You are on page 1of 24

FILOSOFÍA

TRABAJO ACADÉMICO
ALUMNO:……………………………………………………..

17
FILOSOFÍA 2017

INTRODUCCIÓN

En el siguiente trabajo académico desarrollaremos las actividades propuestas. En la


primera parte analizaremos la lectura de Augusto Salazar Bondi, donde nos explica
acerca de la Filosofía, según esto desarrollaremos un análisis critico acerca de la lectura y
la resolución de preguntas según lo indicado. Como también se realizara un mapa
conceptual del resumen de la lectura dada.

En la segunda parte, realizare un ensayo sobre el tema importante, la valoración ética de


la realidad o u hecho importante en nuestra sociedad, se dará a conocer un tema bastante
principal.

En la tercer parte desarrollaremos análisis crítico acerca de la justicia mediante un caso


de valoración, dado por el docente. En este punto resulta de suma importancia para
desarrollo de nuestra moralidad y valores propios, es como una especie de desafío en las
respuestas para cada pregunta.

Por ultimo veremos la caracterización del acto moral, y su análisis desarrollado mediante
la resolución de preguntas moralmente respondidas.

1
FILOSOFÍA 2017

ÍNIDICE

I. Lea el texto ¿Qué es filosofía? de Augusto Salazar Bondy. Compréndalo y


luego: 2.1. Resuelva el cuestionario: 3 puntos.............................................................. 9
¿Qué es la filosofía? ...................................................................................................... 9
¿Qué no es la filosofía? ................................................................................................. 9
¿Qué es el pensamiento crítico? .................................................................................... 9
¿Por qué todos pueden filosofar?................................................................................. 10
¿Qué deducciones obtienes de tantas definiciones de filosofía? .................................. 10
¿Para qué sirve la filosofía? ......................................................................................... 10
II. Organice la información mediante un mapa conceptual, diagrama de llaves,
mapa mental u otro organizador. 5 puntos .................................................................. 11
III. Investigue y/o plantee un caso de valoración ética, luego, analícelo y redacte,
a partir del mismo, un ensayo de 2 a 3 páginas, sustentándolo con argumentos
axiológicos y, por lo menos, con cinco fuentes de información, virtuales y/o físicas
debidamente identificadas con cuyas citas pueda complementar, sustentar o
inclusive contrastar lo mencionado en dicho ensayo, las mismas que serán citadas
según la norma ISO 690 y 690-2. 5 puntos .................................................................. 12
ENSAYO ...................................................................................................................... 12
DISTINTAS POSTURAS SOBRE LA VALORACIÓN ÉTICA DE LA INSEMINACIÓN .. 12
VALORACIÓN ÉTICA SOBRE LA INSEMINACIÓN ..................................................... 12
OPINIONES EN CONTRA DE LA INSEMINACIÓN ..................................................... 13
OPINIONES A FAVOR DE LA INSEMINACIÓN ........................................................... 14
Ética del cuidado .......................................................................................................... 14
Opiniones a favor dentro de la corriente personalista ................................................... 15
Caffarra plantea dos casos extremos: .......................................................................... 15
EL HIJO VISTO COMO UN PRODUCTO ..................................................................... 15
NUESTRA VALORACIÓN ............................................................................................ 15
IV. Analice el siguiente caso, luego responda a las preguntas. 3 puntos ............ 16
¿Cómo se puede solucionar este problema de manera justa? ..................................... 17
Según el caso planteado, ¿existe relación entre la justicia y la felicidad? .................... 17
Si su respuesta es afirmativa, ¿cómo se establece dicha relación? ............................. 17
¿Es necesaria la justicia en un orden social? ¿Por qué? ............................................. 17
¿Puede algún orden social solucionar el caso de estas dos mujeres de manera justa?
Fundamente su respuesta. ........................................................................................... 18

2
FILOSOFÍA 2017

¿Se puede aplicar el derecho objetivo y/o subjetivo al caso planteado? ¿Cómo?
Fundamente su respuesta. ........................................................................................... 18
¿Cómo define Ud. la justicia? ....................................................................................... 18
V. Reflexione sobre el siguiente texto y desarrolle las actividades solicitadas. .... 18
VI. Lea atentamente el texto, luego, responda a las siguientes preguntas: ......... 21
¿Cuáles son las características fundamentales del acto moral en Aristóteles? ........... 21
Explique de manera sucinta y ejemplifíquelo con hechos de su vida cotidiana las cuatro
características fundamentales del acto moral. .............................................................. 21

3
FILOSOFÍA 2017

DESARROLLO DEL TRABAJO ACADÉMICO

TEXTO

¿QUÉ ES FILOSOFÍA?

En busca de información

Pocos nombres como los de "filosofía" y "filósofo" inspiran tanto respeto y atraen tanto la atención de los más
diversos espíritus. Cada uno de nosotros, no sólo por la obligación de un curso escolar, sino por efecto de la
demanda de las ideas y opiniones que a diario encontramos siente en cierto momento la necesidad de llegar
a precisar lo que es la filosofía y cuál es la función de filósofo.

No es extraño, en efecto, que en una conversación corriente se oiga decir que alguien "toma las cosas con
filosofía", o calificar a un buen señor como filósofo porque adopta sistemáticamente actitudes que están casi
siempre del lado de la cordura, la reflexividad y el ánimo comprensivo o desprejuiciado. También se suele
advertir con impaciencia, cuando ciertos asuntos urgen, que mejor es "dejarse de filosofías", o calificar de
filosófico un discurso, un poema o un ensayo que posee cierta profundidad de pensamiento.

Todas estas menciones cotidianas nos despiertan el interés hacia la filosofía que, sabemos, se practica de
modo regular por ciertas gentes. Estas menciones, sin embargo, apuntan de un modo impreciso a eso que
queremos averiguar y no dan una respuesta adecuada a nuestros interrogantes. ¿Qué podemos pensar,
pues, de seguro sobre la naturaleza de la filosofía? ¿Cómo obtener la información que nos permita absolver
ésta y otras interrogaciones?

¿Quién sabe qué es filosofía?

Cuando se quiere averiguar algo que se ignora lo normal y corriente es preguntar a los entendidos en la
materia, si los hay. Si, por ejemplo, queremos saber qué es un cometa, preguntaremos a los astrónomos; si
nos interesamos por los isótopos radiactivos recurriremos a un físico; si nos hace falta conocer el cometido de
la topología nos auxiliará un matemático. Por consiguiente, parece obvio que si estamos interesados en saber
qué es filosofía nos dirijamos a los filósofos. Pero resulta que éstos no están seguros de poder darnos una
respuesta. Y si se deciden a respondernos, lo que no es muy probable, en lugar de una contestación simple y
precisa, nos darán enfoques aproximativos, definiciones provisionales y fluctuantes, sugerencias para una
comprensión del filosofar. Además, cada filósofo consultado pondrá énfasis en un rasgo diferente de la
reflexión filosófica o adoptará un modo peculiar de encarar el contenido y las tareas de la filosofía. Se diría,
pues, que los entendidos no saben qué es filosofía. En todo caso, si lo saben, no parecen muy seguros de
poder formular su saber. Estando los entendidos en semejante situación, debemos convenir en que nadie
puede ilustrarnos sobre el asunto que nos interesa, por lo menos del modo en que ordinariamente lograrnos
información sobre una ciencia o una actividad humana.

