You are on page 1of 10

TALLER DE DESARROLLO PERSONAL EN SOCIEDAD

ASPECTOS PSICOSOCIALES DEL MEXICANO

ÁREAS CARACTERÍSTICAS
FAMILIA o Fuerte influencia de la familia aunque no siempre esté bien integrada.
o Todavía existe un alto índice de natalidad.
o Familia “extendida” más que nuclear.
o Machismo, desprecio por la mujer, sigue muy activo.
SALUBRIDAD o Escasa vitalidad en general (ambiente insalubre, contaminación,
basura, etc.)
o Alto índice de alcoholismo, de abuso de carbohidratos y de
estimulantes.
o Falta de conciencia ecológica.
MANTENIMIENTO o Malos hábitos alimentarios (por ejemplo, refresco vs. leche).
o Desnutrición.
o Vivienda inadecuada.
o Falta de higiene en las casas, en las calles y en las plazas.
COMUNICACIÓN o Mucha pseudocomunicación (chismes, relajo, ruido continuo, etc.)
o Alegría ruidosa.
o Manejo pobre del idioma.
o Desconfianza, suspicacia, máscaras.
AMISTAD o Amiguero, hospitalario, compadrazgo.
o Peculiar sentido de la lealtad.
o Impropio ideal del amor (distorsiones o confusiones).
EDUCACIÓN o Ignorancia, mediocridad.
o “Resignación” fatalista.
o Escasez de medios para desarrollarse intelectualmente.
o Distorsión de los conocimientos de nuestra cultura: prejuicios, mitos
de los héroes (de la independencia, la revolución, el espectáculo).
PLACER o Falta de equilibrio entre el instinto personal y la imposición social.
o Idea distorsionada de “placer”: pecado, prohibición, lo máximo.
o Fiestero, manirroto, “echa la casa por la ventana”.
o Bebe mucho.
SEGURIDAD o Inseguro en necesidades básicas, aún se siente abandonado por los
dioses.
o Busca seguridad por medio de alardes (compensación).
o Poca confianza en sí mismo y en los demás.
PRODUCCIÓN o Flojera e ineficiencia.
o Ingenioso, pero indisciplinado e inconstante.
o Echador.
o “Creativo” para trabajar con el mínimo esfuerzo.
o Discrimina a la mujer y la margina.
ADMINISTRACIÓN o Paternalismo empresarial.
o Inercia, más que objetivos reales y planes de vida definidos.
o Fácilmente desorganizado, improvisa.
o Individualista.
TALLER DE DESARROLLO PERSONAL EN SOCIEDAD

LO PATRIMONIAL o No acostumbra a ahorrar; vive al día y gasta más de lo que tiene.


LO RELIGIOSO o Supersticioso, místico.
o Dogmático, fanático.
o Incapaz de captar lo esencial de su religión cristiana.
o Se refugia en la virgen-diosa (La Guadalupana).
LO ÉTICO o Soborno, corrupción.
o Cinismo.
o Crimen organizado.
PROSPECTIVA o Vive y trabaja “a corto plazo”.
o No parece tener idea de lo es una evolución sistemática e integral.
POLÍTICA o Conciencia cívica “a la mexicana”: muchos incrédulos y no-
participantes vs. otros “grillos”, vividores de la nómina
gubernamental, “aviadores”.
o Enfrentado al gobierno en lugar de colaborador.
o Estructuras sindicales, “borreguismo”, “mesianismo político”.

JERARQUÍA DE INTERESES LABORALES

Jerarquiza del 1 al 5, de acurdo con el grado o nivel de importancia que tienen para ti las
siguientes afirmaciones:

___ Tener un empleo seguro

___ Obtener un buen sueldo.

___ Gozar de la simpatía y aprecio de los compañeros de trabajo.

___ Lograr reconocimiento por la dedicación y esfuerzo en su trabajo.

___ Desempeñar un trabajo acorde con las capacidades y experiencias.

___ Expresar su propia creatividad.

OBJETIVOS LABORALES

Menciona aquí los tres primeros objetivos por los que trabajas, luego califícalos poniendo en qué
porcentaje los has logrado:

1.
TALLER DE DESARROLLO PERSONAL EN SOCIEDAD

2.

