You are on page 1of 5

FLORIA CARLOS, GARCÍA BELZUNCE CÉSAR, Historia de los argentinos.

Evolución constitucional
Quienes impulsaron el desarrollo constitucional de las provincias unidas en la primera década
de gobierno fueron los liberales. Más tarde se inclinaron por tradiciones monárquicas. todos
sus ensayos esquivaban cuidadosamente la forma de gobierno, aunque de hecho la forma fue
la republicana.
los federalistas en esta década no buscaban concretar sus aspiraciones en una constitución
formal. Las circunstancias de la guerra civil, al realzar la vocación caudillesca, a esta
federaciones provincianas una forma autocrática que se compaginaba mal con las
constituciones escritas.
Cuando estás constituciones provinciales aparecieron, no se diferencian de los textos
constitucionales liberales, lo que prueba que en definitiva los federales de ese entonces más
que antiliberales, eran hombres de profundo localismo y practicidad, que habían tamizado las
ideas liberales con sus experiencias regionales. A través de estas últimas el federalismo
adquiría características más autóctonas y en consecuencia nuevas y menos tradicionales.
La Constitución de 1853 repite los preceptos del Estatuto de 1815 y el Reglamento de 1817.
La tendencia de Buenos Aires ejercer una conducción centralizada y hegemónica sobre el país
y la correlativa resistencia de las ciudades del interior se tradujeron en los cuerpos
constitucionales.
A la tendencia centralista respondieron el reglamento del 25 de mayo de 1810, el estatuto
provisional de 1811, la creación del directorio supremo y del Consejo de estado de 1814, el
.reglamento provisorio de 1817 y la Constitución de 1819.
a las tendencias favorables a los derechos de las provincias corresponden las juntas
provinciales y la junta grande de 1810, el reglamento orgánico de 1811, El estatuto de 1813 y
el estatuto provisional de 1815.
El estatuto de 1815 tiene todos los caracteres de una verdadera constitución. No fue aceptado
por las provincias, pese a ser le favorables sus disposiciones, por emanar de un ejecutivo
provisional. Ello originó que el congreso dictara el reglamento de 1817.
la Constitución de 1819 tuvo un larga elaboración. su objeto de proveer una organización que
fuera válida tanto para un régimen republicano como para uno monárquico. Restablecía al lado
del director supremo un consejo de estado. El poder legislativo era de bicameral, con una
cámara de representantes elegida por él pueblo de la nación y un senado integrado por las
principales corporaciones del estado: la iglesia, el ejército, las provincias, las universidades y
por los directores supremos salientes. Se intentaba compaginar un cuerpo democrático con
uno aristocrático. La Constitución estaba condenada al fracaso era una perfecta conducción de
teorizadores. fue jurada por todas las provincias menos las del litoral pero su vigencia fue
efímera, antes de 8 meses habían desaparecido directorio congreso y constitución.

