You are on page 1of 19

Vía Crucis

Pascual Juvenil 2018


La Calaverna, Parroquia de Santiago Apóstol

INTRODUCCIÓN.
GUIA: El “vía crucis” se trata de acompañar a Cristo sufriente, en su camino hacia la cruz,
a lo largo de sus últimos momentos. Las estaciones nos recuerdan los momentos más
difíciles de este camino.
Vamos a acompañar este camino tremendo, intentando ponernos en su lugar: sufrir con
Él en estos momentos. Pero sobre todo, sabiendo que con Cristo, hay muchos hombres
y mujeres que sufren todavía miles de cruces: la cruz de la injusticia, del hambre, de la
muerte, la violencia, la ignorancia y la marginación.
Por eso nuestro Vía crucis este año se convierte en el camino de Jesús y el de los
hermanos nuestros que sufren como Él. Vamos a recordar en cada estación situaciones
dolorosas que hoy, se siguen viviendo en nuestro Estado, en Silao y nuestros ranchos.
Porque la Pasión de Cristo se sigue dando hoy en los lugares donde vivimos. Tantas
personas siguen siendo crucificadas ante nuestra indiferencia. Cristo se identificó con
ellas. Murió por todos nosotros, especialmente por los que sufren. Por eso, si queremos
acompañarle a Él, tenemos que acompañar también a las víctimas que viven cerca de
nosotros. Preparémonos interiormente para escuchar el clamor de los que sufren para
que despierten nuestros corazones dormidos.

SEÑAL DE LA CRUZ.
GUIA: OREMOS
En este Viernes Santo de nuevo queremos acompañarte Jesús en tu camino de la Cruz.
Pero queremos acompañarte en tu Cuerpo doliente y crucificado aquí y ahora, a lo largo
y ancho de nuestro mundo. Por eso nuestro camino será el de nuestros hermanos que
como tú son crucificados, es un camino de dolor injusto para muchos amigos nuestros.
Vamos pues a caminar con el mundo que sube hasta el Calvario: el Calvario de la violencia,
la explotación, la guerra, la violación de la dignidad humana, la injusticia estructural, las
víctimas de hoy (sin rostro, sin nombre, anónimas, irrelevantes) son también Cristos
Crucificados y podamos verte y amarte en ellos.

CANTO DE INICIO: Amar a Dios, amar al prójimo

PRIMERA ESTACION:
LA SENTENCIA DE JESUS
Nadie tiene mayor amor que quien da la vida por sus amigos.
ORACION:
Padre justo y misericordioso, que nos entregaste a Jesús, perdónanos por haberlo
abandonado y condenado.

Padre Nuestro

1
INTRODUCCIÓN A LA CONDENA
Participan quienes guían el viacrucis: Mujer Guía 1 y hombre Guía 2.
Muchacho 1 (mujer) y Muchacho 2 (hombre), de entre el público. Todos leen sus diálogos)

GUIA 1: Ha llegado la hora de la condena. Toda la Historia, todos los seres, nosotros
también, nos vamos a sentar en la sala del momento presente, para juzgar a Cristo, y
condenarlo; sin que pueda ampararse, sin remedio sin marcha atrás.
GUIA 2: Cristo, el juez de la historia y de la humanidad, ha sido juzgado a cada instante y
en cada lugar, desde el día en que vino a este mundo hasta hoy, hasta ahora.
MUCHACHO 1: Le han juzgado las autoridades religiosas con sus interpretaciones de la
Palabra y con sus normas morales.
MUCHACHO 2: Le han juzgado las autoridades políticas con sus leyes de gobierno que
solo benefician a unos pocos, los de siempre y que han generado muchas veces dolor y
pobreza.
MUCHACHO 1: Le ha juzgado el capitalismo con su fiebre productiva, consumista y
destructiva, con su indiferencia ante el dolor de los otros y el enriquecimiento de unos
pocos y la desmedida pobreza de muchos.
MUCHACHO 2: Le han juzgado los obispos o sacerdotes que se venden, se corrompen y
en lugar se ser pastores se han vuelto lobos para las ovejas.
MUCHACHO 1: Lo ha juzgado cada hombre y mujer con su descuido sexual, su
inconciencia, su doble vida y sus mentiras para aprovecharse del ignorante y débil...
GUIA 1: En esta encrucijada de nuestra Pascua Juvenil, nosotros vamos a asistir a este
juicio incluso, vamos a ser protagonistas en el juicio y en la condena, como testigos y
como jueces a la vez.
GUIA 2: Esto no es teatro, es algo más que eso, es poner nuestra vida real en este
escenario, cuando tomamos una decisión, estamos juzgando y ¡cuántas veces hemos
condenado nada menos que al mejor amigo! A Jesús quien es amigo y el mejor
compañero, lo hemos tratado como delincuente y lo condenamos a muerte.
GUIA 1: Véanlo, ahí está, Jesús de Nazaret, (aparece un muchacho representando a Jesús
con las características que se van diciendo) coronado de espinas, su frente
ensangrentada, con miedo pero seguro de que Dios lo sostiene, de hecho es la única
esperanza que lo mantiene en pie en este momento, sus ojos tristes, esta solo frente a
los poderosos, lo tienen en sus manos, sus oídos escuchan todo con atención y confía en
que su Papa está a su lado, tanto hablo de Él y en este momento de dolor es su única
fuerza.
GUIA 2: Véanlo, ahí está el Nazareno escuchando su condena. Véanoslo, aquí está el
Nazareno, juzgado ya y condenado, con miedo sí pero sereno.

CONDENA RELIGIOSA
A continuación se representará la condena religiosa, para lo cual se irán haciendo los
pasos que se indiquen en negritas.
Personajes:
El Sumo Sacerdote (Caifás) y dos acompañantes,
El Acusador,

