You are on page 1of 3

Moisés Ikonicoff (Buenos Aires, 2 de septiembre de 1934-12 de diciembre de 2018) fue un

abogado, economista, político1 y funcionario argentino.


Integró la corriente de pensadores de la Teoría de la Dependencia entre 1960 y 1970, junto con el
expresidente de Brasil Fernando Henrique Cardoso, Celso Furtado, Alain Touraine y Samir Amin.2
Entre 1960 y 1990, participó en la formulación de los planes de desarrollo económico de diversos
gobiernos en el Tercer Mundo, como Argelia, Marruecos, Congo y Costa de Marfil. Fue profesor de
«Economía del desarrollo»3 y director del Instituto de Estudios del Desarrollo Económico y Social
de la Universidad de París, Francia.4 En la década de los 90, se desempeñó en la función pública
Argentina como Secretario de Planificación de la Presidencia, entre otros cargos. Escribió para
periódicos y revistas de Francia y otros países de Europa, así como de Argentina y México. Fue el
autor de La cultura de la renta a la economía de producción y de numerosos artículos sobre
Economía del Desarrollo publicados en la revista Tiers-Monde.

Índice
• 1 Biografía
• 1.1 Infancia
• 1.2 Sus comienzos en la política
• 1.3 En Francia
• 1.4 Retorno a la patria y persecución
• 1.5 Otra vez en Francia: La vida académica
• 1.6 La vuelta definitiva a la Argentina
• 1.7 Ikonicoff y la actualidad política
• 2 Actividad académica
• 3 Funciones públicas
• 4 Otras funciones
• 5 Premios y reconocimientos
• 6 Principales publicaciones
• 7 Referencias

Biografía
Infancia
Ikonicoff nació el barrio de Caballito; hijo de Rosa Rascovsky (médica, prima del psicoanalista
Arnaldo Rascovsky) 5 y de Bernardo Ikonicoff.6
A pocos meses de su nacimiento, la familia se trasladó a Ceres, Santa Fe (cercana al límite con
Santiago del Estero), donde la madre había obtenido un puesto como médica rural. El padre atendía
un almacén de ramos generales, pero entre ambos apenas conseguían el sustento para vivir.
Enfermo de leucemia, su padre falleció cuando Moisés tenía cuatro años. Su madre regresó a
Buenos Aires y se instalaron en casa de la abuela materna6 en Barrio Norte;7 por entonces, una
zona de conventillos. Además de la abuela, ya vivían en esa casa una tía con sus dos hijos y un tío
soltero.
Mientras su madre seguía trabajando -por la mañana como médica en el hospital y por la tarde en un
consultorio privado-; Moisés jugaba en la calle con amigos del barrio. Cursó la primaria a metros de
su casa, en la escuela Juan Larrea.
Ese periodo terminó a sus 12 años, cuando el grupo familiar se dispersó: su tío contrajo matrimonio
y se mudó a un departamento; su tía y primas se van a vivir a otro, y Moisés con su madre y abuela
se mudaron a Villa Crespo.6
Rosa quiso que su hijo estudiara en el Colegio Carlos Pellegrini. Moisés rindió y aprobó el examen
de ingreso, pero comenzó una adolescencia lejos de amigos y seres queridos, que se plasmó en una
sostenida mala conducta.7 Después de varios llamados de atención, fue expulsado de la institución,
pero gracias a la intervención de su madre y su buen desempeño académico, fue reincorporado y
pudo completar allí sus estudios.

Sus comienzos en la política


Al finalizar la secundaria, se inscribió en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de
Buenos Aires para la carrera de Contador.6 Aunque le gustaban mucho las Matemáticas, no le
interesaba la práctica de esa profesión, razón por la que recurrió a un test vocacional y descubrió su
vocación política, por lo que decidió cursar la carrera de Abogacía6 (ante la inexistencia de otras
carreras más específicas, ésta era la elegida por todos aquellos que pretendían ingresar en la
actividad política).
En sus años como estudiante, Ikonicoff ocupó el cargo de presidente del Centro de Estudiantes de la
Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, para luego ser elegido presidente de la
Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA). 8
En 1961, Ikonicoff se casó con Liliana Kaplan, médica e investigadora en Neonatología, quien
fuera su primera esposa (y de quien se divorciaría en 1976).6 Fruto de este matrimonio son Alex
Ikonicoff (1964) y Román Ikonicoff (1966).910
Entre 1961 y 1962, realizó un viaje a Europa del Este como expositor para hablar sobre los
problemas de la paz mundial, invitado por el Consejo Mundial de la Paz que se llevó a cabo en
Helsinki, Finlandia, en calidad de delegado juvenil de los estudiantes argentinos.
Con algunos años de militancia y varias detenciones,11 tras la caída de Arturo Frondizi en marzo de
1962, consiguió una beca y migró a Francia.6 3

