You are on page 1of 29

Instituto de Constelaciones Familiares

Brigitte Champetier de Ribes

www.insconsfa.com
info@insconsfa.com

Padres e hijos.
Tomar a los padres.
Hijos con dificultades.

Trabajo de Evaluación para la Formación:


sus tomas de consciencia sobre el curso (2.000 palabras)

Curso impartido por Brigitte Champetier de Ribes

Buenos Aires, ARGENTINA, del 15 al 17 de junio de 2018


Organiza: Lic. Norma Hayes
norma@insconsfa.com,
hayesnor@hotmail.com,
Cel. +54 93515083830
Índice
Órdenes del amor entre padres e hijos ...............................................................................3

Todos somos hijos ............................................................................................................3

Los padres dan, los hijos toman .....................................................................................4

No tomar a los padres ......................................................................................................4

Hijo de dos .........................................................................................................................5

Dar para devolver .............................................................................................................6

Los Órdenes del Amor .....................................................................................................7

Los hermanos ....................................................................................................................9

Liberar a los hijos ............................................................................................................10

Las dificultades de los hijos ..........................................................................................11

Los abortos.......................................................................................................................13

Las herencias ...................................................................................................................14

La familia reconstituida .......................................................................................................15

El pasado ..........................................................................................................................15

El Orden ...........................................................................................................................15

Embarazo ................................................................................................................................19

No tener hijos ........................................................................................................................20

Posibles causas de la esterilidad ...................................................................................20

Los abortos .............................................................................................................................22

La adopción ............................................................................................................................23

La adopción enfocada desde el Espíritu, Bert Hellinger ..........................................24

Concepción asistida ..............................................................................................................27

Madre gestante, maternidad subrogada ...........................................................................28

Meditación de Bert Hellinger .............................................................................................29

Instituto de Constelaciones Familiares Brigitte Champetier de Ribes


www.insconsfa.com - info@insconsfa.com - Tel. 0034-91 425 23 29 - 0034 - 615 322 920
2
Brigitte Champetier de Ribes

Órdenes del amor entre padres e hijos

Todos somos hijos

Cada uno somos hijo o hija de, hayamos conocido o no a nuestros padres, estén muertos o
estén vivos. Estamos hechos de ellos. Nuestros cromosomas son sus cromosomas. Somos
cada uno una mezcla única de ellos dos.

Los hijos son la vida que los padres han creado en su abrazo.
Nuestra relación a nuestros padres es nuestra conexión base. Es nuestra sintonía con la vida
y con algo más grande. Reconocer que somos hijos nos conecta inmediatamente con la fuente
de la vida y con la vida misma.
Somos la vida engendrada por ellos. Somos vida.

Al aceptar incondicionalmente a nuestros padres como nuestros progenitores, los hayamos


conocido o no, aceptamos incondicionalmente la vida y nos realizamos plenamente como
seres vivos.
La vida que experimentamos, y el éxito que la acompaña son proporcionales a nuestra in-
condicionalidad y devoción hacia nuestros padres.

Al situarnos como hijos de nuestros padres, nos colocamos en nuestro lugar al servicio de la
vida, nos inclinamos humildemente ante el misterio de la vida, ante algo más grande, sea
cual sea nuestra representación de ello según nuestra cultura y evolución.

Sólo cuando tomamos1 a nuestros padres, empieza el camino del crecimiento. Todo lo que
hacemos antes de haber podido tomarlos, son anhelo y necesidad de supervivencia. Nos
creamos padres universales, superiores, en sustitución de los humildes padres de carne y
hueso que no hemos podido todavía reconocer como nuestros únicos y verdaderos padres.
Esta creencia de sustitución se desdibujará en cuanto aceptemos ser los hijos o hijas de nues-
tros padres físicos. El soltar esas creencias puede ser doloroso y suele representar una gran
etapa de crecimiento, de renuncia de lo ideal por lo real.

1 Aceptamos incondicionalmente.

Instituto de Constelaciones Familiares Brigitte Champetier de Ribes


www.insconsfa.com - info@insconsfa.com - Tel. 0034-91 425 23 29 - 0034 - 615 322 920
3
Los padres dan, los hijos toman

Los padres dan la vida; los hijos la toman, incondicionalmente. Al tomar la vida, los hijos
toman incondicionalmente a sus padres y viceversa. Después el hijo o la hija toma también
incondicionalmente todo lo que los padres dan además de dar la vida: la herencia familiar, lo
que los padres hicieron con esta herencia, lo que lograron ser y hacer con esta misma heren-
cia, lo que no supieron hacer ni dar, todo lo que hubo tal como fue.
Así fue.
El hijo honra el regalo tomado: honra la vida y todo lo que le acompaña.

La actitud esencial ante los padres no es emocional, es una actitud existencial:


Vosotros me habéis dado la vida.
Con toda vuestra imperfección, habéis sido capaces de lo más grande: crear una vida.
Gracias por la vida, gracias por ser mis padres.
Vosotros sois los grandes, yo el pequeño o la pequeña.
Lo que me falte me lo busco yo.

Haya sido la que haya sido la vivencia con los padres, esta actitud es la necesaria para disfru-
tar de la vida. Después, si hace falta para su supervivencia, el hijo añadirá: “Y para mi protec-
ción me alejo de vosotros, queridos padres.”

Al renunciar a la reivindicación emocional, repentinamente las heridas empiezan a sanarse.


La actitud cuántica, el estar en nuestro Adulto, nos da la libertad y la fuerza de tomar la vida
como es, de dejar de sentirnos víctimas y decidir hacer algo en la vida con lo que nos haya
tocado. En cuanto nos rendimos ante nuestro pasado como fue, la vida nos hace un regalo
inesperado, damos un “salto cuántico”, la energía benevolente del Campo se manifiesta,
nuestra vida se transforma.
En esta conexión con los padres está implícita la conexión con algo más grande.

Como he mencionado anteriormente, el llamado “desarrollo espiritual” únicamente empieza


cuando uno ha tomado a sus padres; antes no puede más que construir castillos en la arena,
que se desplomarán en cuanto se acerque a la realidad de sus padres de carne y hueso.

No tomar a los padres

Algunas personas tienen la creencia de que eligieron a sus padres. Todas las creencias ayu-
dan a superar algo en un momento dado. Una vez pasado ese momento, es interesante darse
cuenta de si la creencia me favorece o me perjudica. Si me hace sentir superior a mis padres
entonces me perjudica y me conviene renunciar a ella.

Instituto de Constelaciones Familiares Brigitte Champetier de Ribes


www.insconsfa.com - info@insconsfa.com - Tel. 0034-91 425 23 29 - 0034 - 615 322 920
4
El tomar condicionalmente a los padres o no tomarlos se manifiesta a través de:
✓ La depresión – estar vacío de alguien necesario.
✓ La alimentación selectiva – la alimentación representa a la madre, lo que rechazo de
ella lo proyecto en la comida.
✓ El misticismo – amar y entregarse al misterio en vez de amar y entregarse a los pa-
dres.
✓ Los idealismos – sustitución del padre real.
✓ Esoterismo – sustitución del padre y de la realidad por otro padre y otra realidad.
✓ Búsqueda de autorrealización – en sustitución del servicio a los demás que nace es-
pontáneamente del agradecimiento a los padres.

Hijo de dos

Los padres para el hijo son una unidad indisociable.


La tentación de relacionarse de un modo personal y distinto con cada uno nos aleja de nues-
tro lugar correcto y provoca una separación real entre los padres. Porque siempre que nos
relacionamos de un modo distinto con cada uno, no nos vivimos como hijo de ambos, sino
como preferido, amigo, hermanito o madre de uno de los dos. Estamos, entonces, viviendo
una “triangulación”, estamos reemplazando sin saberlo a un antiguo excluido u olvidado
que aún está presente en la relación entre nuestros padres, como por ejemplo una pareja an-
terior de uno de los dos, un hermano fallecido tempranamente o la suegra o la madre de uno
de los dos...

La decisión del hijo de considerar a sus padres como una unidad de la que es el fruto, conlle-
va amarlos a los dos por igual, respetarlos y tener gratitud a los dos por igual. Y produce por
resonancia un efecto sanador muy potente sobre la relación entre los padres. Los padres aca-
ban reconciliándose internamente.

