You are on page 1of 1

En el siglo XVIII, una de las grandes novedades en las técnicas del poder fue el

surgimiento, como problema económico y político, de la «población»: la población-riqueza,


la población-mano de obra o capacidad de trabajo, la población en equilibrio entre su
propio crecimiento y los recursos de que dispone. Los gobiernos advierten que no tienen
que vérselas con individuos simplemente, ni siquiera con un «pueblo», sino con una
«población» y sus fenómenos específicos, sus variables propias: natalidad, morbilidad,
duración de la vida, fecundidad, estado de salud, frecuencia de enfermedades, formas de
alimentación y de vivienda. Todas esas variables se hallan en la encrucijada de los
movimientos propios de la vida y de los efectos particulares de las instituciones: «Los
Estados no se pueblan según la progresión natural de la propagación, sino en razón de su
industria, de sus producciones y de las distintas instituciones… Los hombres se multiplican
como las producciones del suelo y en proporción con las ventajas y recursos que encuentran
en sus trabajos»