3.

COMPARACIÓN LABORAL CON OTROS PAÍSES.

 En Japón la persona que ingresa a una empresa se supone que lo hace para el resto de su
vida laboral.
 Igualmente en Japón, durante las huelgas, los trabajadores continúan laborando, y sólo
manifiestan su descontento en forma simbólica (por ejemplo, con una banda rojinegra en
un brazo).
 En Corea del Sur y Hong Kong casi no existen sueldos fijos ni jornadas legalmente
determinadas, sino que la gente trabaja a destajo, durante un promedio de 12 horas
diarias.
 En varios países de Europa existe el seguro de desempleo para todo mundo: el
desempleado recibe cada mes una especie de sueldo mínimo y conserva su acceso a la
seguridad social.
 En Cuba y China sólo el Estado puede ser propietario de un negocio.
TALLER DE DESARROLLO PERSONAL EN SOCIEDAD

EL MÉXICO ¿INDEPENDIENTE?

El mexicano del México independiente acusa fuertes dependencias. Enseguida ennumeramos las
principales, con algunos de sus síntomas:

a) Dependencia del gobierno:


 Paternalismo.
 Presidencialismo.
 Mesianismo sexenal.
 Centralismo exagerado.
 Servilismo ante los poderosos.

b) Dependencia de lo divino o sobrenatural:


 Providencialismo.
 Devociones de cuño mágico.
 Promesas y mandas como algo caído del cielo para obtener soluciones a los problemas.
 Prácticas supersticiones y prácticas mágicas.
 Doctrinarismo dogmático que congela las mentes.

A este propósito observó Octavio Paz que, tras tantos siglos de ser manipulado y
engañado, el mexicano ya no cree más que en dos cosas: en la Virgen de Guadalupe y en la
Lotería Nacional (o quizás, en el Melate).

c) Dependencia de la familia:
 Padres sobreprotectores.
 Padres dominantes.
 Familias matriarcales
 Familias-clan, donde los hijos se casan y se quedan a la sombra de los padres, a seguir
dependiendo de ellos.
 Jóvenes casados que recurren habitualmente a sus padres (abuelos de sus hijos) para
que les ayuden a cuidarlos, educarlos y mantenerlos.

d) Dependencia del medio ambiente:

Todo mundo depende del medio ambiente, y esto es normal. Sin embargo, el mexicano de
pasa de la raya: además de imitar demasiado a los extranjeros “primermundistas”, existe
mucho mimetismo social. “Y ahora, ¿seremos al fin capaces de pensar por nuestra
cuenta?”, preguntaba Octavio Paz.
TALLER DE DESARROLLO PERSONAL EN SOCIEDAD

 Expresiones como “mande usted”, “para servir a usted” (desconocidas en otras


lenguas y culturas), delatan una actitud de suma docilidad.
 Está más condicionado por el pasado que proyectado u orientado hacia el futuro.
 Adopta una postura de resignación y conformismo ante los problemas, en lugar de
confrontarlos en forma activa y agresiva.
 En el trabajo cae fácilmente en el chambismo; es decir, la búsqueda de “un
puestito” donde pase sin pena ni gloria ocho horas al día, mientras la institución –
como mamá- provea su sustento y su seguridad.

e) Dependencia de las tradiciones:


 Abundan los ritualismos laicos; por ejemplo, los aniversarios oficiales, los informes de
gobernadores y presidentes…
 Menudean las rutinas ciegas que nadie se atreve a cuestionar. En muchas
comunidades el argumento supremo para actuar de una u otra manera es la
costumbre: “Así se ha hecho siempre; entonces, así se tiene que hacer”.

f) Dependencia de la naturaleza:

Los inmensos recursos naturales del territorio nacional ponen a los mexicanos en la tentación
de confiar en riquezas no creadas por el esfuerzo y el trabajo. Caso clásico: el petróleo.

g) Dependencia de los poderosos vecinos:


 Es flagrante el colonialismo cultural.
 El malinchismo en todas sus formas (como el clásico “sueño americano”).
 El desarrollo del espanglish.