Cada hijo es una fusión única de sus dos padres.


La madre se relaciona con nuestro hemisferio derecho, proyectado en toda la parte izquierda
de nuestro cuerpo. El padre se relaciona con nuestro hemisferio izquierdo, proyectado en la
parte derecha del cuerpo.
Necesitamos a los dos para sentirnos equilibrados, independientemente de lo que haya pa-
sado con ellos. Aunque no los conozca, si me miro en el espejo los veo a los dos; si me toco,
toco las células, cromosomas y genes que me vienen de ellos. Soy ellos dos.

Instituto de Constelaciones Familiares Brigitte Champetier de Ribes


www.insconsfa.com - info@insconsfa.com - Tel. 0034-91 425 23 29 - 0034 - 615 322 920
5
Todo en el universo está organizado por polaridades que necesitan unirse para formar algo
completo. Los padres también son dos polaridades complementarias y necesarias. Dos pola-
ridades que al fusionarse crean una nueva vida que simultáneamente tiene las dos polarida-
des masculino y femenino, y es solamente una de ellas; lo que va a impulsar a ese nuevo ser
a buscar su complemento en otro ser.

Al tomar incondicionalmente a su madre, la persona recibe de las fuerzas del destino la sa-
lud y el éxito para transitar por la vida. Al agradecerle la vida recibida, se añade la capacidad
para amar y la abundancia.
Tomar al padre abre la puerta a la fuerza, la realización profesional y la responsabilidad.
La esencia del padre está totalmente arraigada a la vida como es, a la realidad por lo que es y
es el que más seguridad da a los hijos. Por lo que la fuerza de vivir y de estar en nuestro lu-
gar nos viene al tomar al padre tal como es. Y las observaciones nos dicen que el 75% de los
hijos se sienten más seguros con su padre que con su madre.

Cuando la mujer acepta colocar a su rol familiar como la prioridad, le viene la energía para
realizarse también en el trabajo y toda su vida se vuelve armoniosa. El lugar del trabajo de la
mujer está entre los hijos, como el último de los hijos. Cuando la mujer en pareja pone la
prioridad sobre su trabajo, se suele observar la pérdida de la armonía en toda la familia: dis-
tancia entre los conyugues, los hijos suelen tener varias patologías y se sienten huérfanos.
Para la mujer sola con hijos, la prioridad no es su realización sino la supervivencia económi-
ca de ella y sus hijos.

En Europa un estudio demostró que un 6 a un 10% de los padres no son los padres biológi-
cos de uno de los hijos y no lo saben. La madre o no sabía u ocultó quien era el padre bioló-
gico. Este hijo nunca se encuentra bien, ni ninguno de los dos padres, el adoptivo y el bioló-
gico. Están fuera de su lugar y de su papel. El padre adoptivo ha usurpado un papel que no
le corresponde, e inconscientemente se siente desplazado. Al padre biológico la madre le ha
robado su paternidad. Y al hijo la madre le ha robado su filiación y la pertenencia al sistema
familiar de su padre. La madre carga con esta culpa secreta.

Dar para devolver

El que da, da porque antes tomó. Su dar es un devolver. Es decir que lo primigenio es recibir.
En el equilibrio entre dar y recibir, recibir existió antes que el dar en la vida de todos los se-
res humanos.
El recibir la vida que nos dieron los padres provoca una deuda inconsciente que impulsa a
cada ser humano a devolver. Pero no puede devolver la vida a sus padres; por esa razón la
persona instintivamente necesita dar a su entorno lo mismo que recibió. Devolver a los pa-

Instituto de Constelaciones Familiares Brigitte Champetier de Ribes


www.insconsfa.com - info@insconsfa.com - Tel. 0034-91 425 23 29 - 0034 - 615 322 920
6
dres se realiza, también inconscientemente, dando al entorno. Por ello todos los seres huma-
nos se sienten impulsados a dar proporcionalmente a lo que aceptaron tomar de sus padres.
Los agradecidos dan mucho y a cambio reciben mucho. Los amargados dan poco, por lo que
reciben poco.

Así podemos entender por qué es tan agradable dar: uno se siente más liviano, una deuda
sutil se está aligerando… El que sólo da, sin permitir a los demás que devuelvan, actúa por
puro egoísmo, sólo por el placer de dar, no por el bien del otro…
El que sólo le gusta recibir está identificado a un niño que murió tempranamente.

Los Órdenes del Amor

Conseguimos estar al servicio de la vida cuando estamos en sintonía con los órdenes del
amor: orden (el sistema más nuevo tiene preferencia sobre el sistema más antiguo, la persona
más mayor tiene preferencia sobre la persona más joven), pertenencia (todos pertenecen a
todo, independientemente de lo que hayan sido sus vidas) y compensación (equilibrar el dar
y recibir, agradecer lo recibido, integrar las polaridades, compensar las vivencias con su
opuesto).

El niño, desde su pensamiento mágico y su inmenso amor arcaico, dice inconscientemente a


sus mayores: “Yo como tú” o “yo por ti”: “te sigo en la enfermedad.”, “Muero para que tú vuelvas a
vivir”, “Mejor que sea yo que tú”, “Yo antes que tú”, etc. Lo dice por amor arcaico, infantil, arro-
gándose el destino de sus mayores. Esto sólo puede atraer más desgracia, pues las conse-
cuencias sistémicas del desorden, de la arrogación o usurpación de destino son siempre muy
severas. Y por otra parte esta decisión infantil inconsciente lo perseguirá el resto de su vida, a
no ser que en algún momento se dé cuenta y elija conscientemente vivir su vida.
Los órdenes del amor son los que liberan nuestras existencias de sus tragedias, pero sólo los
saben vivir los adultos, desde su decisión consciente.

El Orden

El orden entre personas significa que el pequeño honra a sus mayores, a cambio los mayores
se entregan a los pequeños. Primero está el respeto, luego llega el amor.

El hermano que llega después honra al anterior que ya tomó todo, y a cambio el hermano
mayor da su amor y protección al pequeño (más sobre el orden entre los hermanos en el pá-
rrafo correspondiente).

Instituto de Constelaciones Familiares Brigitte Champetier de Ribes


www.insconsfa.com - info@insconsfa.com - Tel. 0034-91 425 23 29 - 0034 - 615 322 920
7
Cuando un progenitor no ha tomado a uno de sus padres, va a utilizar a uno de sus hijos
para hacer de ese padre o madre que no ha tomado. O sea que uno de los hijos se va a trans-
formar en abuelo o abuela.

Juzgar a los padres, sentirnos superior, significa que estamos reemplazando a alguien mayor
que ellos. Y ese alguien fue un perpetrador que no asumió su culpa, por lo que necesita juz-
gar a los demás para alejar el miedo a ser descubierto. Y ese hijo hace lo mismo que el ances-
tro al que reemplaza. Lo que juzga, ya lo tiene dentro.

La triangulación: alianza sistemática de dos contra uno.


A veces veremos unas alianzas, temporales, cambiantes o permanentes, que impiden vivir la
relación adecuada de intimidad entre dos miembros de la familia.
Por ejemplo, el padre con su hija, contra la madre, y luego podremos quizás observar la
alianza contraria: madre e hija contra el padre.
La triangulación se produce cuando un adulto no consigue vivir una relación de a dos sin
introducir una tercera persona.
En nuestro ejemplo el padre no consigue relacionarse con su mujer sin introducir a su hija, y
al introducir a la hija la utiliza en contra de la madre: hacen frente común contra la madre.
De esta manera consigue evitar la intimidad con su mujer.

Estas triangulaciones muestran la presencia de un excluido. El manipulado, el triangulado


(aquí la hija) representa a un excluido que, al no ser reconocido - aquí por el padre-, parasita
la relación padre-madre. Y el sistema manifiesta su presencia a través de la hija. Este exclui-
do podría ser una antigua pareja del padre, la madre del padre, un aborto del padre, etc.