El traspié de litoral
En los últimos meses de 1817 Pueyrredón cometió un error fatal que lo llevó a consumir su
atención y recursos de la guerra civil. Se lanzó a recuperar Entre Ríos y Santa Fe algo que eres
necesario porque artigas ya se encontraba Derrotado definitivamente por los portugueses
liquidado políticamente. lo hizo porque buscaba realizar una acción que le devolviera prestigio.
A causa de esto Puerredón tuvo que enfrentar varios complots contra su persona, dos
manejados por sarratea y otro por un grupo de francés en q lado con José Miguel carrera qué
terminaron ejecutados en 1819.
En la guerra contra Santa Fe López demostró ser un militar inteligente, atacó a Bustos en
Fraile Muerto, lo sitio e inmovilizó; y luego corrió frente a Balcarce haciéndole guerrilla y
aplicando la política de tierra arrasada, hasta que Balcarce debió retirarse a Rosario y luego
renunció. Se llamó entonces a Belgrano, un ejército destinado a la guerra de la independencia
debía ser utilizado en la lucha interna, desprotegiendo una frontera sobre la cual los realistas
iniciaban una nueva ofensiva. Belgrano comprendía que no estaba guerreando contra un
ejército sino contra un pueblo.
Se firmaba luego el armisticio de San Lorenzo en el que las fuerzas nacionales se obligaban
evacuar las provincia de Santa Fe y Entre Ríos. pueyrredón consideraba que había cumplido
un ciclo de gobierno, había dictado en la constitución en abril, la nación independiente; Chile
había sido liberado; la expedición al Perú estaba asegurada. el 24 de abril presentó su
renuncia el congreso no encontraba figuras para reemplazarlo y finalmente fue elegido
Rondeau. El gobierno de este último es el epílogo del gobierno directorial, que se consumara
en los campos de Cepeda comenzar 1820.
La disolución del poder nacional
En octubre de 1819 se reanudó la guerra contra Santa Fe, Roundau decidió recurrir al Ejército
de los Andes acantonado en Chile.
Tucumán se sublevaba y aprisionaba a Belgrano, y el Ejército del Norte bajaba sobre Santa Fe
para participar una vez más en la guerra civil.
La sublevación del ejército del Norte en la posta de arequito el 8 de enero de 1820, constituyó
el factor desencadenante del proceso de liquidación del poder central. el ejército era
desafectado de la guerra civil.
En el caso de Juan Bautista Bustos, la situación era intolerable que se imponía rescatar al
ejército de la guerra fratricida. pero gustos no iba a devolver el ejército a su primitiva misión de
luchar contra los españoles, él tenía un objetivo diferente: se proponía mantener el control del
mismo, desconocer la autoridad nacional, volverse sobre su provincia natal Córdoba y
apoderarse de su gobierno transformándola en un nuevo centro de poder, independiente de
las influencias de Buenos Aires y del litoral.
El plan de Bustos, más allá de su ambición personal, tenía verdadera trascendencia se iba a
transformar el panorama político argentino. En 1830 su intento iba a ser reiterado en general
Paz. Bustos iba a inaugurar la presencia política activa de las provincias interiores, como
entidades con personalidad propia.
Una vez en Córdoba Bustos se hizo elegir gobernador de la provincia he invito a todas las
provincias a un congreso, ofreció ayuda a San Martín y a Guemes, anuló el artiguismo local y
entró en relaciones amistosas con López.
Al día siguiente de Arequito, un batallón del ejército de los Andes se sublevó en San Juan.
Esta provincia siguiendo el ejemplo de Córdoba y Tucumán, se declaró independiente dentro
de la nación, resumiendo su soberanía hasta que se reuniese un congreso general. Poco
después le siguieron Mendoza y San Luis, crearon ejércitos provinciales, convirtieron sus
cabildos en legislaturas y formaron las 3 una liga de provincias cuyanas dispuestas a apoyar el
congreso convocado por Bustos.
Iniciado febrero de 1820 López Ramírez destrozaron al ejercito directorial en los campos de
Cepeda.
El Cabildo cedió a la presión conjunto de los caudillos e íntimo al congreso y al director
Roundeau su cese en nombre de la salud publica.

Hacia la paz perpetua


en Buenos Aires durante 7 meses se sucedieron 10 gobernadores, el Cabildo iba llegando a
su fin y daba lugar a una nueva institución, la campaña se incorporaba a la vida política de la
provincia.
En febrero de 1820 el Cabildo Porteño asumió el papel de gobernador proclamó la disolución
del poder central y renunció en nombre de Buenos Aires a su carácter de capital de las
Provincias Unidas. El 16 de febrero se llamó a Cabildo abierto y se creó la Junta de
Representantes,, la cual le arrebató el poder político al Cabildo.
Sarratea fue elegido gobernador provisorio y firmo la paz el 23 de febrero en el Tratado de
Pilar. Este estableció como principios para una organización nacional la idea federal y el
concepto de nacionalidad, por lo que mereció de Mitre el calificativo de ‘ piedra fundamental
de la restructuración Argentina’. Buenos Aires debió aceptar la libre navegación de los ríos,
Ramírez y López expresaron su buena voluntad prometiendo se al retiro de las tropas y
pactando una amnistía.
Buenos Aires no podía esperar mejores términos que los pactados, pero la opinión recibió el
tratado como una rendición incondicional. La libre navegación de los ríos hería los intereses
porteños. Soler advertía los caudillos federales que Buenos Aires no cumpliría un tratado que
destruyera su monopolio. Este clima explica que un directorial como Juan Ramón balcarce
fuese recibido el 1 de abril como un héroe por la multitud y el 6 una pueblada depusiese a
Sarratea. Ramírez logró derribar a Balcarce y restituyo Sarratea en su cargo, que
nuevamente fue vencido. Se sucedió una danza de gobernadores que culminó en Dorrego.
Este quiso devolverle la posicion política a Buenos Aires y encaró una campaña junto a Juan
Manuel de Rosas y Martín Rodríguez. Dorrego se adelantó y no quiso esperarles o no quiso
compartir el triunfo y fue completamente Derrotado.
26 de septiembre de 1820 Martín Rodríguez fue elegido gobernador. detrás de él estaban sus
aliados: Rosas, Anchorena y Rivadavia. También aparecía la logia provincial que había
proclamado la primacía de los intereses locales sobre las aspiraciones continentales del viejo y
caído directorio y de los ausentes sanmartinianos.
Comienzan nuevas tratativas de paz con López y así se llega al Tratado de Benegas donde se
firma la paz perpetua entre Buenos Aires y Santa Fe, lo que lleva a 30 años de paz. Paralelo a
este tratado se había llegado a un acuerdo en el que Rosas se comprometía a realizar un
donativo personal a la provincia de Santa Fe con 25000 cabezas de ganado. Por este medio se
garantizó la paz y el bienestar de Santa Fe, empobrecida durante 5 años de lucha. El prestigio
de rosas trascendió por primera vez la frontera de su provincia natal.

