren en muchos matrimonios modernos.
Sexto y último, el matrimonio era consumado por la relación sexual.22

PRINCIPIOS PARA EL MATRIMONIO

Los puritanos fundamentaban el matrimonio en dos grandes principios bíblicos: el


principio de la relación entre Cristo y la iglesia y el principio del pacto. Esos principios
son, tal vez, los factores primarios que están por detrás de la regularidad, estabilidad y
felicidad de los matrimonios puritanos.

• El principio de la relación entre Cristo y la iglesia. El libro de Gouge, Of


Domestical Duties, está basado en Efesios 5.21-6.9, que describe los
deberes de los maridos, mujeres, padres, hijos, señores y siervos. Antes
de detallar esos deberes, Gouge trae un capitulo inicial que contiene 133
páginas y explica ese pasaje bíblico frase por frase. El demuestra el
principio más importante del matrimonio – que el marido debe amar a su
mejer como Cristo ama la iglesia, en cuanto la mujer debe mostrar
respeto y sumisión al marido, como la iglesia lo hace para con Cristo.

19
Ibid., p. 147. Kenneth L. Parker y Eric J. Carlson, “A Treatise of a Contract Before Marriage”, en
‘Practical Divinity’: The Works and Life of Revd Richard Grenham (Aldershot, England: Ashgate, 1998), p.
339-348.
20
William Gouge, Of Domestical Duties, p. 148-149.
21
Ibid., p. 152.
22
Edmund Morgan, The Puritan Family, p. 30-31; J. Philip Arthur, “The Puritan Family”, p. 79.
El liderazgo del marido sobre la mujer se asemeja al liderazgo de Cristo sobre su
iglesia (Ef. 5.23). Como Cristo ama a su iglesia, el marido debe amar completamente a
su mujer absoluta (v. 25), deliberada [con propósito] (v. 26), realista (v. 27) y
sacrificialmente (v. 28-29).23 Él ha de ejercer un “amor verdadero, espontaneo, puro,
abundante, constante” por su esposa, alimentándola y cuidando de ella, como Cristo lo
hace con su pueblo (v. 29).24 Visto que el amor de Cristo por la iglesia abarca todo, un
marido no puede amar a su esposa adecuadamente, porque, siendo pecador, el siempre
queda por debajo del perfecto amor de Cristo (v. 25). Más el amor de Cristo por su novia
debe ser el patrón y el blanco (objetivo) del marido.25 Ese tipo de amor servirá como
“azúcar que adulzará los deberes de autoridad que son pertinentes al marido”, de modo
que su esposa amable se someta más fácilmente a él.26
Debido a las distorsiones modernas en cuanto a los puritanos, es vital observar que
los maridos puritanos raramente eran hombres tiranos e intransigentes. Modelando el
liderazgo del marido al liderazgo de Cristo sobre la iglesia, los puritanos entendieron
que la autoridad masculina era más un compromiso de responsabilidad que un ingreso
en un privilegio. Ser la cabeza de la esposa significaba liderar basado en el amor (1 P.
3.7).
Visto que la iglesia se somete humilde e incondicionalmente a Cristo, la sumisión de
la esposa al marido significa, de acuerdo con Isaac Ambrose, que ella debe mostrar
respeto y “prestar sujeción” a su marido en todas las cosas, excepto cuando el marido
actúa de modo contrario a Dios y a sus mandamientos (v. 22-24. Ese principio se aplica
aun cuando el marido es un “hijo de Belial” (1 S. 2.12) – esto es, posee un temperamento
difícil. Ambrose escribió: “Una esposa debe ser mansa, tierna, gentil, obediente, aunque
sea casada con un esposo perverso, impío o inescrupuloso”.27
Para los puritanos, sumisión no era tanto una cuestión de jerarquía, sino de función.
Dios atribuyo el papel y el deber de liderazgo al marido no porque él sea superior a su
mujer, más simplemente porque Dios delega su autoridad al marido y no a la mujer.
Robinson explicó el liderazgo en estos términos: “Dios creó al hombre y a la mujer
espiritualmente iguales, y, cuando ambos cayeron en el pecado, ella no se tornó más
degenerada de la bondad primitiva. Entre tanto, en el matrimonio uno de los dos debe
tener la autoridad final, ya que diferencias surgirán, y, así, uno ha de ceder y aplicarse
al otro; esto, Dios y la naturaleza atribuyen al hombre”.28
Los puritanos acreditaban que la esposa ha de manifestar sumisión voluntaria. Si un
esposo impone sumisión, la batalla ya está perdida. La sumisión ha de ser prestada por
la esposa como parte de su obediencia a Cristo. Por tanto, reconocer a su marido como
su cabeza es la honra y la libertad de la mujer.
Tanto el marido como la mujer deben focalizarse en sus deberes, decían los
puritanos. Si los maridos muestran poco amor a su esposa, no deben esperar de ellas
mucha sumisión y respeto. De modo semejante, si las mujeres muestran poco respeto
y sumisión a su marido, no deben de ellos mucho amor.29