Pertenencia

Todos pertenecen por igual. Todo olvidado o excluido será representado por uno más joven
para ser visto por los padres, y por el resto del sistema familiar.
Por lo que los hijos ven a los excluidos que sus padres no ven. Y lo ven a través de cualquier
comportamiento anómalo.

El primogénito suele tener, además, el destino de reemplazar a las parejas anteriores de sus
padres cuando estas fueron excluidas u olvidadas.

Las palabras “mi hijo” o “mis hijos”, crean la exclusión del otro progenitor y debilitan a los
hijos. Lo que les da fuerza es hablar de ellos diciendo: “nuestros hijos” o “nuestro hijo/a”.

Instituto de Constelaciones Familiares Brigitte Champetier de Ribes


www.insconsfa.com - info@insconsfa.com - Tel. 0034-91 425 23 29 - 0034 - 615 322 920
8
Equilibrar dar y recibir

Toda la vida social se debe a esa ley, la de la necesidad de compensar.


Y la vida compensará automáticamente cualquier desequilibrio que exista.
Ya hemos visto como los hijos devuelven a su entorno lo que les dieron sus padres, para
compensar.

También podemos observar que en esa comunidad de compensaciones que es la familia, ri-
gen dos frases asesinas: una, a menudo transmitida por las madres: “Tú por mí”, y la otra,
dicha por los hijos: “Yo por ti”.
En la compensación inconsciente de las vivencias, la madre que ha arriesgado su vida con el
embarazo de su hijo, puede decir inconscientemente a uno de sus hijos: “Tú por mí. Que lleves
mi carga en mi lugar, tú que enfermes, que fracases, que mueras en mi lugar.”
Y la frase liberadora será: “Tú por ti, yo por mí”; dicha por el grande o el pequeño.

Los hermanos

El amor entre hermanos es tan grande como el amor a los padres, y la solidaridad entre her-
manos pasa antes que el amor a los padres.
Entre hermanos, el que llegó primero transformó a sus padres en padres, abriendo el camino
para los hermanos siguientes. Cuando el primogénito está en su lugar, los hermanos siguien-
tes tienen una verdadera veneración por él que abre el camino. Cuesta mucho a un hermano
más pequeño tener más éxito que un hermano mayor, se siente culpable.

El primogénito tiene, además de las cargas más fuertes de su sistema, el destino de reempla-
zar a las parejas anteriores de sus padres cuando fueron excluidas u olvidadas; porque él
existe, gracias a que esa pareja anterior se retiró y dejó sitio al padre o a la madre.
Cuando esto se da, el primogénito no se siente hijo sino novio o amigo de uno de sus padres.
Crece sin padres, en rivalidad con ellos y con todos, viviendo los sentimientos de frustración
y celos de la verdadera pareja anterior…

El hermano pequeño es el que recibe más amor, por ello suele sentir una gran deuda hacia
sus hermanos y a menudo estos hermanos pequeños dejan de respetar el orden para llevarse
la mayor carga de sus hermanos mayores. Por eso, el hermano siguiente siempre dice al
hermano anterior: “Yo por ti”, cuando siente en él una gran carga. Y si siente que su her-
mano mayor sufre, le dice: “Te prometo que no seré más feliz que tú”.

Instituto de Constelaciones Familiares Brigitte Champetier de Ribes


www.insconsfa.com - info@insconsfa.com - Tel. 0034-91 425 23 29 - 0034 - 615 322 920
9
De la misma manera un hermano pequeño no puede resistirse a un hermano mayor que le
pide sufrir en su lugar (tampoco un hijo con sus padres) cuando por ejemplo el mayor tiene
una deuda real o figurada y dice al pequeño: “Págala por mí”, es decir, la frase asesina: “Tú
por mí”. En ese caso, hace falta una gran adultez para que ese pequeño sea capaz de decir a
pesar de su sentimiento de culpa: “No hermano, tú por ti, yo por mí”.

El amor entre hermanos es muy poderoso. Tan poderoso que cuando un hermano ha muerto
o lo está pasando mal, los demás hermanos no se dan el permiso de ser más felices que
aquel. Desde el amor infantil le están diciendo: “Yo como tú”; aumentando la carga del her-
mano que sufre, pues con esta frase el hermano sufriente, además de llevar su carga, se sien-
te culpable de la renuncia del otro.

Liberar a los hijos

La familia es una comunidad de destino: todo lo que afecta a uno afecta a todos.

Los hijos son los pequeños, están al servicio de los grandes. Todo ser vivo, por esa misma
ley, está al servicio de su especie. El destino no es individual, el destino de uno será lo que la
especie necesite a través de ese ser. Paradójicamente, al mismo tiempo, cada ser es visto y
amado individualmente por algo más grande, al que pertenece.

En la relación entre los grandes y los pequeños, la actitud de los pequeños es fundamental. Si
respetan a los mayores, sus destinos serán livianos. Pero el pensamiento mágico del niño y
su amor arcaico incondicional, hacen que se otorguen los sufrimientos de sus mayores, a la
vez que les toca compensar los desórdenes de sus mayores.
Todo olvidado o excluido será representado por un pequeño, para ser visto y reincluido por
los grandes del sistema familiar.

Por lo que los hijos ven a los excluidos que sus padres no ven…
Y lo ven a través de cualquier comportamiento anómalo.

Liberar a los hijos es prioritario, pues tienen como destino llevar los vínculos arcaicos pen-
dientes (los que nadie ve o que pesan demasiado sobre los padres) de la consciencia familiar
y por lo tanto su sufrimiento puede ser muy grande. Y no tienen autonomía para liberarse de
estos vínculos arcaicos. Necesitan que alguien les dé permiso para soltar lo que llevan, pero
lo harán sólo si están seguros de que no van a perjudicar a sus padres el soltar la carga.

Instituto de Constelaciones Familiares Brigitte Champetier de Ribes


www.insconsfa.com - info@insconsfa.com - Tel. 0034-91 425 23 29 - 0034 - 615 322 920
10
Mientras son dependientes de los padres sólo pueden vivir la pertenencia a su familia, la
adhesión incondicional a los valores y hábitos de los padres. Sólo pueden imitarlos. Ahí es
donde aprenden la buena conciencia que da pertenecer y que el rechazo de todo lo que no
pertenece es bueno, aumentando con ello la seguridad de pertenecer y la buena conciencia.

El fracaso escolar, las dificultades sociales, la enfermedad, el mal dormir o el mal comer son
manifestaciones de la fidelidad de nuestros niños a excluidos.

Las dificultades de los hijos

Voy a citar algunos ejemplos.

Lo que tiene que ver con letras, ortografía, lectura, suele mostrar un desorden en la rama
materna, o bien que alguien no ha tomado a la madre.
Y lo que tiene que ver con matemáticas señala un desorden en la rama paterna, o no haber
tomado al padre.

Dificultades de ortografía: fidelidad a un orden violado en la rama materna.

Dislexia: mostrar uno o varios abortos ocultados.

El rechazo de muchos niños adoptados a empezar a leer y escribir: muestra que conocen la
existencia del secreto de su adopción y tienen miedo de hacerle frente, sabiendo leer algún
documento que lo demuestre.

La falta de concentración: muestra que el alumno sólo puede prestar atención a un excluido.
La falta de memoria: suele permitir no asumir una culpa, no recordar un daño hecho por un
pariente.

La dificultad con un idioma: muestra la fidelidad a un drama o una culpa no asumida de un


ancestro con alguien del país de ese idioma.

La dificultad con la geografía: muestra la fidelidad a una pertenencia no reconocida por los
adultos.

La hiperactividad y los trastornos de la atención: son fidelidades a muertos olvidados, a me-


nudo hermanos abortados, o embriones. A veces el niño siente que sus padres se quieren
morir, y les dice: “Mejor que me muera yo”. Es fiel a varios excluidos o varios muertos a la

Instituto de Constelaciones Familiares Brigitte Champetier de Ribes


www.insconsfa.com - info@insconsfa.com - Tel. 0034-91 425 23 29 - 0034 - 615 322 920
11
vez, y los tiene que atender a todos… La constelación suele liberar la hiperactividad de un
modo radical.