La filosofía no es ciencia

La ciencia está sujeta a los hechos; los estudia y depende de ellos. Por cierto que la inferencia cumple un
papel muy importante en la ciencia. Pero si no existe una base de experiencia, es decir, de observación
directa de, los hechos, no hay conocimiento científico.

La ciencia, según esto, observa, explica, enumera, describe, prevé hechos, informa sobre ellos y los ordena.
En cambio la filosofía no informa sobre hechos, i los describe o explica. La filosofía los interpreta, busca
determinar su sentido, iluminarlos de acuerdo a patrones conceptuales universales. Aguzando la oposición
que aquí presentamos puede decirse que los enunciados científicos necesitan de los hechos para ser
verdaderos, mientras que los hechos necesitan de la interpretación filosófica para ofrecer un sentido.

Téngase en cuenta, por otra parte, que la ciencia, como cuerpo de enunciados o conocimientos, requiere ser
interpretada y fundamentada. Ella misma no puede darse fundamento, pues cada disciplina científica está

4
FILOSOFÍA 2017
preparada sólo para estudiar determinados objetos (la zoología, los animales; la botánica, las plantas; la
mineralogía, los minerales; etc.). La interpretación de la ciencia, la determinación de su fundamento, equivale
a adscribirle un sentido y es obra, así, de la filosofía, que también se diferencia en esto de la ciencia.

Por último; cada ciencia es un sistema de enunciados que se ocupa de una parcela de la realidad, de un
sector objetivo bien determinado, con métodos suficientemente definidos y probados. En cambio la filosofía
rompe el marco de todo sistema, va más allá de las circunscripciones objetivas. Puesto que interpreta el
sentido de los sistemas, no puede ser encerrada en uno fijo y determinado. Esto hace que, además, tenga
una vocación totalizadora e integradora de aquellos resultados y aquellas cuestiones en que remata cada
ciencia y que ésta por su cuenta no puede cancelar ni unificar con otros conceptos finales.

Semejante vocación de unidad última hace imposible que la filosofía trabaje con la seguridad y la eficacia de
la ciencia. Sus resultados son siempre cambiantes y controvertibles, lo que parece alejarla del conocimiento
riguroso y admitir una fuerte cuota de factores personales. Interés por la totalidad de lo existente, por el
conjunto del mundo y la vida, y ausencia de resultados fijos y probados, hacen que algunos piensen que la
filosofía posee una naturaleza semejante a la religión.

No es tampoco religión

Porque en ella prevalece la racionalidad frente al deseo y al sentimiento. En filosofía no se admite creer sin
pruebas, tener simplemente fe en una verdad admitida; es preciso dar una interpretación teóricamente bien
fundada del mundo y la existencia, iluminar con razones el sentido de la realidad. En cambio, en la religión
basta la fe y prevalecen las motivaciones subjetivas, el sentimiento de acatamiento y de subordinación con
respecto a un principio absoluto de verdad, valor y ser.

… ni arte

Pues el artista expresa la existencia sin formularla intelectualmente, sin dar pruebas ni ofrecer explicaciones.
Su dominio es, además, el de la fantasía, el de la irrealidad, y su materia prima la imaginación creadora
animada por la afectividad. Hay siempre una cuestión concerniente a la verdad de las afirmaciones en la
filosofía, que no tiene lugar propio en el arte.

Filosofía y sentido común

El filósofo trata de entender y explicar las afirmaciones del sentido común, como las de la ciencia, cada una a
su modo. Según esto, la filosofía adopta una actitud distinta a la del saber ordinario; implica un cambio de
enfoque —seguramente radical— con respecto al sentido común. No hay que olvidar, sin embargo, que
mantiene también estrechos contactos con éste; busca en él muchos de sus temas y a él retorna para
iluminarlo. En razón de este vínculo se comprende el malestar que siente el hombre común ante la
impenetrabilidad de ciertas fórmulas filosóficas cuya importancia para su vida intuye, y se comprende también
la pretensión del filósofo de ser entendido por todos, de tener algo que decir que valga la pena de ser oído y
pueda ser aceptado por todos los hombres y por cualquier hombre.

Hay, así, un conflicto y una armonía entre las verdades de la filosofía y las del saber común. En cuanto la
filosofía es una reflexión crítica y un intento de iluminación del mundo de los asertos cotidianos, tiene que
distanciarse de ellos y aplicarles un pensar que se mueve en un plano diverso. Pero el contenido de este
pensar no puede ignorar ese mundo común, que es parte del mundo total, aunque sea una fantasmagoría, y
por tanto debe a la postre encontrar sus razones o, dicho con una fórmula más significativa, darle la razón.

El filósofo se ocupa de todo y de nada

Las ciencias se caracterizan por tener un objeto determinado. Un conocimiento científico es siempre un
conocimiento referente a una especie de hechos. En cambio la filosofía no puede señalar nada determinado

5
FILOSOFÍA 2017
como su objeto. En este sentido, la filosofía no se ocupa, pues, de nada. Pero no se ocupa de nada porque
aplica su interés inquisitivo a todo. ¿Quiere decir esto que los filósofos acumulan conocimientos y alcanzan su
saber sumando los resultados particulares de todas las ciencias y artes? ¿Es la filosofía, entonces, una
suerte de enciclopedia, una colección de conocimientos científicos y de creencias y opiniones de la religión, la
conciencia popular, las artes y las técnicas? De ningún modo. Semejante pretensión de saberlo todo, que
era difícil en la antigüedad, es completamente imposible hoy. No hay mente capaz de registrar todos los
resultados del esfuerzo humano por conocer el mundo. Además, no sería nada útil, pues una acumulación
de elementos de esa naturaleza se parecería más al caos que a un saber genuino.

¿En qué sentido, entonces, la filosofía se ocupa de todo? En el sentido en que aborda aquellas cuestiones
que, por su carácter fundamental, afectan a la totalidad del ser. Si una pregunta es llevada a sus últimas
consecuencias, compromete la base de la existencia del hombre y la esencia del mundo. Es por tanto una
pregunta sobre todo, una cuestión totalizadora. De este tipo son las interrogaciones filosóficas:
interrogaciones sobre la existencia en conjunto, sobre la verdad fundamental, sobre el sentido de la vida; en
última instancia, interrogaciones sobre lo que es propiamente real.