2
Muchacho 2 de entre el pueblo y
Cuatro Jueces que serán personajes.

GUIA 1: Llevaron a Jesús a casa del Sumo Sacerdote y se reunieron todos los Sacerdotes,
los ancianos y los escribas (entran en escena). También Pedro le siguió de lejos, hasta
adentro del palacio y estaba sentado cerca del donde se lleva a cabo el juicio. Los Sumos
Sacerdotes y el Sanedrín entero andaban buscando (hacen mímica entre ellos como
platicando) un testimonio contra Jesús para darle muerte, pero no lo encontraban.
Muchos daban falso testimonio contra Él, pero los testimonios no coincidían. Algunos
levantándose, dieron contra Él este falso testimonio:
ACUSADOR: (se levanta alguien desde el público y grita esto): Nosotros le oímos decir “Yo
destruiré este templo hecho por los hombres, y en tres días levantaré otro no hecho por
los hombres”.
GUIA 2: Pero tampoco en este caso coincidía su testimonio. Entonces se levantó el Sumo
Sacerdote y poniéndose de en medio preguntó a Jesús:
CAIFÁS: (pregunta lo siguiente) ¿No respondes nada?, ¿qué es lo que atestiguan en contra
de ti?
GUÍA 1: Pero Él seguía callado, el Sumo Sacerdote le preguntó de nuevo:
CAIFÁS: (le pregunta con más fuerza) ¿Eres tú el Hijo de Dios?
JESÚS: (le contesta decidida y firmemente) Yo soy, y verán al Hijo del Hombre sentado a
la derecha del Padre y vendrá de las nubes del cielo.
CAIFÁS: (preguntando y condenando) ¿Qué necesidad tenemos ya de testigos? Han oído
la blasfemia, ¿qué les parece?, (Caifás y sus acompañantes dicen al mismo tiempo) ¡Es reo
de muerte! ¡Es reo de muerte!
JOVEN DE ENTRE EL PUEBLO: (alguien dice lo siguiente de manera cómo espontánea, pero
previamente ensayado) Ahí está el Nazareno, juzgado y condenado por el Sumo
Sacerdote y el Sanedrín, pero ¿a quien se le ocurre contestarle así al Sumo Sacerdote?
Jesús sabía que él podía condenarlo o perdonarlo, era el momento para disculparse por
todo lo dicho y guardar silencio eso le hubiera asegurado la vida, o tú ¿qué hubieras
hecho en una situación así? Lo mismo que Él o mejor guardar silencio y no meterte en
broncas, seamos sinceros nosotros casi siempre preferimos no meternos en problemas
y menos en un caso como el de Jesús cuando nuestra vida está en riesgo.

GUIA 2: (Jesús y los sacerdotes se mueven a otra parte del escenario donde se encuentra
Pilato con dos soldados) Acabamos de presenciar la condena de las autoridades
religiosas, ahora veamos la condena de Jesús por Pilato. Pilato se lavó las manos, prefiero
ignorar el asunto, noto desde el principio que la condena era injusta, pero en lugar de
defenderlo se lavó las manos, cuántas veces hemos dichos ante los problemas de los
otros, ese no es problema mío y cuando lo hacemos permitimos muchas veces que
inocentes sean condenados.

CONDENA DE PILATO

3
CAIFÁS: Este hombre ha estado pervirtiendo a la nación. Él ha estado diciendo que Él es
el Rey. Como respetamos la ley romana lo traemos a ti para que tú determines qué lo
que haremos con Él.
PILATO: Traigan al acusado. A ver ¿Eres tú el Rey de los judíos?
JESÚS: Tú lo has dicho. ¿Lo dices porque tú lo sabes o por que otros te lo dijeron?
PILATO: Este no es más que un pobre tonto, no veo ninguna culpa en este hombre. Si él
rompió sus leyes judías a mí no me importa y me lavo las manos en este momento, no
me metan en sus broncas. Yo no soy judío. Júzguenlo ustedes mismos.
CAIFÁS: Ya lo hemos juzgado y lo hemos encontrado culpable. Pero tú debes
sentenciarlo porque nosotros no podemos autorizar la pena de muerte.
Pilato: ¿La pena de muerte? ¡También ustedes se han vuelto locos! Es muy exagerado
esto para una persona que lo único que tiene es que está un poco loco.
CAIFÁS: Él ha estado tratando de incitar revueltas durante tres años, empezando en
Galilea y continuando después en Jerusalén, es un peligro, es mejor terminar con él antes
de que acabe con nuestra paz.
PILATO: Entonces yo no tengo que tomar la decisión.

JUICIO DE JUDAS
Participan Guías 1 y 2 y Judas
GUIA 2: (Jesús queda solo y salen los sacerdotes y Pilato) Acabamos de presenciar la
condena de las autoridades religiosas y de Pilato, ahora veamos la condena de Jesús por
Judas uno de sus amigos y nuestra comunidad. Porque también sus amigos lo
traicionaron y participaron en esta condena y nosotros en estos días también somos
jueces contra Jesús y lo hemos condenado, nosotros, los que somos el grupo de sus
amigos.
GUÍA 1: Judas es uno de los Discípulos más famosos por lo que hizo contra su mejor
amigo, Jesús, el fue un nombre excelente en la época de Jesús. Judas significaba
"alabanza" en aquel entonces, él no fue era un traidor cuando Jesús le llamó a seguirle.
No podemos pensar en él como un criminal, era una persona como cualquiera.
GUÍA 2: Judas tuvo que dejar todo para seguir a Jesús. Por tres años tuvo una amistad
íntima con él. Caminó y conversó con Jesús, el Hijo de Dios. Se sentó con él bajo las
estrellas, compartieron pan, sus ideas y sus sentimientos. Judas escuchó sus palabras,
vio sus milagros, Estuvo allí cuando Jesús calmó la tempestad.

JUDAS: Me desilusionaste Jesús, yo no quería traicionarte como dicen muchos, durante


el tiempo que estuve contigo pensé establecerías un nuevo gobierno para nuestro
pueblo judío, que nos liberarías de los romanos, pero tú empezaste a hablar a decir que
el hombre no debe acumular tesoros aquí en la Tierra, luego que te matarían, yo no podía
aceptar eso, me ilusionaste tanto y luego sales con tus cosas.

GUÍA 1: Cuando los enemigos de Jesús empezaron a hacer planes de matarle, todos los
sueños de Judas se desintegraron. Judas se desilusionó por completo.
JUDAS: Pero lo que termino por convencerme que tu habías perdido la razón fue en
aquella “Ultima Cena” nos dijiste que debíamos comer tu cuerpo y que no hay amor más

4
grande que dar la vida por sus amigos, te volviste loco, te pusiste a lavarnos los pies como
un esclavo y dijiste que así debíamos ser si queríamos ser tus amigos, ya no había marcha
atrás contigo, te habías vuelto loco, primero nos ilusionaste y de pronto te hechas para
tras, no sabes cuánto me dolió eso (sale corriendo de la escena y arroja un bolso con
monedas al suelo).

JESÚS: (Después de oír a Judas, Jesús se sienta en el suelo e inclina la cabeza, guarda
silencio unos segundos, se levanta y dice lo siguiente), Judas no te vallas, entiendo lo que
sientes, pero solo cuando el grano cae en tierra da fruto abundante. No te vayas amigo.
(Ahora voltea a ver los jóvenes de pascua y pregunta a todos viéndolos detenidamente) Y
ustedes mis amigos, ¿también quieren juzgarme y condenarme?