El insomnio en la primera fase de la noche: muestra que es fiel a un perpetrador o un exclui-


dor que no reconoce su culpa. En la segunda parte de la noche: el insomnio nos dice que lle-
va el sentimiento de culpa de alguien.
En la anorexia: este hijo dice a alguien mayor, frecuentemente a su padre: “Mejor que me mue-
ra yo antes que tú”.

El nacimiento es la fuente de muchos traumas, y constelar el nacimiento permite mucha libe-


ración a la vez que libera la fuerza retenida para alejar el trauma de la conciencia. Muchas
fobias, vértigos, pánicos e intolerancia alimentaria se sanan al constelar el nacimiento.

En caso de separación de los padres, el hijo quiere por igual a ambos padres: fidelidad exter-
na al que tiene poder y fidelidad inconsciente al que es despreciado. Y esa fidelidad incons-
ciente será adoptar lo despreciable, actuar haciéndose despreciar por amor al despreciado.
En caso de que haya un desequilibrio entre los padres, el hijo se ofrece para compensar el
desequilibrio.

La agresividad

La agresividad de un progenitor hacia sus hijos viene o de un desorden (como en el caso en


el que el padre veía en sus hijos al bando que mató a su padre durante la guerra civil) o de
un trauma del progenitor durante su infancia, y cada vez que ve a sus hijos revive el trauma,
su drama, su impotencia y sus ganas de venganza.

La agresividad de un hijo o de una hija:


 La razón más frecuente de la agresividad es una separación temprana – anterior a los
5 años - de uno de los padres o del gemelo (Hellinger llama a ese síndrome agresivo
“Movimiento interrumpido de amor”). A esa edad, antes de los cinco años, el niño no
sabe llorar, no sabe hacer el duelo, su corazón se cierra y, para sobrevivir al dolor
bloqueado, toman el relevo el hígado y la rabia. La fuerza de la agresividad le permi-
te sobrevivir al aniquilamiento que le amenaza. Una vez adulto, esta persona no sa-
brá expresar ni el amor ni el dolor, en vez de ello se enfadará y se sentirá culpable.
Pues como en todos los traumas el niño se cree culpable de lo que le ocurre: “Ha sido
tan malo que sus padres han muerto”.

 La agresividad puede ser debida a un desorden, este hijo no está en su sitio y ha


adoptado la agresividad de alguien anterior.

Instituto de Constelaciones Familiares Brigitte Champetier de Ribes


www.insconsfa.com - info@insconsfa.com - Tel. 0034-91 425 23 29 - 0034 - 615 322 920
12
 Cuando los padres llevan un conflicto reprimido, no expresado, los hijos vivirán el
conflicto y su exteriorización sin poder evitarlo.

 Cuando uno de los progenitores quiere morirse, un hijo quiere evitar que se muera y
para eso se va a mostrar más fuerte que la muerte. Quiere matar a la muerte.

 Otro motivo de la agresividad es que el hijo se quiere morir y los padres no le dejan.
En todos los casos de dificultad, de fracaso o mal comportamiento hay que tener en cuenta
que el hijo lo hace por fidelidad y amor a alguien, a un excluido, o para evitar que los padres
se hagan cargo de algo que les haría sufrir.

Los abortos

Naturales o provocados, los abortos necesitan ser vistos con amor e incluidos.
Están al servicio de la vida, y necesitan ser profundamente agradecidos por ello. Una vez
vistos con amor, aceptan con plenitud su destino.

Los abortos aparecen en las dinámicas en las que la madre, y a veces el padre, tienen una
intrincación con muertos a los que dicen: “Te sigo en la muerte”. El aborto natural es el que ha
dicho por amor incondicional a sus padres: “Muero en tu lugar”, y el aborto provocado es el
resultado de la frase “asesina”: “Tú por mí. Tú que mueras por mí”.

Todos estos fetos necesitan ser agradecidos: “Tú has muerto para que yo viva”.

Los dos padres suelen estar implicados en el aborto provocado, y si estos padres son meno-
res son sus padres (los abuelos) los responsables del aborto.

Como cada vez que se hace daño a alguien, los pasos a seguir son:
Reconocer el daño que hemos hecho: En ti he eliminado a tu padre, te he matado.
Reconocer el daño de la víctima: Veo tu miedo, tu sufrimiento, tu odio, etc.
Asumir las consecuencias del acto.
Reparar: Ahora te veo y te tomo como mi hijo, te tomo en mi corazón junto con tus otros hermanos
vivos. Que descanses en paz.

Instituto de Constelaciones Familiares Brigitte Champetier de Ribes


www.insconsfa.com - info@insconsfa.com - Tel. 0034-91 425 23 29 - 0034 - 615 322 920
13
Las herencias

Primero recordaremos que los beneficios o las culpas sólo pertenecen al que actuó.
Recordaremos también que los padres dan y los hijos reciben. Los padres son libres de dar lo
que quieren a quien quieran. También son libres de no dar. Lo que tienen no pertenece a sus
hijos, solamente a ellos dos.
El hijo que reclama o exige ya no puede recibir, no está en actitud de recibir; se ha puesto por
encima de sus padres y no recibirá nada…

Las herencias son totalmente sistémicas. Representan la compensación entre dar y recibir,
son la respuesta de abundancia a un descendiente respetuoso y agradecido.
Las herencias representan la integración de los tres órdenes del amor. Esta respuesta de amor
de los mayores sólo llegará si los otros dos órdenes se cumplen:
- Orden: el respeto y agradecimiento de los pequeños a los anteriores y en particular a
la esposa que permitió que un ancestro tuviera prosperidad. Si no existe este agra-
decimiento, la herencia no fluirá. Si alguien no está en su lugar, no recibirá nada.

- Pertenencia: cada descendiente está en el lugar que le corresponde. Mientras haya


un excluido la herencia no podrá fluir porque pertenece a todos los descendientes. A
veces uno recibe más que los demás, es porque está viendo y amando a excluidos y
recibirá su parte más la de los excluidos.

Instituto de Constelaciones Familiares Brigitte Champetier de Ribes


www.insconsfa.com - info@insconsfa.com - Tel. 0034-91 425 23 29 - 0034 - 615 322 920
14
La familia reconstituida

En la familia reconstituida, para incluir a todos y respetar el orden digo a mi pareja actual:
(pensando y honrando en/a mi ex) nuestros hijos, (pensando y honrando en/a su ex) vuestros
hijos, (mirando sólo a mi pareja) nuestros hijos.

El pasado

En una familia reconstituida, la nueva pareja sólo tendrá futuro si respeta el pasado.
Dos pasados se juntan, lo que exige mucha generosidad y mucha humildad de cada uno.
Cada miembro de la nueva pareja ha de agradecer su propio pasado, agradecer a la pareja
anterior, asumir su responsabilidad en la separación y despedirse. Todo lo que no tenga re-
suelto con la primera pareja se volverá a plantear con la siguiente.
También ha de inclinarse ante el pasado de su pareja y específicamente ante la pareja ante-
rior: “Te honro, tú eres la primera y siempre lo serás”.
Y una vez el pasado esté en su sitio no se vuelve a hablar de él, no se vuelve a hablar de las
antiguas parejas. Toda la energía de la nueva pareja está en el nuevo presente, orientada al
nuevo proyecto de pareja.
Lo mismo se aplica a la pareja homosexual.

El Orden

A nivel individual, lo anterior tiene preferencia sobre lo posterior: el cónyuge actual debe
respeto (por haber entrado antes en la vida de la pareja) y agradecimiento (porque le ha he-
cho sitio) al cónyuge anterior.

Las parejas anteriores forman parte del campo de la pareja, hasta que sean reconocidas, hon-
radas y agradecidas. Una vez reconocidas se liberan y pueden volver a tener autonomía, ya
no siguen presentes entre los dos cónyuges actuales.

Cada uno llega con todo su pasado. El respeto del “orden” en la pareja es fundamental para
el bienestar de los dos y para el destino de los hijos. La pareja actual es la última, y debe el
respeto a las personas que la precedieron y se retiraron para dejarle sitio. Cuando una pareja
anterior siente respeto y agradecimiento por parte de la pareja actual, se retira e incluso tiene
compasión por la pareja que la sustituye.