“El mexicano no es responsable de nada: de sus fracasos, el culpable será Dios, el gobierno, la
Iglesia o hasta las malditas trasnacionales; de sus éxitos, será un manager, sea local o extranjero, y
la Virgen de Guadalupe”. (Mota Martínez, F.)

Tiene que ver con la arraigada experiencia colonial: durante tres largos siglos a nuestros ancestros
se les enseñó a “obedecer y callar”. Era el universo de lo ya establecido; un mundo en el que todo
ya estaba resuelto por la autoridad infalible de la Iglesia.

Sociedad de casta: un orden dispuesto por Dios, en el que unos eran los amos y otros los siervos;
cada quien tenía asignado su puesto en el entramado social, y cada quien debía ubicarse y
engranarse con resignación, sin protestar. Así era la cultura católica de entonces, caracterizada por
el dogmatismo, la dependencia y la resignación, ajena a la libertad, la competencia y la asertividad
típicas de otras culturas.

Resumiendo:
TALLER DE DESARROLLO PERSONAL EN SOCIEDAD

 En general el mexicano es inseguro.


 Tiene baja autoestima; por lo mismo, tiende a minimizar su yo para poner de relieve a
otras personas (los padres, los jefes, los santos, Dios) u otros conceptos.
 Ante las situaciones que generan estrés, cultiva ajustes o los encara de modo pasivo,
sobrellevando las situaciones, aguantando, buscando protección, refugiándose en roles
prescritos y en formas convencionales.
 No se involucra a fondo; es reticente en su diálogo con el medio.
 Su subdesarrollo técnico lo lleva al proteccionismo.
 No lee literatura seria; por tanto, no parece tener ideas propias, sólo copia lo que está de
moda.

(Rodríguez, Mauro y Ramírez, Patricia. Psicología del Mexicano en el Trabajo. Mc Graw Hill. 2004)

COMPARACIÓN CULTURAL ENTRE EL MEXICANO Y EL GRINGO

1. Entiende el respeto como afecto, obediencia y sumisión.


Entiende el respeto como reconocimiento de los derechos ajenos.
2. Respeta mucho a quien demuestra capacidad y eficiencia.
Respeta mucho al débil y desvalido.
3. Ante los desafíos y retos de la vida es activo.
Ante los desafíos y retos de la vida es automodificativo y tiende a resignarse.
4. Valoriza mucho a la familia.
Valoriza a los individuos positivos y capaces.
5. Tiende a la competitividad y a la demostración de poder.
Tiende a la comunión y demostración de afecto.
6. Tiende al optimismo y al esfuerzo.
Tiende al fatalismo y a la rendición.
7. Piensa que la vida es sobre todo para disfrutarla y gozarla.
Piensa que la vida es sobrellevarla y cumplir deberes.
8. En las relaciones grupales busca mucho la calidez y la simpatía.
En las relaciones grupales busca ante todo la eficiencia.
9. En sus percepciones y reacciones trata de ser independiente del entorno.
En sus percepciones es sensitivo al entorno (depende del medio).
10. Tiende a ser considerado, cortés / amigable.
Tiende a ser ambicioso, duro, rudo, directo.
11. Se inclina a la abnegación.
Se inclina al egocentrismo.
12. Tiene una alta necesidad de logro, porque valora lo suyo.
Tiene baja necesidad de logro, porque se autodevalúa.
TALLER DE DESARROLLO PERSONAL EN SOCIEDAD

ASPECTOS POSITIVOS DE LA PSICOLOGÍA DEL MEXICANO

A) Valores del mexicano en general.

Estudios realizados por el doctor Rogelio Díaz-Guerrero muestran que la baja autoestima del
mexicano se debe a una excesiva y mal entendida humildad que él mismo se autoimpone a fin de
destacar el valor y la grandeza de los símbolos en los que cree: Dios, la Virgen de Guadalupe, los
santos, la Iglesia; y los de las personas e instituciones que son su razón de ser: la madre, el padre,
la familia, el hermano mayor, los compadres, los amigos.