Se pone de música de fondo el Adagio de Albinoni, el Canon de Pachelbel

JUICIO DE LOS JÓVENES DE NUESTRO TIEMPO.


Participan:
Mucha 2 Cuatro Jóvenes Jueces.
Tres Jóvenes del público
Muchacho 2: (alguien aparece de repente y dice lo siguiente) Jesús, la verdad es que no
nos atrevemos a juzgarte y condenarte así, abiertamente, de hecho, hemos venido todos
nosotros a celebrar la Pascua contigo. Pero nuestra vida está muy lejos de Ti, con,
nuestras actitudes, nuestras decisiones, también te hemos condenado... ¿o no?
(pregunta a los jóvenes como reclamándoles), hacemos lo de siempre, nos damos la
vuelta y nos vamos a seguir nuestra vida, una vida sin compromisos y sin broncas.

JOVEN JUEZ 1: (Un joven típico de nuestras comunidades esos que dicen que esto de la
iglesia es aburrido y para mujeres) Jesús Nazareno. Tú nos llamas por nuestro nombre
para formar tu grupo más cercano. Pero tu llamada nos parece muy poco interesante,
aburrida, eso de estar portándose como santitos, preferimos otras llamadas más vivas y
excitantes, divertidas, vivir el momento, por eso te condenamos y la verdad no queremos
escucharte, sabes ya llego la hora de que comprendas que a pocos le interesas, y
definitivamente no te entendemos.
Dejamos un momento de silencio para reflexionar.

JOVEN JUEZ 2: (Un joven estudiante acostumbrado a tener todo) Jesús: Tu nos invitas a
seguirte diciéndonos: “el que quiera venir conmigo, que se niegue a sí mismo, que tome
su cruz de cada día y me siga”. Pero nosotros consideramos tu propuesta loca y nada
atractiva ¿pidiendo eso quien te podría seguir? y tu cruz nos parece anticuada y sin
sentido, ¿cargar una cruz, cuando lo que buscamos es no lleva cargas y disfrutar? estas
pasado de moda e imposible que funcione, preferimos gozar al máximo la vida y el
momento presente. Por eso te condenamos a llevar tu Cruz tú sólo, a seguir tu camino
sin compañeros. Condenamos tu propuesta al fracaso.
Dejamos un momento de silencio para reflexionar.

5
JOVEN JUEZ 3: (Mucha consumista) Jesús, Tú nos llamas amigos, “porque todo lo que he
oído a mi Padre, se los he dado a conocer”, pero nosotros juzgamos tu amistad
terriblemente aburrida. Es una amistad que nos quita la libertad de hacer lo que el cuerpo
nos pide, ¿no ves que en todas las películas y comerciales vemos lo contrario? Te
condenamos a no tener amigos de verdad y a que tus templos y seminarios se vayan
quedando vacíos... (Se dirige a los jóvenes como reclamándoles) Pues deberían saber que
cada vez hay menos sacerdotes y menos jóvenes comprometidos en la iglesia.
Dejamos un momento de silencio para reflexionar.

JOVEN JUEZ 4: (joven que venga de una fiesta) Jesús tú nos has dicho que tu alegría esté
en nosotros y que nos dejas tu paz. Pero nosotros juzgamos que tu paz y tu alegría no
nos emociona es más no nos sirve, ni nos llena ni divierte; preferimos nuestras fiestas y
diversiones, nuestros vicios y la paz de nuestros besos y abrazos, aunque en realidad nos
dejen más vacíos y solos. Por eso te condenamos a que sonrías Tú solo y a que entregues
tu paz a las cumbres de las montañas, lejos de nosotros.
Dejamos un momento de silencio para reflexionar.
Ahora responde Jesús, después de haber escuchado atentamente y con pena.

JESÚS: (dice con fuerza y valor) Veo que tienen enajenados los sentidos del alma; juzgan
mi verdad como mentira, mi luz como sombras, mi llamada como desprecio, mi elección
como insulto, mi cruz como castigo, mi amistad como cadenas, mi alegría como tristeza
y aburrimiento, me condenan, hoy ustedes me condenan como el Sumo Sacerdote en el
pasado.
Todos los jóvenes que participaron como jueces dicen: ¡Te condenamos!
Se pone de música de fondo Air de Bach

JESÚS: ¿Por haberlos amado como el Padre me amó? ¿Por haber compartido su vida y
cargado sus preocupaciones? Yo he orado por ustedes al Padre para que sean felices, les
he prometido no dejarlos nunca huérfanos. ¿Por eso me condenan?
Yo sin embargo no los condeno. Miren, nadie tiene amor más grande que el que da la
vida por sus amigos y como mis amigos los invito a compartir mi cruz y las cruces de sus
hermanos, porque cuando lo hacen con ellos, conmigo lo hacen.
(Va subiendo en volumen de la música y Jesús lo va diciendo con verdadero sentimiento)
Pero escúchenme me ha condenado la humanidad con sus sistemas económicos de
muerte, me han condenado los obispos y sacerdotes que no son fieles, me ha condenado
la televisión, el cine, las Universidades, me han condenado ustedes llevando una vida
ajena a la mía, de acuerdo, soy un condenado y voy morir; pero mi vida nadie me la quita,
yo la entrego porque quiero hacer todas las cosas nuevas, vengan detrás de mí, carguen
con su cruz y ayuden a cargarla a aquellos que día a día caminan a su lado; y si son
tratados como Yo.
CANTO: “Sean Felices”
JESÚS: Yo no los condeno, pero no quiero dejarlos en paz, vengan detrás de mí, vamos a
cambiar el mundo, es posible, vamos a hacer todas las cosas nuevas. (Jesús hace el gesto
de marcharse).

6
GUIA 2: Jóvenes, el condenado se va, pero es inocente y lo sabemos ¡Él es inocente!.
¿Lo dejamos marchar así nomás?, ¿aceptamos su condena como la cosa más normal del
mundo? ¡Digan algo! ¡Hagan algo! ¡No permitan que se vaya así!

Ahora distintos jóvenes (tres) de la asamblea se levantan de repente y dicen lo siguiente


de memoria, pero con expresividad:
JOVEN 1: Tienes razón Jesús, estamos ciegos, ¡ciegos! Te hemos condenado sin razón,
vivimos como si no existieras, como si no hubieras hecho nada por nosotros. Vivimos
como si no nos amaras, cerrados e incrédulos, te hemos cambiado por la diversión, el
alcohol y las mentiras, solo pesamos en nosotros mismos, en los que causa placer, tener
y comprar, sin pensar en Ti, sin escucharte, sin amarte y sin amar a los otros a los que
tanto amaste Tú.
JOVEN 2: ¿Sabes de qué está llena nuestra vida? ¡De muerte! Porque hemos pensado que
el amor pasajero, el vicio, el egoísmo son puertas verdaderas; sentimos que nuestros
problemas familiares son motivos suficientes para vivir como sea, en el desorden...
JOVEN 3: No hemos escuchado tu voz, que es como una suave brisa... y el enemigo nos
ha dicho un royo haciéndonos creer que somos felices sin Ti...

