You are on page 1of 6

1

ACEPTEMOS EL LLAMADO DE DIOS


A. EL PROPÓSITO DEL LLAMADO: COMUNIÓN CON
EL SEÑOR
Marcos 3.13-15

13 Después subió al monte, y llamó a sí a los que él quiso; y vinieron a él. 14 Y estableció a
doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar, 15 y que tuviesen autoridad
para sanar enfermedades y para echar fuera demonios:
Privilegio:

 Llamó a los que Él quiso, no cualquiera podía hacerlo. Era decisión del Señor.
La libertad de Jesús, con la que «llama junto a sí a los que quería». Es El quien nos elige
y no nosotros a EEl.
 Fueron llamados principalmente para que estuviesen con Él:
o Pasar tiempo con Él
o Conocerlo personalmente

Pasar tiempo con el Senor es mas importante que servirlo.

El objetivo del nombramiento de estos hombres: comunión con Jesús y participación en su


misión. El punto esencial es su estrecha unión con Jesús, una comunidad de vida, vocación y
destino, pero que en el fondo significa un entrar con Jesús en la intimidad de Dios. Por eso se
acercan a Jesús sobre el «monte» y por eso tienen que ser llamados por él; pues, la comunión
con Dios y con el enviado divino sólo puede darse a modo de don.

Jesús estaba rodeado de seguidores, de los cuales escogió a los doce que serían sus
compañeros da cada día. No los seleccionó en base a su fe, porque era vacilante. Tampoco los
escogió por talentos y habilidades que a lo mejor tenían, porque ninguno se destacaba por sus
habilidades. Los discípulos representaban una amplia gama de trasfondos y experiencias de la
vida, pero al parecer no tenían más potencial de liderazgo que los que no se escogieron. La
única característica que tenían todos era su decisión de obedecer y seguir a Jesús.

Vivir en comunión viene antes del hacer la misión.

Tenemos una elección: mantenernos reservados, o abrir nuestro corazón hacia una amistad de
amor y guía ilimitados.

Jesús anhela ser tu Amigo.


2

Una de las cosas más importantes en nuestra vida Cristiana es nuestra relación con Dios. Dios,
como nuestro Padre, quiere pasar tiempo con nosotros y que lo conozcamos lo mas
personalmente posible.

B. EXCUSAS A LA INVITACIÓN, LUCAS 14.15-24


En Palestina, cuando se hacía una fiesta, se fijaba la fecha con mucha antelación y se
mandaban las invitaciones para que se dijera si se aceptaban. Pero no se decía la hora; así es
que, cuando llegaba el día y todo estaba preparado, iban los siervos a avisar a los invitados. Era
un grave insulto el haber aceptado la invitación y luego no asistir.
14.16ss Para una fiesta, se acostumbraba enviar dos invitaciones: la primera la anunciaba, la
segunda indicaba que todo estaba listo. Los invitados en la parábola de Jesús ofendieron al
anfitrión al excusarse cuando se les envió la segunda invitación.

Los grandes banquetes tienen lugar por la noche. Aquí se trata de un gran banquete, pues son
muchos los invitados. Primero se hace una invitación previa, con la que se anuncia el
banquete. Todavía no se indica la hora exacta. Poco antes de comenzar envía el anfitrión a un
criado para que los invitados que habían aceptado la invitación se acuerden de que ya es hora,
que todo está preparado. Con esta forma de invitación observa el anfitrión una práctica de
cortesía que se había hecho corriente en los ambientes distinguidos de Jerusalén. «En
Jerusalén no acudía nadie a un banquete si no había sido invitado dos veces.» Cuando tenía
lugar la segunda invitación, la cortesía exigía que se cumplimentase.

Rechazar la invitación, sobre todo en el último momento, se tiene por una ofensa. La manera
como fue rechazada hubo de disgustar al anfitrión (*). El primero habla todavía de necesidad,
de fuerza mayor, y se excusa. El segundo se contenta ya con decir: Voy..., y también se excusa.
E1 tercero ni siquiera se excusa ya. La propiedad, las ocupaciones, la esposa son los
impedimentos para cumplimentar la invitación, para decidirse a responder al llamamiento:
son cosas que hacen perder todo el interés por la invitación.

Cada una difiere de la otra, y cada una tiene su plausibilidad, pero todas llegan al mismo
resultado: “Tenemos otras cosas que atender, más urgentes por ahora.” No se representa a
nadie como diciendo: No iré; en efecto, todas las contestaciones dan a entender que si no fuese
por ciertas cosas irían, y cuando estas cosas dejen de estorbar, irán.

Los convidados presentan excusas nada diferentes de las que se ponen hoy.
a. Los negocios y el trabajo, El primer invitado dijo que había comprado un terreno, y
que iba a verlo. Esto sucede cuando dejamos que los negocios usurpen los derechos de
Dios. Es posible estar tan inmerso en las cosas de este mundo que no se tiene tiempo
para dar culto. a Dios ni aun para orar.
Mateo 16.26
3

