You are on page 1of 393

Los errores del

trotskismo
Un simposio
Fecha: mayo de 1925
Editor: Partido Comunista de Gran Bretaña
Transcripción / Marcado HTML: Brian Reid
Dominio público: Marxists Internet Archive
(2007). Puede copiar, distribuir, mostrar y realizar este
trabajo libremente; Así como realizar trabajos derivados
y comerciales. Por favor, acredite a "Marxist Internet
Archive" como su fuente.

Tabla de contenido
I. Introducción , JT Murphy
II. La necesidad de estudiar octubre , L.
Trotsky
III. Cómo uno no debe escribir la historia
de octubre , Pravda
IV. El bolchevismo o el trotskismo , G.
Zinoviev
V. Leninismo o trotskismo , camarada Stalin
VI. Leninismo o trotskismo , L. Kamenev
VII. ¿Cómo debería escribirse la historia de
octubre? , G. Sokolnikov
VIII. Una descripción engañosa del
"octubre alemán" , OW Kuusinen
IX. Las lecciones de octubre , N. Krupskaya
X. Carta del camarada Trotsky al Comité
Central del PCR.
XI. Resolución del Comité Central del PCR.
Introducción a "Los
errores del
trotskismo"
Fuente: The Errors of Trotskyism
Editor: Partido Comunista de Gran Bretaña
Transcripción / marcado: Brian Reid
Dominio público: Marxists Internet Archive
(2007). Puede copiar, distribuir, mostrar y realizar
este trabajo libremente; Así como realizar trabajos
derivados y comerciales. Por favor, acredite a
"Marxist Internet Archive" como su fuente.

La vista de nuestro partido


Es indudablemente cierto que fue una gran sorpresa para
la clase obrera británica cuando vieron a la Internacional
Comunista en medio de una gran controversia con el
camarada Trotsky. El nombre del camarada Trotsky
siempre había estado asociado en nuestras mentes con el
camarada Lenin. “¡Lenin y Trotsky!” Estos fueron los
nombres con los que conjuramos todos nuestros
pensamientos y sentimientos acerca de la Revolución
Rusa y la Internacional Comunista. A medida que las
noticias de la Revolución rusa se extendían hacia el oeste,
estas dos figuras se alzaban gigantesamente sobre nuestro
horizonte y nunca pensamos en la posibilidad de
diferencias. No sabíamos nada de la historia del Partido
Comunista de Rusia, y de hecho, pensábamos poco, si es
que se trataba de algo del Partido. Las concepciones del
partido no fueron nuestros puntos fuertes. Solo vimos
líderes, soviéticos y masas, y sobre todos los grandes
gigantes históricos,

Esto fue muy natural para nosotros. En aquellos días no


habíamos tenido experiencias revolucionarias. No
entendimos nada del papel de un partido
revolucionario. La formación teórica en la política
revolucionaria estaba en su infancia extrema. Éramos
fuertes industriales, inmersos en las tradiciones del
sindicalismo. En el mejor de los casos, nuestras
concepciones de revolución se limitaron a levantamientos
masivos que produjeron espontáneamente a los “hombres
adecuados para llevar a las masas a la victoria”.
Conmemoramos a la Comuna de París como el primer
ejemplo de la clase obrera que se convierte en la clase
dominante. Pero nunca analizamos esta experiencia para
descubrir las razones fundamentales de su derrota. Lo
explicamos históricamente en relación con el desarrollo
de la guerra de clases en general, y defendimos la
condena en masa del terror de Thiers y la burguesía.

Lo mismo sucedió con la revuelta irlandesa de 1916.


Vimos la magnificencia de la acción de Connolly al hacer
que sus pequeños batallones marcharan al frente de ese
evento. Nos levantamos para ignorar a la figura silenciosa
del laborismo británico, el señor Arthur Henderson, el
actual secretario del Partido Laborista británico, en el
gabinete responsable de los disparos de la paralizada
Connolly apoyada en una silla en el patio del Castillo de
Dublín. Pero no entendimos que Connolly estaba
revelando en hechos el verdadero papel del proletariado
en una nación que luchaba por su liberación de un poder
imperial.

*******

Estas cosas aún no habíamos aprendido, cuando por


primera vez los nombres inspiradores de Lenin y Trotsky
simbolizaron para nosotros el generalismo de la
revolución de los trabajadores. Es cierto que Lenin nos
impresionó de manera diferente a Trotsky, aunque era
difícil pensar en esos días de uno aparte del otro. Lenin
ciertamente era supremo, como una roca gigante sobre la
cual todas las tormentas de abusos, todas las mentiras,
todas las fuerzas del capitalismo internacional se
golpeaban en vano, mientras Trotsky parecía la
encarnación del drama de la revolución, asaltando las
alturas, lanzándose a Las profundidades, expresando
todos sus estados de ánimo. Pero no pensamos que el
Partido, que hoy es visto por sus amigos, sea el
instrumento más importante de la revolución, y por sus
enemigos, como el poder odiado que pretenden
desacreditar y destruir.

Nos enteramos de diferencias como la relativa a la


firma del Tratado de Brest-Litovsk, pero lo tratamos como
un incidente y sin apreciar su significado pleno. Leímos
sobre las diferencias en la cuestión sindical, pero parecían
estar muy lejos de los trabajadores aquí. Incluso la gran
controversia en el PC ruso en 1923 solo alcanzó a una
pequeña minoría y menos aún entendieron todo lo que
estaba sucediendo. Nuestro propio Partido era demasiado
joven y políticamente inmaduro para captar la
controversia, mientras que las masas en general no
estaban conscientes de las preguntas candentes que
agitaban al Partido Comunista Ruso. Aquí y allá, la
prensa capitalista aprovechó los informes para propagar la
historia de los líderes que se peleaban y que el Partido se
hizo añicos. El movimiento obrero trató su campaña
como parte del juego de la calumnia y no prestó mucha
atención a la pregunta. No fue hasta que nuestro Partido
comenzó a ganar una influencia decidida en el
movimiento obrero, desafiando a los líderes de la clase
media, que las disputas comenzaron a agudizarse con
respecto a la Revolución Rusa. Luego, las disputas
tomaron la forma de desafíos a cuestiones fundamentales
como la dictadura del proletariado, los soviéticos contra la
democracia parlamentaria, el papel de la fuerza y no las
diferencias en el PC ruso. Estas cuestiones aún no han
sido discutidas aquí.
Por lo tanto, cuando, a fines de 1924, el camarada
Trotsky publicó un nuevo prefacio de su libro "1917", que
transfiere las cuestiones planteadas en las controversias de
la RCP a la Internacional Comunista, nos enfrentamos
con el hecho de que Nuestros héroes tenían profundas
diferencias.

Las editoriales en este país de repente se interesaron en


la defensa del camarada Trotsky contra sus críticos. Los
señores Harrops publicaron un "libro por el cual Trotsky
ha sido desterrado", sin tener en cuenta el hecho de que el
camarada Trotsky aún es miembro del Buró Político del
PCR, un importante órgano del CP.

La Labor Publishing Co. se enganchó a un dilletante


burgués que sufría el culto al héroe histérico para exponer
las ramificaciones de una gran conspiración para destruir
el poder, el prestigio y la posición del camarada
Trotsky. Nada es demasiado malo y despreciable para que
este individuo diga de los líderes que se diferencian del
camarada Trotsky. En "Desde que Lenin murió", este
escritor, Eastman, afirma que cada discurso y cada acto de
los actuales líderes reconocidos del PCR y la
Internacional Comunista ha sido determinado por la
ambición personal por el poder, sin tener en cuenta el
hecho de que el camarada Trotsky predijo la ruina
económica y el desastre si se siguió la política de sus
oponentes, mientras que lo contrario ha sido el caso. Toda
la prensa capitalista y laborista ha lanzado el grito en
defensa de Trotsky contra el PCR y la Comintern.

Es a través de este tipo de introducción que los


trabajadores aquí aprenden que Trotsky tuvo grandes
diferencias con Lenin que se remonta a los primeros días
del Partido Socialdemócrata de Rusia. Es con estos
antecedentes históricos, como he descrito, que se abordan
estas diferencias y que estamos llamados a estudiar las
"Lecciones de octubre".

*******
Ciertamente nuestro partido tiene alguna ventaja en este
asunto. Joven como es, ha tenido cinco años de esfuerzo
voluntario para abordar los problemas y las tareas de un
Partido Comunista. En ese sentido, es más capaz de
abordar críticamente los problemas que se plantean y
tratarlos políticamente, sin ningún deseo subversivo de
reducir el leninismo a un registro de gramófono o de dar
un golpe personal al camarada Trotsky. Aquí recordemos
a amigos y enemigos que el camarada Trotsky pertenece a
nuestro Partido y no a los suyos. Conocemos sus servicios
en nombre de la revolución, y conocemos sus habilidades
y su valía. El camarada Trotsky puede prescindir
fácilmente de los servicios de aquellos que han tomado su
defensa con tanto vigor. Confiamos en que él prefiere
mucho las críticas, por más fieras que sean, de sus
compañeros en la Internacional Comunista, más allá de
las heroicas histéricas de Eastman o las opiniones
"personales" de Postgate y Brailsford y otros que le
prodigan sus simpatías. El camarada Trotsky merece un
mejor destino. Al menos discute los problemas de la
revolución proletaria, un hecho que sus admiradores fuera
de nuestro Partido ignoran. Están tan absortos en el
romanticismo, en "su figura atlética" y "cabeza
espléndida", su "voz encantadora" y "personalidad
magnética", su "lenguaje maravilloso" y "hazañas
emocionantes", su "talento maravilloso" y "presencia
dominante", que la importancia de las cuestiones políticas
que plantea son retorcidas u ocultas. La oposición a él se
convierte en una vendetta personal. El Partido Comunista
de Rusia se convierte en una fractura de Tammany
glorificada, y los líderes de la Internacional Comunista
son un grupo de mediocridades que se enfrentan a
millones de ignorantes. Podemos descartar esta basura
ejemplificada en Brailsford y Postgate, y los otros trucos
de la política burguesa, como el criterio sin valor de sus
evaluaciones políticas. Su preocupación es no entender
las realidades de la lucha con el camarada Trotsky o
encontrar las mejores formas y medios para asegurar una
victoria para la clase trabajadora. Su única preocupación
es desacreditar a la Internacional Comunista agregando
confusión a las mentiras.
*******

Las siguientes páginas mostrarán que la lucha entre el


camarada Trotsky y los otros líderes del PCR y la IC no
es una venganza personal o una conspiración, sino un
conflicto en cuestiones políticas de importancia
fundamental para el destino de la revolución
proletaria. También demostrarán que la controversia no es
nueva, sino que se remonta a los primeros días del Partido
Socialdemócrata Ruso, del cual nosotros y el resto del
movimiento de la clase obrera de este país casi no
sabíamos nada cuando nos convertimos por primera vez.
Familiarizado con el nombre del camarada Trotsky.

Debe tenerse en cuenta un hecho al abordar todas estas


luchas y en nuestros intentos por
comprenderlas. Cualesquiera que sean las diferencias, son
diferencias en un partido, y entre compañeros que tenían
un objetivo por delante: la revolución social. Las
cuestiones no son las cuestiones del reformismo frente a
la revolución. La lucha no es una lucha entre reformistas
y revolucionarios. Los temas son temas vitales para la
revolución. La lucha es entre los revolucionarios en
cuanto a los medios y al camino de la revolución. Si se
recuerdan estas características de la controversia, las
críticas fuera de nuestro Partido en este país se colocan
con un descuento. Porque ningún partido ajeno a nuestro
partido ha puesto delante el objetivo de la revolución, o
está interesado en las tareas de la revolución, excepto para
hacerlas más difíciles.nuestro "octubre", pero el viejo
juego burgués de ocultar los problemas reales del
proletariado, tratando de dividir a la Internacional
Comunista contra sí misma para que no haya "octubre".

*******

Para frustrar estos ataques contrarrevolucionarios,


reimprimimos el famoso prefacio del camarada Trotsky
en el primer volumen de su libro "1917", que ha sido el
medio para iniciar el debate en las filas de la Internacional
Comunista. Agregamos las respuestas de los camaradas
Zinoviev, Stalin, Kamenev, Bucharin, Kuusinen,
Sokolnikov y Krupskaya, junto con la carta del camarada
Trotsky al CC del RCY y la respuesta de este
último. Confiamos en que cuando los trabajadores hayan
leído este libro, descartarán las críticas de la Internacional
Comunista y se sorprenderán del grado de autocrítica en
que sus secciones presentan sus experiencias. ¡Imagine
que el Partido Laborista o el ILP envían sus experiencias
y las acciones de sus líderes a semejante escrutinio! Por
qué, aún no han llegado al escenario cuando se atreven a
ser francos consigo mismos. Pero aquí hay una parte que,
sin temor, somete su experiencia al auto-examen, y actúa
sin vacilar sobre la base de sus conclusiones, y se
fortalece en el proceso. Es un hecho que se burla de todos
los críticos pequeñoburgueses de que la secuela de cada
discusión y crisis ha estado en directa contradicción con
sus profecías. Siempre el Partido se está "deshaciendo" o
"conservador", etc. Pero siempre el Partido sale de la
crisis más fuerte, más unido y más bolchevique que
antes. Así que en el momento en que Trotsky está siendo
"desterrado" ha "caído", etc., el PCR ha rechazado sus
desviaciones y ha administrado su reproche, le da nuevas
tareas principales como miembro disciplinado del mayor
partido revolucionario de la clase trabajadora que la
historia ha conocido.

*******

No es nuestro propósito en esta introducción abordar la


discusión general del trotskismo. Los capítulos que siguen
al Prólogo "1917" del camarada Trotsky lo hacen de la
manera más efectiva. Nuestro propósito es mostrar que
los problemas no son peculiarmente rusos, sino que tienen
una relación directa con la lucha de la clase trabajadora en
Gran Bretaña y en todos los demás países.

No nos peleamos con el camarada Trotsky por pedirnos


que estudiemos "Octubre". Nuestro "Octubre" está ante
nosotros y no detrás de nosotros. Pero sí nos oponemos a
él en su manera de presentarnos "Octubre". Su
apreciación de los acontecimientos en Bulgaria y
Alemania es tardía; Hay suficiente material impreso en
este país en las páginas de la "Correspondencia
Internacional de Prensa" y en la edición en inglés de la
"Internacional Comunista" para mostrar que el liderazgo
del Ejecutivo de la IC fue correcto en estas crisis , y no
un año. o dos tarde, en descubrir lo que se debería haber
hecho. Tampoco estamos de acuerdo con su selección de
"Octubre" como la prueba suprema de un partido y su
liderazgo. La lucha por el comunismo no se concentra en
una crisis en la guerra de clases, sino en muchas
crisis anteriores.y después de "octubre". La prueba de un
partido y sus líderes se basa no solo en "octubre" sino en
su capacidad para mantener el rumbo hacia el comunismo
y superar las crisis repetidas que inevitablemente acosan a
un partido en la guerra de muchos años. Si tuviéramos el
criterio del camarada Trotsky, deberíamos felicitarlo por
su acción en octubre de 1917 y despedirlo por su fracaso
en el "octubre" alemán de 1923. Estudiemos "octubre"
por todos los medios, pero no olvidemos que hay mucho
por hacer y muchas crisis que enfrentar antes de que
lleguemos a nuestro "octubre".Estas crisis, cada una de
las cuales prueba al Partido de arriba a abajo, son tan
parte de la guerra por el comunismo como el "octubre" en
sí. Es este hecho el que nos obliga a ver esta controversia
con el camarada Trotsky no solo en su incidencia
inmediata, sino también históricamente.

El camarada Trotsky en sus "Lecciones de octubre"


concentra la atención en los problemas del liderazgo en la
crisis de "octubre", y lo trata en un sentido personal más
que un sentido de partido, señala a los líderes para
condenarlos y los ignora por completo. el partido
que élLas reclamaciones, al igual que nosotros, son de
importancia fundamental para el éxito de la
Revolución. Selecciona a los camaradas Kamenev y
Zinoviev para una atención especial, y redirige la atención
a sus errores relacionados con la insurrección del
"octubre", no de manera analítica para mostrar que estos
errores no deben ser repetidos por otros partidos y otros
líderes de la Internacional, sino solo para Sacudir la
confianza de la Internacional Comunista en sus actuales
dirigentes. Esto no servirá para nosotros. Estos camaradas
han sido admitidos por los camaradas Kamenev y
Zinoviev. Solo recientemente, el Cuarto Congreso del
Camarada Internacional Comunista Zinoviev expuso lo
que describió como el "mayor error de su vida". (El
Informe del Cuarto Congreso está impreso en inglés y
puede leerse inmediatamente para confirmarlo).
Brailsford, por El camino, describe este grado de
publicidad, “Un secreto medio olvidado”. Seguramente
un método novedoso para mantener un secreto. Lo único
a lo que no se refiere el camarada Trotsky es el hecho de
que el Partido Comunista demostró ser más grande que
estos camaradas, tal como lo ha demostrado a lo largo de
su existencia más que el camarada Trotsky, e incluso más
que el camarada Lenin. El Partido corrigió a estos
camaradas exactamente como corrigió y continúa
corrigiendo al camarada Trotsky, por su pensamiento
colectivo y el funcionamiento de su voluntad colectiva.

Ninguno de nosotros subestimará o buscará minimizar


el papel del gigante jugado por el camarada Lenin, pero la
característica distintiva de la vida y obra del camarada
Lenin es el hecho de que reconoció que sin el Partido era
una voz en el desierto. Fue el reconocimiento de este
hecho lo que lo instó a concentrar sus esfuerzos en el
Partido y actuar a través del Partido. Si el camarada
Trotsky hubiera seguido un curso similar en lugar de
ponerse en contra del Partido, su contribución al estudio
de octubre se habría escrito con cierto respeto por la
historia del Partido en su conjunto, habría tenido un valor
real para la Internacional. y sus propios errores en
relación con ellos habrían demostrado ser una causa de
reflexión tan valiosa como los errores de los camaradas
Kamenev y Zinoviev. Sus discusiones no habrían
provocado en casi todas las ocasiones una crisis del
Partido, Debido a su violación de los primeros principios
de nuestro partido, o jugó en la mano de los enemigos de
la revolución, dándoles oportunidades para lanzar lodo y
mentiras en el partido. Y aquí vamos a deshacernos de
algunas de las mentiras de Eastman y la "Revista Labor",
y otras publicaciones periódicas. Es una mentira decir que
el "testamento de Lenin" no se leyó en el Congreso del
Partido Ruso. Fue leido Es una mentira decir que los
artículos de Lenin fueron suprimidos. No fueron
suprimidos, incluso cuando los escritos de Trotsky no
fueron suprimidos, sino publicados en ediciones
baratas. Y es una tontería hablar de "Lenin ofreciéndole a
Trotsky su trabajo". Lenin no tenía el poder de ofrecerle a
nadie su trabajo. Lo que es más importante es el hecho de
que los puestos de trabajo de los comunistas no son su
posesión individual para ofrecer a nadie, y Lenin sería el
último hombre en sugerir semejante absurdo. Todas las
posiciones ocupadas por los comunistas pertenecen al
Partido y están determinadas por el Partido. El intento de
tratar al Partido Comunista desde el mismo ángulo que el
Partido Laborista,es decir , como un coto de caza feliz
para los profesionales de la carrera revela al mismo
tiempo la ignorancia sobre la naturaleza del Partido
Comunista. La desilusión en este sentido ha sido el
destino de más de un profesional que no pudo soportar el
ritmo, incluso del Partido Británico, por joven que sea.

Pero ni por un momento nos suscribimos a la idea de


que Trotsky es un profesionalista que plantea objeciones y
críticas por el bien de un trabajo, aunque es un hecho que
los profesionales de este país se han apoderado de las
mismas objeciones para desacreditar a los bolcheviques.
política.

*******

La primera lucha de los leninistas encabezada por


Lenin contra el camarada Trotsky tuvo lugar en una
cuestión organizativa en 1903, cuando se formó la
fracción bolchevique en el Partido socialdemócrata
ruso. ¿Cuál fue entonces el problema? Era la cuestión: la
pertenencia a nuestro Partido se regirá por
la suscripción al programa comunista o por
el trabajo activo.¿En algún órgano del partido para lograr
el programa? Esto puede parecer ser sólo una diferencia
en las palabras. Lo es, pero en palabras que transmiten un
mundo de diferencia en la vida real. Si uno solo se
suscribe a un programa, cualquier forma antigua de
organización lo hará, incluso una forma tan floja como la
del Partido Laborista, que en la actualidad deja abiertas
las puertas a todos los profesionales de la clase media,
que incluso pueden ser enemigos de los trabajadores.
clase. Pero si hay que trabajarpara el programa, las
formas y los principios de la organización deben estar
relacionados con las tareas establecidas en el
programa. El camarada Trotsky no vio en ese momento, al
igual que los críticos del ex Partido que se burlan del
"núcleo" del trabajo e incluso algunos de los miembros de
nuestro Partido no ven hoy en día, que esta pregunta no es
simplemente una "mera cuestión organizativa". pero es un
tema político vital que involucra a la revolución
proletaria: decidir si el Partido será un cuerpo puramente
propagandístico o un cuerpo luchador y líder.

No era simplemente que la fórmula menchevique


permitiera que los elementos inactivos permanecieran en
el Partido, sino que estos elementos debían estar en los
principales elementos de la clase media: y, de hecho, los
mencheviques no ocultaron que este era su propósito. Más
aún, si no existía la obligación de trabajar con la
membresía en general, la responsabilidad recaía sobre un
pequeño grupo en el centro: los "líderes", en oposición a
los "dirigidos". De inmediato, las masas fueron relegadas
a la posición de ovejas ciegas, los líderes se exaltaron a la
posición de seres superiores por encima de las masas en
lugar de con ellos, y la revolución se convirtió en un
asunto de "desarrollo histórico" en lugar del negocio de
nuestro tiempo.

Imagínese por un momento un ejército en guerra, con


sus oficiales principales simplemente suscribiéndose a los
objetivos de la guerra, hablando de los objetivos,
mezclados inextricablemente con el rango del ejército,
dependientes de los movimientos espontáneos y la buena
suerte en general. Sin embargo, tal es la única
comparación que uno puede hacer de una parte de
"suscriptores" a la revolución. Y así como no podría haber
victoria para una carrera del ejército según el principio de
"suscriptores", tampoco puede haber victoria en la guerra
de clases en este principio. La guerra de clases es más
larga, más difícil y más compleja, exige un trabajo
organizado en todas las direcciones de la actividad
proletaria . Y esto nos lleva a la forma particular que la
cuestión de la organización ha asumido hoy en Gran
Bretaña.

La actividad básica y más extendida de las masas del


proletariado se encuentra en las fábricas, molinos y
minas, etc. de la industria. Es de esto que surgen todas las
acciones de masas. Un partido que afirma ser un partido
del proletariado no puede esperar hacer valer su reclamo,
o ganar la mayoría detrás de él, o llevarlos a la batalla si
no es parte de esta vida de las masas en el proceso de
explotación y lucha. ¿Cómo puede ser parte de esta lucha
en un sentido real si no se organiza en medio de ella? Y si
está organizado, ¿qué otra forma posible de acción
organizada se presenta aparte de la del grupo de fábrica
como unidad? No hay ninguno. Todas las demás
direcciones, excepto la franja del proletariado; y sin
la mayoríaEl proletariado ve en el Partido Comunista a su
líder, y encuentra en él al líder organizado de sus luchas,
no puede haber revolución proletaria. Revueltas? Sí, pero
revolución, no. La alternativa es el parlamentarismo, el
compromiso, la continuación del capitalismo. La cuestión
organizativa, que es una "mera" pregunta organizativa
para los intelectuales pedantes, una irritación para los
editores de "izquierda" y una difícil tarea revolucionaria
para los trabajadores, se considera una cuestión política
de primera clase, vital para la revolución. El camarada
Trotsky descubrió esto y admitió que se había equivocado
y que Lenin tenía razón. Nuestros compañeros del Partido
y otros trabajadores revolucionarios sinceros también
harán este descubrimiento, y mucho antes de que
lleguemos a los problemas de nuestro "octubre".

Este primer conflicto en cuestiones de organización


encuentra su última expresión en las discusiones de 1923
en el Partido Comunista de Rusia. Estas discusiones y los
puntos planteados por Trotsky están siendo muy
apreciados por los críticos anticomunistas, Brailsford,
Postgate, Eastman y Co. Dijeron que los líderes actuales
se opusieron y se oponen a la democracia del Partido,
cuando no fue así. no es el caso. Trotsky se les aparece
como el valiente ILP'er. y en algunos aspectos, sin duda
se acercó mucho a ellos, pero debe recordarse, cuando se
ve esta afinidad, que no fue solo sobre la cuestión de la
democracia partidaria que el camarada Trotsky se salió
del camino. Se deslizó sobre dos preguntas importantes
relacionadas con el problema de reintroducir las medidas
de la democracia del Partido.

Debe ser bastante obvio para cualquiera que piense por


un momento en los problemas de la guerra civil que, en
sus fases militares, los métodos ordinarios de la
democracia del Partido deben reducirse al mínimo y la
burocracia crecer. El PCR se había vuelto burocrático en
muchos aspectos. No hay un líder en el PCR sino lo que
ha sido tan abierto como el camarada Trotsky sobre este
desarrollo, y quedó claro que con el paso del período de la
guerra civil y la introducción de la NEP, naturalmente,
seguirían los ajustes correspondientes en la vida. de la
fiesta. Todos estuvieron de acuerdo, pero también debe
quedar claro que no se puede permitir que la relajación
del Partido debilite al Partido haciéndolo menos
homogéneo. El camarada Trotsky presentó dos propuestas
asombrosas: la juventud como el "barómetro político del
Partido, ”Y la demanda de lo que equivalía al derecho de
organizar fracciones dentro del Partido. ¿En qué consiste
la democracia del partido bolchevique? En una discusión
libre y completa en todo el Partido para la formulación de
políticas y la acción unida de cada miembro del Partido
de abajo hacia arriba en la ejecución de las decisiones. En
general, la elección de órganos de distrito superior por los
órganos locales inferiores del Partido. En la elección del
CC por el Congreso del Partido, compuesto por
representantes de las organizaciones locales. Proponer en
una organización basada en el proletariado, que los
jóvenes son los barómetros políticos del Partido, es una
farsa. Una pregunta mucho más importante, un barómetro
mucho más importante para un partido proletario,
especialmente después de un período de guerra civil, es la
cuestión de la composición social del Partido. La NEP
estaba desatando de nuevo los elementos
pequeñoburgueses y alentaba su desarrollo. Naturalmente,
muchos de ellos, al darse cuenta de la importancia de ser
miembro de un partido gobernante, agradecerían
cualquier modificación en el Partido que facilitaría su
propio avance. Destacar a los jóvenes como barómetro,
cuando la cuestión principal es cómo revitalizar al Partido
con sus fuerzas primarias, el proletariado, es simplemente
expresar un sentimiento de que debería haber un cambio y
medir sus requisitos en términos de Personas y no clases
sociales, para considerar el problema como un problema
biológico en lugar de un problema político, un defecto
típico de la ILP. No es de extrañar que la pequeña
burguesía se apoderara de él y viera en él el
debilitamiento del Partido. Jóvenes: tan atractivos para los
pequeños románticos burgueses que piensan en “cabezas
nobles”, “hombros anchos”, “figuras magníficas. Por
supuesto, que los jóvenes se adelanten; Cuánto mejor son
los 200.000 trabajadores manuales de las fábricas. Los
últimos están "tan faltos" en el "elemento crítico" (dice
Eastman).

Pero, ¿qué pasa con el Partido del proletariado armado


en la guerra de clases? Esto no es democratizar el partido,
ni revitalizarlo. Lo está descomponiendo en beneficio de
otras clases sociales. La línea del camarada Trotsky en
esto, como la del ILP una vez más, es la línea de la
pequeña burguesía. ¿Puede tal cara "octubre?"

De nuevo, sobre la cuestión de las fracciones. El


camarada Trotsky alegó que siempre que dos o tres o más
se reúnan con puntos de vista comunes que se aparten de
la opinión del Partido en su conjunto, se les permitirá
organizarse como un grupo. ¿Qué significa esto, o qué
puede significar, pero la formación de una parte dentro de
la Parte, dificultando a la Parte en el procesamiento de su
trabajo? ¿Qué necesidad puede haber para tal desarrollo
cuando la Parte discute su línea antes de la acción, y
somete sus experiencias al auto análisis? Tal desarrollo
solo podría dividir al Partido en fragmentos, y hacer que
deje de ser un Partido de batalla. Esto es bastante posible
en un partido de conversación, un partido que es una
sociedad de debate, esperando que llegue la revolución,
pero ciertamente fatal para un partido de lucha. También
demuestra que el camarada Trotsky había vuelto a su
antigua línea de "suscriptores" a la revolución en contra
de los trabajadores por la revolución. Es una política a la
que nuestro Partido no puede suscribirse, o nunca estará
en condiciones de enfrentar nuestro mes de octubre. Una
fiesta de fragmentos nunca puede enfrentar a “octubre”.

*******

Una vez más, se afirma que las propuestas para


democratizar el PCR han encontrado al camarada Trotsky
en conflicto con el Comité Central.

Se dice que el camarada Trotsky quería que la


democracia viniera de abajo, y el Comité Central quería
introducirla desde arriba. Para que el camarada Trotsky o
cualquier otra persona hablen de presentar las
Resoluciones de la Conferencia del Partido desde “abajo”,
es decir, comenzar con la expansión de los locales, es
olvidar nuevamente los primeros principios de la
organización del Partido Bolchevique, y así fortalecer la
posición política de Los opositores del partido. ¿De qué
sirve elegir un Comité Ejecutivo si las decisiones del
Congreso del Partido se pueden llevar a cabo de manera
efectiva sin la elección de tal comité? Y esto es a lo que
ascienden las propuestas. Encuentra su eco entre muchos
industriales en este país y también entre los líderes
laboristas reformistas. Los industriales abogan por más
papeletas, más referendos, impermeable al hecho de que
simplemente están transfiriendo el parlamentarismo del
Partido Laborista a la arena industrial. Los líderes
sindicales responden, y el "venir de abajo" resulta ser más
a menudo que no el medio para prevenir la acción que
asegurarla.

Los industriales se aferran a las formas de


procedimiento cuando el verdadero problema es la
organización de la lucha contra el reformismo debido al
hecho de que los sindicatos aún no se han ganado a la
línea de la clase de intereses de la clase trabajadora. Es
este control de la organización de la clase trabajadora por
parte de líderes que se oponen a los intereses de clase de
los trabajadores y se niegan a liderar a los trabajadores en
la lucha por esos intereses, lo que hace necesario
organizar la lucha "desde abajo" en los sindicatos y en los
sindicatos. Partido Laborista. Pero esto no puede aplicarse
a un partido revolucionario basado en los intereses de la
clase trabajadora. Aplicarlo a tal partido es desmoralizarlo
por completo mediante la introducción de las fuerzas
reformistas que existen para destruir. Para proponer tal
curso en una etapa importante en la historia de la
revolución, cuando el Partido fue llamado a hacer un
tremendo movimiento estratégico, a adaptarse a un nuevo
milímetro, como debe ser el caso en el cambio del
comunismo de guerra a la NEP, fue poner en peligro la
acción unida del Partido al separar el CC Del cuerpo del
partido. Obviamente, si el Partido va a emprender una
transformación interna en el momento en que tiene que
realizar una acción política, debe conservar la unidad. Tal
unidad solo podría ser asegurada bajo la dirección central
del Ejecutivo. La frase de alto sonido de "acción desde
abajo" demuestra ser nada más y nada menos que la de
menchevik. Nos recuerda a los aspirantes a líderes
revolucionarios ingleses que ocultan su propia debilidad
al acusar a las masas de no estar nunca preparados y
declamar: "Los que serían libres deben golpear el golpe".
Una vez más, la desviación pequeñoburguesa.
¿Nuestro octubre si estas cosas se arraigan en nuestro
partido?

*******

Es difícil evitar la impresión de que las divergencias del


camarada Trotsky, del leninismo sobre estas cuestiones
internas del Partido, tienen una base común en sus teorías
políticas. A lo largo de su línea de argumentación
indicada y su carrera política y en sus "Lecciones de
octubre", hay una concentración en los líderes y una falta
de apreciación de la naturaleza necesaria de un Partido
Comunista. Todo el tiempo parece tener ante él un cuerpo
de propaganda suelto, cuyas peleas internas no importan
mucho en el curso de los acontecimientos, y en el que los
líderes son, por lo tanto, libres para golpear a los líderes y
fraccionar a los líderes o unos a otros. Incluso cuando
habla de disciplina, es la disciplina impuesta por unos
pocos líderes. No tiene la idea de Lenin de un partido que
sea una asociación voluntaria de líderes activos de la clase
trabajadora,

La misma impresión es ineludible en el libro publicado


por Harrops: "Lenin, por Trotsky", que uno de los
revisores leyó como "Yo y Lenin". Trotsky esencialmente
brilla como individuo y no como trabajador
colectivo. Este individualismo, revelado en su desviación
organizativa, se ve reforzado por una teoría de la
revolución que lo victimiza, y lo convierte a menudo en la
polla del tiempo de la revolución. Esta teoría ha sido
nombrada la Teoría de la Revolución Permanente.

Brevemente se puede resumir de la siguiente


manera. En las crisis revolucionarias que surgen en el
curso de la guerra revolucionaria de las clases,
especialmente en los "Octobers" del proletariado, este
último no tiene aliados reales. Se ve obligado a forjar sus
propias armas de guerra, a tomar el poder y hacer alianzas
temporales con los campesinos y la pequeña
burguesía. Pero después de la toma del poder, tienen que
enfrentar la enemistad de los campesinos y la pequeña
burguesía, y luchar contra ellos para introducir el
socialismo. Los trabajadores rusos dependen, por lo tanto,
de una alianza con los trabajadores de Occidente en una
revolución mundial. "La revolución proletaria de Rusia
debe apoyarse con el poder estatal de los trabajadores de
Occidente o perecer".

Con esto como una teoría guía, es fácil comprender su


oposición a Lenin en el Tratado de Brest-Litovsk y su
desesperación por los trabajadores que tienen el poder en
Rusia sin una revolución en Alemania. No tenía fe en la
durabilidad de la alianza con el campesinado, y no había
trabajado en los medios para ser empleado en el camino
hacia el socialismo, especialmente en sus relaciones de
clase. Por supuesto, no estaba solo en esto, y la
precariedad de los primeros meses de vuelo del poder
soviético, así como la aceleración del ritmo
revolucionario en Europa, afectaron a la mayoría de las
personas. Pero el PC bajo el liderazgo de Lenin mantuvo
a la alianza de obreros y campesinos como la base de la
revolución.

Es fácil ver con esta teoría de la "Revolución


Permanente" como la guía de por qué el camarada
Trotsky llegó a los extremos con el comunismo de guerra,
y en la discusión sobre el papel de los sindicatos
propuestos para complementar la demanda sindical de
control de la producción por parte de los sindicatos. con el
órgano militar del estado, convirtiendo así las uniones en
órganos productivos del estado. Esta fue una
concentración en el proletariado contra los campesinos
que estaban irritados por la guerra. El comunismo Lenin y
el PCR respondieron con la NEP, y el desarrollo de los
sindicatos no como órganos estatales, sino como
"escuelas para el comunismo".

Una vez más, proporciona la clave de su teoría de la


"dictadura de la industria" en la crisis económica de 1923.
Luego se opuso a la política de bajar los precios
industriales propuesta para superar la crisis de las
"tijeras". Él o sus partidarios (su grupo había dividido sus
funciones muy laboriosamente) se oponían a la reforma
monetaria, o al menos eran muy críticos con ella,
alegando que la inflación imponía impuestos a los
campesinos en favor de la industria.

El gran defecto de toda la teoría radica en su enfoque


poco realista del problema de las relaciones de clase, un
problema de suma importancia tanto antes como después
de octubre en todos los países. Aborda el problema desde
el ángulo intelectual de la doctrina y no en relación con
las relaciones sociales reales desarrolladas en el proceso
de lucha. En resumen, los intereses del proletariado
contrastan con los intereses de la pequeña burguesía y el
campesinado que son esencialmente pequeños de
perspectiva burguesa. Pero, obviamente, el papel de estas
clases intermedias entre las dos clases primarias, las
fuerzas que luchan en la batalla del poder, solo puede ser
complementario para ambos lados. En la era del
imperialismo no pueden jugar un papel
independiente. Tampoco pueden introducir la nueva base
social que debe triunfar sobre el capitalismo, o hacer
retroceder las ruedas de la historia al escenario de la
pequeña producción. Considerada políticamente, la tarea
del proletariado es ganar a la pequeña burguesía de la
influencia de la burguesía. Económicamente, su tarea es
con la ayuda de su poder estatal para dirigir el desarrollo
de su economía hacia formas más elevadas que
conduzcan al socialismo. Antes de nuestro "octubre", el
proletariado británico debe al menos "neutralizar" a las
clases medias y conquistar al campesinado colonial,
mientras dirige su ataque principal contra la gran
burguesía. Después de octubre, la tarea será no dirigir un
ataque frontal a la pequeña burguesía, sino liquidarlos
mediante el desarrollo de la economía socialista. Esta es
la política leninista en contraposición al trotskismo, lo
que claramente conduce al acentuar las diferencias entre
el proletariado y sus aliados en la conducción de esos
aliados en manos de la burguesía. Esta es la base del
apoyo no deseado que el camarada Trotsky ha reunido a
su alrededor, la razón por la cual los hombres de la NEP
lo consideran su salvador. No es que Trotsky quiera estos
partidarios. Los odia con un odio intenso. Este es un caso
de "buenas intenciones que allanan el camino al infierno".
Al menos, allanan el camino hacia el aislamiento del
proletariado y el inevitable colapso de la revolución.

La línea política del camarada Trotsky en la práctica


representa la influencia de la pequeña burguesía, tal como
lo hace en sus concepciones de las relaciones internas del
partido. Si nuestro Partido lo persiguiera, sería fatal la
posibilidad de que nos enfrentemos a las tareas del
"Octubre". En lugar de un partido democrático unido y
centralizado, con raíces profundas en la vida económica y
social del proletariado, desarrollarse siguiendo las líneas
del ILP, y ¿quién sugeriría que el ILP, con su organización
flexible y sus corrientes políticas confusas, puede hacer
algo más que hablar sobre el socialismo? Para liderar la
lucha, el Partido debe estar en la lucha. Para ser un
partido de combate vivo, debe discutir libremente su
política, pero en conjunto, llevar a cabo sus decisiones
bajo el liderazgo de su Comité Central. Este tipo de fiesta
no tiene espacio para fracciones,

*******

La línea política de clase del camarada Trotsky, si


nuestro Partido la aplicara como líder del proletariado de
Gran Bretaña, significaría y no podría significar nada más
que la minimización del papel de las clases medias y los
agricultores, el abandono del papel colosal de el
campesinado colonial como reserva para la explotación
por parte del imperialismo británico, o como aliados de
los obreros revolucionarios británicos, y la creación de
ilusiones peligrosas sobre su propia fuerza entre el
proletariado. Esto sería fatal para la revolución al liberar
una gran clase media sobre el proletariado. La tarea del
proletariado de alimentar a la población de este país no
exige un antagonismo de las fuerzas agrícolas restantes,
sino esencialmente una alianza de trabajo duradera
"antes" y "después" de octubre. mientras que los grandes
elementos de la clase media en un país tan altamente
industrializado son grandes reservas para la burguesía que
solo una política de "neutralización" puede esperar
minimizar. En general, el camarada Trotsky estaría de
acuerdo, pero en la aplicación específica y concreta de su
política, con su predilección por los ataques frontales
contra la pequeña burguesía y el campesinado que
parecen revolucionarios, pero que, de acuerdo con la
incidencia de la situación histórica, puede ser lo contrario.
, él repetidamente crearía crisis al salir del camino del
comunismo, no solo en nuestro mes de octubre, sino antes
y después.

No podemos suscribirnos al trotskismo en nombre de


nuestro partido. No queremos una Parte de "suscriptores",
sino una Parte "de trabajo". No queremos una federación
flexible de "fracciones" en conflicto, sino un Partido del
proletariado democráticamente centralizado y unido. No
queremos una política de "liderar desde abajo", que
establece el rango y el archivo contra sus líderes, sino un
Partido vivo y homogéneo con sus líderes estrechamente
unidos con todos los miembros de nuestro Partido y las
masas. No queremos el aislamiento del proletariado, sino
un proletariado liderado por un Partido Comunista, que se
reúne alrededor de él con su apoyo, la suma total de las
fuerzas sociales que pueden dirigirse contra las
principales potencias del imperialismo capitalista. Sin el
apoyo activo continuo del campesinado y los trabajadores
y coloniales, y los campesinos, y la neutralización de las
fuerzas pequeñoburguesas, Nuestro octubre y la
revolución proletaria están fuera de discusión. Las
tácticas y la estrategia para tal política no están contenidas
en la teoría de la "Revolución Permanente", sino en el
leninismo de la Internacional Comunista, como se
demuestra en las páginas siguientes, y que nuestro Partido
suscribe.

JT MURPHY

Leon trotsky

La necesidad de
estudiar
“octubre”
(Septiembre de 1924)

Escrito: 15 de septiembre de 1924.


Fuente: Los errores del trotskismo , mayo de 1925.
Editor: Partido Comunista de Gran Bretaña
Traducido: Desconocido.
Transcripción / marca HTML: Brian Reid
Copyleft: Leon Trotsky Internet Archive
(www.marxists.org) 2007. Se otorga permiso para copiar y / o
distribuir este documento bajo los términos de la Licencia de
documentación libre de GNU .
I. La dictadura democrática del proletariado
y el campesinado: febrero y octubre

II. La lucha con la guerra y el defencismo.

III. La conferencia de abril

IV. Días de julio y después

V. Sobre los eventos de octubre

VI. El levantamiento de octubre

VII. Una vez más sobre los soviéticos y el


partido.

VIII. Una palabra o dos sobre este libro

Aunque la Revolución de octubre ha sido un éxito,


todavía no ha obtenido la consideración que merece
nuestra prensa. Todavía no ha aparecido un solo
libro que ofrezca una visión general de la agitación
de octubre, que presenta los puntos de política y
organización que son de mayor
importancia. Además, ni siquiera se han publicado
los materiales en bruto, los documentos de mayor
importancia, que caracterizan de manera directa los
aspectos particulares de la preparación para esa
agitación o la agitación como tal. Se están
publicando una gran cantidad de documentos y
materiales histórico-revolucionarios y de partidos
históricos, relacionados con el período anterior a
octubre, y se está publicando una gran cantidad de
material que se refiere al período de octubre, pero el
mismo "octubre" se está haciendo mucho. menos
atencion. Habiendo logrado el cambio, decidimos,
por así decirlo, Que no tengamos que pasar por eso
otra vez. Nos pareció que no podía acumularse una
ventaja directa e inmediata para el trabajo de nuevas
construcciones que no se puede diferir, de un intento
de estudiar "octubre", las condiciones de los
preparativos inmediatos para ello; la realización del
mismo; Y la consolidación de la misma durante las
primeras semanas. Sin embargo, tal estimación,
aunque hecha semi-conscientemente, es
profundamente errónea; y, además, está limitado
por el elemento del nacionalismo. Si bien es cierto
que no tendremos que repetir la experiencia de
octubre, no se sigue en absoluto que no haya nada
que aprender de esa experiencia. Somos parte de la
Internacional, y el proletariado en otras tierras aún
tiene que resolver su problema de "octubre".

Se puede decir, por supuesto, que las diferencias


entre los partidos antiguos serán impulsadas por el
estudio de "Octubre" e incluso por la publicación de
material relacionado con "Octubre". Sin embargo, tal
visión del asunto no vale la pena. considerando. El
conflicto de opiniones en 1917 fue sin duda de una
naturaleza muy profunda y de ninguna manera
accidental. Pero convertirlos ahora, después del
lapso de varios años, en armas de ataque contra
aquellos que en ese momento estaban equivocados
sería un asunto miserable. Aún menos permisible
sería guardar silencio, por motivos personales, con
respecto a los asuntos de la revolución de octubre
que son de la mayor importancia y que son de
carácter internacional.

Nos encontramos con dos derrotas severas en


Bulgaria el año pasado. En primer lugar, el partido
permitió el momento más propicio para que la
actividad revolucionaria se escapara por razones de
naturaleza doctrinaria-fatalista. Ese momento fue el
levantamiento de los campesinos después de la
agitación de Tsankov en junio. En segundo lugar,
cuando el partido intentó cometer el error
lanzándose en el levantamiento de septiembre, lo
hizo sin ninguna actividad política preparatoria y sin
la organización requerida. La revolución búlgara
debería haber sido una introducción a la revolución
alemana. Desafortunadamente, la introducción
búlgara de mala calidad condujo a problemas aún
peores en la propia Alemania. Ahí lo hemos
demostrado, de manera clásica, durante la segunda
parte del año pasado, cómo es posible dejar escapar
una situación revolucionaria perfectamente
excepcional de carácter universalmente
histórico. Una vez más, sin embargo, ni la
experiencia búlgara ni alemana del año pasado ha
recibido una estimación suficientemente completa y
concreta. El año pasado, el presente autor trazó un
esquema en el cual se desarrollarían los eventos en
Alemania (verOriente y Occidente , capítulos En el
punto de inflexión y El escenario por el que estamos
pasando ). Todo lo que tuvo lugar desde ese día ha
fundamentado total y totalmente ese
esquema. Nadie más ha intentado ninguna otra
explicación. Pero los esquemas no son
suficientes. Lo que necesitamos es una presentación
concreta, repleta de material real, de los eventos del
año pasado en Alemania que mostrarían con toda su
concreción las causas de la más grave derrota
histórica.

Sin embargo, es difícil hablar de analizar los


acontecimientos búlgaros o alemanes, cuando hasta
el presente no hemos dado una imagen elaborada
política y tácticamente de la revolución de
octubre. No hemos dejado en claro lo que hemos
logrado, ni de qué manera hemos logrado las
cosas. Cuando terminó octubre, parecía que, en el
calor de las cosas, en Europa los eventos se
desarrollarían por su cuenta y, al mismo tiempo, en
un período tan breve que no tendría tiempo para
dominar teóricamente las lecciones de
octubre. . Pero parece que la ausencia de un partido
que sea capaz de dirigir una revolución proletaria,
hace que tal revolución sea imposible en sí
misma. Por un ascenso elemental, el proletariado no
puede tomar el poder. Todo lo que podía hacer un
ascenso elemental de los trabajadores en un país tan
altamente industrializado y civilizado como
Alemania (en noviembre de 1918), al parecer, era
transferir el poder a las manos de la burguesía. La
clase propietaria es capaz de tomar el poder que ha
sido eliminado de las manos de otra clase
propietaria al confiar en su riqueza, su cultura y
todas las muchas conexiones que tiene con la vieja
máquina de estado. Pero el proletariado no tiene
nada que poner en lugar de su partido. Solo a
mediados de 1921 comienza realmente el período de
dar la forma adecuada a la construcción de los
partidos comunistas (la lucha por las masas, el
frente unido, etc.). Las tareas o "octubre" se habían
alejado, y junto con esto, el estudio de octubre
también se alejó. El año pasado nos ha vuelto a
enfrentar los problemas de la revolución
proletaria. Realmente ha llegado el momento en que
se deben recopilar todos los documentos, publicar
los materiales y comenzar a estudiarlos.

Por supuesto, somos muy conscientes de que cada


nación, cada clase e incluso que cada parte aprende,
por regla general, de su propia experiencia. Eso no
significa, sin embargo, que la experiencia de otros
países, clases y partidos tenga muy poca
importancia. Si no hubiéramos estudiado la gran
Revolución francesa, la revolución del 48 y la
Comuna de París, nunca habríamos llevado a cabo la
revolución de octubre, incluso si la experiencia de
1905 fue nuestra. Y esa experiencia "nacional"
nuestra hemos logrado superar en dependencia de
los resultados de revoluciones anteriores y continuar
su curso histórico. Después de eso, todo el período
de contrarrevolución se retomó con el estudio de las
lecciones y los resultados de 1905. Mientras tanto,
con respecto a la revolución triunfante de 1917, no
hemos hecho tal trabajo, no, ni una décima parte. No
estamos viviendo, Por sí mismos, en tiempos de
reacción, o en emigración. Por otro lado, ninguna
comparación es posible de ninguna manera entre los
poderes y recursos que tenemos en este momento y
esos años de dificultades. Todo lo que es necesario es
colocar de manera clara y precisa la tarea de estudiar
la revolución de octubre, tanto a escala de partido
como a nivel de la Internacional en su
conjunto. Todo lo que se necesita es que todo el
partido, y en particular sus generaciones
emergentes, trabajen paso a paso la experiencia de
octubre que dio la justificación suprema,
incontestable e irrevocable del pasado y abrió las
puertas del futuro. La lección de alemán del año
pasado no es solo un recordatorio serio, también es
una advertencia llena de amenaza. Por otro lado,
ninguna comparación es posible de ninguna manera
entre los poderes y recursos que tenemos en este
momento y esos años de dificultades. Todo lo que es
necesario es colocar de manera clara y precisa la
tarea de estudiar la revolución de octubre, tanto a
escala de partido como a nivel de la Internacional en
su conjunto. Todo lo que se necesita es que todo el
partido, y en particular sus generaciones
emergentes, trabajen paso a paso la experiencia de
octubre que dio la justificación suprema,
incontestable e irrevocable del pasado y abrió las
puertas del futuro. La lección de alemán del año
pasado no es solo un recordatorio serio, también es
una advertencia llena de amenaza. Por otro lado,
ninguna comparación es posible de ninguna manera
entre los poderes y recursos que tenemos en este
momento y esos años de dificultades. Todo lo que es
necesario es colocar de manera clara y precisa la
tarea de estudiar la revolución de octubre, tanto a
escala de partido como a nivel de la Internacional en
su conjunto. Todo lo que se necesita es que todo el
partido, y en particular sus generaciones
emergentes, trabajen paso a paso la experiencia de
octubre que dio la justificación suprema,
incontestable e irrevocable del pasado y abrió las
puertas del futuro. La lección de alemán del año
pasado no es solo un recordatorio serio, también es
una advertencia llena de amenaza. Todo lo que es
necesario es colocar de manera clara y precisa la
tarea de estudiar la revolución de octubre, tanto a
escala de partido como a nivel de la Internacional en
su conjunto. Todo lo que se necesita es que todo el
partido, y en particular sus generaciones
emergentes, trabajen paso a paso la experiencia de
octubre que dio la justificación suprema,
incontestable e irrevocable del pasado y abrió las
puertas del futuro. La lección de alemán del año
pasado no es solo un recordatorio serio, también es
una advertencia llena de amenaza. Todo lo que es
necesario es colocar de manera clara y precisa la
tarea de estudiar la revolución de octubre, tanto a
escala de partido como a nivel de la Internacional en
su conjunto. Todo lo que se necesita es que todo el
partido, y en particular sus generaciones
emergentes, trabajen paso a paso la experiencia de
octubre que dio la justificación suprema,
incontestable e irrevocable del pasado y abrió las
puertas del futuro. La lección de alemán del año
pasado no es solo un recordatorio serio, también es
una advertencia llena de amenaza. La indiscutible e
irrevocable justificación del pasado y abrió de par en
par las puertas del futuro. La lección de alemán del
año pasado no es solo un recordatorio serio, también
es una advertencia llena de amenaza. La indiscutible
e irrevocable justificación del pasado y abrió de par
en par las puertas del futuro. La lección de alemán
del año pasado no es solo un recordatorio serio,
también es una advertencia llena de amenaza.

Se puede argumentar, por supuesto, que incluso el


más serio contacto con la marcha de la revolución de
octubre no habría sido una garantía de que nuestro
partido alemán saldría victorioso. Pero una
argumentación tan trivial y esencialmente filistea, ya
que no puede llevarnos ni un solo paso
adelante. Nadie argumenta que el estudio de la
revolución de octubre es en sí mismo suficiente para
la victoria en otros países, pero es muy posible que
se den circunstancias cuando exista todo lo que es
necesario para una revolución, con la excepción de
una visión lejana y Liderazgo resuelto del partido
basado en una comprensión de las leyes y métodos
de la revolución. Tal fue la situación en Alemania
hace un año. Eso puede repetirse en otros
países. Pero para el estudio de las leyes y los
métodos de una revolución proletaria hay, hasta el
presente, No hay fuente más importante y profunda
que nuestra experiencia de octubre. Líderes de los
partidos comunistas en Europa que no habían
criticado críticamente, y con toda su concreción, a
través de la historia del derrocamiento de octubre,
serían como un comandante en jefe que,
preparándose en las circunstancias actuales para
nuevas guerras, no se había informado. Con la
experiencia estratégica, táctica y técnica de la última
guerra imperialista. Tal comandante en jefe
inevitablemente condenaría a su ejército a la futura
derrota. Experiencia táctica y técnica de la última
guerra imperialista. Tal comandante en jefe
inevitablemente condenaría a su ejército a la futura
derrota. Experiencia táctica y técnica de la última
guerra imperialista. Tal comandante en jefe
inevitablemente condenaría a su ejército a la futura
derrota.

El instrumento fundamental de una revolución


proletaria es el partido. Sobre la base de nuestra
experiencia, incluso si duró un año (de febrero de
1917 a febrero de 1918) y sobre la base de la
experiencia posterior en Finlandia, Hungría, Italia,
Bulgaria y Alemania, la inevitabilidad de una crisis
de partido. Mientras se pasa de la actividad
revolucionaria preparatoria a una lucha directa por
el poder, se puede establecer casi en el carácter de
una ley inalterable. Hablando en general, las crisis
dentro del Partido surgen como un acercamiento a
un cambio revolucionario o como un resultado de él,
siempre que haya un giro serio en la dirección del
partido. Obviamente, esto debe ser así, ya que cada
período de desarrollo de una parte tiene
características especiales propias, y requiere una
demanda de formas y métodos de acción
definidos. Un cambio de táctica significa, en mayor o
menor grado, Una ruptura con tales formas y
métodos. Aquí, entonces, se encuentra la raíz directa
y próxima de la fricción y las crisis que ocurren
dentro del partido.

"Ocurre con bastante frecuencia", escribió Lenin,


en julio de 1917, "que cuando ocurre un giro brusco
en el curso de la historia, incluso a los partidos más
avanzados les resulta difícil, al menos durante algún
tiempo, adaptarse a la nueva situación. . Repiten las
palabras clave que eran verdaderas ayer, pero que
hoy día carecen de significado, que "de repente"
perdieron su significado hasta el punto en que el giro
brusco tomado por la historia fue en sí mismo
"repentino". [1]

Aquí es donde es probable que surja el peligro. En


caso de que el giro tomado sea demasiado agudo o
demasiado repentino, y si el período anterior se
hubiera reunido con demasiados elementos de
inercia y conservadurismo en los organismos que
dirigen el partido, el partido se mostrará incapaz de
cumplir su liderazgo en el momento de mayor
Responsabilidad por la que se preparaba durante un
tramo de años o de décadas. La crisis consume al
partido, y el movimiento como tal pasa a la derrota.

Luego está la presión de otras fuerzas políticas


sobre el partido revolucionario. En cada período
particular de su desarrollo, el partido resuelve
aquellos métodos que son necesarios para
contrarrestarlos y resistirlos. Cuando tiene lugar un
cambio de táctica y cuando se sigue el
reagrupamiento y la fricción consecuentes dentro del
partido, se produce una disminución concomitante
en el poder de resistencia del partido. Por lo tanto,
siempre existe la posibilidad de que las agrupaciones
internas del partido, que han crecido debido a la
necesidad de un cambio de tácticas, puedan ir
mucho más allá de su base original y servir como
soporte de varias tendencias de clase. En palabras
más sencillas: la parte que no sigue el paso de las
tareas históricas de su propia clase, se convierte o
corre el riesgo de convertirse en una herramienta
indirecta en manos de otras clases.

Si lo que se dijo es cierto en relación con cada


cambio serio de tácticas, entonces es más cierto con
respecto a los grandes cambios estratégicos. Por
tácticas de política entendemos, usando la analogía
de los actos militares, el arte de conducir
operaciones particulares. Por estrategia entendemos
el arte de la conquista, es decir ,, la toma del
poder. Como regla general, no hicimos tal distinción
antes de la guerra en el período de la Segunda
Internacional, limitándonos solo a la concepción de
tácticas socialdemócratas. Esto no fue de ninguna
manera un procedimiento caótico. La
socialdemocracia se basa en tácticas parlamentarias,
sindicales, municipales, cooperativas y
similares. Pero la cuestión de unir cada poder y
recurso, todo tipo de fuerza, para sostener una
victoria sobre el enemigo realmente no se planteó en
el período de la Segunda Internacional, ya que la
lucha por el poder no se planteó como un problema
práctico. Fue la revolución de 1905 la que, después
de un largo intervalo, planteó, por primera vez, las
cuestiones fundamentales o estratégicas de una
lucha proletaria. Y al hacerlo, obtuvo inmensas
ventajas para los socialdemócratas revolucionarios
rusos,Es decir , los bolcheviques. El gran período de
la estrategia revolucionaria comenzó en 1917,
primero en Rusia y luego en toda Europa. Sin
embargo, la estrategia no elimina las tácticas: los
problemas del sindicalismo, de la acción
parlamentaria, etc., no desaparecen de nuestro
campo de visión, sino que ahora reciben un nuevo
significado, como los métodos subsidiarios de una
lucha conjunta por el poder. Las tácticas están
subordinadas a la estrategia.

Si los cambios tácticos generalmente llevan a


fricción dentro del partido, cuánto más severo y
profundo debe ser la fricción producida por un
cambio de estrategia. Y el cambio más importante se
produce cuando el partido proletario se aleja de la
etapa de preparación, de propaganda, de
organización y de agitación a la lucha directa por el
poder, a un levantamiento armado contra la
burguesía. Todo en el partido que es indeciso,
escéptico, conciliatorio, capitulatorio, menhevista,
objeta el levantamiento, busca fórmulas teóricas
para su oposición y las encuentra entre los
oponentes de ayer: los oportunistas. Este hecho
tendremos que enfrentarnos más de una vez.

El examen final y la selección del arma del partido


antes de la lucha decisiva se llevaron a cabo durante
el período de febrero a octubre, sobre la base del
trabajo de organización y agitación más amplio
posible entre las masas. En y después de octubre, esa
arma fue probada en un gigantesco acto
histórico. Comenzar ahora, varios años después de
octubre, estimar varios puntos de vista con respecto
a la revolución en general y la revolución rusa en
particular, y al mismo tiempo para evadir la
experiencia de 1917, significaría una búsqueda de
estilística escolar, y en No tiene sentido un análisis
marxiano de la política. Esto sería como continuar
una discusión sobre las ventajas de varios sistemas
de natación, mientras que se niegan obstinadamente
a mirar el río donde los bañistas siguen estos
sistemas.

La dictadura democrática del proletariado y el


campesinado: febrero y octubre

La ocurrencia y los problemas de la revolución de


octubre asestaron un golpe implacable a la parodia
escolástica del marxismo, muy extendida en los
sectores socialdemócratas rusos, que comenzó, en
cierta medida, con el grupo "Emancipación del
trabajo", y que encontró su más completo. Expresión
entre los mencheviques. La sustancia de este pseudo
marxismo reside en esto. Cambió la concepción
condicional y limitada de Marx, a saber, que "los
países más destacados muestran a aquellos que
están menos avanzados en la forma en que su
desarrollo futuro es tomar", en una ley
superhistórica absoluta, como diría Marx, y trató de
establecer La base de esa ley es la táctica del partido
de la clase obrera. Bajo tales circunstancias, ninguna
mención podría, por supuesto,Ciertas líneas de su
futuro en la historia de los países más avanzados ya
no son, por supuesto, un tema de debate, pero
hablar de una repetición en su totalidad es hablar al
azar. Por el contrario, a medida que la economía más
capitalista adquirió un carácter mundial, más
singular se convirtió en la posición de los países
menos adelantados, en los cuales los elementos
menos avanzados se asociaron con los últimos logros
del desarrollo capitalista. En su prefacio de "La
guerra de los campesinos", escribió Engels, "en un
punto determinado que no necesariamente llega
simultáneamente a todas partes, ni al mismo grado
de desarrollo".La burguesía comienza a observar
que su compañero proletario es de estatura más alta
que ella misma. ”En la marcha del desarrollo
histórico, la burguesía rusa tuvo que hacer esa
observación antes y más completamente que todas
las demás. Incluso antes de 1905, Lenin caracterizó
la singularidad de la revolución rusa por la fórmula
de la dictadura democrática del proletariado y el
campesinado. Esa fórmula, como demostraron los
acontecimientos posteriores, solo puede
considerarse como una etapa en la dirección de la
dictadura socialista del proletariado en dependencia
del campesinado. La presentación de Lenin del
problema, revolucionaria y dinámica en su totalidad,
se oponía total y completamente al esquema
menchevista, según el cual Rusia solo podía
pretender una repetición de la historia de las
naciones líderes, Teniendo a la burguesía en el poder
y socialdemocracia en oposición. En algunos círculos
de nuestro partido, sin embargo, esa fórmula de
Lenin no estaba acentuada en elDictadura del
proletariado y campesinos, pero en su
carácter democrático , en oposición a su carácter
socialista. Entonces, una vez más, esto significaba
que en Rusia, un país que no estaba tan avanzado
como otros países, solo era concebible una
revolución democrática. La revolución socialista iba
a comenzar en occidente. Solo pudimos tomar el
camino del socialismo después de Inglaterra,
Francia y Alemania. Pero tal manera de tratar la
cuestión llevó inevitablemente al menchevismo. Esto
quedó perfectamente claro en 1917, cuando los
problemas de la revolución no eran una cuestión de
pronóstico, sino de acción.

Asumir, en medio de las condiciones reales de la


revolución, la posición de la democracia, llevada a su
conclusión lógica, en oposición al socialismo, como
"ser prematuro" hubiera significado, políticamente
hablando, alejarse del proletario hacia el pequeño
burgués posición, para pasar al flanco izquierdo de
una revolución nacional.

La Revolución de febrero tomada por sí misma fue


una revolución burguesa. Pero como revolución
burguesa fue bastante tardía y carente de
permanencia. Desgarrado por las contradicciones,
que inmediatamente encontraron su expresión en un
poder dualista, tuvo que pasar a un paso inmediato
hacia una revolución proletaria, eso es lo que
sucedió, o, bajo algún tipo de régimen burgués-
oligárquico, devolver a Rusia a un Existencia
semicolonial. En consecuencia, el período que
sucedió a la revolución de febrero se puede
considerar en un doble sentido, ya sea como un
período de desarrollo consolidatorio, o consumación
de la revolución "democrática", o como un período
de preparación para la revolución proletaria. La
primera visión fue tomada no solo por los
mencheviques y los reporteros, sino por una cierta
sección de los principales miembros de nuestro
propio partido. Con esta diferencia, que este último
realmente trató de empujar la revolución
democrática lo más lejos posible hacia la
izquierda. Pero el método era esencialmente el
mismo: la "presión" sobre la burguesía en el poder,
sin embargo, velando por que tal presión no debería
ir más allá de los límites de un régimen democrático
burgués. Si esa política hubiera prevalecido, el
desarrollo de la revolución se habría alejado de
nuestro partido y todo lo que deberíamos haber
asegurado a largo plazo hubiera sido un aumento de
las masas de trabajadores y campesinos sin ninguna
orientación partidista. En otras palabras, habría
habido una repetición de los días de julio en una
escala colosal, sin embargo, cuidando que tal presión
no deba ir más allá de los límites de un régimen
democrático burgués. Si esa política hubiera
prevalecido, el desarrollo de la revolución se habría
alejado de nuestro partido y todo lo que deberíamos
haber asegurado a largo plazo hubiera sido un
aumento de las masas de trabajadores y campesinos
sin ninguna orientación partidista. En otras
palabras, habría habido una repetición de los días de
julio en una escala colosal, sin embargo, cuidando
que tal presión no deba ir más allá de los límites de
un régimen democrático burgués. Si esa política
hubiera prevalecido, el desarrollo de la revolución se
habría alejado de nuestro partido y todo lo que
deberíamos haber asegurado a largo plazo hubiera
sido un aumento de las masas de trabajadores y
campesinos sin ninguna orientación partidista. En
otras palabras, habría habido una repetición de los
días de julio en una escala colosal,es decir , no como
un episodio sino como una catástrofe.

Es perfectamente obvio que el resultado inmediato


de tal catástrofe hubiera sido la destrucción del
partido. Eso demuestra cuán profundas eran las
diferencias de opinión.

La influencia de los mencheviques y los reporteros


durante el primer período de la revolución no fue,
por supuesto, una cuestión de azar. Reflejaba una
gran cantidad de masas pequeñoburguesas,
principalmente campesinas, entre la gente y la
inmadurez de la revolución misma. Y fue esta misma
inmadurez de la revolución, en medio de las
condiciones bastante peculiares que provocó la
guerra, que pusieron en manos de los
revolucionarios pequeñoburgueses el liderazgo, o al
menos la apariencia de liderazgo que llegó a esto, lo
que defendieron Los derechos históricos de la
burguesía al poder. Sin embargo, eso no implica en
modo alguno que la revolución rusa no haya podido
tomar otro rumbo que el que tomó desde febrero
hasta octubre de 1917. El curso que se tomó se debió
no solo a las relaciones de clase, sino a las
circunstancias temporales causadas por el
guerra. En virtud de la guerra, los campesinos
estaban organizados y armados en la forma de un
ejército de muchos millones. Antes de que el
proletariado lograra organizarse bajo su propio
estandarte para llevar a las masas de la aldea, los
pequeños revolucionarios burgueses encontraron un
pilar natural en las masas de los campesinos a
quienes la guerra había hecho rebeldes. Por el peso
de este ejército de muchos millones de dólares, sobre
el cual, de hecho, todo dependía directamente, los
revolucionarios pequeño burgueses ejercieron
presión sobre el proletariado y los llevaron en
primera instancia. Que, en los mismos principios de
clase, la marcha de la revolución podría haber sido
diferente de lo que era, es lo mejor de todo
demostrado por los eventos que precedieron a la
guerra. En julio de 1914, Petrogrado fue sacudido
por huelgas revolucionarias. Las cosas habían
llegado tan lejos como para causar conflictos
callejeros. El liderazgo absoluto de ese movimiento
pertenecía a la organización clandestina y a la prensa
legal de nuestro partido. El bolchevismo incrementó
su influencia en una lucha directa contra los ajustes
y los partidos pequeñoburgueses en general. El
mayor avance del movimiento hubiera significado
ante todo un aumento del partido bolchevique. Los
soviéticos de los diputados de los trabajadores en
1914, si las cosas hubieran llegado tan lejos como los
soviéticos, probablemente hubieran sido
bolcheviques en los primeros días. La excitación de
la aldea habría continuado bajo el liderazgo directo e
indirecto de los soviéticos de la ciudad que fueron
guiados por los bolcheviques. Eso no significa
ciertamente que los SR habrían desaparecido
inmediatamente del pueblo. No. Con toda
probabilidad, la primera etapa de la revolución
campesina habría procedido bajo la bandera
nacionalista. Pero el desarrollo de los
acontecimientos, a los que nos hemos referido,
habría obligado a los propios nacionalistas a
impulsar su izquierda y buscar un punto de contacto
con los soviéticos bolcheviques de las ciudades. En
este caso, el problema inmediato del levantamiento
también habría dependido, por supuesto, en primera
instancia, de la actitud y la conducta del ejército que
estaba vinculado con los campesinos. Es imposible, y
no es necesario adivinar a partir de una anécdota, si
el movimiento de 1914-1915 habría resultado
victorioso si la guerra no hubiera estallado e
introducido un nuevo vínculo gigantesco en la
cadena de desarrollo. Sin embargo, hay un buen
acuerdo que demuestra que se desarrolló una
revolución triunfante a lo largo del camino que
comenzó con los eventos de julio de 1914.

El movimiento revolucionario que se había estado


desarrollando se vio interrumpido por la guerra:
primero se retrasó y luego se le dio una aceleración
extraordinaria. Una base perfectamente excepcional,
no solo social, sino también organizativa, fue creada
por la guerra, para los partidos pequeñoburgueses,
por medio de un ejército de muchos
millones. Porque en lo que respecta al campesinado,
la peculiaridad es el polvo de esto, que con toda su
multitudinariaidad, es difícil convertirlos en una
base organizada. Los partidos pequeñoburgueses
que habían tomado su postura sobre los hombros de
una organización preparada, es decir, el ejército,
abrumaron al proletariado y los nublaron con la idea
de "defencismo". Es por eso que Lenin hizo un
pronunciamiento feroz contra el antiguo mitin. El
grito de "la dictadura democrática del proletariado y
los campesinos", que bajo las nuevas
circunstancias, había llegado a significar la
conversión del partido bolchevique en un flanco
izquierdo del bloque defencista. La principal
preocupación que Lenin tenía ante él era cómo llevar
a la vanguardia proletaria del atolladero del
"defencismo" a un lugar claro. Porque solo en esa
condición el proletariado podría convertirse, en la
siguiente etapa, en el núcleo alrededor del cual se
agruparían las masas trabajadoras rurales. Pero en
ese caso, ¿qué sería de la revolución democrática o,
más correctamente, de la dictadura democrática del
proletariado y los campesinos? Lenin no tuvo piedad
de refutar a esos "viejos bolcheviques", "quienes",
dijo, "en más de una ocasión jugaron un papel triste
en la historia de nuestro partido, balbuceando
repetidamente la fórmula que La principal
preocupación que Lenin tenía ante él era cómo llevar
a la vanguardia proletaria del atolladero del
"defencismo" a un lugar claro. Porque solo en esa
condición el proletariado podría convertirse, en la
siguiente etapa, en el núcleo alrededor del cual se
agruparían las masas trabajadoras rurales. Pero en
ese caso, ¿qué sería de la revolución democrática o,
más correctamente, de la dictadura democrática del
proletariado y los campesinos? Lenin no tuvo piedad
de refutar a esos "viejos bolcheviques", "quienes",
dijo, "en más de una ocasión jugaron un papel triste
en la historia de nuestro partido, balbuceando
repetidamente la fórmula que La principal
preocupación que Lenin tenía ante él era cómo llevar
a la vanguardia proletaria del atolladero del
"defencismo" a un lugar claro. Porque solo en esa
condición el proletariado podría convertirse, en la
siguiente etapa, en el núcleo alrededor del cual se
agruparían las masas trabajadoras rurales. Pero en
ese caso, ¿qué sería de la revolución democrática o,
más correctamente, de la dictadura democrática del
proletariado y los campesinos? Lenin no tuvo piedad
de refutar a esos "viejos bolcheviques", "quienes",
dijo, "en más de una ocasión jugaron un papel triste
en la historia de nuestro partido, balbuceando
repetidamente la fórmula que Porque solo en esa
condición el proletariado podría convertirse, en la
siguiente etapa, en el núcleo alrededor del cual se
agruparían las masas trabajadoras rurales. Pero en
ese caso, ¿qué sería de la revolución democrática o,
más correctamente, de la dictadura democrática del
proletariado y los campesinos? Lenin no tuvo piedad
de refutar a esos "viejos bolcheviques", "quienes",
dijo, "en más de una ocasión jugaron un papel triste
en la historia de nuestro partido, balbuceando
repetidamente la fórmula que Porque solo en esa
condición el proletariado podría convertirse, en la
siguiente etapa, en el núcleo alrededor del cual se
agruparían las masas trabajadoras rurales. Pero en
ese caso, ¿qué sería de la revolución democrática o,
más correctamente, de la dictadura democrática del
proletariado y los campesinos? Lenin no tuvo piedad
de refutar a esos "viejos bolcheviques", "quienes",
dijo, "en más de una ocasión jugaron un papel triste
en la historia de nuestro partido, balbuceando
repetidamente la fórmula queAprendí , en lugar
de estudiar el carácter único de la realidad nueva y
viva. "" La necesidad es mantenerse al paso no con
las fórmulas antiguas, sino con la realidad nueva "."
La vieja fórmula bolchevique del camarada Kamenev
de que "la revolución democrática burguesa no ha
terminado" '¿Te apuntas a esta realidad? "" No ",
responde," la fórmula ha envejecido. De nada
sirve. Está muerto. El esfuerzo por resucitarlo será
inútil ". [2]

Es cierto que, en ocasiones, Lenin observó que los


soviéticos de los diputados obreros, soldados y
campesinos durante el primer período de la
revolución de febrero hasta cierto puntoEncarna la
dictadura democrática revolucionaria del
proletariado y los campesinos. Eso es cierto en la
medida en que los soviéticos generalmente encarnan
el poder. Pero como lo explicó Lenin en más de una
ocasión, los soviéticos de los días de febrero poseían
solo semi poder. Apoyaron el poder de la burguesía y
solo aportaron una “presión” semi-opositora. Y fue
precisamente este estado indeterminado el que no
les permitió salir de la coalición democrática de
trabajadores, campesinos y soldados. En lo que
respecta a las formas de gobierno, esa coalición
tendía a la dictadura, a la medida en que no
dependía de los parientes gubernamentales
adecuados, sino de la fuerza armada y el juicio
revolucionario directo. Sin embargo, se quedó corto
de dictadura por varios jefes. Fue precisamente en
este amorfismo democrático de una coalición semi-
poderosa de obreros, campesinos y soldados, que la
inestabilidad de los soviéticos consistentes
consistió. Tenían que dejar de ser, o debían tomar el
poder real en sus manos. Pero solo podían tomar el
poder no en la capacidad de una coalición
democrática de obreros y campesinos,
representativos de varios partidos, sino en la
capacidad de una dictadura del proletariado dirigida
por un solo partido, una dictadura proletaria que,
comenzando con la semifinalidad. Secciones
proletarias de los campesinos, llevaban consigo las
masas de los campesinos. En otras palabras, los
obreros-campesinos democráticos solo podían ser
designados como una forma inmadura de poder que
no había avanzado al poder real, como una
tendencia y no como un hecho. Cualquier avance
adicional al poder solo se podría haber logrado al
romper la cobertura democrática, al confrontar a la
mayoría de los campesinos con la necesidad de
seguir a los trabajadores al dar al proletariado la
oportunidad de realizar una dictadura de clase y, por
lo tanto, establecer una tarea inmediata. - junto con
una democratización completa y despiadadamente
radical de las relaciones sociales - una invasión
puramente socialista del gobierno de los
trabajadores en la esfera de los derechos de
propiedad capitalistas. Aquellos que, en tales
circunstancias, continuaron apoyando la fórmula de
la "dictadura democrática", en realidad rechazaron
el poder y llevaron a la revolución a un callejón sin
salida. y, por lo tanto, establecerse como una tarea
inmediata, junto con una democratización total y
despiadadamente radical de las relaciones sociales,
una invasión puramente socialista del gobierno de
los trabajadores en la esfera de los derechos de
propiedad capitalistas. Aquellos que, en tales
circunstancias, continuaron apoyando la fórmula de
la "dictadura democrática", en realidad rechazaron
el poder y llevaron a la revolución a un callejón sin
salida. y, por lo tanto, establecerse como una tarea
inmediata, junto con una democratización total y
despiadadamente radical de las relaciones sociales,
una invasión puramente socialista del gobierno de
los trabajadores en la esfera de los derechos de
propiedad capitalistas. Aquellos que, en tales
circunstancias, continuaron apoyando la fórmula de
la "dictadura democrática", en realidad rechazaron
el poder y llevaron a la revolución a un callejón sin
salida.

El principal punto de discusión en torno al cual


giró todo lo demás fue la cuestión de si luchar o no
luchar por el poder; tomar el poder o no tomar el
poder. Esto, en sí mismo, muestra que no estábamos
descoloridos con una divergencia de opiniones
episódica, sino con las tendencias que tenían que ver
exclusivamente con una cuestión de principios. Una
de estas tendencias, la principal, fue proletaria y
condujo al camino de la revolución mundial, la otra
fue "democrática" , es decir , pequeña burguesa y
condujo en la secuencia final a la subordinación de
la política proletaria a los requisitos de la burguesía
reformista. sociedad. Estas dos tendencias entraron
en colisión hostil a lo largo de todo 1917, siempre
que se abordó alguna cuestión esencial. Es el período
revolucionario, de hecho, es decir,, el momento en
que el capital acumulado del partido se pone en
circulación de inmediato, lo que no pudo evitar la
apertura y realmente revelar la divergencia de tal
personaje. Estas dos tendencias, más de una vez, se
manifestarán en mayor o menor grado, con este o
aquel tipo de modificación, en el período
revolucionario de todos los países. Si el bolchevismo,
cuando observamos su parte más destacada y
esencial, hay que entenderlo, tal entrenamiento, ese
temperamento, la organización de la vanguardia
proletaria para poder tener el arma en la mano para
tomar el poder; y, si por socialdemocracia debe
entenderse la actividad reformista de oposición
dentro de los límites de la sociedad burguesa, y una
adaptación a su legalidad, es decir, el entrenamiento
real de las masas para reconocer en su mente y
corazón la inviolabilidad del estado burgués,
entonces queda perfectamente claro que incluso
dentro del partido comunista, que no sale del horno
de la historia completamente cocido a la vez, la lucha
entre las tendencias socialdemócratas y el
bolchevismo es probable que se revele de manera
más evidente, abierta y sin enmascaramiento en un
momento de revolución inmediata, cuando la
cuestión del poder se convierte en el punto en
cuestión.

****

La tarea de la conquista del poder se presentó ante


el partido solo después de la llegada de Lenin a
Petrogrado, es decir , el cuarto día de abril. Pero
incluso a partir de ese momento, la línea que tomó el
partido no fue mala, e indivisible a la que nadie
podría oponerse. A pesar de la decisión de la
conferencia en abril de 1917, la oposición al curso
revolucionario, oculta o abierta, impregna todo el
período de preparación.

El estudio del proceso de puntos de vista


divergentes entre febrero y la consolidación de la
revolución de octubre no solo tiene un interés
extraordinario en lo que respecta a la teoría, sino
que tiene un significado inmensamente práctico.

La discordia que se mostró en el Segundo


Congreso en 1903, Lenin describió en 1910 como
una "anticipación", un placer por venir. Es muy
importante buscar a través de estas divergencias de
vista, comenzando con las fuentes de su origen, es
decir , en 1903, o incluso antes, por ejemplo, con el
"economismo". Pero tal estudio adquiere un
significado solo cuando se lleva a cabo. a la finalidad,
y cuando cubre ese período en el que las diferencias
se pusieron a prueba, es decir , el período de
octubre.

Dentro de los límites del espacio a nuestra


disposición, no podemos, por supuesto, llevar a cabo
una investigación exhaustiva de cada etapa de la
lucha. Pero creemos que es necesario, incluso en
parte, completar ese espacio en blanco deplorable
que existe en nuestra literatura con respecto al
período más importante en el desarrollo de nuestro
partido.

La cuestión del poder, como dijimos, está en el


centro de las diferencias. Esto es, en general, la
piedra de toque mediante la cual se determina el
carácter de los partidos revolucionarios (y no solo de
los revolucionarios). Dependiendo de la cuestión del
poder, está la cuestión de la guerra que surge y se
decide en este período. Consideraremos ambos
problemas según los principales hitos cronológicos:
la posición del partido y de la prensa del partido en
el primer período posterior al derrocamiento del
zarismo, antes de la llegada de Lenin; la lucha en
torno a las tesis de lenin; la conferencia de abril; los
resultados de los días de julio; Kornilovismo; la
conferencia demócrata y los pre-parlamentos; El
problema de un levantamiento armado y la toma del
poder (septiembre-octubre), la cuestión de un
gobierno socialista "homogéneo".

Esperamos que este estudio de las diferencias nos


permita llegar a conclusiones que podrían ser
importantes incluso para otros partidos de la
Internacional Comunista.

La lucha con la guerra y el defencismo.

El derrocamiento de Tsardom en febrero de 1917,


sin duda, significó un gran salto hacia adelante. Pero
tomar febrero dentro de los límites de febrero, es
decirPara no dar un paso hacia octubre, solo
significaría que Rusia se aproximaba al tipo,
digamos, de la Francia republicana burguesa. Los
partidos revolucionarios pequeñoburgueses, como es
habitual, no aceptaron la revolución de febrero ni
como burgueses ni como un paso hacia la revolución
socialista, sino como algo que en sí mismo tenía
algún valor "democrático". Sobre esta noción
construyeron una ideología de defencismo
revolucionario. No defendieron la dominación de
ninguna clase como tal, sino la "revolución" y la
"democracia". Pero incluso en nuestro propio
partido, el impulso revolucionario de febrero llevó a
una confusión extraordinaria de la perspectiva
política. De hecho, en marzo Pravda estuvo mucho
más cerca de la posición del defencismo
revolucionario, que de la posición que tomó Lenin.