A la mitad de la siguiente reflexión poner Nessun Dorma

JESÚS: Gracias amigos, si en esta Pascua Juvenil ustedes me abren su corazón para
habitar en él, y se deciden a renovar mi pueblo que es también suyo, pues necesita
hombres y mujeres valientes y santos, entonces sí mi muerte habrá tenido sentido y
estaré satisfecho con ella. Si en esta semana has prestado atención a mi mirada que te
cubre de amor y de perdón a cada instante y que está ansiosa de encontrarse con tus
ojos entonces mi muerte habrá tenido sentido; pero no quiero irme vacío.

Segunda parte del vía crucis


GUIA 1: A continuación pasaremos a hacer el recorrido con las estaciones del Vía Crucis,
serán 14 estaciones.
Se le pide que salgan de manera ordenada y ágil hacia donde se indique, los que están
representando salen primero y van haciendo lo que se les indique.

SEGUNDA ESTACIÓN
JESÚS TOMA LA CRUZ SOBRE SUS HOMBROS
(Fuera del Centro de pascua, los soldados le imponen la cruz a Jesús y los maderos a los
ladrones).
GUÍA 2: Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
TODOS: Porque con tu santa Cruz redimiste al mundo y a mí pecador.
“Ellos se apoderaron de Jesús; Él mismo llevaba la Cruz a cuestas y salió a un lugar
llamado el Gólgota, que en hebreo significa la Calavera” Jn 19,17.
SIGNO: Nos tomados todos de los hombros como señal de acompañamiento y
solidaridad.

7
Jesús recibe la Cruz sobre sus hombros, que significa el pecado del hombre, pero existen
otras cruces negativas y positivas, las negativas son todo lo que no nos deja crecer
(injusticia, pobreza, violencia, ignorancia) y las positivas son las asumidas y vividas con
dignidad y generosidad (el trabajo responsable y generoso de todos los días, nuestra
vida, el esfuerzo común por un objetivo que nos realice a todos como personas, y como
cristianos.
ORACIÓN: Señor Jesús, concédenos que nuestra cruz, la cruz que nos regalas a cada día,
sea vivida con dignidad, con generosa entrega y con fe alegre. Que nunca nos olvidemos
del valor redentor de todo sufrimiento y de todo esfuerzo, y así lo unamos a tu Pasión en
cada momento. Amén.
GUÍA: Señor pequé, ten misericordia de mí.
TODOS: Pecamos Señor y nos pesa, ten misericordia de nosotros.

Padre nuestro, Ave María y Gloria al Padre…


CANTOS

TERCERA ESTACION:
JESÚS CAE POR PRIMERA VEZ
GUÍA 1: Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
TODOS: Porque con tu santa Cruz redimiste al mundo y a mí pecador.
“Quiso Yahvé destrozarlo con padecimientos, y él ofreció su vida como sacrificio por el
pecado. Por eso verá a sus descendientes y tendrá larga vida, y por él se cumplirá lo que
Dios quiere. Después de las amarguras que haya padecido su alma, verá la luz y será
colmado. Por su conocimiento justificará a muchos y cargará con todas sus culpas” Is 53,
10-11
SIGNO: Todos nos arrodillaos y ponemos las manos en el piso, inclinamos la cabeza,
(excepto aquellas personas que por enfermedad o edad no lo puedan hacer)
Jesús ha avanzado por el camino al Calvario, experimenta también la fragilidad del ser
humano, la debilidad de las fuerzas que se acaban por el camino y por eso se cae.
La caída de Jesús lo hace solidario con todos los que caen por el camino, por caídas de
desilusión, desaliento, cansancio, derrota y frustración. Jesús cae, pero no se queda ahí,
como a muchos les ha sucedido, Él se levanta y continúa su camino hacia su muerte,
porque descubre aun el sufrimiento tiene sentido cuando se une con los que en su
camino se encuentran cansado y caídos en el suelo sin ganas de levantarse.
ORACIÓN: Señor Jesús, concédenos la gracia de levantarnos siempre, de no quedarnos
caídos por el camino, y saber descubrir detrás de nuestras caídas el Amor de un Dios que
nos llama a levantarnos de nuevo, a buscar su voluntad y a vivirla con alegría.
GUÍA: Señor pequé, ten misericordia de mí.
TODOS: Pecamos Señor y nos pesa, ten misericordia de nosotros.
(Se levantan los participantes del suelo donde estaban y continuamos con el vía crucis.)

Padre nuestro, Ave María y Gloria al Padre...


CANTOS
CUARTA ESTACION

8
JESUS Y SU MADRE
GUÍA 2: Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
TODOS: Porque con tu santa Cruz redimiste al mundo y a mí pecador.
Cuando todos dejaron solo a Jesús, su madre viene a acompañarlo, sufre Jesús y también
su madre.
María sufre al ver su hijo y sufrió en su tiempo por ser mujer, como muchas mujeres hoy
sufren en nuestras comunidades, madres de familia que trabajan sin descanso, no
pudieron estudiar porque les toco trabar en casa desde muy chicas y hoy a pesar de los
cambios siguen siendo maltratadas.

Tú piensas…, esto tema no me toca… yo no maltrato a ninguna mujer, ni a mi madre, ni


a mi hermana, ni a mi novia... ni lo haré. Y tu mujer piensas… a mí nunca me pasara eso
no lo permitiré. Piensa ¿estás seguro de que no eres testigo silencioso del maltrato… en
tu casa, en la escuela, a otras mujeres…?

SIGNO
Ahora como signo recitaremos la siguiente oración contestando todos:
“Te rogamos óyenos”
Por cada mujer que está cansada de actuar con debilidad, aunque se sabe fuerte, y por
cada hombre que está cansado de parecer fuerte cuando se siente débil.

Por cada mujer que está cansada de actuar como una tonta y por cada hombre que está
agobiado por la exigencia constante de "saberlo todo".

Por cada mujer que está cansada de ser calificada como "sentimental" y por cada hombre
a quien se le ha negado el derecho a llorar y a ser sencible.

Por cada mujer catalogada como poco femenina cuando compite y por cada hombre
para quien la competencia es la única forma de demostrar que es masculino.