La crítica filosófica

El modo de trabajar de los filósofos, el quehacer más típico de ellos puede ser caracterizado como una
crítica, esto es, como una reflexión sobre los elementos primarios del ser, el conocer, el actuar y la existencia.
Esta crítica, hija del realismo filosófico, se ofrece con diferentes figuras. Es unas veces indagación de los
fundamentos del ser, como cuando un metafísico del tipo de Spinoza concluye que la substancia es única y
absoluta y que de ella pueden derivarse todas las cosas y todos los hechos. Otras veces es análisis del
lenguaje, en cuanto formulación del conocimiento y la conducta. En éste caso el filósofo trata de desmenuzar
el instrumento de que nos valemos para comunicar nuestras ideas y nuestras experiencias y a través de éste
análisis espera descubrir los elementos básicos del mundo. Este análisis puede aplicarse al lenguaje de todos
los días, que condensa las experiencias de la conciencia común, como solía hacerlo el gran maestro inglés
Moore, o concentrarse en las formas más elaboradas del conocimiento humano, representadas por los
sistemas científicos, como hacen, por ejemplo, pensadores del tipo de Bertrand Rusell o Quine y la gran
mayoría de los lógicos. Puede aplicarse, en fin, a la creación artística, a la conducta moral o a la acción
histórica, de donde surgen filosofías críticas de diverso contenido y estilo, como las de Aristóteles, Feuerbach,
Nietzche, Scheler o Sartre, coincidentes, sin embargo, en el afán último de sacar a la luz la estructura íntima
de nuestra realidad.

Cómo se prueba una filosofía

El filósofo no puede prescindir de la certeza. De allí la polémica entre los filósofos, que defiende cada uno la
verdad de sus afirmaciones y no está seguro de ella sino en la medida en que ha rebatido a los demás. Cabe,
entonces, objetar filosofías, refutarlas, mostrar su invalidez y puede quizá hallarse un camino para determinar
cómo se prueba la verdad de un sistema filosófico.

Lo primero que puede decirse a este respecto es que una filosofía queda descalificada, total o parcialmente,
si presenta fallas lógicas importantes, si en su defensa o en el cuerpo de su argumentación incurre en falacias
ostensibles o cae en inconsistencias. En cambio no es tan decisivo el encontrar desacuerdos con los hechos
comprobados de la experiencia, salvo incompatibilidades fundamentales y reiteradas, que escapen a toda
interpretación conciliadora. Porque, como ya vimos, las filosofías iluminan el sentido de los hechos y, frente al
sentido común o a las escuetas y abstractas determinaciones de la ciencia, pueden dar una nueva figura a
los datos de la experiencia.

Sin embargo, no todas las doctrinas filosóficas que están libres de fallas lógicas y no chocan con las
experiencias más firmes y reiteradas son consideradas válidas y aceptables. Es indudable que hay otros
defectos que cuentan. Entre éstos el principal es una insuficiencia explicativa básica, una incapacidad para
ofrecer a todos los sujetos esa comprensión universal del mundo y la vida que se espera de la idea verdadera.
El filósofo anhela servir a este fin y no ceja en su empeño de dar razones y explicaciones que lleven a los

6
FILOSOFÍA 2017
demás a la visión inteligente del ser que él está seguro de poseer. Si, empero, quedan importantes sectores
de la existencia no iluminados, si el sentido de lo dado no cuaja en una idea universal, si hay otras visiones
que se muestran más iluminadoras y más eficaces para la intelección de las cosas, la prueba fracasa.

La coherencia lógica y la compatibilidad con la experiencia son factores que ayudan a la aceptación de una
filosofía, pero no aseguran su validez. Esta depende de la elaboración de las nociones y las formulaciones
que el filósofo sea capaz de hacer de modo tal que sus razones convenzan a los demás, y de la disposición
de éstos para ver el mundo de modo más transparente a través de la imagen que el filósofo le ofrece.

Los modos de verificar una filosofía y los modos de reconocer su validez están, según se ve, estrechamente
unidos a la actitud de los sujetos, a la visión que el filósofo tiene del mundo y al lenguaje que usa para
dirigirse a su público, así como a la disposición de éste para penetrar en el sentido de sus razones.

Un saber personal

Lo dicho nos permite advertir que hay una relación estrecha entre una filosofía y la personalidad de quien la
elabora. Esto ha sido reconocido desde la antigüedad al ver en la filosofía no sólo una teoría sino un saber
vital, una actitud, un modo de comportarse en la vida. El filósofo no responde a los problemas filosóficos que
lo preocupan no con la reacción del especialista que aguza su instrumento intelectual específico,
correspondiente a la especificidad de su objeto, sino con todo su ser, pues aquello a lo que responde es, en
buena cuenta, el conjunto de lo dado, la unidad universal del ser. El todo exige responder con toda la
persona. Y esta respuesta no puede menos de reflejar las peculiaridades individuales, culturales, históricas
de cada pensador.

No se confunda, sin embargo, carácter personal con arbitrariedad. El filósofo no se siente capaz de decir lo
que se le antoje. Se siente más bien constreñido a decir lo que reconoce racionalmente como válido, como lo
único válido para ser más preciso. Pero esta constelación ideológica es fruto de la experiencia personal y
colectiva de los hombres, toma cuerpo con la levadura de las vivencias más profundas y genuinas del sujeto.

La unidad de la vida y el pensamiento

De allí que todo auténtico filósofo traduzca en obras sus ideas, así como estás reflejan, cuando son
genuinamente suyas, sus actitudes vitales más características y más graves. Mientras que en la ciencia cabe
aceptar un divorcio completo entre el contenido de la teoría y la praxis vital del sujeto, puesto que ese
contenido no tiene casi nunca que ver con la conducta del hombre, con su existencia tomada en la unidad de
su sentido, el contenido y el acto filosóficos no se dan ni pueden darse los unos separados del otro. No hay
una filosofía abstracta, independiente de quien la ha forjado. Por eso mismo, no hay un pensar filosófico
genuino que no se cumpla en primer y principal lugar en la conducta de su creador. La filosofía compromete
con la vida y con el mundo, comenzando con la propia vida y con la relación que, en primera persona,
mantiene el filósofo con el mundo.

Esto no quiere decir que los filósofos sean seres excepcionales, ni que todos los hombres de estudio que se
aplican a la investigación filosófica tengan dotes geniales. Quiere decir que, por su propia esencia, el filosofar
liga el pensar y el ser y que nadie puede asumir la responsabilidad del primero sin ordenar según sus
certezas y principios —sean éstos cuales fueren— la vida que lleva y que propone, explícita y tácitamente a
los demás

Los filósofos no son, pues, excepcionales como hombres, pero sí asumen la excepcional tarea de unir
universalmente todos los hechos y todas las acciones. Y esto no es tarea fácil ni banal.

¿Todo hombre tiene una filosofía?

Es lo que generalmente se dice. Cuando se piensa en las opiniones que sobre el mundo y la vida acepta
cualquier hombre y que le sirven como brújula vital, y cuando se subraya el carácter personal de la filosofía,

7
FILOSOFÍA 2017
se está tentado a concluir que todos los hombres, cualquiera que sea su condición, su procedencia nacional,
su época, tienen una filosofía.

Repárese, sin embargo, en lo que hemos dicho al hablar de la Weltanschauung (cosmovisión del mundo) y su
diferencia con la filosofía. Vimos que frente a las exigencias de rigor, sistematismo y prueba que reconoce la
filosofía y que no son nada fáciles de cumplir, a no ser a través de un largo período de aprendizaje y de una
severa disciplina intelectual, la Weltanschauung es casi un producto espontáneo de los individuos y los
pueblos, que no requiere preparación ni estudio, sino que se impone a los sujetos con el peso de las
tradiciones y los controles sociales.