“Cuando un ejército se enfrenta a otro ejército”,


leemos en uno de los artículos editoriales, “la
política más absurda sería que uno de ellos deje las
armas y se vaya a casa”. Esa política no sería una
política de paz, pero Una política de esclavitud, una
política que un pueblo libre repudiaría con
indignación. No, se mantendrá firme en su posición,
encontrando una bala con una bala y una
concha. Eso es inevitable. No debemos permitir
ninguna desorganización de las fuerzas de combate
de la revolución. [3]Lo que se trata aquí no es una
clase dominante u oprimida, sino una "gente
libre"; no las clases que luchan por el poder, sino
una gente libre que "se mantiene en su puesto". Las
ideas y las fórmulas están en todo defencista. Más
adelante, en el mismo artículo que leemos, “nuestro
lema no es la desorganización del ejército
revolucionario y del ejército que se está convirtiendo
en revolucionario, ni es el grito vacío '¡abajo con la
guerra!' Nuestro lema es la presión (!) Para ejercer
sobre el Gobierno Provisional con el propósito de
forzarlo abiertamente, ante la democracia mundial
(!) Para hacer, sin falta, un intento (!) De inclinarse
(!) Todos los países en guerra iniciarán
negociaciones inmediatas para el cese de las
hostilidades. Hasta entonces todos (!) Permanecen
en su puesto de combate (! ) "El programa de
presión sobre el gobierno imperialista para"
inclinarlo "a un curso de acción piadoso fue el
programa Kautsky-Ledebour de Alemania, el
programa Jean Longuet de Francia y el programa
MacDonald de Inglaterra, pero de ninguna manera
El programa del bolchevismo. El artículo concluye
no solo con una "cálida bienvenida" del célebre
manifiesto del Soviet de Petrogrado, "Para todas las
naciones del mundo" (un manifiesto que está
impregnado hasta el final con el espíritu del
defencismo revolucionario), sino que se refiere al
Solidaridad del consejo editorial con las resoluciones
obviamente defencistas de dos reuniones de
Petrogrado. Basta con decir que una de estas
resoluciones dice: "Si las democracias de Alemania y
Austria no escucharán nuestra voz ( y el programa
MacDonald de Inglaterra, pero de ninguna manera
el programa del bolchevismo. El artículo concluye no
solo con una "cálida bienvenida" del célebre
manifiesto del Soviet de Petrogrado, "Para todas las
naciones del mundo" (un manifiesto que está
impregnado hasta el final con el espíritu del
defencismo revolucionario), sino que se refiere al
Solidaridad del consejo editorial con las resoluciones
obviamente defencistas de dos reuniones de
Petrogrado. Basta con decir que una de estas
resoluciones dice: "Si las democracias de Alemania y
Austria no escucharán nuestra voz ( y el programa
MacDonald de Inglaterra, pero de ninguna manera
el programa del bolchevismo. El artículo concluye no
solo con una "cálida bienvenida" del célebre
manifiesto del Soviet de Petrogrado, "Para todas las
naciones del mundo" (un manifiesto que está
impregnado hasta el final con el espíritu del
defencismo revolucionario), sino que se refiere al
Solidaridad del consejo editorial con las resoluciones
obviamente defencistas de dos reuniones de
Petrogrado. Basta con decir que una de estas
resoluciones dice: "Si las democracias de Alemania y
Austria no escucharán nuestra voz ( "Para todas las
naciones del mundo" (un manifiesto que está
impregnado en todo momento con el espíritu del
defencismo revolucionario), pero se refiere a la
solidaridad del comité editorial con las resoluciones
obviamente defencistas de dos reuniones de
Petrogrado. Basta con decir que una de estas
resoluciones dice: "Si las democracias de Alemania y
Austria no escucharán nuestra voz ( "Para todas las
naciones del mundo" (un manifiesto que está
impregnado en todo momento con el espíritu del
defencismo revolucionario), pero se refiere a la
solidaridad del comité editorial con las resoluciones
obviamente defencistas de dos reuniones de
Petrogrado. Basta con decir que una de estas
resoluciones dice: "Si las democracias de Alemania y
Austria no escucharán nuestra voz (es decir , la voz
del gobierno provisional y del conciliacionista
soviético — L. T.) Entonces defenderemos nuestro
país hasta la última gota de sangre ".

El artículo que hemos citado no es una


excepción. Por el contrario, expresa con bastante
precisión la posición de Pravda antes del regreso de
Lenin a Rusia. Así, en el siguiente número del
documento, en el artículo "sobre la guerra" aunque
"el manifiesto para todos los pueblos" se critica en
cierta medida, sin embargo, aparecen estas palabras:
"Es imposible no acoger con satisfacción la
proclamación del Consejo de ayer". de los diputados
obreros y soldados de Petrogrado a las naciones de
todo el mundo, convocándolos a forzar a sus
gobiernos a poner fin a la matanza. [4]A la pregunta,
“¿Dónde debería buscarse una salida de la guerra?”
Se da la siguiente respuesta: “La salida, es el camino
de la presión sobre el Gobierno Provisional con la
demanda de que anuncie su voluntad de comenzar
negociaciones inmediatas. por la paz ". [5]

Es bastante fácil dar no pocas citas similares de un


defencista oculto, de naturaleza conciliadora
enmascarada. Pero en ese mismo momento, no, una
semana antes, el mismo Lenin, que aún no había
logrado salir de su jaula en Zurich, rompió sus
"Cartas desde lejos" (la mayoría de las cuales nunca
llegaron a Pravda).) Sugerencias de cualquier
concesión al defencismo y coalición. Al ver los
acontecimientos revolucionarios en el espejo
distorsionado de la prensa capitalista, escribió el 8
de marzo (21): "Bajo ninguna circunstancia debe
ocultarse el hecho de uno mismo o del pueblo que
este gobierno desea para continuar la guerra
imperialista, que es un agente del capitalismo
británico, que quiere restaurar la monarquía y
fortalecer el dominio de los terratenientes y
capitalistas ". Y el 12 de marzo (25) escribió:" Para
abordar una propuesta para la conclusión de una paz
democrática a este gobierno. es lo mismo que
predicar un sermón sobre la virtud a las personas
que mantienen casas de mala fama ". [6] En el
momento en que Pravdaestaba pidiendo "presión"
sobre el gobierno provisional para obligarlo a
defender la paz "frente a la democracia del mundo",
escribió Lenin: "Un llamamiento al gobierno de
Guchkov-Miliukov con una propuesta rápidamente
concluir una paz honorable, democrática y de
vecindad es lo mismo que un llamamiento hecho por
un pueblo "batzushka" [7] a los terratenientes y
comerciantes para vivir vidas "piadosas", para amar
a los vecinos y ofrecer la mejilla correcta cuando Un
smites en la mejilla izquierda ". [8]

El 4 de abril, un día después de su llegada a


Petrogrado, Lenin tomó una posición definitiva
contra la posición de Pravda sobre la cuestión de la
guerra y la paz. Escribió: “No hay apoyo para el
gobierno provisional, una exposición del engaño
total de todas sus promesas, particularmente en lo
que respecta a su renuncia a las
anexiones. Revelación en lugar de una "demanda"
inadmisible e ilusoria para que este gobierno, el
gobierno de los capitalistas , deje de ser imperialista
". [9] No es necesario señalar que la proclamación de
los conciliadores del 14 de marzo. que evadió tales
expresiones de felicitación por parte
de PravdaLenin se caracterizó como nada más que
"espléndido" y "confundido". Es el colmo de la
hipocresía apelar a otras naciones para romper con
sus banderas y, al mismo tiempo, formar un
gobierno de coalición con las banderas del propio
país. "El Centro", dice Lenin, en un esquema para
una plataforma, "está jurando y jurando todo el
tiempo, que son marxistas, internacionalistas, que
están a favor de la paz, por todo tipo de" presión
"sobre el gobierno, por cada tipo de “demanda” a su
gobierno para que “declare” la voluntad de paz del
pueblo ” [10].

Pero, a primera vista, se puede responder: ¿un


partido revolucionario rechaza la "presión" sobre la
burguesía y su gobierno? Ciertamente no. La presión
sobre un gobierno burgués es el camino de la
reforma. Un partido revolucionario marxista no
rechaza las reformas. Pero el camino de la reforma
es útil en relación con asuntos secundarios y no
esenciales. No se puede obtener poder por
reformas. No se puede ejercer presión sobre la
fuerza para obligar a la burguesía a alterar su
política en un asunto con el que todo su destino está
entrelazado. La guerra creó una situación
revolucionaria por el solo hecho de que no dejaba
espacio para ninguna "presión" reformista. Todo lo
que se podía hacer era ir todo el camino con la
burguesía, o alzar a las masas contra ella para
destruir el poder. De fuera de sus manos. En el
primer caso, la burguesía habría dado algún tipo de
apoyo con respecto a la política interior, a condición
de que la política exterior del imperialismo obtuviera
un apoyo incondicional. Fue precisamente por esto
que el reformismo socialista se transformó en
imperialismo socialista con el comienzo de la
guerra. Fue precisamente por esto que los elementos
realmente revolucionarios se vieron obligados a
comenzar a crear una nueva Internacional.
El punto de vista de Pravda no es el
revolucionario proletario, sino el defencista
democrático, aunque es defencista a la
mitad. Hemos derribado al zarismo. Presionaremos
sobre el poder democrático. Estos últimos deben
proponer la paz a los pueblos del mundo. Si la
democracia de Alemania no puede ejercer la presión
debida sobre su gobierno, entonces defenderemos
nuestra "patria" hasta la última gota de sangre. La
realización de la paz no se convirtió en una tarea
independiente de la clase obrera, a la que se pidió
que la llevara a cabo por encima del jefe del
Gobierno provisional burgués. Esto no se hizo
porque la conquista del poder por parte del
proletariado no se convirtió en una tarea
revolucionaria práctica. Por la sencilla razón de que
una no puede estar separada de la otra.

La conferencia de abril

El discurso que pronunció Lenin en la estación de


trenes de Finlandia sobre el carácter socialista de la
revolución rusa cayó como una bomba sobre muchos
líderes del partido. Una polémica competencia entre
Lenin y los partidarios de “lograr una revolución
democrática” comenzó desde el primer día.

La manifestación armada de abril, que tuvo como


grito "Abajo el gobierno provisional", se convirtió en
objeto de un conflicto agudo. Ese episodio dio paso a
algunos representantes de la derecha para acusar a
Lenin de blanquismo: el derrocamiento del
Gobierno provisional, que en ese momento defendía
la mayoría soviética, solo podía lograrse teniendo a
la mayoría de los trabajadores de nuestro
lado. Desde un punto de vista formal, la acusación
podría no haber carecido de carácter concluyente,
pero de hecho, no hubo una sombra del blanquismo
en la política de abril de Lenin. Toda la cuestión, en
lo que a él se refería, radica precisamente en esto:
hasta qué punto los soviéticos continuaron
reflejando el verdadero sentimiento de las masas, y
no fue el partido el que se engañó al asumir una
posición de acuerdo con la mayoría soviética. La
manifestación de abril que fue "más a la izquierda"
de lo que se esperaba, fue un reconocimiento para
demostrar el sentimiento de las masas y la relación
entre ellas y la mayoría soviética. El reconocimiento
llevó a la conclusión de que era necesario un largo
trabajo de preparación. Vemos cómo
aproximadamente Lenin manejó a los Kronstadters
que asumieron el riesgo y declararon en contra del
reconocimiento del Gobierno Provisional. Aquellos
que se opusieron a una lucha por el poder tomaron
un curso de acción totalmente diferente. En la
conferencia de la fiesta en abril, el camarada
Kamenev se quejó así: "En Vemos cómo
aproximadamente Lenin manejó a los Kronstadters
que asumieron el riesgo y declararon en contra del
reconocimiento del Gobierno Provisional. Aquellos
que se opusieron a una lucha por el poder tomaron
un curso de acción totalmente diferente. En la
conferencia de la fiesta en abril, el camarada
Kamenev se quejó así: "En Vemos cómo
aproximadamente Lenin manejó a los Kronstadters
que asumieron el riesgo y declararon en contra del
reconocimiento del Gobierno Provisional. Aquellos
que se opusieron a una lucha por el poder tomaron
un curso de acción totalmente diferente. En la
conferencia de la fiesta en abril, el camarada
Kamenev se quejó así: "EnPravda , N ° 19, una
resolución fue propuesta por primera vez por los
compañeros (evidentemente, Lenin es su intención:
LT) para el derrocamiento del Gobierno provisional,
y se imprimió antes de la última crisis, pero más
adelante se dejó de lado esta consigna como una
tendencia a la desorganización. , como siendo
aventurero. Eso significa que nuestros compañeros
han aprendido una lección en el curso de la crisis. La
resolución que ahora se propone ( es decir,, la
resolución propuesta por Lenin —LT) repite el error
”. Esa forma de exponer el caso es sumamente
importante. Tras haber hecho el reconocimiento,
Lenin soltó el grito de un derrocamiento inmediato
del gobierno provisional, pero lo dejó de lado solo
durante una semana o un mes, en dependencia de la
rapidez con que crecería la revuelta de las masas
contra los conciliadores. El lado opuesto, sin
embargo, vio el grito en sí mismo como un error. En
el retiro temporal de Lenin no hubo una pista sobre
un cambio de línea. Continuó no con la idea de que
la revolución democrática aún no estaba terminada,
sino exclusivamente con la idea de que las masas
para el presente todavía no podían derrocar al
gobierno provisional, y que, por lo tanto,

Toda la conferencia de abril del partido se dedicó a


la cuestión fundamental de si avanzábamos hacia la
toma del poder en nombre de una revolución
socialista o si estábamos ayudando (a alguien) a
terminar la revolución democrática. Es un hecho
lamentable que todavía estamos sin un informe
impreso de la Conferencia de abril, y casi ningún
congreso en la historia de nuestro partido puede
compararse con la Conferencia de abril de 1917, en
relación con su excepcional e inmediata relación con
el destino de la revolución. .

Lenin asumió la siguiente posición, una lucha


irreconciliable contra el defencismo y los
defencistas; el apoderamiento de la mayoría en los
soviéticos; el derrocamiento del gobierno
provisional; la toma del poder a través de los
soviéticos; una política de paz revolucionaria y un
programa de una revolución socialista dentro del
país y una revolución internacional fuera del
país. Para contrarrestar esto, como sabemos, la
oposición tomó el punto de vista de terminar la
revolución democrática ejerciendo presión sobre el
gobierno provisional, mientras que los soviéticos
continuaron siendo los órganos de "control" sobre el
poder burgués. De esto procede otra muy distinta,
una actitud incomparablemente más conciliadora,
hacia el defencismo.
Alguien que se oponía a la posición de Lenin se
expresó de esta manera en la Conferencia de abril:
“Hablamos de los soviéticos de diputados obreros y
soldados como centros organizadores de nuestra
fuerza y poder. Esa designación en sí misma muestra
que constituyen un bloque de fuerzas
pequeñoburguesas y proletarias, ante las cuales aún
subsisten las tareas inconclusas de la democracia
burguesa. Si se hubiera logrado la revolución
democrática burguesa, un bloque así no podría
haber existido, el proletariado habría librado una
guerra revolucionaria contra el bloque. Sin embargo,
nosotros consideramos a estos soviéticos como
centros para la organización del poder. Eso significa
que la revolución burguesa aún no está terminada,
aún no ha sobrevivido, y creo que todos debemos
reconocer el hecho de que si esta revolución se
hubiera logrado por completo,

El esquematismo sin esperanza de este argumento


es perfectamente claro. El punto del caso es que
nunca puede haber un "logro completo de esta
revolución" sin un cambio de los portadores del
poder. Lo que el discurso que acaba de citar ignora
es el elemento de clase cardinal de la revolución. Las
tareas del partido no se deducen de la agrupación
real de fuerzas de clase, sino de una definición
formal de la revolución como burguesa o como
burguesa burguesa. Debemos formar un bloque con
la pequeña burguesía y ejercer el control sobre el
poder burgués hasta el momento en que la
revolución burguesa habrá llegado a su
fin. Obviamente este es un esquema
menchevista. Limitando, de manera doctrinaria, Las
tareas de la revolución por su designación (una
revolución "burguesa") que era imposible de hacer,
debían ser otra cosa que llegar a una política de
control sobre el gobierno provisional y exigir que el
gobierno provisional propusiera un programa de
paz. sin anexiones, etc. Al terminar la revolución
democrática se entendieron varias reformas por
medio de la Asamblea Constituyente, mientras que
el partido bolchevique le asignó el papel del ala
izquierda en la Asamblea Constituyente. El grito de
"Todo el poder de los soviéticos" estaba bastante
perdido en tal concepción del sujeto real. El
exponente mejor, más consecutivo, más reflexivo del
caso en la Conferencia de abril fue el último
lamentado Nogin, quien también pertenecía a la
oposición. “Las funciones más importantes de los
soviéticos desaparecerán en el proceso de
desarrollo. Se transferirá toda una serie de funciones
administrativas a instituciones urbanas, rurales y de
otro tipo. Si examinamos el desarrollo posterior de la
estructura del Estado, no podemos negar que la
Asamblea Constituyente será convocada, y el
Parlamento después de eso. . . . El problema, por lo
tanto, es este, que las funciones más importantes de
la voluntad soviética se irán reduciendo
gradualmente. Eso, sin embargo, no significa que los
soviéticos terminen ignominiosamente su
existencia. Sólo significa que entregarán sus
funciones. Mientras existan estos soviéticos, la
República-Comuna no surgirá entre nosotros ". El
problema, por lo tanto, es este, que las funciones
más importantes de la voluntad soviética se irán
reduciendo gradualmente. Eso, sin embargo, no
significa que los soviéticos terminen
ignominiosamente su existencia. Sólo significa que
entregarán sus funciones. Mientras existan estos
soviéticos, la República-Comuna no surgirá entre
nosotros ". El problema, por lo tanto, es este, que las
funciones más importantes de la voluntad soviética
se irán reduciendo gradualmente. Eso, sin embargo,
no significa que los soviéticos terminen
ignominiosamente su existencia. Sólo significa que
entregarán sus funciones. Mientras existan estos
soviéticos, la República-Comuna no surgirá entre
nosotros ".

Finalmente, un tercer oponente abordó el tema


desde el punto de vista de que Rusia no estaba lista
para el socialismo. “Si lanzamos el grito de una
revolución proletaria, ¿podemos contar con el apoyo
de las masas? Rusia es el país más pequeño burgués
de Europa. Es imposible contar con la simpatía de
las masas en una revolución socialista. Por lo tanto,
en la medida en que el partido adopte el punto de
vista de una revolución socialista, hasta el momento
se convertirá en un círculo propagandista. El
impulso a una revolución socialista debe darse desde
Occidente ". Además," ¿Dónde se levantará el sol de
la revolución socialista? Mirando todas las
circunstancias, en el nivel común de la vida, creo que
no seremos nosotros quienes iniciaremos la
revolución socialista. Ni las fuerzas ni las
condiciones objetivas para tal tarea existen entre
nosotros. Al oeste, sin embargo,

No todos los opositores del punto de vista de Lenin


llegaron a la conclusión de Nogin en la Conferencia
de abril. Pero la lógica de los eventos los obligó a
todos a aceptar estas conclusiones unos meses
después, justo antes de octubre. La pregunta dentro
de nuestro partido fue, en última instancia, así: ya
sea para asumir el liderazgo de la revolución
proletaria o para convertirse en la oposición en un
parlamento burgués. Es perfectamente obvio que la
segunda posición era esencialmente la posición
menchevista, o para hablar más correctamente, la
posición que los mencheviques estaban obligados a
cumplir después de la revolución de febrero. De
hecho, en el transcurso de muchos años, los pájaros
carpinteros menhevistas se fijaron en lo siguiente,
que la revolución venidera debe ser de carácter
burgués, que el gobierno de la revolución burguesa
solo debe realizar tareas burguesas, que la
socialdemocracia no puede asumir las tareas de la
democracia burguesa, y mientras "empujar a la
burguesía hacia la izquierda" debe permanecer en el
carácter de una oposición. Martynov desarrolló el
tema con una profundidad de pensamiento
particularmente tediosa. Cuando llegó la revolución
burguesa de 1917, los mencheviques pronto se
convirtieron en el gobierno. De todos sus
"principios", todo lo que quedaba era la deducción
política de que el proletariado no se atrevería a
tomar el poder. Sin embargo, es perfectamente
evidente que los bolcheviques que expusieron el
ministerialismo menchevista, y al mismo tiempo se
destacaron contra la toma del poder por parte del
proletariado, se trasladaron a la posición pre-
revolucionaria de los mencheviques. y mientras
"empujar a la burguesía hacia la izquierda" debe
permanecer en el carácter de una
oposición. Martynov desarrolló el tema con una
profundidad de pensamiento particularmente
tediosa. Cuando llegó la revolución burguesa de
1917, los mencheviques pronto se convirtieron en el
gobierno. De todos sus "principios", todo lo que
quedaba era la deducción política de que el
proletariado no se atrevería a tomar el poder. Sin
embargo, es perfectamente evidente que los
bolcheviques que expusieron el ministerialismo
menchevista, y al mismo tiempo se destacaron
contra la toma del poder por parte del proletariado,
se trasladaron a la posición pre-revolucionaria de los
mencheviques. y mientras "empujar a la burguesía
hacia la izquierda" debe permanecer en el carácter
de una oposición. Martynov desarrolló el tema con
una profundidad de pensamiento particularmente
tediosa. Cuando llegó la revolución burguesa de
1917, los mencheviques pronto se convirtieron en el
gobierno. De todos sus "principios", todo lo que
quedaba era la deducción política de que el
proletariado no se atrevería a tomar el poder. Sin
embargo, es perfectamente evidente que los
bolcheviques que expusieron el ministerialismo
menchevista, y al mismo tiempo se destacaron
contra la toma del poder por parte del proletariado,
se trasladaron a la posición pre-revolucionaria de los
mencheviques. De todos sus "principios", todo lo
que quedaba era la deducción política de que el
proletariado no se atrevería a tomar el poder. Sin
embargo, es perfectamente evidente que los
bolcheviques que expusieron el ministerialismo
menchevista, y al mismo tiempo se destacaron
contra la toma del poder por parte del proletariado,
se trasladaron a la posición pre-revolucionaria de los
mencheviques. De todos sus "principios", todo lo
que quedaba era la deducción política de que el
proletariado no se atrevería a tomar el poder. Sin
embargo, es perfectamente evidente que los
bolcheviques que expusieron el ministerialismo
menchevista, y al mismo tiempo se destacaron
contra la toma del poder por parte del proletariado,
se trasladaron a la posición pre-revolucionaria de los
mencheviques.

La revolución hizo empujes políticos en una doble


dirección: los de la derecha se convirtieron en
Kadets, los Kadets se convirtieron en republicanos
contra su voluntad. Eso constituye un empuje formal
hacia la izquierda. Los SR y los mencheviques se
convierten en el partido gobernante burgués. Eso es
un empuje a la derecha. De este modo, la sociedad
burguesa trata de crear para sí misma una nueva
columna de poder, estabilidad y orden. Mientras que
los mencheviques pasan de una posición socialista
formal a una posición democrática vulgar, el ala
derecha de los bolcheviques se mueve a una posición
socialista formal, es decir , a la posición que los
mencheviques ocuparon el día anterior.

El mismo reagrupamiento de fuerzas ocurrió con


respecto a la cuestión de la guerra. La burguesía, en
la deducción de ciertos doctrinarios, arrastró
desilusionadamente el estribillo, sin anexiones ni
indemnizaciones, sobre todo porque existían pocas
esperanzas de anexiones. Los 1llensheviks y los RS
de Zimmerwaldian que habían criticado a los
socialistas franceses porque defendían a su patria
republicana burguesa, se convirtieron en defencistas
de inmediato tan pronto como se sentían en una
república burguesa. Desde una posición
internacionalista pasiva, se trasladaron a una
posición patriótica activa. Simultáneamente con
esto, la derecha bolchevique tomó la posición pasiva
internacionalista: "la presión" sobre el Gobierno
provisional con el fin de lograr una paz democrática
"sin anexión y sin indemnización". De esa manera,

Días de julio y después

Los principios del partido se ajustaron a las


decisiones de la Conferencia de abril, pero los
desacuerdos entre los jefes del partido no se
eliminaron. Con la marcha de los acontecimientos,
esas discordancias no podían dejar de adoptar una
forma cada vez más concreta y agudizarse cuando
llegaba un momento más decisivo de la revolución,
es decir, en octubre. El intento de organizar una
manifestación el 10 de junio, iniciada por Lenin, fue
denunciada como una aventura por los mismos
compañeros que no estaban satisfechos con el
personaje de la manifestación de abril. La
manifestación del 10 de junio fue prohibida por el
Congreso de los Soviets y, por lo tanto, no tuvo
lugar. Pero el partido tuvo su revancha el 18 de
junio. La manifestación general en Petrogrado, que
los concillacionistas iniciaron de manera bastante
imprudente, pasó casi totalmente bajo las consignas
del bolchevismo. Luego, más allá, el gobierno
también quería seguir su camino. En el frente, un
ataque de idiotismo mareado comenzó. El momento
fue decisivo. Lenin advirtió al partido contra una
acción imprudente. EnPravda del 21 de junio,
escribe: “Compañeros, una demostración en este
momento sería imprudente. Ahora tenemos que
vivir una etapa completamente nueva en nuestra
revolución ". [11]

Sin embargo, llegaron los días de julio. Esos días


constituyen un hito importante tanto en el camino
de la revolución como en el camino de las
discordancias dentro del partido.

El momento decisivo en el movimiento de julio fue


el momento en que las masas de Petrogrado, por su
propia voluntad, hicieron un ataque. Lenin, sin
duda, se plantea preguntas como éstas: ¿no ha
llegado el momento? ¿No ha crecido el sentimiento
de las masas más allá de su recinto soviético? ¿No
estamos nosotros, que estamos hipnotizados por el
legalismo soviético, corriendo el riesgo de quedarnos
atrás de la actitud que han tomado las masas y, de
hecho, de ser separados de ellas?

Hay muchas probabilidades de que algunos


compañeros, que creyeron sinceramente que no
difirieron de Lenin en su estimación de la situación,
hayan iniciado ciertos acontecimientos puramente
militares durante el mes de julio. Lenin luego
comentó: "Hemos cometido muchas locuras durante
julio". Pero todo lo que sucedió realmente significó
que se había llevado a cabo un nuevo y más extenso
reconocimiento en una etapa nueva y superior del
movimiento. Tuvimos que retirarnos y que mal. Para
el partido, en la medida en que se preparaba para
aumentar y tomar el poder, los eventos de julio
aparecieron, como lo hicieron con Lenin,
simplemente como un acontecimiento en el que
pagamos un alto precio por nuestros esfuerzos
fervientes para descubrir qué fuerzas poseíamos y
Qué fuerzas tuvo el enemigo, pero no fue un hecho
que nos haga desviarnos de nuestro curso de
acción. A esos camaradas, por otro lado, quienes se
oponían a la política de tomar el poder, el episodio
de julio tenía que aparecer como una aventura
dañina. Los elementos correctos del partido
aumentaron su movilización. Su crítica se hizo más
decisiva. Por supuesto, hubo un cambio
correspondiente en el tono de resistencia. Lenin
escribió: "¡Todos estos lloriqueos, todos estos
argumentos, que 'no hubo necesidad' de participar
(en el intento de dar un carácter 'pacífico y
organizado' al descontento más que legal y la
revuelta de las masas!) Cualquiera de los dos para
recrearse en lo que respecta a los bolcheviques, o son
las manifestaciones habituales de aprehensión y
confusión habituales en lo que respecta a la pequeña
burguesía ". Los elementos correctos del partido
aumentaron su movilización. Su crítica se hizo más
decisiva. Por supuesto, hubo un cambio
correspondiente en el tono de resistencia. Lenin
escribió: "¡Todos estos lloriqueos, todos estos
argumentos, que 'no hubo necesidad' de participar
(en el intento de dar un carácter 'pacífico y
organizado' al descontento más que legal y la
revuelta de las masas!) Cualquiera de los dos para
recrearse en lo que respecta a los bolcheviques, o son
las manifestaciones habituales de aprehensión y
confusión habituales en lo que respecta a la pequeña
burguesía ". Los elementos correctos del partido
aumentaron su movilización. Su crítica se hizo más
decisiva. Por supuesto, hubo un cambio
correspondiente en el tono de resistencia. Lenin
escribió: "¡Todos estos lloriqueos, todos estos
argumentos, que 'no hubo necesidad' de participar
(en el intento de dar un carácter 'pacífico y
organizado' al descontento más que legal y la
revuelta de las masas!) Cualquiera de los dos para
recrearse en lo que respecta a los bolcheviques, o son
las manifestaciones habituales de aprehensión y
confusión habituales en lo que respecta a la pequeña
burguesía ".[12]

El uso de la palabra "recreación" en un momento


como ese iluminó la divergencia de puntos de vista
con una luz trágica. A medida que pasa el tiempo,
esa siniestra palabra se vuelve cada vez más
frecuente.

La actitud oportunista hacia el problema del poder


y la guerra produjo naturalmente una actitud
correspondiente hacia la Internacional. Los
miembros de la derecha intentaron que el partido
participara en la conferencia de Estocolmo de
patriotas socialistas. El 16 de agosto, Lenin escribió:
"El discurso que el camarada Kamenev pronunció en
el comité ejecutivo central el 6 de agosto no puede
dejar de escapar a la oposición de los bolcheviques
que son leales a su partido ya sus principios". Y más
adelante, refiriéndose a la fase que sobre la
Conferencia de Estocolmo, la bandera de la
revolución, por así decirlo, estaba empezando a
flotar; escribió: "Esta es la retórica más vacía en el
espíritu de Chernov y Tseretelli. Esto es una falsedad
que llora. No, no el estandarte de la revolución, sino
el estandarte de los acuerdos, de los acuerdos, de las
protestas de los socialistas-imperialistas,[13]

El camino a Estocolmo era en realidad. El camino


hacia la Segunda Internacional, ya que participar en
el Pre-Parlamento fue el camino hacia una república
burguesa. Lenin fue por boicotear la Conferencia de
Estocolmo y más tarde por boicotear el Pre-
Parlamento. En el mismo calor y fuego de la lucha,
no olvidó ni por un momento la tarea de crear una
nueva Internacional Comunista.

Fue el 10 de abril que Lenin comenzó a hablar para


cambiar el nombre del partido. Todas las
expresiones en contra, que él hizo a un lado: "Ese es
el argumento de la rutina, el argumento del letargo,
el argumento de la inercia". Insistió: "Es hora de
deshacerse de la ropa sucia. Es hora de ponerse la
ropa limpia ". Sin embargo, tan fuerte fue la
oposición de los jefes del partido que tuvo que pasar
todo un año, en el curso del cual toda Rusia tiró las
prendas sucias del dominio burgués, antes del
partido. podría decidirse a cambiar su nombre,
habiendo vuelto a la tradición de Marx y
Engels. Esta historia de cambiar el nombre del
partido es realmente una expresión simbólica de la
parte que jugó Lenin durante todo el año de 1917. En
el momento en que la historia estaba tomando el
giro más agudo, estuvo todo el tiempo llevando a
cabo una tensa guerra contra el día que se fue y en
nombre del día que vendrá. Pero el "ayer" con el
estandarte de la tradición opuso una resistencia que
a veces mostraba una fuerza extraordinaria.

Los sucesos de Kornilov, que impulsaron las cosas


a nuestro favor, por un tiempo, mitigaron las
discordancias, las mitigaron, pero no las
abolieron. Durante esos días, el ala derecha mostró
tendencias a ponerse en contacto con la mayoría
soviética sobre la base de la defensa de la revolución,
y en parte la patria. La actitud de Lenin a tal paso se
muestra en su carta al comité ejecutivo a principios
de septiembre. Escribió: "Mi convicción es que todos
aquellos que se deslizan hacia abajo hasta el
defencismo [14] o (como otros bolcheviques)
un bloquecon los SR's; o un apoyo del gobierno
provisional, caer en un estado que carece de
principio. Esto es más que una acción incorrecta. Es
una falta de principios. Nos convertiremos en
defensores solo después del paso del poder al
proletariado ". Y más adelante," No deberíamos
ni siquiera apoyar en este momento al Gobierno de
Kerenskv. Hacerlo es actuar sin principio. Ellos
preguntan, '¿no debemos luchar contra
Kornilov?' ¡Por supuesto que sí! Pero eso no es lo
mismo. Aquí hay una línea de límite que
cierta. "Otros bolcheviques se cruzan, que caen en
el" conciliacionismo ", que se dejan llevar por la
corriente de eventos". [15]

La siguiente etapa en la evolución de las opiniones


divergentes fue la Conferencia Demócrata (14-22 de
septiembre) y el Pre-parlamento (7 de octubre) que
surgieron de ella. El objeto que los mencheviques y
los SR tenían a la vista era vincular a los
bolcheviques con la legalidad de los soviéticos, y
luego, de manera indolora, cambiar esa legalidad en
una legalidad burgués-parlamentaria. Esto fue bien
recibido por la derecha. Ya hemos escuchado su
descripción del próximo desarrollo de la
revolución. Los soviéticos entregarán sus funciones
gradualmente a las instituciones apropiadas: a los
dumas; los zemstvos; Los sindicatos, y por último, a
la Asamblea Constituyente, y habiéndolo hecho,
desaparecerán. El Pre-Parlamento debía haber
dirigido la mente política de las masas lejos de los
soviéticos, como instituciones "temporales" que
habían sobrevivido a su tiempo, a la Asamblea
Constituyente como el trabajo de coronación de la
revolución democrática. Mientras tanto, en los
soviéticos de Petrogrado y Moscú, los bolcheviques
ya eran mayoría. Nuestra influencia en el ejército
creció no día tras día, sino hora tras hora. Ya no era
una cuestión de pronóstico y previsiones. Se trataba
de seleccionar un curso de acción, literalmente, para
el día siguiente.

La conducta de los partidos conciliacionistas


totalmente desgastados en la conferencia
democrática asumió la forma de una miseria
lamentable. La propuesta que trajimos para
abandonar la Conferencia Democrática de manera
demostrativa como algo condenado a la destrucción,
se encontró con la oposición decisiva de los
elementos correctos de la fracción que en ese
momento todavía tenían los altos lugares de
influencia. Los encuentros sobre esta cuestión
fueron introductorios a la lucha que surgió sobre la
cuestión de boicotear el Pre-Parlamento. El 24 de
septiembre, es decir , después de la Conferencia
Demócrata, Lenin escribió: “Los bolcheviques
deberían haberse ido como protesta para no
someterse a la trampa de alejar la mente de la gente
de cuestiones serias, por medio de la Conferencia.
" [16]Las discusiones en la fracción bolchevique de la
Conferencia Demócrata con respecto a la cuestión
del boicot al Pre-parlamento tuvieron una
importancia excepcional, aunque el tema era de
naturaleza comparativamente limitada. En realidad,
fue el intento más extenso y exitoso de la derecha
para convertir al partido en el camino de "terminar
la revolución democrática". Parece que no se
hicieron estenogramas de las discusiones, de todos
modos no se han preservado. Que yo sepa, hasta la
fecha no se han sacado a la luz ni siquiera las notas
de secretaría. Los editores de este volumen han
encontrado algunos materiales que son
extremadamente escasos. El camarada Kamenev
desplegó un argumento que más tarde, y en una
forma más definida y precisa constituyeron el tema
de una determinada carta de Kamenev y Zinoviev a
las organizaciones del partido (11 de octubre). Pero
fue Nogin quien se ocupó de la cuestión como una
cuestión de principios: el boicot del Pre-parlamento
es un llamado a un aumento,Es decir , a una
repetición de los días de julio. Ciertos compañeros
procedieron a actuar sobre la base general de las
tácticas parlamentarias de la socialdemocracia. Lo
más cercano posible es una expresión de sus puntos
de vista: “Nadie se atrevería a sugerir un boicot al
parlamento. Pero aquí hay una propuesta de que
deberíamos boicotear una institución que se parece
mucho a ella simplemente porque lleva el nombre
de Pre-Parlamento ".

La opinión esencial que sostenía el ala derecha era


que la revolución conducía inevitablemente de los
soviéticos al parlamentarismo burgués, y que el Pre-
parlamento era un preludio natural de este último, y
que, por lo tanto, no había una buena razón para
negarse a tomar parte en el Pre-parlamento si una
vez nos estábamos preparando para ocupar los
escaños del parlamento izquierdo. Era necesario
terminar la revolución democrática y "prepararse"
para la revolución socialista. Pero, ¿cómo
prepararse? ¿Por qué a través de la escuela del
parlamentarismo burgués? Seguramente los países
más avanzados muestran a los menos avanzados qué
futuro será para ellos. El derrocamiento del Tsardom
se piensa de una manera revolucionaria, tal como
sucedió realmente, pero la conquista del poder por
parte del proletariado se concibe de manera
parlamentaria, sobre los principios de una
democracia terminada. Los largos años de un
régimen democrático deben formar el intervalo
entre una revolución burguesa y una revolución
proletaria. La lucha por la participación en el Pre-
parlamento fue una lucha por la "europeización" del
movimiento obrero, por llevarlo más
silenciosamente al canal de una "lucha por el poder"
democráticaEs decir , en el canal de la
socialdemocracia. La fracción de la Conferencia
Demócrata, que contaba con más de cien individuos,
no era de ninguna manera diferente, especialmente
en aquellos días, de un congreso del partido. La
mayor parte de esa fracción estaba a favor de la
participación en el Pre-Parlamento. Ese mismo
hecho debería haber producido una alarma. Y a
partir de ese momento, Lenin comenzó a sonar una
alarma sin interrupción.

Durante los días de la Conferencia Democrática,


Lenin escribió: "Tomar una actitud hacia la
Conferencia Demócrata en relación con un
parlamento sería por nuestra parte un error
supremo, el mayor cretinismo parlamentario,
incluso si se proclamara a sí mismo como un
parlamento y El parlamento soberano de la
revolución, de todos modos no puede decidir
nada. La decisión está fuera de ella , en los barrios
de trabajadores de Petrogrado y Moscú ”. [17]

La manera en que Lenin estimó la importancia de


la participación o la no participación en el Pre-
parlamento se puede ver en muchas de sus
declaraciones, y especialmente en su carta al Comité
Central del 29 de septiembre, en la que habla de
"tales errores de llanto de los bolcheviques". , como
la escandalosa decisión de participar en el Pre-
parlamento ”. Esa decisión le manifestó esas
ilusiones muy democráticas y vacilaciones
pequeñoburguesas en el concurso con el que formó y
definió su propia concepción de una revolución
proletaria. No es del todo cierto que deban
intervenir muchos años entre las revoluciones
burguesa y proletaria. No es del todo cierto que la
única, o la principal, o la escuela obligatoria de
preparación para la conquista del poder sea la
escuela del parlamentarismo. No es del todo cierto
que el camino al poder sea inevitable a través de la
democracia burguesa. Todo esto es una simple
abstracción, esquemas doctrinarios, cuyo papel
político es solo un objeto: atar de la mano y el pie a
la vanguardia proletaria, hacer de ella, por medio del
"mecanismo del estado democrático, una sombra de
la burguesía en la oposición política". . ”Eso es todo
lo que es la socialdemocracia.

La política del proletariado debe dirigirse no de


acuerdo con esquemas académicos, sino de acuerdo
con la corriente real de la lucha de clases. No ir al
Pre-parlamento, sino organizar un levantamiento y
arrancar el poder. Todo lo demás seguirá. Lenin,
habiendo propuesto el boicot del Pre-Parlamento
como plataforma, propuso convocar a un congreso
especial del partido. A partir de este momento, todas
sus cartas y artículos tocan una sola nota: ¡no para
estar en el Pre-parlamento, la cola “revolucionaria”
de los conciliadores, sino para salir a las calles y
luchar por el poder!

Sobre los acontecimientos de octubre

Un congreso extraordinario parecía


innecesario. La presión que Lenin ejerció aseguró la
necesaria transferencia de fuerzas hacia la izquierda,
tanto en el Comité Central como en la fracción
Preparlamentaria. Los bolcheviques se retiraron de
él el 10 de octubre. Surgió un conflicto en Petrogrado
entre el gobierno soviético y el gobierno por el envío
de tropas de guarnición, que eran inclinadas por los
bolcheviques, al frente. El Comité Revolucionario del
Ejército, el legítimo órgano soviético de la revuelta,
se formó el 16 de octubre. La derecha del partido
buscó retrasar el desarrollo de los
acontecimientos. La lucha de tendencias dentro del
partido, como la lucha de clases dentro del país,
entró en su fase decisiva. La posición del ala derecha
encontró su mejor ilustración con respecto al
principio, en la carta con el título "En el momento
presente, "Firmado por Zinoviev y Kamenev. La
carta, escrita el 11 de octubre,es decirDos semanas
antes del gran cambio, que circuló entre las
organizaciones importantes del partido, toma una
posición definitiva en contra de la resolución para
un levantamiento armado que el Comité Central
había aprobado. Con una advertencia en contra de
subestimar al enemigo, y al mismo tiempo
subestimando asombrosamente las fuerzas de la
revolución, e incluso negando la existencia de una
disposición de combate por parte de las masas (dos
semanas antes del 25 de octubre, la carta continúa.
decir: "Estamos profundamente convencidos de que
declarar un levantamiento armado en este momento
significa no solo apostar el destino de nuestro
partido, sino el destino de la revolución rusa e
internacional". Pero si el levantamiento y la toma del
poder son Fuera de la pregunta, ¿entonces qué? La
carta responde a esta pregunta con suficiente
claridad y cuidado: "Por medio del ejército, por
medio de los trabajadores, tenemos un revólver a la
cabeza de la burguesía ", y con un revólver a la
cabeza, no puede romper la Asamblea
Constituyente. “Las posibilidades de nuestro partido
en las elecciones a la Asamblea Constituyente son
excelentes. . . . La influencia del bolchevismo está en
aumento. . . Con tácticas correctas podemos lograr
obtener un tercero y más de los escaños en la
Asamblea Constituyente ". Por lo tanto, la carta toma
la línea abierta de una oposición" influyente "en la
Asamblea Constituyente burguesa. Este
procedimiento puramente socialdemócrata se
expresa bajo el siguiente disfraz: “Los soviéticos que
se han metido en el corazón mismo de las cosas no
pueden ser destruidos. Es solo en los soviéticos que
la Asamblea Constituyente puede basar su trabajo
revolucionario. La Asamblea constituyente y los
soviéticos, esta es la forma compuesta de
instituciones estatales a las que nos movemos. "Es
extraordinariamente interesante caracterizar todo el
curso tomado por la derecha, que la teoría de un
estado" compuesto ", que consiste en una Asamblea
Constituyente y soviéticos, fue aproximadamente
uno y medio o dos años más tarde, repetida en
Alemania por Rudolph Hilferding. que también
luchaba contra la toma del poder por parte del
proletariado. El oportunista austro-alemán no se dio
cuenta de que era plagio. La carta, "En el momento
presente" refuta la afirmación de que la mayoría de
los rusos están con nosotros. Se refiere a la mayoría
en un sentido puramente parlamentario. "La
mayoría de los trabajadores de Rusia son para
nosotros", dice la carta, "y un número considerable
de soldados, pero en cuanto al resto, el caso es
cuestionable. Estamos bastante seguros de que si
una elección para la Asamblea Constituyente fuera,
por ejemplo, ahora que se realizara, la mayoría de
los campesinos votaría por los reporteros. Bueno,
¿esto es un accidente? "Aquí vemos el principal error
de raíz, debido a la incapacidad de comprender el
hecho de que los campesinos pueden tener sus
propios intereses revolucionarios, y que podrían
esforzarse para resolverlos, pero eso No pueden
tomar una posición política independiente. Podrían
votar por la burguesía, a través de su agencia de RS,
o podrían unirse activamente al proletariado. Y fue
solo en nuestra política que la pregunta dependía de
cuál de las dos posibilidades se materializaría. Si
fuéramos al Pre-parlamento, para ser la oposición
influyente (con un tercero o más escaños) de la
Asamblea Constituyente, al hacerlo colocaríamos al
campesinado, casi mecánicamente, en una posición
en la que estaría obligado a buscar la satisfacción de
sus intereses por medio de la Asamblea
Constituyente, que no es a través de la oposición,
sino a través de su mayoría. Por otro lado, la toma
del poder por parte del proletariado creó
inmediatamente las líneas revolucionarias para una
lucha campesina contra el propietario y el
funcionario.

Para usar las palabras que entran más fácilmente


en este sentido, la carta muestra tanto
una subestimación y una estimación excesiva de los
campesinos: una subestimación de sus posibilidades
revolucionarias (en una dirección proletaria), y una
sobreestimación de su independencia política . Este
error doble, subestimando y sobreestimando a los
campesinos al mismo tiempo, se debe, a su vez, a
una subestimación de la propia clase y su partido, es
decir , al enfoque socialdemócrata de El
proletariado. Aquí, no hay nada sorprendente. Todos
los matices de oportunismo, en la última cuenta,
equivalen a una estimación incorrecta de las fuerzas
revolucionarias y las posibilidades del proletariado.

Al hablar contra la toma del poder, la carta asusta


al partido ante las perspectivas de una guerra
revolucionaria. "Los soldados no nos apoyan en el
grito de guerra, sino en el grito de paz, si nosotros,
después de asegurar el poder en este momento,
somos los únicos, en vista de la posición en todo el
mundo, que encontraremos necesario librar Una
guerra revolucionaria, la mayor parte de los soldados
huirán de nosotros. Tendremos, por supuesto, la
mejor parte de los jóvenes soldados, pero la masa de
los soldados se irá ". Este argumento es muy
instructivo. Vemos aquí, el tipo de razonamiento que
se llevó a cabo a favor de firmar la paz de Brest-
Litovsk. En el presente caso, sin embargo, el
razonamiento es contra la toma del poder. Es
bastante evidente que la posición que encontró la
expresión en la carta, “En el momento
presente, ”Hizo mucho más fácil para los partidarios
de las opiniones expresadas en la carta, aceptar la
paz de Brest-Litovsk. Todo lo que necesitamos decir
aquí es lo que dijimos en otros lugares. No la
capitulación temporal en Brest-Litovsk tomada
como tal, de forma aislada, marca el genio político
de Lenin, sino solo si octubre se toma junto con
Brest-Litovsk.

Eso nunca debe ser olvidado.

La clase obrera lucha y se vuelve cada vez más


consciente de que el enemigo tiene el control sobre
ella. Esto se ve en cada paso. El enemigo posee
riqueza, poder, todos los medios de presión
intelectual, todos los instrumentos de
represión. Este hábito de pensar que el enemigo
tiene un exceso de poder es parte de la vida diaria y
el trabajo del partido revolucionario en el período
preparativo. Los resultados de cualquier descuido o
acción prematura son un severo recordatorio del
poder superior del enemigo. Sin embargo, llega un
momento en que el hábito de considerar al enemigo
como más fuerte se convierte en el mayor obstáculo
para la conquista. La debilidad de la burguesía de
hoy se esconde, por así decirlo, a la sombra de su
fuerza de ayer. “¡Usted subestima el poder del
enemigo! "En esta línea, todos aquellos elementos
que se oponen a un grupo armado
ascendente. Todos los que deseen hacer más. que
hablar de un ascenso, nuestros opositores a un
levantamiento escribieron quince días antes de la
victoria, "está destinado a sopesar sobriamente las
posibilidades que tiene". Aquí sentimos que es
nuestro deber decir que, en el momento presente, el
paso más dañino sería subestimar las fuerzas del
enemigo y sobreestimar las propias fuerzas. El
enemigo tiene mayores fuerzas de las que
aparece. Petrogrado decide. Pero el enemigo del
partido proletario ha acumulado en Petrogrado
fuerzas considerables: cinco mil Junkers,
espléndidamente equipados y organizados, que
desean y que, en virtud de su posición de clase, son
capaces de luchar; luego un bastón; tropas de
asalto; cosacos una buena parte de la
guarnición; una gran cantidad de artillería colocada
alrededor de Petrogrado. Entonces el enemigo con la
ayuda del Comité Ejecutivo Central está casi seguro
de tratar de traer tropas del frente. "(" En el
momento presente ")

Obviamente, en el caso de la guerra civil, no se


trata simplemente de contar los batallones, sino de
un cálculo preliminar de su conciencia. Siendo ese el
caso, tal cálculo nunca puede resultar completo y
preciso. Incluso Lenin estimó que el enemigo poseía
fuerzas serias en Petrogrado y propuso que el
levantamiento comenzara en Moscú, donde, en su
opinión, debería haber pasado sin derramamiento
de sangre. Tales errores peculiares de previsión son
inevitables en la mejor de las circunstancias, y es
más prudente contar con condiciones menos
favorables. El punto que nos interesa ahora, sin
embargo, es la sorprendente sobreestimación de la
fuerza del enemigo, una distorsión completa de cada
cálculo en un momento en que el enemigo, de hecho,
ya no tenía ninguna fuerza armada.

Ese asunto, como lo demostró la experiencia


alemana, es de inmensa importancia. Mientras el
grito de un levantamiento tuvo para los líderes del
Partido Comunista Alemán principalmente, si no
completamente, un significado agitativo, ellos, como
es natural, ignoraron la cuestión de las fuerzas
armadas del enemigo (Reichswehr, divisiones
fascistas, policía). ). Les parecía que la marea del
sentimiento revolucionario que estaba subiendo Sin
una pausa, en sí misma decidiría la cuestión de la
guerra. Pero cuando el asunto se acercó, estos
mismos camaradas que pensaron que la fuerza
armada del enemigo era un mito, cayeron de
inmediato en otro extremo, se llevaron a la fe todas
las figuras de las fuerzas armadas de esta burguesía,
las agregaron cuidadosamente junto con el
Reichswehr y las fuerzas policiales, luego
redondearon la cantidad a medio millón o más, y así
obtuvo una masa compacta armada hasta los
dientes, que fue suficiente para paralizar sus propias
fuerzas. No hay duda alguna de que las fuerzas de la
contrarrevolución alemana fueron considerables y,
en todo sentido, mejor organizadas y preparadas que
nuestros propios kornilovitas y semi-
kornilovitas. Pero entonces las fuerzas activas de la
revolución alemana también fueron diferentes. El
proletariado forma el. La mayoría preponderante de
la población en Alemania. En nuestro caso, el asunto
en primera instancia, al menos, fue decidido por
Petrogrado y Moscú. Un ascenso en Alemania habría
tenido a la vez docenas de poderosos centros
proletarios. En tales circunstancias, la fuerza armada
del enemigo no habría parecido tan terrible como en
las cifras estadísticas redondas. De todos modos, Los
cálculos tendenciosos que se hicieron y se hacen
después de la derrota alemana para justificar la
política que llevó a la derrota, deben ser rechazados
categóricamente. En este sentido, nuestro ejemplo
ruso tiene un significado único: dos semanas antes
de nuestro triunfo sangriento en Petrogrado, y
podríamos haberlo ganado dos semanas antes, los
políticos experimentados del partido vieron a los
junkers deseosos y capaces de luchar; tropas de
choque, cosacos, una gran parte de la guarnición,
artillería dispuesta como un abanico, y tropas
procedentes del frente. Pero en realidad, ¿a qué vino
todo esto? Por qué todo no significaba nada, solo
nulo. Imaginemos por un momento que aquellos que
se oponían a un levantamiento habían vencido, tanto
en el partido como en su Comité Central. El lugar del
Comando Principal en una guerra civil es
perfectamente obvio. En tal caso, la revolución se
habría condenado de antemano a la destrucción: si
Lenin no hubiera apelado al partido contra el Comité
Central, dijo que se estaba preparando para actuar y
que, sin duda, habría tenido éxito. Pero no todas las
partes tienen un Lenin en circunstancias
similares. No es difícil imaginar cómo se habría
escrito la historia si el Comité Central hubiera
triunfado al negarse a luchar. Los historiadores
oficiales sin duda habrían puesto el asunto de esta
manera, el aumento en octubre de 1917, fue la locura
más pura; y habrían provisto al lector con
estadísticas perturbadoras de Junkers, cosacos,
tropas de choque, artillería distribuida como un fan,
y cuerpos moviéndose desde el frente. Dichas
fuerzas, no verificadas en el fuego de un ascenso,
habrían parecido incomparablemente más terribles
de lo que realmente resultó ser el caso.

La persistente, incansable e ininterrumpida


presión que Lenin ejerció sobre el Comité Central
durante los meses de septiembre y octubre se debió a
su constante inquietud por no permitir que el
momento se desvaneciera. Tonterías, dijo la derecha,
nuestra influencia crecerá y crecerá. ¿Quién tenía
razón? ¿Y qué significa dejar escapar el
momento? Aquí llegamos al punto en el que la
estimación bolchevique de las formas y los métodos
de la revolución, activa, estratégica, practicable,
entra en el mayor conflicto con la estimación
socialdemócrata menchevista impregnada por el
fatalismo. ¿Qué significa dejar escapar el
momento? La condición más favorable para un
aumento se presentó, parece, cuando la relación de
fuerzas mostró un movimiento máximo a nuestro
favor. Lo que se entiende aquí por esta relación de
fuerzas es, por supuesto,es decir, en relación con la
superestructura política, y no con respecto a la base
que puede tomarse más o menos como invariable en
todas las épocas de la revolución. En una misma
base económica, en una misma división de clase de
la sociedad, la relación de fuerzas cambia en función
de la actitud de las masas proletarias, la destrucción
de sus ilusiones, la acumulación de su experiencia
política, el debilitamiento de la sociedad. la
confianza de las clases y los grupos intermedios en
los poderes del Estado y, finalmente, la disminución
de la confianza de este último en sí mismo. Durante
la revolución, todos estos procesos funcionan a una
velocidad rápida. Todo el arte de la táctica consistía
en esto, para aprovechar el momento en que las
condiciones eran más propicias para nosotros. La
revuelta de Kornilov por fin llevó a tal estado de
cosas. Las masas que habían perdido la fe en los
partidos de la mayoría soviética vieron claramente el
peligro de la contrarrevolución. Pensaron que había
llegado el momento en que era el turno de los
bolcheviques para encontrar una salida a las
dificultades. Ni la ruptura elemental del poder
gubernamental, ni el flujo elemental de la
impaciente y exigente fe de las masas en los
bolcheviques. Un estado de cosas prolongado. La
crisis tuvo que ser decidida de una manera u
otra. ¡Ahora o nunca! dijo Lenin. La crisis tuvo que
ser decidida de una manera u otra. ¡Ahora o
nunca! dijo Lenin. La crisis tuvo que ser decidida de
una manera u otra. ¡Ahora o nunca! dijo Lenin.

A esto respondió el ala derecha:


“Poner la cuestión del paso del poder en manos del
proletariado, como Ahora o Nunca , sería una
profunda injusticia histórica. No. El partido del
proletariado crecerá, su programa se hará cada vez
más claro para las amplias masas. Es solo una forma
de destruir su éxito que es si, en las circunstancias
actuales, inicia una resistencia. . . . Contra una
política tan ruinosa, levantamos la voz de
advertencia ". - (" En el momento presente ")

Este optimismo fatalista necesita un estudio


cuidadoso. No encontrarás nada nacional ni
individual en él. Hace solo un año fuimos testigos de
la misma tendencia en Alemania. Bajo semejante
fatalismo de expectativa, lo que está realmente
oculto es una indecisión e incluso una incapacidad
para la acción, pero se disfraza con un pronóstico
reconfortante del futuro. Debemos, por así decirlo,
ser cada vez más influyentes. Cuanto más
avanzamos, más crecerá nuestro poder. ¡Qué
completo engaño! El poder de un partido
revolucionario crece solo hasta cierto momento,
después de lo cual el proceso puede pasar en la
dirección opuesta. Las esperanzas de las masas como
resultado de la pasividad del partido se convierten
en desilusión, mientras que el enemigo se recupera
del pánico y aprovecha la desilusión de las
masas. Un giro decisivo de este tipo, observado en
Alemania en octubre de 1923. Y en Rusia no
estábamos muy lejos de un giro similar de los
acontecimientos en el otoño de 1917. Todo lo que era
necesario posiblemente fue dejar pasar unas pocas
semanas más. Lenin tenía razón. Fue un caso de
ahora, o nunca.

Pero el razonamiento final y más fuerte de los


opositores a un ascenso fue el siguiente: "Pero el
punto que decide todo es este. ¿Existe realmente
entre los trabajadores y soldados de la ciudad el
sentimiento de que vean su salvación solo peleando
en las calles, que anhelan salir a las calles? No. No
existe tal disposición por su parte. La presión de una
disposición combativa, queriendo salir a las calles,
por parte de las grandes masas de los pobres de la
ciudad, podría servir como garantía de que el intento
que inició atraería incluso a las organizaciones más
grandes e importantes (los ferroviarios). , la unión
de carteros, etc.), entre quienes nuestra influencia es
débil. Pero dado que no existe tal disposición incluso
en los talleres y cuarteles, sería un autoengaño
intentar sacar una conclusión ". - (" En el momento
presente ")

Estas palabras fueron escritas el 11 de octubre, y


adquieren una importancia bastante inusual y
siniestra cuando recordamos que el camarada
alemán que dirigió el partido al explicar el retiro el
año pasado de la pelea, se refirió al hecho de que las
masas no deseaban participar. combate. Tan. En
términos generales, una voluntad victoriosa en
ascenso estará más garantizada cuando las masas
hayan logrado obtener la experiencia suficiente para
no lanzarse de lleno a la lucha, sino que esperarán y
exigirán un liderazgo decisivo y capaz de luchar. En
octubre de 1917, al menos las masas trabajadoras, los
sectores principales de ellos llegaron a la firme
convicción, sobre la base de la experiencia del
levantamiento en abril, de los días de julio y del caso
Kornilov, de que ya no era Un caso de protesta
elemental particular, Ya no es un caso de
reconocimiento, sino de una posición decidida para
la toma del poder. La actitud de las masas se vuelve
correspondientemente más concentrada, más crítica,
más profunda. La transición de un estado de
sentimiento feliz, ilusorio, elemental, a un estado
mental más crítico, significó, por supuesto, que una
marca revolucionaria del tiempo se hizo
inevitable. Una crisis tan progresista en la
disposición de las masas puede superarse de una
sola manera, es decir, si un partido tiene una política
adecuada, en otras palabras, tiene que estar sobre
todo listo y capaz de guiar el levantamiento del
proletariado. Por el contrario, un partido que
durante mucho tiempo llevó a cabo una agitación
revolucionaria, después de haber sacado a las masas
del poder de los conciliadores, y luego cuando fue
elevado a la cima por la fe de estas masas, comienza
a vacilar, argumentan , use sutilezas y espere, tal
partido paralizaría la actividad de las masas, las
desilusionaría y sería su ruina. Destruiría la
revolución y cuando lograra el caos, podría dar la
vuelta y decir que no había habido suficiente
actividad por parte de las masas. Ese fue, sin duda,
el problema al que se dirigió la carta ("En el
momento presente"). Felizmente, bajo el liderazgo
de Lenin, nuestro partido logró deshacerse de tal
actitud por parte de aquellos que estaban a la cabeza
de sus asuntos. Fue solo por este hecho que logró
una transformación victoriosa. podría darse la vuelta
y decir que no había habido suficiente actividad por
parte de las masas. Ese fue, sin duda, el problema al
que se dirigió la carta ("En el momento
presente"). Felizmente, bajo el liderazgo de Lenin,
nuestro partido logró deshacerse de tal actitud por
parte de aquellos que estaban a la cabeza de sus
asuntos. Fue solo por este hecho que logró una
transformación victoriosa. podría darse la vuelta y
decir que no había habido suficiente actividad por
parte de las masas. Ese fue, sin duda, el problema al
que se dirigió la carta ("En el momento
presente"). Felizmente, bajo el liderazgo de Lenin,
nuestro partido logró deshacerse de tal actitud por
parte de aquellos que estaban a la cabeza de sus
asuntos. Fue solo por este hecho que logró una
transformación victoriosa.

******

Todo lo que queda por hacer ahora, después de


haber caracterizado la naturaleza de los problemas
políticos relacionados con la preparación de la
Revolución de Octubre, y después de haber tratado
de explicar la idea raíz de las discordancias que
surgieron en ese terreno, es dar, aunque solo de
manera resumida, los conflictos más importantes
dentro del partido durante las últimas semanas
decisivas.

La decisión de un levantamiento armado fue


aprobada por el Comité Central el 10 de octubre. La
carta "En el momento presente", que se analiza
anteriormente, se envió a las organizaciones más
importantes del partido petróleo el 11 de
octubre. Una semana antes del gran cambio, es
decir , el 18 de octubre, Kamenev recibió una carta
en Novaya Zhign en la que dice: “No solo yo y el
camarada Zinoviev, sino varios camaradas, hombres
prácticos, sienten que iniciar un levantamiento
armado solo ahora, mientras prevalece el actual
estado de fuerzas relativo, independientemente del
Congreso y unos días antes de que se reúna,
resultaría ser un paso inadmisible que arruinaría
tanto al proletariado como a la revolución ", -
( Novaya Zhign, No. 156, 18 de octubre de 1917.) El
25 de octubre, el poder fue tomado en Petrogrado y
se estableció el gobierno soviético. Varios miembros
responsables abandonaron el Comité Central del
partido y el Consejo de Comisarios del Pueblo el 4 de
noviembre, y presentaron un ultimátum para exigir
la creación de un gobierno de coalición compuesto
por partidos soviéticos. “Aparte de esto”,
escribieron, “solo queda un curso abierto: la
preservación del gobierno puramente bolchevique
con la ayuda del terror político”. Pero en otro
documento del mismo momento, “No podemos ser
responsables de la ruinosa política. del Comité
Central, que se ha introducido a pesar de la voluntad
de una inmensa parte de los trabajadores y soldados
que anhelan el cese más rápido posible del
derramamiento de sangre entre los distintos sectores
de la democracia. Por este motivo, dejamos de lado
el título de miembros del Comité Central para tener
el derecho de expresar abiertamente nuestra opinión
a las masas de trabajadores y soldados y pedirles que
apoyen nuestro grito: "Saludos al Gobierno". de los
partidos soviéticos! ¡Acuerdo inmediato sobre esta
condición![18]Vemos, por lo tanto, que aquellos que
estaban en contra de un levantamiento armado y la
toma del poder, como una aventura, se levantaron,
luego de que el levantamiento se llevó a cabo
exitosamente, para devolver el poder a esas partes,
en la lucha contra la cual , el proletariado conquistó
el poder. ¿Por qué motivo fue el partido bolchevique
victorioso para devolver el poder, y la pregunta era,
el retorno del poder, a los mencheviques y los SR? A
esto los opositores respondieron: “Creemos que la
creación de un gobierno así es necesaria para
prevenir un mayor derramamiento de sangre; una
inminente hambruna, la ruptura de la revolución por
parte de Kaledinities, la obtención de la convocatoria
de la Asamblea Constituyente dentro del período
especificado,[19]En otras palabras, se trataba de
encontrar un camino a través de las puertas
soviéticas hacia el parlamentarismo burgués. Si la
revolución se negó a pasar por el Pre-parlamento e
hizo un canal para sí misma a través de "Octubre",
entonces su negocio era, de acuerdo con la fórmula
de la oposición, salvar la revolución de la dictadura,
con la ayuda de los mencheviques y los SR y Guíalo
hacia el canal de un régimen burgués. Realmente no
fue nada más ni menos que la liquidación de
octubre. Un acuerdo sobre tales condiciones estaba,
por supuesto, fuera de discusión. Al día siguiente, 5
de noviembre, se publicó otra carta en las mismas
líneas. "En nombre de la disciplina del partido, no
puedo permanecer en silencio cuando los marxistas,
a pesar de la razón y desafiando el curso de las cosas,
no están dispuestos a prestar atención a las
condiciones objetivas, que nos dictan
imperativamente, bajo la amenaza de un choque,
llegar a un acuerdo con todos los partidos
socialistas. . . No puedo, en nombre de la disciplina
del partido, dedicarme a la adoración de la
personalidad y hacer un acuerdo político con todos
los partidos socialistas que apoyan nuestras
demandas esenciales, dependiendo de la presencia
de esta o esa persona en el ministerio, y por esa
razón prolongar el derramamiento de sangre incluso
por un solo minuto. "- (Rabotchaya Gazeta , n. 204,
5 de noviembre de 1917). En conclusión, el autor de
la carta, Losovsky, insta a la necesidad de luchar por
el congreso del partido para decidir si "el Partido
Laborista Socialdemócrata de los bolcheviques de
Rusia seguirá siendo el partido marxista de la clase
obrera, o si finalmente lo hará". tome un curso que
no tiene nada en común con el marxismo
revolucionario ". ( Rabotchaya Gazeta , n. 204, 5 de
noviembre de 1917.)

La situación realmente parecía desesperada. No


solo la burguesía y los terratenientes, no solo la
llamada "democracia revolucionaria" que todavía
estaba en poder de un gran número de
organizaciones líderes (el Ejecutivo de la Unión
Ferroviaria, los Comités del Ejército, los empleados
del Gobierno, etc.), sino la Los miembros más
influyentes de nuestro propio partido, los miembros
del Comité Central y del Consejo de Comisarios del
Pueblo, condenaron en voz alta el esfuerzo del
partido por permanecer en el poder, para que
pudiera llevar a cabo su programa. La situación
podría considerarse sin esperanza, decimos, si uno
no mirara por debajo de la mera superficie de los
acontecimientos. ¿Qué quedó entonces? Aceptar las
demandas hechas por la oposición hubiera
significado liquidar el mes de octubre. En ese caso,
no había ninguna razón para que se llevara a
cabo. Sólo quedaba un curso; Avanzar y contar con
la voluntad revolucionaria de las
masas. EnPravdadel 7 de noviembre, apareció la
decisiva declaración del Comité Central de nuestro
partido. Fue escrito por Lenin y se llevó a cabo con
verdadera pasión revolucionaria, expresada en
fórmulas claras, comunes e incontestables, dirigidas
a los miembros del partido en la misa. La
proclamación puso fin a cualquier duda que pudiera
existir con respecto a la política futura del partido y
de su Comité Central: “La vergüenza está en todos
aquellos cuya fe es pequeña; sobre todos los que
vacilan; sobre todos los que dudan; sobre todos los
que dejan que la burguesía los asuste, o que hayan
dado paso a los gritos de sus cómplices directos o
indirectos. Entre las masas de trabajadores y
soldados de Petrogrado, Moscú y otros lugares, no
existe una sombra de vacilación. Unidos y sólidos
como un solo hombre, nuestro partido es el guardia
del poder soviético, de los intereses de todos los
trabajadores,Pravda , No. 732, (113), 20 (7),
noviembre de 1917.)

La crisis de partido más aguda fue superada. Sin


embargo, la lucha menor aún no había
terminado. La línea de batalla se mantuvo igual. Su
importancia política, sin embargo, disminuyó más y
más. Encontramos el testimonio más interesante en
un discurso que Uritsky leyó en la sesión del Comité
de Petrogrado de nuestro Partido el 12 de diciembre,
en relación con la convocatoria de la Asamblea
Constituyente. “Las discordancias en nuestro partido
no son nuevas. Es exactamente la misma tendencia
que se notó en un momento anterior con respecto a
la cuestión de un aumento. Algunos compañeros
tienen la opinión ahora de que la Asamblea
Constituyente debería ser la corona de la revolución,
por así decirlo. Toman la posición de
convencionalismo. Dicen que debemos tener
cuidado de no cometer ningún acto sin tacto. Se
oponen al hecho de que los miembros de la
Asamblea Constituyente, a saber, los
bolcheviques, Debería tener el control de la
convocación, la relación de fuerzas, etc. Miran las
cosas puramente formalmente, sin considerar que,
desde el hecho mismo de una crisis tan central, la
imagen de los eventos que ahora tienen lugar en
relación con la Asamblea Constituyente, pero
teniendo esto en cuenta, encontramos que es posible
marcar la situación, En lo que se refiere a la
Asamblea Constituyente. Nuestro punto de vista es
este: estamos luchando por los intereses de los
trabajadores y los campesinos más pobres, pero el
punto de vista de estos pocos camaradas es este:
estamos haciendo una revolución burguesa que
debería ser coronada por una Asamblea
Constituyente ". No consideramos que, desde el
hecho mismo de una crisis tan central, la imagen de
los acontecimientos que ahora tienen lugar en
relación con la Asamblea Constituyente, sino que
teniendo esto en cuenta, podemos marcar la
situación, en relación con la Asamblea
Constituyente. . Nuestro punto de vista es este:
estamos luchando por los intereses de los
trabajadores y los campesinos más pobres, pero el
punto de vista de estos pocos camaradas es este:
estamos haciendo una revolución burguesa que
debería ser coronada por una Asamblea
Constituyente ". No consideramos que, desde el
hecho mismo de una crisis tan central, la imagen de
los acontecimientos que ahora tienen lugar en
relación con la Asamblea Constituyente, sino que
teniendo esto en cuenta, podemos marcar la
situación, en relación con la Asamblea
Constituyente. . Nuestro punto de vista es este:
estamos luchando por los intereses de los
trabajadores y los campesinos más pobres, pero el
punto de vista de estos pocos camaradas es este:
estamos haciendo una revolución burguesa que
debería ser coronada por una Asamblea
Constituyente ".

La disolución de la Asamblea Constituyente no


solo fue el final de un gran capítulo en la historia de
Rusia, sino también el final de un capítulo no menos
importante en la historia de nuestro partido. Una
vez superados los antagonismos internos del partido,
el partido de los trabajadores no solo tomó posesión
del poder, sino que también mantuvo ese poder en
sus propias manos.

El levantamiento de octubre

En septiembre, en el momento de la Conferencia


Democrática, Lenin pidió insistentemente un
ascenso inmediato. El escribio:
“Para adoptar la actitud marxista adecuada ante
un ascenso como arte, debemos, sin demora,
organizar un bastón para las fuerzas que están en
revuelta; distribuir: las fuerzas; coloca las tropas
más leales en los puntos de mayor
importancia; rodean el teatro Alexander; ocupar la
fortaleza de peter paul; arrestar al gobierno y al
Estado Mayor; y envíe a los junkers y "la división
salvaje" los destacamentos que estén listos para
perecer en lugar de permitir que el enemigo se
mueva al centro de la ciudad. Debemos movilizar a
los trabajadores armados y llamarlos a un último
esfuerzo desesperado, debemos aprovechar de un
solo golpe tanto el telégrafo como el teléfono, y
localizar a nuestrospersonal de la revuelta en la
central telefónica principal, y establecer conexiones
telefónicas con todos los ingenios, cuarteles y puntos
centrales de la lucha, y así sucesivamente. Decir todo
esto es simplemente para ilustrar el punto de que es
imposible en esta coyuntura seguir siendo un
verdadero mariano, permanecer leal a la revolución
además de tratar a un ascendente como un arte ".
(Lenin's Workers, vol. Xiv., Parte 2 , p. 140.)

Esta manera de exponer el caso supone que se


preparará un levantamiento para las líneas
partidarias y, posteriormente, se celebrará en el
Congreso de los Soviets. Pero el Comité Central no
adoptó la sugerencia. El ascenso se dirigió a lo largo
de los canales soviéticos, y se vinculó mediante
agitación, con el Segundo Congreso de los
Soviets. Cuando se explique cuidadosamente la
diferencia, se verá, por supuesto, que no tenemos
que ver con una cuestión de principio, sino con un
problema puramente técnico, pero, naturalmente,
uno de gran importancia práctica.

Ya se ha señalado que el aplazamiento de un


levantamiento hizo que Lenin se sintiera sumamente
ansioso. Lenin consideraba la agitación que, a causa
de las vacilaciones de los líderes del Partido,
relacionaba un cambio político con la aproximación
del Segundo Cono bruto de los soviéticos como un
retraso que no podía tolerarse, como una vacilación,
como una pérdida indecisa de tiempo. Realmente
casi un acto criminal. Esa idea la expresa una y otra
vez después de finales de septiembre. El 29 de
septiembre escribe lo siguiente:

“En el Comité Central prevalece una tendencia o


punto de vista en el que los líderes del Partido
comparten, lo que favorece al Congreso de los
Soviets y está en contra de la toma inmediata del
poder, en contra de un ascenso inmediato. Hay que
combatir esta tendencia o punto de vista ".

A principios de octubre, escribió:

“Es un delito retrasarlo. "Es un juego infantil con


formalidad esperar al Congreso de los Soviets, un
juego insignificante de formalidad, una traición a la
revolución".

En las proposiciones para la Conferencia de


Petrogrado del 8 de octubre, dijo:

"Las ilusiones y esperanzas constitucionales para


el Congreso de los Soviets deben ser combatidas. La
noción preconcebida de que estamos obligados a
esperar debe ser rechazada ". Y, por último, el 24 de
octubre, Lenin escribió:

"Está claro a la luz del día que retrasar un


levantamiento ahora es algo que se parece mucho a
la muerte".

Y más adelante:

"Los revolucionarios, que podrían ser (y la niebla


sin duda sería) victoriosos hoy en día, nunca serán
perdonados por la historia si postergan, si corren el
riesgo de perder mucho mañana, si corren el riesgo
de perder todo". ”
Todas estas letras, todas estas frases que se
forjaron en el yunque de la revolución son de
particular interés, tanto por mostrarnos el carácter
de Lenin como por permitirnos apreciar el estado de
las cosas en este momento. El sentimiento detrás de
ellos, que los atraviesa, es una perturbación, una
protesta, una indignación contra la actitud
menchevista socialdemócrata, fatalista y lamentable
de la revolución. Parecía un negocio interminable. Si
el tiempo es, como regla, una cuestión de
importancia en la política, entonces en la guerra y en
la revolución se vuelve cien veces más
importante. No todo lo que se puede hacer hoy se
puede hacer mañana. Levantarse, arrojar de nuevo
al enemigo; apoderarse del poder; todo eso puede
ser posible hoy, pero imposible mañana. Pero
apoderarse del poder significa cambiar el curso de la
historia. Que así sea, ¿Puede un lapso de
veinticuatro horas decidir el destino de tal evento? Sí
puede. Cuando las cosas han llegado al punto de un
levantamiento armado, las ocasiones no se miden
por el largo arsín de la política, sino por el corto
arshin de la guerra. Dejar escapar una semana, un
día o más, a veces solo un día, significa, bajo ciertas
circunstancias, rendir la revolución, capitular. Si
Lenin no hubiera hecho sonar la alarma, no se
hubiera ejercido presión, no hubiera habido sus
críticas, sus apasionadas sospechas revolucionarias,
el Partido, usted podría estar seguro, no habría
podido enderezar su frente en el momento decisivo,
porque la La oposición de los líderes fue muy fuerte,
y el Estado Mayor desempeña un papel importante
en la suerte de la guerra, también en el caso de la
guerra civil. Al mismo tiempo, es perfectamente
claro, que la preparación y realización del
levantamiento a cubierto de la preparación para el
Segundo Congreso de los Soviets, y bajo la consigna
de defenderlo, ponen en nuestras manos una ventaja
incalculable. Desde el mismo momento en que
nosotros, el soviet de Petrograd, protestamos contra
la orden de Kerensky por enviar dos tercios de la
guarnición al frente, un levantamiento armado en lo
que a nosotros respecta prácticamente
comenzó. Lenin, que no estaba en Petrogrado en ese
momento, no apreciaba ese hecho en toda su
capacidad. En lo que respecta a mi memoria, no hay
en todas sus cartas de ese período una sola
referencia a ese evento. Pero las tres cuartas partes,
si no más, de la cuestión del levantamiento del 25 de
octubre ya estaban predeterminadas en el momento
de nuestra oposición al envío de las tropas de la
guarnición de Petrogrado. no podía hacer una
estimación adecuada de ese cambio radical que
había tenido lugar no solo en nuestros sentimientos,
sino también en la organización de todo el rango
militar después del ascenso "pacífico" de la
guarnición de la ciudad a mediados de
octubre. Desde el momento en que, bajo el mando
del Comité Militar Revolucionario, los batallones se
negaron a abandonar la ciudad y no se marcharon,
existió en la capital una revuelta victoriosa, apenas
cubierta por los restos del estado democrático
burgués. El levantamiento del 25 de octubre fue de la
naturaleza de una secuela, y es por eso que expira
con tan poco dolor. En Moscú, por otro lado, la lucha
fue de un carácter mucho más prolongado y
sanguinario, a pesar del hecho de que el poder del
Consejo de Comisarios del Pueblo ya había sido
confirmado en Petrogrado. Es bastante obvio que si
un levantamiento hubiera comenzado en Moscú
antes de la revuelta en Petrogrado, habría sido
inevitablemente aún más prolongado y con
problemas muy inciertos. Y una derrota en Moscú
habría tenido los peores efectos en Petrogrado. Por
supuesto, esto no significa que una victoria no
podría haberse asegurado en ese camino. Pero el
camino por el cual los eventos realmente se
movieron, resultó ser mucho más económico,
ventajoso y bien logrado.

Nos fue posible cronometrar de manera más o


menos precisa, la toma del poder en el momento del
Segundo Congreso de los Soviets, precisamente por
el hecho de que el levantamiento armado "legal" casi
"pacífico" fue en tres cuartos, si no en nueve.
-décimos un hecho logrado, al menos en
Petrogrado. Hablamos del surgimiento como "legal",
porque surgió de las condiciones "normales" de la
dualidad de autoridad. Mientras que los
conciliadores reinaron en el Soviet de Petrogrado,
sucedió más de una vez que el Soviet confirmó o
corrigió la decisión del Gobierno. Ese hecho entró en
la constitución de lo que históricamente se conoce
como el "régimen de Kerensky", cuando la autoridad
pasó a nuestras manos bolcheviques, simplemente
continuamos y fortalecimos los métodos de dualidad
de autoridad. Nos encargamos de verificar el orden
de envío de las tropas de la guarnición. Al hacerlo,
enmascaramos, bajo las tradiciones y métodos de la
legalidad de la autoridad dual, el levantamiento real
de la guarnición de Petrogrado. Además, al
referirnos formalmente, en nuestra agitación, al
problema del poder en el Segundo Congreso de los
Soviets, extendimos y profundizamos las tradiciones
de autoridad dual que ya habían sido creadas y
establecimos las líneas de la legalidad soviética para
un bolchevique que se levanta en una Escala de toda
Rusia.

No tranquilizamos a las masas para que se


durmieran con ninguna ilusión del
constitucionalismo soviético, porque, bajo el grito de
lucha de la lucha por el Segundo Congreso, ganamos
a nuestro lado al ejército revolucionario armado y lo
organizamos y consolidamos. Y al mismo tiempo, en
mayor medida de lo que podríamos esperar,
logramos atrapar en la trampa de la legalidad
soviética a nuestros enemigos, los
conciliadores. Siempre es un gran peligro usar la
astucia política, tanto más en un momento de
revolución, porque, para estar seguro, no es el
enemigo al que engañarás, sino que son las masas
las que te siguen a las que confundirás. . Si nuestra
"astucia" tuvo éxito, no fue por ningún artificio del
ingenio por parte de los estrategas extremadamente
inteligentes inclinados a evitar la guerra civil, sino
porque surgió naturalmente de la desintegración del
régimen de los conciliadores, de sus contradicciones
clamorosas. El gobierno provisional quiso librarse de
las tropas de la guarnición. Las tropas no querían ir
al frente. A ese deseo natural le impartimos una
expresión política, un propósito revolucionario, un
camuflaje de “legalidad”. Al hacerlo, obtuvimos una
excepcional unanimidad dentro de la guarnición y la
pusimos en contacto más cercano con los
trabajadores de Petrogrado. En lo que respecta a
nuestros enemigos, estaban dispuestos a considerar
el camuflaje soviético como una cuestión de
sustancia porque su posición era desesperada y sus
pensamientos confusos. Querían ser recibidos y les
brindamos la plena satisfacción de su deseo. El
gobierno provisional quiso librarse de las tropas de
la guarnición. Las tropas no querían ir al frente. A
ese deseo natural le impartimos una expresión
política, un propósito revolucionario, un camuflaje
de “legalidad”. Al hacerlo, obtuvimos una
excepcional unanimidad dentro de la guarnición y la
pusimos en contacto más cercano con los
trabajadores de Petrogrado. En lo que respecta a
nuestros enemigos, estaban dispuestos a considerar
el camuflaje soviético como una cuestión de
sustancia porque su posición era desesperada y sus
pensamientos confusos. Querían ser recibidos y les
brindamos la plena satisfacción de su deseo. El
gobierno provisional quiso librarse de las tropas de
la guarnición. Las tropas no querían ir al frente. A
ese deseo natural le impartimos una expresión
política, un propósito revolucionario, un camuflaje
de “legalidad”. Al hacerlo, obtuvimos una
excepcional unanimidad dentro de la guarnición y la
pusimos en contacto más cercano con los
trabajadores de Petrogrado. En lo que respecta a
nuestros enemigos, estaban dispuestos a considerar
el camuflaje soviético como una cuestión de
sustancia porque su posición era desesperada y sus
pensamientos confusos. Querían ser recibidos y les
brindamos la plena satisfacción de su deseo. ”Al
hacerlo, obtuvimos una excepcional unanimidad
dentro de la guarnición y la pusimos en contacto
más cercano con los trabajadores de Petrogrado. En
lo que respecta a nuestros enemigos, estaban
dispuestos a considerar el camuflaje soviético como
una cuestión de sustancia porque su posición era
desesperada y sus pensamientos confusos. Querían
ser recibidos y les brindamos la plena satisfacción de
su deseo. ”Al hacerlo, obtuvimos una excepcional
unanimidad dentro de la guarnición y la pusimos en
contacto más cercano con los trabajadores de
Petrogrado. En lo que respecta a nuestros enemigos,
estaban dispuestos a considerar el camuflaje
soviético como una cuestión de sustancia porque su
posición era desesperada y sus pensamientos
confusos. Querían ser recibidos y les brindamos la
plena satisfacción de su deseo.