Federalismo y caudillos
Durante 1820 las provincias argentinas se organizaron en Estados republicanos,
independientes entre sí, pero que reconocían la subsistencia del vínculo nacional. Este es
expresada en la aspiración a reorganizar el estado nacional en un futuro próximo reuniéndose
todos los pueblos en una federación .
Buenos Aires era la única con mentalidad estrictamente urbana como consecuencia de su
desarrollo que residía en el comercio. Los centros urbanos, más apoyados en la tierra que los
rodeaba, recibían una fuerte influencia rural. Esto explica la dicotomía ciudad-campo que se
puso de manifiesto en Buenos Aires ya en la década del 20.
Para 1819 Buenos Aires tenía 125000 habitantes; Córdoba 75000; Santiago 60000; y Salta
50000. Pero la preeminencia porteña disminuía y se consideraban los conjuntos regionales.
Pero donde la proporción se tornaba evidente era en materia económica. En 1824 los ingresos
Fiscales de Buenos Aires ascendían a 2596000 de los cuales 2033000 provenían de la aduana;
Córdoba tenía de ingresos 70200 de los cuales 33438 provenían de la aduana; San Juan
ingreso de 20000 y 3800 respectivamente.
A esta situación se agregaba el conflicto entre los intereses económicos: el interior era
proteccionista preocupado por proteger sus incipientes industrias y el litoral era librecambista,
interesado en la exportación de los productos de la ganadería.
Buenos Aires tiene un liberalismo más arraigado y agresivo que el resto del país. La palabra
liberal no tenía entonces el contenido ideológico que después adquirió.
El caudillo. durante 1820 24 se consolidó un sistema Federal en las provincias y está
consolidación se produce a través de la aparición del Caudillo como jefe local, político y militar.
Es que se destaca por su condición de líder, su capacidad política y su influencia sobre los
distintos estratos de su sociedad, en particular sobre la masa popular.
Y bien historiografía presentan a los caudillos como individuos incultos, sólo algunos de ellos
como López Ramírez reconociendo la educación rudimentaria; otros como Juan Bautista
Bustos y Alejandro Heredia eran militares de carrera; Facundo Quiroga revela un espíritu sutil
y una relación refinada; Estanislao López estaba lejos de ser una inteligencia tosca. En cuanto
a la extracción social de los caudillos, fueron miembros de la clase dirigente de su provincia y
en muchos casos representantes típicos de las oligarquías locales. Martín güemes pertenecía a
una de las principales familias de salta y era propietario de un fundo discreto; Quiroga era uno
de los grandes estancieros de los llanos que riojanos su padre había sido funcionario de la
época colonial.
No todas las provincias tuvieron caudillos típicos. Corrientes, sometida a la influencia de
Artigas primero y de Ramírez después, no produjo Caudillo, sino jefes subalternos de
aquellos; catamarca sometida alternativamente a las influencias de Salta, Tucumán y
Santiago se encontraban en parecida situación; las provincias cuyanas encontraron en Aldao
a un jefe de fuste, pero estuvieron sometidos a la influencia más o menos directa del riojano
Quiroga.
Enfrentamiento de Artigas con Ramirez. El pacto de Pilar provocó la ruptura de los caudillos
argentinos con Artigas. este desarrolló el tratado porque dejaba las cosas libradas a un futuro
congreso y no proveía a la lucha con los portugueses y acusó a Ramírez de traición y de
aliarse con ellos. Luego de un intercambio de palabras vino el conflicto armado que terminó en
Combay con la derrota de Artigas, quien terminó asilado en Paragay y desapareció para
siempre de las escena politica.
El vacío de poder dejado por Atigas fue llenado por Ramírez que creó la República de Entre
Ríos. López temeroso de la influenica del entrerriano y empobrecido por la guerra acababa de
firmar la paz perpetua con Bunos Aires.
Por su lado, Miguel Carrera había remontado una fuerza propia e intentaba hacerse camino a
Chile para enfrentar a O’Higgins. En su campaña asoló a Córdoba y San Luis.
Cuando volvió para reunirse con su aliado Ramirez, López derrotaba a este último y era muerto
en Córdoba el 10 de julio de 1821. Carrera fue tomado prisionero y fusilado por los
mendocinos cerca de Guanacache.
Casi al mismo tiempo, Güemes esa asesinado el 7 de junio. Por ese entonces, los españoles
se retiraban para siempre del territorio argentino.