23
Isaac Ambrose, Works of Isaac Ambrose, p. 130.
24
William Gouge, Of Domestical Duties, p. 31.
25
Ibid.
26
Ibid., p. 94.
27
Isaac Ambrose, Works of Isaac Ambrose, p. 133.
28
Leland Ryken, Santos no Mundo, p. 90.
29
William Gouge, Of Domestical Duties, p. 96-97.
• El principio del pacto. Como consecuencia de ese principio de amor y
sumisión, los puritanos valoraban mucho el principio del matrimonio como
un pacto (Ml. 2.14). Edmud Morgan resumió el punto de vista de ellos:
Todo matrimonio, desde el primero, estaba basado en un pacto a la cual era
necesario el consentimiento de ambas partes… Desde que el inicio de los
tiempos, ningún hombre y ninguna mujer tuvieron permisión de establecer
los términos sobre los cuales concordarían ser marido y mujer. Dios
estableció las reglas del matrimonio cuando solemnizó el primero; y desde
aquella ocasión Él no hizo ningún cambio. Un pacto del matrimonio era una
promesa de obedecer esas reglas sin condiciones y sin reservas.30
Morgan prosiguió citando Samuel Willard: “Muchos otros pactos son delimitados por
los que los hacen, más todos los deberes de este pacto [son] designados por Dios. [Por
tanto,] cuando el marido y la mujer descuidan sus deberes, ellos no están solamente
errando uno contra el otro, más también provocando a Dios, por transgredir su ley”.31

PRÁCTICAS O DEBERES DEL MATRIMONIO

El concepto puritano sobre el matrimonio obtenía su esencia de la Biblia. Como dice


J. I. Packer, ellos recurrieron “al libro de Génesis, en cuanto a su institución; a la epístola
a los Efesios, en cuanto a su pleno significado; al libro de Levítico, en cuanto a su
higiene; al libro de Proverbios, en cuanto a su administración; a diversos libros del Nuevo
Testamento, en cuanto a su ética; y a Ester, Ruth y Cantares de Salomón, en cuanto a
ilustraciones y muestras del matrimonio ideal”.32 Ellos permitieron que las prácticas, los
deberes y la ética del matrimonio fluyesen del manual del matrimonio, las Escrituras.
Edward Payson dice que “los deberes que ellos [marido y mujer] se obligan a cumplir
[en el matrimonio] no son más de lo que Dios exige de ellos en su Palabra”.33
Los puritanos abordaban los deberes del matrimonio, generalmente con grande
extensión, en tres secciones: los deberes mutuos, los deberes del esposo, los deberes
de la esposa. Todos los deberes tenían que ser cumplidos con dedicación, amor y
alegría.34 He aquí un resumen de cada tipo de deber:

• Deberes mutuos.35 El deber fundamental en el matrimonio es el amor.


Gouge escribió: “Ha de haber una afección amorosa y mutua entre
marido y mujer, pues, de otro modo, ningún deber será bien realizado:
eso es el fundamento de todo el resto”.36 “En cuanto al amor”, dice William
Whately, que escribió dos libros sobre matrimonio, “él es la vida, la alma
del matrimonio; sin el amor el matrimonio es, en sí mismo, como una

