You are on page 1of 3

Ministerio de Alabanza y Restauración

Candil de la calle oscuridad de la casa


Texto base Mateo 5:14-15"Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad
asentada sobre un monte no se puede esconder."
"Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y
alumbra a todos los que están en casa."
Mateo 5:14-15
Introducción
Cada día se abre un gran desafío en nuestras vidas y es la de mantener tanto
nuestra familia, como en la iglesia la unida y la armonía y esto nos toca a todos.
 Pero sucede que muchas veces nos encerramos en la concha de nuestro
egoísmo.
 Muchas veces nos han dicho eres candil de la calle y oscuridad de la casa,
hoy tenemos la oportunidad de reflexionar y comenzar a marcar la diferencia
dentro de casa y la Iglesia.
Hubo en una carpintería una extraña asamblea de herramientas en donde el
martillo fue notificado que debía renunciar al grupo pues era demasiado ruidoso
y se pasaba todo el día golpeando y golpeando.
Quien no tiene en la iglesia o en casa un martillo perdón un hermano martillo.
 El Martillo reconoció su culpa pero también pidió que fuera expulsado el
tornillo pues era terco y había que darle muchas vueltas.
 El tornillo aceptó de mala gana su retiro, pero también dijo que la lija
también debería salir pues era áspera en su trato y siempre tenía fricciones
con los demás.
 La lija estuvo de acuerdo pero con la condición de que también destituyeran
al metro pues era un prepotente que se pasaba midiendo a los demás como
si él fuera perfecto.
 En eso llegó el Carpintero que sin fijarse en la rudeza del martillo ni lo duro
que era darle vueltas al tornillo ni a la aspereza de la liga ni la prepotencia
del metro los utilizar alternativamente hasta convertir un trozo de madera en
un lindo mueble cuando la carpintería quedó sola otra vez la asamblea
reanudó sus deliberaciones.
 El serrucho dijo señores han demostrado que pesar de nuestros defectos el
carpintero sólo toma lo mejor de cada uno de nosotros al usar la fuerza del
martillo la solidez del tornillo la suavidad con que la lija deja la madera y la
precisión y exactitud del metro pudiendo así crear con ellos un precioso
mueble.
Pagina 1
Ministerio de Alabanza y Restauración

La mayoría de nosotros estamos acostumbrados a fijarnos primero en lo negativo


que en lo positivo, en lo que falta en lugar de reconocer lo bueno que tenemos.

Desarrollo
*Cuando escuchamos el dicho popular: Candil de la calle, oscuridad de su casa,
que viene a su mente y eso se dice cuando una persona es amable, alegre,
dispuesto a ayudar, con todos menos con su propia familia.
Y eso no es algo extraño, sino al contrario es algo muy común y lastimosamente
aun dentro de las familias cristianas.
El texto que hemos leído para comenzar esta noche nos deja claro que nosotros
tenemos que ser luz, tenemos que reflejar la luz del amor de Dios en nuestra
vida.
De hecho, la palabra de Dios nos dice que la amabilidad y las buenas obras
tienen que ser la tarjeta de presentación de los hijos de Dios
Filipenses 4:5
Pero también la palabra de Dios nos deja claro donde debe ser el primer lugar
donde nuestra luz debe ser vista, el primer lugar donde nuestra luz tiene que
iluminar la vida de nuestros prójimos: Nuestra casa. Mateo 5:15-16
Tenemos que tener claro que no se trata de ser tinieblas en la calle y solamente
luz en la casa, no se trata de tener buenas actitudes solamente con nuestra
familia, ser cristiano significa tener buenas actitudes con todas las personas
comenzando en nuestro hogar.
I. ¿QUÉ NECESITAMOS PARA SER LUZ EN NUESTROS HOGARES Y LA
IGLESIA?
Necesitamos vivir una vida cristiana verdadera y no de apariencias en nuestro
hogar e Iglesia (2 Timoteo 2:15)

Muchos cristianos aparentan ser cristianos felices, aparentan ser de familias


espirituales, aparentan ser familias unidas y sólidas, pero tenemos que
comprender que las apariencias nos pueden engañar, pero engañamos a los
hombres y no a nuestro Dios.
 Tenemos que tener un amor verdadero (Romanos 12:9)

Es triste que las personas nos escuchen alabando a Dios, nos vean orando en la
iglesia, nos escuchen hablando lindas palabras en la iglesia, pero en nuestra
fuera de esta con la misma boca con la que alabamos al Señor estamos hablando
vulgaridades y palabras ofensivas, y como la misma palabra lo dice, esto no debe
ser así *(Santiago 3:8-11)
Pagina 2
Ministerio de Alabanza y Restauración

II. NECESITAMOS TENER DISPOSICIÓN DE SERVIR PRIMERAMENTE A


NUESTRA FAMILIA.
Los hijos e hijas deben tener la disposición de servir con amor a sus padres con
delicadeza y amor (Proverbios 4:3)
Los hijos e hijas que tienen padres ancianos deben tener la disposición de
cuidarlos en sus necesidades y enfermedades (1 Timoteo 5:4)
Los esposos tienen que tener la disposición de cuidar a sus esposas colaborando
y ayudando a su esposa en sus labores en el hogar (1 Pedro 3:7)
Las esposas tienen que tener la disposición de cuidar a sus esposos y apoyarlos
(1 Corintios 7:34)

III. TENEMOS QUE SER PROVEEDORES PRIMERAMENTE DE NUESTRA


FAMILIA Y LA IGLESIA (1 TIMOTEO 5:8)
Muchas veces gastamos nuestro dinero egoístamente fuera de casa y la Iglesia,
con amigos y amigas, en vicios, saliendo a comer con otras personas y nuestra
familia e iglesia pasando grandes necesidades.
 Nosotros como hijos de Dios tenemos que obrar con justicia primeramente
en nuestro hogar, con nuestra familia, (Job 11:14) No es justo que nuestra
familia pase en escasez y otros disfruten de lo que Dios nos ha dado para
nuestra familia.
 Es triste que los esposos y padres cristianos gasten su dinero con otra
mujer y con otros hijos que no son su familia, por estar enredados en un
pecado de adulterio. (Proverbios 5:10)
No es justo que los hijos que aún viven con sus padres, pero ya tienen un empleo
no ayuden con nada en los gastos de su casa, honrar a nuestros padres también
es colaborar para las necesidades de la familia (Efesios 6:2-3)

IV. NECESITAMOS QUE NUESTRAS PALABRAS SEAN DE VIDA Y NO DE


MUERTE PARA NUESTRA FAMILIA (proverbios 18:21)
Muchas veces nuestras mejores y más lindas palabras son para otras personas,
pero nunca para nuestra pareja ni para nuestros hijos, y eso no debe ser así.
Para que de nuestra boca salgan palabras de bendición para nuestra familia,
primeramente, tenemos que dejar que Dios sane nuestro corazón (Lucas 6:45)

Pagina 3