Por cada mujer que está cansada de ser un objeto sexual y por cada hombre preocupado
por su impotencia sexual.

Por cada mujer que se siente "atada" por sus hijos y por cada hombre a quien le ha sido
negado la alegría de la paternidad.

Por cada mujer que no ha tenido acceso a un trabajo satisfactorio y salario justo, y por
cada hombre que debe asumir toda la responsabilidad económica de otro ser humano.

Por cada mujer que desconoce la mecánica y por cada hombre que no aprendió a cocinar
“por ser cosa de mujeres”.

9
Oh, Dios, tú que nos hiciste hombre y mujer para ser complementarios en el amor,
ayúdanos a respetar al otro y a enfrentarnos a las injusticias que vemos a diario en
nuestro alrededor.
GUÍA: Señor pequé, ten misericordia de mí.
TODOS: Pecamos Señor y nos pesa, ten misericordia de nosotros.

Padre nuestro, Ave María y Gloria al Padre...


CANTOS

QUINTA ESTACION:
SIMON DE CIRENE AYUDA A JESUS CON LA CRUZ
GUÍA 1: Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
TODOS: Porque con tu santa Cruz redimiste al mundo y a mí pecador.
“Entonces los soldados sacaron fuera a Jesús para crucificarlo. Al salir, se encontraron
con Simón de Cirene, que volvía del campo. Y lo obligaron a llevar la Cruz de Jesús.
Llevaron a Jesús al lugar llamado Gólgota o Calvario que significa ‘Sitio de la calavera’ ”
Mc 15, 20b-22
SIGNO: Uno de los compañeros toma de la manos al otro y la pone en sus hombros como
ayudando al otro a caminar, y así nos vamos todo el trayecto de la estación formando
filas.
Jesús está agotado por el camino, la sed, el cansancio, los golpes por lo que Simón de
Cirene, una ayuda para seguir adelante.
Es que Dios se hace presente cuando parece que no podemos más, pero suele hacerlo
no a través de señales extraordinarias, sino en la pequeñez de nuestros propios
hermanos.
Señor, que no dejemos pasar la oportunidad de ayudarte en tu camino al Calvario. Que,
así como Simón, aunque no entendamos de momento lo que nos pides, seamos
disponibles y nos pongamos a servir al hermano que por las circunstancias duras de su
vida, parece que no puede más: aquel que se encuentra sin fuerzas, con hambre,
derrotado y vencido, cansado de luchar. A él debemos ayudar con nuestra fuerza. Amén.
GUÍA: Señor pequé, ten misericordia de mí.
TODOS: Pecamos Señor y nos pesa, ten misericordia de nosotros.
Padre nuestro, Ave María y Gloria al Padre...
CANTOS

SEXTA ESTACION:
LA VERONICA Y EL ROSTRO DE JESUS
GUÍA 2: Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
TODOS: Porque con tu santa Cruz redimiste al mundo y a mí pecador.
Sangre, polvo, sudor, heridas, moretones, hinchazón: ¡ni parecía el mismo Jesús!
De pronto, una mujer se arriesga a darle consuelo. Ella, la Verónica, le limpió la cara.
Fue una de las pocas valiente y fue una mujer. Los demás tenían miedo y eran cobardes.

10
¿También nosotros somos así? O nos da vergüenza hacer lo que pocos hacen, nos da
miedo hablar del Dios que hemos conocido a los demás; nos da miedo ser honestos; y
algunos jóvenes prefieren decir que no son católicos.
Nos da vergüenza pedir perdón a los que hemos ofendido.
Por miedo, dejamos que se cometan injusticias.
La Verónica no tuvo miedo de salir al encuentro de Jesús y ser su amiga.
Por ese acto de valentía, Jesús le dejó para siempre su rostro.

SIGNO:
Damos un abrazo a las mujeres que tenemos cerca para decirle con este signo que
valoramos todo lo que hacen para que el mundo sea mejor y que lucharemos con ellas
para que no haya maltrato contra ninguna mujer que este cerca de notros.

GUÍA: Señor pequé, ten misericordia de mí.


TODOS: Pecamos Señor y nos pesa, ten misericordia de nosotros.

Padre nuestro, Ave María y Gloria al Padre...


CANTOS

SEPTIMA ESTACION:
SEGUNDA CAIDA
(Aparece Judas colgado)

GUÍA 1: Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.


TODOS: Porque con tu santa Cruz redimiste al mundo y a mí pecador.
Una y otra vez cayó Jesús bajo el peso de la cruz en el Camino del Calvario. Una y otra
vez caemos nosotros en el mismo error de maltratar a los demás, Jesús esta caído y
piensa en su amigo Judas y le duele pensar que no pudo recibir su perdón como lo recibió
Pedro, Judas Pudo ir a Jesús y recibir amor y compasión, Judas no lo hizo. Aunque sintió
dolor por lo que pasó. Así que recordando que había un árbol cerca, Judas puso allí una
soga, metió su cabeza adentro y se ahorco. (Se ve al ahorcado y se guarda un momento
de silencio, valorar que este momento se cierren los ojos y retirar a Judas)

Ahora pesemos pero también a la tierra que es nuestra casa común, la matamos y la
contaminamos según nuestros intereses económicos y productivos.
La Tierra se calienta, el agua se acaba, el aire cada día se hace más irrespirable y los que
sufren por esto son siempre los más pobres, los más débiles. Aquí está, Señor, la
humanidad caída, la que no puede levantarse,... y la que no quiere, porque no le
interesa,... porque al final los que verdaderamente caen son los otros.

SIGNO: Todos nos arrodillaos y ponemos las manos en el piso, inclinamos la cabeza.

Las víctimas de estos cambios de temperatura, la falta de agua y la contaminación


siempre serán los más pobres.

11
Durante los huracanes en México las escenas son desgarradoras. Vemos a lo afectados,
defendiendo a sus hijos pequeños, llorando sobre sus cadáveres, agarradas a un silla ‐lo
único que les ha quedado‐ para que no se la lleve el agua, rezando también, protestando
por lo que el gobierno hace y no hace.
Pero puede ocurrir, y ocurre el gran milagro: las víctimas quieren vivir, ayudarse
mutuamente para vivir. Y entonces en medio de las catástrofes naturales aparece la
dignidad, el amor, la esperanza, la organización popular, religiosa y civil ‐de mujeres
sobre todo‐ para decir su palabra y mantener su dignidad.
Y muchos preguntan “¿Dónde está Dios?”. Él está aquí caído y en la cruz, “Dios no está
en una hamaca en el cielo”. En nuestros días está en medio del sufrimiento y de las
víctimas. No para bendecirlo y justificarlo, sino para decir que él no quiere quedarse
placenteramente en el cielo cuando sus hijos e hijas, los más queridos suyos, los pobres,
sufren en esta tierra.