Cuando este respeto a la pareja anterior no se da, el primer hijo del nuevo matrimonio reem-
plazará a esa pareja anterior.

Instituto de Constelaciones Familiares Brigitte Champetier de Ribes


www.insconsfa.com - info@insconsfa.com - Tel. 0034-91 425 23 29 - 0034 - 615 322 920
15
A nivel de sistema el orden es a la inversa: el último sistema creado es el que tiene la prefe-
rencia. Cuando no se respeta este orden, las consecuencias son fatales, alguien será elimina-
do por fidelidad al sistema eliminado. Por ejemplo en un sistema constituido de pareja e hi-
jos, cuando el hombre crea un nuevo sistema al tener un hijo con otra mujer y no quiere se-
pararse de la primera, un hijo suele morir, por fidelidad al sistema eliminado.

Los hijos del matrimonio anterior

Los hijos de un matrimonio anterior tienen preferencia con respecto al nuevo cónyuge.
Esto significa que el que tiene hijos de una pareja anterior tiene menos disponibilidad para
su pareja actual. Es un hecho que habrá que respetar.

La consecuencia sistémica de esa menor disponibilidad provoca la necesidad de una com-


pensación en el cónyuge que está más libre. Este fenómeno de compensación es totalmente
inconsciente. La pareja más libre, sin saber por qué, necesita estar menos con su pareja, por
ejemplo yendo al gimnasio, estando con sus amigos o su propia familia, etc. De esta manera
va igualando el tiempo que su pareja pasa con sus hijos, y la relación se equilibra.
Si el que exige más del otro no respeta la compensación, pone la pareja en peligro.

Instituto de Constelaciones Familiares Brigitte Champetier de Ribes


www.insconsfa.com - info@insconsfa.com - Tel. 0034-91 425 23 29 - 0034 - 615 322 920
16
El orden en la familia reconstituida

✓ Pareja

H1 M1 HIJOS

a
H1: hombre, primera pareja
los
M1: mujer, primera pareja
Elpa orden sigue el sentido del reloj, hombre a la derecha de la mujer (menos en la cama), y los
dre
hijos de mayor a menor, el menor estando el más alejado de la madre.
s
de
los✓ Pareja separada
hi-
H1jos HIJOS M1
de
Los hijos siguen en el orden de mayor a menor, el más mayor al lado del padre.
ala
los
pa-
pare-✓ Nueva pareja de ella
dre
ja
s
H1 H2 M1
de HIJOS

los
hi-
jos✓ La nueva pareja de ella ya tiene hijos
de
H1 HIJOS H2 M1 M2
la Hijos de H2

pa-
a
re-parejas de él están aasu izquierda, la primera es la más alejada a su izquierda. Las parejas
Las
los
jaella están a la derechalos
de de ella, la primera es la más alejada a la derecha.
pa pa
El sentido del reloj ha desaparecido. El orden se recrea a partir de la nueva pareja.
dre dre
s s
de✓ Los hijos de la nueva de pareja H2-M1
los los
hi-
H1 HIJOS H2
hi- Hijos H2 M1 M1 Hijos de H2 M2
jos jos
ade ade
los
la los
la
pa-Instituto de Constelaciones
pa pa
pa- Familiares Brigitte Champetier de Ribes
dre
re- www.insconsfa.com re- - info@insconsfa.com - Tel. 0034-91 425 23 29 - 0034 - 615 322 920
dre
sja sja 17
de de
✓ Nueva pareja, cada uno con varias parejas anteriores sin hijos, pero sí con hijos en
esta nueva pareja.

H1 H2 H3 HIJOS M3 M2 M1

a a a
los los los
pa pa pa
dre dre dre
s s s
de de de
los los los
hi- hi- hi-
jos jos jos
de de de
la la la
pa- pa- pa-
re- re- re-
ja ja ja

Instituto de Constelaciones Familiares Brigitte Champetier de Ribes


www.insconsfa.com - info@insconsfa.com - Tel. 0034-91 425 23 29 - 0034 - 615 322 920
18
Embarazo

Entre el bebé y la madre se desarrolla un vínculo de fascinación, y el padre entra en la vida


del nuevo hijo o hija a través de la madre. En la etapa fetal, la indiferenciación entre madre y
criatura es total. De tal modo que lo que vive la madre lo vive el feto como si fuera suyo. Así,
vive el amor o el rechazo de la madre hacia el bebito como amor o rechazo de él hacia sí
mismo…
La presencia del padre es fundamental, pues es la que va a permitir sacar al bebé de la sim-
biosis con la madre e introducirlo en la realidad.

A menudo se pregunta si una mujer embarazada se puede constelar o puede ser representan-
te. La respuesta es que sí en ambos casos:
La mujer embarazada cuando se constela, constela simultánea y necesariamente a sí misma y
a su feto, y todo lo que la madre libere de su destino alivia de inmediato a la criatura. Incluso
es recomendable que en la constelación de una mujer embarazada haya un representante
para el feto y para el papá, sea cual sea el tema que presente la madre embarazada.

El Análisis Transaccional nos explica cómo las personas toman inconscientemente decisiones
en su infancia que van a condicionar toda su vida. Escriben su guion de vida, antes de los
cinco años. Asumiendo los sufrimientos de sus padres o tomando sobre sus pequeños hom-
bros el destino de sus mayores. Cuanto más precoz es la decisión, más peligrosa es para su
vida futura. Y muchos de nosotros hemos tomado decisiones durante la etapa fetal.

El papel de un pequeño es el de ver a los excluidos que sus padres no pueden ver. El amor
mágico del bebé hace que cuando ese bebé siente un gran sufrimiento en uno de sus padres
le dice: “Yo por ti; mejor yo que tú” y se lleva la carga de ese progenitor. En otros casos la ma-
dre, y a veces el padre, dicen a la criatura: “Tú por mí”.
Esta decisión o esta dinámica es posible gracias al pensamiento mágico del bebé, y cuanto
más pequeño es, más mágico y más peligrosa su decisión.

Por lo que la constelación de los fetos es siempre beneficiosa; el destino de las criaturas se
aligera, todo el sistema se reordena, el sufrimiento es visto, las culpas son asumidas, los ex-
cluidos reincluidos y los vivos pueden conscientemente tomar la decisión de dejar atrás el
pasado y dedicarse únicamente al presente. Podrán nacer para disfrutar de sus vidas en vez
de sufrir con la mirada en el pasado.

Instituto de Constelaciones Familiares Brigitte Champetier de Ribes


www.insconsfa.com - info@insconsfa.com - Tel. 0034-91 425 23 29 - 0034 - 615 322 920
19
No tener hijos

Los individuos están al servicio de su especie. El ser humano adquiere libertad a partir del
momento en que acepta estar primero al servicio del Destino.

El sistema familiar y los distintos sistemas y campos humanos necesitan que sus descendien-
tes tengan familia, permitiendo que la humanidad siga existiendo. La vida, bajo todas sus
formas, se transmite sin cesar. Nuestro universo espacio temporal, en todos sus niveles, vive
ininterrumpidamente la vida y la muerte, la creación y la desaparición. De la misma manera
que la energía es movimiento continuo, la vida sigue hacia delante a través de cada ser. To-
dos están al servicio de la vida. Muchos son tomados como padres y otros realizan ese servi-
cio a la vida de otra manera. Todos crean algo que ayuda a vivir.

Los sistemas familiares están dirigidos por fuerzas cuyo objetivo es el mantenimiento de la
sintonía con la vida. Cuando se rompe esta sintonía se rompe simultáneamente la armonía
sistémica entre los seres humanos.
Sintonía con la vida significa asentimiento a la vida como es y a todos como son. La transgre-
sión de este asentimiento desencadena las fuerzas correctoras de los órdenes del amor: los
descendientes vivirán en sus vidas la imitación o compensación del rechazo del ancestro, lo
vivirán de generación en generación hasta que uno decida restablecer el amor a todo en su
vida.
La esterilidad es una de esas compensaciones de tragedias o graves transgresiones del amor.