30
Edmund Morgan, The Puritan Family, p. 30.
31
Citado en Edmund Morgan, The Puritan Family, p. 30.
32
J. I. Packer, Entre os Gigantes de Deus, p. 283-284.
33
Edward Payson, Works of Edward Payson (Harrisonburg, Va.: Sprinkle, 198), p. 285.
34
William Gouge, Of Domestical Duties, p. 85.
35
En cuanto a un excelente resumen hecho por Richard Baxter sobre los deberes mutuos del marido y
mujer, ver J.I. Packer, A Quest for Godliness, p. 263.
36
William Gouge, Of Domestical Duties, p. 163.
carcasa (esqueleto) de un hombre; sí, es una muerte viva, infeliz,
miserable”. Whately describió el amor conyugal como “el rey del corazón”,
de modo que, donde el prevalece, el matrimonio es “una combinación
placerosa de dos personas en un hogar, un premio, un corazón, una
carne”.37

El amor conyugal ha de ser espiritual, en Cristo y de acuerdo con el mandamiento de


Dios. Precisa arraigarse en la experiencia de estar espiritualmente bajo mismo yugo. Ha
de ser edificado sobre un fundamento centrado en Cristo y ser cimentado con el uso
mutuo de los medios de gracia. Maridos y mujeres deben regocijarse en adorar a Dios
juntos en la iglesia y en el hogar.38 Ellos deben, juntos, leer las Escrituras, cantar los
Salmos, observar el domingo y participar de los sacramentos.39 Deben orar juntos y uno
por el otro.40 El amor edificado sobre la apariencia física o los dones humanos reposan
en un aliciente de arena y puede fácilmente puede ser “destruido por alguna tempestad”,
dice Whately, “más el amor espiritual, que mira para Dios, reposa en su voluntad, se
somete a su mandamiento y resuelve obedecerlo, no puede cambiar porque su fuente
es inmutable”.41
El amor conyugal ha de ser superlativo, para que un marido y una mujer amen uno
al otro tan fuertemente, que ambos queden persuadidos de que el otro es “el único par
apropiado y bueno que podría ser hallado debajo del sol para ellos”, escribió Whately.42
Por causa del amor paternal, un padre piadoso no cambiaría su hijo por el hijo de otro
padre, aunque ese otro hijo tuviese más belleza y más dones. De modo semejante,
cónyuges piadosos no cambiarían uno al otro por un cónyuge más dotado y de mejor
apariencia.43 Whately concluye de modo singular: “el amor conyugal no admite igual,
más coloca al compañero en lo más íntimo de su alma; no conoce ninguno más querido,
ninguno tan amado”.44
El amor matrimonial ha de ser sexual, para que ambos cónyuges se den plenamente
uno al otro con alegría e exuberancia, en un relacionamiento saludable marcado por
fidelidad. Reformadores como Martin Lutero, Ulrico Zwinglio y Juan Calvino
establecieron ese aspecto del matrimonio al abandonar la actitud de la Iglesia Católica
medieval en el sentido de que el matrimonio es inferior al celibato, de que todo contacto
sexual entre los cónyuges era un mal necesario para propagar la raza humana y de que
un acto procreador que envolvía pasión era inherentemente pecaminoso.
Ese punto de vista negativo estaba arraigado en la iglesia antigua y basada en los
escritos de hombres notables como Tertuliano, Ambrosio y Jerónimo, todos los cuales
creían que hasta en el matrimonio la relación sexual envolvía necesariamente pecado.45
Esa actitud para con la intimidad conyugal, que predomino en la iglesia por más de diez
siglos, llevo inevitablemente a la glorificación de la virginidad y del celibato. Por vuelta