La lucha por la legalidad soviética continuó entre


sus conciliadores. La sensación entre las masas era
que la fuente de poder eran los soviéticos. De los
soviéticos surgieron cielo, Tseretelli y
Skobelev. Pero, de la misma manera, nos asociamos
más estrechamente con los soviéticos debido a
nuestra fórmula de lucha esencial y manifiesta:
"Todo el poder a los soviéticos". La burguesía rastreó
su continuidad de legalidad hasta la Duma del
Estado; los conciliadores lo rastrearon hasta los
soviéticos, pero con el propósito de desestimar a los
soviéticos, también trazamos la continuidad de la
legalidad a los soviéticos, pero nuestro objetivo era
dar poder a los soviéticos. Los conciliadores todavía
no pudieron romper la sucesión soviética y se han
esforzado por construir un puente entre ella y el pre-
parlamentarismo. Con este objeto a la vista,
convocaron la Conferencia Demócrata y crearon el
Pre-Parlamento. La participación de los soviéticos
en el pre-Parlamento, por así decirlo, impuso una
sanción a esta causa de procedimiento. Los
conciliadores trataron de enganchar la revolución
con el anzuelo de la legalidad soviética y, una vez
que la tomaron, la arrastraron al canal del
parlamentarismo burgués.
Tampoco hemos perdido de vista ni por un
momento la utilidad de la legalidad
soviética. Cuando terminó la Conferencia
Demócrata, arrancamos de los conciliadores un
consentimiento a la convocación del Segundo
Congreso de los Soviets. Ese congreso les trajo
muchas serias vergüenzas. En primer lugar, no
pudieron oponerse a la convocatoria, no habiendo
roto con la legalidad soviética, y en segundo lugar,
no pudieron dejar de ver que el Congreso,
compuesto como estaba, no ofreció nada que
pudiera ser de utilidad. Beneficio para ellos.

Sin embargo, apelamos con mayor insistencia al


Segundo Congreso como la entidad gobernante del
país, y realizamos todas nuestras labores
preparatorias para apoyar y defender al Congreso de
los Soviets contra los ataques inevitables de la
contrarrevolución. Si el cebo que utilizaron los
conciliadores fue la legalidad soviética por medio del
Pre-parlamento que surgió de los soviéticos, nuestro
cebo también fue la misma legalidad soviética, pero
por medio del Segundo Congreso de los
Soviets. Organizar un levantamiento armado bajo la
fórmula de lucha calva de la toma del poder por
parte del partido es una cosa, pero prepararse para y
luego llevar a cabo un levantamiento bajo la fórmula
de lucha de defensa de los derechos del Congreso de
los Soviets, es otra cosa muy distinta. . Por lo
tanto, La referencia de la pregunta sobre la asunción
de poder al Segundo Congreso de los Soviets no
implica, en ningún sentido, ninguna expectativa
ingenua de que el Congreso, en sí mismo, podría
determinar el problema del poder. Hacer de la forma
soviética un fetiche así era algo muy extraño para
nosotros. Todo el trabajo que fue necesario, no solo
el trabajo político, sino también el militar y
organizativo, también se llevó a cabo con toda su
fuerza. Pero la legalidad, el camuflaje de la obra, fue
siempre la misma referencia al próximo Congreso
que debería decidir la cuestión del poder. Al atacar a
lo largo de toda la línea mantuvimos la apariencia de
acción defensiva. El Gobierno Provisional, por otro
lado, si solo hubiera decidido defenderse seriamente,
debería haber atacado al Congreso y haber
interceptado su convocatoria. pero al hacerlo, habría
proporcionado a sus oponentes un motivo, el más
desfavorable para sí mismo, para un levantamiento
armado. Además, no solo colocamos al gobierno
provisional en una situación política, sino que
hicimos que sus mentes lentas y perezosas tuvieran
aún más sueño. Estas personas creían seriamente
que, en lo que a nosotros respecta, todo era una
cuestión de parlamentarismo soviético, de un nuevo
congreso en el que se presentaría una nueva
resolución sobre el poder, al estilo de las
resoluciones de los soviéticos de Petrogrado y
Moscú, y entonces el gobierno, habiendo remitido la
pregunta al Pre-Parlamento y la próxima Asamblea
Constituyente, nos haría una reverencia y nos
pondría en una posición ridícula. El indiscutible
testimonio de Kerensky muestra en qué dirección se
movió la mente de los sabios más sabios de la clase
media. En sus memorias, relata cómo el 25 de
octubre, a medianoche, se produjeron disputas
tormentosas en su habitación entre él, Dan y otros
en relación con el ascenso que en ese momento
estaba en pleno apogeo. Dice Kerensky:

"En primer lugar, Dan me informó que conocían


mucho mejor el curso de las cosas que yo, y que
estaba exagerando la ocasión bajo la influencia de
las comunicaciones que me proporcionó mi
'personal reaccionario'. Luego me dijo que la
resolución de la mayoría de los soviéticos de la
República, que no eran bienvenidos "para la
ambición del gobierno", era la más útil y esencial
para lograr un cambio de actitud por parte de las
masas'; que sus efectos "ya se hacían sentir", y que
ahora la influencia de la propaganda bolchevique
"declinaría rápidamente". Por otra parte, afirmó, que
los bolcheviques mismos, en negociaciones con los
líderes de la mayoría soviética, declararon que
estaban listos para someterse a la voluntad de la
mayoría de los soviéticos, que estaban preparados
para tomar todas las medidas "mañana en verdad"
para reprimir el ascenso "que estalló aparte de su
deseo y sin esta sanción". En conclusión, Dan señaló
que los bolcheviques disolverían su personal militar
"mañana" (¡es siempre mañana!). Me informó que
todas las medidas que había tomado para la
supresión del levantamiento solo "harían enojar a las
masas" y que, en general, solo con mi "interferencia"
impedía a los representantes de la mayoría de los
soviéticos llevar a cabo con éxito las negociaciones.
Con los bolcheviques para la liquidación del
levantamiento. . . . Para completar la imagen, debe
agregarse que justo en el momento en que Dan me
estaba comunicando de manera notable,
destacamentos armados de la "Guardia Roja"
ocupaban los edificios gubernamentales, uno tras
otro. Y casi inmediatamente después de la partida de
Dan y sus colegas del Palacio de Invierno, Kartashev,
el Ministro de Culto, fue arrestado en Million Street,
en su camino a casa después de una sesión del
Gobierno Provisional, y llevado de inmediato a
Smolny, donde Dan Estaba volviendo a continuar las
conversaciones pacíficas con los bolcheviques. Hay
que confesar que los bolcheviques actuaron en ese
momento con gran energía y con no menos
habilidad. En el momento en que el ascenso estaba
en plena explosión, y cuando las "tropas rojas"
operaban en toda la ciudad, ciertos líderes
bolcheviques, designados para este fin, no obligaron
sin éxito a los representantes de la "democracia
revolucionaria" a ver sin ver, y Para escuchar sin
escuchar. Durante toda la noche, estos astutos
hombres continuaron discutiendo sobre fórmulas,
en cuanto a cuál de ellos debería, por así
decirlo, convertirse en la base de la reconciliación y
en un medio para detener el levantamiento. Por el
método de las "negociaciones", los bolcheviques
lograron ganar una inmensa cantidad de tiempo a su
favor. Las fuerzas de combate de los SR y los
mencheviques no se movilizaron a tiempo. Pero, por
supuesto, ¡esto tenía que ser demostrado! ”(A.
Kerensky,Desde lejos , pp. 197-198.)

¡Tan! ¡Tenía que ser demostrado! Los


conciliadores, como muestra esta imagen, fueron
atrapados total y completamente con el anzuelo de la
legalidad soviética. La suposición de Kerensky de
que los bolcheviques fueron, por así decirlo,
especialmente designados para engañar a los
mencheviques y los social revolucionarios con
respecto a la inminente detención del levantamiento
no es, en realidad, una correcta. Lo que realmente
ocurrió fue que esos bolcheviques que En realidad
quería un cese del levantamiento y quienes creían en
la fórmula del gobierno socialista producido por un
acuerdo de partidos, tomaron el papel más activo en
las negociaciones. Sin embargo, objetivamente, estos
parlamentarios prestaron cierto servicio al
levantamiento, alimentándose con sus propias
ilusiones, las ilusiones del enemigo. Pero este
servicio a la revolución se les permitió rendir solo
porque el Partido,

Sin embargo, para convertir un movimiento tan


extenso y envolvente en un éxito, fue necesaria una
serie de eventos extraordinarios, grandes y
pequeños. En primer lugar, lo que se necesitaba era
un ejército que no tuviera inclinación para seguir
luchando.

Toda la marcha de la revolución, particularmente


en las primeras etapas de la misma, desde febrero
hasta octubre inclusive, habría asumido, como ya
hemos dicho, una forma completamente diferente, si
no hubiéramos tenido en el país un ejército
campesino de muchos millones. La cual fue disuelta
y descontenta en el momento de la revolución. En
tales condiciones, solo podría ser posible hacer que
el experimento de la guarnición de Petrogrado fuera
un éxito, y eso hizo de la victoria de octubre una
certeza definitiva. No hay forma de que este peculiar
conjunto de circunstancias, una "falta de sangre" y
un ascenso casi inadvertido, y una defensa de la
legalidad soviética contra los ataques de Kornilov,
pueda reducirse a cualquier tipo de ley. Por el
contrario, puede afirmarse con bastante confianza
que el experimento nunca se repetirá en ninguna
forma similar. Sin embargo, es necesario un estudio
cuidadoso de ello.

El ascenso en Moscú fue de una naturaleza mucho


más prolongada, y fue atendido con sacrificios
considerablemente mayores. Esto se debe en gran
parte al hecho de que la guarnición de Moscú no fue
sometida a una preparación tan revolucionaria como
la guarnición en Petrogrado, en relación con la
cuestión de enviar batallones al frente de batalla. Lo
dijimos una vez, y todos lo repetimos, que el
levantamiento armado de Petrogrado tuvo lugar en
dos partes: en la primera quincena de octubre,
cuando los regimientos de Petrogrado, en sumisión a
la resolución soviética, que concordaban plenamente
con sus propios sentimientos, se negó con
impunidad a cumplir la orden del Comando
Principal; y el 25 de octubre, cuando todo lo que era
necesario fue solo un pequeño aumento adicional
que cortó el ombligo de esa orden de gobierno,
establecida por la revolución de febrero. Pero en
Moscú el levantamiento tuvo lugar de una vez. Eso,
sin duda, es la causa principal de su naturaleza
prolongada. Pero junto con esa fue otra causa y fue
una determinación insuficiente por parte de los
líderes. Lo que vimos en Moscú fue una oscilación de
la acción militar a las negociaciones y el regreso de
las negociaciones a la acción militar. Si la vacilación
de los líderes, de los cuales los seguidores se dieron
cuenta, es un curso peligroso en la política, hablando
en general, se convierte en un peligro mortal en el
momento de un levantamiento armado. La clase
dominante pierde la fe en su poder (ninguna
esperanza de victoria debe ser entretenida en ningún
otro término), pero el instrumento del gobierno
todavía está a su alcance. La tarea de la clase
revolucionaria es apoderarse del instrumento de
gobierno. Para ello debe tener confianza en sus
propios poderes. Una vez que el Partido ha llevado a
los trabajadores a la senda de un ascenso, debe
extraer de ello las deducciones necesarias. "En la
guerra debes ser belicoso". En tal ocasión, la
vacilación y la dilación son menos permisibles que
en cualquier otro momento. La medida de la guerra
es el arshin corto. Para marcar el tiempo, incluso por
unas pocas horas, restaura la confianza de quienes
están en autoridad y se la quita a quienes se han
elevado. Eso, a su vez, determina de inmediato la
relación de fuerzas mediante la cual se deciden los
problemas de un ascenso. La marcha de los eventos
militares de Moscú en su conjunción con el liderazgo
político debe, paso a paso, ser estudiada desde este
ángulo de observación. "En tal ocasión, la vacilación
y la dilación son menos permisibles que en cualquier
otro momento. La medida de la guerra es el arshin
corto. Para marcar el tiempo, incluso por unas pocas
horas, restaura la confianza de quienes están en
autoridad y se la quita a quienes se han elevado. Eso,
a su vez, determina de inmediato la relación de
fuerzas mediante la cual se deciden los problemas de
un ascenso. La marcha de los eventos militares de
Moscú en su conjunción con el liderazgo político
debe, paso a paso, ser estudiada desde este ángulo
de observación. "En tal ocasión, la vacilación y la
dilación son menos permisibles que en cualquier
otro momento. La medida de la guerra es el arshin
corto. Para marcar el tiempo, incluso por unas pocas
horas, restaura la confianza de quienes están en
autoridad y se la quita a quienes se han elevado. Eso,
a su vez, determina de inmediato la relación de
fuerzas mediante la cual se deciden los problemas de
un ascenso. La marcha de los eventos militares de
Moscú en su conjunción con el liderazgo político
debe, paso a paso, ser estudiada desde este ángulo
de observación.

Una referencia muy importante podría ser,


además, loca, a ciertos puntos que indican las
condiciones peculiares bajo las cuales se desarrolló
la guerra civil. Existe, por ejemplo, el elemento
complicador de la nacionalidad. Un estudio de tal
carácter, basado en un cuidadoso análisis de los
materiales existentes, debería enriquecer en gran
medida nuestra concepción del mecanismo de la
guerra civil y, por lo tanto, facilitar la elaboración de
ciertos métodos, reglas y formas, de una manera
suficiente. Carácter general, para constituir una
especie de “ley” de guerra civil. [20]Sin embargo,
aunque anticipa cualquier deducción privada de tal
investigación, se puede afirmar que la marcha de la
guerra civil en las provincias estuvo en gran parte
predeterminada por sus resultados en Petrogrado, a
pesar de que se retrasó en Moscú. La vieja máquina
de estado fue parcialmente rota por la revolución de
febrero. En tal condición, el Gobierno provisional lo
heredó, sin poder hacerlo nuevo o fuerte. En
consecuencia, en el período de febrero a octubre, la
máquina estatal funcionó simplemente como una
reliquia de inercia burocrática. Era la costumbre de
lo burocrático. Provincia a hacer como lo hace
Petrogrado. Esto lo hicieron las provincias en
febrero, y repitió en octubre. El hecho de que nos
preparamos para el derrocamiento de un régimen
que no logró establecerse, demostró ser nuestra
mayor ventaja. El gobierno de "febrero" vaciló en
extremo, y no tenía la menor confianza en sí
mismo. Ese hecho hizo nuestro trabajo muy
fácil. Nutrió la autoconfianza tanto de las masas
revolucionarias como del propio Partido.

Un estado similar existió en Alemania y Austria


después del 9 de noviembre de 1915. Pero los
socialdemócratas de esos países repararon las
grietas de la maquinaria estatal y ayudaron a que se
estableciera el régimen del republicanismo
burgués. Pero incluso ahora no se puede considerar
al régimen como una forma de estabilidad, aunque
ha cumplido su sexto cumpleaños. En cuanto a otros
países capitalistas, en su caso faltará la ventaja de la
proximidad de una revolución proletaria a una
revolución burguesa. Su "febrero" es largo
pasado. Ciertamente, una gran cantidad de madera
feudal aún persiste en Inglaterra. No hay que hablar
de una revolución burguesa independiente
allí. Cuando el proletariado llegue al poder, la escoba
pronto barrerá los restos feudales. Lo que la
revolución proletaria tiene que enfrentar en Europa
occidental es el estado burgués plenamente
establecido. Sin embargo, eso no implica que deba
tratarse un orden estable, ya que la posibilidad
misma de un ascenso proletario significa que el
proceso de ruptura del capitalismo ha ido muy
lejos. Si nuestra revolución de octubre estuvo en
conflicto con una máquina estatal que no se
consolidó después de febrero, el aumento en otros
países estará en antagonismo con una máquina
estatal que se está haciendo pedazos.

Se puede suponer, como se señaló en el Cuarto


Congreso de la Comintern, que en los antiguos
países capitalistas la resistencia "pre-octubre" de la
burguesía será, como regla general, mucho mayor de
lo que hemos descubierto. La victoria proletaria será
mucho más difícil. Sin embargo, por otra parte, una
vez que el proletariado obtenga el poder, la posición
en la que se encontrará será, al mismo tiempo,
mucho más estable y segura que la nuestra en el día
después de "octubre". Nuestra guerra civil se
convirtió en una guerra. cosa real solo después de
que el proletariado obtuvo el poder en los
principales centros urbanos e industriales y duró los
primeros tres años del gobierno soviético. Hay
indicios de que en Europa central y occidental la
obtención del poder será mucho más difícil, pero
una vez que el proletariado tenga el poder, Sus
manos serán mucho más libres que las nuestras. Por
supuesto, todas estas ideas son puramente
hipotéticas. Un buen acuerdo dependerá del orden
de sucesión con el que tendrá lugar la revolución en
los diversos países de Europa, qué posibilidades de
intervención militar habrá, cuál será la fuerza
económica y militar de la Unión Soviética en ese
momento, etc. etc. De todos modos, la creencia
fundamental, y como creemos, incontrovertible, de
que el proceso de conquistar el poder se encontrará,
en Europa y en América, una resistencia mucho más
seria, obstinada y cuidadosamente pensada por
parte de las clases dominantes, que el que nos
enfrentamos, hace que sea una obligación para
nosotros, ver un levantamiento armado y la guerra
civil en general, como un arte.

Una vez más sobre los soviéticos y el partido.

Tanto en 1905 como en 1917, nuestros soviéticos


de diputados obreros surgieron del movimiento
obrero como tal y se convirtieron en su forma
nacional de organización, en cierta etapa de la lucha.

Sin embargo, los jóvenes partidos europeos que


más o menos aceptan a los soviéticos como una
"doctrina" o "principio", siempre están en peligro de
ver a los soviéticos como una especie de fetiche, o
como un elemento de la revolución que es un fin. en
si mismo. Admitido que los soviéticos tienen ciertas
grandes ventajas en el sentido de organización en la
lucha por el poder, es, sin embargo, muy probable
que haya casos en que se produzca un ascenso sobre
la base de alguna otra forma de organización, como
la fábrica y los trabajadores. comités sindicatos; y así
sucesivamente, y que los soviéticos surgirán ya sea
en el proceso mismo del levantamiento, o cuando
haya ganado la victoria.

Después de los días de julio, Lenin comenzó a


librar una lucha en contra de convertir a la forma
organizativa de los soviéticos en un fetiche, y ese
episodio está lleno de instrucción. Cuando, en julio,
los soviéticos revolucionarios sociales y
menchevistas se convirtieron en organizaciones que
conducían abiertamente a los soldados hacia la línea
de ataque y que frenaban a los bolcheviques, el
movimiento de los trabajadores estaba obligado a
encontrar por sí mismo, otras formas y canales de
acción. Lenin señaló a la fábrica y al comité de
trabajadores como una organización de la lucha por
el poder (ver, por ejemplo, los recuerdos del
camarada Ordjonikidze). El movimiento
probablemente habría tomado esa línea si el ataque
de Kornilov no hubiera obligado a los soviéticos
conciliadores a defenderse;

Considerado internacionalmente, el problema es


de inmensa importancia. Esto fue demostrado por el
experimento reciente en Alemania. Fue solo en
Alemania donde los soviéticos se organizaron en
varias ocasiones con el propósito de un ascenso, sin
que se produjera un levantamiento con el propósito
de obtener el poder, sin tener éxito en hacerlo. ¿A
qué llevó eso? A esto. El movimiento de las masas
proletarias y semiproletarias en 1923 comenzó a
agruparse en torno a los comités de fábrica y
obreros. Ahora, estos comités en el fondo realmente
funcionaron de la misma manera que lo hicieron
nuestros soviéticos durante el período que
inmediatamente precedió a la lucha por el
poder. Pero mientras tanto hubo algunos
compañeros que, durante agosto y septiembre,
querían la formación inmediata de los soviéticos en
Alemania. Se llevó a cabo una larga y acalorada
discusión sobre el tema. La propuesta, sin embargo,
fue rechazada. Y con razón. Al ver que los comités de
fábrica y de trabajo eran los centros convergentes de
las masas revolucionarias, los soviéticos en ese
período preliminar solo habrían sido una
organización superpuesta sin ningún significado
real. Todo lo que habrían hecho habría sido atraer el
interés de los aspectos materiales del levantamiento
(ejército, policía, centenares armados, ferrocarriles,
etc.) y solucionarlo sobre cuestiones relacionadas
con una forma de organización
autosuficiente. Además, la formación de soviéticos
como soviéticos antes de un levantamiento, y aparte
de cualquier tarea inmediata relacionada con un
levantamiento, habría significado una cosa, y una
sola cosa, una simple declaración: "Queremos
atacarte". El gobierno, obligado a "Soportar" los
comités de fábrica y de trabajo como centros de
grandes masas, habrían golpeado al primer
soviético, como un órgano oficial para un "intento"
de tomar el poder. Los comunistas se habrían visto
obligados a defender a los soviéticos como un asunto
puramente organizativo. La contienda decisiva no
habría procedido por el poder de tomar el poder, y
no por la defensa de ninguna posición material, ni
habría ocurrido en un momento elegido por
nosotros, cuando se hubiera producido un ascenso
como resultado de un movimiento de masas. —No,
la lucha habría estallado en aras de una forma de
organización, en nombre de la "bandera" soviética,
en un momento elegido por el enemigo, y por él
obligado a nosotros. Al mismo tiempo, es bastante
obvio que todo el trabajo preparatorio para un
aumento podría haberse llevado a cabo exitosamente
bajo la forma organizativa de los comités de fábrica y
de trabajo que ya lograron convertirse en
organizaciones de masas, y que siguió haciéndose
más grande y más fuerte, y dejó al partido libertad
de movimiento con respecto a la fecha de un
levantamiento. Sin duda, los soviéticos habrían
emergido en el momento adecuado. Pero no es del
todo seguro que hubieran aparecido en las
condiciones a las que se hace referencia, como las
organizaciones directas de un emergente, en el
mismo fuego del conflicto, porque habría significado
que dos centros revolucionarios se hubieran
establecido a una momento crítico. "Los caballos no
deben cambiarse al cruzar una corriente", dice el
proverbio en inglés. Es muy probable que cuando se
haya conseguido una victoria en los lugares más
decisivos del país, los soviéticos habrían comenzado
a establecerse en todas partes. En cualquier caso, un
ascenso triunfante habría llevado inevitablemente a
la creación de los soviéticos como órganos de
poder. y dejó la libertad de movimiento del partido
con respecto a la fecha de un levantamiento. Sin
duda, los soviéticos habrían emergido en el
momento adecuado. Pero no es del todo seguro que
hubieran aparecido en las condiciones a las que se
hace referencia, como las organizaciones directas de
un emergente, en el mismo fuego del conflicto,
porque habría significado que dos centros
revolucionarios se hubieran establecido a una
momento crítico. "Los caballos no deben cambiarse
al cruzar una corriente", dice el proverbio en
inglés. Es muy probable que cuando se haya
conseguido una victoria en los lugares más decisivos
del país, los soviéticos habrían comenzado a
establecerse en todas partes. En cualquier caso, un
ascenso triunfante habría llevado inevitablemente a
la creación de los soviéticos como órganos de
poder. y dejó la libertad de movimiento del partido
con respecto a la fecha de un levantamiento. Sin
duda, los soviéticos habrían emergido en el
momento adecuado. Pero no es del todo seguro que
hubieran aparecido en las condiciones a las que se
hace referencia, como las organizaciones directas de
un emergente, en el mismo fuego del conflicto,
porque habría significado que dos centros
revolucionarios se hubieran establecido a una
momento crítico. "Los caballos no deben cambiarse
al cruzar una corriente", dice el proverbio en
inglés. Es muy probable que cuando se haya
conseguido una victoria en los lugares más decisivos
del país, los soviéticos habrían comenzado a
establecerse en todas partes. En cualquier caso, un
ascenso triunfante habría llevado inevitablemente a
la creación de los soviéticos como órganos de
poder. Pero no es del todo seguro que hubieran
aparecido en las condiciones a las que se hace
referencia, como las organizaciones directas de un
emergente, en el mismo fuego del conflicto, porque
habría significado que dos centros revolucionarios se
hubieran establecido a una momento crítico. "Los
caballos no deben cambiarse al cruzar una
corriente", dice el proverbio en inglés. Es muy
probable que cuando se haya conseguido una
victoria en los lugares más decisivos del país, los
soviéticos habrían comenzado a establecerse en
todas partes. En cualquier caso, un ascenso
triunfante habría llevado inevitablemente a la
creación de los soviéticos como órganos de
poder. Pero no es del todo seguro que hubieran
aparecido en las condiciones a las que se hace
referencia, como las organizaciones directas de un
emergente, en el mismo fuego del conflicto, porque
habría significado que dos centros revolucionarios se
hubieran establecido a una momento crítico. "Los
caballos no deben cambiarse al cruzar una
corriente", dice el proverbio en inglés. Es muy
probable que cuando se haya conseguido una
victoria en los lugares más decisivos del país, los
soviéticos habrían comenzado a establecerse en
todas partes. En cualquier caso, un ascenso
triunfante habría llevado inevitablemente a la
creación de los soviéticos como órganos de
poder. porque hubiera significado que se hubieran
establecido dos centros revolucionarios en un
momento crítico. "Los caballos no deben cambiarse
al cruzar una corriente", dice el proverbio en
inglés. Es muy probable que cuando se haya
conseguido una victoria en los lugares más decisivos
del país, los soviéticos habrían comenzado a
establecerse en todas partes. En cualquier caso, un
ascenso triunfante habría llevado inevitablemente a
la creación de los soviéticos como órganos de
poder. porque hubiera significado que se hubieran
establecido dos centros revolucionarios en un
momento crítico. "Los caballos no deben cambiarse
al cruzar una corriente", dice el proverbio en
inglés. Es muy probable que cuando se haya
conseguido una victoria en los lugares más decisivos
del país, los soviéticos habrían comenzado a
establecerse en todas partes. En cualquier caso, un
ascenso triunfante habría llevado inevitablemente a
la creación de los soviéticos como órganos de poder.

El hecho no debe perderse de vista que nuestros


soviéticos aparecieron en la etapa "democrática" de
la revolución, fueron, por así decirlo, legalizados en
esa etapa. Más tarde nos convertimos en sus
herederos y los usamos. En las luchas proletarias de
Occidente, tales cosas no se repetirán. En Occidente,
los soviéticos surgirán en la mayoría de los casos en
respuesta a la llamada de los comunistas y, en
consecuencia, serán los órganos directos de un
ascenso proletario. Por supuesto, es muy posible que
la desintegración del estado burgués haya ido bien
antes de que el proletariado pueda tomar el
poder. Esto naturalmente creará una condición para
la formación de los soviéticos como las
organizaciones abiertas para prepararse para un
ascenso. Eso, sin embargo, apenas será el curso
general de las cosas. Es más probable que haya casos
en los que solo sea posible formar soviéticos en los
últimos días como los órganos inmediatos del
levantamiento de las masas. Y, en conclusión, es
bastante probable que haya casos en que surgirán los
soviéticos después de que el levantamiento haya
pasado su crisis, e incluso como resultado de ello
como los órganos del nuevo poder. Todas estas
diversas posibilidades deben tenerse en cuenta para
no caer en la trampa de hacer un fetiche fuera de
una organización, y para no cambiar a los soviéticos
de lo que debería ser, es decir, una forma adaptable
y vital de la lucha en un "principio" organizativo,
forzando su camino hacia el movimiento desde
afuera e interfiriendo con el curso apropiado de su
desarrollo. En conclusión, es muy probable que haya
casos en que surgirán los soviéticos después de que
el levantamiento haya pasado su crisis, e incluso
como resultado de ello como los órganos del nuevo
poder. Todas estas diversas posibilidades deben
tenerse en cuenta para no caer en la trampa de hacer
un fetiche fuera de una organización, y para no
cambiar a los soviéticos de lo que debería ser, es
decir, una forma adaptable y vital de la lucha en un
"principio" organizativo, forzando su camino hacia el
movimiento desde afuera e interfiriendo con el curso
apropiado de su desarrollo. En conclusión, es muy
probable que haya casos en que surgirán los
soviéticos después de que el levantamiento haya
pasado su crisis, e incluso como resultado de ello
como los órganos del nuevo poder. Todas estas
diversas posibilidades deben tenerse en cuenta para
no caer en la trampa de hacer un fetiche fuera de
una organización, y para no cambiar a los soviéticos
de lo que debería ser, es decir, una forma adaptable
y vital de la lucha en un "principio" organizativo,
forzando su camino hacia el movimiento desde
afuera e interfiriendo con el curso apropiado de su
desarrollo.

Nuestros periódicos han estado discutiendo


recientemente sobre la incertidumbre de la puerta a
través de la cual la revolución proletaria entrará en
Inglaterra: ¿la puerta será el Partido Comunista o los
sindicatos? Esta manera de plantear el problema,
simulando una visión amplia de la historia, es
radicalmente errónea y peligrosa porque borra la
lección principal de los últimos años. Si como
resultado de la guerra no ha habido una revolución
victoriosa, entonces es simplemente porque no
existían suficientes Partes. Esa inferencia se aplica a
Europa en su conjunto, pero se puede concretar más
concretamente cuando se tiene en cuenta el destino
del movimiento revolucionario en varios
países. Respecto a Alemania, el caso a este respecto,
es perfectamente claro. Tanto en 1918 como en
1919, la revolución alemana podría haber asegurado
una victoria si hubiera habido la debida dirección del
partido. Vimos esto, por ejemplo, en 1917, con
respecto a Finlandia. Allí, el movimiento
revolucionario se desarrolló bajo circunstancias
peculiarmente favorables bajo los ægis y la asistencia
militar directa de la Rusia revolucionaria. Pero el
partido finlandés demostró ser socialdemócrata en
lo que respecta a su mayoría controladora, y por lo
tanto sonó la revolución. No menos evidente es la
lección del experimento en Hungría. Los comunistas
húngaros, junto con los socialdemócratas de
izquierda, no conquistaron el poder, sino que lo
tomaron de la mano de la burguesía
asustada. Triunfando sin un concurso, y sin una
conquista, la revolución húngara demostró en los
primeros actos que carecía de todo liderazgo de
combate. El Partido Comunista se fusionó con el
Partido Socialdemócrata, demostrando así que no
era realmente un Partido Comunista y, por
consiguiente, incapaz, a pesar del espíritu de lucha
del proletariado húngaro, para mantener el poder
que aseguraba con tanta facilidad comparativa. Sin
un partido, aparte de un partido, en la elusión de un
partido, mediante la sustitución de un partido, la
revolución proletaria no puede esperar obtener una
victoria. Esto es lo que enseñan principalmente los
últimos diez años. Los sindicatos británicos pueden
estar seguros de convertirse en una poderosa
palanca de la revolución proletaria. Por ejemplo,
pueden, en ciertas circunstancias, y durante un
período dado, incluso reemplazar a los soviéticos de
los trabajadores. Pero esto no pueden hacerlo aparte
del Partido Comunista, mucho menos a pesar del
partido, pero solo a condición de que la influencia
comunista se convierta en un elemento decisivo en
los sindicatos.es decir , el papel relativo y la
influencia del partido en la revolución proletaria:
hemos pagado un precio demasiado alto para
ponerlo de un lado, o de alguna manera, para
disminuir su importancia.

Consciousness, clearness of purpose, definiteness


of method played a much less important part in the
revolutions of the bourgeoisie than they are destined
to play and actually do play in the revolution of the
proletariat. At that time, the dynamic forces of the
revolution were also the masses of the people, but
they were much less organised and conscious than
they are at the present time. The leadership lay in
the hands of the various groups of the bourgeoisie
which had at its disposal wealth, education and all
the organisations connected with these privileges
(towns, universities, press, etc.). Bureaucratic
monarchism put tap a defence as experience
required. It acted in a tentative manner. The
bourgeoisie seized the opportunity whenever it could
—having taken advantage of the movement of the
classes below—to throw its whole social weight into
the balance of the struggle and seized the reins of
power. What marks off the proletarian revolution is
the fact that the proletariat enters into it not merely
as paramount force of attack, but also—in the person
of its vanguard—as a force which directs the
struggle. That part which in a bourgeois revolution
was played by the economic might of the
bourgeoisie, by its culture, by its municipalities and
universities, can in the proletarian revolution be
played by the workers’ Party and by that alone. The
role of the party has become all the more important,
seeing that the self-consciousness of the enemy has
advanced to an immeasurably higher degree. In the
course of its domination through the centuries the
bourgeoisie has worked out a school of politics
which proved to be incomparably higher than the
school of the old bureaucratic monarchy. If
parliamentarism was to a certain extent the workers’
preparatory school of revolution, it was to the
bourgeoisie to a much greater extent, the school of
counter-revolutionary strategy. It is enough to say
that by means of parliamentarism the bourgeoisie
has managed to bring up Social-Democracy which
to-day has become the chief bulwark of private
property. The epoch of the social revolution in
Europe, as the first chapters of it have shown, will be
an era not only of strenuous and ruthless struggles,
but of fights well planned and calculated—struggles
much more thoroughly organised than was our
struggle in 1917.

Por lo tanto, estamos obligados a abordar el


problema de la guerra civil, y en particular de un
levantamiento armado, desde un punto de vista muy
diferente al que existe ahora. Repetimos la expresión
de Marx, que Lenin repetía con frecuencia que un
levantamiento es un arte. Esta idea, sin embargo, es
una frase bastante hueca cuando la fórmula de Marx
no está acompañada por un estudio de los elementos
fundamentales del arte de la guerra civil sobre la
base de las vastas experiencias que se han
acumulado durante los últimos años. que en la
actitud superficial llevada a los problemas de un
levantamiento armado, es evidente que aún no se ha
superado la fuerza de la tradición
socialdemócrata. La parte que presta una atención
superficial a los problemas de la guerra civil, con la
esperanza de que, en la hora de necesidad, todo
caiga en un arreglo apropiado. Seguramente
mantendrá una derrota. Lo que necesitamos es
trabajar de manera colectiva, las experiencias de las
luchas proletarias desde 1917 en adelante.

******

La historia de las agrupaciones del Partido en el


curso de 1917, que hemos estado describiendo, es, al
mismo tiempo, en un sentido muy real, parte
integrante de la experiencia de la guerra civil, y es, a
nuestro juicio, de importancia inmediata para La
política de la Internacional Comunista en su
conjunto. Lo que dijimos antes, lo repetimos, es que
el estudio de las diferencias de opinión no debe ser
ni debe considerarse como un esfuerzo dirigido
contra aquellos compañeros que perseguían una
política equivocada. Por otro lado, no se puede
admitir que, debido a que no todos los miembros del
Partido se mantuvieron al día con las revoluciones
del proletariado, por lo tanto, el capítulo más grande
en la historia del Partido debería ser borrado. El
Partido puede conocer y debe conocer su pasado en
su totalidad., con el fin de hacer una estimación
correcta de la misma, y para asignar un significado
adecuado a cada parte particular de la misma. Un
partido revolucionario tiene su tradición hecha no
por el hecho de arruinar las cosas sino por una clara
crítica de las cosas.

La historia ha proporcionado a nuestro partido


ventajas revolucionarias perfectamente
incomparables. Las tradiciones de la lucha heroica
contra el Tsardom, los hábitos y formas de
autosacrificio revolucionario, conectados con las
circunstancias de la actividad subterránea, un
amplio trabajo teórico de las experiencias
revolucionarias de la humanidad, la lucha contra los
Narodniks, la lucha contra los los conciliadores, la
poderosa experiencia de la revolución de 1905, el
trabajo teórico al estudiar esa experiencia durante
los años de contrarrevolución, el examen del
problema, surgido del movimiento internacional de
trabajadores desde el ángulo de la lección
revolucionaria de 1905, es que que en su totalidad
dio a nuestro Partido un temperamento excepcional,
una penetración teórica suprema y una expansión
revolucionaria sin precedentes. A pesar de todo
esto, incluso en un partido así, en lo que se refería a
sus líderes, se formó un grupo de revolucionarios
experimentados, los antiguos bolcheviques, antes del
momento de la acción decisiva, que estaba en fuerte
oposición a la agitación proletaria, y que en el
período más crítico De la revolución,
aproximadamente desde febrero de 1917 hasta
febrero de 1918, adoptó, en todos los asuntos de
importancia, una posición esencialmente
socialdemócrata. Para salvar al Partido y a la
revolución de la confusión suprema que surgió de tal
estado de cosas, la influencia excepcional de Lenin
en el Partido, sin precedentes incluso en ese
momento, se hizo necesaria. Esto no debe ser
olvidado bajo ninguna circunstancia si nosotros “Es
el partido comunista de otros países aprender algo
de nosotros. El problema de la elección de los líderes
es un asunto o una importancia bastante excepcional
para los partidos de Europa occidental. La
experiencia del nunca ocurrido octubre en Alemania
es un ejemplo clamoroso. Sin embargo, la elección
debe realizarse desde el punto de vista deLa acción
revolucionaria . Durante los últimos años, Alemania
ha mostrado muchos casos en que los líderes del
partido fueron puestos a prueba en el momento de
una lucha directa. Sin tal criterio, todo sigue siendo
precario. Durante estos años, Francia fue mucho
más pobre con respecto a incluso revoluciones
revolucionarias parciales, pero incluso en la vida
política de ese país se produjeron algunos episodios
de guerra civil, como cuando el Comité Ejecutivo del
Partido y los líderes sindicales se vieron obligados a
tomar acción en lo que se refiere a las cuestiones
agudas que no admitía retardo ( por ejemplo,, la
violenta reunión del 11 de enero de 1924). Un
estudio cuidadoso de estos hechos agudos
proporcionará material insustituible para la
estimación del liderazgo del partido, la conducta de
la organización del partido en particular y la
actividad de dirección de los trabajadores del
Partido en particular. Ignorar lecciones como éstas,
no sacar las deducciones necesarias con respecto a la
elección de personas, significa, invitar a un desastre
inevitable, porque una victoria de la revolución
proletaria no es posible aparte de un liderazgo
partidario penetrante, resuelto y valiente.

Un partido, incluso el partido más revolucionario,


no puede escapar a la creación de un sentimiento
conservador con respecto a la organización, de lo
contrario sería sin la estabilidad necesaria. Es todo
una cuestión de grado. La dosis vitalmente necesaria
de conservadurismo debe, en un partido
revolucionario, unirse con una perfecta libertad de la
rutina, con una iniciativa para realizar nuevos
ajustes, con un espíritu de audacia práctica. Estas
cualidades se prueban sobre todo cuando ocurren
cambios en el curso de la historia. Ya hemos
escuchado las palabras de Lenin, que sucede con
frecuencia cuando los partidos, incluso los más
revolucionarios, siguen el curso de acción de ayer en
un momento en que la situación ha pasado por un
cambio brusco y cuando han surgido nuevos
deberes. consecuencia, y al hacerlo, convertirse o
amenazar con convertirse en un obstáculo para el
desarrollo revolucionario. Tanto el conservadurismo
del partido como la iniciativa revolucionaria del
partido encuentran sus expresiones más
concentradas en la organización del liderazgo del
partido. Sin embargo, los partidos comunistas de
Europa aún tienen que enfrentar el "cambio" más
severo: el cambio de la actividad preparatoria a la
toma del poder. Este cambio es de un carácter más
exigente, no demorable, responsable y
formidable. Dejar pasar el momento, significa la
mayor derrota que puede superar a una fiesta. Los
partidos comunistas de Europa aún tienen que
enfrentar el "cambio" más severo: el cambio de la
actividad preparatoria a la toma del poder. Este
cambio es de un carácter más exigente, no
demorable, responsable y formidable. Dejar pasar el
momento, significa la mayor derrota que puede
superar a una fiesta. Los partidos comunistas de
Europa aún tienen que enfrentar el "cambio" más
severo: el cambio de la actividad preparatoria a la
toma del poder. Este cambio es de un carácter más
exigente, no demorable, responsable y
formidable. Dejar pasar el momento, significa la
mayor derrota que puede superar a una fiesta.

La experiencia de las luchas europeas, sobre todo


las luchas en Alemania, durante los últimos años,
visto a la luz de nuestra propia experiencia, hace
evidente que hay dos tipos de líderes que están
dispuestos a frenar el partido en el momento. En el
preciso momento en que es necesario que dé un
salto supremo hacia adelante. Primero, están los
líderes que, por regla general, están dispuestos a ver
en el camino de la revolución, ante todo, las
dificultades, los obstáculos y los impedimentos, y a
juzgar cada situación con una intención
preconcebida, aunque no siempre consciente, de
abstenerse de actuar. En su caso, el marxismo se
convierte en un método para establecer la
imposibilidad de la acción revolucionaria. El
producto más puro de este tipo son los
mencheviques rusos. Pero el tipo como tal es más
amplio que el menchevismo, y en el momento más
crítico, y en la posición más responsable se
manifiesta repentinamente en el partido más
revolucionario. En segundo lugar, existe el tipo que
se distingue por su carácter agitativo
superficial. Estos representantes no ven ninguna
dificultad, ningún obstáculo hasta que los golpea en
la cara. La habilidad para superar las dificultades
reales con la ayuda de frases plausibles, para
mostrar un optimismo elevado ("el mar está a la
altura de las rodillas") cada vez que se tiene que
enfrentar un problema molesto, pasa muy
rápidamente a una calidad opuesta cuando es el
momento real. viene la accion El primer tipo, el
revolucionario que hace montañas de molinos, ve en
las dificultades relacionadas con la toma del poder,
simplemente el montón y la culminación de todas las
dificultades que ha estado viendo a lo largo de su
camino. Para el segundo tipo, el optimista
superficial, Las dificultades de la acción
revolucionaria son siempre un suceso
repentino. Durante el período preparatorio, la
conducta de uno difiere de la conducta del otro. El
primero es escéptico y no debe confiarse demasiado
en un sentido revolucionario. El otro, por el
contrario, puede llegar a ser un revolucionario
desenfrenado. Sin embargo, cuando llega el
momento en que se requiere una acción decisiva, los
dos están de la mano en su oposición a un
levantamiento. Y cuando todo está dicho y hecho,
toda la actividad preparatoria solo tiene valor en la
medida en que hace que el partido y, sobre todo, sus
organizaciones directivas sean capaces de
determinar el momento de un levantamiento y
tomar ese levantamiento en la mano. Para la tarea
del Partido Comunista es la captura de poder con el
fin de reconstruir la sociedad. Durante el período
preparatorio, la conducta de uno difiere de la
conducta del otro. El primero es escéptico y no debe
confiarse demasiado en un sentido
revolucionario. El otro, por el contrario, puede llegar
a ser un revolucionario desenfrenado. Sin embargo,
cuando llega el momento en que se requiere una
acción decisiva, los dos están de la mano en su
oposición a un levantamiento. Y cuando todo está
dicho y hecho, toda la actividad preparatoria solo
tiene valor en la medida en que hace que el partido
y, sobre todo, sus organizaciones directivas sean
capaces de determinar el momento de un
levantamiento y tomar ese levantamiento en la
mano. Para la tarea del Partido Comunista es la
captura de poder con el fin de reconstruir la
sociedad. Durante el período preparatorio, la
conducta de uno difiere de la conducta del otro. El
primero es escéptico y no debe confiarse demasiado
en un sentido revolucionario. El otro, por el
contrario, puede llegar a ser un revolucionario
desenfrenado. Sin embargo, cuando llega el
momento en que se requiere una acción decisiva, los
dos están de la mano en su oposición a un
levantamiento. Y cuando todo está dicho y hecho,
toda la actividad preparatoria solo tiene valor en la
medida en que hace que el partido y, sobre todo, sus
organizaciones directivas sean capaces de
determinar el momento de un levantamiento y
tomar ese levantamiento en la mano. Para la tarea
del Partido Comunista es la captura de poder con el
fin de reconstruir la sociedad. El primero es
escéptico y no debe confiarse demasiado en un
sentido revolucionario. El otro, por el contrario,
puede llegar a ser un revolucionario
desenfrenado. Sin embargo, cuando llega el
momento en que se requiere una acción decisiva, los
dos están de la mano en su oposición a un
levantamiento. Y cuando todo está dicho y hecho,
toda la actividad preparatoria solo tiene valor en la
medida en que hace que el partido y, sobre todo, sus
organizaciones directivas sean capaces de
determinar el momento de un levantamiento y
tomar ese levantamiento en la mano. Para la tarea
del Partido Comunista es la captura de poder con el
fin de reconstruir la sociedad. El primero es
escéptico y no debe confiarse demasiado en un
sentido revolucionario. El otro, por el contrario,
puede llegar a ser un revolucionario
desenfrenado. Sin embargo, cuando llega el
momento en que se requiere una acción decisiva, los
dos están de la mano en su oposición a un
levantamiento. Y cuando todo está dicho y hecho,
toda la actividad preparatoria solo tiene valor en la
medida en que hace que el partido y, sobre todo, sus
organizaciones directivas sean capaces de
determinar el momento de un levantamiento y
tomar ese levantamiento en la mano. Para la tarea
del Partido Comunista es la captura de poder con el
fin de reconstruir la sociedad. esos dos están de la
mano en su oposición a un levantamiento. Y cuando
todo está dicho y hecho, toda la actividad
preparatoria solo tiene valor en la medida en que
hace que el partido y, sobre todo, sus organizaciones
directivas sean capaces de determinar el momento
de un levantamiento y tomar ese levantamiento en la
mano. Para la tarea del Partido Comunista es la
captura de poder con el fin de reconstruir la
sociedad. esos dos están de la mano en su oposición
a un levantamiento. Y cuando todo está dicho y
hecho, toda la actividad preparatoria solo tiene valor
en la medida en que hace que el partido y, sobre
todo, sus organizaciones directivas sean capaces de
determinar el momento de un levantamiento y
tomar ese levantamiento en la mano. Para la tarea
del Partido Comunista es la captura de poder con el
fin de reconstruir la sociedad.

Recientemente se han hecho referencias


frecuentes, tanto por palabra como por pluma, a la
necesidad de "Bolshevising" de la Comintern. Esta es
una tarea que no puede ser disputada o demorada, y
una urgencia especial se le une después de las
terribles lecciones de Bulgaria y Alemania hace un
año. El bolchevismo no es una doctrina ( es decir ,
no solo una doctrina), sino un sistema de
entrenamiento revolucionario para un cambio
producido por el proletariado. ¿Qué significa para
los partidos comunistas bolcheviques? Significa tal
entrenamiento de ellos, significa que ellos elijan a las
personas que guían y controlan de tal manera que no
se muevan de aquí para allá cuando llegue el
momento de su "octubre". "Esa es la totalidad de
Hegel, de la sabiduría del libro y el significado de
toda filosofía".

Una palabra o dos sobre este libro


El primer tramo de la revolución "democrática" va
desde el cambio en febrero hasta la crisis que tuvo
lugar en abril, que se resolvió el 5 de mayo, mediante
el establecimiento de un gobierno coalicionista en el
que entraron los mencheviques y los narodniks. A lo
largo de toda esa primera etapa, el autor del
presente volumen no tuvo ninguna participación, ya
que llegó a Petrogrado el 5 de mayo, justo en la
víspera, cuando se creó el gobierno de la
Coalición. Esta primera etapa de la revolución y de
sus perspectivas se expone en artículos que fueron
escritos en América. Creo que en todo lo que tiene
un carácter esencial, los artículos estarán en perfecto
acuerdo con el análisis de la revolución que Lenin
presentó en sus "Cartas desde lejos".

Desde el momento de mi llegada a Petrogrado, mi


actividad continuó en total consonancia con el
Comité Ejecutivo de los bolcheviques. Las líneas que
Lenin estableció para la conquista del poder por
parte del proletariado, yo, por supuesto, acepté total
y enteramente. En lo que respecta a los campesinos,
no hubo una pequeña diferencia entre Lenin y yo:
para entonces, había completado la primera etapa
contra los bolcheviques de derecha y su grito de "la
dictadura democrática del proletariado y los
campesinos". En la admisión al partido, participé en
la elaboración de una serie de decisiones y
documentos emitidos en nombre del partido. La
única razón que retrasó mi ingreso formal al partido
durante tres meses fue el deseo de acelerar la fusión
de los bolcheviques y los mejores elementos de la
organización interregional (Mezhrayan) y, en
general, de los internacionalistas
revolucionarios. Esta política, igualmente, continué
con el pleno consentimiento de Lenin.

El editor de este libro me ha llamado la atención


sobre uno de mis artículos escritos en ese momento
a favor de la unificación, que contiene una referencia
a la "exclusividad" organizativa de los
bolcheviques. Uno de estos expertos de pensamiento
profundo, como el camarada Sorin, no tardará, por
supuesto, en deducir esta frase directamente de las
diferencias de opinión con respecto al primer
párrafo de los Estatutos. Para comenzar una disputa
sobre este asunto, después de confesar palabra y
acto, de mis errores reales y grandes en la
organización, me parece innecesario. Un lector
menos pervertido, sin embargo, encontrará una
explicación mucho más simple e inmediata de la
frase en cuestión, que utilicé en las condiciones
reales del tiempo. Entre los interregionalistasLos
trabajadores allí quedaron del pasado una
desconfianza muy fuerte en la política organizativa
del comité de Petrogrado. Los argumentos extraídos
de la "vestimenta" con referencias a todo tipo de
"irregularidades", como suele ser el caso en tales
circunstancias, eran de uso común entre
los interregionalistas . Refuté esto en un artículo de
la siguiente manera: el cliquishness como una
herencia del pasado sí existe, pero si va a disminuir,
los interregionalistas tendrán que poner fin a su
existencia por separado.

Mi "propuesta" puramente polémica al Primer


Congreso de los Soviets para constituir un gobierno
de doce Peshekhonovites ha sido expuesta por
alguien, por Sukhanov, parece, ya sea como una
inclinación especial de mi parte hacia Peshekhonov,
o como una política particular, distinta de la de
lenin. Esto es muy curioso. Cuando nuestro partido
exigió que los soviéticos, liderados por los
mencheviques y los reporteros, tomaran el poder,
"exigieron" en ese acto un ministerio de
peshekhonovitas. A largo plazo, no existió realmente
ninguna diferencia de principio entre Peshekhonov,
Chernov y Dan. Todos fueron de la misma ventaja
para facilitar la transferencia de poder de la
burguesía al proletariado. Tal vez Peshekonov estaba
un poco mejor familiarizado con las estadísticas, e
hizo una mejor impresión de negocios que Tseretelli
o Chernov. Una docena de peshekhonovitas
significaba un gobierno de una docena de
representantes de la democracia pequeñoburguesa
en lugar de una coalición. Cuando las masas de
Petrogrado encabezadas por nuestro partido alzaron
el grito: “¡Abajo los diez ministros capitalistas!”
Significaba que exigían que los lugares de estos
ministros fueran ocupados por mencheviques y
narodniks. “¡Expulsen a los cadetes!” Ustedes,
señores, los demócratas burgueses, toman el poder
en sus propias manos. Ponga doce (o tantos como
sean) Peshekhonovites en el gobierno, y le
prometemos que, en la medida de lo posible, lo
eliminará de sus puestos cuando llegue la hora. Y
debería golpearlo muy pronto ”. Aquí no había
ninguna línea de acción especial. Fue la misma línea
de acción que Lenin mismo formuló más de una
vez. Cuando las masas de Petrogrado encabezadas
por nuestro partido alzaron el grito: “¡Abajo los diez
ministros capitalistas!” Significaba que exigían que
los lugares de estos ministros fueran ocupados por
mencheviques y narodniks. “¡Expulsen a los
cadetes!” Ustedes, señores, los demócratas
burgueses, toman el poder en sus propias
manos. Ponga doce (o tantos como sean)
Peshekhonovites en el gobierno, y le prometemos
que, en la medida de lo posible, lo eliminará de sus
puestos cuando llegue la hora. Y debería golpearlo
muy pronto ”. Aquí no había ninguna línea de acción
especial. Fue la misma línea de acción que Lenin
mismo formuló más de una vez. Cuando las masas
de Petrogrado encabezadas por nuestro partido
alzaron el grito: “¡Abajo los diez ministros
capitalistas!” Significaba que exigían que los lugares
de estos ministros fueran ocupados por
mencheviques y narodniks. “¡Expulsen a los
cadetes!” Ustedes, señores, los demócratas
burgueses, toman el poder en sus propias
manos. Ponga doce (o tantos como sean)
Peshekhonovites en el gobierno, y le prometemos
que, en la medida de lo posible, lo eliminará de sus
puestos cuando llegue la hora. Y debería golpearlo
muy pronto ”. Aquí no había ninguna línea de acción
especial. Fue la misma línea de acción que Lenin
mismo formuló más de una vez. “¡Expulsen a los
cadetes!” Ustedes, señores, los demócratas
burgueses, toman el poder en sus propias
manos. Ponga doce (o tantos como sean)
Peshekhonovites en el gobierno, y le prometemos
que, en la medida de lo posible, lo eliminará de sus
puestos cuando llegue la hora. Y debería golpearlo
muy pronto ”. Aquí no había ninguna línea de acción
especial. Fue la misma línea de acción que Lenin
mismo formuló más de una vez. “¡Expulsen a los
cadetes!” Ustedes, señores, los demócratas
burgueses, toman el poder en sus propias
manos. Ponga doce (o tantos como sean)
Peshekhonovites en el gobierno, y le prometemos
que, en la medida de lo posible, lo eliminará de sus
puestos cuando llegue la hora. Y debería golpearlo
muy pronto ”. Aquí no había ninguna línea de acción
especial. Fue la misma línea de acción que Lenin
mismo formuló más de una vez.

Me parece que es necesario enfatizar


especialmente la precaución del editor de este
volumen, el camarada Lentsner. El grueso de los
discursos contenidos en este volumen no se basa en
notas estenográficas, incluso defectuosas, sino en los
relatos de los reporteros de la prensa conciliacionista
que se mezclan con una gran cantidad de ignorancia
y malicia. Un breve examen de algunos de estos
documentos me hizo mover de un lado mi primera
intención de corregirlos y complementarlos hasta
cierto punto. Deja que se detengan como son. Ellos
también son un tipo de documento de la época,
aunque "desde el otro lado".

El presente libro no habría visto la luz aparte del


trabajo cuidadoso y capaz que le dio el camarada
Lentsner (las notas son de él) y de sus coadjutores,
los camaradas Heller, Kryzhanovsky, Rovensky y I.
Rumer. Deseo aquí expresarles mi gratitud. Quisiera
mencionar especialmente los grandes esfuerzos
realizados por mi colaborador cercano, MS Glazman,
en la preparación de este y otros de mis
libros. Escribí estas líneas con sentimientos de
profunda tristeza por la muerte excepcionalmente
trágica de este espléndido camarada, trabajador y
hombre.

L. TROTSKY
Kislovodsk,
15 de septiembre de 1924.

Notas
1. Vide Works, vol. xiv., sección 2, página 12.

2. Las obras completas de Vide N. Lenin, vol. xiv.,


parte 1, pp. 28 a 33.

3. Pravda , No. 10, 18 de marzo de 1917. "No hay


diplomacia secreta".

4. Pravda , No. 9, 5 de marzo de 1917.

5. Pravda , No. 10, 16 de marzo de 1917.

6. “Protelarskaya Revolutsia,” No. 7 (30), pág. 299


y p. 243.
7. Batzushka, querido pequeño padre santo; es
decir, un párroco.

8. Proletarskaya Revolatsia, pp. 224-45.

9. Las obras de Lenin, vol. xiv., parte 1, página 18.

10. Las obras de Lenin, vol. xiv., parte 1, página


52.

11. Las obras de Lenin, vol. xiv., parte 1, página


276.

12. Las obras de Lenin, vol. xiv., parte 2, página


23.

13. Las obras de Lenin, vol. xiv., parte 2, página 56


y página 57.
14. Aparentemente, aquí se ha omitido una
referencia a los nombres, como muestra el siguiente
caso de la oración: LT

15. Las obras de Lenin, vol, xiv., Parte 2, página


95.

16. Las obras de Lenin, vol. xiv., parte 2, página


144.

17. Las obras de Lenin, vol. xiv., parte 2, página


138.

18. Oktyabrsky Perevorot . "Arkhiv Revolutsii",


1917, pp. 407-410.

19. Oktyabrsky Perevorot . "Arkhiv Revolutsii",


1917, pp. 407-410.

20. Vide, L. Trotsky, "Problems of Civil


War" , Pravda , 6 de septiembre de 1924, No. 202.
Cómo uno no
debe escribir la
historia de
octubre
(Libro del camarada Trotsky "1917")

Escrito: 1925
Fuente: The Errors of Trotskyism , mayo de 1925
Editor: Partido Comunista de Gran Bretaña
Transcripción / marcado: Brian Reid
Dominio público: Soviet History Archive 2007. Este
trabajo es completamente gratuito .

(El Quinto Congreso Mundial y la Decimotercera


Conferencia de Partido del PC ruso condenaron por
unanimidad la línea política de la Oposición rusa,
con el camarada Trotsky a la cabeza, como
pequeñoburgués y oportunista. A pesar de esto, el
camarada Trotsky continúa su lucha aún más allá,
pero en una nueva forma. Bajo la bandera del
leninismo, apunta a una revisión del leninismo. Su
libro sobre Lenin fue el primer intento de este tipo.
Muchos compañeros se dejaron deslumbrar por el
lado literario del libro, pero los órganos científicos
del PC de Rusia y del PC de Alemania reconocieron
inmediatamente su tendencia y la rechazaron con
críticas agudas.

Ahora sigue el segundo ataque. El camarada


Trotsky ha escrito un prefacio de unas sesenta
páginas; al tercer volumen recientemente publicado
de su obra "1927". Como en su época, los que
vinieron después de Marx buscaron, bajo la bandera
del marxismo, revisar a Marx, así que el camarada
Trotsky intenta aquí una revisión del bolchevismo en
nombre del "leninismo". . ”El Pravda , el órgano
central del PC de Rusia, respondió a este intento con
el siguiente artículo que reimprimimos en su
totalidad . ( Ed .)

El libro recientemente publicado del camarada


Trotsky, "1917", que está dedicado a las "Lecciones
de octubre", pronto se convertirá en el modo. Esto
no debe sorprenderse, ya que apuntaba a convertirse
en una sensación interna del Partido.

Después de los acontecimientos del año pasado,


que han demostrado lo incorrecto del punto de vista
de la oposición de nuestro Partido, después de los
hechos, que han demostrado una y otra vez la
corrección de la dirección de nuestro Partido, el
camarada Trotsky revive nuevamente la discusión
aunque con otros medios. . El prefacio del libro (y es
en este prefacio, así como en las anotaciones, donde
se encuentra el "núcleo" del libro) está escrito en un
lenguaje semi-Æsópico, de modo que el lector
totalmente inexperto no podrá observar. Las
insinuaciones y alusiones con las que se entrelaza el
prefacio. Este peculiar lenguaje críptico, para el cual
el camarada Trotsky, a pesar de que él mismo lo
exige "claridad crítica", tiene una fuerte preferencia,
debe ser descifrado. Por el trabajo del camarada
Trotsky, que dice ser una guía para el "Estudio de
octubre,

El libro del camarada Trotsky no solo está escrito


para el lector ruso; Esto puede ser reconocido sin
dificultad. En gran parte está escrito para la
"información" de compañeros extranjeros. Ahora,
cuando el problema del "bolchevizing" está a la
orden del día en un gran número de Partidos
Comunistas, cuando el interés por la historia de
nuestro Partido está sin duda aumentando, el libro
del camarada Trotsky puede causar un gran mal
servicio. No solo no es un libro de texto del
bolchevismo, sino que más bien se convertirá en un
factor de "debolshevising" de los partidos
comunistas extranjeros: tan sesgados, unilaterales y,
a veces de manera extremadamente falsa, describe
los eventos, a partir del análisis de los cuales Se
busca sacar conclusiones para el presente.

Esto es lo que hace necesario un examen crítico de


este nuevo libro del camarada Trotsky. No debe
quedar sin respuesta. Uno solo puede lamentar que
el camarada Trotsky, quien saca conclusiones de las
"enseñanzas de octubre" que, en verdad, son falsas,
no saque conclusiones de la época más reciente de la
discusión del año pasado. La mejor prueba de los
diferentes puntos de vista es, como el mismo
camarada Trotsky admite, Experiencia; La vida
misma. Sin embargo, la vida ha demostrado que la
línea dominante reconocida por el Partido no solo no
ha llevado al país al "borde de la ruina", como
predijo la oposición del año pasado, que profetizó
para el país todas las plagas de Egipto, sino también
a pesar de los acontecimientos, que son
independientes de cada "plataforma", como la mala
cosecha, etc., ha hecho avanzar al país.

Por otro lado, han surgido un gran número de


nuevas tareas bajo nuevas condiciones; Dificultades
que están determinadas por el proceso de
crecimiento. Todo el Partido desea, ante todo, un
trabajo concreto bajo un liderazgo que haya sido
probado por la experiencia, sobre una "plataforma"
que haya resistido esta experiencia. Por esta razón,
no era en absoluto deseable reabrir las disputas
antiguas, aunque sea de otra forma.

El camarada Trotsky consideró oportuno hacer


esto. Por supuesto, él es el único responsable de
ello. De forma voluntaria o involuntaria, debemos
responder a este libro, ya que el Partido no puede
permitir que una propaganda dirigida contra las
decisiones que el Partido adoptó con tanta firmeza y
unanimidad permanezca sin respuesta. Por lo tanto,
examinaremos la declaración que el camarada
Trotsky ha presentado al Partido, las "lecciones" que
extrajo de octubre, y ahora se está comunicando muy
amablemente a nuestros jóvenes y viejos
compañeros.

I
La cuestión de la investigación histórica

El eje sobre el que giran las declaraciones del


camarada Trotsky es la estimación de la importancia
de varios períodos en la historia de nuestro
Partido. Él ve las cosas esencialmente de la siguiente
manera: todo el período del desarrollo del Partido
hasta octubre de 1917 es algo de muy poca
importancia. No fue hasta que se tomó la decisión el
momento de tomar el poder, es este período el que
se destaca antes que todos los demás, solo así
tenemos la posibilidad de evaluar las clases, las
Partes, sus cuadros principales y los individuos.

“Significaría una pieza de escolástica estéril, pero


de ninguna manera un análisis político marxista, si
en el momento presente nos ocupáramos de un
análisis de los diferentes puntos de vista de la
revolución en general, y del ruso en particular, y por
lo tanto de pase por alto las experiencias de 1917.
Sería como si tuviéramos que participar en disputas
sobre las ventajas de los diversos métodos de
natación, pero negarnos obstinadamente a volver la
vista hacia el río, donde los bañistas aplican estos
métodos. No hay mejor prueba para un punto de
vista sobre la revolución que su aplicación en la
revolución misma, precisamente como un método de
natación puede probarse mejor cuando el nadador se
lanza al agua. (p. xvi.)

"¿Cuál es el significado de bolchevising los


partidos comunistas? Significa tal educación de estas
Partes, tal selección de las personas principales, que
no saldrán de la pista en el momento de su
octubre. Aquí está Hegel, la sabiduría del libro y la
esencia de todas las filosofías. . . ”(P. 65.)

Estas oraciones solo contienen la mitad de la


verdad, y uno puede, por lo tanto (como lo hace el
camarada Trotsky) sacar conclusiones totalmente
falsas de ellas.
El camarada Trotsky dice a los partidos
comunistas: ¡Estudien octubre para salir
victoriosos! No hay que pasar por alto octubre.

Ciertamente uno no debe hacer eso. Igual que uno


no debe olvidar el año 1905, ni los años muy
instructivos de reacción. ¿Quién, y dónde y cuándo,
ha recomendado algo tan monstruoso? ¿Quién, y
dónde y cuándo, incluso se ha aventurado a abogar
por semejante absurdo?

Nadie lo ha recomendado. Pero precisamente para


comprender las condiciones previas de la victoria de
octubre, uno debe mirar a toda costa más allá de los
preparativos inmediatos de la revuelta. Pero en
ningún caso uno debe estar separado del otro. En
ninguna circunstancia se deben estimar grupos,
personas y tendencias al desconectarlos de ese
período de preparación que el camarada Trotsky
compara con las disputas sobre "el mejor método de
nadar". Por supuesto, en el "período crítico", cuando
se trata de En una lucha decisiva, todas las
preguntas se enfrentan con toda su agudeza y todos
los matices, tendencias y grupos tienden a expresar
en esta ocasión sus cualidades más características,
internas y esenciales. Por otro lado, la explicación
del hecho de que juegan un papel positivo durante el
tiempo de la revolución,

"No es difícil ser un revolucionario cuando ya ha


estallado la revolución, cuando todo está en llamas",
por lo que el camarada Lenin formuló este aspecto
de la pregunta. (Collected Works, vol. Xvii., Pág. 183,
edición rusa). En otro pasaje dice: "El revolucionario
no es él quien se convierte en un revolucionario en el
estallido de la revolución, sino el que defiende los
principios y las consignas de la revolución en el
momento de la reacción más furiosa" (Ibid, vol VII /
2). , p. 151).

Eso no es lo mismo que dice Trotsky.

Vamos a puntear las i's. ¿Qué determinó la actitud


del Partido de los Bolcheviques en octubre? Fue
determinado por toda la historia previa del Partido,
por su lucha contra todas las desviaciones
oportunistas, desde los menhevistas extremos hasta
los trotskistas (por ejemplo, el Bloque "Agosto"). Sin
embargo, ¿puede alguien decir que el punto de vista
correcto del camarada Trotsky (porque coincidió con
el punto de vista bolchevique) en los días de octubre,
fue el resultado de su actitud en el período
preparatorio? Obviamente uno no puede decir
eso. Por el contrario, ocurrió un milagro histórico en
ese momento, y los obreros bolcheviques siguieron
lo que proclamó el camarada Trotsky (unidad con
los liquidadores, lucha contra el "sectarismo" de
Lenin, la plataforma política menchevista, durante la
lucha de guerra contra Zimmerwald). Izquierda,
etc.), entonces no habría habido victoria de
octubre. Sin embargo, el camarada Trotsky evita por
completo ocuparse de este período, aunque sería su
deber impartir estas "lecciones" al Partido.

Citemos otro ejemplo. Allí lucharon codo con codo


con nosotros en las barricadas de octubre que
dejaron muchos revolucionarios sociales. En el
momento decisivo de octubre contribuyeron con su
parte a la causa de la victoria. ¿Significaba eso, sin
embargo, que habían sido "juzgados" de una vez por
todas en octubre? Lamentablemente, este no fue el
caso, como lo ha demostrado la experiencia
posterior a octubre, lo que confirmó en gran medida
la estimación dada a estos revolucionarios
pequeñoburgueses antes de octubre.

Octubre aislado, por lo tanto, de ninguna manera


es suficiente para la "prueba". Es más bien el
segundo momento que es más importante, el
momento que el camarada Lenin señaló
categóricamente.

La declaración del camarada Trotsky, de que la


"peregrinación" de los partidos comunistas consiste
en tal educación y en tal selección de un cuerpo de
"líderes" que no se desviarán de la pista en el
momento de su octubre, es, por lo tanto, correcto, en
la medida en que también incluye la apropiación de
las experiencias del "período preparatorio". Ni
siquiera las experiencias inmediatas del octubre ruso
pueden entenderse ni aprovecharse si no tomamos
en serio las enseñanzas de este preparatorio.
período. El camarada Trotsky, que considera el
asunto de tal manera que el Partido Bolchevique en
su esencia real solo comenzó a existir después de los
días de octubre, no ve la conexión ininterrumpida de
la línea del Partido en su totalidad hasta "el
momento presente". ”

Y de la misma manera, él no puede ver que


después de la toma del poder, incluso después del
final de la guerra civil, la historia no es en absoluto
un final. De la misma manera, la historia de nuestro
Partido tampoco termina, la historia es también una
"prueba de la política del Partido", ya que no solo
contiene discusiones sobre uno u otro punto de
vista, sino también sobre las experiencias prácticas.
política.
Uno tenía que tener cuidado de no "abandonar la
pista" en octubre, pero lo mismo se aplica a la época
del Tratado de Brest-Litovsk (cuando, como admite
Trotsky, la "cabeza", que significa la vida y la muerte,
de la El poder soviético estaba en juego. Uno
también tenía que tener cuidado de no abandonar la
pista en la discusión de 1921, ya que sin la política de
Lenin, habríamos puesto en peligro todo. También
habría estado fuera de lugar abandonar la vía en el
último año, ya que sin la reforma monetaria, sin la
política económica, etc., llevada a cabo por el
Partido, deberíamos haber llegado a una situación
desesperada. En todas estas situaciones críticas, sin
embargo, el camarada Trotsky ha abandonado la
pista, y de la misma manera que en el período
anterior a febrero de su existencia política, cuando
no había roto con los opositores abiertos del
bolchevismo.

"La tradición de un partido revolucionario",


escribe el camarada Trotsky (pág. 62), "no se creará
manteniendo el silencio, sino por claridad crítica".
Muy cierto. Sin embargo, la demanda de "claridad
crítica" no debe plantearse solo en relación con las
acciones que tuvieron lugar en octubre, sino también
en relación con el período de desarrollo anterior y
posterior. Sólo de esta manera es posible una prueba
real; porque el Partido del proletariado actúa
constantemente y pasa por más de un período
"crítico".

II
Las lecciones de la revolución del año 1917 y la lucha
dentro del partido.
¿Se mantendrá el silencio sobre octubre y su
prólogo, la Revolución de febrero? Ciertamente
no. Eso mostraría una falta de conciencia o
estupidez. Pero, en vano, el camarada Trotsky, con
sus insinuaciones y alusiones, así como con
llamamientos abiertos, desea crear la impresión de
que la historia de octubre se está tratando de manera
"madrastra", porque a este respecto algún tipo de las
reservas mentales (un falso, "estimación medio
consciente") desempeña un papel. Declaraciones
como, “aún más inadmisibles. . . sería mantener
silencio, por consideraciones de carácter personal,
que son de importancia secundaria, con respecto a
los problemas extremadamente importantes de la
agitación de octubre, que tienen importancia
internacional "(p. xii.), apenas están en su lugar.

Esta afirmación es ciertamente correcta.

Pero en primer lugar, el camarada Trotsky oculta


el hecho de que no se ha escrito menos en octubre
que en cualquier otro período. Los escritos de Lenin
contienen una brillante estimación de este período,
del cual el Partido podrá durante mucho tiempo
extraer todas las enseñanzas esenciales de octubre.

En segundo lugar, el camarada Trotsky no


menciona que las personas en cuestión han admitido
repetidamente sus errores, como bien lo sabe todo el
Partido.

El camarada Zinoviev, en su "Historia del Partido


Comunista de Rusia" y en publicaciones anteriores,
ha hablado con toda claridad con respecto a ellos, y
ha declarado lo mismo ante el Partido y ante la
Internacional Comunista; El camarada Lenin
también habló sobre esto, pero en ningún momento
conectó este error con la actividad posterior de
octubre de estos compañeros que tomaron el rumbo
equivocado en octubre. [1]

El camarada Trotsky ahora busca hacer uso de


estos errores para revisar a toda la policía del
Partido y "exponer correctamente" toda la historia
del Partido. Ahí radica el núcleo de las declaraciones
del camarada Trotsky. El análisis completo de los
eventos de abril a octubre se expresa de tal manera
que las diferencias de opinión, que "hicieron pedazos
al Partido", se hicieron cada vez más agudas hasta
que finalmente estallaron en un conflicto que casi
llevó al colapso, y que la revolución solo se salvó,
gracias a los esfuerzos del camarada Lenin que tuvo
el coraje de oponerse al Comité Central y que recibió
el apoyo del camarada Trotsky, quien, por así
decirlo, "anticipó" la idea fundamental de Lenin.

Este análisis apenas contiene nada que esté de


acuerdo con los hechos.

En primer lugar, el camarada Trotsky ignora


totalmente al Partido. No existe, su estado de ánimo
no se percibe, se ha desvanecido. Ahí solo se
encuentra el camarada Trotsky, Lenin es visible en la
distancia y vemos un Comité Central sin nombre, de
ingenio lento. La organización de Petrogrado, que
fue el verdadero organizador colectivo de la
insurrección de los trabajadores, está totalmente
ausente. Todo el tratamiento de la historia del
camarada Trotsky gira exclusivamente alrededor de
"los más altos pináculos" de la estructura del
Partido. Con respecto a toda la estructura del
Partido, buscamos en vano el rompecabezas
artísticamente pintado del camarada
Trotsky. “¿Dónde está el partido?” ¿Es permisible
que los marxistas escriban la historia de esta
manera? Esa es una caricatura del
marxismo. Escribir la historia de octubre y pasar por
alto el Partido significa pararse con los dos pies en
un punto de vista individualista, Desde el punto de
vista de los héroes y las masas. Tal punto de vista no
es adecuado para la educación de los miembros del
Partido. Pero también desde el punto de vista de un
análisis de las figuras principales, la crónica del
camarada Trotsky no puede ser aprobada, ya que
distorsiona los hechos. Veamos cómo el camarada
Trotsky describe el curso de los acontecimientos:

“Las decisiones de la Conferencia de abril le dieron


al Partido una actitud correcta. Las diferencias de
opinión de los líderes del Partido no fueron
liquidadas por ello. De lo contrario. En el curso de
los acontecimientos, adoptaron una forma más
concreta y llegaron a su punto más preciso en el
momento más decisivo de la revolución, en los días
de octubre ". (P. Xxxi).

Después de los días de julio:

“Aumentó la movilización de los elementos de


derecho del Partido. Su crítica se hizo más
decidida. (p. xxxii.)

Y finalmente antes de octubre:

“Un congreso extraordinario del partido resultó


ser innecesario. La presión de Lenin aseguró el giro
necesario a la izquierda de las fuerzas, tanto en el
Comité Central como en la fracción parlamentaria ".
(P. Xxxvi.)
Todo esto es extremadamente "incorrecto". Ya que
en el momento del Sexto Congreso del Partido, se
había llevado a cabo una completa consolidación
ideológica del Partido. El Comité Central elegido en
el Sexto Congreso del Partido estuvo
incondicionalmente en la plataforma de la
revuelta. Lenin ejerció una enorme influencia sobre
el Comité Central, ya que el mismo Lenin era un
miembro destacado de la CC, como todos
saben. Pero representar el asunto como si la mayoría
de los CC fueran, por así decirlo, casi en contra de la
revuelta, significa no conocer ni al Partido ni al
Comité Central, y significa pecar contra la
verdad. ¿No se decidió la revuelta el 10 de octubre
con una mayoría abrumadora del Comité
Central? La tremenda energía, la tremenda pasión
revolucionaria, Sin embargo, el ingenioso análisis de
los eventos y el poderoso poder magnético del
camarada Lenin dieron un firme sello a la opinión de
la abrumadora mayoría de la CC. El camarada
Trotsky quiere, a toda costa, separar a Lenin de la
CC, para oponerse entre sí y para desgarrar la banda
indivisible que en realidad no se aflojó por un
momento. La historia no debe ser distorsionada de
esta manera. Si no fuera así, si lo que escribe el
camarada Trotsky fuera correcto, sería bastante
ininteligible, (1) Por qué el Partido no se dividió para
el conflicto; (2) cómo pudo triunfar; (3) cómo el
conflicto (la renuncia de algunos de los principales
miembros de la CC) podría ser liquidado en unos
pocos días por el regreso de estos compañeros a sus
puestos. Este "milagro" (un milagro desde el punto
de vista de los supuestos del camarada Trotsky)
como se conoce, Se logró, y sin mucha dificultad. Es
cierto que uno puede insinuar aquí que después de la
victoria hay muchos que están preparados para
unirse a los vencedores, ya que uno se “juzga” contra
los vencedores.

Pero no debe olvidarse que la victoria en


Petrogrado y en Moscú fue simplemente el comienzo
de la lucha, el comienzo de enormes dificultades, que
quedó perfectamente claro para todos los miembros
del Partido. Estas consideraciones no ayudan de
ninguna manera a explicar lo que se debe explicar.

Todo esto, sin embargo, se vuelve perfectamente


comprensible si no consideramos los eventos desde
un punto de vista tan egocéntrico como lo hace el
camarada Trotsky. En este caso obtenemos la
siguiente imagen. De abril a octubre desaparecen
gradualmente los restos de vacilación en el
Partido; en octubre se han reducido al mínimo; El
Partido está procediendo con rangos firmes en la
lucha. Arriba quedan algunos compañeros que no
están de acuerdo con la línea general del
Partido. Pero precisamente porque el Partido (que
no es poca cosa, el camarada Trotsky) estaba unido,
precisamente porque la mayoría abrumadora de la
CC fue con Lenin, estos compañeros también fueron
llevados por la corriente general del Partido y la
clase, y regresaron de inmediato a sus
publicaciones. Han sido mucho más "probados" que
simplemente a través de los días de octubre.

III
Guerra, devolución y el punto de vista del camarada
Trotsky

La "Crónica" del camarada Trotsky, así como sus


anotaciones a la misma, no solo describen
incorrectamente las relaciones dentro del Partido,
sino también la preparación de los "bolchevising" del
mismo camarada Trotsky. (Aquí solo nos interesa su
actitud política). Aprendemos de las anotaciones del
libro del camarada Trotsky, por ejemplo, que en los
artículos escritos por LD Trotsky en Estados Unidos
también se anticiparon completamente (!) Las
tácticas políticas posteriores del revolucionario
Socialdemócratas. Las conclusiones fundamentales
de estos artículos concuerdan en casi todos los
detalles (!) Con las perspectivas políticas, que el
camarada Lenin desarrolló en sus famosas "Cartas
desde lejos" (p. 370).

Aprendemos aquí que en el "curso del tiempo las


diferencias de opinión entre el punto de vista
de Nashe Slovo [2] y Lenin se hicieron
continuamente menores". (P. 377.) Por otra parte,
aprendemos una cantidad enorme de detalles con
respecto al Errores del Pravda , de un número de
Bolsheviki, etc.

Pero después de leer el libro, estamos poco


informados sobre en qué consistían estas diferencias
de opinión, que crecían cada vez menos. Y estamos
decididamente engañados si consideramos correcto
que el camarada Trotsky ya había anticipado la
política leninista, como lo declaró ese terrible
ocupante, el camarada Lenzner, a quien se le
encomendó la lectura del libro y la adición de las
notas. (Lenin no sabía que él, según el camarada
Trotsky, había cometido un plagio). La cuestión de la
actitud durante la guerra, sin embargo, da la clave
para una serie de otras preguntas y nos lleva al
laboratorio donde se dibujaron los lemas. Hasta
ahora, que pronto jugarían un papel tan
extraordinariamente importante, podría decirse,
como un personaje histórico mundial.

Intentaremos recordar varias cosas al respecto.

1. "Paz" o "Guerra Civil". Esta es la primera


diferencia de opinión, una que involucra una
considerable medida de principio, ya que
precisamente aquí se puede ver, quién y cómo ha
anticipado los eventos, así como las tácticas, de la
socialdemocracia revolucionaria. El eslogan de la
guerra civil que fue emitido por Lenin y el
bolchevique CC justo al comienzo de la guerra era un
eslogan bolchevique especial, un eslogan, que
trazaba una línea de demarcación entre verdaderos
revolucionarios y, no solo todos los matices de los
chovinistas, sino también de los internacionalistas
de un color "humanitario" pequeño burgués,
pacifista, que buscaban acercarse a los elementos
centristas. Solo al plantearse sin rodeos la cuestión
de la guerra civil, se creó la posibilidad de
seleccionar al cuadro de los revolucionarios que
luego formaron el núcleo del Partido Comunista.

El camarada Trotsky se opuso decididamente a


este eslogan, que consideraba como un eslogan
estrecho, inadecuado para la propaganda de
masas. ¿Es acaso eso una "anticipación" del punto de
vista leninista?