Por otra parte, afirmar el carácter personal de la filosofía no implica sostener que toda persona está llamada a
filosofar, sino algo muy distinto, a saber, que todo filosofar es propio de una persona. Queda empero
perfectamente abierta la posibilidad de que haya personas que no filosofen. Y éstas son aquellas que no
tienen la disposición, ni el interés, ni la disciplina del pensamiento crítico universal, para lo cual es necesaria
una firme vocación, acompañada de una educación muy estricta.

No todos los hombres, en consecuencia, tienen una filosofía. Lo que tienen es una concepción del mundo,
una Weltanschauung pre-filosófica, construida las más de las veces a base de elementos de creencias
religiosas que, en nuestra época, se mezclan con ideas provenientes de la ciencia. El paso de esta
representación heterogénea y asistemática a una filosofía propiamente dicha supone un severo esfuerzo de
pensamiento.

¿Para qué sirve la filosofía?

Muchos se preguntarán si vale la pena ese esfuerzo, si con la filosofía llegamos a algún resultado valioso y de
positivo provecho. A esto sólo se puede responder satisfactoriamente, quizá, suponiendo que quien pregunta
es consciente del valor del pensamiento racional y de su función orientadora de la vida. Si no tiene esta
convicción, será difícil hacerle reconocer la importancia del filosofar. No obstante, como su cuestión sugiere
una voluntad de abandonar el nivel, de la vida irreflexiva y comprender el sentido de las más altas funciones
de la mente, cabe decirle que la necesidad y la eficacia de la filosofía estriba en la necesidad que el hombre
ha sentido a lo largo de la historia de saber con conciencia plena, de lograr razones últimas para sus
certezas, de no aceptar opiniones no fundadas y de arrostrar la desazón de la duda o la negación antes que
vivir engañado por ilusiones balsámicas.

Seguramente la filosofía no sirve mucho cuando se encrespan las pasiones más violentas o el poder impone
su ley de hierro, pero si un hombre resiste al primer embate de la sinrazón, si logra tomar una distancia,
pequeña siquiera, frente al ciego impulso que lo quiere dominar, si trata de ver las cosas en un nivel de
sentido más vasto y rico que el de las relaciones inmediatas y fugaces, entonces no podrá menos de
reconocer la vigencia de la filosofía, porque ella constituye la cima del reclamo de comprensión, claridad y
fundamento que vive toda conciencia que se pregunta ¿por qué? ante un hecho cualquiera.

La filosofía es, entonces, la última estación de la racionalidad del hombre, en el doble sentido de la más
avanzada empresa de la inteligencia y del postrer esfuerzo por comprender el mundo y la vida y por
comunicar con los demás. En ella el espíritu humano muestra a la vez su fortaleza y su debilidad. Si la
filosofía fracasa, si sus pretensiones de saber integrador y de máximo rigor no se cumplen, se frustra la
aventura del hombre como creador de un orden legal coherente y universal, de un orden en el cual pueden
convivir los espíritus. Para probar esto sirve la filosofía.

Bibliografía

SALAZAR Bondy, Augusto. (1967). ¿Qué es filosofía? Lima: Vilock.

8
FILOSOFÍA 2017

PREGUNTAS:

I. Lea el texto ¿Qué es filosofía? de Augusto Salazar Bondy.


Compréndalo y luego: 2.1. Resuelva el cuestionario: 3 puntos

¿Qué es la filosofía?

“Un tipo de conocimiento eminentemente problemático y crítico, incondicionado y de


alcance universal, cuyos temas de investigación van más allá de la experiencia, lo cual
hace de él además un saber trascendente y metafísico”. Dicho de otra manera, la filosofía
sería el resultado de una relación gnoseológica entre un sujeto cognoscente y un objeto
de conocimiento, donde éste último hará referencia a la totalidad de las cosas que hay en
la realidad y cuya existencia se da independientemente de la percepción del sujeto, razón
por la cual se le considera un saber trascendente y metafísico.

¿Qué no es la filosofía?

En cambio la filosofía no informa sobre hechos, i los describe o explica. La filosofía los
interpreta, busca determinar su sentido, iluminarlos de acuerdo a patrones conceptuales
universales.

Ella misma no puede darse fundamento, pues cada disciplina científica está preparada
sólo para estudiar determinados objetos (la zoología, los animales; la botánica, las
plantas; la mineralogía, los minerales; etc.). Cada ciencia es un sistema de enunciados
que se ocupa de una parcela de la realidad, de un sector objetivo bien determinado, con
métodos suficientemente definidos y probados. En cambio la filosofía rompe el marco de
todo sistema, va más allá de las circunscripciones objetivas.

No es tampoco religión, porque en ella prevalece la racionalidad frente al deseo y al


sentimiento. En filosofía no se admite creer sin pruebas, tener simplemente fe en una
verdad admitida; es preciso dar una interpretación teóricamente bien fundada del mundo
y la existencia, iluminar con razones el sentido de la realidad.

Tampoco es arte, pues el artista expresa la existencia sin formularla intelectualmente, sin
dar pruebas ni ofrecer explicaciones. Su dominio es, además, el de la fantasía, el de la
irrealidad, y su materia prima la imaginación creadora animada por la afectividad.

¿Qué es el pensamiento crítico?

Es un proceso que se propone analizar, entender o evaluar la manera en la que se


organizan los conocimientos que pretenden interpretar y representar el mundo, en

9
FILOSOFÍA 2017

particular las opiniones o afirmaciones que en la vida cotidiana suelen aceptarse como
verdaderas.

¿Por qué todos pueden filosofar?

He escuchado a algunos decir que el pensar y reflexionar atentamente es sinónimo de


hacer filosofía. Yo creo que en verdad esa es una buena manera de empezar. Todos
somos capaces de reflexionar para organizar nuestras ideas y en realidad eso es lo único
que se requiere para comenzar a filosofar. La filosofía es como cualquier deporte. Se
puede practicar como principiante o de una manera profesional.
Se podrá pensar que no es tan fácil como lo quiero hacer ver, pero cuando queremos
encontrar la verdad acerca de algo y nos hacemos preguntas, en realidad estamos
filosofando, siempre y cuando estemos dispuestos a considerar como respuesta hasta la
verdad más profunda a esas preguntas. Eso es lo que los grandes filósofos han hecho en
realidad. Buscan la verdad en el campo de las ideas. Sospechan de todo, incluso hasta de
sus propias creencias, y de esa forma buscan respuestas diferentes y cuando las
encuentran las someten a la crítica junto con las viejas ideas. Uno de los objetivos de
hacer esto es el de saber cómo vivir mejor, de una manera más humana, más lógica, más
inteligente y con mayor intensidad.

¿Qué deducciones obtienes de tantas definiciones de filosofía?

Creo que al intentar imponer una definición de lo que es la filosofía contradigo su


naturaleza. Es decir, cuando pienso en filosofía, encuentro a un hombre intentando
aproximarse a una comprensión de la realidad. Quizá este hombre llega a alcanzar
verdades, quizá llega a hacer ciencia. ¿Pero si no lo consigue? ¿Acaso no habrá
filosofado? ¿Eso que hizo no es filosofía?

