You are on page 1of 2

¿QUÉ ES EL AIRE?

¿Qué es el aire?
El aire no es más que una mezcla de una serie de gases. El aire atmosférico se compone de
nitrógeno, oxígeno, que es la sustancia que permite la vida de animales y humanos, dióxido de
carbono, vapor de agua y pequeñas cantidades de otros elementos (argon, neon, etc.). A mayor
altura en la atmósfera el aire también contiene ozono, helio e hidrógeno. Normalmente, cuando
el viento no sopla, no sentimos el aire que nos rodea. Pero tan pronto como el aire empiece a
soplar, seremos capaces de sentir las moléculas de aire en nuestra cara. La composición química
del aire
Estas cifras se refieren al aire puro y seco. Pero, normalmente, el aire no es ni puro ni seco:
contiene el 4 por ciento de vapor acuoso, y también una cantidad variable de polvo, de humo, de
escorias procedentes de las actividades industriales y de microbios.
El excesivo vapor acuoso combinándose con el humo y los otros residuos, produce el famoso
smog, la contaminación atmosférica presente ahora en casi todas las grandes ciudades.
La masa de aire que rodea nuestro planeta se llama atmósfera. Ese “revestimiento” gaseoso, que
a nosotros nos parece impalpable y privado de peso, en realidad no lo es del todo.
La atmósfera está presente hasta cotas superiores a los 1.000 kilómetros. Sin embargo, la mayor
parte del aire está concentrado dentro de los primeros 5.000 metros de altitud de la superficie
terrestre.
Por otra parte en aquella altura el aire se vuelve cada vez más rarificado y más difícilmente
respirable (a 10.000 metros el oxígeno ya no es suficiente para la respiración), hasta desvanecerse,
poco a poco, en el vacío de los espacios siderales.
Capas de la atmósfera
Las condiciones en las cuales se encuentra la atmósfera son muy variables. El tiempo, que como
sabemos puede cambiar bruscamente en el giro no sólo de horas, sino también, a veces, de pocos
minutos, está influido por diversos elementos: la temperatura del aire, la humedad y la presión.
Estos elementos, a su vez, dependen del calor irradiado por el Sol (como puedes ver en nuestro
artículo que habla sobre la lluvia, del viento y de otros fenómenos atmosféricos).
La atmósfera es necesaria para la vida, no sólo por el oxígeno que provee, sino por la protección
que asegura a la tierra, regulando la temperatura.
La atmósfera funciona de un modo parecido a un enorme invernadero. Los cristales del
invernadero dejan pasar los rayos de Sol, y con ellos el calor, pero le impiden al mismo que salga.
La atmósfera provoca el mismo fenómeno: deja penetrar los rayos de Sol, éstos son absorbidos
por la tierra, la cual los vuelve a emitir, pero no pueden salir de la atmósfera. Así la atmósfera
“filtra” de día los rayos solares, evitando que la Tierra se sobrecaliente, y de noche conserva buena
parte del calor almacenado durante el día.
En la Tierra, si no existiese la atmósfera, ocurriría lo mismo que en la Luna, donde de día hay 100
grados de temperatura y de noche 130 grados bajo cero.
Todos hemos notado que las noches límpidas y serenas, esas en las que se pueden ver la gran
cantidad de estrellas que hay, especialmente en la montaña y en invierno, son las más frías. Esto
es debido al hecho de que el calor de la Tierra, no impedido por nubes o vapores acuosos, se
dispersa más fácilmente.
En CurioSfera.com esperamos que este artículo titulado Qué es el aire haya solventado tus dudas.
Si tienes curiosidad por ver otros textos parecidos, visita nuestra sección de ciencia. También
puedes realizar tus preguntas al buscador que encontrarás aquí abajo.
¿Qué son los gases?
Todos los elementos químicos pueden presentar diferentes estados (fases) en los cuales pueden
ser encontrados. Aparte de gaseoso, un elemento puede ser también sólido o líquido. Al agua se
le llama hielo cuando es sólida, moja cuando es líquida y cuando es gaseosa es simplemente gas
o vapor.
Cuando las temperaturas aumentan, las moléculas de una sustancia se alejarán flotando, es por
eso que la sustancia se vulelve gaseosa y menos visible. Debido a este cambio de fase, el aire no
es visible.
Cuando las temperaturas bajan, las moléculas están más juntas y la sustancia finalmente se vuelve
sólida. La temperatura a la cual tienen lugar los “cambios de estado” es diferente para cada
sustancia.