37
William Whately, A Bride-Bush, p. 7.
38
Richard Baxter, The Practical Works of Richard Baxter, vol. 4, p. 234.
39
Edward Payson, Works of Edward Payson, vol. 3, p. 288.
40
Isaac Ambrose, Works of Isaac Ambrose, p. 130.
41
William Whately, A Bride-Bush, p. 7.
42
Ibid., p. 8.
43
Ibid.
44
Ibid., p. 9.
45
J.I. Packer, A Quest for Godliness, p. 261.
del siglo V, los clérigos fueron prohibidos de casarse.46 Dos clases de cristianos
emergieron: los “religiosos” (i. es, el clero espiritual), que incluían los monjes y las
monjas que habían votado abstenerse de toda actividad sexual, y los “profanos” (i. es,
el laicado secular), que, siendo incapaces de erguirse a los niveles elevados de
virginidad o de celibato, les era concedido el derecho de casarse.
Los predicadores puritanos enseñaban que el punto de vista católico era antibíblico
y satánico. Citaban a Pablo, el cual dice que la prohibición del matrimonio es doctrina
de demonios (1 Tm. 4.1-3). La definición puritana del matrimonio implicaba el acto
conyugal. Por ejemplo, Perkins definió el matrimonio como “la unión legitima de dos
personas casadas; o sea, un hombre y una mujer, en una carne”.47 En contraste con
Desiderius Erasmus, el cual enseñaba que el matrimonio ideal se abstenía de la relación
sexual, Cotton dice en una ceremonia de matrimonio que aquellos que exigían la
abstinencia conyugal seguían los dictámenes de una mente ciega y no los del Espíritu
Santo, que dice no ser bueno que el hombre viva solito.48
Los puritanos veían el sexo en el matrimonio como un don de Dios y una parte
esencial y placentera del matrimonio. Gouge dice que el marido y mujer deben tener
relaciones sexuales “de buena voluntad y placer, voluntariamente, prontamente y
jubilosamente”.49 “Yerran, añadió Perkins, “aquellos que defienden la idea de que la
unión intima de un hombre y una mujer solo no es pecaminosa cuando acontece con
vistas a la procreación de hijos”.50
Perkins fue más allá y declaró que el sexo conyugal es una “benevolencia debida” o
“deuda obligatoria” (1 Co. 7.3) que un cónyuge tiene para con el otro. Eso debe ser
mostrado, él dice, “con una afección singular y plena para con el otro”, en tres maneras:
“Primera, por el uso legítimo y licito de sus cuerpos o del lecho conyugal”. Esa intimidad
física, por medio del “uso santo”, debe ser “una acción pura e inmaculada (He. 13.4)…
santificada por la Palabra y por la oración (1 Ti. 4.3-4)”. Los frutos del sexo placentero
que honra a Dios en el matrimonio son la bendición de los hijos, “la preservación del
cuerpo en pureza” y el reflejo del matrimonio como un tipo de relacionamiento entre
Cristo y la iglesia. Segundo, los cónyuges deben “acariciarse uno al otro íntimamente”
(Ef. 5.29), en vez de tener sexo de un modo impersonal como un adúltero lo hace con
una prostituta. Tercero, un casado debe ser íntimo “por regocijarse y consolarse uno al
otro en una declaración mutua de las señales y pruebas del amor y bondad (Pr. 5.18-
19; Ct. 1.1; Gn. 26.8; Is. 62.7)”. En ese contexto, Perkins mencionó específicamente el
beso.51
Otros puritanos resaltaron el lado romántico del matrimonio, cuando comparan el
amor de un marido con el amor de Dios por su pueblo. Thomas Hooker escribió: “El
hombre cuyo corazón está preso a la mujer que él ama sueña con ella a la noche, la
tiene en sus ojos y percepción cuando despierta, medita en ella cuando se sienta a la
mesa, anda con ella cuando viaja y conversa con ella donde va”.52 El añadió: “Ella se

46
Leland Ryken, Santos no Mundo, p. 54.
47
William Perkins, “Christian Oeconomy”, p. 419.
48
Leland Ryken, Santos no Mundo, p. 56.
49
Ibid., p. 58.
50
William Perkins, “Christian Oeconomy”, p. 423.
51
Ibid., p. 423-427.
52
Thomas Hooker, The Application of Redemption (London: Peter Cole, 1659), p. 137.
reclina en el pecho de él, cuyo corazón confía en ella; y eso lleva a todos a confesar que
la torrente de afección de él, como un rio impetuoso, corre a toda fuerza, desbordante”.53
El énfasis sobre el romance en el matrimonio (y no en las relaciones extraconyugales,
como era común en la Edad Media)54 ha sido frecuentemente atribuido a los puritanos.
Herbert W. Richardson escribió: “El surgimiento del matrimonio romántico y su
validación por los puritanos representan una grande innovación en la tradición
cristiana”.55 C. S. Lewis dice: “La conversación del amor cortés en amor romántico y
monogámico, fue en gran parte, una obra de… poetas puritanos”.56
Los puritanos entendían con tanta seriedad el deber del sexo, que la falla en
conceder la “benevolencia debida”, por ambos cónyuges, podría ser motivo para
disciplina de parte de la iglesia. Hay por lo menos un caso registrado en que un marido
fue excluido por “descuidar su mujer”, visto que no tuvo relación sexual con ella por un
largo periodo de tiempo.
Whately y Gouge también enfatizaron otros deberes mutuos en el matrimonio. Un
marido y una mujer han de ser fieles uno al otro y ayudarse de toda manera imaginable,
incluyendo buscar el crecimiento espiritual uno del otro, corregir las fallas uno del otro y
apartar uno al otro del pecado. Ellos deben orar uno por el otro, complementar y
apreciarse uno al otro y “mantener la unidad del espíritu en el vínculo de la paz” uno con
el otro. No deben hablar ásperamente o provocar uno al otro, sino mostrar cordialidad
uno para con el otro y desconsiderar las fallas insignificantes del otro. Ellos han de
cultivar verdadera amistad e interesarse uno por el otro. Precisan demostrar simpatía
uno por el otro, en tiempos de aflicción, enfermedad y flaqueza. Deben promover la
reputación uno por el otro, jamás hablando mal uno del otro en la presencia de otras
personas. Precisan ser confidenciales, no revelando los secretos uno del otro. Han de
ser laboriosos en sus vocaciones, trabajando diligentemente uno por el otro, como un
equipo, para el bien de su familia, con hospitalidad para con los otros, especialmente
los pobres. Por esas razones, ellos necesitan administrar con criterio su dinero.57