No pretenderé en este escrito definir la filosofía, tampoco llamaré a lugar a una de tantas
definiciones de la misma que se han hecho. Mi modesta intención va encaminada al
ejercicio, imprescindible, en cada estudiante de filosofía o filósofo en ciernes, en poner a
juicio las muy diversas definiciones que hay. Ponerlas a crítica, e intentar - a lo menos y
muy modestamente- aportar la muy particular visión del tema.

¿Para qué sirve la filosofía?

Puede parecer que hoy, cuando la ciencia ocupa la primacía en el conocimiento,


la filosofía es algo superado; pero la filosofía toca lo esencial del ser humano y está
constantemente actualizándose; la filosofía desarrolla el pensamiento crítico, reflexivo,
analítico, con una visión ética y orientación moral que proporciona recursos para vivir
mejor a título individual; pero también sirve para reunificar el conocimiento, porque el
saber está cada vez más parcelado y especializado y la filosofía, por su carácter
10
FILOSOFÍA 2017

multidisciplinar, es como la madre de todas las ciencias, es la que aporta conceptos para
fomentar el diálogo y los vínculos entre el arte, la religión, la biología, la tecnología,
etcétera

II. Organice la información mediante un mapa conceptual, diagrama


de llaves, mapa mental u otro organizador. 5 puntos

11
FILOSOFÍA 2017

III. Investigue y/o plantee un caso de valoración ética, luego, analícelo


y redacte, a partir del mismo, un ensayo de 2 a 3 páginas,
sustentándolo con argumentos axiológicos y, por lo menos, con
cinco fuentes de información, virtuales y/o físicas debidamente
identificadas con cuyas citas pueda complementar, sustentar o
inclusive contrastar lo mencionado en dicho ensayo, las mismas
que serán citadas según la norma ISO 690 y 690-2. 5 puntos

ENSAYO

DISTINTAS POSTURAS SOBRE LA VALORACIÓN ÉTICA DE LA


INSEMINACIÓN

En el presente trabajo se presentan diferentes posturas éticas sobre la inseminación


homóloga. Los distintos juicios de los diversos autores varían de acuerdo con sus
presupuestos antropológicos. Por este motivo, la exposición se organizó partiendo de uno
o más representantes de las corrientes filosóficas personalistas y no personalistas. Dentro
de los autores personalistas hay quienes están a favor y quienes están en contra, según
consideren que este método resulta una cooperación o una sustitución del acto conyugal.
Finalmente, expresamos nuestra opinión al respecto.

VALORACIÓN ÉTICA SOBRE LA INSEMINACIÓN

En una edición anterior de Persona y Bioética presentamos el resultado de nuestra


investigación sobre el estado actual de la técnica de inseminación artificial homóloga,
concluyendo que esta técnica tiene su propio campo de aplicación que evitaría en muchos
casos el recurso a la fertilización in vitro con transferencia de embrión (FIVET). Como
explicamos en ese artículo, actualmente la tendencia es a utilizar la FIVET y casi no se
usa la inseminación. Como explicamos allí, habría casos en que se podría evitar la
manipulación de embriones.

En el presente artículo expondremos los resultados de nuestra investigación sobre la


valoración ética que recibe esta técnica de fecundación artificial, y nos detendremos en el
caso de la inseminación homóloga. Se podrá apreciar que las posturas son muy variadas:
desde los que no encuentran ninguna objeción a su uso, hasta los que impugnan
absolutamente este procedimiento.

Antes de comenzar a recorrer las diversas posturas sobre esta técnica, es conveniente
hacer una serie de distinciones. La primera diferenciación que plantea Sgreccia se refiere
al origen del semen con el que se efectuará la inseminación:

12
FILOSOFÍA 2017

Homóloga: el semen proviene del varón que es marido de la mujer, es decir, que
establece un vínculo estable, con la intención de formar una familia.

Heteróloga: en este caso el semen proviene de un donante, que es ajeno a la pareja que
desea tener un hijo. Al separar la procreación de la relación marido-mujer, este tipo de
inseminación no es aceptable, por los mismos motivos explicados en el anterior apartado.

OPINIONES EN CONTRA DE LA INSEMINACIÓN

Los autores que se oponen a la inseminación artificial homóloga impropiamente dicha


suelen pertenecer a la corriente bioética personalista y lo hacen, principalmente, porque
consideran que ese procedimiento separaría el aspecto unitivo y procreativo. Podemos
comenzar recordando que en 1949 A. Gemelli publicó un opúsculo, "La fecundación
artificial", en el que opinaba que toda inseminación artificial era ilícita, incluida la
inseminación artificial homóloga "impropiamente dicha".

Los autores de la postura personalista encuentran dos obstáculos para considerar


aceptable la inseminación artificial homóloga: la separación entre los aspectos unitivo y
procreativo del acto conyugal. Es lógica la insistencia en no separar el aspecto unitivo del
procreativo. Según ellos, con la inseminación se rompería esa unidad, y la procreación se
separaría de la unión sexual;

La "utilización" del acto conyugal como modo de obtener el semen: es bien clara la
afirmación de May: "Específicamente referidos a la inseminación artificial por el esposo,
son muy pertinentes los siguientes comentarios de su discurso de 1951 a las matronas
italianas: 'Reducir la vida común de esposo y esposa y el acto conyugal a una mera
función orgánica de transmisión de semen no sería sino convertir el ámbito doméstico, el
santuario familiar, en un laboratorio biológico'".

Watt opina que no es digno de la unión conyugal que esta sirva simplemente para
recolectar el semen, que luego será extraído del cuerpo de la mujer. Este autor afirma que
la mujer debería recibir a su marido en su totalidad, cosa que no se logra en la
inseminación, y que el bebé debería ser fruto del amor conyugal.

Opiniones en contra de algún aspecto en particular

a) La estimulación ovárica

Llegamos a un punto muy importante. Muchos autores que aceptan la inseminación


artificial impropiamente dicha observan que si esta se realiza con estimulación ovárica se
corre el riesgo de llegar a dos alternativas que no son aceptables:

Que varios óvulos queden fecundados, y esto ponga en riesgo la vida de la madre.

Que, para evitar lo anterior, se recurra a la supresión de embriones, lo cual constituiría


abortar a esos seres humanos.

13
FILOSOFÍA 2017

A modo de ejemplo citamos a algunos autores que se refieren específicamente a este


tema. G. Herranz explica la "reducción embrionaria", realizada antes de que el embrión
cumpla los tres meses de gestación. Este autor nos recuerda que cada embrión humano
es una persona, con todos los derechos que nacen de tal dignidad y que, por tanto, la
reducción embrionaria es el asesinato de un ser humano inocente. Bompiani se expresa
en el mismo sentido, ampliando su visión crítica al peligro del síndrome proveniente de la
super ovulación.

También es necesario subrayar que, en muchos casos, la valoración ética de la


estimulación ovárica se ve agravada por la selección de los embriones y por el hecho de
que mueran muchos de aquellos que no quedan implantados. Esto es una consecuencia
de considerar a los embriones como si fueran objetos que se pueden producir, y
seleccionar el mejor, sin importar que muchos se pierdan en estos procesos.