2. El derrotismo y la lucha contra él. El segundo


criterio distintivo de la actitud bolchevique fue el
eslogan de que los socialdemócratas revolucionarios
(ahora diríamos que los comunistas deben, en la
guerra imperialista, antes de que todos deseen la
derrota de su propio gobierno. El camarada Trotsky
caracterizó esta actitud como un nacionalismo
invertido. o nacionalismo con un signo menos.
Ahora, sin embargo, el significado profundo de esta
actitud leninista, cuyas raíces forman la fuente
principal de la idea bolchevique, ahora está
perfectamente claro. Sí, la fuente principal. Solo se
necesita leer, por ejemplo, la polémica
recientemente publicada entre Lenin y Plechanov
sobre el proyecto de programa del Partido Laborista
Socialdemócrata Ruso (Obra Colectiva de Lenin, No.
2) para percibir esto. En esta polémica con
Plechanov, Lenin encuentra fallas en el borrador de
Plechanov porque se trata de un libro de texto y no
de una declaración de guerra; Allí leemos sobre el
capitalismo en general, mientras que exigimos la
guerra contra el capitalismo ruso, es decir, la esencia
de esta polémica por parte de Lenin. ¿Por qué Lenin
insistió en esto? Precisamente porque era un
luchador y no un descargo de responsabilidad. El
eslogan de la derrota del propio gobierno era una
declaración de guerra en todas las formas de
pacifismo, incluso cuando estaba oculto bajo el lecho
de plumas de frases nobles, en todos los que
defendían la defensa de la patria, incluso cuando
estaba oculto bajo La máscara más inteligente. Esta
fue la ruptura más decidida. Una verdadera ruptura
de todas las conexiones con el propio estado
burgués. Fue precisamente esa actitud. Lo que
determinó en realidad, en la práctica real, el punto
de vista internacional del bolchevismo.

3. Unidad con la fracción menchevista de


Tcheidse. Incluso durante la guerra, el camarada
Trotsky aún abogaba por la unidad con elementos
como la fracción Tcheidse, y no tuvo el valor de
declarar una ruptura organizativa definida, lo cual
era el preliminar necesario para una política
correcta. No fue sin razón que Lenin temía mucho
que muchos camaradas serían engañados por el
trotskismo. Es interesante observar que Trotsky,
incluso en mayo de 1917, no percibió sus errores
anteriores. Así lo leemos en la página. 380 del libro
en cuestión:

“El 7 de mayo de 1917, se inauguró la conferencia


de la ciudad de los socialdemócratas unidos
(bolcheviques e internacionalistas). La Conferencia
saludó al camarada Trotsky, quien estuvo presente
como invitado. En respuesta a este saludo, el
camarada Trotsky declaró que para él, que siempre
defendió la unidad de las fuerzas
socialdemócratas (cursiva por el Pravda ), la unidad
no es un fin en sí misma, que esta fórmula debe
tener un contenido revolucionario, etc. ”(P. 380). [3]

De esto queda perfectamente claro que el


camarada Trotsky no solo no condena su lucha por
la unidad del. los liquidadores, pero cometen este
tremendo error fatal casi la base, por así decirlo, de
la unidad con los bolcheviques, esta vez,
afortunadamente, están preparados para dar a la
fórmula un contenido revolucionario.

Desafortunadamente, la misma estimación


errónea de sus propios errores en la pregunta
organizativa también se observa en la actualidad, fue
revelada claramente por el camarada Trotsky en la
discusión del año pasado. El camarada Trotsky se
justifica con respecto a las acusaciones de "algunos
de los sextos pensadores del tipo del camarada
Ssorin" a causa de su lucha contra el sectarismo
bolchista, por un método más que extraño.
“Mi objeción al artículo era que el siguiente
sectarismo todavía existe como herencia del
pasado. Pero para reducirlo, el 'Meshrajonzy' debe
cesar su existencia separada ”(p. 66).

El camarada Trotsky ya, por lo tanto, cuando


abogó por unirse con los bolcheviques, fue
condenado. El sectarismo bolchevique como una
mala herencia del pasado malvado.

¿Pero repudiamos esta herencia? No en lo más


mínimo, porque este llamado sectarismo era, de
hecho, el método de creación de nuestro Partido, que
es el principio básico organizativo del
bolchevismo. Y cuando el camarada Trotsky escribe
en la página 65 de su "prefacio" que ha reconocido
sus errores "de gran organización", y en la página 66
justifica la acusación de sectarismo dirigida contra el
bolchevismo prerrevolucionario, esto significa que
aún no ha dibujado toda la información.
Consecuencias y todas las enseñanzas de la historia
de nuestro partido. Sin embargo, no puede hacer
esto si considera que el cumpleaños del Partido es el
día de su unión con el "Meshraionzy" o incluso los
gloriosos días de octubre, en los que el camarada
Trotsky, no sin dolores de parto, nació como
bolchevique. .

4. Lucha contra la izquierda de


Zimmerwald. Finalmente, debe mencionarse la
actitud del camarada Trotsky a “escala mundial”. El
camarada Trotsky, que dirigió la lucha contra los
chovinistas, los patriotas sociai, etc., fue desdeñoso
hacia la izquierda de Zimmerwald. Los consideraba
igualmente sectarios, como un capricho bolchevique,
bastante inadaptado para las condiciones en el
extranjero. Ya en América, donde, como nos asegura
el camarada Lenzner, el camarada Trotsky anticipó
el último punto de vista del camarada Lenin, dirigió
una lucha activa contra la solidaridad con la
izquierda de Zimmerwald. Trotsky no pudo aprobar
esta "división" de los centristas de Zimmerwald. Los
compañeros a los que se les encomendó la edición de
"1917" no tuvieron ningún problema en iluminar
para el proletariado internacional esta parte de la
historia de nuestro Partido,

5. La concepción de la revolución “permanente”. El


camarada Trotsky, como se ha demostrado, no solo
"anticipó" el punto de vista posterior de Lenin, sino
que también demostró estar en lo cierto en uno de
los puntos más esenciales de nuestra teoría
revolucionaria y al mismo tiempo de nuestra
estrategia revolucionaria, y eso es, en La cuestión de
la revolución "permanente". El camarada Trotsky
escribe acerca de esto como sigue:

“Lenin, inmediatamente antes de 1905, expresó el


carácter único de la revolución rusa en la fórmula de
la dictadura democrática del proletariado y el
campesinado. Esta fórmula, como demostró el
desarrollo posterior, podría ser simplemente una
etapa importante de la dictadura socialista del
proletariado, apoyada por el campesinado "(p. Xvii.)

¿Cuál puede ser el significado de eso? En 1905


hubo una pelea entre los bolcheviques, quienes
emitieron el eslogan “dictadura del proletariado y el
campesinado”, por un lado, y el grupo Trotsky-
Parvus, cuyo eslogan era “Abajo con el zar y con un
laborista. ¡Gobierno! ”por otro lado y finalmente,
con los polacos, a la cabeza de los cuales estaba Rosa
Luxemburgo, quien emitió la fórmula:“ el
proletariado apoyado por el campesinado ”.

¿Qué punto de vista demostró ser correcto?

El camarada Trotsky evade dar una respuesta clara


y detallada a esta pregunta. Indirectamente, sin
embargo, encuentra confirmada la corrección de su
fórmula. La fórmula de Lenin podría "simplemente"
ser una etapa de la fórmula de Trotsky. Pero decir
que el punto de vista de Trotsky resultó ser correcto
es falso. Demostró ser incorrecto, y el desarrollo
posterior ha demostrado que es incorrecto. La
peculiaridad de la actitud del camarada Trotsky
consiste precisamente en el hecho de que deseaba
saltarse una etapa que no se podía omitir. (Olvidó un
poco, el campesinado.)

"No es suficiente ser un revolucionario y un


seguidor del socialismo o un comunista en general",
escribió el camarada Lenin. "Uno debe entender
cómo encontrar en todo momento el eslabón
particular en la cadena que debe agarrar con toda su
fuerza para mantener toda la cadena y preparar una
transición segura al siguiente eslabón" (Collected
Works, vol. 15 , p. 223.)

Es precisamente esto lo que el eslogan de


Conmrade Trotsky no dio. Él ha "desatendido" ese
vínculo especial de la cadena que debería haberse
agarrado con toda su fuerza, ha subestimado el papel
del campesinado y, por lo tanto, prácticamente se ha
aislado de los trabajadores.

"Lemas magníficos, llamativos, embriagadores,


que no tienen base, esa es la naturaleza de la frase
revolucionaria". (Lenin xv., P. 100.)
No se deduce del hecho de que, después de
muchos años, y después de que hayamos pasado una
cierta etapa, haya comenzado la revolución
socialista, el camarada Trotsky tenga razón. Tal
afirmación contradeciría los hechos y se basaría en
una comprensión errónea de la naturaleza de las
tácticas del bolchevismo, de su metodología política,
si se puede decir lo contrario, que une una marcha
persistente hacia el gran objetivo con un austero.
sobriedad, que rechaza todos los prejuicios y toda
superficialidad en su estimación de cada situación
concreta. Aquí, también el camarada Trotsky está
equivocado. Aquí también su libro engaña por
completo al lector. Sin mencionar el hecho de que el
camarada Trotsky llueve en silencio en cuanto a
cómo su frase "permanente" de extrema izquierda
estaba ligada a una política extremadamente
correcta y una amarga lucha contra el Partido
Bolchevique.

IV
Las lecciones de octubre y la Internacional comunista.

Uno de los fundamentos prácticos en los que se


basa el "Prefacio" de Trotsky es el esfuerzo, el
"Prefacio", en pocas palabras, para "disputar" la
política del ECCI. Se propone vengarse por la
discusión que perdió en 1923 y, por tanto, oponerse,
no solo a la línea del CC, sino también a la política de
la Comintern como un todo. Para este propósito, se
ha distorsionado el significado de las épocas más
importantes de la lucha de clases del proletariado en
Alemania y en Bulgaria. En esto, insinúa que los
errores de varios compañeros en 1917 causaron el
fracaso de los comunistas en Alemania y en Bulgaria
en 1923. La estructura de esta idea es muy simple
cuando eliminamos la cáscara de las palabras. XYZ
cometió un error en el octubre ruso, XYZ ahora
lidera la Internacional Comunista. La Comintern ha
perdido las batallas, a, b, c. De ello se deduce que
XYZ es responsable de esto, A medida que continúan
sus tradiciones del octubre ruso. Declaró
brevemente que es el significado del derrame largo.

El marco de este silogismo completamente ridículo


tiene un contenido concreto. Por lo tanto, es
necesario iluminar críticamente este contenido,
donde sobre la complicada construcción del
camarada Trotsky se derrumbará.

Punto 1. Bulgaria

El camarada Trotsky escribe:

“En el último año, tuvimos dos derrotas graves en


Bulgaria. Primero, el Partido, debido a
consideraciones doctrinales y fatalistas, perdió un
momento favorable extraordinario para la acción
revolucionaria (la revuelta de los campesinos
después del parche de Zankov). Luego, el Partido,
para subsanar sus errores, se lanzó a la revuelta de
septiembre sin haber preparado las condiciones
políticas y organizativas para ello ”(xii.)

Como el lector verá fácilmente, aquí se considera


que el motivo de la derrota es, primero, el fatalismo
menchevique y, en segundo lugar, el optimismo
ilimitado (sin preparación, etc.). Estas dos
características también se mencionan en la
caracterización de los tipos de oportunismo de
octubre. La conexión entre el octubre ruso y el actual
liderazgo de la Comintern está, por lo tanto,
completamente establecida.
Sin embargo, examinemos los hechos un poco más
de cerca. La primera derrota fue el resultado del
hecho de que el Partido Búlgaro había tratado con el
campesinado de manera incorrecta, y no sabía cómo
estimar su movimiento o el papel de la Liga de
Campesinos en su conjunto, o su
izquierda. Prefirieron adoptar el punto de vista,
“Abajo el rey, con un gobierno de los trabajadores”.
En el momento decisivo, cuando fue necesario tomar
el liderazgo en sus manos y alzarse en la cresta de
una poderosa ola de campesinos. , el Partido se
declaró neutral al afirmar que la lucha era entre el
pueblo y la burguesía rural, que no era asunto del
proletariado. Estas fueron las "consideraciones" del
PC de Bulgaria. Se han comprometido a escribir, y
ahora se pueden probar con documentos. Si
deseamos tener una analogía con nuestro octubre
(deberíamos, por cierto, sea más cauteloso con las
analogías, sería mucho más apto para tomar los días
de Kornilov (Kerensky-Stambulikik, Kornilov-
Zankov). Aquí, de acuerdo con la declaración del
mismo camarada Trotsky, se le dio demasiado apoyo
a Kerensky, y la distinción entre la lucha contra
Kornilov y la defensa de Kerensky no se vio
afectada. destacado. En Bulgaria, sin embargo, se
cometió exactamente lo contrario.

¿En qué se encuentran, por lo tanto, las "Lecciones


de octubre?"

Aparte de esto, los compañeros que actualmente


son miembros de la ECCI adoptaron durante los días
de Kornilov una actitud completamente correcta, y
toda la ECCI ejerció una crítica totalmente correcta
del PC de Bulgaria e instó a la teca.
La segunda derrota en Bulgaria es un hecho, y el
camarada Trotsky describe las condiciones bajo las
cuales tuvo lugar. ¿Sería tan bueno, camarada
Trotsky, decir, si en este caso apoya la vieja fórmula
de Plechanov durante el tiempo de la decadencia
menchevista, "uno no debería haber tomado las
armas?" ¿Fue necesario o no para los comunistas
búlgaros? para tomar las armas?

¿Si o no?

El camarada Trotsky no responde a esto. Según


nuestra opinión, era necesario tomar las armas, ya
que solo por este medio era posible mantener el
contacto con el campesinado que estaba entrando en
la lucha con la fuerza elemental. Pero no hubo
tiempo para la preparación. Esa es la verdadera
imagen de los acontecimientos. Las "Lecciones" del
camarada Trotsky no tienen nada que ver con esto.

Punto 2. Alemania

Aún más interesante es la cuestión de la derrota


del proletariado alemán en octubre del año pasado.

"Hemos visto allí en la segunda mitad del año


pasado una demostración clásica (en cursiva por
el Pravda ) del hecho de que se puede pasar por alto
una situación revolucionaria favorable
extraordinaria de importancia histórica mundial".
(Xii.)

Según la opinión del camarada Trotsky, por lo


tanto, el fracaso aquí consistió en el hecho de que se
perdió un momento "clásico". Era necesario a toda
costa asumir la lucha decisiva y la victoria habría
sido nuestra. Aquí el camarada Trotsky hace una
completa analogía con la revolución de octubre en
Rusia. Allí como aquí, fuimos empujados hacia
adelante. En Rusia, bajo la presión de Lenin,
decidimos actuar y salimos victoriosos: en Alemania,
sin la presión de Lenin, no se tomó ninguna decisión
y se perdió el momento adecuado. Ahora, sin
embargo, bajo la influencia de la revolución rusa de
octubre, se declara que las fuerzas para la lucha
decisiva no fueron suficientes. Ese es el significado
de los "eventos alemanes" según el camarada
Trotsky.

Pero aquí tenemos ante nosotros meras


esquematizaciones y abstracciones grises. El
camarada Trotsky explica cómo se habría escrito la
historia si los opositores a la revuelta hubieran sido
mayoría en el CC de Rusia: se habría dicho que las
fuerzas eran demasiado limitadas, que el enemigo
era terriblemente fuerte, etc.

Todo esto sólo es convincente a la vista; Sí, es


probable que la historia hubiera sido escrita de esta
manera. Pero eso no es de ninguna manera una
prueba de que las fuerzas de la revolución alemana
en octubre de 1923 no fueron sobreestimadas.

Es falso decir que el momento fue


"clásico". Porque los socialdemócratas demostraron
ser mucho más fuertes de lo que pensábamos. Una
analogía con el octubre ruso está bastante fuera de
lugar aquí. En Alemania no había soldados armados
que estuvieran para la revolución. No pudimos
emitir el eslogan de la paz. No hubo movimiento
agrario campesino. No hubo tal fiesta como la
nuestra. Pero, aparte de todo esto, demostró que la
socialdemocracia aún no ha sobrevivido a sí
misma. Estos hechos concretos debían, por tanto,
ser tratados. En el momento de los acontecimientos
decisivos, el ECCI se declaró a favor de la política de
octubre. Ahora, debido a las condiciones objetivas,
esto sufrió una derrota, y como, gracias a los líderes
correctos, esta derrota fue "más grande de lo
necesario", camarada Trotsky. quien, de hecho,
siempre ha apoyado el ala oportunista derecha que
se inclina a la capitulación y se opone a la izquierda,
ahora da una base teórica "profunda" de su
concepción, y de ese modo lanza un golpe contra los
círculos principales de la Comintern. Estas lecciones
no deben extraerse del ruso ni del octubre alemán.

También es bastante inadmisible aferrarse a


muchos errores a los que el camarada Trotsky
todavía se aferra.

Una de las lecciones (las lecciones reales) del


octubre alemán es que antes de esto es necesaria la
movilización de mayor alcance de las masas. Este
trabajo ha sido muy descuidado. En Hamburgo, por
ejemplo, durante la revuelta no hubo consejos de
trabajadores y nuestra organización del Partido no
fue capaz de atraer a los diez mil huelguistas a la
lucha. En toda Alemania no hubo soviets; de acuerdo
con la opinión del camarada Trotsky que era
correcta, ya que los soviets fueron sustituidos por los
consejos de fábrica. De hecho, estos consejos de
fábricas no podrían reemplazar a los soviets, ya que
no incluían a toda la población, incluidos los más
atrasados e indiferentes, como lo hacen los soviets
en el momento crítico y tenso de la lucha de clases.

El libro del camarada Trotsky pide un estudio de


octubre. Este eslogan no contiene nada nuevo. Es
apropiado tanto para los miembros de nuestro
Partido como para nuestros compañeros
extranjeros. El libro del camarada Trotsky, o para
ser más correcto, su prefacio, pretende ser una guía
en este estudio. A esto debemos decir, de la manera
más definida; No puede cumplir este rol. Sin
embargo, engañará a los compañeros, quienes,
detrás del estilo fino exterior, no observarán la
completa falta de proporción, la distorsión de la
verdadera historia del Partido. Eso no es un espejo
del Partido, sino una caricatura.

La publicación de esta "caricatura" no es de


ninguna manera un evento casual. Después de lo que
hemos dicho anteriormente, no es difícil percibir a
qué conducen los elusiones indicadas por el
camarada Trotsky.

De hecho, si, como lo dice falsamente el camarada


Trotsky, en octubre de 1917, algo correcto podría
llevarse a cabo solo contra el CC, ¿no es posible que
tal situación vuelva a surgir? ¿Qué garantía hay de
que el liderazgo sea el correcto? ¿Y si es correcto en
la actualidad? La única "prueba" es octubre de 1917.
¿Se puede confiar en aquellos que no han superado
esta prueba? ¿Y no sufrió la Comintern una derrota
en Bulgaria y en Alemania como consecuencia de
estos líderes? ¿No es necesario estudiar octubre de
tal manera que solo estos problemas sean
investigados más de cerca?

Esa es la esencia de esos problemas que el


camarada Trotsky, después del fracaso de su ataque
frontal el año pasado, llama la atención de sus
lectores. Sin embargo, el camarada Trotsky puede
estar bastante convencido de que el Partido
entenderá cómo juzgar correctamente y en su debido
momento este trabajo silencioso que socava. El
partido quiere trabajo y no hay discusión fresca. El
partido desea la verdadera unidad bolchevique.

Notas
1. Es necesario a este respecto referirse a ciertos
hechos. A pesar de las diferencias de opinión,
Kamenev, a propuesta de Lenin, fue elegido en la
Conferencia de abril del Comité Central del Partido,
y en el momento de la insurrección, en nombre del
Comité Central, asumió la presidencia en la Segunda
Congreso soviético. Ya en noviembre de 1917,
Zinoviev, cuyos desacuerdos con el Comité Central
solo duraron unos días, en nombre del Comité
Central del Partido entregó un informe al Comité
Ejecutivo Central de toda Rusia que aboga por la
disolución de la Asamblea Constituyente. En la
Séptima Conferencia del Partido (a principios de
marzo de 1918), Zinoviev, en nombre del Comité
Central, habló sobre la política de Lenin contra
Trotsky y las "Lefts". "De esto se puede ver que todo
el Partido consideraba los errores de octubre de
estos camaradas como nada más que una diferencia
de opinión temporal. Por el contrario, les
encomendaron tareas de la mayor importancia, a
pesar de que por un momento no aprobaron los
errores de estos compañeros.
2. "Nuestra Palabra", en un momento el órgano de
Trotsky. — Ed.

3. Esto se refiere al llamado "Meshrajonzy", que


coexistía con los bolcheviques y en este momento
representaba la unidad con la "izquierda"
Merisheviki. Después de los días de julio, junto con
el camarada Trotsky, se unieron al Partido
Bolchevique.

Gregory zinoviev

El bolchevismo o el
trotskismo
Donde la linea del trotskismo
esta liderando

Fuente: The Errors of Trotskyism , mayo de 1925


Editor: Partido Comunista de Gran Bretaña
Transcripción / marcado HTML: Brian Reid
Dominio público: Marxists Internet Archive
(2007). Puede copiar, distribuir, mostrar y realizar
este trabajo libremente; Así como realizar trabajos
derivados y comerciales. Por favor, acredite a
"Marxist Internet Archive" como su fuente.
I
Algunos hechos relacionados con Brest y la Primera
Conferencia de la fiesta después de octubre

Las diferencias de opinión en octubre y mi error en ese momento

Para reemplazar el leninismo por el trotskismo, esa es la


tarea que el camarada Trotsky se ha propuesto realizar. A
este respecto ya lo había hecho en 1922, en su libro
"1905", trató de "lograr algo por alusiones". Mientras el
camarada Lenin sostuviera los hilos en sus manos, el
camarada Trotsky decidió no emprender un ataque
directo. El camarada Trotsky ahora obviamente ha
decidido que "el momento ha llegado". De acuerdo con
todas las reglas de estrategia, antes de que uno asesta el
golpe decisivo, uno debe prepararse para el fuego de
artillería. El ataque al llamado ala derecha del
bolchevismo está pensado como una cortina de humo,
particularmente en relación con los fracasos de octubre
del escritor de estas líneas.

Es un hecho real que a principios de noviembre de 1917


cometí un gran error. Este error fue admitido libremente
por mí y se solucionó en unos pocos días. Como, sin
embargo, estos días no fueron días ordinarios, sino muy
fatídicos, ya que este fue un momento de extrema tensión,
el error fue sumamente peligroso.

En cualquier caso, no minimizaré el alcance de este


error.

Fue precisamente debido a la extraordinaria tensión de


estos tiempos que Vladimir Ilyitch se opuso tan
enérgicamente a nuestro error. Todas estas medidas
punitivas extremadamente dracónicas que él propuso en
ese momento contra nosotros, todas las castigos
apasionadas que infligió, fueron, por supuesto,
completamente justificadas. En el tiempo más breve
después de estos eventos, algunas semanas después, al
comienzo de las disputas sobre la Paz de Brest, Vladimir
Ilyitch, como lo saben todos los CC y todos los círculos
principales del Partido, consideraron estas diferencias de
opinión como completamente liquidadas.

En su discurso sobre "El trotskismo o el leninismo", el


camarada Stalin señala acertadamente que en el período
de septiembre a octubre, como resultado de varias
circunstancias, la revolución se esforzó por llevar a cabo
todos los pasos para defender la forma de defensa. Esto
debía entenderse después de todo el shilly-shallying
relacionado con el período Kornilov. Yo, que en ese
momento vivía ilegalmente, fui víctima de mi fracaso
precisamente por esta peculiaridad de esa fase de octubre.

Cuando el camarada Lenin volvió a nuestro error, tres


años después de haberlo cometido, escribió lo siguiente:

“Inmediatamente antes de la revolución de octubre, y


poco después, varios comunistas excelentes en Rusia
cometieron errores, de los cuales a uno no le gusta que se
le recuerde. Por qué no? Porque no es correcto, excepto
en una ocasión especial, referirse a tales errores, que han
sido completamente resueltos. Mostraron vacilaciones en
el período en cuestión porque temían que los
bolcheviques se aislaran y se arriesgaran demasiado a
mantenerse al margen de una cierta sección de los
mencheviques y de los revolucionarios sociales. El
conflicto llegó tan lejos que los compañeros en cuestión,
como manifestación, renunciaron a todos los cargos
responsables, tanto en el Partido como en el Soviético,
ante la mayor alegría de los enemigos de la revolución
social. El asunto llevó a la polémica más amarga de la
prensa por parte de la CC. de nuestro partido contra los
que habían renunciado. Y después de algunas semanas,
como mucho después de algunos meses, todos estos
camaradas percibieron sus errores y regresaron a sus
puestos de responsabilidad en el Partido y en los Soviets
".[1]

El camarada Lenin no hace referencia alguna a un ala


"derecha".

Por mi parte, me esforcé más de una vez antes del


Partido y antes de todo el Comintern, para lidiar con mi
error. Lo mencioné, por ejemplo, en la inauguración del
Cuarto Congreso Mundial de la Comintern, que tuvo
lugar en el quinto aniversario de octubre, como sigue:

“Permítame decir una palabra con respecto a un asunto


personal. Me parece que, especialmente ahora en el
quinto aniversario de la Revolución, me han pedido que
diga lo que voy a decir. Ustedes saben, compañeros, que
hace cinco años, yo, junto con otros compañeros,
cometimos un gran error, que, según creo, fue el mayor
error que he cometido en mi vida. En ese momento no
pude estimar correctamente toda la naturaleza
contrarrevolucionaria de los mencheviques. Ahí radica la
naturaleza de nuestro error antes de octubre de 1917. A
pesar de que habíamos luchado contra los mencheviques
durante más de diez años, sin embargo, yo, al igual que
muchos otros compañeros, no pudimos en el momento
decisivo deshacernos de la idea de que los mencheviques
y SR, aunque eran solo la fracción correcta y el ala
derecha, formaron una parte de la clase trabajadora. De
hecho, fueron y son la 'izquierda' extremadamente hábil,
flexible y, por lo tanto, especialmente peligrosa como ala
de la burguesía internacional. Por lo tanto, camaradas,
creo que es nuestro deber recordarles a todos nuestros
compañeros. . . .etc ".

Hablé de nuestro error en el libro más difundido de mi


pluma, en la "Historia del PCR" y en numerosas
ocasiones anteriores.

Considerar al escritor de estas líneas como


perteneciente al "ala derecha" del Bolsheviki, es
simplemente absurdo. Todo el Partido Bolchevique es
consciente de que yo, trabajando de la mano con el
camarada Lenin durante casi 20 años, ni una sola vez tuve
una diferencia de opinión con él, excepto en el caso
mencionado. La época de los años 1914-1917, desde el
comienzo de la guerra imperialista hasta el comienzo de
la revolución proletaria en nuestro país, no fue una época
sin importancia. Precisamente en estos años tuvieron
lugar los reagrupamientos decisivos en el campo del
movimiento obrero internacional. Los libros "Socialismo
y guerra" (1915) y "Contra la corriente" son un testimonio
suficiente de que durante ese tiempo no me presenté de
ninguna manera como representante de un ala derecha del
bolchevismo.

En la Conferencia de abril de 1917, cuya importancia


tergiversa el camarada Trotsky, no tuve la menor
diferencia de opinión con el camarada Lenin. En la
disputa entre el camarada Trotsky por un lado y los
camaradas Kamenev, Nogin y Rykov por el otro, yo
estaba completamente del lado del camarada Lenin, como
se podría ver en varios de mis informes y discursos en la
Conferencia de abril. . Toda la disputa se limitó
naturalmente dentro de los límites del bolchevismo, como
lo consideraron el camarada Lenin y el Partido, y solo
bajo la pluma del camarada Trotsky asume la forma de
una lucha de "derecha" contra el Partido.
No hubo la menor diferencia de opinión entre mí y el
camarada Lenin durante y después de los días de
julio. Tuvimos la oportunidad de probar esto en nuestro
tiempo libre durante el transcurso de varias semanas
mientras viví con Vladimir Ilyitch escondido. Noté la
primera diferencia de opinión a principios de octubre,
después de la liquidación del período Kornilov, después
del artículo del camarada Lenin "En compromisos" (en
este artículo, Lenin propuso, bajo ciertas condiciones, un
acuerdo con los mencheviques y el SR). Mi error
consistió en el hecho de que intenté continuar la línea del
artículo "En compromisos" algunos días después. En total
solo unos pocos días, pero los días en ese momento
contaron como meses.

En la famosa sesión del Comité Central del 10 de


octubre, en la que se decidió la revuelta, y en la que por
primera vez las diferencias de opinión con respecto al
tiempo que se fijará para la revuelta, y para juzgar las
perspectivas en el Asamblea Constitucional, surgió entre
Kamenev y yo por un lado, y el resto de los miembros del
CC por el otro lado, se creó el primer Buró político del
CC para el liderazgo de la revuelta. Los siete compañeros
siguientes fueron elegidos para este Politbureau: Lenin,
Zinoviev, Kamenev, Trotsky, Stalin, Sokolnikov y
Bubnov. En la no tan importante reunión conjunta del
Comité Central y varios funcionarios de Petrogrado el 16
de octubre, después de los debates entre el camarada
Lenin y nosotros mismos, se emitieron 19 votos para la
moción del camarada Lenin en su forma final; 2 votos en
contra y 4 neutrales; mientras que mi moción fue
presentada por el camarada Volodarsky como una
enmienda a la moción del camarada Lenin. Mi enmienda
decía que "en los próximos cinco días antes de conocer a
nuestros compañeros y antes de la discusión, no debemos
organizar ninguna revuelta". Mi moción por escrito, que
se sometió a votación en esta reunión, decía: "Sin
posponer las medidas para la investigación y preparación"
, se decidirá que no se permita ninguna acción antes de
consultar con la sección bolchevique del Congreso
soviético ".

Fue en este momento que el camarada Lenin escribió


sus famosos artículos contra nosotros. Continué
trabajando diligentemente para el Pravda . Cuando
finalmente se decidió la acción, para silenciar los rumores
exagerados que habían aparecido en la prensa sobre
nuestras diferencias, escribí una breve carta al editor que
fue publicada por el órgano central con un comentario del
editor de que la disputa había terminado. y que en lo
esencial éramos y seguíamos siendo de una sola
mente. ( Pravda , 21 de noviembre de 1917.)

El artículo principal sin firmar que apareció en nuestro


órgano central Rabotshi Putj (El Camino de los
Trabajadores), que apareció en lugar de Pravda el día de
la revuelta, el 25 de octubre, fue escrito por mí. El
segundo artículo fue escrito también por mí y firmado por
mí. En este último artículo leemos:

“Es una gran tarea que enfrenta el segundo Congreso


soviético. Los acontecimientos de la historia se siguen
con una velocidad sin aliento. Se acerca la hora final. La
menor vacilación adicional trae el peligro de un colapso
inmediato. . . .

“Las últimas esperanzas de una solución pacífica de la


crisis han pasado. Las últimas esperanzas pacíficas que,
debo confesar, hasta los últimos días fueron apreciadas
por el escritor de estas líneas, han sido disipadas por los
hechos.
" Todo el poder a los soviéticos . Aquí es donde todo se
concentra en el presente momento histórico".

En el número de nuestro órgano central Rabotshi


Putj que apareció el 26 de octubre, se publicó un breve
informe de mi primer discurso después del período de
ilegalidad en la sesión del Soviet de Petrogrado del 25 de
octubre, el día de la revuelta. Aquí leemos lo siguiente:

El discurso de Zinoviev

“Compañeros, ahora estamos en el período de


revuelta. Sin embargo, creo que no puede existir ninguna
duda con respecto al resultado de la revuelta: ¡seremos
victoriosos!

“Estoy convencido de que la gran parte del


campesinado vendrá a nuestro lado tan pronto como
conozcan nuestras propuestas con respecto a la cuestión
de la tierra.

“Viva la revolución social que comienza. ¡Viva la clase


obrera de Petrogrado que logrará la victoria final!

“Hoy hemos pagado nuestra deuda al proletariado


internacional y hemos dado un golpe terrible a la guerra,
un golpe al seno de todos los imperialistas, el mayor
golpe al pecho del verdugo Wilhelm.

"Abajo la guerra: ¡Viva la paz internacional!"

Las diferencias agudas surgieron en nuestro círculo


nuevamente en los primeros días de noviembre (según el
calendario anterior) en el momento en que la SR derecha
y Mensheviki ya estaban destrozadas y cuando era la
cuestión de si no tendríamos éxito en traer la SR izquierda
y la La mejor sección de los mencheviques al lado del
poder soviético. En estos días tuve que participar con
otros compañeros en las famosas negociaciones con la
organización de los ferroviarios que entonces
existía. Estas negociaciones llevaron a un acuerdo
completo del CC de nuestro partido con el entonces
Comité Ejecutivo Central de los Consejos de Trabajadores
y Campesinos. Estas diferencias duraron en realidad de
dos a tres días, pero durante este tiempo se calentaron
mucho.

El 2 de noviembre de 1917, el CC de nuestro Partido,


en presencia del camarada Lenin, aprobó una resolución
que, entre otras cosas, afirmaba:

"El CC confirma que, sin haber excluido a nadie del


Segundo Congreso Soviético, incluso ahora está
completamente preparado para observar el regreso de los
miembros soviéticos que han renunciado (como se sabe,
el SR correcto y los Mensheviki se retiraron del Segundo
Congreso Soviético) y para reconocer la coalición con
aquellos que se han retirado de los soviéticos, que, por lo
tanto, las afirmaciones de que los bolcheviques no
compartirán el poder con nadie están absolutamente
desprovistos de todo fundamento ".

“El CC confirma que el día de la formación del


gobierno actual, unas horas antes de su formación, invitó
a su sesión a tres representantes de la izquierda SR y los
invitó formalmente a participar en el gobierno. El rechazo
de la SR de la izquierda, aunque se limitó a un cierto
tiempo y está sujeto a ciertas condiciones, les impone
toda la responsabilidad de que no se llegue a un acuerdo
". - ( Pravda , No. 180 v. 4/17 de noviembre , 1917.)

Este párrafo de la resolución, que sin duda fue escrito


por el camarada Lenin, debe ser anotado especialmente
por el lector para comprender mejor lo que sigue:
En el Pravda (el órgano central de nuestro Partido fue
el 30 de octubre, llamado nuevamente Pravda ) leímos en
el número 180 del 4 de noviembre, el siguiente extracto
de mi discurso que presenté en la sesión del Comité
Ejecutivo Central de El SR, y de los socialdemócratas el 2
de noviembre de 1917:

"En nombre del CC del Partido Laborista


Socialdemócrata Ruso (en ese momento nuestro Partido
aún no era un Partido Comunista), declaro que los
compañeros de la RS (era la cuestión de la SR de la
izquierda a quien el CC del Nuestro Partido, con el
camarada Lenin a la cabeza, intentó en ese momento
inducir a participar en el primer gobierno soviético) no
debería haber comenzado a criticarnos a los bolcheviques
mientras ocurrían eventos en las calles de Moscú sobre
los cuales nuestros delegados de Moscú han informado
-día. (En este momento, la lucha por el poder soviético
continuaba en Moscú). En esta ocasión recordamos a los
compañeros de la RS que antes de publicar la
composición de nuestro gobierno, les pedimos que
participen en el gobierno, pero Declararon que tomarían
parte en el trabajo del gobierno.

En la sesión del Soviet de Petrogrado del 3 de


noviembre de 1917, el escritor declaró:

"Camaradas. Entre nosotros, camaradas del Ejército


Rojo, soldados y marineros, que en pocas horas se
apresurarán a ayudar a nuestros camaradas y hermanos de
Moscú. (Aplausos en voz alta y prolongados.) Hace dos
días, el comité militar revolucionario deseó enviar ayuda,
pero se encontró con obstáculos precisamente de aquellos
sectores en los que se podía. Solo hemos esperado
soporte. Hablo aquí de algunos círculos importantes de
la. Los líderes de los empleados ferroviarios, que en estas
horas tan fatales para la revolución han adoptado una
actitud "neutral". Sin embargo, en estas terribles horas,
uno no puede ser "ni caliente ni frío". No deseo hablar
demasiado, pero ustedes lo comprenderán, camaradas,
cómo el futuro juzgará estos hechos.

“Recientemente, un transporte de tropas a Moscú fue


detenido. Cuando se les preguntó a los líderes del
sindicato de trabajadores ferroviarios cómo podían actuar
de esta manera, respondieron: También hemos detenido
los transportes desde el otro lado.

"Debemos apelar a las secciones inferiores de los


ferroviarios y explicarles qué significa" neutralidad "en
las condiciones actuales. No dudo que el 99 por
ciento. De las secciones más bajas del ferrocarril, los
empleados y los trabajadores estarán del lado de los
soldados y trabajadores que luchan. Un número entero de
comités centrales están sentados en la
cerca. Lamentablemente, entre estos se encuentra el
comité central de los trabajadores ferroviarios. Nadie
podría haber previsto que el principal órgano de los
trabajadores ferroviarios preservaría la "neutralidad"
mientras los trabajadores y los soldados luchaban en las
barricadas. Este estado de cosas debe ser terminado. El
proletariado ferroviario debe permanecer como un solo
hombre al lado de los trabajadores y soldados que luchan,
deben ayudarles a romper la resistencia de la burguesía y
de los terratenientes. . . .

“Saludos a los compañeros que se apresuran a ayudar a


los revolucionarios en Moscú (aplausos largos y
tormentosos). Ahora estamos devolviendo a Moscú lo que
dio a la revolución en 1905. En ese momento, el
proletariado de Moscú comenzó la revuelta y dio el
primer golpe contra el despotismo. Nos alegra que ahora
podamos ayudar, que ahora tengamos la posibilidad de
lanzar nuestras tropas victoriosas en el frente de Moscú.

"Larga vida a los compañeros que se dirigen a Moscú,


toda Rusia los está observando".

En la tarde del 3 de noviembre y en la mañana del 4,


nuestras negociaciones con el SR de izquierda y con esa
conferencia que invitó a los líderes. Del sindicato de
trabajadores del ferrocarril, llegó a la etapa más
crítica. En este momento, cometimos los mayores
errores. La famosa declaración de algunos camaradas,
entre ellos yo mismo, en el CC del Bolsheviki y en el
Consejo de Comisarios del Pueblo (respecto a la renuncia
de nuestros cargos responsables debido a la obstinación
de nuestro CC) se firmó el 4 de noviembre de 1917, y el 7
de noviembre de 1917 mi "Carta a los camaradas" se
publicó en el Pravda (No. 183). En esta carta dijimos:
(cito la parte más importante):

"El Comité Central del Congreso Soviético de toda


Rusia colocó en primer plano un plan de acuerdo
definitivo (la resolución del 3 de noviembre), con el que
estoy totalmente de acuerdo, ya que exige el
reconocimiento inmediato de los decretos relativos a la
tierra, la paz, el trabajo". El control, y el reconocimiento
del poder soviético.

“En respuesta a la resolución de la CCA, los


mencheviques presentaron una serie de condiciones
previas. La CCA, ya que no quería poner ninguna
dificultad en la forma en que adoptó una resolución
propuesta por nosotros, que eliminó los obstáculos en el
camino de estas negociaciones.

“A pesar de esto, la otra parte no haría concesiones a la


CCA. Las condiciones presentadas por este último fueron
rechazadas por los mencheviques y la RS. El intento de
llegar a un acuerdo se llevó a cabo sistemáticamente a
pesar de todos los obstáculos; condujo, sin embargo, a
ningún resultado. Ahora es evidente que los menheviki y
la RS no querían un entendimiento y solo buscaban un
pretexto para destruirlo.

“Ahora, todos los trabajadores y soldados sabrán quién


es responsable de la destrucción del acuerdo. Ahora, estoy
convencido, también el SR de la izquierda echará la culpa
por la destrucción del entendimiento sobre los
Mensheviki y nuestro gobierno.

"En el estado actual de asuntos, me adhiero a la


propuesta de los compañeros y retiro mi declaración sobre
la renuncia del CC.

“Hago un llamamiento a mis camaradas


inmediatos. Compañeros, hicimos un gran sacrificio
cuando levantamos abiertamente una protesta contra la
mayoría de nuestros CC y exigimos el acuerdo. Este
acuerdo, sin embargo, fue rechazado por el otro
lado. Vivimos en un tiempo serio, responsable. Es nuestro
deber advertir al Partido de los errores. Pero seguimos
con el Partido, preferimos cometer errores junto con los
millones de trabajadores y soldados y morir con ellos que
apartarnos de ellos en este momento histórico decisivo.

"No habrá ni habrá división en nuestro Partido".

Desde el 8 de noviembre, participé como antes en el


trabajo de nuestro CC El 9 de noviembre, hablé en su
nombre en el Congreso de Campesinos de toda Rusia, y el
10 de noviembre en la sesión del Soviet de
Petrogrado. Aquí dije que reconoceríamos a la Asamblea
Constituyente, "si la Asamblea Constituyente expresara la
voluntad real de los trabajadores, soldados y campesinos".
Naturalmente, ahora, después de siete años, parece
monstruoso para todos los miembros de nuestro Partido
cómo uno podría engañarse a sí mismo con respecto a las
fuerzas reales de los líderes de los ferroviarios y los
presuntos internacionalistas del campo de la República de
Rusia y Mensheviki agrupados alrededor de los líderes
ferroviarios . Por supuesto, para comprender la situación,
uno debe colocarse en la posición que se obtiene en ese
momento. No fue hasta seis meses después de la revuelta
de octubre que se hizo evidente que la izquierda SR
también se había convertido en una fuerza
contrarrevolucionaria. Sin embargo, en octubre de 1917,
fueron invitados expresamente por el camarada Lenin y
nuestro CC para participar en nuestro primer gobierno
soviético, ya que se conectaron con una gran parte de los
campesinos y con una parte de los trabajadores. De hecho,
incluso las negociaciones con los líderes del sindicato de
ferroviarios fueron,

El resultado de la exposición de los mencheviques y de


la RS con motivo de la Conferencia de trabajadores
ferroviarios fue que la SR de la izquierda, a la que el
camarada Lenin había llamado en vano a participar en el
gobierno soviético, entró ahora en ella; aunque algunos
días antes de la izquierda, el SR tuvo la intención incluso
de renunciar a la CCA, que en las condiciones existentes
entonces habría significado un duro golpe para los
bolcheviques y habría obstaculizado la victoria del
campesinado.

En el Pravda del 4 de noviembre, leemos:

"La fracción de la RS izquierda en la CCA presentó una


declaración final sobre la necesidad de diseñar una
plataforma en nombre de la CCA. La CCA aceptó esta
demanda y en nombre de la CCA se elaboró una
plataforma".

Fue solo el rechazo de esta plataforma por parte de los


mencheviques y la RS en la conferencia de los líderes
ferroviarios lo que llevó al cambio en las tácticas de la
izquierda SR en favor del poder soviético.

En este momento se publicaron en el Pravda varias


resoluciones de las fábricas más importantes en las que
encontramos las siguientes:

“Si bien consideramos que el acuerdo de los partidos


socialistas es deseable, los trabajadores declaramos que el
acuerdo solo puede alcanzarse sobre la base de las
siguientes condiciones. . . (Estas condiciones eran
prácticamente las mismas que nuestros representantes
habían presentado a la conferencia de hombres del
ferrocarril).

En nuestra actitud durante estos días, nuevamente se


reflejó la vacilación de estos trabajadores; a este respecto,
nuestro error no fue un error personal, ni un error
accidental.

Ahora, siete años después, las palabras en la resolución


de nuestro Comité Central de que "la afirmación de que
los bolcheviques no compartirían el poder con nadie
carecen de todo fundamento", ¿suena monstruoso desde
nuestro punto de vista actual? Y, sin embargo, estas
palabras fueron escritas por el camarada Lenin el 3 de
noviembre de 1917 y aprobadas por nuestro CC. Todos
los que reflexionan sobre estos hechos, todos los que
recuerdan que el SR izquierdo representaba una sección
importante de los campesinos, todos los que reflexionan.
En todas las condiciones en ese momento,
comprenderemos el alcance y el carácter de nuestro
error. Fue un gran error, pero sin embargo no fue un error
"socialdemócrata".

Nosotros, por supuesto, no decimos eso para probar que


nuestro error fue pequeño. Nos quedamos fuera del CC
del Partido solo durante tres días, del 4 al 7 de
noviembre. A pesar de este error, como ya dijimos en la
Sesión de Apertura del Cuarto Congreso Mundial de la
Comintern, fue el mayor error que cometimos en nuestra
vida. Lo único que deseamos probar aquí es que no es
correcto sacar de este error la conclusión de que existía
una "derecha" en el bolchevismo.

Todos los que experimentaron esos días históricos


saben que estas diferencias, cuánto tensaron las relaciones
de compañeros y amigos tan cercanos, no dejaron ningún
sentimiento amargo. Todos adoptaron una actitud sincera
hacia los errores de los demás, sin intentar "hacer uso de"
estos errores con fines fraccionistas
"diplomáticos". Todos entendieron que solo el momento
excepcional llevó a medios excepcionales para resolver
diferencias, que surgieron como un torbellino, pero que,
como un torbellino, pronto se calmaron sin causar un gran
daño.

Estas diferencias fueron barridas por la avalancha de


nuevos eventos: permanecieron aislados con los
principales círculos del Partido. Pasaron unos días y el
error fue admitido por quienes lo habían cometido y el
personal general de la Parte y toda la Parte pudieron
proceder a la solución de las tareas reales. Estas
diferencias han dejado tan pocos rastros en el Partido que
en la primera Conferencia del Partido (Séptima) que tuvo
lugar después de la revuelta de octubre (que ya abordaba
la cuestión de la Paz de Brest), nadie mencionó una sola
palabra sobre estas diferencias.
Nadie nos reprochó este error, aunque sucedió que yo,
en nombre de la CC, tuve que luchar enérgicamente
contra el camarada Trotsky y la "izquierda" [2] y está
claro que el Partido, bajo la nueva impresión de las
diferencias Habrían atacado a los culpables si hubieran
estimado esta culpa como lo hace ahora el camarada
Trotsky.

El camarada Trotsky dice ahora en las "Lecciones de


octubre", siete años después de estos eventos, "que
nuestra actitud hacia la cuestión de la paz de Brest fue una
de capitulación". diferencias

“Antes del último viaje a Brest-Litovsk, discutimos


durante todo el tiempo la cuestión de nuestras tácticas
adicionales. Y solo hubo un voto en el CC a favor de
firmar inmediatamente la paz: la de
Zinoviev. (Afirmamos que no solo hubo un voto, sino que
también Lenin, Stalin y Sverdlov dijeron lo mismo: el
camarada Kamenev fue arrestado en Finlandia. — GZ) Lo
que dijo era, desde su punto de vista, bastante correcto:
estaba totalmente de acuerdo con él. Dijo que esa
vacilación solo empeoraría las condiciones de paz, y que
deben firmarse de inmediato ”. (Acta de la Séptima
Conferencia del Partido, pág. 79).

Si la propuesta de firmar la Paz de Brest era una


"capitulación", entonces el camarada Lenin era un
"capitulador". (De hecho, las tácticas de Trotsky en ese
momento habrían llevado a la caída de la revolución, es
decir , a una capitulación real.) Si el mismo camarada
Trotsky habló de la manera antes mencionada, en relación
con este asunto, ¿quién puede dar crédito a sus
comentarios ultrapolémicos actuales? ¿No es evidente que
todo esto haya sido descubierto después?
En el Séptimo Congreso del Partido, los debates se
centraron en otras cuestiones. Fue el camarada Trotsky
esta vez quien presentó una declaración con respecto a su
renuncia a todos los cargos responsables. [3] (Acta, pp.
147/148). Contra Trotsky y contra los comunistas de
“izquierda”, se dirigió la resolución de Lenin y Zinoviev
(Minutos, pág. 3) y, en lo que respecta a la renuncia del
CC en general, el camarada Lenin dijo las siguientes
palabras:

“También me encontré en una situación similar en el


CC cuando se adoptó la propuesta de no firmar la Paz, y
guardé silencio sin cerrar los ojos ante el hecho de que no
podía asumir la responsabilidad por esto. Cada miembro
de la CC es libre de repudiar la responsabilidad sin
renunciar a la CC, y sin crear un escándalo. Por supuesto,
está permitido en ciertas condiciones y, a veces, es incluso
inevitable; pero si eso era necesario justo ahora, con esta
organización del poder soviético que nos permite
controlar en la medida en que no perdemos contacto con
las masas, solo puede existir una opinión ".

En el Séptimo Congreso del Partido, el camarada


Trotsky, quien en ese momento solo llevaba seis meses en
nuestro Partido, provocó la primera crisis de
Trotsky. Desde entonces, desafortunadamente, estas crisis
ocurren periódicamente.

II.
La revisión del leninismo bajo la bandera de lenin

El último ataque del camarada Trotsky (las "Lecciones


de octubre") no es más que un intento bastante abierto de
revisar, o incluso de liquidar directamente, la base del
leninismo. Solo requerirá un corto tiempo y esto será
claro para todo nuestro Partido y para toda la
Internacional. La "novedad" en este intento consiste en el
hecho de que, fuera de las consideraciones "estratégicas",
se intenta llevar a cabo esta revisión en nombre de Lenin.

Experimentamos algo similar al comienzo de la


campaña de Bernstein y sus seguidores, cuando
comenzaron la "revisión" de la fundación del
marxismo. Las ideas de Marx ya eran tan generalmente
reconocidas en el movimiento obrero internacional, que
incluso su revisión, al menos al principio, tenía que
realizarse en nombre de Marx. Fue necesario un cuarto de
siglo antes de que los revisionistas finalmente pudieran
deshacerse de su máscara y pronunciar abiertamente que,
en el campo de la teoría, se habían separado por completo
de Marx. Esto ocurrió de la manera más abierta, en la
literatura, solo en el año 1924 en la colección
recientemente publicada de artículos dedicados al
cumpleaños número 70 de Kautsky.

Las ideas del leninismo en la actualidad predominan en


tal medida en el movimiento revolucionario internacional,
y particularmente en nuestro país, que los "críticos" del
leninismo consideran necesario recurrir a métodos
similares. Ellos emprenden la revisión del leninismo "en
nombre de Lenin", citando a Lenin, enfatizando su
fidelidad a los principios del leninismo. Esta "estrategia"
sin embargo no ayuda. Ya es visto a través del partido
leninista. Solo necesita unas pocas semanas, y todos los
gorriones en las casas bordearán el colapso de esta
extraordinaria estrategia. El camarada Trotsky ha pasado
por alto una cosa: que nuestro Partido es tan leninista y
tan maduro que es capaz de distinguir el leninismo del
trotskismo.

El ataque del camarada Trotsky es un ataque con


medios inadecuados. Nadie logrará liquidar los cimientos
del leninismo, ni siquiera realizar una revisión parcial de
los principios del leninismo, ni lograr que el trotskismo
sea reconocido como una "tendencia justificable" dentro
del leninismo. Nadie logrará convencer al Partido de que
ahora necesitamos algún tipo de síntesis del leninismo y
el trotskismo. El trotskismo es tan apropiado para ser una
parte constitutiva del leninismo como una cucharada de
alquitrán puede ser una parte constitutiva de un recipiente
de miel.

¿Qué es el leninismo? El leninismo es el marxismo de


la época de las guerras imperialistas en la revolución
mundial, que comenzó en un país donde predominan los
campesinos. Lenin fue de pies a cabeza un revolucionario
proletario. Pero al mismo tiempo sabía que tenía que
trabajar en un país en el que predominaban los
campesinos, y en el que, por lo tanto, el proletariado solo
puede ser victorioso cuando adopta una actitud correcta
hacia los campesinos. Después de que Lenin, ya en la
revolución de 1905, emitió el eslogan de "la dictadura
democrática del proletariado y del campesinado", no cesó
ni por un momento en ser un revolucionario proletario; no
hizo ninguna concesión a la democracia burguesa (los
menheviques, entre ellos el camarada Trotsky, acusaron al
camarada Lenin en ese momento de que él, que se hacía
llamar marxista,

Lenin se sintió a sí mismo en ese momento como el


líder reconocido de la revolución proletaria, y de hecho lo
era. Sabía y creía que el Partido Bolchevique, es decir, la
auténtica guardia avanzada del proletariado, ayudaría a la
clase obrera en la medida de lo posible en el camino hacia
la realización de sus objetivos de clase, que es continuar
en el camino hacia la Victoria de la revolución
proletaria. Sabía que él y su partido, en todos los países,
harían todo lo posible para extraer de esta situación el
máximo para el objetivo final de la revolución
proletaria. Comprendió tanto la conexión entre la
revolución democrático-burguesa y la revolución
socialista proletaria, que la primera precede a la segunda,
que la segunda resuelve pasar las preguntas de la primera,
que la segunda confirma el trabajo de la primera.

Y, como Lenin lo sabía, se enfrentó a la maestría de un


genio en tres revoluciones, siempre a la cabeza de la clase
obrera, siempre concretando sus tácticas para que toda
situación histórica adecuada se utilizara hasta el límite
máximo en interés de su clase. Lenin, el 24 de octubre de
1917, no era el mismo hombre que se convirtió el 26 de
octubre de 1917. "Quien se ríe último, se ríe por más
tiempo", escribió Lenin unos días antes de la revuelta de
octubre en un artículo sobre el programa del Partido.

Por lo tanto, Lenin defendió en ese momento, entre


otras cosas, la necesidad de mantener el programa
mínimo. Pero al día siguiente, después de la victoria de la
insurrección de octubre, el ingenioso comandante de la
clase obrera no era lo mismo que un día antes de esta
victoria. Mi clase se ha vuelto más fuerte, los enemigos
de mi clase se han vuelto más débiles, las fuerzas de la
revolución de los trabajadores han aumentado, por lo
tanto, más presión, ¡más audazmente hacia adelante! Ese
es el verdadero Lenin! Él sabe que es un camino muy
difícil por el cual uno tiene que guiar a millones de
trabajadores, detrás de los cuales, si deseamos ser
victoriosos, deben seguir a los millones y millones de
campesinos de nuestro país.

Desde el gran eslogan “dictadura democrática del


proletariado y del campesinado” (1905/1907) a través de
la “dictadura del proletariado y de los campesinos más
pobres” (1917) hasta la “dictadura del proletariado” que
se realizará en la Base de la “alianza con el
campesinado”, que es el camino del leninismo.

Desde el menchevismo del tipo Axelrod (1903/1905) a


través de la variación “permanente” (1905/1907) del
menchevismo, hasta el abandono completo de la
revolución y su sustitución por la coalición libre
menchevique (1909/1919), a la política de Vacilaciones
(bloque con Tzeidse y lucha contra la Izquierda
Ziminerwald) durante la guerra (1914/1917), que es el
camino del antiguo trotskismo.

Si se considera la historia literaria del bolchevismo, se


puede decir que está esencialmente contenida en las
siguientes obras de Lenin: De "Los amigos de la gente",
junto con "Desarrollo del capitalismo" a "¿Qué se debe
hacer?" Junto a " Dos tipos de tácticas ", al" Estado y la
revolución "con" El renegado Kautsky ". Estas son las
señales literarias más importantes del leninismo.

¿Consideremos lo que indican estas señales? "Los


amigos de la gente" y "El desarrollo del capitalismo"
constituyen un análisis penetrante de la teoría del
marxismo y del estudio más concreto y profundo de la
economía y de la estructura social de ese país en el que el
bolchevismo comienza a actuar. “¿Qué se hará?”, Junto
con “Dos tipos de tácticas”, es la crítica incomparable del
optimismo socialdemócrata, la elucidación sin igual del
papel del partido de los trabajadores en la revolución
junto con el establecimiento de tácticas de El proletariado
en un país campesino, en vísperas de la revolución
democrático-burguesa, que hay que esforzarse para llevar
a cabo, comienza tan pronto como sea posible para
convertirse en la revolución socialista.Es decir , la
revolución democrático-burguesa.

¡Compara todo esto con el trotskismo!


Si Lenin es el tipo clásico del revolucionario proletario,
Trotsky es el tipo "clásico" del revolucionario
intelectual. Este último tiene, por supuesto, ciertos rasgos
fuertes; a veces logra combinarse con la masa del
proletariado, pero lo que forma la naturaleza de su
actividad política es el revolucionarismo intelectual.

Damos a continuación una descripción política


comprimida de la vida del trotskismo que posee la
autoridad de venir de la pluma de Lenin:

"Él, Trotsky, fue en el año 1903 un menchevique, dejó


este Partido en 1904, regresó a los mencheviques en 1905
y desfiló con frases ultra revolucionarias. En 1906
abandonó de nuevo este partido; a fines de 1906, defendió
nuevamente la alianza electoral con los cadetes y en la
primavera de 1907 declaró en la Conferencia de Londres
que la diferencia entre él y Rosa Luxemburg constituía
una diferencia de matices de opinión individuales que una
diferencia de tendencia política. Hoy Trotsky toma
prestadas algunas ideas de una fracción y mañana de la
otra, y, por lo tanto, se considera a sí mismo como un
hombre que está por encima de ambas fracciones "(Obras
recogidas de Lenin, vol. Xi, parte 2, pp. 308 / 309.)

“Nunca, en una sola pregunta seria sobre el marxismo,


Trotsky ha tenido una opinión firme, siempre se oprime a
sí mismo en una división entre esta o aquella diferencia
de opinión y siempre va de un lado a otro. Actualmente se
encuentra en compañía del 'Bund' y de los liquidadores.

Así escribió Lenin en un artículo de la revista


"Enlightenment", publicado en 1914.

"Por muy buenas que sean las intenciones de Martov y


Trotsky, pueden ser subjetivamente, objetivamente,
apoyadas por su tolerancia al imperialismo ruso".
Así escribió Lenin en el "Socialdemokrat" No. 1,
octubre de 1916.

Comparemos las señales literarias del bolchevismo con


las que indican el camino del desarrollo del trotskismo
(Estos son los siguientes libros del camarada Trotsky:
"Nuestras tareas políticas" (1903), "Nuestra revolución"
(1905/1906), luego su colaboración con La revista
liquidatoria "Nasha Sarja" (Nuestro amanecer), luego un
momento brillante, el libro sobre Kautsky (1919), que fue
seguido por el "Nuevo curso" y "Las lecciones de
octubre" (1923/1924). El desarrollo retrógrado El
camarada Trotsky encuentra una expresión
particularmente clara en las dos últimas obras nombradas.

¿Cuál fue el libro: “Nuestras tareas políticas”? Este


libro, que apareció con una dedicación del patriarca
menchevista PA Axelrod, fue el libro menchevista más
vulgar que haya conocido la historia de la literatura
menchevista. En este libro, el camarada Trotsky llegó a la
conclusión de una política liberal de trabajo.

¿Y cuál fue el libro, "Nuestra revolución", el más


dejado de los libros de Trotsky en la primera época? En
este libro (ver también su libro "1905") se estableció la
notoria teoría de la "revolución permanente" que el
camarada Trotsky está tratando de imponer al
bolchevismo. Esta "teoría" fue considerada por el
camarada Lenin y todos los bolcheviques como una
variedad de menchevismo. No todos recordarán eso en
este libro de "izquierda" en el que el camarada Trotsky
defendió hasta cierto punto la revolución "obrera" contra
la idea bolchevique de una dictadura democrática del
proletariado y el campesinado. Trotsky escribió:

"Pero, ¿hasta dónde puede ir la política socialista de la


clase obrera bajo las condiciones económicas de
Rusia? Uno puede decir una cosa con certeza: preferirá
enfrentar los obstáculos políticos que el apoyo técnico del
país. Sin el apoyo estatal directo del proletariado europeo,
la clase obrera de Rusia no podrá mantener el poder y
transformar su gobierno temporal en una dictadura
socialista duradera. Uno no puede dudar de esto por un
momento ". (Trotsky:" Nuestra revolución ", 1904.
Edición rusa, pp. 277/288).

¿Cuál es el significado del apoyo estatal del


proletariado europeo? Para poseer la posibilidad de
brindar apoyo estatal a la revolución rusa, el proletariado
europeo primero tendría que tomar el poder en
Europa. En el año 1905 y en general hasta la guerra
1914/18, no se podía hablar de esto. Pero Trotsky predicó
la revolución "permanente" en el año 1905.

¿Qué se puede inferir de esto? Solo que Trotsky en el


año 1905 no creía seriamente en ninguna revolución
permanente, o que él predicó la revolución permanente en
1905 solo con la condición de que el proletariado europeo
nos brindara el "apoyo estatal", lo que significaba que
Trotsky "pospuso" el La revolución obrera en Rusia hasta
la victoria de la revolución proletaria en Europa. En este
último caso, Trotsky aparece como el representante del
punto de vista socialdemócrata más estereotipado: que
"ellos" hagan primero la revolución y luego "nosotros"
hagamos "inmediatamente" la revolución de los
trabajadores.

Trotsky escribió en esos tiempos mucho sobre una


revolución rusa victoriosa que solo era posible como parte
de una revolución internacional victoriosa, ya que el
capital de Europa occidental apoyaba al zarismo con
préstamos, etc. Había algo de verdad en esto y aquí
Trotsky solo repetía lo que decían los bolcheviques. Pero
Trotsky, como siempre, concibió esta conexión de la
revolución rusa con la revolución internacional de manera
demasiado mecánica.

El camarada Trotsky no entendió el camino concreto de


la revolución en nuestro país. Ni siquiera comprende la
importancia real del campesinado en nuestra
revolución. Si se necesitara alguna prueba para esto,
Trotsky lo ha incluido en su último trabajo, "La lección de
octubre". Le citamos lo siguiente:

"Fue precisamente la irregularidad de la revolución en


las condiciones totalmente únicas creadas por la guerra lo
que entregó el liderazgo o, al menos, la aparición del
liderazgo de los revolucionarios pequeño burgueses, que
consistió en el hecho de que defendieron el reclamo
histórico de la burguesía de poder. Esto, sin embargo, no
significa que la revolución solo pudiera seguir el camino
que siguió desde febrero hasta octubre de 1917. Este
último camino no solo se debió a las relaciones de clase
sino a las condiciones temporales creadas por la guerra.

“Como resultado de la guerra, el campesinado apareció


en la forma organizada y armada del ejército que
comprende muchos millones. Antes de que el proletariado
pudiera organizarse bajo su propia bandera para atraer a
las masas de la aldea detrás de ella, los revolucionarios
pequeño burgueses encontraron un apoyo natural en el
ejército campesino exasperado por la guerra. Con el peso
de este ejército de millones del que todo dependía de
inmediato, los revolucionarios pequeñoburgueses
ejercieron presión sobre el proletariado, y al principio lo
atrajeron. Que el curso de la revolución podría haber sido
diferente con las mismas bases de clase se demuestra
mejor por los eventos que precedieron a la guerra ". ("
Lecciones de octubre ", págs. 18/19).
El camino de febrero a octubre de 1917 resultó, como
se puede ver, no solo de las relaciones de clase, sino
también de esas condiciones temporales (!) Creadas por la
guerra. ¿Cuál es el significado de esta onda cerebral? Se
supone que la guerra no surgió de las relaciones de clase,
es decir, fue un mero evento casual. Ahora, la guerra
ruso-japonesa, de la cual creció 1905, el ensayo general
de 1917, ¿fue también una oportunidad? ¿No fue eso
creado también por las condiciones temporales? ¡Qué
profundidad de pensamiento!

Si no hubiera habido guerra imperialista, y el leninismo


enseña que la guerra imperialista es el resultado inevitable
del imperialismo, como la última etapa del capitalismo,
por lo tanto, del curso de la guerra de clases; si Rusia no
hubiera sido un país campesino y, por lo tanto, su vasto
ejército no hubiera sido un ejército campesino de una
docena de millones: si este ejército campesino no se
hubiera desesperado por la guerra imperialista que la
burguesía tenía que llevar a cabo; Si el peso de más de
cien millones de campesinos no hubiera ejercido presión
sobre todo el curso de la vida política social del país,
entonces el desarrollo de la revolución habría procedido
de acuerdo con Trotsky y la asombrada humanidad habría
experimentado la apoteosis del trotskismo. .

Al parecer, a nuestro autor nunca se le ha ocurrido que


"si los ands fueran ollas y sartenes", si no hubiera habido
una guerra imperialista con todas sus consecuencias
inevitables, probablemente nunca habría habido la
revolución de 1917, y no fue tan fácil victoria. Nuestro
autor, obviamente, también ignora que precisamente el
desarrollo de la revolución de febrero a octubre de 1917
confirmó "de pasada" la ya obvia verdad de que todo el
trotskismo, con su teoría de la revolución "permanente",
no era más que un pensamiento inteligente. Esquema
intelectual que fue cortado de acuerdo a los
requerimientos del menchevismo.

Nos referimos una vez más al camarada Lenin:

“De ahí su idea (monstruosa, idiota, renegada) de que la


dictadura del proletariado y del campesinado contradice
todo curso de desarrollo económico. Con nosotros
aparece en cada crisis de nuestra época (1905/1909) un
movimiento democrático general del muzhik e ignorarlo
sería un error profundo que, de hecho, conduciría al
menchevismo ". Así escribió Lenin en diciembre de 1909.

Pero el camarada Trotsky, incluso en el año 1924, no


comprende que el papel del muzhik en una crisis como la
de 1917 no se eliminó por casualidad del curso de la lucha
de clases.

Es obvio que a nuestro autor tampoco se le ha ocurrido


que el curso de la gran revolución entre febrero y octubre
de 1917 confirmó maravillosamente el leninismo, entre
otras cosas en esa sección en la que Lenin, con la
crueldad teórica que le es propia, se ocupa de Variedad
trotskista del menchevismo.

Un colaborador del camarada Trotsky y el "editor" de


su libro "1917", el camarada Lenzner, afirma con toda
seriedad que ya se encuentra en los artículos escritos por
Trotsky a principios de marzo de 1917 en Estados Unidos
en el periódico Nove Mir ("Nuevo Mundo ") anticipó la
actitud ante las preguntas tomadas por el camarada Lenin
en sus famosas" Cartas del extranjero ". El camarada
Trotsky ni siquiera sabía cuál era la pregunta, mientras
que el camarada Lenin en sus verdaderamente famosas"
Cartas del extranjero "ya había presentado al ruso. Clase
obrera el esquema del octubre real funcionó en casi todos
los detalles.
Pero esto es solo la mitad del problema. El problema
actual es que el camarada Trotsky no puede decir nada
mejor que si no hubiera habido una guerra imperialista y
si el campesinado no hubiera predominado en nuestro
país, el trotskismo habría tenido razón en oposición al
leninismo.

¿Es necesaria alguna prueba adicional de que el


camarada Trotsky entendió la actitud bolchevista ante la
cuestión del campesinado tan poco como la entiende
ahora?

Las "Lecciones de octubre" han demostrado claramente


una cosa: que incluso ahora en el octavo año de la
revolución proletaria, el camarada Trotsky no ha captado
la verdadera naturaleza del leninismo, y que ahora como
anteriormente está girando en el mismo círculo: en el
mismo círculo. Cuestión del campesinado. En la pregunta,
que es la fuente principal de las conclusiones falsas del
camarada Trotsky, que comenzó desde su error de Brest
hasta su error en la cuestión de los sindicatos en 1921,
terminó con sus errores en la actualidad.

En las "Lecciones de octubre" hay casi tantas


afirmaciones erróneas como afirmaciones en
absoluto. Por lo tanto, las Juventudes Comunistas
tuvieron poca dificultad en detectar que el camarada
Trotsky confundió a Lenin con Hilferding (en la cuestión
de la Asamblea Constituyente y el llamado tipo
combinado de la Asamblea Constituyente y los
Soviets [4] ). De aquí se desprende que el camarada
Sokolnikov le demostró al camarada Trotsky que los
errores de "izquierda" del camarada Bogdatiev fueron
atribuidos por el estimado autor de las "Lecciones de
octubre" al camarada Lenin (la historia de la
manifestación de abril de 1917). De aquí se desprende
que el camarada Kuusinnen puede demostrar fácilmente
mediante documentos que el camarada Trotsky en la
cuestión de la revolución alemana [5]dijo exactamente lo
contrario en enero de 1924 a lo que ahora dice en las
"Lecciones de octubre".

De ahí se desprende que episodios tan importantes de la


revolución como la cuestión de la manifestación de julio,
como la lucha por Kronstadt e incluso la cuestión de los
días de julio, son corrompidos por el camarada Trotsky
según la manera de Suchanov y el periódico Denj (el
"Día" burgueses) y no como ocurrieron en realidad. De
aquí se desprende que la cuestión de las tácticas de los
bolcheviques con respecto al Parlamento Preliminar y la
Conferencia Demócrata se tratan de manera igualmente
incorrecta y sesgada.

Estos "pequeños" errores han sido suficientemente


refutados por testigos autorizados de los hechos. Quizás
en otra ocasión podamos dar una descripción exacta de
algunos de los episodios más importantes de la
revolución.

III.
¿Había un ala de derechas en el partido bolchevique?

Debemos dar una respuesta clara a esta pregunta. Todo


aquel que esté familiarizado con la historia real del
bolchevismo dará, sin dudarlo, la siguiente respuesta: no
hubo ninguna y no podría haber ninguna.

No podría haber ala derecha porque los principios


fundamentales leninistas de la estructura del Partido
Bolchevique excluían todas las posibilidades de una
derecha y de una izquierda.
No podría haber ala derecha porque la primera división
entre Bolsheviki y Mensheviki ya había tenido lugar en
1903 en la víspera de la primera revolución de 1905.

El camarada Lenin escribió con respecto al Partido


Socialista Italiano que incluso su primera separación de
los Chauvinistas extremos que tuvo lugar algunos años
antes de la guerra mundial, que incluso esta división
superficial que estaba lejos de ser completa, lo ayudó en
el primer período de la guerra imperialista, en el año 1914
para adoptar un punto de vista más encomiable que el de
los partidos socialdemócratas que hasta el año 1917 e
incluso más tarde permanecieron unidos. Todos los que
hayan leído los artículos del camarada Lenin de los años
1914/15 sobre la socialdemocracia alemana ("Contra la
corriente") recordarán cuán apasionadamente Lenin aboga
por la división de la socialdemocracia alemana, qué
grandes esperanzas depositó en esta división. ,

"El tipo de los partidos socialistas de la época de la


Segunda Internacional fue el Partido que toleró el
oportunismo en su seno, que durante los diez años del
período de paz creció en número, pero que se ocultó y se
adaptó a los obreros revolucionarios. quien asumió su
terminología marxista y evitó toda definición clara de
principio. Este tipo sobrevivió a su tiempo.

“En Italia, el Partido fue una excepción para la época de


la Segunda Internacional: los oportunistas con Bissolati a
la cabeza fueron expulsados del Partido. El resultado de
esta crisis fue excelente. . . Nosotros, de ninguna manera,
idealizamos al Partido Socialista Italiano y no
garantizamos que se mantendrá firme en el caso de que
Italia entre en la guerra. No estamos hablando del futuro
de este Partido, estamos hablando ahora solo del
presente. Afirmamos el hecho indiscutible de que los
trabajadores de la mayoría de los países europeos fueron
engañados por la unidad ficticia de los oportunistas con
los revolucionarios y que Italia es una feliz excepción, un
país donde, en el momento presente, no hay tal
engaño. Lo que para la Segunda Internacional fue una
excepción afortunada, debe y será una regla. para la
Tercera Internacional. El proletariado siempre, mientras
exista el capitalismo, estará en contacto con la pequeña
burguesía. Es imprudente, a veces rechazar una alianza
temporal con ellos, pero unirse con ellos, para unirse con
los oportunistas, en la actualidad solo pueden ser
defendidos por los enemigos del proletariado en la
presente época. "(" Contra la corriente ", p. 36.)

Quien piense en estas palabras comprenderá por qué en


un partido formado por el camarada Lenin en la lucha
contra los menchiques y contra Trotsky no podría existir
ningún ala de derecha.

“Nuestro partido ruso hace tiempo que rompe con los


grupos y elementos oportunistas. . . El peso muerto del
oportunismo no fue capaz de arrastrar a nuestro Partido a
las profundidades. Y esta circunstancia hizo posible,
como la división del Partido italiano, cumplir su deber
revolucionario ".

Así escribió Lenin en "Socialismo y guerra" (segundo


capítulo).

El camarada Trotsky debe entender todo esto y luego


comprenderá por qué no se puede hablar de un ala del
anillo del partido bolchevique que fue creada por Lenin
en una lucha "feroz" contra todas las fracciones, grupos y
tendencias no bolcheviques.

Quienquiera que entienda algo de la teoría, de las


tácticas y de los principios organizativos del leninismo no
puede afirmar que existía un ala de derecha en el Partido
Bolchevique. El bolchevismo se diferenciaba
fundamentalmente en que no podía permitir y no permitía
que el Partido se organizara como un bloque de todas las
tendencias posibles, como un bloque de un derecho, de un
ala izquierda, de un centro, etc.

Piense en lo que el camarada Lenin ha escrito, por


ejemplo, con respecto al período de tiempo de emigración
del Partido. Dijo: la gran variedad de tendencias políticas
en la emigración: menheviki, SR, anarquistas,
maximalistas, que nuevamente se dividieron en
subsecciones, tuvo el efecto de que todos los elementos
no bolchevistas se retiraron, como por un emplasto del
cuerpo del Partido. Lo mismo sucedió en el período de
existencia legal e ilegal de nuestro Partido entre febrero y
octubre de 1917. En ese momento vimos la misma
variedad y multiplicidad de partidos políticos, fracciones
y fracciones menores, que inevitablemente absorbieron
todo lo que no era. completamente bolchevique. De esta
manera, el Partido Bolchevique se convirtió en un punto
de cristalización solo para Bolsheviki. Por eso nuestro
partido era un todo indivisible.

Implica una completa ignorancia de Lenin y del


leninismo admitir la posibilidad de que Lenin, aunque
solo sea por un corto tiempo, haya tolerado la existencia
de un ala derecha en el Partido Bolchevique. Y lo que es
aún más importante es que el leninismo es incompatible
con la existencia de un ala derecha en el Partido
Bolchevique.

Se podría argumentar que hubo "reconciliadores"


bolcheviques que se parecían mucho a un ala derecha del
bolchevismo.
Si es un hecho. Los "reconciliadores" bolcheviques
jugaron un rol de episodio al comienzo de la división
entre los bolcheviques y los mencheviques (1903/04, y
luego también en los años de la contrarrevolución
(1910/11). Pero en el momento de esta vacilación La
actitud de los "reconciliadores" bolcheviques llegó
esencialmente a una división directa entre nosotros y
ellos. El Partido Bolchevique, bajo el liderazgo de Lenin,
estaba listo para amputar este pequeño fragmento de su
cuerpo, y esto fue lo que hizo para seguir siendo un
Partido Bolchevique homogéneo. .

La abrumadora mayoría de estos conciliadores se


encuentran actualmente en nuestras filas y nadie piensa en
afirmar hoy que recuerdan que existe de alguna manera
una especie de tendencia correcta en el Partido. Su líder
más prominente fue IF Dubrovinsky, y nadie que lo
conociera pretendería representar a un ala derecha. De
una prisión a otra, de un destierro a otro iban los
camaradas Dubrovinsky y Nogin; y en el período entre
una prisión y la otra, cometieron muchos errores de
aprobación con respecto a cuestiones de organización. Por
supuesto, estos camaradas podrían haber sido víctimas del
oportunismo si sus errores hubieran sufrido a. desarrollo
lógico. Esto, sin embargo, no sucedió. Lenin hizo la
pregunta sin rodeos; expulsión o sumisión a las decisiones
de los líderes bolcheviques.

Eso no significa que en los largos años de la historia del


bolchevismo nunca haya diferencias y tendencias entre
los funcionarios más prominentes del Partido. Había, por
supuesto, tales diferencias. En 1906, Kamenev abogó por
el boicot de la Duma (una actitud de "izquierda"),
mientras que el camarada Lenin recomendó participar en
la Duma. En el pleno del CC en 1910 (el último Pleno
conjunto con el Mensheviki) intentó una sección del
Bolsheviki. unidad con Trotsky, mientras que el camarada
Lenin y otros líderes bolcheviques (entre ellos el actual
escritor) estaban enfáticamente en contra de este
intento. Estas, sin embargo, eran solo diferencias de
opinión episódicas.

Pero las diferencias que tuvimos con las personas


agrupadas en torno al documento Vperjod ("Forward") en
1908, y que duró algunos años, no se pueden considerar
como episódicas. Estas supuestas personas de "izquierda",
de hecho, defendieron tácticas oportunistas, es decir,
abandonaron la base fundamental del bolchevismo. El
grupo fue expulsado de nuestra organización y solo han
regresado aquellos que se han recuperado completamente
de la enfermedad de Vperjod .

Además, esas diferencias no pueden caracterizarse


como episodiales que surgieron en relación con la guerra
y que se extendieron solo a unos pocos bolcheviques
destacados al comienzo de la guerra imperialista. El
bolchevismo en su conjunto adoptó una actitud
completamente correcta hacia la guerra imperialista y fue
consciente del lema histórico mundial: "Conversión de la
guerra imperialista en guerra civil". Algunos funcionarios
bolchevistas importantes, por ejemplo, I. Goldenberg,
vacilaban con respecto al cuestión del carácter de la
guerra, y llegó a una ruptura organizativa con estos
camaradas. Goldenberg no pudo regresar al Partido hasta
1921, después de haber reconocido completamente su
culpa.

¿Cuál es la explicación de algunos de los errores


cometidos en los primeros días de la Revolución de
febrero? El Estado Mayor de los bolcheviques, después de
años de guerra imperialista y terror blanco, se unieron
desde varias partes de la tierra, después de que los
funcionarios centrales de los bolcheviques hubieran
vivido separados de sus mejores amigos. Todos fueron
abrumados por los acontecimientos históricos
mundiales. Muchas cosas resultaron diferentes de lo
esperado. En los primeros días de la revolución, los
bolcheviques estaban en minoría entre los trabajadores de
Petrogrado. El estado de ánimo de los soldados, a quienes
Lenin llamó más tarde "defensores honestos de su país",
nos creó grandes dificultades tácticas. Nos preguntamos
cómo podríamos acercarnos a estas masas, cómo al menos
podríamos hacer que nos escuchen.Pravda en los
primeros días después de la revolución de febrero, antes
de la llegada del camarada Lenin.

¿Se puede inferir de esto la existencia de un ala de


derecha en el Partido Bolchevique, que el camarada
Trotsky intenta representar como un ala
"socialdemócrata", "semi-menchevista"? Solo el que no
conoce al Partido Bolchevique puede decir algo así, quien
juzga al Partido desde afuera, quien durante quince años
ha luchado contra este Partido y que en 1924 nuevamente
declara la guerra contra el Partido.

Hubo diferencias serias entre los bolcheviques en el


período de abril a septiembre de 1917. Los grupos
podrían haberse formado a partir de estas diferencias si
los camaradas que cometieron el error no hubieran
confesado sus errores, si los eventos no hubieran
liquidado rápidamente estos errores, si el Partido no había
rechazado unánimemente estos errores, si el Partido no
hubiera tenido un Lenin. Entonces habría ocurrido una
división, pero en ningún caso se habría formado un ala
derecha.

Hubo marcadas diferencias entre los bolcheviques en


octubre y noviembre de 1917. Durante este tiempo, el
escritor actual se encontraba entre los compañeros que
cometieron errores. Si los errores no se hubieran
reconocido de inmediato como tales, si la Parte no
hubiera corregido estos errores por unanimidad y,
nuevamente, si la Parte no hubiera tenido Lenin, entonces
estas diferencias tan marcadas podrían haber dado
resultados serios. Pero de hecho, al contrario de todo esto
ocurrió.

La primera división entre los bolcheviques y los


mencheviques comenzó en 1903. Desde
aproximadamente 1910, el Partido Bolchevique ha tenido
una vida organizativa completamente
independiente. Entre 1903 y 1910, el bolchevismo
experimentó un período de insuficiente crecimiento
organizativo. De 1910 a 1917 este ya podría ser el
caso. Había y podría haber ala derecha en el Partido
Bolchevique.

IV
¿Es posible la formación de un ala derecha en el PCR en
el momento presente?

Una pregunta realmente seria. Nuestra respuesta a esto


es: Sí, ahora se está intentando crear tal derecha en el
PCR y en la Comintern. La figura principal en estos
esfuerzos es el camarada Trotsky. El problema real es si
podemos tolerar la formación de tal ala y, de no ser así,
cómo podemos evitarla. ¿De dónde puede surgir una
derecha, una fracción correcta, una tendencia
correcta? Sería absurdo explicar esto por la
responsabilidad personal de este o aquel camarada. No,
existen condiciones previas indiscutibles para ello.
¿Qué constituyen las diferencias esenciales entre el
estado actual de las cosas en nuestro partido y la posición
de nuestro partido antes de la revolución de octubre?

Primero: los mencheviques, los representantes


anarquistas y los grupos restantes han desaparecido de la
vida política abierta de nuestro país. En interés del exitoso
desarrollo de la dictadura proletaria, la clase obrera
victoriosa, bajo la dirección de nuestro Partido, tuvo que
declarar ilegales a la RS, a los mencheviques, a la sección
antisoviética de los anarquistas, ya otros grupos opuestos
a la Idea de la dictadura del proletariado. Sólo el PC ruso
es legalmente activo. Hoy no puede ser de otra
manera. Con tal estado de cosas, es inevitable que muchos
elementos entren en nuestro Partido, quienes, en caso de
que existan otros Partidos legales, no estarían con
nosotros.