2 Timoteo 2.4

b. Las cosas materiales-El segundo invitado dijo que había comprado cinco yuntas de
bueyes y que iba a probarlos. Esto es dejar que las novedades usurpen los derechos de
Cristo. Sucede a menudo que, cuando se entra en una nueva situación se está tan
absorto que no se tiene tiempo para ir al culto ni para orar. Se da el caso de personas
que se compran un coche, o un chalé, y dicen: «Antes íbamos al culto los domingos;
pero ahora salimos al campo, que buena falta nos hace a todos, y especialmente a los
chicos.» Es peligrosamente fácil que algo nuevo, como un juego, o un hobby, o un
amigo, desalojen de nuestro horario los deberes espirituales. 1 Juan 2.15-16; Lucas
14.23

c. Las relaciones familiares-El tercer invitado dijo, más enfáticamente que los otros:
«Acabo de casarme. Comprenderás que no puedo ir.» Una de las leyes
maravillosamente humanitarias del Antiguo Testamento establecía: «Cuando alguno
fuere recién casado, no saldrá a la guerra, ni en ninguna cosa se le ocupará; libre estará
en su casa por un año, para hacer feliz a la mujer que tomó» (Deu_24:5 ). Sin duda esa
ley era la que se aplicaba este hombre. Una de las tragedias de la vida es que las cosas
buenas hacen que nos olvidemos de Dios. No hay nada más maravilloso que el hogar;
pero no se pretende que se use de una manera egoísta. Los que viven juntos, viven
todavía mejor con Dios; se sirven mejor mutuamente si sirven también a otros; el
ambiente del hogar es aún más maravilloso cuando los que viven en él se acuerdan de
que también son miembros de la familia y de la casa de Dios. Lucas 14.25-26

Motivo o pretexto para eludir una obligación o disculpar alguna omisión

Razón o argumento con que se justifica un determinado comportamiento, fallo o error

EL señor se enoja por tres razones:

 Indiferencia hacia los preparativos de la fiesta.


 Otras cosas eran mas importantes
 Rompieron su compromiso- ya sabían de la invitación

C. UNA RESPUESTA AL LLAMADO A LA INTIMIDAD


Apocalipsis 3.20

He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y
cenaré con él, y él conmigo.

 La iniciativa e invitación de Dios es personal: He aquí, yo estoy a la puerta


 Escuchar la invitación es personal: si alguno oye mi voz
4

 La respuesta es personal: y abre la puerta


 La bendición es personal: entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

Está dirigido a una iglesia complaciente. Las personas deben abrir la puerta y disfrutar del
compañerismo íntimo del Señor. El que espera que la puerta se abra, muestra la paradoja de la
gracia y la responsabilidad personal.

El estaba llamando a la puerta del corazón de los creyentes, pero ellos estaban tan ocupados
disfrutando de los placeres mundanos que ni se daban cuenta de que El intentaba entrar. Los
placeres de este mundo -dinero, seguridad, bienes materiales- pueden ser peligrosos porque su
satisfacción temporal nos puede volver indiferentes al ofrecimiento de Dios de darnos
satisfacción eterna. Si descubre que es indiferente a la iglesia, a Dios o a la Biblia, ha empezado
a sacar a Dios de su vida. Siempre déjele abierta a Dios la puerta de su corazón, y así lo oirá
cada vez que llame. Dejar que entre es su única esperanza de satisfacción total.

CONCLUSIÓN

Mientras viajaba desde Europa de vuelta a los Estados Unidos, me encontré sentado junto a
una niñita que nunca dejó de hablar desde el momento en que se sentó. Me contó la historia de
su familia y todo acerca de su cachorrito, que estaba en la bodega del avión. Emocionada
señalaba a todo lo que estaba a nuestro alrededor: "¡Mira esto! ¡Mira eso!" ¡No pude evitar
pensar en que ocho horas de esto podrían convertirse en un vuelo muy largo!

Conversamos por un rato hasta que de repente ella se calló. Se cubrió toda con la frazada, así
que pensé que tal vez iba a dormirse. Rápidamente aproveché el receso y busqué la revista más
cercana. Pero antes de poder abrirla, sentí un codito en mi costado. Miré a la niña, y ella
extendió su manita y dijo: "Oye, Joe, ¿quieres ser mi amigo?". Mi corazón se derritió. "Claro -
dije- seamos amigos".

En medio de la agitación de la vida, cuando pensamos que todo lo que queremos es que nos
dejen en paz, Jesús extiende Su mano con las marcas de los clavos y nos invita a ser Sus
amigos. Dice: "Pero os he llamado amigos, porque os he dado a conocer todo lo que he oído de
Mi Padre" (Jn. 15:14-15).
5

DIOS NOS HA LLAMADO PARA TENER


COMUNIÓN

1. Según Marcos 3.13-15 ¿Cuál fueron las razones por las cuales nuestro Señor Jesucristo
llamó a los 12 discípulos?
a. Pasar tiempo con Él
b. Predicar el evangelio
c. Para darles autoridad para sanar enfermedades
d. Para darles autoridad para echar fuera demonios

2. Siguiendo el orden de prioridades ¿Cuál esta en primer lugar? ¿Por qué?


Pasar tiempo con Él

3. Según Lucas 14.15-24 ¿Cuale son algunas excusas que estas personas dieron para no aceptar
la invitación a la fiesta?
a. Las ocupaciones, el trabajo
b. Las cosas materiales
c. La familia

¿Qué otras excusas damos nosotros para no pasar tiempo en comunión con Dios?

4. ¿Qué podemos aprender de Apocalipsis 3.20?


a. Dios es quien toma la iniciativa para tener comunión conmigo
b. Es mi decisión si escucho la voz de Dios
c. Es mi decisión si le abro la puerta de mi corazón para tener comunión con Él

5. ¿Qué decisión tomaras frente a la invitación de Jesucristo de tener comunión contigo?


6

Nota: De tiempo para que los demás contesten?