OPINIONES A FAVOR DE LA INSEMINACIÓN

Opiniones a favor fuera de la postura personalista

En general, aquellos autores que no comparten el punto de vista que acentúa el valor de
la vida humana, por el hecho de pertenecer siempre a una persona, no suelen presentar
objeciones para el recurso a las técnicas de fecundación artificial en general y, por tanto,
a la inseminación artificial.

a) Pragmatismo-utilitarismo

Del Barco presenta la corriente que niega la personalidad a algunos seres humanos, o en
alguna determinada situación de su vida. Remonta el origen de esta postura a la división
que hizo Descartes entre el cuerpo y el espíritu.

b) Contractualismo

Continuando el recorrido histórico, Del Barco presenta a H. Tristram Engelhardt, quien


afirma que no todos los humanos son personas.

c) Principialismo

Beauchamp y Childress, autores de Principles of Biomedical Ethics e iniciadores del


principialismo, se refieren indirectamente a los métodos de fecundación artificial al tratar
sobre el "sujeto moral".

Ética del cuidado

Devettere explica la técnica de inseminación artificial y la presenta como un método muy


sencillo y económico de fertilización asistida. Acepta la inseminación que procede de la
masturbación del varón y también la que proviene de un donante. Como puede

14
FILOSOFÍA 2017

apreciarse, este autor no solo permite la inseminación impropiamente dicha, sino también
la que aquí llamamos artificial propiamente dicha y la inseminación heteróloga.

Opiniones a favor dentro de la corriente personalista

En este apartado trataremos de analizar por qué algunos autores de la corriente


personalista consideran que la inseminación artificial impropiamente dicha puede ser vista
como una ayuda al acto conyugal.

Caffarra plantea dos casos extremos:

Una mujer que es inseminada con el semen guardado de su marido muerto. Juzga que
este acto no sería lícito porque falta completamente el acto sexual.

Dos esposos tienen una relación sexual, pero para favorecer el encuentro de los dos
gametos se procede a introducir el líquido seminal en el útero o aun en las trompas. Opina
que se trata de una cooperación que no sustituye la intimidad conyugal de los dos
esposos, aunque el líquido seminal sea manipulado por razones médicas antes de ser
introducido en la mujer. Señala que no encuentra inconvenientes en que sea utilizado un
condón perforado: cree que no puede objetarse que se trata de un cuerpo extraño que
impide la unión conyugal. Lo mismo opina Rodríguez Luño.

EL HIJO VISTO COMO UN PRODUCTO

Las técnicas de fertilización asistida se ven influenciadas por la postura que considera que
los padres tienen derecho a tener el hijo. Esta actitud lleva a perder de vista que el hijo
también es una persona, con su dignidad propia. Afirmar el derecho al hijo presupone
considerarlo como una cosa, un objeto material del cual somos propietarios. En el
"Comunicado Final" de la X Asamblea General de la Pontificia Academia para la Vida se
subraya esta situación y sus consecuencias: "todo esto contribuye a considerar al hijo
obtenido mediante las técnicas de reproducción asistida a la manera de un 'producto',
cuyo valor en realidad depende en gran parte de su 'buena calidad', sometida a severos
controles y cuidadosamente seleccionada".

NUESTRA VALORACIÓN

Teniendo en cuenta los principios de antropología referidos a la esencia del acto conyugal
que es patrimonio de la corriente personalista (aspectos unitivo y procreativo), y las
técnicas de inseminación actualmente en uso (que analizamos en un artículo anterior),
expondremos en este apartado nuestra opinión, a la luz de las que hemos recogido más
arriba.

Para realizar el análisis bioético dividiremos nuestro examen en los distintos aspectos de
la inseminación:

15
FILOSOFÍA 2017

El acto conyugal como punto de partida: de acuerdo con lo señalado en el primer


apartado, entendemos que la procreación debe ser una consecuencia del amor que lleva
a la unión sexual de los dos esposos. Por esto, en este aspecto, consideramos aceptable
la inseminación artificial impropiamente dicha. Por tanto, coincidimos con la postura
planteada por Caffarra, Rodríguez Luño y Ciccone. Como algunos de estos autores
opinamos que, para este caso, no es adecuado hablar de inseminación artificial: debería
encontrarse otro término que no se confunda con la que se realiza a partir de una
masturbación.

Los distintos métodos usuales prevén la procreación en el organismo materno: la


inseminación "finaliza" antes de la fecundación, consiste en acercar los espermatozoides
al óvulo salvando las dificultades que haya en el camino, y que impidan que la generación
se produzca de manera natural.

Con respecto a la inseminación en sí consideramos que, en un sentido amplio, puede ser


entendida como una cooperación al acto conyugal

Hemos repasado distintas valoraciones sobre la inseminación artificial. Nos hemos


detenido especialmente en la postura personalista. Vimos que dentro de esta corriente
hay quienes están a favor y en contra de la utilización de este método de fecundación
artificial. El punto clave en discusión es si la inseminación ayuda o reemplaza el acto
conyugal. En nuestra opinión, se trataría de una cooperación, si se cumplen determinadas
condiciones que hemos detallado en la última parte de este artículo.

FUENTES DE INFORMACIÓN

 Páez G. Aspectos clínicos de la inseminación homóloga: ¿es actualmente una técnica eficaz? Pers
bioét 2010;15(1):25-39.
 Sgreccia E. Manual de Bioética. México: Diana; 1999. p. 404.
 Rodríguez A, López R. Los valores personales de la sexualidad y de la transmisión de la vida.
Disponible en: http://www.eticaepoHtica.net/sessualita/arl-rlm_sessualita_humana(es).pdf
 Páez G. Elementos para valorar los métodos de fertilización asistida. Pers bioét 2011;14(1):84-94.
 Bompiani A. The historical development of technologies and their impact on the processes of human
procreation.
 En: PAV, La dignità della procreazione umana e le tecnologie riproduttive. Aspetti antropologici ed
etici, febbraio 2004. [Citado en junio 2012]. URL disponible
en: http://www.academiavita.org/italiano/Pubblicazioni/indice/dig_procr.html .

IV. Analice el siguiente caso, luego responda a las preguntas. 3 puntos

Supongamos que dos mujeres aman a un mismo hombre, con o sin razón creen no poder
ser felices sin él. Pero de acuerdo con la ley y tal vez de acuerdo con sus propios
sentimientos, ese hombre no puede pertenecer más que a alguna de las dos, la felicidad
de una provoca irremediablemente la desgracia de la otra. En tal sentido:

16
FILOSOFÍA 2017

PREGUNTAS

¿Cómo se puede solucionar este problema de manera justa?

El hombre debería definir sus sentimientos por una o por otra, y darse cuenta que no
puede ser feliz lastimando a otra persona, asi que, en mi opinión deberían portarse como
personas adultas y darse cuenta que en el mundo hay muchas personas. No deben
enfrascarse en una relación asi de toxica.

Según el caso planteado, ¿existe relación entre la justicia y la felicidad?

Tal como ha afirmado numerosos filósofos, la felicidad es la máxima aspiración del ser
humano. Pero la felicidad no puede darse en una sociedad injusta. Aunque vivir en una
sociedad justa no es suficiente para ser feliz, sí es una condición necesaria para poder
alcanzar la felicidad.