La pareja se realiza en la entrega al proyecto de pareja. Ese proyecto suele ser “crear una fa-
milia”. Cuando la pareja se enfrenta con la imposibilidad de tener hijos, debe abandonar su
primer proyecto, el proyecto que les unió en el amor. Se trata de una renuncia extremada-
mente dolorosa.
El no poder tener hijos necesita ser totalmente asumido. El destino precisa ser aceptado in-
condicionalmente. Solamente ante la rendición de la persona, el destino se alivia y transfor-
ma en nueva fuerza y nueva oportunidad. De esta manera ese doloroso destino no se repeti-
rá en los descendientes, la tragedia anterior quedará reparada y algunas veces el destino se
abrirá, dejando paso a un embarazo.

Posibles causas de la esterilidad

Las tragedias no asumidas causantes de esterilidad pueden ser la muerte de madres embara-
zadas, la muerte precoz de madres con muchos hijos pequeños, mujeres muertas al intentar
abortar, ancestra desolada por haber tenido muchos abortos, bebés o niños muertos. Tam-
bién las intrincaciones siguientes se encuentran detrás de la esterilidad de hombre o mujer:
intrincaciones con hijos de violaciones, desconocidos, olvidados, excluidos o rechazados; con

Instituto de Constelaciones Familiares Brigitte Champetier de Ribes


www.insconsfa.com - info@insconsfa.com - Tel. 0034-91 425 23 29 - 0034 - 615 322 920
20
bebés vendidos, robados o matados al nacer. Observamos igualmente la esterilidad en des-
cendientes de profesionales de abortos o de personas dedicadas a la eliminación de los bebés
al nacer.

La esterilidad puede venir también de un trauma no resuelto de la infancia que induce a que
uno de los dos miembros de la pareja haga de hijo del otro, suprimiendo así el espacio para
otro hijo.

La endometriosis puede estar asociada a cualquiera de las causas expuestas. Los quistes y
pólipos en el útero y ovarios representan a abortos de generaciones anteriores.

El no tener hijos se da también por decisión propia, no solamente por no poder tener des-
cendencia. A veces por una vocación que exige castidad. En esta renuncia a la intimidad, a la
sexualidad y a la familia propia, encontraremos una fidelidad inconsciente a un ancestro o
ancestra castradora, que envía un mandato de castigo a sus descendientes. Otras veces, son
personas que prefieren no tener hijos. Detrás de esta preferencia veremos un rechazo activo
hacia los padres, rechazo de ser padres como ellos. Esta postura es un desafío a la vida, a la
pertenencia, al equilibrio entre el dar y recibir y al orden también, pues estas parejas se sue-
len sentir superiores a sus padres.
A menudo encontraremos en esta postura personas que no consiguen madurar, que sólo
quieren recibir y no dar, por reemplazar a un niño muerto o por un trauma personal sin su-
perar. Igualmente personas con mucho miedo, que no han tomado al padre y no tienen la
fuerza de asumir esa responsabilidad de tener familia.
Siempre resultará útil para las parejas estériles liberar el vínculo sistémico de compensación
arcaica en el que están atrapadas. Pues su desafío a la vida crea un enfado profundo del sis-
tema contra ellas. Una vez, hayan tomado conciencia del significado profundo de su postura,
se hayan acercado a sus padres y hayan asumido las decisiones tomadas hasta ahora, su ren-
dición humilde a la vida les devolverá a la sintonía con la vida y al bienestar.

Cuando en una pareja uno de los dos no puede tener hijos, es bueno, en el sentido de grande,
que devuelva su libertad al otro, para que ese otro vuelva a tomar su decisión de seguir por
amor con esa pareja.
La necesidad del sistema familiar de tener descendientes es tan fuerte que obligará, del modo
que sea, al que puede tener hijos a que tenga un descendiente.

La sanación pasa siempre por mirar sin juicio, por dejar a cada antepasado con su responsa-
bilidad y agradecer a nuestros ancestros haber sido como fueron; para después asumir la
vida que nos toca, haciendo el duelo de nuestro deseo de tener descendencia, eligiendo dis-
frutar de lo que nos queda y emprendiendo un nuevo proyecto de pareja al servicio de la
vida.

Instituto de Constelaciones Familiares Brigitte Champetier de Ribes


www.insconsfa.com - info@insconsfa.com - Tel. 0034-91 425 23 29 - 0034 - 615 322 920
21
Los abortos

Naturales o provocados, los abortos necesitan ser vistos con amor e incluidos.
Están al servicio de la vida y necesitan ser profundamente agradecidos por ello. Una vez
vistos con amor, aceptan con plenitud su destino.
Después de ese reconocimiento, como todos los muertos, necesitan ser olvidados. En cuanto
alguien les da su lugar, mirándolos con amor, todo el sistema recibe esta información. Por
ese motivo es improcedente hablar de ellos. Forman parte de la intimidad de sus padres. Sus
hermanos vivos están bien en cuanto los abortos están vistos por alguien. No necesitan sa-
berlo desde la mente. Actualmente existe una corriente que exige que se haga público la exis-
tencia de un aborto, y en particular de los abortos provocados. Esta actitud parte de la buena
conciencia que exige castigar a los que han provocado un aborto.

Los abortos aparecen en las dinámicas en las que la madre, y a veces el padre, tienen una
intrincación con muertos a los que dicen: “Te sigo en la muerte”. El aborto natural es el que ha
dicho por amor incondicional a sus padres: “Muero en tu lugar”; y el aborto provocado es el
resultado de la frase “asesina”: “Tú por mí. Tú que mueras por mí”.

Todos estos fetos necesitan ser agradecidos: “Tú has muerto para que yo viva”.

Los dos padres suelen estar implicados en el aborto provocado y si estos padres son meno-
res, sus padres (los abuelos) son los responsables del aborto.

Para un aborto provocado, los pasos a seguir pueden ser:


Reconocer el daño que hemos hecho: En ti he eliminado a tu padre, te he matado.
Reconocer el daño del feto: Veo tu miedo, tu sufrimiento, tu odio, etc.
Asumir las consecuencias del acto.
Reparar: Ahora te veo y te tomo como mi hijo, te tomo en mi corazón junto con tus otros hermanos
vivos. Gracias por haber muerto en nuestro lugar. Que descanses en paz.
Yo como madre, o como padre, hice lo mejor que supe hacer.
Es muy importante que los padres superen el sentimiento de culpa y se alineen con el des-
tino.

Instituto de Constelaciones Familiares Brigitte Champetier de Ribes


www.insconsfa.com - info@insconsfa.com - Tel. 0034-91 425 23 29 - 0034 - 615 322 920
22
La adopción

El sistema familiar de cada uno necesita hijos propios. La esterilidad que provoca la adop-
ción es un destino especial que mira a una tragedia anterior. Esta esterilidad necesita ser
asumida y agradecida para que la adopción pueda darse de un modo adulto, no por com-
pensación arcaica.
Cuando la adopción es seria, cuando no se hace para reemplazar a un hijo o un hermano
muerto, cuando se hace para el bien del niño, descubriremos que la adopción era inevitable y
cierra el círculo de una gran tragedia ocurrida varias generaciones antes.
En efecto, encontraremos siempre en las generaciones anteriores una pareja que abandonó a
un hijo en circunstancias trágicas. Y varias generaciones después, entre los descendientes de
un miembro de la pareja de origen, por intrincación, una familia abandona a uno de sus hi-
jos, mientras que entre los descendientes del otro miembro de esa primera pareja, por intrin-
cación alguien decide adoptar y adoptará a ese niño abandonado por la misma intrincación.
Los que abandonaron y los que adoptan están todos al servicio de la vida, al servicio de la
compensación de la primera tragedia. El círculo se ha cerrado.
De tal modo que uno de los dos padres adoptivos es de la misma sangre que el hijo adopta-
do.

Adoptar un hijo cuando ya se tienen hijos es una decisión arcaica que creará mucho sufri-
miento para los hijos que no colman a su padre o a su madre y una gran humillación para el
otro cónyuge al que se le da a entender que “la descendencia que me has dado no me basta”.