Todo esto explica, según Díaz –Guerrero, que gran parte de las actividades del mexicano se dirija a
la ceremonia, la comunicación, la identificación con estos grandes símbolos, instituciones,
personas y personajes “que provocan su percepción reducida e impotente pero que por otro lado
le proporciona seguridad emocional superior a la que priva en otros países y culturas. La mayoría
de las personas recurren a su familia, a algún amigo o a la religión para solicitar apoyo emocional,
lo que destaca la fuerza social, la cohesión de la familia y las creencias religiosas como fuente de
seguridad. En la familia, la mayoría de los mexicanos encuentra tranquilidad, seguridad, alegría,
satisfacción, confianza, amor, etcétera”.

Costumbres y tradiciones mexicanas que refuerzan el calos de la familia como apoyo y protección,
así como su orientación al afecto y amor como base fundamental de las relaciones, son aspectos
positivos de la cultura mexicana; lo malo es que si se llevan al extremo producen
comportamientos negativos.

Abraham Maslow menciona que en su visita a México la impresión general fue que los niños
mexicanos se portan mejor, son más corteses, aceptan más la autoridad y se quejan menos que los
estadounidenses, y además parecen gozar más su infancia.

La misma cultura mexicana al ser revalorada eb sus dimensiones genuinas puede ser altamente
positiva. Si bien es cierto que no sobresalimos en valores de logro, como la iniciativa, la ambición,
la independencia, la audacia y la perseverancia, también es cierto que cultivamos los valores de
convivencia, como el respeto afectuoso, la bondad, la humildad, la paciencia, la tolerancia, la
amistad, la resignación. El hombre aprende de su núcleo familiar a desarrollar ciertos valores:
lealtad, cooperación y afecto, así como servicio a los demás; aspectos que, sin duda, contribuyen
al desarrollo y crecimiento sano de un individuo siempre que no se llegue a la sobreprotección y al
exceso que crea dependencia y minusvalía.

La actitud flexible, adaptativa, de nuestro pueblo permite aceptar divergencia de opiniones y


propicia la armonía y la cordialidad; si se exagera, provoca una perspectiva fatalista de la vida,
resignada y sumisa. En cambio, valorada en su justo medio, esa flexibilidad aminora las
frustraciones y favorece la salud mental.
TALLER DE DESARROLLO PERSONAL EN SOCIEDAD

Los mexicanos están siempre dispuestos al servicio y en principio a la cooperación; pueden


entender que la colaboración es el mejor camino para obtener resultados. Prestos a dar y a
compartir desde lo material hasta lo espiritual, fácilmente encuentran apoyo y comprensión en sus
semejantes. Sus modales corteses y ceremoniosos no son meros formalismos: detrás de ellos se
esconde un genuino calor humano. Y sus celebraciones y fiestas no son meras catarsis y válvulas
de escape, sino conatos de entrega y comunicación.

La actitud solidaria con la familia, con el grupo y la sociedad también son factores positivos que
pueden aprovecharse para el desarrollo social.

Pese al machismo mexicano, sobre todo al compararlo con el comportamiento masculino de otras
culturas, se observa que, aun cuando los papeles masculino y femenino están netamente
diferenciados, el hombre se permite –por sus características afiliativas- ser más expresivo, lo que
facilita la comunicación afectiva en la familia.

Según la encuesta realizada por el CREA a fines de 1984, los mexicanos se sienten con un muy
aceptable estado de salud mental. En general, están satisfechos, pero son más fáciles en su vida
hogareña que con su vivencia laboral, y están orgullosos de ser mexicanos. De cada diez
mexicanos ocho dicen estar dispuestos a defender al país en caso de guerra.

Su sentido del humor les permite superar las adversidades y ser alegres y sociales. Este
comportamiento jocoso requiere de ingenio, base para el desarrollo de la creatividad.

Un porcentaje importante (89%) considera que el mutuo respeto, aprecio y fidelidad son
elementos importantes para mantener la unión y la integración familiar, la salud emocional y el
desarrollo de los hijos.