“Bajar de la cruz a los crucificados” a los que cansados de este dolor preferirían la
muerte. El mandamiento de Dios. Ayudemos a salvar a este mundo. No hay nada más
urgente ni más importante. No piensen que se olvidan de mí, dice el señor, por ayudar al
débil y al enfermo, es así cuando están más cerca de mí que nunca… Estudien,
investiguen y busquen, por amor a mi nombre, soluciones de verdad para hacer que esta
destrucción del planeta termine… para que terminen la corrupción y la mentira,
gobiernen con justicia y honradez…
Les digo a ustedes, lo que Yahvé quiere es que mejoren su conducta y obras, que hagan
justicia, que no opriman al forastero, al huérfano y a la viuda. Hoy les digo: ¡levante a los
caen bajo el peso de la cruz! ¡Bajen de la cruz a los crucificados!

GUÍA: Señor pequé, ten misericordia de mí.


TODOS: Pecamos Señor y nos pesa, ten misericordia de nosotros.
Se levantan los participantes del suelo donde estaban y continuamos con el vía crucis.

Padre nuestro, Ave María y Gloria al Padre...


CANTOS

OCTAVA ESTACION:
LAS MUJERES LLORAN AL ENCONTRAR A JESUS
GUÍA 2: Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
TODOS: Porque con tu santa Cruz redimiste al mundo y a mí pecador.
Las mujeres siempre están presentes en las situaciones de dolor y angustia, y son las
primeras en brindar ayuda.
Las mujeres lloraban porque veían a Jesús sangrado, sucio, y cargando una cruz tan
grande y pesada.
Sabían que Jesús estaba pasando por una situación injusta, y que la gente no comprendía
ni valoraba su sufrimiento.
Jesús, olvidándose de su dolor, se detiene a consolar.

12
Nosotros casi nunca lloramos por el mal que hacemos, ni nos detenemos a consolar a los
que sufren. Casi siempre los abandonamos a su suerte y decimos: "sálvese quien pueda".

SIGNO:
Nos unimos todos en un abrazo general, recordando que este camino de Jesús no
estamos solos y que podemos encontrar consuelos en los otros.

GUÍA: Señor pequé, ten misericordia de mí.


TODOS: Pecamos Señor y nos pesa, ten misericordia de nosotros.
Nos separamos de nuestro abrazo general y continuamos.

Padre nuestro, Ave María y Gloria al Padre...


CANTOS

NOVENA ESTACION:
TERCERA CAIDA
GUÍA 1: Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
TODOS: Porque con tu santa Cruz redimiste al mundo y a mí pecador.

Ver a Jesús caído por tercera vez nos hace recordar nuestras repetidas caídas personales
y las de nuestros hermanos: caídas y recaídas en el error, la miseria, la injusticia, la
indignidad.

SIGNO:
Cerramos los ojos, ponemos una mano en el pecho, y pensamos en las ocasiones en que
pasamos de largo frente a situaciones como en la que hoy vemos a Jesús, caído y sin
fuerzas.
Ahora y con los ojos cerrados recorre con tu imaginación nuestras comunidades, ve las
personas que viven en nuestros ranchos, nos encontramos drogadictos en las equinas
en busca de su dosis. Mira a tus vecinos y sus hijos juegan en los caminos bajo el sol, o
viven en casas compartidas y carentes de la mínima comodidad. O quienes tienen miedo
salir por la inseguridad en la que vivimos.
Entre nosotros hay gente con problemas, caídas bajo el peso de la cruz. No hay que irse
tan lejos. En tu mismo rancho puedes encontrar situaciones difíciles, personas sumidas
en deudas que no pueden pagar, gente mayor que vive sola y que solo ellos saben cómo
sobreviven.
Tenemos el vicio de acostumbrarnos a todo. Comprar objetos robado, los malos sueldos,
la esclavitud de las adicciones, ya no es noticia el joven tirado o drogándose en una
esquina. Ni los tantos muertos en Silao en los últimos meses, ya es común y es parte de
nuestro día a día, pero todos ellos son hijos de Dios y hermanos nuestros que caen bajo
el peso de la cruz y en muchos casos mueren solos.
No nos acostumbremos a ver las injusticias y el dolor de los otros como normal.

ORACION:

13
Padre misericordioso, que te compadeces de todas las miserias de la humanidad y
despiertas sentimientos de solidaridad en hombres y mujeres de buena voluntad,
ayúdanos a ser tus amigos siempre, a querer cada día más a los demás, a animar y apoyar
a todos para que crezcan y se desarrollen, y a reconocer a tu hijo en todos los caídos.
Se pide los participantes que abran sus ojos y continuamos nuestro camino.
GUÍA: Señor pequé, ten misericordia de mí.
TODOS: Pecamos Señor y nos pesa, ten misericordia de nosotros.

Padre nuestro, Ave María y Gloria al Padre...


CANTOS

DECIMA ESTACION
LOS SOLDADOS DESPOJAN DE SUS ROPAS A JESUS

GUÍA 2: Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.


TODOS: Porque con tu santa Cruz redimiste al mundo y a mí pecador.
“Lo crucificaron y se repartieron sus ropas, sorteándolas entre ellos” Mc 15,24
SIGNO: Algo de lo que traemos con nosotros en este momento, nos lo vamos a quitar
(zapatos, morral, sombrero, reloj, etc.), y lo dejamos en el suelo. Lo observamos en
silencio.
“Nadie me quita la vida, yo la doy porque quiero”... su entrega fue consciente, libre,
voluntaria. Pero este DARLO TODO se fue logrando poco a poco, día a día. La entrega
total no se improvisa, se prepara en la entrega pequeña y generosa de todos los días.
¡Cómo cuesta dejarnos conducir por el camino del DARLO TODO, como lo hizo Jesús!
¡Cómo cuesta renunciar a nuestros derechos y a nuestros proyectos! Pero es necesario
hacerlo, para luchar y defender los derechos y las necesidades de aquellos que se han
quedado sin fuerza y sin fe, para seguir luchando.
ORACIÓN: Señor, que seamos capaces de poner, por encima de nuestros intereses las
urgentes necesidades de tantos hermanos nuestros. Que no sea nuestro provecho el que
mueva nuestro corazón, acrecienta tú nuestra sensibilidad para captar las necesidades
silenciosas de nuestros hermanos, sin quedarnos pasivos o indiferentes frente a ellas
sino DÁNDOLO TODO en la pequeñez de cada día. Amén.
Levanta tus cosas para continuar.
GUÍA: Señor pequé, ten misericordia de mí.
TODOS: Pecamos Señor y nos pesa, ten misericordia de nosotros.