La felicidad, además de estar relacionada con la conducta individual depende del contexto
social y político en el que se vive, Una sociedad sometida a la voluntad de un tirano puede
dar lugar a individuos muy infelices.

Si su respuesta es afirmativa, ¿cómo se establece dicha relación?

En una sociedad injusta y en la que no se garanticen unos derechos básicos a todos los
ciudadanos, la bondad y el cumplimiento de la ley no garantizan que el individuo pueda
vivir sin que el Estado interfiera en su vida. la justicia es una propiedad posible, pero no
necesaria, de un orden social; esto significa que no todos los órdenes sociales son justos.
Un orden justo es el que “regula la conducta de los hombres de una manera tal que a
todos satisface y a todos permite alcanzar la felicidad”

¿Es necesaria la justicia en un orden social? ¿Por qué?

Podemos describir a la justicia como el conjunto de leyes, regulaciones y normas que ha


creado el ser humano para mantener un orden en la sociedad y asegurar el bienestar
común a través del establecimiento de formas de actuar, comportamientos, castigos y
sanciones ante delitos, etc. La justicia se compone tanto de normas de comportamiento
que tienen que ver con la vida cotidiana y que es necesario establecer (por ejemplo, quién
determinará el precio de un producto, a quién corresponde las funciones de gobierno,
cuáles son los mecanismos de participación ciudadana, etc.) y por otro lado también se
compone de todas aquellas sanciones y castigos que se establecen para quienes
cometan un delito o no respeten las leyes y normas establecidas (por ejemplo al robar,
matar, abusar de alguien, etc.).

17
FILOSOFÍA 2017

¿Puede algún orden social solucionar el caso de estas dos mujeres de


manera justa? Fundamente su respuesta.

El orden social preciso para esta situación son los valores, nos encontramos frente a un
hecho que no debería darse si las personas involucradas tendrían valores inculcados.

¿Se puede aplicar el derecho objetivo y/o subjetivo al caso planteado?


¿Cómo? Fundamente su respuesta.

El concepto de derecho tiene dos significados diferentes que es menester precisar: el


punto de vista objetivo y el punto de vista subjetivo.

Si lo contemplamos como un ordenamiento social destinado a regular la conducta


humana, advertimos de inmediato que el derecho está formado por un cúmulo de normas,
es decir, de reglas impuestas a la actividad de los hombres, y a las cuales
deben estos someterse.

Si, por el contrario, lo contemplamos desde el fuero interno de cada uno, nos vemos
en posesión de derechos que podemos hacer valer frente a los demás, o sea que el
hombre tiene facultades para obrar y conducirse en determinados sentidos dentro de una
cierta esfera. En el primer caso del derecho objetivo es ese conjunto de normas
(leyes, costumbres, resoluciones judiciales y preceptos doctrinarios). En el segundo.
El derecho subjetivo consiste en las facultades que tienen las personas para actuar en la
vida jurídica. Se puede aplicar en forma de derecho objetivo.

¿Cómo define Ud. la justicia?

Para mí la justicia es un derecho y un valor primordial para todas las personas.

Mi concepto de justicia es que cada persona tenga los mismos derechos deberes, y
oportunidades sin distinción de raza, ideología o cantidad de recursos monetarios.

La justicia representa el equilibrio, garante de tus derechos personales, así como la


vigilante de tus deberes.

V. Reflexione sobre el siguiente texto y desarrolle las actividades


solicitadas.

TEXTO

18
FILOSOFÍA 2017

CARACTERIZACIÓN POSITIVA DEL ACTO MORAL1

En el libro II, capítulo 4 de la Ética a Nicómaco, Aristóteles hace una breve enumeración de las
características del acto moral, ahora desde el punto de vista positivo y no negativo como antes: no
cuáles características deben estar dadas para que el acto sea moralmente evaluable, sino qué
características positivas presenta el acto moral como tal. Aquí el contexto de discusión es más bien una
distinción entre acto moral y acto técnico. Para lo que interesa ahora basta con tomar estas
características y darse cuenta de adónde apunta la caracterización positiva del acto moral. Aristóteles
menciona aquí 4 características del acto moral:

a) debe realizarse a sabiendas,

b) debe ser resultado de una elección deliberada, en algún nivel de análisis,

c) debe ser un acto escogido por sí mismo y

d) debe llevarse a cabo de modo seguro y sin vacilaciones.

Estas características se conectan de manera inmediata con lo anterior.

La primera de ellas, que el acto se realice "a sabiendas", remite al "acto involuntario por ignorancia". En
efecto, si no está dado cierto saber respecto de las circunstancias del acto, el acto no satisface las
condiciones para ser moralmente evaluable, es decir, en un nivel de análisis, el sujeto tiene que
identificarse conscientemente con lo que está haciendo y conocer las marcas relevantes del acto en
cuestión. Si no las conoce, hay por lo menos la sospecha de que el acto no puede ser imputado
plenamente, salvo que el sujeto tuviera obligación de conocer lo que no conocía. Por eso los criterios de
imputabilidad dependen de qué sujeto concreto esté siendo evaluado. Por ejemplo, si alguien no conoce
un procedimiento burocrático, en la medida en que no sea el burócrata que tiene que cumplir esa tarea,
no puede ser responsable por el hecho de no conocerla, pero si es el funcionario cuya tarea exige
conocer ese proceso, no puede ser disculpado de los actos que haga sobre la base del desconocimiento.
Las condiciones de imputabilidad varían de acuerdo con lo que se le adscriba al sujeto como
conocimiento que debe poseer. Por supuesto, en cierto nivel de análisis hay un importante número de
actos en los cuales el sujeto puede legítimamente alegar ignorancia como causa de exención de
responsabilidad, pues a ningún sujeto finito se le puede exigir conocer todas las circunstancias
relevantes de todos los actos que lleva a cabo, por la sencilla razón de que el conocimiento del mundo
como conjunto escapa siempre a las posibilidades de los sujetos que actúan en ese mundo.

En segundo lugar, dice Aristóteles que el acto debe ser resultado, en algún nivel de análisis, de una
elección deliberada. Que sea deliberado no quiere decir que todo acto particular deba ir precedido de un
sesudo proceso de deliberación consciente. De hecho, la mayoría de los actos no va acompañado de
ese proceso de deliberación expresa, pues con mucha frecuencia los procesos de deliberación son
descargados en el hábito. Por ejemplo, el que maneja habitualmente un auto descarga en el hábito una
gran cantidad de procesos de deliberación, que de lo contrario le harían muy engorrosa la tarea. En
cambio, es típico del que está aprendiendo a manejar que tiene que deliberar acerca de todo lo que hace
y no puede atender a las cosas importantes: cuando atiende al embrague se le va el volante, cuando
atiende al volante se olvida del cambio, etc. El hábito tiene la importante función de descargar de la

1
Texto tomado del libro “Ética general “de Alejandro G. Vigo (pp. 72-74).

19
FILOSOFÍA 2017
deliberación aquellos aspectos no excepcionales de la situación en cuestión.

Pero todos los actos, incluso los que se realizan sobre la base del hábito, para ser imputables tienen que
poder ser analizados y reconstruidos como si hubieran sido deliberados. Por ejemplo, un conductor
experto no delibera sobre cuándo pasar los cambios, pero si un conductor inexperto le pregunta porqué2
puso tercera, puede dar una razón de ello como si lo hubiera deliberado. Esto es lo que alcanza para que
el acto sea imputable, aunque no haya habido un proceso expreso de deliberación previo al acto. De
hecho, los actos a los que precede una deliberación expresa son una porción ínfima dentro de la
cantidad de actos que nos pueden ser imputados para bien o para mal (mérito o demérito).