Si uno de los que adoptan es fecundo, su sistema familiar va a hacer lo posible para que ten-
ga hijos propios, lo más frecuente será a través de infidelidad o separación.

El hijo adoptado, por su amor incondicional y agradecimiento también incondicional, va a


compensar a los que van a cuidar de él, institución o familia adoptiva, diciéndoles “Yo por
ti”, llevándose gran parte de su carga. Lo hará con cada familia por la que va a estar. Además
de su propio destino biológico.

El pasado del adoptado es el de su familia biológica. Sin embargo esta herencia se va modifi-
cando y adaptando al entorno adoptivo que lo rodea.

La adopción es un regalo para todos sólo si los padres adoptivos son humildes ante los pa-
dres biológicos y les agradecen haberles permitido ser padres en su lugar. Si la familia adop-
tiva desprecia a la familia biológica, la adopción se transformará en un infierno para todos.

Instituto de Constelaciones Familiares Brigitte Champetier de Ribes


www.insconsfa.com - info@insconsfa.com - Tel. 0034-91 425 23 29 - 0034 - 615 322 920
23
El hijo adoptado necesita primero tomar a sus padres biológicos, agradecerles la vida y tam-
bién aceptar que el destino les han separado para siempre. Luego tomará a sus padres adop-
tivos. Es un destino fuerte que da una fuerza grande y muy especial al que se entrega.

La adopción enfocada desde el Espíritu, Bert Hellinger


Revista Hellinger, septiembre 2007

El niño adoptado también tiene padres, como cualquier otro niño. El niño adoptado también ha recibi-
do la vida de unos padres en particular. Él pertenece a esta familia tanto como los otros miembros de
ella. Él está vinculado a esta familia, sea cual sea su destino, y todos los demás miembros de esa familia
estarán afectados por su destino. Ellos forman parte de él, como si su destino fuera el de ellos. La adop-
ción no cambia nada, de ninguna manera.

Para este niño adoptado valen estos padres que le han sido dados como parte de su destino, tal como
son y tal como es para él. Tanto los reproches hacia ellos, cargándoles con culpa como las exigencias
ulteriores a su respecto, se oponen a esta fuerza del espíritu que mueve a ambos, padres e hijo, y que
hace que nadie puede ser como ellos son.

¿Cómo puede y debe entonces arreglárselas un niño, a nivel del espíritu, con su destino de hijo entre-
gado para la adopción? ¿Cómo puede y debe este niño manejar su destino de un modo que le permita
reconocer y aceptar como valiosa esta grandeza que se le exige, tal como es?

El otro amor

El niño se puede representar a sus padres, aunque no los conozca. Sólo tiene que percibirlos dentro de
él, y en seguida sabe todo de ellos, ya que están presentes en él. Están presentes en su cuerpo puesto
que en él siguen vivos. Están presentes en su alma también. El niño siente como ellos, lleva alguna
carga como ellos, y tal vez por ellos. Él está intrincado en el destino de ellos y de su familia. Él sufre
como ellos, tiene esperanzas como ellos y espera una sanación como ellos. Se siente culpable como ellos,
quiere expiar como ellos, incluso por su abandono.

Igual que sus padres, este niño sólo podrá liberarse de la intrincación y sus consecuencias en un plano
del espíritu, al lograr conectarse con aquella fuerza y su movimiento, más allá de las dificultades que
ocupan el frente de su vida. Esta fuerza les abarca a todos con la misma dedicación y les toma a su
servicio para una meta que les sobrepasa. Es un servicio que rinden y que les hace crecer, así como a
otros. La adopción es algo difícil para todos los que participan de ella, y se transforma en destino para
ellos, llevándoles a más humanidad, más amor, más humildad y más grandeza.

Instituto de Constelaciones Familiares Brigitte Champetier de Ribes


www.insconsfa.com - info@insconsfa.com - Tel. 0034-91 425 23 29 - 0034 - 615 322 920
24
La despedida

Propongo ahora un ejercicio interior que puede ayudar al niño adoptado a despedirse de sus padres con
amor. Esta despedida requiere dos cosas: primero, el tomar, el tomar incondicional de todo lo que le ha
sido dado a través de sus padres. Segundo, la renuncia, la renuncia completa a pedir más, y para siem-
pre.
¿Cómo llevar a cabo este ejercicio en la persona?

El niño cierra los ojos y se imagina a sus padres ante él. Se han amado como hombre y mujer. No po-
dían hacer de otra forma. Cualesquiera que fueran las circunstancias, una fuerza mayor los tomó a su
servicio. Quiso que de ellos fuera transmitida la vida a este niño. El niño mira pues a su madre y a su
padre tomados al servicio de esta fuerza. Y mirando más allá de ellos, se inclina profundamente ante la
fuerza que percibe. Él toma consciencia que, a través de sus padres, esta fuerza le brinda la vida y el
amor de ellos y también con amor lo cuida. El niño se entrega completamente a aquella fuerza y su
movimiento, y dice: "Sí, lo acepto todo de ti, lo acepto como la vida que me das gracias a estos padres.
Abro mi alma y mi corazón para este regalo. Lo conservo con fervor y respeto. Lo sigo adonde quiera
llevarme. Gracias."

Luego el niño mira a su madre, tal como es, tal como esta fuerza la ha tomado a su servicio, al precio
que le ha costado y al que le cuesta quizá aún ahora. Y le dice: "Querida madre, lo acepto todo de ti, al
precio que tiene, tu precio y mi precio. Me vale a cualquier precio, el tuyo y el mío. Gracias.

Aunque me hayas abandonado para siempre, te he tomado como mi madre, que me ha sido dada por
esta gran fuerza con todo amor. Tú también me puedes tener siempre. Te pertenezco aún. Si alguna
vez me necesitas, tienes que saberlo: tú sigues siendo mi madre y yo tu hijo."

Luego el niño mira a su padre, tal como es, tal como esta fuerza lo ha tomado a su servicio, al precio
que le ha costado y al que le cuesta talvez aún ahora. Y le dice:

"Querido padre, lo acepto todo de ti, al precio que tiene, tu precio y mi precio. Me vale a cualquier
precio, el tuyo y el mío. Gracias.

Aunque me hayas abandonado para siempre, te he tomado como mi padre, que me ha sido dado por esta
gran fuerza con todo amor. Tú también me puedes tener para siempre. Te pertenezco aún. Si alguna
vez me necesitas, tienes que saberlo: tú sigues siendo mi padre y yo tu hijo."

Después de un rato, el niño mira nuevamente a su padre y le dice:" Querido padre, te veo como mi
padre y me veo como tu hijo. Te veo también como hijo de tu padre y de tu madre, vinculado a ellos con
amor, y veo su destino y todo lo que han cargado de sus familias. Junto a ti, estoy vinculado a ellos y al
destino que tuvieron que aceptar. Te dejo con ellos, así como te corresponde. Y me veo vinculado a ellos
también.

Instituto de Constelaciones Familiares Brigitte Champetier de Ribes


www.insconsfa.com - info@insconsfa.com - Tel. 0034-91 425 23 29 - 0034 - 615 322 920
25
No obstante miro más allá, a aquella fuerza que los mueve de forma tal y de la cual están al servicio.
Yo también me entrego a ella y junto con vosotros digo "sí". Y "gracias". Y os dejo allí, tal como esta
fuerza os atrae y os acoge con amor."

El camino

A continuación, el niño mira a aquellos que lo han recogido y que le han permitido quedar en vida. Les
dice: "Me habéis sido brindados, así como sois. Me habéis aceptado cuando para mis padres yo era
demasiado. Ahora sois para mí madre y padre. Ahora sois mis padres. Me habéis sido dados como se-
gundos padres. Os tomo tal como me habéis sido regalados, al precio que les cuesta y que me cuesta,
cualquier sea el destino que os ha hecho mis nuevos padres.

Luego mira el niño por encima de ellos a aquel poder que lleva todos los destinos en las manos, así
como los diseña. Se inclina ante esta fuerza que lo mueve todo. Se entrega a ella y dice: "Sí. Lo tomo
todo de ti, mi vida y mi destino. Me dejo llevar y guiar por ti. Cumplo con lo que has elegido para mí y
con el rumbo que das a mi vida. Gracias."