• Los deberes del marido. Los puritanos acostumbraban enumerar los


deberes de cada cónyuge. Enseñaban que, más allá de amar a su esposa
y cumplir los deberes conyugales mutuos, el marido no debe dominar a
su mujer – tiránicamente, sino tratarla como alguien que le es igual. Un
marido debe esforzarse para liderar espiritualmente a su mujer, teniendo
en vista su perfeccionamiento, encargándose de que ambos adoren a
Dios. Baxter dice que el marido ha de ser para la mujer “un profesor y
guía en cuanto a las cosas de Dios”.58

53
Thomas Hooker, A Comment Upon Christ’s Last Prayer (London: Peter Cole, 1656), p. 187. En cuando a
esas dos citaciones, soy deudor a J.I. Packer, Entre os Gigsntes de Deus, p. 285.
54
William Haller, The Rise of Puritanism, (New York: Harper, 1957), p. 122.
55
Herbert W. Richardson, Nun, Witch, Playmate: The Americanizacion of Sex (New York: Harper & Row,
1971), p. 69.
56
C. S. Lewis, “Donne and Love Poetry in the Seventeenth Century,” en Seventeenth Century Studies
Presented to Sir Herbert Grierson (Oxford: Oxford Univesity Press, 1938), p. 75.
57
William Whately, A Bride-Bush, p. 11-16; William Gouge, Of Domestical Duties, p. 165-190.
58
Richard Baxter, The Practical Works of Richard Baxter, vol. 4, p. 234.
El marido debe deleitarse en su esposa (Pr. 5.18-19), estimándola, respetándola y
procurando agradarla, aun al punto de que otros lo consideren “amor exagerado”. El
marido no debe permitir que imperfecciones en su mujer disminuyan su amor por ella.
Gouge dice: “Si un hombre tiene una esposa no muy bonita o agradable, más que posee
algún defecto en su cuerpo, alguna imperfección en el hablar, en el mirar, en los gestos
o en cualquier parte del cuerpo”, él debe, a pesar de eso, ser bastante afeccionado por
ella y “deleitarse en ella como si fuese la más linda y, de todos los modos, la mujer más
completa del mundo”.59
El marido debe también proveer lo necesario a su mujer en la enfermedad y en la
salud. Debe, en particular, asistirla en su embarazo.60 Ha de otorgarle favores,
cordialidad y presentes. Nunca debe golpear en ella o injuriarla verbal o públicamente.
Como dice Smith: “El rostro de tu mujer fue planeada para tus labios, no para tu puño!”61
A veces, un marido puede reprender a su esposa, más solamente con amor cordial y
siempre para apartarla del pecado. Todavía, las reprensiones deben ser raras y
ministradas en particular, con humildad – y jamás cuando la esposa esta con rabia.62
Finalmente, un marido ha de aceptar las funciones que su mujer desempeña. Precisa
mostrar su aceptación por medio de su gratitud, no exigiendo que ella haga demás y
dándole libertad de administrar los quehaceres del hogar. El marido debe hacer todo
eso con ternura y alegría.63 Tal vez Matthew Henry haya hecho el mejor resumen de los
deberes del marido cuando dice que la mujer no fue “creada de la cabeza del hombre,
para gobernarlo, ni de sus pies, para ser pisoteada por él, sino de su lado, para ser igual
a él, de debajo de su brazo, para ser protegida, y de cerca de su corazón, para ser
amada”.64