En Francia
En París, el economista François Perroux invita a Ikonicoff a trabajar en el Instituto de Ciencias
Económicas Aplicadas (ISEA) del que era Director.6 A partir de entonces, participa de numerosas
investigaciones, en su mayor parte relacionadas con los procesos económicos de países del
continente africano.
En la década de los sesenta, pasó a desempeñarse como docente en el Institut d'Études
Économiques et Sociales (IEDES - París I, Sorbona) 1213 también a cargo de Perroux.7 En esta
instancia, dirigió numerosas tesis de Estado de diversa índole.
En Francia, en ese entonces, se gestaba el movimiento conocido posteriormente como "El Mayo
Francés del 68". Ikonicoff, con 34 años, fue un ferviente defensor de los ideales de esta protesta, en
un principio estudiantil y luego extensiva a todas las capas de la sociedad, constituyéndose así como
piedra angular de gran parte de las problemáticas socio-educativas del siglo XX.147 Entre otras
cosas, Ikonicoff participó de la ocupación del pabellón argentino de la Ciudad Universitaria.
En 1969, se llevaron a cabo las primeras elecciones tripartitas (estudiantes, egresados y docentes) en
la Universidad pública francesa. En este marco, Ikonicoff es elegido Director del IEDES en
reemplazo de Perroux, quien había renunciado meses atrás.6 15 Además, a principios de los setenta,
es convocado por Houari Boumédiène, presidente de Argelia, como asesor en planificación y con la
misión de crear un instituto con las mismas características de aquel que presidía. A su vez, es
incorporado como miembro del consejo editorial de la revista Tiers-Monde (Revue internationale
des études du développement), editada por la casa de Edición Universitaria "Presse Universitaire
Française".16

Retorno a la patria y persecución


En el año 1971, Ikonicoff es solicitado por el General Juan Domingo Perón -en ese entonces
refugiado en España- a raíz de su trabajo en Francia.6 2 4 En el transcurso de los años siguientes, se
concretaron numerosos encuentros que, en el '73, desembocaron en la propuesta, por parte de Perón
ya presidente de Argentina, de crear un Instituto de Gobierno similar a la Escuela Nacional de
Administración francesa (ENA) en el país, proyecto que Ikonicoff llevó a cabo dando lugar a lo que
hoy conocemos como Instituto Nacional de Administración Pública (INAP).4 177 2
En el '74, con el deceso de Perón y la asunción de Isabelita, Ikonicoff debe exiliarse en Francia
amenazado de muerte por la Alianza Anticomunista Argentina (AAA).4 6 7 2 Allí, retoma sus
actividades académicas.

Otra vez en Francia: La vida académica


Ese mismo año, Ikonicoff es invitado a participar de un encuentro entre la Organización de países
exportadores de petróleo (OPEP) y las potencias mundiales sobre el tema de actualidad del
momento, es decir, los precios del petróleo, que se organizó en Teherán, capital de Irán.7 A partir de
allí, los países de la OPEP figurarían como referencia en la mayor parte de sus artículos.
En los años 80, Ikonicoff concursa un puesto en el Centre National de la Recherche Scientifique
(CNRS),18 por el que compite con otros cincuenta solicitantes. De este modo, es elegido "Maître de
Recherches", denominación que años después pasaría a ser "Directeur de Recherches", es decir,
Director de Investigación de aquella institución.6
En el año 1981, Ikonicoff contrae matrimonio con su segunda esposa, Hélène Nathan, francesa,
Doctora en Derecho de la Universidad de París I y abogada. En 1985 nace su hija, Natascha
Ikonicoff.6 9

La vuelta definitiva a la Argentina


En 1988, el candidato a presidente Carlos Saúl Menem se reúne con Moisés Ikonicoff en París a
raíz de su trabajo en economía del desarrollo. El encuentro giró en torno a programas económicos
posibles para la Argentina, orientados a resolver problemas de urgencia que aquejaban el país, como
la deuda pública, la