You are on page 1of 5

DEFINICIÓN DE MESA REDONDA

Una mesa es una pieza de mobiliario que tiene patas y que está compuesta
por tablas. Su finalidad es servir de apoyo para distintas cosas, lo que
permite que una persona escriba o coma sobre ella.

El concepto de mesa redonda parte de este mueble para referirse a una


modalidad de comunicación entre varios individuos. Es un evento donde
una cierta cantidad de sujetos se reúne para desarrollar un debate en torno a
un determinado tema. La noción de mesa redonda es simbólica ya que no se
refiere al mueble, sino a la inexistencia de jerarquías o posiciones de
privilegio en el marco del debate. Esto quiere decir que, en una mesa
redonda, todos los participantes tienen los mismos derechos y oportunidades
para emitir su opinión.
Los espectadores de una mesa redonda también pueden participar de la
actividad, por lo general realizando preguntasa los disertantes y aportando
al debate.
Las mesas redondas suelen contar con un coordinadorque realiza una
introducción sobre el tema y se encarga de establecer el orden de las
participaciones, además de presentar a los expositores y organizar
las preguntas del público. El coordinador tiene la obligación de dirigir el
debate con imparcialidad, sin favorecer a ningún participante.
El Rey Arturo y los caballeros de la mesa redonda
Podemos señalar, por último, que la Mesa Redonda es la que aparece en la
vieja leyenda inglesa protagonizada por el Rey Arturo, que afirma que
cuando éste comenzó su reinado en Camelot (Britania) fundó una modalidad
de discusión que recibió el nombre de mesa redonda, con las características
que hemos citado previamente. Sus participantes eran un grupo de hombres
que pertenecían a una orden de caballería que, de acuerdo al relato, se
repartían alrededor de esta mesa para discutir los distintos temas que
afectaban a sus dominios.
La mesa en la que se reunían había sido un obsequio de parte del rey de
Leodegrance (padre de Ginebra, la esposa de Arturo). La misma tenía
capacidad para 150 personas, aunque no siempre se cubrían todas sus
plazas, y al hallarse todos sentados a su
alrededor, las jerarquías desaparecían.

Se dice que esos debates fueron


imprescindibles para mantener la calma en el reino durante mucho tiempo,
hasta que comenzó la persecución del Santo Grial y muchos caballeros
intentaron obtenerlo, hallando la muerte en el camino. Finalmente, terminó
de destruirse todo cuando la bruja Morgana, hermana del Rey Arturo, hizo
público el romance de la esposa de su hermano con Lancelot, el
primer caballero al servicio del Rey. A partir de entonces se desató una
guerra civil que terminó con la muerte del Rey, asesinado por
Mordred, hijo de Morgana. Morgana trasladó el cuerpo de Arturo a la Isla
de Avalón, lugar en el cual, se dice, descansa desde entonces.
El final del reinado de Arturo, un hombre que había nacido marcado por el
destino para dirigir al pueblo británico, no sólo implicó el comienzo de una
larga época de anarquía en la tierra de Camelot, sino que además significó el
fin de la mesa redonda y tanto Arturo como los caballeros que en ella se
reunieran pasarían a formar parte de una de las más asombrosas y
honorables leyendas. Se dice que desde entonces no volvieron a coincidir en
un mismo lugar y tiempo hombres tan dignos y con ideales tan puros.
Esta leyenda dio lugar a que siglos más tarde en muchos lugares
se celebraran mesas redondas; tal es así que en Francia, Aragón y Valencia
se volvió una costumbre popular y, en 1284, Eduardo I de Inglaterra celebró
una para celebrar la conquista de Gales. En el gran salón del Castillo de
Winchester, los visitantes pueden apreciar una mesa redonda donde se
reunía la comitiva del rey Eduardo cuya fabricación data del 1275. La misma
fue utilizada posteriormente por Enrique VIII