En segundo lugar: ideológicamente hemos destrozado


dos importantes partidos que, durante dos décadas, fueron
nuestros rivales: el SR y el Mensheviki. Unos diez mil
miembros de estas Partes han acudido a nuestro Partido,
entre ellos muchos miembros muy activos, como por
ejemplo, el camarada Trotsky. Una parte considerable de
estos camaradas ha sido completamente asimilada por
nuestro partido, y ahora son buenos bolcheviques. Pero no
debemos disimular el hecho de que la aniquilación del SR
y el Mensheviki como Partes legales no sirve para
promover la composición homogénea de nuestro Partido.

En tercer lugar: nuestro país está pasando por un


período de transición. Hasta octubre de 1917, la situación
era en muchos aspectos más difícil, pero más clara. El
Partido se enfrentó a una tarea inmediata: el
derrocamiento de la burguesía. La situación actual es más
complicada. El Nep, el ambiente burgués, todos estos
factores hacen que nuestra situación sea extremadamente
complicada. Nunca en la historia de la lucha de la clase
obrera internacional había un Partido de los trabajadores
en un período de transición tan complicado.

En cuarto lugar: la composición social del partido se ha


vuelto heterogénea. Hasta octubre de 1917, nuestro
Partido era casi en su totalidad un Partido de los
Trabajadores. Después de 1917, la situación ha
cambiado. Actualmente tenemos más de cien mil
miembros campesinos, algunos miles de miembros de las
instituciones de educación superior y muchos miles de
empleados soviéticos.

¿Cuál es el significado de todos nuestros esfuerzos para


purgar nuestro Partido, el reclutamiento de Lenin? El
objetivo de todos estos esfuerzos es hacer que la
composición del Partido sea lo más homogénea posible,
para evitar una dilución de su composición social.

Todos estos juntos crean los requisitos previos bajo los


cuales la formación de un ala derecha es posible en el
Partido creado por Lenin, y ahora sin Lenin.

Cuando nos enfrentamos a los ataques del camarada


Trotsky sobre el bolchevique CC con la mayor
objetividad, vemos que su contenido es el siguiente:
durante estos años, el camarada Trotsky expresó todo lo
que no es estrictamente bolchevique y se siente encerrado
en el interior. Marco de las antiguas tácticas
leninistas. Trotsky está sinceramente convencido de que
los viejos métodos del leninismo ya no pueden cumplir su
tarea hoy en día, cuando el Partido actúa en una arena tan
vasta. Según su opinión, el Partido debe convertirse en un
bloque de varias tendencias y fracciones.
Todos sabemos que todos los procesos sociales que se
desarrollan en nuestro país se reflejan en nuestro Partido,
que está en poder del poder y que ha suprimido a todas las
demás Partes, antisoviéticas. Los leninistas sacamos de
esto la conclusión de que es tanto más necesario preservar
la mayor homogeneidad posible del Partido, la mayor
firmeza de liderazgo y la mayor devoción posible al
leninismo. Para el hombre, la obra, a veces incluso para
hacer concesiones, es inevitable. Pero es necesario que el
Partido siga siendo siempre bolchevique. Trotsky, por
otro lado, extrae conclusiones diferentes de la
complejidad de nuestra situación actual. Le parece que el
anterior "sectarismo", la firmeza del acero, está llevando
al país al borde del abismo. Según su punto de vista,

Esta idea del camarada Trotsky conduciría, en la


situación internacional y política interna actual,
lógicamente, en el mejor de los casos, a la sustitución del
Partido Bolchevique por un "Partido Laborista amplio",
según el modelo del Partido Laborista MacDonald inglés
en un " Edición soviética. "Es muy posible que el
camarada Trotsky no haya pensado en su idea hasta su
conclusión lógica, pero se está dirigiendo en esta
dirección, a menos que regrese al bolchevismo.

Una Parte que tiene que trabajar bajo tales condiciones


necesita una serie de correas de transmisión para asegurar
su influencia sobre el campesinado, sobre los empleados,
sobre la inteligencia, etc. El sistema de palancas que
asegura la dictadura del proletariado es complicado
(soviéticos, comercio sindicatos, etc.). Pero no se sigue de
esto que el Partido pueda convertirse en un bloque de
tendencias, una especie de "parlamento de opiniones".

Es una cuestión de curso que el Partido Bolchevique


en el año 1924 no se puede simplemente copiar el
Partido Bolchevique de, digamos, 1914, o incluso de
1917. No podemos limitarnos simplemente a admitir
trabajadores en nuestro Partido como
miembros. Mediante el reclutamiento de Lenin, hicimos
todo lo posible para aumentar el número de trabajadores
industriales en nuestro Partido. Durante algunos años
detuvimos la afluencia de campesinos en nuestro
Partido. Pero ahora hemos llegado a la conclusión de que
debemos admitir nuevamente a un número considerable
de campesinos. Un partido de los trabajadores que
gobierna el estado en un país campesino debe tener entre
sus miembros un cierto porcentaje de campesinos.

La regulación de la composición de nuestro Partido es


una tarea complicada y difícil. Está estrechamente
relacionado con los problemas políticos más difíciles y, a
veces, con los más delicados. El Partido debe actuar en
este sentido. En la época actual, el Partido no puede ser
tan homogéneo como lo fue antes de la toma del poder.

Por lo tanto, la política, y también el liderazgo del


Partido, debe ser tan bolchevique como lo ha sido hasta
ahora, como Lenin nos ha enseñado. La clase obrera se da
cuenta de su hegemonía en la revolución, y el Partido es
el líder avanzado de la clase que posee esta hegemonía.

De aquí surge la cuestión de la orientación interior del


Partido. El Partido Bolchevique de 1924 debe basarse en
las tropas escogidas de sus miembros, en los
trabajadores. Ninguna otra sección fuera de los
trabajadores puede servir como barómetro para la política
de nuestro Partido.

¿Debemos, por lo tanto, permitir la existencia o la


formación de un ala de derecha en nuestro Partido?
¡No debemos!

No se deduce en absoluto a eso porque debemos


conformarnos con una composición social no
suficientemente homogénea de nuestro Partido, ya que
debido a que tenemos que atraer a un cierto número de no
trabajadores a nuestro Partido, podemos diluir la política
de El Partido, que el liderazgo del Partido también debe
ser heterogéneo. ¡De lo contrario! Precisamente porque el
Partido, en las condiciones actuales, no puede ser tan
homogéneo en su composición como lo era antes de la
toma del poder, la política del Partido debe, más
estrictamente que nunca, basarse en los trabajadores: y
precisamente, por lo tanto, el El liderazgo del partido
debe ser especialmente firme y leninista.

Las condiciones objetivas bajo las cuales nuestro


Partido debe trabajar en la actualidad son tales que existe
el peligro de la formación de un ala derecha. Quien desee
permanecer fiel al espíritu del leninismo debe ejercer
todas sus fuerzas para ayudar al Partido a resistir estas
tendencias. Con una aplicación hábil y correcta de los
principios del leninismo a la situación actual, lograremos
prevenir la formación de un ala de derecha en nuestro
Partido.

Sin embargo, aquellos camaradas que, como el


camarada Trotsky, no solo no se resisten a estas
tendencias, sino que se convierten en sus representantes,
los camaradas que se oponen al Comité Central leninista
que percibe claramente el peligro y tiene que actuar en
una situación complicada, se convierten así en enemigos.
del leninismo.

Si esta es su intención o no, es todo lo mismo. Si lo


reconocen claramente o no, también es lo mismo.
Tomemos, por ejemplo, a dos camaradas prominentes
(digamos, camaradas A. y B.). Ambos compañeros son
los compañeros más disciplinados y excelentes. Sin
embargo, el camarada A. llegó al bolchevismo en otro
momento y de una manera distinta a la del camarada B. El
camarada A. provenía del movimiento campesino. El
camarada B. vino del movimiento obrero, ha sido
bolchevique durante veinte años. Nuestro partido necesita
ambos. Sin embargo, cuando el camarada A. comienza a
desarrollarse dentro del partido de cierta manera, como
sucede a menudo, y comienza a exigir que la política del
partido no se base en los trabajadores, sino en los
campesinos, o cuando comience. para exigir que el Estado
Mayor del Partido se transforme en un bloque de varios
grupos, ¿qué diría nuestro Partido a este camarada A. en
este evento?

Algo similar, pero en una forma más seria, ahora lo está


haciendo el camarada Trotsky. Él está dando expresión a
todo en el Partido que no es bolchevique.

¿Puede el partido tolerar esto? ¿Hay que preguntarse si


el Partido administra una reprimenda tan severa al
camarada Trotsky?

V.
¿A dónde está liderando el desarrollo actual de Trotsky?

El camarada Trotsky, como un obvio individualista,


tiene, por supuesto, muchas características de carácter que
solo son características de él personalmente. El camarada
Trotsky a menudo establece una plataforma tan política
que solo una persona puede apoyarse en ella. Sería un
error, sin embargo, ver en este punto de vista de Trotsky
solo el individuo. No hay duda de que representa una
sección bastante amplia de los factores de nuestra
situación.

Desde 1922, pero aún más desde 1923, ha habido un


aumento indiscutible en la prosperidad del país, una
mejora indiscutible en la situación material y el estado de
ánimo de los trabajadores. Al mismo tiempo, vemos en
todas las expresiones del camarada Trotsky que,
precisamente durante estos años, su ánimo político ha
empeorado. La curva del estado de ánimo político de las
amplias masas de trabajadores de nuestro país está en una
dirección ascendente, el estado de ánimo político del
camarada Trotsky está en una dirección descendente.

El camarada Trotsky está empezando a ver que las


cosas son colores cada vez más oscuros. Profetiza el
declive del país en vísperas de una mejora indiscutible de
la situación económica, hace diagnósticos falsos y
propone remedios erróneos, pierde cada vez más de sus
seguidores, etc. Recordemos al camarada Trotsky, en el
En el momento de su primer encuentro con el camarada
Lenin y el CC leninista en el momento de la disputa sobre
la paz de Brest, todavía había una parte considerable del
partido de su lado. En el momento del segundo encuentro
con Lenin, en 1921 (discusión sindical), el camarada
Trotsky todavía tenía alrededor de una quinta parte de los
delegados a la Conferencia del Partido de su lado, y esto
en presencia de Lenin. Durante la discusión del año
pasado, los seguidores de Trotsky ya eran mucho más
pequeños, pero sin embargo, Todavía había cientos de
compañeros que estaban preparados constantemente para
defender su plataforma. En el ataque actual del camarada
Trotsky contra la CC, los compañeros que defienden la
plataforma del camarada Trotsky pueden contar con los
dedos. Y esto no es una mera casualidad.
Este solo hecho muestra que el camarada Trotsky en los
últimos años, por supuesto, sin desearlo, ha expresado, no
al estado de ánimo de las masas proletarias, sino a
menudo involuntariamente al estado de ánimo de otros
sectores de la población.

Si seguimos la línea de desarrollo del camarada


Trotsky, si probamos su última evolución política en
todos sus detalles durante los últimos dos o tres años, no
es difícil encontrar aparentes contradicciones: y algunas
veces puede parecer que el camarada Trotsky criticó El
CC, no desde la derecha sino desde la izquierda. ¿No fue
el camarada Trotsky quien acusó al CC y sus
representantes en la Comintern de haber "perdido" la
revolución alemana? ¿No es esa una crítica de
“izquierda”? Pero cuando tenemos en cuenta que, junto
con las frases de "izquierda" del camarada Trotsky,
destaca el hecho de que Trotsky, durante todo el año
1923, apoyado por el ala derecha del PC de Alemania, y
por otro lado el hecho de que los elementos correctos de
todas las secciones de la Comintern durante la discusión
del año pasado apoyaron el punto de vista de
Trotsky, entonces la pregunta es vista desde otra
perspectiva. Cuando recordamos que incluso en enero de
1924, el proyecto de resolución de los camaradas Trotsky,
Radek y Piatakov contenía pasajes, según los cuales, si el
PC de Alemania en octubre de 1923 hubiera iniciado una
revuelta, hoy sería un montón de ruinas, entonces queda
claro que el camarada Trotsky aquí, como en todas las
otras preguntas que aborda en las "Lecciones de octubre",
no ha sido de ninguna manera consistente.

En la actividad del camarada Trotsky hay mucho que es


individual, mucho que es el mero reflejo del estado de
ánimo pasajero, mucho que es brillante. Su plataforma
aún no está finalmente resuelta. Su punto de vista político
brilla en todos los colores del arco iris. Nuestra tarea
consiste en comprender qué sustancia hay en todo esto,
cuál es la base de todo esto; y sostenemos que la base
consiste en algo que no es bolchevista ni leninista.

¿De dónde viene esta variedad de formas? Tiene su


base en el hecho de que el desarrollo político del
camarada Trotsky aún no ha finalizado, y que está
teniendo lugar en un momento de transición, en el período
de la nueva política económica.

A través de toda la variedad, a través de todas las


improvisaciones del camarada Trotsky, sale a la luz una
tendencia definida.

Imaginemos por un momento cuál sería el estado de


nuestro país si nuestro Partido, en lugar de resistir
enérgicamente las propuestas del camarada Trotsky,
hubiera aceptado sus propuestas más importantes desde
1921. Esto hubiera significado:

1. Los sindicatos se habrían convertido en instituciones


estatales, se habría producido la notoria "fusión" de los
sindicatos con el estado oficial y los órganos
económicos. Los sindicatos, que hoy constituyen nuestra
base más amplia y abarcan a seis millones de trabajadores
y empleados, se habrían convertido en un apéndice
burocrático de la máquina oficial. En otras palabras,
habríamos creado una base para el menchevismo y
socavado con nuestras propias manos la dictadura del
proletariado.

2. El Partido se habría excluido del liderazgo inmediato


de los órganos económicos y estatales. El aparato
soviético se habría vuelto más independiente. "La
emancipación de los soviéticos del Partido" no habría
quedado simplemente en el papel, en los escritos de los
emigrantes, sino que se habría realizado en parte. Apenas
es necesario señalar a un bolchevique que tal tendencia
habría tenido innumerables consecuencias fatales.

3. Los especialistas burgueses habrían ganado una


influencia mucho mayor en todas las ramas de nuestro
trabajo, y no solo en el campo militar. Es casi superfluo
señalar que esa fue una de las características más
importantes de la plataforma política del camarada
Trotsky, y una de las más importantes. Puntos de
hormigas de sus diferencias con nuestro partido.

Por supuesto, es absolutamente necesario que


atraigamos a especialistas honestos a nuestro trabajo y
que creemos una atmósfera tal que les permita prestar un
servicio útil para nuestra causa. Sin embargo, si se
hubiera resuelto la cuestión de los especialistas, no de
acuerdo con Lenin, sino de Trotsky, habría significado la
mayor concesión política a la nueva burguesía.

4. En las cuestiones de la vida interior del Partido,


habríamos tenido que reconocer que, no los trabajadores
en los bancos, sino los jóvenes de las escuelas secundarias
constituyen el barómetro del Partido; los jóvenes en las
escuelas secundarias, entre los cuales hay excelentes
elementos proletarios, pero entre los cuales no hay pocas
personas que estén conectadas por mil lazos sociales con
la pequeña burguesía y, a través de ellos, con el Nep y la
nueva burguesía.

5. No deberíamos haber llevado a cabo la reforma


monetaria porque, según Trotsky, la industria "primero"
tenía que restaurarse y luego la reforma monetaria debía
tomarse en la mano. No es necesario mencionar que si
hubiéramos aceptado esta propuesta "ingeniosa", el peso
del elemento socialista sobre la economía de nuestro país
solo se habría reducido y la nueva burguesía se habría
vuelto más fuerte.

6. En cuanto a la cuestión de nuestra relación con el


campesinado, deberíamos haber cometido los mayores
errores. En lugar del comienzo de una alianza con el
campesinado, deberíamos estar totalmente separados de
ellos. El campesinado, alienado por nuestros errores,
habría buscado otro líder político y, por supuesto, lo
habría encontrado en la nueva burguesía.

Ningún compañero podrá decir que hemos inventado


los seis puntos anteriores. Todo bolchevique serio tendrá
que admitir que la lucha entre el CC leninista y el
camarada Trotsky gira precisamente sobre estos puntos, y
no sobre la cuestión del "prestigio personal", como
piensan los filisteos.

¿Cuál sería la situación en nuestro país si, en estas seis


preguntas, hubiéramos seguido el camino recomendado
por Trotsky? Se habría convertido en una Rusia del Nep,
en el sentido y en la medida en que la ideología de la
nueva burguesía contaba. Y las perspectivas de la
transformación de Rusia de la nueva política económica
en una Rusia socialista habrían sido muy remotas e
incluso se habrían desvanecido por completo.

Si a todo esto le sumamos los errores oportunistas del


camarada Trotsky en las cuestiones de política
internacional (sobrestimación de la era democrático-
pacifista, sobrestimación de la calidad milagrosa de paz
del superimperialismo estadounidense, subestimación del
contrarrevolucionario La naturaleza de la democracia
social, la subestimación de la duración del fascismo) y el
hecho de que apoyó todos los elementos correctos, semi-
socialdemócratas en las diversas secciones de la
Comintern, es claro en qué dirección está tomando el
Partido el camarada Trotsky.

En esta acumulación de un error sobre otro, el


camarada Trotsky tiene su propio "sistema". En conjunto,
ese sistema es, la desviación correcta.

La nueva burguesía de nuestro país es precisamente una


nueva y no la antigua burguesía. Ha visto una variedad de
cosas y también ha aprendido algo de las "Lecciones de
octubre". Vio a las masas en acción. Se vio la implacable
entrega de la burguesía por parte de los bolcheviques en
el primer período de la Revolución de octubre, y las
concesiones de los bolcheviques a la burguesía en 1921,
cuando estos mismos bolcheviques se vieron obligados a
introducir la nueva política económica. Ahora conoce el
valor de la relación real de fuerzas que, entre otras cosas,
consiste en el entorno burgués internacional del primer
país soviético. Tiene su nueva intelligentsia, educada en
su mayor parte en nuestros establecimientos
educativos. Ha aprendido a penetrar en la lucha de
tendencias dentro de nuestro propio Partido, ha aprendido
a aprovechar la legalidad soviética.

Es una burguesía que ha pasado por el fuego de la


revolución más grande; una burguesía que entiende cómo
lograr su alianza con los líderes de la burguesía
internacional. En una palabra, es una burguesía con una
aguda conciencia de clase; una burguesía adaptable, que
se ha vuelto más inteligente a través de las experiencias
de la revolución y comprende mejor la importancia del
Partido de los Trabajadores y las corrientes dentro de este
Partido.

No debemos disimular el hecho; La composición social


de nuestro aparato estatal es tal, que una parte importante
del personal de este aparato debe considerarse como una
agencia de esta nueva burguesía. Lo mismo debe decirse
con respecto a cierta sección de los estudiantes y de la
inteligencia en general.

Exigir al Partido Bolchevique en los años 1921 a 1924,


en el período de transición, los seis puntos antes
mencionados significan nada menos que ayudar, aunque
de mala gana, a la nueva burguesía.

El camarada Trotsky ha tomado un giro


equivocado. Quiere luchar contra el exagerado
"sectarismo" del viejo bolchevique, que le parece "una
mentalidad estrecha" y en realidad está luchando contra
las bases del bolchevismo. De hecho, por supuesto, sin
desearlo, está prestando un servicio invaluable al enemigo
de clase.

Preguntamos a los antiguos y actuales seguidores del


camarada Trotsky, si son conscientes de que cada ataque
del camarada Trotsky contra el bolchevique CC desde
1921 ha sido aclamado en todo el campo no bolchevique
con alegría cada vez mayor.

Marx ya ha dicho que uno puede expresar el


sentimiento de la pequeña burguesía sin que uno mismo
sea un pequeño comerciante. Por supuesto, el camarada
Trotsky tiene las mejores intenciones. Pero el camino al
infierno está pavimentado de buenas intenciones. El
camarada Trotsky debe renunciar de una vez por todas a
"salvar" a nuestro Partido de los supuestos errores. Debe
comprender y admitir sus propios errores políticos, que en
su mayor parte surgen de los restos de su ideología
política de la época de 1903 a 1917, cuando el camarada
Trotsky era un opositor abierto del bolchevismo. Debe
dejar de suscitar "crisis" periódicas, con la regularidad y
la puntualidad de un calendario, todos los años, y
recientemente cada seis meses. Debe comprender que
nadie logrará aplastar el leninismo por la fuerza bajo el
trotskismo. En una palabra, debe entenderse que el
bolchevismo sigue siendo el bolchevismo.

¿Lo que se debe hacer? ¿División? ¡Disparates! ¡No se


puede hablar de tal cosa! Nuestro partido está más unido
que nunca.

¿Medidas disciplinarias? Eso también es


absurdo! Nadie necesita esto; algo más es necesario en el
presente.

Es necesario que el Partido se asegure contra una


repetición de los "ataques" contra el leninismo. Las
garantías serias de la Parte son necesarias para que las
decisiones de la Parte sean vinculantes para el camarada
Trotsky. El Partido no es una sociedad de debate, sino un
Partido que, además, se encuentra en una situación muy
complicada. El eslogan de la actualidad es:

¡Bolchevising de todos los estratos del Partido! ¡Lucha


ideológica contra el trotskismo!

Y ante todo: la iluminación, la iluminación y de nuevo


la iluminación!

Nuestro partido consiste en la mayor parte de miembros


relativamente nuevos. Es necesario que el Partido estudie
la cuestión del leninismo y el trotskismo. Es necesario
que el Partido vea claramente que aquí se trata de dos
sistemas de tácticas fundamentalmente diferentes.

No es simplemente una cuestión de la historia pasada


del Partido. Aquí se trata de dos métodos para tratar con
la política actual, que están estrechamente relacionados
con cuestiones cardinales como la cuestión de la relación
entre la clase trabajadora y el campesinado. Y no
podemos evitar agradecer al camarada Trotsky que, en
todo caso, le ha brindado al Partido la oportunidad de
analizar una desviación del leninismo y pensar más
profundamente en los fundamentos del leninismo.

Por supuesto, el Partido debe insistir en que la


disciplina del Partido también es vinculante para el
camarada Trotsky; y estamos convencidos de que el
Partido podrá insistir en esto. Cuanta más claridad haya
en el Partido con respecto a la cuestión del leninismo y
del trotskismo, menos terreno habrá para tal intento como
lo ha emprendido el camarada Trotsky. Cuanta menos
respuesta haya en la Parte a este intento, menor será el
deseo de que lo repita. Y la respuesta esta vez es muy
pequeña. El camarada Trotsky ha cambiado tanto la forma
de su "plataforma" que solo hay lugar para un hombre: el
mismo camarada Trotsky.

Durante la última discusión, el camarada Trotsky


declaró que los jóvenes estudiantes eran el "barómetro"
confiable. No estábamos de acuerdo con él en ese
momento y ahora no estamos de acuerdo con él. Pero
debe decirse que incluso este barómetro, no del todo
ideal, no ha respondido esta vez como en los últimos
años, lo que demuestra que los jóvenes estudiantes no
desean reemplazar el leninismo por el trotskismo.

El mejor medio para detener al camarada Trotsky de


nuevos errores, que lo alejarán aún más del bolchevismo,
es que todo el Partido repugne su desviación, y esperamos
que pronto recupere sus errores.

Es de esperar que el camarada Trotsky, cuando perciba


la nocividad de esta tendencia y la unanimidad del Partido
contra sus enormes errores, se desvíe de su camino
equivocado.
El camarada Lenin más de una vez formuló la "ley" de
la evolución política del camarada Trotsky. Si las cosas
van bien, el camarada Trotsky se acerca a la línea
bolchevique; cuando las cosas van mal, entonces el
camarada Trotsky se inclina hacia la derecha. Para evitar
que gire hacia la derecha, es necesaria la defensa
ideológica de todo el Partido.

El Partido dirá su última palabra y, una vez más, las


esperanzas prematuras del enemigo quedarán
decepcionadas. El Partido Bolchevique recibirá un nuevo
y más poderoso poder, y el leninismo verdadero se
convertirá en el equipo ideológico de todo el Partido hasta
el último miembro.

Notas
1. Lenin, Obras completas, vol. xvii., p. 373.

2. Es interesante mencionar el resultado de la elección del nuevo


CC en esta Conferencia del Partido. El escritor de estas líneas
recibió solo un voto menos que el camarada Lenin.

3. "La Conferencia del Partido, la máxima autoridad del Partido, ha


rechazado indirectamente la política que seguí con otros
compañeros de nuestra delegación de Brest-Litovsk, y que por dos
lados tuvo cierta repercusión internacional: tanto entre la clase
obrera como entre la clase dominante. Esta política hizo que el
nombre de los miembros de esta delegación fuera el más odiado por
la burguesía de Alemania y Austria. Hoy, toda la prensa alemana y
austrohúngara está llena de acusaciones contra la delegación de
Brest-Litovsk, y particularmente contra mí personalmente; declaran
que somos responsables del colapso de la paz y de todos los
resultados desafortunados. Si esta es la opinión de la Conferencia
del Partido o no, en su última votación ha confirmado esta
afirmación y, por lo tanto,

4. Por lo demás, aprendemos de la segunda parte de "1917" que


hasta el 29 de octubre de 1917, el mismo camarada Trotsky en
nombre del Consejo de Comisarios del Pueblo escribió en una
apelación: "Lo único que puede salvar al país es la Asamblea
Constituyente, que está formada por representantes de las clases
trabajadoras y explotadas de la gente ". ¿Se puede preguntar a qué
respecto es mejor que el" tipo combinado? "(" 1917 ", segunda
parte, p. 133.)

5. Un ejemplo es suficiente: "Hemos visto allí (en Alemania) en la


segunda mitad del año pasado una demostración clásica del hecho
de que se puede pasar por alto una situación revolucionaria
favorable extraordinaria de importancia histórica mundial", escribió
el camarada Trotsky en Septiembre de 1924 en las “Lecciones de
octubre”.

"Si el Partido (el PC de Alemania) hubiera declarado la


revuelta en octubre (el año pasado) como lo habían
propuesto los compañeros de Berlín, ahora habría estado
mintiendo con el cuello roto". Leemos estas palabras en el
borrador de tesis de los compañeros Radek. y Trotsky en
enero de 1924.

En tal pregunta, uno no puede tener dos opiniones, una


en enero de 1924 y otra en septiembre de 1924. Sin
embargo, si una tiene dos opiniones con respecto a esa
pregunta, no debe atacar al ECCI como lo ha hecho el
camarada Trotsky.
JV Stalin

Leninismo o
trotskismo
Fuente: The Errors of Trotskyism
Editor: Partido Comunista de Gran Bretaña
Transcripción / marcado: Brian Reid
Dominio público: Marxists Internet Archive
(2007). Puede copiar, distribuir, mostrar y realizar
este trabajo libremente; Así como realizar trabajos
derivados y comerciales. Por favor, acredite a
"Marxist Internet Archive" como su fuente.

[ En la Reunión Plenaria de la Sección Comunista del


Consejo Sindical Central el 19 de noviembre de 1924 ]

Camaradas, me limitaré a desenmascarar algunas


leyendas difundidas por el camarada Trotsky y otros de la
misma opinión que con respecto a la revolución de
octubre, el papel que desempeñó el camarada Trotsky en
la revolución, al Partido y los preparativos para octubre.
etc. Al hacerlo, trataré el trotskismo como una ideología
singular que es bastante irreconciliable con el leninismo,
y hablaré de los deberes del Partido en relación con los
recientes compromisos literarios del camarada Trotsky.

Los hechos sobre la revolución de octubre


En primer lugar, en cuanto a la revolución de
octubre. Se están difundiendo fuertes rumores entre los
miembros del Partido, de que se dice que el CC en su
conjunto se opuso a la insurrección en octubre de 1917. El
cuento generalmente dice que el 10 de octubre, cuando el
CC aprobó una resolución con respecto al organización de
la revuelta, la mayoría de los CC se pronunciaron en
contra de la revuelta, pero solo en ese momento un
trabajador se abrió camino en el comité y dijo: "Usted
aprobó una resolución contra la revuelta, pero le digo que
tendrá lugar en a pesar de todo ”. Se dice que el CC se
alarmó por estas amenazas, que discutió nuevamente la
cuestión de la revuelta y decidió organizarla.

Esto no es un simple rumor, camaradas. El conocido


John Reed, que no estaba conectado con nuestro Partido,
y naturalmente no podía conocer la historia de nuestra
reunión conspirativa el 10 de octubre, por lo que cayó en
la trampa del Sr. Suchanow, escribe sobre ello en su libro
"Diez días que Shook the World ”. Este relato se imprime
y repite en toda una serie de folletos que se originan en
los bolígrafos de los partidarios de Trotsky, entre otros, en
uno de los últimos folletos sobre octubre escritos por el
camarada Syrkin.

Estos rumores son respaldados en mayor grado por la


última empresa literaria del camarada
Trotsky. Difícilmente es necesario probar que todas estas
y similares "Noches de Arabia" no se corresponden con
los hechos, que nada de lo que sucedió o pudo haber
ocurrido en la reunión del CC. Podríamos, por lo tanto,
pasar por alto estos rumores, porque ciertamente , muchos
rumores infundados y tontos se fabrican en los estudios de
personas en oposición o no relacionadas con el
Partido. De hecho, lo hemos hecho hasta hace poco, por
ejemplo, al no prestar atención a los errores de John Reed
y no preocuparnos por corregirlos. Pero después de las
recientes empresas del camarada Trotsky, es realmente
imposible pasar por alto estas leyendas, ya que se están
haciendo esfuerzos para educar a los jóvenes en la línea
de estas leyendas, Que lamentablemente ya han tenido
cierto éxito. Me siento, por lo tanto, obligado a confrontar
estos rumores tontos con los hechos reales. Tomemos el
acta de la reunión del CC de nuestro Partido del 10 al 23
de octubre de 1917. Presente: Lenin, Zinoviev, Kamenev,
Stalin, Trotsky, Sverdlov, Uritzky, Dzershinsky,
Kollontay, Bubnov, Sokolnikov, Lomov. La cuestión a
discutir es la situación a tono y la insurrección. Después
del debate, se somete a votación una resolución del
camarada Lenin sobre la revuelta. La resolución fue
aprobada con una mayoría de 10 votos contra 2. Parece,
por lo tanto, perfectamente claro que el CC resolvió por
mayoría de 10 contra 2 votos proceder inmediatamente
con el trabajo práctico para la organización de la
insurrección. En esta reunión, el CC.

Estos son los hechos.

Estos minutos destruyen inmediatamente varias


leyendas. Destruyen la leyenda que una mayoría del CC
pronunció contra la insurrección. También destruyen la
leyenda de que el CC se enfrentó a una división en la
cuestión de la insurrección. Es evidente en los Minutos
que los opositores a la revuelta inmediata, los camaradas
Kamenev y Zinoviev, se unieron al órgano para la
dirección política de la revuelta, al igual que los que
estaban a favor de ella. No hubo ni puede haber ninguna
cuestión de una división.

El camarada Trotsky afirma que en las personas de los


camaradas Kamenev y Zinoviev, tuvimos en octubre, un
ala de derechas, casi un ala de socialdemócratas en
nuestro partido. En vista de esto, parece difícil entender
cómo podría suceder que el Partido escapara a una
división; cómo podría suceder que, a pesar de las
diferencias de opinión, los compañeros en cuestión fueron
colocados por el Partido en los cargos más importantes,
fueron elegidos para el comité político central de la
insurrección, etc. La intolerancia de Lenin a los
socialdemócratas es buena conocido en el partido; el
Partido sabe que, por un momento, no habría aceptado
tener compañeros con inclinaciones socialdemócratas en
el Partido y mucho menos en los puestos más
importantes.

¿Cómo se explica que el Partido escapó a una


escisión? Esto se explica por el hecho de que estos
camaradas eran viejos bolcheviques que formaban parte
del fundamento general del bolchevismo. ¿En qué
consistió esta fundación general? En conformidad con los
puntos de vista sobre las cuestiones fundamentales, las
preguntas sobre el carácter de la revolución rusa, sobre la
fuerza motriz de la revolución, el papel de los
campesinos, los principios del liderazgo del partido, etc.
Sin una base tan general , una división hubiera sido
inevitable. No hubo división, y las diferencias de opinión
solo duraron unos pocos días, y eso porque los camaradas
Kamenev y Zinoviev eran leninistas, eran bolcheviques.

Pasemos ahora a la leyenda sobre la parte especial que


desempeña el camarada Trotsky en la revolución de
octubre. Los partidarios del camarada Trotsky difundieron
vigorosamente rumores de que el inaugurador y el único
líder de la revolución de octubre fue el camarada
Trotsky. Estos rumores son especialmente difundidos por
el camarada Lenzner, editor de las obras de Trotsky. Por
el hecho de que el camarada Trotsky omite
sistemáticamente mencionar al Partido, el Comité de
Coordinación y el comité de Petrogrado, y no dice nada
sobre el papel principal que desempeñaron estas
organizaciones en el trabajo de la revolución, poniéndose
en primer plano como su figura central, él mismo,
intencional o involuntariamente, promueve la difusión del
rumor sobre el papel especial que desempeñó en la
revolución.

Estoy lejos de negar el importante papel desempeñado


por el camarada Trotsky en la revolución. Sin embargo,
debo decir que el camarada Trotsky no jugó ningún papel
especial ni que él, como presidente del Soviet de
Petrogrado, solo llevó a cabo la voluntad de las
autoridades del Partido en cuestión que supervisaron cada
uno de sus pasos. Para los miembros de la pequeña
burguesía, como Suchanov, todo esto puede parecer
extraño, pero los hechos, los hechos reales, confirman
completamente mi declaración.

Tomemos el acta de la siguiente reunión del 16 de


octubre. Presente: los miembros de la CC plus
representantes del comité de Petrograd más representantes
de la organización militar, de los comités de fábrica de los
sindicatos, de los ferroviarios. Entre los presentes se
encontraban, además de los miembros del CC, Krylenko,
Schotman, Kalinin, Volodarsky, Schlapnikov, Lazis y
otros. La pregunta para discusión es la insurrección desde
el punto de vista puramente práctico de la
organización. La resolución de Lenin en cuanto a la
insurrección fue aprobada por una mayoría de 20 votos
contra 2, 2 absteniéndose de votar. El comité central
práctico para organizar la dirección de la revuelta fue
elegido. Cinco compañeros fueron elegidos para este
comité: Sverdlov, Stalin, Dsherinsky, Bubnov, Uritzky.es
decir , el "inaugurador", la "figura central", el "único
líder" de la insurrección, el camarada Trotsky, no fue
elegido miembro del comité central práctico, cuyo deber
era dirigir la insurrección.

¿Cómo puede esto conciliarse con la opinión en


circulación general sobre el papel especial desempeñado
por el camarada Trotsky? De hecho, es algo "extraño",
como dirían los seguidores de Suchanov o del camarada
Trotsky. Estrictamente hablando, sin embargo, no hay
nada "extraño" en esto, para el camarada Trotsky, un
hombre relativamente nuevo en nuestro Partido en
octubre, ni jugó un papel especial ni en el Partido ni en la
revolución de octubre. Él, como todos los funcionarios
responsables, era solo un agente de la voluntad del CC.
Cualquiera que conozca el mecanismo de la dirección del
Partido de los bolcheviques entenderá sin mucha
dificultad, que no podría haber sido de otra manera,
porque el camarada Trotsky había comenzado a hacerlo.
Al contrario de la voluntad del CC, se le habría privado
de su influencia en el curso de las cosas.

Esto, por supuesto, no significa que la revolución de


octubre no tuvo su instigador y líder. Pero este era Lenin
y ningún otro, el mismo Lenin cuyas resoluciones fueron
aceptadas por el Comité Central al decidir la cuestión de
la revolución, el mismo Lenin a quien la ilegalidad no le
impidió convertirse en el instigador de la revolución, a
pesar de las afirmaciones de El camarada Trotsky. Es
absurdo y ridículo esforzarse por chismear sobre la
ilegalidad para borrar el hecho indudable de que el líder
del Partido, VI Lenin, fue el instigador de la revolución.

Estos son los hechos.

Por supuesto, dicen, pero no se puede negar que el


camarada Trotsky luchó bien en el período de octubre. Sí,
es cierto, el camarada Trotsky realmente luchó con
valentía en octubre. Pero en octubre, no solo el camarada
Trotsky luchó con valentía, también lo hicieron incluso
los revolucionarios sociales de izquierda que en ese
momento estaban al lado de los bolcheviques. En
conjunto, debe decirse que no es difícil luchar con
valentía en un período de insurrección victoriosa, cuando
el enemigo está aislado y la insurrección está
creciendo. En tales momentos, incluso los atrasados se
convierten en héroes. Pero la batalla del proletariado no
es siempre un ataque, no siempre es exclusivamente una
cadena de éxitos. La lucha del proletariado tiene sus
juicios, sus derrotas. Un verdadero revolucionario es
aquel que no solo muestra coraje en el período de
insurrección victoriosa, pero que al mismo tiempo
muestra coraje en un momento de retirada de la
revolución, en un período de derrota del
proletariado; quien no pierde la cabeza ni se cae, si la
revolución falla y el enemigo triunfa; quien, en el período
de retirada de la revolución, no cae víctima del pánico y
la desesperación.

Los revolucionarios sociales de izquierda no lucharon


mal en el período de octubre cuando apoyaron a los
bolcheviques. Sin embargo, ¿quién no es consciente de
que estos "valientes" guerreros fueron presa del pánico en
el período de Brest cuando el ataque del imperialismo
alemán los lanzó a la desesperación y la histeria? Es un
hecho triste pero indiscutible que el camarada Trotsky,
que había luchado bien en el período de octubre, perdió su
coraje en el período de Brest, el período de fracaso
temporal de la revolución, hasta tal punto que en este
difícil momento no se mantuvo firme. Bastante para
resistir seguir los pasos de los revolucionarios sociales de
izquierda. No hay duda de que el momento era muy
difícil, que era necesario exhibir una auto posesión de
hierro para no desgastarse, ceder en el momento adecuado
y aceptar la paz en el momento adecuado. para proteger al
ejército proletario contra el empuje del imperialismo
alemán, para preservar las reservas campesinas y, de esta
manera, haber alcanzado un espacio para respirar, para
atacar al enemigo con fuerza renovada. Pero, por
desgracia, el camarada Trotsky no mostró tanto coraje ni
tanta firmeza revolucionaria en este difícil momento.

En opinión del camarada Trotsky, la principal lección


de la revolución proletaria de octubre es "no correr fuera
de los rieles". Esto es incorrecto, ya que la afirmación del
camarada Trotsky contiene solo una pequeña parte de la
verdad sobre las lecciones de la revolución. Toda la
verdad en cuanto a la lección es evitar "correr fuera de los
rieles", no solo en los días del ataque revolucionario, sino
también en los días de retirada de la revolución, cuando el
enemigo ha ganado la ventaja y la revolución es sufriendo
la derrota. La revolución no se agota con octubre. Octubre
es solo el comienzo de la revolución proletaria. Es malo
salirse de los rieles cuando la revolución está en proceso
de desarrollo, es peor cuando ocurre en la hora de la
prueba severa de la revolución, después de que se haya
tomado el poder. No es menos importante mantener el
poder el día después de la revolución, que
aprovecharlo. Dado que el camarada Trotsky se salió de
las vías en el período de Brest, el período de severas
pruebas para nuestra revolución, cuando casi era un caso
de ceder el poder, debía entender que señala los errores
cometidos por Kamenev y Zinoviev en octubre. , está
completamente fuera de lugar.

El partido y los preparativos para octubre

Pasemos ahora a la cuestión de los preparativos para


octubre. Si uno escucha al camarada Trotsky, se siente
tentado a pensar que el Partido Bolchevique durante todo
el período de octubre solo hizo lo que apareció, que fue
devorado por disensiones internas y que impidió a Lenin
de todas las maneras posibles. no ha sido para el
camarada Trotsky, nadie sabe cómo pudo haber terminado
la revolución. Es bastante divertido escuchar estas
extrañas declaraciones del camarada Trotsky sobre el
Partido, que en el mismo "prefacio" del Volumen
III. afirma que “el arma principal de la revolución
proletaria es el Partido”, que “sin el Partido, más allá del
Partido, independientemente del Partido, por una
sustitución del Partido, la revolución proletaria no puede
ganar, "A partir del cual Alá mismo no pudo entender
cómo nuestra revolución pudo haber sido victoriosa, ya
que" su arma principal "era inadecuada y, sin embargo,
ninguna victoria es posible" independientemente del
Partido ". No es, sin embargo, la primera vez que el
camarada Trotsky Nos sirve una tarifa tan
extraña. Debemos dar por sentado que los entretenidos
discursos sobre nuestro Partido pertenecen a las
peculiaridades habituales del camarada Trotsky. Veamos
brevemente los preparativos para octubre de acuerdo con
los distintos períodos.

1. El Periodo de Reorientación del Partido (marzo-


abril). Los hechos fundamentales de este período son:
( a ) la caída del zarismo; ( b ) la formación del gobierno
provisional (dictadura) de la burguesía; ( c ) el ascenso de
los soviets de soldados y obreros (dictadura del
proletariado y del campesinado); ( d ) el doble
gobierno; ( e ) la manifestación de abril; ( f ) La primera
crisis de poder.

El rasgo característico de este período es el hecho de


que lado a lado, concurrente y simultáneamente, existe
tanto la dictadura de la burguesía como la del proletariado
y el campesinado, este último muestra confianza en el
primero, creyendo en sus esfuerzos por la paz. Otorgando
voluntariamente el poder a la burguesía y convirtiéndose
así en su apéndice. Aún no habían surgido graves
conflictos entre las dos dictaduras. En lugar de esto había
una "comisión de contacto".

Este fue el cambio más grande en la historia de Rusia y


un giro hasta ahora inexperto en la historia de nuestro
Partido. La vieja plataforma pre-revolucionaria del
derrocamiento directo del gobierno era clara y definitiva,
pero ya no estaba unida a las nuevas condiciones de la
lucha. Ahora era imposible apuntar directamente al
derrocamiento del Gobierno, ya que estaba ligado a los
soviéticos que estaban bajo la influencia de los patriotas
sociales, y el Partido habría tenido que continuar una
lucha insoportable tanto contra el Gobierno como contra
el Soviéticos Pero también fue imposible llevar a cabo
una política para el apoyo del Gobierno Provisional, ya
que este era un gobierno del imperialismo.

Era necesaria una reorientación del Partido en las


nuevas condiciones de la lucha. El partido (su mayoría)
abordó esta reorientación con mucha cautela. Adoptó la
política de presión de los soviéticos sobre el gobierno
provisional en la cuestión de la paz, pero no decidió
inmediatamente dar un paso más allá de la vieja consigna
de la dictadura del proletariado y el campesinado hacia la
nueva Eslogan de todo poder a los soviéticos. Esta
política de doble cara se calculó para convencer a los
soviéticos a través de las cuestiones concretas de paz de la
naturaleza genuinamente imperialista del Gobierno
provisional, y así separarlas de este último. Esta fue una
política completamente equivocada; Para ello produjo
ilusiones pacifistas, suministró agua a los molinos del
patriotismo social y dificultó la educación revolucionaria
de las masas.[1]
Era necesaria una reorientación. Esta reorientación fue
dada a la fiesta por Lenin en sus famosas tesis de
abril. No entraré en detalles sobre estas tesis, ya que son
conocidas por todos. ¿Hubo en ese momento diferencias
de opinión entre el Partido y Lenin? Si habia. ¿Cuánto
duraron estas diferencias de opinión? No más de quince
días. La conferencia de la organización de toda la ciudad
de Petrogrado (segunda quincena de abril), que aceptó las
tesis de Lenin, fue un punto de inflexión en el desarrollo
de nuestro Partido. La Conferencia de Estado a fines de
abril solo completó el trabajo de la conferencia de
Petrogrado en una medida apropiada para el Estado,
reuniendo, por la actitud unida del Partido, nueve décimas
partes del Partido en sí.

Ahora, después de siete años, el camarada Trotsky


muestra una alegría maliciosa por las diferencias de
opinión pasadas de largo entre los bolcheviques, al
representar estas diferencias de opinión casi como una
pelea de dos Partes dentro del bolchevismo. Pero antes
que nada, el camarada Trotsky exagera de manera
escandalosa e infla todo el tema; porque el Partido
Bolchevique ha sobrevivido a estas diferencias de opinión
sin estar en lo más mínimo sacudido. En segundo lugar,
nuestro partido sería una casta y no un partido
revolucionario si no admitiera diferentes matices de
opinión entre ellos, pero es bien sabido que hubo
diferencias de opinión entre nosotros también en el
pasado, por lo tanto, para ejemplo, en el período de la
tercera Duma, que, sin embargo, no interfirió con la
unidad de nuestro Partido. En tercer lugar, no será
superfluo preguntar cuál fue la actitud del camarada
Trotsky en ese momento,

El llamado editor de las obras de Trotsky, el camarada


Lenzner, sostiene que las cartas estadounidenses del
camarada Trotsky (marzo) "anticipan completamente" las
"Cartas del extranjero" de Lenin (marzo), que forman los
cimientos de las tesis de abril de Lenin. Escribe
textualmente: "anticipar por completo". El camarada
Trotsky no objeta esta analogía, así que evidentemente lo
acepta con agradecimiento. Pero antes que nada, las cartas
del camarada Trotsky "no se parecen en nada a las" cartas
de Lenin, ni en espíritu ni en sus conclusiones. porque
reflejan plenamente el eslogan anti-bolchevique del
camarada Trotsky: "No zar, sino gobierno obrero", un
eslogan que significa la revolución sin el
campesinado. Solo es necesario mirar a través de estos
dos grupos de cartas para convencerse de este hecho. En
segundo lugar,

Quien no conoce las repetidas declaraciones de Lenin,


de que el eslogan de Trotsky "No zar, pero un gobierno
laborista" es un intento de "pasar por alto el movimiento
campesino que aún no está vencido", que este eslogan
juega con la toma del poder por parte de ¿El gobierno
laboral? [2] ¿Qué pueden tener en común las tesis
bolchevistas de Lenin con el esquema anti-bolchevique
del camarada Trotsky, con su "juego con la toma del
poder"? ¿Y de dónde obtiene esta gente la pasión con la
que comparan una miserable casucha con el Mont
Blanc? ¿Por qué el camarada Lenzner tuvo que agregar, a
las muchas leyendas sobre nuestra revolución, otra
leyenda sobre "la anticipación" de las famosas "Cartas
desde lejos" de Lenin, de parte de las cartas
estadounidenses del camarada Trotsky? [3]

2. El período de la movilización revolucionaria de las


masas (mayo-agosto). Hechos fundamentales de este
período: ( a ) La manifestación de abril en Petrogrado y la
formación de un gobierno de coalición con la
participación de los "socialistas"; ( b ) la manifestación
del 1 de mayo en los centros más importantes de Rusia
con el eslogan de “paz democrática”; ( c ) la
manifestación de junio en Petrogrado con el lema
principal: "Abajo los ministros capitalistas"; ( d ) la
ofensiva de junio en el frente y las fallas del ejército
ruso; ( e ) la manifestación armada de julio en Petrogrado
y la renuncia de los ministros del partido Cadet del
gobierno; ( f) la formación de tropas
contrarrevolucionarias del frente, la destrucción de la
oficina editorial de Pravda , la lucha por la
contrarrevolución contra los soviéticos y la formación de
un nuevo gobierno de coalición con Kerensky a la cabeza:
( g ) la Sesión del Sexto Partido en la que se le dio el
eslogan para la preparación de una insurrección
armada; ( H ) el consejo imperial contrarrevolucionaria y
la huelga general en Moscú; ( i ) el desafortunado ataque
de Kornilov en Petrogrado, el resurgimiento de los
soviéticos, la renuncia de los cadetes y la formación del
"directorium".

Como el rasgo característico de este período debemos


considerar la agudización de la crisis y la destrucción de
ese equilibrio inestable entre los soviéticos y el Gobierno
provisional, que en el período anterior había continuado
existiendo, para bien o para mal. La doble regla era
insoportable para ambos lados. La frágil construcción de
la "comisión de contacto" vio, sus últimos días. La "crisis
de poder" y la "rana ministerial" fueron en ese momento
las expresiones más de moda. La crisis en el frente y la
desintegración detrás del frente hicieron su trabajo porque
fortalecieron las alas extremas y metieron a los
comprometedores sociales y patriotas sociales de ambos
lados. La revolución fue movilizada, lo que provocó la
movilización de la contrarrevolución. La
contrarrevolución en cambio avivó la llama de la
revolución al intensificar la conflagración
revolucionaria. La cuestión de la transferencia de poder a
una nueva clase se convirtió en la cuestión del día.

¿Hubo en ese momento diferencias de opinión en


nuestro partido? Había. Pero, contrariamente a las
declaraciones del camarada Trotsky, que intentó descubrir
un ala "derecha" y una "izquierda" del Partido, eran de
naturaleza puramente objetiva. Es decir, eran diferencias
de opinión de una clase sin las cuales no puede existir una
vida activa de partido ni un verdadero trabajo de partido.

El camarada Trotsky se equivoca cuando sostiene que


la manifestación de abril en Petrogrado provocó
diferencias de opinión dentro del CC El CC fue
absolutamente unánime en esta pregunta y condenó el
intento de un grupo de compañeros de arrestar al
"Gobierno provisional" en el momento en que Los
bolcheviques estaban en minoría tanto en los soviéticos
como en el ejército. Si el camarada Trotsky no hubiera
escrito su "historia" de octubre de acuerdo con el material
de Suchanov, pero sobre la base de los documentos reales,
podría haberse convencido fácilmente de lo incorrecto de
su afirmación.

Sin duda, el camarada Trotsky se equivoca cuando


afirma que los miembros "correctos" de la CC designaron
como "aventura" el intento de "iniciativa de Lenin" de
organizar una manifestación el 9 de junio. Si el camarada
Trotsky no hubiera escrito de acuerdo con la información
de Suchanov, seguramente habría sabido que la
manifestación del 9 de julio se pospuso en completo
acuerdo con Lenin y que Lenin defendió la postergación
en un importante discurso en la conocida reunión del
Comité de Petrogrado ( ver Actas de la Comisión de
Petrogrado).
El camarada Trotsky está totalmente equivocado
cuando habla de las diferencias "trágicas" de opinión
dentro del CC en relación con la manifestación armada de
julio. El camarada Trotsky simplemente está usando el
suyo. imaginación cuando asume que algunos miembros
del grupo líder de la CC "deben haber considerado el
episodio de julio como una aventura dañina". El camarada
Trotsky, quien en ese momento aún no era miembro de la
CC, sino solo nuestro representante soviético en el
Parlamento, no podía, por supuesto, saber que el CC solo
consideraba la demostración de julio como un medio para
obtener información sobre el oponente, que el CC (y
Lenin) no deseaban volverse ni pensar en convertir la
demostración en una insurrección en un momento en que
Los soviéticos de las ciudades principales seguían a favor
de los patriotas sociales. Es muy posible que algunos de
los bolcheviques hayan hecho caras largas en relación con
la derrota de julio. Sé, por ejemplo, que algunos de los
bolcheviques que fueron arrestados estaban incluso listos
para abandonar nuestras filas. Pero sacar conclusiones de
esto contra algunos de los que se dice que han sido
"derechos" y haber sido miembros del CC es distorsionar
la historia de una manera imprudente.

El camarada Trotsky se equivoca cuando declara que en


los días de Kornilov, algunos de los jefes del Partido
mostraron una tendencia a formar un bloque con los
patriotas sociales para apoyar al Gobierno
provisional. Por supuesto, los mismos llamados
"derechos" se refieren a los compañeros que perturban el
sueño de Trotsky. Trotsky está equivocado; Existen
documentos, como el órgano central del Partido en ese
momento, que trastornaron las declaraciones del
camarada Trotsky. El camarada Trotsky se refiere a una
carta de Lenin al CC con una advertencia en contra de
apoyar a Kerensky. Pero el camarada Trotsky no
comprende las letras de Lenin, su significado, su
objeto. A veces Lenin anticipa deliberadamente en sus
cartas y coloca en primer plano los posibles errores que
pueden ocurrir, los critica por adelantado, para advertir al
Partido y disuadirlo de errores,

Un líder del partido, especialmente cuando se encuentra


en una posición ilegal, no puede actuar de otra manera, ya
que debe ver más allá de sus compañeros y es su deber
advertir contra cualquier posible error, incluso los
"insignificantes". Pero sacar una conclusión como
"trágica". "Las diferencias de opinión de estas cartas de
Lenin (y hay muchas de esas cartas) y en llamas,
muestran una falta de comprensión de las cartas de Lenin,
una falta de conocimiento de Lenin. Esto sin duda explica
el hecho de que el camarada Trotsky a veces no logra
alcanzar la marca. Para resumir: En los días del avance de
Kornilov, de hecho, no hubo diferencias de opinión en el
CC.

Después de la derrota de julio, es cierto, surgió una


diferencia de opinión entre el CC y Lenin sobre el destino
de los soviéticos. Es bien sabido que Lenin, que deseaba
concentrar la atención del Partido en los preparativos para
la insurrección fuera de los soviéticos, le advirtió que no
se dejara seducir por los soviéticos, como en su opinión,
los soviéticos que ya habían sido Náuseas por los
patriotas sociales, se habían vuelto irremediablemente
estériles. El CC y la Sesión del Sexto Partido tomaron una
línea más cautelosa y decidieron que no había razón
suficiente para pensar que era imposible revivir a los
soviéticos. El avance de Kornilov mostró que esta
decisión fue correcta. En cualquier caso, esta diferencia
de opinión no tenía un significado real para el
Partido. Lenin admitió posteriormente que la línea tomada
por la Sesión del Sexto Partido había sido la correcta.
Un partido unido y consolidado que se encuentra en el
centro de la movilización revolucionaria de las masas,
esta es la imagen de la situación de nuestro partido en ese
período.

3. El Período de la Organización del Ataque


(septiembre-octubre). Los hechos fundamentales de este
período son: ( a ) la convocatoria del Consejo Demócrata
y el colapso de la idea de un bloque con los cadetes; ( b )
el traslado de los soviéticos de Moscú y Petrogrado a los
bolcheviques; ( c ) el Congreso soviético del distrito del
Norte y la resolución del Soviet de Petrogrado contra la
transferencia de tropas; ( d ) la resolución del CC del
comité militar revolucionario del Soviet de
Petrogrado; ( e ) la resolución de la guarnición de
Petrogrado con respecto al sistema de los comisionados
del comité militar revolucionario; ( f) la formación de
fuerzas armadas bolchevistas y la detención de miembros
del "Gobierno Provisional"; ( g ) la toma del poder por el
comité militar revolucionario del Soviet de Petrogrado y
la formación del soviético de los Comisionados del
Pueblo por el Segundo Congreso Soviético.

Como el rasgo característico de este período debemos


considerar el rápido crecimiento de la crisis, la confusión
total de los círculos gobernantes, el aislamiento de la RS y
de los mencheviques y la venta al por mayor de los
elementos vacilantes a los bolcheviques.

Cabe destacar una peculiaridad original de las tácticas


revolucionarias de este período. Esta peculiaridad consiste
en que la revolución intentó llevar a cabo todos o casi
todos los pasos de su ataque bajo la apariencia de
defensa. No hay duda de que la negativa a permitir el
traslado de tropas fue un acto agresivo serio de la
revolución; sin embargo, este ataque fue emprendido bajo
la consigna de la defensa de Petrogrado contra un posible
ataque del enemigo externo. No hay duda de que la
formación del comité militar revolucionario fue un paso
aún más serio en el ataque contra el Gobierno
Provisional; sin embargo, se llevó a cabo bajo el lema de
la organización del control soviético sobre las actividades
del personal militar. No hay duda de que la apertura
abierta de la guarnición al comité militar revolucionario y
la organización de la red de comisionados soviéticos
indicó el comienzo de la insurrección; sin embargo, estos
pasos se tomaron bajo el lema de la defensa de los
soviéticos de Petrogrado contra posibles ataques de la
contrarrevolución.

Es como si la revolución hubiera escondido sus actos de


agresión bajo el manto de la defensa para atraer con
mayor facilidad a los elementos indecisos a su esfera de
influencia. Esto también debe explicar el carácter
defensivo aparente de los discursos, artículos y lemas de
este período, que, sin embargo, en su valor intrínseco,
tenía un carácter completamente ofensivo.

¿Hubo en este período diferencias de opinión dentro del


CC? Sí, los hubo, y los que no carecen de importancia. Ya
he mencionado las diferencias de opinión con respecto a
la insurrección. Fueron explicados en detalle en el Acta
del CC del 10 y 16 de octubre. Ahora debemos prestar
más atención a tres preguntas: las preguntas sobre la
participación en el "Parlamento Preliminar", el papel que
desempeñaron los soviéticos en la insurrección y el
tiempo fijado para la insurrección. Esto es tanto más
necesario porque el camarada Trotsky, en su afán por
ponerse en un lugar visible, tergiversa involuntariamente
la actitud de Lenin hacia las dos últimas preguntas.
No hay duda de que las diferencias de opinión sobre la
cuestión del Parlamento Preliminar fueron de naturaleza
seria. ¿Cuál era, por así decirlo, el objeto del Parlamento
Preliminar? El de ayudar a la burguesía a sacar a los
soviéticos a un segundo plano y sentar las bases del
parlamentarismo burgués. Si el Parlamento Preliminar, en
la situación revolucionaria que se había vuelto tan
complicada, fue capaz de llevar a cabo esta tarea, es otra
pregunta que los eventos han demostrado que este objeto
era inalcanzable, y el propio Parlamento Preliminar
representó un aborto involuntario de Korniloviad. Sin
embargo, no hay duda de que este fue el objetivo
perseguido por los mencheviques y los revolucionarios
sociales cuando crearon el parlamento
revolucionario. ¿Qué puede, en estas circunstancias, ¿Ha
sido la participación de los bolcheviques en el Parlamento
Preliminar? Nada más que la intención de engañar al
proletariado sobre el verdadero carácter del Parlamento
Preliminar. Esto explica principalmente la pasión con que
Lenin, en sus cartas, azota a los partidarios del
Parlamento Preliminar.

La participación en el Parlamento Preliminar fue sin


duda un grave error. Sin embargo, sería erróneo dar por
sentado, como lo hace el camarada Trotsky, que los
partidarios de la participación ingresaron al Parlamento
Preliminar con el objeto del trabajo orgánico, para "guiar
al movimiento obrero hacia el canal de la democracia
social". incorrecto. Esto no es verdad. Si fuera cierto, el
partido no habría tenido éxito en corregir este error por la
salida demostrativa del Parlamento Preliminar. La fuerza
viviente y el poder revolucionario de nuestro partido se
expresaron, entre otras formas, en que fue capaz de
cometer su error tan rápidamente. Y ahora permítame
corregir una leve inexactitud que se ha deslizado en el
informe del "editor" de las obras de Trotsky, camarada
Lenzner, En relación con la comisión de la fracción
bolchevique que resolvió la cuestión del Parlamento
Preliminar. El camarada Lenzner afirma que en esta
reunión había dos reporteros, Kamenev y Trotsky. Esto no
es cierto. De hecho, había cuatro reporteros: dos para el
boicot del Parlamento Preliminar (Trotsky y Stalin) y dos
para la participación (Kamenev y Nogin).

Pero el camarada Trotsky se ve desde una perspectiva


aún peor cuando se trata de la actitud de Lenin hacia la
cuestión de la forma de la insurrección. El camarada
Trotsky da la impresión de que, si se hubiera seguido a
Lenin, el Partido habría tomado el poder en octubre
"independientemente del soviet y detrás de él" (Trotsky
"On Lenin", pág. 71 de la edición rusa). En la crítica
posterior a este disparate que se atribuye a Lenin, Trotsky
“baila y toca” y finalmente termina con la
condescendiente frase: “Esto habría sido un error”. El
camarada Trotsky dice aquí una mentira sobre Lenin; él
tergiversa el punto de vista de Lenin sobre la parte de los
soviéticos en la insurrección. Podríamos citar un montón
de documentos que prueban que Lenin propuso la toma
del poder por los soviéticos, por los de Petrogrado o
Moscú, y no por detrás de los soviéticos.

El camarada Trotsky no sale mejor cuando "expone" la


actitud del CC y de Lenin sobre la cuestión de la fecha de
la insurrección. El camarada Trotsky comunica los hechos
con respecto a la famosa reunión del 10 de octubre y
sostiene que en esta reunión "se aprobó una resolución
para que la insurrección se produzca a más tardar el 15 de
octubre". (Trotsky "Sobre Lenin", pág. 72, edición
rusa). Parece que el CC había fijado el día de la
revolución para el 15 de octubre, y luego había hecho la
resolución de no efecto al posponerla al 25 de
octubre. ¿Es esto cierto? No, no es cierto. En todo este
período, el CC solo aprobó dos resoluciones en total con
respecto a la insurrección, una en el décimo y otra en el
16 de octubre. Veamos estas resoluciones.

La resolución del CC del 10 de octubre es la siguiente:

"El CC encuentra que por las siguientes razones una


insurrección armada está en la agenda: la situación
internacional de la revolución rusa (motín en la marina
alemana, el crecimiento creciente de la revolución
socialista mundial en toda Europa, el temor de que los
imperialistas Haría la paz para sofocar la revolución en
Rusia), la situación militar (la indiscutible determinación
de la burguesía rusa y de Kerensky y compañía de
entregar Petrogrado a los alemanes), la conquista de una
mayoría en los soviéticos por parte del proletario. Partido,
todo esto en relación con la insurrección campesina y con
la transferencia de la confianza de las masas populares a
nuestro Partido (elecciones en Moscú), finalmente los
preparativos obvios para la segunda Korniloviad
(remoción de las tropas de Petrogrado, transferencia de
Cosacos a Petrogrado,el cerco de Minsk por cosacos,
etc.).

"El CC encuentra así que la insurrección ha madurado


inevitable y completamente, y, por lo tanto, pide a todas
las organizaciones del Partido que actúen en consecuencia
y que juzguen y resuelvan todas las cuestiones prácticas
(en relación con el Congreso Soviético del territorio del
Norte, el retiro de tropas" "desde Petrogrado, la entrada
en acción de los de Moscú, Minsk, etc.), desde este punto
de vista".

La resolución de la conferencia entre el CC y los


funcionarios responsables el 16 de octubre es la siguiente:
“Esta asamblea acoge con satisfacción y apoya con
entusiasmo la resolución del CC y hace un llamamiento a
todas las organizaciones y a todos los trabajadores y
soldados para que apoyen la insurrección armada en todos
los sentidos y con toda su intensidad, y para que apoyen
al comité central que ha sido designado para este fin por
el CC; "Expresa su plena convicción de que el CC y los
soviéticos darán a conocer a su debido tiempo el
momento adecuado y los medios adecuados para la
insurrección".

Usted ve, que la memoria del camarada Trotsky lo hizo


falso con respecto a la fecha fijada para la insurrección y
la resolución del CC con respecto a la insurrección.

El camarada Trotsky está absolutamente equivocado


cuando sostiene que Lenin subestimó la legalidad del
soviet, que Lenin no había entendido el significado serio
de la toma del poder por parte del Congreso soviético de
toda Rusia el 25 de octubre, que solo por esta razón Lenin
había insistido en la toma del poder antes del 25 de
octubre. Esto no es cierto. Lenin propuso la toma del
poder antes del 25 de octubre por dos razones. En primer
lugar porque era de temer que los contrarrevolucionarios
pudieran en cualquier momento entregar Petrogrado a los
alemanes, lo que habría costado la sangre de la
insurrección en aumento, y que, por lo tanto, todos los
días eran preciosos. En segundo lugar, por el error del
soviet de Petrogrado en arreglar y anunciar públicamente
el día de la insurrección (25 de octubre).

El hecho es que Lenin consideraba la insurrección


como un arte y debió haber sabido que el enemigo que
(gracias a la falta de precaución del soviet de Petrogrado)
fue informado sobre el día de la insurrección,
indudablemente haría todo lo posible por prepararse para
esto. día, que era, por lo tanto, necesario robar una
marcha sobre el enemigo, es decir , comenzar con la
insurrección necesariamente antes del día oficialmente
arreglado. Esto explica principalmente la pasión con que
Lenin en sus cartas reprende a quienes consideran la
fecha, el 25 de octubre, como un fetiche.

Los eventos han demostrado que Lenin estaba


completamente en lo cierto. Se sabe que la insurrección se
inició antes del Congreso soviético de toda Rusia. Se sabe
que el poder se tomó realmente antes de la apertura del
Congreso soviético de toda Rusia, y que fue tomada, no
por el Congreso soviético, sino por el Petrogrado.
Soviética, por el comité militar revolucionario. El
congreso soviético solo tomó el poder de las manos de los
soviéticos de Petrogrado. Por esta razón, las largas
disertaciones del camarada Trotsky sobre el significado de
la legalidad de los soviéticos son ciertamente superfluas.

Un partido vivo y poderoso, al frente de las masas


revolucionarias, que asaltan y derrocan el poder burgués,
esta es la condición de nuestro Partido en ese período.

Esta es la verdad en cuanto a las leyendas sobre los


preparativos para octubre.

El trotskismo o el leninismo

Ya hemos hablado de las leyendas sobre el Partido y


sobre Lenin, que el camarada Trotsky y sus seguidores
han difundido. Hemos desvelado y refutado estas
leyendas. Ahora, sin embargo, surge la pregunta: ¿para
qué quería el camarada Trotsky todas estas leyendas sobre
los preparativos para octubre, como para Lenin y el
Partido de Lenin? ¿Por qué fueron necesarios los
recientes ataques literarios del camarada Trotsky en la
fiesta? ¿Cuál es el sentido, el propósito, el objetivo de
estos ataques, en la actualidad cuando el Partido no desea
discutir, cuando la Parte está sobrecargada con una gran
cantidad de tareas urgentes, en la actualidad cuando el
Partido necesita un trabajo conjunto para el
restablecimiento de ¿Su economía interna y no una nueva
disputa sobre viejas preguntas? ¿Por qué el camarada
Trotsky quiere arrastrar el hack del Partido a nuevas
discusiones?

El camarada Trotsky declara que todo esto es necesario


para el "estudio" de octubre. Pero, ¿no es posible estudiar
la historia de octubre sin atacar una vez más al Partido ya
su líder Lenin? Pero, ¿qué tipo de "historia" de octubre es
esta que comienza y termina con el destronamiento del
líder principal de la revolución de octubre con el
destronamiento del Partido que organizó y llevó a cabo
esta revolución?

No, este no es el caso del estudio de octubre. Esta no es


la manera de estudiar octubre. No es así como está escrita
la historia de octubre. Obviamente hay otra "intención".
Y, según todas las pruebas, esta "intención" es que el
camarada Trotsky es, con sus ataques literarios haciendo
otro intento (¡uno más!) De preparar las condiciones para
reemplazar el leninismo por el trotskismo. El camarada
Trotsky considera "absolutamente" necesario despojar al
Partido y sus cuadros, que llevaron a cabo la revolución,
de su gloria para pasar del destronamiento del Partido al
destronamiento del leninismo. Sin embargo, el
destronamiento del leninismo es necesario para
representar al trotskismo como la ideología del "único
proletario" (no es broma). Todo esto por supuesto (sí, por
supuesto!

Esta es la esencia de los ataques literarios más recientes


del camarada Trotsky.
Por esto, los ataques literarios del camarada Trotsky
ponen a prueba la cuestión del trotskismo.

¿Qué es entonces el trotskismo?

El trotskismo tiene tres características distintivas que lo


colocan en una oposición irreconciliable al
leninismo. ¿Cuáles son estos rasgos característicos?

En primer lugar. ¿El trotskismo es la teoría de la


"revolución permanente (ininterrumpida)"? ¿Pero cuál es
la concepción del trotskismo de la "revolución
permanente"? Es la revolución sin consideración del
pequeño campesinado como fuerza revolucionaria. La
revolución permanente del camarada Trotsky es, como
dice Lenin, el "abandono" del movimiento campesino, un
"juego para la toma del poder". ¿Dónde está el peligro de
esta mentira? En esa revolución, si uno se tomara la
molestia de realizarla, terminaría con un colapso
completo, ya que privaría al proletariado ruso de su
aliado, el pequeño campesinado. Esto explica la lucha que
el leninismo ha estado llevando a cabo contra el
trotskismo desde el año 1905.

¿Cómo el camarada Trotsky estima el leninismo desde


el punto de vista de esta lucha? Lo considera como una
teoría que contiene en sí características
"antirrevolucionarias". (Trotsky "1905", edición rusa pág.
285). ¿En qué se basa este enojado comentario contra el
leninismo? Sobre el hecho de que el leninismo siempre ha
defendido y defiende la idea de la dictadura del
proletariado y del campesinado. Trotsky no se limita a
este comentario enojado. Él va más allá cuando dice:

"En la actualidad, toda la construcción del leninismo se


basa en mentiras y contiene el germen venenoso de su
propia desintegración" (véase la carta del camarada
Trotsky a Tscheidse del 25 de febrero de 1913).

Como veis nos enfrentamos a dos líneas opuestas.

En segundo lugar. El trotskismo es una desconfianza de


las acciones del Partido Bolchevique, de su unidad, de su
hostilidad hacia los elementos oportunistas. El trotskismo
es, en el ámbito de la organización, la teoría de una
asociación de revolucionarios y oportunistas, de sus
grupos y grupos en el seno de un partido
unido. Seguramente conoces la historia del "bloque de
agosto" del camarada Trotsky, en el que los partidarios de
Martov y los Otsovistas (partidarios de la retirada de los
delegados de la Duma), liquidadores y trotskianos,
formando un Partido "real", trabajan juntos
cómodamente. Se sabe que el objetivo de este Partido
extrañamente remendado fue la destrucción del Partido
Bolchevique. Entonces, ¿cuáles eran en ese momento
nuestras "diferencias de opinión"? En ese leninismo se
vio la garantía del desarrollo del Partido proletario en la
destrucción del "bloque de agosto".

De nuevo, como veis, dos líneas opuestas.

En tercer lugar, el trotskismo es una desconfianza hacia


los líderes del bolchevismo, un intento de desacreditarlos
y destronarlos. No conozco ninguna corriente en el
Partido que pueda compararse con el trotskismo en su
desprestigio de los líderes del leninismo o de las
instituciones centrales del Partido. ¿Cuál es, por ejemplo,
el comentario "amistoso" del camarada Trotsky sobre
Lenin cuando lo describe como un "explotador
profesional de cada atraso en el movimiento obrero ruso?"
(Consulte la carta ya citada a Tscheidse). Sin embargo,
esto no es de ninguna manera la observación más
"amable" de todas las observaciones "amables" del
camarada Trotsky.

¿Cómo era posible que el camarada Trotsky, que


llevaba una carga tan desagradable sobre su espalda, se
encontrara durante el movimiento de octubre en las filas
de los bolcheviques? Esto sucedió porque el camarada
Trotsky en ese momento se liberó (literalmente aliviado)
de su carga y la escondió en un armario. Sin esta
"operación" seria la cooperación con el camarada Trotsky
hubiera sido imposible. La teoría del "bloque de
agosto", es decir , la teoría de la unidad con los
mencheviques había sido destruida y desechada por la
revolución, ¿cómo podría haber alguna cuestión de
unidad cuando hubo una lucha armada entre los
bolcheviques y los menchiques? El camarada Trotsky no
tenía otra alternativa que reconocer el hecho de la
inutilidad de esta teoría.

El mismo asunto desagradable "sucedió" con la


revolución permanente, ya que ninguno de los
bolcheviques pensó en tomar el poder inmediatamente el
día después de la revolución de febrero; El camarada
Trotsky debería haber sabido que los Boleshviki, para
citar las palabras de Lenin, no le permitirían "jugar con la
toma del poder". Trotsky no tuvo más remedio que
reconocer la política de los bolcheviques en la cuestión de
la lucha por la influencia en el Los soviéticos, la lucha por
la conquista del campesinado. En cuanto a la tercera
característica del trotskismo (la desconfianza de los
líderes bolcheviques), por supuesto, tuvo que retirarse a
un segundo plano en vista de la obvia ruptura de las dos
primeras características.

¿Podría el camarada Trotsky en tal situación hacer algo


más que esconder su carga en un armario e ir al
Bolsheviki, aquel que, sin el pretexto de que había un
grupo serio detrás de él, llegó al Bolsheviki como un
bancarrota político, despojado de su ejército? Por
supuesto, no podía hacer nada más!

¿Qué lección hay que aprender de esto? Solo hay una


lección: la larga cooperación de los leninistas con el
camarada Trotsky solo fue posible a través de su renuncia
total a su antigua carga, a través de su identificación total
con el leninismo. El camarada Trotsky escribe sobre las
lecciones de octubre, pero se olvida de que además de
todas las otras lecciones, hay una lección más de octubre
que acabo de decirles y que esto es de primordial
importancia para el trotskismo. No le haría daño al
trotskismo prestar atención a esta lección de octubre.

Pero esta lección, como hemos visto, no está de acuerdo


con el trotskismo. El punto del asunto es que la vieja
carga del trotskismo, que estaba escondida en un armario
en los días del movimiento de octubre, ahora ha sido
arrastrada a la luz con la esperanza de deshacerse de ella,
aún más cuando el mercado aquí se ha
ampliado. Indudablemente, en los recientes ataques
literarios del camarada Trotsky se intenta volver al
trotskismo, "superar el leninismo" y arrastrar y aplicar
todas las peculiaridades especiales del trotskismo.

El nuevo trotskismo no es una simple continuación del


viejo trotskismo, se ha vuelto algo irregular y raído, es en
su espíritu incomparablemente más suave y en su forma
más moderada que el viejo trotskismo, pero sin duda,
conserva fundamentalmente todas las peculiaridades de El
viejo trotskismo. El nuevo trotskismo no decide luchar
abiertamente contra el leninismo, prefiere trabajar bajo la
bandera general del leninismo y se protege bajo el eslogan
de la interpretación, la mejora del leninismo. Esto por la
razón de que es débil. No podemos considerar como un
accidente que el surgimiento del nuevo trotskismo
coincidiera con el momento de la muerte de Lenin. Bajo
Lenin no se hubiera atrevido a dar este paso.

¿Cuáles son los rasgos característicos del nuevo trotskismo?

1. La cuestión de la revolución permanente. El nuevo


trotskismo no considera necesario defender abiertamente
la revolución permanente. "Simplemente" afirma que la
revolución de octubre ha confirmado completamente la
idea de la revolución permanente. De esto se extrae la
siguiente conclusión: las características correctas y
aceptables del leninismo son aquellas que existieron
desde la guerra, en el período de la revolución de octubre,
y por otra parte, las características incorrectas e
inaceptables son las que existían antes de la guerra, antes
de la guerra. La Revolución de Octubre. De ahí la teoría
de los trotskianos sobre la división del leninismo en dos
partes: el leninismo de antes de la guerra, el leninismo
"viejo y sin valor" con su idea de una dictadura del
proletariado y el campesinado, y el nuevo leninismo de
posguerra de Octubre, que pretenden adaptarse a las
exigencias del trotskismo.

Pero el leninismo no es una teoría ecléctica que se


consolide a partir de diversos elementos y que permita
dividirse. El leninismo es una teoría indivisible, que
surgió en el año 1903, ha experimentado tres revoluciones
y ahora avanza como la bandera de guerra del
proletariado mundial. El "bolchevismo", dice Lenin, "ha
existido como una corriente en la vida política y como un
partido político desde el año 1903. Solo la historia del
bolchevismo en todo el período de su existencia puede
explicar satisfactoriamente cómo podría, en las
condiciones más difíciles. , trabaja y preserva la disciplina
de hierro que es necesaria para la victoria del proletariado
". (Ver Lenin" Enfermedad infantil ".) El bolchevismo y el
leninismo son esencialmente uno. Son dos nombres para
un mismo objeto. Por lo tanto,

No debemos perder palabras para demostrar que el


Partido no puede reconciliarse con estas extrañas teorías.

2. La cuestión de la naturaleza del partido. El viejo


trotskismo socavó al Partido Bolchevista con la ayuda de
la teoría (y la práctica) de la unidad con los
mencheviques. Pero esta teoría se ha convertido tan
completamente en un escándalo, que a nadie le importa
que se lo recuerden. El trotskismo moderno ha inventado
una teoría nueva, menos escandalosa y casi "democrática"
de la oposición de los antiguos cuadros a la juventud del
Partido, con el fin de socavar al Partido.

El trotskismo no reconoce una historia unificada e


indivisible de nuestro partido. El trotskismo divide la
historia de nuestro partido en dos partes desiguales, la
parte anterior y la parte posterior a octubre. La parte de la
historia de nuestro Partido antes de octubre no es en
realidad una historia, sino una "historia preliminar", un
período sin importancia o al menos un poco importante de
preparación para nuestro Partido. Esa parte de la historia
del Partido después de octubre es la historia realmente
genuina de nuestro Partido. Hay cuadros "antiguos,
prehistóricos", sin importancia para nuestro Partido, aquí
el nuevo, real, "histórico" Partido. Apenas es necesario
señalar que este esquema original de la historia del
Partido es un esquema para socavar la unidad entre los
antiguos y los nuevos cuadros de nuestro Partido, un
esquema para la destrucción del Partido Bolchevique
activo.
No debemos perder ninguna palabra para demostrar que
el Partido no puede reconciliarse con esta extraña teoría.

3. La cuestión del bolchevismo. El viejo trotskismo


hizo esfuerzos por menospreciar a Lenin más o menos
abiertamente sin temer las consecuencias. El nuevo
trotskismo procede con más cautela. Hace esfuerzos para
continuar con el viejo trotskismo en forma de alabar a
Lenin, de alabar su grandeza. Creo que vale la pena citar
algunos ejemplos.

El partido conoce a Lenin como un revolucionario


despiadado. Sin embargo, también sabe que Lenin fue
cauteloso, no amaba a los políticos intrigantes y no pocas
veces contuvo a los terroristas demasiado agudos,
incluido el propio Trotsky, con una mano firme. El
camarada Trotsky trata este tema en su libro "Sobre
Lenin". Pero por su caracterización, parece que Lenin
solo fingió, como "enfatizó en cada ocasión adecuada la
inevitabilidad del terror". (Página 104 de la edición rusa).
La impresión el resultado es que Lenin fue el más
sanguinario de todos los bolcheviques sanguinarios. ¿Por
qué el camarada Trotsky necesitaba esta imposición de
color innecesaria y de ninguna manera justificada?

El Partido conoce a Lenin como un compañero


ejemplar al que no le importó responder a las preguntas
bajo su propia responsabilidad, de manera impulsiva, sin
el comité principal, sin sentir cuidadosamente su camino
y después del examen de precaución. El camarada Trotsky
trata este lado de la pregunta también en su libro. Pero
nos da una imagen no de sino de un chino mandarín, que
decide al azar las preguntas más importantes en el silencio
de su estudio, como si estuviera iluminado por el Espíritu
Santo.
¿Desea saber cómo nuestro Partido decidió la cuestión
de la disolución de la Asamblea Constituyente? Oye,
camarada Trotsky:

"La Asamblea Constituyente, por supuesto, debe ser


disuelta", dijo Lenin, "pero ¿qué pasa con los
revolucionarios sociales de izquierda?", Nos tranquilizó el
viejo Natanson. Se acercó a nosotros para "hablar sobre
las cosas" y dijo inmediatamente después de las primeras
palabras: "Bueno, si se trata de eso, en lo que a mí
respecta, disuelva la Asamblea Constituyente por la
fuerza".

"Bravo", gritó Lenin, lleno de alegría, "lo que es


correcto, debe seguir siendo correcto. Pero tu gente lo
aceptará ".

"Algunos de nosotros estamos vacilantes, pero creo que


a largo plazo estarán de acuerdo", respondió
Natanson. (Ver Trotsky "Sobre Lenin", pág. 92, edición
rusa.)

Así se escribe la historia.

Quieres saber cómo decidió el Partido la cuestión del


consejo supremo de guerra. Escucha al camarada Trotsky:

"Sin líderes militares serios y con experiencia, no


saldremos de este caos", le dije a Vladimir Ilyitch, cada
vez que visitaba al personal.

"Eso es obviamente cierto; pero ciertamente nos


traicionarán ".

"Adjuntaremos un comisario a cada uno de ellos".


"Dos serían mejores aún", exclamó Lenin, "pero
incondicionales. Seguramente es imposible que no
tengamos comunistas firmes ”.

Así comenzó la formación del consejo militar


supremo. (Trotsky: "Sobre Lenin", pág. 106, edición
rusa.) Así es como el camarada Trotsky escribe la historia.

¿Por qué el camarada Trotsky necesitaba estos


entretenimientos de la Noche Árabe que comprometen a
Lenin? ¿Seguramente no para magnificar al líder del
partido, VI Lenin? Apenas podemos pensar así.

El Partido conoce a Lenin como el más grande marxista


de nuestro tiempo, el teórico más profundo y el
revolucionario más experimentado que no fue culpable de
siquiera una sombra de blanquismo. El camarada Trotsky
trata este lado de la pregunta también en su libro. Su
caracterización, sin embargo, no revela a un Lenin
gigante, sino a una especie de enano blanquista, que
aconseja al Partido en los días de octubre "apoderarse del
poder con sus propias manos, independientemente del
soviet y a sus espaldas". Ya he dicho que esta
caracterización No contiene una palabra de verdad.