Padre nuestro, Ave María y Gloria al Padre...


CANTOS

DECIMO PRIMERA ESTACION


JESÚS ES CRUCIFICADO
GUÍA 1: Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
TODOS: Porque con tu santa Cruz redimiste al mundo y a mí pecador.

14
“Junto con Jesús llevaban también a dos malhechores para ejecutarlos. Cuando llegaron
al lugar llamado “de la Calavera” lo crucificaron a Él y a los malhechores, uno a su derecha
y otro a su izquierda.” Lc 23, 32-34

"También los soldados se burlaban de él. Le ofrecieron vino agridulce, diciendo: «Si tú
eres el rey de los judíos, sálvate a ti mismo.». Porque había sobre la cruz un letrero que
decía: «Este es el rey de los judíos.». Uno de los malhechores que estaban crucificados
con Jesús lo insultaba: « ¿No eres tú el Mesías? ¡Sálvate a ti mismo y también a nosotros.».
Pero el otro lo reprendió diciendo: « ¿No temes a Dios tú, que estás en el mismo suplicio?
Nosotros lo hemos merecido y pagamos por lo que hemos hecho, pero éste no ha hecho
nada malo.» Y añadió: «Jesús, acuérdate de mí cuando entres en tu Reino.». Jesús le
respondió: «En verdad te digo que hoy mismo estarás conmigo en el paraíso.»". Lc 23,
36-43

Cerca de la cruz de Jesús estaba su madre, con María, la hermana de su madre, esposa
de Cleofás, y María de Magdala. Jesús, al ver a la Madre y junto a ella al discípulo que más
quería, dijo a la Madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo.». Después dijo al discípulo: «Ahí tienes
a tu madre.» Y desde aquel momento el discípulo se la llevó a su casa." Jn 19, 25-27

SIGNO: Extendemos nuestras manos en forma de cruz, mantenemos esta posición


mientras escuchamos la reflexión.
En el mundo hay mucha gente que llora. Gente que sufre. Gente triste. Hay muchas
cruces como la del Calvario. Queremos acercarnos en esta última estación de nuestro
caminos a todas las cruces, pequeñas o grandes, muchas de ellas anónimas, que nunca
son noticia. Las cruces que lleva la gente con la que te encuentras por la calle, la que lleva
tu padre, tu madre, tu vecina del rancho, la tuya. La depresión, el cáncer o la enfermedad
difícil de curar, la situación dolorosa de un familiar de quien hay que hacerse cargo, la
incomprensión entre familiares, padres e hijos, la soledad, el trabajo mal pagado, la
relación matrimonial que está en crisis, ¿Podríamos añadir más? Seguro que sí.
No hay vida que no esté traspasada en algún momento por el dolor, el sufrimiento, al
mirar la violencia, hambre, injusticia, marginación, las guerra, soledad, llanto, abandono,
burlas, permite que se conmuevan tus entrañas y piensa en lo que puedes hacer para
comprometer tu vida para aligerar esas cruces.
Bajen sus manos y hagamos la siguiente oración.
ORACIÓN
(La última plegaria de Gandhi.)
Ya te sientas fatigado o no ¡oh, joven, muchacha!, no descanses; no ceses en tu lucha
solitaria, sigue adelante y no descanses.
Caminarás por senderos confusos y enmarañados y solo salvarás unas cuantas vidas
tristes.
¡Amigo!, no pierdas la fe, no descanses.
Tu propia vida se agotará y anulará, y habrá crecientes peligros en la jornada.
¡Amiga! soportas todas esas cargas, no descanses.

15
Salta sobre tus dificultades aunque sean más altas que las montañas, y aunque más allá
solo haya campos secos y desnudos.
¡Joven!, no descanses hasta llegar a esos campos.
El mundo se oscurecerá y tú verterás luz sobre él y disiparas las tinieblas.
¡Amigos!, aunque la vida se aleje de ti, no descanses.
¡Amigos!, no descansen; procura ayudare a que otros descansen.

GUÍA: Señor pequé, ten misericordia de mí.


TODOS: Pecamos Señor y nos pesa, ten misericordia de nosotros.
Padre nuestro, Ave María y Gloria al Padre...
CANTOS

DECIMO SEGUNDA ESTACION:


JESUS MUERE EN LA CRUZ
GUÍA 2: Señor pequé, ten misericordia de mí.
TODOS: Pecamos Señor y nos pesa, ten misericordia de nosotros.
Marco 15
"… Jesús gritó con voz potente: (otra voz masculina con un grito) «Eloí, Eloí, lammá
sabactani»… «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?». Al oírlo, algunos de
los que estaban allí dijeron: «Está llamando a Elías.». Uno de ellos corrió a mojar una
esponja en vinagre, la puso en la punta de una caña y le ofreció de beber, diciendo:
«Veamos si viene Elías a bajarlo.»." Mc 15, 33-36

“Como al mediodía se ocultó el sol y todo el país se quedó en tinieblas hasta las tres de
la tarde. En ese momento la cortina del Templo se rasgó por la mitad y Jesús gritó muy
fuerte: (otra voz masculina con un grito) “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”
y al decir estas palabras expiró” Lc 23,44-46
SIGNO: Ahora no nos moveremos nada y guardaremos silencio.
Todo está consumado. Jesús ha muerto. Este es el precio y la medida de su amor. Es
necesario el paso de la muerte a la Vida. No podemos evitar, como cristianos, este paso
inevitable, pero debemos aprender a morir como ha muerto Cristo: con la plena
confianza en su Padre, con un total abandono y esperanza que las cosas cambiaran.
ORACIÓN: Señor Jesús, al fin todo está concluido, has sido fiel a la Voluntad del Padre
hasta las últimas consecuencias. Esta es la medida de tu Amor y tu Fidelidad. Así, muerto
al fin, no puedes darnos más porque lo has dado todo. Nada hay que nosotros podamos
darte a cambio sino nuestros esfuerzos por vivir cada día un poco más tu Evangelio. Que
sepamos morir como Tú, para que nuestros hermanos tengan al fin la Vida plena ya desde
ahora y en sus circunstancias concretas. Amén.
GUÍA: Señor pequé, ten misericordia de mí.
TODOS: Pecamos Señor y nos pesa, ten misericordia de nosotros.
Padre nuestro, Ave María y Gloria al Padre...
CANTOS

DECIMOTERCERA ESTACION:

16
MARIA RECIBE EN SUS BRAZOS EL CUERPO DE JESUS
GUÍA 1: Señor pequé, ten misericordia de mí.
TODOS: Pecamos Señor y nos pesa, ten misericordia de nosotros.
María es madre en todas las etapas de la vida.
Abraza a su Hijo muerto y una espada atraviesa su corazón.
Espera una vida comunitaria más participativa, donde todos pongamos nuestras
capacidades al servicio de los demás.
María, junto a nuestra cruz de cada día, sufre mientras no suceda esto.
SIGNO:
Mira tus manos que, como María, reciben a Jesús en los hermanos que se te han
confiado; y extiéndelas hacia los otros y nos tomamos todos de la mano formando una
cadena y comunidad de hermanos, para ponernos al servicio de ellos.
GUÍA: Señor pequé, ten misericordia de mí.
TODOS: Pecamos Señor y nos pesa, ten misericordia de nosotros.
Padre nuestro, Ave María y Gloria al Padre...
CANTOS

DECIMOCUARTA ESTACION:
JESÚS ES PUESTO EN EL SEPULCRO

GUÍA 2: Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.


TODOS: Porque con tu santa Cruz redimiste al mundo y a mí pecador.
“José bajó el cuerpo de la cruz y lo envolvió en una sábana que había comprado. Después
de ponerlo en un sepulcro que estaba cavado en la roca, hizo rodar una piedra grande a
la entrada de la tumba. Maria Magdalena y María, madre de José, estaban ahí mirando
donde lo depositaban” Mc 15,46-47
SIGNO: Nos unimos todos en un abrazo como si tuviéramos dentro algo muy valioso que
estuviéramos protegiendo. Nos apretamos fuertemente, como significado de que no
queremos que ese don se nos escape.

El grano de trigo ha sido puesto en la tierra. Ahora ya está listo para dar fruto. Es el
tiempo en el que el campesino espera con una confianza grande en Dios el momento de
la cosecha. Ahora vemos el surco cerrado que contiene una semilla valiosa y que lucha
por reventar su estrecho espacio y abrirse a la vida. Así el sepulcro resultó demasiado
estrecho para contener la fuerza de la Vida y del Amor de Cristo. Ahí, en este tiempo de
silencio, luto y desconcierto, se está gestando una vida nueva.
OREMOS JUNTOS
Ante la injusticia y el pecado en que viven sumidos tantos seres humanos, ante el
egoísmo de unos y la desesperanza de otros, ante la imposibilidad de resucitar mientras
haya opresores y oprimidos,... Creemos que por iniciativa del Espíritu de Dios, ha nacido
en nosotros una urgencia que nos impulsa a la acción. Creemos que la vocación y misión
de seguir a Jesús, pide ver la realidad e implica un compromiso de transformación de la
misma. Creemos que el ser humano, hombre y mujer, es el verdadero templo de Dios, allí
es donde le encontramos de verdad y le damos culto. Creemos que cada día el Padre‐

17
Madre nos interroga: el clamor de los pobres, de la tierra es voz de Dios. Creemos y
amamos a Jesucristo, presente en cada ser humano y especialmente en los pequeños y
débiles. Creemos y amamos al mundo, su historia, una historia por completar y un mundo
por construir, cuidar y liberar. Un mundo que ha comenzado ya a resucitar.
GUÍA: Señor pequé, ten misericordia de mí.

TODOS: Pecamos Señor y nos pesa, ten misericordia de nosotros.


Padre nuestro, Ave María y Gloria al Padre...
CANTOS

DECIMOQUINTA ESTACION:
LA RESURRECCION DE JESUS
GUÍA1: Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
TODOS: Porque con tu santa Cruz redimiste al mundo y a mí pecador.
SIGNO:
Nos tomamos todos de la mano, y juntos profesamos nuestra fe
GUÍA: ¿Creen ustedes en Dios Padre todopoderoso creador del cielo y de la tierra?
TODOS: Si Creemos
GUÍA: ¿Creen en Jesucristo, que sufrió la muerte por nosotros y está resucitado para
darnos vida nueva?
TODOS: Si Creemos
GUÍA: ¿Creen en la Iglesia, cuerpo místico de Cristo y comunidad de amor?
TODOS: Si Creemos
GUÍA: ¿Creen en el Espíritu Santo que anima nuestro corazón y nuestra voluntad y nos da
la vida de Jesús?
TODOS: Si Creemos
GUÍA: ¿Creen que los cristiano debemos alimentarnos la Palabra de Dios y ponerla en
práctica?
TODOS: Si Creemos
GUÍA: ¿Creen que como cristianos debemos crecer en amistad profunda con el Dios que
es padre y que nos ama con entrañas de Madre?
TODOS: Si Creemos
GUÍA: ¿Creen que la vida de Jesús, sus acciones y palabras nos conducirán a la felicidad y
la de nuestros hermanos?
TODOS: Si Creemos
GUÍA: ¿Creen que ser cristiano es buscar para todos la justicia que lleva a vivir como
hermanos y construye la paz?
TODOS: Si Creemos
GUÍA: ¿Creen que el amor triunfará sobre el odio, la esperanza sobre la enemistad, la luz
sobre la oscuridad, la resurrección sobre la muerte?
TODOS: Si Creemos
ORACIÓN FINAL: Señor, hemos llegado al final de este camino de dolor que tu recorriste
y con lo cual te has solidarizado con los que hoy sufren y nos invitas a acompañar a los

18
caído y bajar de la cruz a los crucificado de nuestro tiempo. En ti Jesús vemos el grande
amor que ha tenido nuestro Padre con nosotros los hombres y mujeres.
Tú nos conoces. Sabes cómo somos. Tú conoces el camino que llevamos recorrido. Tú
ves nuestros esfuerzos por querer hacer el bien a pesar de nuestras debilidades. Sólo
queremos decirte una cosa:
En nuestro Vía Crucis necesitamos estar contigo. Queremos ser fieles a la voluntad de
Dios sobre cada uno de nosotros. Aceptamos las alegrías y las cruces que nos ofreces,
pero bien sabes que solos no podemos.
Señor, queremos que cuentes con nosotros. Pero sobre todas las cosas queremos contar
contigo Señor, (VOLTEA A VER A LOS JÓVENES Y LES DICE) ¿verdad? (Y REPITE): Señor,
queremos que cuentes con nosotros. Pero sobre todas las cosas queremos contar
contigo Señor.
Y queremos recordar las palabras de tu Evangelio: “No busquéis entre los muertos al que
está vivo”. No busquemos en el pasado lo que debemos construir para el futuro.
BENDICIÓN DEL SACERDOTE (En caso de estar presente)

19