Los valores fundamentales de los mexicanos son la familia, la patria y la religión. Aunque la
religiosidad per se es ambivalente, en el centro de ella se encuentra la fe, un valor imprescindible
para alcanzar logros en cualquier campo.

Los mexicanos consideran que la libertad es un valor muy importante, más que la igualdad, y se
colocan en contra de la violencia como medio para apoyar el cambio social o político.

Consideran, asimismo, deseable dar mayor importancia a la vida familiar (86.9%), al desarrollo del
individuo (82.2%) y al desarrollo tecnológico (77.9%).

Todos éstos son valores muy apreciables, por lo que conviene reforzarlos y no olvidar que
podemos perderlos en aras de nuestra manía de copiar otras culturas más materialistas y
pragmáticas, que se encuentran en la decadencia precisamente por la pérdida de sus valores.
TALLER DE DESARROLLO PERSONAL EN SOCIEDAD

B) Aspectos positivos del trabajador mexicano.

Las características de la cultura mexicana tienen un fiel reflejo en el trabajo. La empresa, al


congregar a las personas que laboran en ella, se vuelve reproductora de los modelos
socioculturales y, al mismo tiempo, en moldeadora del comportamiento de los trabajadores
mexicanos.

En consecuencia, los aspectos más positivos del trabajador mexicano los encontramos en su
actitud servicial, inclinada a la colaboración, siempre y cuando se sienta aceptado y valioso. Las
empresas de servicio harían bien en aprovechar estas cualidades recompensado a sus
trabajadores por su actitud servicial y cooperativa. Fácilmente pueden por este medio, desarrollar
lealtad a la empresa.

Su arraigada religiosidad lo defiende: permite que pese a ser inhibido y melancólico, no sea
desesperanzado ni desesperado; en las más tristes carencias o situaciones conserva su fe en Dios y
en la vida. Su sentido del humor también permite al mexicano adaptarse a cualquier adversidad.

Por otra parte, su capacidad imaginativa conviene orientarla más hacia el esfuerzo creador que a
las soluciones improvisadas de último momento. Existen características en nuestro pueblo que lo
predisponen o los acercan a lograr una alta calidad en la producción; al mexicano le gusta lo
bonito, el nuestro es un pueblo que valora la belleza y el arte. Vasconcelos decía hace más de 50
años que “el arte es la única salvación de México”.

Otra cualidad del mexicano es su flexibilidad, ya comentada en este texto, pero que en el ámbito
laboral hace que se encuentre dispuesto a tipos de producción muy diferenciados, a fin de cumplir
las exigencias de los clientes. Asimismo, su ingenio puede aprovecharse para el mejoramiento de
la calidad de los servicios y productos.

El respeto y la obediencia, unidos a su flexibilidad e ingenio, hacen que el trabajador mexicano sea
muy apreciado en otras culturas. ¿Por qué no valorarlo aquí mismo y reconocer abiertamente su
actitud servicial y generosa?

La facilidad con que se puede relacionar y la alta valoración de los amigos, así como su
extroversión al manifestar sus sentimientos, propician su integración a los equipos de trabajo y
ponen una plataforma para construir un ambiente cordial y armonioso que permite la satisfacción
tanto necesidades sociales como de seguridad emocional.

En condiciones favorables, el mexicano puede ser un excelente trabajador, dispuesto a todo, a


colaborar con su esfuerzo y con el deseo de lograr lo mejor, pero necesita saberse valorado, útil e
importante.
TALLER DE DESARROLLO PERSONAL EN SOCIEDAD

Su predisposición a sobrellevar la vida y su actitud un tanto lúdica, le permiten no sólo una


apreciable capacidad hacia el trabajo, sino también encontrar la vida lo suficientemente agradable
como para poder gozarla.

Aunque también puede ser pasivo, fatalista y dependiente, es afectuoso, obediente, humilde y
cooperativo.

Tenemos tanto o más potencial que los habitantes de otros países, sólo hace falta aumentar la
responsabilidad por parte de unos (los trabajadores) y fomentar el aprecio de estos valores por
parte de otros (empresarios y gerentes).