Conclusión de la epopeya americana


El acta de Rancagua del 2 de abril de 1820 liberó definitivamente al general San Martín de los
conflictos internos del territorio argentino. San Martín se convirtió en jefe de una hueste armada
independiente de todo gobierno político , comprometida al mandato de realizar la
independencia americana y como huésped de Chile. No estaba en relación de dependencia
con este último pero le era deudor en la medida que este le brindaba una base terrestre, apoyo
económico y financiero.
El 6 de mayo de 1820 el Senado de Chile ratificó a San Martín como generalísimo del Ejército
Unido, formado por fuerzas chilenas y el ejército de los Andes.
San Martín no perdía de vista el carácter continental del teatro bélico. La frontera norte
argentina seguía siendo guardada por Güemes, esto significaba la seguridad del flanco
derecho del gran movimiento que iba a emprender San Martín.
La expedición libertadora. El 20 de agosto partió la expedición libertadora, San Martín era
secundado por Cochrane y el general Las Heras
Luego de un armisticio de Miraflores, que solo fue utilizado para ganar tiempo por ambas
partes. Luego de la campaña de la Sierra los frutos políticos de la campaña habían sido
óptimos San Martín entraba en tratativas. En enero de 1821 las adhesiones a la revolución
aumentaban en todo el país y se sumaba el fracaso de Pezuela que fue incapaz de contener
un ejército cinco veces menor que el suyo. Debió entregar el mando a De la Serna. Un
delegado real, Manuel Abreu, llegaba desde España. San Martín le propuso la independencia
del Perú bajo el régimen monárquico . Al no surgir ningún acuerdo San Martín se entrevistó con
el virrey y le propuso declarar la independencia del Perú nombrando una regencia presidida por
La Serna con dos vocales, designado uno por éste y el otro por San Martín. Si bien San Martín
era partidario de una gobierno monárquico, sabía que el gabinete de Madrid no aceptaría su
propuesta.
San Martín en Lima. Una vez en Lima decidió esperar que las autoridades le solicitaran su
entrada. Una comisión se presentó nombrandolo protector de las ciudad. Una junta proclamó la
independencia del Perú el 28 de julio. Ahora el problema que se presentaba era quien asumiría
el gobierno del nuevo Estado. Faltaba en Perú un partido fuerte por la independencia y también
un caudillo nacional como había sido O Higgins. San Martín era la única figura del escenario y
los peruanos le ofrecieron el gobierno. San Martín aceptó hasta que terminara la guerra con los
realistas.
San Martín como jefe del estado peruano se ocupó de dictar un estatuto provisional
autolimitando sus poderes, llamó a la constitución de un Senado, redujo la burocracia, suprimió
el tributo indígena, reordenó las finanzas estatales, fundó la biblioteca de Lima y estableció la
ciudadanía peruana que sería concedida a todos los sudamericanos residentes del continente.
SAn Martín entendía que un general argentino al frente de un ejército donde los peruanos eran
minoría, podía preverse que afloraría el localismo, sobre todo si se apartaba de las élites
aristocráticas de Lima. Era necesario asegurar la legitimidad del poder y consideró qeu la
monarquía era lo más adecuado. Pero su plan no se limitaba al Perú, tenía un alcance
continental, por lo que envió representantes a Europa para obtener el reconocimiento de la
independencia y la proposición de un príncipe para ser coronado en América. Los enviados
debían requerir la conformidad del gobierno de Chile y Buenos Aires.
En 1821 las fuerzas de San Martín y de Bolívar cooperaban entre sí, por lo que San Martín
pidió entrevistarse con Bolívar. La entrevista se llevó a cabo recién a mediados de 1822.
Para esta fecha San Martín había disminuido sus fuerzas debido a la a que Cochrane
desconoció su autoridad y luego su brazo derecho, La Heras, perdía su separación y regreso a
Buenos Aires. La larga permanencia en tierras extrañas fomentaba la desunión de los jefes y
oficiales, sobre todo de los argentino que no dependían de un gobierno sino de un pacto de
adhesión a la persona de San Martín.
Entrevista en Guayaquil. En la a reunión secreta entre ambos libertadores, San Martín se dio
cuenta de que Bolivar quería reclamar el honor de la guerra de la independencia y no
compartirlo, por lo que renunció al mando político y de la jefatura militar el 20 de septiembre.
Estuvo en Chile durante tres meses donde fue calumniado por por amplios sectores, luego
estuvo en Mendoza y a fines de 1823 partió a Buenos Aires para finalmente a principios de
1824 trasladarse a Europa.
Intervención de Bolívar y fin de la guerra. Bolívar exigió poderes extraordinarios y el mando
supremo militar. El 3 de agosto de 1824 destrozó a Canterac en la batalla de Junín . El general
Sucre continuó la campaña y el 9 de diciembre batió y rindió al virrey La Serna en los campos
de Ayacucho, poniendo fin a la guerra de la independencia de América del Sur.