¿Por qué el camarada Trotsky necesitaba este


deslumbrante? . . inexactitud? ¿No es un intento de
despreciar a Lenin "solo un poco?"

Estos son los rasgos característicos del trotskismo.

¿Dónde está el peligro del nuevo trotskismo? En ese


trotskismo, de acuerdo con todo su contenido interior,
muestra todos los signos de convertirse en un centro y
lugar de reunión de elementos no proletarios, que luchan
por debilitar y desintegrar la dictadura del proletariado.
¿Entonces que? usted preguntará ¿Cuáles son los
deberes inmediatos del Partido en relación con los nuevos
ataques literarios del camarada Trotsky?

El trotskismo ahora da un paso adelante con el objeto


de destronar al bolchevismo y socavar sus principios. El
deber del Partido es enterrar el trotskismo como una línea
de pensamiento.

Se habla de represalias contra la oposición y el peligro


de una división. Esto es una tontería, camaradas. Nuestro
partido es fuerte y poderoso. No admitirá divisiones. En
cuanto a las represalias, me opongo claramente a ellas. No
necesitamos represalias ahora, sino una batalla de ideas
desarrollada contra la resurrección del trotskismo.

No deseamos esta discusión literaria, ni nos esforzamos


por lograrla. El trotskismo nos lo impone por sus ataques
anti-leninistas. Pues bien, camaradas, estamos listos!

Notas
1. Es bien sabido que el camarada Zinoviev, a quien el
camarada Trotsky le gustaría convertir en un "partidario
de Hilferding", compartió por completo el punto de vista
de Lenin.

2. Ver las obras de Lenin, vol. xiv., pp. 31 y 32 (edición


rusa). Vea también los informes en la conferencia de todo
Petrogrado y en la Conferencia Imperial de RCP
(mediados y finales de abril, 1917.)
3. Debemos considerar como una de estas leyendas la
versión generalizada de que el camarada Trotsky fue el
"único" o el "organizador principal" de las victorias en los
frentes de la guerra civil. En interés de la verdad,
camaradas, debo declarar que esta versión es
absolutamente contraria a la verdad. Estoy lejos de negar
el importante papel desempeñado por el camarada Trotsky
en la guerra civil. Sin embargo, debo declarar con toda
firmeza que el honor de ser el organizador de nuestras
victorias no recae en ningún individuo, sino en la gran
comunidad de trabajadores avanzados de nuestro país, el
Partido Comunista Ruso. Tal vez no sea superfluo citar
algunos ejemplos. Sabes que Koltchak y Denikin fueron
considerados como los principales enemigos de la
República Soviética. Sabes que nuestro país solo
respiraba libremente después de la victoria sobre estos
enemigos. Y la historia dice que nuestras tropas
derrotaron a estos dos enemigos. Koltchak y Denikin en
oposición a los planes de Trotsky. ¡Juzguen por ustedes
mismos!

1. Re Koltchak. Fue en el verano de 1919. Nuestras


tropas atacaron a Koltchak y operaron antes de Ufa. La
reunión del camarada CC Trotsky propuso detener el
ataque en la línea del río Bjalaja (antes de Ufa), dejar los
Urales en manos de Koltchak, eliminar a parte de nuestras
tropas del frente oriental y lanzarlas al frente sur . Los
debates acalorados tuvieron lugar. El CC no estuvo de
acuerdo con el camarada Trotsky y descubrió que los
Urales con sus obras, su red de ferrocarriles, no deberían
dejarse en manos de Koltchak, porque él podría
fácilmente poner en orden a sus tropas, reunir a los
grandes agricultores que lo rodeaban y avanzar al lugar.
Volga, pero ese Koltchak primero debe ser conducido de
regreso sobre las crestas de los Urales hacia las estepas
siberianas, y solo entonces se debe proceder con la
transferencia de tropas hacia el Sur. El cc Rechazó el plan
del camarada Trotsky. Este último renunció. El CC no
aceptó su renuncia. El comandante en jefe, Wazetis, un
partidario del plan del camarada Trotsky, se retiró. Su
lugar fue ocupado por un nuevo comandante en jefe, el
camarada Kamenev. A partir de este momento, el
camarada Trotsky rechazó cualquier participación directa
en las transacciones en el frente oriental.

2. Re Denikin. El asunto tuvo lugar en otoño de 1919.


El ataque contra Denikin fracasó. El "anillo de acero"
alrededor de Mamontov (el asalto de Mamontov) fue un
obvio fracaso. Denikin se llevó a Kursk. Denikin se
acerca a Orel. El camarada Trotsky fue convocado desde
el frente del sur a una reunión del CC. El CC declaró que
la situación era inquietante y decidió enviar nuevos
funcionarios militares al frente del sur y llamar al
camarada Trotsky. Estos funcionarios exigieron "no
interferencia" por parte del camarada Trotsky en el frente
sur. El camarada Trotsky se retiró de la participación
inmediata en la acción en el frente sur. Las operaciones en
el frente del sur hasta la toma de Rostov en el Don y
Odessa por nuestras tropas, procedieron sin el camarada
Trotsky.

Lev Kamenev

¿Leninismo o
trotskismo?
Fuente: The Errors of Trotskyism , mayo de 1925
Publicado: Partido Comunista de Gran Bretaña
Transcripción / Marcado HTML / Edición
menor: Brian Reid
Dominio público: Marxist Internet Archive
(2007). Puede copiar, distribuir, mostrar y realizar este
trabajo libremente; Así como realizar trabajos derivados
y comerciales. Por favor, acredite a "Marxist Internet
Archive" como su fuente.

[La siguiente es una versión escrita del discurso


pronunciado por mí el 18 de noviembre en la sesión
celebrada por el Comité de Moscú, ampliada por los
funcionarios activos del Partido y repetida el 19 de
noviembre en la sesión de la fracción comunista del
Consejo Sindical y el 21 de noviembre en la
conferencia de funcionarios militares. — LK]

¿Leninismo o trotskismo?
I. El trotskismo y el partido antes de la
revolución de 1917

1. El período de la primera
revolución (1905)
2. El período de la
contrarrevolución
i. Mayo de 1910
ii. 1911
iii. 1912
iv. 1914
3. El período de la guerra
i. 1915
ii. 1916
iii. 1917
II. El camarada Trotsky entra en la fiesta

1. Trotsky sobre sí mismo y el


leninismo
2. Lenin en abril de 1917

III. Trotsky en el partido. Nuestros


errores. Octubre Según Trotsky

1. Cuatro intentos hechos por el


camarada Trotsky para mejorar el
partido
2. Nuestros errores
3. Trotsky vuelve a escribir sobre sí
mismo y Lenin
4. El leninismo contra el trotskismo

__________________________________________

Compañeros! El tema de mi discurso será la última


publicación del camarada Trotsky, el artículo que
apareció en la víspera del séptimo aniversario de la
revolución de octubre y titulado por su autor "Las
lecciones de octubre".

Trotsky presenta la fiesta con libros con bastante


frecuencia. Hasta ahora no hemos pensado que sea
necesario prestar mucha atención a estos libros,
aunque no es difícil encontrar en muchos de ellos
varias desviaciones del bolchevismo, de la ideología
oficial de nuestro Partido. Pero a este libro se le debe
prestar una atención especial y, si se lo somete a un
análisis exhaustivo, cuanto más el camarada Trotsky
haya seleccionado el tema de las "Lecciones de
octubre" para su última publicación.
Como todo nuestro Partido, toda la Internacional
Comunista, todo el movimiento obrero internacional
y toda la juventud trabajadora, están aprendiendo
las lecciones enseñadas por la revolución de octubre,
y continuarán aprendiendo las suyas, no es posible
considerar la interpretación de estas lecciones como
El asunto privado de este o aquel escritor. Como
aparecen las "Lecciones de octubre" con el
semblante del Partido, y como lo han escrito un
miembro del CC y la oficina política de nuestro
Partido, que, y esto no es un secreto, es el Partido
principal en la Comintern. Entonces queda
perfectamente claro que estamos amenazados por el
peligro de recibir tales proclamas, tales "lecciones",
aceptadas como libros de texto no solo por nuestros
miembros jóvenes, sino también por toda la
Comintern.

Todos los que han leído el artículo están obligados


a ver que atrae no solo a nuestro Partido, sino
también al proletariado internacional, ya los
Partidos Comunistas de todos los países. Y, por lo
tanto, no se trata de una opinión privada, sino de un
conflicto político que concierne a todo el Partido. Si
algún compañero sostiene que el conflicto suscitado
por el libro del camarada Trotsky es simplemente un
conflicto entre Trotsky, Bucharin, Zinoviev, Stalin y
Kamenev, una diferencia de opinión entre
alfabetizados, estos camaradas demostrarían que
son incapaces de comprender los intereses reales de
Partido. Los camaradas que sostienen esa opinión
solo pueden hacerlo porque les gustaría utilizar los
conflictos del Partido con el propósito de formar un
tercer grupo basado en el eslogan: "Los alfabetizados
se pelean entre ellos, pero no tiene nada que ver con
nosotros".
Nadie tiene derecho a mantenerse al margen en
este conflicto. Se trata de una de las preguntas de
mayor alcance de nuestra vida interior y de la vida
de la Comintern. La pregunta es: ¿puede el Partido
recomendar al proletariado que acepte las lecciones
que enseña el libro del camarada Trotsky, o debería
el Partido ejercer toda su autoridad para advertir al
proletariado contra la enseñanza de las "Lecciones
de octubre?"

No estoy deseando entrar aquí en una larga


controversia con este artículo del camarada Trotsky.
El camarada Trotsky es un excelente escritor, y su
talentosa pluma ha hecho para el Partido un servicio
muy valioso. Pero aquí sirve a intereses hostiles al
Partido, aquí no sirve al bolchevismo, sino a la causa
de aquellos que buscan desintegrarse y desacreditar
al bolchevismo, tanto el bolchevismo que encarna la
ideología de la revolución proletaria como el
bolchevismo que organiza la fuerza de combate del
proletariado. Y el camarada Trotsky hace esto por
medio de una descripción extremadamente artística,
pero esencialmente incorrecta e inexacta de la
totalidad de los eventos entre febrero y octubre. No
tengo ninguna duda, pero el Partido recurrirá a
varios de sus escritores,

La manifestación de abril está tergiversada, la


conferencia de abril está tergiversada, los eventos de
junio y julio están tergiversados, los eventos en
relación con el parlamento preliminar están
tergiversados y, finalmente, el curso tomado por los
eventos en octubre en sí está tergiversado. Aquí no
puedo detenerme en los detalles requeridos para la
restauración de la verdad histórica, o en el
enfrentamiento de las afirmaciones del camarada
Trotsky por la evidencia documental. Lo que quiero
abordar aquí es la cuestión general de la importancia
social y política de la actitud adoptada por el
camarada Trotsky, y el significado de esta actitud
cuando se considera a la luz de las posiciones
anteriores tomadas por el camarada Trotsky, y del
papel Jugado por el camarada Trotsky.

Hasta ahora nos hemos abstenido de hacer esta


pregunta, por razones fácilmente
comprensibles. Pero ahora ya no podemos evitarlo,
para el camarada Trotsky, al plantear así la cuestión
de octubre, la cuestión del papel desempeñado por
nuestro Partido y Lenin en la creación de la ideología
subyacente a la revolución de octubre, él mismo nos
obliga a tratar con la pregunta de todos los puntos de
vista adoptados por el camarada Trotsky durante la
historia del Partido Bolchevique.

Por lo tanto, me veo obligado a tratar la cuestión


concreta del trotskismo y el bolchevismo, y al hacer
esto me refiero a la última expresión del camarada
Trotsky simplemente como uno de los ejemplos más
claros e instructivos de la línea general que sigue el
camarada Trotsky.

Primero debemos preguntarnos: ¿Existe


realmente una línea general? ¿Qué entendemos bajo
el término “trotskismo”? ¿Se trata de la personalidad
del camarada Trotsky, o de los fenómenos generales
y de ninguna manera personales relacionados con la
historia del movimiento obrero en Rusia durante los
últimos veinte años? ¿Con qué tenemos que lidiar
aquí? ¿Con una personalidad, con una
individualidad, o con alguna generalización, alguna
tendencia originada por las condiciones generales de
la evolución del movimiento obrero en un país
pequeño burgués? ¿Con un fenómeno accidental o
con un fenómeno basado en un pasado que no
podemos olvidar? Si recurre a las obras del
camarada Lenin para obtener una respuesta a esta
pregunta, la encontrará hasta la época de la
revolución de febrero, y nuevamente, con una breve
interrupción, después del año 1918. Apenas apareció
una obra de la pluma del camarada Lenin en la que
el trotskismo no fue tratado sistemáticamente. ¿Por
qué?

I. El
trotskismo y el partido antes de la revolución
de 1917

Nuestro partido se originó en un país


capitalistamente atrasado y pequeño
burgués. Nuestro proletariado existía en condiciones
más atrasadas que cualquier otro proletariado en
Europa. Estaba rodeado de elementos más agrarios y
pequeñoburgueses que cualquier otro
proletariado. Y la cuestión de cómo este proletariado
tuvo éxito en medio del despotismo zarista, al crear y
soldar a un Partido destinado a dirigir todo el
movimiento obrero internacional, esta es la cuestión
principal del autoconocimiento esencial para el
Partido.

Esta cuestión de nuestro origen y desarrollo se ha


planteado con frecuencia en el propio Partido, y el
Partido se ha explicado por qué y de qué manera el
proletariado de Rusia (para usar la vieja palabra), en
un país agrario atrasado, y bajo El despotismo del
zar ha sido capaz de crear ese leninismo que hoy es
la estrella guía de todo el proletariado internacional,
del proletariado de países mucho más desarrollados
en el capitalismo y mucho más avanzados en
economía que Rusia. Una cosa es cierta: en estas
condiciones, el Partido del proletariado
revolucionario, el Partido de los Bolcheviques, solo
podía originarse en la forma de una lucha constante,
sistemática e incesante contra el elemento pequeño
burgués que se esfuerza por subordinar a la clase
obrera. El bolchevismo en su esencia más íntima
significa una lucha,

La expresión más concentrada de la política de


influencia burguesa en el proletariado es la del
menchevismo. Los treinta años de la historia del
bolchevismo son la historia de los treinta años de
lucha contra el menchevismo. El leninismo es la
enseñanza de la lucha del proletariado contra la
burguesía. Precisamente por esta razón, el leninismo
es, por lo tanto, al mismo tiempo la enseñanza de la
lucha contra el menchevismo.

Las formas en que la burguesía ha ejercido su


influencia sobre las licencias del proletariado
cambiaron con los cambios de la época histórica. Y
las formas y métodos del menchevismo han
cambiado en consecuencia. Lo que no ha cambiado
es la lucha leninista "salvaje" contra el
menchevismo, la capacidad de Lenin para distinguir
el verdadero carácter del menchevismo en todas sus
formas cambiantes, y para reconocer la hostilidad
esencial del menchevismo contra la ideología
bolchevique y el desarrollo del Partido
bolchevista. Todo el mundo lo sabe, o al menos se
puede suponer que todos deberían saberlo. Todos
comprenden que aquellos que no están plenamente
conscientes de que el bolchevismo significa una
lucha sistemática contra el menchevismo, no
entienden nada del bolchevismo, ninguna de las
razones por las que el bolchevismo ha sido
victorioso. Pero todo el mundo no sabe,

¿Por qué? Debido al trotskismo, durante todo el


período en que nuestro Partido se preparaba para la
lucha de clases decisiva del proletariado contra la
burguesía, y en el que el leninismo fue la fuente de la
enseñanza de la revolución proletaria y unió al
Partido como líder de la Revolución: durante todo
este tiempo, el trotskismo no desempeñó otro papel
que el de un agente del menchevismo, una
ocultación del menchevismo, un enmascaramiento
del menchevismo.

Todos los que estudian la historia del Partido en


las obras del Partido en las obras de Lenin, y no
tenemos, ni nunca tendremos, un libro de texto
mejor y más completo sobre la historia del Partido y
la revolución, o uno más rico en El asunto y las
conclusiones que se extraerán de él, inevitablemente
estarán convencidos de que durante toda su lucha
por el Partido y por la revolución, y durante toda su
lucha contra los mencheviques, Lenin contempló a
Trotsky (tomando la línea seguida por él. durante
décadas en su totalidad, y sus acciones separadas)
exclusivamente como un agente del menchevismo,
como un servidor del menchevismo, como una
herramienta empleada por el menchevismo con el
propósito de ganar influencia en esta o aquella
sección de la clase trabajadora. Para Lenin, Trotsky y
el trotskismo eran fenómenos característicos y no
accidentales,
Para Lenin, Trotsky carecía de interés como
personalidad después del año 1903. Para Lenin y
para el Partido, ha sido la encarnación típica de una
de estas corrientes históricas que han sido contrarias
a la creación del Partido Bolchevique y al desarrollo
de La ideología bolchevique, la ideología de la
revolución proletaria y la organización proletaria
bolchevique. Para Lenin, Trotsky era la encarnación
prolija de un elemento hostil al proletariado, un
elemento que a veces mostraba talento, otra vez
simplemente la encarnación de ciertos fenómenos
sociales. Esta lucha sistemática contra el trotskismo
como una corriente anti-bolchevista se encuentra en
cada volumen de las obras de Lenin hasta el
momento en que Trotsky se unió a nuestro
Partido. En este punto hay una interrupción, seguida
por la reanudación de esta lucha, en otra forma.

El período de la primera revolución (1905)

Hasta la época del Segundo Congreso del Partido,


hasta la división entre Bolsheviki y Mensheviki, el
camarada Trotsky trabajaba para el leninista Iskra ,
como Martov, Potressov y otros Mensheviki. El celo
del camarada Trotsky por la ejecución de los planes
de Lenin incluso lo llevó a recibir el apodo de
"garrote de Lenin", en las primeras reuniones del
Congreso del Partido. Un papel honorable! Pero para
la historia política del camarada Trotsky, este rol es
menos característico que el hecho de que cambió de
rol de inmediato tan pronto como el Mensheviki
apareció en escena en las últimas sesiones de este
mismo Congreso.

La ruptura organizativa entre los mencheviques y


los bolcheviques tuvo lugar en el Congreso del
Partido sobre la cuestión de la elección del Comité
Central del Partido.

Tres miembros debían ser elegidos para el CC.


Respecto a dos miembros, los mencheviques y los
bolcheviques estaban de acuerdo. Como tercer
miembro, los mencheviques querían el "garrote de
Lenin" de ayer, pero Lenin no estaría de acuerdo a
ningún precio. Los mencheviques no cederían a
ningún precio. Es probable que Lenin y Martov
hayan formado una estimación correcta del grado en
que el "garrote" era "Lenin". Lenin tenía la mayoría
en el Congreso, y Trotsky no fue elegido. Sobre esto,
el camarada Trotsky, en colaboración con Martov,
Dan, Axelrod y otros, formaron la fracción de los
mencheviques, rompió las decisiones del Congreso
del Partido y encabezó el boicot contra las
autoridades centrales del Partido bajo el liderazgo de
Lenin. y escribió un panfleto político contra Lenin,
una de las producciones más arrogantes y ofensivas
de la literatura menchevista, en la que toda la
política de Lenin se explica como mera codicia de
poder por parte de un "candidato para el puesto de
dictador". Dirigido por Martov, Dan y otros,
recomienda a la prensa propagar este folleto lo más
posible. Este fue el comienzo de la historia del
menchevismo y de la historia del camarada Trotsky
en el Partido.

Trotsky, ahora portador de espadas para Martov y


Axelrod, perdió todo interés como figura política
ante los ojos de Lenin. Lenin entró en largos y
sistemáticos conflictos con los mencheviques, con
Plechanov, Martov, Axelrod, Martinov; explicó y
reveló su punto de vista a los trabajadores; pero
sostuvo que era superfluo perder tiempo en
contiendas con su compañero de trabajo Trotsky.

"Plechanov debe ser combatido, los argumentos de


Martov deben ser refutados, y podemos luchar
contra el oportunista Martinov, pero no vale la pena
perder el tiempo luchando contra Trotsky", dijo
Lenin en ese momento a sus compañeros de
trabajo. Pero cuando, en el verano de 1905, el
camarada Trotsky intentó retirarse del pantano
menchevista presentando las ideas de Parvus sobre
la "revolución permanente" en su propia redacción,
entonces Lenin entró en una discusión detallada
sobre las ideas y los lemas presentados. Por Parvus,
y los rechazó. Con referencia al folleto de Trotsky,
simplemente expresó su pesar de que el
"socialdemócrata revolucionario" Parvus debería
considerar que es posible coincidir "con Trotsky" y
sus "frases revolucionarias". Lenin no tuvo otra
palabra que decir sobre el camarada Trotsky y su
"original" teoría. (Ver Lenin, obras
completas, Edición rusa, vol. 7, p. 130.)

Y ahora el camarada Trotsky se esfuerza por


presentar precisamente este folleto ante el Partido
como certificado de su pasado revolucionario, y está
tratando de demostrar que Lenin solo tenía razón en
la medida en que compartía el punto de vista del
folleto de Trotsky. Nos ocuparemos de esto en
detalle más adelante.

Durante todo el período de la primera revolución,


cuando las masas trabajadoras tuvieron por primera
vez la oportunidad de probar en acción las diversas
teorías de la revolución rusa y sus métodos tácticos
resultantes, y cuando Lenin defendió el esquema de
revolución bolchevique en una batalla desesperada. ,
no creía que fuera necesario agregar nada a su
caracterización de los principios de Trotsky, ni a la
designación de "frases revolucionarias".

Lenin sabía que las "frases de izquierda" de


Trotsky sobre la "revolución permanente"
ciertamente no tendrían efecto sobre el curso real de
la revolución del movimiento obrero, y no evitarían
en lo más mínimo que el camarada Trotsky
permaneciera en la organización menchevista,
cooperando el órgano central menchevista, y
colaborando políticamente con los
mencheviques. Lenin tenía el hábito marxista de
juzgar a las personas, los partidos y las fracciones de
acuerdo con sus hechos, y no de acuerdo con sus
palabras.

Durante toda la época de la primera revolución


(1905 hasta 1907), que le dio al proletariado su
primera oportunidad de aparecer en la arena como
fuerza de masas y de expresar su política de clase y
sus relaciones con otras clases mediante la acción
real, hubo una lucha amarga. solo entre dos tácticas,
solo entre dos tendencias políticas, entre dos
esquemas de la revolución rusa, entre el
menchevismo, que subestimó o descuidó al
campesinado y apuntó a un entendimiento entre la
clase obrera y la burguesía, y el bolchevismo, que
invocó Campesinos para apoyar a la clase obrera,
tanto en su lucha contra el zarismo, como en su
lucha contra la burguesía en nombre de la dictadura
del proletariado y el campesinado. Esta lucha entre
Bolsheviki y Mensheviki durante la primera
revolución, esencialmente una lucha por la dirección
que asumirá la revolución, como también la
totalidad de la primera revolución, contenía todos
los elementos de la lucha que terminó en la segunda
revolución en 1917. La teoría de Parvus-Trotsky no
tuvo ningún papel en ninguno de los dos. Primera o
la segunda revolución. Permaneció como la frase
vacía prevista por Lenin, y no tenía nada que ver con
el curso real tomado por la lucha de clases. No se ha
conservado en los eventos vivientes de la lucha real,
sino únicamente en los polvorientos archivos de los
viejos periódicos menchevistas. Por lo tanto, Lenin
nunca perdió una palabra, durante la revolución, en
la refutación de esta teoría. La teoría de Parvus-
Trotsky no jugó ningún papel en la primera o la
segunda revolución. Permaneció como la frase vacía
prevista por Lenin, y no tenía nada que ver con el
curso real tomado por la lucha de clases. No se ha
conservado en los eventos vivientes de la lucha real,
sino únicamente en los polvorientos archivos de los
viejos periódicos menchevistas. Por lo tanto, Lenin
nunca perdió una palabra, durante la revolución, en
la refutación de esta teoría. La teoría de Parvus-
Trotsky no jugó ningún papel en la primera o la
segunda revolución. Permaneció como la frase vacía
prevista por Lenin, y no tenía nada que ver con el
curso real tomado por la lucha de clases. No se ha
conservado en los eventos vivientes de la lucha real,
sino únicamente en los polvorientos archivos de los
viejos periódicos menchevistas. Por lo tanto, Lenin
nunca perdió una palabra, durante la revolución, en
la refutación de esta teoría.

El período de la contrarrevolución

La marea de la revolución menguó. El Partido se


reorganizó por un trabajo difícil y tedioso en la
atmósfera de contrarrevolución. Las "frases de
izquierda" perdieron por completo el efecto. Los
fundamentos de las nuevas tácticas tenían que
establecerse, y había que hacer todos los esfuerzos
posibles para salvar todo lo que había que salvar: la
bandera de las tácticas revolucionarias del
proletariado y los principios de sus organizaciones
ilegales, de los pogromos contrarrevolucionarios. La
destrucción de las organizaciones proletarias, las
orgías de apostasía, la atmósfera de agotamiento en
la clase obrera y la traición y la alegría maliciosa
ante el fracaso de la revolución. La bandera de la
política revolucionaria de la clase obrera,
ridiculizada y pisoteada en el polvo por todos los
mencheviques, debía ser defendida. En este
momento, el más difícil de todos para el Partido
Bolchevique, ya que toda la atmósfera engendrada
por el aplastamiento de la revolución entró en
vigencia contra los bolcheviques, y se dio ayuda por
todas partes a las tendencias menchevistas y
liquidatorias (liquidatorias tanto con respecto al
Partido como a la revolución), en este momento el
camarada Trotsky, quien el momento de la
revolución ascendente combinada con Parvus en
querer "ser absolutamente más revolucionario que
los otros", obviamente debería haberse apresurado a
ayudar a los bolcheviques. Al menos este fue el
rumbo que tomó Plechanov, quien en principio
había sido nuestro oponente desde 1905 hasta
1907; El viejo revolucionario no pudo soportar el
hecho de ponerse de lado, y frente a la apostasía
general se lanzó a la lucha junto con los
bolcheviques, bajo el lema de "Diferenciación
general", es decir, una separación general de los
revolucionarios proletarios del menchevista.
liquidadores[1] Trotsky actuó de manera diferente.
Durante este período del comienzo de la
contrarrevolución, el camarada Trotsky dio un paso
adelante por primera vez en el Congreso del Partido
de Londres. En este Congreso, los bolcheviques
luchaban contra los liquidadores menchevistas,
especialmente contra la fracción de la segunda
Duma, encabezada por hombres ahora bien
conocidos por nosotros, Dan y Zeretelli. Los
bolcheviques criticaron esta fracción de la Duma
como una fracción que, en representación del punto
de vista menchevista, intentaba pisar el camino del
parlamentarismo socialdemócrata de Europa
occidental. Sabemos muy bien que este es un
invernadero en el que los frutos más tóxicos de la
traición contra la clase trabajadora encuentran el
suelo más fértil. Los bolcheviques criticaron
severamente el primer paso que se estaba tomando
en esta dirección.

El camarada Trotsky, por supuesto, defendió la


fracción menchevista contra los ataques de los
bolcheviques. Lenin caracterizó su punto de vista de
la siguiente manera:

“Trotsky habló en nombre del Centro; Expresó los


puntos de vista de la 'federación'. (La federación es
la organización más oportunista y sin principios que
jamás haya existido en el Partido; la falta de
principios es aún más característica que el
oportunismo. Era la organización de los artesanos, y
reflejaba su espíritu no proletario). Nos atacó por
presentar el borrador de una resolución
"inaceptable". Él amenazó con una división real. ¿No
es esto monstruoso? . . ? El hecho de que sea posible
hacer una pregunta de tal manera demuestra en sí
mismo que nuestro Partido contiene algo que le es
extraño. . . Este no es un punto de vista basado en
principios, es la falta de un principio característico
del "Centro", y al mismo tiempo, naturalmente, de
su defensor, Trotsky ". (Véase Lenin, trabajos
completos, vol. Viii., Pp 387 a 388).

El camarada Lenin encontró términos igualmente


decisivos para caracterizar el punto de vista del
camarada Trotsky en el momento en que nuestro
Partido resumió sus experiencias ganadas en 1905 y
estableció sobre esta base las bases para todo el
futuro del Partido. Las palabras pronunciadas por
Lenin en este momento llegaron al futuro y
previeron el papel que el camarada Trotsky estaba
destinado a desempeñar en nuestro Partido durante
la próxima década.

Este fue el primer acto del camarada Trotsky


después de la revolución de 1905. Desde entonces y
hasta el año 1917, el camarada Trotsky actuó
incesantemente como defensor de los menchiques
contra los bolcheviques, como adversario del Partido
bolchevique, preparándose en la lucha de ese
tiempo; e invariablemente, el Partido lo consideraba
un adversario. Sigamos aún más a Lenin y veamos
cómo caracterizó el papel desempeñado por el
camarada Trotsky durante el difícil proceso de
creación de un Partido Bolchevique, es decir,
durante el proceso de creación de la teoría y la
organización para el liderazgo de la revolución
proletaria.

Mayo de 1910

Esta es la fecha de la separación formal de los


bolcheviques, la retirada mental y organizativa final
de los bolcheviques de los partidarios de la
influencia burguesa sobre el proletariado, de los
liquidadores menchevistas encabezados por Martov
y Axelrod, y de los "Otsovistas", encabezados por El
subsiguiente renegado de Alexinsky. Lenin escribe
(Obras completas, XI./2, pp. 49 a 53):

“Los representantes de las dos tendencias


extremas, ambas sujetas a la ideología burguesa, y
ambas igualmente hostiles al Partido, están de
acuerdo en su lucha contra los bolcheviques. . . La
resolución propuesta por Trotsky difiere en su forma
solo de las efusiones de Axelrod y Alexinsky. Sus
términos son extremadamente "cautos" y apuntan a
expresar una justicia "super-fraccional". Pero ¿cuál
es su importancia real? Los 'líderes bolcheviques'
son los culpables de todo: esta 'filosofía de la
historia' no difiere de ninguna manera de la de
Axelrod y Alexinsky. . . . ”

"No es difícil de ver", continúa Lenin, "cómo las


frases vacías y huecas de la resolución de Trotsky
sirven para defender el mismo punto de vista que
adoptaron Axelrod y Co., y Alexinsky y Co. Aquí está
la gran y abismal diferencia. entre la postura
conciliadora de Trotsky y Co., en realidad los
servidores más fieles de los liquidadores y
Otsovistas, y formando el mal más peligroso para el
Partido, que son expertos en ocultar su verdadero
carácter detrás de frases inteligentes y artificiales, y
detrás de aparentemente anti "Declaraciones
fraccionarias y en favor del Partido, y entre ese
punto de vista realmente del Partido que representa
la purga del Partido de todos los liquidadores y
Otsovistas".
La lucha irreconciliable por los principios del
bolchevismo continuó. Todos los enemigos del
bolchevismo se unieron y atacaron a los
bolcheviques, al Partido y a sus autoridades
centrales. Lenin, al tratar el significado de esta lucha
y la parte de Trotsky en ella, escribió lo siguiente a
finales de 1910 (XI / 2, pp. 182, 183, 187):

“El artículo de Martov y la resolución de Trotsky


están respaldados por ciertas acciones prácticas
dirigidas contra el Partido. El artículo de Martov es
simplemente una forma literaria de la campaña
emprendida por los mencheviques con el propósito
de causar un cisma en nuestra resolución de CC
Trotsky persigue los mismos objetivos menchevistas:
la destrucción de las autoridades centrales (del
Bolsheviki) tan odiada por los liquidadores, y con
Esta es la destrucción del partido como
organización. No es suficiente simplemente exponer
estas acciones antipartidistas por parte de
Mensheviki y Trotsky; deben ser combatidos ".

Verán, camaradas, que han ocurrido muchas cosas


en nuestro Partido y muchas de las cosas que pueden
parecer nuevas para nuestros compañeros más
jóvenes no son tan nuevas para los más viejos, ni
para los compañeros más jóvenes que han estudiado
las obras de Lenin con atención. "No hay nada nuevo
bajo el sol."

Lenin continúa:

"Por lo tanto, declaramos en nombre de todo el


Partido, que Trotsky está llevando a cabo una
política antipartidista, que está socavando la
legalidad del Partido y entrando en un camino de
aventura y cisma. . . El camarada Trotsky conserva el
silencio sobre esta verdad indiscutible (sobre los
grupos antipartidistas), porque los objetivos reales
de su política no pueden soportar la verdad. Estos
verdaderos objetivos son: un bloque
antipartidista. Este bloque está siendo apoyado y
organizado por Trotsky. . . . No hace falta decir que
Trotsky apoya este bloque, ya que los elementos
antipartidistas aquí obtienen todo lo que necesitan:
libertad para sus fracciones, glorificación y
ocultación de su actividad, defensa hábil que los
defiende ante la clase obrera. Es precisamente desde
el punto de vista de los "principios fundamentales"
que tenemos que considerar este bloque como
aventurero en el significado más exacto de la
palabra. Trotsky no se atreve a afirmar que
encuentra en el Mensheviki. . . En los Otsovistas,
verdaderos marxistas, verdaderos defensores de los
principios establecidos de la socialdemocracia. Pero
es precisamente esta necesidad de esquivar
continuamente lo que caracteriza al aventurero. El
bloque formado por Trotsky con Potressov y el grupo
alrededor delVperjod ("Forward") es solo una
aventura, juzgada desde el punto de vista de los
"principios fundamentales". Esta afirmación no es
menos importante desde el punto de vista de las
tareas de la política del Partido. . . La experiencia de
un año ha demostrado que en realidad es
precisamente el grupo Potressov , precisamente
el conjunto Vperjod , el que incorpora la influencia
ejercida por la burguesía sobre el proletariado. . . En
tercer lugar y finalmente, la política de Trotsky es
una aventura en un sentido organizativo ”.

1911
La lucha por el partido y sus ideas
continuó. Trotsky continuó su política
antipartidista. Lenin complementó su
caracterización. En junio de 1911, Lenin escribe lo
siguiente (XI / 2, p. 322):

"Todos los bolcheviques deben ahora reunirse más


estrechamente, fortalecer su fracción, determinar su
línea de partido con mayor precisión y claridad,
reunir todas las fuerzas dispersas y emprender la
lucha por el RSDLP (Partido Laborista
Socialdemócrata Ruso) purgado de los partidarios de
Influencia burguesa sobre el proletariado ".

Y de inmediato agrega:

"Personas como Trotsky, con sus frases infladas en


la RSDLP, con su inclinación a los liquidadores que
no tienen nada en común con la RSDLP, son ahora
la 'enfermedad de la era'. En realidad, son los
portadores de la capitulación a los liquidadores, que
están ansiosos por formar un partido obrero en las
líneas de Stolipin ".

Después de unos meses, Lenin escribió lo siguiente


en una circular especial dirigida a "todas las
organizaciones, grupos y círculos del Partido":

“Solo mencionemos un rasgo, el más característico


y general, en las expresiones del pequeño grupo de
Trotsky: en la cuestión de las tácticas y de las
diferencias de opinión sobre los principios del
Partido, el arsenal de Trotsky solo puede suministrar
armas contra la izquierda. ala del partido. No es
necesario decir que una política de este tipo es la
molienda de los partidarios de los Golos (el
periódico menchevista, la 'Voz') y de todos los demás
grados de oportunistas ". (XI / 2, págs. 335 / 38.)

Trotsky continuó su política y Lenin continuó su


caracterización:

“Los verdaderos liquidadores se ocultan detrás de


su fraseología y hacen todo lo posible por frustrar el
trabajo que realizan los anti-liquidadores, es decir,
los bolcheviques. . . Trotsky y los trotskistas y
oportunistas como él, son más perjudiciales que
todos los liquidadores, ya que los liquidadores
convencidos expresan sus puntos de vista
abiertamente, y es fácil para los trabajadores
reconocer los errores de estos puntos de vista. Pero
Trotsky y aquellos similares a él engañan a los
trabajadores, ocultan el mal y lo hacen imposible de
exponer. y remediarlo. Todos los que apoyan al
grupo de Trotsky apoyan la política de mentiras y el
engaño de los trabajadores, la política que oculta los
objetivos liquidatorios. La plena libertad de acción
para los señores Potressov and Co. en Rusia, y la
vestimenta de sus acciones en frases
"revolucionarias" para el extranjero: este es el
carácter esencial de la política de Trotsky.

Esta caracterización: el disfraz de las acciones de


derecha en frases pseudo-revolucionarias de
izquierda, fue para Lenin el rasgo distintivo del
trotskismo, que se repite año tras año en formas
diferentes y progresivas. Y Lenin nunca se cansó de
señalar esta característica al Partido como la
característica más importante y característica, y al
mismo tiempo más peligrosa del trotskismo. Unos
meses después de escribir la caracterización aquí
citada, Lenin escribió lo siguiente en Trotsky:
"Un poquito ha sido pasado por alto por este pobre
héroe de la fraseología: un socialdemócrata (en
nuestra terminología actual, un comunista) no es un
revolucionario a menos que reconozca la nocividad
del pseudo-socialismo antirrevolucionario en un país
determinado en un momento dado, es decir, ", a
menos que sea capaz de reconocer que los objetivos
liquidatorios y de Otsovist son perjudiciales en
Rusia, y a menos que sepa cómo combatir
tendencias democráticas antisociales similares".

Unos meses después de esto (diciembre de 1911),


Lenin escribió:

“Trotsky se llama a sí mismo un adherente a los


principios del Partido, pero sobre la base del casi
total desprecio de la central del Partido Ruso, que
fue creada por la mayoría abrumadora de la
organización socialdemócrata rusa. . . La frase
revolucionaria sirve para ocultar la tendencia de la
liquidación, para justificarla y confundir así la
conciencia de los trabajadores. . . La tarea especial
de Trotsky es velar los objetivos de los liquidadores y
echar arena en los ojos de los trabajadores. . . No es
posible discutir lo esencial con Trotsky, ya que no
tiene puntos de vista. Sólo es posible lidiar con
liquidadores y otsovistas convencidos; pero no nos
importa entrar en discusión con un hombre que
juega a ocultar los errores de cualquiera de los
grupos: simplemente lo exponemos como
diplomático de la descripción más mezquina ". (XI /
2, pp. 446, 448.)

No es difícil profetizar que estos documentos


históricos del Partido aquí citados se explicarán de la
manera más conveniente y filistea, mediante
referencias a: Ira, calor del concurso, colisiones
accidentales, etc. Por lo tanto, considero que es mi
deber. , aunque desagradable, ya que el camarada
Trotsky ha obligado al Partido a ocuparse de la
historia de las relaciones entre el trotskismo y el
bolchevismo, a seguir las declaraciones de Lenin y la
caracterización hecha por Lenin de las relaciones
entre el Partido y el trotskismo, no solo por un solo
año, no solo con respecto a una sola pregunta, sino
sistemáticamente durante todo el período de quince
años que han pasado desde que el Partido se
familiarizó con el trotskismo.

Si ha existido una relación definida entre el


trotskismo y nuestro Partido durante varios años,
surgiendo sistemáticamente en cada punto de
inflexión de la historia del Partido, y no solo
apareciendo en una sola pregunta o en una sola
ocasión, incluso los más filisteos y lentos. la
mentalidad no puede explicar esta circunstancia
haciendo referencia a la ira momentánea, a los
conflictos accidentales, etc. Incluso la mente más
perezosa debe reconocer que si Lenin continuó por
quince años iluminando al Partido sobre el
trotskismo, y su caracterización resultó correcta en
cada momento decisivo de la historia del Partido, ya
sea que la marea de la revolución subiera, bajara o
subiera nuevamente, entonces es no es un caso de
animosidad, de opinión personal, pero es
perfectamente obvio que el trotskismo representa
una tendencia de política que reaparece
sistemáticamente,

El camarada Trotsky se limitó a defender a los


trabajadores rusos el punto de vista que he descrito
anteriormente en las palabras de Lenin. La posición
que ocupan los bolcheviques en la Segunda
Internacional es bien conocida. Incluso en ese
momento los bolcheviques, especialmente Lenin,
eran odiados por los líderes de la Segunda
Internacional. Incluso en ese momento, estos líderes
sintieron que el bolchevismo, y de nuevo
especialmente Lenin, representaban una nueva
fuerza destinada a suplantarlos, y, por lo tanto, los
órganos de prensa de la Segunda Internacional
abrieron sus páginas a todas las calumnias contra los
bolcheviques y los bolcheviques. Pero durante todo
el período del exilio de Lenin, durante todo el
período de la revolución y la contrarrevolución, a
Lenin nunca se le dio ni una sola oportunidad de
apelar a los trabajadores del tribuno de los órganos
de prensa de la Segunda Internacional,

En realidad, fuimos boicoteados por la Segunda


Internacional. Pero, por otro lado, los opositores de
Lenin, Martov, Dan y Trotsky, tuvieron todas las
oportunidades para expresar sus puntos de vista, y
estos pudieron difundir cualquier cantidad de
mentiras y calumnias, ya que se les aseguró de
antemano que no se permitiría a Lenin.
responder. Trotsky aprovechó esta oportunidad para
establecer la "filosofía" del bolchevismo ante el
movimiento obrero internacional en una forma
similar a la siguiente: los leninistas eran una
pandilla de intelectuales que, bajo el liderazgo de
Lenin, un hombre que se encogió de nada, sostenían
el movimiento proletario ruso en sus manos de
alguna manera oscura, mientras que fue solo la
ignorancia y el atraso del proletariado ruso lo que
hizo que confiara en los bolcheviques.
Esta es la concepción del bolchevismo que el
camarada Trotsky impuso a la Internacional en ese
momento. Esta es la manera en que representó la
victoria histórica de la lucha interna del Partido en
Rusia, la importancia de la lucha entre los
bolcheviques y los mencheviques, para los
trabajadores socialistas de Europa. Con referencia al
artículo enviado sobre este tema a la Internacional
por Martov y Trotsky, Lenin escribió lo siguiente en
el año 1911:

“Martov expresa la opinión de los


menchevistas; Trotsky se aferra al Menshevsk y se
esconde detrás de frases especialmente sonoras y
huecas. Para Martov, la "experiencia rusa"
significaba que el "blanquista" y la cultura
anarquista habían ganado la victoria sobre la cultura
marxista (léase: Bolchevismo sobre el
menchevismo). La socialdemocracia rusa había sido
demasiado celosamente rusa (es decir,
revolucionaria, LK) como diferenciada de los
métodos tácticos "europeos generales" (es decir,
parlamentarios). Encontramos a Trotsky
representando la misma 'filosofía histórica'. El
'espíritu sectario, el individualismo intelectual, el
fetichismo ideológico' se colocan en primer
plano. "La lucha por la influencia sobre el
proletariado políticamente inmaduro", ese es el
núcleo del asunto para él ".

Después de describir los puntos de vista así


presentados a los trabajadores alemanes por el
camarada Trotsky, Lenin continúa:

“La teoría de que la lucha entre el bolchevismo y el


menchevismo es una lucha por la influencia de un
proletariado inmaduro no es de ninguna manera
nueva. Lo encontramos en innumerables libros,
folletos y artículos publicados por la prensa liberal
desde el año 1905 (si no desde 1903). Martov y
Trotsky yacían puntos de vista liberales, recortados
con el marxismo, ante los compañeros alemanes. . .

"'Es una ilusión creer', declara Trotsky," que el


bolchevismo y el menchevismo han echado raíces
profundas en el proletariado '. Este es un ejemplo
típico de las frases sonoras pero vacías de las que
nuestro Trotsky es el maestro. No es en las
"profundidades del proletariado" que las diferencias
se encuentran entre el bolchevismo y el
menchevismo, sino en las condiciones económicas
de la revolución rusa. Martov y Trotsky, al ignorar
estas condiciones, se han privado de la posibilidad
de comprender la importancia histórica del conflicto
interno en Rusia. . . Para hablar de varias tendencias
en la revolución rusa, y para etiquetar a estos
"sectarismo", "no cultura", etc., (los términos
empleados por Trotsky contra los bolcheviques, con
la idea de alarmar a los filisteos alemanes. LK).

El camarada Lenin le explicó el asunto al


camarada Trotsky:

“Martov defiende la educación del campesinado


(que está llevando a cabo una lucha revolucionaria
contra la aristocracia) por parte de los liberales (que
traicionaron al campesinado a la aristocracia). Esto
no es nada más que la sustitución del liberalismo por
el marxismo, no es más que el liberalismo disfrazado
de frases marxistas. . . La lucha entre el
menchevismo y el bolchevismo está
indisolublemente ligada a esta realidad, ya que es
aquí la lucha entre el apoyo prestado a los liberales
(por parte de los menchiques) y el derrocamiento de
la hegemonía de los liberales sobre el campesinado
(por el Bolsheviki). De este modo, el intento de
explicar nuestras disensiones por la influencia de la
inteligencia, la inmadurez del proletariado, etc., es
simplemente una repetición ingenua e infantil de los
cuentos de hadas liberales ".

Vemos que "Trotsky vino a Lenin" al contar al


proletariado internacional los cuentos de hadas
liberales sobre el leninismo.

“Un abismo se encuentra entre nuestro punto de


vista y el punto de vista de Martov, y este abismo
entre los puntos de vista de varios 'intelectuales'
simplemente refleja, a pesar de las opiniones de
Trotsky en contra, el abismo que realmente existió
en el año 1905 entre dos clases, es decir, entre El
proletariado revolucionario de lucha y la burguesía
traidora ".

Esto es lo que el camarada Trotsky, según Lenin,


no entendió sobre el bolchevismo. Pero si no
comprendió esto, ¿comprendió algo al respecto?

"Trotsky distorsiona el bolchevismo, porque nunca


ha podido formarse una opinión definida sobre el
papel desempeñado por el proletariado en la
revolución burguesa rusa".

El camarada Lenin, después de caracterizar toda la


representación del bolchevismo por parte de Trotsky
ante los trabajadores alemanes desinformados como
una "violación de la fe refinada", cerró su
caracterización con las siguientes palabras:
"En 1903, Trotsky era un menchevista, abandonó
el Mensheviki en 1904, regresó al Mensheviki en
1905, blandiendo frases ultra-revolucionarias en
general, y volvió a darle la espalda al Mensheviki en
1906: a finales de 1906 defendió en la alianza
electoral con los cadetes (por lo tanto, en realidad se
puso del lado de los menheviques), y en la primavera
de 1907 declaró en el congreso de Londres que "la
diferencia entre él y Rosa Luxemburg era más una
diferencia de sombreado individual que de tendencia
política". Trotsky plagia hoy a partir de las ideas de
una fracción, mañana a partir de las de la otra, y por
eso se considera a sí mismo como un ser superior a
ambas fracciones. Teóricamente, Trotsky no está de
acuerdo con los liquidadores y Otsovistas en una
sola pregunta, pero en la práctica está
completamente de acuerdo con elGrupo Golos y
Vperjod (es decir, con los partidarios de la influencia
burguesa sobre el proletariado. — LK). Debo
declarar que Trotsky representa solo su fracción, y
disfruta de una cierta cantidad de fe exclusivamente
por parte de los Otsovistas y liquidadores ". (Obras
completas XI / 2 págs. 292, 293, 296, 307, 308).

1912

El año 1912 fue un año de cambios. En enero, los


bolcheviques rompieron los últimos restos de
conexiones organizativas con los menchiques y
formaron su propio Comité Central puramente
bolchevique en su propia conferencia bolchevique
(en Praga). Excluyeron a los liquidadores del Partido
y proclamaron un programa de acción
revolucionaria. Después del baño de sangre en la
Lena, surgió una ola tormentosa de movimientos
proletarios, por primera vez desde 1905. Este
movimiento se apropió del programa y las tácticas
de los bolcheviques en su totalidad. La "epidemia
bolchevique" (para usar el término malicioso
acuñado por los mencheviques en ese momento)
comenzó a extenderse, y actualmente obtuvo la
victoria final. El movimiento obrero que despertó
eliminó sistemáticamente a los liquidadores de todas
las posiciones que habían logrado ganar durante los
tristes años previos de contrarrevolución. Este fue el
comienzo del ataque revolucionario bajo las
consignas de los bolcheviques, bajo el liderazgo de
los bolcheviques, un ataque que llevó a la lucha
contra la barricada en Leningrado desde mediados
de 1914.

¿Cuál fue la actitud adoptada por el camarada


Trotsky con respecto a estos eventos
decisivos? ¿Esta ola de levantamiento
revolucionario, este fortalecimiento del movimiento
obrero, quizás indujo al camarada Trotsky a
abandonar el punto de vista de un agente del
menchevismo, sostenido por él durante los años
anteriores de desintegración y decadencia? ¿Su
teoría de "revolución permanente" de la
ultraizquierda, después de haber estado sin usar
durante años en su cajón, tal vez lo ayudó a romper
los lazos que lo ataban al menchevismo
contrarrevolucionario?

No: el camarada Trotsky se mantuvo fiel a sí


mismo y ... a los liquidadores menchevistas.

Respondió al desarrollo organizativo y al


establecimiento del Partido Bolchevista mediante
una alianza más estrecha con los mencheviques en
su lucha contra el bolchevismo. Debido a sus
esfuerzos, surgió el llamado "bloque de agosto"; este
bloque fue la alianza y reunión organizativa de todos
los grupos y subgrupos no bolchevistas y anti-
bolcheviques.

"Este bloque", escribe Lenin, "está compuesto de


principios de encaje, hipocresía y frases
vacías. . . . La base de este bloque es evidente: los
liquidadores reciben plena libertad para proceder
como antes, y el camarada Trotsky los cubre con la
frase revolucionaria, que no le cuesta nada y no lo
ata a nada ". (Obras completas, XII / 4, pág. 94 ,
Abril de 1912.)

Por orden de este bloque, el camarada Trotsky


extendió en el extranjero incluso más calumnias que
antes contra los bolcheviques, ya que los líderes del
avance proletario comenzaban entonces. El
camarada Lenin caracterizó los escritos de Trotsky
en ese momento como "engañando y engañando a
toda la clase trabajadora". Con respecto a un artículo
escrito por Trotsky para los trabajadores alemanes,
Lenin escribió que representaba

“Una recopilación de auto-elogios y mentiras


sentimentales no consideradas que no puede quedar
en duda, pero que la comisión de liquidación para
escribir este artículo fue puesta en manos
competentes”. (Ibid. P. 93.)

Pero tal vez el camarada Trotsky solo estaba de


acuerdo con los enemigos de los bolcheviques en lo
que se refería a la organización bolchevique, tal vez
todavía existía alguna diferencia entre él y los
mencheviques, los sirvientes de los liberales, en
cuestiones referentes a las tareas, los objetivos. ¿Y
las tácticas del movimiento proletario en ascenso, en
preguntas referentes a las tareas, objetivos y tácticas
de la nueva revolución? Preguntemos de nuevo a
Lenin:

"Trotsky abusó de la Conferencia en todas las


claves y aseguró a la gente buena que" la lucha por el
derecho de combinación "fue la base de los
acontecimientos en la Lena y sus secuelas, que" esta
demanda se mantiene y continuará en pie ". , como
punto de control de la movilización revolucionaria
del proletariado '. Apenas había transcurrido una
semana, y estas miserables frases, arrancadas de la
misma máquina que suministra a los liquidadores
con sus frases, fueron arrastradas como el polvo ".

"Son solo los chatterboxes liberales y los políticos


laborales liberales", continúa Lenin, "quienes son
capaces de colocar el derecho de combinación en 'el
centro de la movilización revolucionaria'".

Lenin luego compara la política seguida por los


liquidadores y por el camarada Trotsky con la
política revolucionaria bolchevique del proletariado
de Petersburgo:

"El proletariado de Petersburgo", escribe Lenin,


"ha comprendido que la nueva lucha revolucionaria
no debe llevarse a cabo por un solo derecho (el
derecho de combinación. — LK), sino por la libertad
de todo el pueblo. El proletariado de Petersburgo ha
comprendido que el mal debe ser atacado en su
centro, en su origen, que todo el sistema de la Rusia
reaccionaria zarista debe ser destruido. El
proletariado de Petersburgo ha comprendido que es
una estupidez ridícula hacer esta demanda por el
derecho de combinación. . . No hay mayor mentira
que la invención liberal, repetida por los
liquidadores e inmediatamente después por Trotsky,
de que la "lucha por el derecho de combinación" se
encuentra en la raíz de la tragedia de Lena y de los
poderosos ecos despertados por este evento. en todo
el país ”. (Obras completas, XII / 1, pp. 183, 185.

La diferencia es muy obvia entre la concepción


bolchevique de tareas fundamentales y la de
Mensheviki y el camarada Trotsky. Pero Lenin
explica una y otra vez la tendencia contraria de la
concepción de estas tareas del camarada Trotsky.

Trotsky siguió a Axelrod. Se encontró a sí mismo


superior a lo "inculto", "bárbaro", "sectario",
"asiático", a Bolsheviki en cuanto a que él, Trotsky es
un "europeo" y lucha "bajo la bandera táctica de la
democracia social europea". ¿Significado de esta
confrontación de “europeización” y “tácticas
europeas” con el bolchevismo? Solo significa una
cosa: la renuncia al cumplimiento de las tareas
revolucionarias inmediatas en la Rusia del Zar y los
grandes terratenientes, y todo por el bien de las
tácticas parlamentarias de los socialistas europeos.

"Esta famosa" europeización ", escribe Lenin," está


siendo discutida por Dan y Martov, Trotsky y
Levitzky, y por los otros liquidadores, en todas las
claves posibles. Es uno de los principales remaches
que aseguran su oportunismo. Su oportunismo
radica en el hecho de que el momento que eligen
para impartir un carácter de propagandista
parlamentario "europeo" al Partido es precisamente
el momento en que el Partido no se enfrenta a las
tareas europeas, sino a una lucha inmediata en el
lugar. Su idea es, pues, evitar la tarea de la
revolución y sustituir las tácticas revolucionarias por
tácticas parlamentarias ".

La pequeña palabra "europeísmo", en los labios de


los liquidadores y Trotsky durante el período
comprendido entre 1910 y 1914, complementada por
la pequeña palabra "barbarismo" (del Bolsheviki)
sirvió para ocultar la renuncia a las tareas
revolucionarias y las tácticas revolucionarias de El
proletariado de rusia. Leamos lo que Lenin escribió
en respuesta a un artículo tan "europeo" de la pluma
del camarada Trotsky:

"Este es el sueño de un intelectual oportunista que,


en medio de las condiciones difíciles y no europeas
que enfrenta el movimiento obrero en Rusia (Lenin
escribió este artículo para el Svesda legal y, por lo
tanto, empleó términos legales; aquí deberíamos
leer: bajo las condiciones impuestas por las tareas
revolucionarias que enfrenta el movimiento obrero
en Rusia. LK) ha desarrollado un excelente plan
europeo y, como lo ha hecho, se jacta de su
'europeización' para todo el mundo ". (Complete
Works, XII / 1, pp. 222, 223, julio de 1924.)

Estas tácticas, que en realidad implicaban la


aprobación de la transición del Partido del camino
de la revolución al camino de los entonces pacíficos
socialistas europeos, se proclamaron en el momento
en que la nueva ola de la revolución que siguió al
baño de sangre en la Lena exigió una manifestación
expresamente revolucionaria. liderazgo. Es posible
que alguien presente la pregunta: "¿Cómo es posible
que la teoría de la" revolución permanente "no haya
impedido al camarada Trotsky aplicar tácticas tan
revolucionarias? ¿Cómo podría él, el representante
de esta teoría de la ultraizquierda, prestar su apoyo a
tales tácticas antirrevolucionarias, al lado de los
mencheviques, durante la situación obviamente
revolucionaria de 1912 a 1914?

Pero cualquiera que haga esta pregunta solo


probaría que aún no ha comprendido la
caracterización de Lenin del trotskismo: "La política
correcta disfrazada con la fraseología izquierda".

"Examine el punto de vista de los liquidadores" —


Lenin continuó explicando a los ingenuos en el año
1913— el carácter esencial de su punto de vista
liquidatorio está artificialmente disfrazado bajo las
frases revolucionarias de Trotsky. Los ingenuos y
completamente inexpertos todavía son engañados a
menudo por este disfraz. . . . Pero el examen más
minucioso de inmediato dispersa este autoengaño ".

1914

Luego vino el año 1914. El movimiento


revolucionario en el proletariado avanzó
rápidamente, las olas de la tempestad de la
revolución se elevaron más y más. El punto de vista
de Trotsky se mantuvo sin cambios en las cuestiones
de los principios de la revolución y las tácticas del
movimiento proletario. Leamos lo que Lenin escribió
sobre él en el año 1914:

"El camarada Trotsky nunca ha tenido una opinión


definitiva sobre ninguna de las preguntas de Marx:
siempre se ha arrastrado a la brecha hecha por esta o
aquella diferencia, y ha oscilado de un lado a otro".
(Complete Works, XII / 2 , pp. 536, 537.)
“Los liquidadores tienen su propio punto de vista:
uno liberal y no marxiano. Todos los que estén
familiarizados con los escritos de Dan, Martov,
Potressov y Co. conocen este punto de vista. Pero
Trotsky no tiene un punto de vista, nunca ha tenido
uno; Él tiene simplemente transiciones y
movimientos de los liberales a los marxistas y, de
nuevo, fragmentos de palabras y frases que suenan,
oscilan aquí y allá. . . En realidad, las frases
resonantes, confusas y vacías de Trotsky, tan
engañosas para el trabajador no capacitado, sirven
únicamente para la defensa de los
liquidadores; Trotsky logra esto al preservar el
silencio sobre la cuestión de la ilegalidad (es decir,
de la organización y política revolucionaria de la
clase trabajadora. — LK), al tratar de convencernos
de que no existe una política laboral liberal entre
nosotros (es decir, ,

Luego vinieron los meses tempestuosos del año


1914. El movimiento obrero avanzó de huelgas
políticas y económicas a manifestaciones armadas,
solo interrumpidas por la movilización del
ejército. En julio, los trabajadores de Petersburgo ya
estaban en las barricadas. Era necesario encontrar
un equilibrio, era necesario mostrar a la clase
trabajadora las corrientes y tendencias políticas que
emergían de la ilegalidad y de la influencia de los
refugiados del extranjero, para que pudieran
continuar su movimiento. Lenin escribió un artículo
completo y lo publicó en mayo de 1914 en el
periódico
bolchevique Prosweschtschenje ("Ilustración"). Aquí
trazó el balance de los diez años de lucha entre el
bolchevismo y el trotskismo, la lucha que hemos
seguido en sus diversas etapas:
“Los viejos participantes en el movimiento
marxista de Rusia conocen muy bien la figura de
Trotsky; No hay necesidad de decirles nada sobre
él. Pero la generación más joven de trabajadores no
lo conoce, porque representa un tipo
determinado. En el momento de la
antigua Iskra (1901 a 1903), personas de este tipo
oscilaban entre los "Economistas" y el grupo
de Iskra . . . .

Cuando hablamos de los liquidadores, designamos


una cierta tendencia ideológica arraigada en el
"menchevismo" y el "economismo". . . una tendencia
estrechamente vinculada con la política y la
ideología de cierta clase, la burguesía liberal.

Estas personas “explican” que están por encima de


las fracciones, pero la única base para esta
afirmación es que toman sus ideas de una fracción
de hoy, de otra mañana ”.

"Trotsky era un partidario abierto de Iskra desde


1901 hasta 1903, y Rjasanov nombró el papel
desempeñado por Trotsky en el Congreso del Partido
en 1903 al de un" garrote de Lenin ". A finales de
1903, Trotsky era un menchevista abierto, tenía
desierto de Iskra a los "economistas". Proclamó que
"un profundo abismo bostezó entre el viejo y el
nuevo Iskra ". En los años 1904-05 abandonó el
Mensheviki y mantuvo una actitud irresoluta; en un
momento cooperó con Martinov (un "economista"),
y en otro momento repuso su "revolución
permanente" de izquierda nuevamente. En 1906-07
se acercó a los bolcheviques, y en la primavera de
1907 se declaró totalmente de acuerdo con Rosa
Luxemburgo.
Durante la época de la decadencia, volvió a girar a
la derecha después de largas vacilaciones
"antifraccionales", y en agosto de 1912 se unió al
bloque de los liquidadores. Ahora los deja de nuevo,
pero en todos los aspectos esenciales repite sus
ideas.

Tales tipos son característicos del


desmoronamiento de las formaciones históricas de
ayer, cuando el movimiento obrero de masas en
Rusia no fue completamente despertado.

La generación más joven de trabajadores debe


aprender a reconocer a este tipo de personas que, sin
preocuparse por las decisiones del Partido o. . . sobre
la experiencia ganada en el actual movimiento
obrero en Rusia, simplemente dé un paso adelante
con los reclamos más inauditos ”. (XII / 2, p. 462.)

Lenin consideró necesario decir esto a la


generación más joven de trabajadores en vísperas de
un nuevo avance del movimiento revolucionario en
la clase obrera; aquí trazó el balance de los diez años
de lucha llevados a cabo por el bolchevismo no solo
contra el menchevismo, sino también contra el
trotskismo.

Es comprensible para todos que cuando una


caracterización de este tipo se repite año tras año, y
no solo con referencia a este o aquel error, sino con
referencia a todo el curso seguido por el camarada
Trotsky, no se hace por ninguna razón
superficial. . El camarada Lenin vio en Trotsky la
encarnación de una corriente, de una tendencia
política, perjudicial para el bolchevismo. Por esta
razón y solo por esta razón, Lenin consideró
necesario advertir al Partido contra el trotskismo.
El periodo de guerra

Luego vino la guerra, designada acertadamente


por Lenin como un evento de importancia histórica
mundial en la vida de la humanidad, y como la
mayor prueba del socialismo internacional, haciendo
evidente el impasible abismo entre el oportunismo y
el comunismo revolucionario. Llegó el momento en
que todos tenían que mostrar sus colores. Llegó el
momento en que toda vacilación tuvo que cesar de
una vez por todas, y cuando se tuvo que poner fin a
lo que Lenin denominó diplomacia inferior, la
diplomacia de tener un pie en cada campo.

Pero, ¿esto realmente ocurrió? ¿La guerra indujo


al camarada Trotsky a romper de una vez por todas
con el oportunismo y el apoyo de la derecha, y a
renunciar al papel de defensor y disfraz del
mencheviki, en qué papel estuvo expuesto durante
diez años el camarada Lenin?

Desde el momento en que el camarada Trotsky


entró a nuestro partido, sirviéndolo bien y, por lo
tanto, agregando muchas páginas gloriosas a la
historia de su propia vida ya la historia del partido,
no hemos considerado posible entrar en esta
pregunta. Pero cuando se compromete a falsear la
historia y las ideas del bolchevismo, cuando intenta
apropiarse de la ideología del Partido, cuando
intenta suplantar al leninismo por el trotskismo en
la ideología del proletariado ruso e internacional,
entonces El mismo nos obliga a hacer esta pregunta.

¿La guerra separó realmente a Trotsky de los


oportunistas? ¿Cesó la “diplomacia inferior” ante
estos grandes eventos? De ningún modo. Así como el
camarada Trotsky logró combinar una frase de
"izquierda" revolucionaria con la colaboración de los
mencheviques en 1905, de la misma manera logró
combinar su internacionalismo durante la guerra
con el apoyo del oportunismo.

1915

Ya en el verano de 1915, Lenin escribió lo


siguiente:

En una guerra reaccionaria, la clase revolucionaria


está obligada a desear la derrota de su gobierno. Este
es un axioma, impugnado solo por los partidarios
conscientes o asistentes no calificados de la
socialdemocracia. . . Trotsky pertenece a estos
últimos.

“Trotsky, quien como de costumbre no está de


acuerdo en principio con los socialdemócratas en
una sola pregunta, coincide con ellos en cada
pregunta en la práctica real. . . .

"Martov y Trotsky están ansiosos por combinar la


defensa platónica del internacionalismo con la
demanda incondicional de unidad con Nasha
Sarja (" Nuestro amanecer "), con el comité de
organización (comité central de los mencheviques) o
con la fracción de Tscheidze".

A fines de 1915, Lenin escribió:

"En realidad, Trotsky está apoyando a los políticos


liberales de Rusia, quienes, al negar el papel
desempeñado por el campesinado, realmente
quieren decir que no desean elevar al campesinado a
la revolución".
Otra vez:

"Trotsky, y la compañía de extranjeros del


oportunismo, están haciendo todo lo posible para
solucionar las diferencias y salvar el oportunismo
del grupo Nascha Sarjamediante la defensa y el
elogio de la fracción Tscheidze".

1916

A principios de 1916:

"Los impotentes diplomáticos, y los predicadores


del compromiso como Kautsky en Alemania,
Longuet en Francia y Martov en Rusia, son los más
perjudiciales para el movimiento obrero, porque
defienden la ficción de la unidad y, por lo tanto,
impiden la alianza real y madura de la oposición. De
todos los países, la fundación de la Tercera
Internacional ”.

En marzo de 1916:

"Y Trotsky? Está totalmente a favor del derecho de


autodeterminación, pero para él esta es simplemente
una frase vacía, ya que no exige la separación de la
nación oprimida por la "patria" de los socialistas en
ningún caso dado. Mantiene el silencio sobre la
hipocresía de Kautsky y sus seguidores ".

En octubre de 1916, doce meses antes de nuestro


mes de octubre:

"Por muy buenas que sean las intenciones de


Martov y Trotsky pueden ser subjetivas, no obstante,
están ayudando al imperialismo social ruso por su
queja".
En diciembre de 1916:

“Ya en el año 1902, Hobson reconoció no solo el


significado de los 'Estados Unidos de Europa' (el
discípulo de Kautsky, Trotsky, puede darse cuenta de
esto) sino también el significado de un hecho que los
seguidores santos de Kautsky en todos los países son
ansiosos por ocultar: 'que los oportunistas
(chovinistas sociales) están cooperando con la
burguesía imperialista para la creación de una
Europa imperialista apoyada sobre los hombros de
Asia y África. . . Una de las conclusiones que hemos
sacado de esto es la necesidad de la separación del
chovinismo social ".

1917

El 17 de febrero de 1917 (febrero de 1917):

"El nombre de Trotsky significa: fraseología


izquierda y bloque con la derecha contra el objetivo
de la izquierda"

Seis semanas después de la revolución de febrero,


el 7 de marzo de 1917, Lenin escribió:

"En mi opinión, el asunto de la mayor importancia


en la coyuntura actual no son los intentos estúpidos
de" llegar a un entendimiento ", en las líneas
proyectadas por Trotsky and Co.", con los patriotas
sociales o con los elementos aún más peligrosos. del
tipo de comité de organización (Mensheviki), pero
para continuar el trabajo de nuestro Partido en un
espíritu internacional lógico ".

Hay uno importante. punto que no se debe omitir


aquí: durante todo este período, el camarada Trotsky
fue un decidido adversario de la "izquierda de
Zimmerwald", cuyo líder era Lenin, y que formó el
germen de la Tercera Internacional. La Tercera
Internacional no solo nació de la lucha contra
Scheidemann, Vandervelde y sus semejantes, se
originó y se fortaleció al mismo tiempo en la lucha
contra el "Centro" de Zimmerwald contra Kautsky y
Trotsky. La política práctica de este Centro fue la
siguiente: no hay ruptura final con la Segunda
Internacional, no se ha fundado la Tercera
Internacional, los objetivos de Lenin como jefe de la
Izquierda Zimmerwald.

Lenin nunca alteró su caracterización y opinión de


la línea tomada por el camarada Trotsky, ni en el
momento en que la marea de la revolución estaba en
su punto más alto, ni en el momento de su punto
más bajo.

Ningún leninista que tome el nombre en serio


puede admitir incluso la idea de que el camarada
Lenin, al revelar sistemáticamente el punto de vista
del camarada Trotsky durante tantos años seguidos,
estuvo influenciado por motivos individuales. En su
lucha sistemática y apasionada contra el trotskismo,
el camarada Lenin se vio únicamente influenciado
por el hecho de que vio en el trotskismo una cierta
corriente hostil a la ideología y la organización del
Partido Bolchevique; una corriente que en la
práctica real sirvió a los fines del menchevismo.

Como diría el camarada Lenin, es relativamente


fácil combatir el menchevismo, ya que su carácter
antiproletario, abierto y consistente, obviamente
liberal en lo esencial, está a la vez comprendido por
trabajadores con poca experiencia y, por lo tanto, es
rechazado por los trabajadores. Es más necesario
combatir las formas ocultas del menchevismo,
aquellas formas que visten la política oportunista en
la fraseología revolucionaria de izquierda, la forma
que adapta el menchevismo al sentimiento
revolucionario de las masas. Los que luchan contra
nosotros con visor abierto no son nuestros únicos
enemigos, tenemos otro enemigo en ese grupo que
disfraza los esfuerzos de enemigos abiertos por
medio de frases revolucionarias, y promueve la
causa de los enemigos del Partido al explotar la
confianza en la que se siente. estas frases

Lenin se limitó a formular las relaciones con el


trotskismo, características de todo el Partido
Bolchevique, aunque el camarada Trotsky tuvo éxito,
en momentos especialmente difíciles en la vida del
Partido, para atraer a algunos pocos Bolcheviques,
aunque solo sea por un breve período, mediante
Medio de sus frases y diplomacia inferior.

II
camarada Trotsky entra en la fiesta

Las relaciones descritas anteriormente entre el


bolchevismo y el trotskismo se caracterizaron por el
mismo camarada Trotsky en las palabras: "Vine a
Lenin peleando", esta frase no solo evidencia un
deseo de ganar la aprobación, sino que está muy
bien expresada. El camarada Trotsky es un maestro
de la fraseología elegante. Pero el asunto en cuestión
es, desafortunadamente, demasiado serio en su
carácter para ser resuelto por una oración bien
definida.
En primer lugar, esta frase no es estrictamente
precisa y, en segundo lugar, está calculada para
llevarse al lector por su belleza y para ocultar los
pensamientos reales del camarada Trotsky. Esta
frase elegante es una pieza de hipocresía.

Entonces, ¿es realmente cierto que toda la historia


de la actitud de Trotsky, tal como la hemos seguido
aquí desde 1903 hasta 1907, puede caracterizarse
por estas palabras suyas: "Vine a Lenin luchando?"
Al parecer, Trotsky está extremadamente satisfecho
con la historia de Sus relaciones con el
bolchevismo; al menos escribió en su libro, "El
nuevo curso", que apareció hace unos meses: "No
considero que el camino por el que llegué a Lenin
sea menos adecuado o seguro que otros caminos".
Para Trotsky, esto es muy tranquilizador Pero, ¿es
posible que el Partido, sin engañarse a sí mismo,
considere el camino por el cual Trotsky llegó a
nuestro Partido como adecuado y seguro? Si este
camino realmente fue un "camino a Lenin", entonces
todos los mencheviques y revolucionarios sociales,
de los cuales no hay pocos en nuestro Partido,
pueden usar las palabras de Trotsky y declarar:

Al menos una cosa es evidente: el Partido no


puede recomendar a nadie que tome el camino de
Trotsky hacia el bolchevismo.

Los compañeros que nos han venido de otras


partes generalmente han declarado que se han
equivocado, que han tenido una concepción
diferente de los intereses de la clase obrera, y que
pensaron servir estos intereses de una manera
diferente, pero que Ahora estamos convencidos de
que han estado en el camino equivocado. El Partido
no exigió ninguna declaración de este tipo al
camarada Trotsky, y tenía toda la razón al no
hacerlo. El camarada Trotsky resistió la prueba y la
mantuvo excelentemente. Pero esto no significa de
ninguna manera que el Partido pueda permitir que
el camarada Trotsky designe sus quince años de
lucha contra el bolchevismo y Lenin como un
camino adecuado y seguro para el
leninismo. Sostengo que Trotsky ve el camino por el
cual se acercó a Lenin desde un punto de vista
totalmente opuesto al nuestro;

Trotsky llegó al Partido con la convicción, no de


que iba a aprender nada del bolchevismo, sino de
que iba a enseñar el Partido Trotskismo, y sustituiría
al Leninismo por el Trotskismo. En el libro de
Trotsky "Guerra y revolución" leemos:

"Hubo tres puntos en los que el periódico Nasche


Slovo (órgano de Trotsky, LK) aún no había llegado
a un acuerdo con el socialdemócrata (órgano del CC
del Bolsheviki, dirigido por Lenin y Zinoviev - LK),
incluso después del anterior. Finalmente había
pasado a manos del ala izquierda de la
redacción. Estos puntos se refieren al derrotismo, a
la lucha por la paz y al carácter de las revoluciones
rusas que se aproximan. Nasche Slovo rechazó el
derrotismo (que Lenin había sostenido desde el
comienzo de la guerra como el principio
fundamental del internacionalismo realmente
revolucionario: LK). El socialdemócrataRechazó el
eslogan de la lucha por la paz. . . y se opuso a él por
el eslogan de la guerra civil (rechazado por Trotsky-
LK). Nasche Slovo , finalmente, apoyó la opinión de
que debe ser la tarea de nuestro Partido conquistar
el poder en nombre de la revolución
socialista. El socialdemócrata mantuvo el punto de
vista de la dictadura democrática del proletariado y
el campesinado ".

Unas pocas líneas antes de que Trotsky nos


informe que las "diferencias" existentes entre el
socialdemócrata y el Nasche Slovo , considerables al
principio, "habían disminuido". . . ”No solo Trotsky,
sino Martov, fue una vez miembro del equipo
editorial de Nasche Slovo ; Sin embargo, Martov
renunció posteriormente a su cargo debido a la
crítica implacable ejercida por el camarada Lenin y
al aumento de elementos comunistas
revolucionarios entre los editores. Después de que el
periódico finalmente pasó a manos del ala izquierda
del personal editorial, es decir, a manos de Trotsky,
quedaron estos tres puntos de discusión; La cuestión
del derrotismo, la cuestión de la guerra civil o la paz,
y la cuestión del carácter de la inminente revolución
rusa.

Lenin defendió la derrota de la burguesía nacional,


e hizo hincapié en los trabajadores sobre la
necesidad de la derrota de su "propia" burguesía:
¡Trotsky se oponía a esto!

Lenin defendió la guerra civil, ¡Trotsky se opuso a


ella!

Lenin defendió la dictadura democrática del


proletariado y el campesinado, ¡Trotsky se opuso a
ella! Aquí, como señaló Lenin, causó una gran
confusión con su frase de la izquierda sobre
"revolución permanente". En este último punto,
Trotsky dio la impresión de estar más a la izquierda
que a Lenin. No estaba contento con la mera
dictadura del proletariado y el campesinado, sino
que exigía una revolución permanente. Aquí
tenemos simplemente un ejemplo más de lo que
Lenin nos impresionó durante tantos años con
respecto a Trotsky: una política correcta con
respecto a las preguntas cotidianas de la práctica
real, pero hábilmente disfrazada en la fraseología de
la izquierda.

Sin embargo, se debe agregar una cuarta


diferencia a estas tres, una no mencionada por el
camarada Trotsky: la diferencia en la cuestión de la
Segunda y la Tercera Internacional. Lenin, a la
cabeza de la Izquierda Zimmerwald, representó una
ruptura inmediata con la Segunda Internacional y
con Kautsky, y con la fundación de la Tercera
Internacional. Trotsky y el pro-Kautsky Center
estaban en contra de esto.

Pero solo unos pocos meses después de que la


existencia de estas diferencias hubiera sido
definitivamente determinada, Trotsky se unió al
Partido Bolchevique.

"La revolución de marzo", escribe, "ha eliminado


todas estas diferencias".

¿Verdaderamente? ¿Todos ellos? ¿Y


cómo? Trotsky no lo dice. Sin embargo, el Partido
tiene derecho a hacer esta pregunta, ya que el
camarada Trotsky nos ha obligado a ocuparnos de su
historia. ¿Debemos entender la declaración de que la
revolución ha borrado todas las diferencias de tal
manera que podemos suponer que el camarada
Trotsky se ha convencido de que se ha equivocado en
todos estos puntos importantes? ¿Que ha adoptado
el punto de vista de los bolcheviques? El camarada
Martinov, uno de los mejores teóricos menchevistas,
declaró con franqueza: “He servido a la clase
trabajadora durante treinta años de la manera que
consideré la mejor. Hoy veo que me he
equivocado. La historia confirma la corrección del
punto de vista de Lenin con respecto a la revolución
rusa, y me uno a Levin ”. Pero el camarada Trotsky
no le ha dado al Partido esa respuesta.

Trotsky sobre sí mismo y el leninismo

Trotsky, en su libro "1905" (pp. 4-5) escribe lo


siguiente:

“En el período comprendido entre el 9 de enero y


la huelga en octubre de 1905, formé esos puntos de
vista sobre el carácter del desarrollo revolucionario
en Rusia que ha recibido la designación de
'revolución permanente'. . . A pesar del intervalo de
doce años, esta estimación se ha confirmado por
completo. ”(¡Esto fue escrito en el año 1922! —LK)

Pero durante todos estos doce años, a esta teoría


se opuso otra teoría, la de Lenin expresada en la
fórmula: "La dictadura democrática revolucionaria
del proletariado y el campesinado".

"Esta idea", como escribió el camarada Trotsky en


1918, y la volvió a escribir en 1922 sin la menor
reserva. "Esta idea ha sido repetida por Lenin desde
1904. Pero eso no lo hace correcto".

En este libro ("1905"), Trotsky describe la idea


fundamental de Lenin como una abstracción vacía y
escribe que los bolcheviques "llegan a la idea de una
autolimitación burguesa-democrática del
proletariado que posee el poder estatal".
Continúa: "Si bien las características
antirrevolucionarias del menchevismo ya son
visibles en toda su extensión, las características
antirrevolucionarias del bolchevismo(en cursiva
estas palabras debido a su importancia, LK)
amenazan con aparecer como un gran peligro solo
en el caso de una victoria revolucionaria ".

El camarada Trotsky, quien hizo que esta frase


sobre los peligros de las características
antirrevolucionarias del bolchevismo se reeditara y
confirmara en el año de 1922, agrega lo siguiente:

"Como ya se sabe, esto no sucedió, ya que el


bolchevismo, bajo el liderazgo del camarada Lenin,
cambió su equipo ideológico en esta cuestión más
importante en la primavera de 1917, es decir, antes
de la conquista del poder". (Trotsky "1905, "Edición
rusa, p. 285.)

La idea de Trotsky es ahora clara. El punto de vista


sostenido por Lenin y por el Partido Bolchevique
sobre el carácter de la revolución, tal como se
desarrolló entre 1904 y la primavera de 1917, no solo
había sido erróneo, sino incluso
contrarrevolucionario con respecto a la revolución
socialista. Lenin y los bolcheviques se vieron
obligados a "cambiar sus equipos" en la primavera
de 1917, antes de la conquista del poder, con el
propósito de lograr la conquista del poder. Es decir,
se vieron obligados a sustituir el equipo
contrarrevolucionario del bolchevismo por el equipo
realmente revolucionario que Trotsky había
mantenido a mano durante doce años. La convicción
de Trotsky es que Lenin se acercó a Trotsky después
de construir por primera vez el Partido durante
quince años con ideas "antirrevolucionarias".

Trotsky ha demostrado tener razón durante todo


el curso de sus conflictos intelectuales con el
bolchevismo y con Lenin hasta el año 1917, que es la
importancia de todos los libros más recientes de
Trotsky ("1905" y "1917").

Pero si esto es así, entonces debemos declararlo


abiertamente. Si el bolchevismo tiene características
antirrevolucionarias, si tenemos que cambiar
nuestro equipo antes de una batalla decisiva, ¿qué
derecho tenemos de enseñar el bolchevismo no
corregido a nuestro proletariado ya los proletarios
de todos los países? ¿Por qué no decimos en ninguna
parte, no en un solo libro de texto leído por el
proletariado de nuestro país y de todos los
camaradas del mundo, les enseñamos el
bolchevismo, pero no olvidemos que el bolchevismo
tiene características antirrevolucionarias, y tan
pronto como la lucha? Comienza, entonces no
podrás administrar con el equipo del bolchevismo,
sino que tendrás que reemplazarlo por otro, el
equipo del trotskismo.

Debemos enseñar el bolchevismo, el leninismo, tal


como es, sin corrección, como la verdadera teoría de
la revolución proletaria, o, si hay alguien que crea
que esta teoría no es la verdadera teoría de la
revolución proletaria, sino que debe
complementarse. Por el trotskismo para convertirse
en tal, entonces debe declarar abierta y directamente
qué alteraciones cree que deberían hacerse. ¿Existe
realmente algo antirrevolucionario en las
enseñanzas del bolchevismo sobre la
revolución? Entonces, las obras emitidas por Lenin
antes de la primavera de 1917 no deben convertirse
en la autoridad científica sobre la lucha proletaria y
la estrategia proletaria contra la burguesía. O al
menos debemos decir: Pero el arte de realizar una
revolución proletaria no debe aprenderse de las
obras de Lenin hasta 1917, sino de las obras de
Trotsky desde 1905.