La tercera característica, que el acto sea escogido por sí mismo, apunta a que el acto moral no se utilice
para un fin extrínseco, porque si el acto es instrumentalizado para un fin exterior a sí mismo, se convierte
en otro acto. Por ejemplo si alguien hace una donación, tal acto se puede describir como un acto de
generosidad si se escogió hacer la donación por sí misma. Si, en cambio, se la escogió para pagar
menos impuestos, aunque el acto objetivamente descrito tenga el mismo resultado, y la gente a la que va
destinada la donación la reciba, ya no es más un acto que pueda ser descrito como un simple acto de
generosidad, porque en su motivación intervinieron factores extrínsecos: si se cambia de categoría de
impuestos, la tasa no conviene y conviene entonces aparecer ganando menos, porque de esa manera se
paga menos impuestos. Esto puede ser legítimo según la ley positiva, pero no quiere decir que ese acto
califique a alguien como muy generoso. No digo que ese acto sea malo, sino que, para que el acto sea
signo de generosidad, no tiene que estar instrumentalizado por referencia a un fin egoísta.

Esto implica que no se puede describir un acto independientemente del contexto en que se sitúa, pues si
el acto está en un contexto en que no es escogido por sí mismo, sino como medio para otra cosa, pasa a
ser otro acto, susceptible de una descripción diferente y por lo tanto de una evaluación diferente desde el
punto de vista moral. Por eso insiste Aristóteles en que, para que el acto sea descrito como el acto que
precisamente es, desde el punto de vista moral, debe ser querido por sí mismo.

Respecto a la cuarta característica del acto moral, que sea realizado de modo seguro y sin vacilaciones,
hay que explicar que a Aristóteles el acto puntual le importa poco, pues lo que le importa son las
disposiciones habituales, es decir, no tanto si el acto es valiente o no, sino si el sujeto que lo realiza es
valiente o no. Por eso Aristóteles introduce este requerimiento adicional, que depende de una ética de
las virtudes. No por realizar un acto puntual de valentía el sujeto será llamado valiente, sino por su
conducta habitual, que es la que surge fluida y espontáneamente. En cambio si un sujeto realiza un acto
de coraje o valentía temblando y venciéndose a sí mismo, hay buenas razones para suponer que aún no
está en posesión habitual de la valentía. Esto no le quita mérito al acto puntual realizado, pero pone una
pauta de evaluación que da para pensar que, a pesar de que el individuo haya actuado como un valiente,
no es un valiente. Como se ve, este último requerimiento apunta más en dirección de los sujetos morales
y no de los actos morales. Hay que recordar que la ética aristotélica es una ética no centrada en los
actos, sino en las disposiciones habituales de los sujetos, y que este cuarto requerimiento está en directa
conexión con el intento de fundamentar una ética de las virtudes y no de los actos. Por eso desde el
punto de vista del acto puntual como tal aparece como un requerimiento demasiado exigente, pero hay
que entenderlo bien: este requerimiento no le quita mérito al acto puntual como tal, sino que dice algo
sobre la evaluación del sujeto.

2
Esta palabra se encuentra escrita de la misma manera que el original (errada).

20
FILOSOFÍA 2017

ACTIVIDADES

VI. Lea atentamente el texto, luego, responda a las siguientes


preguntas:

¿Cuáles son las características fundamentales del acto moral en


Aristóteles?

Según Aristóteles, "un solo acto no hace a uno virtuoso", es decir, una persona no se
convierte en generosa porque un día dé limosna a un necesitado o sincera porque un día
dijo la verdad. Por el contrario, la virtud moral hay que conquistarla en el día a día,
habituándose a actuar bien, repitiendo actos generosos o sinceros y es, este hábito, lo
que me convierte en una persona buena, sincera, honrada, etc. Para Aristóteles, existían
tres niveles en el obrar, el obrar del individuo, el obrar de la familia y el obrar de
la sociedad.

La ética discute y juzga las normas morales y jurídicas, siendo las primeras las que
regulan lo que la sociedad aprueba o desaprueba, y las segundas las que regulan las
prohibiciones, castigando el incumplimiento de las mismas. También en ella se realiza por
una parte la crítica y el análisis de la moralidad y por otra propone
normas, escala de valores o ideales que van a primar sobre otros

Explique de manera sucinta y ejemplifíquelo con hechos de su vida cotidiana


las cuatro características fundamentales del acto moral.

Los actos humanos son aquello que podemos o no escoger.

Los actos morales son actos humanos, y para que estos sucedan se nos muestra la
existencia de un motivo para los mismos, y este motivo se convierte en la causa directa
de la realización de actos sin medir las consecuencias.

 Ha de ser voluntaria, es decir libertad y conciencia. Una acción no es moral sino


existe libertad, sino existe la posibilidad de elegir entre varias opciones.
 Ha de tener consecuencias para los demás, exige la relación con otros seres
humanos.
 Ha de ser sometida a otras normas morales. Tendré que precisar que es una
norma moral para saber con exactitud cuando una acción es moral o no lo es.

Nuestras acciones reaccionan a la realidad, y por tanto, depende de la utilización de unos


medios y producen unas consecuencias. La elección de los medios adecuados para la
consecución de nuestros fines es fundamental para la valoración moral de nuestras
acciones. Podemos justificar que el fin no justifica los medios, y en este sentido valorar
negativamente toda acción que utilice malos medios.

21
FILOSOFÍA 2017

FUENTES DE INFORMACIÓN

 AUGUSTO KLAPPENBACH:
"Como estudiar filosofía y comentar un texto filosófico". Edit.Edinmen, 1993,
Madrid

 F. MARTINEZ MARZOA:
"Historia de la filosofía". Ediciones Istmo, Madrid

 CESAR TEJEDOR CAMPOMANES:


"Historia de la filosofía en su marco cultural". Edit.SM, 1993, Madrid

 RELA, W., ED.: FELISBERTO HERNANDEZ. VALORACION CRÍTICA.


INTRODUCCION, SELECCION Y BIBLIOGRAFIA. MONTEVIDEO, 1982,
138 p. Encuadernación original. Nuevo.

 BANU, G. “Crítica de la crítica”, Primer acto, nº 254, 1994, págs. 28-33

 FERNÁNDEZ TORRES, A., HERAS, G. “La crítica como contradicción


frente al trabajo teatral”, ADE-Teatro, nº 29, 1993.

 Maravi Lindo A. (2000), Ética y Moral, Cap. 10 El Acto


Moral, Universidad Inca Garcilaso de la Vega.

 Docente: Sans Signori, Luis Eduardo Carrera: Computación e Informática.

22
FILOSOFÍA 2017

ANEXOS

Anexo1. Mapa conceptual del Acto Moral

23