• Los deberes de la mujer. Más allá de mostrar sumisión y respeto al


marido y cumplir los deberes conyugales mutuos, la mujer tiene
numerosas responsabilidades singulares. Como auxiliadora de su marido
(Gn. 2.18), la mujer debe de asistirlo de varias maneras, ayudándolo “en
los negocios, en sus labores, en sus problemas, en sus enfermedades,
como una médica”, de acuerdo con Smith.65 Debe contentarse con el
trabajo de su esposo, su posición social y su condición financiera.

Por tanto, ella debe administrar las cosas de la casa de modo eficaz (Pr. 31). Esa
administración incluye ayudar a su marido a “establecer el glorioso reino de Cristo en su
hogar”; ser económica, sin ser mezquina; perseverar consistentemente en cumplir sus
deberes, comportándose con sobriedad, calma, cortesía, honra y modestia, como la
Biblia recomienda.66 Thomas Gataker resume eso diciendo que una buena esposa es:
La mejor compañía en la tristeza;

59
William Gouge, Of Domestical Duties, p. 260.
60
Ibid., p. 288.
61
Citado en Philip J. Arthur, “The Puritan Family”, p. 81.
62
William Gouge, Of Domestical Duties, p. 273-279.
63
Ibid., p. 263-297.
64
Matthew Henry, Commentary on the Whole Bible (McLean, Va.: MacDonald Publishing Co.), p. 20.
65
Henry Smith, Works of Henry Smith, vol. 1, p. 28.
66
Isaac Ambrose, Works of Isaac Ambrose, p. 133; Richard Baxter, The Practical Works of Richard Baxter,
vol. 4, p. 235; William Gouge, Of Domestical Duties, p. 198-200, 240-241.
La más capacitada y dispuesta asistente en el trabajo;
El mayor conforto en las tristezas y aflicciones;
El único medio confortable y seguro de tener hijos y posteridad;
Un remedio singular y soberano ordenado por Dios contra la inmoderación;
La mayor gracia y honra que puede existir para aquel que la posee.67

“NINGUNA SOCIEDAD… MÁS PLACEROSA”

Este estudio de concepto de los puritanos en cuanto al matrimonio sirve como una
ventana para que veamos como los calvinistas colocaron toda la vida bajo el gobierno
de las Escrituras. La Biblia era el manual de instrucciones en cuanto a los propósitos,
procedimientos, principios y prácticas del matrimonio. Sin duda, muchos matrimonios
quedaron por debajo del ideal. Todavía, el concepto puritano en cuanto a un matrimonio
ideal y su empeño, en dependencia de Dios, para alcanzar ese ideal, tornó sólidos los
fundamentos de los hogares puritanos. Ellos entendían que el hombre que teme a Dios
en su propio hogar será normalmente bendecido con un matrimonio feliz (Sl. 128.3).
Como escribió Thomas Adams: “No existe en la tierra una fuente de conforto semejante
al matrimonio”.68
Gataker dice sobre el matrimonio: “No existe ninguna sociedad más íntima, más
completa, más necesaria, más amable, más placentero, más continua del que la
sociedad de un hombre y una mujer, la principal raíz, fuente y origen de todas las
sociedades”.69 Más a pesar de eso, manteniendo los ojos fijos en la eternidad, más de
lo que en cualquier otra cosa, los puritanos compartían el intenso anhelo de Gataker, de
que, “habiendo vivido juntos por un tiempo, como coparticipantes de la gracia en este
mundo, ellos puedan reinar juntos para siempre como coherederos de la gloria por
venir”.70

Capítulo 23 del libro “Vivendo Para a Glória de Deus” del Dr. Joel R. Beeke.
Por el Pacto y la Corona de Cristo!

67
Thomas Gataker, “A Wife in Deed”, p. 166.
68
Citado en Charles George y Katherine George, The Protestant Mind of the English Reformation, p. 268.
69
Thomas Gataker, “A Wife in Deed”, p. 139-140.
70
Thomas Gataker, “Marriage Duties”, p. 208.