La revolución de octubre se realizó bajo la bandera


del leninismo no corregido, o se realizó bajo la
bandera del trotskismo y su corrección del
leninismo. Aquí estamos en una despedida de los
caminos.

Era de esperar que el camarada Trotsky, para


otorgarle cierta satisfacción a la Parte a la que había
beneficiado, admitiera voluntariamente que había
cometido ciertos errores de organización en el
pasado. ¿Cuánto cuesta tal reconocimiento, cuando
sirve como un manto para la afirmación impune de
que el bolchevismo, el leninismo, tiene
características antirrevolucionarias? París vale una
misa. Si uno puede apropiarse del papel de líder
intelectual y teórico del bolchevismo y la revolución
de octubre, vale la pena admitir incluso errores
considerables en el pasado.

Trotsky, en sus "Lecciones de octubre" en realidad


hace una confesión al Partido. "He reconocido mis
errores organizativos reales y grandes",
escribe. Pero, ¿fue el conflicto de quince años entre
Lenin y los bolcheviques, por un lado, y el
trotskismo, por el otro, preocupado por cuestiones
organizativas? Esto es una tontería, un esfuerzo para
distraer el punto. El conflicto estaba directamente
relacionado con las cuestiones fundamentales de la
revolución, con las relaciones mutuas de las
diferentes clases durante la revolución con la
cuestión de la "revolución permanente" de la teoría
del camarada Lenin y esta es la cuestión del papel
desempeñado por el campesinado en el país.
revolución, la cuestión de los caminos que conducen
al socialismo en un país agrario, La cuestión de los
métodos y condiciones para la realización de la
dictadura proletaria en un país en el que predomina
la población campesina. Esto no es una contención
sobre fórmulas abstractas. La teoría de la revolución
permanente se basa en una completa subestimación
del papel desempeñado por el
campesinado; responde solo a una pregunta: nos
dice cómo el poder no puede ser tomado o
mantenido en estas condiciones.

El punto de vista de Trotsky, resumido de un


estudio de las "Lecciones de octubre", se puede
expresar de la siguiente manera: "En la víspera de
los acontecimientos de 1905, Lenin impartió un
carácter peculiar a la revolución rusa mediante la
fórmula: dictadura democrática del proletariado. y el
campesinado. Pero, como mostraron los desarrollos
posteriores, esta fórmula solo tuvo importancia para
una etapa en el camino ”. A esto le sigue una
disertación literaria en el sentido de que esta etapa
era una etapa en el camino hacia la fórmula de
Trotsky. Y este es el núcleo intelectual real de todos
los últimos escritos de Trotsky. Trotsky baraja su
trotskismo bajo el leninismo con todo el arte
literario y el talento que le son propios. Este último
libro suyo no está escrito para todo el Partido, sino
para la generación más joven que ahora está
creciendo.
El objetivo del libro "1917" de Trotsky es vengarse
durante los doce años en que Lenin expuso la
miserable política de Trotsky, demostrar que la
revolución confirma su teoría (de Trotsky) y
envenenar las mentes de los futuros líderes del
Partido, ahora estudiando en las universidades
comunistas, las facultades de los trabajadores, las
universidades, etc., por esta combinación del
trotskismo en el leninismo. No podemos permitir
que este objetivo se realice.

En este libro ("1917") Trotsky incumple a Zinoviev,


Kamenev, Rykov y otros, trataré más sobre esto y
mis propios errores, pero opino que los reproches
hechos en este libro no son para nosotros.
solamente. Se dan los nombres de Kamenev y
Zinoviev, pero Lenin está destinado. La cuestión del
destino del bolchevismo puede expresarse de la
siguiente manera: Lenin tenía una teoría excelente,
pero los discípulos de Lenin no sabían cómo
aplicarla, no reconocían las necesidades de la
situación concreta. La fórmula era correcta, pero ha
sido mal llevada a cabo por este o aquel
bolchevique. Es posible plantear la pregunta de esta
manera, pero también puede decirse lo siguiente: si
sacamos todas las conclusiones lógicas de la fórmula
leninista, estamos obligados a aterrizar en un
pantano. La fórmula en sí es incorrecta, y esta
fórmula incorrecta ha sido empleada lógicamente
correctamente. En el primer caso tenemos una
justificación de la teoría bolchevique y una
indicación de los errores de los bolcheviques
individuales, pero en el segundo caso, si se nos dice
que los discípulos más cercanos de Lenin aceptaron
su fórmula y aterrizaron en un pantano aplicándolo
literalmente, entonces vemos, iluminados como lo
estamos ya por la afirmación de Trotsky sobre los
rasgos antirrevolucionarios del leninismo y por su
afirmación de que la teoría de Trotsky, y no la de
Lenin, ha sido "completamente confirmada",
entonces vemos que los golpes no están dirigidos
contra Kamenev y Zinoviev solos, pero a través de
ellos en la fórmula principal de Lenin.

Lenin en abril de 1917

¿Es cierto que el bolchevismo, para resolver los


problemas de la revolución, se vio obligado a
retirarse de su pasado? ¿Es cierto que la teoría de la
dictadura democrática revolucionaria del
proletariado y el campesinado resultó
inadecuada? ¿Cuáles fueron los hechos reales y
cómo fueron considerados por Lenin?

Lo que realmente sucedió, como lo vieron tanto


Lenin como nosotros, fue que la idea bolchevique de
la "dictadura democrática revolucionaria del
proletariado y el campesinado" se realizó de manera
total y completa en la revolución rusa y, después de
su realización, comenzó a desarrollarse. En la idea
bolchevique de la dictadura del proletariado.

Aquí aprovecho la oportunidad para referirme a


una de las obras en las que Lenin estableció sus
principios en ese momento: "Cartas sobre tácticas",
en la que comenta y explica al Partido sus famosas
tesis del 4 de abril. Lenin escribe:

“La dictadura democrática revolucionaria del


proletariado y el campesinado ya se ha realizado en
la revolución rusa. . . Los soviéticos obreros y
soldados son la dictadura democrática
revolucionaria del proletariado y el campesinado, tal
como se realizó en la vida real. Todavía estamos en
la minoría; reconocemos la necesidad de ganar la
mayoría (en estos órganos de la dictadura) ”.
(Complete Works, edición en ruso, vol. xiv / 1, p.
29).

Si nuestra teoría se ha realizado, debemos


avanzar. ¿Cómo? De tal manera que reunimos los
elementos proletarios de la ciudad y el país contra
los elementos pequeñoburgueses, sobre la base de la
dictadura realizada del proletariado y el
campesinado. Esto significa la reunión y
organización de los elementos proletarios sobre la
base de esta dictadura, para pasar de la dictadura
democrática revolucionaria del proletariado y el
campesinado a la dictadura del proletariado, a la
revolución puramente socialista. Por esta razón,
Lenin invariablemente adaptó sus tácticas al
desarrollo del movimiento de masas en el
campesinado, y estudió la "peculiaridad" de la
realización de la dictadura del proletariado y el
campesinado, que consistió en el hecho de que este
último, en el La etapa dada de la revolución (abril,

“Un marxista nunca debe abandonar el firme


fundamento del análisis de las relaciones de
clase. La burguesía está en el poder. ¿Y la masa del
campesinado no es otra burguesía perteneciente a
otro estrato, de otra descripción y carácter? ¿Se
sigue que este estrato no puede tomar el poder por la
"consumación" de la revolución democrática
burguesa? ¿Por qué no debería ser esto posible? Los
viejos bolcheviques frecuentemente juzgan de esta
manera ”.
Yo respondí: "Esto es perfectamente posible. . . es
posible que el campesinado se apodere de toda la
tierra y, al mismo tiempo, todo el poder. . . ”

Lenin continúa: "Si el campesinado deja de apoyar


al gobierno en los soviéticos revolucionarios sociales
y menchevistas, si el campesinado, habiendo
abandonado a la burguesía, se apoderó de la tierra y
el poder a pesar de la burguesía, entonces tendremos
una nueva etapa en la burguesía. Revolución
democrática, y una que nos ocupará mucho ”.

Esto es mucho más complicado que la teoría de


Trotsky, directamente como la línea que el cuervo
vuela. Para Trotsky, con su lema de "Fuera con el Zar
y con el gobierno laboral", el asunto era muy
simple. Simplemente ignoró a todo el campesinado y
las condiciones previas a la realización de la
dictadura del proletariado en un país agrario
capitalista atrasado.

La grandeza de Lenin radica en el hecho de que


comenzó a llevar a cabo la dictadura del proletariado
en las condiciones dadas de un país agrario dado, y
de hecho lo hizo a través de mantener
constantemente a la vista los elementos reales sobre
cuya fundación esta dictadura No solo se puede
proclamar, sino construir.

De hecho, incluso en abril no fue posible juzgar si


no habría un momento en la revolución rusa en el
que el campesinado dejaría a los soviéticos social
revolucionarios y menchevistas en la estacada y se
volvería contra el gobierno provisional, antes de que
Podía alcanzar la dictadura del proletariado. Lenin,
como verdadero político y líder de masas, sabiendo
que seguíamos la política del proletariado en las
condiciones peculiares de un país agrario, organizó
sus tácticas para ambas posibilidades.

Lenin no habría sido Lenin, es decir, no habría


sido el líder práctico de millones en la guerra de
clases, si realmente hubiera tomado el equipo de
Trotsky, ya que la teoría de Trotsky habría
conducido inevitablemente al colapso del
proletariado y del El campesinado también. En su
forma pura, la línea tomada por Trotsky es
simplemente ignorar al campesinado, ignorar esa
etapa de transición durante la cual el campesino aún
confía en la burguesía gobernante al principio, se
decepciona y se vuelve contra la burguesía, pero aún
lo hace. no unirse al proletariado; esta etapa de
transición que termina cuando el proletariado
asume el liderazgo del campesinado en forma de
levantamientos campesinos, se da cuenta de la
dictadura y se esfuerza por lograr una alianza entre
trabajadores y campesinos en formas diversas y
cambiantes.

Lenin, en el mismo folleto en el que escribió contra


el viejo Bolsheviki, afirma:

"En mis tesis me he asegurado contra cualquier


salto sobre movimientos agrarios o
pequeñoburgueses que aún no se han superado,
contra cualquier juego con la" toma del poder "por
parte de un gobierno obrero. . . "El trotskismo, abajo
con el zar, arriba con el gobierno obrero", está
mal. "La pequeña burguesía (es decir, el
campesinado - LK) existe, y no puede ser ignorada".

¿No es esta la repetición literal, en plena


revolución, de todo lo que Lenin había advertido al
Partido en contra durante mucho tiempo? En 1910,
Lenin ya había dicho que: "El error fundamental de
Trotsky. . . es la falta del más mínimo pensamiento
sobre la cuestión de la transición de esta revolución
(la burguesía) a una revolución socialista ".

La teoría "original" de Trotsky toma de los


bolcheviques la demanda de una lucha
revolucionaria decisiva por parte del proletariado y
la demanda de la toma del poder político, de los
mencheviques, la "negación" del papel desempeñado
por el campesinado. . . Sin embargo, Trotsky no
reflejó que cuando el proletariado induce a las masas
no proletarias del campesinado a confiscar la tierra
de los terratenientes y derrocar a la monarquía, se
logra la "revolución burguesa nacional" en Rusia y
esto se convierte en una democracia democrática.
Dictadura del proletariado y campesinado.

Lenin criticó severamente a esos camaradas


(incluyéndome a mí) que no habían observado que la
revolución ya había pasado de una fase a otra. Temía
más que el progreso se viera obstaculizado por la
caída del Partido en la rutina de la teoría abstracta
de Trotsky, y nuevamente lo acusa de querer saltar
sobre el movimiento de los campesinos antes de que
esto estuviera en nuestras manos.

No había necesidad de que Lenin cambiara su


equipo. La antigua teoría leninista, la vieja
concepción leninista y bolchevique del carácter de la
revolución rusa y de las relaciones entre el
proletariado y el campesinado, fueron consideradas
por Lenin como totalmente correctas. Y ahora
teníamos que avanzar más en las mismas
líneas. Pero en este avance se debe tener el mayor
cuidado de no caer en los pasos equivocados de
Trotsky. Doce años antes de 1917, Lenin había
profetizado que, después de que se hubiera realizado
la dictadura democrática revolucionaria del
proletariado y el campesinado, deberíamos avanzar
a la dictadura del proletariado, pero que este avance
debe tomar en cuenta al campesinado y crear las
condiciones necesarias. bajo el cual el campesinado
coopera con el proletariado, sin simplemente ignorar
al campesinado como propone Trotsky.

Al mismo tiempo, hubo algunos bolcheviques que


no avanzaron tan rápidamente de una etapa a otra
como lo requería la tremenda aceleración de la
revolución causada por la enorme presión de la
guerra. Pero esto no significa en lo más mínimo que
el bolchevismo iba por el camino equivocado, que
condujo a un pantano en lugar de a la victoria o que
tuvo que ser modificado durante la revolución. Y
esto es justo lo que Trotsky está tratando de probar.

Trotsky nunca ha comprendido lo esencial de la


teoría leninista sobre las relaciones entre la clase
obrera y el campesinado en la revolución
rusa. Incluso después de octubre, no lo entendió, y
no lo entendió cuando nuestro Partido lo aplicó de
manera novedosa, o cuando nuestro Partido
funcionó con éxito para la realización de la dictadura
del proletariado sin separarse del campesinado. Su
propia teoría, que en su opinión ha demostrado ser
totalmente correcta, le ha impedido alcanzar la
posición bolchevique. Si la teoría de Trotsky hubiera
resultado correcta, esto significaría que el poder
soviético habría dejado de existir hace mucho
tiempo. Esta teoría de la "revolución permanente",
que no preocupa al campesinado ni aporta ninguna
solución a la cuestión de la alianza entre el
proletariado y el campesinado, hace que el gobierno
obrero en Rusia dependa absolutamente de la
revolución proletaria inmediata en Occidente. De
acuerdo con esta teoría, el proletariado, después de
haber tomado el poder, se ve sumido en las
contradicciones más desesperadas. Su poder está
limitado por dificultades sociales objetivas:

“Su solución se ve impedida por el atraso


económico del país. Dentro de los confines de una
revolución nacional no hay forma de escapar de esta
contradicción ". (Trotsky," 1905 ", edición rusa, p.
286.)

En tales condiciones, un retraso o un aplazamiento


de la revolución mundial proletaria habría
provocado inevitablemente el colapso inmediato de
la dictadura de los trabajadores en Rusia. Por lo
tanto, los partidarios de la "revolución permanente"
están obligados a pasar por etapas de desesperación
y pesimismo más profundo a los intentos de superar
el atraso económico del país por la fuerza, con la
ayuda de comandos militares.

La verdadera política bolchevique, tal como la


siguió Lenin de febrero a octubre, no tiene nada en
común ni con esta política ni con esta psicología.

¿Cómo se plantearon realmente las cosas en


octubre e inmediatamente después? Visto desde el
punto de vista del marxismo, desde el punto de vista
del análisis de las fuerzas de clase de la revolución,
no fue la aceptación del decreto social revolucionario
sobre la propiedad de las tierras, la suplementación
del gobierno soviético por la SR de la izquierda, la
designación del gobierno. creada por la revolución
de octubre como "Gobierno de los trabajadores y
campesinos", todas las propuestas de Lenin, ¿no fue
todo esto un desarrollo creciente de la dictadura del
proletariado y el campesinado en un sistema cuya
esencia real ya era la dictadura del proletariado?

Es posible omitir algunos de estos hechos de la


revolución de octubre; pero no llegamos a ningún
análisis científico de la política de Lenin. ¿Y qué
abortar, la transición del comunismo de guerra a la
nueva política económica, de los comités para los
campesinos empobrecidos al discurso de Lenin
sobre los "agricultores medianos"? ¿Cómo se puede
poner esto en armonía con la teoría de la revolución
permanente que ha demostrado ser tan "
perfectamente correcto? "

En 1916, Lenin escribió que la vida ya estaba una


década por delante de la magnífica teoría de
Trotsky. Ahora podemos añadir otros ocho años. ¿La
circunstancia de que la vida haya superado la teoría
de Trotsky durante ocho años justifica que Trotsky
afirme ser capaz de corregir el leninismo mediante el
trotskismo?

Dado que la vida ha pasado la teoría de Trotsky,


Trotsky intenta en sus libros no solo corregir el
leninismo, sino también la vida, y demostrar con
todo el arte del que es maestro que la vida sigue a
Trotsky después de todo.

Incumbe al Partido mostrar precisamente lo


contrario, y demostrarle no solo a Trotsky, sino a
cada nuevo miembro la necesidad de "Bolshevising
Trotsky". ¿Hasta qué punto ha tenido éxito el
Partido en esto?
III
Trotsky en el partido. Nuestros
errores. Octubre Según Trotsky

Debemos diferenciar dos aspectos de la actividad


de Trotsky. El único aspecto es el camarada Trotsky
cuando llevó a cabo las instrucciones del Partido de
manera estricta y precisa, apoyándose con los demás
miembros del Partido en la totalidad de la
experiencia política común en el Partido y en toda la
organización de masas del Partido, y llevando a cabo
esta o Esa tarea u orden del partido. En este
momento, los hechos del camarada Trotsky eran
espléndidos, y añadían muchas páginas brillantes a
su propia historia y la del Partido. Pero dado que el
camarada Trotsky se ha presentado como un
individualista, creyendo que él y no el Partido tiene
razón en las cuestiones fundamentales de la
revolución, y que el trotskismo debe mejorar el
leninismo, nos vemos obligados a ver ese otro
aspecto del camarada Trotsky, que Demuestra que
no es bolchevique.

Cuatro intentos realizados por el camarada Trotsky


para mejorar el partido

El Partido recuerda cuatro ocasiones en las que el


camarada Trotsky se ha esforzado por instruir al
Partido y forzar sus propias desviaciones
trotskistas. La primera ocasión fue unos meses
después de que el camarada Trotsky ingresara al
partido. Fue en el momento de Brest-Litovsk. El
Partido está informado de manera adecuada y
precisa sobre la actitud del camarada Trotsky en ese
momento. Subestimó el papel desempeñado por el
campesinado y lo cubrió con una fraseología
revolucionaria. Este fue el camino hacia la derrota
del proletariado y la revolución. Si recordamos la
evidencia presentada en este momento contra el
camarada Trotsky por el camarada Lenin, vemos que
el camarada Lenin no presentó ninguna otra
evidencia más que la justificación con la que había
rechazado la actitud general del camarada Trotsky
durante el decenio anterior.

El camarada Lenin le reprochó dos pecados


políticos: la falta de comprensión de las relaciones
entre el proletariado y el campesinado, y la
responsabilidad de ser arrastrada por frases
aparentemente izquierdistas, aparentemente
revolucionarias. Estos dos errores, típicos del
camarada Trotsky mientras estaban fuera de nuestro
partido, fueron repetidos por él dentro de él.

Luego vino la guerra civil, la época del comunismo


de guerra. El camarada Trotsky ejecutó la tarea que
le fue asignada. Su participación en la dirección de la
política general del Partido fue menor que
antes. Pero ahora la revolución llegó a un nuevo
punto de inflexión. Las relaciones entre las clases
cambiaron. El Partido anticipó, en forma de una
discusión sobre los sindicatos, la pregunta
presentada unas semanas más tarde en
Cronstadt; La cuestión de la transición del
comunismo de guerra a la nueva política
económica. ¿Qué buscaba el camarada Lenin en ese
momento? Buscaba nuevas formas para una alianza
entre el proletariado y el campesinado, nuevas
formas para dirigir a las masas trabajadoras
mediante la adquisición de su convencida adhesión
en lugar de la fuerza.
¿A qué buscaba la salvación el camarada Trotsky
en ese momento? Nos aconsejó que apretáramos los
tornillos del comunismo de guerra. Esto fue, una y
otra vez, una subestimación del campesinado, la
responsabilidad de ser llevada por los externos, por
los métodos de "presión" y "administración desde
arriba".

Y los intentos posteriores del camarada Trotsky,


incluso durante la vida del camarada Lenin, a la
cuestión del "plan" de acuerdo con su peculiar
concepción, sus "fórmulas" sobre la "dictadura de la
industria", no fueron estos nuevos intentos de forzar
la mentalidad pequeño burguesa sobre nosotros.
encima de los bonos de hierro, ¿no demostraron una
vez más que la falta de comprensión de esas
condiciones concretas bajo las cuales solo es posible
realizar una dictadura en un país agrario con
industrias socavadas en un momento en que la
revolución internacional se retrasa?

Bajo las fórmulas efectivas del camarada Trotsky,


aquí podemos distinguir fácilmente los sentimientos
inevitablemente involucrados por su teoría original:
por un lado, la desesperación, el pesimismo, la
incredulidad y, por otro lado, las esperanzas
exageradas en los métodos de administración
suprema (un término de Lenin), en El sometimiento
competente de las dificultades económicas desde
arriba.

La última discusión aún está fresca en nuestros


recuerdos. Le dio al Partido un estudio gráfico de la
totalidad de los errores del camarada Trotsky, como
se trató anteriormente. Pero también mostró con
especial claridad otro error, otra característica del
trotskismo y una que está lejos de ser nueva. Este es
el intento de socavar y debilitar el marco principal de
la dictadura, el Partido. El mismo objetivo era el
objetivo de desacreditar a los "cuadros" del Partido,
por la concepción menchevista resucitada del
Partido como una colección de "grupos y corrientes",
y el socavamiento esencialmente liquidatorio de la
autoridad de las principales instituciones (" están
llevando al país a la destrucción ”). ¿Y no ha estado
bajo la bandera del camarada Trotsky que la idea de
una mayor libertad de la influencia del Partido para
las organizaciones extrapartidarias ha florecido? No
tiene todo esto, tomados juntos, llevaron a un
debilitamiento de la dictadura del proletariado, y
¿no se ha basado todo esto en una subestimación de
las condiciones bajo las cuales nosotros, en un país
agrario, tenemos que realizar la dictadura? ¿No es
una desviación pequeñoburguesa?

Mientras el Partido esté perfectamente sano y todo


vaya bien, el camarada Trotsky realiza
silenciosamente todas las tareas que le
corresponden: pero tan pronto como el Partido
encuentra algún obstáculo, tan pronto como tiene
que ajustar su timón, entonces el camarada Trotsky
brota de inmediato. Adelante en el papel de salvador
y maestro del Partido, pero señala invariablemente
el camino equivocado, ya que no ha absorbido los
principios del bolchevismo.

Nuestros errores

El camarada Trotsky tiene otro triunfo en su mano


contra el bolchevismo. Este triunfo consiste en
ciertos errores cometidos por unos pocos
bolcheviques (sobre todo por mí y Zinoviev, luego
los de Rykov y Nogin) en octubre de 1917. Los
errores de los bolcheviques son naturalmente
invariablemente explotados por nuestros
enemigos. El camarada Trotsky no recurrió a este
triunfo mientras esperara inducir al Partido a
desviarse hacia el camino del trotskismo mediante la
discusión de esta o aquella pregunta práctica. Pero
después de cuatro intentos (Brest, los sindicatos, la
discusión sobre el plan económico y la última
discusión) le demostraron que no puede persuadir al
Partido Bolchevique para que se desvíe de su
camino, después de que él aprendiera del Partido en
la Decimotercera Conferencia del Partido que
Nosotros, los leninistas, no exigimos que nuestra
teoría sea corregida por el trotskismo.

Él, por supuesto, no es el primero en hacer


esto. Estos errores ya han sido explotados con
bastante frecuencia por nuestros enemigos, pero
tanto los errores como la explotación fueron
simplemente enterrados bajo los truenos de la
revolución proletaria. En ese momento, ni los
errores en sí mismos ni su uso por parte de los
hostiles dieron lugar a consecuencias prácticas. Es
solo desde entonces que estos errores han sido
recogidos de nuevo maliciosamente por aquellos que
habían abandonado el comunismo: Levi, Frossard,
Balabanova. Levi y Frossard ahora están siendo
seguidos por Trotsky.

Las vacilaciones eran inadmisibles. Lenin se armó


de allí con todo el poder y la pasión de un líder que
ve que sus compañeros de trabajo pueden llevar la
confusión a sus propias filas por vacilación en
momentos decisivos. Expuso implacablemente cada
vacilación, y en momentos críticos y decisivos no se
encogió ante las palabras o proposiciones más
severas. Y tenía razón, hasta el final, sin reservas.

Pero cuando llegó el momento de la discusión


calmada, el momento de evitar la repetición de
errores similares en otros partidos comunistas,
entonces Lenin caracterizó estos errores con mucha
precisión. Cuando Serrati intentó disimular su retiro
del comunismo por estos errores de Zinoviev y
Kamenev, el camarada Lenin escribió: “Antes de la
revolución de octubre en Rusia, e inmediatamente
después, una serie de excelentes comunistas
cometieron errores que no nos gustaría recordar
ahora. ¿Por qué no nos gusta recordarlos? "Es
incorrecto recordar los errores que se han hecho
perfectamente buenos, a menos que el tema sea una
razón especial para hacerlo".

Se debe prestar especial atención a la manera en


que Lenin formuló nuestros errores. "En el período
en el que hablo, vacilaron, temiendo que los
bolcheviques se aislaran, se precipitaron demasiado
imprudentemente hacia un ascenso, no estaban
dispuestos a enfrentar los avances de una cierta
sección de los "mencheviques" y los "revolucionarios
sociales". El conflicto llegó tan lejos que los
compañeros nombrados renunciaron
demostrativamente de todas las posiciones
responsables tanto en el partido como en el trabajo
soviético, para gran alegría de los enemigos de la
revolución soviética. El asunto culminó en una
crítica muy severa en la prensa, por parte del CC de
nuestro Partido, contra los camaradas que
renunciaron. Y después de unas semanas, a más
tardar después de unos meses, todos estos
camaradas reconocieron su error y regresaron a sus
posiciones responsables en el Partido y en la Unión
Soviética ".

¿Es esta descripción de Lenin de alguna manera


similar al intento malicioso hecho por Trotsky,
ridícula en su malicia, para torcer a este ala
"derecha" en un ala realmente "menchevista" en el
Partido Bolchevique? Pero esto parece ser el destino
del camarada Trotsky: para alcanzar sus objetivos,
está obligado a "vencer" a Lenin, al leninismo y a los
leninistas.

Trotsky vuelve a escribir sobre sí mismo y Lenin

¿Somos los únicos, en opinión de Trotsky, quienes


cometieron errores en el momento de la revolución
de octubre? No, no fuimos los únicos. Este libro
contiene muchas sensaciones. Pero la frase más
sensacional del libro es una que se refiere a la
revolución de octubre. En la página 50 de sus
"Lecciones", Trotsky escribe: "El aumento el 25 de
octubre fue solo de carácter complementario".
Probablemente hay muchos presentes que
participaron en los eventos de octubre, y estos se
sorprenderán de aprender, ocho años. después del
25 de octubre de 1917, el aumento del 25 de octubre
fue simplemente de un "carácter complementario".
¿Qué complementó? Nos enteramos de que
"complementó" los eventos que tuvieron lugar el 9
de octubre.

Los datos principales de la revolución nos son


familiares. Pero cuando menciono los eventos que
ocurrieron el 9 de octubre, muchos preguntarán qué
sucedió en esa fecha en la que el aumento de octubre
no fue más que un suplemento. El 9 de octubre, dice
el libro del camarada Trotsky, se aprobó una
resolución en el Soviet de Petrograd, a petición del
camarada Trotsky, que terminó con la frase: "El
Soviet de los Trabajadores y Soldados de Petrograd
no puede ser responsable ante el ejército de tal
estrategia en el parte del Gobierno Provisional, y
especialmente para el retiro de tropas de Petrogrado
".

No es necesario decir que esta fue una resolución


importante; unía la guarnición, que no quería ir al
frente, con el soviet de Petrogrado. Pero escuche
cómo Trotsky describe y estima este evento el 9 de
octubre: “A partir de este momento (9 de octubre),
en realidad estábamos en un estado de insurrección
armada. . . El tema del levantamiento el 25 de
octubre ya estaba predeterminado en tres partes en
este momento. . . En todos los aspectos esenciales ya
se había producido una insurrección armada. . . Aquí
tuvimos una insurrección armada "tranquila" y
"casi" legal, una que fue dos tercios, si no nueve
décimas, un hecho logrado. . . A partir de este
momento tuvimos un ascenso victorioso en la ciudad
capital ".

Por lo tanto, parece que el 25 de octubre no fue


más que un ligero suplemento al gran noveno. Pero
ahora surge la pregunta: si la insurrección
"victoriosa" ya era un hecho logrado hasta las nueve
décimas del 9 de octubre, ¿qué debemos pensar de la
capacidad mental de los que se sentaron en el CC
bolchevique y decidieron de una manera? acalorado
debate, el 10 de octubre, si debemos proceder a una
insurrección o no, y si es así, ¿entonces qué? ¿Qué
vamos a pensar de las personas que el 15 de octubre
se reunieron en sesión plenaria del CC junto con los
funcionarios y colaboradores de las organizaciones
militares, y aún deliberaron sobre las perspectivas
de la insurrección, sobre las fuerzas de la
insurrección, y En la fecha de la insurrección. ¿No se
había arreglado todo el día 9 en silencio y
legalmente? Tan silenciosamente que ni el Partido ni
el CC escucharon nada al respecto.

Pero esto es simplemente un tema


secundario. ¿Qué es el Partido, qué es el Comité de
Petrogrado o el CC cuando Trotsky escribe una
historia de la revolución de octubre? En esta
historia, ni el CC ni el Partido existen en absoluto
como verdaderas potencias vivientes, como
organizadores colectivos del movimiento de
masas. Y no hay nada que aprender de las
"Lecciones de octubre" con respecto a lo que tuvo
lugar en Moscú, que no solo en Petrogrado, sino en
Moscú e Ivanovo Vosnessensk había un proletariado
que también estaba haciendo algo. Y con referencia a
Lenin, el libro nos informa: “Lenin, que no estaba en
Petrogrado, no estimó completamente la
importancia de este hecho. . . Lenin, que vive
ilegalmente, no tenía posibilidad de estimar la
agitación completa ", etc. Vemos que ninguno de
nosotros sabía realmente nada acerca de la
revolución de octubre. Pensamos que fue
precisamente Lenin quien dirigió la revolución de
octubre, y que la CC, el Partido y las organizaciones
militares del Partido la organizaron. Pero parece que
no aparecieron en la escena en absoluto.

Para arrojar aún más luz sobre el papel


desempeñado por Lenin, Trotsky informa lo
siguiente: “Si la insurrección hubiera comenzado en
Moscú (de acuerdo con el consejo de Lenin, LK),
antes de la revolución en Petrogrado,
inevitablemente habría arrastrado mucho. más y el
problema habría sido muy dudoso) y un fracaso en
Moscú habría tenido un efecto muy grave en
Petrogrado ".

Mientras Lenin se ocupa de impartir ese "consejo"


a Trotsky, con su "silenciosa" pero "insurrección
victoriosa" ya en su bolsillo, está ejecutando "una
extensa obra". "Tuvimos éxito", escribe
triunfalmente, "para atraer a nuestros enemigos
hacia el La trampa de la legalidad soviética ". Lenin,
calculando mucho más sobre los trabajadores,
marineros y soldados que sobre las" maniobras "del
camarada Trotsky, escribió en este momento:" Es un
tímido dudar, es una pieza de infantilidad y una
formalidad que esperar el Congreso soviético, una
traición a la revolución ”. Pero Trotsky refuta las
palabras de Lenin con un aire de victoria al final de
su descripción de los papeles que desempeñó él y
Lenin en octubre. "Una cosa es organizar una
insurrección armada bajo el eslogan de la toma del
poder por parte del Partido", dice Trotsky a Lenin.

Aquí las cifras se desplazan desde sus posiciones


reales. Lenin es ilegal, no puede hacer una
estimación correcta de la situación, omite observar
que ya se han llevado a cabo nueve décimas de la
insurrección, advierte que el levantamiento debe
comenzar en Moscú, aunque esto obviamente
condena la revolución al fracaso. Trotsky, por otro
lado, provoca una "insurrección victoriosa" para el 9
de octubre, lleva a cabo una maniobra definitiva
pero cautelosa mediante la cual "atrajo al enemigo a
una trampa" y "prepara y realiza la victoria" bajo un
eslogan comprensible a las amplias masas, el eslogan
de “defensa de los derechos del Congreso soviético”.

¿Qué intentan enseñarnos estas “Lecciones de


octubre”? Que en la primavera, Lenin se vio obligado
a alterar su actitud, a abandonar su vieja teoría y a
prestarle armas a Trotsky; equipo. Y que en octubre
Lenin intentó sin éxito liderar la insurrección que el
camarada Trotsky estaba destinado a llevar a la
victoria.

Tenemos que elegir lo que somos para aprender y


enseñar. Ya sea esta historia de octubre, esta historia
de Trotsky o la historia tal como aparece en las obras
de Lenin.

En la pregunta de la Asamblea Constituyente, el


camarada Trotsky cita la carta de mi y Zinoviev del
11 de octubre, en la que escribimos: "La Asamblea
Constituyente podrá apoyarse en los soviéticos solo
para obtener ayuda en su labor revolucionaria. "La
Asamblea Constituyente y la Unión Soviética forman
el tipo combinado de instituciones estatales hacia las
cuales estamos avanzando".

Trotsky comenta lo siguiente: "Es


extremadamente interesante para la caracterización
de toda la línea adoptada por el Derecho a señalar
que la teoría de las instituciones estatales"
combinadas "que unen la Asamblea Constituyente
con los soviéticos es una que se repitió uno o dos
años después. en Alemania por Rudolf Hilferding,
un opositor a la toma del poder por el proletariado ".

La carta de Zinoviev y mi carta fue escrita el 11 de


octubre; Y tomo el artículo de Lenin escrito el 6 de
octubre. Lenin escribe lo siguiente: "Durante la
transición de viejos a nuevos tipos combinados, a
veces es posible (como el Camino
de los Trabajadores señaló hace unos días), por
ejemplo, la República Soviética y la Asamblea
Constituyente".

¿Qué implica esto? Implica que en el caso que nos


ocupa, Lenin se parecía a Hilferding. La verdad
histórica es de poca importancia para Trotsky. La
alteración de las tácticas en los momentos en que la
situación cambia día a día no le interesa; Lo que le
interesa es desacreditar al bolchevismo por todos los
medios posibles.

Un último ejemplo, de nuevo en dos palabras. En


esta misma carta de octubre de 1917 escribimos:
“Estas masas de soldados no nos apoyan por el lema
de la guerra, sino por el lema de la paz. . . Si nos
encontramos en una posición, después de tomar el
poder, en la que la situación internacional nos obliga
a recurrir a una guerra revolucionaria, los soldados
se alejarán de nosotros. El mejor de los jóvenes entre
los soldados seguirá siendo fiel a nosotros, pero la
gran misa nos dejará ”. El historiador puede juzgar
hasta qué punto se justificó esta estimación. Pero,
¿qué hace el camarada Trotsky? Escribe: "Aquí
vemos argumentos fundamentales a favor de la
firma de la paz Brest-Litovsk".

Por lo tanto, parece que la paz de Brest-Litovsk,


firmada por el Partido en el impulso y la presión de
hierro de Lenin, contra Trotsky, fue respaldada por
"argumentos fundamentales" proporcionados por
nosotros, el "Derecho", los seguidores de
Hilferding. No debe sorprenderse cuando nuestros
enemigos, que tienen un gran sentimiento por algo
malo, comentan sobre tales libros sobre Lenin al
señalar que es difícil distinguir si han sido escritos
por un compañero de trabajo o un rival de Lenin. .

Leninismo contra el trotskismo.

Los resultados ahora se pueden resumir. Somos el


partido monopolista en nuestro país. Reunimos en
nuestras filas a todos los trabajadores organizados
en el país; pero no debemos olvidar por un momento
que estamos rodeados de elementos ajenos a nuestra
clase, y que estas fuerzas elementales no
disminuyen, sino que se multiplicarán y se volverán
políticamente más iluminadas. No poseen la forma
de organización jurídica. La inteligencia
pequeñoburguesa también crecerá en el terreno
provisto por el desarrollo de la industria, las obras y
las fábricas y el comercio. Todos estos elementos
pequeñoburgueses, que no encuentran medios de
expresión abiertos en ninguna organización social,
naturalmente se esfuerzan por promover sus
objetivos a través del propio Partido. Los elementos
pequeñoburgueses, al ejercer esta presión sobre
nuestro Partido, buscan naturalmente el eslabón
más débil de la cadena,

Lo lamento mucho al afirmar esto, y todo el


Partido se hará eco de este arrepentimiento, pero
hay que decirlo: el camarada Trotsky se ha
convertido en el canal a través del cual las fuerzas
elementales de la pequeña burguesía encuentran su
camino hacia nuestro partido. Todo el carácter de
sus avances, y todo su pasado histórico, demuestran
que este es el caso. En sus contenciones contra el
Partido, él ya se ha convertido en un símbolo, en
todo el país, para todo lo que se dirige contra
nuestro Partido. Este es un hecho que es más
importante para el camarada Trotsky
comprender. Si él lo entenderá y sacará las
conclusiones necesarias, entonces todo podrá volver
a funcionar. Ya sea que lo quiera o no (y
seguramente no lo quiere) se ha convertido, para
todos los que consideran al comunismo como su
mayor enemigo, en un símbolo para la emancipación
de la esclavitud del Partido Comunista.

Soy consciente de que en Moscú, una ciudad


particularmente receptiva a toda clase de rumores, la
información "perfectamente confiable" ya se está
difundiendo en el sentido de que, en primer lugar, el
libro del camarada Trotsky ha sido prohibido y, en
segundo lugar, que la exclusión de Trotsky del
Partido Está contemplado y el propio Trotsky ya no
está en Moscú. Todo esto es, naturalmente, un
simple chisme. A nadie se le ha ocurrido prohibir el
libro del camarada Trotsky; ningún miembro de la
CC ha planteado la cuestión de represalias contra el
camarada Trotsky. Las represalias, la expulsión, y
cosas por el estilo no iluminarían a nadie; pero, por
el contrario, haría la iluminación más difícil y al
mismo tiempo daría oportunidades a aquellos
cerveceros de la confusión que quisieran sembrar las
semillas del cisma en el Partido, e impedir que los
fundamentos reales del bolchevismo se expliquen en
su diferenciación del trotskismo; y es esta
explicación la que tiene una importancia
fundamental en el presente.

Debe quedar perfectamente claro para cada


miembro consciente del Partido que para nosotros,
los bolcheviques, y para el proletariado internacional
que avanza hacia la victoria. El leninismo es
suficiente y no es necesario sustituir o mejorar el
leninismo por el trotskismo. ( Aplausos
entusiastas .)

Notas
1. Sin embargo, el entusiasmo revolucionario de
Plechanov no se mantuvo durante mucho tiempo.
LK

Grigory Sokolnikov

¿Cómo debe
tratarse la
historia de
octubre?
Fuente: The Errors of Trotskyism , mayo de 1925
Editor: Partido Comunista de Gran Bretaña
Transcripción / marcado: Brian Reid
Dominio público: Marxists Internet Archive
(2007). Puede copiar, distribuir, mostrar y realizar este
trabajo libremente; Así como realizar trabajos derivados
y comerciales. Por favor, acredite a "Marxist Internet
Archive" como su fuente.
El número de obras históricas, memorias,
colecciones, documentos, sobre el año 1917 y la
revolución de octubre está aumentando
rápidamente. Sin embargo, el año 1917 sigue
pendiente de su historiador. Debemos admitir que el
camarada Trotsky tiene razón cuando dice que
"hasta ahora no tenemos un solo trabajo que nos
brinde una imagen general de la revolución de
octubre que traería prominentes los factores más
importantes de su política y organización". El
camarada Trotsky es También justo al decir que
octubre debe estudiarse con mayor intensidad.

Sin embargo, no podemos estar de acuerdo de


ninguna manera con los métodos que aplica el
camarada Trotsky al "estudio de octubre", ni con las
conclusiones que extrae del estudio. Solo porque la
historia de los preparativos para octubre y la historia
de la revolución de octubre solo existen en
fragmentos, solo porque los documentos no se
recopilan ni se organizan, solo porque una serie de
los hechos más importantes nunca se han registrado
definitivamente en blanco y negro, es el deber de
todos los que escriben sobre los eventos de 1917,
seleccionar y probar con el mayor cuidado los
hechos sobre los cuales él encuentra sus
comunicaciones.

El camarada Trotsky no ha escrito la historia de


octubre de esta manera, y con eso debemos
reprocharle. De hecho, por el hecho de que, con
cierta "intencionalidad", centra su trabajo en las
diferencias de opinión en los principales grupos
bolcheviques en 1917, desciende desde el punto de
vista de un "cronista" y "pedagogo" aparentemente
objetivo. la de un fiscal público apasionado, que
fabrica de acuerdo con sus instrucciones, una
acusación maliciosa; desciende al punto de vista de
un "revelador" que se acerca a la historia del Partido
"desde fuera".

El "estudio" de octubre ha sufrido


considerablemente por la actitud de un fiscal público
y un revelador, ya que un fiscal no puede resistir la
tentación de probar y probar su caso con la ayuda de
la lectura de pensamientos, pruebas circunstanciales
y el uso de "confiable" Los testigos, que, sin
embargo, ya no pueden hablar por sí mismos. Por lo
tanto, recurre a medidas que complican la pregunta
en lugar de aclararla.

Comencemos con un ejemplo que muestra


claramente cómo el camarada Trotsky distorsiona la
historia de la revolución de octubre. La historia de la
manifestación de abril es un ejemplo de este tipo.

“El discurso de Lenin en la 'estación de ferrocarril


de Finlandia' sobre el carácter socialista de la
revolución rusa tuvo el efecto de una bomba en
muchos de los líderes del Partido. La polémica entre
Lenin y los partidarios de la "Finalización de la
Revolución Democrática" comenzó el primer día. La
manifestación armada de abril, en la que se emitió el
eslogan "Abajo el gobierno provisional", fue objeto
de disputas violentas. Esta circunstancia sirvió a los
representantes individuales de la derecha como una
excusa para acusar a Lenin de blanquismo; se dijo
que la caída del gobierno provisional que en ese
momento contaba con el apoyo de la mayoría de los
soviéticos había sido posible al engañar a la mayoría
de los trabajadores.
En cuanto a su forma, este reproche no puede
estar exento de algún poder de convicción, pero en lo
esencial, Lenin mostró en su política de abril ningún
vestigio de blanquismo. . . La manifestación de abril,
que tomó una dirección más a la izquierda de lo que
se había planeado, era solo un globo de prueba para
poner a prueba el estado de ánimo de las masas y los
soviéticos. Después de esta prueba, Lenin retiró la
consigna del derrocamiento inmediato del gobierno
provisional ".

Así escribe el camarada Trotsky.

Según esta exposición (1), la manifestación


armada de abril es objeto de disputas violentas entre
Lenin y varios líderes del Partido; (2) Lenin está a
favor de la manifestación armada de abril que bajo el
lema "Abajo el gobierno provisional" tomó una
dirección más hacia la "izquierda" que después de
esta prueba, después de que Lenin había retirado
este lema; (3) La actitud de Lenin ante la
manifestación de abril le dio a la "derecha" la excusa
para acusarlo de blanquismo.

Echemos un vistazo a los documentos. Hay un


artículo de Lenin en la Pravda del 23 de abril de
1917, sobre las "Lecciones de la crisis". Lenin cierra
su artículo con las siguientes palabras:

“Compañeros de trabajo, la lección es simple. El


tiempo no esperará. Otras crisis seguirán a la
primera. Dedica todos tus poderes a la iluminación
de los atrasados. . . Dedica todos tus poderes para
cerrar las filas de tu horno. . . Se niegan a ser
desviados por los oportunistas pequeñoburgueses y
los defensores capitalistas de su país, los partidarios
de la "política de apoyo", o por los individuos que
tienden a tener demasiada prisa y a gritar, "Abajo
con El Gobierno Provisional, 'ante la mayoría de la
gente está firmemente unido. La crisis no puede ser
superada por individuos que emplean la fuerza
contra otros o por la acción aislada de pequeños
grupos armados, por intentos blanquistas de
" tomar el poder ", " arrestar al gobierno
provisional".", Etc. (las cursivas son mías, GS). El
eslogan para el día es: una ilustración más exacta,
clara y amplia en cuanto a la línea del proletariado y
en su manera de poner fin a la guerra. . . . Reúne
alrededor de tus soviéticos, trata de reunir a la
mayoría de ellos alrededor de ti con una persuasión
amistosa y eligiendo nuevos miembros ".

En el mismo número de Pravda , Lenin, en un


artículo titulado: "Cómo complicar una pregunta
simple", ridiculiza la tergiversación del verdadero
punto de vista de los bolcheviques en el
diario Denj (The Day) de los banqueros . El escribe:

“El intento de tomar el poder sería una aventura o


un blanquismo (el Pravda señaló el peligro de
manera clara, exacta, clara e inequívoca), siempre y
cuando no sea apoyado por la mayoría de la
gente. En Rusia, el estado de libertad actual es tal
que la voluntad de la mayoría puede ser
determinada por la composición de los soviéticos
obreros y soldados, es decir, que el Partido, si lo
desea seriamente, no por blanquismo, debe Obtener
poder, primero hay que influir dentro de los
soviéticos ".

Finalmente, Lenin escribe el 25 de abril el artículo


"Regocijo malicioso". En esto dice:
" El Rabotschaja Gazeta ('The Workers' Journal,"
periódico menchevista) baila con alegría maliciosa
sobre la última resolución del CC, que revela ciertas
diferencias de opinión dentro de nuestro Partido (de
hecho, en combinación con la declaración ya
publicada de los representantes de la fracción
soviética bolchevique [1] ). Deja que los
mencheviques bailen con alegría maliciosa ".

“Esto no nos confunde. . . De alguna manera es


convincente que aquellos que no tienen organización
ni fiesta, bailan y saltan de alegría por los errores
que descubren en una organización con la que no
están conectados. . . No tenemos ninguna razón para
temer la verdad. . . La crisis reveló intentos muy
débiles de tomar un rumbo un poco más hacia la
izquierda que el de nuestro CC Nuestro CC no estuvo
de acuerdo con esto y no dudamos ni por un
momento que la unidad de nuestro Partido se
restablecerá rápidamente, una decisión voluntaria y
consciente. , completa unidad ".

Así, Lenin estuvo en abril, (1) contra aquellos


camaradas individuales que tendían a ser demasiado
apresurados y querían levantar el grito "Abajo el
gobierno provisional", antes de que la mayoría de la
gente estuviera firmemente unida; (2) contra los
intentos blanquistas y la acción individual de
pequeños grupos de personas armadas; (3) en contra
de los muy débiles intentos de tomar un rumbo un
poco más a la izquierda que el CC. Estigmatiza como
"alegría malévola sin sentido" la exageración de
estas pequeñas diferencias dentro del Partido por
parte de los mencheviques. ¿Con quién, entonces,
tuvo el enigmático exagerado - "disputas violentas"
sobre la manifestación de abril mencionada por el
camarada Trotsky? Los tenía, en contradicción con
las declaraciones de Trotsky, no con el "ala derecha"
de los líderes del Partido, sino con un pequeño grupo
de funcionarios de Petrogrado, con el camarada
Bogdatjew. El secretario de la CC en ese
momento. Estos compañeros tomaron un rumbo
ligeramente más a la izquierda que el CC, y fueron
precisamente estos los que fueron condenados en la
resolución del CC y en el artículo de Lenin, en el que
su acción fue rechazada como un intento blanquista
de "tomar el poder" y “Arrestar” al Gobierno
Provisional.

Así, el camarada Trotsky, quien afirma haber


hecho un análisis "profundo", ha hecho un embrollo
completo; (1) la manifestación de abril no dio lugar a
disputas violentas, ni tampoco a ninguna entre
Lenin y otros miembros del CC; (2) Lenin no estaba
a favor de que la manifestación tomara una dirección
más a la "izquierda" que la línea del CC; (3) Lenin no
fue acusado por la "derecha" del blanquismo en
relación con la manifestación de abril, pero fue él
quien, provocado por los errores cometidos por un
pequeño grupo en la manifestación de abril,
desaprobó las tácticas blanquistas.

¿Cómo podría el camarada Trotsky cometer tal


error que es fiel a la "historia", como apareció en el
periódico Denj?y como lo escribió el menchevique
Suchanov, pero que contradice la verdadera historia
de nuestro Partido. Esto fue posible por la misma
razón por la que se dejó llevar por un objetivo
premeditado a través de sus métodos de fiscal en la
adjudicación de las pruebas, porque, en lugar de
hacer un análisis exacto de las diferencias,
vacilaciones y fallas, en lugar de revelar sus límites
reales, en lugar de relacionarlos con el curso del
desarrollo de la línea de Lenin, como una digresión a
un lado o al otro, sino como digresiones que, a pesar
de todas las diferencias de opinión, siempre se
aferraron en un extremo a la mitad. A parte del
bolchevismo, trata de representar la historia del
bolchevismo antes de octubre como una lucha entre
dos partidos dentro de un partido.

Esta es la razón por la que el camarada Trotsky, en


contradicción con la verdad histórica, tuvo que
sostener que el "arreglo de las cifras", en la
insurrección de octubre, había sido planeado unos
meses antes; por el "arreglo de figuras" durante la
campaña de abril del camarada Bogdatjew y el
"individualista" Linde contra el palacio de
María. Era absolutamente necesario que el
camarada Trotsky "probara" toda la "legalidad" de
las diferencias de opinión de octubre. Por eso, junto
a él, "abril" anticipa "octubre". En este error del
camarada Trotsky, y esto es muy importante, todas
las características específicas de su "investigación"
encuentran expresión: su gran falta de información
correcta, su intensa "alegría". sobre el desconcierto
de los demás "y los métodos de campaña de un"
revelador "hostil.

Pasemos ahora al período septiembre-octubre. En


su representación del punto de vista de Lenin y el
punto de vista del CC desde el momento de la
Conferencia Demócrata hasta el día de la
insurrección, el camarada Trotsky divide
"artificialmente" las disputas que tuvieron lugar
entre Lenin y el CC en dos categorías. : en la primera
categoría coloca aquellas disputas en las que Trotsky
compartió el punto de vista de Lenin; en estos casos,
de acuerdo con la representación actual del
camarada Trotsky, el CC divergió hacia el punto de
vista de un ala derecha y cayó en el
menchevismo. En la segunda categoría, se ubican
aquellas disputas en las que el camarada Trotsky
comparte el punto de vista del CC y se opone a
Lenin. En estos casos, el camarada Trotsky está
preparado para "justificar" el PC. Así, por ejemplo,

“Lenin, que no estaba en Petrogrado, no entendió


el significado total de este hecho. ”

Y además:

"Él (Lenin) no tuvo la posibilidad de apreciar


desde su escondite ilegal ese cambio completo que
ya se había hecho evidente, no solo en la actitud,
sino también en toda la subordinación militar y la
jerarquía dentro de los grupos organizados después
de la revolución" silenciosa "de La guarnición de la
capital a mediados de octubre ".

El manejo artificial con las diferencias de opinión


entre el CC y Lenin, a través del cual la pregunta se
representa de tal manera que el CC tiene razón
cuando es de la misma opinión que el camarada
Trotsky y el camarada Lenin, está equivocado
cuando no es del la misma opinión que el camarada
Trotsky, persigue el objetivo de representar al CC del
Partido como existía anteriormente como una
institución que estaba completamente bajo la
influencia de la derecha, y solo había "aceptado" la
insurrección después de una "persistente e
infatigable". Presión continua "de lenin. Esto no es
una representación sino una tergiversación de la
historia de octubre.
Por supuesto, la "presión persistente, infatigable y
continua" ejercida por Lenin en septiembre-octubre
avivó las energías del CC y no le permitió olvidar por
un momento el deber de insurrección; Literalmente
electrificó al CC, y a las organizaciones del
partido. Así lo hizo y así solo funcionó Lenin. Pero el
CC, como el organizador inmediato de la
insurrección, tuvo el fin de asegurar su victoria, de
elegir en la estimación de la situación, la forma, el
tiempo y el lugar de la insurrección, sin forzar el
conflicto por un solo momento con las instrucciones.
. Y la participación en la Conferencia Democrática y
en el Parlamento Preliminar, principalmente gracias
a la advertencia de Lenin contra la posibilidad de
divergencias peligrosas, se llevó a cabo de tal manera
que no produjo esos resultados negativos que, por
supuesto,

El historiador es la misma persona cuyo deber


ahora es afirmar esto con calma y
desapasionadamente. A pesar de que el camarada
Lenin condenó la participación en la Conferencia
Demócrata y en el Parlamento Preliminar,
caracterizó la política de la CC desde finales de
noviembre hasta el día de la insurrección aún más
bruscamente con respecto a la vinculación de la
insurrección con la convocatoria. de un Congreso
soviético, que le pareció una "política de
aplazamiento" innecesaria. [2]

El camarada Trotsky cita el siguiente comentario


de Lenin:

"Hay en nuestra CC y entre los líderes del Partido",


escribe Lenin el 29 de septiembre, "una corriente u
opinión a favor de esperar que se celebre el Congreso
soviético, contra la toma inmediata del poder, contra
la inmediata insurrección. Esta corriente u opinión
debe ser combatida ".

A principios de octubre, Lenin escribe:

"La vacilación es un delito, esperar al Congreso


soviético es un juego infantil con formalidad, un
juego estúpido con formalidad, una traición contra
la revolución ". (Las cursivas son mías, GS)

Lenin dice en las tesis para la conferencia de


Petrogrado del 8 de octubre:

“Las ilusiones constitucionales y las esperanzas


puestas en el Congreso soviético deben ser
combatidas. . . ”

Pero, ¿qué dice el camarada Trotsky sobre esta


caracterización de la preparación del Congreso
soviético? El camarada Trotsky se aferra con "alegría
maliciosa" a cada comentario enojado de Lenin
contra cualquiera de los bolcheviques, si puede
exagerarlo para que sirva para llamar la atención
sobre una "crisis del Partido".

¿Qué valor le da a Lenin el cálculo del plan de la


CC con el que el camarada Trotsky también estaba
de acuerdo? En este caso, el camarada Trotsky no
toma pruebas impresionantes de que la "traición
contra la revolución" y las "ilusiones
constitucionales" conduzcan directamente al
parlamentarismo burgués, etc. El camarada Trotsky
no tiene prisa por aferrarse a los argumentos de la
letra de La sentencia de Lenin y así representarse a
sí mismo como socialdemócrata.
En otros casos, considera que este método es
"superfluo". Empieza con un comentario modesto:
"Todas estas letras, cada una de las cuales fueron
puestas sobre el yunque de la revolución, son de
extraordinario interés en caracterizar tanto a Lenin
como a la situación". luego prueba con mucho
cuidado que el plan concreto de insurrección de la
CC no fue para nada malo. De hecho, el camarada
Trotsky sin duda exagera cuando retrata los efectos
fatales que podrían haber resultado del plan de
comenzar la revolución en Moscú, de la que habló
Lenin. En vano, bastante en vano, ¿representa el
camarada Trotsky el asunto como si Lenin, por su
infructuoso plan de arreglar Moscú para el inicio de
la revolución, hubiera puesto en peligro casi todo el
éxito de la insurrección? ¿Por qué? ¿Tiene algún
sentido imaginar ahora cómo el camarada Lenin
habría dirigido los preparativos para la insurrección,
si no hubiera tenido que esconderse de los espías de
Kerensky? ¿Tiene algún sentido discutir acerca de si
la revuelta tuvo lugar un mes antes, hubiera tenido
éxito o no?[3]

Solo una cosa es segura: la crítica de Lenin a la


participación de los bolcheviques en la Conferencia
Demócrata y el Parlamento Preliminar está
absolutamente relacionada con el plan que él
desarrolló de una revolución que debía llevarse a
cabo independientemente del Congreso
Soviético. Las tácticas del comité central hacia la
Conferencia Demócrata y menos hacia "entrar", que
hacia pasar por el Parlamento Preliminar, estaban
relacionadas con el plan de proclamar el poder
soviético en el congreso soviético y al mismo tiempo
asegurar este poder por medio de un Derrocamiento
armado del gobierno de Kerenski. En ese momento,
el camarada Trotsky dirigió un curso intermedio
entre estas dos lecturas de la estrategia de la
revolución que, por supuesto, representan contratos
puramente materiales pero no fundamentales. El
camarada Trotsky ahora trata de cosechar la cosecha
después de haber dirigido un curso medio al
representar de manera ambigua tanto al CC como a
Lenin. De hecho, sin embargo, fue precisamente la
cooperación del liderazgo de Lenin en lo que
respecta a los principios, con el liderazgo concreto
del CC en los preparativos de la revolución y del
Comité de Petrogrado y Moscú lo que aseguró la
victoria de octubre, en A pesar de los errores del
destacado bolcheviki.

Una más: el CC y Lenin estaban de acuerdo; Los


intentos de corte de pelo para representarlos como
en oposición, son ridículos. El CC no tenía otra
"línea" sino la de Lenin. Sin embargo, fue
precisamente esta profunda armonía en la que se
expresó la concordia entre Lenin y el Partido, lo que
hizo posible que el CC considerara a Lenin como no
una autoridad en oposición al CC, cuyas
"instrucciones" deben ser obedecidas. a la carta.

Fue solo en la fuerza de la unidad y la cooperación


de la CC que el liderazgo político de Lenin pudo
amalgamarse con el trabajo práctico del
Partido. Ninguna unidad práctica hubiera sido
posible sin esta cooperación dentro del CC entre el
camarada Lenin y los otros miembros del CC (entre
ellos también el camarada Trotsky, que en ese
momento sabía cómo trabajar como miembro de un
cuerpo colectivo).
Por el bien de la historia y la correcta
caracterización de la relación entre el CC y Lenin, es
conveniente una vez más describir claramente una
serie de “diferencias” entre Lenin y el CC que
existieron en el período de julio a octubre. Después
de los días de julio, Lenin propuso retirar el eslogan:
"Todo el poder a los soviéticos", hasta que el poder
haya sido tomado y luego crear nuevos soviéticos. La
propuesta de Lenin no fue aceptada en esta forma
categórica. La conspiración de Kornilov, que de
nuevo hizo posible que los bolcheviques reanudaran
con éxito el trabajo de conquistar a la mayoría de los
soviéticos, demuestra que la cuidadosa línea de
acción adoptada por el CC al que Lenin también se
suscribió más tarde, era correcta. En relación con
esto, todavía había otra diferencia de opinión. Lenin
aconsejó hacer ilegal el aparato del partido, y hacer
arreglos para la publicación de un periódico
ilegal; no creía posible que el órgano legal del CC en
Petrogrado pudiera mantenerse por más tiempo. Por
otro lado, el CC resolvió mantener las organizaciones
abiertas y la prensa legal, combinando, por
supuesto, donde fuera necesario la "legalidad" con la
"conspiración". Poco después de los días de junio se
celebró la sexta sesión del partido en Petrogrado con
un mínimo de precauciones conspirativas. La
contrarrevolución aún no estaba lo suficientemente
organizada y unida para poder suprimir nuestra
Prensa y nuestra organización de manera efectiva. El
órgano de la CC estaba prohibido, pero pronto
reapareció con otro nombre, etc. En los días de la
aventura de Kornilov, Lenin escribió un artículo
titulado "En compromisos".Rabotschi Putj . En esta
ocasión, la derecha estaba, por supuesto, del lado de
Lenin, y no del editor del órgano central, que
deseaba tomar un curso "un poco más a la izquierda"
que Lenin.

¿En qué consistía el compromiso que Lenin había


sugerido con ciertas limitaciones? Lenin escribió:

“El compromiso consistió en que los bolcheviques,


sin reclamar su participación en el gobierno,
se abstuvieron de exigir la transferencia inmediata
de poder al proletariado y del campesinado pobre y
de los métodos revolucionarios de batalla para
hacer cumplir esta demanda . (Mis cursivas —
GS). "Una condición que hubiera sido una cuestión
de curso y de ninguna manera nueva para los
mencheviques y el SR habría sido el derecho
absoluto de agitar para convocar a la Asamblea
Constituyente sin más demora o incluso con un aviso
más breve".

Esa fue la propuesta de Lenin. Tomó este paso


táctico el 3 de septiembre de 1917. No hay una sílaba
sobre todo esto en Trotsky. Sin embargo, cualquiera
que desee dar la imagen real del bolchevismo antes
de octubre y durante los días de octubre, no puede
pasar por alto el artículo "En compromisos". Si se
descuida este artículo, es imposible formar una
imagen de las tácticas de Lenin, si es descuidado, el
verdadero carácter de las vacilaciones de Zinoviev y
Kamenev y la actitud de Lenin hacia el Partido y las
vacilaciones de estos compañeros son
incomprensibles. Cualquiera que desee confusión en
lugar de esclarecimiento debe pasar por alto el
artículo de Lenin "En compromisos" en
silencio. Lamentablemente este fue el método del
camarada Trotsky.
Estas observaciones superficiales naturalmente no
hacen ninguna afirmación de arrojar luz sobre la
"imagen completa de la revolución de octubre". Sólo
pretenden indicar la invención absoluta de los
"esquemas" del camarada Trotsky y declarar las
condiciones reales en el Partido antes de octubre
como estaban .

En la práctica real, las cosas eran muy diferentes a


las de Lenin, trabajadas en cooperación con las
tropas elegidas por los bolcheviques en una situación
extremadamente complicada que a menudo
cambiaba de repente. Tanto Lenin como los otros
compañeros a veces cometían errores, a veces
buscaban a tientas y reconocían cuándo habían
estado equivocados. En curvas cerradas, algunos se
quedaron atrás, otros avanzaron demasiado hacia
adelante, pero el frente siempre se vistió de nuevo en
poco tiempo. Ningún partido político podría haber
atravesado el camino de febrero a octubre, sin
diferencias de opinión, desviaciones, errores. El
Partido Bolchevique pasó por este camino en una
formación mucho más cercana que cualquier otro
Partido podría haber hecho. El Partido, por
supuesto, no actuaba en un espacio hermético, tenía
que resistir la presión de las clases medias. Hasta
cierto punto, tenía que contar con estos grupos y
adaptar sus tácticas a ellos. Sin embargo, hizo
grandes esfuerzos para poner a estos grupos bajo su
liderazgo. ¿Cuándo debe ceder, cuándo y cómo debe
esperar, hasta qué límites deben hacerse las
concesiones? Estas preguntas existen y su existencia
solo es ignorada por aquellos que imaginan que en
política como en geometría una línea recta es la
distancia más corta entre dos puntos. Lenin, a
diferencia de tales políticos, los hombres, evitó
muchas rocas, se retiró y luego atacó
ferozmente. Las diferencias de opinión entre los
bolcheviques en 1917 pueden ser consideradas como
una pelea de dos Partes dentro de una Parte por
cualquiera que se acerque al tema con cierta
cantidad de prejuicios. Y eso es natural en tales
"historiadores" que juzgan al Partido "desde
afuera". ¿Cuándo debe ceder, cuándo y cómo debe
esperar, hasta qué límites deben hacerse las
concesiones? Estas preguntas existen y su existencia
solo es ignorada por aquellos que imaginan que en
política como en geometría una línea recta es la
distancia más corta entre dos puntos. Lenin, a
diferencia de tales políticos, los hombres, evitó
muchas rocas, se retiró y luego atacó
ferozmente. Las diferencias de opinión entre los
bolcheviques en 1917 pueden ser consideradas como
una pelea de dos Partes dentro de una Parte por
cualquiera que se acerque al tema con cierta
cantidad de prejuicios. Y eso es natural en tales
"historiadores" que juzgan al Partido "desde
afuera". ¿Cuándo debe ceder, cuándo y cómo debe
esperar, hasta qué límites deben hacerse las
concesiones? Estas preguntas existen y su existencia
solo es ignorada por aquellos que imaginan que en
política como en geometría una línea recta es la
distancia más corta entre dos puntos. Lenin, a
diferencia de tales políticos, los hombres, evitó
muchas rocas, se retiró y luego atacó
ferozmente. Las diferencias de opinión entre los
bolcheviques en 1917 pueden ser consideradas como
una pelea de dos Partes dentro de una Parte por
cualquiera que se acerque al tema con cierta
cantidad de prejuicios. Y eso es natural en tales
"historiadores" que juzgan al Partido "desde
afuera". y su existencia solo es ignorada por aquellos
que imaginan que en política como en geometría una
línea recta es la distancia más corta entre dos
puntos. Lenin, a diferencia de tales políticos, los
hombres, evitó muchas rocas, se retiró y luego atacó
ferozmente. Las diferencias de opinión entre los
bolcheviques en 1917 pueden ser consideradas como
una pelea de dos Partes dentro de una Parte por
cualquiera que se acerque al tema con cierta
cantidad de prejuicios. Y eso es natural en tales
"historiadores" que juzgan al Partido "desde
afuera". y su existencia solo es ignorada por aquellos
que imaginan que en política como en geometría una
línea recta es la distancia más corta entre dos
puntos. Lenin, a diferencia de tales políticos, los
hombres, evitó muchas rocas, se retiró y luego atacó
ferozmente. Las diferencias de opinión entre los
bolcheviques en 1917 pueden ser consideradas como
una pelea de dos Partes dentro de una Parte por
cualquiera que se acerque al tema con cierta
cantidad de prejuicios. Y eso es natural en tales
"historiadores" que juzgan al Partido "desde
afuera". Las diferencias de opinión entre los
bolcheviques en 1917 pueden ser consideradas como
una pelea de dos Partes dentro de una Parte por
cualquiera que se acerque al tema con cierta
cantidad de prejuicios. Y eso es natural en tales
"historiadores" que juzgan al Partido "desde
afuera". Las diferencias de opinión entre los
bolcheviques en 1917 pueden ser consideradas como
una pelea de dos Partes dentro de una Parte por
cualquiera que se acerque al tema con cierta
cantidad de prejuicios. Y eso es natural en tales
"historiadores" que juzgan al Partido "desde afuera".

Si el camarada Trotsky tuviera razón con respecto


a las diferencias de opinión entre los bolcheviques, si
hubiera realmente dos Partes dentro de una Parte,
las diferencias de opinión habrían llevado
inevitablemente a una crisis dentro del Partido, es
decir, a una crisis en la que las organizaciones se
habría separado o se habría separado del CC. Pero
esto no sucedió en 1917. La diferencia de opinión en
la primavera de 1918 como consecuencia de la Paz de
Brest sacudió al Partido mucho más severamente
que las diferencias de opinión en octubre, que solo
agitaron la superficie. Si el camarada Trotsky ahora
comete los errores cometidos por unos pocos
bolcheviques en octubre, el punto central de sus
"Lecciones de octubre", él mismo condena a sus
"Lecciones" a ser un completo fracaso.

¿Cuál es entonces la "moral" que el camarada


Trotsky extrajo de las lecciones de octubre? ¡Oh, él
no formó conclusiones! ¿Por qué? Debido a que
estas conclusiones son de tal naturaleza que sería
desagradable para el propio autor expresarlas. Por lo
tanto, todo culmina en insinuaciones en cuanto a la
necesidad de un "liderazgo de tal naturaleza, que no"
se salga de las vías ", más aún en un ataque
intensificado con" gas envenenado "en el liderazgo
actual del Partido desde la portada de la bandera
blanca de las "Lecciones de octubre". Sin embargo,
esto no es una nueva doctrina, es solo "una
repetición de lo que ya se ha aprendido", una
repetición de lo que aprendimos de la "discusión"
del año pasado. Las lecciones aún están frescas en la
memoria de todos los camaradas, y nadie tiene
ningún deseo de continuar con estas lecciones bien
aprendidas,
Notas
1. Esta declaración fue publicada en Pravda , No.
39, con un comentario editorial. Lo citamos
textualmente:

Los camaradas Langewitsch (Laschewitsch? —GS),


Krimow y Mawrij, representantes de la fracción
bolchevique de los soviets de trabajadores y
soldados, nos piden que expliquemos cómo es
posible que la gran mayoría de los trabajadores que
participaron en las manifestaciones del 20 de abril. y
21 y llevaban pancartas con la inscripción "Abajo el
gobierno provisional", interpretó este eslogan
exclusivamente en el sentido de que todo el poder
debe pasar a manos de los soviets, y que los
trabajadores solo tomarán el poder cuando hayan
ganado el poder. Mayoría en los soviets obreros y
soldados. La composición actual de los soviéticos no
otorga pleno poder de expresión a la voluntad de la
mayoría de los soviéticos de trabajadores y soldados.

La fracción de Bolsheviki es, por lo tanto, de la


opinión de que la resolución del CC del 22 de abril
no caracteriza suficientemente la situación en el
momento presente.

Comentario del editor (del Pravda ): La resolución


del CC no fue, por supuesto, dirigida contra los
organizadores de las manifestaciones masivas, y,
naturalmente, tal interpretación del eslogan excluye
cualquier pensamiento de irresponsabilidad o
aventura. En cualquier caso, dichos camaradas,
como representantes de los organizadores de la
manifestación, deben recibir el mayor
reconocimiento por su carácter pacífico e
impresionante de masas. Solo ellos le dieron a la
burguesía, que se manifestaba por su Gobierno
provisional, el rechazo que merecía ".

2. A propósito de la Conferencia Democrática, el


camarada Lenin escribe en Rabotschi Putj ("El
Camino de los Trabajadores") del 24 de septiembre,
bajo el título "Los héroes de la decepción", como
sigue:

“La participación de los bolcheviques en este


despreciable engaño, en esta farsa, tiene la misma
justificación que nuestra participación en la tercera
Duma: nuestra causa debe defenderse incluso en el
establo, el material para la iluminación de la gente
puede producirse incluso a partir de el establo.'"

En una carta fechada el 22 de septiembre, que, sin


embargo, obviamente fue escrita después del
artículo, expresa una opinión diferente en cuanto a
la participación:

“La Conferencia Democrática debería haber sido


boicoteada, todos cometimos un error al no hacer
esto, pero no teníamos ninguna mala
intención. "Vamos a hacer bien este error, si
honestamente tenemos la intención de apoyarnos en
la lucha de masas revolucionaria".

Estas fueron las dos lecturas diferentes. Lenin hizo


de la participación en la conferencia
demócrata. Esto, sin embargo, no impide que el
escritor desconsiderado de los comentarios sobre el
libro de Trotsky haga la siguiente declaración: "En la
cuestión de la participación en la Conferencia
Demócrata y del boicot del Parlamento Preliminar,
Lenin apoyó a los boicotistas de la manera más
categórica". camino."

3. Aquí también el camarada Trotsky da un


informe equivocado sobre la manera en que Lenin
planteó la pregunta sobre el retraso de la
insurrección. El camarada Trotsky escribe: "En
septiembre, en los días de la Conferencia Demócrata,
Lenin exigió que la insurrección tuviera lugar de
inmediato". No, Lenin formuló su "demanda" con
mucho más cuidado. ¿Cómo cierra Lenin realmente
su famoso párrafo sobre el entorno de la
'Alexandrijka', sobre la ocupación de la fortaleza de
Peter Paul, el arresto del Estado Mayor y el
Gobierno, etc., en su carta que dirigió al CC en el
días de la Conferencia Democrática Lenin cierra su
"programa práctico para la insurrección con la
siguiente oración":

"Todo esto es, por supuesto, solo un ejemplo y


sirve para ilustrar el hecho de que en la situación
actual no podemos permanecer fieles al marxismo
sin considerar la insurrección como un arte".

En otra carta del CC, que data de los mismos días,


Lenin dice claramente: "No se trata de un" día "ni
del" momento "de la insurrección en el sentido
exacto de la palabra. Eso solo puede ser decidido por
la voz unida de aquellos que están en contacto con
los trabajadores y los soldados, con las masas. . . Lo
que es necesario es que el partido tenga claro la tarea
que tiene ante sí: en la agenda están: la insurrección
en Petrogrado, en Moscú, la toma del poder, el
derrocamiento del gobierno. Considere de qué
manera debe hacerse la agitación sin expresarla
abiertamente en la prensa.

OW Kuusinen

Una descripción
engañosa del
"octubre alemán"
Fuente: The Errors of Trotskyism , mayo de 1925
Editor: Partido Comunista de Gran Bretaña
Transcripción / marcado HTML: Brian Reid
Dominio público: Marxists Internet Archive
(2007). Puede copiar, distribuir, mostrar y realizar
este trabajo libremente; Así como realizar trabajos
derivados y comerciales. Por favor, acredite a
"Marxist Internet Archive" como su fuente.

"Durante la segunda mitad del año pasado tuvimos aquí


(en Alemania) una demostración clásica de cómo se
puede desaprovechar la oportunidad de una situación
revolucionaria única de importancia histórica mundial".
(Trotsky, septiembre de 1924, en sus "Lecciones de
octubre". ”)
"Si el Partido (alemán) hubiera proclamado la
insurrección en octubre del año pasado, como lo
proponían los camaradas de Berlín, ahora estaría tendido
con el cuello roto". (Del borrador de tesis, por Trotsky y
Radek, enero de 1924. )

Tanto en septiembre de 1923 como en enero de 1924,


tuve muchas oportunidades, en mi calidad de secretario,
de participar en las comisiones sobre la cuestión alemana
designada por el Ejecutivo de la Comintern; Por lo tanto,
no solo estoy familiarizado con el punto de vista del
Ejecutivo en su conjunto, sino también con el punto de
vista de los camaradas principales de la separación con
respecto a los eventos en Alemania en octubre. Por lo
tanto, me sorprendió mucho ver la luz en la que Trotsky
ve estos eventos en el prefacio de su libro "1917" ("Las
lecciones de octubre"). Me sorprendió mucho que tales
eventos recientes, los eventos que realmente no se
encuentran en un pasado remoto, puedan ser tan mal
representados. Como los hechos aún no se conocen en
general, debemos oponernos a la descripción del
camarada Trotsky mediante una declaración de la
posición real.

La acusacion

El camarada Trotsky dedica sus "Lecciones de octubre"


a la exposición y descripción del siguiente tema: Las
experiencias del octubre ruso y las experiencias de
muchos países europeos, especialmente la experiencia,
como lo expresa "del octubre alemán, que no tuvo lugar.
lugar, "todos van a mostrar una y la misma cosa. En
Alemania, camaradas con autoridad en nuestras propias
filas se opusieron a la insurrección en el momento
decisivo. En Rusia, gracias a la presión ejercida por el
camarada Lenin, y gracias a la cooperación del camarada
Trotsky, se puso en marcha la insurrección y se ganó la
victoria. Pero en el "octubre alemán" no se inició la
insurrección, aunque en opinión de la camarada Trotsky
"se dieron todos los requisitos previos para la revolución,
con la excepción de los líderes dinámicos y con visión de
futuro".

La existencia de esta situación revolucionaria no fue


reconocida a tiempo, y ningún compañero se levantó y
presionó a la Central, luchando por prevenir la
insurrección. Por esta razón no tuvimos insurrección ni
toma del poder. El mes de octubre alemán no tuvo lugar,
no obtuvimos nada más que un "ejemplo clásico de cómo
se puede desaprovechar la oportunidad de una situación
revolucionaria única de importancia histórica mundial".

Este drama del octubre alemán se jugó para el camarada


Trotsky en el contexto de la historia del octubre
ruso. Describe en detalle la energía con la que él mismo
actuó en 1917, y con mayor detalle la manera en que otros
compañeros intentaron "retirarse antes de la batalla".
Estos compañeros, "opositores de la insurrección", habían
sobrestimado extraordinariamente el Fuerzas del enemigo
solo dos semanas antes de la victoria incruenta de los
bolcheviques en Petrogrado ("incluso Lenin era de la
opinión de que el enemigo todavía tenía fuerzas
considerables en Petrogrado"). Según el camarada
Trotsky, los líderes del PC alemán cometieron el mismo
error de sobrestimar las fuerzas de nuestros adversarios en
octubre del año pasado.

"Aceptaron con confianza todas las cifras calculadas


por la burguesía en cuanto a sus fuerzas armadas, las
agregaron cuidadosamente a las fuerzas de la policía y la
milicia, luego redondearon el resultado a medio millón y
más, y asumieron así una fuerza compacta, armada al
Dientes, y totalmente capaces de paralizar sus
empeños. Es un hecho indiscutible que la
contrarrevolución alemana poseía fuerzas mejor
organizadas y mejor entrenadas que los elementos
completos y medios de las fuerzas de Kornilov. Pero las
fuerzas activas de la revolución alemana fueron otra vez
diferentes a las nuestras. En Alemania el proletariado
representa a la abrumadora mayoría de la población. En
nuestro caso, la cuestión revolucionaria fue decidida, al
menos, al principio, por Petrogrado y Moscú. En
Alemania, la insurrección habría tenido diez fortalezas
poderosas a la vez.

Este es el único lugar en el que el camarada Trotsky


menciona alguna diferencia en las premisas objetivas de
los octubres rusos y alemanes. Según su descripción, las
condiciones para la toma del poder en 1923 en Alemania
no fueron las menos favorables que en Rusia en 1917.

"No es posible imaginar condiciones más favorables, o


más adecuadas y maduras para la toma del poder".

No hace la más mínima mención, ni siquiera una


indicación superficial de ninguna razón, aunque sea
insignificante, que pueda justificar el retiro en el
momento del "octubre alemán". No, no, en su opinión, la
insurrección era el deber incondicional de La fiesta en
esta coyuntura. Para él es una desgracia que durante el
"octubre alemán" los opositores de la insurrección hayan
podido "arrastrar al partido".

Así (según el camarada Trotsky) la revolución alemana


fracasó. Después de esta derrota, los compañeros
culpables se presentaron con sus "cálculos sesgados", con
el propósito de "justificar la política que había llevado a la
derrota". Y el camarada Trotsky agrega:
“Es fácil imaginar cómo se habría escrito la historia si
aquellos compañeros en el CC (del PC ruso) que se
inclinaron en 1917 a las tácticas de retirada antes de la
batalla, hubieran tenido su camino. Los escritores
semioficiales de la historia no habrían tenido dificultades
para sostener que una insurrección en el año 1917 hubiera
sido un completo disparate. ”(P. 41.)

Gracias al arte dramático del camarada Trotsky, su


representación del octubre alemán evoca a la figura del
culpable principal de la derrota alemana. Es cierto que el
camarada Trotsky no da su nombre, pero su figura es
fácilmente reconocible entre los demás. Todo lo que se
dice de él muestra claramente que la figura no es la de un
alemán; El alemán sin nombre acusado toma un lugar
secundario. El jefe del acusado es obviamente
responsable de la aparición de los alemanes en el muelle.

¿Por qué no nombró mejores líderes en la Central del


Partido Alemán? ¿Por qué no ejerció la presión adecuada
sobre los líderes alemanes? Este fue su primer deber ...

O bien, ¿se esperaba algo más de él después de las


"experiencias de octubre?" ¿Qué más se podía esperar de
él en el futuro?

"En los últimos tiempos", escribe Trotsky, "se ha escrito


y hablado mucho sobre la necesidad de" Bolchevizar "el
Comintern. . . ¿Qué significa el bolchevismo de los
partidos comunistas? Significa que estos partidos deben
ser educados, y sus líderes elegidos para que no
abandonen la pista cuando llegue su octubre. Esta es la
verdadera importancia de Hegel y de toda la sabiduría de
nuestros libros y filosofías ”. (P. 64.)

Así el camarada Trotsky en septiembre de 1924.


Dos roles diferentes

El camarada Trotsky habló de manera diferente a esto


en enero de 1924.

En ese momento, el Ejecutivo de la Comintern, con la


colaboración de destacados camaradas alemanes que
representaban las tres tendencias, había traído el balance
de la infeliz revolución alemana. Es cierto que el
camarada Trotsky no participó personalmente en estas
sesiones, pero el camarada Radek presentó las tesis
redactadas, según su declaración oficial, "por los
camaradas Trotsky y Piatakov, y por mí (Radek)".

Este borrador de tesis de la minoría de la derecha fue


rechazado por el Ejecutivo de la Comintern y no se ha
publicado hasta el día de hoy. En una parte de estas tesis
leemos:

“El Ejecutivo rechaza decididamente la demanda de los


líderes de la organización de Berlín, en el sentido de que
el retiro realizado por el Partido en octubre debe
considerarse injustificado e incluso traidor. Si el Partido
hubiera proclamado la insurrección en octubre, como
propusieron los camaradas de Berlín, ahora estaría
tendido boca abajo con el cuello roto. El Partido cometió
graves errores durante la retirada, y estos errores son el
objeto de nuestra crítica actual. Pero el retiro en sí
correspondió a la situación objetiva, y está aprobado por
el Ejecutivo ".

Por lo tanto, vemos que en enero de este año, el


camarada Trotsky opinaba seriamente que el retiro fue
correcto durante el mes de octubre alemán y que estaba de
acuerdo con la situación objetiva. Los líderes de la
organización de Berlín consideraron este retiro
"completamente injustificado e incluso traidor". Pero el
camarada Trotsky protestó decididamente contra esta
opinión del asunto. Exigió, junto con Radek, Piatakov y el
presidente del Partido Central Alemán, Brandler, que el
Ejecutivo aprobara el retiro.

¿Cómo vamos a entender esto?