El momento presente

¿Cómo y dónde está ahora este niño? ¿Sigue abandonado? ¿O se siente aceptado de un modo maravi-
lloso? Se siente vinculado con el pasado y sus orígenes, tan lejos como lo pueda percibir. En cada fibra
de su cuerpo se siente unido a sus ancestros y su energía de vida. Se siente unido a aquel poder del
espíritu que los ha tomado a su servicio así como eran y así como son. Nadie, en este servicio, era mejor
o peor, más pobre o más rico. Todos eran igualmente amados y dedicados al servicio de la vida.

Y este niño se sabe igual a ellos. Se sabe amado y acogido. Se siente presente en cada instante, total-
mente presente, en toda plenitud, amado y junto a todos, unido.

Instituto de Constelaciones Familiares Brigitte Champetier de Ribes


www.insconsfa.com - info@insconsfa.com - Tel. 0034-91 425 23 29 - 0034 - 615 322 920
26
Concepción asistida

Como en la adopción la base de la concepción asistida es un destino de esterilidad que debe-


rá ser asumido, profunda e incondicionalmente. Lo que hay detrás es necesariamente algo
muy doloroso que tendrá que ser respetado, aunque no se llegue a saber de qué se trataba.

Si sólo uno de los dos es estéril, la conciencia familiar del otro hará lo posible para que ese
segundo tenga un hijo biológico (gracias a una separación o una infidelidad). La conciencia
familiar necesita descendientes.

Cuando se acude a un donante de espermatozoide o de óvulo, ese donante va a ser la nueva


pareja ya para siempre. Realidad que a menudo provocará una separación.

Los embriones desechados o congelados son hijos que necesitan ser vistos y tomados por los
padres; si no, el hermano vivo tendrá una intrincación con ellos y no se podrá permitir dis-
frutar de estar vivo al precio de tantos muertos.
Para el Sistema Familiar no hay diferencia entre un embrión, un feto o un abuelo de cien
años.

La concepción asistida crea una nueva familia, a menudo muy numerosa y ésta será el nuevo
destino de los padres.
Los embriones que han podido existir, y luego serán eliminados o congelados, son los her-
manos del hijo vivo y los hijos de los padres. Mientras no sean reconocidos pesarán como
excluidos sobre el hermano vivo y sobre sus padres.
El hermano vivo, o bien no se da el permiso de disfrutar de su vida, o bien quiere vengar a
sus hermanos matados. A menudo presentará un cuadro de hiperactividad o déficit de aten-
ción por estar totalmente retenido con sus hermanos embriones que desaparecerá al reincluir
a esos hermanos y por el destino de esterilidad no reconocido, a menudo vinculado a críme-
nes secretos.

Para el hijo, si se trata de un donante de semen, el donante es su padre biológico, y el marido


de su madre es su padre adoptivo. Si ha habido una donante de óvulo, ésta será la madre
biológica, que será sustituida por la mujer que ha gestado el embarazo, como lo vemos en el
apartado de las “madres gestantes”.

Los que dan un óvulo o su esperma son vistos por su sistema familiar primero como perso-
nas que abandonan a sus hijos. Están movidos por una grave intrincación. Los hijos habrán
de tomar a estos padres de la misma manera que en el caso de la adopción. Ayudará mucho
recurrir a los padres de estos donantes, es decir, introducir la figura de los abuelos que son
verdaderos protectores de estos niños.

Instituto de Constelaciones Familiares Brigitte Champetier de Ribes


www.insconsfa.com - info@insconsfa.com - Tel. 0034-91 425 23 29 - 0034 - 615 322 920
27
Madre gestante, maternidad subrogada

No utilizo la expresión al uso por la falta de respeto que muestra hacia esa madre.

Todo lo que existe es como tiene que ser. Ni bueno ni malo. Existe. Fruto del orden o de un
desorden, fuente o no de sufrimientos que a su vez serán la oportunidad de una futura re-
conciliación, ampliación de la conciencia y nueva grandeza de sus descendientes.

Con el desarrollo de la tecnología se ha creado una nueva relación madre-hijo. La tecnología


es la energía puesta a nuestro alcance. Su desarrollo exige un desarrollo de la conciencia que
permita ver la transformación de la realidad que provoca.

La madre y el padre que deciden confiar la gestación a otra mujer primero tienen que arran-
car el óvulo o el embrión de su territorio, y esto marca muy profundamente a este hijo que se
ha visto rechazado y abandonado por sus padres biológicos, recogido y salvado por otra
mujer con la que ha tenido un intercambio celular, hormonal, emocional, etc.
Ahí está su nueva seguridad. Esta es su madre. Con los otros dos su supervivencia está en
peligro.

El padre y la madre que confían la vida de su hijo a otra mujer están atrapados por la muer-
te, no ven al hijo y no han tomado a sus propios padres. Están al servicio de la vida, dando
un hijo a la vida aunque no lo puedan atender como padres completos.

Pero hay más.


Como en el caso de los trasplantes, por compensación del dar y recibir, el trasplantado se
transforma en el donante (con su destino y su psicología) y el sistema del donante adopta al
receptor del órgano como uno de sus miembros.
Aquí la donante es la madre gestante, el receptor es el feto. El sistema familiar de la madre
gestante adopta al feto, lo transforma en un hijo suyo. Y ese hijo ya no reconoce su familia
biológica como suya.
Si le separan de su madre gestante, vivirá un segundo abandono. Él no reconocerá a sus pa-
dres biológicos, los tomará por adoptivos.

Instituto de Constelaciones Familiares Brigitte Champetier de Ribes


www.insconsfa.com - info@insconsfa.com - Tel. 0034-91 425 23 29 - 0034 - 615 322 920
28
Meditación de Bert Hellinger
De la Revista Hellinger, mayo 2005

LA VIDA FLUYE

Cerramos los ojos y nos centramos. Nos vemos como hijos de nuestra madre y nuestro padre. Los mi-
ramos con todo recogimiento, con la mirada de niños pequeños hacia sus padres.

Con mirada amplia, y con un amor increíblemente profundo.

Sentimos la mayor entrega que jamás hayamos experimentado. Era esa mirada de nuestra madre y
nuestro padre antes de que se pusiera algo en medio.

Volvemos ahora a ese primer amor.

Miramos a los padres y vemos detrás a sus padres y allá detrás a los padres de los abuelos y sus padres,
muchos, indefinidamente, hasta el principio.

A través de todas esas generaciones la vida fluye hasta nuestros padres y, a través de ellos, hasta noso-
tros. Es la misma vida.

Todo lo que es transmitido y recibido, todo está perfectamente hecho. Nadie puede añadir nada. Nadie
puede quitarle nada. La vida fluye en su abundancia a través de todas esas generaciones. Para nuestra
vida no hay ninguna diferencia, cuales hayan sido los detalles, si fueron buenos o si fueron malos, si
fuimos estimados o despreciados. Al servicio de la vida, todos fueron igualmente buenos. Así la vida
alcanzó a mi madre y a mi padre y a través de mi madre y de mi padre llegó hasta mí.

Ahora abrimos nuestro corazón y nuestra alma a la abundancia de la vida, para que nos alcance a tra-
vés de nuestra madre y de nuestro padre. Les decimos: “Gracias. Lo tomo todo de vosotros, a su precio
completo, a lo que os ha costado y que a mí me cuesta. Lo sujeto todo firmemente en vuestra honra. Y
me entrego a su abundancia en lo que por circunstancias yo también sé y tengo permiso de transmi-
tir.”

Entonces nos apoyamos en nuestros padres de los que hemos tomado enteramente la vida. Miramos
hacia delante y después la damos, como siempre, a muchas generaciones que llegarán después.

Y si no tenemos hijos, la damos estando al servicio de otra manera.

La vida fluye a través de nosotros y sigue después de nosotros. Estamos profundamente vinculados con
ella. Y así la vida fluye, como el amor.

Instituto de Constelaciones Familiares Brigitte Champetier de Ribes


www.insconsfa.com - info@insconsfa.com - Tel. 0034-91 425 23 29 - 0034 - 615 322 920
29