Para comprender esto, el lector debe saber que las


tácticas de "retirada antes de la batalla", propuestas por el
ala derecha de la Central del PC alemán en octubre de
1923, fueron adoptadas con la cooperación inmediata del
camarada Radek. En todos los aspectos esenciales, el
camarada Trotsky siempre ha estado de acuerdo con esta
derecha del PC alemán (Brandler, etc.); Y este fue
nuevamente el caso en enero después de la derrota.

"La experiencia ganada en las luchas europeas durante


los últimos años, y especialmente la experiencia de la
lucha alemana, nos muestra que hay dos tipos de líderes
que tienen la tendencia de arrastrar al Partido de regreso
justo en el momento en que debería saltar hacia adelante. .
”(P. 14.)

El camarada Trotsky escribe esto en septiembre en su


libro "Las lecciones de octubre". Estigmatiza a estos
"tipos" más a fondo, y declara más.

"En momentos decisivos, estos dos tipos trabajan de la


mano y se oponen a la insurrección". (P. 64.)

En octubre de 1923, este fue realmente el caso en


Alemania. Y tres meses después, en enero, Trotsky
expresa la opinión de que estos "tipos" habían actuado
perfectamente en Alemania, que habían tomado el curso
de acción que había que tomar, que la situación objetiva
exigía precisamente este curso de acción, y que el Partido
estaba obligado a hacer este retiro. Una insurrección
hubiera sido un completo disparate, y el Partido se habría
roto el cuello.

Los "tipos" acusados de este modo naturalmente


presentaron su "cálculo sesgado" al Ejecutivo en enero
"con el propósito de justificar la política que condujo a la
derrota". El Ejecutivo rechazó estos cálculos de manera
suficientemente decisiva. Pero el camarada Trotsky los
defendió.

Tal fue su falta de "audacia", solo tres meses después


del octubre alemán.

A pesar de las "Lecciones de octubre".

Y a pesar de la regla principal para todas las


revoluciones en el mundo: "No abandonar la pista cuando
llegue su propio octubre".

Esto fue en enero de este año. Pero para septiembre,


como hemos visto, el camarada Trotsky había asumido
otro papel. No escuchamos una sola palabra acerca de la
justificación del retiro, ni hay rastro de los "tipos". No,
ahora el camarada Trotsky apela a la insurrección y
condena a los que se oponen a ella.

“El momento decisivo es el momento en que el Partido


del proletariado pasa de la etapa de preparación,
propaganda, organización y agitación a la etapa de la
lucha real por el poder, a la insurrección armada contra la
burguesía. Todo elemento irresoluto, escéptico,
oportunista y pro-capitalista que aún permanezca en el
Partido se opondrá a la insurrección en este momento,
buscará fórmulas teóricas para esta oposición y las
encontrará entre los opositores del día anterior, los
oportunistas ". ixiv.)
Así: ¡Abajo los oportunistas! ¡Abajo los héroes de la
capitulación! ¡Abajo Brandler y los partidarios de sus
puntos de vista!

Mil veces: ¡Hurra por la insurrección!

Pero, como alguien de la audiencia podría preguntar de


manera difusa, ¿qué pasa con el cuello roto?

Tenemos aquí dos vistas distintas del octubre


alemán. ¿Cuál de ellos corresponde a la verdad real?

En mi opinión, ninguno de ellos. Ambos estan


equivocados

Estimación correcta y oportuna de la situación.

En un artículo escrito por el camarada Trotsky en mayo


("Oriente y Occidente") y mencionado en las "Lecciones
de octubre" (pág. 69), afirma que "algunos compañeros"
(en este caso el camarada Zinoviev se refiere
principalmente) habían declarado: después de la derrota
alemana: "Hemos sobreestimado la situación, la
revolución aún no está madura". El camarada Trotsky es
irónico sobre este "nosotros" (nosotros, Zinoviev), y
declara:

"'Nuestro' error no radicaba en el hecho de que


'nosotros' sobreestimamos los requisitos previos de la
revolución, sino que los 'subestimamos', y no
reconocimos en el momento adecuado la necesidad de la
aplicación. de tácticas enérgicas y valientes: la necesidad
de la lucha para ganar las masas para la lucha por el poder
".

¿Qué nos dicen los hechos?


Incluso en las tesis elaboradas por los camaradas
Trotsky y Radek en enero de 1924, se reconoce lo
siguiente:

"Desde el principio, la Comintern y el PC alemán


consideraron las luchas de Ruhr como un período de
desarrollo revolucionario en Alemania". . . “La apelación
emitida por la Conferencia del Partido Leipsic del PC
alemán, las decisiones de la Conferencia de Frankfort, la
resolución aprobada por la delegación del PC alemán en
la conferencia de primavera con la Comintern,
demuestran que tanto el PC alemán como el PC
Comintern ha comprendido el hecho de que el
proletariado alemán se encuentra en una separación de las
formas en que, después de que el Partido haya llevado a
cabo sus tácticas de frente unido, después de haber
realizado un trabajo muy paciente entre las masas
socialdemócratas y entre los trabajadores no partidistas , y
después de que se ha reunido a su alrededor amplias
masas del proletariado,

Estas líneas son una excelente caracterización del punto


de vista del Ejecutivo. Pero es sobre todo el punto de vista
representado por las propuestas del camarada
Zinoviev. Pero en cuanto al punto de vista del PC alemán,
esto está algo adornado por los camaradas Radek y
Trotsky. En ese momento, durante el otoño y el invierno
de 1923, la Central tenía muy poca idea de las tareas
revolucionarias que enfrentaba el Partido.

Hubo mucha más claridad contenida en varias


proposiciones hechas por la oposición de izquierda, pero
estas fueron rechazadas por el Partido.

Si el camarada Trotsky hubiera deseado describir el


asunto en estricta concordancia con la realidad, habría
tenido que expresarse de la siguiente manera: Con
referencia al Ejecutivo y la oposición de izquierda, estos
deberían ser expuestos al reproche de no tener reconoció
la necesidad de un cambio energético de tácticas, ya que
realmente reconocieron esta necesidad y ejercieron
presión sobre el PC alemán

Sí, el camarada Trotsky puede responder, pero la


presión ejercida por el Ejecutivo sobre la Parte alemana
en ese momento no fue "lo suficientemente fuerte". Las
tesis de enero elaboradas por los camaradas Trotsky y
Radek realmente contenían este reproche. Pero deberían
haber hecho su reproche "en el momento adecuado", en el
verano u otoño de 1923. Si lo hubieran hecho, es posible
que el Ejecutivo hubiera seguido su consejo y aumentado
la presión. Pero tres meses después de octubre, en enero
de 1924, este sabio descubrimiento fue un argumento muy
barato y completamente inútil.

El segundo punto de las tesis de enero de los camaradas


Trotsky y Radek, sometidos a las críticas de la Comintern,
debe tomarse más en serio. Afirman que las cuestiones
relacionadas con la lucha del Ruhr se discutieron, incluso
en el Ejecutivo Ampliado (a mediados de junio de 1923)
"mucho más desde el punto de vista de la propaganda que
desde el punto de vista de la organización para una lucha
inmediata".

La tarea de organizar la lucha inmediata con el objeto


de tomar el poder no se había formulado concretamente,
es cierto, en junio. El Ejecutivo no adoptó el "curso de
octubre" hasta agosto, dos meses después.

J En junio, la situación en Alemania seguía siendo tal


que ninguna persona con sentido común podría haber
pensado en considerar la organización de la insurrección
armada como la próxima tarea. Antes de dar un paso tan
importante como este, la existencia de fenómenos
sintomáticos que proclaman el surgimiento de una ola de
revolución, aunque sea de grado leve, es una condición
preliminar absolutamente imperativa. En junio no se
observaron tales síntomas.

A principios de agosto se produjo un cambio abrupto en


Alemania. La situación general se convirtió en
revolucionaria. De esto tenemos pruebas en el poderoso
movimiento de masas que condujo al derrocamiento del
gobierno de Cuno. Si el PC alemán hubiera previsto este
movimiento, debería haber entrado valientemente en la
lucha en julio y haber tomado la iniciativa y el liderazgo
del movimiento. De hecho, la Central alemana emitió una
valiente proclamación el 12 de julio, invitando al
proletariado a participar en manifestaciones callejeras en
el Día Antifascista (29 de julio).

El gobierno prohibió esta manifestación. La oposición


de izquierda del Partido exigió "la conquista de la calle".

En este momento, los camaradas Zinoviev y Bucharin,


como también el camarada Trotsky, estaban en
Caucasia. Los dos primeros nos informaron, durante la
discusión ya iniciada sobre el tema, que estaban a favor
de la manifestación callejera. El camarada Radek y yo,
que estábamos en Moscú, nos oponíamos. Para nosotros
parecía estar corriendo un riesgo inútil. El camarada
Radek, que a menudo muestra un alto grado de
sensibilidad por los cambios en el ambiente político, en
esta ocasión no sintió el enfoque de algo grande (ni yo), y,
por lo tanto, no pudimos ver ninguna razón válida para tal
acción peligrosa. por parte del PC alemán Esto fue un
error de nuestra parte. La opinión adoptada por los
camaradas Zinoviev y Bucharin se expresó en las
siguientes palabras:
“Solo a través de métodos como la apelación emitida el
12 de julio, el PC alemán puede convertirse, a los ojos de
todos los trabajadores, en el campeón generalmente
reconocido y en el centro unido de todo el proletariado en
la lucha contra el fascismo. Sin esto, la triste experiencia
sufrida por Italia y Bulgaria se repetirá. En la Central
alemana hay más que suficientes elementos de retardo, y
elementos de prudencia y cautela ".

A esto, Radek respondió que consideraba este


forzamiento de la lucha en Alemania como "dirigirse
hacia una derrota en julio por temor a una repetición de
los eventos búlgaros" y se opuso a estas tácticas más
decididamente. Sin embargo, el camarada Trotsky nos
informó que no se había formado una opinión propia
sobre el tema, al no estar suficientemente informado.

Los dos puntos de vista que se habían formado entre los


miembros del Ejecutivo se comunicaron a la Central del
PC de Alemania. Con toda probabilidad, el camarada
Brandler actuó de manera totalmente independiente de
ambos puntos de vista; en otras palabras, probablemente
nunca había tomado en serio la idea de una manifestación
callejera por un momento.

Inmediatamente después de esto, comenzó el amplio


movimiento de masas. Bajo la presión de este
movimiento, el gobierno de Cuno renunció el 12 de
agosto. El camarada Zinoviev, en Caucasia, recibió solo la
escasa información proporcionada por los Rosta sobre
este movimiento; Una poderosa ola revolucionaria se está
levantando.

Levantó la alarma.

Para el 15 de agosto, sus tesis más importantes "La


situación en Alemania y nuestras primeras tareas" ya
estaban preparadas. Apenas ha escrito algo mejor que
esto. Un curso de octubre claramente definido corre como
un hilo escarlata a través del conjunto.

Después de recibir estas tesis de Zinoviev en Caucasia,


Radek y yo nos dimos cuenta de que en Alemania la
revolución estaba llamando a la puerta. Este es el hecho
del asunto.

Las siguientes son algunas frases de las tesis:

"La crisis se acerca, los acontecimientos decisivos están


en la puerta. A. Un nuevo y decisivo capítulo está
comenzando en la actividad del PC alemán, y con esto en
todo el Comintern. El PC de Alemania sigue su curso de
manera rápida y decisiva en vista de la inminente crisis
revolucionaria decisiva.

“La crisis se está acercando. Enormes intereses están en


juego. El momento se acerca cada vez más, en el que
necesitaremos coraje, coraje y, nuevamente, coraje ".

Casi al mismo tiempo que recibimos estas tesis, los


camaradas Zinoviev y Bucharin llegaron a Moscú. El
camarada Trotsky también volvió. Las tesis de Zinoviev
fueron reconocidas como correctas, y fueron aceptadas
por el Ejecutivo. Los representantes del PC de Alemania
fueron inmediatamente invitados a venir a Moscú, pero la
Central respondió que sus representantes "no podían venir
en este momento". Aunque los espíritus entre los
compañeros alemanes (no la izquierda, estos ya habían
cesado de hacerlo). Ser bel-esprits ) ya estaban a la altura
del movimiento revolucionario, no tenían una idea clara
del significado y la gravedad del movimiento.

Esta circunstancia es la mejor prueba de la perspicacia


con que el camarada Zinoviev comprendió la importancia
del movimiento alemán. Pero el camarada Trotsky parece
haber olvidado la estimación de Zinoviev de la situación,
aunque "en el momento correcto".

En la comisión de septiembre

El camarada Zinoviev defendió su punto de vista


durante tres semanas. Los representantes de la Central del
PC alemán no aparecieron en Moscú hasta mediados de
septiembre. No tuvieron más remedio que reconocer que
los últimos eventos habían confirmado completamente el
diagnóstico y el pronóstico revolucionario realizado por
Zinoviev un mes antes, aunque ellos mismos, los
representantes de la Central alemana, no lo habían
comprendido de inmediato.

El camarada Brandler sucumbió ante fantásticas


visiones revolucionarias. La toma del poder ahora, le
parecía un asunto fácil y seguro. Exageró enormemente la
disposición para luchar y la preparación militar del PC
alemán, y dijo que es más difícil para el Ejecutivo
formarse una idea correcta de las dificultades y los
requisitos inmediatos del movimiento alemán.

En la Comisión de Comintern de septiembre, el


camarada Trotsky se declaró de acuerdo con el camarada
Zinoviev y otros compañeros en relación con la
estimación general de la situación. Pero en la cuestión del
eslogan de los soviéticos de los trabajadores había una
gran diferencia de opinión. El camarada Zinoviev y otros
compañeros consideraron necesario que el PC alemán no
se limitara solo a la propaganda de la idea de los
soviéticos, sino que procediera a la formación real de los
consejos de trabajadores, especialmente en los distritos
donde las condiciones eran más favorables. .
Los camaradas Trotsky y Brandler protestaron
enérgicamente contra esto. Mientras los otros compañeros
alemanes compartían su opinión, el camarada Zinoviev y
los demás que estaban de acuerdo con él no consideraron
posible insistir en la aceptación de sus propuestas a toda
costa. La decisión final sobre esta cuestión fue aceptada
por unanimidad por la Comisión.

No soy de la opinión de que esta decisión resultó ser


correcta. Creo que aquí se abandonó el lema más
importante para la movilización y organización de las
fuerzas revolucionarias. El camarada Trotsky en sus
"Lecciones de octubre" busca defender esta decisión. Para
mí, su defensa es inadecuada, pero creo que no es
necesario detenerme en esta pregunta molesta dentro de
los límites de este artículo, ya que tal discusión llevaría a
demasiados aspectos secundarios. Con respecto a este
punto, la decisión se basó en el punto de vista del
camarada Trotsky y no en el del camarada Zinoviev. Los
artículos escritos por el camarada Zinoviev en ese
momento muestran claramente que se sometió lealmente a
la decisión y escribió en consecuencia.

¡Pero basta de eso!

Una acusación extremadamente extraña y sin


fundamento contra el camarada Zinoviev está contenida
en las siguientes palabras del camarada Trotsky:

"Nuestro error radica en el hecho de que 'nosotros'


repetimos durante semanas los lugares comunes sobre la
imposibilidad de 'fijar un tiempo definido para la
revolución', lo que hace que se descuiden todas las
posibilidades". ("Este y Oeste", pág. 59.)

¿Dónde se discutió la pregunta “por semanas”?


En la Comisión no se perdió ni un solo día en la
discusión de la cuestión de si sería posible fijar un cierto
tiempo para la revolución o no. Es cierto que, en el curso
del debate sobre cuestiones de mayor importancia, se
abordó un punto similar. La inclinación unilateral
mostrada por el camarada Trotsky para llevar a cabo la
revolución estrictamente de acuerdo con el almanaque se
mostró a casi todos los camaradas presentes como una
manera estrechamente organizativa y un tanto no marxista
de tratar el tema. Es muy posible que algún compañero
expresara esta opinión en voz alta.

En la Comisión surgieron serias diferencias de opinión


con respecto a la "elección de los líderes". No es que el
camarada Trotsky estuviera ansioso por eliminar a
cualquiera de los miembros oportunistas de la
Central. No, no tenía nada que decir contra los miembros
de la Central que, más tarde en octubre, se retiraron antes
de la batalla. Por el contrario, quería eliminar de la
Central una de las principales fuerzas del ala izquierda, la
camarada Ruth Fischer. Propuso que el Ejecutivo de la
Comintern la retuviera en Moscú, para que ella no pudiera
"perturbar" el trabajo revolucionario del Comité Central
de Brandler.

El camarada Zinoviev se opuso por completo a esta


propuesta del camarada Trotsky, y fue con mucho dolor y
dificultad que finalmente logró ganar una mayoría débil
en la Comisión por el rechazo de esta proposición.

No puedo recordar por cuál de las dos proposiciones


voté. Es muy posible que haya votado a favor de la
moción del camarada Trotsky. En ese momento todavía
consideraba al camarada Brandler como un
revolucionario firme. No tengo derecho, personalmente, a
reprochar a ningún otro compañero por haber cometido
errores en la cuestión de la selección de miembros de la
Central alemana. Pero como el camarada Trotsky está
ansioso por impartir instrucciones al Ejecutivo sobre la
"elección de líderes", sin decir una sola palabra acerca de
sus propios errores, no puedo dejar de observar que, a este
respecto, el camarada Trotsky no nos ha dado ningún
buen ejemplo. .

Es posible estar de acuerdo con él cuando dice,


refiriéndose a la Central alemana:

"Ignorar tales lecciones (como la del año pasado, está


bien) y no sacar de ellas las conclusiones necesarias con
respecto a la elección de las personas significa invitar a la
inevitable derrota" (p. 1xiii).

Pero aquí no se debe olvidar agregar el episodio


realmente instructivo de Ruth Fischer, en la Comisión de
septiembre.

No surgieron diferencias de opinión en la Comisión


sobre las otras preguntas presentadas, muchas de ellas de
gran importancia práctica.

Las Partes hermanas de los países vecinos más


importantes fueron movilizadas por el Ejecutivo y
preparadas, en la medida de lo posible, para las
posibilidades de la revolución alemana.

El octubre alemán como lo fue en la realidad.

Los eventos en Alemania tomaron un rumbo diferente


al deseado por nosotros. El proletariado revolucionario
sufrió una severa derrota. Las causas de esta derrota se
encuentran en parte en las dificultades objetivas de la
situación, en parte en el liderazgo deficiente del Partido.
No se puede sostener que la estimación de la situación
realizada por el Ejecutivo en agosto y septiembre fuera
errónea en lo esencial. ¡Nada de eso! La posibilidad de
victoria realmente existió. Es cierto que en septiembre
(pero no en agosto) esta posibilidad fue sobreestimada. El
movimiento de masas elemental disminuyó más
rápidamente de lo que habíamos previsto. Los
socialdemócratas demostraron en muchos aspectos ser
pilares del capitalismo aún más fuertes de lo que
habíamos concluido de las palabras de nuestros
compañeros alemanes. Los representantes del PC alemán
en la comisión alemana exageraron la fuerza comunista.

Naturalmente, es una fantástica exageración cuando el


camarada Trotsky escribe en "Oriente y Occidente" (pág.
120):

"Con respecto a todos los requisitos previos de la


revolución, estábamos en la posición más favorable que
se pueda imaginar".

No, en septiembre nuestra estimación de la situación no


fue tan exageradamente favorable. El camarada Trotsky,
en su victoriosa confianza en sí mismo, omite considerar
la gran diferencia entre los requisitos previos objetivos de
la revolución alemana de 1923 y el ruso de 1917, y olvida
los puntos en los que la revolución rusa se ubicó de
manera más favorable, por ejemplo. el hecho de que en
Rusia teníamos un ejército armado de muchos millones, la
gran mayoría de los cuales representaba la revolución
proletaria en el otoño de 1917. No teníamos nada que
comparar con esto en Alemania en 1923, y el camarada
Trotsky, cuando escribía historia, omite tales bagatelas.

Sin embargo, la situación general en Alemania no fue


desfavorable. En el Quinto Congreso, después de que fue
posible formarse una idea clara de los acontecimientos, el
camarada Zinoviev tuvo toda la razón al decir:

“Si la situación revolucionaria de octubre de 1923 se


repitiera, deberíamos insistir nuevamente en el
reconocimiento abierto del hecho de que la revolución
está llamando a la puerta. . . Repito, si tal situación vuelve
a ocurrir, entonces examinaremos las cifras, calcularemos
nuestras fuerzas con mayor precisión, pero nuevamente
apostaremos todo en la carta de la revolución ".

La posibilidad actual de victoria no fue aprovechada


por el Partido Alemán en octubre. El Partido se preparó
para la batalla, pero no entró en ella. Esta fue la mayor
decepción para nosotros.

El Brandler Central es el principal culpable. Brandler


sostuvo que las increíbles dificultades hicieron inevitable
el retiro. Como hemos visto, el camarada Trotsky estuvo
de acuerdo con esta afirmación en enero. Y una cantidad
de otros compañeros, incluido el camarada Zinoviev (y el
autor de estas líneas) al principio, en noviembre y
diciembre, de la misma opinión, como resultado de la
información recibida principalmente a través de Radek y
la Central of the Merman CP This La opinión fue
sacudida parcialmente durante la conferencia de enero,
gracias a la información recibida de la izquierda. El
Ejecutivo no pudo decir con certeza en su resolución, si el
retiro realmente había sido inevitable o no. El Ejecutivo
se negó a acceder a la demanda del Derecho (Radek,
Trotsky, Brandler, etc.) y a "aprobar" el retiro.

Pero esta o aquella solución de esta cuestión histórica


ya no tenía ningún significado político real. Los líderes
del Partido, aparte de esta o aquella respuesta a esta
pregunta, se expusieron a las críticas más severas en
octubre. La necesidad del retiro mismo, si hubiera sido
realmente una necesidad, no podría servir como
justificación de la absoluta incompetencia demostrada por
la Central del PC alemán.

En la guerra de clases, como en toda guerra, las


condiciones determinan las formas y objetivos de la
estrategia empleada. Los ataques y retiros son decididos
por las condiciones de la lucha. Pero cualesquiera que
sean estas condiciones, y por muy desfavorables que sean,
nunca pueden ser tales que justifiquen la pasividad en una
revolución. La capitulación no es una forma de lucha. Es
una renuncia a la lucha.

El discurso del camarada Zinoviev en el Quinto


Congreso Mundial contenía las siguientes palabras:

“No reprochamos a Brandler por no haber ganado una


victoria. No. Somos plenamente conscientes de que las
derrotas a menudo se encuentran en la guerra. Le
reprochamos algo muy diferente: no le preguntamos por
qué no eres victorioso: le preguntamos: ¿por qué no
peleaste, por qué no hiciste todo lo posible para obtener la
victoria?

La Central del PC alemán no luchó, capituló sin luchar.

No es necesario decir que las acciones de Brandler no


se basaron en ningún razonamiento consciente, es decir,
traicionero. No; Si las afirmaciones actuales del camarada
Trotsky (con respecto a las supuestas brillantes
perspectivas de victoria y la imposibilidad absoluta de
permitir la retirada) estuvieran realmente de acuerdo con
los hechos, solo podríamos concluir que Brandler y todos
sus compañeros de trabajo eran traidores. Pero en realidad
este no es el caso. Brandler y sus seguidores son
indiscutiblemente comunistas, pero son comunistas que
han cometido una serie de errores oportunistas. Querían
pelear, pero se salieron "de la pista". En Sajonia, jugaban
a ser ministros, en lugar de llevar a las masas a las
calles. Se "prepararon" para la revolución, pero no
hicieron nada para desarrollar las fuerzas revolucionarias
de las masas. Incluso emitieron instrucciones sobre las
cuales debería abstenerse toda acción de masas hasta la
"lucha decisiva". Estas instrucciones se llevaron a cabo en
todas partes, con la excepción de Hamburgo. Y esto fue
todo. Los miedos y las advertencias; Así lo confirmó el
camarada Zinoviev en verano del año pasado con respecto
a la posibilidad de una repetición de los eventos búlgaros
en Alemania. En sus tesis de agosto, hizo una advertencia
especial contra precisamente el error que tuvo resultados
tan desastrosos en octubre.

“Es imposible ahorrar polvo hasta el momento decisivo.

"Sería una teoría doctrinaria y un error político


gigantesco posponer toda acción hasta la lucha decisiva".

Pero la central alemana tomó precisamente el camino


equivocado. Cometió precisamente el "error político
gigantesco" contra el cual el Ejecutivo había emitido una
advertencia equívoca y decidida.

Cuando la mano izquierda no sabe lo que hace la derecha

Apenas es necesario afirmar que, después de la


experiencia de octubre, se produjeron cambios
fundamentales en la Central del PC alemán. En enero, el
Ejecutivo emprendió una renovación energética de esta
Central. La derecha fue eliminada.

Más tarde, en mayo, el camarada Trotsky escribió:

"Es correcto que el PC alemán haya reformado


fundamentalmente su órgano principal".
Tomamos nota de este retraso en el reconocimiento.
Pero hubiera sido mejor si el camarada Trotsky hubiera
prestado su apoyo a esta reforma antes, en enero. Pero en
ese momento se oponía a ello. En el borrador de tesis de
los camaradas Trotsky y Radek, ya mencionado, leemos
que "la demanda de una reforma en la Central implica un
pánico, que amenaza la existencia misma del Partido".

El camarada Trotsky apoyó a la derecha alemana hasta


el último minuto, mientras que el ejecutivo, y sobre todo
la camarada Zinoviev, combatió la derecha. Tuvimos un
ejemplo similar en la Comisión de septiembre en el caso
de Ruth Fischer.

Pero los lectores de las "Lecciones de octubre" reciben


una impresión exactamente contraria. Así, por ejemplo, el
camarada Trotsky escribe lo siguiente con referencia a la
importancia de la "elección de líderes":

“Aquí se ganó una amplia experiencia a través de ese


octubre alemán que no tuvo lugar. La elección de los
líderes debe hacerse desde el punto de vista de la acción
revolucionaria. En Alemania hubo suficientes
oportunidades de poner a prueba a los principales
miembros del Partido en momentos de lucha inmediata ".
(P. Lxiii.)

Esto es cierto, y es solo por esta razón que los líderes de


la derecha con frecuencia han sido excluidos de la Central
alemana (Levi, Frisia, Geyer), etc. Estos han demostrado
ser más tarde renegados. En la otra banda, el Ejecutivo ha
complementado con frecuencia el Partido Central por
representantes de la izquierda. Pero esto no se ha hecho
en una sola ocasión por iniciativa del camarada
Trotsky. La iniciativa ha sido generalmente del camarada
Zinoviev, y en general ha encontrado resistencia por parte
del camarada Trotsky.
Esto no es un fenómeno accidental. Cuando el debate
ruso ha sido discutido en las secciones de la Comintern,
los pocos seguidores del camarada Trotsky generalmente
han pertenecido al ala extrema derecha del Partido. Y esto
no puede ser considerado como puro accidente.

No es necesario detenerse en las preguntas rusas, o en


las preguntas internacionales que ahora pertenecen más al
pasado. Sin embargo, vale la pena dedicar un poco de
atención a las perspectivas de la situación internacional
tal como lo ve el camarada Trotsky. Ante todos los hechos
del momento presente, de todas las pruebas en contrario,
él todavía habla de un pacifista democrático continuo.
“Era”. Esto demuestra la fuerza de su tendencia hacia la
derecha.

Pero esto no es toda la verdad. Nadie puede entender a


Trotsky que no ve en él nada más que un oportunista
ordinario. El camarada Trotsky no es un hombre con una
sola mano. Tiene mano derecha y mano izquierda. Ya
tuvimos la oportunidad de verlo en dos roles en su
interpretación del "octubre alemán".

Y con el camarada Trotsky esto no sucede por


accidente: es una regla general. En la práctica real,
siempre representa dos "tipos" diferentes, por así
decirlo. Un tipo se desvía a la derecha, el otro a la
izquierda. Un observador superficial podría concluir que
el camarada Trotsky vacila constantemente entre los dos
tipos. Pero este solo parece ser el caso. El camarada
Trotsky no es un hombre vacilante. En general, adopta un
curso definido, pero incorrecto.

En realidad, el caso es el siguiente: en sus acciones se


desvía hacia la derecha, pero describe estas acciones en
términos de izquierda, muy a la izquierda. El tipo correcto
es el tipo del hombre de acción que habla poco, que hace
su trabajo y no dice nada al respecto. El tipo de izquierda,
es un hombre, ansioso por desempeñar un papel público
prominente, un hombre que habla mucho y hace muy
poco, y sabe poco sobre el trabajo, excepto para
describirlo. Pero las descripciones dadas por el tipo
Izquierda difieren completamente del trabajo realmente
realizado por el tipo Derecho.

El camarada Trotsky no es simplemente un oportunista


ordinario. Posee un sentido finamente desarrollado de la
estética. Siente los defectos estéticos de la forma externa
de la política oportunista. Las formas externas de la
política le agradan cada vez más en proporción a su
desviación hacia la izquierda. En el arte esto puede ser
muy bueno, incluso excelente, y la Biblia alaba a aquellos
cuya mano derecha no sabe lo que hace su mano
izquierda; pero en política, toda inconsistencia entre
forma y contenido, entre descripción y actualidad, entre
teoría y práctica, es invariablemente perjudicial.

Esto se evidencia más claramente en la cuestión del


octubre alemán. El camarada Trotsky, en sus "Lecciones
de octubre", afirma que nadie "ha intentado dar ninguna
otra argumentación" de los acontecimientos en Alemania
que la argumentación proporcionada por su artículo de
mayo y su discurso de junio.

Perdóneme, camarada Trotsky, pero esto es un error. La


Comintern hizo el intento. El PC alemán lo hizo
también. Se han publicado varios artículos. El intento
llevó a la celebración de varios discursos y la aprobación
de varias resoluciones en varios países. La ECCI incluso
publicó una serie de folletos sobre el tema: "Las lecciones
de los eventos alemanes".

Es de lamentar que el camarada Trotsky no se haya


tomado la molestia de familiarizarse con al menos una
parte de estas obras y con la amplia oferta de hechos y
material que pueden permitirse, antes de desarrollar su
nuevo plan. Si hubiera hecho esto, no habría tenido
asuntos tan tergiversados. En mayo había olvidado por
completo la actualidad del año pasado (e incluso de enero
de 1924). Parecería que los resultados comparativamente
ventajosos de la elección tuvieron el efecto de hacerle
considerar que la situación del año anterior había sido la
más favorable. Y él invirtió completamente la dirección
tomada por su imaginación.

Trotsky, sin embargo, no es un maestro de las


matemáticas tácticas y estratégicas del leninismo. Aquí
está el CC del PC ruso que está sentado firmemente en la
silla, y no él. Con frecuencia él ve una situación con
asombro unilateral. En política, a menudo se deja influir
por los sentimientos o se desvía del camino recto por
elementos externos, por ejemplo, la antipatía personal o la
simpatía. Este nunca fue el caso con Lenin, y nunca
debería ocurrir en ningún miembro del Partido de Lenin.

De este modo, se dejó engañar por la crítica de la


derrota de octubre, y utilizó esta derrota como base para
un cargo contra el presidente de la Comintern.

Esta es la mala tendencia de su interpretación de los


acontecimientos históricos. Él mismo niega que posea tal
tendencia, pero es perfectamente obvio para otros. Todo
esto no es particularmente "estético". El mismo Trotsky
dice: "esto sería demasiado lamentable". Sí, es lamentable
y falso.

Esta tendencia de Trotsky no solo está dirigida contra


ciertas personas, sino que implica una tendencia política
en contra de la derecha. Al atacar a la persona del
camarada Zinoviev, asesta un golpe indirecto contra el
liderazgo de la Internacional Comunista y contra la línea
tomada por su Ejecutivo. Este ataque de flanco está
condenado de antemano a la derrota total. La línea
seguida por el Ejecutivo fue y es correcta. El curso
seguido por el camarada Trotsky fue y es tal que los
eventos demuestran que no tiene derecho a asumir el
papel de juez infalible.

Dos palabras sobre la guerra civil en Finlandia

En conclusión, unas pocas palabras sobre las lecciones


enseñadas por los eventos en Finlandia. En el prefacio del
camarada Trotsky encontramos lo siguiente: "En el año
1917, el curso de los eventos en Finlandia fue el
siguiente: El movimiento revolucionario se desarrolló
bajo condiciones sumamente favorables, bajo la
Protección y con el apoyo militar inmediato de la Rusia
revolucionaria. Pero en el partido finlandés, la mayoría de
los líderes demostraron ser socialdemócratas, y esto llevó
a la revolución a la derrota ". (P. Xl.)

Esto no es del todo correcto.

Es cierto que en 1917, en Finlandia, en realidad


perdimos una oportunidad ofrecida por la favorable
situación revolucionaria durante la huelga general, en
primer lugar porque éramos socialdemócratas en ese
momento, y en segundo lugar porque lo éramos. Casi en
su totalidad sin armas. Sin embargo, no es cierto que en
ese momento nuestra revolución contara con la protección
y el apoyo militar inmediato de la Rusia
revolucionaria. Nuestra huelga general tuvo lugar
exactamente al mismo tiempo que la lucha callejera en
Moscú por la toma del poder. En ese momento,
Petrogrado rojo no estaba en condiciones de
proporcionarnos ayuda. En cuanto a las guarniciones y
flotas que todavía se encontraban en Finlandia en ese
momento, los hombres estaban en parte de nuestro lado,
pero estaban tan hartos de la guerra que Aye no podía
esperar que ellos, especialmente en un país extranjero,
acudieran en nuestra ayuda.

Trotsky podría decirnos: "Usted se ha salido de los


rieles", y no debemos protestar contra este juicio. Lo
dijimos nosotros mismos en 1918, momento en el cual
pudimos someternos a una severa autocrítica.

Pero aprendimos algo de la experiencia, y eso con


bastante rapidez. Dos meses después retomamos la lucha.

Esta vez pudimos reclamar la protección y el apoyo


militar de la Rusia revolucionaria. Pero en marzo, la
Guardia Blanca finlandesa fue reforzada por los soldados
alemanes, y esto decidió el destino del conflicto. Nuestro
frente de trabajadores no podía resistir a las tropas
alemanas regulares.

Esta fue la causa principal de nuestra derrota.

Sin duda, también hubo una segunda causa: que no


luchamos tan bien como podríamos haber luchado. Pero
en ese momento no éramos comunistas, sino
socialdemócratas, y carecíamos casi por completo de la
experiencia bolchevique. Pero si nuestro Partido luchó
bien o mal, al menos luchó .

Por lo tanto, los camaradas alemanes no deben tomarlo


como un elogio de nuestra parte si los he culpado por
capitular sin lucha seis años después de la revolución
rusa, y después de la experiencia ganada durante los
cuatro años de liderazgo bolchevique en la Comintern.
Los comunistas finlandeses no tenemos motivos para
elogiarnos, pero tenemos pocos motivos para temer el
humo del polvo de octubre.

Olvidé mencionar una tercera causa de la derrota de


nuestra revolución en 1918: este fue el conocido gesto
teatral realizado por el camarada Trotsky en las primeras
negociaciones de paz con los representantes del gobierno
alemán en Brest-Litovsk (enero / febrero). Las
condiciones de paz propuestas en aquel momento por el
gobierno alemán eran mucho más favorables que las
dictadas más tarde, tanto para la Rusia soviética como
para el gobierno de los trabajadores finlandeses. Antes de
que el camarada Trotsky se dirigiera a Brest-Litovsk por
última vez (a fines de enero), el camarada Lenin le dijo
que debía firmar el tratado de paz inmediatamente
después de recibir el ultimátum alemán. El camarada
Zinoviev, como lo atestigua el mismo camarada Trotsky,
declaró que “solo empeoramos las condiciones de paz con
más demora y, por lo tanto, debemos firmar de inmediato”
(Acta de la Séptima Conferencia del Partido, pág. 79).

Si hubiera habido paz entre Alemania y Rusia en ese


momento, entonces es muy probable que el gobierno
alemán no hubiera enviado tropas a Finlandia. Esta
conclusión nuestra se basa en las memorias de los
generales alemanes, publicadas después de la guerra.

Pero el 10 de febrero, el camarada Trotsky se negó a


aceptar las condiciones de paz ofrecidas por los
alemanes. Pasó un mes valioso antes de que se aceptara el
tratado de paz, y durante este tiempo, la Rusia soviética se
vio obligada a abandonar Reval y otras ciudades en
nuestra (Finlandia) de regreso a los alemanes. Y durante
el mismo tiempo las tropas alemanas nos asestaron un
golpe.
Nadezhda K. Krupskaya

Las lecciones de
octubre
Fuente: The Errors of Trotskyism , mayo de 1925
Editor: Partido Comunista de Gran Bretaña
Transcripción / marcado HTML: Brian Reid
Dominio público: Marxists Internet Archive
(2007). Puede copiar, distribuir, mostrar y realizar este
trabajo libremente; Así como realizar trabajos derivados
y comerciales. Por favor, acredite a "Marxist Internet
Archive" como su fuente.

Hace dos años, Vladimir Ilyitch, hablando en una


reunión plenaria del Soviet de Moscú, dijo que ahora
estábamos recorriendo el camino del trabajo
práctico, que ya no estábamos tratando al socialismo
como un ícono solo para ser descrito con colores
brillantes. “Debemos tomar el camino correcto”,
dijo, “es necesario someter todo a prueba; las masas
y toda la población deben probar nuestros métodos y
decir: 'Sí, este orden de cosas es mejor que el
anterior' ". Esta es la tarea que nos hemos
propuesto.

Nuestro Partido, un pequeño grupo en


comparación con la población total, asumió esta
tarea. Este pequeño grupo se comprometió a
cambiar todo, y cambió todo. Que esto no es una
utopía, sino una realidad en la que vivimos, se ha
demostrado. Todos hemos visto que se ha
hecho. Tuvimos que hacerlo de tal manera que la
gran mayoría de los proletarios y campesinos
trabajadores tuvieran que admitir: “No son ustedes
los que se elogian, sino nosotros los que los
alabamos. Le informamos que ha logrado resultados
mucho mejores que ningún ser humano razonable
pensaría en volver al antiguo orden ".

El partido funciona de manera continua e


incansable. En 1924, el hecho de la contratación de
Lenin nos mostró que las masas trabajadoras
consideran al PC como su partido. Éste es un punto
importante. Este es un logro real y permanente, y en
sí mismo no es un elogio. En el país ya somos
elogiados por muchas cosas, aunque estas cosas son
todavía muy pequeñas. Nuestro Partido dedica
mucha atención al campesinado, y no solo a todo el
campesinado, sino a los estratos más pobres y
medios. El Partido está trabajando para mejorar el
aparato soviético subordinado; ayuda a los núcleos
de las aldeas en su trabajo y espera alcanzar
mucho. El Partido realiza una gran cantidad de
trabajo práctico de cada descripción, que comprende
un enorme campo de actividad, y guía el transporte
de la historia a lo largo del camino señalado por
Lenin.

El Partido se ha dedicado seriamente a la


realización de trabajos prácticos. Bajo nuestras
condiciones, esta es una tarea extremadamente
difícil, y por esta razón el Partido es tan hostil a
cualquier discusión. Por esta razón, el discurso del
camarada Trotsky sobre la última barricada pareció
tan extraño en la decimotercera Conferencia del
Partido. Y por este motivo, los últimos esfuerzos
"literarios" del camarada Trotsky han despertado
una gran indignación.

No sé si el camarada Trotsky ha cometido


realmente todos los pecados mortales de los que se
le acusa: las exageraciones de la controversia son
inevitables. El camarada Trotsky no tiene por qué
quejarse. Ayer no vino al mundo y sabe que un
artículo escrito en el tono de las "Lecciones de
octubre" está obligado a provocar el mismo tono en
la controversia subsiguiente. Pero esta no es la
pregunta. La pregunta es que el camarada Trotsky
nos pide que estudiemos las "Lecciones de octubre",
pero no establece las líneas correctas para este
estudio. Propone que estudiemos el papel
desempeñado por esta o aquella persona en octubre,
el papel desempeñado por esta o aquella tendencia
en el Comité Central, etc. Pero esto es lo que no
debemos estudiar.

Lo primero que debemos estudiar es la situación


internacional tal como existía en octubre y las
relaciones de las fuerzas de clase en ruso en ese
momento.

¿Nos pide el camarada Trotsky que estudiemos


esto? No. Y, sin embargo, la victoria hubiera sido
imposible sin un análisis profundo del momento
histórico, sin un cálculo de las relaciones de fuerzas
reales. La aplicación de la dialéctica revolucionaria
del marxismo a las condiciones concretas de un
momento dado, la estimación correcta de este
momento, no solo desde el punto de vista del país
dado, sino a escala internacional, es la característica
más importante del leninismo. La experiencia
internacional de la última década es la mejor
confirmación de la corrección de este proceso
leninista. Esto es lo que debemos enseñar a los
partidos comunistas de todos los países, y esto es lo
que nuestros jóvenes deben aprender del estudio de
octubre.

Pero el camarada Trotsky pasa por alto esta


pregunta. Cuando habla de Bulgaria o Alemania, se
ocupa poco pero con la estimación correcta del
momento. Si consideramos los eventos a través de
las gafas del camarada Trotsky, parece
extremadamente sencillo guiar los eventos. El
análisis marxista nunca fue el punto fuerte del
camarada Trotsky.

Esta es la razón por la que él subestima el papel


desempeñado por el campesinado. Mucho ya se ha
dicho sobre esto.

Debemos seguir estudiando el partido durante


octubre. Trotsky dice mucho sobre el Partido, pero
para él el Partido es el personal de los líderes, los
jefes. Pero aquellos que realmente desean estudiar
octubre, deben estudiar el Partido como lo fueron en
octubre. El Partido era un organismo vivo, en el cual
el CC ("el personal") no estaba separado del Partido,
en el cual los miembros de las organizaciones más
bajas del Partido estaban en contacto diario con los
miembros de los camaradas CC Sverdlov y Stalin
sabían perfectamente. bien lo que estaba sucediendo
en cada distrito de Petrogrado, en cada provincia y
en el ejército. Y Lenin también sabía todo esto,
aunque viviera ilegalmente. Se le mantuvo bien
informado y recibió cartas sobre todo lo que ocurrió
en la vida de la organización. Y Lenin no solo sabía
escuchar, sino que también sabía muy bien cómo
leer entre líneas.

Un partido cuyo estrato superior hubiera perdido


contacto con la organización nunca habría salido
victorioso. Todos los partidos comunistas deben
imponerse esto y organizarse en consecuencia.

Donde el Partido está tan organizado, donde el


personal conoce la voluntad de la organización
colectiva, y no solo de las resoluciones, y trabaja en
armonía con esta voluntad, las vacilaciones o errores
de los miembros individuales del personal no poseen
el significado decisivo atribuido A ellos por el
camarada Trotsky. Cuando la historia confronta al
Partido con una emergencia completamente nueva y
hasta ahora sin ejemplo, es natural que la situación
no sea evaluada de manera uniforme por todos, y
luego la tarea de la organización es encontrar la línea
común correcta.

Lenin invariablemente otorgaba enorme


importancia a la organización colectiva del
Partido. Sus relaciones con las Conferencias del
Partido se basaron en esto. En cada Conferencia del
Partido presentó todo lo que había pensado desde la
última Conferencia del Partido. Se consideraba el
principal responsable de la Conferencia del Partido,
de la organización en su conjunto. En casos de
diferencias de opinión, recurrió a la Conferencia del
Partido (por ejemplo, en la cuestión de la Paz de
Brest).

Trotsky no reconoce el papel desempeñado por el


Partido en su conjunto, como una organización de
una sola pieza. Para él el partido es sinónimo de
personal. Pongamos un ejemplo: “¿Qué es la
bolchevización del Partido Comunista?”, Pregunta
en las “Lecciones de octubre”. Consiste en educar a
los partidos y elegir a sus líderes para que no se
salgan de la cuenta cuando su octubre llega

Este es un punto de vista puramente


"administrativo" y completamente superficial. Sí, las
personalidades de los líderes es un punto de suma
importancia. Sí, es necesario que los más dotados,
los mejores, los más firmes de nuestros miembros
sean seleccionados para nuestro personal: pero no es
simplemente una cuestión de sus capacidades
personales, sino una cuestión de si el personal está
estrechamente vinculado con Toda la organización.

Hay otro factor gracias al cual hemos logrado


nuestra victoria en octubre, y esa es la estimación
correcta del papel y la importancia de las masas. Si
leerá todo lo que escribió Lenin sobre el papel
desempeñado por las masas en la revolución y en el
desarrollo del socialismo, verá que la estimación de
Lenin del papel desempeñado por las masas es una
de las piedras angulares del leninismo. Para Lenin,
las masas nunca son un medio, sino el factor
decisivo. Si el Partido debe liderar a millones, debe
estar en estrecho contacto con estos millones, debe
poder comprender la vida, las tristezas y las
aspiraciones de las masas. Bela Kun relata que
cuando comenzó a hablarle a Lenin sobre una guerra
revolucionaria contra Alemania,

No encontramos ningún atractivo para el estudio


de este lado de la revolución de octubre en las
"Lecciones de octubre". Al contrario. Al formar su
estimación de los eventos alemanes, el camarada
Trotsky subestima la pasividad de las masas.
Un tal Syrkin ha puesto una interpretación muy
tonta en el libro de John Reed. Muchas personas
opinan que no deberíamos poner el libro de John
Reed en manos de los jóvenes. Contiene
inexactitudes y leyendas. La historia del Partido no
debe aprenderse de Reed. ¿Por qué entonces Lenin
recomendó este libro tan calurosamente? Porque en
el caso del libro de John Reed, esta pregunta no es el
punto principal. El libro nos da una excelente y
artística descripción de la psicología y las tendencias
del sentimiento entre las masas de soldados y
trabajadores que lograron la revolución de octubre, y
de la torpeza de la burguesía y sus sirvientes. John
Reed permite que incluso el comunista más joven
capte el espíritu de revolución mucho más
rápidamente que la lectura de docenas de protocolos
y resoluciones. No es suficiente que nuestros jóvenes
simplemente conozcan la historia del Partido, ya que
es de igual importancia que sientan el pulso de la
revolución de octubre. ¿Cómo pueden nuestros
jóvenes convertirse en comunistas si no saben nada
más que las condiciones del Partido en su
importancia más estrecha, y no sienten lo que la
guerra y la revolución han sido?

El camarada Trotsky aborda el estudio de octubre


desde el lado equivocado. La estimación incorrecta
de octubre es solo un paso eliminado de una
estimación incorrecta de la realidad y de las
estimaciones erróneas de una serie de fenómenos de
importancia inmensa. La estimación errónea de la
realidad conduce a decisiones y acciones
erróneas. Cualquiera puede comprender esto. Lo que
ha sucedido no se puede deshacer. Dado que las
"Lecciones de octubre" han visto la luz, deben ser
discutidas en detalle en la prensa y en la
organización del Partido. Esto debe hacerse en una
forma accesible para cada miembro del Partido.

Nuestro partido ahora ha aumentado


enormemente en número. Grandes masas de
trabajadores se unen al Partido, y estos trabajadores
no están lo suficientemente informados sobre las
preguntas planteadas por el camarada Trotsky. Las
cosas perfectamente claras para un viejo
bolchevique, que ha luchado con determinación por
la línea leninista, no están claras para el joven
miembro del Partido. El leninista debe aprender,
sobre todo, a no decir que: "La discusión de esta
pregunta nos perturba en nuestro aprendizaje". Por
el contrario, la discusión de esta pregunta nos
permitirá obtener una comprensión aún más
profunda del leninismo.

El camarada Trotsky dedicó todos sus poderes a la


lucha por el poder soviético durante los años
decisivos de la revolución. Se mantuvo heroicamente
en su difícil y responsable posición. Trabajó con
energía sin precedentes y realizó maravillas en aras
de salvaguardar la victoria de la revolución. El
partido no olvidará esto.

Pero los logros de octubre aún no han sido


totalmente consumados. Debemos continuar
trabajando con determinación para su
cumplimiento. Y aquí sería peligroso y desastroso
desviarse del camino históricamente probado del
leninismo. Y cuando un compañero como Trotsky
recorre, aunque sea inconscientemente, el camino de
la revisión del leninismo, el Partido debe
pronunciarse.
Leon trotsky

La carta del
camarada
Trotsky
al Pleno del
Comité Central
del Partido
Comunista Ruso
(Enero de 1925)

Escrito: 15 de enero de 1925.


Fuente: The Errors of Trotskyism , mayo de 1925.
Editor: Partido Comunista de Gran Bretaña
Traducido: Desconocido.
Transcripción / marca HTML: Brian Reid
Copyleft: Leon Trotsky Internet Archive
(www.marxists.org) 2007. Se otorga permiso para copiar y / o
distribuir este documento bajo los términos de la Licencia de
documentación libre de GNU .

Queridos compañeros,

El primer punto en la agenda del próximo Pleno del


Comité Central es la cuestión de las resoluciones de
las organizaciones locales sobre la "conducta" de
Trotsky. Debido a mi estado de salud, no podré
participar en el trabajo del Pleno. , pero creo que
puedo contribuir a la elucidación de esta pregunta,
haciendo las siguientes observaciones:

1. Consideré y considero ahora que podría, en la


discusión, presentar un número suficiente de
objeciones importantes por principio y, de hecho,
contra la acusación formulada en mi contra, que
pretendo "revisar el leninismo" o "minimizar" el
papel. de lenin. Sin embargo, me abstuve de hacerlo,
no solo por el estado de mi salud, sino también
porque en la atmósfera de la presente discusión ,
cada afirmación que hice sobre esta pregunta,
independientemente de su contenido, carácter y tono,
solo serviría como un impulso para intensificar la
controversia, para pasar de una controversia
unilateral a una controversia bilateral, y darle un
carácter más agudo.

Incluso ahora, sopesando todo el progreso de la


discusión, y a pesar del hecho de que a lo largo de ella,
se han presentado muchos cargos falsos e incluso
monstruosos contra mí, creo que mi silencio fue
correcto desde el punto de vista de los intereses
generales de La fiesta.

2. Sin embargo, bajo ninguna circunstancia puedo


admitir el cargo de que estoy abogando por una
política especial ("trotskismo") y que me estoy
esforzando por revisar el leninismo. La convicción
que se me atribuye, en el sentido de que, no llegué al
bolchevismo, sino al bolchevismo, es simplemente
monstruosa. En mi introducción a "Lecciones de
octubre", declaré francamente (pág. 62) que el
bolchevismo se preparó para su papel en la revolución
con su lucha irreconciliable, no solo contra los
narodniki y los mencheviques, sino contra los
"reconciliadores", es decir, a la tendencia a la que
pertenezco. Nunca en ningún momento durante los
últimos ocho años ha entrado en mi cabeza para
considerar cualquier pregunta desde el punto de vista
del "trotskismo", que he considerado y considero que
se ha liquidado políticamente hace mucho
tiempo. Aparte de si estaba en lo cierto o no con
respecto a otras preguntas que surgieron antes de
nuestro partido, siempre me esforcé por resolverlas
de acuerdo con las experiencias teóricas y prácticas
generales de nuestro Partido. A lo largo de todo este
tiempo, nadie me dijo que alguno de mis
pensamientos o propuestas indicara una tendencia
especial, es decir , el "trotskismo". De manera
inesperada para mí, esta expresión se manifestó
durante el debate de mi libro sobre "1917".

3. La cuestión de la estimación del campesinado a


este respecto es de la mayor importancia
política. Niego absolutamente que la fórmula
"revolución permanente", que se aplica
completamente al pasado, de alguna manera me haya
llevado a adoptar una actitud descuidada hacia el
campesinado en las condiciones de la Revolución
Soviética. Si en algún momento después de octubre,
tuve la ocasión por razones privadas de volver a la
fórmula, "revolución permanente", era solo una
referencia a la historia del Partido, es decir , al
pasado, y no tenía ninguna referencia a la cuestión de
la actualidad. Tareas políticas. En mi opinión, el
intento de construir una contradicción irreconciliable
en este asunto no está justificado ni por la experiencia
de 8 años de la revolución, a través de la cual hemos
estado juntos, ni por las tareas del futuro.

Asimismo refuto las declaraciones y la referencia a


mi supuesta actitud "pesimista" hacia el progreso de
nuestro trabajo de construcción socialista frente al
proceso retardado de la revolución en Occidente. A
pesar de todas las dificultades que surgen de nuestro
entorno capitalista, los recursos económicos y
políticos de la dictadura soviética son muy
grandes. En repetidas ocasiones he desarrollado y
argumentado esta idea siguiendo instrucciones del
Partido, particularmente en congresos
internacionales, y considero que esta idea conserva
toda su fuerza para el período actual de desarrollo
histórico.

4. No he hablado una vez sobre las cuestiones


controvertidas resueltas por el Decimotercer
Congreso del Partido, ni en el Comité Central ni en el
Consejo de Trabajo y Defensa, y ciertamente no he
hecho, fuera del Partido y las instituciones soviéticas,
alguna vez Cualquier propuesta que, directa o
indirectamente, plantee cuestiones que ya hayan sido
decididas. Después del Decimotercer Congreso,
surgieron nuevos problemas o, para hablar más
claramente, se definieron un carácter económico,
soviético e internacional. La solución de estos
problemas representó una dificultad excepcional. El
intento de presentar cualquier tipo de "plataforma" en
contra del trabajo del Comité Central para resolver
estas cuestiones, fue absolutamente ajeno a mis
pensamientos, para los compañeros que estuvieron
presentes en las reuniones del Politbureau, el Pleno
del Comité Central. , del Consejo de Trabajo y Defensa
o del Consejo Revolucionario de la URSS, esta
afirmación no requiere pruebas. Las preguntas
controvertidas que se resolvieron en el Decimotercer
Congreso se plantearon de nuevo en el curso de la
última discusión, no solo en relación con mi trabajo,
sino en lo que puedo juzgar en este momento, sin
conexión con las cuestiones prácticas de la política del
Partido.

5. En la medida en que mi introducción a mi libro


"1917" ha servido como base formal para la discusión
reciente, considero necesario, ante todo, repudiar la
acusación de que publiqué mi libro, por así decirlo, a
espaldas de El Comité Central. De hecho, mi libro se
publicó (mientras recibía tratamiento en el Cáucaso)
en los mismos términos y condiciones que todos los
demás libros, el mío o de otros miembros del Comité
Central, o de miembros del Partido en general, son
publicado. Por supuesto, es responsabilidad del
Comité Central establecer algún tipo de control sobre
las publicaciones del Partido, pero no he violado de
ninguna manera ni en lo más mínimo las formas de
control que se han establecido hasta ahora y, por
supuesto, , No tenía ninguna razón para violarlos.

6. La introducción a "Lecciones de octubre"


representa un mayor desarrollo de las ideas que he
expresado con frecuencia en el pasado y en particular
durante el año pasado. Aquí enumero solo las
siguientes conferencias y artículos: “En el camino
hacia la revolución europea” (Tiflis, 11 de abril de
1924), “Perspectiva y problemas en el este” (21 de
abril), “El primero de mayo en Occidente y en el Este
”(29 de abril),“ Un nuevo punto de inflexión
”(introducción a“ Cinco años de la Comintern ”),“ ¿A
través de qué etapa estamos pasando? ”(21 de junio),“
Preguntas fundamentales de la guerra civil ”.

Todas las conferencias enumeradas anteriormente


fueron provocadas por la derrota de la revolución
alemana en el otoño de 1923, y se imprimieron
en Pravda , Isvestia y otras publicaciones. Ni un solo
miembro del Comité Central, ni tampoco el
Politbureau, nunca me señalaron nada malo en estas
conferencias, ni el editor de Pravda hizo ningún
comentario sobre estas conferencias ni hizo ningún
intento de señalarme nada con lo que él No estuvo de
acuerdo en ellos.

Por supuesto, nunca consideré mi análisis de


octubre en relación con los eventos alemanes como
una "plataforma" y nunca creí que nadie lo
consideraría como una "plataforma" que nunca fue ni
podría ser.

7. En vista del hecho de que en los cargos


presentados en mi contra se encuentran varios de mis
libros, incluidos varios de los cuales se han publicado
en varias ediciones, considero necesario afirmar que
no solo el Politbureau en su conjunto, cualquier
miembro del Comité Central indica que alguno de mis
artículos o libros podría interpretarse como una
"revisión" del leninismo. En particular, esto se aplica
a mi "1905", que se publicó durante la vida del
camarada Lenin, pasó por varias ediciones, fue
recomendado calurosamente por la prensa del
Partido, fue traducido por la Comintern a idiomas
extranjeros y ahora se utiliza como la principal
evidencia En el cargo de revisar el leninismo .

8. El propósito que persigo al presentar estas


opiniones, como dije al principio de esta carta, es solo
uno, a saber, para ayudar al Pleno a resolver la
cuestión como el primer punto del orden del día.

Con respecto a la declaración que se ha repetido en


la discusión en el sentido de que mi objetivo es
asegurar “una posición especial” en el Partido, que no
soy disciplinado, que me niego a realizar el trabajo
que me dio el Comité Central , etc., etc., declaro
categóricamente, sin entrar en una investigación del
valor de estas declaraciones, que estoy listo para
realizar cualquier trabajo que el Comité Central me
haya confiado en cualquier puesto sin cargo y, por
supuesto, bajo Cualquier forma de control del
partido.

No hay necesidad, por lo tanto, particularmente de


señalar que después de la discusión reciente, los
intereses de nuestra causa exigen mi rápida
liberación. De las funciones del Presidente del
Consejo Militar Revolucionario.

En conclusión, creo que es necesario agregar que no


saldré de Moscú antes del Pleno, de modo que, si es
necesario, me será posible responder a cualquier
pregunta o dar una explicación que pueda ser
necesaria.

(Firmado) L. TROTSKY.
15 de enero de 1925.
Certificado correcto, BALASHOV.
Kremlin.
Resolución del
Comité Central
del PCR.
Fecha: mayo de 1925
Fuente: The Errors of Trotskyism
Editor: Partido Comunista de Gran Bretaña
Transcripción / marcado HTML: Brian Reid
Dominio público: Marxists Internet Archive
(2007). Puede copiar, distribuir, mostrar y realizar este
trabajo libremente; Así como realizar trabajos derivados
y comerciales. Por favor, acredite a "Marxist Internet
Archive" como su fuente.

[ Sobre la acción del camarada Trotsky aprobada


en el Pleno Conjunto del Comité Central del Partido
Comunista (dos en contra) y la Comisión Central de
Control (uno se abstuvo de votar) .

La base fundamental de todos los éxitos del Partido


Bolchevique siempre ha sido la disciplina del acero,
la unidad y el hierro, la genuina unanimidad de
puntos de vista sobre la base del leninismo. Los
incesantes ataques del camarada Trotsky contra el
bolchevismo enfrentan al Partido con la necesidad
de abandonar esta condición fundamental o de una
vez por todas para poner fin a estos ataques.
A escala internacional, los ataques del camarada
Trotsky contra el Partido son considerados por la
burguesía y los socialdemócratas como un precursor
de una división en el Partido Comunista de Rusia y,
por lo tanto, del colapso de la dictadura del
proletariado en general. Es a partir de esto que el
imperialismo internacional saca sus conclusiones
prácticas con respecto a la URSS, a pesar de que la
posición objetiva de la URSS es más fuerte ahora de
lo que era antes.

Dentro del país, la oposición del camarada Trotsky


es considerada por todos los elementos
antisoviéticos y vacilantes como una señal para
combinarse contra la política del Partido con el
propósito de influir en el régimen de la dictadura
proletaria para hacer concesiones a la democracia
burguesa.

Los elementos antiproletarios en el aparato estatal


se esfuerzan por “emanciparse” de la orientación del
Partido y ver en la lucha del camarada Trotsky
contra el Comité Central del Partido su
esperanza. La dictadura del proletariado y en
particular una de las enseñanzas más importantes
del camarada Lenin sobre la necesidad de
transformar todo el aparato del Estado en el espíritu
de un gobierno obrero y campesino, está siendo
amenazada por un enorme daño.

En el Partido y alrededor del Partido, la oposición


del camarada Trotsky convirtió su nombre en el
estandarte alrededor del cual se reúnen todas las
desviaciones y agrupaciones no bolchevistas, no
comunistas, antiproletarias.
En la forma más general, las acciones del
camarada Trotsky contra el Partido en su conjunto
pueden ahora describirse como un intento de
convertir la ideología del Partido Comunista Ruso en
una especie de "bolchevismo" modernizado (por
parte del camarada Trotsky) sin leninismo. Esto no
es bolchevismo. Esta es una revisión del
bolchevismo. Este es un intento de sustituir el
leninismo por el trotskismo, es decir, un intento de
sustituir la teoría y las tácticas leninistas de la
revolución proletaria internacional por la variedad
de menchevismo que representaba el antiguo
trotskismo y que hoy representa el trotskismo
"moderno" resucitado. Esencialmente, el trotskismo
moderno es una falsificación del comunismo que se
aproxima al modelo "europeo" de pseudo-
marxismo, es decir , en última instancia, a la
socialdemocracia "europea".

Durante los pocos años que el camarada Trotsky


ha estado en el Partido Comunista de Rusia, nuestro
Partido ha tenido que llevar a cabo en su contra
cuatro discusiones a escala nacional que no incluyen
las controversias menos importantes sobre
cuestiones extremadamente importantes.

La primera discusión fue sobre la paz de Brest. El


camarada Trotsky no entendió que el campesinado
ya no deseaba luchar, y llevó a cabo una política que
casi le costó a la revolución su cabeza, que exigió la
amenaza de parte del camarada Lenin de abandonar
el gobierno, que exigió una intensa lucha en el país.
Séptimo Congreso del Partido para rectificar el error
y asegurar, aunque en peores términos, el "respiro"
de Brest.
La segunda discusión fue sobre los sindicatos. De
hecho, se trató de una discusión sobre la actitud
hacia el campesinado contra el comunismo de
guerra, sobre la actitud hacia las masas no
partidarias de los trabajadores y, en general, sobre el
enfoque del Partido hacia las masas en el período en
que se produjo la guerra civil. había llegado a su
fin. Una aguda controversia sobre todo el país, una
intensa campaña conducida por todo el núcleo del
Partido, encabezada por el camarada Lenin contra
las "alturas febriles" del trotskismo, fue necesaria
para salvar al Partido de los errores que amenazaban
todos los logros de la revolución. .

La tercera discusión fue sobre el plan del "aparato


del Partido", sobre la supuesta "inclinación hacia el
campesinado" por parte del Comité Central, sobre
"el conflicto entre dos generaciones", etc. De hecho,
esto también fue un problema. cuestión de la alianza
económica entre el proletariado y el
campesinado; La cuestión de la política de precios,
de la reforma monetaria, de la necesidad de dirigir la
política del Partido por parte de los trabajadores de
mantener el liderazgo del Partido en el aparato
económico y estatal, en relación con la lucha contra
la "libertad" para formarse. fracciones y
agrupaciones dentro del Partido, el mantenimiento
de la dirección en manos de los cuadros
bolcheviques del Partido, es decir, de mantener la
Política Leninista del Partido en el período de la
NEP. En esta discusión, El camarada Trotsky se
convirtió en el portavoz de las desviaciones de la
pequeña burguesía. Una vez más, instó al Partido a
adoptar la política que podría haber conducido al
colapso de la revolución, ya que esta política habría
aplastado los éxitos económicos del Partido en su
embrión.

La oposición pequeñoburguesa, encabezada por el


camarada Trotsky, se obligó a adoptar una posición
en la cual, al negarse a admitir sus errores radicales,
se vieron obligados a adoptar la actitud de "peor es
mejor" , es decir , apostar su caso en el fracaso. del
partido y del gobierno soviético.

Era necesario luchar intensamente para resistir


este pequeño ataque burgués contra la fortaleza del
bolchevismo. Ahora está claro para todos que el
discurso trotskista de la "ruina del país" en el otoño
de 1923, fue simplemente una expresión de temor
pequeño burgués, de falta de confianza en las fuerzas
de nuestra revolución y un completo fracaso para
entender nuestra ciencias económicas. La reforma
de la moneda en oposición a la cual el camarada
Trotsky propuso su "plan" y cuyo fracaso fue
profetizado, restableció la posición económica y
demostró ser un gran paso adelante en el camino
hacia la reactivación económica del país. La
industria está reviviendo a pesar de la mala cosecha
en 1924. Las condiciones económicas de los
trabajadores están mejorando. El partido surgió del
juicio, más fuerte que nunca. La inscripción de Lenin
fortaleció al Partido al infundir nuevas fuerzas
proletarias. Pero si el Partido Bolchevique no
hubiera resistido tan agudamente y unánimemente
la recaída semi-menchevista del camarada Trotsky,
los verdaderos peligros para el país, para la clase
obrera y para nuestro Partido, serían innumerables.

Todas las acciones del camarada Trotsky contra la


política general del Partido desde 1918 hasta 1924 en
su último recurso, tuvieron su origen en el fracaso
semi-menchevista de entender el papel del
proletariado en relación con las secciones no
proletarias y semiproletarias del La clase obrera, al
minimizar el papel del Partido en la revolución y en
la construcción socialista, y el hecho de no
comprender que el Partido Bolchevique puede
cumplir su misión histórica solo si es realmente
unánime en las opiniones y tiene un carácter
monolítico.

La cuarta y actual discusión reveló aún más las


serias y abarcadoras diferencias entre el camarada
Trotsky y el Partido Bolchevique. El asunto ahora es
claramente como dos sistemas de política y táctica
fundamentalmente opuestos. En la presente
discusión, el camarada Trotsky comenzó un ataque
directo sobre la base de la filosofía bolchevique. El
camarada Trotsky (1) niega completamente la
doctrina de las fuerzas motrices de la revolución
rusa esbozada por el camarada Lenin en 1904, y en
la que se basa la táctica del bolchevismo en el curso
de tres revoluciones rusas: (2) se opone al
bolchevique estimación de las fuerzas motrices de la
revolución rusa y en contra de la doctrina leninista
de la revolución proletaria mundial, su antigua
"teoría de la revolución permanente, "Que fue
desacreditado por completo en tres revoluciones
rusas (y también en Polonia y en Alemania) y fue
descrito por el camarada Lenin más de una vez como
un intento ecléctico de combinar el oportunismo
menchevique menchevista con frases de" izquierda
"y como un intento de saltar sobre el
campesinado; (3) trata de convencer al Partido de
que antes de que el bolchevismo adoptara el camino
de la dictadura del proletariado, estaba obligado a
"reajustarse intelectualmente"es decir , se vio
obligado a abandonar el leninismo y adoptar el
trotskismo; (4) aboga por la teoría de "dividir" al
bolchevismo, a saber, ( a ) el bolchevismo anterior a
la Revolución de octubre de 1917, que se dice que
tiene una importancia secundaria; ( b) El
bolchevismo, a partir de octubre de 1917, según se
afirma, tuvo que convertirse en trotskismo antes de
poder cumplir su misión histórica; (5) "interpreta" la
historia de octubre de tal manera que el papel del
Partido Bolchevique desaparece por completo y el
primer lugar lo ocupa la propia personalidad del
camarada Trotsky, según la fórmula de "el héroe en
la multitud" y su La versión de la "revuelta pacífica"
que supuestamente tuvo lugar el 10 de octubre de
1917, no tenía nada en común con las opiniones
bolcheviques sobre el levantamiento armado; (6)
describe muy ambiguamente el papel del camarada
Lenin en la Revolución de octubre. Se hace que
Lenin parezca que aboga por la toma del poder
mediante métodos conspirativos a espaldas de los
soviéticos. y que las propuestas prácticas hechas por
el camarada Lenin surgieron de su falta de
comprensión de las condiciones prevalecientes; (7)
distorsiona radicalmente las relaciones entre el
camarada Lenin y el Comité Central del Partido y las
representa como una guerra incesante entre dos
"poderes". El camarada Trotsky intenta convencer a
sus lectores de la verdad de su "versión" mediante la
publicación (sin consentimiento). del Comité
Central) extractos de ciertos documentos
presentados en una luz falsa y en una conexión que
distorsiona la verdad; (8) describe el papel de todo el
Comité Central que dirigió la revuelta de tal manera
que sembró la desconfianza más profunda hacia el
núcleo del actual Personal del Partido; (9)
distorsiona los episodios más importantes de la
revolución en el período comprendido entre febrero
y octubre. 1917 (las manifestaciones de abril y junio,
los días de julio, el parlamento preliminar, etc.); (10)
distorsiona las tácticas del Comité Ejecutivo de la
Comintern y se esfuerza por arrojar la
responsabilidad de las fallas en Alemania, Bulgaria,
etc., sobre el núcleo del ECCI, lo que genera
desconfianza hacia el Comité Central del PCR y el
ECCI.

Así, las diferencias que dividen al camarada


Trotsky del Partido Bolchevique de un año a otro y
últimamente de un mes a otro, aumentan. Estas
diferencias se refieren no solo a las preguntas del
pasado; el pasado se está "revisando" para
"preparar" una plataforma para las actuales
dificultades políticas reales. La exposición
retrospectiva del "ala de la derecha" en el antiguo
partido bolchevique es necesaria para que el
camarada Trotsky la use como una pantalla a
escondidas para ganar el derecho de formar una
derecha en el partido comunista ruso y la Comintern
está en evidencia .

La "revisión" del leninismo sobre la cuestión de las


fuerzas motrices de la revolución, es
decir ,Principalmente, la cuestión de las relaciones
entre el proletariado y el campesinado es la
"justificación" de las opiniones no bolcheviques del
camarada Trotsky sobre la política actual del Partido
con respecto al campesinado. La incorrecta
estimación anti-leninista del papel del campesinado
en la revolución hecha por el camarada Trotsky, es el
tema al que la discusión entre el Partido y el
camarada Trotsky nos remite una y otra vez. Los
errores sobre esta cuestión se vuelven
particularmente peligrosos en este momento cuando
el Partido, que lleva a cabo el eslogan de “enfrentar a
la aldea”, está trabajando intensamente para
fortalecer los vínculos entre la industria de la ciudad
y la agricultura campesina, para alistar a las amplias
masas campesinas en el Trabajo de la
administración soviética, para revivir a los
soviéticos, etc.,

Sobre cuestiones fundamentales de la política


internacional (el papel del fascismo y la
socialdemocracia, el papel de América en Europa, la
duración y el carácter de la era “democrático-
pacifista”, en la estimación de sus puntos de vista
que coincidieron en muchos aspectos con los -El
"centro" democrático, etc.), el camarada Trotsky
ocupó una posición diferente a la del Partido
Comunista Ruso y al conjunto de la Comintern sin
preocuparse primero, para explicar su punto de vista
al Comité Central o al ECCI. La delegación del
Partido Comunista de Rusia en el Quinto Congreso
de la Comintern, en completo acuerdo con el Comité
Central del Partido Comunista de Rusia, le propuso
al camarada Trotsky que explique sus puntos de
vista sobre cuestiones internacionales al Congreso
de la Internacional Comunista. El camarada Trotsky
se negó a hacer esto en el Congreso,

El Partido se enfrenta a una tarea política más


importante e inmediata, a saber. , para tomar un
rumbo decidido hacia la superación de los
elementos, dividiendo la ciudad del país, es decir ,,
para abarcar en su alcance completo la cuestión de
reducir aún más los precios de las manufacturas,
crear condiciones para una recuperación real en la
agricultura (redistribución de la tierra y utilización
de la tierra) para dedicar atención concentrada al
desarrollo de la cooperación agrícola (membresía
voluntaria genuina, elección de oficiales, crédito)
plantean y resuelven la cuestión de aliviar la carga
tributaria para el campesinado y reformar el sistema
tributario y también ejercer todos los esfuerzos del
Partido hacia la solución de la cuestión de mejorar
las condiciones políticas en las aldeas (buena
conducta de las elecciones, alistamiento de
campesinos no partidarios, etc.).

Esta política por sí sola, principalmente delineada


por el camarada Lenin, puede llevar a la
consolidación real de la industria estatal, asegurar
un mayor desarrollo y el crecimiento y la
concentración del poder social del proletariado
industrial, es decir , no solo. Palabras, pero de
hecho, para consolidar la dictadura del proletariado
bajo la existencia de la NEP.

La condición principal que permite que esta


política se lleve a cabo es el mantenimiento absoluto
del papel principal de nuestro Partido en los órganos
estatales y económicos, y la genuina unidad del
Partido sobre la base del leninismo.

Es precisamente esta relación decisiva (en las


circunstancias actuales) entre el Partido, la clase
obrera y el campesinado lo que el camarada Trotsky
no comprende.

Esta situación condujo inevitablemente a que


todos los elementos no bolchevistas y anti-
bolcheviques en el país y fuera del país pusieran su
propia construcción en la posición adoptada por el
camarada Trotsky, y su apoyo al camarada Trotsky
precisamente porque estaba siendo condenado por
el RCP y la Comintern. Un partido que lidere la
dictadura del proletariado en circunstancias en que
todos los partidos y grupos antiproletarios están
privados de "libertades" debe inevitablemente
convertirse en enemigos. Todos estos enemigos, en
particular el bien pequeño burgués, deseaban ver en
el presente al camarada Trotsky al individuo que
podía sacudir la férrea dictadura del proletariado,
dividir el partido y desviar al gobierno soviético a
otras líneas.

Todos los líderes de la Segunda Internacional, los


lacayos más peligrosos de la burguesía, se esfuerzan
por hacer uso de la "revuelta" intelectual del
camarada Trotsky contra la base del leninismo, para
desacreditar el leninismo, la revolución rusa y el
Comintern a los ojos de Las masas de Europa, y de
esta manera obligar a los trabajadores
socialdemócratas a ser un carro del capitalismo. El
renegado Paul Levi, publicó "Lecciones de octubre"
del camarada Trotsky en alemán, con su propia
introducción, y la socialdemocracia alemana se ha
comprometido a difundir la difusión de este libro. Es
ampliamente publicitario como un libro dirigido
contra el comunismo. Souvarine, quien fue
expulsado de la Comintern, está tratando de causar
una división en el Partido Comunista Francés al
difundir mentiras contrarrevolucionarias sobre el
Partido Comunista Ruso. Balabanova, Hoeglund y
otros renegados del comunismo actúan de manera
similar. Los fascistas sociales italianos deAvanti , los
asalariados de la burguesía alemana de Vorwaerts ,
Renaudel y Grumbach de Quotidien , etc., etc., todos
estos elementos intentan asociarse con el camarada
Trotsky, debido a su oposición al Comité Central del
Partido Comunista Ruso y al ECCI.

Los trabajadores que no son del Partido y que


deberían ver en este prominente trabajador del
Partido un modelo de solidaridad para todo el
Partido, de hecho, durante los últimos años, han
visto al camarada Trotsky sacudiendo la unidad del
Partido con impunidad. Tal situación socava la
disciplina de clase elemental sin la cual la dictadura
proletaria victoriosa es imposible.

El campesinado debería poder ver que, en la


cuestión de la unidad entre la clase obrera y el
campesinado, no existe la menor duda en el Partido
Comunista de Rusia y en esta cuestión el Partido
está más unido que en cualquier otro. Pero la
conducta del camarada Trotsky hace que el
campesinado crea lo contrario, y esta importante
cuestión se convierte en el tema de todo tipo de
leyendas. Esto representa un peligro extremo para el
bloque obrero y campesino. Nuestro partido tiene
que dirigir la dictadura del proletariado en un país
campesino. Llevar a cabo esta dictadura mientras el
camarada Trotsky sigue ofendiendo al campesinado
es imposible.

Los jóvenes que antes veían en el camarada


Trotsky, uno de los líderes más grandes del Partido,
ahora ven que el líder está arrastrando a los jóvenes
a "una guerra entre generaciones" en líneas anti-
leninistas.

El ejército rojo y la flota roja que deberían ver en el


líder del ejército un modelo de disciplina del Partido
y de comprensión correcta de las relaciones entre el
proletariado y el campesinado (nuestro ejército en
general es un ejército campesino) ahora se presentan
con una Espectáculo de todo lo contrario en el
camarada Trotsky. Tal situación está preñada de
enormes peligros para el estado interno del ejército.

Todo el Partido está convencido de que, en tal


estado de cosas, no se puede hablar de preservar un
verdadero Partido Comunista Ruso, Bolchevique y
monolítico, y está llegando a la conclusión de que
nuestro Partido se enfrentaría a un tremendo peligro
intelectual y organizativo si permitió al camarada
Trotsky continuar su lucha contra el Partido
Bolchevique. La inscripción en Lenin, que se
esfuerza sinceramente por imbuir al leninismo
genuino, se convenció de que Trotsky se está
esforzando por introducir el trotskismo en lugar del
leninismo y exige que el Partido lleve esto a la luz.

Todo el Comintern observa cómo uno de los


miembros más prominentes del Partido Comunista
Ruso obstaculiza el trabajo de los bolcheviques en
las secciones del Comintern y, de hecho, está
brindando apoyo político intelectual a los enemigos
del bolchevismo en el campo de la Segunda
Internacional.

En estas circunstancias, el Pleno conjunto del


Comité Central y del Comité de Control Central
opina que dejar las cosas en una posición cuando el
Partido decide sobre una cosa y el camarada Trotsky
continúa actuando contra el Partido significaría el
comienzo del abandono. Del carácter bolchevique
del partido y del comienzo de su colapso. Con la
controversia sobre el trotskismo, está estrechamente
relacionada la pregunta sobre qué representa el
Partido Comunista de Rusia en 1925: un partido
bolchevique formado de una sola pieza y que se
apoya en el fundamento duradero del leninismo, o
un partido en el que las opiniones semi-
menchevistas pueden Conviértete en un tono de
vista "legítimo".

Después de leer la declaración del camarada


Trotsky al Comité Central, fechada el 15 de enero de
1925, en el Pleno del Comité Central, y la Comisión
de Control Central toma nota de la disposición del
camarada Trotsky para realizar cualquier trabajo
que le encomiende el Partido, bajo el control de el
Partido y declara que el camarada Trotsky no ha
pronunciado una sola palabra en su declaración que
indique que reconoce sus errores, sino que, por el
contrario, de hecho se esfuerza por defender su
plataforma anti-bolchevique y se limita a las
expresiones formales de lealtad.

A raíz de lo que se ha dicho anteriormente y, en


particular, del hecho de que, a pesar de las
decisiones bien conocidas del Decimotercer
Congreso, el camarada Trotsky vuelve a plantear la
cuestión de la alteración fundamental de la dirección
del Partido y defiende opiniones que han sido
Categóricamente condenado por ese Congreso, el
pleno del Comité Central y el Comité Central de
Control.

Resuelve

1. Más categóricamente para advertir al camarada


Trotsky que la pertenencia a un partido bolchevique
exige una subordinación real y no mera verbal a la
disciplina del partido y el abandono total y sin
reservas de la oposición al leninismo en cualquier
forma.

2. En vista del hecho de que el liderazgo del


ejército es imposible a menos que el liderazgo esté
respaldado por la autoridad de todo el Partido, que
sin este apoyo, surge el peligro de romper la
disciplina de hierro en el ejército; En vista del hecho
de que la Conferencia de Trabajadores Políticos y la
fracción del Consejo Militar Revolucionario de la
URSS ya aprobaron resoluciones que exigen la
remoción del Camarada Trotsky del trabajo del
ejército y en vista del hecho de que el mismo
Camarada Trotsky en su declaración a el Comité
Central, fechado el 15 de enero de 1925, admite que
"los intereses de la causa exigen" su pronta
liberación de los deberes del Presidente del Consejo
Militar Revolucionario, que el trabajo continuado
del camarada Trotsky en el Consejo Militar
Revolucionario de la URSS sea considerado como
imposible

3. Que la cuestión del trabajo del camarada


Trotsky en el futuro se posponga para el próximo
Congreso del Partido y que se advierta al camarada
Trotsky que, en caso de un nuevo intento por su
parte de violar o negarse a llevar a cabo las
decisiones del Partido, el Comité Central obligarse,
sin esperar a que se convoque al Congreso, a
considerar imposible que el camarada Trotsky
continúe con el Politbureau y planteará la cuestión
en la reunión conjunta del Comité Central y el
Comité Central de Control de retirarlo del trabajo en
la Comité central.

4. Considerar la discusión como cerrada.


5. Continuar y desarrollar el trabajo del Partido
explicando en todas las filas del Partido el carácter
anti-bolchevique del trotskismo, desde 1903 hasta
"Lecciones de octubre", e instruir al Politbureau para
que transmita a todos los órganos de propaganda.
(Escuelas del partido, etc.), instrucciones adecuadas
sobre este asunto e incluir en los programas de
instrucción política una explicación del carácter
pequeñoburgués del trotskismo, etc.

6. Simultáneamente con la propaganda explicativa


llevada a cabo dentro del Partido y la Liga de
Jóvenes Comunistas, etc., es necesario explicar de
manera popular a las masas de trabajadores y
campesinos que no pertenecen al Partido el
significado de las desviaciones del trotskismo y
revelar su caminos falsos que conducen a la ruptura
de la alianza entre la clase obrera y el campesinado.